Вы находитесь на странице: 1из 4

e7985ad4a0b2a1

LAS TIC EN LA DOCENCIA: AMPLIACIÓN ENTREVISTA


CON GABRIELA SPADONI, de La Noticia. Viernes 31/07/2010.

LAS TIC EN LA DOCENCIA: AMPLIACIÓN ENTREVISTA CON GABRIELA


SPADONI

La licenciada Gabriela Spadoni dialogó con el semanario LA NOTICIA acerca de las


nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y su inclusión en la
docencia. En la edición gráfica del sábado 31 de julio de 2010, la especialista opinó que el
uso de esta tecnología en la educación debe servir para contribuir al pensamiento crítico y a
la creatividad, mientras que sugirió a los docentes centrar la atención en cómo enseñar, en
vez de qué enseñar, para aprovechar el inmenso campo de acción que ofrecen las nuevas
tecnologías, más cercanas a la cultura y al lenguaje de los jóvenes. Según su punto de vista,
es necesario que los docentes se aproximen a los niños y jóvenes desde sus lenguajes.
La siguiente es una ampliación del reportaje impreso.

La incorporación de las TIC en la enseñanza representa hoy un desafío para una gran
mayoría de los docentes y para las escuelas. El manejo de esta nueva tecnología por los
educadores es una cuestión para tener en cuenta si se quieren explicar las dificultades para
insertarla en las actividades áulicas. Pero, a opinión de Spadoni, controlar esas herramientas
no supone, por sí, mejorar la educación. “Si bien existen variadas propuestas de formación,
y voluntad e iniciativa de los docentes, ello no alcanza para que las TIC redunden en una
mejora de la educación”, expuso.

Spadoni enumeró algunas situaciones que se observan cotidianamente, que explican esa
dificultad de aceptación de las TIC por los docentes:
- Existen interesantes y variadas propuestas de formación desde las políticas educativas,
pero no son aprovechadas (debido a variadas circunstancias) por un porcentaje elevado de
educadores.

- El Estado ha permitido en ciertas ocasiones que el docente licencie horas cátedra para
formación, pero no contó en un número considerable de casos con el compromiso del
capacitando.
- Una gran parte de docentes se resisten a modificar sus estrategias de enseñanza: “A mí,
dejame con la tiza y el pizarrón”, es una frase frecuentemente escuchada.
- Se registran experiencias aisladas a nivel institucional que no son capitalizadas para el
aprendizaje de todos los miembros: “Se descuidan” las “buenas prácticas”.
- Un porcentaje elevado de directivos no cuenta con formación en TIC, lo cual impide que
se lidere el cambio hacia el interior de la institución educativa. Una de las consecuencias es
que no se aborden los cambios como un problema cultural, las representaciones de los
docentes hacia las TIC y que nos preguntemos qué nos pasa con la tecnología.
- Los educadores tienen una carga de trabajo elevada (por lo general 44 hs.) que les
dificulta disponer del escaso tiempo restante para capacitación tanto como para preparar las
propuestas pedagógicas y sostener, monitorear, evaluar los proyectos desde su hogar.
- Las vivencias de acercamientos hacia las TIC, muestran diferentes niveles (similar a otros
países), que pueden traducirse en las competencias que los docentes tienen al respecto. Sin
dudas, deberían contemplarse, para formar en consecuencia. Capacitar, entonces, de
acuerdo a necesidad. Importancia de la formación situada.
- Un número considerable de los docentes focalizan su necesidad de formación en el uso
utilitario de las herramientas: tecnología como fin en sí mismo. Formación didáctico -
metodológica en segundo plano.
- Es escaso el número de docentes que concretan producciones inclusivas de las TIC con
sus alumnos y muy reducido el número de docentes que se apropian de las herramientas, lo
cual implicaría una continuidad en su uso y profundización de saberes que trasciende la
asesoría TIC recibida.

Gabriela Spadoni apeló a la cita de Hugo Pardo Kuklinsky, para remarcar que “...la
enseñanza formal está en crisis permanente y perdiendo protagonismo. La tecnología estará
siempre presente. El pizarrón es una tecnología, las TIC son otras y luego vendrán los
dispositivos móviles y otras que aún no sabemos. Es imposible pensar la escuela sin
tecnologías”.

“Entonces, no podemos desconocer entonces que la formación en TIC de los educadores,


sea un aspecto clave para que la transformación educativa se convierta en una realidad, en
lo que respecta a contemplar la cultura digital en la práctica docente a través del diseño de
propuestas educativas inclusivas de las tecnologías de la información y la comunicación,
que conduzcan a una mejora de los aprendizajes de los estudiantes”, señaló la licenciada.

Por otra parte, cuando Spadoni se refirió a las infraestructuras, marcó situaciones disímiles:
escuelas con escasos o nulos recursos, dispositivos obsoletos y otros sin el debido
mantenimiento técnico. Recursos infra utilizados por la inexistencia de conectividad.
Escuelas muy bien equipadas con recursos que son cuidados celosamente o son patrimonio
de uso de algunos docentes. Escuelas donde se ha planificado una revisión de espacios y
tiempos para que los docentes de cualquier campo de conocimiento con su grupo de
alumnos puedan interactuar con los dispositivos con los que cuenta la escuela.

¿Cuál es su consejo para los docentes en relación al uso de las TIC?

