Вы находитесь на странице: 1из 33

LOS CUENTOS DE MIS HIJOS HORACIO QUIROGA

LOS CUENTOS DE MIS HIJOS HORACIO QUIROGA Digitalizado por http://www.librodot.com
LOS CUENTOS DE MIS HIJOS HORACIO QUIROGA Digitalizado por http://www.librodot.com

Digitalizado por http://www.librodot.com

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

2

Librodot Los cuentos de mis hijos Horacio Quiroga 2 1 Perros de monte Para la vida

1

Perros de monte

Para la vida un de u cazador de monte, nada le es indispensable en su rancho. Puede no tener gallinas, ni vacas, ni siquiera qué comer. Lo único que necesita son perros Sentados a la vista del fuego, en verano, o arrollados alrededor del fogón, en invierno, se ven siempre cuatro o cinco perros en el rancho de un cazador de monte. Están flacos como esqueletos y, al levantarse, se tambalean, como si sufrieran de las caderas. Nada anuncia en esos perrros su gloriosa calidad de cazadores de tigres Siempre están reumáticos, siempre se hallan tristes y huraños. Parece imposible, al verlos, que cazar siquiera un miserable rató

2

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

3

Librodot Los cuentos de mis hijos Horacio Quiroga 3 El destino de estos perros, sin embargo,

El

destino

de

estos

perros,

sin

embargo,

- es

perseguir

a

los

tigres

hasta

el

fondo, mismo de las

malezas. Casi todos

tierra,

entre las garras del

tigre,

mueren

en

en

aire,

adonde son lanzados de una manotada de

la

las

entrañas abiertas.

o

el

con

fiera,

Al menor apronte de cacería en el rancho, ya los perros reumáticos están de pie, con los ojos brillantes y ladrando 'Súbitamente, se transforman en lo que son de verdad:

animales de inmenso valor, de resistencia incalculable para correr un día entero tras el rastro de un animal. (A veces, en plena corrida tras un ciervo o un tapir, los perros de monte se detienen bruscamente; erizan los pelos del lomo, hunden el rabo entre las piernas y, lanzando un lúgubre aullido, anuncian de este modo la pista fresca de un tigre. Los cazadores acuden y desde este instante la cacería prosigue con infinitas precauciones De pronto, un ronco y largo bramido responde al aullido de los perros. Es el tigre, que se ha detenido por fin en su fuga. Hay tigres valientes y tigres cobardes. Los valientes esperan a los cazadores y sus perros, agazapados en lo más profundo de la maleza. Los cobardes trepan a los árboles, donde esperan el ataque. Ya están los perros próximos al tigre que persiguen. ¿Qué destino es el suyo? ¿Les espera una fiera dispuesta a vender muy cara su vida o un tigre cobarde agazapado en la primera horqueta de un árbol?

3

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

4

2

De caza

Una vez tuve en mi vida mucho más miedo que las otras. Hasta Juancito lo sintió, transparente a pesar de su inexpresión de indio. Ninguno dijo nada esa noche, pero tampoco ninguno dejó un momento de fumar. Cazábamos desde esa mañana en el Palometa, Juancito, un peón y yo. El monte, sin duda, había sido batido con poca anterioridad, pues la caza faltaba y los machetazos abundaban; apenas si de ocho a diez nos destrozamos las piernas en el caraguatá tras de un coatí. A las once llegaron los perros. Descansaron un rato y se internaron de nuevo. Como no podía- mos hacer nada, nos quedamos sentados. Pasaron tres horas. Entonces, a las dos, más o menos, nos llegó el grito de alerta de un perro. Dejamos de hablar, prestando oído. Siguió otro grito y, en seguida, los ladridos de rastro caliente. Me volví a Juancito, interrogándolo con los ojos. Sacudió la cabeza sin mirarme.

La corrida parecía acercarse, pero oblicuando a oeste. Cesaron un rato;

y ya habíamos perdido toda esperanza cuando, de pronto, los sentimos

cerca, creciendo en dirección nuestra. Nos levantamos de golpe, tendiéndonos en guerrilla, parapetados tras de un árbol, precaución más

que necesaria, tratándose de una posible y terrible piara, todo en uno. Los ladridos eran, momento a momento, más claros. Fuera lo que fuera,

el animal venía derecho a estrellarse contra nosotros.

He cazado algunas veces; sin embargo, el winchester me temblaba en las manos con ese ataque precipitado en línea recta, sin poder ver más allá de diez metros. Por otra parte, jamás he observado un horizonte cerrado de malezas con más fijeza y angustia que en esa ocasión. La corrida estaba ya encima nuestro, cuando de pronto el ladrido cesó bruscamente, como cortado de golpe por la mitad. Los veinte segundos

subsiguientes fueron fuertes; pero el animal no apareció y el perro no ladró más. Nos miramos asombrados. Tal vez hubiera perdido el rastro; más, por

lo menos, debía estar ya al lado nuestro, con las llamadas de Juan-cito.

Al rato sonó otro ladrido, esta vez a nuestra izquierda. -No es Black -murmuré mirán dolo sorprendido. Y el ladrido se cortó de golpe, exactamente como el anterior. La cosa era un poco fuerte ya y, de golpe, nos estremecimos todos a la misma idea. Esa madrugada, de viaje, Juancito nos había enterado de los tigres siniestros del Palometa (era la primera vez que yo cazaba con él). Apenas uno de ellos siente los perros, se agazapa sigilosamente tras un tronco, en su propio rastro o el de un anta, gama o augará, si le es posible. Al pasar el perro corriendo, de una manotada le quita de golpe vida y ladrido. En seguida va al otro y así con todos. De modo que, al anochecer, el cazador se encuentra sin perros en un monte de tigres sicólogos. Lo demás es cuestión de tiempo. Lo que había pasado con nuestros perros era demasiado parecido a aquello para que no se nos apretara un poco la garganta. Juancito los llamó, con uno de esos aullidos largos de los cazadores de monte. Escuchamos atentos. Al sur esta vez, pero lejos, un perro respondió. Ladró de nuevo al rato, aproximándose visiblemente. Nuestra conciencia angustiada estaba ahora toda entera en ese ladrido para que no se cortara. Y otra vez el grito

4

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

5

tronchado de golpe. ¡Tres perros muertos! Nos quedaba aún otro, pero a ése

no

lo vimos nunca

más.

 

Ya

eran

las

cuatro,

el

monte

comenzaba

a

oscurecerse.

Emprendimos el mudo

regreso

a

nuestro

campamento,

una

toldería

abandonada,

sobre

el

estero

del

Palometa. Anselmo,

a

los caballos, nos dijo

que

fue a dar agua

que

en

la

orilla,

a

veinte

metros

de

nosotros,

había

una

a veinte metros de nosotros, había una cierva muerta. Nos acostamos alrededor de la fogata,

cierva muerta. Nos acostamos alrededor de la fogata, precaución que afirmaban la noche fresca y los cuatro perros muertos. Juan- cito quedó de guardia. A las dos me desperté. La noche estaba oscura y nublada. El monte altí- simo al lado nuestro reforzaba la oscuridad con su masa negra. Me incorporé en un codo y miré a todos lados. Anselmo dormía. Juancito continuaba sentado al lado del fuego, alimentándolo despacio. Miré otra vez el monte rumoroso y me dormí. A la media hora me desperté de golpe; había sentido un rugido lejano, sordo y prolongado. Me senté en la cama y miré a Anselmo; estaba despierto, mirándome a su vez. Me volví a Juancito. -¿Toro? -le pregunté, en una duda tan legítima como atormentadora. -Tigre. Nos levantamos y nos sentamos al lado del fuego. Los mugidos se reanudaron. ¿Qué íbamos a hacer? Desde ese instante, no dejamos un momento de fumar, -apretando el cigarrillo entre los dedos con sobrada fuerza. Durante media hora, talvez, los mugidos cesaron. Y empezaron de nuevo, mucho más cerca, a intervalos rítmicos. En la espera angustiosa de cada grito del animal, el monte nos parecía desierto en un vasto silencio; no oíamos nada, con el corazón en suspenso, hasta que nos llegaba la pesadilla sonora de ese mugido obstinado rastreando a ras del suelo.

5

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

6

Tras una nueva suspensión, tan terrible como lo contrario, recomenzaron en dirección distinta, precipitados esta vez. -Está sobre nuestro rastro -dijo Juancito. Bajamos la cabeza y no nos miramos hasta que fue de día. Durante una hora, los mugidos continuaron, a intervalos fijos, dolorosos, ahogados, sin que una vez se interrumpiera esa monotonía terrible de angustia errante. Parecía desorientado, no sé cómo, y aseguro que fue cruel esa noche que pasamos al lado del fuego sin hablar una palabra, envenenándonos con el cigarro, sin dejar de oír el mugido del tigre que nos había muerto todos los perros y estaba sobre nuestro rastro. Una hora antes de amanecer, cesaron y no los oímos más. Cuando fue de día, nos levantamos; Juancito y Anselmo tenían la cara terrosa, cruzada de pequeñas arrugas. Yo debía estar lo mismo. Llevamos al riacho a los pobres caballos, en un continuo desasosiego toda la noche.

Vimos la cierva muerta, pero ahora despedazada y comida. Durante la hora en que no lo oímos, el tigre se había acercado en silencio, por el rastro caliente; nos había observado sin cesar, contándonos uno a uno, a quince metros de nosotros. Esa indecisión -característica de todos modos en el tigre nos salvó, pero comió la cierva. Cuando pensamos que una hora seguida nos había acechado en silencio, nos sonreíamos, mi- rándonos; ya era de día, por lo menos.

3

El agutí y el ciervo

El amor a la caza es tal vez la pasión que más liga al hombre moderno con su remoto pasado. En la infancia es, sobre todo, cuando se manifiesta más ciego este anhelo de acechar, perseguir y matar a los pájaros, crueldad que sorprende en criaturas de corazón de oro. Con los años, esta pasión se aduerme; pero basta a veces una ligera circunstancia para que ella resurja con violencia extraordinaria. Yo sufrí una de estas crisis hace tres años, cuando hacía ya diez años que no cazaba. Una madrugada de verano fui arrancado del estudio de mis plantas por el aullido de una jauría de perros de caza que atronaban el monte, muy cerca de casa. Mi tentación fue grande, pues yo sabia que los perros de monte no aúllan sino cuando han visto ya a la bestia que persiguen al rastro.

