Вы находитесь на странице: 1из 143

UNIVERSIDAD NACIONAL DE INGENIERÍA

FACULTAD DE INGENIERÍA ELÉCTRICA Y ELECTRÓNICA

FACULTAD DE INGENIERÍA ELÉCTRICA Y ELECTRÓNICA ANÁLISIS DE MEJORA DE LA CONFIABILIDAD DE LOS SISTEMAS DE

ANÁLISIS DE MEJORA DE LA CONFIABILIDAD DE LOS SISTEMAS DE DISTRIBUCIÓN ELÉCTRICA DE ALTA DENSIDAD DE CARGA

TESIS

PARA OPTAR EL GRADO DE MAESTRO EN CIENCIAS

MENCIÓN: SISTEMAS DE POTENCIA

PRESENTADO POR

RUBÉN SEGUNDO COLLANTES VÉLIZ

LIMA – PERÚ

2010

RESUMEN

La tesis presenta un análisis de mejora de la confiabilidad de los sistemas de distribución eléctrica de alta densidad de carga del Perú, con la finalidad de establecer sus indicadores System Average Interruption Frequency Index (SAIFI) y System Average Interruption Duration Index (SAIDI), que respondan a un equilibrio óptimo entre costo y confiabilidad.

El análisis se realiza sobre alimentadores en media tensión representativos de los sistemas mencionados, considerando como mejoras diversas opciones de colocación de equipos de protección y seccionamiento y alimentaciones alternativas.

Para la determinación de los indicadores se utiliza las técnicas básicas de evaluación de la confiabilidad con una extensión que divide el tiempo de reparación de una falla en función de las distintas operaciones que se llevan a cabo para reparar la misma y reponer el servicio eléctrico.

Con los resultados se configura la relación entre costo y confiabilidad, determinándose su equilibrio óptimo con la ayuda del método trade-off/risk. A partir de dicho equilibrio se establece los indicadores SAIFI y SAIDI óptimos, así como el costo que implica alcanzar los mismos.

ABSTRACT

In this thesis, an analysis of reliability improvement of Peruvian high load density electric distribution systems is presented with the aim of establishing their technical reliability indicators such as the System Average Interruption Frequency Index (SAIFI) as well as System Average Interruption Duration Index (SAIDI), focused on the optimal equilibrium that involves cost and reliability.

The analysis is performed on the representative medium voltage feeders of the previous mentioned systems, including improvements such as different options of protection and sectionalizing devices placement and alternative feeders.

In order to determine the indicators, basic techniques of reliability evaluation are used. Those techniques include an extension that divide a fail reparation time as a function of the different operations utilized for repairing it and putting back the electric service.

Taking into consideration the results, a relation between cost and reliability is established, determining its optimum equilibrium using the trade-off/risk method. From that equilibrium, optimal SAIFI and SAIDI indicators are established as well as the cost for achieving them.

TABLA DE CONTENIDO

1. Introducción

1

1.1 Antecedentes

1

1.2 Calidad de Suministro

2

1.2.1 Indicadores Individuales o del Cliente

3

1.2.2 Indicadores Globales o del Sistema

3

1.2.3 Aplicación de los Indicadores

7

1.3 Calidad de Suministro en el Perú

11

1.4 Planteamiento del Problema

14

1.5 Objetivo

15

1.6 Alcances y Limitaciones

15

1.7 Metodología de Desarrollo

16

2. Marco Teórico

18

2.1 Introducción 18

2.2 Sistema de Distribución Eléctrica 19

2.2.1 Aspectos de Diseño y Construcción 19

2.2.1.1 Sistema de Distribución Primaria

21

2.2.1.2 Subestaciones de Distribución

23

2.2.1.3 Sistema de Distribución Secundaria 24

2.2.2 Aspectos Operativos y de Mantenimiento 24

2.2.2.1 Operación

25

2.2.2.2 Mantenimiento

25

2.2.2.3 Contingencias 26

2.2.3 Mercado Eléctrico 28

28

2.3 Evaluación de la Confiabilidad

2.3.1

Técnicas Básicas

28

2.3.1.1 Teoría de los Procesos Continuos de Markov 29

2.3.1.2 Teoría de los Sistemas Serie

30

2.3.1.3 Técnicas de Frecuencia y Duración

31

2.3.2 Técnica de División del Tiempo de Reparación

33

2.3.3 Determinación de los Indicadores SAIFI y SAIDI 35

2.3.4 Modelamiento del Sistema de Distribución Eléctrica 36

36

2.4.1 Definiciones 37

39

2.4.2.1 Formulación del Problema 39

2.4.2

2.4 Método Trade-Off/Risk

Etapas

2.4.2.2 Generación de Escenarios

40

2.4.2.3 Análisis Trade-Off

41

2.4.2.4 Análisis Risk

44

3. Análisis de Mejora de la Confiabilidad

46

3.1

Selección de Alimentadores Representativos

46

3.1.1 Información Técnica y Comercial de los Alimentadores

47

3.1.2 Estratificación de los Alimentadores

47

3.1.3 Alimentadores Representativos

50

3.2

Evaluación de la Confiabilidad

51

3.2.1 Modelamiento del Sistema de Distribución Eléctrica

51

3.2.2 Opciones de Mejora de la Confiabilidad

53

3.2.3 Parámetros de Cálculo

55

3.3

Resultados

Análisis de Confiabilidad

57

3.3.1 Muy Alta Densidad de Carga

57

3.3.2 Alta Densidad de Carga 1

60

3.3.3 Alta Densidad de Carga 2

62

3.3.4 Media Densidad de Carga

64

3.3.5 Baja Densidad de Carga

66

3.4

Resultados Trade-Off/Risk

69

3.4.1

Determinación del Equilibrio Óptimo

69

3.4.1.1

Opciones

70

3.4.1.2

Incertidumbres 70

3.4.1.3 Escenarios 70

3.4.1.4 Atributos

71

3.4.2 Muy Alta Densidad de Carga

71

3.4.3 Alta Densidad de Carga 1

74

3.4.4 Alta Densidad de Carga 2

75

3.4.5 Media Densidad de Carga 76

3.4.6 Baja Densidad de Carga

78

3.5

Resumen

79

4. Conclusiones, Aportes y Recomendaciones

81

4.1 Conclusiones

81

4.2 Aportes

83

4.3 Recomendaciones

83

5. Bibliografía

85

6. Anexos

88

6.1 Anexo N° 1: Información Técnica y Comercial de los Alimentadores

88

6.2 Anexo N° 2: Alimentadores según su Densidad de Carga Lineal

96

6.3 Anexo N° 3: Mapas de los Alimentadores Representativos

104

6.4 Anexo N° 4: Opciones de Mejora de la Confiabilidad

110

6.4.1 Alimentadores Subterráneos

111

6.4.2 Alimentadores

Aéreos

112

6.4.3 Alimentadores

Mixtos

114

6.5

Anexo N° 5: Parámetros de los Alimentadores Representativos

118

6.5.1 Muy Alta Densidad

118

6.5.2 Alta Densidad 1

120

6.5.3 Alta Densidad 2

122

6.5.4 Media Densidad

124

6.5.5 Baja Densidad

130

LISTA DE TABLAS

Tabla 1-1: Valores Límite SAIFI y SAIDI para Lima Metropolitana

12

Tabla 3-1: Análisis Descriptivo de la Variable Densidad de Carga Lineal

48

Tabla 3-2: Análisis Descriptivo de la Variable Densidad de Carga Lineal por Estrato 49

