Вы находитесь на странице: 1из 28
Put>Hcación bimestra1 de la Cétedre de Geografía Humana de la Universidad de Barcelona Direcror Horaclo Czpel

Put>Hcación bimestra1 de la Cétedre de Geografía Humana de la

Universidad de Barcelona

Direcror

Horaclo Czpel

Consejo de Redacción

l lberto Luis Gómez:

Fra:-.cesc !'l!ada! ,):}an Eugan! Sénchez

\..,u\s

Un.e;;ga

Put>Hcación bimestra1 de la Cétedre de Geografía Humana de la Universidad de Barcelona Direcror Horaclo Czpel

Direc_cf6n para fa correspondenc;Ja

Cátedra de Geograffa Humana

Facultad

de Geografia

e Historia

Universldod dé Barcelona

B 5ARCELONA (EspaMl

-·-·.

.-:;:.,_:_,_..·

--?- ; .

1baios incluidos en Geo Critica

_!lic n

stn ninguna

Put>Hcación bimestra1 de la Cétedre de Geografía Humana de la Universidad de Barcelona Direcror Horaclo Czpel
xxxxxxxxxxxxx 28 copias
xxxxxxxxxxxxx
28
copias
5 ESPACIO Y MÉTODO
5
ESPACIO Y MÉTODO

Mi/Ion Santos

Put>Hcación bimestra1 de la Cétedre de Geografía Humana de la Universidad de Barcelona Direcror Horaclo Czpel

cfentffics

CÁTEDRA DE GEOGRAFiA !-IUMJ UA .. FACULTAD DE GEOGRAFÍA E k!ISTOR!A UN:VERS!DAO DE 8ARCE ,J¡,;t ._

clase de benetlcio econ6mico

!os autores o colaboradores de la série.

·''" ,, ,R P ?s·c8G iTc 1' 'E7
·''" ,, ,R
P ?s·c8G iTc 1' 'E7
Put>Hcación bimestra1 de la Cétedre de Geografía Humana de la Universidad de Barcelona Direcror Horaclo Czpel
public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976
public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976
public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona
public:acions
l?dit•ons
un.vennM de
barct:!ona
public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976
public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976

SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO

Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976 ISSN: Geo Cri1ica. 0210-075 Diseño de la cubierta y maqueía: T Jordf:l Miltor. Sa.mos

Reservados iOdOS Jos derechOs. Ninguna parte de esta publicacfón puede ser

reproducida. almacenada e diStribuida

por

ningún

medio

electrónico,

íotoco-

pia o o-e OlfO upc s1n perm1so expreso del au10r o del editor de•!a serie.

public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976

Milton de A!melda Santos nació en Bahia (Brasil) en i926. Reali

zó sus estudios en la universidad de Ba.hla y presentó su tesis doctora! en la universidad de Estrasburgo (1958). En una carrera profesional tan brillante como productiva se ha distinguido como docente. como investioador v como técnico. Coma profesor e¡efció ca gos en la Universidad Ca16lica de Ba· hia (1954-60). Universidad Estatal de Bahía (1961-64) y en las uni- versidades de Toulouse (1964-67). Burdeos (1967-68). París-Sorbo- na (1968-71), Toronto (1972-73), Columbia (1974). y Rio de Janeiro (1979·84), siendo en la actua!idad catedrático de !a universldad de Sao Pau!o: Ha sido también profesor visitante o colaborador de otras instituciones universitarias como la -Escuela de Geografía de

!a Universidad

de

!os Andes.

en Mérida (Venezuela). del lnstitut

d'Etudes du Developpement Economique et Social de !a Universi·

dad

de Paris, e investigador en ei Departement oí Urban Studies

and Pianning del Massachusetts lnsti1ute oí Tecnoiogy.

Como t6cnico ha trabajado en varios paises del Álrica tropical

(Senegat, Costa de Marfil, Oahomey, Ghana. Togo. Guinea·B1ssau), de! Mediterraneo (TUnez, Argelia) y de Aménca (Cuba_ MéxlCO. Co lomb1a, Venezuela).

Mi:ton Santos es, sin duda. mas distingwoo geógrafo braslle-

fío actual

y

uno de·- .,

..

Yestigadores

tantes a nivel imemacionaL

Ha escrito

iberoamerícanos_mas impor·

hasta

hoy

33

libros

y

un

..

,

..

public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976

nUmero muy elevaoo de articuios C!Emtiflcos y de memorias de ín-

vesll9óCJón.

Entre sus aportaciones al campo de ia geografía urbana se des- lacan 1res libros, que son ya clésicos sobre esta temótica:

-Les vflles du Tiers Monde, Géographle Economique et sociale,

tomo X.

Paris, Ed. Génln, 1971, 423

págs.

-Geografía y economía urbana en los paises subdesarrollados,

BarceJona, Ed. Oikos Tau. 1973, 268 págs. - The Shared Space.· the two circuits of the urba;; economy and its spatial repercussions. Lo:- dres. Me1huen, 1979_ 266 págs.

Ha publicada también conocidos estud¡os cdtlcos sobre los pro blemas oe !os paises subdesarrollados:

public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976
public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976
public:acions l?dit•ons un.vennM de barct:!ona SOBRE EL AUTOR Y SOBRE ESTE NÚMERO Déposllo Lega!: 8.: 9348·1976
-Croissance demographique et consommation afimentaire dans les pays sous développés; 1, Les donnes de base: !1,

-Croissance demographique et consommation afimentaire dans les pays sous développés; 1, Les donnes de base: !1, Milieux géo- graphiques et alimentation, Paris, Centre de Documentat!on Univer- sitaire, 1967, 320 + 341 págs. -Aspects de la géographie et de l'économie urbaine des pays

sous dévetoppés. 2 fase< (1 00 e 92 p). Paris, Centre de Documenta tion Universitaire, 1969,2 fase. {iOO""' 92 páas.).

J

'

-L 'Espace

partage,

Pan·s.

Edit1ons llbrairies Technique

M.Th.Génin, 1975. 405 págs.

Finalmente, ha realizado también contr.lbuciones teóricas v criti-

cas sobre dtversos aspectos de! pensamiento geográfico:

-Por una geografia nova, Sao Pawb, Hucltec Edusp, 1978, 236 p8gs. (2. edición: 1980). Trad. francesa (Pour une geograpllie mo- deme. Paris, Editions PubEsuC. 19851. -Economía espacial: crfucas e atÚ::mativas, Sao Paulo, Hucitec.

 

1978. 167 págs.

-Espar;:o e socledade, Petropo!is. Ed. Vo:zes, 1979 (2. 2 edición.

1982)

.

-Pensando O es;:;a9c de homen, S8.c Paulo. Hucitec, 1982, 68

pégs.

1

-Espayo e Meto:::o. S§o Paulo. Uvrzria-editora Nobel. 1985,88 págs.

ESPACIO Y MÉTODO

por Mi/ton

antO?

ALGUNAS REFLEXIONES SOSRE EL CONCEPTO DE ESPACIO

El propio concepto de espacio. ta! como nosotros !o hemos pro

puesto en ctrcs lugare-s (Sar.:os, 1978 y 1979). parece ser una de las fuentes de duda más frecuentes entre los estudiosos del tema. Entre !as cuest¡ones paralelas a la discusión princ1pa1 surgen muy frecuentemente algunas que podríamos resumir del siguiente modo:

¿qué caracteriza, particularmente, el estudio de ta sociedad a través de la calegoria espacio? ¿cómo considerar, en !a teoria y en !a práctica, los \ngred\entes sociales y {matura!es» que componen e\ espacio para descrlbirio. definirlo. interpretar!o y, finalmente. er) contrar le espaciP- ? ¿qué caracter:za el análisis del espaciO? ¿cómo pasar del sistema productivo al es;::ac o? ¿cómo abordar el proble- ma de ia periodización, de la difusión de (as var¡ables y e! significado de las {(loca!izaciones})? La respuesta es sin duda ardua, en ia medida que el vocablo

-Croissance demographique et consommation afimentaire dans les pays sous développés; 1, Les donnes de base: !1,
-Croissance demographique et consommation afimentaire dans les pays sous développés; 1, Les donnes de base: !1,

E oresente,número es una traducción parclaí de! texto Espar;o e Mewoc. De la o:)ra orígir.ai en portugués han sido traducidos el texto m oductorio y los tres primero capítulos, La bib!iograi\a, que en la ve sión original aparece 01vidida ¡:¡or capítulos. se ha aorupado aquí a! íina! del texto. La traducción ha sido rea1izada por Lu¡;, u"nea- ga. P oiesor Tltuiar de Geogralia H:. mana en !a Universidad de Barcelona (éstud!O General de Lér1:ar

... a añadir una más. Resulia también ardua en la medida que sugeri· mos que e! es;:;.acio así defínido sea considerado como un factor de

espacio se presta a una variedad de acepciones

a !as que venimos

r

la evolución socia!, y no solamente como una condición. Intentemos, sin embargo, dar respuestá a las diversas cuestionee.

Considerarnos el espacio como una instancia de !a sociedad. al

mismo

nivel que

la instancia

económica y

la Instancia cultura!<

ideológica. Esto s¡gnifica que. en tanto que instancia. e! espacio contiene y esta contenido por las demás instancias. del m!smo modo que cad8 Una de ellas !o contiene y es por e!!as contenida.

La economia

está en el espaCJO,

asi cc:no ei espacie está

en !a

economia. Lo mismo

ocurre

con

!o

poi1tico !nstitucíona! y con lo

cUiwral*ideo!ógico.

Eso quiere

decir

que

!a esencia de! espacio es/'

1 sociaL En ese caso, e! espacio no puede

estar formado únicamente

\Por_!as cos.as. !os objetos geografíc s, nattJr les o an:"iclales.

uyo

·conJunto nos ofrece la naturaleza. e! es;,)&CIO es todo eso mas !a

sociedad; cada fracción de !a na1ura!ez.a &briga una tracción de !a sociedad actual. Tenemos así. por una parte. un conjunto de obíetos geográficos distribuidos sobre un territorio, su configuración geo-

1
1
-Croissance demographique et consommation afimentaire dans les pays sous développés; 1, Les donnes de base: !1,
-Croissance demographique et consommation afimentaire dans les pays sous développés; 1, Les donnes de base: !1,

Milton Santos

<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros

<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros ojos, en su contínuldad visible, esto es.. el paisaje: por otra parte, lo que da vida a esos objetos, su principio activo, es decir, todos tos procesos sociales representativos de una sociedad en un momento dado. Esos procesos, resueltos en funcio- nes. se realizan a través de formas. Estas formas pueden no ser origfnariamente geográficas, pero terminan por adquirir una expre-

1

··

y}:k

  • i sión territorial. En realidad, sln !as iormas, la sociédad, a través de ias funciones y procesos. no se rea!izaria. De ahí que e! espacio contenga a las demás instancias. Está también contenido en ellas. en !a medida que los procesos específicos incluyen e! espacio, sea el pro::eso económico. sea el proceso institucional, sea el proceso ideológico.
    1 Un elemento de d1scusión aducido frecuentemente tiene que ver

?i

<;'

¡

.

.

