Вы находитесь на странице: 1из 1

Las Cinco Llaves A La Biblia

Es innegable que en Occidente Cristiano tengamos una concepcin Agustiniana de la tradicin eclesial.
De lo que adolecemos muchos Cristianos al momento de trabajar o estudiar la Biblia es un claro
entendimiento de cules son las llaves con las que podemos entrar en ella.

Segn el padre John S. Romanides, estas llaves son cinco, tales como:

1. El ncleo verdadero de la tradicin Bblica es que la religin es una enfermedad especfica con
una cura especfica. Esto es lo que la frase no hay otro Dios excepto Yahv significa. Nadie
que no conozca esta primera llave puede conocer la segunda:
2. Existe una clara distincin entre trminos Bblicos que denotan lo que es increado y lo que es
creado. Nadie que no conozca este contexto puede conocer la tercera llave a los trminos
Bblicos:
3. Es imposible expresar a Dios e incluso concebirle. En otras palabras no hay similaridad
absoluta entre lo creado y lo increado. Alguien que piense que las expresiones bblicas
transmiten conceptos sobre Dios esta tristemente equivocado. Cuando usamos correctamente las
palabras y los conceptos Bblicos estos nos guan a la purificacin y a la iluminacin del
corazn que lleva a la glorificacin pero en si no es la glorificacin. Una parte integral y
esencial de conocer las tres claves anteriores es la cuarta llave:
4. La cura de la enfermedad de la religin envuelve todas las etapas desde la transformacin de la
felicidad egosta-buscando amor hasta el amor desinteresado de nuestra propia crucifixin
que es la glorificacin. Esta glorificacin, por lo tanto, no es solo la del Seor de Gloria
Encarnado, sino tambin la de todos los profetas y apstoles (enviados) antes y despus de la
encarnacin del Seor de Gloria.
5. Las expresiones sobre Dios en la Biblia no intentan transmitir conceptos sobre Dios. Ellas
actan solo como si fueran la gua a la purificacin y la iluminacin de los corazones y
finalmente la glorificacin por el Pre-encarnado y Encarnado Seor (Yahv) de gloria que es
visto por Su gloria increada o gobierno y no por los smbolos creados efmeramente y
conceptos sobre El como en el caso de la tradicin Agustiniana.

En Juan 17, Cristo pide por la cura de la glorificacin de Sus discpulos y los discpulos de los
discpulos, no pide por la divisin de la Iglesia de hecho no pide ni por las tradiciones que no tienen
la ms remota idea de qu es la cura de la glorificacin.