You are on page 1of 23

Explicando el apoyo de los trabajadores a los partidos populistas de derecha en Europa Occidental: Evidencia de Austria, Bélgica, Francia, Noruega y Suiza.

DANIEL ÜESCH

ABSTRACT

Durante los años noventa, la clase obrera se ha convertido en la principal clientela de los partidos populistas de derecha en Europa Occidental. Este artículo examina empíricamente por qué motivos los trabajadores apoyan a un partido populista de derecha. Basándose en los datos de la Encuesta Social Europea para Austria, Bélgica, Francia, Noruega y Suiza, se prueban tres conjuntos de explicaciones: (1) hipótesis en relación a los determinantes económicos, es decir, el temor a la presión salarial y a la competencia por las prestaciones sociales; (2) hipótesis enfatizando los determinantes culturales, es decir, la percepción de la inmigración como una amenaza para la identidad nacional; Y (3) hipótesis centradas en la alienación social, es decir, insatisfacción con el funcionamiento de la democracia del país y la no inserción en las redes intermedias (sindicatos). Encontramos que las cuestiones de comunidad e identidad son claramente más importantes que las quejas económicas. Por lo tanto, en Austria y Suiza, el éxito electoral de los partidos populistas de derecha entre los trabajadores parece principalmente debido al proteccionismo cultural: la defensa de la identidad nacional contra los de afuera. En Bélgica, Francia y Noruega, el proteccionismo cultural se complementa con un profundo descontento con el funcionamiento de las democracias de los países.

Palabras clave: • Derecho radical • Clase obrera • Electorado • Votación • Partidos anti- inmigrantes

INTRODUCCIÓN

Desde finales de los noventa, la literatura sobre la derecha radical ha informado de una proletarización creciente del electorado de los partidos populistas de derecha. Por lo tanto, las encuestas a nivel individual sugieren que los trabajadores se han convertido en la clientela principal del Partido austriaco de la libertad (McGann y Kitschelt, 2005: 155, Ulram, 2001: 217), el Bloque flamenco de Belgica (Swangedouw, 1998: 71), el Frente Nacional Francés (Mayer, 2002; Perrineau, 1997: 109), así como el Partido del Pueblo Danés y el Partido del Progreso de Noruega (Andersen y Bjrklund, 2000: 216; Arzheimer y Carter, 2006). Entre los votantes del Partido Popular Suizo y de la Lega Nord de Italia, la

sobre-representación de los trabajadores sólo es superada por la de los pequeños empresarios, tales como comerciantes, artesanos e independientes (Beirich y Woods, 2000:

132, McGann y Kitschelt, 2005: 155). En consecuencia, se ha argumentado que durante los años noventa los partidos populistas de derecha (a los cuales llamaremos RPP) se han convertido en un nuevo tipo de partido de la clase obrera (Betz, 2004: 12; Lubbers et al., 2002: 364).

Esta nueva relación entre trabajadores y RPP es notable, porque va en contra de la sabiduría común sobre el voto de clase. Una de las premisas centrales de la sociología electoral espera que los individuos fuertemente expuestos a los riesgos del mercado de trabajo y que posean pocos recursos socioeconómicos opten por una mayor intervención estatal y, por lo tanto, favorezcan a los partidos de izquierda (por ejemplo, Svallfors, 1999:

203). El apoyo de los trabajadores a las RPP parece demostrar que esta expectativa es errónea: si bien están situadas en la parte inferior de la jerarquía ocupacional, los trabajadores hacen un fuerte sondeo para los partidos más opuestos a la izquierda, es decir, los RPP. Este artículo investiga este vínculo aparentemente paradójico al intentar explicar por qué los trabajadores tienen más probabilidades que cualquier otra clase (con la posible excepción de los propietarios de pequeñas empresas) de votar por los RPP.

Debido a que no hay razones a priori por las cuales los trabajadores deberían ser más propensos a apoyar una RPP que otras clases, nuestro análisis se centra en las motivaciones de los votantes RPP en general y examina si el efecto de clase desaparece una vez que controlamos las diferencias en las actitudes de los votantes. En la literatura se presentan tres conjuntos de explicaciones diferentes para explicar el respaldo desproporcionado de los trabajadores a los RPP. Un primer conjunto de explicaciones da importancia al conflicto económico: los RPP recogen el apoyo de las personas que tienen más que perder que ganar del cambio socioeconómico, en particular la apertura de las fronteras. Esto se aplica en particular a los trabajadores que, al votar por un RPP, pueden tratar de proteger sus empleos y salarios de la competencia de la migración laboral y del comercio internacional. Un segundo conjunto de explicaciones hace hincapié en el conflicto cultural: las personas que votan por un RPP pueden expresar sobre todo su inquietud por el multiculturalismo y el rechazo de la igualdad de derechos para los ciudadanos extranjeros. Con menos habilidades cognitivas, los trabajadores pueden estar particularmente mal equipados para hacer frente al desafío cultural que plantea la inmigración. Un tercer conjunto de explicaciones está vinculado al concepto de alienación: los ciudadanos insatisfechos con el funcionamiento del sistema político y el establecimiento del partido votan por la alternativa anti-sistema más fuerte en la política de Europa Occidental, los RPP. Entre los trabajadores, la alienación política puede ser amplificada por el proceso de desorganización social, es decir, el debilitamiento de las instituciones de la clase obrera, especialmente los sindicatos.

Estas diferentes hipótesis se examinarán sobre la base de datos de nivel individual obtenidos de la encuesta social europea 2002/03 para cinco países de Europa occidental con partidos populistas de derecha de gran tamaño: Austria (FPO), Bélgica / Flandes (Vlaams Blok / Vlaams Belang o VlB), Francia (Front National o FN), Noruega (Partido del Progreso o FrP) y Suiza (Partido Popular Suizo o SVP / UDC). Utilizamos un modelo simple con "votar sí / no a un RPP" como variable dependiente. A continuación, introducimos dos tipos de variables independientes: características socio-estructurales y altitudes. El objetivo es examinar si las diferencias en las actitudes (y, en caso afirmativo, qué actitudes) explican el apoyo desproporcionado de los trabajadores a la RPP.