6

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

7

Librodot Los cuentos de mis hijos Horacio Quiroga 7 Durante largo rato, logré conte- nerme. Al

Durante largo rato, logré conte- nerme. Al fin no pude más y, machete en mano, me lancé tras el latir de la jauría. En un instante estuve al lado de los perros, que trataban en vano de trepar a un árbol. Dicho árbol tenía un hueco que ascendía hasta las primeras ramas y, aquí dentro, se había refugiado un animal. Durante una hora busqué en vano cómo alcanzar a la bestia, que gruñía con violencia. Al fin distinguí una grieta en el tronco, por donde vi una piel áspera y cerdosa. Enloquecido por el ansia de la caza y el ladrar sostenido de los perros, que parecían animarme, hundí por dos veces el machete dentro del árbol. Volví a casa profundamente disgustado de mí mismo. En el instante de matar a la bestia roncante, yo sabía que no se trataba de un jabalí ni cosa parecida. Era un agutí, el animal más inofensivo de toda la creación. Pero, como hemos dicho, yo estaba enloquecido por el ansia de la caza, como los cazadores. Pasaron dos meses. En esa época nos regalaron un ciervito que apenas contaría siete días de edad. Mi hija, aún niña, lo criaba con mamadera. En breve tiempo, el ciervito aprendió a conocer las horas de su comida y surgía entonces del fondo de los bambués a lamer el borde del delantal de mi chica, mientras gemía con honda y penetrante dulzura. Era el mimado de casa y de todos nosotros. Nadie, en verdad, lo ha merecido como él.

Tiempo después regresamos a Buenos Aires y trajimos al ciervito con nosotros. Lo llamábamos Dick. Al llegar al chalet que tomamos en Vicente

7

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

8

López, resbaló en el piso de mosaico, con tan poca suerte que horas después rengueaba aún. Muy abatido, fue a echarse entre el macizo de cañas de la quinta, que debían recordarle vivamente sus selvosos bambúes de Misiones. Lo dejamos allí tranquilo, pues el tejido de alambre alrededor de la quinta garantía su permanencia en casa. Ese atardecer llovió, como había llovido persistentemente los días anteriores y, cuando de noche regresé del centro, me dijeron en casa que el ciervito no estaba más. La sirvienta contó que, al caer la noche, creyeron sentir chillidos afuera. Inquietos, mis chicos habían recorrido la quinta con la linterna eléctrica, sin hallar a Dick. Nadie durmió en casa tranquilo esa noche. A la mañana siguiente, muy temprano, seguía en la quinta el rastro de las pisadas del ciervito, que me llevaron hasta el portón. Allí comprendí por dónde había escapado Dick, pues las puertas de hierro ajustaban mal en su parte inferior. Afuera, en la vereda de tierra, las huellas de sus uñas persistían durante un trecho, para perderse luego en el barro de la calle, trilladísimo por el paso de las vacas. La mañana era muy fría y lloviznaba. Hallé al lechero de casa, quien no había visto a Dick. Fui hasta el almacén, con igual resultado. Miré, entonces, a todos lados en la mañana desierta: nadie a quien pedir informes de nuestro ciervito. Buscando a la ventura, lo hallé, por fin, tendido contra el alambrado de un terreno baldío. Pero estaba muerto de dos balazos en la cabeza. Es menester haber criado con extrema solicitud -hijo, animal o planta- para apreciar el dolor de ver concluir en el barro de un callejón de pueblo a una dulce criatura de monte, toda vida y esperanza. Había sido muerta de dos tiros en la cabeza. Y para hacer esto se necesita Bruscamente me acordé de la interminable serie de dulces seres a quienes yo había quitado la vida. Y recordé al agutí de tres meses atrás, tan inocente como nuestro ciervito. Recordé mis cacerías de muchacho; me vi retratado en el chico de la vecindad, que la noche anterior, a pesar de sus balidos, y ebrio de caza, le había apoyado por dos veces en la frente su pis- tola matagatos. Ese chico, como yo a su edad, también tenía el corazón de oro ¡Ah! ¡Es cosa fácil quitar cachorros a sus madres! ¡Nada cuesta cortar bruscamente su paz sin desconfianza, su tranquilo latir! Y cuando un chico animoso mata en la noche a un ciervito, duele el corazón horriblemente, porque el ciervito es nuestro

Mientras lo retornaba en brazos a casa, aprecié por primera vez en toda su hondura lo que es apropiarse de una existencia. Y comprendí el valor de una vida ajena cuando lloré su pérdida en el corazón.

8

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

9

4

El cuendú

Existe en el nordeste de la república un animal curiosísimo con aspecto de puerco espín y erizo a la vez, cubierto con ,larguísimas púas de sombría fama.

Dícese de él que, al ser atacado, lanza sus flechas contra su enemigo con la velocidad de una bala, y esto desde

ocho a diez metros.

Dichas púas, según la misma popular creencia, son venenosísimas y no se pueden arrancar más de la carne. A tal monstruo se le llama cuendú. Es animal bastante raro, que

apenas se encuentra una que otra vez en lo más sombrío del bosque. Quiso la suerte un día que un pobla- dor me trajera un cuendú recién cazado

y que estaba

furiosísimo, según él. El animal venía

dentro de una bolsa y la bolsa dentro de un cajón de querosene. Con gran dificultad, sacamos al monstruo de su caja, pues, erizado como estaba a más no poder, resistíase, apo yando

sus mil púas contra la tela, como otras

apo yando sus mil púas contra la tela, como otras tantas palancas. Logramos al fin arrancarlo

tantas palancas.

Logramos al fin arrancarlo por su cola prensil y lo colocamos en una jaula, donde pude, por fin, observarlo a mi

sabor.

Lo más admirable de aquel monstruo era la dulzura de sus grandes ojos saltones; dulzura de pobre ser inofensivo y tímido, como lo es en efecto el cuendú.

9

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

10

Cuando no se le asusta, mantiene adheridas al cuerpo sus larguísimas púas y parece entonces que llevara a la rastra una gran capa verdosa de hilos longitudinales. Pero, a la menor alarma, levanta sobre el cuero sus cerdas rígidas, dejando al descubierto sobre el lomo una fina pelusa blanca. Pasada la inquietud, la capa cae lentamente y el cuendú reanuda su pasito un tanto cojo.

Yo no estaba seguro de mantener vivo a mi cuendú, pues estos seres huraños resístense a alimentarse en domesticidad. No pasó así, por suerte, y al día siguiente de cazado le vi comer cáscaras de naranjas y roer maíz, sentado sobre las patas traseras, sosteniendo delicadamente con sus dos manos el grano de maíz, como un objeto precioso. Llegó a conocerme en poco tiempo y se apoderaba de mi mano, dedo tras dedo, con temerosa lentitud, para concluir siempre por llevarse un dedo a la boca, por ver a qué sabía.

Como es un animal nocturno y la luz le ofende mucho, mi cuendú pasaba las horas de gran sol de espaldas a la luz, frente a la pared del fondo de la jaula con la cara entre las manos.

Permanecía en esa actitud de penitencia horas enteras sin moverse. Si nos acercábamos al tejido de alambre, él se aproximaba a su vez, por ver qué le llevábamos; pero, por poco que no tuviera apetito, tornaba silenciosamente a su rincón a hacer penitencia. Muchas veces lo vi, asimismo, de madrugada, dormir sentado sobre las patas traseras en igual actitud, con las manos sobre los ojos. Para hacerle más llevadera su cautividad, lo instalé en una glorieta cubierta, en compañía de dos halcones y una urraca. Pero no pudo acostumbrarse ni a los saltos de la urraca ni a los chillidos de los halcones. Cuando tuve que venirme, pensé que mi cuendú no dejaría de ser interesante en nuestro jardín zoológico, por su doble carácter de animal indígena y de monstruo de leyenda. Trájelo conmigo y lo puse en manos de Onelli, entonces su director.

5

El tigre

Nunca vimos en los animales de casa orgullo mayor que el que sintió nuestra gata cuando le dimos a amamantar una tigrecita recién nacida. La olfateó largos minutos por todas partes, hasta volverla de vientre; y, por más largo rato aún, la lamió, lá alisó y la peinó sin parar mientes en el ronquido de la fierecilla, que, comparado con la queja maullante de los otros gatitos, semejaba un trueno. Desde ese instante y durante los nueve días en que la gata amamantó a la fiera, no tuvo ojos más que para aquella espléndida y robusta hija llovida del cielo.

10

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

11

Todo el campo mamario pertenecía de hecho y derecho a la roncante princesa. A uno y otro lado de sus tensas patas, opuestas como vallas infranqueables, los gatitos legítimos aullaban de hambre.

La tigre abrió,

por fin, los ojos y,

desde ese momento,

La tigre abrió, por fin, los ojos y, desde ese momento, entró a nuestro cuidado. Pero,

entró a nuestro cuidado. Pero, ¡qué cuidado! Mamaderas enti- biadas, dosificadas

y vigiladas con

atención extrema; imposibilidad para incorporarnos libremente, pues la tigrecilla estaba siempre entre nuestros pies. Noches en vela, más tarde, para atender los dolores de vientre de nuestra pupila, que se revol- caba con atroces calambres y sacudía las patas con una violencia que parecía iba a romperlas. Y, al final, sus largos quejidos de extenuación, absolutamente humanos. Y los paños calientes; y aquellos minutos de mirada atónita y velada por el

aplastamiento, durante los cuales no nos reconocía. No es de extrañar, así, que la salvaje criatura sintiera por nosotros toda la predilección que un animal siente por lo único que desde nacer se vio a su lado.

Nos seguía por los caminos, entre los perros y un coatí, ocupando siempre el centro de la calle. Caminaba con la cabeza baja, sin parecer ver a nadie, y menos todavía a los peones, estupefactos ante su presencia bien insólita en una carretera pública. Y, mientras los perros y el coatí se revolvían por las profundas cunetas del camino, ella, la real fiera de dos meses, seguía gravemente a tres metros detrás de nosotros, con su gran lazo celeste al cuello y sus ojos del mismo color.

11

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

12

Con los animales de presa se suscita, tarde o temprano, el problema de la alimentación con carne viva. Nuestro problema, retardado por una

constante vigilancia, estalló un día, llevándose la vida de nuestra predilecta con él. La joven tigre no comía sino carne cocida. Jamás había probado otra cosa. Aun más; desdeñaba la carne cruda, según lo verificamos una y otra vez. Nunca le notamos interés alguno por las ratas de campo que de noche cruzaban el patio y, menos aún, por las gallinas, rodeadas entonces de pollos. Una gallina nuestra, gran preferida de la casa, criada al lado de las tazas de café con leche, sacó en esos días pollitos. Corno madre, era aquella gallina única; no perdía jamás un pollo. La casa pues, estaba de parabienes. Un mediodía de ésos oímos en el patio los estertores de agonía de nuestra gallina, exactamente como si la estrangularan. Salté afuera y vi a nuestra tigre, erizada y espumando sangre por la boca, prendida con garras

y dientes del cuello de la gallina.