Tabla 3-3: Rangos de los Estratos según la Variable Densidad de Carga Lineal

50

Tabla 3-4: Alimentadores Representativos

50

Tabla 3-5: Tasa de Falla (λ) de los Componentes

56

Tabla 3-6: Tiempo de Reparación (r) de los Componentes

56

Tabla 3-7: Parámetros de Otras Operaciones para la Reparación de una Falla

56

Tabla 3-8: Costo de Equipos de Protección y Seccionamiento

57

Tabla 3-9: Evaluación de la Confiabilidad – Muy Alta Densidad de Carga

58

Tabla 3-10: Evaluación de la Confiabilidad – Alta Densidad de Carga 1

60

Tabla 3-11: Evaluación de la Confiabilidad – Alta Densidad de Carga 2

63

Tabla 3-12: Evaluación de la Confiabilidad – Media Densidad de Carga

65

Tabla 3-13: Evaluación de la Confiabilidad – Baja Densidad de Carga

67

Tabla 3-14: Escenarios para la Evaluación de Costo y Confiabilidad

70

Tabla 3-15: Opciones Robustas – Muy Alta Densidad de Carga

73

Tabla 3-16: Opciones Robustas – Alta Densidad de Carga 1

75

Tabla 3-17: Opciones Robustas – Alta Densidad de Carga 2

76

Tabla 3-18: Opciones Robustas – Media Densidad de Carga

77

Tabla 3-19: Opciones Robustas – Baja Densidad de Carga

79

Tabla 3-20: Indicadores de Confiabilidad por Alimentadores Representativos

79

Tabla 3-21: Indicadores de Confiabilidad SAIFI y SAIDI – Lima Norte

80

Tabla 3-22: Indicadores de Confiabilidad SAIFI y SAIDI – Lima Sur

80

Tabla 3-23: Indicadores de Confiabilidad SAIFI y SAIDI – Total

80

Tabla 4-1: Indicador I del Equilibrio Óptimo entre Costo y Confiabilidad

82

LISTA DE FIGURAS

Figura 1-1: Porcentaje de Uso de Indicadores de Confiabilidad en los EEUU

8

Figura 1-2: Resultados del SAIFI en los EEUU

9

Figura 1-3: Resultados del SAIDI en los EEUU

9

Figura 1-4: Indicador NIEPI en España

10

Figura 1-5: Indicador TIEPI en España

11

Figura 1-6: Compensaciones por la Calidad de Suministro

12

Figura 1-7: SAIFI de Lima Metropolitana

13

Figura 1-8: SAIDI de Lima Metropolitana

13

Figura 1-9: SAIFI y SAIDI de Lima Metropolitana versus Valores Límite

14

Figura 2-1: Sistema de Distribución Eléctrica

20

Figura 2-2: Alimentador en Media Tensión

21

Figura 2-3: Topologías Típicas de Alimentadores en Media Tensión

23

Figura 2-4: Sistema de Distribución Secundaria

24

Figura 2-5: Ejemplos de Fallas en un Sistema de Distribución Eléctrica

26

Figura 2-6: Proceso Continuo de Markov de un Sistema con dos Estados

29

Figura 2-7: Sistema Serie de n Componentes

30

Figura 2-8: Ciclo de Operación-Falla de un Sistema

31

Figura 2-9: Modelamiento del Sistema de Distribución Eléctrica

36

Figura 2-10: Método Trade-Off/Risk o de Compromiso/Riesgo

37

Figura 2-11: Análisis Trade-Off – Relación Tipo A

42

Figura 2-12: Análisis Trade-Off – Relación Tipo B

42

Figura 2-13: Análisis Trade-Off – Relación Tipo C

43

Figura 2-14: Análisis Trade-Off – Relación Tipo D

44

Figura 2-15: Evaluación de Atributos con el Método Trade-Off/Risk

45

Figura 3-1: Histograma de Frecuencia de la Variable Densidad de Carga Lineal

48

Figura 3-2: SAIFI, SAIDI y ENS versus Costo – Muy Alta Densidad de Carga

58

Figura 3-3: SAIFI, SAIDI y ENS versus Costo – Alta Densidad de Carga 1

61

Figura 3-4: SAIFI, SAIDI y ENS versus Costo – Alta Densidad de Carga 2

63

Figura 3-5: SAIFI, SAIDI y ENS versus Costo – Media Densidad de Carga

65

Figura 3-6: SAIFI, SAIDI y ENS versus Costo – Baja Densidad de Carga

67

Figura 3-7: Resultados – Muy Alta Densidad de Carga

71

Figura 3-8: Resultados – Alta Densidad de Carga 1

74

Figura 3-9: Resultados – Alta Densidad de Carga 2

75

Figura 3-10: Resultados – Media Densidad de Carga

77

Figura 3-11: Resultados – Baja Densidad de Carga

78

1. Introducción

1.1 Antecedentes

En los años ochenta, a nivel mundial se inició un proceso de reestructuración y regulación de la industria eléctrica, a efectos de fomentar su desarrollo. Como parte de dicho proceso, en la actividad de generación se introdujo mecanismos de libre mercado o de competencia mientras que las actividades de transmisión y distribución, se consideraron como monopolios naturales que debían ser regulados. De esta forma, se desarrollaron esquemas de regulación que fomentaron la eficiencia, lo que originó un fuerte incentivo a la reducción de costos. En consecuencia, la calidad del servicio eléctrico, fuertemente relacionada con las inversiones y prácticas de mantenimiento de las empresas eléctricas, fue afectada. Así, se hicieron necesarias regulaciones específicas sobre la calidad del servicio eléctrico, estando las empresas eléctricas obligadas a ofrecer sus productos y servicios con unos niveles mínimos de calidad que, en caso de no ser cumplidos, dan lugar al pago de compensaciones y penalidades.

La calidad de servicio eléctrico comprende los siguientes aspectos: i) la calidad de suministro o confiabilidad del sistema eléctrico, relacionada con las interrupciones; ii) la calidad de producto, relacionada con el nivel de tensión y las perturbaciones de dicha tensión, tales como flicker, armónicos, etc.; y iii) la calidad comercial, relacionada con la facturación, atención comercial, reclamos, etc.

De estos, la calidad de suministro es el aspecto más inmediato y evidente, el que más se ha estudiado. Hasta hace poco tiempo era el único aspecto fundamental de la calidad del servicio eléctrico. Históricamente, se han destinado mayores recursos a los sistemas de generación y transmisión que a los sistemas de distribución, debido a que una interrupción en los primeros puede tener graves consecuencias, ya que la zona afectada suele ser muy

grande. En cambio, en los sistemas de distribución una interrupción no afecta a gran número de clientes. El resultado es que, actualmente, la mayoría de los problemas de confiabilidad son debidos a interrupciones en los sistemas de distribución.

La estrategia más seguida por las empresas distribuidoras para mejorar la confiabilidad de sus sistemas de distribución es la automatización. Las inversiones necesarias para mejorar la confiabilidad de un alimentador del sistema de distribución son relativamente pequeñas. Sin embargo, una mejora global del sistema de distribución implica un gran número de inversiones pequeñas que se convierten en una gran inversión.

1.2 Calidad de Suministro

La calidad de suministro está referida a la existencia o no de tensión en un punto de entrega 1 . Cuando la tensión desaparece en el punto de entrega, se dice que hay una interrupción del suministro.

Un aspecto importante de la calidad de suministro es la forma de medirla, para lo cual se utilizan indicadores. No existe un indicador que sea capaz de medir la calidad de suministro total. Es necesario medir una característica de interés con un indicador asociado, lo cual conlleva a la existencia de multitud de indicadores. Dependiendo de la utilización que se quiera hacer del indicador, se puede calcular en modo histórico o predictivo.

En modo histórico, los indicadores se determinan a partir de registros de incidencias y/o a partir de información del funcionamiento del sistema eléctrico, permitiendo evaluar la calidad de suministro proporcionada y realizar análisis comparativos y de tendencias. En modo predictivo, se determinan los valores medios y/o máximos esperados, a través de modelos de confiabilidad aplicados al sistema eléctrico, permitiendo identificar zonas que requieren mejora de la calidad de suministro, realizar análisis de expansión del sistema eléctrico y

1 Punto situado entre las instalaciones eléctricas de la empresa distribuidora y la acometida del cliente.

evaluar el impacto de inversiones. La información necesaria comprende datos de confiabilidad de los componentes, topología del sistema eléctrico, así como cantidad de clientes y su demanda.

La mayoría de indicadores definidos en las regulaciones de calidad de suministro, analizan individualmente la calidad de suministro proporcionada a un cliente o evalúan el comportamiento del sistema eléctrico desde un punto de vista global. En ese sentido, se distinguen indicadores individuales, que reflejan el nivel de calidad de suministro de un cliente en particular, e indicadores globales, que reflejan el nivel de calidad de suministro medio del sistema eléctrico, definido este como una parte de las instalaciones eléctricas, una zona, una región, etc.

1.2.1 Indicadores Individuales o del Cliente

Los indicadores individuales miden la calidad de suministro proporcionada a un cliente en particular. Recogen el número de veces que es interrumpido un cliente y el tiempo que está sin suministro. En ese sentido, los parámetros básicos son “número de interrupciones” y “duración de cada interrupción”, a partir de los cuales es posible estimar los indicadores individuales propiamente dichos. Los más usados son:

Número de interrupciones (fallas/periodo).

Duración media de interrupciones (horas/interrupción).

Duración total de interrupciones (horas/periodo).

Energía no suministrada (kW.h/periodo).

Los indicadores individuales están orientados a controlar individualmente los excesos de cantidad y duración de interrupciones en los clientes.

1.2.2 Indicadores Globales o del Sistema

Los indicadores globales reflejan el nivel de calidad de suministro medio del sistema eléctrico, definido este como una parte de las instalaciones eléctricas, una zona, una región, etc., que involucra una cantidad determinada de clientes.

Estos indicadores globales suelen ser medias ponderadas de los indicadores individuales de dichos clientes.

Al igual que los indicadores individuales, recogen el número de interrupciones y

la duración de las mismas. Los indicadores globales han sido y siguen siendo

los indicadores más utilizados para medir la calidad de suministro. Según se basen en información de los clientes, de la potencia, de la carga, etc., estos se pueden clasificar como se indica a continuación:

Indicadores basados en los clientes.

Indicadores basados en la potencia.

Indicadores basados en la energía.

Indicadores basados en los clientes

Son los más utilizados ya que ponderan equitativamente cada cliente. Son muy usados por la entidades de regulación debido a que dan igual importancia a un

pequeño cliente residencial que a un gran cliente industrial. Generalmente, son considerados como una buena medida de la confiabilidad del sistema eléctrico

y son a menudo utilizados para análisis comparativos y establecimiento de objetivos. Los principales indicadores son:

System Average Interruption Frequency Index (SAIFI)

Ecuación 1-1:

SAIFI =

Número Total de Interrupciones de los Clientes

Número Total de Clientes

El indicador SAIFI representa la cantidad promedio de interrupciones que experimenta un cliente durante un periodo de tiempo. Para una cantidad fija de clientes, la única manera de mejorar el indicador SAIFI es reducir la cantidad de interrupciones. Por ello, una mejora del indicador SAIFI implica una mejora de la confiabilidad del sistema eléctrico.

System Average Interruption Duration Index (SAIDI)

Ecuación 1-2:

SAIDI =

Duración Total de Interrupciones de los Clientes

Número Total de Clientes

El indicador SAIDI representa la duración promedio de interrupciones que experimenta un cliente durante un periodo de tiempo. Para una cantidad fija de clientes, el indicador SAIDI puede ser mejorado reduciendo la cantidad de interrupciones o la duración de las mismas. Debido a que estos dos parámetros reflejan la mejora de la confiabilidad, una reducción del indicador SAIDI indica una mejora de la confiabilidad del sistema eléctrico.

Customer Average Interruption Frequency Index (CAIFI)

Ecuación 1-3:

CAIFI =

Número Total de Interrupciones de los Clientes

Número Total de Clientes Interrumpidos

El indicador CAIFI representa la cantidad promedio de interrupciones que experimenta un cliente interrumpido durante un periodo de tiempo. Está orientado a evaluar la tendencia de la calidad de suministro de los clientes interrumpidos. El menor valor que puede tomar el indicador CAIFI es uno.

Customer Average Interruption Duration Index (CAIDI)

Ecuación 1-4:

CAIDI =

Duración Total de Interrupciones de los Clientes

Número Total de Clientes Interrumpidos

El indicador CAIDI representa la duración promedio de interrupciones de un cliente interrumpido durante un periodo de tiempo. También está asociado al tiempo de respuesta de la empresa distribuidora ante fallas. El indicador CAIDI puede ser mejorado reduciendo la duración de las interrupciones pero también incrementando el número de interrupciones. En ese sentido, una reducción del indicador CAIDI no necesariamente refleja una mejora de la confiabilidad del sistema eléctrico.

Average Service Availability Index (ASAI)

Ecuación 1-5:

ASAI =

Horas Disponibles del Servicio

Horas Demandadas

El indicador ASAI brinda la misma información que el indicador SAIDI pero de forma relativa. Un valor alto del indicador ASAI refleja altos niveles de

confiabilidad. A diferencia del indicador SAIDI que se expresa en horas por periodo, el indicador ASAI se expresa en por unidad o en tanto por ciento.

Average Service Unavailability Index (ASUI)

Ecuación 1-6:

ASUI = 1ASAI =

Horas Indisponibles del Servicio

Horas Demandadas

El indicador ASUI es el complemento del indicador ASAI. También se expresa en por unidad o en tanto por ciento.

Indicadores basados en la potencia

Ponderan los clientes basándose en la potencia conectada en vez de equitativamente. Los principales indicadores son:

Average System Interruption Frequency Index

Ecuación 1-7:

ASIFI =

Total Potencia Conectada Interrumpida

Total Potencia Conectada

Average System Interruption Duration Index

Ecuación 1-8:

ASIDI =

Total Potencia Conectada Interrumpida por las Horas Interrumpidas

Total Potencia Conectada

Los indicadores basados en la potencia fueron los primeros indicadores de calidad de suministro utilizados, debido a que en el pasado, las empresas distribuidoras conocían sólo la potencia de las subestaciones de distribución, es decir, no conocían la cantidad de clientes conectados a dichas subestaciones. Hoy en día, los sistemas de información, en especial, los sistemas de información georeferenciada (utilizan coordenadas geográficas), asocian los clientes con las subestaciones de distribución, permitiendo calcular fácilmente los indicadores basados en los clientes. Desde el punto de vista de las empresas distribuidoras, es probable que los indicadores ASIFI y ASIDI representen una mejor aproximación de la calidad de suministro en vez de los indicadores SAIFI y SAIDI, ya que mayor potencia implica mayores ingresos y

debe ser ponderada según su magnitud a la hora de tomar decisiones de inversión. Sin embargo, podría darse el caso que las inversiones se orienten a pocos clientes de gran demanda, perjudicando la calidad de suministro del sistema eléctrico.