Este artículo está estructurado de la siguiente manera. En la sección 2 se examinan diferentes argumentos que explican los motivos de los votantes en general y los motivos de los trabajadores en particular para apoyar a un RPP. El objetivo es derivar hipótesis que puedan ser probadas empíricamente. Basado en los datos de la Encuesta Social Europea (ESS), la Sección 3 discute la selección de casos, presenta los datos y trata los problemas de operacionalización. La sección 4 establece el explanandum mostrando el alcance real de la sobre-representación de los trabajadores entre el electorado de los RPP en los cinco países de nuestra muestra. En la Sección 5, las diferentes hipótesis se ponen a prueba en el ajuste multivariante de las regresiones logísticas binomiales. El artículo concluye con una discusión de los resultados.

Hipótesis que explican el llamamiento de los partidos populistas de derecha a los trabajadores

En la explicación de la gente para votar un partido populista de derecha, el argumento anti-inmigración se convirtió en el centro de atención en la mayoría de los países a lo largo de los años noventa (Betz, 2001, Fennema, 1997, Lubbers et al 2002, Van der Brug et al., 2005). Por muy plausible que sea esta explicación, no la encontramos totalmente satisfactoria. Todavía nos deja dudas sobre si los votantes toman una postura anti-inmigración por razones económicas (temor a la presión sobre los salarios y los beneficios de bienestar) o culturales (malestar sobre el multiculturalismo y la concesión de los derechos ciudadanos a los extranjeros). Por lo tanto, en lo que sigue, tratamos de desentrañar los diferentes elementos que posiblemente representan el apoyo populista de derecha de los trabajadores. Además de permitir otros factores distintos de la inmigración (insatisfacción con el sistema político o la decadencia de las organizaciones intermediarias) para determinar el apoyo del RPP, separamos las hipótesis económicas subrayando los recursos de los argumentos culturales enfatizando los valores. Para empezar, discutimos hipótesis que describen el apoyo de los trabajadores a los partidos populistas derechistas, principalmente a un conflicto materialista sobre la distribución de los recursos.

Explicaciones Económicas

Las explicaciones económicas se basan en la suposición de que las RPP son "anti modernización" (Betz, 1993; Kricsi, 1999; Kriesi et al., 2006; Lachat y Kriesi, 2003; Swank y Betz, 2003). Entre los anti modernización, los trabajadores están a la vanguardia:

han sido los más golpeados por la erosión de la producción industrial en masa, el compromiso keynesiano y el pleno empleo. Su posición en el mercado se ha debilitado como resultado de la difusión de las tecnologías de la información y la intensificación del comercio internacional. A diferencia de los trabajadores calificados que se benefician del progreso tecnológico y la apertura de las fronteras, los trabajadores a menudo carecen de las habilidades necesarias para adaptarse a estas nuevas circunstancias. Siendo las principales víctimas de las dislocaciones económicas, los trabajadores pueden expresar su resentimiento optando por la única alternativa política que rechaza abiertamente la modernización económica: la derecha radical. De hecho, las RPP de toda Europa occidental han adoptado una actitud proteccionista hacia la competencia internacional, abogando por las barreras comerciales y oponiéndose a una mayor integración en el mercado común europeo. Probablemente de mayor importancia electoral es el nivel nacional, donde los RPP defienden el principio de "preferencia nacional" con respecto al empleo y la seguridad social. Al movilizarse contra la inmigración laboral, representan una limitación de la oferta de mano de obra y, por tanto, de la competencia en el mercado de trabajo.

Basados en estos argumentos, podemos identificar dos hipótesis económicas. El apoyo de la gente a las RPP puede ser una respuesta a la competencia percibida con los inmigrantes por los empleos, los salarios, los beneficios sociales y la vivienda (Immerfall, 1998: 251, Mughan et al., 2003). "El chovinismo estatal de bienestar" (la opinión de que los beneficios sociales deberían limitarse a los nacionales) es parte de la explicación que subraya la competencia étnica por los recursos escasos. (Andersen y Bj0rklund, 1990; 212; Betz, 2001: 411). La competencia étnica debe ser particularmente fuerte dentro de la categoría social en la que se agrupan la mayoría de los inmigrantes en Europa occidental: la clase obrera. Por lo tanto, de acuerdo con esta hipótesis, una vez que controlamos las actitudes de las personas hacia el proteccionismo económico y la competitividad del bienestar, los trabajadores ya no deberían ser más propensos a votar por las RPP que otros grupos ocupacionales:

Hipótesis 1: Las personas que sostienen la opinión de que los inmigrantes bajan los salarios tienen más probabilidades de votar por un RPP (proteccionismo económico).

Hipótesis 2: Las personas que sostienen la opinión de que los inmigrantes se aprovechan del estado de bienestar son más propensas a votar por un RPP.

Explicaciones Culturales

En un segundo conjunto de explicaciones, se destaca el papel de los valores. Contrario a las hipótesis anteriores, el éxito electoral de las RPP no está vinculado con el conflicto sobre la distribución justa de los recursos, sino con la postura de estos partidos sobre cuestiones de comunidad e identidad (Kitschelt y McGann, 1995). La aparición de las RPP representa, pues, la respuesta autoritaria al dominio de los valores liberales y los modelos multiculturales de vida (Bornschier, 2005, Ignazi, 1992; Minkenberg, 2001). En consecuencia, se argumenta que el apoyo popular a los RPP tiene mucho que ver con la defensa de la identidad nacional contra el multiculturalismo, pero poco con los empleos y los salarios. Más concretamente, el éxito de los RPP se explica por la inquietud de la gente por los desafíos culturales que plantea el ingreso y la presencia de un número creciente de residentes extranjeros. Sin embargo, el malestar no es compartido por todos los miembros de la comunidad nacional en la misma medida. Mientras que la educación superior va acompañada de un efecto "liberalizador" y debe conducir a los empleados calificados a mostrar mayor apertura cultural, los individuos menos educados pueden percibir la inmigración y las culturas extranjeras como mayores amenazas a su identidad. Por lo tanto, los trabajadores posiblemente opten por una postura más autoritaria hacia la inmigración que el ciudadano medio. De acuerdo con esta hipótesis, lo que explica el apoyo desproporcionado de los trabajadores a los RPP es su actitud hacia la influencia de los inmigrantes en la cultura nacional:

Hipótesis 3: Las personas que sostienen la opinión de que la cultura de un país está socavada por los inmigrantes son más propensas a votar por un RPP (proteccionismo cultural).