- Antes de responder al interrogante es imprescindible mencionar uno de los aspectos que


marcan el siglo XXI: enormes cantidades de saber que se producen, circulan y caducan con
la misma rapidez.
¿Tiene sentido que los educadores sigamos centrando nuestra práctica en el qué enseñar?
¿Es posible enseñar "todo el conocimiento" que está a nuestro alcance? ¿No será el
momento de repensar nuestro accionar, posicionándonos en el cómo enseñar? ¿Es
coherente seguir negando la inclusión de las tecnologías de la información y la
comunicación en las clases, cuando las mismas forman parte de la vida cotidiana? En
definitiva: ¿Podemos seguir enseñando de la misma manera que hasta hace unos años?
Despojarnos de cómodas rutinas, implica aprender y aprender requiere tiempo, el tiempo
que demanda renovar nuestras estrategias didácticas, asumiendo así nuevos desafíos.
Desafíos como los que implica recuperar la cultura de los estudiantes y diseñar propuestas
que la contemplen. No es necesario - por supuesto - empezar por grandes cambios, que tal
vez nos lleven a abandonar las iniciativas. Sólo es necesario que comencemos a trabajar
para superar la crisis, dando el primer paso.
Es preciso que los docentes nos acerquemos y recuperemos la cultura de niños y jóvenes
tanto como revaloricemos la necesidad de acercarnos a ellos desde "sus lenguajes". Este
debe ser parte de nuestro compromiso como educadores para abordar el descenso de la
calidad, la escasa motivación, el fracaso escolar...

Como afirma Viviana Minzi: “Un docente necesariamente debe incorporar conocimientos
que vayan de la mano con las tecnologías puesto que ello “combate la propia obsolescencia
del maestro, le permite hacer su trabajo más efectivo y garantiza un conocimiento
colaborativo entre docente y alumnos, donde las jerarquías y posicionamientos de poder se
diluye”.

El lugar del docente sería de oportunidad, al atestiguar un cambio de paradigma, por lo que
no puede renunciar a contemplar los nuevos lenguajes que merecen ser aprovechados para
actuar junto a sus alumnos.

El pilar es reflexionar sobre los contenidos pedagógicos y ver en qué momento los
dispositivos digitales otorgan un plus a la propuesta que la hace diferencial respecto a una
metodología de enseñanza tradicional. En este sentido, sugiero pensar y luego rediseñar las
currículas escolares. Comenzar por una unidad didáctica de la planificación: preguntarse
qué nuevos logros potenciarán las TIC respecto a la adquisición de contenidos.

Experimentar la metodología propuesta colocándose en el rol de alumno. Centrar la


práctica docente en el "cómo enseñar" y no en el "qué enseñar": innovar la metodología
didáctica, introduciendo estrategias de enseñanza que articulen las tecnologías de la
información y la comunicación.

Se requiere entonces cambiar el posicionamiento y que la concreción de logros visibles


"ya" no nos nuble la vista. Cambiar requiere tiempo y esfuerzo: es imprescindible respetar
y enseñar de acuerdo al nivel de acercamiento hacia la tecnología que portan directivos y
docentes. Que el educador pueda conocer y experimentar a través de distintos dispositivos
que no signifiquen "aprender a hacer o usar", sino que adquieran significatividad dentro de
la propuesta pedagógica más abarcativa, en la que la cultura infanto - juvenil, la necesidad
contextual y la misión de cada escuela puedan reflejarse en la misma. Y mucho más...
necesitamos transitar una transformación integral del sistema educativo.

¿Puede referenciar algunos de los desafíos educativos – tecnológicos que requieren


abordaje?

- Es preciso trabajar con distintos niveles de acercamiento a las TIC. No todos los docentes
han hecho el mismo recorrido a nivel de apropiación. Las asesorías deberían ser brindadas
sin descuidar este aspecto. Es difícil el salto al que se corre riesgo de someter al docente si
no se contempla el grado de acercamiento en torno a la inclusión de TIC en educación.
- Le hacemos al docente la pregunta: ¿Alguna vez intentó, tuvo inquietud o acercamiento
hacia la inclusión de las tecnologías que los estudiantes manejan a diario? Sería necesario
para conocer de qué nivel parte el educador. Asimismo, ¿De qué manera se vincula ese
docente con la tecnología? Tema fundamental a trabajar: Representaciones.
- Sin dudas, el rol docente en el siglo XXI conlleva un importante desafío: lejos de opacarse
ante los saberes que portan los estudiantes respecto a la tecnología, el docente es quién
recuperará esos usos con fines pedagógicos. Allí su rol no sólo es relevante, también
irremplazable.
- Respecto al rol del profesor de informática, debería ser revisado y convertirse en el
acompañante del docente de cualquier espacio curricular alejado del campo mencionado,
asistiéndole fundamentalmente en dificultades técnicas y como apoyo ante la demanda del
alumnado.
- Es probable que en lo que respecta a inclusión digital en la enseñanza mucho tenga que
ver con la curiosidad, las ganas de aprender y los recorridos que decide hacer cada docente.
No hay quien mejor sepa qué hacer con la tecnología que quien domina su campo de
conocimiento. En este sentido, tal vez sea de utilidad nutrirse de otros colegas que han
incursionado en la incorporación de las TIC a nivel curricular y aprender de "las buenas
prácticas". Por ello, la importancia de que las instituciones educativas se conviertan en
"comunidades que aprenden", donde el directivo como líder institucional pone a
disposición estos espacios para la mejora y el aprendizaje permanente.

Acceso a la nota:

http://www.facebook.com/#!/note.php?note_id=142938169058830