Вы находитесь на странице: 1из 1

Como sea, la relación entre la educación y el mundo laboral es una relación compleja y problemática.

Los datos de nuestra historia educativa muestran que et ritmo de creación de puestos de trabajo,

sobre todo a partir de la década de 1950 y 1960, fue menor que el aumento de la escolarización de la población económicamenteactiva, Es decir, mientras la gente accedía a más educación, el

mercado laboral no se ampliaba con el mismo ritmo, de modo que habia más gente educada para ocupar casi los mismos puestos de trabajo, Por otro lado, el mercado laboral, con los avances tec-

notógicos, demandaba saberes del sistema educativo que ta escuela tardaba mucho en incorporar.

Además, el sistema educativo en Argentina y en general en todo Latinoamérica muestra fuertes

síntomas de desigualdad entre los distintos sectores socioeconómicos. Si bien hay una tendencia

y sobre todo una intencionalidad política de revertir la desigualdad educatrva, esta resulta tan

compleja de llevar adelante que es

factible encontrar que 10',sectores mas vulnerables de la

po-

blación reciben una educación que los deja en una situación más

precana a la hora de insertarse

en el mundo laboral, que quienes pertenecena sectores medios o altos.

La relación que tiene o debería tener la educación y el mundo laborat abre la discusión sobre si

la educación debe subordinarse a las demandas del mercado laboral: entonces, no sólo debería brindar los conocimientos, destrezas, habilidades que el mercado laboral enige, sino también el disciplinamiento para ocupar diferentes posiciones en los distintos puestos de trabajo. Otras pos-

turas

sostienen que la educación debe mantener una autonomía relativa que, sín darla espalda

a los requerimientosdel mundo laboral, otorgue herramientas para insertarse y transformar la

sociedad que los rodea.

Esto significa que hablar de educación y trabajo es también hablar de educación y derechos, es

hablar de qué ciudadano y para qué sociedad se quiere formar.

1

214