Otra versión de la explicación cultural pone énfasis en las diferencias en la concepción de la ciudadanía. Este argumento espera que los votantes de populistas de derecha compartan una noción restrictiva de ciudadanía basada en una comunidad homogénea culturalmente (o étnicamente) (sólo los ciudadanos de larga data deben ser considerados como miembros de pleno derecho de la sociedad civil) (Betz, 2004). Las RPP defienden estas definiciones exclusivas de la ciudadanía y de la comunidad nacional contra los "intrusos" tanto internos (inmigrantes) como externos (instituciones políticas supranacionales como la Unión Europea o las Naciones Unidas). Se espera que los individuos en lugares de clase menos privilegiados sean más receptivos al concepto de "preferencia nacional" y una noción excluyente de ciudadanía, a lo que Betz (2004) calificó de "nativismo diferencial" o Minkenberg y Perrineau (2007) definieron como "Sociedad cerrada". Por lo tanto, según esta hipótesis, una vez que controlamos las diferencias en las actitudes sobre los derechos que se otorgan a los ciudadanos extranjeros, los trabajadores no deberían ser más propensos a apoyar una RPP que el ciudadano promedio:

Hipótesis 4: Las personas que tienen una definición exclusiva de ciudadanía tienen más probabilidades de votar por un RPP (nativismo diferencial).

Explicaciones basadas en la alienación

Un último conjunto de explicaciones se centra en el carácter de protesta de los partidos populistas de derecha. Este argumento considera que votar por un RPP es la expresión de protesta y frustración contra los partidos establecidos (Lane y Ersson, 1994). Los votantes de protesta manifiestan su descontento con la élite política eligiendo a un partido que es un paria en la arena política. Por lo tanto, el éxito de los RPP se basa en la movilización del reservorio del descontento popular: votantes descontentos y alienados que articulan su desencanto profundamente arraigado con la política contemporánea (Taggart, 1995). Frente al desempleo masivo y al estancamiento de los ingresos reales, se espera que los trabajadores sean particularmente propensos a nutrir el resentimiento contra el establishment político (Betz, 1993).

Hipótesis 5: Las personas que están insatisfechas con el funcionamiento de la democracia de su país tienen más probabilidades de votar por un RPP (votación por protesta).

Otra explicación basada en la alienación insiste en el debilitamiento de las lealtades políticas tradicionales. Sostiene que sectores enteros de la sociedad son ignorados por los sindicatos, iglesias y otros pilares de la sociedad civil (Immerfall, 1998: 253). Lo más notable es que la desindustrialización y la reestructuración económica han ido acompañadas de la desintegración de la cultura y las organizaciones obreras. Privados de la influencia socializadora de las organizaciones intermedias, los votantes de la clase trabajadora pueden actuar cada vez más de acuerdo con la conciencia espontánea, por lo que los RPP aparecen como una alternativa cada vez más "natural" (Andersen y Bj0rklund, 1990: 214). En un contexto de anomia social, las RPP pueden ofrecer nuevas posibilidades de expresión y movilización política y asumir, entre las clases menos privilegiadas, la función condescendiente tradicionalmente ocupada por los partidos socialistas o comunistas (Minkenberg, 2001: 397, Perrineau, 1997). Por lo tanto, el debilitamiento de la capacidad de los sindicatos para integrar a los trabajadores en el electorado de izquierda puede favorecer el éxito de los RPP dentro de la clase obrera (Pappi, 2002). Esta hipótesis atribuye así una influencia decisiva a las redes intermedias, sobre todo a los sindicatos:

Hipótesis

6:

Las

personas

no

integradas

en

redes

intermedias

tienen

más

probabilidades de votar por una RPP (desorganización social).

Nuestra subdivisión en seis hipótesis es ciertamente esquemática y algo artificial. Sin embargo, creemos que es útil por razones analíticas: al examinar empíricamente diferentes explicaciones en un contexto multivariado, se pueden identificar los elementos más fuertemente vinculados con el apoyo del RPP. Al mismo tiempo, debe enfatizarse que

estas explicaciones no son necesariamente competitivas, sino que en cierta medida se superponen y se completan. En relación a las explicaciones sintéticas de los motivos de los votantes de partidos populistas de derecha, que combinan explicaciones económicas, culturales y (a veces) organizativas, existe una amplia literatura (por ejemplo, Betz, 2001, Kitschelt y McGann, 1995, Lachat y Kriesi, 2003, Perrineau, 1997).

Selección de casos, datos y operacionalización de hipótesis

Para nuestro análisis, hemos seleccionado cinco países de Europa Occidental:

Austria, Bélgica, Francia, Noruega y Suiza. En todos estos países existe un gran partido populista de derecha: el Partido de la Libertad de Austria (FPO), el flamenco Vlaams Blok / Vlaams Belang (VlB), el Frente Nacional Francés (FN), el Partido del Progreso de Noruega (FrP), Y el Partido Popular Suizo (SVP / UDC). Nuestra selección de partidos populistas de derecha está motivada, primero, por el tamaño de su electorado. Sólo se consideraron los RPP que obtuvieron al menos el 5 por ciento de los votos en las elecciones parlamentarias en o antes de 2002. En segundo lugar, limitamos nuestro análisis a los RPP de Europa Occidental, excluyendo así los RPP de Europa Central y Oriental. En tercer lugar, seguimos a Bornschier (2005: 22; 2007), que define las RPPs sobre la base de tres criterios distintivos: (1) un lugar en la extrema derecha en el eje ideológico que va desde posiciones universalistas libertarias hasta posiciones tradicionalistas-comunitarias; (2) un discurso anti-establishment populista y (3) una estructura interna jerárquica que los distingue de los partidos pluralistas. Sostenemos que los cinco partidos seleccionados anteriormente comparten estas tres características comunes.

