Вы находитесь на странице: 1из 24
Lubricantes Profesor: Ing. Rubén Rocha Hernández REALIZADO POR: DIAZ TORRES EMMANUEL ALEJANDRO #10180800 SOLEDAD DE

Lubricantes

Profesor: Ing. Rubén Rocha Hernández

REALIZADO POR:

DIAZ TORRES EMMANUEL ALEJANDRO

#10180800

SOLEDAD DE GRACIANO S. A 23 DE SEPTIEMBRE DEL AÑO 2015

Introducción

El término lubricante hace referencia a una sustancia (gaseosa, líquida o sólida) cuyo propósito consiste en la sustitución de la fricción entre dos piezas en movimiento relativo, por una fricción interna, producida por las moléculas que lo componen. Además de ser una sustancia menor que no se degrada, y forma asimismo una capa que impide el contacto directo de ambos elementos, permitiendo su movimiento incluso a elevadas temperaturas, presiones y condiciones adversas.

Un buen lubricante tiene que tener cuerpo, o densidad, ser resistente a los ácidos

corrosivos, tener un grado de fluidez adecuado, presentar una resistencia mínima

al rozamiento y la tensión, así como unas elevadas temperaturas de combustión e

inflamación y estar libre de oxidación o espesamiento.

Los lubricantes permiten un buen funcionamiento mecánico al evitar la abrasión o agarrotamiento de las piezas metálicas a consecuencia de la dilatación causada por el calor. Algunos también actúan como refrigerantes, por lo que evitan las deformaciones térmicas del material. En la actualidad los lubricantes se aplican muchas veces mecánicamente para un mejor control, por lo general mediante válvulas, anillos o cadenas giratorias, dispositivos de inmersión o salpicado o depósitos centrales y bombas. La grasa y otros lubricantes similares se aplican mediante prensado, presión o bombeo. Para un lubricado eficaz hay que elegir el método de aplicación más adecuado para cada tipo de mecanismo demás de seleccionar un lubricante con aditivos adecuados para optimizar su rendimiento.

Propiedades principales de los lubricantes.

Viscosidad

Es la propiedad más importante que tienen los aceites y se define como la resistencia de un fluido a fluir. Es un factor determinante en la formación de la película lubricante.

Como medida de la fricción interna actúa como resistencia contra la modificación de la posición de las moléculas al actuar sobre ellas una tensión de cizallamiento. La viscosidad es una propiedad que depende de la presión y temperatura y se define como el cociente resultante de la división de la tensión de cizallamiento por el gradiente de velocidad.

Afecta la generación de calor entre superficies giratorias (cojinetes, cilindros, engranajes). Tiene que ver con el efecto sellante del aceite. Determina la facilidad con que la maquinaria arranca bajo condiciones de baja temperatura ambiente.

Índice de Viscosidad

El índice de viscosidad (IV) es un método que adjudica un valor numérico al cambio de la viscosidad de temperatura.

Un alto índice de viscosidad indica un rango relativamente bajo de viscosidad con cambios de temperatura y un bajo índice de viscosidad indica un alto rango de cambio de viscosidad con la temperatura.

El IV se calcula de viscosidades determinadas a 2 temperaturas diferentes por medio de tablas publicadas por la ASTM. Las temperaturas que se toman como base son 40 ºC y 100 ºC .(es lo mismo que lo desarrollado para viscosidad).

Aplicaciones del IV

En varias aplicaciones donde la temperatura de operación permanece más o menos constante, el IV es de relativa importancia. Sin embargo, en aplicaciones donde la temperatura de operación varía sobre un amplio rango como es el caso de los motores de combustión interna esta adquiere una importancia fundamental. Al obtener la relación de la modificación de la viscosidad a las dos temperaturas basándose en el conocimiento de que cuanto menor sea la modificación de la viscosidad, tanto mejor será, en general, la calidad del lubricante.

Punto De Fluidez

El punto de fluidez de un aceite lubricante es la mínima temperatura a la cual este fluye sin ser perturbado bajo la condición específica de la prueba. Los aceites contienen ceras disueltas que cuando son enfriados se separan y forman cristales que se encadenan formando una estructura rígida atrapando al aceite entre la red. Cuando la estructura de la cera está lo suficientemente completa el aceite no fluye bajo las condiciones de la prueba. La agitación mecánica puede romper la estructura cerosa, y de este modo tener un aceite que fluye a temperaturas menores a su punto de fluidez.

En ciertos aceites sin ceras, el punto de fluidez está relacionado con la viscosidad. En estos aceites la viscosidad aumenta progresivamente a medida que la temperatura disminuye hasta llegar a un punto en que no se observa ningún flujo existente.

Desde el punto de vista del consumidor la importancia del punto de fluidez de un aceite depende enteramente del uso que va a dársele al aceite.

Cenizas Sulfatadas

Las cenizas sulfatadas de un aceite lubricante es el residuo en porcentaje que permanece una vez quemada una muestra de aceite. El residuo inicial es tratado con ácido sulfúrico y se quema el residuo tratado. Es una medida de los componentes no combustibles (usualmente materiales metálicos) que contiene el aceite.