, ,

con e! hecho de

que, al definir el contexto, podriamos estar inclu·

yendo dos veces la misma categoría o instancia, Por ejemplo, cuan- do definimos e: espacio como la suma del paisaje (o. mejor aún. de

  • 1 !a confjgurac16n geogr8iica) y de la socieda.d. Pero eso. justamente. ind1ca la imbr1cacion entre las instancias. Como tas formas geogréfi- cas conti.e:!et, iracciones de lo sociaL no son solamente formas,
    1 sino formas-contenido. Por esto, están siempre cambiando de sig· nificado. en ta medida oue e! movimiento social les atriouye, en cada momenw, lracc¡ones diferentes del todo sociaL Puede decirse que la lor'Tla. e;"l S':.) cuahdaC de íorma conten\do, está siendo permanen temente alterada. y que e! contenido adquiere una nueva dimensión al encajar:.e en la torma. La acción, que es inherente a la función, esta en ar onia co'1 La íorma que la contiene: así, !os procesos só!o adquieren plena signif¡cación cuando se materializan, Ei rnovmtiento dialéCilCO entre forma y con1enido que preside el espacio. es ig;.;aímen1e el movimiento dia!é tico de! todo sociaL

·:

3j_

:l

J"

l

..

·.

<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros

aprehendioo en y a través de !a realidad geográfica. Cada locafiza C16n es. pues. un momento de! inmenso movim,ento del mundo. aprehendldO en un punto geográfico. un lugar. Por eso mismo, gra cías al movim¡ento sociaL cada lugar esta siempre cambiando de signiiicaoo: en caoa intante las tracciones ae !a soc1edad que incor pora no son ias mismas. No deoe confundirse localización y lugar. El lugar puede ser f mismo, las localizaciones cambian. E1 lugar es un objeto o conjunto \ de objetos. La localización es un haz de fuerzas sociales ejercién- dose en un lugar. Además. como una misma variable cambia de valor segUn el periodo historico (sinónimo de áreas temporales de significación, o. aUn. de los modos de producción y sus momentos), el análisis. cualquiera que sea, exige una periodización, so pena de errar fre-

\ :

<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros

\

Espae>o y Mélodo

cuentemente en nuestro esfuerzo interpretativo. Tal periodización es tanto más simple Cuanto mayor sea la extensión territorial de! estudio (los modos de prOducción existen a escala mundíal), y tanto más compleja y susceptible de subdivisiones cuanto más reducida es la dimensión del territorio. Cuanto más pequeño es el lugar exa minado, tanto mayor es e! nUmero de niveles y determinaciones externas que inciden sobre éL De ahí la complejidad de! estudio de !o mas pequeño. Además cada lugar tiene, en cada momento, un papel propio en el proceso productivo. Este, como es sabido. está formado de pro- ducción propiamente dicha, circulación, distribución y consumo. Sólo !a producción propiam€'nte dicha tiene e.l.ación directa col) e! luga-r, y de él adquíere una parte de las condicionas de su realiza" Ción. El estudio de un sistema productivo debe considerar ésto, tanto si nos referimos a! dominio agdcola o a! dominio industriaL Sin embargo. los demás procesos se dan segUn un jueg de .tacto· res que interesa a todas·!as otras fracc ones_ del esp?-cio,. por eso mismo. además. el propio proceso directo de producción es aiecta· do por los demás {circulación, distribución y consumo). justiíicandc los cambios de loca!ización de los estab-lecimientos productivos.

  • 7. Como los circuitos productivos se den en el espacio de forma desagregada, aunqué" no desarticulada. la importancia oue tiene cada uno de aquellos procesos. en cada momento h:stór1co y para cada caso particular, ayuda a comprender !a organización del E.>spa

<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros
<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros

C!Q.

;;Por ejemplo, !a tendencia a la urbaniz.aclón en nuestrcs días. E::

incluso su perfil. ha sido exphcada por la impor.ancia adquirida por

\.,l ...

el consumo. por !a dlstrlbución y por la circulación, al mismo 1\empc Que el trabajo intelectual adquiere una rneyor presenciB en detí! miento del trabajo manuaL:Por otra parte !a propia segme:"i<.&clón tradicional de! proceso productivo (producción propiamen¡e dicha, circutaclón. distribución. consumo) deberio ser corregida para in· cluir. en lugar destacado. como ramos autonomizados del proceso

proouctivo propiamente dicho,

!a investigación, el

controf.

la coordj-

naci6n. la previsión, paralelamente a ia mercadotecnia y a !a propa· aanda. Ahora bién. !a oraanización actual del espacio y !a itatTiada ]erarquia entre lugar débe mucho. en su realidad y en sw expi1Ca· Ctórt a estos nuevos eslabones de! sistema productivo. Volvamos a las cUestiones iniciales: ¿contienen al espacio?: ¿el espaoo los contiene?: ¿nc son éstas Preguntas que se resuelven por su propio enunciado. írente a! análisis de lo reai? En real1dad. éste solamente puede ser aprehendido sí separamos, analiticamen·, te. !o que aparece como característicamente torma\. de su contem- do soc1aL Debiendo es1e U!timo ser oOjeto de una clasificación lo:

<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros
<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros

<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros
<\gráfica o su configuración espacial, y el modo como esos objetos se muestran ante nuestros

,

,

.

Millon Sanlos

EspaCio y Me!odo

  • 1 más águrosa posible, que.-pe:r:nita considerar la m- ltipll? dad de combinaciones. Cuanto mas aJustada sea esa c!as¡ficamon, más

J fecundo

será el ané.!isls

y \a

síntesis.

·

'

selecC:lón de variables no puede ser, todavía, aleatoria, pero ¡ --debe '"conSiderar e! fenómeno estudiado y su significación en un i

..La

momentO 'd8do, de manera que las instancias ec nómica, instituclo ¡ na:, cultural y espacial sean adecuadamente tenrdas en cuenta. 1

EL ESPACIO Y SUS ELEMENTOS: CUESTIONES DE MÉTODO

El espacio ·d_e e ser considerado como una tota!ldad, a modo de !a propía soc\edad;que !e da vida. Considerarlo asi es una regla de métooo cuya práctjca exige que se encuentre, paralelamente, a tra

vés del análisis, ta posibilidad de dividirlo en partes. Ahora bien, el

anáHsis es una forma de segmentación del todo que permite. a! fina!, la reconstrucción de _ese todo. La división analltlca de! espaclo pue de ser operada - segUn dlversos criterios. El que vamos a prlvi!eaiarl aqui, a través de lo que !!amamos «los elementos del espacio» es\ solamente una de esas diversas poslbllidades.

Millon Sanlos EspaCio y Me!odo 1 más águrosa posible, que.-pe:r:nita considerar la m- ltipll? dad de
Millon Sanlos EspaCio y Me!odo 1 más águrosa posible, que.-pe:r:nita considerar la m- ltipll? dad de

Qué es un elemento del espacio

Antes incluso de tti:t'tar de definir lo que es un elemento del espacio va!dria la pena, tal vez, discutir la propia noción de e!emen to. SegUn los teóricos, los elementos serian !a (<base de toda deduc- Ción»: «principios obvios, luminosamente obvios, admitidos por to· dos !os hombres\} (Bertrand RuseH. í 945), Esta definición equipara

elemento a categoria. Tomando !a expresión ca1egoria en el sernido

de verdad eterna,_presente en todos los tiempos. en todos los luga res. y de !a cual se parte para !a comprensión de las cosas en un momento dado, siempre que se tomen en consideración tos cam- bios históricos. Según Ruse!l, en e! caso de tos elementos esa pos1· ción habria sido aceptada a !o le roo de la Edad Media. e incluso mas tarde. como en e! caso de DeSca 1es. Leibni_z considera que su prop!edad esencia! es !& iuerza, y no la extens1ón. Los elementos dlspondrian, en tal caso, oe una inercia por la cual pueden permanecer en sus propios en tanto que. el mismo tiempo, existen tuerzas q e htentan d1siocar!os. 0 penetrar en ellos. De ese modo. siendo espac1aies (po el hecho de que disponen de extensión). los elementos también e tan dotados de una estructur'i interna. mediante la cuat partícioan deJa vida de! todo del que son.parte y que !es confiere un comportamiento dife rente (para cada cual). como reacción al propio juego ce las fuerzas que los comprenden. La definición de elemento seria pues, rnás a!!S de !a sugestión de Harvey (1969), a!go más que <da unidad básica de un sistema en términos primitivos que, desde un punto de v·:sta matemático. no necesita deflnición, de la misma forma que la con- cepción de punto en Geometria».

1

Millon Sanlos EspaCio y Me!odo 1 más águrosa posible, que.-pe:r:nita considerar la m- ltipll? dad de
Millon Sanlos EspaCio y Me!odo 1 más águrosa posible, que.-pe:r:nita considerar la m- ltipll? dad de
Millon Sanlos EspaCio y Me!odo 1 más águrosa posible, que.-pe:r:nita considerar la m- ltipll? dad de
Millon Sanlos EspaCio y Me!odo 1 más águrosa posible, que.-pe:r:nita considerar la m- ltipll? dad de

Mitton Samo

Espacio y Métoóo

Espacio y Métoóo e LoS - eleme ntos del espacio: enumeración y funciones ,¡ .
 

e LoS - eleme

ntos del espacio: enumeración y funciones

 

.

 

,

l

  • l Los elementos del espacio serian los siguientes: los hombres,·

"

j

,:\!as empresas, !as instituciones, e! !!amado medio ecológico y las in "·. traestructuras. "}., Los hombres son elementos de! espacio, sea en la condición de

 

·'

suministradores

de

trabajo, sea en !a de candidatos

a eHo; trátese

de jóvenes. o de parados. La verdad es que tanto los jóvenes, como !os que ocasionalmente se encuentran sin empleo o !os que ya están jubilados. no participan directamente de ta producción, pero el símpie hecho de estar presentes en e1 lugar tiene como consew cuencía la demanda de un cierto tipo de trabajo para otros. Esos diversos tipos de trabajo y de demanda son la base de una clasifica· cion del elemento humano en la caraC:terlzación de un espacio dado,
l La demanda de cada individuo como miembro de la sociedad es satis lecha en parte por ¡as empresas y en parte por,1as institucio nes Las empresas tienen como función esencia! la producción de

:

;

;j

,-;

'

"

'

·

e '

.. b1enes. servicios e 19eas, Por su parte, !as instituciones producen

ciudadano y de c da familia, e incluso de otras empresas, compi tiendo con e! Estado en e! control de la economía. En el momento actual las tuncloóes de las compañías y de las instituciones aparecen entrelazadas y confundidas, en la medida en que !as empresas, directa o Indirectamente, también producen nor mas; y las instituciones son, Como el Estado, productoras de bienes y servicios, Al mismo tiempo que los elementos del espacio se hacen más intercambiables, !as relaciones entre ellos se vuelven también más íntimas y mucho más extensas. De este modo. la noción de espacio como totalidad se impone de forma más evidente; y por el hecho de que resulta más intrincada, se hace mas exigente su análisis

Los elementos de! espacio: las interacciones

El es1Udio de las interacciones entre los diversos elementos de! \

espacio es un dato fundamental del anSiisis, En !a medida que fun ·

normas, órdenes y legitimaciones.

Ei medie ecológico es e! conjunto de complejos territoriales que constituyen !a base tísica del trabajo humano. Las infraestructuras

son e! traba¡o humano materializado y localizado en forma de casas,

plantac1ones. caminos, etc.

ción es acción, !a interacción supone interdependencia funcional entre los elementos. A través del estudio de las interacciones recu-

peramos

!a totalidad social, esto es. el espacio como un todo. e.

ioualmente. la sociedad como un todo. Pues cada acción no consti-

t ye un dato independiente, sino un resu!tado del prop1o proceso social.

Espacio y Métoóo e LoS - eleme ntos del espacio: enumeración y funciones ,¡ .

Hablando de lo que anteriormen1e se llamaba región urbana. el

Los eleme-ntos del espacío: su reductibilidad

geógrafo P. Haggert (1965) dice que en Geogra1ia Humana la región

clases. y la red de relaciones existentes. Es también as1 como se

definen las inversiones que deben realizarse. Tales inversiones.