Hay tres casos ambivalentes que excluimos de nuestro análisis: la Lega Nord (LN) en Italia, la Lista Pim Fortuyn (LPF) en los Países Bajos y el Partido Popular Danés (DF). Aunque estos tres partidos de Europa Occidental obtienen un apoyo comparativamente grande y movilizan en parte a los votantes con los mismos temas que los cinco RPP seleccionados, creemos que caen fuera de nuestra definición de un RPP. Para empezar, la Lega Nord no parece tener una ubicación de extrema derecha en la dimensión libertario- universalista versus tradicionalista-comunitaria del conflicto. Albertazzi y McDonnell (2005) la clasifican como un "partido populista regionalista" e Ignazi (2003) describe a sus votantes como "extremistas del centro". Del mismo modo, el LPF tampoco se ajusta bien a una posición extrema sobre el eje libertario-autoritario. Pim Fortuyn abogó por un grupo ideológico innovador propio, combinando la oposición a la sociedad multicultural con los valores libertarios relativos a la familia, el género, la sexualidad y cuestiones sociales relacionadas (Bornschier, 2005). Por último, de los tres, el gran y populista Partido Popular Danés se acerca más a un RPP. Sin embargo, hemos optado por excluirlo, ya que bajo la dirección de Pía lqéersgaard adoptó una postura un poco más pragmática que el Partido de Progreso Danés restante (y ahora casi desaparecido) de Mogens Glistrup (Pedersen, 2006). De manera reveladora, el DF no ha sido estigmatizado como el FN en Francia o el VlB en Bélgica como un paria en la arena política.

Nuestro análisis se establece a nivel individual y se basa en datos de la Encuesta Social Europea 2002/03 (ESS). En la ESS, se pregunta a la gente a qué partido votaron en las últimas elecciones parlamentarias. Esta pregunta nos proporciona la variable dependiente para Austria, Bélgica, Noruega y Suiza. En el régimen semi-presidencial de Francia, las elecciones presidenciales son de mayor relevancia que las elecciones parlamentarias. Por lo tanto, para Francia, hemos mantenido la pregunta sobre el candidato votado en la última elección presidencial. La Tabla 1 muestra la proporción y el número real de individuos en la muestra que declararon haber votado por un RPP. Una comparación de las puntuaciones efectivas de las RPP en las últimas elecciones (véase la última columna del cuadro 1) sugiere que la ESS subestima el éxito de estos partidos en cuatro de nuestros cinco países, siendo Noruega la excepción. La subrepresentación de los votantes de partidos populistas de derecha es una característica constante de las encuestas electorales. Es comúnmente explicada por el comportamiento socialmente conformista (las personas no admiten haber votado por un partido de la derecha radical) y por la menor participación de los votantes del RPP en las encuestas (lvaldi, 2001: 55-6).

CUADRO 1. Tierras, Importaciones y Número de Observaciones en la Encuesta Social Europea

2002/03

Nuestro análisis se establece a nivel individual y se basa en datos de la Encuesta Social

* Dado que el bloque flamenco VIB es un partido regional, nuestro análisis de Bélgica incluye únicamente las regiones en las que VIB participó en las elecciones.

** Francia: Front National muestra la puntuación de Le Pen en la primera ronda de votación en las elecciones presidenciales de 2002.

Para nuestro análisis, limitamos la muestra a ciudadanos nacionales que declararon haber votado por un partido en las últimas elecciones parlamentarias (o para Francia, la última elección presidencial). Nuestra variable dependiente es si los ciudadanos votaron por un RPP en la última elección. Nuestras variables independientes abarcan, en primer lugar, los controles sociodemográficos para el sexo, la edad (tres categorías) y la ubicación de la clase. Para la ubicación de la clase, se utiliza una medida detallada de ocho categorías que discrimina jerárquicamente entre posiciones más o menos privilegiadas, así como horizontalmente entre lógicas de trabajo diferentes (Oesch, 2006a, b). Con base en la información de los individuos sobre su situación laboral (empleado o empleador/autónomo)

y sus ocupaciones actuales o pasadas (usando la Clasificación Estándar Internacional de Ocupaciones en el nivel más detallado de cuatro dígitos), distinguimos las ocho categorías siguientes : (1) grandes profesionales y profesionales independientes, (2) propietarios de pequeñas empresas, (3) gerentes, (4) especialistas técnicos, (5) especialistas socioculturales, (6) empleados, (7) trabajadores de servicios y (8) trabajadores de la producción. Para el análisis de regresión, los directivos y especialistas técnicos y socioculturales se combinan en una gran agrupación (la clase media asalariada) que se acerca a la clase de servicio de John Goldthorpe (Erikson y Goldthorpe, 1993), mientras que los trabajadores de servicio y de producción se fusionan en la clase obrera.

Junto a estos controles sociodemográficos, construimos una variable independiente para cada una de las seis hipótesis. Con la excepción de la hipótesis 6 (afiliación sindical), todos ellos se basan en una actitud. Hemos recodificado estas actitudes en una variable de tres partes con el valor 0 para "no estar de acuerdo", 1 para "ni en desacuerdo ni en acuerdo", y 2 para "estar de acuerdo". La siguiente lista muestra las actitudes utilizadas para traducir nuestras hipótesis en variables de tres partes:

H1: Los sueldos y salarios promedio son generalmente bajados por las personas que vienen a vivir y trabajar (proteccionismo económico).

H2: Las personas que vienen a vivir aquí sacan más en términos de servicios de bienestar de lo que ponen en términos de impuestos (bienestar de la competencia).

H3: La vida cultural de un país es generalmente socavada por la gente que viene a vivir aquí desde otros países (proteccionismo cultural).

H4: Las personas que han venido a vivir aquí no deben recibir los mismos derechos que todos los demás (nativismo diferencial).

H5: Estoy insatisfecho con el funcionamiento de la democracia en mi país (votación de protesta).

H6: No he sido miembro sindical en los últimos 12 meses (desorganización social).

Base de la clase de partidos populistas de derecha

Antes de indagar sobre los determinantes del apoyo a la RPP de los trabajadores, establecemos brevemente el explanandum - el hecho de que los trabajadores son efectivamente más propensos que otras clases a votar por estos partidos. Para este propósito, la Figura 1 muestra para cada clase la proporción de votantes que apoyaron un RPP en la última elección. Con el fin de facilitar la interpretación, la intersección de los ejes x e y se fija en el valor del soporte promedio de RPP de cada país. Por lo tanto, las

barras por encima de la línea horizontal nos dicen que una clase puntúa más alto que el promedio de votantes de RPP, mientras que las barras por debajo de la línea indican un apoyo por debajo del promedio. Estos resultados muestran un claro patrón de clase para el apoyo populista de derecha. Tres aspectos de este patrón son dignos de mención.