Más nervioso de lo que yo hubiera querido estar, cogí a la fierecilla por el cuello y la arrojé rodando por el piso de arena del patio y sin intención de

hacerle daño. Pero no tuve suerte. En un costado del mismo patio, entre dos palmeras, habíaese día una piedra. Jamás había estado allí. Era en casa un rígido dogma el que no hubiera nunca piedras en el patio. Girando sobre sí misma, nuestra tigre alcanzó hasta la piedra y golpeó contra ella la cabeza. La fatalidad procede a veces así. Dos horas después nuestra pupila moría. No fue esa tarde un día feliz para nosotros. Cuatro años más tarde, hallé entre los bambués de casa, pero no en el suelo, sino a varios metros de altura, mi cuchillo de monte con que mis chicos habían cavado la fosa para la tigrecita y que ellos habían olvidado de recoger después del entierro. Había quedado, sin duda, sujeto entre los gajos nacientes de algún pequeño bambú. Y, con su crecimiento de cuatro años, la caña había arrastrado mi cuchillo hasta allá.

6

La serpiente de cascabel

La serpiente de cascabel es un animal bastante tonto y ciego. Ve apenas

y a muy corta distancia. Es pesada, somnolienta, sin iniciativa alguna para

el ataque; de modo que nada más fácil que evitar sus mordeduras, a pesar del terrible veneno que la asiste .Los peones correntinos, que bien la conocen, suelen divertirse a su costa, hostigándola con el dedo que dirigen rápidamente a uno y otro lado de la cabeza. La serpiente se vuelve sin cesar hacia donde siente la acometida, rabiosa. Si el hombre no la mata, permanece varias horas erguida, atenta al menor ruido. Su defensa es a veces bastante rara. Cierto día, un boyero me dijo que en el hueco de un lapacho quemado -a media cuadra de casa- había una enorme. Fui a verla: dormía profundamente. Apoyé un palo en medio de su cuerpo y la apreté todo lo que pude contra el fondo de su hueco. En seguida sacudió el cascabel, seirguió y tiró tres rápidos mordiscos al tronco, no a mi

12

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

13

vara que la oprimía, sino a un punto cualquiera del lapacho. ¿Cómo no se dio cuenta de que su enemigo, a quien debía atacar, era el palo que le estaba rompiendo las vértebras? Tenía 1,45 metros. Aunque grande, no era excesiva; pero como estos animales son extraordinariamente gruesos, el boyerito, que la vio arrollada, tuvo una idea enorme de su tamaño. Otra de las rarezas, en lo que se refiere a esta serpiente, es el ruido de su cascabel. A pesar de las zoologías y los naturalistas más o menos de oídas, el ruido aquél no se parece absolutamente al de un cascabel: es una vibración opaca y precipitada, muy igual a la que produce un despertador cuya campanilla se aprieta con la mano o, mejor aún, a un escape de cuerda de reloj. Esto del escape de cuerda suscita uno de los porvenires más turbios que haya tenido y fue origen de la muerte de uno de mis aguarás. La cosa fue así: una tarde de septiembre, en el interior del Chaco, fui al arroyo a sacar algunas vistas fotográficas. Hacía mucho calor. El agua, tersa por la calma del atardecer, reflejaba inmóviles las palmeras. Llevaba en una mano la maquinaria y en la otra el winchester, pues los yacarés comenzaban a revivir con la primavera. Mi compañero llevaba el machete.

El pajonal, quemado y maltrecho en la orilla, facilitaba mi campaña fotográfica. Me alejé buscando un punto de vista, lo hallé y, al afirmar el trípode, sentí un ruido estridente, como el que producen en verano ciertas langostitas verdes. Miré alrededor: no hallé nada. El suelo estaba ya bastante oscuro. Como el ruido seguía, fijándome bien vi detrás mío, a un metro, una tortuga enorme. Como me parecióraro el ruido que hacía, me incliné sobre ella; no era tortuga sino una serpiente de cascabel, a cuya cabeza levantada, pronta para morder, había acercado curiosamente la cara.

pronta para morder, había acercado curiosamente la cara. Era la primera vez que veía tal animal

Era la primera vez que veía tal animal y menos aun tenía idea de esa vibración seca, a no ser el bonito cascabeleo que nos cuentan las Historias Naturales. Di un salto atrás y le atravesé el cuello de un balazo. Mi compañero, lejos, me pre- guntó a gritos qué era. -¡Una víbora de cascabel! --grité a mi vez.

Y un poco brutalmente

seguí haciendo fuego sobre ella hasta deshacerle la cabeza. Yo tenía entonces

ideas muy positivas sobre

la

bravura y acometidas

de

esa culebra; si a esto se

añade la sacudida que acababa de tener, se comprenderá mi ensañamiento. Medía 1,60 metros, terminado en ocho cascabeles, es decir, ocho piezás. Éste parece ser el número común, no obstante decirse que cada año el

13

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

14

animal adquiere un nuevo disco.

Mi compañero llegó: gozaba de un fuerte espanto tropical. Atamos la

serpiente al cañón del winchester y marchamos a casa. Ya era de noche. La tendimos en el suelo y los peones, que vinieron a verla, me enteraron de lo siguiente: si uno mata una víbora de cascabel, la compañera lo sigue a uno hasta vengarse.

-Te sigue, che, patrón.

Los peones evitan por su parte esta dantesca persecución, no incurriendo casi nunca en el agravio de matar víboras. Fui a lavarme las manos. Mi compañero entró en el rancho a dejar la máquina en un rincón y en seguida oí su voz.

-¿Qué tiene el obturador? -¿Qué cosa? -le respondí desde fuera.

-El obturador. Está dando vueltas el resorte.

Preste oído y sentí, como una pesadilla, la misma vibración estridente y seca que acababa de oír en el arroyo. -¡Cuidado! -le grité tirando el jabón--. ¡Es una víbora de cascabel! -Corrí porque sabía de sobra que el animal cascabelea solamente cuando siente el enemigo al lado. Pero ya mi compañero había tirado máquina y todo, y salía de adentro con los ojos de fuera. En esa época el rancho no estaba concluido y a guisa de pared habíamos recostado contra la cumbrera sur dos o tres chapas de cinc. Entre éstas y el banco de carpintero debía estar el animal. Ya no se movía más. Di una patada en el cinc y el cascabel sonó de nuevo. Por dentro era imposible atacarla, pues el banco nos cerraba el camino. Descolgué cautelosamente la escopeta del rincón oscuro, mi compañero encendió el farol a viento y dimos vuelta al rancho. Hicimos saltar el puntal que sostenía las chapas y éstas cayeron hacia atrás. Instantáneamente, sobre el fondo oscuro, apareció la cabeza iluminada de la serpiente, en alto y miríándonos. Mi compañero se

colocó detrás mío, con el farol alzado para poder apuntar, e hice fuego. El cartucho tenía 9 balines; le llevaron la cabeza.

Sabida es la fama del Chaco en cuanto a víboras. Había llegado el invierno sin hallar una. Y he aquí que el primer día de calor, en el intervalo de quince minutos, dos fatales serpientes de cascabel, y una de ellas dentro de la casa Esa noche dormí mal, con el constante escape de cuerda en el oído. Al día siguiente, el calor continuó. De mañana, al saltar el alambrado de la chacra, tropecé con otra: vuelta a los tiros, esta vez de revólver. A la siesta, las gallinas gritaron y sentí los aullidos de un aguará. Salté afuera y encontré el pobre animalito tetanizado ya por dos profundas mordeduras y una nube azulada en los ojos. Tenía apenas veinte días. A diez metros, sobre la greda resquebrajada, se arrastraba la cuarta serpiente en 18 horas. Pero esta vez usé un palo, arma más expresiva y obvia que la escopeta. Durante dos meses y en pleno verano, no vi otra víbora más. Después sí; pero, para lenitivo de la intranquilidad pasada, no con la turbadora frecuencia del principio.

7

Anaconda

14

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

15

En una noche oscura y tempestuosa, Cruzada, una grande y hermosa víbora de la cruz, avanzaba por un sendero del monte. La yarará iba de caza. Cuatro horas habían pasado ya sin encontrar un animal de que hacer presa, cuando oyó fuertes pisadas. Un instante después un hombre pasaba a su lado y se alejaba, sin que la víbora hubiera vuelto en sí de su sorpresa. ¡Un hombre! Preciso es concebir por un momento las ideas de un animal salvaje y, particularmente, las de una víbora, para apreciar lo que esta palabra, «hombre», significaba para los habitantes de la selva.

ese instante, la región de bosque que habitaban

Cruzada y sus compa- ñeras había sido virgen: es decir, que el hombre no había ido todavía a vivir en ella. Desde el momento en que él se instalaba allí, un terrible peligro se cernía sobre los animales salvajes. Las serpientes eran, sin embargo, las que más deberían sufrir, en razón de la eterna y sangrienta enemistad que reina entre hombres y víboras. El peligro era gravísimo.

A la noche siguiente

las víboras, avisadas

con toda urgencia por Cruzada, se reunían

en una caverna a deli-

berar. Cambiáronse cien opiniones y se trazaron diez planes de campaña distintos.

Pero triunfó el parecer

de Cruzada, quien dijo

que nada podía hacerse sin averiguar antes cuántos eran los hombres, dónde vivían y qué hacían. Cruzada se ofreció a ir esa misma tarde a explorar el terreno para trazar después, de acuerdo con lo que viera, un plan de guerra contra sus enemigos. Fue otra vez aceptada la proposición de Cruzada, cosa no extraña si se consideran la inteligencia y el valor de esta gran yarará. Cruzada acababa de resolver el sacrificio de su vida, ofreciéndose a ir

en pleno día al encuentro de los hombres y a ser muerta, como era lo más probable. Pero no fue muerta sino cazada con una lazo corredizo por un hombre

15

Hasta

muerta, como era lo más probable. Pero no fue muerta sino cazada con una lazo corredizo

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

16

que, acompañado por tres negros, la había descubierto en el umbral del chalet. Llevándola colgando, el hombre la arrojó dentro de una jaula cerrada con tejido de alambre. En una jaula más pequeña, Cruzada vio una enorme víbora con el cuello mons- truosamente hinchado, que le habló así:

