You are on page 1of 4
EMBARAZO ECTÓPICO: UNA REVISIÓN ABSTRACTO Propósito: El embarazo ectópico (EP) presenta un importante problema de salud para las mujeres en edad fértil. EP se refiere al embarazo que ocurre fuera de la cavidad uterina que y constituye el 1,2 - 1,4% de todos los embarazos reportados. Todos los factores de riesgo identificados son maternos: enfermedad inflamatoria pélvica, infección por Chlamydia trachomatis, tabaquismo, cirugía de trompas, ciclo de concepción inducido y endometriosis. Todos estos anteriores, han proporcionado la atmósfera para ensayos que usan metotrexato como un tratamiento no quirúrgico para EP. La medida diagnóstica del EP es la gonadotropina coriónica humana sérica, hCGRP / i-hCG urinaria, medición de progesterona, ecografía transvaginal, tomografía computarizada, factor de crecimiento endotelial vascular, CK, disintegrina y metaloproteasa-12 e histerosalpingografía. La opción de tratamiento de EP implica un tratamiento quirúrgico mediante laparotomía o laparoscopia, el tratamiento médico suele ser sistémico o por vía local, o mediante un tratamiento expectante. Resultados: Se llegó a la conclusión de que los datos de revisión reflejan una disminución en el tratamiento quirúrgico y no una disminución real en la ocurrencia del EP, de modo que se necesitan nuevas vías para explorar la detección temprana del EP. INTRODUCCIÓN El embarazo ectópico (PE) o el embarazo extrauterino, viene de la palabra griega ''ektopos'' que significa fuera de lugar, se refiere a la implantación del blastocisto fuera del endometrio de la cavidad uterina, con más del 95,5% implantando en la trompa de Falopio; donde el feto o embrión está a menudo ausente o deja de crecer. Los otros lugares de implantación más comunes son los sitios ováricos (3,2%) y abdominales (1,3%). Esta es la principal vía y causa importante de morbilidad y mortalidad con riesgos asociados de rotura de trompas y hemorragia intra abdominal en mujeres y puede conducir a una importante morbilidad reproductiva futura, incluyendo embarazo ectópico subsiguiente e infertilidad. Por lo tanto, es una emergencia médica que requiere tratamiento inmediato. La incidencia anual de EP ha aumentado en los últimos 30 años. En el mundo occidental se han observado entre el 4 y el 10% de las muertes relacionadas con el embarazo, y ahora también es un problema creciente en los países en desarrollo. Aunque los avances en los métodos de diagnóstico han permitido un diagnóstico precoz, sigue siendo una condición que amenaza la vida. Aproximadamente, el 75% de las muertes en el primer trimestre y el 9% de todas las muertes relacionadas con el embarazo se deben a EP. Alrededor de 10.000 EP se diagnostican anualmente en el Reino Unido. La incidencia de EP en el Reino Unido (11,1 / 1.000 embarazos) es similar a la de otros países, como Noruega (14.9 / 1.000) y Australia (16.2 / 1.000) a partir de 1994, la tasa global de EP y la mortalidad resultante (0,35 / 1.000 PE en 2003-2005) ha sido estática en el Reino Unido. Un estudio de población francés realizado entre 1992 y 2002 encontró que, durante la duración del estudio, la tasa de insuficiencia reproductiva EP aumentó en un 17%. Haifa et al. estudió que hay una tendencia creciente en términos de EP en los países del este como Arabia Saudita. Calderon et al. reportó una tasa de EP en California de 11,2 por 1.000 embarazos durante 1991-2000; Sewell y Cundiff observaron una tasa en Maryland de 5,2 por 10.000 mujeres de 15 a 44 años entre 1994 y 1999 (Figura 1). Tipos de embarazo ectópico La trompa de Falopio es el sitio dominante en la mayoría de los casos de embarazo ectópico tubario. 75-80% de EPs se producen en la porción ampular, 10-15% de EPs se producen en la parte istmica y aproximadamente 5% de EP se encuentra en el extremo fimbrial terminal de la trompa de Falopio. El EP tubárico puede ser detectado por ecografía transvaginal e implica una trompa de Falopio intacta con un embarazo que es probable que esté creciendo y visualizado una masa heterogénea que bien podría ser un saco colapsado, que es menos probable que contenga tejido trofoblástico activo. El embarazo ectópico cervical (CEP) es raro y representa sólo el 0,15% de todos los EP. Un embarazo cervical antes de 1979 estuvo casi siempre asociado con una histerectomía por hemorragia vaginal incontrolable, lo que hizo a las mujeres estériles. Se puede diagnosticar mediante ultrasonografía según los criterios descritos por Hofmann y Timor-Tritsch. En un CEP real, los estudios Doppler muestran patrones característicos de trofoblasto con alta velocidad de flujo y baja impedancia. El embarazo ectópico ovárico (OEP) es una de las variantes más raras, y