Вы находитесь на странице: 1из 62
ESTRELLA Y EL CALEIDOSCOPIO LILA CALDERON ILUSTRACIONES DE EVANGELINA PRIETO @ mt £8 LL £9 SF ee 4 JOICN] 6 o1nldvo g O1NLIdVD Lomnudvd 9 omnLavo s omnyavo yomntavD ¢ o1NLdvO, ZoInLavo Tomnilavo 21D op oBenues end Wes “LLL voueN ‘ouosoidary yy Wo osaxduy soMpe ns ap mz989 up!oezOME Ey Hs “uproonpouda: op Busey won uo|aeUl[yor0. orpauy unum 1od opniuisuen yu opeatyare ru ‘owed uo 1 ‘opor u2 1 opronpoxdas 19s epand ou oxqy tuasard 1g 21ND op oBenues joSezBiram /[9 SezazDsea2 ‘SSPLOTST Yd “OFLOTET OU" “wouapianig ‘est 0] SotopEMBUED sO “y's ‘Bez-:z esowpg wseidarg 0d DUNO 9p ofRRINS L4H EZ oN UO a ‘alpzu0y uouapte2 ® ‘ourpioig cauesy cuorsonpaud ap uosooaucy "BHEDN Jane HUN £9240 ap UpIo2BAiT -mreez [anueyy 9607 :pouonpe uorozecIC sopis098y so190) 2p ozsew :00%>1p2 .t 9°6SSTLI-9S6816 "NEST enor ono1g @ gue | Es. tarde corria un viento travieso y rebelde. Recuerdo que habéa sol y aroma a flores en el aire. Fue un dia especial porque entonces la conoci. Era una nifia misteriosa, de esas que no se ven todos los dias y que no llegaban al pueblo a que darse para siempre, sino que estaban de paso, en camino hacia donde se les antojara a sus padres, 0 mis lejos todavia. Y a uno no le quedaba més que ver cémo se marchaban sin poder decir nada, sin vpeu zaqes eyonb ou anb ofsp sou £ souregp8n{ anb ja uoo odwon ye estid ap g180221 ospag jsexonur a2 onb easey! *--omnany jo uo zesed v za 02 onb of £ sarue gsed 21 onb o] opoa uages aonb ‘A Bile spur jp £ eunasoy ef 24 as apuop orspra ap jog vun usu onb { sodreu ap seareo uo auzoNs z| ua nb weo1q, —uopemBeun zopaa eum eptia aonb ‘seumajaoe ow09 ‘soafau A sapuva8 sofo ap ouazour ote un ‘oospuery oorfdxo- eiSeur ap sefeo use anb **+4 oonyp ezo of opuend ‘sour soun 258 wor -oquta enb soursyur soy wos anb aorp purewr TAL ojgand fe ppra 4 10709 wep 9] anbiod ‘ueBuaa onb uoig 7389 anb oad ‘opepina zouan anb Avy anb £ sesex Any sesoo user anb aorp pded ty “—peproine w1919 sourey12ju09 9] 089 10d £ sonosou anb r0xeur o8fe ero amb ‘ospog oSaxBe~ jeyqes upiqurer og!- ‘oiuoid uea ou o1ed ‘uepse8oq] anb erqes of exend ap ofopereo un Bro1AMasos 1s OWsOD ‘sou -2ur se] 09 ore uN opus!ey ‘9fsp— souen13 uog— “pepzoa op vu anb viuano soup sou 4 sousyA Py s2ou0iue ‘soperfes sourepanb sou opuens ‘sound srur { soBture stur wo sowreqe Sn! 0100801 ATWO 13 A VTLS aprer eso 019g “OU O so[BaI UBIO seIso IS FeUTATDE B SOWIEGEYPSap SOU OSNISUT ‘soTeUIseIUEY SaUOTSTA ap wereusyy sou 9s sofo soy anb ores ex ou 10[29 PP WOD geo BI UaMb of ojos wo ys A? “osompe> £0098 ‘opisp ojgand asa ap Jos [2 A eases Bf arate eqeoouereg as anb oursifodsa um owroo vg epley ey equyOA a] anbsod oruarA Jo woo equajad anb ‘sez -o]09 soaunsyp 2p soj2a 9p OpHissa un wos vues PurE BUN e IeprAjo OWQD!~TA B anb zoa eiowTd 2] ap ofngip 9 oarosuoo une ord ‘sour soypnur 2084 J0u0d PY “ouepend un ue opefngrp 4 01139 -so o8ua of anbiod ‘ors919 89 —esopraxsitu UTE =| eqpurey] 298 jse— e[Jan18q ap opronses anb of opoy “pure tur eDep owns « zaanu epi eun zoue2 ap oxSepfUT [9 BOE sou as, 3s 0 --osed ap ueqeiso anb soj ueqesuad owoo «,seuerar A serepp spur uepey 2s, oueur Z] ap SeaUT] se] Is ‘olJans vuANq eI Is ‘seTjamse se] 18 ‘peplpear BI & seUTAsIp weyTas ses09 sey anb seusSeumy “reyos vqeisn¥ our ssouore apsoq] “vounu 0 “Js zea [eR o “-ormamBis oye ye uepsoajoa ou pzmb onb soqes vsusurm euod eun vioip a[ oun v anbune “e071 ROWBaTYS DERON acerca de su futuro y que no le gustaba hablar de la muere menos si tenia que ver con la suya. Después de un momento de silencio, exclamé. —Pero.. ;vamos! ;Vamos a ver cémo se instalan los recién legados que hacen tanto ruido! Yo, en cambio, no podfa dejar de mirar a la gitanilla que se peleaba con el viento, cubrién- dose los ojos y bajéndose la falda, tratando de arregiarse el pelo largo y tan negro como una noche de invierno. En ese momento se levanté una polvareda y Estrella comenzé a lorar en si- lencio. Se limpiaba la cara con esas mangas llenas de volantes coloridos. Y yo me preguntaba cémo serfan sus l4grimas. En ese momento no lo supe, quizds algén dia lo descubrirfa... Habfa algo en ella que me Ilamaba la atencién y no podia quitarle los ojos de encima. Pronto nos dimos cuenta que los otros habi- tantes del pueblo comenzaban a abrir sus puertas y ventanas para enterarse de lo que pasaba. Todo era como en un cuento, en el que los personajes empezaban a aparecer lentamente, con camio- nes, catpas y estacas inmensas, que se clavaban 10 -oqgend ye souen8 so] ap epeSay] F] 720g ua ed0q ap eqep -ue vf anb oso ap vonou vy ses ered ugiquie? A souregpn{ anb v roqes vexed opuayisoo 92/7 -sourejoey anb of ap osuorpuad equase asdurays uamb 4 soSyure star amu op euonbod spur ey cequy ordumuzoiuy opuens soureqyiso seso Uy aqueygu vaaisnd 3] as uamnb v saprour e orsandsrp omsariqureyy onnsuour ap wze> eyuod senuaqur “ewto3q ef Ferq>] -29 eed auropugu ‘gnSoiSe— joosiouezg un Q'- “0 osoumy ogoy un ow0> oprouaation Amur oftp—**:zo19y [eurrue un outa ibe anb 0219 of & sourrayus upiso opuens o o8fe uraremb opueno sopuoqus & wep 2s SopPUUTUTe soF~ “oastouesg eqrsuad oso sous py eqe(ous soy afera jap eSpey zy 4 arqurey weyuoa onbsod 0 s07eo Jo £ ozuars [2 -euyu eno v oun eiors our eypansy sod opuewreppas pzmb ‘eioueisip vf e uoreyorose 2s anb erronb ow orad ‘nb sod ejqes on “pros aur of sapewarue sono A sezqeo ‘soBax10q ‘seuyes ‘epeu o1ag “e[[a woo 7 2 uLIeSy|gGo ered oze1q Jap auOP tL ap owiod ‘sere { soaz99 soyanbod worspparede -uyuron ‘ofrp— jsourea! quepue! ‘sopea e ay oramnb ovod v os0g “se[a1 ap seseo sns ueqesreue souea1S og jettuog Ants vorsnur ean uses! juoraXO!— | soy epuop ssjoqre owoa uesa anb { enon ey 8 OldO3SOaRTTWo Ta A VTLS nowzaTvo Vi A CALDERON Mientras camindbamos al encuentro de los gitanos, escuchamos diferentes comentarios de la gente: ~Son htingaros -dijo la sefiora Maria, la mamd de Anita, que venia con una bolsa de lefia para hacer el fuego y preparar la comida—. Seguro que algo nos van a pedir, ya sea agua o azticar o cualquier otra cosa que se les antoje. —jEntonces si son hiingaros no son gitanos? —pregunté intrigado, pues nunca los habia visto, desde que llegué con mi familia al pueblo, hacia ya dos-afios. No sé. Pero don Pepe dice que andan siempre de pueblo en pueblo, que asi viven. Es como si nosotros nos cambidramos de casa varias veces al afio ~agregé la sefiora Maria. —:No ser4 que ahora vienen a quedarse para siempre, porque ya no tienen espacio en su tierra? —pregunté Francisco, muy preocupado-. ;Qué pa- sarfa si empiezan a venirse asi todos los htingaros y se quedan aqui y nos arrinconan y después nosotros tenemos que itnos a vivir en las carpas de ellos y ellos se quedan en nuestras casas y... ESTRELLA Y EL CALEIDOSCOPIO ;Cierto! -opiné Nina, quien era un poco mayor que nosotros y sabia muchas més cosas, porque tenia un tfo que era vendedor viajero y conocia muchos pueblos-, jsi!, mi tio me conté que en otros pueblos, que son un poco més grandes que el nuestro, ellos vuelven todos los afios para traer magia y diversiones muy raras, que no se conocen en esos lugares. =Mmmmm! ;Como qué —pregunté Juanito, el primo menor de Anita, con unos ojos de sorpresa que demostraban su emocién ante lo desconocido. Esa tarde cada cual fue contande lo que sabia 0 lo que otros habfan visto en un circo de gita- nos: que traian monstruos y duendes, mujeres barbudas, bailarinas voladoras, payasos y tam- bién problemas, como cuando los padres decian que los hiingaros se llevaban a los nifios que no se comfan la-comida, y los amenazaban con ira avisarles si se portaban mal para entregarlos como trabajadores del circo... Las preguntas iban y venian y cada cual agregaba una nueva interrogante o entregaba una respuesta. 15 OUPIA ap wioTfodure eun werpusous spuop seseo se] ap equiqry sou A seppraereus oasta Byqey Tg “OTq -ond Jap sojeaz sore] soy ap Pye seur eqesed anb o] eqe2u09 sou anb euosiad eorun yf e19 ‘sonosou sopor 2p 073 owod v9 anb “oussaq]INF) “eu; ap of [q Tanop ap sozue auouresopepmo ueqeSede as onb £ reuoo ered svsvo se] ua ueypuasua 9s anb seoA se 0 seyjense se] “euny vf Jod epeurump exo ojos o[gond onsonu ap aypou zy ‘oduran 959 °F @ OINLIdVD OL -oporur sod ang anb 0219 ‘odwan onma op spndsap “oy ‘eyo e aueora08 ua ppnp exp 989 or0g “puos axdwio1s amb wos soxosor soy sopor auzrepeSar vred exson | v opefeg egeg anb vjjanse eorun ey vo onb opursuad eyuruop sur of A pepsaa ap wo A wpra tur v eyansq eun opeSaq] viqey orag ‘pnb ered A apugp aqes ugmb ofory 2p sejoo sns Uo9 wae anb seypanso se] ¥ sousus oySAUT ‘opunfes un uo soxjdusoo sajoqry reuronb ap soo -edeo uos anb woorp anb £ osiae urs uavo anb soxex So] ® TU ‘sauOTes SO] e TU ‘seUTe sey e TU ‘ON ZIP v Tu epeu & oprual eIqey eouNU-od Is QULTeOTIOR ap opapur vpuza anb 30g? geqused aur grid)? “souens So] op souorum> so] ® oqums sopriorogpe weqezurexe sopor sezusrur ‘opepeuowe ‘sofaj ov opered apanb aut of x “ueqelore as onb eprpour ¥ soyfe woo opus: -09 uoreny as A ondgniss wos uorSTUTA sesix Sey g--ono 8 opey um ap ta onb A ‘oaamur 98 onb eun ue plas ouigo uemeur as? ‘opons pe epedod yaso an ese> eum ua ep epeo ro0ey anb Avy orupno 9s of ew guumSeid— zofeqen oysnur os so ony? sop] ono ua uepasut as sgndsop A wea as anb rod? ---orag— NowzaTeo VET TILA