-¡Óyeme, pequeña yarará! Tú no me conoces. Mi patria está muy lejos de aquí, en el cotinente asiático, en la India. Mi nombre es Cobra Capelo Real. Soy la más grande, la más fuerte y la más venenosa de todas las víboras, y donde pongo mis colmillos pongo el sello de la muerte. ¿Sabes lo que hacemos nosotras aquí y por qué te han hecho prisionera en vez de matarte? Te lo voy a decir: estamos aquí para que los hombres del chalet, sabios naturalistas, nos extraigan el veneno cada quince o veinte días, para preparar luego con él un suero contra nuestras mordeduras. ¿Concibes algo más horrible? Oye ahora cuál es mi plan para fugarnos. Cruzada se acercó hasta rozar con la cabeza el tejido de alambre y la gran víbora asiática comenzó a hablarle en voz baja. El plan de fuga era de muy difícil ejecución y se confiaba para llevarlo a cabo en la gran resistencia que tienen las víboras a envenenarse con su propio veneno o el de sus semejantes. Debían proceder así: Cruzada se dejaría morder por la Cobra Capelo Real. Si el veneno poderosísimo de la cobra alcanzaba a matarla, el plan había fracasado. Si la yarará resistía a la mordedura, quedaría como muerta. Los peones del chalet, al hallarla así, la tirarían fuera de la jaula grande, por inútil ya. Acto continuo,los mismos peones llevarían a la cobra real al chalet para extraerle el veneno, pues ése era el día indicado para ello. Si mientras los hombres apretaban las mandíbulas de la gran cobra para que vertiera su veneno en un vidrio de reloj, Cruzada había tenido tiempo de volver en sí y entraba en el laboratorio del chalet, la cobra y Cruzada se habían salvado, porque la yarará clavaría sus colmillos en el pie del hombre que sujetaba a la asiática. El hombre, entonces, al abrir las manos por el dolor de la mordedura, dejaría escapar a la gran cobra. En seguida, las dos víboras, aprovechándose de la confusión producida, huirían a toda carrera. Punto por punto y tal como lo hemos detallado, el plan se realizó: la mordedura de la cobra a la yarará, el desmayo de ésta, la recolección de veneno, el ataque de Cruzada al hombre y la fuga final de las dos víboras. Esa misma noche, Cruzada se presentaba en la caverna acompañada de una gran serpiente que nadie conocía. En un momento, Cruzada enteró a sus hermanas de la milagrosa huida, que se debía en gran parte a la inteligencia de la serpiente extranjera. Pero, desde el primer momento, el orgullo y la mirada oblicua de la cobra real habían impresionado mal a las víboras. Evidentemente, la cobra desprecia ha a las víboras del país, pues ninguna de ellas podía medirse en tamaño, fuerza e inteligencia con la gran cobra. Este desprecio lo notaron tanto Cruzada como sus compañeras y la situación amenazaba tornarse tirante, cuando una joven serpiente de cerca de tres metros de largo entró en la caverna, cambiando al pasar una guiñada de inteligencia con Cruzada. ¿Quién era esa intrusa y qué hacía allí, pues la asamblea reunía exclusivamente a las serpientes venenosas? Era Anaconda, la más grande y fuerte de todas las serpientes conocidas. La recién llegada era todavía muy joven a pesar de su tamaño,

16

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

17

pues, al llegar a todo su desarrollo, las anacondas pueden alcanzar hasta diez metros de largo. Pero, cachorro y todo, su fuerza era tan grande que podía atreverse a sostener una lucha cuerpo a cuerpo con la venenosísima Cobra Capelo Real, que medía cuatro metros. Ya sabemos quién era la intrusa. ¿Pero por qué estaba allí, entre sus primas hermanas, las víboras? Porque esa misma tarde, horas después de la fuga, Cruzada había contado el incidente a su gran amiga Anaconda, explicándole al mismo tiempo las dudas que abrigaba sobre el pérfido carácter de la serpiente asiática. Dudas de las que, como acabamos de verlo, habían participado sus hermanas. -¿Qué me aconsejas, Anaconda? -le había preguntado ansiosamente Cruzada. -Deja por mi cuenta, prima, a la señora asiática -concluyó alegremente Anaconda-. Esta noche iré a hacerles una visita. Y, como acabamos de ver, Anaconda había cumplido su palabra. Aquella sesión del congreso de las víboras fue muy tormentosa. La cobra real, que tenía también sumo interés en luchar contra los naturalistas del chalet, había propuesto un plan de campaña que consistía en ir esa misma noche a matar a los hombres. -Tal vez no alcancemos a matar a dos dijo-, pero los que queden huirán al día siguiente. -Ni alcanzaremos a matar a ninguno, ni los hombres huirán -repuso Anaconda-. Ese plan es insensato. Los hombres son demasiado inteligentes para que podamos vencerlos en seguida. Busquemos unos días más el modo de luchar contra ellos. Si nos apresuramos y los atacamos esta misma noche, estamos perdidas. Mañana mismo no quedará una de nosotras, víboras y serpientes. -¡Esta culebreja habla así porque tiene miedo! -exclamó con desprecio la cobra real. -¡Miedo yo! -repuso Anaconda irguiéndose, mientras sus ojos brillaban como ascuas. -¡Paz, paz! -clamaron todas las víboras, interviniendo-. Sigamos el con- sejo de nuestra huésped, la cobra real. Si su plan fracasa, seguiremos el de Anaconda. -Lo que prueba -respondió Anaconda- que todas ustedes se dejan impo- ner por el gran cuello hinchado de esta señorita de la India. Oigan bien lo que les digo: ¡Si van ustedes esta misma noche a matar a los hombres, mañana a mediodía no queda una de ustedes viva! -Y bien, ¡iremos aunque muramos todas! clamaron las víboras-. Si tú tienes miedo de ir, te quedas. -En otra ocasión -contestó Anaconda con desprecio-, hubiera hecho tra- gar esas palabras a la que acaba de hablar. Pero ustedes están enloquecidas por esta señora y no ven su traición. Con ella me he de entender yo después. ¡Ahora, a matar a los hombres, encantadoras primas! ¡Y la que quede que cuente el cuento! Una hora más tarde, todas las víboras de la región, convocadas apresu- radamente, luchaban en la oscuridad con los perros negros que habían visto Anaconda y Cruzada y que, por estar inmunizados contra el veneno de las víboras, podían resistir el ataque de decenas de víboras.

Al

cabo de

un rato de lucha

en la oscuridad

cuatro focos de luz

17

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

18

deslumbradora surgieron entre los combatientes: eran linternas eléctricas de los hombres del chalet que, despertados por los ladridos de los perros, hacían irrupción entre las víboras, quebrando espinazos a diestra y siniestra con sus varas duras y flexibles. En un instante la situación cambió. Las víboras se lanzaban contra los hombres, pero eran deshechas por los dientes de los perros y partidas por el medio, de un golpe de vara. Además, la luz viva de los focos eléctricos enceguecía a las yararás. De modo que la voz: ¡Huyamos! ¡Huyamos! ¡Sálvese quien pueda! cundió entre la filas de las víboras. Por el sendero que llevaba al bosque huían las víboras derrotadas, manchadas de sangre, con las escamas rotas y llenas de tierra. A lo lejos se oía ladrar roncamente a los perros que les seguían el rastro. Los hombres las perseguían. Anaconda y Cruzada, una al lado de la otra, cambiaban algunas palabras mientras huían a escape entre la banda de víboras. -¡Tenías razón, Anaconda! -decía amargamente Cruzada-. Podría jurar ahora que la cobra maldita nos ha traído exprofeso al exterminio. -¡Déjala por mi cuenta! -repuso Anaconda-. Tú puedes escaparte si quieres, Cruzada. -¿Y tú qué haces, Anaconda? -¿Yo? -repuso Anaconda-. Por estúpidas que se hayan mostrado en esta ocasión tus hermanas, van ahora a hacerse matar valientemente frente a su caverna. Me sacrifico con ellas por la raza. Pero antes voy a arreglar una pequeña cuenta con la Cobra Capelo. -¡Bien, Anaconda! --sonrió con orgullo Cruzada-. Te reconozco en este rasgo. ¡Moriré contigo! Ya había llegado a la caverna la tropa de víboras derrotadas. Pero ninguna quiso buscar en sus lóbregos refugios una salvación problemática. -¡Compañeras! -se alzó en el trágico silencio la voz vibrante de Ana- conda-. Dentro de cinco minutos, como tuve el honor de advertirlo esta noche misma, ninguna de nosotras existirá. Yo entré por amistad con una de ustedes en un asunto que no era mío y él me cuesta la vida. No me quejo ni me arrepiento. Pero me arrepentiría, en cambio, hasta tornar execrable el nombre de Anaconda hasta el final de los siglos si no pidiera cuentas estre- chas a esa intrusa asiática de la tremenda hecatombe a que las ha arrastrado a ustedes. ¡Sí, a ti me refiero, mal bicho asiático, que tratas ahora de esconderte! -concluyó Anaconda volviéndose a la cobra real. Y, lanzándose al encuentro de la cobra, los 92 dientes de Anaconda hicieron presa en el lomo de la gran Cobra Capelo Real. La cobra devolvió el ataque y sus mandíbulas se cerraron sobre el cuello de Anaconda. Durante un rato, la lucha estuvo casi entera de parte de la cobra. Anaconda sentía crujir los huesos del cuello. Si no lograba envolver a la cobra en los potentes anillos de su cuerpo estaba perdida. Poco a poco, sin embargo, logró hacerlo y, aunque ya envenenada y con horribles dolores, comenzó a ceñir a la gran cobra en su mortal abrazo. Ya hemos dicho que la fuerza muscular de Anaconda es inmensa. Como estrujada en un torno infernal, la cobra abrió la boca, asfixiada, mientras su enemiga se acercaba cada vez más con los dientes a la cabeza de la serpiente del Asia. Sus dientes alcanzaron el capuchón, ascendieron más todavía y se cerraron por fin sobre la cabeza de la cobra, triturándole lentamente los huesos. Anaconda desciñó los anillos de su cuerpo y la gran cobra cayó al suelo

18

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

19

como una masa inerte: estaba muerta. Un instante después, Anaconda caía también y quedaba inmóvil. El duelo acababa de terminar cuando los hombres y sus perros caían sobre las víboras. En vano todas las que quedaban,

indemnes o heridas, se lanzaron sobre los hombres. Entre los dientes de los perros, que retorcían en un segundo el cuello de las víboras, y las varas de los hombres, que partían por el medio a las yarayás, las víboras, orgullo y terror de la selva virgen, fueron cayendo frente a la caverna. Caye- ron valientemente una por una, sin pedir tregua ni perdón, y una de las últimas en caer fue la valiente Cruzada. Cuando los hombres recogieron a todas las víboras muertas para quemarlas en un solo montón, el jefe de ellos notó que Anaconda vivía todavía. ¿Qué haría aquí esta serpiente se preguntó entre estas malas bestias venenosas? Llevémosla al chalet, para que se acostumbre a vivir entre nosotros. Llevaron, en efecto, con ellos a Anaconda, que, a pesar de estar muy envenenada, pudo salvarse. Vivió domesticada algo más de un año con los hombres, hasta que un día remontó nadando el río Paraná hasta la selva de donde había venido.