En primer lugar, la tesis de una proletarización del electorado de los partidos populistas de derecha parece claramente correcta para los cinco países en los que se centra este estudio. Por lo tanto, los trabajadores de la producción (por ejemplo, ensambladores, mecánicos y albañiles) son la clase que muestra el nivel más alto de apoyo al FPO en Austria, al VlB en Bélgica y al FrP en Noruega. En Francia, otra categoría de la clase trabajadora es aún más fuertemente sobre-representada entre el electorado de las FN que los trabajadores de la producción: trabajadores de servicios (por ejemplo, cocineros, asistentes de tienda y auxiliares de enfermería). En Suiza, el SVP recibe el mayor apoyo de los propietarios de pequeñas empresas, pero los trabajadores de la producción también están fuertemente representados entre los votantes de la RPP. El apoyo de los trabajadores de la producción a un RPP supera el apoyo medio en un factor de 1,3 en Suiza, 1,4 en Francia, 1,6 en Austria, 1,7 en Bélgica y 1,9 en Noruega.

En segundo lugar, junto con las dos clases poco privilegiadas de trabajadores de la producción y los servicios, una tercera categoría está sobre-representada entre los seguidores de la RPP: los propietarios de pequeñas empresas. Como se ha señalado, esta clase proporciona al SVP en Suiza su mayor apoyo, pero también ofrece un apoyo por encima del promedio para la respectiva RPP en Austria, Bélgica y (muy ligeramente) Francia. Esta alianza algo improbable entre la pequeña burguesía y la clase obrera en el apoyo populista de derecha ha recibido gran atención en la literatura (por ejemplo, lvarsflaten, 2005: 465, Kitschelt y McGann, 1995: 10-11, Perrineau, 1997: 108 -9).

En tercer lugar, dos categorías muestran muy poca simpatía por los RPP en los cinco países. Esto se aplica a la burguesía tradicional (que comprende grandes empleadores y profesionales independientes) y, sobre todo, a profesionales socioculturales y semi- profesionales. Esto no es de extrañar: varios estudios electorales muestran que estos trabajadores altamente calificados que trabajan en la educación, la salud, el bienestar social, la cultura y los medios de comunicación se han convertido en la columna vertebral de la Nueva Izquierda (Cüvcli et al., 2007, Kriesi, 1998, Müller, 1999, Oesch, 2006b, 2008).

La Figura 1 revela qué clases están sobre representadas y están subrepresentadas entre los votantes de la RPP, pero no da ninguna información sobre la importancia relativa de las diferentes clases dentro del gobierno populista de la derecha. Para este propósito, la Figura 2 muestra la proporción de las aportaciones de cada grupo ocupacional a los resultados electorales de las PPR. Esto revela más claramente que la importancia de los trabajadores de la producción para el éxito de los PPR: constituyen una cuarta parte del electorado de la FPO y FN y dos quintas partes de la VIB. Además, la clase obrera no sólo

comprende a los trabajadores de la producción, sino también a los trabajadores de servicio y, posiblemente, a los empleados (por ejemplo, los secretarios, los recepcionistas y los telefonistas).

comprende a los trabajadores de la producción, sino también a los trabajadores de servicio y, posiblemente,

FIGURA 1. Apoyo Electoral para Partidos Populistas de Derecha por Lugar y Clase.

Notas: A: Grandes empleadores y profesionales autónomos; B: propietarios de pequeñas empresas; C:

Gerentes y administradores; D: Profesionales técnicos y semi-profesionales; E: Profesionales socioculturales y semi-profesionales; F: Empleados de oficina; G: Trabajadores de servicios; H: Trabajadores de la producción.

Definida de esta manera extensa, la clase obrera representa alrededor del 50 por ciento del electorado, pero es responsable de dos tercios de los votos recibidos por los partidos populistas de derecha en Austria, Bélgica y Francia. Suiza no sigue este modelo: la clase media asalariada, junto con la pequeña burguesía tradicional, representa una mayor proporción de votos SVP que la clase trabajadora extendida. El SVP se aproxima así al perfil de un partido de atrapar todo. Cabe destacar también la modesta contribución de los propietarios de pequeñas empresas al éxito electoral de los PPR: a pesar de su afinidad con los PPR, esta categoría numéricamente no muy importante no constituye más del 16 por ciento del electorado de los PPR en ninguno de los cinco países. La pequeña burguesía es evidentemente una categoría demasiado pequeña como para explicar el éxito electoral de

las RPP. Esto también sugiere que el interés de investigación desproporcionado en esta categoría puede ser algo académico.

las RPP. Esto también sugiere que el interés de investigación desproporcionado en esta categoría puede ser

FIGURA 2. Composición de la clase de electores de los partidos populistas de derecha.

Nota: No hay información para los autónomos (propietarios de pequeñas empresas y grandes empleadores) en Noruega.

Análisis multivariado en los determinantes del apoyo a la RPP de los trabajadores

Para probar nuestra hipótesis, se evalúan seis modelos diferentes para los determinantes del voto por RPP. Para cada país, un primer modelo (modelo 0) sólo incluye factores sociodemográficos (sexo, edad y clase). En los modelos 1-3, se añaden dos variables (y luego se eliminan) para probar (1) determinantes económicos, (2) determinantes culturales y (3) determinantes vinculados a la alienación. El Modelo 4 combina entonces todos estos determinantes. Finalmente, en el modelo 5, probamos los efectos condicionales al integrar los efectos de interacción entre los trabajadores y las

actitudes. Todos estos modelos se estiman con regresiones logísticas binomiales. Los resultados se muestran en las Tablas 2-6.

El modelo 0 muestra que en los cinco países los trabajadores son significativamente más propensos a votar por un RPP que los miembros de la clase media asalariada. En Austria, Bélgica y, sobre todo, Suiza, esto también se aplica a los propietarios de pequeñas empresas. Si bien la edad no parece influir fuertemente en el apoyo a la RPP, el género sí:

los hombres en Austria, Francia y Noruega son significativamente más propensos a votar por la FPO, FN y FrP que las mujeres. Sin embargo, cabe señalar que el poder explicativo de este modelo de base socio-demográfica es pequeño: se sugiere que sólo entre el 2 por ciento (Suiza) y el 8 por ciento (Noruega) la varianza se explica por sexo, edad, y clase.

La introducción de dos determinantes económicos en el modelo aporta una contribución significativa en los cinco países, especialmente en Austria. Aquí, parece dar cuenta en parte del apoyo de los FPO a los trabajadores: una vez que controlamos el temor a la baja salarial ya la competencia en materia de bienestar, el coeficiente para los trabajadores se reduce. Además de Austria, el temor a la baja salarial está significativamente relacionado con el voto por el RPP en Bélgica y Francia, pero no en Noruega y Suiza. Sin embargo, en estos dos últimos países, la competencia en materia de bienestar resulta ser consecuencia del apoyo del RPP. El temor de que los inmigrantes se aprovechen del Estado de bienestar también aumenta fuertemente las probabilidades de que el apoyo del RPP sea en Francia y (en menor medida) en Austria.