La simpie enumeración de las funciones que afectan a cada uno

noda! sugiere un conjunto de objetos (c1udaoes. aldeas. haciendas,. etc.! relacionados a través de flujos circulatorios {dinero. mercan·

de !os eleme:"l10s de1 espacio muestra que esto son, en cierta forma. lntercamblables y ret;J.i-t<"; t»es vnos a otros. Esta intercamblabi[idad _ y reductibi!iCad aumentan, er:_¡ realidad, con el desarrollo histórico; como resultado lógico de la complejidad creciente en todos los n1veles de \a vida. De este modo. los hombres también pueden ser considerados como empresas {e! vendedor de la fuerza de trabajo). o como instituciones {por ejemplo en el caso del ciudadano); del mismo modo que las instituciones aparecen como compañías y és- tas como instituciones, Este Ultimo es el caso de las compañías

ciaS, emigrantes) y de la energía que satisface .las necesidades biológicas y soclafes de la comunidad. Ahora bien, esas necesioa . des son todas satisfechas a través del acto de pruducir. Es de ese 1 modo como se deffnen las formas de produc1r y paralelamente las de consumir, las normas relativas a la división de la sociedad en

cuya tendencia a darse en lorma de capital fijo es cada vez mayor. modifican e! medio ecológiCO a través de sistemas de ingeniarla Que se superponen unos a otros. tata! o parcia!mente, mod:1icando e!

transnacionales o de !as grandes corporaciones, que no sólo se imponen reglas internas de funcíonamiento, sino que intervienen en

cho público, en la medida que interfieren en la economia

de cada

propio medio y

adaptándose

a

las

condiciones

emergentes

de

la

la creación de normas sociaies a un nivel m$.5 amplio que el de su

producción. De

ese forma, se opera una evolución concurre11te

del

acción directa. compitiendo con !as instituciones, e incluso con el

hombre

y

de

lo

que podria

llamarse !a

,mawralezall,

mediante

la

Estado. La fijación de! precío de !as mercancías por los monopolios

acc1ón

de

1as instituciones

y

de las empresas.

 

les confiere una atribución que es propia de las entidades de dere·

Cabria preguntarse: aqui si es válida la distinción, que hemos realizado al comienzo. entre el medio ecológico y las infraestructu

Espacio y Métoóo e LoS - eleme ntos del espacio: enumeración y funciones ,¡ .
Espacio y Métoóo e LoS - eleme ntos del espacio: enumeración y funciones ,¡ .
Espacio y Métoóo e LoS - eleme ntos del espacio: enumeración y funciones ,¡ .
Espacio y Métoóo e LoS - eleme ntos del espacio: enumeración y funciones ,¡ .
Espacio y Métoóo e LoS - eleme ntos del espacio: enumeración y funciones ,¡ .
':raS(.como elementos del esoacio. En !a medida aue-lfG:Slófraestruc _ 'tura t'Seinte§'famen.tel::medio ·ecológico:= vo!viér.dos& una arlá cfél

':raS(.como elementos del esoacio. En !a medida aue-lfG:Slófraestruc _

'tura t'Seinte§'famen.tel::medio ·ecológico:= vo!viér.dos& una arlá cfél · ·:mismo,:·Znó-sSñi!ítiríCOrrectcr ccihsiderarios corno eJt}¡T.eñtos distin "''

tos? Ade ás, en1Cada' momento de la evolucí6n ce La sociedad e!

hombre encuentra··unmedio de trabajo ya construido sobre el cual opera, y la distinción entre lo que se líamaria natural y no natural se vuelve artlficiaL

La

expresión medio

ecológico no tien!? !a misma s:,¡n:flcG:Ciéln

que se atribvye a naturaleza salvaje o naturaleza cósrnisa. co::io en ocasiones se tiende a admitir. El medio ecológico ya es rneoio r;;oci-

fícado. y cada vez más medio t&cnico. De esa forr:ta, lo que en rea!idac' se produce es una adfc;Qn a1 medio de nuevas obras de

Jos hombres,

la

creacíón de un

nuevo entorne

a

partir de\

que ya

existía:

lo qwe se acostur;;O:a

6

llamar

(cnatura!eza primera¡; por

comraposi::;¡ó;, a t<Segurtda natura:eza» ya es segunca ner:;raleza. La primera 'iatura!eza, CO:""!C;· sir.ornmo oe <<m ndo naturalh, solo extsiló hasta e! momento inmedH:'itamente anterior en el que el homM bre se t:-ansformó en ser social, a través <le !a producción sociaL A , partir de ese momento, todo 1o que consideramos como primera natu: a:eza fue transformado. Ese proceso de transformación, conti· nuo \ ;::-:::<:;cesivo, constituve un cambio cualitativo fundamental de nueStrc tr.?'fl;")O. Y en la m dida que el trabajo humano tiene corno base Ja Cie'lCia y la técnica. se transformó por eUo mismo en tecno" logia h1s1C:-r:amente acumulada.

Del concepto a la realidad empirica

CtJacdo ...

;.1eclmos

que OS--.Edecnen42$

.del..espacio

son los hom

bres. las

empresas. las institudonei,· e!

sopórte-·eco!ógico. !as in

traes:rJC tFas. estamos considerando cada elemento como un con

ceo:e

La e):o &sión concepto denota generalmente una abstracción ex;:a'1Ca óe. ,a observación de hechos particulares, Sin embargo. deOido a oue cada hecho particular o cada cosa particular soio tienen signtt,cado a partir del conjunto en que estén incluidos, esa cosa o ese 'lecho tenninan siendo lo abstracto. mientras que 1o reai pasa o ser e' concepto. No obstante, el concep1o solamente es rea\ en la me:):ca en que es actuaL Esto quiere decir que !as expresiones hombre. empresa, institución, soporte ecológico, infraestructura. sólo pueoer, ser entendidas a !a luz de su historia y del presente. A io Larg:, de la historia toda vaqable está sometid ua evoh,H;ión corstar1;<; Por ejemplo, la variable demográfica esté sujeta cam· bios e inciuso a revoluciones, Si consideramos la realidad demográ

a

EspaciO y Mewao

':raS(.como elementos del esoacio. En !a medida aue-lfG:Slófraestruc _ 'tura t'Seinte§'famen.tel::medio ·ecológico:= vo!viér.dos& una arlá cfél

fica ba:jo eráspecto dercrecimiento natural o bajo de

nes,

en

cada

momento

de ·1a -·hiStoria

varían sus candlCi<>n<>s

respectivas. Asi, en. ! curso de la historia humana pueden contem piarse diversas re-¿;Qiuciones demográficas, cada una con su signifi- cado especínco. O$! mismo modo, las formas y los tipos de migra ciones varian, así c'omo su signlf\cado respectivo. Si tomamos algún otro ejemplo, como e! de !á energía, en cada tase su utilización asume diversas formas. desde el uso exclusivo de la energía laf\irl) !l hasta el descu rimiento de técnica: para do- minar las fuentes naturales de energ1a. Pasamos, despues, de una fase en que \a energia ul!!izada es la energla mecénica o inanimada. como en el caso del motor de explosión. ai uso de !a energía emética y. más recientemente. de la energia nuclear. E! mismo ra:zonamientc se aohca a cualquier otra var¡able,

Lo que interesa es el hecho de que en cada momento hlstórlco cada elemento cambia su pape! y su posición en e! sistema tempera!

y en el sistema espaci8.1 y, en cada momenio, e! valor

de cada une

debe ser tomado de su relación con !os demás elementos y con e! todo. Desde este punto de vísta, podemos repetir la expresión de Kuhn (1962) cuando dlce oue !os elementos o variables «son esta dos o condiciones de las cesas< pero no !as cosas mismas>: Y ana.::;e: «En sistemas que comprenden personas. no es !a persona lo que cons!ituye un elemento. sino sus estados de hambre, de deseo. oe compaf<ensmo. de lní.:)rrr.a.ción o algún otro rasgo re!e· va;.te para e: sistema».

':raS(.como elementos del esoacio. En !a medida aue-lfG:Slófraestruc _ 'tura t'Seinte§'famen.tel::medio ·ecológico:= vo!viér.dos& una arlá cfél

Los elem.entos como variables

L.o o:cr,c hasta ahora

permite pensar qJe los elementos del esM

nacío estan sometidos a variaciones cuanütal:lvas y cualitativas. De

8st moco. los elementos del espacio deben ser considerados como variables. Es<o s niiica, como su nornbn3 lndlca, que cambian de valor según e! m'bv!mlentó de la historia. s: ese valo<· '18C de las

cua\JdaO-?:s nuevas que adquieren. ta bién representa en si ffi¡smo

una caniiCad.

Pero la exp'n:sión real de cada cantidad v1ene dada

come :esuitaco de

:as necesic:aoe.s soc:a\es y de su

en

vn f:',o er,lo dadc. Por esto m1smo. :a .c::u&:itJfícación cor espondie:

te a cada elemento no puede se reaEzaca de modo apriorístico, es

dec;r

a tes

de caotar

su valor

cua1nativo. En este caso, co o en

cua!c:

;ier

otro. 1& cuantiílcacu:)n sClc p 1e:de darse a posterior;. Esto

es :ar tc más verc&dero cuanto Q'Je ca::: e elemento oet espac1o t1ene un valor cLierente segUn e! lugar en qws se encuentra.

':raS(.como elementos del esoacio. En !a medida aue-lfG:Slófraestruc _ 'tura t'Seinte§'famen.tel::medio ·ecológico:= vo!viér.dos& una arlá cfél
':raS(.como elementos del esoacio. En !a medida aue-lfG:Slófraestruc _ 'tura t'Seinte§'famen.tel::medio ·ecológico:= vo!viér.dos& una arlá cfél
':raS(.como elementos del esoacio. En !a medida aue-lfG:Slófraestruc _ 'tura t'Seinte§'famen.tel::medio ·ecológico:= vo!viér.dos& una arlá cfél
fátJric;as mc:nr:•m!S a! tiempo por una misma compañía, dotadas de los mismos recursos técnicos pero localiza·
fátJric;as mc:nr:•m!S a! tiempo por una misma compañía, dotadas de los mismos recursos técnicos pero localiza·
fátJric;as mc:nr:•m!S
a!
tiempo
por una
misma
compañía, dotadas de los mismos recursos técnicos
pero localiza·

._ das en diferentes lugares, dan a sus propietarios resuttados d'rfe· rentes. Desde e! punto de vísta puramente materia! esos resultados pueden ser los mismos, por ejemplo, una cierta cantidad produc!da. Pero el coste de !os factores de producctón, como la mano de obra, e! agua o la energía, puede variar, asl como tamblén ¡a_ posib!!idad de distribuir los bienes producidos. Por otra parte, aunque dos em presas. propietarias de dos fábricas simi!ares, dispongan de! mismo poder económico y poiitico, la loca!izacíón diferenciada constituye un dato que provoca la dlferenc!ación de !os resultados. Lo mismo ocurre. por ejemplo. con los individuos. Hombres que tuvieran !a misma formación y aUn \as mismas capacidades, pero situados en luoates distintos. no tendrtan la misma condición como producto- reS. como consumidores e incluso como ciudadanos. De es1e modo. cada lugar confiere a cada elemento constituyen te de! espacio un valor parttcular. En un mismo lugar, cada elemento está siempre camt:Hando de valor, por.que, de un modo u otro, cada

elemento del espacto -hombres. empresas, instituciones, medio-

entra e:;. relación con los demás, v esas relaciones vienen dictadas en buena med1oa por las condiciOnes de! lugar. Su evoluclón con junta en un lugar adquiere caracterlsticas propias. aunque este su bordinada al movimlento del todo. es decir, del conjunto de tos luga

res.