8

El hombre sitiado por los tigres

Había una vez un hombre que vivía solo en el monte, en compañía de un perro y un loro. Había también muchos tigres que todas las noches rugían en la otra orilla del río; a veces lo cruzaban a nado. Pero esto pasaba pocas veces, porque el hombre era un buen cazador y los tenía a raya. El hombre pasaba el año cuidando una plantación de caña de azúcar y la cui- daba también de noche, cuando había luna. Pero en las noches lluviosas venían los chanchos salvajes y le pisoteaban y devoraban su plantación. Por lo cual el hombre estaba desesperado. Se decidió, entonces, una noche, a ir a la orilla del río a hablar con los tigres para que cuidaran su caña. Desde hacía un tiempo, él había notado que entre los rugidos de los tigres había uno que era distinto de los demás. «Este tigre que ruge así -se dijo el hombre mientras cargaba su escopeta-

debe ser un tigre que los hombres han cazado y que ha vivido mucho tiempo en una jaula, donde ha aprendido a entender nuestro lenguaje. Yo comprendo también un poco el idioma de los tigres y voy, por consiguiente, a entenderme con él.»

Y, en efecto, mientras del otro lado del río la costa se llenaba a todo lo largo de rugidos, el hombre lanzó un gran grito e instantáneamente los tigres callaron. Entonces, el hombre gritó:

-¡Tigres! ¡Quiero hablar con uno de ustedes! Durante un rato los tigres permanecieron en silencio, como si estuvieran discutiendo entre ellos, hasta que por fin un tigre lanzó un largo rugido y el hombre comprendió lo que decía. -¿Con cuál de nosotros? -había dicho el rugido. -¡Contigo! ¡Con el que está hablando! --Está bien; podemos hablar -contestó el tigre-. Y ¿dónde? -Aquí, en esta isla que está en medio del río agregó el hombre-. Yo

19

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

20

voy a ir nadando y tú puedes hacer lo mismo. Pero cuidado con los otros, porque, si veo que otros tigres pasan a la isla, le pongo a cada uno una bala en medio de la frente. ¿Entendido? Así dijo el hombre. Y el tigre respondió:

-No va a pasar ninguno. Pero, por las dudas, señor hombre, sería mejor que usted dejara el winchester en la costa. ¡Cualquier día! -respondió el hombre riéndose, porque había compren- dido la pillería del tigre-. Yo sé bien en cuántos pedacitos se entretienen ustedes en deshacer a un hombre cuando lo encuentran desarmado. ¡Nada de bromas, entonces!

-Bueno, bueno

-repuso el tigre-. Convenido.

-Vamos, entonces -concluyó el hombre. Y ambos se lanzaron a nado hacia la isla. El tigre llegó primero, porque el hombre nadaba de costado, con un solo brazo, pues el otro lo llevaba levantado fuera del agua con la escopeta. Y así tuvo lugar la conferencia, mientras el tigre, echado, movía lentamente la cola y el hombre, de pie, se apartaba de la frente el pelo mojado. -Pues bien -comenzó el hombre-. Lo primero que te propongo es esto: yo tengo una plantación de caña de azúcar y los chanchos salvajes no me dejan una planta en pie

-Y, ¿quién tiene la culpa sino usted? -le interrumpió el tigre gruñendo-. Cuando usted no había venido todavía a vivir aquí, nosotros nos encar-

gábamos de los jabalíes y los venados, y los hombres podían plantar lo que querían. -Sí, y ustedes se comían los terneros y los potrillos de los hombres, porque ellos no eran cazadores. Muchas gracias. Y además -agregó-, lo que dicen son mentiras de tigre: ustedes saben bien que les tienen miedo a los jabalíes. -Cuando la bandada es grande, sí les tenemos miedo; pero ustedes también, los hombres, se suben a un árbol cuando encuentran a una bandada de trescientos jabalíes. -También es cierto -confesó el hombre-. Pero acabemos; lo que yo pro- pongo es esto: ustedes podrán pasar el río cuantas veces quieran y vivir en este monte. El monte está lleno de venados y jabalíes y se pondrán gordos. Lo único que exijo es que no vengan sino un tigre por vez. No quiero tener vecinos de uñas largas como ustedes. Pueden turnarse: venir hoy uno, mañana otro, al día siguiente otro; pero siempre uno solo. ¿Les conviene? -Muy bien -respondió el tigre-. Acepto por todos mis compañeros. ¿Esto es todo? -No. Falta algo más. Primero, quiero que no me toquen para nada el perro; si llega a pasar la menor cosa, hago un escarmiento entre ustedes, del que se van a acordar los pocos que queden vivos. Y, segundo, como yo no me fío de palabras de tigre, quiero que cada noche el tigre que venga acá se ponga este anillo de bronce en el dedo pulgar de la pata izquierda: así conoceré por el rastro si ha pasado un solo tigre. ¿Les conviene también esto? Claro está, a los tigres no les convenía este anillo, que, además, de denunciarlos, era una vergüenza para ellos. Pero también era cierto que estaban flacos y que en el monte del hombre podrían cazar cuantos venados quisieran. Por lo cual, aunque rezongando, aceptó. -Acepto -dijo.

20

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

21

-Muy bien -concluyó entonces el hombre-. Tenemos un compromiso formal. Cuando yo les encuentre en el monte, haré como que no los veo. Pero mucho cuidado, vuelvo a repetirte, con tocarme a mi perro, porque entonces vamos a tener un baile a tiros que va a durar hasta que no quede tigre vivo, ni para contarles el cuento a los cuervos. -¡Pierda cuidado, pierda cuidado! -dijo el tigre. Y, saludando al hombre con un rugidito cariñoso, pero que el hombre comprendió que era de gran hipocresía, el tigre se lanzó a nado en la oscuridad, llevando el anillo de compromiso en un colmillo.

Tal como se había planeado el contrato, se llevó a cabo. Desde la noche

siguiente, los tigres cruzaron el río por turno e hicieron tal destrozo entre los venados y los chanchos salvajes que la caña de azúcar del hombre pudo rebrotar que daba gusto. El tigre, como es costumbre en él, seguía a las piaras de chanchos escondiéndose para que no lo vieran y los cazaba uno a uno cuando se quedaban detrás. Hacía así porque no hay animal ninguno capaz de hacer frente a una bandada entera de chanchos salvajes. El hombre estaba contento con los tigres, que cumplían fielmente su compromiso, y nunca halló sino rastros que tenían marcado el anillo que los tigres se ponían en el dedo pero, a pesar de todo, siempre llevaba la escopeta

o el winchester. A veces encontraba al tigre y hacía como que no lo veía. El

tigre, por su parte, abría la boca y bufaba despacio, como hacen los gatos, y continuaba con la boca abierta hasta que dejaba de ver al hombre. Pero ellos también cumplían su palabra. Entonces sucedió que en muchísimos días no cayó una sola gota de agua y los arroyos de secaron. Los animales del monte se fueron a vivir al lado del río para poder tomar agua y abundaron tanto, que los tigres estaban hartos de cazar y comer. Es decir, quienes estaban hartos eran los tigres que estaban de turno en el monte del hombre; porque los otros que estaban del otro lado del río estaban flacos y muertos de hambre y trotaban rugiendo por la costa.

Visto lo cual, el tigre que entendía el lenguaje de los hombres y que era más inteligente aunque más traicionero que los otros, reunió una noche a sus compañeros y les habló así:

-Hermanos tigres: el hombre nos ha engañado una vez más y vamos a morir de hambre. Si no pasamos todos juntos el río, vamos a morir aquí de flacos. Yo he pensado mucho en esto y he hallado un medio para ponernos gordos y matar al hombre. Al oír esto, todos los tigres rugieron: -¡Cuidado con el hombre! ¡A la larga siempre es él el que gana! -Esta vez no hay cuidado -continuó el tigre traicionero-. Yo los conozco

a los hombres mejor que ustedes, porque viví en una jaula mucho tiempo y

sé que toda su inteligencia proviene de las armas que tienen para matarnos. Si no tienen escopeta, son menos inteligentes que un tatú. Acérquense bien, porque, si algún animal nos oye, estamos perdidos. Todos los tigres se agacharon entonces rodeándolo y en las tinieblas brillaban sus ojos como vidrios verdes, y hasta muy

lejos se sentía el mal aliento de tantos tigres reunidos. ¿Qué les dijo el tigre? ¿Cuál era su plan, que tenía por objeto arrancarle la vida al cazador? En seguida lo veremos por los acontecimientos que se sucedieron. En efecto, al llegar la madrugada de esa misma noche, el tigre cruzó el

21

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

22

río y fue a arañar la cáscara de un gran árbol hueco. Arañó siete veces seguidas y después sopló suavemente por la abertura. Era una señal. En el agujero asomó la cabeza de una rata de monte y los dos hablaron

así:

-¡Buenas noches, amiga rata! -dijo el tigre-. Yo estoy bien de salud, muchas gracias. Pero no se trata de esto, sino de pedirte que ustedes las ratas me devuelvan el servicio que les hice la vez pasada cuando aquella gran víbora las perseguía a ustedes. -¡Sí, sí, señor tigre! -exclamó la rata asustada-. Todo lo que usted quiera. ¿Qué debemos hacer? -Ustedes harán esto -dijo el tigre-. Vayan mañana, que es la primera noche de luna, a la casa del hombre; el hombre va a salir con el perro. Yo lo sé. Entren y deshagan todos los cartuchos y las balas, destrúyanlo todo. ¿Entiendes, rata? Que no quede ni un granito de pólvora ni de plomo; nada, nada. El hombre quedará desarmado y nosotros lo mataremos a él. Si no hacen esto, voy en seguida a ver a la víbora

no señor tigre! ---gritó la rata, chillando de miedo-. ¡En seguida

voy a ir! Voy ahora mismo a buscar a todas las compañeras. ¡Pero no haga eso que dijo, señor tigre! Pierde cuidado; no lo voy a hacer si ustedes se portan bien. Estoy satisfecho de ustedes, rata. Hasta luego, pues. -¡Hasta cuando guste, señor! Pues bien: tal como lo prometió la rata, lo hicieron. Apenas se levantó la .luna, las ratas, que estaban todas esperando a la orilla del monte, atravesaron corriendo el pedazo de monte y entraron como un ejército en la casa. Eran tantas que se atropellaban en la puerta y algunas quedaron con las patas rotas. Había más de treinta mil ratas. En un momento deshicieron los cartuchos, rompieron el cartón, desparramaron la pólvora y se comieron las balas. Las ratas del monte son muy amigas de comer el plomo de las balas. Primero lo muerden, después lo roen y acaban por comerlo. Y en esto consistía la pillería del tigre, al confiar a las ratas del monte la tarea de desarmar al hombre, pues ningún otro animal ni nadie podía haberlo hecho. Para mayor desgracia, esa tarde el hombre había dejado sus armas con querosene para limpiarlas bien, y estaban sin balas, por consiguiente. Pero esto también lo había supuesto el tigre por ser sábado, día en que el hombre solía hacer eso. De modo que al hombre no le quedaba más que el machete.

Y, cuando el hombre volvió esa noche, nada notó en la oscuridad y se durmió en seguida. Pero el perro había sentido el olor de las ratas y, siguiendo el rastro, entró en el monte. Y, apenas había asomado la cabeza, cuando el tigre, que lo esperaba agachado tras un tronco, lo aplastó de un manotón. Un solo zarpazo del tigre abre el vientre de un toro de extremo a extremo. Hay que figurarse, pues, cómo quedaría el pobre perrito.