CALDERON y toda la pieza se iluminaba y no habia para qué poner velas. Nos dejaba con la boca abierta y le gustaba que lo persiguiéramos haciéndole pre- guntas, aunque yo creo que a veces inventaba las respuestas para tenernos interesados, pues asi le ayudébamos a ordenar sus “mercaderfas” y limpiar las cajas y sus muchas maletas, que se llenaban de polvo y barro en los largos caminos que recorria. A veces nos traia de regalo libros de cuentos con los personajes dibujados y ropas de materiales muy raros; pero, sobre todo, lo mas importante era lo que no podfa traer: artefactos y maquinas de una potencia tan grande, que podian reemplazar a decenas de hombres. Lo mds moderno para nosotros, en aquel en- tonces, era que algunas casas tenian l4mparas de petrdleo que daban una luz mds fuerte. Pero no existia la electricidad, la luz artificial no aparecia ni siquiera como una idea fantdstica en nuestras mentes. Eramos nifios sencillos, que para entre- tenernos cada dia jugdbamos a cosas que eran posibles de hacer en un pueblo muy humilde, sin grandes peligros, por lo que vag4bamos 18. ESTRELLA Y EL CALEIDOSCOPIO tranquilamente y tenfamos mucho tiempo para conocernos, hablar, jugar a las escondidas, a las bolitas, al trompo con punta de clavo, que hacfamos nosotros mismos, y contar cuentos ¢ historias de fantasmas para asustarnos, aunque eso lo hacfamos de noche con los primos que habfan venido a vivir a nuestra casa por un tiempo, no sé claramente por qué. Peto ahi estébamos todos juntos, y cuando mi mamé se ponfa a planchar y aarreglar la ropa, con planchas que habia que calentar sobre el fogén, jugébamos a inventar sombras con las manos y a ver manchas que se transformaban en las paredes, haciéndonos creer que la casa estaba embrujada. Ademés, con las risas y Jos gritos chisporroteaban las velas y de verdad las sombras se movian y nosotros nos quedabamos oyendo ruidos, sin poder dormir del puro miedo que nos daba. Por eso la llegada de los hiingaros-gitanos nos cambiaba la vida a todos. Y la curiosidad nos ha- cfa ir acortando lentamente la distancia... aunque pasaron varios dias antes de que nos atreviéramos aacercarnos al camién donde estaban los animales. 19 pnb ap soureqpurSewr 2 sono ® soun souregp: ~unfosd sou- ;198 spond anb m3 ses an?— -openuaacir eiqey as Upoar “weep oUOD ‘onb eA sen} unSurtr ua saree ost we;qey OUT UN Tu asped-un yu anb o8fe ‘opunur fe ua oorun £ osousrstur onozssed -so un reiuasard v ueyud sond “uezeponb as anb ered ‘sorf9s woo faded un wo epeunry ‘uproeziome e| Opep yey so] oLestwI0D fx “BSED Ns UpIGuREA Bx2 O]gond [> eroqe anbrod sopmbuesd s2oypy weyan 2s somes so “esuauruy epang eum azgos opueypes A seqanad opusisey ‘ooteyq opad 4 eqzeg uoo ‘ouanbad Anu: arquioy un e 9siArp Pye spur ooog “ueqeutad e] opuend o eyes as opuens wiry ouroo weqeyptyp anb ‘sores soreld A sopues$ sozzad 1A ‘sonnsuow fa ou orod ‘sejnel sey v aauauren9az1p my ‘Jos owe vIgey ou BA £ OJOS equise ZOU “soypnur ueso ome) ueqesad ou anbune anb ‘sosseuea soy uoo epepne exed eqeued -wiooe P| feypfurez ns epey anb seooynur sel 3puad e ourea ojgand ye azpew ns t09 erang as anb gzadsq “Jp Woo opoa e My om amb erqes eIUES OID 2] “pv oysnur aoazed 98 ‘opioa anb satian ‘-orpeg oftp aut ouowr arquioyun £epy— NOWHGWVD VEL LILA CALDERON podrfa tratarse ese “algo” que nunca antes habia existido. —Es algo que puede hacer desaparecer a una persona, creo yo, algo as{ como hacerla invisible —dijo Francisco. —2Y de qué servirfa eso? —interrogé Anita, igual habria que hacer lo de todos los dfas: trabajar, bafiarse, lavarse el pelo invisible, vestirse y comer comida de verdad, que habrfa que ir a comprar en almacenes de verdad, o ir a buscar agua al pozo para tomar, porque la sed no es invisible... Entonces, :por qué seria ese “algo” una cosa tan maravillosa? Anita pensaba cosas muy graciosas y ademas las decia; es verdad que todos nos refamos, pero con el tiempo nos fuimos dando cuenta de que se trataba de ideas Ilenas de realismo. Ella era como un péjaro saltarin que iba y venfa con sus cosas y nos sacaba de nuestras conversaciones, a veces tan de sorpresa que nos desconcertaba. Ademds, tenia cierta tendencia a portarse con nosotros como una mamé y a dar consejos que nos cafan mal. Por- que claro, nosotros nos sentiamos grandes y con 22 TRELLA Y EL CALEIDOSCOPIO. derechos que ella atin no tenia, como quedarse jugando afuera hasta més tarde 0 no tener que ayudar en las tareas de la casa. e exqummisoze as onb soy ap wanbpens ousoo ‘ofeq -en ns B19 soueni$ so] ered “UDTsIOATp B10 SoNOsOU ered ssprez8 era ou opnopIadsa Ja anbiog *so22]0q so] xearosex soureyqop Tend of zod ‘394 ap selop sourespod ou anb 4 ueyresisout sou anb sorStpord soy optrersunure ‘oroyduroo ojgand ja Bss0321 Bis -so00aerfe UOD wIOTORUED PUN ap aiuexsIsuT oased p o7uatu0s ‘sor0j09 ap sepuaT? seosaiueZi3 sns uorezpe sowen8 soy anb ap spndsap sejp sou 0 € OINLIdVD realizar en nuestras familias: sembrar la tierra, hacer mutfecas, lavar y planchar ropa, coser ropa, ctiar gallinas, acender un almacén o viajar vendiendo cosas, como el trabajo del tio Guillermo, que era hasta el momento el que més me interesaba para cuando yo fuera grande, pues significaba recorrer el mundo entero si asi lo querfa. Pero, como todos los nifios de pueblo humilde, tenfamos un gran problema: :6mo hariamos para entrar a la funcién si nadie tenia dinero? —2Qué vamos a hacer entonces? —pregunté Fran- cisco. zY si ese dia nos metiéramos por debajo de la carpa sin que nadie se diera cuenta? —Cierto -opiné Pedro, dando un salto gigante, como solia hacer cuando le gustaba una idea que nos podia alegrar la tarde, después de que em- piecen los primeros ntimeros, :quiém va a estar vigilando? Mi mamé dice que en el circo todos hacen de todo y hasta los niftos —jo son payasos chicos? trabajan cuidando los animales que van a participar y ponen aserrin en el suelo, para que no se resbalen los perros que saltan por dentro de los aros en llamas... -eqemmeape ou O1ouIp p vsv>-2] ue onbyod ‘igoewpe p ta exepnce ej anb opypad egy 2y Fume ns ‘soue ¢1 oydumo seuode onbune ‘releqen peu ared vgmsn$ 21 ou anb souresges sopo: sond “eiqes sourep ered ‘opuou ofeye as & oBouSe— epur nj pupuea ‘ofegen of ooo k epenue vj opuerduroo s9 opor oF= {yqe zea ered peprpggsod vopun v| ‘eameuione wouan on 00 eno $9 “edre9 wap onUape SorDe X sorouIT cojdusis uos ou troy onbuod “oxpag op wuewH 94 2 offpsonosou soure>ey oj ow0> «peur eye asre[02, ap oonn ofeis [a sedestia pxtasos Ou 794 visq— O1dOoSOGIETVD TH A STEMS “semnUTUTp soon] Woo ojena uo sesodiwur seoexede opusisey ueqes3 anb ‘ssz0j09 ap soledso uod vorsnu sefe> £ sesuouruy 21909 ap sepred 10d so sareSny sosa uo ueqEIquTeD so] soue8 so eso soy]eqed So] sopoa apuop osouraistu syed ur ap zuea onbrod “ayqzsod exo anb eyraax9 arpeu anb oS] wes 0830] ‘oBse] ofad ap ojfeqes un s1qos seronmid ueprey onb souour soqqereyuy soso wesreiso “ugiqua & sono v ordumjoo un ap sore so 10d uepreoa anb seastaqymbe 4 ‘seyjaq seurretreq uo ‘soseded A eundye aired rod soureyaa sey ou EOE anbune ‘pepisor8119d ns sod sepypuosso wejreaso on ‘safeayes sezayy vyrqey aonb omBes sueqeursoae as nb souoruny sv] ua opursuad sesoy sz soureqesed ‘sonosou opor aiqos A ‘aqua8 ey sy “opentt rus urs sepeSsouire sesoo 208y 9p Zedvo bro ugiqures of anb vrata vary amb exed a1uaryea 9 awopupisey “Olp— zsousqnosap & BA UDITH?— “urea sou ou anb sepmo anb souzouai o1aq “easay Bf 2201dur> opueno sopednoo sopor ‘sopoa ‘sopos upieisy ‘—exuy 98a18e— so12]0q so] apuaa BULTEPTEG eT A— Nowaciv3 Vt HLA CALDERON Cuando preguntamos todos los detalles de que no era més que un boleto de papel, suftimos el primer golpe, pues luego de saber su precio nos quedé dando vueltas en la cabeza de dénde sacarfamos el dinero. Ninguno de nosotros disponfa de él, nuestros padres te- nfan apenas lo suficiente para datnos de comer y para que no faltara lo necesario, pero no para lujos ni cosas extravagantes. Parecia que nuestra ilusién empezaba a esfumarse, cuando de pronto se transformé en un verdadero desafio y decidi- mos enfrentarlo. ~Podriamos vender botellas para juntar el dinero —dijo Pedro-; las entradas de la primera fila son més caras, pero podriamos sentarnos a los Jados, o en el suelo, o Mevar sillas de la casa y asi pagarfamos la mitad, —Cierto, y las de nifios son més baratas ~agregé Francisco-, y no tenemos para qué vernos la suerte en la palma de la mano, como las muchachas, que siempre quieren saber cosas de amor. Pero ahora habia ademés otro misterio, ya que sabjamos que “aquello” nunca antes visto no ocurtfa, 30 adentro de la carpa. Eso nos obligé a dirigirnos en grupo hacia el centro del problema, decididos a descubrir el secreto. Ahora si descubriremos de qué se trata —dijo Pedro, sin poder aguantar las ganas de resolver el misterio antes de la funcién. —Entonces acerquémonos poco a poco y veamos si sale de alli algiin ruido 0 es algo no vivo. —Han pensado que tal vez no sea un animal sino algo como un duende, o un ser de otro tiempo? —pregunté Anita. Es que los duendes no existen, Anita le dije, como para evitar que los demas empezaran a reirse de sus imaginaciones, que en el fondo eran tan claras como nuestras fantasfas con los espejismos. Lo curioso es que esta vez nadie se