Aceites minerales puros no contienen materiales que forman cenizas. Gran cantidad de los aditivos (los cuales se utilizan para mejorar las propiedades del aceite) utilizados en aceites lubricantes contienen componentes metalo-orgánicos los cuales forman un residuo en la prueba de cenizas sulfatadas de tal manera que la concentración de estos componentes es aproximadamente indicada por la prueba. Por consiguiente, durante la fabricación, la prueba es un método de asegurarse que los aditivos han sido incorporados.

Con aceites usados, un incremento de cenizas sulfatadas usualmente indica la presencia de contaminantes tales como polvo, suciedad, partículas de desgaste y posiblemente contaminantes.

Punto De Inflamación y combustión.

El punto de inflamación es la temperatura a la cual el aceite despide suficientes vapores que se inflaman cuando una llama abierta es aplicable.

Cuando la concentración de vapores en la superficie es lo suficientemente grande a la exposición de una llama, resultará fuego tan pronto como los vapores se enciendan. Cuando una prueba de este tipo es realizada bajo ciertas condiciones específicas, la temperatura a la cual esto sucede se denomina PUNTO DE INFLAMACIÓN.

La producción de vapores a esta temperatura no son lo suficiente para causar una combustión sostenida y por ende, la llama desaparece. Sin embargo, si el calentamiento continúa se obtendrá una temperatura a la cual los vapores serán liberados lo suficientemente rápido para soportar la combustión. Esta temperatura se denomina PUNTO DE COMBUSTION

El punto de inflamación de aceites nuevos varia con viscosidad – aceites de alta viscosidad tiene altos puntos de inflamación. Estos puntos están también afectados por el tipo de crudo. Aceites nafténicos tienen menores puntos de inflamación que aceites parafínicos de viscosidad similar.

Consejos para el usuario: la utilización de un aceite de bajo punto de inflamación (alta volatilidad) a altas temperaturas, puede generar un alto consumo de aceite. En la inspección de un aceite usado, una reducción significante en el punto de inflamación indica contaminación del aceite.

Índice de Neutralización y saponificación

El índice de neutralización de un lubricante es la cantidad en miligramos de hidróxido de potasio necesarios para neutralizar el ácido libre contenido en gramo de aceite a la temperatura ambiente.

El índice de saponificación (Is) indica la cantidad en miligramos de hidróxido de potasio necesarios para la saturación de los ácidos libres y combinados obtenidos en un gramo de aceite, es decir para la neutralización de los ácidos y la saturación de los ésteres.

Índice de Alquitrán y de Alquinatrizacion

Índice de alquitrán es la cantidad de sustancias alquitranadas en valores porcentuales de un aceite. El índice de alquitranización se usa en procesos de envejecimiento artificial para establecer la predisposición del aceite a forma sustancias alquitranadas a temperaturas elevadas y en contacto con el aire. En aceites en uso, se comprueba con ello su grado de desgaste o envejecimiento.

Emulsionabilidad del Aceite

Una de las propiedades más importantes de los lubricantes para cilindros y turbinas a vapor, es la de su tendencia a formar emulsiones o mezclas intensas y duraderas con el agua.

Untuosidad

Es la capacidad del lubricante de llegar a formar una película de adherencia y espesor entre dos superficies deslizantes, quedando suprimido el rozamiento entre ellas.

Esta propiedad se analiza de diferentes maneras; mediante el estudio de la tensión superficial, la capilaridad, los ángulos límites, las mediciones de absorción y de adhesión, etc.

Normativas de clasificación para lubricantes:

Códigos de Limpieza ISO 4406 para aceites, combustibles, etc.

Esta tabla explica como leer los rangos del código ISO 4406 para saber cuán contaminado están sus fluidos. Los códigos ISO refieren a la cantidad de partículas sobre 4 µm, 6 µm y 14 µm.

Los puntos críticos para reducir estos niveles de limpiezas son filtros de buena calidad y eficiencia, combinados con filtros respiraderos.

Grados API y El Peso Específico

La medida de Grados API es una medida de cuánto pesa un producto de petróleo en relación al agua. Si el producto de petróleo es más liviano que el agua y flota sobre el agua, su grado API es mayor de 10. Los productos de petróleo que tienen un grado API menor que 10 son más pesados que el agua y se asientan en el fondo.

La Norma DIN 51519

La tabla o “norma” DIN 51519 es lo que determina la “Viscosidad ISO”. Clasifica los aceites industriales de acuerdo a su viscosidad a 40°C, permitiendo 10% para arriba o abajo dentro de su límite.

Clasificación SAE (Sociedad de Ingenieros Automotores)

SAE J306 La determinación de viscosidad de aceites para transmisiones se mide con la tabla de viscosidades SAE de acuerdo a la norma SAE J306. Esta tabla clasifica las viscosidades de acuerdo a su viscosidad cinemática (máximo y mínimo) a 100° C y también se mide la bombeabilidad de los aceites multigrados en frío.

