Вы находитесь на странице: 1из 3

LA RUPTURA EPISTEMOLÓGICA (RESUMEN)

0. Idea principal. Bourdieu propone que el hecho social, el objeto de estudio de la sociología, se construye a partir de las nociones científicas de la sociología, construidas por los sociólogos; no está dado de un modo evidente en la “realidad” misma. El expone esta tesis confrontándola con las prácticas de los científicos sociales que contrabandean de diferentes formas las prenociones del sentido común, de la sociología espontanea (la reflexión sobre la sociedad que realizamos las personas por el solo hecho de estar inmersos en ella) y de la tradición teórica sociológica. Con respecto a esta última, Bourdieu afirma que los científicos sociales la asumen de un modo religioso como presupuesta o intentando reconciliar las contradicciones que se generan entre las diferente tradiciones mediante formulaciones teóricamente eclécticas, que él afirma como limitadas.

1. Prenociones y técnicas de ruptura. Las técnicas de ruptura son formas de romper con las nociones del sentido común y de la sociología espontánea. Identifico dos: el uso de las estadísticas y la crítica lógica y lexicológica de las prenociones. Esto permite reordenar científicamente aquello que estamos estudiando o aproximarnos a ello.

2. La ilusión de la transparencia y el principio de la no-conciencia.

Dos puntos deben quedar claros sobre los conceptos trabajados en este capítulo. (1)La ilusión de la transparencia es un efecto de la filosofía espontanea del conocimiento social. Esta ilusión se puede manifestar de muchas maneras. Los

autores señalan específicamente dos: el artificialismo y el humanismo

de la transparencia es el elemento dentro de esta filosofía que juega un rol importante, ya que ella es la que nos dice que la realidad social es evidente para los individuos en una primera instancia o en alguna otra. El artificialismo, apoyándose en la filosofía espontanea de lo social, nos dice que con las categoría del sentido común asumidas por un individuo se puede llegar a realizar un trabajo científico. El humanismo en su versión más ingenua nos ofrece una teoría individualista de la acción humana y de sus motivaciones, donde se subordina las relaciones sociales necesarias que escapan a la voluntad de los hombres

La ilusión

(2) Para poder romper con la filosofía espontanea del conocimiento social y con este elemento fundamental de su arquitectura que es la ilusión de la transparencia los autores proponen el principio metodológico del principio de no-conciencia. Veamos de que manera este principio cuestiona a la filosofía espontánea del conocimiento social y de qué manera su crítica repercute en la producción del conocimiento científicos en las ciencias sociales. El principio de no-conciencia apuesta por afirmar que la realidad está determinada por relaciones sociales necesarias y no por voluntades individuales. La producción de las representaciones de la conciencia no escapa a este principio, por lo tanto es un

producto de la sociedad. Como en el caso de las ciencias sociales el objeto de estudio es la sociedad misma, ella no puede ser estudiada científicamente con las categorías que ella misma a construida y que forman parte del bagaje del sentido común. Por los tanto, el modo como el principio de no-conciencia opera en la producción de conocimiento científico es afirmando que todo investigación que pretenda ser científica debe romper con el sentido común, utilizando la técnicas de ruptura ya señaladas, ya que se asume que el proceso de producción de conocimiento es también un proceso social que no depende del investigador como individuo únicamente.

3. Naturaleza y cultura: substancia y sistema de relaciones. La ruptura epistemológica que plantea la investigación científica con el sentido común requiere también combatir el esencialismo de la noción de naturaleza humana, ya que se requiere agotar los intentos de explicar los objetos de estudios de las ciencias sociales por lo social.

4. La sociología espontánea y los poderes del lenguaje. La ruptura epistemológica que la sociología científica emprende se choca con una dificultad: su elaboración teórica no puede constituirse a partir de neologismo y olvidar el lenguaje común. Lo que hará será redefinir los términos del sentido común en el proceso de sistematización del conocimiento. Entonces surge el problema del “contagio” de la sociología espontánea y el sentido común en general hacía la sociología científica. Las palabras al ser reutilizadas y redefinidas realizan transferencias semánticas y lógicas que dificultan la ruptura epistemológica. En este caso lo que se requiere es un análisis lógico riguroso de los términos utilizados y del principio de unificación de sus diferentes usos.

5. La tentación de profetismo. Los sociólogos caen en la tentación del profetismo cuando confrontados frente a su público intentan forjar la “ilusión de acceder a los últimos secretos de las ciencias del hombre” (p. 43). Veamos qué es lo que ocurre. Al momento de dirigirse a su público el sociólogo recurre a las prenociones que ha reciclado. Esto permite que su terminología sea interpretada en una variedad de registros, ya que el público que presta sus oídos a lo que los sociólogos tienen que decir es variopinto (obviamente no siempre está conformado por especialistas). Nuevamente aquí resurge la contaminación entre las prenociones y las nociones científicas. La lógica del profetismo entonces empieza a funcionar bajo la forma de una tentación que el sociólogo debe evitar (Bourdieu utiliza la palabra “riesgo” para referirse a ello en la p. 42). El sociólogo debe evitar colocarse en el lugar del profeta que sus públicos requieren; lugar al que ya es empujado por la polisemia de su propia terminología.

6. Teoría y tradición teórica.

En este subcapítulo Bourdieu muestra una gran influencia de Bachelard. Según este autor el progreso de la ciencia moderna está basado de una “clave” de distinción entre lo verdadero y lo falso que no es constante, por lo tanto su historia está marcada por la discontinuidad. Con respecto a la sociología tenemos entonces la confrontación de los sociólogos con la tradiciónfrente a la cual responden religiosamente con el eclecticismo reconciliatorio de las diferentes propuestas esgrimidas por esta tradición. Para Bourdieu la tradición debe ser sometida a las técnicas de la ruptura epistemológica como si fueran parte de la sociología espontánea gracias a esta discontinuidad fundamental en la historia de la producción de conocimiento científico. Bourdieu nos presenta dos variantes en donde esta operación no se ha realizado. Por un lado tenemos las teorías universalista que pretenden elaborar sistemas sobre la totalidad de lo social guiados por una “lógica clasificatoria”, es decir una taxonomía que intente abarcar la totalidad del campo social (caso: Parsons). Por otro lado tenemos las teorías de alcance medio, es decir más parciales, en donde brota el eclecticismo reconciliatorio en la taxonomía: a cada espacio social su propia teoría (híbrida o más o menos pura). Lo importante aquí es reconocer que la acumulación de conocimiento del hombre no se da hacia el infinito sino que siempre hay una ruptura generando discontinuidades epistemológicas.

7. Teoría del conocimiento sociológico y teoría del sistema social.

Para Bourdieu la teoría sociológica tiene como función primordial permitir la ruptura epistemológica y no resolver las contradicciones que se establecen entre los “sistemas de leyes establecidos” de las teorías mismas. La teoría del conocimiento sociológico es un principio generador unificador de las teorías parciales, no una teoría unitaria de lo social. De aquí Bourdieu desprende que no se puede confundir estos dos niveles lógicos que son la teoría del conocimiento sociológico con las teorías parciales del sistema social.