Indicadores basados en la energía

Energy Not Supplied Index (ENS)

Ecuación 1-9: ENS = Total Energía No Suministrada por las Interrupciones

Average System Curtailment Index (ASCI)

Ecuación 1-10:

ASCI =

Total Energía No Suministrada por las Interrupciones

Número Total de Clientes

Average Customer Curtailment Index (ACCI)

Ecuación 1-11:

ACCI =

Total Energía No Suministrada por las Interrupciones

Número Total de Clientes Interrumpidos

Los indicadores basados en la energía toman en cuenta un parámetro no mensurable, implicando una estimación de los mismos. Por ello, es importante establecer una metodología de estimación de la energía no suministrada, ya sea por proyecciones de la energía consumida al momento de la interrupción, registros de consumo o diagramas de carga típicos, a efectos de análisis comparativos y de tendencias. Se utilizan principalmente para efectos de compensaciones por calidad de suministro.

1.2.3 Aplicación de los Indicadores

Dependiendo del aspecto que se requiera evaluar, se elegirán uno u otros indicadores para representar la calidad de suministro o confiabilidad del sistema eléctrico. En cualquier caso es importante tomar indicadores que tengan en cuenta la frecuencia y duración de las interrupciones, ya que permiten evaluar si el comportamiento medio del sistema eléctrico en términos de calidad de suministro, se debe a un único evento prolongado o a varios eventos de menor duración.

Tratándose de la evaluación del rendimiento del sistema eléctrico, los indicadores SAIFI y SAIDI son los más apropiados, ya que como se mencionó tienen la ventaja de ponderar equitativamente a los clientes, de esta forma se evalúa la calidad de suministro del conjunto de clientes del sistema eléctrico. Por otro lado, estos indicadores al evaluar el nivel de calidad de suministro promedio del sistema eléctrico, indirectamente evalúan la situación y funcionamiento de las instalaciones eléctricas (estado en términos de mantener las instalaciones eléctricas adecuadamente durante su vida útil; operación y selectividad de los equipos de protección y seccionamiento; acciones de reposición del servicio eléctrico; mantenimiento preventivo de las instalaciones eléctricas; etc.), lo cual es importante para velar por una prestación del servicio eléctrico que cubra la demanda con calidad y seguridad.

Cabe mencionar que los resultados de encuestas realizadas a empresas de los EEUU en los años 1995 y 1997 [IEEE04], mostraron que los indicadores SAIFI y SAIDI son los más utilizados. Las encuestas investigaron cuáles son los indicadores de confiabilidad de los sistemas de distribución más usados y sus valores típicos.

Figura 1-1: Porcentaje de Uso de Indicadores de Confiabilidad en los EEUU

100% 90% 80% 70% 1995 1997 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% Porcentaje de
100%
90%
80%
70%
1995
1997
60%
50%
40%
30%
20%
10%
0%
Porcentaje de Uso
SAIFI
SAIDI
CAIDI
ASAI
ASIFI
ASIDI
MAIFI
OTHER
CTAIDI
CAIFI
CEMI
CEMSMI

Indicador

Fuente: IEEE, “IEEE Guide for Electric Power Distribution Reliability Indices”, IEEE Standards 1366-2003, May 2004.

Figura 1-2: Resultados del SAIFI en los EEUU

5.0 4.5 4.0 3.5 1995 1997 3.0 2.5 4.50 2.0 3.90 1.5 1.0 1.74 1.45
5.0
4.5
4.0
3.5
1995
1997
3.0
2.5
4.50
2.0
3.90
1.5
1.0
1.74
1.45
1.10
1.16
0.5
0.90
0.80
0.0
Q1
Q2
Q3
Q4
Número de Interrupciones por Año

Cuartiles

Fuente: IEEE, “IEEE Guide for Electric Power Distribution Reliability Indices”, IEEE Standards 1366-2003, May 2004.

Figura 1-3: Resultados del SAIDI en los EEUU

12 10 8 6 1995 1997 10.50 4 7.05 2 2.67 2.30 0.90 0.92 1.50
12
10
8
6
1995
1997
10.50
4
7.05
2
2.67
2.30
0.90
0.92
1.50
1.47
0
Q1
Q2
Q3
Q4
Horas por Año

Cuartiles

Fuente: IEEE, “IEEE Guide for Electric Power Distribution Reliability Indices”, IEEE Standards 1366-2003, May 2004.

Asimismo, en el Proyecto CIER 06 [CIER07], que evaluó los indicadores de calidad de servicio en empresas distribuidoras de energía eléctrica de Latinoamérica, se consideró indicadores basados en los clientes y en la potencia.

Los indicadores basados en los clientes utilizados son la Frecuencia Media de Interrupción por Cliente (FC) y el Tiempo Total de Interrupción por Cliente (TC), equivalentes a los indicadores SAIFI y SAIDI respectivamente. Los indicadores basados en la potencia utilizados son la Frecuencia Media de Interrupción del Sistema (FS) y el Tiempo Total de Interrupción del Sistema (TS), equivalentes a los indicadores ASIFI y ASIDI respectivamente. Los resultados de dicho proyecto muestran valores medios de 10.8 fallas/año y 13.2 horas/año para los indicadores FC y TC respectivamente.

También muestra resultados del año 2005 de los indicadores NIEPI (2.4 fallas/año) y TIEPI (2.2 horas/año), equivalentes a los indicadores ASIFI y ASIDI respectivamente, utilizados en España. De acuerdo a la información obtenida de [ESP09], en el año 2008 el resultado del indicador NIEPI fue de 2.1 fallas/año mientras que del indicador TIEPI fue de 1.6 horas/año.

Figura 1-4: Indicador NIEPI en España

3.5 3.0 2.5 2.0 1.5 2.992 2.711 2.402 2.459 2.318 1.0 2.067 0.5 0.0 2003
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
2.992
2.711
2.402
2.459
2.318
1.0
2.067
0.5
0.0
2003
2004
2005
2006
2007
2008
fallas/año

Año

Fuente: Página web (www.mityc.es) del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de España, Sección Energía, Subsección Energía Eléctrica (Calidad de Servicio), Diciembre 2009.

Figura 1-5: Indicador TIEPI en España

3.5 3.0 2.5 2.0 1.5 2.861 2.422 2.186 1.0 2.044 1.930 1.628 0.5 0.0 2003
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
2.861
2.422
2.186
1.0
2.044
1.930
1.628
0.5
0.0
2003
2004
2005
2006
2007
2008
horas/año

Año

Fuente: Página web (www.mityc.es) del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de España, Sección Energía, Subsección Energía Eléctrica (Calidad de Servicio), Diciembre 2009.

1.3 Calidad de Suministro en el Perú

En octubre de 1997, mediante el Decreto Supremo N° 020-97-EM, se aprobó la Norma Técnica de Calidad de los Servicios Eléctricos (NTCSE) que establece los niveles mínimos de la calidad de producto (tensión, frecuencia y perturbaciones), calidad de suministro (interrupciones), calidad de atención comercial y calidad de alumbrado público.

La NTCSE dispone la evaluación de la calidad de suministro a través de dos indicadores individuales, Número Total de Interrupciones por Cliente por Semestre (N) y Duración Total Ponderada de Interrupciones por Cliente por Semestre (D). Cabe mencionar que la NTCSE define como interrupción a toda falta de suministro con una duración mayor o igual a los tres minutos, en un punto de entrega.

Actualmente, las empresas distribuidoras vienen efectuando compensaciones a favor de los clientes por la calidad de suministro, es decir, por el incumplimiento de los indicadores N y D.

Al respecto, durante el primer semestre de 2008, las compensaciones realizadas a nivel nacional alcanzaron un monto de 3 026 miles US$. De este monto, 1 088 miles US$ corresponden a compensaciones realizadas en Lima Metropolitana [OSI0408].

Figura 1-6: Compensaciones por la Calidad de Suministro

3 500 3 026 Lima Metropolitana 3 000 A Nivel Nacional 2 425 2 500
3
500
3 026
Lima Metropolitana
3
000
A Nivel Nacional
2 425
2
500
2 215
2 009
1 912
2
000
1 425
1
500
1 322
1 088
1
000
781
676
637
474
394
500
341
0
1 Sem.
2 Sem.
1 Sem.
2 Sem.
1 Sem.
2 Sem.
1 Sem.
2005
2006
2007
2008
miles US$

Fuente: OSINERGMIN, “Reportes Semestrales de la Gerencia de Fiscalización Eléctrica N° 2-2004, N° 1-2005, N° 2-2005, N° 1-2006, N° 2-2006, N° 1-2007, N° 2- 2007 y N° 1-2008”.

Adicionalmente a lo dispuesto por la NTCSE, el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (OSINERGMIN), como parte de sus funciones de fiscalización del sector eléctrico, estableció la evaluación de la operación de los sistemas de distribución eléctrica a nivel nacional a través de los indicadores globales SAIFI y SAIDI. Los valores límite de dichos indicadores establecidos para Lima Metropolitana se indican en la Tabla 1-1 [OSI04].

Tabla 1-1: Valores Límite SAIFI y SAIDI para Lima Metropolitana

 

SAIFI

SAIDI

Año

interrupciones/año

horas/año

2008

3.0

7.5

2009

3.0

7.5

2010

3.0

7.0

2011

3.0

6.5

Fuente: OSINERGMIN, “Procedimiento para la Supervisión de la Operación de los Sistemas Eléctricos”, Resolución OSINERG N° 074-2004-OS/CD, Abril 2004.

Para el primer semestre de 2008, los resultados de la evaluación de la operación de los sistemas que atienden Lima Metropolitana muestran un SAIFI de 2.91 interrupciones/semestre y un SAIDI de 7.19 horas/semestre [OSI0408].

Figura 1-7: SAIFI de Lima Metropolitana

4.0 3.16 3.17 2.91 2.82 3.0 2.70 2.40 2.01 2.0 1.0 0.0 SAIFI (interrupciones/semestre) 1
4.0
3.16
3.17
2.91
2.82
3.0
2.70
2.40
2.01
2.0
1.0
0.0
SAIFI (interrupciones/semestre)
1
2
Sem.
2005
Sem.
1
2
2005
Sem.
2006
Sem.
1
2
2006
Sem.
2007
Sem.
1
2007
Sem.
2008

Fuente: OSINERGMIN, “Reportes Semestrales de la Gerencia de Fiscalización Eléctrica N° 2-2004, N° 1- 2005, N° 2-2005, N° 1-2006, N° 2-2006, N° 1-2007, N° 2-2007 y N° 1-2008”.