rid, Puede ser, Anita -dijo Nina-, si estamos hablando de algo que antes no existfa, podrian ser duendes.... zo qué tal un péjaro que habla? —Eso no serfa nada raro -interrumpié Pedro-, esos sf existen: hay loros que si se les ensefa idio- mas incluso pueden conversar. El tfo Pepe dijo que conocié uno que hablaba francés. souresuad ozurizg “sosnpuoo ofap sou 0111989 sorta anb oy ‘siuomfis wp fe soypeo sey zors030r v Types ered vi vaso anb sourdns spndsaq “eano0rusas eiquorures eun ap ope] [2 epexeure { eprpusaxe “eUR] ap FP} LF] aAgos orFosa eqeise OJaN] [Ay RUS ee Uels) roauourere}p 29] 9s apuop oajod ap euoT] vions o3fe ‘apo ence eam any sour an oxaumtid OF P OTNLIdVD ze “sono so] ap a1uepap apreqos s200red zyenb ounSuru anbiod ‘uarq soureqymnursip of orad ‘eyes sou as ug7@109 |g “O8e opuezissue OW0D sessondsip ueqease anb seiouotares 4 souopure> ap orunfuos je oputoraoe sourmy sou ‘eno epe> 2p sefoua1INd0 Sv] B1qos soUeGySIeAUOD seNUETAY NOWCTY Vt LILA CALDERON que el letrero tenfa un error y que lo que queria decir era “CENE por 5 pesos”, o bien, que asf se decfa en lengua hiingara, que ofrecfan una buena cena y muy exética por 5 pesos. Como “cine” no querfa decir nada para ninguno de nosotros, lo mejor era averiguar su significado en vez de perder el tiempo tratando de mirar por entre los tablones, ya que estébamos haciendo tanto ruido, que podrian sorprendernos y hasta acusarnos de estar robando. Volvimos « la casa para hacerle la pregunta al abuelo de Anita, quien, junto cone tio Guillermo y el comisario del pueblo, era el que més sabfa acerca de todo, Pero cuando le preguntamos por la rara palabra, nos dijo de inmediato que nunca la habia escuchado. Como definitivamente no la conocia, nos quedamos més sorprendidos que antes. Asi, aquién podria irse a dormir? La palabra nos quedé dando vueltas en la cabeza, hasta que Anita dio una buena solucién: el diccionario enciclopédico que el tio Guillermo habia cambiado alguna vez por una caja de mufiecas para comerciar en otros pueblos. Porque eso también era frecuente alli, que ESTRELLA VEL: hiciéramos trueque y nos canjedramos algunas cosas cuando no tenfamos dinero. Los adultos calculaban la equivalencia de los productos més diversos y listo. El diccionario ahora era para nosotros como un envio caido del cielo. Pero cuando buscamos la palabra, la desilusién fue mayor, ya que su definicidn era imposible de comprender. Lo primero que explicaba era que la palabra “cine” venia del griego kinema, lo que que- ria decir “movimiento”. Desde ahi, la cosa se nos complicé més cuando empezamos a leer algo que ni las matematicas podian explicar: resultaba que varias fotografias proyectadas sobre una superficie plana, por cada segundo de tiempo, daban la idea de mevimiento, aunque en realidad no se movian, pues era una especie de engario al ojo. Esto, sin més ni més, nos hacia imposible comprender cmo algo semejante podia mostrarse. —jEso no puede ser verdad! —dijo Nina-. Como vamos a imaginar que las personas se muevan y acttien como si estuvieran en la vida real, en blanco y negro, sin que en realidad se estén moviendo, porque son, como dice el diccionario, fotografias... 35 “sosnguoo aaureaseg ofep sou a1uourealsosdios ura sounanago onb ugiseusozut epest|dusoo e epoy, jueSren of souamb sour soy ueas anb 4 oom Jp uo 394 aonb oso pxpuaz? ound rur oftp— soyjeqeo zenase uepend ugiqurei anb ysy— + BUD, [PP SO1DTET soy ap o1DTaxa(9 ap arsodso eum exo anb of ‘omroumradxa um zasey ered operpesBon0y wiqey coypue un anb ‘opuraes sorpeqea were sern3y se] 2p oasau [gl ‘sjieg Wo OWUaAUT |p J900U09 v sep Ud sosouTd So] opis ueyqey aonb sossouey SOUBULLIDY SOP SO] ap S020} se, upiqures ueparedy ‘asrensour wejgop anb ef u0D 0 renae ueiqep sefeuosied soy anb wo peppopa ef ua 1s orep opanb sou ou osod ‘peprooppa Bl u> epIsaz oxaioos ura Jp onb ‘spurope “eqeordxe omeuOIoIp Ty jso gnb? seouolue ‘eiSeur se ou o1se Is ey offp— ere9 as epeu ru orpeu anb urs “eperjoruo paso ssouoxg— + Binoyed ey ap seiperBor03 se| sepoa 09 eptreg BI suIAUOD, anb eorp aid on ua “eBrej euto woo arenes un A <_rer9940xd ap, 52 anb aoip eno ej ofeq eumbpur eun aserede mbe ‘ramp “—Jopuaiua vox anb oy reor|dxo vexed oqy] [P opueuioa ‘oxpag gfesuose—solngip so] sowatyy— ouloasoarrTv3 2 1 VTLS? LILA CALDERON Era demasiado dificil de imaginar. Si no teniamos ni luz ni agua potable, cémo era eso de mostrar imagenes gigantes de la vida real en Ia oscuridad. El problema no tenia solucién, lo mejor era hablar directamente con los gitanos. Tanta era nuestra curiosidad, que decidimos ir al campamento, pues no podfamos esperar mds. Cada vez que aparecfa algo nuevo en el mundo debia suceder lo mismo, solo que aqui los adultos no parecfan complicarse tanto como nosotros y esperaban con Ja mayor tranquilidad el-dfa del evento. Tavimos que esperar hasta el dfa siguiente para saber qué era eso tan complicado que se llamaba “cine”. Esa noche nadie durmié pensando en cémo hacer bien lo que tenfamos que hacer. Buscébamos ejemplos y pens4bamos que tal vez aquello se parecfa a las representaciones que se hacian en las fiestas religiosas, como la de la fiesta de la Virgen de Fétima, que se conmemoraba él 28 de abril y era un gran espectaculo, donde participaba el pueblo entero. Esa celebracién era una de las mds esperadas del afio y todos nos prepardbamos, porque ademas de rezos y flores, 38 ESTRELLA Y EL CALEIDOSCOPIO habfa fuegos artificiales. Ahi estébamos todos en las diferentes actividades, que terminaban a las ocho de la noche con la quema del “castillo”, que era tan grande que media como tres metros de alto y simulaba una torre. Desde él se lanzaban unos cohetes que giraban y lanzaban luces mul- ticolores, y arriba tenfa un circulo de luz, que al encenderse se proyectaba en el cielo, dibujando una especie de corona. El cine debe ser algo como eso -opiné Francis- co-, no hay otra posibilidad; debe ser algo que en la noche se dibuja con fuego contra el cielo. —Entonces —dijo Pedro-, zpor qué vamos a pagar cinco pesos para ver fuegos artificiales en el cam- pamento de los gitanos, si igual los podemos ver desde las puertas de nuestras casas? Es verdad -dije, tomando muy en serio esa po- sibilidad- si asf fuera serfa una trampa, seria como pagar para ver la luna o las estrellas del cielo, que igual se ven desde todas partes. Justamente por eso creo que ese no es el famoso cine que traen los gitanos. Si ellos nos hacen trampa, el comisario no los dejaria quedarse més en el pueblo -agregé Anita, 39 ag ‘teaanur as anb seyjanse ap o1ss1gno ofp [> ouro> 239 anb ‘uojor aso ua opursuad gpanb ayy -ugya [> axgos axanut as 00s fp ap eounu apes as emmy eunSuru A ugjaa vareyp as {ofa un so e1weur Fy opues0r ‘ouen je goydxe— ouru ‘eueggs un so oN JoJop pp vIDeY PIBADTP 98 0 eUEGES ep 2iqos pzeponb 98 uaSeus vy? —ospag grumBard— g@pugp zasey apugp apsap **-oftigyp [> PIRA a8 X?- “somosou ua uqruadsap anb sprout jap opurmuystp ‘reumny & gtajoa £ “esazdsos ap sezeo se] sousoa Te sepeleores e oli jo]gand Jo opon o ayfeo wun “eses eum sod opueurwres uezazanaso 1s owod ‘wauata 4 ata £ uoaanur 9 anb ‘seyonus ours “eos pun on! -prund -ord— guprensowr sou anb vy so uSeun nb A? “gareur sou anb a1ueziouad wen ojo un woo & opio8 Anus 9ye> onre8p> un eqeumy semuorur ‘ouen [9 offp~ opeqes [2 upz0a saparsn anb aue$i$ uaSeur vy preasodord as mby- “perso aig eqeponb sotopure> so] ap sepuereg se] v vpere vquiso ereqes Guodsoaisw9 73 x VSS oF Vy ‘sexokeur souojured so] ap sop au epipucrx> ‘erejou 2s anb uls seplsoo seuegys zip seun 2p uur: pp euer onb eueur uex3 vun uorensou: SOU JT] ‘sstorues soy UEqeuOLEIsa apuOp TeSNT JP woreaay{ sou A ‘soxnpe sourerpny 1s ow0> “orr9s ud WOreUION sou ‘sa}qeUIE UOIEN; souRNs soy “QUID OsOLa1STUT [ap EDIED8 Opo2 soureuoa 4 1A ¥ souregy nb soureaydxa weygap ‘sepenua seiduioo ap souxsouaau0s uvpionb 1g ‘sou -eu8 so] B ououroonp svjesipoey ved serunBoxd seurea opueaay] A ‘oasondns sod ‘exp ap ‘oruaured 198 eypod-anb 0] 22q0s opranoe un eB eB2]] soumpnd ow ouro5, “POA SO] aIpEU anb ved ‘eiueur wes8 Eun op spriop uorures un us uapuioass as anb sorquzoy-uemse anb ours soueur se[ woo uefsueut as ou eroye anb ojos ‘ejnoso vy ua uorensow sou onb seisuorreur se owso9 uog ound Tur Offp— sesuowiur sepiono seun w0> usurp 26 onb soree818 sozoin owroo uos anb oar of “ON -osoaSijad so 18 30d exp ap 11 sowaqap “ypou vis ou orad ‘op9a v2 anb Avpy “es00 eNO Jas aqap ‘SUaTAUOD say OU S—eanesuied NowsaTYD VHT LULA CALDERON mueven, sf, pero ellas estan ahi siempre, jamés bajan del cielo, aunque de dia no se vean y haya que esperar la noche para comprobar que conti- nian alli, y que asf seré desde el principio hasta el fin de nuestras vidas. Me dio pena pensar en que yo podria ser parte de una pelicula, y no sé qué pensarian los demés, porque regresamos en silencio. El sol estaba suave y pronto nos encontra- mos con unos nifos gitanos que jugaban-con un perro. Entre ellos estaba Estrella. Era la segunda vez que la vela y ella también me miré, como si me reconociera. De pronto me sonrié y Pedro se dio cuenta de ello, por lo que agaché Ia cabeza, como si no la hubiera visto. ~La nifia gitana te sonrié —me dijo Anita-, ;no te dio miedo? Tienes que cuidarte de ella, porque mi mamé dice que a veces roban nifios para hacerlos trabajar en el circo. —Pero ella no se lo va a robar; y si quisieran ha- cerlo, se robarfan a uno més bonito, més alto y con més fuerzas, como yo —dijo Pedro, sacando pecho-, para ensefiarle a domar fieras y que Hegue a ser un famoso domador de animales salvajes. 