Aderpas. es;-a espe.cifióad de! lugar, que se acentUa con !a evolu- ción pron<B de <as va:iables localizadas, es lo que permite hablar

Q_e_un es:Jac!o co_r:,cret?_:_,.,As_i,(

..

Lb.@\,,

emento

Qel espac1o

,.,_....m.

antiene ei m:srnc nombre. su.,eQfltenido y s[gnificación están siem-

pre cambiando. CaJce. entonCes, hablar de !a mutabilidad del signifi-

cado de una variable,

y ésto constituye

na regla de método iunda-

mentaL E!Nalor de la variable

na está en función

de sí misma, sino

de su papel en e\ interior

de un conjunto. Cuando éste cambia de

\

·

\

\

significado. de contenido, de reglas o de leyes. tamblén cambia e!

valor de cada variable. 'La cuestión no es, pues, examinar causalidades, sino cqJ:l!extos.\

multivariable

y·conslderando; :at

mismo tiémpo, que cada variable

tien uñ valor por s'í f!ll , a; es

!-sif):_

_r:nbargo, de hecho no ocurre.

tsOJamentéa:tr:B ..-

Q1? ientcr:uef Ohju"ntci;

"és,decir: .del todo,

o del contexto,f)Odre-rnos\ta10rar correctamente cada parte.y anali

1

zar!a, para, en seguida :-reconocer concretamente ese todo. Esa

tarea supone un esfuerzo de claslfloaclón.

El necesario esfuerzo de clasificación

Cuando nos referimos a hombre$,- estamos englobando en esa

expresión lo que se podrla llamar población o fracción de una pobla- ción. Sabemos, sln embargo, que una población esta formada po:· personas que pueden clasificarse según su edad. sexo, raza, nivel de Instrucción, nivel salarial, clase. etc. Las características de la

población permiten su conocimiento mássistemittico, y !o mismo ocurre con tas empresas que pueden ser individuales o colectivas.

y estas últimas sociedades anónimas, limitadas o cooperativas, cor-

poraciones nacionales o firmas multinacionales. Y asi sucesivamerJ·

le.

Ahora bien, cada una de esas Parcelas o tracciones de un de1e!- mlnado elemento conformador de espacio ejerce una función dife- rente y mantiene también relaciones especificas con otras lraccio· nes de !os demás elementos. Por ejemplo. en una sociedaé avanzada, Jos nlños y los ancianos merecen !a proiecclón del Esta· do. en tanto que !os adultos estén l!amaoCJs a rrabajar. como un derecho v un deber,

As;. 1ás re\aciones de cada tipo de inrlivid•Jos cofl el Estado nc. son las m1smas. Las relaCiones de cada tino oe empresas con el

J:stado tampocG<:SQf:l. cas. o'el m1Str1o r. odo, en cada momento

histórico los valores atribuidos a una profesión o a un grupo de

edad. a un nive! de instrucción o a una raza, no son Jos m;smos. Si

considerasemos ra pob\ac!ót¡ como un tOdo, fas emon;sas como un 10do, nuestro análisls no consideraria las mU!tiples posibJI'IOédes de lnteracctán. Af contrario, cuanto más sistemi!tlca sea la clasiúcación

tamo mas claras aparecerá:¡ !as relaciones sociaies y. en censE>· cuencia. las llamadas relaciones espaciales.

La caüsá:ildad p ndria en juego las relaciones entre eleme tos: aun- que esas rerac1ones fuesen multHaterates. El contexto Implica el ;

1

movimiento del todo. En otras palabras. si estud-1amos

at

mismo ·

tiempo d'1versas relaciones bila1erales, como, por ejemplo_ entre hombres y naturaieza, o entre empresas y hombres (capital y traba- jo), o entre compañias y Estado (poder económico y poder políticO},

o entre e! Estado y los ciudadanos, estaremos haciendo un análisis

El examen de las variables desde el ángulo de !as técnicas y de la organlzaclón: la cuestión def lugar

En cada época los elementos

o variables son penadores (O es·

tan mediatizados) por una tecnologia especifica y por una cierta

combinación "de componenteS de! capital y def trabajo.

fátJric;as mc:nr:•m!S a! tiempo por una misma compañía, dotadas de los mismos recursos técnicos pero localiza·
fátJric;as mc:nr:•m!S a! tiempo por una misma compañía, dotadas de los mismos recursos técnicos pero localiza·
fátJric;as mc:nr:•m!S a! tiempo por una misma compañía, dotadas de los mismos recursos técnicos pero localiza·

Mi!lon Samos

Mi!lon Samos '"'""''"""r<- · -· :- - - - . . 'Las,téCniCcis Son·iamb1én ·variableS: dado que

'"'""''"""r<- · -·

:-

-

-

-

.

.

'Las,téCniCcis Son·iamb1én ·variableS: dado que cambian a través

del tiempo. Sólo aparentemente forman un cont\nuo, S\ b\en, noml

nalmente, sus funcíones son !as mismas. su eficienc!a es variable.

En función de las técnicas utilizadas y de los diversos componentes

del capital movilizados, puede hablarse de una edad de los e!emen

tos o de una edad de las variables. De este modo, cada variable

  • tendria una edad determinada. Su grado de modernidad sólo puede ser comparable dentro del sistema como un todo, sea del sistema local en ciertos

casos, sea del sistema nacional, o aún, en otros,

del sistema internacionaL

Un primer dato a tener en cuenta es que la evolución técnica y

  • técnica diferente y por una combinación distinta de los componen

del capital no se ef. ctUa para!e,!amente para todas las variables.\

1 ampoco esa evo!uc1on se efectua del mismo modo en todos los

lugares. Cada lugar contempla una combinación de variables de \

edades diferentes. Cada lugar está marcado -por una combinación ,

tes del capitaL lo que atribuye a cada cual una estructura técnica

propia. especifica, y una estruciura de! capital propia, especí1ica; a

·>

"

!as cua!es corresponde una estructura propla, específica, del traba-

jo. Como resultado, cada lugar es una combinación particular de

diterentes modos de prOducción o mQQ.Q_S de_pcoducciórLCO_flC.fflOs.

  • en el
    1 diversas. Esto resulta de! hecho de que cada lugar es una combina*

aí)arente conttnuo. porque están marcadas por cualidades

ción de

\écnicas cualitativamente diferentes,

.individualmente dota

E'ñeaea lugar. las vanables A, B.

C....

no tienen la misma posición

?:

das de un tiempo especifico; de ahi las diferencias entre !ugsres.

  • - Por ese mismo, ia Geografía puede ser considerada como una ver

.

'

daóera

filosofia de las

técnicas.

Decir que a partir

de

las técnicas

y

'>

.

'>

.

:z

¡;

..

¿;;,

-;;;

de su uso eLgeó.graiCL

..

deb.e.

filosofar no equivale, sin embargo, a

decir que todo depende .QE:. ·¡a teÓn610gHi -ni en la realidad

ni

en

su

e>.plícación.

La presencia de combinaciones particulares de capital y de tra

bajo son una forma de dtstribucibn de !a sociedad global en el espa·

cio, que atribuye a cada unidad técnica un valor particular en cada

lugar. conforme ya vimos anteriormente.

Recordemos, igi.lalmeme. que las variables o elementos estan

.,;:j

·l

ligados e:ntre sí por una organización. Tal organización es, en oca-

siones, puramente local, pero puede funcionar a diferentes escalas,

iA

  • i según sus diversos elementos o fracciones.

0J

. La organización se definiría como el conjunto d€ normas que

ngen l s relaciones de cada variable con las demás, dentro y 1uera

de un area. En su

cahdad de normas, esto es, de regiamenta ón,

externa pues al movim1ento espontáneo, su duración efectiva no -es

  • i \

_·-¡

\

la misma que la de su potencialidad iuncionaL

\';L-a·:or:ganlzaclón·exlste;

exactamentB:' para prOto·ngar ¡@<-y¡ge cl8

·dei" un ¡f iUncióff -dada,:-atribuyéndole "Una continuidad y regUlaridad

que sean favorable,s a

ción. Esto se produce

los detentadores del control de !a organiza:w

a través de diversos bstrumentos_de efecto

compensatorio

que,

trente

a

!a

evolución propia de los conjuntos

ioca!es de variables, e¡arcen un papel regulador. privilegiando un

cierto nUmero de agentes sociales. La organización. por consi*

guiente, t\ene un pape\ óe estructuracl6n compulsiva. frecuente-

mente contrarl.G1,,.a !as.teqQencias deL propio dinamismo. Si !a organi·

zac1on

siguiese

inmediatamente

 

iB

evolución

propiamente

estructuraL

con$t!tuirla

una

especle

de

cemento

moldeable.

desha·

CJéndose

bajo el impacto

de

una

nueva

variable.

para

rehacerse

cada vez que una nueva combinación se configurase, En la medida

c'.•e

!a

se CO\'i">'Úi:Tte

en norma, impuesta a! iunciono·

miento de

variables, este cemento_ se vue!ve rigloo<

 

En !a medida en que la economía se vuelve más compleja, se

anudan relaciones entre variables, no sólo localmente, sino a esca-

las espaciales cada vez mas pequeflas. El más pequeño lugar, en

la porción más apa tada de! territorio tiene, actualmente, relaciones

directas o indirectas con otros lugares de donde Hegan materias

pnmas. capital, mano de obra; recursos diversos y órdenes. De ese .

modo. el pape! regulador de !as funciones locales tiende a escapar.

iota! o parcialmente, menos o más, a lo que aUn se podria !lema;

sociedad y extraños local, a las para finalidades caer en propias manos de de !?. centros sociedad de decision locaL lejanos

El espacio como un sistema de sistemas o como un sistema de

estructuras

Cuando anai1zamos un espacio dado. si pensamos sólo e;¡ sus

elementos, en !a naturaleza de eses ele-mentos o en sus pos;ole.s

clases. no sobrepasamos el dominio de !a abstracción. Solamente

la íetación que e>v: te. entre las cosas es !o que nos permite realmen-

te conocerlas y definirlas. Los hechos aislados son abstracciones

y io que les da (;Qncreción es !a relación que mantienen entre si.

Karel Koslk (1967, pág. 61) escribió qJe <;:a interdependencia v

!a mediación de La parte y del todo signiíicar, al mismo tH mpo. qué

!os hechos aislados son abstoacciones, eie.mentos artificialmente

separ.ados del conjunto y que únicame:",te por su participación en

el conjunto correspondiente adquieren veracidad y concreción. Del

mismo modo. el conjunto en el cual !os &ier.·Hmtos no estén o;feren

ciados y determinados es un conjunto a strac'!O y vacio)J.

Los diversos elementos del espacio estan en relación unos con

Mi!lon Samos '"'""''"""r<- · -· :- - - - . . 'Las,téCniCcis Son·iamb1én ·variableS: dado que
Mi!lon Samos '"'""''"""r<- · -· :- - - - . . 'Las,téCniCcis Son·iamb1én ·variableS: dado que
Mi!lon Samos '"'""''"""r<- · -· :- - - - . . 'Las,téCniCcis Son·iamb1én ·variableS: dado que

Millo '> Santos

Millo '> Santos otros: hombres y empresas, hombres e instituciones, empresas e instituciones, hombres e infraestructuras,

otros: hombres y empresas, hombres e instituciones, empresas e

instituciones, hombres e infraestructuras, etc. Pero, como ya obserw

vamos, estas relaciones no son solamente bilaterales, una a una,

sino reiaciones generalizadas. Por eso, y también por e! hecho de

que esas relaciones no se producen entre las cosas en si o por si

mismas. sino entre sus cualídades y atributos, es por lo que puede

decirse que forman un verdadero sistema.