A la madrugada siguiente, el hombre, no hallando a su perro, siguió su rastro hacia el monte, con profunda angustia. Y lo vio muerto, deshecho, a la misma entrada del monte. El hombre conoció en seguida quién era el culpable. Y, pálido de rabia, miró a todas partes buscando al asesino. Y lo vio allá arriba en un árbol, acostado sobre una gruesa rama, runruneando hipócritamente, como si no hubiera hecho nada. Pero el tigre sabía bien que el hombre no tenía sino el machete y por esto estaba tranquilo. -¡Por fin has hecho una de las tuyas, tigre! -le gritó el hombre apenas lo

22

¡No,

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

23

vio-. La culpa la tengo yo por haber creído una sola vez en mi vida en palabrade tigre, que son todos gatos del monte, hijos de gato y nietos de gatos sarnosos. ¡Miente! -rugió el tigre, rabioso, porque no hay insulto mayor para un tigre que llamarlo gato del monte. -Sí. ¡Gato y tres mil veces gato! --repitió el hombre-. ¿Por qué no bajas acá, en vez de limpiarte los bigotes allá arriba? ¡Baja un momento y verás cómo te los peino en un momento con el machete, gato manchado! O espérate quieto ahí arriba a que vuelva con el winchester Entonces el tigre se echó a reír. -¿Para qué? dijo-. Estoy muy cómodo aquí. Y además -¿Además qué? -Nada -continuó el tigre mirán- dolo de reojo. Nada más sino que las ratas se comieron anoche todos los cartuchos y las balas Al oír esto, el hombre comprendió que, si una gran casualidad no lo salvaba, estaba perdido. -¿Es cierto lo que dices? - e preguntó-. ¿Te animas a no engañar por una sola vez en tu vida? -Tan cierto -respondió el tigre como que yo no soy gato, ni sarnoso, y que usted es un pobre hombre que antes nos daba miedo y ahora no sirve para nada. Hasta pronto. Ahora voy a mandar noticias suyas a los compañeros. Y el tigre, hundiendo el diente, comenzó a rugir, primero despacio, después más fuerte. Y desde la otra costa del río los demás tigres le respondieron rugiendo, porque aquélla era una señal para que se lanzaran en seguida al río y vinieran a matar al hombre. Pero el hombre, sin apu- rarse, se fue a su casa y, después de buscar por todas partes si no le quedaba una miserable bala de revólver siquiera, reforzó las puertas y ventanas y esperó. No esperó mucho, sin embargo, porqué antes de media hora sintió a los tigres que se abalanzaban rugiendo contra las paredes de su casa para deshacerla. Bramaban locos de rabia al ver que no podían entrar. Rondaban, arañaban en los rincones buscando un hueco, se subían al techo. Otros tomaban distancia, venían corriendo y, de un salto, se estrellaban contra la puerta, que crujía de arriba abajo. Y todo entre un furioso conjunto de rugidos. Así pasaron tres días. Los tigres iban a cazar por turno, pero siempre quedaban cuarenta o cincuenta tratando de romper la casa. A veces, el tigre traicionero se arrimaba a la puerta y decía, burlándose:

-¿Qué tal, señor hombre? ¿Por qué no sale un momento a ver si tengo sarna? Entonces venían los demás y le gritaban de todo a través de la puerta:

-¡Perro sin pelo! ¡Pescador de mojarras! ¡Mata gallinas! ¡Comedor de yuyos! ¡Rana con pantalones! Pero el hombre, distraído, apenas los oía, porque día y noche estaba pensando en la manera de salvarse. Escaparse era imposible, pues los tigres estaban dispuestos a mantener el sitio hasta que pudieran matarlo. ¿Y cómo poder avisar a los hombres? Los tigres sabían a su vez que un día u otro caería entre sus dientes y la tardanza los enfurecía. Noche y día volvían a estrellarse contra las paredes de madera para deshacerlas. La casa entera retumbaba con los golpes y los rugidos de los cien tigres eran tan fuertes

23

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

24

que rompían los vidrios de la ventana. Pero el hombre pensaba y pensaba, hasta que un día, oyendo a una bandada de loros que iban todas las mañanas al naranjal, tuvo una idea luminosa. Era una idea muy rara, pero que podía dar un gran resultado. He aquí lo que hizo: bajó de la percha a su loro, que todo el día había estado gritando de hambre, y le enseñó a decir:

-Estoy sitiado en el monte por los tigres, en el río de Oro. El loro, que se moría de hambre,. no quería sino decir: ¡Papa para el loro! Pero el hombre sólo le daba un casco de naranja cuando repetía: Estoy

sitiado

Y el loro repetía: Estoy sitiado

¡papa, rica papa para el loro!

-No, no -corregía el hombre- .

rica papa para el loro! -No, no -corregía el hombre- . Hay que decir todo: Estoy

Hay que decir

todo: Estoy sitiado en

¡qué rica la

papita del loro! Estoy sitiado en el monte ¡qué rica la papita del loro!

Poco a poco, sin embargo, aprendió a

decir todo de corrido, gracias a los cascos de naranja, que le gustan mucho. Hasta que una mañana, el hombre soltó a su loro por la chimenea de la cocina en el momento en que pasaba volando una bandada que iba a comer al naranjal y el loro del hombre se fue con ella. Y en cuanto

se halló en libertad a la vista de tantas ricas naranjas, se

puso loco de contento

y comenzo a gritar:

el monte

Estoy

sitiado

en el

monte

por los

tigres

en el río de

Oro. Y no decía sino esto, como hacen los

loros cuando acaban de aprender una cosa nueva. Los demás loros estaban también encantados oyendo hablar a su compañero y en pocos días aprendieron las palabras. Solamente que al

Y otros

principio repetían mal y decían, por ejemplo: Estoy tigre de oro

decía: Río de tigre en sitiado por oro estoy monte del Con el ejercicio, sin embargo, llegaron a decir bien. Y, como las

24

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

25

bandadas de loros se juntan al atardecer para ir a dormir lejos del naranjal, todos los loros que había en el país aprendieron las palabras. Los cuales se las enseñaron a otras bandadas que llegaban de paso. De modo que al salir

del sol y al atardecer, todo el cielo, a diez leguas a la redonda, tronaba con la voz de los loros que decían: Estoy sitiado en el monte por los tigres en el río de Oro.

Esto era lo que el hombre había esperado y, como cada día nuevos loros aprendían la lección, era imposible que algún hombre no llegara a oír el pedido de auxilio que repetían los loros. Así pasó en efecto. Y para gran casualidad, fue un amigo mismo del hombre el primero que oyó a los loros. Este amigo, que viajaba en aeroplano, al pasar volando por encima del monte atravesó por el medio de una inmensa bandada de loros que iban a dormir. Y con gran sorpresa oyó lo que decían y comprendió que se trataba de su amigo que vivía solo en el río de Oro. Cambió en seguida de dirección con un largo viraje y, dos horas des- pués, comenzó a oír el rugido de los tigres. En un instante, bajó desde las nubes y, mientras los tigres, desesperados de rabia, daban inmensos saltos para alcanzar la hélice con las uñas, el amigo del hombre pasaba y repasaba volando encima de ellos a toda velocidad y los mataba a tiros. Ni un tigre quiso huir; todos fueron cayendo uno a uno, y aun en la agonía se arrastraban, todavía rugiendo, hasta la puerta del hombre para matarlo. Pero el hombre, que al oír el lejano ronquido del aeroplano había comprendido de lo que se trataba, ayudaba también al exterminio desus implacables enemigos con un revólver que le había tirado el aviador. Así concluyó la lucha a muerte entre el hombre y los tigres. El hombre había recibido muchas heridas en la lucha, que no eran de gravedad. Y, como deseaba descansar por un tiempo, ese mismo atardecer se fue con su amigo en aeroplano. Y durante un rato pasaron por en medio de grandes bandadas de loros que se retiraban a dormir y que iban pidiendo auxilio todavía. Los dos amigos se rieron, pero el hombre no se olvidó nunca del servicio que sin querer le habían prestado los loros.

9

El diablo con un solo cuerno

En el país de África, cerca de un gran río, había un lugar donde nadie quería vivir, porque todos tenían miedo. Alrededor de ese lugar vivían muchos negros que plantaban mandioca y bananos. Pero en aquel lugar no había nadie: ni bananos, ni mandioca, ni negros, ni nada. Todos los negros tenían miedo de aquel lugar, porque allí vivía un animal enorme que rompía las plantas, atropellaba los ranchos, deshaciéndolos en cien mil pedazos, y mataba además a todos los negros que encontraba. Los negros, a su vez, habían querido matar al terrible animal, pero no tenían sino flechas y las flechas no entraban en el lomo ni en los costados, porque allí el cuero es sumamente grueso y duro. En la barriga, sí, entran las flechas, pero es muy difícil apuntar bien. Una vez, un negro muy inteligente fue hasta cerca del mar y compró una escopeta que le costó cinco colmillos de elefante. Con esa escopeta quiso matar al animal; pero las balas de plomo se achataban contra la piel y entonces aquél mató al negro con escopeta y todo, rompiéndole la cabeza de

25

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

26

una patada como si fuera un coco. ¿Pero qué animal era ése, tan malo y con tanta fuerza? Era un rinoceronte, que es el animal más rabioso del mundo y tiene casi tanta fuerza como un elefante. Éste es el motivo por el cual ningún negro quería ni acercarse al lugar donde vivía el rinoceronte. Pero he aquí que una vez llegaron al país tres viajeros, tres hombres

blancos, y quisieron vivir allí, para estudiar los animales, las plantas y las piedras del país, porque eran naturalistas. Estos tres hombres eran jóvenes

y muy amigos, y se fueron a hacer una casa en el lugar donde vivía el

rinoceronte. Pero los negros les rogaron que no fueran allá; se arrodillaban delante de ellos y lloraban, asegurando a los tres amigos que el «diablo-con-

uncuerno» los iba a matar. Los hombres se echaron a reír, mostrándoles los fusiles que llevaban y las balas, que tenían como una camisa de acero durísimo y que tienen tanta fuerza que atraviesan el mismo fierro como si fuera queso. Pero los negros lloriqueaban y decían:

-No hace nada

Bala

no entra

No entra ninguna bala en su cuero

«Diablo-con-un-solo-cuerno» no puede morir

Los hombres blancos se rieron de nuevo, por que no hay animal alguno que resista a una bala en punta con camisa de acero, por más diablo con uno, dos o tres cuernos que sea (porque hay rinocerontes que tienen más de un cuerno). Y, como ningún negro quería ir a ayudarlos, ellos mismos se fueron con su carreta y construyeron un rancho muy fuerte, con una puerta de tres pulgadas de grueso. Como iban a pasar mucho tiempo allí, plantaron árboles en todo el rededor, muchos árboles que regaban, al principio todos los días y después cada semana. De día caminaban, juntaban bichitos y yuyos con flores y partían piedras con un martillo y un cortafierro que llevaban colgando del cinturón, como si fuera un machete. De noche estudiaban lo que habían reunido en el día y leían. Pasó mucho tiempo sin que nada los inquietara y estaban a punto de creer que el famoso «Diablo con-un-solo-cuerno» era un cuento de los negros para asustarlos a ellos, cuando una noche de gran tormenta, mientras afuera llovía a torrentes y los tres amigos estaban leyendo dentro del rancho, muy contentos porque tenían una gran lámpara y tenían café y cigarros, uno de ellos levantó de pronto la cabeza y quedó inmóvil.