se estima que la incidencia es del 0,15-3% de todos los OEP diagnosticados. El diagnóstico precoz es necesario para evitar complicaciones más graves y procedimientos invasivos de emergencia; Además, Panda et al. dijo que el diagnóstico preoperatorio sigue siendo un reto, y no puede ser diagnosticado temprano. La terapia médica con MTX no fue una opción posible debido a la aparición de sangrado masivo. En general, en el caso de hemoperitoneo la mayoría de los cirujanos prefieren realizar la laparotomía. Pocos casos de tratamiento laparoscópico en mujeres con hemoperitoneo han sido reportados por varios investigadores. El embarazo ectópico por cicatrices cesáreas (CSEP) es otra forma más rara de EP con una incidencia de 1: 1.800 embarazos debido al aumento del número de cesáreas en los últimos 30 años. Se está extendiendo ampliamente en la sociedad. Aquí, el saco gestacional se implanta en el miometrio en el sitio de una cesárea previa. Diversas complicaciones, como la ruptura uterina y la hemorragia masiva, pueden poner en peligro la vida y afectar negativamente la fertilidad futura en el caso de la CSEP. La etiología del embarazo por cicatrización cesárea no está clara, aunque la cesárea previa, la miomectomía, la adenomiosis, la FIV (fertilización in vitro), la dilatación previa y el legrado, junto con la extirpación manual de la placenta se han vinculado como factores de riesgo para este tipo de EP. El embarazo intersticial (IP) constituye el 2,5% de todo el EP. El diagnóstico correcto de la IP puede ser bastante difícil y requiere una interpretación precisa del ultrasonido. El diagnóstico se basa en gran medida en la ecografía y potencialmente en la evaluación laparoscópica. Se realiza mediante la visualización de la línea intersticial adyacente al saco gestacional y la cara lateral de la cavidad uterina seguida por la continuación del manto miometrial alrededor del saco ectópico. Un verdadero embarazo ectópico cornual es uno en el cuerno rudimentario de un útero unicornio. Es una de las formas insolitas de EP en el 0,27% de los importes. Este término se utiliza a menudo en la literatura médica con EP intersticial. El tratamiento tradicional del embarazo intersticial ha sido la resección cornual o histerectomía en casos de útero gravemente dañado. Sin embargo, existen casos exitosos de resección laparoscópica de embarazos cornuales. La escisión laparoscópica es segura, pero se debe prestar atención a la posibilidad de anomalías en el tracto urinario que pueden estar asociadas con útero unicornio. Casos avanzados en el segundo y tercer trimestre, donde el riesgo de ruptura es alto, requiere un enfoque abierto a la escisión en la laparotomía. El embarazo ectópico abdominal con 1,3% de los casos se diagnostica a una tasa de 1:10.000 nacimientos y es una forma extremadamente rara y grave de gestación extrauterina. Se describe como embarazo ectópico abdominal primario o secundario y por lo general resulta de una implantación después de la rotura de trompas o aborto a través del extremo fimbricado de la trompa de Falopio. El feto continúa creciendo después de unirse a una estructura abdominal, usando su fuente de sangre, que puede ser extensa. Generalmente se adhiere a la superficie del útero, ligamentos anchos o ovarios, pero también puede adherirse al hígado, el bazo o los intestinos. El manejo tradicional implica una laparotomía con retirada del feto con o sin tejido placentario. Uno de los problemas asociados con la eliminación de embarazos abdominales después del primer trimestre es que el riesgo de sangrado incontrolado del lecho placentario. Un embarazo ectópico heterotópico se diagnostica cuando las mujeres tienen cualquiera de los citados EP junto con un embarazo intrauterino. Se produce con una tasa de 1:30.000 embarazos naturales, y 1:100 parejas que conciben a través de la reproducción asistida. También es más común (1-3%) en fertilización in vitro y en tratamientos de fertilidad que involucran fármacos superovulatorios. Un ultrasonido transvaginal de alta resolución con Doppler color será útil para localizar el tejido trofoblástico en el anexo en un caso de EP heterotópico. En la Fig. 2 se muestran diferentes sitios para el embarazo ectópico. Factor de riesgo EP es más común en las mujeres que han sufrido enfermedad inflamatoria pélvica (PID) y más del 50% de las mujeres que han sido infectadas no son conscientes de la exposición a PID. Además, se debe a dificultades para determinar el efecto de la infección por clamidias genitales femeninas en los outcomes reproductivos que surgen de los defectos en el diseño del estudio específico y la falta de un método fiable para medir una historia de infección pélvica.