42 ESTRELLA Y EL CALEIDOSCOPIO Regresamos riendo a nuestras casas, pero cuando miré hacia atrds, ella estaba mirandome. De nuevo grabé su figura en mi mente. 2 equiso a1ua8 e] epor anb opour ap ‘soyfeo se] uo sojsunue sonujuoo ap any wuRLES F] ap O1895 Ty “sonosou anb apuei8 spur so09a sams B79 eye us eorede anb aaue8 2] onbiod ‘srue3i8 ugyen un axgos yey as ug;odord eT anb sopon e soureqyau0s 89] 04 & 09819 -uery ‘eay ‘oxpog “Tesnedord v ueqi anb enoyjad y saruepedoxe uo equiounue eisuorues ey sond ‘sup pPo|=p pitta ond oper opie wey ¢§ OINLIdVD LILA CALDERON expectante y se acercaba a averiguar lo de las en tradas, dénde habia que comprarlas y si era posible que cobraran menos por ellas. —,Cémo seré eso de mostrar un cuento en image- nes que se mueven sobre un telén? -se preguntaban mi mamé y otras sefioras en la puerta de mi casa, porque la puerta estaba casi siempre abierta y ante cualquier novedad todos se avisaban répidamente. Aunque las novedades eran muy pocas, la puerta continuaba siempre abierta, y a veces lo que sf en- traba armando alboroto, era una gallina o un pdjaro perdido, que chocaba contra las paredes y después habja que ayudarlo a salir, También hablaban de que el nuevo invento se estaba mostrando a miles de espectadores en todo el mundo. El tio Guillermo lo confirmaba, y la palabra “cine” empezé a recorter también el pueblo. Todos la pronunciaban con soltura, pero nadie sabia de qué se trataba realmente. La gente hablaba de “especta- dores” y de la maravilla de pasearse en la oscuridad sobre un telén blanco, ante todo el pueblo atento. Ahora que ha pasado el tiempo y soy un hombre adulto, sé que antes de la invencién del proyector 46 LUA ¥ EL CALEIDOSC! para pasar la pelicula, en algunos lugares del mundo Jas personas ya podian ver pequefias situaciones que parecian moverse, en una mdquina llamada “mutoscopio”. Esta era una especie de caja alta de metal, parecida a un buzén, en la que habfa que echar una moneda para ver peliculas que no duraban mas de 15 segundos. La méquina tenfa una lista de.lo que se podia ver, generalmente bai- larinas o pruebas de circo, pero solo podfa hacerlo una persona cada vez, a través de un binocular, y habfa que mover ura manivela, que hacfa pasar unas tarjetas con las fotografias, a una velocidad que las hacia parecer en movimiento. Entonces, en mi infancia pueblerina, nada de ello podria haber pasado por mi imaginacién ni por la de todos los vecinos. Y es que para nosotros todo ocurrié de un dia para otro y vino a Ilenarnos de interrogantes. Ni nuestros padres ni abuelos, ni nosotros, tenfamos explicaciones para entender lo que ocurrirfa. —;Cudnto tiempo durard la funcién? -pregunts mi madre a los gitanos que pasaron anunciando el horario del espectaculo ese sébado por la mafiana. or “eliof ey Ud aszequas onb- ueBuai ou anb ered “uyfoo un 0 oxmbueq un “epps van uosay] ‘osremnBase veg ‘o|gend [2 opor ered URZUETE OU SETIIS se] —ouRNS Jo oprsisuT eIqey— B10Y Bf & IeBoq] UOD ueTdums 4 uasenar as ON an sod orep Anur vyusa ow A osorasou Anvur eqeaso of “e194 our Bijansq seouow 4 ‘jure awuiZofo ueserpnd 4 oonjgnd jep usin 2 epne uezorpid souen$ soy 224 pe anb eqrsuag “emmy vun suros seuode “soxowpe ou { ep 989 ood p> uoreamb our soyasou S07] “erpasen vunsye sequourey anb soureSua anb vapr ej s9 ONY “sepansn uswionb 2s 0 edos ey uetionb aur anb ap esoxdsos P| uo3 sturenuosus o19Inb ou anbiod “aruaurezsas Anu onape- pureur vy v epnde uvpid 4s osy— -ofera A afera anu ueqeSnuse 9] 28 anb sejouvsrour sns ap sepuard seun$ye uezeyoueyd o8an] anb ap osrurosduros [a uos ‘sepenaue sns seBed vsed oxourp Jo eur eX BJP & OIP a] OuIaypIN) o7 Jo osad ‘vayuy eqeayey ojos “usovue Jap sopepueur mazedax v repnée & sejjai0q z9puaa ‘svinseq seuranb £ oase 129° |AOSOCISTVD TH A VTTSLSE ish vied wor1010 9s spuIap soy “epeimue zy] Bred sosad oou1> soy seuzo|qord urs orp au A ozoup ep o8je vey pure ju ‘oUID [2p 0189 Uo “eo, -pas ve A aiqurey p ‘opuestrs Jap spurope ‘eure ap pepryiqysod B] reypeaoade v eqEl|Go soy oSuesuED Ja nb 2h ‘ses0y seqzva oauemp vuond ensonu aque seuosiod ap sodnu8 ueyuozep 2s so094 y “BSed B| 9p BpEIUD =] vedres euanbad vun wo equyessur as A ‘ued [3 ered osonb £ ugurel 9329 4 reonze ‘se(rereu vqeidw05 purer uy onb so yse “eueuas ey vpoa isvo eqeinp Off ‘seseo sezasonu v aauay ueqesed opueno ‘oasopow orsoid un v arus8 zy e uesDayo oonj nb sojqnsowios ueqeredard seyjurey sesro A pureur 1A, ‘ojgond ono ap ojduioa unSpe & sepuewr mjdwino vA rex0 ¥ weg! anb soupsBa10d so] ueqesed opuens sowounpe sounSpe zopusa ® equiqumasooe eI “SPU ap eqeisa vounu eiix9 oxsuTp Jo anb vf ‘010800 ordoid ns so0ey ved osuaaa fp reypeaorde ep epi] -igisod v opusta ‘purews pur oSosroruI— gqype epusA ered soppased £ o8n{ sooey ‘soouoiua ‘opong?— -pnoyfed op onawoyy un ap spur owen o[for [y “-uosorpuodsos 9]- exouos “eiajduro> ex0y euQ— xowaate3 virt Yo llevé mi banquito de madera. Era comodo y facil de trasladar, pero la mayoria de mis amigos llevé cojines, para sentarse adelante y no tapar a nadie, —Seremos los que mejor veremos el acto ~decian-, alerténdome. Pero yo trataba de adivinar dénde se sentaria Estrella, y esperé con mi banco unos momentos para saberlo y quedar donde la pudiera ver. Yasi fue, porque ella se senté con otros nifios ESTRELLA Y EL CALEIDO: en el suelo, aun costado, y quedamos muy cerca, tan cerca que podia distinguir cuando me miraba. En eso estaba cuando mi mam me Ilamé para que le ayudara con los canastos y hasta ahi me duré el encanto, porque tuve que seguirla a un lugar més lejano. ppne x] woo outs s2A apand as ou anb oue(oy wer seSnj un ua ‘odure oyonur **-oyonur aoepy— “soursoauuzope 0 soureuyes exoisinb Is Ow0D ‘equaursaens epap se] fouens Jap serua] Anus A sexes seiquped se] uorezaduo opueno eqestiad oso ug ‘orpeu & fu orpeu e TU arpeu v vasre2u0o ou eqeim! Teno epes anb oasondns sod x jox01298 wa equpanb opor ‘orepp A! “ezony amb viainas Anur rod ‘pepeaou wun asiapsad ap selop eypod arpeu spure{ -ojgand je opor e ormurur un ua mumar ap zedeo ‘eoiSeur euqeyed vun outoo #19 oranas, emgeped vf ojgend yur uo ood onfuog un soureiuoo & vqy anb offp ‘oxey Anu & one Anu ‘ofota owen up) “sepnp sns £ sefanb sns uo yey amma ef anb opma pp eyes ered ‘souont -20 so] ap otm ap vutDOg Fy 18901 B osnd as ado! seut owen un ‘ose> BDeY so ape OUIOD O19 “snea3 aiusurexs|duros pres A ‘ups jap sorue ‘osourtd oigo3soqrsTVo 8 | VITEELST opnopisadso ono sourarep say anb sv eurayqozd [p Jajoser ap opuezen ousos ‘sour! soy op soun offp— orndso spur 9389 anb souresysacayy— “uequiqey anb o] oo0d Anus expuaruo soy as penx anb vA ‘eouaz ofp uei8 vey ou ose ‘e102 ord ‘soueumy ous soreSumy use ou aonb adns opens ssouozus ang jou [ep eiBeur ze] ap auzed so 01s onb cuaisnse 28 ou ‘be ueajan,! —soueums soy weqeyqey se onbuod ‘se vx9 anb woralrp aur oBany anb ‘orex Amur o1uaoe un A pouor Z0A euN UOD ‘sounds soy 2p apy] JP ous3— jsouru ‘opeur epeu esed on! ~soe2 orepepie uN oust as { sorsad so] 8 uoreiosoqye onb sepeasnse ue) ‘seiouas seungpe A souru somo woreead| 2 upiquiea ‘opuaysso9 ores A ored as eatwy ‘pepo -1n29)9 ap wayey eiasoMu rod ayqysoduuy prs e131q -ny opour ono ap anb ‘ugrsoadord ey s99ey ered vySz0u9 B] eqep onb z] ex9 :euenxo Anw vumbew vun Jepue e oprype Ue]qeH] “o1ourorz01 uN 9p [2 owio> opms un 940 9s anb vasey “eyoouede epeu oxed ‘equirur & eqeitur of & sauorues soy 21109 epepeasur eqeasa au7> ja ered e2ueur wes 27 NOwEGIVD LDERON de aparatos mgicos, existié un sefior de apellido Muypbridge. Era el afio 1830 cuando él nacié, y dicen que justamente ese aio se vio en el cielo un conjunto de estrellas, que pasé a una velocidad muy grande cerca de la tierra. Quizé fueron las estrellas las que hicieron que ese nifio naciera con una inquietud tan grande por todo lo que veia —contaba el anciano, mientras sefialaba hacia el cielo, mirando si ya habia estrellas suficientes para apoyar su relato—, que no podia disimularlo ni acostado en su propia cuna. A medida que fue creciendo, la naturaleza, las personas y todas las cosas que podia ver cautivaban su atencién, y se las ingeniaba para inventar juegos con sus amigos, en los que tuviera que descubrir cosas que se veian a lo lejos o en los que hubiera que ejercitarse observando a los animales. Eran juegos en los que, por supuesto, siempre ganaba. Cuando se convirtié en un joven, se dio cuenta de que le gustaban la pintura, los retratos, las escenas que ocurrfan en la calle y que estaban pintadas sobre tela, en las que permanecian estampadas para siempre, y més tarde pasaban de familia en ¥ familia. El pensaba que a todas esas personas de los cuadros jamés nadie las olvidarfa, pero aquello era tan caro, que solo la gente con mucho dinero podia hacerlo, No cualquiera llama a un pintor y le manda a hacer su retrato. sAcaso ustedes, acd en el pueblo, tienen un pintor a quien encargarle una obra? —pregunté, sin dar espacio a que surgiera una respuesta o una interrupcién que le hiciera perder la total armonia que se habia