Ta! sistema está dír\gldo por el modo de producción domlnante

en sus manifestaciones a la escala del espacio de referencia. Esto

nos sitúa ante el problema histórico.

Puede r.ablarse también de !a existencia de subsistemas, forma

dos por los elementos de los modos de producCión particulares. El

sistema esta ding¡oo por reglas propias al modo de producción

dominante en su adaptación al medio locaL Estaremos,

en1onces,

irente

a un sisiema menor o correspondiente a

un subespacio, y

a

'Jn sistema

mayor que lo comprende, correspondiente

al espacio_

Cada sistema iunciona en relación al sistema mayot como un ele·

mento. en cua.mo que él mismo es, en sí, un sis1ema. En el caso dé

que el subslstema a que nos referimos se desdoble en subsistemas,

se repite ia misma relación; apareclendo cada uno de !os subsiste-

mas como un elemento propiO, al mismo tiempo que es también un

sistema si se cor.s1deran sus propias subdivisiones posibles. Y cada

sister.1a o subsistema está formado de variables que, todas eHas,

disponen de iuerza propia en !a estructuración del espacio, pero

cuya acción está, de hecho, combinada con la accíón de !as demás

va1iabíes.

Las re<aciones entre lOS elemenios o variables son de dos natu

rr;!le:v:s: re\Qci·)nes símples y relaciones globales. También puede

eci:se, come hace David Harvey (1969_ g, 455} que estas son:

seria1es, paralelas y en feedback. t.:as 'r'e!8J3i0ff8s seriales son sobre

tOdo relaciones de caus<H iecto. en !a medida que un elemento es

causa de una modilicación en el otro y asi sucesivamente, hasta

que ei pnmero sea 1ambién aiectado_ Lo que se or!glna es una

verdadera serie de acciones. Exis1e también el caso de acciones

resul1antes de !a acclón de un elemento. por ejemplo: aq atecta una

relactón prexisten1e ai·af. En ese caso se habla de relación paralela.

Existe asimismo otro tipo de relaciones, estudiadas mas reciente-

mente por la cibernética, por ejemplo, !a relación ai-ai. en !a cual el

movímienio y las modificaciones de cada elemento (o de cada varia

ble o sistema) se dan a partir de su propia estructura interna.

En los dos primeros casos, !as acciones son externas, y en el

1ercero los cambios se producen por !a simple exístencia de la varia-

ble: existir es cambiar. En el primero de los casos'citados, siguiendo

a D, Harvey, se trata de una relací6r¡ simple. es decir, una relación

de causa efecto, mientras que las relaciones paralelas y de feed-

back serian relaciones globales.

La verdad

es que sea

cual sea la forma

de la acción entre las

variables, o dentro de ellas, no puede perderse de vista e! conjunto,

el contexto. Las acciones entre !as diversas variables están subor

dinadas al todo y a sus movimientos, Si una variable actUa sobre

otra,

sobre un con}un1o de

éstas, o sufre una evolución interna,

oriqina a! menos dos resultados prácticos, que son igualmente ele

me 'ltos constitutivos de! método.

En primer lugar, cuando una variable modifica su movimiento,

esto repercute inmediatamente sobre e! todo, modificándolo, origi

nando otro, aunque, en cualquier caso, este constituya una tota!l

dad. Se sale de una tota!\dad- para negar a otra, que también se

modificará, Es por esto que, a-partir de ese impacto dndividua!» o

de una serie de impactos dndiv\dua!es>;. el todo termina por actuar

sobre el conjumo de los elementos que Jo forman, modificándolos_

Ello permite afirmar que en realidad no hay relación directa entre

elementos dentro del sistema, excepto desde un punto de vista

puramente mecánico o mate'rial. EJ valor real, es decir. e! signlticado

de esa relación, viene a·acto únicamente por el todo. Del mismo

modo que las relaciones entn;' las partes estan· condicionadas por

etwdo. otro tanto ocurre con !as relaciones entre los elementos de!

espacio.

De este modo. la noción de causa-efecto, que permite una sim

plificación de !as relaciones entre elementos. es insuíicíente para

comprender y valorar el movimiento reaL Asi. puede decirse que

cada variable dispone de dos modahdade.> de nvalon: una oue nace

de sus carac1éristlcas propias. técnicas o técnico·1unciona!es; y

o. ro

c;_u_

.,Y!. :. !d<q¿;Q;Ji!? .caracteristices sis\émicas, esto es, por -·

el necno de que ca'Oi'"'éíememo

o variable

puede ser

abordado-

desde un pufltO de vista sistémico. Estas carac1eristicas sístém1ca_s

son. er: general. condic¡onadas por e! rnodo de producción y, en

part1cuiar. por las condiciones propias de-la actividad correspon

díeníe al !uger. Ambas condiciones estan definí(jas para cada for-

mación económico social. segUn sus lugares geográficos y sus mo·

memos hisloricos,

Elementos y estructuras

Hasta aqui hemos propuesto una definición del espacio ccmo

sistema. AUn asi, ese modelo de espacio como sistema viene sien·

da o;_ ramente criíicado por el hecho de que la definición Hadiciona!

de sisíema

resulta inadecuada. En realidad, si los e!emen os del

Millo '> Santos otros: hombres y empresas, hombres e instituciones, empresas e instituciones, hombres e infraestructuras,
Millo '> Santos otros: hombres y empresas, hombres e instituciones, empresas e instituciones, hombres e infraestructuras,

Millo '> Santos otros: hombres y empresas, hombres e instituciones, empresas e instituciones, hombres e infraestructuras,
Millo '> Santos otros: hombres y empresas, hombres e instituciones, empresas e instituciones, hombres e infraestructuras,
Millo '> Santos otros: hombres y empresas, hombres e instituciones, empresas e instituciones, hombres e infraestructuras,

M1!ton samos

Espacio y Minocto

espacio son sistemas (del mismo modo que el espacio), son tam

bién verdaderas estructuras. En este caso, el espacio es un sistema

complejo. un sistema de estructuras. sometido, en su evolución, a

la evolución de sus propias estructuras.

Ta! vez no sea superfluo insistir en el hecho de que cada estruc

tura evoluciona cuando el espacio total evoluciona, y que la evolu

ciOn de cada estructura en partlcu\ar afecta a la totalidad. Una es

tructura, siguiendo a Franyols Perroux (1969, pág. 371). se define

por una «red de relaciones, una serie de proporciones entre flujos

y stocks de unidades elementales y de combinaciones objetivamen

por la unión de esos datos contradictorios, del mismo modo que la

está el espacio total.

Las estructuras y los sistemas espaciales, al igual que todas las

demas estructuras y sistemas, evolucionan siguiendo tres princi·

píos: i) el principio de acción externa, responsable de la evolución

exógena del sistema: 2} el intercambio entre subsistemas (o subes·

tructuras), que permite hablar de una evolución intema d91 todo,

una evolución endógena: y 3} una evolución particular en cada parte

o e!emento<:c!eLsistema tomado aisladamente, evolución que es

!gualmente lriierna y endógena, Existiría asi, un tipo de evolución

M1!ton samos Espacio y Minocto espacio son sistemas (del mismo modo que el espacio), son tam

te significativas de esas unidades». Esto pone en evidencia la no·

ci6n de destgualdad de volúmenes o de desigualdad de tuerza fun

cionai de caaa elemento. En otras palabras, una diferencia en !a

capacidac' de crear stocks y de crear flujos. Tales desigualdades

en e! ¡ntenor de !a estructura, incluso sin suponer obHgatoriamentt:

las nocione de jerarquia y de dominación, crean condiciones d¡a

lécticas con un prínc1pio de cambio.

E: espacie está en evolución permanente ..Tal evolución resulta de la acción de factores externos y
E: espacie está en evolución permanente
..Tal
evolución resulta
de la acción de factores externos y de factores internos. Una nueva :
carretera. la líegada de nuevos capitales o la imposición de nuevas
reglas (prectc. :no0eds, impuestos, etc.) provocan cambios espa
cla!es. de·¡ rrnsmo modo que la evoluc·1ón {(normah) de las propias
estructuras. es decir. su evolución interna, conduce igualmente a
evoluc1ón. E:> un caso y en otro, e! movimiento de cambio se debe
a modiíícaciones en los modos de producción concretos.
Las es<ruc;uras cel espacio estan formadas de elementos ho
móiogos y de eie:Tlentos no homólogos. Entre las primeras están
!as estruc uras demográficas, económicas, financieras, esto es, es-
--tructuras oe la misma cla EL.que esde un punt de vista ana!ihco,
pueden consieierarse como estructUra$ slmp!es;Las"estructuras no
homó!ogas es dec1r, formadas de diferentes clases, interaccionan
para formar estructuras complejas. La estructura espacia! es algo
así: una C-Jr,::>\0acíon localizada de una estructura demográftca es
pecdica. de una es:ructura de produccJón especifica, de una estruc
1ura de renta especifica, de una estructura de consumo específicc.,
de una estructura Ce clases especifica y de un conjunto especifico
de técnicas producüvas y arganizativas utilizadas por aquellas e;;;-
truc¡uras y que definen las relaciones entre los recursos presen-
tes.
La realidad social, lo mismo que e! espacio, resulta de la in1erac-
ción entre todas esas estructuras, Puede decirse también que !as
estructuras de e¡ementos homólogos mantienen entre- el!as,-lazos
jerarqutcos, mientras que !as estructuras de eiementos hetero9é·
neos mantienen lazos relacíonales. La tota!ldad social esta formada

por acción externa y otros dos por acción interna al sistema. Oebién·

dose el último de ellos al movimiento intimo. propio de caca parte

del sistema.

No obstante, no debe perderse de vista e\

hecho de que !a ac·

ción externa solamente se ejerce a través de los daíns internos. En

ese caso, al cambiar las características propias de cada elemento.

su intercambio o su iorma de recepción o reacción a los impulsos

externos nunca será la mlsma. La acción externa o exógena es

simplemente un detonador, un vector que provoca dentro de! sistew

ma un nuevo impulso, pero que por si mismo no reUne las condicio

nes para hacer eficaz ese impulso.

El mismo impulso externo tiene una repercusión dífereF te segUn

el sistema en que encaje. Por ejemplo, una cierta camldad de crédi·

to atribuido a una actividad económica en todo un pais no tendrá

M1!ton samos Espacio y Minocto espacio son sistemas (del mismo modo que el espacio), son tam

!as mismas repercusiones en todos los lugares el aumento o dismi.

nución det precio unitario de un bien tampoco repercute del mismo

modo en todas partes. Lo mismo puede decirse

de !a apertura de

una carretera o de su mejora. Las diferencias en e1 resu!iado aqu:

suoeriáas vienen dadas por las cond\dones locales propias, que

act'uan como un mOdificador del ifnpacto externo.

En este sen11do podemos repetlr la opinión de Gode!ier 11966).

para quien «todo sistema y toda estructura deben se:- descritos

como realidades ''mixtas"' y contradictonas de objetos y de re acioM

nes que no pueden existir separadamente< esto es. de modo que

su contradicción no exc!uye su unidad». Es'ia torma de ver ei s.isle*

ma o la estructura espacia!. a partir de fa cual los eíe:-nei'l:<Js sen

considerados como estructuras, Heva también a admitir que caca

lugar no es más que una tracc!ón de! espacio totaL

Vimos. algunas líneas atré.s. que e! vector externo só!o adquiere

un va\o; especifico como consecuencia de las condiciones de su

impacto. pero también sabemos que el llamado movimien1o interno

de las estructuras o las relaciones entre e!las no son indepe'1dientes

de leyes mas generales. Por esa razón cada lugar constitwye en

real1dad una fracélón del espacio total. pues sólo ese espacio total

M1!ton samos Espacio y Minocto espacio son sistemas (del mismo modo que el espacio), son tam
Espacie y MétMo . . es el objeto de la totalidad de.las relaciones ejercidas dentro de
Espacie y MétMo . . es el objeto de la totalidad de.las relaciones ejercidas dentro de

Espacie y MétMo

.