SAE J300 La determinación de viscosidad de aceites para motores se mide con la tabla de viscosidades SAE de acuerdo a la norma SAE J300. Esta tabla clasifica las viscosidades de acuerdo a su viscosidad cinemática a 100°C y en caso de aceites multigrados también se mide su bombeabilidad y resistencia al arranque en frío.

Para esta clasificación de Viscosidad se utiliza como unidad de medida el Centistoke (cSt) a100°C.

Este sistema se utiliza para clasificar los lubricantes empleados en la lubricación de motores de combustión interna y los aceites para lubricación de engranajes en automotores.

De acuerdo al grado SAE de viscosidad los aceites se clasifican en:

Aceites Unígrados.- Se caracterizan porque tienen solo un grado de viscosidad. Cuando vienen acompañados de la letra W (Winter) indica que el aceite permite un fácil arranque

del motor en tiempo frío (temperatura por debajo de 0°C). Acorde con la temperatura del medio ambiente por debajo de 0°C, se selecciona el grado SAE que acompaña a la letra W, ya que cada uno de estos grados está en función de dicha temperatura. Los otros grados SAE que no traen la letra W se emplean para operaciones en clima cálido y bajo condiciones severas de funcionamiento.

Aceites Multígrados.- Estos aceites tienen más de un grado de viscosidad SAE. Ej. 15W40. Poseen un alto índice de viscosidad lo cual les da un comportamiento uniforme a diferentes temperaturas, tanto en clima frío con el clima cálido.

Una de las ventajas más importantes de los aceites multigrados con respecto a los unígrados, es el ahorro de combustible debido a la disminución de la fricción en las diferentes partes del motor, principalmente en la parte superior del pistón. Los números SAE. Los números SAE de viscosidad constituyen clasificaciones de aceites lubricantes en términos de viscosidad solamente. Los valores oficiales de 0ºF y 210ºF son los especificados en la clasificación. Los grados Centistokes representan la viscosidad cinemática y los centispoises la dinámica. La siguiente tabla muestra cómo se determinan los Números SAE

Clasificaciones:

De acuerdo a la composición, los lubricantes pueden ser clasificados de la siguiente manera:

Líquidos:

Pueden ser de origen vegetal o mineral, también se denominan aceites lubricantes, y se clasifican en cuatro subgrupos:

Aceites de origen vegetal y animal: también suelen denominarse aceites grasos. En esta categoría se incluyen el aceite de lino, de oliva, de glicerina, etc.

Aceites minerales: surgen a partir de la destilación de petróleo.

Aceites compuestos: se elaboran combinando los aceites vegetales con los minerales. A dichos elementos se le adicionan determinadas sustancias con el fin de optimizar las propiedades.

Aceites sintéticos: este tipo de aceites se elabora a partir de ciertos procesos de origen químico.

Entre los subgrupos mencionados, merecen especial atención los aceites minerales, por ser los lubricantes líquidos más empleados. Se obtienen por la destinación del petróleo bruto, de la cual se originan también otros productos (éter, gasolina, petróleo, gas oil, fuel-oil, etc.). Una vez destilados, son convenientemente tratados para purificarlos y mejorar sus propiedades básicas con aditivos.

Semisólidos:

Mejor conocidos como grasas pueden ser de composición mineral, animal o vegetal. Y en varias ocasiones se los combina con lubricantes sólidos.

Estas grasas son dispersiones de aceite en jabón. Se emplean para lubricar zonas

imposibles de engrasar con aceite, bien por falta de condiciones para su retención

o bien porque la atmósfera de polvo y suciedad en que se encuentra la maquina

aconseja la utilización de un lubricante pastoso. Una de las características más

de un lubricante pastoso. Una de las características más importantes de las grasas es el punto
importantes de las grasas es el punto de goteo, es decir, la temperatura mínima a

importantes de las grasas es el punto de goteo, es decir, la temperatura mínima a

la cual la grasa contenida en un aparato especial empieza a gotear por un orificio

situado en la parte inferior. Es muy importante, ya que permite conocer la

temperatura máxima de empleo.

So
So

lidos:

Esta clase de lubricantes cuenta con una composición específica, la cual proporciona ciertos beneficios sin que sea necesaria la adición de lubricantes líquidos o semisólidos.

Suelen emplearse cuando las piezas han de funcionar a temperaturas muy

extremadas y cuando intervienen elevadas presiones unitarias.

Los lubricantes sólidos están constituidos por una delgada capa de material interpuesto entre las partes en movimiento: se emplean en aquellas aplicaciones que implican condiciones de altas presiones, elevadas temperaturas y reactividad química a que es imposible el uso de lubricantes líquidos. Las principales propiedades de un lubricante sólido deben ser: baja resistencia al estiramiento, escasa dureza, gran adherencia, además de una oportuna resistencia térmica y química.

Los de uso más frecuente son:

- Sólidos laminares, que se caracterizan por su fácil exfoliación en escamas delgadas y deslizantes.