Si bien el proteccionismo económico y el temor a la competencia del bienestar juegan sin duda un papel en el éxito de los RPP, el modelo 2 sugiere que los determinantes culturales son de mayor relevancia en los cinco países. En Francia y Suiza, el modelo "cultural" 2 explica una varianza mucho mayor en el apoyo al RPP que el modelo "económico" 1 o el modelo de "alienación" 3. En Austria y Noruega, las diferencias son menores. Sin embargo, este modelo de tarifas es mejor en todas partes excepto en Bélgica. La variable decisiva para la votación del RPP parece ser el temor de que la inmigración socave la cultura de un país: es muy significativa en los cinco países. Por el contrario, la opinión de que los inmigrantes no deben tener los mismos derechos que los ciudadanos nacionales sólo afecta al voto del RPP en Francia y Suiza, pero no en los otros tres países. Una vez que integramos estos determinantes culturales en nuestro modelo, el efecto de clase (trabajadores versus clase media asalariada) se debilita en Francia y Bélgica y desaparece por completo en Austria y Suiza. En contraste, ninguna de las actitudes que controlamos tiene en cuenta el hecho de que los trabajadores son significativamente más propensos a votar por el FrP en Noruega que la clase media asalariada.

El Modelo 3, basado en la alienación social, tiene muy poco poder explicativo en Austria y Suiza, pero contribuye de manera importante a la comprensión del apoyo de la RPP en Bélgica y Noruega. La variable decisiva es la insatisfacción con la democracia del

país. Es el predictor más importante de votar para el Vlaams Blok en Bélgica (Flandes) y también afecta fuertemente el apoyo a la FN en Francia y FrP en Noruega. No es sorprendente que la insatisfacción con la democracia del país tenga menos influencia en el apoyo a los dos partidos mejor establecidos de la derecha populista, el FPO o SVP, que estaban ambos representados en el gobierno en el momento de la encuesta. Si bien nuestra otra medida de alienación (“no es miembro de un sindicato”) aumenta significativamente la probabilidad de que el apoyo de la RPP se realice en Austria, Noruega y Suiza, este eslabón no es muy fuerte.

TABLA 2. Votación de la FPO (Austria): Coeficientes de Regresiones Logísticas Binomiales

país. Es el predictor más importante de votar para el Vlaams Blok en Bélgica (Flandes) y

TABLA 3 Voto para el Vlaams Blok (Bélgica): Coeficientes de regresiones logísticas binomiales

TABLA 3 Voto para el Vlaams Blok (Bélgica): Coeficientes de regresiones logísticas binomiales TABLA 4 Votación

TABLA 4 Votación para el Frente Nacional y LePen (Francia): Coeficientes de Regresiones Logísticas Binomiales

TABLA 3 Voto para el Vlaams Blok (Bélgica): Coeficientes de regresiones logísticas binomiales TABLA 4 Votación

TABLA 5 Votación para el Partido del Progreso (Noruega): Coeficientes de Regresión Logística Binomial

TABLA 5 Votación para el Partido del Progreso (Noruega): Coeficientes de Regresión Logística Binomial TABLA 6.

TABLA 6. Voto para el Partido Popular Suizo (Suiza): Coeficientes de Regresiones Logísticas Binomiales

TABLA 5 Votación para el Partido del Progreso (Noruega): Coeficientes de Regresión Logística Binomial TABLA 6.

En el modelo 4 introducimos todos los determinantes de los modelos 1-3 al mismo tiempo. Una vez que controlamos las actitudes económicas y culturales, así como los aspectos de la alienación social, sólo una variable está significativamente relacionada con el apoyo de la PPR en los cinco países: el temor de la gente de que los inmigrantes socavan la cultura del país. Por el contrario, los temores económicos de la baja salarial sólo tienen un peso en Austria y el miedo a la competencia en el bienestar sólo en Noruega y Suiza. Otra variable es mucho más relevante en Bélgica, Francia y Noruega, es decir, el descontento con la democracia del país. En estos países, esta actitud representa (junto con el temor a que la cultura del país sea socavada por la inmigración) el predictor más importante del apoyo del RPP. Es de notar que estos determinantes del apoyo a la RPP no recogen totalmente el efecto de clase. En Francia y Noruega, los trabajadores siguen siendo más propensos a votar por la FN o la FrP, incluso si controlamos las altitudes hacia la influencia de los inmigrantes sobre los salarios, el estado de bienestar, la cultura del país y la insatisfacción política. Esto también se aplica a los empleados en Austria y a los propietarios de pequeños negocios en Suiza, dos clases que se destacan como especialmente susceptibles de votar por el FPÓ y SVP, respectivamente. La pieza faltante aquí podría ser proporcionada por quejas económicas no vinculadas con la inmigración, pero con altos impuestos y agravios neoliberales. Ivarsflaten (2008) muestra que, a diferencia de otros RPP europeos, el FPO y el SVP son tan buenos o mejores que cualquier partido de derecha importante en la movilización de votantes con preferencias económicas neoliberales.

Dado que los efectos de la composición no tienen en cuenta sólo parcialmente el apoyo desproporcionado de los trabajadores a los RPP, integramos en un último modelo (modelo 5) los términos de interacción entre trabajadores y diferentes determinantes para verificar los efectos condicionales. Con excepción de dos pequeños efectos en Francia, ninguno de estos términos son significativos en ningún país. Sin embargo, aunque no son estadísticamente significativos, todavía parece haber un patrón sistemático a estos efectos de interacción. Los determinantes económicos (y sobre todo el miedo la baja de los salarios) parecen ser más importantes para las decisiones de los votantes de la clase trabajadora que las de la clase media de apoyar un RPP (el término de interacción "trabajador x temor al vertido de salarios" es positivo en los cinco países y Término "trabajador x competencia social" en cuatro países). En cambio, los temores culturales son algo menos decisivos para los trabajadores que para la clase media (el término de interacción "trabajador x inmigrantes socavando la cultura" es negativo en los cinco países y el término "trabajadores x nativismo diferencial" en cuatro países). De ahí que, en general, las actitudes culturales hacia la inmigración parezcan ser más importantes para el apoyo de la RPP que las actitudes económicas, el miedo a la baja salarial y la competencia social encuentra un eco mayor entre los trabajadores que entre la clase media.