Figura 1-8: SAIDI de Lima Metropolitana

10.0 8.0 7.19 5.88 6.0 5.33 5.32 5.06 4.83 4.28 4.0 2.0 0.0 SAIDI (horas/semestre)
10.0
8.0
7.19
5.88
6.0
5.33
5.32
5.06
4.83
4.28
4.0
2.0
0.0
SAIDI (horas/semestre)
1
2
Sem.
2005
Sem.
1
2
2005
Sem.
2006
Sem.
1
2
2006
Sem.
2007
Sem.
1
2007
Sem.
2008

Fuente: OSINERGMIN, “Reportes Semestrales de la Gerencia de Fiscalización Eléctrica N° 2-2004, N° 1- 2005, N° 2-2005, N° 1-2006, N° 2-2006, N° 1-2007, N° 2-2007 y N° 1-2008”.

Estadísticas de operación de los sistemas que atienden Lima Metropolitana muestran que en la distribución eléctrica se originan de 80% a 90% de las

interrupciones. El resto de las mismas se atribuyen a la generación y transmisión eléctrica. Dentro de las interrupciones en la distribución eléctrica, se tienen 30% programadas y 70% no programadas [OSI0408]. Las no programadas se originan principalmente por factores climáticos, fallas de las instalaciones eléctricas, falsas maniobras y acciones de terceros.

1.4 Planteamiento del Problema

En los sistemas de distribución eléctrica que atienden Lima Metropolitana (Lima Norte y Lima Sur), calificados como de alta densidad de carga, se vienen incrementando las interrupciones, lo cual se evidencia en la evolución de las compensaciones por la calidad de suministro (Figura 1-6) y de los indicadores SAIFI y SAIDI (Figuras 1-7 y 1-8). Además, los valores resultantes de dichos indicadores tienen una desviación significativa respecto de los valores límite establecidos por el OSINERGMIN.

Figura 1-9: SAIFI y SAIDI de Lima Metropolitana versus Valores Límite 10.0 1 Sem. 2008
Figura 1-9: SAIFI y SAIDI de Lima Metropolitana versus Valores Límite
10.0
1 Sem. 2008
8.0
7.19
Valor Límite 2008
6.0
3.75
4.0
2.91
1.50
2.0
0.0
SAIFI
SAIDI
(interrupciones/semestre)
(horas/semestre)

Por ello, surge la necesidad de mejorar la confiabilidad de los sistemas que atienden Lima Metropolitana a través de la renovación de las instalaciones eléctricas; la colocación de equipos de protección y seccionamiento como

seccionadores, interruptores o reconectadores 2 y alimentaciones alternativas, el perfeccionamiento de las actividades de operación y mantenimiento; entre otras. Estas acciones deben buscar un equilibrio óptimo entre su costo y la confiabilidad que se obtiene, no se puede alcanzar la mejor confiabilidad (ninguna interrupción) ya que implicaría un enorme costo, es decir, se debe alcanzar un punto donde el costo de las acciones no supere los beneficios de la confiabilidad obtenida.

Teniendo en cuenta lo mencionado, la presente tesis desarrolla una investigación orientada a determinar los indicadores SAIFI y SAIDI aplicables a los sistemas que atienden Lima Metropolitana, que respondan a un equilibrio óptimo entre costo y confiabilidad. De esta forma, tomando como referencia dichos indicadores, las acciones en mejora de la confiabilidad de los sistemas que atienden Lima Metropolitana, se orientarán adecuadamente.

1.5 Objetivo

La tesis tiene como objetivo determinar los indicadores SAIFI y SAIDI aplicables a los sistemas de distribución de alta densidad de carga del Perú (Lima Norte y Lima Sur), que respondan a un equilibrio óptimo entre costo y confiabilidad.

Asimismo, la tesis tiene como finalidad absolver las siguientes interrogantes:

¿Cuál es el equilibrio óptimo entre costo y confiabilidad, aplicable a sistemas de distribución de alta densidad de carga del Perú?

¿Cuál es el costo para alcanzar los indicadores SAIFI y SAIDI óptimos?

1.6 Alcances y Limitaciones

La investigación alcanza a los sistemas de distribución eléctrica de alta densidad de carga del Perú (Lima Norte y Lima Sur), que atienden Lima

2 Para aislar instalaciones con fallas, para despejar fallas transitorias o para transferir cargas en caso de fallas.

Metropolitana, donde se concentra más del 60% de las ventas de energía eléctrica a nivel nacional y requiere mayores requerimientos de calidad de suministro.

Respecto a las acciones de mejora de la confiabilidad a evaluar, el análisis se limita a acciones vinculadas con la colocación de equipos de protección y seccionamiento y alimentaciones alternativas, por ser una estrategia que permite mejorar significativamente la confiabilidad de forma inmediata, así como permite establecer una relación directa entre costo y confiabilidad.

1.7 Metodología de Desarrollo

La metodología de desarrollo de la presente tesis es la siguiente:

Descripción del marco teórico del análisis de mejora de la confiabilidad propuesto que comprende:

Revisión de los principales conceptos vinculados con los sistemas de distribución eléctrica y su confiabilidad.

Revisión de las técnicas básicas de evaluación de la confiabilidad de los sistemas de distribución eléctrica.

Revisión de los principales conceptos y método del análisis de decisión bajo incertidumbres (método trade-off/risk o de compromiso/riesgo), a efectos de evaluar y determinar el equilibrio óptimo entre costo y confiabilidad.

Análisis de mejora de la confiabilidad de los sistemas de alta densidad de carga del Perú, que sigue los siguientes pasos:

Recopilación de información técnica y comercial, así como información georeferenciada (con coordenadas geográficas) de los alimentadores de los sistemas Lima Norte y Lima Sur.

Selección de alimentadores representativos para la evaluación de la confiabilidad a través de un análisis estadístico de la información técnica y comercial.

Formulación de opciones de mejora de la confiabilidad, basadas en la colocación de equipos de protección y seccionamiento y alimentaciones alternativas.

Evaluación de la confiabilidad de las opciones de mejora en los alimentadores representativos, a través de técnicas básicas, determinando los indicadores SAIFI y SAIDI, así como el costo que implica cada opción.

Configuración de la relación entre costo y confiabilidad de las opciones de mejora para cada alimentador representativo.

Determinación del equilibrio óptimo entre costo y confiabilidad con el método trade-off/risk, estableciéndose los indicadores SAIFI y SAIDI óptimos, así como el costo que implica alcanzar los mismos en los sistemas de distribución eléctrica de alta densidad de carga del Perú.

Formulación de las conclusiones, aportes y recomendaciones de la tesis de acuerdo a los resultados obtenidos.

2. Marco Teórico

2.1 Introducción

En el presente capítulo se describe el marco teórico utilizado para el análisis de mejora de la confiabilidad de los sistemas de distribución eléctrica de alta densidad de carga del Perú.

En primer lugar, a partir de la revisión de los principales conceptos vinculados con los sistemas de distribución eléctrica y su confiabilidad, se describe las funciones, las características, los componentes, los aspectos operativos y de mantenimiento de dichos sistemas, así como las características de los mercados eléctricos que sirven, a efectos de un mejor entendimiento de los aspectos vinculados con la confiabilidad de los mismos.

La revisión tomó en cuenta las referencias [WEC64], [BIL84] y [BRO02] que corresponden a libros de mayor consulta sobre sistemas de distribución eléctrica y su confiabilidad.

Luego, se revisa los conceptos, criterios y metodología de la evaluación de la confiabilidad de los sistemas de distribución eléctrica, describiéndose las técnicas básicas de evaluación, del tipo probabilística analítica, a efectos de determinar los indicadores SAIFI y SAIDI. En este punto se revisó y adoptó una extensión de dichas técnicas, sensible a acciones de mejora como la colocación de equipos de protección y seccionamiento y alimentaciones alternativas. La extensión propone la división del tiempo de reparación de una falla en función de las distintas operaciones que se llevan a cabo para reparar la misma y reponer el servicio eléctrico. Se consideró las referencias [BIL82], [BIL84], [BRO02] y [CHO09], que desarrollan los aspectos básicos, así como, las referencias [ROM97] y [RIV99], estas últimas que formulan la extensión señalada.

Finalmente, se revisa el método trade-off/risk o de compromiso/riesgo utilizado para configurar la relación entre costo y confiabilidad, y determinar su equilibrio óptimo. Se consideró la revisión de las referencias [CRO92-1] y [CRO92-2] que formulan el método trade-off/risk. Dicho método permite tomar una decisión entre opciones con objetivos en conflicto como, por ejemplo, costo y confiabilidad, buscando aquella o aquellas que cumplen de la mejor manera con dichos objetivos.

2.2 Sistema de Distribución Eléctrica

En un sistema eléctrico es importante contar con un equilibrio entre sus distintas partes (generación, transmisión y distribución), a efectos de lograr una relación adecuada entre costo y confiabilidad total. De otro modo, la parte menos confiable condicionaría la calidad de suministro, impidiendo el aprovechamiento óptimo de la confiabilidad del resto de las partes.

De acuerdo a estadísticas de operación, en los sistemas de distribución eléctrica se originan la mayor cantidad de interrupciones, lo cual se explica por su naturaleza radial, su exposición al medio ambiente, la gran cantidad de sus componentes, así como su proximidad a los clientes.

En este contexto, es importante tener en cuenta los aspectos relevantes de dichos sistemas, tales como sus funciones, características, componentes, aspectos operativos y de mantenimiento, así como las características de los mercados eléctricos que sirven, a efectos de un mejor entendimiento de los aspectos vinculados con la confiabilidad de los mismos.

2.2.1 Aspectos de Diseño y Construcción

El sistema de distribución eléctrica es un conjunto de instalaciones eléctricas que sirven para distribuir y poner a disposición de los clientes, al mínimo costo posible, la energía eléctrica desde las salidas de las subestaciones de subtransmisión hasta los puntos de entrega de estos. La distribución de la energía eléctrica se efectúa a un nivel de tensión adecuado y de forma segura, con la capacidad necesaria para cubrir la demanda de los clientes y la conveniente calidad de suministro (frecuencia y duración de interrupciones).

El sistema de distribución eléctrica comprende:

El sistema de distribución primaria que distribuye la energía eléctrica desde las salidas de las subestaciones de subtransmisión hasta las subestaciones de distribución, a un nivel de tensión mayor a 1 kV y menor a 30 kV, denominado tensión primaria o media tensión.

Las subestaciones de distribución que transforman la tensión a un nivel menor a través de transformadores con capacidades entre 1,5 kVA hasta 700 kVA.

El sistema de distribución secundaria que distribuye la energía eléctrica desde las subestaciones de distribución hasta los puntos de entrega de los clientes, a un nivel de tensión de hasta 1 kV, denominado tensión secundaria o baja tensión.