- Materiales depositables mediante recubrimiento químico o electroquímico de las

superficies. En general, se trata de compuestos que se forman por reacción de las mismas superficies obtenidos mediante procesos, como la bonderización, que

tienen la finalidad de depositar sobre las superficies compuestos de bajo coeficiente de rozamiento.

- Películas plásticas, que consisten en recubrir las partes en movimiento con

tenues velos de polímeros orgánicos, denominados también autolubricantes, como el teflón o el poli-clorofluoretileno.

- Películas metálicas obtenidas recubriendo las superficies con un metal o con una aleación metálica blandos (bronce, cobre, plomo).

Gaseosos:

En los lubricantes gaseosos se pueden manejar dos maneras, se pueden considerar gases con aditivos mezclados en este el cual circula por los mecanismos ayudándolos a lubricarse, o de manera más directa se manejan los gases comprimidos que se inyectan entre piezas móviles selladas para evitar el contacto de estas, en este caso el gas actúa como un cojinete entre las ambos elementos del ensamble.

Clasificación:

Según la base a partir de la que se realizan, los lubricantes se clasifican en:

Lubricantes minerales:

Es obtenido a partir de la destilación del petróleo crudo, por ello se califica como “orgánico”. De acuerdo a sus propiedades y pureza, la industria suele clasificarlos en dos grupos según las proporciones de la base.

Las bases parafínicas o naftenicas se obtienen tras la destilación del barril de crudo después del gasóleo y antes que el alquitrán, comprendiendo un 50% del total del barril, este hecho así como su precio hacen que sea el más utilizado. Dado que, en la mayoría de los casos, se trata de compuestos simples con la mayoritaria presencia de alguna de estas bases, su clasificación es simple, presentando:

Las parafinas, una proporción principal de base parafínica superior al 75%.

1. Alto índice de viscosidad

2. Baja volatilidad

3. Bajo poder disolvente: sedimentos

4. Altos punto de congelación

Los naftenos, una proporción principal de base nafténica superior al 75%.

1. Bajo índice de viscosidad

2. Densidad más alta

3. Mayor volatilidad

4. Bajo punto de congelación

Los aromáticos, una proporción principal de aromáticos superior al 50%.

1. Índice de viscosidad muy bajo

2. Alta volatilidad

3. Fácil oxidación

4. Tendencia a formar resinas

5. Se emulsionan con agua fácilmente

Para la obtención de diferentes tipos de aceite lubricante, se suele usar, hoy en día, la refinación con disolvente. Junto a esta caracterización química, son de importancia los valores físicos, tales como densidad, viscosidad, fluidez, influencia

térmica y otras propiedades. Los aceites minerales cubren aproximadamente un 90% de la demanda de aceites lubricantes.

Este tipo de lubricantes son aditivos en gran medida con el propósito de que tengan la propiedad de continuar estables bajo la exposición a distintos grados de temperatura, lubricar a pesar de ella, etc.

Lubricantes sintéticos:

Al ser creados mediante elementos artificiales tienen un mayor valor dentro del mercado. Son resistentes a la oxidación, cuentan con una gran viscosidad. Además son capaces de mantenerse estables al ser expuestos a grados diversos de temperaturas.

Un lubricante sintético contiene aceites base altamente refinados más que los usados en aceites minerales convencionales, ofreciéndole una mayor protección y rendimiento.

Ambos tipos están producidos con petróleo crudo. La diferencia es que los lubricantes sintéticos están elaborados con procesos más avanzados de refinación y tienen una mayor pureza y calidad. Esto no sólo elimina más impurezas del petróleo crudo, sino que también permite que se modifiquen las moléculas individuales en el aceite para ajustarse a las demandas de los motores modernos. Estas moléculas personalizadas brindan niveles más altos de protección y rendimiento.

El rendimiento de los aceites sintéticos típicamente es más robusto, especialmente en términos de bombeabilidad a temperaturas bajas, estabilidad a temperaturas altas y protección contra depósitos. Estos atributos pueden ayudar a la reducción en el desgaste del motor, un posible ahorro de combustible y una mayor vida del motor.

Ventajas y beneficios de las bases sintéticas:

Los aceites sintéticos se han desarrollado específicamente para lidiar con las condiciones extremas que se encuentran en los motores modernos. Éstos fluyen mucho más libremente que los aceites minerales tradicionales y beneficio es que aumenta en gran medida la protección del motor. Cuando un motor se arranca, al aceite mineral le toma algún tiempo circular, permitiendo la fricción entre las partes

no lubricadas y causando desgaste. A diferencia de esto, un lubricante sintético empieza a circular inmediatamente, protegiendo cada parte móvil dentro del motor.

Los aceites sintéticos también pueden aumentar significativamente el ahorro de combustible. Durante el periodo de calentamiento del recorrido de un camión típico, los aceites minerales son más espesos y se mueven más lentamente, haciendo que el motor necesite más combustible y sea menos eficiente. Sin embargo, los sintéticos empiezan a trabajar más rápidamente y el motor alcanza su eficiencia operativa máxima más rápido.