-¿Qué hay? -le preguntaron los otros-. ¿Qué has sentido? -Me parece haber oído ruido - dijo el primero-. ¡Oigan, a ver! Los otros quedaron también quietos y oyeron así un ruido sordo y hondo: ton-ton-ton, como sí una cosa muy pesada caminara e hiciera

retemblar la tierra. Los hombres, muy sorprendidos, se miraron unos a los otros y exclamaron:

-¿Qué será? -Había que ver qué era eso. Encendieron, en consecuencia,

el farol de viento y salieron afuera.

Llovía tanto, que en un momento estuvieron hechos sopa y el agua les corría por abajo de la camiseta; pero a ellos no les importaba. Recorrieron la quinta sin hallar nada; hasta que uno de los . hombres, que se había

agachado, exclamó:

-¡Fíjense! ¡Todos los arbolitos están descascarados! ¡Y hay rastros! ¡Son de un animal grandísimo!

26

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

27

Todos se agacharon entonces con el farol y pudieron ver una huella profunda, el rastro de una pata de tres dedos, y tan grande como un plato. Estaban casi todas llenas de agua, porque continuaba lloviendo a torrentes. Y no era eso sólo: a dos cuadras del rancho había un árbol inmenso, cuyo tronco no lo podrían rodear diez hombres abrazados a él y dándose las manos; tan grueso era. Pues bien, toda la cáscara de ese árbol, a la altura del

cinturón de un hombre, estaba arrancada, deshecha como tiras de trapo. Cuando los tres amigos vieron esto, dijeron al mismo tiempo:

-Es un rinoceronte; no cabe duda. No hay en el mundo otro animal capaz de hacer esto. Es el «Diablo-con-un-solocuerno». En consecuencia, al día siguiente aprontaron sus armas. Las limpiaron primero con querosene y después con vaselina. Y al final las frotaron con un trapo bien seco. Esa noche no estudiaron. Tomaron café, en silencio, para oír mejor el menor ruido que se sintiera de afuera. Y efectivamente, poco antes de las nueve, oyeron el mismo ruido profundo de la noche anterior:

ton-ton-ton ¡El «Diablo-con-un-solo-cuerno»! -dijeron en voz muy baja-. ¡Ahí está! Y, tomando cada cual su fusil, salieron caminando muy despacio y agachados. Ellos eran naturalistas y no cazadores; porque si hubieran sido cazadores, habrían comprendido que no se cazan rinocerontes con la misma facilidad con que se mata un gato. Y esto casi les cuesta la vida. Avanzaban agachados, pues, al encuentro del rinoceronte, llenos de confianza en las balas que tenían. De repente, de la oscuridad de la noche, surgió una sombra monstruosa y los tres hombres, que estaban apenas a veinte metros del animal, creyeron que había llegado el momento, se arrodillaron los tres, apuntaron los tres a la cabeza de la bestia y los tres dispararon al mismo tiempo. Las tres balas cónicas dieron en el blanco, pero ninguna en el lugar deseado. Una pegó en un costado del cuerpo y le hizo saltar una astilla; otra atravesó las enormes arrugas que tiene el rinoceronte en el pescuezo; y la tercera bala le entró por un costado del pecho, fue corriendo por debajo del cuero y salió por la cola. Ahora bien: cuando el rinoceronte se siente atacado y herido es el animal más temible que hay. Se precipita furioso contra su enemigo y, si se le ha tirado de cerca, no hay tiempo de tirar de nuevo. No queda más remedio que disparar, disparar a todo escape, disparar como si lo corriera a uno un Diablo-con-trescientos-millonesde-cuernos. Y es lo que hicieron los tres amigos: corrieron hacia el rancho con toda la velocidad que les daban las piernas, y el rinoceronte detrás. La tierra temblaba con aquella carrera. Los hombres volaban, pareciéndoles a cada momento que sentían el cuerno del rinoceronte levantándolos de atrás por el pantalón. Cada vez estaba más cerca de ellos, pero también cada vez estaban más cerca del rancho. Hasta que, por fin, llegaron y apenas tuvieron tiempo de cerrar la puerta, cuando:

¡tror-r-r-róm!, sintieron un horrible golpe que sacudió el rancho de arriba abajo: era el rinoceronte, que, con la cabeza baja, se había estrellado contra la puerta. La puerta resistió, porque era de tres pulgadas de grueso; pero, en cambio, el cuerno la había atravesado como si fuera de manteca, y allí estaba; profundamente clavado, saliendo todo por la parte de adentro, mientras el animal, desde afuera, bramaba y pateaba, haciendo tremendos esfuerzos para sacar su cuerno.

27

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

28

Ahora bien: la primera idea de los tres amigos había sido abrir la ventana y matarlo a tiros antes de que se escapara. Pero, cuando vieron que por más fuerza que hacía el rinoceronte no lograba sacar su cuerno, dejaron de ser cazadores para ser otra vez naturalistas y sintieron deseos locos de agarrar al rinoceronte vivo. ¡Cómo podrían estudiarlo bien, teniéndolo allí cerca de ellos! ¿Pero cómo hacer, antes que concluyera por sacar su cuerno, de tanto forcejear? -¡Ya está! -gritó de pronto uno de ellos-. ¡Ya sé cómo vamos a hacer! Vamos a agujerear el cuerno por la parte de adentro y pasar un fierro de pulgada por el agujero. ¡Que haga fuerza después para sacarlo! -¡Bravo! ¡Bravo! -gritaron a coro los otros, porque la idea era excelente. Corrieron en seguida a buscar el taladro y,con una mecha de pulgada, se pusieron a agujerear el cuerno. Les daba algún trabajo, pues el cuerno se movía sin cesar de arriba abajo y de costado a costado; pero lo agujerearon por fin y metieron inmeditamente en el agujero un fierro de una pulgada. ¡Ya estaba! Por más grande que fuera la fuerza del rinoceronte, nunca, nunca podría salir de allí. A la mañana siguiente, le enlazarían las patas y lo tendrían preso hasta que se amansara, porque los rinocerontes son así. Pero, entretanto y mientras no llegaba el día, el animal forcejeaba y forcejeaba por sacar su cuerno; pero un fierro de pulgada, cuando es corto, tiene más fuerza que diez rinocerontes y los tres hombres estaban tranquilos, seguros de que no se escaparía. Como estaban muy fatigados y sudando, se dieron un baño y volvieron al cuarto, descansados y frescos, y pasaron la noche tomando café. Estaban sentados alrededor del cuerno y, para divertirse, le hacían cosquillas con una pluma.

10

El diablito colorado

Había una vez un chico que se llamaba Ángel y que vivía en la cordillera de los Andes, a orillas de un gran lago. Vivía con tina tía enferma; y Angel había sido también enfermo, cuando vivía en Buenos Aires, donde estaba su familia. Pero allá en la cordillera, con el ejercicio y la vida al aire libre, se había curado del todo. Era, así, un muchacho de buen corazón y amigo de los juegos violentos, como suelen ser los chicos que más tarde serán hombres enérgicos. Una tarde que Ángel corría por los valles, el cielo de pronto se puso amarillo y las vacas comenzaron a trotar, mugiendo de espanto. Los árboles y las montañas mismas se balancearon y, a los pies de Ángel, el suelo se rajó como un vidrio en mil pedazos. El chico quedó blanco de susto ante el terremoto, cuando en la profunda grieta que había a sus pies vio algocomo una cosita colorada que trepaba por las paredes de la grieta. En ese mismo momento, la gran rajadura se cerraba de nuevo y Angel oyó un grito sumamente débil. Se agachó con curiosidad y vio entonces la cosa más sorprendente del mundo: vio un diablito, ni más ni menos que un diablito colorado, tan chiquito que no era mayor que el dedo de una criatura de seis meses. Y el diablito chillaba de dolor, porque la grieta al cerrarse le había apretado una mano, y saltaba y miraba a Ángel, con su linda carita de diablo.

28

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

29

El muchacho lo agarró después por la punta de la cola y lo sacó de allí, sosteniéndolo colgado cabeza abajo. Y, después de mirarlo bien por todos los lados, le dijo:

-Oye, diablito: si eres un diablo bueno (pues hay diablos buenos), te voy a llevar a casa y te daré de comer; pero si eres un diablo dañino, te voy a revolear en seguida de la cola y te arrojaré al medio del lago.

Al oír lo cual, el diablito se echó a reír:

-¡Qué esperanza! -dijo-. Yo soy amigo de los hombres. Nadie los quiere como yo. Yo vivo en el centro de la tierra y del fuego. Pero estaba aburrido de

pasear siempre por los volcanes y quise salir afuera. Quiero tener un amigo con quien jugar. ¿Quieres que yo sea tu amigo?

-¡Con mucho gusto! -repuso Ángel, parando al diablito en la palma de la mano-. ¿Pero no me harás daño nunca? ¡Cuidado, porque, si no, te va a pesar, diablito de los demonios! -¡Qué esperanza! -tornó a contestar el diablo, dándole la mano-. Ami- gos, ¡y para toda la vida! ¡Ya verás!

Y he aquí como Ángel y el diablito trabaron amistad, vivieron como

hermanos y corrieron juntos aventuras sorprendentes. El diablito, claro está, sabía hacer de todo y jugar a todo, pero su gran afición era la mecánica. En una esquina de la mesa donde Ángel estudiaba de noche sus lecciones, el diablito había instalado su herrería: fierros, herramientas, fragua y un fuelle para soplar el fuego. Pero todo tan diminuto, que el taller entero no ocupaba más espacio que una moneda de dos centavos, y había allí de todo, sin embargo, y allí fabricaba el diablito los delicadísimos instrumentos que necesitaba. Y mientras el muchacho estudiaba a la luz de la lámpara, el diablito trabajaba en la sombra de la pantalla y martillaba y soplaba que era un contento. ¿Qué hacía el diablito? ¿Qué era lo que fabricaba? Ángel no lo sabía. ¡Era tan chiquito todo aquello! Pero lo más sorprendente de esta historia es que el diablo era invisible paratodos menos para Ángel. Sólo su amigo lo veía; las demás personas no podían verlo. Mas el diablito rojo existía realmente, como pronto lo hizo ver.

