Вы находитесь на странице: 1из 7
Monografía Formación en Neurosicoeducación Alumna: Ana Carina Melfa www.asociacioneducar.com Mail:
Monografía Formación en Neurosicoeducación

Monografía

Formación en Neurosicoeducación

Formación en Neurosicoeducación

Alumna: Ana Carina Melfa

Formación en Neurosicoeducación Alumna: Ana Carina Melfa www.asociacioneducar.com Mail:

Cerebro y toma de decisiones

Cerebro y toma de decisiones Objetivo :  Conocer cómo tomamos decisiones los seres

Objetivo:

Conocer cómo tomamos decisiones los seres humanos y cuáles son las estructuras de nuestro cerebro que nos permiten hacerlo.

las estructuras de nuestro cerebro que nos permiten hacerlo. INTRODUCCIÓN Tomar decisiones es una actividad continua

INTRODUCCIÓN

Tomar decisiones es una actividad continua del ser humano en todos los órdenes de la vida. Elegir entre varias opciones puede ser una tarea muy simple, pero a veces resulta tan complejo que se convierte en una preocupación importante.

La toma de decisiones pone en juego numerosos procesos cognitivos, entre ellos el procesamiento de los estímulos presentes en la tarea, el recuerdo de experiencias anteriores y la estimación de las posibles consecuencias de las diferentes opciones. Todos estos procesos requieren la implicación de la memoria de trabajo y, en conjunto, de las denominadas funciones ejecutivas. No obstante, la investigación actual pone cada vez más énfasis en que la toma de decisiones no constituye un mero proceso racional de contabilizar o comparar las pérdidas y ganancias que resultan de una elección determinada. Más bien parece ocurrir que los aspectos emocionales, derivados de la experiencia de situaciones parecidas, y aquellos aspectos asociados a las consecuencias o al contexto en el que se da la decisión, desempeñan un papel determinante. Las emociones guían la toma de decisiones, simplificando y acelerando el proceso, reduciendo la complejidad de la decisión y atenuando el posible conflicto entre opciones similares.

Las personas con determinadas lesiones en la corteza frontal presentan serios problemas de ajuste en su vida social o interpersonal.

CASOS DE ESTUDIO: Phineas P. Gage: Era un joven hombre querido por sus amigos, con

CASOS DE ESTUDIO:

CASOS DE ESTUDIO: Phineas P. Gage: Era un joven hombre querido por sus amigos, con éxito

Phineas P. Gage: Era un joven hombre querido por sus amigos, con éxito en su trabajo y con un futuro prometedor por delante. Un día como otro cualquiera, en el que Phineas dirigía la construcción de una línea de ferrocarril, sucedió un extraño accidente. Tras meter el explosivo en un barreno para hacer explotar la roca, como hacía siempre, alguien llamó su atención, Phineas se distrajo y mientras contestaba la demanda de algún compañero, apretó directamente la pólvora con una barra de hierro. La detonación fue fulminante. Todos quedaron mudos y paralizados por el tremendo panorama que se podía contemplar. La barra de hierro (de seis kilos, tres centímetros de diámetro y ciento diez centímetros de largo) había penetrado la mejilla derecha de Phineas, perforando su cráneo y atravesando literalmente la zona frontal de su cerebro. La barra apareció a más de 30 metros de distancia de la explosión, llena de sangre y tejido cerebral. Ante el tremendo shock, Phineas yacía inmóvil en el suelo, hasta que tras unos instantes comenzó a hablar.

el suelo, hasta que tras unos instantes comenzó a hablar. Sus compañeros aturdidos, intentaban ayudarle y

Sus compañeros aturdidos, intentaban ayudarle y le llevaron hasta un carro donde Phineas viajó sentado durante más de un kilómetro, hasta que legó a un albergue donde esperar la llegada del médico. Cuando llegó el médico, Phineas hablaba y podía expresarse sin ningún problema, de hecho le pudo contar con pelos y señales todo lo sucedido y contestar a todas sus preguntas.