producido con su ptblico, el cual, admirado, no hacia un solo ruido, para poder entender bien lo que él les estaba contando. ~A Edward Muybridge, que asf se lamaba el joven —continué el gitano-, eso le producia mucha tristeza, porque él dibujaba gatos, pertos y péjaros, y también a su mamé cocinando junto al fuego, pero no tenia pinturas ni pinceles ni telas para plasmarlos alli para siempre. Lo importante sf, era que se mantenfa atento a todo lo que le dictaban sus ojos: vefa sombras, manchas y colores con, particular atencién; observaba las figuras contra el sol y veta como se dibujaban las siluetas. Y como era persistente, mantuvo ese interés hasta que 55 ¥s09 so ou o1od ‘opon emfiory of onb earumbeur eum oasixa Aopy ;eauand uep ag? “-sepeuronb o semoso ‘seso1s0q ‘septAow! UesaTfes ou anb eqn -uaqur ‘a[qisod ezeuewr sofeur ey ap souaSpury sey sedene vred ‘sopeppoyoa sey vqecvsug “ereurys hs op soausy soaustp equqoad upiqurea f ‘01399 Soy U9 ‘seD02 se] ap Vque :10[9uF UBIDIA 28 apuOP apsop sojnSup ap vosng uo ‘sosuowur uos anb ‘0110212192 So] Sopo2 opuets40503 ‘92890 owel>| [> regexSo10j 8 gompap 28 ITY eu9WY ep sopruy sopeasy & ‘eIAIA apuop ‘eIsa3e[Suy ap yoseu as A eye180103 ap o1ajdu09 odinba un zerduros opnd aqusurpuy 4 oBpuqdnpy eqesuad oso wy 2204 Be ‘seapugpr seyesSor03 za1p ue seso A sepnados sepa 0? zea erourd 10d vun 39a vpies ow ueMBewT as? o1ad ‘seypesBo20j wouay sopaisn ap soyonut anb 9s of owen ofara J9 onupO>~ 011917)— srendsuen v goodwie A equoid ou & erpre aur exeo ej enbiod ‘ofor snd our anb 9s of A ‘ous aw epfansg ‘ousondns sod ‘ yur e oxun{ eqeiso ound ru sand ‘opey tu ap eyes anb aauaprsa wso A 20A B| BJLOA 2puOp op JeasNq v OrezadwD sopox anbiod ‘exe8en our vazon yj anb eyzonb of GizogsoaIT¥9 8 A VTS ‘opeopouis ‘ourrd ur ori eses rus ua sory o8ua2 of— yeaa eun8 qe sodnorangep oasta uepy? “poyrp £ ous] spur ‘opeorduros Anur vxa oporgu ns org “ezzanSeq] A aodary sseyyexBon0y oysay uryqy sozouss sop §p onb samy -oprersaXord osnpput 9 otonposdes sndsap vred ‘soata soios ap oausiwtaow: fo renisiSar ua oxsurtid Ja ‘spurape 4 ‘ogerB0103 308-9180] Our09 yse ang X ‘orey soared say 4 uss0u09 0] ou opens opeur so 082 anb uaoyp asduais seuosiad se] anb uages sapaisn anbrod ‘ou8ypeur ero offnbe anb uepap anb sa00a sey ¥ gypnose ou A votu992 59 9p ouang of ora aBprqdnyy ‘o8requis.urg ‘peded wn argos soarede 4 eyesSo10y eum asrewron exed ojap -ow ap asreasard osoi8tjad 198 espod anb eqesuad foparur Woo eFoA of a1ua8 vy A OBEN uN EPared o1ad “ex9 089 ‘Js “Zn] ¥[ WO AIquOS wy ‘opetos eyqeyf ardurars anb of too ojjanbe exo eygex80205 &y “emmataae easa Ud sopesoza1ur spuudp so] Ue}>eY an o| eqenSpreae sapuarde eypod as orsedsox [e anb of ap aruaxpuag “eyexS020} e| ap omuarersgnosop eid jap ze]GeY e yzUDWIOD a1UD8 zy A ‘oxnpe any RowsaT¥9 Fat LULA CaLpERON de apretar un botén y que aparezcan las figuras; después de fotografiarlas hay que revelarlas con productos quimicos, en papeles especiales y en un cuarto oscuro. Yo escuchaba muy atentamente, como lo hacia también todo el piiblico alli reunido, cuando vi que Estrella se levantaba y me hacfa sefias para que a siguiera. Yo pensé que estaba viendo visiones y no sabia si seguir miréndola o no, pero tampoco podia hacerme el que no la veia, pues quizd sf me estaba Ilamando. Entonces me levanté lentamente y decidf ir tras ella, rogando que nadie se diera cuenta. —Muybridge seguia probando ia formula més répida —siguié diciendo el gitano-, y ademés la posibilidad de copiar esas imagenes para que pudieran hacerlo otras muchas personas. Si lo lograba, no serfa necesario poseer tanto dinero para hacerlas y todas las familias podrfan tener fotos de sus amigos y parientes y de sus paseos al campo 0 ala playa. Comenzaba a oscurecer cuando yo me dejé guiar por Estrella. No me decia nada, solo caminébamos 58 ESTRELLA YELCA uno al lado del otro, hasta que llegamos a la entrada de su casa-carpa, que era muy grande, donde tampoco me dijo nada y me hizo esperar afuera, mientras ella entraba a buscar algo. Yo miré hacia adentro y vi que estaba Ileno de cojines sobre una alfombra de dibujos gastados. Habia una banca con forma de mesa pequefia, con una bandeja lena de frutas y al lado unas tazas muy raras, con dibujos de colores muy bellos, con la forma de pajaros con las alas abiertas, y una tetera de metal dorado. Como no veia mucho mas, me asomé y descubrf que no habja camas altas, como las de nosotros, sino que todas estaban hechas directamente en el suelo. Estrella encendié una vela y buscaba algo, pero parecia no encontrario y yo esperaba leno de temor, mientras pensaba en que mi mamé podia estar buscdndome. Muy pronto la vela comenzé a chisporrotear con el viento que entraba a la carpay fue entonces cuando la misteriosa Estrella salié con. un tubo extrafio, que puso en mis manos, justo cuando yo estaba a punto de huir de ahi. Ella apagé la vela y me miré sin decir nada. Tomé el tubo y me indicd eqeiyes8020j 1s onb stsqnosop ong s1uvwo0duy awuisurpear of o1ag “sopungos op sed un s1uemp ojans Jp ze301 us eqepenb orfeqro [> anb onsourap 5010] ses UOT “2ure fp ue sexed oxrend sns ‘oduian owisit Je ‘opuensour exonyis ns 12000091 aIqIsod erg “Fe[OA oTfeqeo [e asroA eared anb eauiano orp 28 sof 18 1aqeg ‘Ou 0 oTfenbe eA 9] oVeqeo ns OMODSOGIETO a A VTEREISE 09 v1 jaded un wo zeade9 oa eprom Jp anb of exo osg ‘arte jp wo sexed onreno sey ‘ovuaurow use ua “eyuai “eqeio1 senuatur ‘ojfeqeo un Is Jaqes vyonb zoues ja anbiod ‘esormo Anur exo eisonde Py] ‘soSnme sns v oypay eiqey enb vasonde eum oo reupue: 4 epnp enSiue eun ap uy fe zyjes ered ‘ozresoo9u asany owi09 s222A seiuea pEep1oaa ues3 v opurion offeqeo ns v reyesSor0y ereiuszUr anb ajzped ered oureyy oj azuvz0durt Anz roues un anb ‘21990 our{a] Ja ua oppouos wer oysey zyqey 28 eSpraqdnyy enb opueiuos oven’ je TIO & JAJOA “BINA ap souregpuyUTED seTUAT PY “op exe o3Spur ogra pp anb rpusrduro5 “eyouozoaay vyonbad eun opuaisey £ ugzes09 Jp wo OPW P| sopupTUOd ‘ur ered exe anb repusius ourresey ap oren ey ‘ogna P 9p2AjoAap pruaIU] opuEND “opuarramoso eqeise ef anbrod ‘uaig Anur v2 98 ony “sexes Artur ses03 seno A sesodureu ‘soz0g ® seproored ‘seurzoy £ saz0[oo ap souoeUIquies s25ey ap eqezed ou onb fogna ye equi oun sesmuayun ‘ono £ opel un vigey, uvpiadas as anb sozoj0o ap sexpaony seun s1agnosop ered ‘open je Poey remur anb wqey :opresn ow199 Nowe vin UILA CALDERON muchas veces seguidas un mismo objeto, las fotos eran capaces de reproducir el movimiento; la ilusién del movimiento. CAPITULO 6 lOpeer, cuando me habia separado de Estrella me di cuenta de que nadie me habia echado de menos, pues los gitanos preparaban ya la méquina de proyeccién y tenfan, ademés, unas fotografias para regalar, por lo que todos estaban pendientes de no perderse la posibilidad de recibir tal regalo. Al sentarme nuevamente en mi banco, mi mami se hallaba tan entretenida que ni se dio cuenta que escond/ el tubo al fondo de un canasto 62 63 9 “epestue v] uoreSed ou anb soury soy uvyusA 2puop ap aauoureasn{ ‘ouroza0 ofgand jo us zigey anb oorupoows soyyea un v sepeSzeo & UEP aauoméis exp [e anb sey ‘souorured soy ap svszo3eq sey sod epronpord votno9]9 aquoiai09 e] weqezifn anbrod ugro99Aoxd ey 199ey werpod anb sourrdns apres spur ‘eeu zoomed opor oruswrowr 9s9- Uy “wgjouny ey J9A ws uvreponb as 4 orrsuredures [ep uexeype soy anb v rows 10d soxpeus sns oo osreiSnyor B WOIaTII09 soDTYD soy A gueBas so] sou -2ui8 so] 9p OUP) “wop2 [p Ue uRDoIede sequi0s sns anb uejes anbod ‘opronpord eqey as. anb zny ap 17049 ap spadso wun ap squejep sod z01709 8 reyes # uorezedwie ‘ousan ojgand jap wera pzmb anb £ ‘e20u09 ou of anb sour soun A eparede zpeu oSrequis wig “ugpaa [9 ua ugrooedoud P| 2084 vjsaquiied anb so10w jap opmu je uore{o sopoy, “epeu Is oW09 vu OWOD ‘ojgand PP U9 UePOUOD as OU ab so[qnsouI0. UgIqurEr ‘axqoo ap sejors9e9 ap soroadso seun ua s92[Np SOT] -paued soun ropuane uoresra78 as setre3y8 SeUP] “S6gI ue sup P wore uaauy s19;UM] souvUAIaY so] OT]9 v eID anb £ oruayursour jap aaze [9 serpnaso sooysiue!