Una tarde hubo un concurso de honda entre los muchachos de la escuela. La goma de la honda de Ángel se rompió al primer tiro y, cuando ya se daba por vencido, vio al diablito trepado a su dedo pulgar. -¡No te aflijas, primo! -le decía el diablito-. Abre el pulgar y el índice para que yo pueda sujetarme de ellos y tírame fuerte de la cola: verás cómo nunca has tenido una honda igual.

Y, en efecto, Ángel hizo lo que el diablito le decía, enroscó una piedra en

la cola y estiró, estiró hasta que no pudo más; y la piedra salió silbando, con tanta fuerza que se la oyó silbar un largo rato. E inútil es decir que Angel ganó el concurso. Notemos también que el diablito había llamado primo a Angel. Y es que, en efecto, los hombres son primos; y aun hay otros parientes más raros, como pronto lo veremos. En otra ocasión, el maestro retó injustamente a Ángel y tantas cosas desagradables le dijo, que esa noche, mientras el diablito trabajaba en su fragua, Ángel, en vez de estudiar, lloraba sobre la mesa. El diablito lo vio y dijo riendo:

¡No te aflijas, primo! Voy a arreglar las cuentas a tu maestro. Ya verás mañana.

29

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

30

Y golpeando a toda prisa en el yunque, fabricó un instrumento raro, con el que salió corriendo. Corriendo siempre llegó a la casa del maestro, que estaba durmiendo y roncaba; y metiéndose con mucho cuidado dentro de su boca, le colocó el instrumento detrás de la lengua. ¿Qué bisagra o qué resorte extraño era aquella cosa? Nunca se supo. Pero lo cierto es que, al dar clase al día siguiente, el maestro estaba tartamudo, como si tuviera un resorte en la lengua. Quiso decir: «¡Alumno

Ángel!», y sólo dijo: A

Y los

muchachos saltaban entre los bancos de contento y le gritaban:

-¡Señor Alululú! ¡Señor Alululú! Otra vez llegó al pueblo un hombre malísimo y con un sombrero tan caído sobre los ojos que no se le veía más que la boca y la punta de la nariz. Y el asesino dijo a todo el mundo que iba a matar a Angel en cuanto saliera de su casa porque le había robado una gallina. Era una gran mentira; pero esa noche, cuando Angel lloraba de codos sobre la mesa, el diablito, que trabajaba en su fragua, le gritó riendo:

-¡No te aflijas, primo! Verás cómonos divertimos mañana con ese hombrón. Y, después de forjar un instrumento sobre el yunque, como la vez anterior, el diablito fue corriendo a la casa del hombre dormido, trepó sobre su frente y, con el taladro que había construido, le agujereó la cabeza. Pensemos qué chiquito debía de ser aquel agujero; pero al diablito le bastaba, porque, quemándose con un fósforo la punta de la cola, echó adentro la ceniza, que tenía la facultad de dar la locura. Con lo que el hombre al día siguiente se levantó loco y, en vez de matar a Ángel, corría muerto de contento por la calle diciendo que era gallina Plymot-Rock; y en todas las esquinas quería poner un huevo y después se agachaba y se abría el

Y cuanto más se enojaba porque no podía

hablar de corrido, más se le trababa la lengua con su a

lu

lu

lu

lu

30
30

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

31

saco, cacareando. Ya se ve si el diablito tenía poder para hacer cosas. Lo único que lo molestaba un poco era el calor y se bañaba ocho o diez veces al día en una copa. En su fragua había hecho un peine-cito de oro y, cruzado de piernas en el borde de la copa, se peinaba despacio, mientras jugaba en el agua con la punta de la cola. Muchos más servicios prestó el diablito a su primo Ángel. Pero el más grande de todos fue el que le hizo salvando de la muerte a su hermanita, que vivía en Buenos Aires. Cuando Ángel supo la noticia de la enfermedad se desconsoló tanto que no quería levantarse de la cama y, si se levantaba, se volvía a tirar vestido a llorar. Pero el diablito lo animó tanto que se decidieron ir a Buenos Aires, a pie, pues no tenían dinero y, aunque no conocían el camino, el diablito se guió por las grietas casi invisibles que dejan los temblores de tierra, grietas que nadie puede ver, pero que él veía, porque había nacido con los volcanes en el centro de la tierra.

Sería sumamente largo contar las aventuras que les pasaron en un viaje a pie de cuatrocientas leguas. Lo cierto es que una mañana llegaron por fin a Buenos Aires y llegaron cuando la hermanita de Ángel estaba desahuciada y se iba a morir de un momento a otro. El diablito comprendió al verla que la lucha iba a ser mucho más difícil que la que había tenido con el maestro tartamudo y el hombre loco, puesto que ahora debía luchar contra la Enfermedad; y la Enfermedad es la hija predilecta de la Muerte. Y él, ¿qué era, sino un pobre diablito? Pero en seguida veremos si era tan pobre como él decía. La Enfermedad, hemos dicho, es la hija predilecta de la Muerte; y la más inteligente de sus hijas, aunque sea también la más callada, delgada y pálida. Cuando la Muerte quiere llevarse consigo a una persona cualquiera del mundo, recurre a los descarrilamientos, naufragios, choques de automóviles y, en general, a las muertes por sorpresa.

Pero cuando las personas elegidas por la Muerte son personas muy desconfiadas, que se quedan encerradas en casa, entonces la Muerte envía a su hija más callada e inteligente, y la Enfermedad entonces abre despacio la puerta y entra. Explicado esto, comprendemos que la Enfermedad que desde dos meses atrás quería llevarse a Divina (así se llamaba la hermanita de Ángel) no abandonara casi nunca el cuarto de la enferma. La Enfermedad entraba al caer la tarde, sin que nadie la viera. Dejaba el sombrero y los guantes sobre el velador; se soltaba el pelo y se acostaba al lado de Divina, manteniéndose abrazada a ella. La enferma se agravaba entonces: tenía fiebre y delirio. A las ocho de la mañana, la Enfermedad se levantaba, se peinaba otra vez y se retiraba. Al atardecer, volvía de nuevo; y nadie la veía entrar y salir. Pues bien: apenas acababan de entrar en el cuarto Angel y el diablito, cuando la Enfermedad llegó. Quitóse con pausa el sombrero y los guantes y, en el momento en que corría la sábana para acostarse, el diablito, rápido como el rayo, ató al tobillo de la Enfermedad una finísima cadena de diamante que había fabricado y sujetó la otra punta a la pata de lacama. Y, cuando la Enfermedad quiso acostarse, no pudo y quedó con la pierna estirada.

31

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

32

La Enfermedad, muy sorprendida, volvió la cabeza y vio al diablito sentado, cruzado de piernas en el borde de una silla, que se reía despacio, con un dedo en la boca. -¡Ja, ja! ¡No te esperabas esto, prima! -decía el diablito. Y le decía tam- bién prima a la Enfermedad porque los Hombres, los Diablos y la Enfermedad son primos entre sí. Pero la Enfermedad había fruncido el ceño, porque estaba vencida. Ni intentaba siquiera sacudir la pierna, porque las cadenas de diamante que fabrican los diablos son irrompibles. El diablito había sido más fuerte que ella y estaba vencida. No podía acostarse y abrazar más a Divina, y la enferma reaccionaría en seguida. Por lo cual dijo al diablito:

-Muy bien, primo. Has podido más que yo y me rindo. Suéltame. -¡Un poco de paciencia, prima! Se rió el diablito, jugando con la cola entre las manos-. ¡Qué apuro tienes! No te soltaré si no me juras que no vas a incomodar más a Divina, que es hermana de mi primo Ángel, a quien quiero como a mí mismo. ¿Lo juras? Te lo juro -respondió la Enfermedad; y acto seguido, el diablito la soltó. Pero, en vez de desatar la cadena, la cortó entre los dientes. Mas cuando la Enfermedad se vio libre, se sonrió de un modo extraño mientras volvía a peinarse y dijo al diablito:

-Me has vencido, primo. ¿Pero tú sabes que el que se opone, como tú, a los designios de mi madre la Muerte, pierde la vida él mismo? Has salvado a esa criatura, pero tú mismo morirás, por más diablito inmortal que seas. ¿Me oyes? -¡Sí, te oigo! ¡Te oigo, prima! - repuso el diablito. Sé que voy a morir, pero no me importa tanto como crees. Y ahora, prima pálida y flaca, hazme el favor de irte. Así dijo el diablito. Y quince días después, Divina había recobrado completamente su salud y las rosas de la vida coloreaban sus mejillas. Pero el diablito se moría; no hablaba, no se movía y estaba simplemente en el jardín. En la casa, sin embargo, no se sabía que la salud de Divina era debida al diablito, que había sacrificado su propia vida para salvarla. Nadie, a excepción de Angel; y Angel, sentado en la arena, lloraba al lado del diablito moribundo y le pedía que se dejara ver por su hermanita, para que Divina pudiera agradecerle, por lo menos, lo que había hecho por ella. Pues no olvidemos que el diablito era invisible para todos menos para Ángel. El diablito, que se sentía morir, consintió por fin y Ángel salió corriendo a buscar a su hermana, y volvió con Divina, la cual, al ver a aquel gracioso diablito tan bueno e inteligente, que se moría hecho un ovillito sobre la arena, sintió profunda compasión por él y, agachándose, besó en la frente al diablito. Y apenas sintió el beso, el diablito se transformó instantáneamente en un hombre joven y buen mozo que se levantó sonriendo de un salto y dijo:

-¡Gracias, prima! ¿Quién había de imaginarse tal prodigio? Mas todo se explica, sin embargo, al saber que la hermanita de Angel no tenía ocho año sino diecisiete, siendo, por lo tanto, una hermosísima joven. Y, desde que el mundo es mundo, el beso de una hermosa muchacha ha tenido la virtud de transformar a un diablo en hombre, o viceversa; pero esta reflexión es más bien para personas mayores.

32

Librodot

Librodot

Los cuentos de mis hijos

Horacio Quiroga

33

El diablito debía morir como diablo, más no como hombre; y he aquí por qué burló una vez más a la Enfermedad.

De más está decir que Divina y su nuevo buen mozo primo se amaron

en seguida. En cuanto a Angel, pasados algunos años se hallaba una tarde sentado en el jardín, pensando con tristeza que ya no tendría como antes un diablito para ayudarlo en la vida. Cuando pensaba así, sintió al ex diablito, su primo y cuñado, que le ponía la mano en el hombro y le decía sonriendo:

-¡No te aflijas, primo! Ahora no precisas ayuda de nadie, sino de ti mismo. Mientras fuiste una criatura, yo te ayudé, pues aún no tenías fuerzas para luchar por la vida. Ahora eres un hombre; y la energía de carácter y corazón, primo, son los diablitos que te ayudarán.

33

Librodot