Tras una dura recuperación de aproximadamente dos meses, ya Phineas ya no era el mismo. Físicamente se había recuperado y hablaba con normalidad, pero su comportamiento emocional se volvió extraño. Comenzó a tener problemas con sus amigos y a ser despedido constantemente de todos los trabajos en los que estaba. Analizando su comportamiento, se concluye que sus respuestas emocionales eran inapropiadas, era incapaz de organizar cualquier actividad futura (efecto de “miopía ante el futuro” por la incapacidad de tomar decisiones), y su visión sobre sí mismo era exageradamente narcisista y exagerada. Murió sólo, tres años después.

El caso de Elliot: El neurólogo Antonio Damasio estudió el caso de Elliot (al que considera un Phineas moderno, a raíz de un tumor cerebral en la corteza orbito frontal, que le afectó a la región ventromedial).

Elliot era un padre y marido modelo antes de que le extirpasen el tumor; y tenía una posición muy importante en una gran empresa. Después de la operación, todo eso, cambió radicalmente. Aunque su intelecto básico, su razonamiento lógico y lingüístico, su memoria y su capacidad de aprendizaje estaban intactos, se volvió irresponsable en el trabajo, inconstante, incapaz de darse cuenta de lo importante, había sido alterada su capacidad para sentir o tener emociones, incapaz de llevar a cabo con éxito sus planes e iniciativas, e incapaz de tomar decisiones; lo que lo descalificó para su profesión.

Estas historias, podemos observar que ambos perdieron sus competencias emocionales y con ello, su capacidad para decidir sobre su futuro de forma coherente. Y además, nos demuestran que la zona frontal, no es crítica para nuestra supervivencia ni para las facultades intelectuales básicas, pero sí lo es para la convivencia en sociedad y sobre todo para poder tomar decisiones y planificar nuestro futuro.

“Sin las emociones, el ser humano, es incapaz de tomar decisiones”.

¿QUÉ ES LA TOMA DE DECISIONES?emociones, el ser humano, es incapaz de tomar decisiones”. Una decisión es una resolución o determinación

Una decisión es una resolución o determinación que se toma respecto a algo. Se conoce como toma de decisiones al proceso que consiste en realizar una elección entre diversas alternativas. Este proceso, incluye una serie de etapas que comienza por identificar el problema y los criterios de decisión, y por ponderarlos; luego se pasa a trazar, analizar y elegir una alternativa para resolver el problema, y para concluir se evalúa la eficacia de la decisión.

La toma de decisiones puede aparecer en cualquier contexto de la vida cotidiana, ya sea a nivel profesional, sentimental, familiar, etc.

PROCESOS EN LA TOMA DE DECISIONES:ya sea a nivel profesional, sentimental, familiar, etc. La toma de decisiones depende de procesos que

La toma de decisiones depende de procesos que son temporal y funcionalmente distintos:

1. Evaluación y formación de las preferencias entre varias opciones, de manera

automática e inconsciente, valorando las recompensas y castigos, etc.

2. Selección y ejecución del acto motor: se encarga la corteza parietal y envía las

informaciones al lóbulo frontal para que haga el acto motor.

3. Experiencia o evaluación de resultado: la corteza del giro cingulado anterior

es quien decide lo que está bien o mal. En la toma de decisiones tenemos que incorporar lo que nos dice el pasado y considerar los errores que hemos cometido para no repetirlos.

Resumiendo: El proceso de toma de decisiones se compone de la formación de preferencias, de la selección y ejecución de las acciones, y luego de la evaluación de los resultados.

En estas funciones participan:

1. La atención: depende del lóbulo parietal.

2. La memoria operativa: depende del lóbulo frontal (memoria a corto plazo, que

dura pocos minutos).

3. La motivación.

4.

Anticipación de los resultados.