Figura 2-1: Sistema de Distribución Eléctrica

Subestación de

Subestación de

Subtransmisión Subtransmisión Redes MT y Redes MT y Equipos de Equipos de Protección y Protección
Subtransmisión
Subtransmisión
Redes MT y
Redes MT y
Equipos de
Equipos de
Protección y
Protección y
Seccionamiento
Seccionamiento
Subestaciones
Subestaciones
de Distribución
de Distribución
Redes BT y
Redes BT y
Alumbrado
Alumbrado
Público
Público
De la Generación, De la Generación, Transmisión y Transmisión y Subtransmisión Subtransmisión
De la Generación,
De la Generación,
Transmisión y
Transmisión y
Subtransmisión
Subtransmisión
Media Media Cliente MT Cliente MT Tensión Tensión (MT) (MT) Sistema de Sistema de Distribución
Media
Media
Cliente MT
Cliente MT
Tensión
Tensión
(MT)
(MT)
Sistema de
Sistema de
Distribución
Distribución
Eléctrica
Eléctrica
Baja
Baja
Tensión
Tensión
(BT)
(BT)
Cliente BT
Cliente BT

2.2.1.1 Sistema de Distribución Primaria

El sistema de distribución primaria está compuesto por alimentadores que distribuyen la energía eléctrica desde las salidas de las subestaciones de subtransmisión hasta las subestaciones de distribución.

Generalmente, la salida del alimentador es a través de una red subterránea, pasando a una red aérea, denominada troncal, que recorre el área de servicio del alimentador, pudiendo estar conectado a otro alimentador mediante puntos de conexión normalmente abiertos. También es posible tener como troncal una red subterránea, común en zonas de alta densidad de carga o zonas con restricciones de instalación de redes aéreas.

Derivaciones o laterales de la troncal son usados para una mayor cobertura del área de servicio del alimentador. Pueden ser conectados directamente a la troncal pero, normalmente, son protegidos con seccionadores fusible, seccionalizadores o reconectadores.

Figura 2-2: Alimentador en Media Tensión

Equipos de protección y seccionamiento Subestación de distribución Troncal Derivación o lateral Seccionador
Equipos de protección y seccionamiento
Subestación de distribución
Troncal
Derivación o lateral
Seccionador fusible
Seccionalizador
Reconectador

La característica que diferencia los alimentadores o los tramos que los componen, es ser aéreos o subterráneos, sobre todo desde el punto de vista de la confiabilidad.

Los tramos aéreos son económicos en su instalación y mantenimiento pero están más expuestos al medio ambiente, resultando menos confiables. Sus principales componentes son: estructuras (formadas por postes, crucetas y aisladores), conductores o cables aéreos, seccionadores, seccionadores fusible, seccionalizadores, reconectadores, capacitores, reguladores de voltaje y pararrayos.

Los tramos subterráneos son más costosos pero más confiables por estar menos expuestos a factores externos. Sus principales componentes son:

terminales, cables subterráneos, empalmes, seccionadores bajo carga, seccionadores bajo carga fusible limitador e interruptores.

Respecto a la topología o configuración de los alimentadores, es radial o por lo menos están operados de forma radial. La topología radial es una estructura en árbol, por lo tanto, habrá un único camino entre la fuente (inicio del alimentador) y cualquier carga.

En el inicio de cada alimentador, casi siempre, existe una protección contra fallas que es capaz de despejar todas las fallas transitorias y detectar las permanentes. Esta protección es esencial y se considera que siempre existe.

A pesar de la operación radial, los alimentadores pueden ser mallados, es decir, cuentan con puntos de conexión que durante la operación normal están abiertos. Las conexiones pueden ser a otros tramos del mismo alimentador, con otro alimentador de la misma subestación de subtransmisión o, en algunos casos, a otro alimentador de otra subestación de subtransmisión. La utilidad de estas conexiones es la posibilidad de reconfigurar el o los alimentadores y transferir cargas, reduciendo de esta forma los tiempos de reposición del servicio. Dependiendo de la zona que se sirva, se puede tener alimentadores mallados o totalmente radiales.

En zonas de alta densidad de carga, normalmente, son mallados, es decir, con alimentaciones alternativas, compuestos de tramos subterráneos y subestaciones de distribución conectadas en serie (sin uso de derivaciones o laterales).

En zonas con cargas bajas y dispersas, son totalmente radiales sin alimentaciones alternativas, compuestos de tramos troncales aéreos, así como derivaciones o laterales aéreos desde donde se conectan las cargas. Además, suelen ser de gran tamaño (longitud), lo cual hace que se vean afectados en mayor medida por factores externos como el medio ambiente.

En zonas con altas, medias y bajas densidades de carga, los alimentadores pueden ser mallados y radiales, debido a que atienden al mismo tiempo zonas con densidades variables.

Figura 2-3: Topologías Típicas de Alimentadores en Media Tensión

Subestación de Subestación de Subestación de Subtransmisión Subtransmisión Subtransmisión
Subestación de
Subestación de
Subestación de
Subtransmisión
Subtransmisión
Subtransmisión

Radial con Anillo

Radial con Anillo

Radial con Anillo

Subestación de Subestación de Subestación de Subtransmisión Subtransmisión Subtransmisión Radial Radial
Subestación de
Subestación de
Subestación de
Subtransmisión
Subtransmisión
Subtransmisión
Radial
Radial
Radial

2.2.1.2 Subestaciones de Distribución

Las subestaciones de distribución son componentes que transforman la tensión primaria a tensión secundaria. Se caracterizan por su relación de transformación y su capacidad (kVA). Están compuestas de transformadores, con sus respectivos equipos de protección como seccionadores fusible y pararrayos. Los transformadores pueden ser para tramos aéreos (subestaciones monoposte o biposte) o tramos subterráneos (subestaciones convencional, pedestal o bóveda). Pueden servir a clientes en media tensión, habiendo un cliente conectado por subestación, o servir a sistemas de distribución secundaria para la atención de clientes en baja tensión.

2.2.1.3 Sistema de Distribución Secundaria

Los sistemas de distribución secundaria conectan las subestaciones de distribución con los puntos de entrega de los clientes. Se componen de circuitos radiales que pueden ser tramos aéreos o subterráneos, con componentes similares a los del sistema de distribución primaria pero de uso en baja tensión. En algunos casos, los clientes se conectan directamente a la subestación de distribución, no siendo necesario un sistema de distribución secundaria. En la mayoría de los casos, los clientes se conectan a redes en baja tensión que recorren el área de servicio de la subestación. También, se conectan las cargas del alumbrado público para la iluminación de vías, plazas, parques, etc.

Figura 2-4: Sistema de Distribución Secundaria

Circuito del alumbrado público

Punto de entrega

Subestación de distribución Circuito del servicio particular
Subestación de distribución
Circuito del servicio
particular
público Punto de entrega Subestación de distribución Circuito del servicio particular Seccionador fusible Fusible

Seccionador fusible

público Punto de entrega Subestación de distribución Circuito del servicio particular Seccionador fusible Fusible

Fusible

2.2.2 Aspectos Operativos y de Mantenimiento

Un sistema de distribución eléctrica debe ser continuamente controlado, operado, mantenido, reparado y expandido. Estas actividades, referidas como actividades de operación y mantenimiento, juegan un rol importante en la confiabilidad.

2.2.2.1

Operación

La operación se realiza a través de operadores ubicados en los centros de control, normalmente ubicados en las subestaciones de subtransmisión, quienes monitorean la carga de los alimentadores y las alarmas de los equipos de protección y seccionamiento. También se encargan de atender las llamadas de emergencia de los clientes.

Después de una falla, los operadores se focalizan en reconfigurar el sistema con la finalidad de reponer el servicio a la mayor cantidad de clientes afectados. Esta tarea se realiza accionando los equipos de protección y seccionamiento, unos controlados remotamente y otros a través de las cuadrillas de emergencia, que son responsables de localizar las fallas, realizar las maniobras necesarias, reparar las instalaciones dañadas y reponer el servicio. En general, estas acciones están orientadas a disminuir los tiempos de reposición del servicio y, por lo tanto, la duración de las interrupciones.

2.2.2.2 Mantenimiento

La mayoría de las instalaciones de los sistemas de distribución eléctrica requieren ser inspeccionados, probados y/o mantenidos para asegurar una apropiada operación y reducir la probabilidad de falla.

Las estrategias de mantenimiento pueden ser correctivas, preventivas, basadas en la condición de las instalaciones eléctricas o centradas en la confiabilidad.

Las correctivas se llevan a cabo cuando una falla ocurre en las instalaciones eléctricas y son efectivas cuando se trata de componentes no críticos con mínimo mantenimiento. Las preventivas se hacen en forma periódica de acuerdo a recomendaciones de fabricantes o la experiencia propia de la empresa distribuidora. Las basadas en la condición de las instalaciones eléctricas se ejecutan según la condición de las mismas, es decir, su grado de deterioro. Las centradas en la confiabilidad se basan en la condición y criticidad de las instalaciones eléctricas, así como en el costo. Esta estrategia maximiza la confiabilidad al orientarse al mantenimiento de instalaciones eléctricas con mayores probabilidades de fallar pero su implementación es difícil.

Otra de las actividades que se consideran como parte de las acciones de mantenimiento, es la limpieza de la franja de servidumbre, que incide en gran medida en la confiabilidad de las redes aéreas.

El mantenimiento adecuado de los diferentes componentes del sistema de distribución eléctrica permite mantener y mejorar sus tasas de falla y, en consecuencia, tener control sobre las frecuencias de falla.

2.2.2.3 Contingencias

Las contingencias en los sistemas de distribución eléctrica son fallas que originan interrupciones del servicio a los clientes. Sistemas confiables permiten que las fallas se despejen automáticamente, minimizando el número de clientes afectados a través de la operación de los equipos de protección y seccionamiento y reconfiguración de los alimentadores. El entendimiento de este proceso es importante para entender la confiabilidad de los sistemas de distribución eléctrica.

Figura 2-5: Ejemplos de Fallas en un Sistema de Distribución Eléctrica

Falla en derivación Alimentación alternativa D2 Falla en troncal R1 F1 S1 S2 T1 T2
Falla en derivación
Alimentación alternativa
D2
Falla en troncal
R1
F1
S1
S2
T1
T2
T3
T4
C1
F2
F3
D3
D1
D4
Falla en derivación
Seccionador
Seccionador fusible
Seccionalizador
Reconectador

Para el sistema de la Figura 2-5, una falla en el tramo troncal T3 origina la apertura del reconectador R1, que cierra después de un tiempo establecido. Si la falla no se detecta entonces se habrá despejado, experimentando los clientes del alimentador una interrupción momentánea. Si la falla persiste el

reconectador R1 se abre y cierra de nuevo. Después de un número establecido de recierres, si la falla persiste el reconectador R1 queda abierto, experimentando los clientes una falla permanente. Cuando la falla es localizada, esta se aísla abriendo el seccionador S1, luego, el reconectador R1 se cierra y se repone el servicio a los clientes aguas arriba del seccionador S1. Como se cuenta con una alimentación alternativa se abre el seccionador S2 y se repone el servicio a los clientes conectados aguas abajo de dicho seccionador. En este caso, se habrá efectuado una reconfiguración del alimentador. Después de reparar la falla, el sistema se retorna a su estado prefalla.