Otra ventaja de los sintéticos es que son más limpios y más amigables con el ambiente, ayudando a reducir las emisiones de los motores en comparación con los aceites minerales convencionales. Estos últimos contienen mayores cantidades de impurezas, tales como sulfuro, hidrocarburos reactivos e inestables y otros contaminantes indeseables que no se pueden eliminar en su totalidad refinando convencionalmente el petróleo crudo.

En todos estos aspectos importantes, los lubricantes sintéticos pueden tener un mejor rendimiento que los aceites minerales, ofreciendo ventajas significativas en comparación con los aceites convencionales para motor, tales como:

Excelente flujo a temperaturas bajas – El punto de escurrimiento es una medida de la habilidad del lubricante para fluir a bajas temperaturas. Los lubricantes sintéticos Mobil Delvac™ están diseñados para reducir la fricción interna, lo cual tiene como resultado características sobresalientes de flujo a bajas temperaturas. Como resultado, los componentes se encuentran lubricados más efectivamente, especialmente durante un arranque en frío donde puede ocurrir una cantidad significativa de desgaste.

Estabilidad de viscosidad – Un índice más alto de viscosidad se traduce en una viscosidad más estable en un rango más amplio de temperatura. Así como tienen un rendimiento superior a bajas temperaturas, los lubricantes sintéticos resisten el adelgazamiento a temperaturas elevadas, teniendo como resultado una mayor protección en un rango más amplio de temperatura de operación.

Mayor estabilidad térmica y de oxidación – La mayor estabilidad térmica y de oxidación de los lubricantes sintéticos tiene como resultado un menor aumento de viscosidad con la edad, un mejor control de depósitos, lo cual conlleva menos cambios de aceite, menos tiempo muerto con una posibilidad de extensión en los intervalos de drenaje de aceite. Todas estas mejoras le ahorrarán tiempo y dinero.

Excelente protección contra el desgaste – Los vehículos más nuevos deberían manejar mayor torsión y mayores cargas de choque. Los lubricantes sintéticos de

sistemas dan un rendimiento superior anti-perforaciones, lo cual ayuda a aumentar la vida de los engranes a altas velocidades y bajo condiciones de cargas de choque

Funciones.

Los lubricantes son materiales puestos en medio de partes en movimiento con el propósito de brindar enfriamiento (transferencia de calor), reducir la fricción, limpiar los componentes, sellar el espacio entre los componentes, aislar contaminantes y mejorar la eficiencia de operación.

Los lubricantes desempeñan también la función de "selladores" ya que todas las superficies metálicas son irregulares (vistas bajo microscopio se ven llenas de poros y ralladuras el lubricante "llena" los espacios irregulares de la superficie del metal para hacerlo "liso", además sellando así la "potencia" transferida entre los componentes. Si el aceite es muy ligero (baja viscosidad), no va a tener suficiente resistencia y la potencia se va a "escapar"…si el aceite es muy pesado o grueso (alta viscosidad), la potencia se va a perder en fricción excesiva (y calor). Los lubricantes también trabajan como limpiadores ya que ayudan a quitar y limpiar las partículas de material que se desprenden en el proceso de fricción, ya que de otra forma estos actuarían como abrasivos en la superficie del material.

Otro uso de los lubricantes es para impartir o transferir potencia de una parte de la maquinaria a otra, por ejemplo en el caso de sistemas hidráulicos (bomba de dirección, etc.). No todos los lubricantes sirven para esto y no todos los lubricantes deben cumplir esta función. Los lubricantes también contribuyen al enfriamiento de la maquinaria ya que acarrean calor de las zonas de alta fricción hacia otros lados (radiadores, etc.) enfriándola antes de la próxima pasada. En resumen, las principales funciones de los aceites lubricantes son:

Disminuir el rozamiento, mejorando el rendimiento del motor y disminuyendo el consumo de carburante.

Reducir el desgaste, proteger los órganos mecánicos contra el desgaste y la corrosión para garantizar la longevidad y la eficacia del motor.

Evacuar el calor (refrigerar) , evacuar de manera eficaz el calor, enfriando el motor para evitar la deformación de las piezas

Facilitar el lavado (detergencia) y la dispersancia de las impurezas, mantener el conjunto de las piezas en un perfecto estado de limpieza, evacuando las impurezas con el cambio de aceite.

Minimizar la herrumbre y la corrosión que puede ocasionar el agua y los ácidos residuales, reforzar la impermeabilidad, indispensable para asegurar el buen funcionamiento del motor.

Transmitir potencia.

Reducir la formación de depósitos duros (carbono, barnices, lacas, etc.)

Partes de una máquina que requieren lubricación.

RODAMIENTOS

DE BOLAS

DE RODILLOS CILINDRICOS

DE RODILLOS CONICOS,

DE AGUJAS.

COJINETES

SÓLIDOS (BUJES)

PARTIDOS

MEDIOS

MULTIPLES

DE GUIA

AXIALES.