5. Impulsividad, en distintos grados y en distintas etapas.

Basado en el trabajo publicado por la revista de Neurología: REVISIÓN EN NEUROCIENCIA

Mecanismos cerebrales de la toma de decisiones J.M. Martínez-Selva a , J.P. Sánchez- Navarro a , A. Bechara b , F. Román a

Se pueden resaltar ciertas áreas implicadas

b , F. Román a Se pueden resaltar ciertas áreas implicadas ESTRUCTURAS CEREBRALES IMPLICADAS: Corteza prefrontal

ESTRUCTURAS CEREBRALES IMPLICADAS:

Corteza prefrontal ventromedial:

La región ventromedial de la corteza prefrontal integra los diferentes factores implicados en la toma de decisiones. De esta forma, cuando se va a tomar una decisión, allí se “reviven” o actualizan los estados emocionales que aparecían como consecuencia de las decisiones realizadas en anteriores elecciones similares. Se recupera así el estado somático provocado por la situación, lo que guía la decisión que se va a tomar.

la situación, lo que guía la decisión que se va a tomar. Es decir, esta región

Es decir, esta región cerebral interviene en la estimación de las consecuencias a largo plazo de las decisiones que se tomen, gracias a la integración de los estados somáticos con información clave procedente de la propia situación o almacenada en la memoria.

Lateralización

El hemisferio derecho está más implicado en las funciones emocionales, en la conciencia y en el ‘mapa’ o referencia subjetiva de los estados corporales, y en la comprensión neurocognitiva de la información somática. La corteza prefrontal derecha parece estar más implicada en las conductas de evitación y en el procesamiento de emociones negativas. Una lesión en esta región puede llevar a una insensibilidad a las consecuencias negativas de las acciones y a una hipersensibilidad a las consecuencias positivas.

La región prefrontal derecha se activa más como reacción al castigo y durante las respuestas de defensa y retirada, mientras que la región izquierda se activa más en respuestas de recompensa y aproximación al estímulo.

En resumen, la corteza prefrontal ventromedial derecha está más implicada que la izquierda en la conducta social, en las emociones y en la toma de decisiones. No

parece activarse en las tareas que requieren memoria de trabajo, salvo cuando la incertidumbre exige un esfuerzo adicional, y su posible función se relaciona con la evaluación de las consecuencias afectivas o el significado conductual de la elección.

afectivas o el significado conductual de la elección. La corteza prefrontal dorsolateral: Desempeña un papel

La corteza prefrontal dorsolateral:

Desempeña un papel esencial en la memoria de trabajo y en otras funciones ejecutivas y atencionales.

La memoria de trabajo se relaciona estrechamente con la toma de decisiones, aunque se trata de procesos diferentes. En circunstancias normales, la memoria de trabajo contribuye a la toma de decisiones y a la utilización en dicho proceso de los marcadores. Esta región está implicada en el control atencional e integra los datos sensoriales de diferentes fuentes de información. Cuanta más información existe para procesar en una tarea dada, más se activa esta región.

La corteza prefrontal derecha parece desempeñar un papel crucial en la toma de decisiones.

desempeñar un papel crucial en la toma de decisiones. Amígdala: Interviene en la adquisición del miedo

Amígdala:

Interviene en la adquisición del miedo condicionado a señales que anticipan un peligro o amenaza. La investigación atribuye un importante papel a la amígdala en el desencadenamiento de respuestas emocionales, interviniendo de forma decisiva en el reconocimiento, aprendizaje y respuesta ante estímulos afectivos

aprendizaje y respuesta ante estímulos afectivos Corteza cingulada anterior: una región Es estrechamente

Corteza cingulada anterior:

una

región

Es

estrechamente relacionada con el estriado, y asociada a la anticipación de las consecuencias de una elección.

paralímbica,

Esta región aparece más activa cuando se esperan consecuencias negativas, especialmente en el hemisferio derecho. Los estudios de neuroimagen funcional relacionan la corteza cingulada anterior con un proceso de control o monitorización de la propia conducta que incluye procesos evaluadores y de inhibición de respuesta, en el que también interviene la corteza

orbitofrontal lateral. Se activa más en circunstancias como la incongruencia o el conflicto entre opciones, propios de la toma de decisiones.

Las lesiones de la corteza cingulada anterior producen trastornos en el control conductual y en la capacidad de evaluar riesgos o esfuerzo implicados en la búsqueda de recompensas. Esta región, junto con la corteza orbital, aparece más activa durante la realización de tareas de toma de decisiones en las que existe riesgo o incertidumbre. Mientras que la corteza orbital frontal se relaciona con las asociaciones de los estímulos con la recompensa, la corteza cingulada anterior intervendría en el control y selección de las conductas más adecuadas, la detección del error y los cálculos sobre la probabilidad de recompensa.