.

es el objeto de la totalidad de.las relaciones ejercidas dentro de una · soéledad en un momento dado. Cada lugar es objeto de sólo algu-

nas de esas relaciones «actuales» de una sociedad dada y, a través

de sus movimientos

propios, solamente

movimiento socíal totaL

participa de una

parte del

El movimiento que estamos Intentando explicitar nos !leva a ad

mltir que e! espacio total, que escapa a nuestra comprensión empiri·

ca y llega a nuestro entendimiento sobre todo como concepto, es

lo que constituye lo real; en tanto que las partes de!

espacío, que

nos parecen tanto más concretas cuanto menores son, constttuyen

lo abstracto. en la medlda en que su valor sistémico no está en !a

cosa tal como la vemos. sino en su valor relativo dentro de un

sistema mas amplio.

Cuando nos referimos, por ejemplo, a aquella casa o a aquel

edificio. a aquella manzana, a aquel barrio. son todos datos concre-

tos -concretos por su existencia-, pero, en rea!ldad. iodos son

abstractos. si no buscamos comprender su valor actual en función

de las cond1ciones actuales de la sociedad. Casa. edificio, manzana.

barrio. están siempre camb!ando de valor relativo dentro de! área

donde se sitúan, cambio que no es homogéneo para todos y cuya

explicación se encuentra fuera de cada uno de esos objetos y só!o

puede ser encontrada en !a totalidad de las relaciones que configu·

ran un are a mucho mas vasta, Lo m¡smo acontece con los hombres,

r

!as empresas o las instituciones.

La noción de estructura aplicada al estudio del espacio tiene

esta otra ventaja. A través de !a noción de sistema analizamos !os

  • 1 elementos. sus oredicaaos y !as relaciones entre tales elementos y

tales predicados. Cuando la preocupación tiene que ver con las

.¡'

,

es;n;cwras. sabemo oue esa noción de Qredicado está unida a

Cada e¡en:¡ento (aQUi subest UCtura), éOfnQ Jam:os.a.nteS que-SU

1

\_

verdadera

deíintc\ón depende

p!ia, en ia c;al se inserta.

siempre de una estructura

más am-

Una observación adiciona!: !as cuestiones prácticas

Un esquema de método, por mas lóglcamen1e construido que

esté, encontrará dificultades en su realización. Un esquema de mé-

todo pretende ser, lambién, una hipótesis de trabajo ap!lcab!e: 1)

por un equipo de investigadores; 2) a una realidad concreta; 3)

realidad que es reconocible, en un momento dado, mediante un

cierto nUmero de fenómenos. Cada uno de estos elementos consti-

tuye una limitación práctica: la complejidad o dinamismo de !a reah·

dad a analizarse; el nUmero y !a representatividad de !os datos

disponibles; la constitución· del eqUipo de trabajo, su formación an ·

terior, profesional y teórica, su disponibilidad para la aceptación del

tema y de! esquema propuestos. Todo esto sin considerar otros

factores reconocidos universalmente por todos aquellos que tienen

ya alguna experiencia como investigadores.

En cuanto a la formación del equipo de trabajo y la correspon

diente distribución de las tareas, la división de! trabajo constituye

un aspecto critico, en la medida que solamente será válida -permi-

tiendo alcanzar plenamente los objetivos buscados- si lo dividido

a efectos prácticos del análisis, puede ser reconstruido mas tarde,

de modo que permlta una definición aceptable de la realidad y el

reconocimiento de sus procesos fundamentales, Es evidente que el

resultado depende, igualmente, de la compenetración previa del

grupo de trabajo: siendo esta una tarea activa cuyo requerimiento

de base es la comprensión de los_ objetos de estudio y de !os objeti-

vos

de éste.

Sólo a partir de esa premisa !as tareas individuales pueden ser

entendidas. Sl se escogiese el camino contrario, ta smtesis no se

haría jamás, tuera cual tuera el tiempo dedicado a la !nvestigación

de los datos y al reconoclm¡ento de los hechos. Tal compenetración

debe partir, también, de la idea de que e\ objeto de anansis es el

,curpresente, siendo todo análisis histórico, Simplemente, el sopor-

te indispensable para !e comprensión de su génesis. En este caso.

es importante considerar que no se trata de efectuar una prospec-

ción arqueológica que sea una finalidB:d en si misma- Se tra\a de ,

un medio_ Esto no nos dispensa de buscar una comprensión global

y en profundidad: pero el tema de referencia no es una excursión

a! pasado como dato autónomo en la invesliaación. síno como re- ,

curso para definir

._

e!

, completado--péfté-tlé'Ó

i ente en vias de realizarse (e! presente ya : ·

bül 11inio de! pasado), permniendo penetrar·

el proceso y, median1e· él, la aprensión de las tendencias que pue·

·

....

den permitir vislumbrar el futuro y sus lineas de fuerza.

Espacie y MétMo . . es el objeto de la totalidad de.las relaciones ejercidas dentro de
Espacie y MétMo . . es el objeto de la totalidad de.las relaciones ejercidas dentro de
Espacie y MétMo . . es el objeto de la totalidad de.las relaciones ejercidas dentro de

M!lton Samos

M!lton Samos . . pedencia de cada combinación respecto a las precedentes (Santos, 1971 y 1978).
M!lton Samos . . pedencia de cada combinación respecto a las precedentes (Santos, 1971 y 1978).

.

.

pedencia de cada combinación respecto a las precedentes (Santos,

1971 y 1978).

Los fundamentos de una periodización

mundial, de los sistemas

periodos citados y de su

espacio ten1porales a través los cinco

relación con !as olas de innovación o

modernización en !os pafses subdesarrollados. Tiene e! propósito

de sugerir cómo !as explicaciones geogréfícas pueden alcanzarse

mediante un enfoque espacio-temporaL Sin embargo. el lector debe

ser consciente de que, en un trabajo de estas caracterist!cas. sólo

A escala mundial, puede decirse que cada sistema temporal

coincide con un periodo histórico. La sucesión de !os sistemas coin-

cide con la de !as innovaclones. De este modo, habría cinco perio-

se pueden incluir proposiciones y no propiamente soluciones. que

solamente pueden definirse a partir de! estudio de casos concre·

tos.

dos:

1)

e! perlodc del comercio en gran escala {a partir de finales

dei siglo XV hasta 1620 más o menos):

2)

e! periodo manufacturero (1620·1750):

3)

el periodo de la Revolución Industria! (í750·í870}:

4!

el penodo industrial (1870-1945):

e! periodo tecnológico.

Los period?S i. 4 y 5. es decir. !os periodos de la modernización

!a i dustria y de sus bases. y el

Los periodos históricos

Para algunos. la historia a la que están ligados !os pafses subde"

sarrollados comienza con las conquistas árabes (S. Alonso, 1972.

pag. 329)_ Sin embargo. !a influencia árabe estaba !imitada por los

medios de transporte de que disponían: principalmente el transpor·

18 terrestre a lomo de animales. e1 cual limitaba el intercambio y

hacia dificites los contactos. Eso explica la íormación de vinuales

co1on1as comerciales en los paiSes sujetos a la influencia Brabe, con

las ciudades actuando como instrumentos de relación entre los es-

pacios conquistados y la nación conquistadora. El comercio real>za-

do de ese modo se apoyaba sobre to-do en el excedente de oroduc·

c1ón agrico!a. cuya estructura. no obstante. no tenia capacidad de

transíormar.

 
 

Desde este

punto de vista. et sistema caracterizado

por

el dorrn-

nio

árabe y

el sistema 1eudc1

europeo

serian parec1dos.

ya

que

la

agr;cultvra teo,ia. en ambos casos< un importante papel y e.: comer·

cio. mstrumen'!c de

la relación Je depen:::encia entre los

paises Oel

centro

y

de

la pe:-iteria.

no podia úanslormar

cwahtat1varnente

la

agncultura_ Una

diíerencia, en Comparación con la

Edad Media En;"

ropea. es que mientras ésla no pudo

 

un centre de disper·

sión de las innovaciones,

el mundo

 

tuvo

éxito

en esa empre

sa. En una

é;:>oca

en

\a

que

el

transporte era tan

rudimemario.

la

posictón geográfica era irn;Jortante. Antes de la i:'lvenc;ón de medios

de

;

ansporte

mas rápidos,

los

polos

mundiales

cebiar.

tene; una

loca!izació:-; coinclcente con

!a

de!

cet.

ro

de

graveCad

geográíico.

De este modo. resu!ia diiic!! imaginar a ejerc\endo ese papel

antes del descubrimiento de las grandes rutas de navegaciórJ.

 
 

Uegamos

a si a

nuestro primer

periodo: y

no es

casual que. en

él. \o:; poios se encueniren er1 e! At!antíco. esto es. España y Portu-

gal A ese periodo corresponde e¡ aur:1ento de la capacidad de

transporte y de comercio. que substit a !a agricultura como

..

Jyen

tactor esencial dei sistema. E: comercto ampliado induce una manu-

1

M!lton Samos . . pedencia de cada combinación respecto a las precedentes (Santos, 1971 y 1978).

comerciaL de la modernización de

de la revol:;ción tecnológica. caus.sron ia más profunda transiorma·

ción espacia: er los paises subdesarrollados.

Sin duda aí9una. esta selección de periodos. o de sistemas de

modernizació:--:. es fruto de un criterio \(arbitrario)). Braudel nos infor-

ma que tas periodificaciones históricas son un dato tomado de ia

realidad exterior y obedecen a los objetivos del investigador (F.

Braudei. 1 ;58.

pág. 488).

En este caso.

ei objetivo es e;¡contrar, a través

de

la Historia,

seccio11es de t1ernpo en las-que.-O¡rigído por una variable slgniticati·

va, un conjunto oe varta-blE"Smantieoe.A

..un

cierto eqUHlbrio, un cier1o

tipo de relaciones. Gad --de ciStos periodos representa. en et

centro del s¡stema, un conjunto coherente de formas de acción

sobre los paises de la perifena. La evolución de !os paises periférl"

cos toma entonces, en cada etapa, caminos similares.

Entendida desde este punto de vista, esa periodización es capaz

de explicar ¡a his ona y !as lormas de colonización, la distribución

esp.ací l de .los colonizadores, la dispersión de las razas y lenguas,

la d!stnbuc1on de los tipos de cultivo y de las formas de organización

agrícola, los sistemas demográficos. las formas de urbanización y

de articulación del espacio, asi como los grados de desarrollo y

dependencia. La periodización también ofrece !as claves para en

tender !as diferencias, de lugar a lugar. en el mundo subdesarro!la

do.

El esquema que sígue está basado en el desarrollo, a escala

M!lton Samos . . pedencia de cada combinación respecto a las precedentes (Santos, 1971 y 1978).
M!lton Samos . . pedencia de cada combinación respecto a las precedentes (Santos, 1971 y 1978).
que procede del peso de la es dec1r, de las fuerzas produci· das o articuladas localmente,
que procede del peso de la es dec1r, de las fuerzas produci· das o articuladas localmente,

que procede del peso de la

es dec1r, de las fuerzas produci·

das o articuladas localmente, aunque sea como resultado de ln

Existe acuerdo, en genera!, sobre !a importancfa de !a dimensión temporal en la consideración anaíitica de! espacio (T. Hagerstrand,

:967). En

los paises desarrollados fas innovaciones experimenta

ban, desde hace largo tiempo, una extensa difusión. Tales innova

clones cejaron profundas huenas en el espacio, hoy ya mas o me*

nos mciistirnas y

entremezcladas.