Un último comentario debe hacerse con respecto al poder explicativo de estos modos. El modelo 5 representa aproximadamente el 28% de la varianza en Bélgica y

Francia, el 16% en Austria y Noruega y el 13% en Suiza. Por lo tanto, las actitudes de los votantes constituyen una contribución explicativa mucho mayor que sus características sociodemográficas. Es de destacar que nuestro modelo es el mejor ajuste para los dos partidos de derecha más radicales de nuestra muestra, es decir, el VlB y el FN, mientras que el peor en contabilizar el apoyo al RPP más establecido, es el SVP suizo.

Probabilidades de votar RPP

En un último conjunto de análisis, tratamos de hacer los resultados más fácilmente accesibles mediante el cálculo de las probabilidades predichas de apoyo RPP basado en los coeficientes de regresión binomial de cuatro modelos diferentes: El modelo base, un modelo económico (miedo a la baja salarial), un modelo cultural (el miedo a la cultura se socava), y un modelo de alienación (insatisfacción con la democracia del país). Para cada modelo, sólo se agrega una variable y luego, de nuevo, se elimina. Por lo tanto, la Figura 3 muestra las probabilidades previstas de apoyo a los RPP para cuatro variables a la vez: (1) un sexo dado (masculino); (2) una edad determinada (31-50 años); (3) una posición de clase dada (trabajador de producción o servicio); Y (4) una actitud positiva ("de acuerdo") o negativa ("en desacuerdo") hacia un asunto. Esta cifra revela hasta qué punto una actitud (insatisfacción económica, cultural o política) afecta la probabilidad de que los trabajadores de mediana edad voten por un RPP.

La figura 3 muestra un patrón similar para el FPO austríaco y SVP suizo. En estos dos países, el apoyo de la RPP es fomentado más fuertemente por una actitud negativa hacia la influencia de los inmigrantes en la cultura del país. En Austria, el 17 por ciento de los trabajadores masculinos que creen que la inmigración socava su cultura nacional votan por la FPO, pero sólo el 3 por ciento de los que no comparten esta opinión. En Suiza, una brecha similar separa a los trabajadores varones que temen la influencia de los inmigrantes en la cultura nacional de los que no se ven afectados por este agravio (39 por ciento y 15 por ciento votan por el SVP, respectivamente). En Austria, el FPO reúne muy poco apoyo entre los trabajadores masculinos que no esperan que los inmigrantes bajen los salarios (3 por ciento), mientras que en Suiza esta actitud no da una gran importancia al apoyo del SVP. Del mismo modo, la insatisfacción con la forma en que funciona la democracia en el país tiene poco peso en la explicación del éxito electoral de la FPO y SVP.

Este resultado contrasta fuertemente con el de Bélgica. Aquí, la insatisfacción en Flanders con la democracia del país claramente representa un motivo clave para emitir un voto al VlB. Más de un tercio de los trabajadores flamencos están insatisfechos con la forma en que funciona la democracia y votan a favor de la VIB, mientras que entre los trabajadores flamencos satisfechos con el estado de su democracia, el apoyo a la VlB cae al 4 por ciento. Además de esta influencia dominante, el temor de que los inmigrantes socaven

la cultura del país (y, en menor medida, rebajen los salarios) también estimula la afinidad de los trabajadores con la VlB: el 30 por ciento de los trabajadores varones que no aprueban el impacto de los inmigrantes en la cultura flamenca votan al VIB. Esta proporción cae a sólo 6 por ciento entre los trabajadores masculinos que no comparten la misma aprehensión.

En Noruega, las mismas dos actitudes (insatisfacción política y proteccionismo cultural) alimentan fuertemente el apoyo de la RPP como en Bélgica. En Noruega, casi la mitad de los trabajadores politicamente insatisfechos votan a favor de la FrP (48 por ciento), mientras que sólo el 24 por ciento de los trabajadores que están satisfechos con el funcionamiento de la democracia noruega votan por la FrP. Una brecha similar surge con respecto a la actitud de los trabajadores masculinos acerca de la influencia de los inmigrantes en la cultura nacional. Entre los pesimistas, el apoyo al FrP sube al 41 por ciento, pero cae al 19 por ciento entre los optimistas. En comparación, el temor a la baja salarial parece ser mucho menos relevante para el apoyo del FrP (38 por ciento entre los pesimistas y 26 por ciento entre los optimistas).

En Francia, estas tres actitudes (el temor a la baja salarial, el temor a la cultura debilitada por la inmigración y la insatisfacción política) tomadas individualmente conducen a una participación del 30 por ciento de los trabajadores masculinos que votan por el Frente Nacional. Por el contrario, entre los trabajadores masculinos que no se ven afectados por estos agravios, el apoyo a las FN cae al 11 por ciento (no temen a la baja salarial) ni al 9 por ciento (satisfecho con la democracia del país). El factor que más dificulta el éxito electoral de los FN entre los trabajadores masculinos es una actitud positiva hacia la influencia cultural de los inmigrantes. Sólo el 6 por ciento de los trabajadores masculinos que creen que la inmigración es positiva para la cultura de Francia votan por la FN. Como en Bélgica y Noruega, el electorado del Frente Nacional parece movilizado principalmente por el proteccionismo cultural y la disolución política.