> sono ¥ opeanour uesqey efouar9 ey ap A eyer302103 e] ap opunw Je ua aBpuqdnyy ap sorsumadxs soj anb opuvordxs ezoasty ns ourwia: ower? ofsta 1g ‘oour|g oued un ua oxfanatta ‘seai01 wos NOWGTE vITT CALDERON La pelicula comenzé y mi mamé, que estaba muy emocionada, me tomé de la mano. Primero aparecié sobre el teldn algo raro, como un cua- dro, con palabras adornadas en un idioma que nadie entendfa. Después aparecié una familia que vivia en una gran hacienda y que sufria asaltos de bandoleros y penas de amor, porque la nifia més bonita de la casa se enamoraba de un cantante, al que los padres no querfan. Al final todos los espectadores estébamos con el pafiue- lo en la mano y tomando partido por la nifa, pensando en que sus padres no tenfan idea de cudnto sufrfa aquel joven cantante por el amor imposible de la chica. Lo més impresionante de la pelicula sucedié cuando se encendié fuego durante una fiesta noc- turna; era tan real, que parecfa que se incendiarfa todo en unos segundos. Tanto, que una sefiora del piiblico se levanté y fue a ver detrds del telon si no saltaban brasas que pudieran pasarse a los maderos de la cerca oa la ropa de la gente. Alguien grité que los gitanos iban a incendiar el pueblo con el cine. 66 ESTRELLA Y LEIDOSK Voy a ver qué est pasando alla! -exclamé Pedro, en medio de la gran confusién-. ;Acompéfiame, Anita, a mirar al otro lado del telén para saber si allf se esta quemando algo! Vamos! —asintié ella, levantdndose de prisa-. ;Ven tii también; ~agregé, estirindome una mano para que no pudiera decir que no. Yo sabia que lo del fuego no podia ser posible, pero era interesante ver qué pasaba al otro lado del telén, ya que se movia tanto con el viento, que bien podia haber una persona escondida tas él; quizd esta se hallaba ahi para cumplir alguna fun- cién, pues todavia no entendiamos el proceso, por stucho que el gitano viejo nos hubiera contado la historia-del cine. Pedro se adelanté Ilevando abrazada a Anita, para que no tuviera miedo, segtin él. Pero a mi no me venia con cuentos: a él le gustaba Anita y por eso siempre la invitaba, la iba a buscar a su casa y le llevaba sorpresas. Pero ella me preferfa ami y yo lo sabia, y sé que Pedro también lo sabia, por lo que a menudo queria hacer notar que él era més alto, mds grande, que saltaba a o A ssoureoreur sou ‘o1uejape souseiuas A reSny ap sourerqures exed uopiosop [2 soureyooaorde anb ‘sonosou anbiod peur suas oz1y sou ugiquiea ord ‘oussersmaue 920a03d sou auto Tg “efnoyjad wun zaa vrourtyd 10d Biqryxe as 2puop sozeBN] soy uo ororogye owstur [a eqeunze as asdurois anb o8uod -ng ‘sepnp sensonu weresydxa sou souens soy anb ered oanaap as oruawiow unSutu uo enoyfad ey “oatapwuTDe1UOIe ues aso op edjno sod ‘opoa ‘pepryeas ey “ugzes e] ‘orm ya roped ap ox8yjad ja opuarzzo souressa sopoi anbsod ‘ozuaroyns sa auya Ja Wod apaons anb of wos vk opuend ‘oo0] opudtAfoa spIs9 21 anb sesuad v va ‘oftp our ‘o7ua8 Py “ereypes out onb orpid ous purew run £ sere eypod ou of Sesiz op enbeze un our sou jeug je anb ‘opusuian uel BIO OFF [J “PLOISTY ¥] ap spaor Jo BIO pepsaa uo 1s saqes ved ‘wopen [ap opey 2189 us opesed zigey anb sourezglrp so] anb weypod sou wana ap uvjtisn anb soy A ‘repped ueoey sou orpusour aigisod je 324 8 opt werqey ou anb seuosiad se] sesiustur ‘ejnoyjad z] ua wypeons anb of opueuou69 soureqpase sosi0sou ‘soruaise sns v zes9a823 [y vers 39 “eqL0IsTY BT 2p SpAQI [2 UOD * OPE] 0120 J2P,, BUTD J9 JOA B O]II09 —e1UaNDUTD ap spUI— so|NpzIdUt son0 uOD oIUN{ A seazon se ap 4 oaseueo Jap 9prafo as oysoy Je ofnpoad 2} nb pepisouns x w0> “9Aox9 of ov pureur Tur ‘s9aou Je IDA a8 vMoT[ad v] anb o2191q -nosop souresqey anb o1od ‘oBany eiqey ou anb soureyuoo 4 soquatse soxsanu & SOUIIATOA OPULN “eyuy 8 reuorssrdur ered ojos *vseaq eur ey reSede visey ‘ozod yo apsop seroqno spux A seioqno se81e9 uo osound J2 opis eroIgny [9 “WOpe [ap SPAIep orpusouy un oprqey wroiqny o1uowiyeas 1s A 20194.un BONY Js CWLOS fospag @ opor eqeiqa|99 2] BIA “Sopa ax249 eqused orer o8[e anb o1ago vs aiuaureumyn ‘oSrequis uig “eqeasnf 9] of oso rod 294 [ey “O8[e eEqes ou Is 0 ‘seozea sv] woo sewiajqosd vyus3 opueNd ju ByuMooI BATU J “equroue 98 ojgond jo opor anb o] op ‘oue op uy & soyeSar ueroey our ordurats X souorseoytyea sexo (our vyuaa anb soy ap exe ‘orgures ua ‘od ssasepp e yt eqeapey sond “ejanose Ff ws uarq eq? a] ou anb eqes ugiqurer o7ag “se21]0q se] & uaiq equén{ anb ‘opens jap oneui un jsv yo, que no habia comido casi nada en todo el dia, empecé a sentirme cada vez peor. Hasta vela doble y ya me parecia que la nifia de la pelicula loraba sobre mi. Me dolfa la cabeza y como no querfa interrumpir a nadie me movi despacio, casi gateando, hasta alejarme de la primera fila. ESTRELLA Y EL CALEIDOS De pronto, el tio Guillermo me distrajo de mi malestar al levantarse y comentar con voz altisonante Jo que estaba ocurriendo en la pelicula, —jUn duelo! -exclamé el tio-. Se van a batir a duelo el padre de la sefiorita y el cantante. ~Tiene toda la razén ~contesté la sefiora de don Pepe-, que se batan a duelo ya, porque él es dema- siado mayor para ella y no le conviene. Ademés, con eso del canto, seguro que al final todas las nia se enamorarin de él y el muy cinico la va a d botada... Se ve que esta chica solo va a suffix. —;Pero qué sabes ti?-interrumpié don Pepe~. squieres decir que el muchacho es malo solo porque es cantante? —Por favor, diganme qué dice en el cuadro! —p una sefiora que no sabia leer. Entonces todos empezaron a decir que la pelicula estaba en inglés, que nadie sabia lo que ahi estaba escrito y que los gitanos deberfan hacerse responsables y poner a alguien adelante, para que fuera contando lo que estaba sucediendo. Con tanto hablar ya nadie entendfa nada, salvo que el padre de la nifa y el cantante nunca se pe onbsod ‘eloue 28 opuens ooqgnd Je z20%y 25 zedeo so anb oj ap seurSeun oprpod wsqey arpeny -oquaé eye uaig opared a] ou orsg “o1uarnSis wear -98 | v epreSayp anb j “ojjor ono ue eqease jeuy ns anb 4 se ra 194 ap soureqpqeoe anb ezoasry ej anb sereppe A uopaa Jap aauepap asiouod v soruan> vqeiuos anb oweour jo ay aonb oana & rewrepper v pzuowi0> erode e] ‘oruosd aq ‘seurtz3py se] wo> sour soy A sestr se] woo sosne[de soy ueqepzour 9s senuarur “emnoyped e[ ourunzoa yse A spur epea odns as ou spndsaqq “soyeaydumo ns wa wary ey © opepeSaz erqey 2] pded je anb ‘ooueig offequo un us ‘gypou e| ap opaut us uoraroxedesap A redvaso & opnde s9j uainb “perso 2] uo opsonse op uoxsisnd 98 eitzoues 2 £ usao/ ja anbiod ‘ofanp e woroneq LILA CALDERON Esa noche fue muy rara, pues por un lado todos estaban felices de saber lo que era el cine y lo que se podia ver sin que tuviesen que venir los actores a representar las historias, como en el teatro, pero por otto lado aqui, en el cine, nadie decfa nada, no se hablaba, y los cuadros con palabras estaban en otro idioma. ;Por qué no hablaban si podian moverse? ¢Por qué no hablaban?, se preguntaban todos con insistencia, porque si hablaran el cantante podria cantar y la nifia llorar de verdad. Tanta pregunta iba y venia que el lider de los gitanos pidié silencio: querfa ‘parlamentar”, y como estaba realmente preocupado por lo que estabva sucediendo, se comprometié a dar una funcién de acrobacias cir- censes y a entregar otras variedades en los préximos dias, asegurando que lo iban a anunciar por todo el pueblo, para que nadie faltara, y asi se mantenian todos amigos mientras llegaba la otra parte de la pelicula. Ya no habia nada més que hacer, pero la gente no estaba muy convencida y eso preocupé al padre Rodriguez, quien estaba sentado en una banca al final del campamento. Se levanté y se acercé para hablar a sus feligreses. ESTRELA Y-ELCA —Hijos mios, debéis tener fe —dijo, con su aire ceremonial de costumbre-, ya que seguramente la otra parte de la pelicula llegaré pronto y todos podréis ver cémo termina este romance, que, os advierto, no se han perdido de mucho, pues en general todos los amorfos se parecen tanto, que no hay mucho que contar. Por ahora, solo os voy aaventuratles lo que yo creo que puede acontecer en la historia y asi se quedan en paz con vuestra curiosidad. ;Estan de acuerdo? —preguné, y como todos asintieron, continué en-un tono més solemne—: Es posible que estos jévenes, siendo mayores de edad, como supongo que han de ser por el aspecto con que mis ojos los vieron, pu- dieran contraer el sagrado vinculo en un pueblo lejano y ser felices hasta el final de sus vidas. Por supuesto que ella pensaré en volver algin dia al lado de su padre y pedirle perdén por el acto co- metido, porque habéis de saber que las cosas no se arreglan con actuaciones refiidas con la moral y que en los padres esté el saber perdonar. Confio, pues, en que ellos sabrin comprenderlay aceptarla de nuevo, ahora como hija con marido, y z] weyuaa ou souen8 soy anb o] 10d “opuezaduzo up19 -o1 eqeaso anb sopuarduroo onb eiqey aonb £ ouanq ope] ns Byue2 ou Jep 0289 anb eqeutdg “sesoo set sepon rezpeue equasns 3:19 B19 Jse song “soronfred soryouaq sns op oxsadsar ejoey anb souorsenSpane se & onuaaur aon [> —fp uNZos- reusWIOD ered ‘pureur rar v onerp & fse9 TeNISTA vB ozoduue ‘ojdusafe sod ‘ounaynsy on yy “soureiqures ugiqures sopor A gyqimo open ous op Fonds ‘Pepmoa 5 LZ OTONLIdVD OL ‘oygand ajqisede onsonu op epi 9p opou [> ue o1qures wes un opeooaord eygey suID 2 ‘2qo0u vurstux vso ‘oypou vsa anb eiuond sumep apnd anb ‘opuarpsons equase anb of ouenxe uei zea as £ ‘sernoso ¥ opos equase sond ‘esporpour je o8urwop [pp estar ey uo ou oxad “ersayS1 ¥ us soureggas> ab epared otiosd ap x ‘sourezoduzoo sourepoqop oug ap upiqura reqey » gzoduis onbiod ‘opndumsrou ourgo viqey ou BX sgndsap “enoyfad ef ap eoz208 of anb oj sousur o spur seprozas opand mbe easepy “e1s9[81 Bf ap o100 Jp uo wedionared 4 squ8r[ay uong Anus un e198 omnes ap anb “ely ns op osodss wou ‘ourerues fp 3od soprSinp ‘soo1oueyia sosouz19y Spur so] Pepraeyy wa sozum/ upreueS anb ‘softy sosouzoy upspuoa squsuremBos A eyprasEy UO TATA 9p euSaTe F] ap UpTEMAYsIP sopos ssou0Iu9 Jse xgwaTro 1 culpa de que los actores no hablaran, o los cuadros vinieran en inglés, ya que ellos no habfan hecho la pelicula. De haber sido asi, los cuadros vendrian en rumano o en htingaro. Elasunto es que a mi mamé le habfa comenzado a parecer tan simpético el tfo, que ahora prepa- raba dulces y postres nuevos para cuando él nos visitaba prometiéndole traerle unos vestidos muy bellos, que habfa visto en una ciudad cercana a Fr —_C=*#n evitar que algo