En !os paises subdesarrollados

tan só1o recientemente las lnnovaclones alcanzaron amplia difusión.

Anteriormente eran el prlvilegio de unos pocos puntos en ciertas

regiones. y solamente afectaban a una pequeña mfnoriá de privHe·

gisdc!L ::::::;; eso mismo e! estudio concreto de la difusión de tnnova

f!uencias externas, activas en períodos precedentes.

La noción de espacio es así inseparable de la idea de sístema

temporal. En cada momento de la historial !oca!, regional, naclona! o mundiaL ta acción de !as diversas variables depende de las condi

ciones del sistema temporal correspondiente_

Sin embargo, el recurso a las realidades del pasado para expli

ca; el presente no siempre há significado que se aprehendiese co-

rrectamenttl Ja-tnm:cit)n del tiempo en el estudio del espacio_ Sl un

elemento no es considerado como un dato dentro del sistema a oue

pertenece (o al cual pertenecía en !a época de su presentación},

nc,

se esta utíl!zando un enfoque espacio-temporaL La mera referencia ¡

que procede del peso de la es dec1r, de las fuerzas produci· das o articuladas localmente,

Clones: ccr-::::; proceso espactal es del mayor interés para los paises

 

a

una

situación histór¡ca o la- búsqueda de

expfica iones

parciales ¡

subdesar:o::ados (P. Gculd. 1969, pág. 20 y P. Haggett, 1970,

concerruentes a uno u otro de tos e!emenws de! con¡unto no son sv-

 

;:;ag-. 56J

l!:;ientes.

La mayoria de los estudios espaciales resultan deficientes preci·

 
 

Sameme debido a esta debHidad {J_ Friedmann, 1968). Estos éSLJ

J
J

La dimensión temporal

 

dios tienden con frecuencia a representar situaciones actuales CO·

 

me· si fuesen un resultado de sus propias condiciones en e\

La

J'\i

ooucción

de

la

dimensión

temporal en

e!

estudio

de

la

pasaeo.

orgc

,,z&c

1 ó'l del espacio implica co:-:slderaciones de una dimensión

Ese procedimiento no es adecuado. P:imero. porque e! slgnlfiC&·

 

de

de la

misma variabie- cambia con e trcf1sc;;rso ael tiempo. es

decir. con !a historla del !ugar. Segunoc. :::.:::rque desae e! punto di?

m¡r;aoo ;:;:: r

las necesL:icoes de las

nacion'es que se t";allan

en e!.]

 

vista espacia! , desde e! pvnto de vista

del lugar -que

es

e! quE.

centro del srstema

 

La dimensión histórica

o temporal es:

nos ·Interesa primordialmente-_ !a sucesión de sistemas es más

as1 necesa ¡a para rr

t;;¿ del nivel de análisis ecológico y coro·.;

importante que !a de los elementos aislados. E: espacio es el resui-

 

a situació actua1 ::lepende, en buena medida, de inf!uen-t

c;as ir-.:>-;;estas. l-•,igunos elementos ceden su lugar, completa o par

cta!menie. E ct:os Oe su misma clase, aunque mas modernos otros

eleiT'.e"'"'lt:.s es1sten a la Jilodernización;. en ·muchos casos, elemén··· . 1os de· d:lerentes periodos coexlsten tgunos ·-elementos pueden

_,_ desa:;arscer comp!etame11te sin sucesión: y elementos completa·

me-:\\

·.Jevos pue-den llegar a establecerse. E! espacio, considera·

do come un mosaico de _diferentes épocas, sinte1lza, pór una pa"rte.

 

la evo .;ctor.

de !a soc\eoad,

y, por otra, explica s!tuaciones

que

se

,,

presen:a:-' en !a actualidad.

 

-

Sn"' embargo, no se puede hacer una interpretación válida de !os

StStemas ;oca!es desde la escala locaL Los eventos a escala mun·

Q¡a!. sea0 10s de hoy o los de antaño, contribuyen mas al entendi·

miento de los subespaclos que los fenómenos locales. Estos últ\·

mos ,;o s.on más que el resultado, directo o indirecto, de fuerzas

cuya gestación ocurre a distancia_ Esto no impide, no g_b t _nte,, que

!os sw::-f:'.s::n¡¡cios estén dotados también de una relritív8. au!oOomía,

;:aoo de Ja territor!a!izac!ón ce un conJunto de \'&riaOies, de su inte·

racción !ocaHzada, y no de los efectOs de una varia,:e alsiada. Aisia·

da. una .variable carece enteramente d<:Lsignff¡ca-Jc, :::eme carect

de el íuera de! sistema a! cuaJ pertenece. Cu&nC.c no pasa por e:

inev!tab¡e proceso

de ir,teracciOn locak:.ada. pieroe s:

..

:s

especificas

para crear

algo nuevo.

a:róutos

La elaboración y reelaborac1ón de los subesoasics -su 1om1a-

ción y evolución- se dan como un proceso químico. El espacio así

formado extrae su especifiCidad justame' Ha de Ut cn:rw i oo de

combinación, Su propia co:¡tn1uidad es u: a consec encic de ra de

Desde nuesüo putllo de visia, la unidao espac;al de estuom es el Esíado.

debtoo a sus

luncioMS de imerrnedialio enire ias. iuerzas externas y tos da·

tos 1n1ernos. Por debajo de esa escala -la esz:.aia rnacroespacia!- de!:le ha-

blarse de sub·eSpl'K!OS. a Jas escalaS mesoes;;ac1al y t<Hcroesp&cJal

Rev. Geog. Venez. Vol 43(1) 2002. 11 38

la calidad de vida en los asentamientos

rurales de lberoamérica

The quality of life ín rural settlements of Latín America

Alberto Pérez Maldonado"

Recibido: abril, 20021Aceptsdo:junio, 2002

Resumen

La investigación aborda el análisis de las diferentes características y condiciones que prevalecen en el medio rural latinoamericano referidas al entorno de la vivienda rural y los asentamientos rurales. Comienza con una breve descripción del medio ambiente latinoamericano, particularmente referida a la problemática ambiental, realidad agraria y

ocupación del espacio ruraL Continúa con un análisis sobre la población de la región, sus

dinámicas de crecimiento, indicadores demográficos y algunos pormenores de los

asentamientos rurales. Después se realiza un análisis general de un conjunto decomponentes

relacionados con la calidad de vida de toda la Región Iberoamericana, con especial referencia

a indicadores demográficos, socioeconómicos, de servicios y cobertura de la salud de cada una de las subregiones que conforman América Latina: México, Centroamérica, Caribe Latino, Área Andina, Brasil y el Cono Sur. Finalmente, se analizan los resultados de 20 indicadores de Calidad de Vida a nivel de cada país, referidos a la vivienda y entorno rural, agrupados en cuatro (4) áreas o componentes: importancia económica y condición social de la población rural; situación, recursos y cobertura de los servicios de salud a nivel de área mrai; dinámica de la población rural; y, condiciones ambientales y estado de la tierra. Por último, los países se agrupan, dentro de cada componente, en categorías de: mejores a más deficientes condiciones de vida.

Palabras clave: calidad de

sociedad rural.

vida; asentamiento rural; Iberoamérica; desarrollo rural;

Abstrae!

The :research approaches an analysis of the different characteristics and conditions that prevail in the Latin American rural space regarding the enviromnent that surrounds rural housing and rural settlements, The preliminary section of the research contains a brief description of the Latin American environment, particularly those aspects referred to environmental proble.ms, the agrarian reality and the occupancy of the rural space. The study then approaches an analysis about the population of the region, its growth dynamics, demographic indícators and sorne features of rural settlernents. The research also

Universidad de Los Andes. Facultad de Arquitectura y Arte. Postgrado de Desarrollo Rural Integrado. E·mail: lagumila@cantv.nel

11

A, Pérez Maldonado

encompasses a comprehensive analysis of a number of elements connected to the quality of life throughout Latin America, namely demographic and social-economic indicators as well as the rendering ofhealth services and assistance in each one ofthe Latin American regíons:

Mexico, Central America, the Latin Caribbean, the Andean region; Brazil and southern

South America. As a final coneern. the studyincorporates an analysis of the results of twenty Hfe quality indicators in eacll country with regard to housíng and rural environment, ammged in four areas: Econoruic importance and social condition of rural population; situation, resources and rendering of health services in rural areas; the dynamics of rural population; and, environruental conditions and state of the land. Finally 1 the countries are classified according to theír Ufe quality standards. that is, from better to faultier conditions.

Key wordst quality of life; rural settlement; Latin América; rural development; rural society.

Introducción

El estudio de la calidad de vida de los asentamientos rurales de la América de

habla hispana, representa

uno de los dos

temas o conceptos que define la función de la Red XIV-E Vivienda Rural y Calidad de Vida de los Asentamientos Rurales, del Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED). El presente trabajo

se relaciona con la evaluación de la Calidad de Vida que el autor ha realizado

en su condición

Venezuela,

y

de representante

de

coordinador

del tema,

dentro de esta

red.

Y

surge

de

la

necesidad de darle continuidad a una

investigación, y revisión bibliográfica

iniciada en 1999, de las condiciones y

características prevalecientes

en

el

entorno de 1a vivienda rural latino americana, en particular de aquellas vinculadas con quienes la habitan, la satisfacción de sus necesidades básicas,

dinámica poblacional, situación y

cobertura de los servicios de salud y el bienestar de los asentamientos, desde el

punto de vista ambiental y de las oportunidades que brindan los recursos naturales que posee cada país. Uno de los objetivos perseguidos con esta investigación es diferenciar la región latinoamericana en cuanto a las condiciones de vida predominantes en

sus asentamientos rurales, reconociendo y analizando las diferentes situaciones que la afectan o condicionan, punto de partida para orientar posibles soluciones al respecto. En dos seminarios y talleres ibero- americanos realizados en Cuemavaca. y San Luis de Potosí, México en los años 1999y 2000, bajo los auspicios de la Red XIV·E del Programa CYTED y de uni- versidades mexicanas, el autor expuso avances del trabajo realizado sobre el tema de la Calidad de Vida en los Asentamientos Rurales y Vivienda Rural

Iberoamericanos,

aproximándose

al

concepto y proponiendo al resto de países miembros de la red, metodologías de análisis y clasificación con información actualizada. Los mismos se publicaron en las memorias de dichos eventos.

12

factura más intensiva y es el responsable de la creación, en Améri ca, de «espacios derivados»,

factura más intensiva y es el responsable de la creación, en Améri ca, de «espacios derivados», por medio de !os cultivos de la caña de azúcar, de tabaco y posteriormente, del algodón, cuya produc ción comienza a tener efectos sobre los beneficios obtenidos por los diferentes países europeos (G, Domenach Chich, 1972, página

389).