FIGURA 3 Probabilidad pronosticada para un trabajador de edad media de votar por una RPP Discusión

FIGURA 3 Probabilidad pronosticada para un trabajador de edad media de votar por una RPP

Discusión de las diferencias entre países

El Cuadro 7 presenta un resumen general de los motivos de los votantes para apoyar un RPP y facilita la comparación entre países. Basados en los motivos de sus votantes, los cinco RPP se pueden dividir en dos grupos. Un primer grupo incluye las dos repúblicas de los Alpes, Austria y Suiza. En este caso, el éxito electoral de los RPP parece principalmente debido a una actitud proteccionista hacia las implicaciones culturales (y, en menor medida, económicas) de la inmigración. Curiosamente, si se tienen en cuenta las actitudes sobre el impacto cultural de los inmigrantes, los trabajadores no tienen más probabilidades que los votantes de clase media de apoyar un RPP en estos dos países. La insatisfacción política (voto de protesta) no parece estar correlacionada con el apoyo de los trabajadores de estos dos partidos. Esto no es sorprendente en la medida en que la FPO y la SVP son las RPP más antiguas de nuestra muestra, con una tradición de participación democrática. En el momento de la encuesta, estaban en el gobierno. Sin embargo, una advertencia se aplica al caso de Austria: el FPO sufrió grandes pérdidas entre las elecciones parlamentarias de 1999 (26,9 por ciento) y 2002 (10 por ciento). Por lo tanto, es posible que la FPO perdiera principalmente apoyo entre los votantes descontentos y alienados que abandonaron el

partido después de que entró en el gobierno en 1999 y por lo tanto dejó de ser un partido creíble contra el establishment. Un segundo grupo de países incluye Bélgica, Francia y Noruega. El voto de protesta juega claramente un papel central: la insatisfacción con la forma en que funciona la democracia del país es el factor determinante más importante del voto para el Bloque Flamenco y el Partido del Progreso y el segundo factor más importante para el Frente Nacional. A diferencia del SVP y FPO, estos partidos (sobre todo el VIB y el FN) todavía tenían un estatus de paria en la arena política en el momento de la encuesta. En consecuencia, ganan más de la votación de protesta.

partido después de que entró en el gobierno en 1999 y por lo tanto dejó de

CUADRO 7 · Recapitulación de la hipótesis de la validez empírica

Sin embargo, para estos tres países, las quejas sobre la influencia negativa de la inmigración en la cultura nacional también son de suma importancia. El electorado de la VIB, la FN y la FrP parecen movilizados por una combinación de proteccionismo cultural contra la inmigración y la fuerte expresión de descontento político. En comparación, los miedos económicos vinculados a la inmigración, aunque son relevantes en cierto modo para las cinco RPP, son claramente de menor importancia que las quejas culturales al explicar el éxito electoral de las PPR. En este sentido, nuestros hallazgos muestran sorprendentemente poca variación entre países. Por último, los resultados son ambiguos con respecto a las redes intermedias. Mientras que la membresía sindical obstaculiza (como se predijo) el apoyo del RPP en Austria, Noruega y Suiza, el efecto es pequeño. Por el contrario, no hay un efecto significativo en Francia (donde la afiliación unión es muy baja), e incluso un efecto negativo pequeño (inesperado) en

Bélgica. Por lo tanto, la afiliación sindical parece afectar el apoyo del RPP en algunos países, pero claramente no es el factor clave.

Conclusión

Este artículo parte de la observación de que los trabajadores constituyen una proporción desproporcionada del electorado de las PPR. Si tenemos en cuenta que la edad y el sexo son constantes, los trabajadores tienen el doble de probabilidades que los votantes de clase media de apoyar un RPP en Austria, tres veces más probable en Bélgica y Francia y cuatro veces más en Noruega (pero 1,3 veces más en Suiza). En este artículo se ha planteado cuáles son los factores que explican la diferencia de clase en las votaciones del RPP.

Para responder a esta pregunta, hemos analizado tres hipótesis de competencia para las motivaciones de los votantes para apoyar un RPP a fin de ver si tienen en cuenta las diferencias de clase. Las hipótesis examinadas subrayaron en primer lugar los determinantes económicos: perspectivas inseguras de empleo y temor a la presión salarial. Un segundo conjunto de hipótesis enfatizó los determinantes culturales: la percepción de la inmigración como una amenaza para la identidad nacional y la negativa a otorgar a los residentes extranjeros iguales derechos. En tercer lugar, exploramos hipótesis centradas en la alienación social: insatisfacción con el funcionamiento de la democracia y no integración en las redes intermedias (sindicatos). Nuestros hallazgos del análisis multivariante muestran que una vez que controlamos los agravios económicos y culturales de los votantes sobre la inmigración, los trabajadores en Austria y Suiza ya no difieren significativamente de los votantes de clase media en su apoyo al RPP. En Bélgica y Francia, también necesitamos controlar la insatisfacción con la democracia del país para explicar la representación de los trabajadores y los votantes armados del RPP. En Noruega, los trabajadores (y los empleados) siguen siendo mucho más propensos a apoyar a la FrP, incluso si tenemos en cuenta las diferencias en las actitudes de los votantes hacia las implicaciones económicas y culturales de la inmigración y la insatisfacción política. Esto sugiere que hay factores adicionales que explican la afinidad de los trabajadores con el FrP que los identificados en este artículo. Si comparamos el poder explicativo de las diferentes hipótesis, encontramos que las cuestiones de comunidad y de identidad (la defensa de la identidad nacional contra los forasteros y el mantenimiento de una forma exclusiva de comunidad) son más importantes para el apoyo a la RPP que las quejas económicas en los cinco países. Particularmente, el Partido de la Libertad de Austria y el Partido Popular de Suiza parecen debilitar su éxito a la articulación del concepto de una sociedad culturalmente cerrada. El mismo concepto de nativismo diferencial también juega un papel central en la explicación del apoyo a la RPP en Bélgica (Flanders), Francia y Noruega. Sin embargo, en estos tres países, el desencanto con la política contemporánea es tan poderoso para el apoyo de los votantes a la RPP en

general y el apoyo a la RPP de los trabajadores en particular, como lo son los agravios culturales. El VIB, el FN y el FrP parecen prosperar en su papel de marginados del sistema de partidos y se benefician de la infelicidad de los ciudadanos con el establecimiento del partido y las élites políticas. ¿Cuáles son las implicaciones de nuestros hallazgos? Sugieren que los parámetros económicos desempeñan un papel más pequeño de lo que se supone a menudo en el surgimiento del populismo de derecha. Los electores de los PPR parecen más temerosos de la influencia negativa de los inmigrantes en la cultura del país que en la economía del país. Más particularmente, los agravios culturales sobre la inmigración son también más importantes para el apoyo del RPP que los agravios económicos para las dos categorías de clase con la posición de mercado de trabajo más débil: los trabajadores de producción y servicios. Este resultado es consistente con los hallazgos anteriores de que los puntajes de las PPR no están relacionados con altos niveles de desempleo (Arzheimer y Carter, 2006; Bj0rklund, 2007). Las cuestiones culturales de la identidad son más importantes que las cuestiones económicas de los recursos. La fórmula para el éxito electoral de Blocher, Dewinter, Hagen, Haider o Le Pen parece clara: "¡Es la identidad, estúpido!"