ENGRANES

RECTOS

HELICOIDALES

HERRINGBONE

CONICOS RECTOS

CONICOS HELICOIDALES

PIÑÓN Y CREMALLERA

CORONA Y SINFÍN

HIPOIDALES

EMBOLOS

Aditivos:

Los aditivos son sustancias químicas que se añaden en pequeñas cantidades a los aceites lubricantes para proporcionarles o incrementarles propiedades, o para suprimir o reducir otras que le son perjudiciales.

La base de un lubricante por sí sola no ofrece toda la protección que necesita un motor o componente industrial, por lo que en la fabricación del lubricante se añade un compuesto determinado de aditivos atendiendo a las necesidades del fabricante del motor (Homologación o Nivel autorizado) o al uso al que va a ser destinado el lubricante en cuestión.

El uso de aditivos en un aceite o combustible es trabajo para un experto. Antes de colocar un aditivo hay que saber el resultado de la combinación del aditivo con el aceite o combustible.

Hay muchos vendedores que prometen maravillas al adicionar su aditivo al aceite del motor, mostrando la resistencia de película para demostrar su resistencia a la extrema presión, mencionando sus pruebas en países del exterior. El consumidor es engañado a pensar que el motor solo requiere protección contra presiones, no limpieza y enfriamiento.

La verdad es que hasta el momento no se ha logrado un equilibrio de aditivos para el aceite de motor que sea mejor de lo que ya está en los mejores aceites.

La adición de estos productos al aceite de motor normalmente aumenta su viscosidad, lo que hace más difícil filtrarlo (pasando sucio por la válvula de alivio de presión) y cambian la mezcla de aditivos polares en el aceite evitando la acción de limpieza del aceite.

En la industria, cuando hablamos de sistemas donde entran hasta miles de litros en el cárter, hay un trabajo entre los ingenieros de planta y los buenos representantes de lubricantes para analizar y corregir los desequilibrios de aditivos en el aceite después de filtrarlo, para evitar cambios frecuentes.

Tipos de aditivos y sus propiedades.

Aditivos destinados a retardar la degradación del lubricante.

Aditivos detergentes-dispersantes. Los aditivos detergentes-dispersantes tienen la misión de evitar que el mecanismo lubricado se contamine aun cuando el lubricante lo esté. La acción de estos dispersantes es la evitar acumulaciones de los residuos, los cuales se forman durante el funcionamiento de la máquina o motor y mantenerlos en estado coloidal de suspensión por toda la masa del aceite.

Aditivos anticorrosivos y antioxidantes. Para proteger contra la corrosión a los materiales sensibles por una parte, y por otra para impedir las alteraciones internas que pueda sufrir el aceite por envejecimiento y oxidación, se ha acudido a la utilización de aditivos anticorrosivos y antioxidantes.

Aditivos antidesgastes. Cuando el aceite fluye establemente lubricando cremalleras, bielas, bombas de aceite y camisas de pistones, o cuando las partes a lubricar operan parcial o enteramente bajo condiciones de lubricación límite, los aditivos antidesgaste son necesarios.

Agentes alcalinos. Los agentes alcalinos neutralizan los ácidos provenientes de la oxidación del aceite de forma tal que no pueden reaccionar con el resto del aceite o la máquina.

Agentes antiemulsificadores. Los agentes antiemulsificadores reducen la tensión interfacial de manera que el aceite puede dispersarse en agua.

Aditivos mejoradores de las cualidades físicas del aceite lubricante.

Aditivos mejoradores del índice de viscosidad. En presencia de bajas temperaturas las moléculas de estas sustancias se contraen ocupando muy poco volumen y se dispersan en el aceite en forma de minúsculas bolitas dotadas de una gran movilidad. Cuando se eleva la temperatura, las moléculas de la masa de aceite aumentan de velocidad y las mencionadas bolitas se agrupan formando estructuras bastantes compactas que se oponen al movimiento molecular del aceite base, lo cual se traduce en un aumento de la viscosidad de la mezcla.

Mejoradores del punto de fluidez y congelación. Los mismos aditivos mejoradores o elevadores del índice de viscosidad se emplean para favorecer el punto de congelación y en consecuencia, el de fluidez. Se aplican principalmente a los aceites parafínicos, ya que la parafina por su elevado punto de congelación es la principal productora de

la falta de fluidez de los aceites, formando aglomeraciones y solidificaciones al descender la temperatura

Aditivos antiespumantes. La presencia de cuerpos extraños en el aceite tales como gases, con temperaturas inferiores de los 100 C, producen lo que los aceites minerales puros de por sí no pueden cortar la formación de espumas debido al gran espesor que les da la película lubricante. Estas burbujas o espumas permanentes producen el paso del aceite por los conductos, tal como ocurre en los mecanismos con mandos hidráulicos. Los aditivos antiespumantes tienen la misión de evitar estas burbujas y en la mayor parte de los casos actúan adelgazando la envoltura de la burbuja del aire, hasta su rotura modificando tensiones superficiales e interfaciales de la masa de aceite.