me molestara. Nina me dijo que yo estaba celoso y me hizo ver que los dos estaban solos y que todavia podian pensar en compartir una bonita amistad, que al final nos harfa bien a todos. Después de varios dfas, estas visitas dejaron de importarme. El hecho que de verdad me preocupaba era que luego de la funcidn de cine, cuando regresébamos a nuestra casa y yo estaba un tanto enfermo y mareado, el tio se ofrecié a acompaftarnos y, tras despedirse, se llevé el canasto de mi mama. Este ya se hallaba vacfo, pero con el tubo que me regalé Estrella oculto debajo de los manteles. Con el nerviosismo, mi mamé no lo hizo pasar a casa y él se Ilevé el canasto. Para mi esto no tenia explicacién, a no ser que el tio lo haya hecho intencionalmente, para venir a dejarlo al dia siguiente y volver a conversar con mi mama. 79 “sopra sey sod rmues vqelap as anb oosaxy arte yap remysip £ resroauoo e sedyure svprea woo asrerun( A seo Bf op epenuo el v asrequas ered sepps eyuod S909 & Sra09prere Te OWSIU OF BIDEY PUTeUT FU IS ‘seugoa sey ueqefonb as pnb 10d 9s ou of zawi0o B ueqeruas as spur urs A “ezemson Bun Ua UeIDTAAS2 Js owiod ‘souopures so] ap opel [e seqpIs A sesour sns OWOISOGTVI H & VTEMLST uequunre ‘soasen sns uvqroes uppednooard suse: ey us & uapsosap ue opo uvjuar ‘ezaduo exe “S2[ -vioadsa sa1as era sowed so] peproa ap anbrog -sortreaisia sore[nSuis soso ‘goo eouaatatto euang eem wrersTuT as onb & opr ‘sorsinfasd opruca eiqey rounu anb ‘pureus rus £ soys ap eztreyuoosap vod eqe|qey arpeu BA “sasfed sono up ueqeise4oad as onb senoyjad soureius 0 axzons >] sours ra9axjo tzed ‘sopezeypas 198 9p ounSye JoWs2 us ed “sese9 sensonu rasey ueqeosad% ag “ojgand ye up sowreqgaiqey anb soy sopos ap soBrure aszeaey = uorezu2ut09 souenr8 soy sesp soy ap osed Jo VOD “peau [p argos sep anb eupuar of onb wopeaydxa ey & eyjanisg orp au anb ogni jp sje BqeUOSUD as une 1s A orseuRD [9 TOD eqreBor] atuamsis epp pe 1s sages ered ‘omapedwr eqeiadse of ‘onumranug *,o1297e9 un soureuzo2 ap soureyaaorde 4 ‘euegeur paisn ope8rpn ‘oxs -s0u oj ou oauawioW! fe 10d ‘ounayINS) zodusr ON, 78Pep op Pureu Tw “sqsans vpeUE TUF BIE “eajoaap of ou 4 ens z] wo arduiais equpanb aj as oxseues Jo oad “ese au ¥ a1uaurerrerp pyuea send ‘oso exa anb omBag Nowe) YI. Pero a la sefiora Marfa le molestaba que las gi- tanas anduvieran el dia entero preguntando “jle leo la suerte, paisana?”, ya fuese con naipes o en las lineas de la mano, o en ambas por el mismo precio. Esto, en cambio, a los nifios, nifias, chicas y j6venes nos entusiasmaba, y como no tenfamos dinero a cambio, les débamos ropas y adornos de la casa. Es que aquello de la suerte era muy atractivo, tanto, que hasta yo fui para que me dijeran algo del futuro. Pero habfa que hacer una pregunta en vor alta y no me atrevi, En cambio, mi mamé si, porque me la encontré a la salida del almacén de don Pepe, cuando le estaban leyendo las lineas de la mano. Creo que Ie dijeron lo que ella queria saber, pues después andaba muy contenta y hasta se maquillé, cosa que no hacia antes. Creo que lo que le predijeron tenia que ver con el tfo Guillermo, pues este llegé finalmente a la casa con el canasto lleno de flores de distintos colores, diciendo que era para alegrar la vista. Pero a mi no me venia con eso de que era para la vista, sino que para enamorar a mi mamé, que suspiraba tomandoles | ESTRELLA Y EL CALEIDOSCE el aroma a cada una de las flores, como si en la vida hubiese visto una. Llegé el tio y comenzé el problema que temfa; dentro del canasto no estaba el tubo de colo- Yenian los manteles blancos doblados, uno encima del otro, pero el tubo no aparecia en parte res. alguna. Me vino una tristeza tan grande, que me fuia encerrar a la recdmara y no quise comer, pero antes de que él se despidiera, mi mamé me llamé, diciéndome que el tio queria hablar conmigo “de hombre a hombre”. Esto me asusté tanto, que me dio un dolor en el estémago que hasta me corté la respiracién. ;Qué estarfa sucediendo? {Qué me querria decir?, pensé. Mi mama nos dejé solos y el tio, luego de pregun- tarme si estaba bien, me dijo que en los tiltimos dias me habfa notado débil, que me habia conseguido un jarabe tonificante, el que ya se lo habia entregado a mi mami, para que me diera una cucharada cada dia, -No estoy enfermo —le contesté-, salo que con el calor me ha dolido un poco la cabeza; ademés la proyeccién de la pelicula me dejé mareado, con todo el ruido y lo que aparecié y... 8 anb 4 ‘opuesraauos soureumfes eueueur anb oftp aw 4 “ordossoprajeo, un sur ered wa eioye amb ‘oqm jp oSanue ayy reSede v eqezadura as vpoa 2] Seuayur ‘somuTU sorreA orsuaTts ua sourepanb SON] “PePIOA B] PPOI gIUOD 9] soUOIUT “pUrEUT Tue apes Anuz 1ojop un opresneo essipnd anb ‘ugr.e zjeur eun oppawios exarqny od anb ap oporur efuaa Tq Te ue ‘ores of rod pureurqur ua opesaraiut eqeiso pepiaa op anbsod ours ‘osnnuy ap BIDeI OT ow aonb ypuarduro> ‘sonosou sod opuednooard eqpaso 2s onb A euosiad vueng eun via owsayfIN<) op [2 anb jaqnosap anb ua oypou ey any esq ‘piunBoid— zo1oyor as pnb y? jugTONos euy)!— -pureur na @ rednooaad urs o1unse Jp souroupursar 4 uoronjos eusng Bun sournbsng sop soy anus anb zred “pepz9a ey sep our anb oramb 4 o8pu0> op -uesr2au109 £0189 oso 10d “upspey um seas anb s159p oprionb oy eounu “orpuodsa1— ose oysrp ay ON “‘ugioesroau0> ns opted eqeiss apugp eisey spusrduios opueno ‘grunBerd— z9qoz 0] of amb esuard paisq?— “en3; ono prenuooua ou anb ages anbrod ‘aastn Anur re1so (OMODSOGITTNS TE A YTERLST +8 agap oprpiad eAvy 0] usINd “opasipAfoasp & 3 ered so uginb op soorp our 1s purews m v epeu axrp ay ou anb omfes zeso sopand ‘spurapy —ontmse p eqezued our anb o1s1yuo> fp s9A ye ‘ouYe— oyeur ap vpetr dey ou worepeBar of a1 Is o1g— -edos 0] pureut ju anb oxoinb ooodures £ opezuodione Anu aftp— 9jeBar of au uginb ajreauo> opand ou o1od ‘omrtiog Anus $9 ¢— “my vf epey sen13 op 1s 104 uspond as anb sox0yoo ap souspia soy 10d ‘oasnB 2 os9 10d anb o8uodng “wew0j anb sem3y A sox0709 soy]2q so] 10d ‘soproaiade Anus uog ‘sopuwl8 spur Ley so] Ssofeta srur uo soypNu oxsiA ay OK gmbe sod oer anteiseg orerede un $9 2389 anb soqeg? “—pepayias woo ‘gnumaxd— zo [e8az 0] 21 ugInb owTD

‘eppeq | 1989 zefap ap sore osu 2] ouru Jp anb guou as anbod off ap eiuano Ip 2 BI]o2I8y Uquas> 0189 ap sprap anb eqs sond ‘ousoduyj our ou ‘opoa ap spndsap ‘anbune ‘oso1se13 Anu any ou yur vreg ‘501009 9p 2909 ous ene e19 ou a1uaurepeumasope orad ‘S090] OwOD uBJar as sopoy ‘Fur suqos oasn{ “ourons epeur run ered ‘f ode a] 9s atuawpeuty Toe) v eq! 9] 2s aonb eSuy Jp 09 asreased je 4 ‘opreasreoe ofeqen eqeisoo aj anbiod ‘eared of Jse souaw Je 0 ¢ enge ap owsy] ow ‘opesed nur appeq un vqensesre onb era avuesaravut oT] moyps yep arsed owoo aruuremBas ‘orer epes t sezodon uepsey oy anb “soussous soxedez soun equaay] ‘sosved so} s0po1 OWI ‘o|NO}PI S194 wIDeY Of anb efox zyreu wun £ epeuspsosop epor eonyad eun vasondeigos eyuar vioye eyjarsqy UO eqeise sole anb ouru fe ouosex anb | ua ‘oseed oyanbad un oparede oSanpefen pop spndsaqq ‘eduren vey ease eis zea vied eoreo Anu oasand exgey as sond ‘epreyy prou9s BB ouonb ise onb o8onyesen un ognyy “oUpIA JP BNUOD TeDI0YD UIs ‘oye ue ozeiq j2 opudtustueUE BAU as X oDURIq O10380GETWO EV 88 opnsoa ns uoo ofedso jo us eqefapor as voounur e] owigo 294 eon) “294 eno A vun exyfed eI B Bpond aprep v osnd as A spor ap aiuepap sosoq e osrese aur onb ‘zrpay wes vqease ely “pureur Tur & 9Te802 3] fend zy] ‘onuepe vursepreq wun wue2 onb ‘essnut ap vfvo euonbad vun gue8 ow of £ eptr ap so120q ap eIUaA Ogny “UOIDUTY eT ap some ‘ayDou voy “Eyes Of Og “BpIA ns uo oasta eyqry onb epury spur euTU 2] vis-anb offp our jp 4 vp wo onb on pe anbiper 3] Of, “seuOFEED so] ap OM ap ¥oIED gpanb as A ouanbad ouyu un ap oueur gy ap erua, “onword 2p onerede uomb ‘ejonsg e 19a ap a1uorpued equpue of o1ag “opeyeSax eiqey 3] Jp anb soxejoooy> sown uoreprauoo our £ sosoproasrur Amur ueqeass sogury “eyuy 4 oxpag woo sourenwooue sou ‘oquoteduTeD e zeBaq] ye A sourtid syur woo eseo e] op sorun! sourtfes ‘uorury e] ap OzuDTUIOD [9 ved equpand odurap orpno reqorduros exed “exoy 2] pure -jnsuos yuo sou owrsisorarou Jo ouesdwiar Anuz apsop A sesordios seypnur enoutord sauzaya [a -pepisouino sod ojos ‘|p unas Ge00u00 zyronb op jp wamb v eppanisg v x08 8 zoajoa vred of Nowaaw9 Van LILA CALDERON Después hubo un intermedio, preparado con el fin de que el puiblico descansase o fuera a comprar dulces y se pudieran cambiar los decorados para el préximo niimero, que eran los tan esperados cuentos de terror. Mi mamé no quiso moverse por temor a que le ocuparan su lugar, ya que ahi estaba de lo mas feliz. Fue entonces cuando el tio me dijo que fuéramos adar una vuelta para “estirar las piernas”. Yo sabia hacia dénde se dirigfan nuestros pasos: directamente al encuentro de Estrella. —iQuieres que le preguntemos si necesita que le devolvamos el caleidoscopio? dijo el tio Guillermo-. Puede ser que te lo haya prestado solamente; como ti-dices que ella no habla, quizé no entendiste bien lo que te quiso decir cuando te lo dio. =Yo creo que me lo regalé, pero quizd era un secreto y no le guste que yo se lo haya contado a usted -respondi, algo molesto. Me parecia que estaba probando si yo habia dicho la verdad. ~Entonces no se lo preguntamos —dijo-. Muy simple, la saludas y nada més. Si ella quiere decir algo, la escuchamos y después nos vamos. 