En el caso de una falla en la derivación D2, una opción del despeje de la falla es la apertura del reconectador R1 antes de que el fusible del seccionador F1 se funda. Después del cierre del reconectador R1, si la falla no se detecta se habrá despejado, experimentando los clientes una interrupción momentánea. En caso contrario, el reconectador R1 permitirá que el fusible del seccionador F1 se funda. En esa situación, los clientes de la derivación D2 experimentarán una falla permanente. Otra opción, es aislar la derivación D2 sin afectar el resto del alimentador. Esto se logra permitiendo que el fusible del seccionador F1 se funda ante la aparición de la falla, originando una interrupción permanente en los clientes de la derivación D2 pero sin afectar a los clientes del resto del alimentador.

En el caso de una falla en la derivación D1, el seccionalizador C1 detecta la falla e incrementa su contador a uno. El reconectador R1 apertura y cierra dando un tiempo para el despeje de la falla. Si la falla persiste, el contador se incrementa a dos. Cuando el contador alcanza un valor preestablecido, el seccionalizador C1 se abre la próxima vez que apertura el reconectador R1. Entonces, la falla es aislada la próxima vez que el reconectador R1 cierra. Esta alternativa de despeje de falla es utilizada cuando es difícil la coordinación de los seccionadores fusibles con la protección de cabecera (reconectador R1).

En conclusión, las diferentes opciones de colocación de equipos de protección y seccionamiento y alimentaciones alternativas, permiten reducir los tiempos de

reposición del servicio ante fallas permanentes, así como reducir la cantidad de clientes afectados hasta la reparación de las mismas.

2.2.3 Mercado Eléctrico

Los mercados eléctricos que atienden los sistemas de distribución eléctrica se pueden caracterizar por tipo de carga (residencial, comercial, industrial y alumbrado público), por cantidad de clientes (zona urbana, zona semiurbana y zona rural) o por densidad de carga (muy alta, alta, media y baja).

Las características de los sistemas de distribución eléctrica varían de acuerdo al mercado eléctrico que sirven. Así en zonas urbanas o zonas de muy alta y alta densidad de carga, la red suele ser subterránea y, aunque se opera de forma radial, cuentan con puntos de conexión a otros alimentadores que la hacen mallada. En zonas semiurbanas o zonas de media y baja densidad, la red es subterránea en zonas céntricas y es aérea en zonas periféricas, con posibilidad de contar con algunos puntos de conexión a otros alimentadores. En zonas rurales o de baja densidad, la red es aérea, operada exclusivamente de forma radial.

Desde el punto de vista de la confiabilidad, estas características de los sistemas de distribución eléctrica influenciadas por el mercado eléctrico, definen las opciones factibles de mejora de la calidad de suministro, así como los niveles alcanzables de confiabilidad y costo requerido. Por ello, la importancia del conocimiento de los diversos mercados eléctricos atendidos por dichos sistemas.

2.3 Evaluación de la Confiabilidad

2.3.1 Técnicas Básicas

Las técnicas básicas se desarrollan sobre la teoría de los procesos continuos de Markov, la teoría de los sistemas serie y las técnicas de frecuencia y duración.

2.3.1.1 Teoría de los Procesos Continuos de Markov

Los procesos continuos de Markov se utilizan para representar un sistema con

un número finito y discreto de estados en los que se puede encontrar,

funcionando en un espacio continuo de tiempo. Un sistema de distribución

eléctrica presenta estas características, ya que está funcionando

continuamente y se puede representar en un estado operativo o disponible y un

estado averiado o indisponible. Entre los diversos estados se definen unas

tasas de transición. En el caso de un sistema de distribución eléctrica, las tasas

de transición son la tasa de falla ( λ ), expresada en fallas por unidad de tiempo,

y la tasa de reparación ( μ ), expresada en reparaciones por unidad de tiempo.

Figura 2-6: Proceso Continuo de Markov de un Sistema con dos Estados

λ λ Estado Estado Estado Estado Disponible Disponible Indisponible Indisponible μ μ
λ λ
Estado
Estado
Estado
Estado
Disponible
Disponible
Indisponible
Indisponible
μ μ

Si las tasas de transición son constantes, implica que la probabilidad de falla o

reparación del sistema es la misma independientemente del tiempo que lleve

operando o este averiado, lo cual es válido si el sistema se encuentra en su

periodo de vida útil. Se considera que los componentes de un sistema de

distribución eléctrica se encuentran en su vida útil sobre todo teniendo en

cuenta la larga duración de vida de los mismos.

Para tasas de transición constantes, las funciones de densidad de probabilidad

de los estados disponible e indisponible obedecen a una distribución

exponencial negativa, con lo cual la probabilidad de encontrar al sistema en un

estado u otro en un instante dado es:

Ecuación 2-1:

P

dis

=

μ

λ

+

λ+μ λ+μ

e

(

−λ+μ

)t

Ecuación 2-2:

Donde:

P

ind

=

λ

λ

e

(

−λ+μ

)t

λ+μ λ+μ

P dis

Probabilidad de encontrar al sistema en estado disponible

P ind

Probabilidad de encontrar al sistema en estado indisponible

Cuando el tiempo tiende al infinito, se obtiene las probabilidades límite de los dos estados.

Ecuación 2-3:

Ecuación 2-4:

P

dis

P

ind

=

μ

λ+μ

=

λ

λ+μ

2.3.1.2 Teoría de los Sistemas Serie

Un sistema de distribución eléctrica está conformado por componentes que están en serie desde el punto de vista de la confiabilidad, es decir, para la continuidad del servicio eléctrico, todos sus componentes, entre la fuente de alimentación y el punto de entrega del cliente, deben estar en operación.

Se busca representar los componentes que conforman un sistema en un único sistema con sus dos estados y sus tasas de transición de un estado a otro, lo cual se logra aplicando la teoría de los sistemas serie [BIL82].

Figura 2-7: Sistema Serie de n Componentes

λ λ 1 , μ 1

1

, μ

1

λ

λ 2 , μ 2

, μ

2

2

λ λ n , μ n

n

, μ

n

λ 2 , μ 2 , μ 2 2 λ λ n , μ n n
s , μ s λ λ s , μ s

s

, μ

s

λ

λ s , μ s

s , μ s λ λ s , μ s

Para un sistema de n componentes la tasa de falla ( λ ) y la tasa de reparación

s

( μ ) son:

s

Ecuación 2-5:

Ecuación 2-6:

λ =

s

μ =

s

n

=

i

1

n

= 1

i

λ

i

λ

i

n

= 1

i

λ

i

μ

i

2.3.1.3 Técnicas de Frecuencia y Duración

Las ecuaciones señaladas hasta el momento permiten calcular la probabilidad de un sistema de estar en su estado disponible o indisponible. Para un mejor entendimiento del comportamiento de dicho sistema es necesario determinar otros indicadores de confiabilidad como la frecuencia de encontrarse en un determinado estado y la duración de permanecer en dicho estado, cuya evaluación se realiza a través de las técnicas de frecuencia y duración.

Para ello, se define el tiempo medio entre fallas o Mean Time Between Failures (MTBF), que es igual a la suma del tiempo medio de operación del sistema (m s ) o Mean Time to Failure (MTTF) y del tiempo medio de reparación del sistema (r s ) o Mean Time to Repair (MTTR).

Figura 2-8: Ciclo de Operación-Falla de un Sistema Disponible Disponible m m r r s
Figura 2-8: Ciclo de Operación-Falla de un Sistema
Disponible
Disponible
m
m
r
r
s
s
s
s
Indisponible
Indisponible
T T
s s

La inversa del MTBF o periodo del sistema (T s ) es igual a la frecuencia de falla del sistema (f s ).

Ecuación 2-7:

MTBF = T = m

s

s

+ r =

s

1

f

s

Para funciones de densidad de probabilidad de los estados disponible e indisponible con una distribución exponencial negativa, se tiene que la tasa de falla es la recíproca del MTTF y la tasa de reparación es la recíproca del MTTR.

Ecuación 2-8:

MTTF

=

m

=

1

 

s

λ

s

 

1

Ecuación 2-9:

MTTR

=

r

s

=

μ

s

Si el MTTR es muy inferior al MTTF, entonces el MTBF es prácticamente igual al MTTF, lo cual significa que la tasa de falla del sistema es equivalente a la frecuencia de falla del sistema.

Ecuación 2-10:

1

=

MTBF

MTTF

=

1

   
 

f

s

λ

s

Ecuación 2-11:

f ≈λ

s

s

La indisponibilidad del sistema (U s ) es igual al producto de la frecuencia de falla por el tiempo medio de reparación. Se puede aproximar por el producto de la tasa de falla por el tiempo medio de reparación.

Ecuación 2-12:

U

s

=

f r

s s

≈λ =

r

s s

λ

s

μ

s

Entonces los tres indicadores de confiabilidad del sistema de distribución eléctrica en función de los indicadores básicos de confiabilidad de sus componentes quedan como sigue:

Frecuencia de falla del sistema

Ecuación 2-13:

f

s

n

=λ = λ

s

i

=

1

i

Tiempo de indisponibilidad del sistema

Ecuación 2-14:

U

s

=

n

=

i

1

λ

i

r

i

Tiempo medio de falla del sistema

Ecuación 2-15:

r

s

=

n

=

i

1

λ

i

r

i

1

U

s

=

=

μ

s λ

s

n

=

i

1

λ

i

2.3.2 Técnica de División del Tiempo de Reparación

Con la finalidad de modelar adecuadamente los aspectos geográficos diferenciales y el efecto de los equipos de protección y seccionamiento y alimentaciones alternativas durante todo el proceso de reparación de un tramo averiado, se utiliza la técnica de división del tiempo de reparación desarrollada y descrita en [ROM97] y [RIV99]. La división del tiempo de reparación toma en cuenta los siguientes tiempos:

Tiempo de aviso: Tiempo para saber de la falla e identificar el alimentador con falla.

Tiempo de acceso: Tiempo para llegar al alimentador con falla.

Tiempo de localización: Tiempo para localizar la zona del alimentador con falla.

Tiempo de recorrido: Tiempo para recorrer la zona del alimentador con falla e identificar el tramo averiado.

Tiempo de seccionamiento: Tiempo para aislar el tramo averiado y reponer el resto del alimentador.

Tiempo de reparación: Tiempo para reparar el tramo averiado y realimentar todo el alimentador.

En la Ecuación 2-14 se calcula el tiempo de indisponibilidad del sistema (U s )

como la suma de las tasas de falla de cada componente por su tiempo de

reparación. Al colocar distintos equipos de protección y seccionamiento y alimentaciones alternativas, la Ecuación 2-14 no se puede aplicar directamente, ya que cada tipo de equipo reduce el tiempo de reparación que afecta a cada punto de suministro de forma distinta. Por ello, se divide el tiempo de reparación que permite analizar como se reduce el tiempo de indisponibilidad del sistema gracias a estos equipos y alimentaciones. De esta forma, el tiempo

de indisponibilidad de cada componente (U i ) del alimentador se puede calcular

como la suma de las subindisponibilidades asociadas a cada división del

tiempo de reparación.