Aditivos mejoradores de la oleosidad. Se entiende por oleosidad la adherencia del aceite a las superficies metálicas de lubricar, debido en gran medida a la polaridad molecular contenida, que por razón de su estructura se fijan fuertemente a dichas superficies.

Aditivos de ”Extrema Presión”. Para los aceites de equipos mecánicos sometidos a muy altas presiones, se emplean los aditivos EP (Extrema Presión), que disminuyen el desgaste de las superficies metálicas de deslizamiento, favoreciendo la adherencia del lubricante. Estos aditivos, reaccionan químicamente y forman capas mono y polomoleculares que se reconstruyen constantemente en los sitios de altas presiones por efectos de la fricción. De esta manera impiden el contacto metal-metal, evitando los rompimientos o soldaduras de los mismos. Como desventaja se puede mencionar que estos aditivos no siempre están exentos de producir ligeras corrosiones, debido a la acción química que ejercen.

Aditivos para aumentar la rigidez dieléctrica. Casi siempre estos productos cumplen simultáneamente la doble misión de dieléctricos y la de proporcionar longevidad a los lubricantes usados para fines de lubricación y funcionamiento de los transformadores eléctricos.

Aditivos en las grasas:

Los aditivos pueden alterar el comportamiento de las grasas lubricantes. Los factores que influencian la selección de aditivos son:

Requerimientos de desempeño

Consideraciones ambientales

Color

Costo

Muchos de los aditivos son químicamente activos, esto es, ellos producen su efecto a través de reacciones químicas ya sea con el medio, o con la superficie metálica. Algunos aditivos activos químicamente son:

Inhibidores de oxidación.

Anticorrosivos.

Agentes de extrema presión y antirrecubrimiento.

Los aditivos que afectan las propiedades de la grasa, como la estructura, tolerancia al agua, son:

Modificadores de viscosidad

Depresantes de punto de congelación

Agentes antiespumantes

Emulsificadores

Demulsificadores.

Sustancias activas sólidas:

El grafito, el disulfuro de molibdeno, el sulfuro de cinc, talco, politetrafluoroetileno, etc. se

incorporan en las grasas en forma de polvo o pigmentos. Actúan en la zona de fricción límite y mixta. Las sustancias activas sólidas mejoran el proceso de rodaje y el comportamiento de lubricación de emergencia.

Sustancias activas polares.

Las sustancias polares son moléculas de hidrocarburo que, como consecuencia de su estructura molecular, es decir, mediante la absorción de otros elementos como oxígeno, azufre y cloro, dejan de ser eléctricamente neutros y, en combinación con superficies metálicas, permanecen retenidas como con un imán. El contenido de sustancias polares aumenta el efecto de adherencia de la película lubricante; los hidrocarburos puros son "no polares". Sustancias activas polímeras:

La interdependencia entre la temperatura y la viscosidad de los aceites minerales puede reducirse mediante las sustancias activas. Por regla general los polímeros mejoran la protección contra el desgaste de los lubricante. Los poliisobutilenos y los polímeros de olefina, entre otros, son aditivos mejoradores de la adherencia para las grasas lubricantes.

Selección de lubricantes:

Para seleccionar un aceite hay que considerar varios factores los cuales serán mencionados a continuación.

La importancia de la viscosidad correcta

La viscosidad es la característica más importante de la lubricación de cualquier máquina.

Si la viscosidad del aceite es muy baja para la aplicación, el desgaste es mayor por falta de colchón hidrodinámica.

Si la viscosidad del aceite es muy alta para la aplicación, el consumo de energía es mayor, el desgaste puede ser mayor por falta de circulación y el aceite se calentará por fricción.

Solamente la viscosidad correcta maximizará la vida útil y la eficiencia del motor, transmisión, sistema hidráulico o lo que sea la aplicación.

Normalmente se habla de viscosidad ISO para aceites industriales y viscosidad SAE para aceites automotriz. Los términos de viscosidad ISO y SAE no implican ninguna combinación de aditivos ni propósito específico. Solamente refieren a la viscosidad. A veces se utiliza las medidas de viscosidad SUS (SSU), Redwood, Engler, e otros. Estos sistemas de medición de viscosidad pueden ser convertidos al cSt por fórmulas matemáticas. Clic aquí para un convertidor o aquí para ver una tabla de referencia.

El cálculo de la viscosidad del aceite para reductores industriales

Muchas veces nos llegan reductores o adaptamos reductores sin una recomendación de fábrica para la viscosidad correcta. Esta calculadora puede determinar la viscosidad ideal para arrancar ese equipo. Una vez que esté en operación se puede variar esta viscosidad levemente para arriba o para abajo para compensar por la temperatura del ambiente, del trabajo, o simplemente ajustarlo para lograr la menor temperatura operacional posible del reductor.

Para hacer el cálculo, solo necesitamos saber 4 factores:

El tipo de lubricación que tenemos: Salpicadura o Recirculación por bomba.