1

Et comercio se convierte en el motor de !a agricultura, y también de los transportes y asegura, más tarde. el cambio de jerarquía proouc1d0 en favor de Holanda, cuando ese pais sobrepasó a Espa* ña y Ponugal en lo que concierne a la velocidad y capacidad de !os navíos. asi como en !a organización comercial y politica. Hasta en· :on:es -en e! caso de Portugal y España- habia una dicotomía enTre las variables-tuerza y !as variab!es soporte, que acabó siendo Jata! para la supremacía ibérica. Muchos otros países europeos -utilizaban diversas modalidades oe- corne,cio. o simplemente se apropiaban de !as mercancias du r&>"\te s;; transpone mar¡timo. Eso exohca !a existencia de ilotas en ::i1versos paises de Europa, una part€: de las cuales estaba cansa grada e operaciones de p!rateria, que juntamente con el comercio iega: cor:;:-ibuian a! enriouecimiento de sus respectivas ciudades. ;.as cudades así 8'lt!quec1das podLan, con mayores medios, de 'Jica·sc a una activioac· oue permitirá la emergencia de! segundo per:odc e: de la manuiactura. Ésta se organizó< sobre todo. al:ede cor del mar del Norte y de! Báltico. de tal manera que España y Por:ugc:. oue habían s1do !os polos del sistema en la fase preceden :e. aca::;a::-on por enconnarse en la periferia del nuevo sistema, aun- cve cc:1servasen relaciones privllegiaoas con Aménca. Le ilegada, con !a industriahzacJón. del tercer periodo, provocó

"i!t::' Ci%mbto brutal qe !. sítuaciórL En las etap

precedentes la mate

"

':a pnm;.-=era 'lOcal. DebH.'k)·a que la urbanizáclón y la industriaiiza-

ctQ_n. s1abañ8compafladas por un aumentÜtiffa productividad en

las crees rura!es, IZ i)roducción nacional de, articulas

de consumo

e-ra SLt'->:::iE:'"lte para ei consumo fnterno. De cualquier modo, el trans-

E$pat10 y Me\O(lO

,
,

tancias_ !os alimentos necesarios para !a población trabajadora de

1as c;,ucades.

Si el cu!t!vo en América de la caña de azúcar o de tabaco nacíó

de las necesidades de! comercio, durante e! primer periodo, e! cultl·

ve del trigo o ia cría de ganado en Argentina, Uruguay, Sur del B;asiL fo_ustralia y Nueva Zelanda. fueron la respuesta a !as necesi dades de :a Industria. Esta respuesta, que es la cuestión dominante

o-e: periodo, da

a

la

!ndustria una cierta

autonomía en comparacJón

co:< los otros elementos deí

slstema. La demanda de tecnologis ,

presede o

la respectiva cierta: existe una especíe oe

conh.:sion o coexistencia entre !a acttvidad de producc!ón v la de

íru·.::;vaciQr;. Esta situación es contemporánea de la concenÍrac¡o;:

de i& ;xoducclQn en unos poccs paises. como consecuencia de! ;J?(:lC ColoniaL E! desarrollo de! propio pacto es una consecuencia ót: i2 C:1iersncia de níve1 tecnclioglCO entre los paises situados en e! :e:-;; o dei sistema económico mundiaL es c:ecí;, ¡os países de Euro· pe Occidental que lo contro:atan

poseia entonces !a tecnología más avanzada, que !e permitía Una mayor acumulación de capital. mucho mavor que !a de !os otros.

i1g1ate-rra se convirtió en !a mayor potencia

de

la época ooroue

Este hecho es importante. ya que indusú;anz8.ci6n y ca;)itaHsmo esta8an convirtiéndose en sinómmos,

Para continuar vendíendo -que era vita! para e; SiStema- los

otros países se veran ob!lgados a buscar mercados p;:vitegiados.

espec1e de subsistemas politices formados oor colonias: -espac'c cuya división fue r a11zada segjn !a !ey del rr:ás !Jerte, Ls d1s;ribu" ClO"' de t1erras en Alrica es una c::;,r:secvencia directz de las Ci eren· t1as de poder i-'ldustria! entre paises europeos. Ei sterus : .n-dice v poHico mediante ei cual cada me;;cia europea podia e'¡ercer s

dec;omn¡ac1on sobre ías co!onias distames está también l:aado a es1e factor (R. Son:¡ain Moerdtjk. 1972, pag_ 409)_

Esta es la razón por !a cual w:l

pais como

factura más intensiva y es el responsable de la creación, en Améri ca, de «espacios derivados»,

no (;,,:-'<Servo privi!eg1os comerciales et. el Ccnoo

ove era, por otra parte, propiedad (<personabo de! rey.

situación

ex;:::li::ará. rr.as adelante. la precoz inc:\;sniatización de: Zaire e;;

co"" a:ación con ctros paises africanos.

El

hecho

de

que

Bé!gtca

factura más intensiva y es el responsable de la creación, en Améri ca, de «espacios derivados»,
e-ene :r'.ternaclona! no era. todavia. un transporte de masa. capaz Ce conducir materias primas o alimentos
e-ene :r'.ternaclona! no era. todavia. un transporte de masa. capaz
Ce conducir materias primas o alimentos desdes sitios muy distan-
es
n:: D:JGieSe impone: 1a íías orele ertes en sus relaciones comercra-
E' cuar:o periodo, con la segunda revolución industriaL corres·
le er. e! Congo
es1110u1D
a 1 ca:;;ital :JeíJa a
irwentr ali: 0'ros
Donoe a la aplicación de nuevas tecnologías y nuevas formas de
org&n:zac¡on, no sólo a la producción ma1eríal, sino también en
cc:o:1i2adcres se valieron de ia fuerza' para dtctar LC'S te mi·
nos oe sus relac¡;yi&s con sus colonias.
cvamc a !a energ1'a
y el transporte (J. Maslni, í 970). permitJendo
L
...
a
posesión de u;, 1mperío coton1a! da al pais dorTd:-;ar:;e el con-
u;;a mayor disociación de producción y consumo. AsL en Europa.
e! 1mpe1u de la urbanización y la despoblación de !a9 zon(¡ls rurales
uo: 1otai ::e !os ;:n:!::ios dent;c de! :>:·wespondíente su::JS1s:e"'1a y
no constltuyen un problema para e! abastecln1iento'd8'la$ crééien-
\es poblac1ones urbanas. Era posible ya importar desde largas dis-
es:J t1ens reperc::sio es sobr& 15 eco:>omia: et c.on oi poktlcc petT':íl·
\e_ s:--,:re ci:-as cosas, mantener salarios ba¡os y precios 'gualmen1e
factura más intensiva y es el responsable de la creación, en Améri ca, de «espacios derivados»,

MHtM San\os bajos para las ,materias primas; ambos para el beneficio de! país dominante, que es
MHtM San\os
bajos para
las ,materias primas; ambos para el beneficio de! país
dominante, que es capaz, aUn, de sacar beneficio de las oscilacio
nes coyunturales. Estas ventajas representan a largo plazo una
desventaja, ya que los Estados colonizadores de Europa pudieron,
hasta cierto punto, despreocuparse intramuros de !os progresos
tecnológicos. Sin embargo, el hecho de que no pudiesen desintere
sarse del progreso realizado extramuros ayuda a comprender las
guerras de este stg!o. Era indispensable protegerse contra !os paiM
ses cuyos precios de producción pudiesen. a !argo plazo, constltuir
una amenaza para un mercado menos protegido. E! ejemplo de !os
Estados Unidos, que, poco a poco, ingresa en los mercados euro
peos y latinoamericanos, es muy significativo como para ser olvida
do. Seria. además, instructivo verificar hasta qué punto las díteren
cias de nivel tecnológico entre paises fueron responsables de las
guerras desde i870.
El periodo científico-técnico actual
El quinto periodo es el periodo tecnológico. Este es el periodo
de ia gran indus¡na y del capitalismo de las grandes corporaciones.
servidas por medíos de comunicación extremadamente extendidos
y rápidos {F. A!varez, 1970 y 1971). El periodo comienza con el fin
de la Segunda Guerra MundiaL La tecnología constituye su tuerza
autónoma y todas !as otras variables del sistema están, de un modo
u otro, subordinadas a ella, en términos de su operación, evolución
y pOSibilidades de difusión.
La tecnolOQla de ia comunicación per,mite innovaciones que apa
recen. no sóJo_iuntas y asociadas, sino también para ser propaga
das en s:J conjunto. Esto es pec¡¿Har a la naturaleza d.el sistema
..
'.:_
oposicion a lo que sucedia anteriorrnente. cuando la propagación
de diferentes varlab!es no estaba necesariamente encadenada<
Por esta razón se puede hablar de la «invención de! método de
la !nvencíóm, por e! hecho d-e que !as innovaciones son en gran
parte una consecuencia de una técnica que se alimenta as¡ misma.
Esa H cnica. cuya realización se hizo relativamente independiente,
es llamada investigación.
La tecnologia aparece como una condición esencial para el «ere
clmientarJ. Los paises que poseen la tecnología mas avanzada son
tambien los paises más desarrollados; las industrias o actividades
servidas por una tecnoloaia desarroHada estan as( dotadas de un
mayor dinamismo.
"
La investigaclón -de mejor nivel se concentra en los polos de!
sistema. en los paises mas desarrollados. Los países industrializa-

Espacio y Método

dos gas1an 2/3 de sus recursos para -investigación en las industrlas

más avanzadas, y sólo 1/3 en las industrias poco din8micas. Para

los paises subdesarrollados en general, cerca de! 40 °/o- de sus re

cursos están orientados hacia industrias que estén casi estanca

das, y menos de 1/3 para industrias desarroHadas. Considerando

que las industrias más modernas requieren un esfuerzo de investi-

gación mucho mayor que !as intermedias o !as casi estancadas, se

puede. de este modo, notar la diferencia de situación entre los paí-

ses desarrollados y subdesarrollados.

Es verdad que estos Ultímos siempre tienen la posibi!ldad de

comprar patentes. Esto, sin embargo, es sólo una forma de usar

sus reservas de moneda o de end-eudarse por medio de enormes

pagos de tecnología. De cualquier modo no es suficiente importar

los resultados de una investíg.ación básica: debe continuarse más

aHá del estado de investigació pura, hasta e! de investigación ap!i

cada, cuyo costo es considerablemente més alto.

Este periodo se distingue claramente de! anterior en que la in-

dustria es rápidamente sustituida por la gran industria como motor

principal de producción, y que la tecnologia se convierte en factor

autónomo, en lugar de la propia industria.

Esle periodo es también aquel en e! cual las fuerzas externas

creadas en los polos -actualmente los Estados Unidos y la Unión

Soviética- experimentan nuevos apoyos o renuevan ouos. Estos

-transporte aéreo, comunicaciones a gran distancia, propaganda,

nuevos medíos de comrol de los mecanismos económicos (A. Bou·

chouchi, i970 y 1971), posibilidades de concentración de la informa*

ción, nuevas técnicas monetat:ias-. juntamente con !a revolución del

consumo que reposa también;"en las mismas bases. constituyen las

nuevas condiciones de la oraanizadón espac1al en todo e\ mundo.

Por m f!Jo dé !as comt:n!Caciornrs fecta a la humanf

._

dad entera y a todas las áreas de la Tierra< Son muy raros en esta

MHtM San\os bajos para las ,materias primas; ambos para el beneficio de! país dominante, que es

tase de la historia los espacios que escapan temporalmente a las

fuer-zas dominantes. Las nuevas técnicas. principalmente aquellas

para procesar y explotar innovaciones, entrañan, como nunca se

habla produc\do antes. la posibiiidad de disociación geogr8Hca de

las actividades,

A este tenóméhO pueden anadirse muchos otros: !a creación de

nuevas colonias periféricas en e! mundo subdesarrollado: las nue

vas iormas de industrialización. como !a internacionalización de la

división del trabajo; y la llegada de capital y tecnología de los

paises adelantados para usar una luerza de trabajo barata aUi don·

de ésta habite. es decir. en los países dependientes.

Este período está caracterizado