Ecuación 2-16:

Donde:

U

i

= U

avi

i

+ U

acc

i

+ U

loc

i

+ U

rec

i

+ U

sec

i

+ U

rep

i

U

avi

i

: Subindisponibilidad del componente i asociada al tiempo de aviso

U

acc : Subindisponibilidad del componente i asociada al tiempo de acceso

i

U

loc

i

:

Subindisponibilidad

localización

del

componente

i

asociada

al

tiempo

U

rec : Subindisponibilidad del componente i asociada al tiempo de recorrido

i

U

sec

i

:

Subindisponibilidad

seccionamiento

del

componente

i

asociada

al

tiempo

de

de

U

rep i : Subindisponibilidad del componente i asociada al tiempo de reparación

Cada subindisponibilidad tendrá su sistema serie que dependerá de la

topología del alimentador y de los equipos instalados. De esta forma, se puede calcular el tiempo de indisponibilidad de cada punto de suministro o componente del sistema, así como cualquier indicador del sistema que se quiera calcular, a partir de la tasa de falla y tiempo de reparación de cada

componente. El cálculo de las subindisponibilidades asociadas a cada división del tiempo de reparación se describe en [RIV99].

2.3.3 Determinación de los Indicadores SAIFI y SAIDI

Aunque los tres indicadores de las Ecuaciones 2-13, 2-14 y 2-15 son importantes, ellos no dan una completa representación del comportamiento del sistema y su respuesta. Con la finalidad de reflejar la severidad o significancia de una interrupción, indicadores adicionales son evaluados como los indicadores SAIFI y SAIDI, que son los más utilizados en las evaluaciones de confiabilidad.

Ecuación 2-17:

Donde:

SAIFI

Número de int errupciones de clientes

=

=

Número de clientes

n

λ

i

N

i

1

n

=

=

i

1

N

i

i

N i : Número de clientes conectados al componente i

Ecuación 2-18:

SAIDI

Duración de int errupciones de clientes

=

=

Número de clientes

n

=

i

1

λ

n

=

i

1

i

rN

i

N

i

i

Además, de los indicadores orientados a los clientes SAIFI y SAIDI, es frecuente el uso de un indicador orientado a la energía como la Energía no Suministrada (ENS).

Ecuación 2-19:

Donde:

ENS

=

n

=

i

1

λ

i

rP

i

i

P i : Potencia media demandada en el componente i

2.3.4 Modelamiento del Sistema de Distribución Eléctrica

Para aplicar todas las ecuaciones señaladas es necesario establecer hasta que punto se modelará los distintos componentes del sistema de distribución eléctrica. Es importante en el modelamiento tener en cuenta la representación de los principales componentes del sistema. En las evaluaciones de confiabilidad, se suele modelar el sistema de distribución eléctrica considerando los tramos aéreos y subterráneos y equipos de protección y seccionamiento y alimentaciones alternativas del sistema de distribución primaria, las subestaciones de distribución, los tramos aéreos y subterráneos del sistema de distribución secundaria y las cargas de media y baja tensión asociadas a los clientes. Este modelamiento es sencillo y representa muy bien el funcionamiento real del sistema de distribución eléctrica, permitiendo realizar análisis detallados de acciones de mejora de la confiabilidad.

Figura 2-9: Modelamiento del Sistema de Distribución Eléctrica

Equipos de protección y seccionamiento Subestación de distribución Circuito en baja tensión Troncal Derivación o
Equipos de protección y seccionamiento
Subestación de distribución
Circuito en baja tensión
Troncal
Derivación o lateral
Carga en media tensión
Seccionador fusible
Seccionalizador
Carga en baja tensión
Reconectador

2.4 Método Trade-Off/Risk

El método trade-off/risk o de compromiso/riesgo es un método de análisis de decisión. Incluye herramientas para evaluar compromisos entre objetivos múltiples que no se pueden alcanzar al mismo tiempo o están en conflicto e

identificar decisiones (planes) que cumplan de la mejor manera todos los objetivos.

El problema analítico del método es determinar planes donde exista equilibrio entre los objetivos considerados, medidos en términos de atributos, sobre la base de criterios que tengan en cuenta las incertidumbres, la robustez de la solución y la mitigación del riesgo de la decisión.

Figura 2-10: Método Trade-Off/Risk o de Compromiso/Riesgo

Incertidumbres Incertidumbres Escenarios Escenarios
Incertidumbres
Incertidumbres
Escenarios
Escenarios
Opciones Opciones
Opciones
Opciones
Incertidumbres Escenarios Escenarios Opciones Opciones Atributos Atributos Análisis de Análisis de decisión
Atributos Atributos
Atributos
Atributos

Análisis de

Análisis de

decisión

decisión

2.4.1 Definiciones

El método trade-off/risk toma en cuenta las siguientes definiciones para su aplicación.

Opción: Es una alternativa que se puede optar y especificar. Por ejemplo, en un análisis de mejora de la confiabilidad de sistemas de distribución eléctrica, una opción puede ser utilizar equipos de seccionamiento, equipos de señalización de fallas, equipos de despeje de fallas o alimentaciones alternativas.

Plan: Es un conjunto de opciones específicas que definen un proyecto sobre el cual se puede tomar una decisión. Por ejemplo, un plan puede ser un proyecto de mejora de la confiabilidad de sistemas de distribución eléctrica, que considere la colocación de seccionadores y señalizadores de corto

circuito en la troncal del alimentador y seccionadores fusible en sus laterales. Otro plan puede ser la colocación de un reconectador en la cabecera del alimentador con seccionalizadores en la troncal.

Incertidumbre: Es una variable sobre la cual no se tiene control. Por ejemplo, el crecimiento del número de clientes o la demanda, la variación de las tasas de falla de los componentes del sistema de distribución eléctrica o el costo de los equipos. Las incertidumbres pueden modelarse con una distribución probabilística o variables desconocidas pero acotadas, es decir, pueden moverse entre un valor mínimo y un valor máximo.

Futuro: Es un conjunto de resultados o realizaciones de todas las incertidumbres. Por ejemplo, 3% de crecimiento del número de clientes y 10% de variación de las tasas de falla.

Escenario: Es un conjunto completo de opciones e incertidumbres específicas, es decir, es un plan particular combinado con un futuro específico.

Atributos: Son medidas de la bondad de un plan de acuerdo con los objetivos considerados, pueden ser cuantitativos o cualitativos. Los atributos pueden ser minimizados o maximizados y miden si un plan es adecuado, a la luz de las incertidumbres. Por ejemplo, los atributos pueden ser el costo por kW.h, indicadores de confiabilidad como SAIFI o SAIDI, etc.

Lista corta o conjunto de decisión: Es un conjunto de planes atractivos que podrían cumplir de la mejor manera con todos los objetivos considerados. Son planes que no son dominados, en términos de atributos, y se encuentran cerca del codo de la curva trade-off.

Riesgo: Es una contingencia a la cual se está expuesta si se selecciona un plan en vez de otro, debido a las incertidumbres. El riesgo tiene que ver con los atributos pero aún más con las decisiones. Una medida del riesgo es la probabilidad que un plan sea inferior a otro. También es medido en términos de exposición.

Plan robusto: Es un plan que sería seleccionado en cada futuro sin importar como se presenten las incertidumbres.

Exposición: Es una medida del riesgo. Es una evaluación para la identificación de las condiciones (futuros) por las cuales un plan no está en la lista corta y del grado de arrepentimiento en caso de selección de dicho plan.

2.4.2 Etapas

El método trade-off/risk comprende cuatro etapas:

Formulación del problema, en términos de opciones, incertidumbres y atributos.

Generación de escenarios de solución al problema.

Análisis trade-off o de compromiso entre objetivos de cada escenario, encontrando planes robustos, es decir, que cumplan de la mejor manera todos los objetivos.

Análisis risk o de riesgo, en caso de no encontrar planes robustos.

2.4.2.1 Formulación del Problema

La formulación del problema comprende el establecimiento de las opciones, identificación de las incertidumbres y el planteamiento de los objetivos que serán medidos a través de atributos.

Las opciones son las alternativas específicas para la elaboración de un plan, estas se pueden reducir o ampliar durante el desarrollo de un análisis. Por ejemplo, para un planeamiento de un sistema de potencia, las opciones pueden ser diferentes tipos de centrales eléctricas, líneas de transmisión de distintos niveles de tensión y capacidad, etc.

Un plan es un conjunto de opciones específicas. En la aplicación del método trade-off/risk, una selección es hecha de un número grande de planes, cada uno consistente de un portafolio de opciones. La identificación de las opciones y planes relevantes es la clave para el éxito del análisis que se plantea.

Una incertidumbre es una variable sobre la cual no se tiene control y que generalmente está relacionada con factores exógenos. Dos aproximaciones para modelar una incertidumbre son:

Probabilística: Distribuciones probabilísticas para todas las incertidumbres son asumidas.

Desconocida pero acotada: Límites para las incertidumbres son asumidas sin considerar alguna distribución probabilística. Cada incertidumbre toma un valor que puede moverse entre un valor mínimo y un valor máximo.

El método trade-off/risk puede usar ambas aproximaciones para modelar incertidumbres.

Puede haber incertidumbres que no afectan la decisión óptima. Sin embargo, es difícil identificar dichas incertidumbres a priori, en consecuencia, es recomendable incluirlas en la fase de formulación del problema.

Los objetivos son expresados en términos de atributos o medidas de bondad, los cuales reflejan las perspectivas de los diferentes agentes. Ejemplos de atributos son: costos por kW.h, porcentaje de reserva, nivel de confiabilidad, etc.

2.4.2.2 Generación de Escenarios

El análisis trade-off/risk usa los siguientes conjuntos de información:

Lista de planes.

Lista de futuros.

Lista de escenarios.

Atributos para cada escenario.

Una vez que se han identificado las opciones e incertidumbres, estas son usadas para representar planes y futuros discretos. Esto es realizado inicialmente tomando todas las combinaciones de las realizaciones de las

incertidumbres para desarrollar los futuros. En esta etapa es necesaria la participación del evaluador para establecer planes y futuros razonables.

Una vez los planes y futuros han sido desarrollados, el evaluador combina cada plan con cada futuro para crear escenarios. Los valores de los atributos para cada escenario, es decir, la medida del rendimiento de cada plan bajo cada futuro, pueden ser obtenidos por simulación.

2.4.2.3 Análisis Trade-Off

En la actualidad, muchos problemas requieren alcanzar objetivos que corresponden a diferentes perspectivas. Estos objetivos son a menudo inconmensurables, es decir, no se pueden reducir a un único parámetro como US$/MW.h. Cuando entran en conflicto, no es posible hallar una solución que sea óptima para cada perspectiva.

Por ejemplo, los clientes pueden requerir una mejor confiabilidad del servicio eléctrico pero a la vez las empresas distribuidoras que los sirven pueden priorizar una reducción de costos. En este caso, se presenta un conflicto entre objetivos para los cuales hay que encontrar un equilibrio.