El tipo de reducción que hace: Simple, con una reducción menos que 10 a 1 o una reducción múltiple que lleva a más de 10 a 1.

La potencia en HP.

La velocidad del reductor en RPM.

El resultado es la viscosidad de aceite requerido.

El Índice de Viscosidad

Muchos asumen que dos aceites con el mismo grado de viscosidad ISO o SAE tendrán la misma viscosidad y comportamiento en todas las temperaturas operacionales. Las viscosidades ISO o SAE están establecidas a una temperatura estándar y es necesario calcular la viscosidad a las temperaturas operacionales para determinar la funcionalidad de ese aceite. La variación de viscosidad depende del ÍNDICE DE VISCOSIDAD que tiene cada aceite.

La Reducción de Gastos en Energía Eléctrica

El consumo de energía eléctrica por un reductor industrial está directamente relacionado con la calidad y la viscosidad del aceite utilizado.

El trabajo de un reductor industrial es reducir la velocidad del motor eléctrico a la velocidad necesaria para el trabajo, multiplicando la fuerza disponible. En términos básicos podemos verlo de esta manera:

Energía – Resistencia (Temperatura) = Fuerza

Hay muchos factores variables en el diseño y la fabricación del equipo (eficiencia del motor, tipo de cojinetes o rodamientos, factores de reducción, materiales, ángulos, etc.) que afectan la eficiencia final del equipo.

Una vez comprado e instalado, el único factor que podemos controlar es el lubricante.

Si utilizamos un lubricante muy viscoso, aumentamos la resistencia y temperatura.

Si utilizamos un lubricante muy delgado, aumentamos el contacto, incrementando la temperatura y desgaste.

Si no hay aditivos para lubricar en condiciones de lubricación marginal, aumentamos el contacto y la temperatura.

Cuando se agotan los aditivos, aumentamos el contacto y la temperatura.

En todos estos casos aumentamos el amperaje de consumo del motor para hacer el mismo trabajo.

Una manera de reducir el gasto de energía es buscar un lubricante que sobrepase las exigencias del fabricante, un lubricante más resbaladizo que un común recomendado por el fabricante.

Calidad:

Las fichas técnicas nos informan de algo, pero frecuentemente usan palabras que no definen la calidad que sentirá el motor. Muchas son escritas por el personal de marketing sin conocer las propiedades técnicas del producto algunos factores que se deben de tomar en cuenta para poder diferenciar un lubricante de otro de mejor calidad son expuestas a continuación.

Índice de Viscosidad: Entre más alto el índice de viscosidad natural, mejor. Esto hace que el aceite fluye en frío y mantiene su viscosidad en el calor. El índice de viscosidad natural de un aceite base API Grupo I varía entre 40 a 90. Hay marcas que utilizan una base con un Índice de Viscosidad de 80 y la ficha técnica dice que es “alto”. Otras usan una base 90 y dicen lo mismo. La diferencia en el motor o sistema hidráulico es significativa. Un aceite base API Grupo II puede tener un Índice de Viscosidad de 120 y un Grupo II+ puede tener un Índice de Viscosidad superior a 130

Alto TBN: El Numero Base del aceite indica cuantos aditivos tiene el aceite para evitar la corrosión en el motor combatiendo el ácido formado por la quema del combustible y mezclado con aire húmedo. Entre más alto el valor de este número, más protección se tendrá contra la corrosión. Pero cada punto que aumentamos de TBN normalmente aumentamos el nivel de Cenizas Sulfatadas que pueden dañar las válvulas y formar más depósitos en los cilindros o taponar los catalizadores de gas de escape. Alto TBN solamente es bueno si las cenizas son razonables y se requiere para el combustible disponible.

Cumple con normas API: Cumplir con las normas API y ser certificado por el API son dos cosas muy distintas. Cuando la empresa, su planta y sus productos son certificados por el API la receta está registrada y el API puede comprar aleatoriamente muestras para analizar y verificar que las están formulando correctamente. Cuando dice que "cumple con el API" no tiene ninguna fiscalización.

Procedencia: La procedencia no dice todo, pero indica mucho. Las mejores bases de aceites son norteamericanas y del medio oriente. Los más avanzados aceites

son norteamericanos y europeos. Los mejores controles de proceso de fabricación se encuentran en Japón, EE.UU. y Alemania.

Certificado ISO 9002: Las certificaciones ISO 9000, 9001 o 9002 no garantizan ninguna calidad. Solamente quieren decir que el producto producido hoy él es el mismo que el producto producido ayer porque existe un severo control de proceso. En los EE.UU. y Europa la certificación ISO 9000 (familia 9000) es estrictamente observada y controlada.

Bibliografía:

http://www.mobil.com.mx/Mexico-Spanish-LCW/heavydutyengineoils_why-

mobil-delvac_why-synthetics.aspx

http://www.lubtek.cl/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id=16

http://www.dirind.com/dim/monografia.php?cla_id=33

http://cdigital.dgb.uanl.mx/te/1020074593.pdf

http://widman.biz