Resumiendo:

Estructuras y sistemas cerebrales que se han identificado las siguientes regiones corticales y subcorticales que intervienen en diferentes procesos relevantes para la toma de decisiones:

La principal región implicada es la corteza prefrontal ventromedial, donde se produce la integración de la información sensorial, mnésica y emocional necesaria para la tarea.

Otras estructuras que intervienen en diferentes procesos relevantes para la toma de decisiones:

La amígdala: procesamiento y codificación de la señal emocional y su asociación con estímulos contextuales.

La corteza cingulada: monitorización del proceso e inhibición de respuesta, especialmente en situaciones de incertidumbre.

La corteza prefrontal dorsolateral también participaría en este proceso debido a la necesaria activación de la memoria de trabajo en la toma de decisiones, en especial cuando la tarea es compleja.

Bechara A. Decision making, impulse control and loss of willpower to resist drugs: a neurocognitive perspective. Nat Neurosci 2005; 8: 1458-63., propone dos sistemas diferentes que intervendrían en la toma de decisiones, que interactúan entre sí

Dos sistemas diferentes que intervendrían en la toma de decisiones, que interactúan entre sí:

Un sistema impulsivo o de la amígdala, que indica placer o dolor como

 Un sistema reflexivo basado en la corteza prefrontal ventromedial, sensible a las futuras consecuencias
 Un sistema reflexivo basado en la corteza prefrontal ventromedial,
sensible a las futuras consecuencias puestas en marcha por esas mismas
opciones. Este sistema se basa más en la memoria y en la anticipación para
suscitar respuestas emocionales que guíen las decisiones. La región crítica
es la corteza prefrontal ventromedial, que requiere tres subsistemas:
– Un
primer
subsistema
integrado
por
la
ínsula
y
la
corteza
somatosensorial, especialmente del hemisferio derecho, que contribuirían
a representar patrones somáticos de estados afectivos y motivacionales.
– Un
segundo
subsistema
compuesto
por
la
corteza
prefrontal
dorsolateral y el hipocampo, críticos para la memoria y las funciones
ejecutivas, necesarias para la toma de decisiones.
– Un tercer subsistema se ocuparía de la inhibición de conductas, que
implicaría la región cingulada anterior y el cerebro basal anterior.
la región cingulada anterior y el cerebro basal anterior. CONSEJOS PARA FORTALECER LA TOMA DE DECISIONES:

CONSEJOS PARA FORTALECER LA TOMA DE DECISIONES:

Meditar bien antes de decidir: Cada vez que tengamos que tomar una decisión, no importa el tipo o tamaño de ésta, debemos analizarla y meditarla bien. Si se trata de decisiones importantes, debemos recabar una mayor información y tomarnos un mayor tiempo para poder analizarlas. Si se trata de decisiones rutinarias, no debemos tomarnos demasiado tiempo, y tener la capacidad para analizar y tomar decisiones rápidamente. Siempre confiando en nuestro buen juicio, nuestra experiencia y en nuestros instintos.

Tener en cuenta las consecuencias futuras: Muchas veces se toma una decisión pensando sólo en las consecuencias que ésta podría generar en el corto plazo, y no se toman muy en cuenta las consecuencias que podría generar en el futuro.

No tomar decisiones en base a emociones: Si tomamos una decisión cuando estamos apurados, preocupados, molestos, tensos o nerviosos, es muy probable que la decisión que tomemos sea errada. Lo recomendable en esos casos es no dejarse llevar por las emociones, esperar a recuperar la tranquilidad, y recién entonces tomar la decisión. El estar tranquilos brindará una mayor claridad para tomar la decisión correcta, y evitar cometer errores de los que más adelante uno podría arrepentirse. Si bien las emociones son la base de toda toma de decisión, cuando estamos invadidos por alguna de ellas es mejor esperar un mejor momento,

Valorar el error: Cuando ante una determinada decisión, la persona falle en su elección, no se le deben hacer reproches ni castigar por ello. Debemos tener siempre presente el valor educativo de los errores, pues éstos implican no sólo aprendizajes nuevos, sino que suponen experiencias previas útiles, que más adelante, podrán tener presentes ante situaciones similares.