Estos objetivos, medidos en términos de atributos, pueden tener, en general, cuatro tipos de relación.

Tipo A: Sin conflicto

Este tipo de relación se presenta cuando se encuentra un plan que optimiza a la vez los dos atributos en evaluación. Si hay otros atributos a evaluar, uno de los dos puede ser descartado, simplificando el análisis trade-off.

Figura 2-11: Análisis Trade-Off – Relación Tipo A

Figura 2-11: Análisis Trade-Off – Relación Tipo A Tipo B: Con compromisos atractivos Este tipo de
Figura 2-11: Análisis Trade-Off – Relación Tipo A Tipo B: Con compromisos atractivos Este tipo de

Tipo B: Con compromisos atractivos

Este tipo de relación se presenta cuando no se encuentra un plan que optimice a la vez los dos atributos en evaluación. Sin embargo, se presentan una serie de planes que en cierto sentido son óptimos (se ubican en la curva trade-off), ya que dominan a los planes al interior de esta curva, en términos de ambos atributos.

Figura 2-12: Análisis Trade-Off – Relación Tipo B

CurvaCurva trade-offtrade-off
CurvaCurva trade-offtrade-off
CurvaCurva trade-offtrade-off

Los planes cerca del codo de la curva trade-off conforman una lista corta de planes atractivos, es decir, son los mejores planes teniendo en cuenta ambos atributos.

Tipo C: Sin compromisos atractivos

En este tipo de relación los planes se ubican en una curva trade-off que no presenta un codo, con lo cual no se tiene un plan que equilibre a la vez ambos atributos en evaluación.

Figura 2-13: Análisis Trade-Off – Relación Tipo C

CurvaCurva trade-offtrade-off
CurvaCurva trade-offtrade-off
CurvaCurva trade-offtrade-off

En ambos extremos se tienen planes que optimizan un atributo a la vez. Dada esta situación, la decisión pasaría por determinar cuál es el atributo más importante para seleccionar el plan que optimiza el mismo. Otra opción es transformar uno de los atributos de tal forma que en un nuevo análisis trade-off se obtenga una relación Tipo B, con lo cual se podrá elegir un plan que equilibre ambos atributos a la vez.

Tipo D: Sin opciones

Se presenta cuando se tiene planes dominados por una curva trade-off del Tipo C, incrementando el conflicto entre los atributos en evaluación y reduciendo las posibilidades de obtener una relación Tipo B, a través de transformación de atributos.

Figura 2-14: Análisis Trade-Off – Relación Tipo D

CurvaCurva trade-offtrade-off
CurvaCurva trade-offtrade-off
CurvaCurva trade-offtrade-off

2.4.2.4 Análisis Risk

El riesgo es el azar al cual se expone una decisión debido a las incertidumbres, donde se puede tener dos dimensiones de riesgo: robustez y exposición (incluyendo arrepentimiento).

La primera dimensión de riesgo es la robustez. Si un plan está en la lista corta de planes atractivos para todos los futuros, entonces el plan es 100% robusto aunque a menudo no hay un plan 100% robusto. A modo de ejemplo, en la Figura 2-15 se presenta gráficamente la evaluación de dos atributos en tres escenarios (caso de minimización de atributos). Como se aprecia, la alternativa A es robusta debido a que se encuentra en el codo de la curva trade-off para todos los escenarios.

Figura 2-15: Evaluación de Atributos con el Método Trade-Off/Risk

Escenario 1

120 B 100 80 60 C 40 20 A 0 0 20 40 60 80
120
B
100
80
60
C
40
20
A
0
0
20
40
60
80
100
Atributo 2

Atributo 1

Escenario 2

120 100 B 80 60 C 40 20 A 0 0 20 40 60 80
120
100
B
80
60
C
40
20
A
0
0
20
40
60
80
100
Atributo 2

Atributo 1

Escenario 3

100 90 80 70 B 60 50 40 C 30 20 10 A 0 0
100
90
80
70
B
60
50
40
C
30
20
10
A
0
0
20
40
60
80
100
120
Atributo 2

Atributo 1

La curva trade-off se construye de las opciones dominantes, es decir, de aquellas que son mejores al resto en por lo menos un atributo. Por ejemplo, en la Figura 2-15, la alternativa B domina a la alternativa C en el atributo 1 mientras que la alternativa A domina a la alternativa C en ambos atributos.

La curva trade-off representa la relación existente entre los atributos evaluados, sobre la cual se ubican las opciones que son factibles de seleccionar, permitiendo descartar las opciones que son dominadas. En el codo de la curva se ubican las opciones más interesantes. El método trade-off/risk incluye técnicas que permiten identificar la curva trade-off y su codo.

De no encontrarse una alternativa robusta, se procede a un análisis de riesgo o análisis risk de las opciones cercanas al codo de la curva trade-off. Dicho análisis pretende mitigar el riesgo asociado a una opción seleccionada. Se utiliza el método MINIMAX que trata de identificar las opciones que tienen menor exposición al riesgo.

3. Análisis de Mejora de la Confiabilidad

El presente capítulo presenta el análisis de mejora de la confiabilidad basado en la colocación de equipos de protección y seccionamiento por ser la estrategia más utilizada por las empresas distribuidoras, ya que sus resultados son inmediatos y su costo se asocia directamente con la mejora de la confiabilidad.

Se consideró alimentadores representativos de los sistemas de distribución eléctrica de alta densidad de carga del Perú, para los cuales se establecieron opciones de colocación de equipos de protección y seccionamiento, definidas de acuerdo al diseño estándar de los sistemas de distribución y la práctica usual de las empresas distribuidoras. Para cada opción se determinó los indicadores SAIFI y SAIDI, tomando en cuenta la metodología descrita en [ROM97] y [RIV99], la cual es del tipo probabilística analítica, aplicable a sistemas de distribución eléctrica y sensible a las acciones de mejora de la confiabilidad más importantes como la colocación de equipos de protección y seccionamiento y alimentaciones alternativas. La metodología toma en cuenta las técnicas básicas de evaluación de la confiabilidad con una extensión que divide el tiempo de reparación de una falla en función de las distintas operaciones que se llevan a cabo para reparar la misma y reponer el servicio eléctrico.

3.1 Selección de Alimentadores Representativos

Los sistemas de distribución eléctrica de alta densidad de carga del Perú tienen un total de 515 alimentadores, por lo que realizar un análisis de mejora de la confiabilidad para cada alimentador demandaría gran cantidad de tiempo y costo. Al respecto, es práctica usual en diversos análisis relacionados con los sistemas de distribución eléctrica, efectuar los mismos sobre la base de

alimentadores representativos, lo cual es factible ya que dichos sistemas están compuestos de instalaciones eléctricas estandarizadas de acuerdo a la densidad de carga, asociada al mercado eléctrico que atienden. Por lo mencionado, el análisis se realizó sobre alimentadores representativos.

Si bien se puede efectuar una selección de alimentadores representativos sobre la base del total de alimentadores, es adecuado efectuar dicha selección sobre la base de una estratificación simple de los mismos, a efectos de una mayor representatividad de los alimentadores que resulten seleccionados. Se consideró una estratificación por densidad de carga, a efectos de reflejar sus características técnicas, comerciales y de mercado eléctrico más relevantes.

3.1.1 Información Técnica y Comercial de los Alimentadores

La información técnica y comercial considerada para la selección de los alimentadores representativos comprende datos de longitud de las redes aéreas y subterráneas en media tensión, número y potencia instalada de subestaciones de distribución, redes aéreas y subterráneas en baja tensión, número de clientes en media y baja tensión, consumo de energía y demanda de potencia de cada alimentador. La información se incluye en el Anexo N° 1.

3.1.2 Estratificación de los Alimentadores

Para la estratificación de los alimentadores se utilizó la variable Densidad de Carga Lineal (kW/km), que refleja las características técnicas, comerciales y de mercado eléctrico de cada alimentador. Se consideró cinco estratos denominados de Muy Alta Densidad de Carga (MAD), Alta Densidad de Carga 1 (AD1), Alta Densidad de Carga 2 (AD2), Media Densidad de Carga (MD) y Baja Densidad de Carga (BD), dado que en los análisis tarifarios de los sistemas de distribución eléctrica Lima Norte y Lima Sur, las instalaciones eléctricas se estandarizan por cinco zonas de densidad de carga [OSI02],

[OSI06].

Con la finalidad de establecer los límites de cada estrato, se efectuó un análisis descriptivo de la variable señalada, determinándose indicadores de tendencia central como la media y mediana, indicadores de dispersión como la desviación

estándar e indicadores de distribución como el coeficiente de curtosis y el coeficiente de asimetría.

Figura 3-1: Histograma de Frecuencia de la Variable Densidad de Carga Lineal

de Frecuencia de la Variable Densidad de Carga Lineal Tabla 3-1: Análisis Descriptivo de la Variable

Tabla 3-1: Análisis Descriptivo de la Variable Densidad de Carga Lineal

Indicador Descriptivo

Valor

Media

 

448

Mediana

 

352

Desviación estándar

 

398

Coeficiente de curtosis

 

24.4

Coeficiente de asimetría

 

3.5

Rango

4

486

Mínimo

 

1

Máximo

4

487

Datos

 

515

De los resultados mostrados en la Figura 3-1 y la Tabla 3-1, se aprecia que la distribución de la variable es asimétrica a la derecha con alta concentración de datos, es decir, una distribución no uniforme. De acuerdo a las referencias [COC82] y [COS08] un método para estratificar una población en función de una variable con distribución no uniforme, como se presenta en la variable de Densidad de Carga Lineal, es el método Dalenius y Hodges. Sus ventajas respecto a otros métodos son su rapidez y sencillez de cálculo ya que la estratificación se realiza en función de la sumatoria acumulativa de la raíz cuadrada de las frecuencias de los datos. El método tiene por finalidad

minimizar las variabilidades al interior de cada estrato conformado, es decir, conformar estratos homogéneos en su interior pero heterogéneos entre sí. La función objetivo a minimizar aplicando el método mencionado se indica en la Ecuación 3-1.

Ecuación 3-1:

Donde:

i

W

i

×σ

i

W

i

σ→ i

Peso del estrato i

Desviación estándar del estrato i

El paso siguiente fue un análisis descriptivo de la variable Densidad de Carga Lineal pero por estrato. Los resultados se muestran en la Tabla 3-2.

Tabla 3-2: Análisis Descriptivo de la Variable Densidad de Carga Lineal por Estrato

 

MAD

AD1

AD2

MD

BD

Indicador Descriptivo

 

Valor

Media

1

702

827

559

339

144

Mediana

1

466

814

565

340

156

Desviación estándar

 

725

130

54

59

70

Coeficiente de curtosis

 

9.2

-1.0

-1.1

-1.2

-0.9

Coeficiente de asimetría

 

2.7

0.4

-0.1

0.2

-0.5

Rango

3

341

440

196

199

248

Mínimo

1

146

651

453

250

1

Máximo

4

487

1 091

649

449

249

Datos

 

24

71

97

155