90 ESTREMLAYE —Eso me parece mejor —repuse y me tranquilicé, sintiendo como si me hubieran sacado un gran peso de encima. Cuando la encontramos estaba sola y al verme 1i6, porque todavia me quedaba confetti en todo la ropa, y si esto le daba risa, a m{ no me molestaba. Me llamé la arencién que no escapara al ver al tfo, todo lo contrario: se quedé ante nosotros inmévil, como esperando saber a.qué ibamos. —Buenas tardes, sefiorita le dijo el tio y estird la mano para saludarla, pero ella solo se incliné un poco y, en lugar de saludar como lo hace la gente, le comé la mano y comenzé a mirar la palma de ella, como si la leyera. —Solo veniamos a saludarte, nifia—volvié a decir el tio-, no esperamos que nos leas la suerte. También queremos entregarte algo —agregé, en tanto sacaba una barra de chocolate y el caleidoscopio que me habia regalado. Estrella sonrié y tomé el chocolate sin decir palabra. Esto si que ahora me preocup6, pues, aunque nunca le habfa escuchado decir algo, ni en su idioma ni en el mio, no podfa ser que esta on anbiod ‘reurutsaixa oprpod vy arpeu eno ye 4 epra ap sojSs soysea vf oprdums vy anb oxdurea un ‘ejnoPIC] @puod [> 2ATA UME ‘soqo] soy ap opyne |p soypou sey sod ao 98 apuop ‘sesoooz seyeiuoUr A souso9 anua ‘xoxI01 rep ezed owros ‘epuny -ord Anur zo wun woo ‘oftp= eruRALIsueIy, Wy “sonosou our0> uaiq wei vwmONpr Je equiqey vA ‘psuad ‘oyseonsed oie op paid ‘ouva$ erony uptqurea anb eyraar orpeu anb eangjos eyuer uso ‘jouedsa ua reyqey & onus £ stusuresopepio oorqnd fe easta Bj woo guiosar ‘sopor ¥ QxTU sony ‘osorisistut afeuosiad un owos asiaa wred ‘eydure 4 vimoso vianbey> eun efuai spurape onb ‘ouend je ausweodso 4 sopor B ered BL EquUTUMI! sou anb ‘suNOUD Eun] wun eiqey ord ‘omoso equasa A ony eOeY eR juorp ap spur eyuan anb omfas Aoasa! ‘wag spy] “soue w9ID soUDUE Te FUR anb osuaid of anb ‘opeSnure wer £ 1oXeur spur 109s un wre BloYe ap [q TOUDIUE ZaA F ap BIOISTY e] OP -ereper erqey anb ouen3 owns po exo ou z94 Tas ommend Jap uopeneU vy] opurzodwis eqeise {orejpauiuT op OfsuaTIs reprens anb sourjana OldoasoqHTe) 1H 1 WTIRMISE 76 anb vA ‘souresortoo 9] ou org **s90[Np eIpudA anb vunu x w09 sourezna9 sou Is anb “epans Bos BUN ap OPE uN ua aTquIOY UN “esz2ed UTS ‘S072 -osou ap vo199 osed 1s anb ‘souent8 soy ap s9py| [2p ofry [2 orquroy je ue eqrasy] anb ouow Js sourta 1s anb ‘sexunGord vjoey sou pureur tur sewers sourepowiooe sou soureaues v soureSaq] opuend) “ouunse [ap spat olqey aw ou 4 4p orpuodsax— juozex sousy!— ‘paunBard— zopep eiqey of aur 1s exon ap srpod v eqt oJ nb 10d x?— "yan ap orpid oj ou ‘oxambur as ou eq 07 2 oftp dur oAna so o1dossopiayes 2 a1usumeanTuysq— ojnopasadso jo uo samen] somsonu rewi02 & soureupuresua sou 4 ‘ey ered vio onb ‘ou anb sou a] soqure orad ‘orayjo sou £ arefoooyp [a ausurep -idpr oviqe A soureg? sou anb orpusque eyjansq -ouoped -ury seaso ogap pureur na { soauono soy rezadur> & ua Couns] on pp offp= seajoa ap Boy sy— “ereygey ov ‘enuaur ap vored onb epjoq wer ‘eyo wea eure Nowaaw9 Vit su poder es incalculable. Cuentan que él era un hombre muy bondadoso y muy enamorado de su esposa, pero un dia, a causa de esas guerras nefastas, que a veces estallan por la poca sabidu- rfa de los hombres, ella murié. El conde sufrid y lloré tanto, que prometié vengarse de quienes habian roto la paz, aunque tuviera que hacer un pacto con Lucifer. Varias sefioras empezaron a hacer la sefial de la cruz. Estaba claro que el miedo se habia aduefiado de los oyentes apenas empezado el cuento. Hasta mi mamé estaba con tiritones y mis primos no querfan ni mirar la cara del gitano, porque decfan que seguramente él era el conde Drdcula. Todo coincidia en el ambiente para realzar la sensacién de terror entre nosotros. La oscuridad era mayor que de costumbre; los perros ladraban mucho y Ia fogata que los gitanos habian encendido, para dar algo de luz, chisporroteaba como si de vez en cuando le estuvieran echando aceite. —Drdcula era originario de Rumania y vivid entre los afios 1431 y 1476 en un castillo lujosi- simo; construido en las montafias de Transilvania 94 ESTRELLA Y EL CALEIDOSCO} —contaba con emocién el gitano-. Su verdadero nombre era Vlad Tepes y era un principe muy cruel, que después de morir se convirtié en un vampiro de muy malas costumbres, hechas piblicas a través de leyendas y libros y dando mucho de qué hablar. Habran de saber que dvacul en ramano quiere decir diablo... Yo segufa atento a la historia, pero de vez en cuando mis ojos se iban a recorrer algo més alld, donde estaba Estrella, que se trenzaba el cabello mientras ofa el relato, sin demostrar temor alguno. Seguramente habia oido la misma historia un millar de veces o simplemente no crefa en los vampiros, como yo, que dejé de creer en ellos apenas supe que eran muertos vivientes y que se alimentaban de sangre humana. :A quién se le ocurrié que eso eta posible? No sé, el caso es que el gitano cuvo que soportar muchas interrupciones para explicar qué eran los vampiros, dénde vivian y por qué no morfan, qué tan lejos podian volar en una sola noche y de qué largo eran sus colmillos... Tras més de una docena de preguntas, el gitano decuyo la narracién y dijo que nunca le habia ocurrido, “080190 un so anb » aiuaurajduns aqop as ‘ep J opor azuemmp oanonpoid of fe ooey ou uamiye 1g “spur epeu A sopeuaa sojfipesad soun$pe woo ‘sareuou Amur A souvumny sazas sours sopor “e}IeYy BI0UDS | ofp sous ‘sordurea sowrsun ou mbe anb sq ‘oanonpord ofeqen un opusroey Bp ap o2siA zos ow rod 0 opred opersewrop sod vas eX « se uo ounSye ap viouasstso By ap exeypodsos o1peu reOI9 apuop £ sosdurea soy te}sou0d 2s ou apuop ‘289 owio> ojqand un uo asresuosua “epra 28x] ns 9 LILA CALDERON —Comprendo —continué el gitano-, zpero jamas han visto murciélagos volando por aqui? ;Nunca han venido en las noches a atacar a las gallinas? No han encontrado algiin animal muerto al que le han bebido la sangre? Con tan repelente panorama, a Nina se le re- volvié el estémago y se enfermé, asi es que el tio Guillermo tuvo que Ilevarla a la casa. Nosotros logramos quedarnos después de rogarle a mi mama que querfamos saber més de vampiros, para poder defenderla si es que aparecian. —Los vampiros tienen una fuerza sobrenatural ~continué explicando el gitano, que ya estaba perdiendo la paciencia-, aunque siempre se les ve delgados y pélidos. Pero no hay que dejarse engafiar, pues ellos estan alertas noche a noche, buscando a sus posibles victimas, ya que solo bebiendo sangre fresca pueden mantenerse con vida. Y como no pueden soportar la luz del sol, se ven obligados a conseguir esa sangre durante la noche, y antes del amanecer vuelven a su escondite a dormir, cosa. que hacen durante todo el dia ocultos en un atatid, el que debe tener en su fondo un poco de tierra de 98 LAY El, CALEIDOSCORIO su pafs natal, para mantener sanamente su estado vampitico. En un atatid? ~pregunté Pedro-, Entonces serfa muy facil descubrirlos en nuestro pueblo, porque tendrfan que ir a comprarlo donde don Gonzalo, y se sabria de inmediato quién murié y quién no. —jNooo! —dijo el gitano, algo molesto por nuestra ingenuidad e ignorancia~. Ellos viajan a todas partes con su atatid, porque no puede ser cualquier atatid. Los vampiros viajan en grupos, con sus sirvientes y los demés vampiros, y llevan con ellos todas sus pertenencias. ;Acaso ustedes se cambiarian de casa © de pueblo sin llevar al menos su cama? Ademés, los vampiros tienen ciertas caracteristicas que los hacen ser diferentes de nosotros y por ello la gente puede descubrirlos. Se cuidan mucho de no cometer errores que los delaten. Los verdaderos vampiros, por ejemplo, no se reflejan en los espejos; entonces, si ustedes pasan junto a uno de ellos y observan que su imagen no aparece reflejada, no hay duda de que se trata de un vampiro, —2Y por qué no soportan la luz del sol? -pregunté un nifio, que estaba muy concentrado en el asunto 99 uo asizeauion eypod ojfanbe anb gsuag “eiouaxn> -u0d ¥I 9p OFpeur ue aUIsTYD [> opuepuesSe vq! as owro 194 fe ‘oprsamyuo o8fe ‘04 gnbyjdos— jsoutloo od 4 opens Jo ua seures Avpy! jousa19 so ou osg!— gifunTop & Operas UEqeY 28 sopor opuens ‘soypou sey u9 seIOA v UeIaTfes ou onb £ seure ap zeSnj uo sopnere asoiqny ou sedieo sns ua onb sipep & pyreaane 28 ugIND? “savored soso ue sesod sns sepor ueqeprysen ‘spurape ‘soprfed aiupureums egenuosue soy ej 4 sopeSjop ueio ‘seuvavseo U9. ueqRleIA :s9][B19P So] TeAIDsqo WOO eqeiseg ‘soitaisise sng were o1sox Ja A ‘sorrdurea ua oppieatio> uerqey as ‘ugodsoxa us [9 U0 opeSayy uerqey anb souen soso sopor ‘spurap so] A ejnopiqy apuoo pp v19 orOND [> OpuEIUOD eqea -s2 sou anb oun Jo sores Anur eqeass opor eyj9 preg spnese ns eB osreiSnyos v 4 eEagap oseoy? gOODUeUE [> ereSoqj anb eqednooaad a] ofan owen ye anb sod? send ‘sordurea ueio soy anb 2p ‘erepy euop unBas “equano aszep vred reums 4 reuapio op B509 B19 ‘Ig -soaugsard ueqentioaua as anb souentS so] 8 102204 0D resqur 8 uezezadure sopoa anb ered o1seq oy>tp OF J TIS ‘ynbe sousssouvure v soures A peuy je vounu rT] e fon ou 0 ‘oruana [9 Uo FenuPUOD suTEAyuHIEd £ eFAepo3 Uaradsasap as ou anb sa se ‘sa]quonzsepur opo2 fap wos ou orog ‘soarA Tu souzonwe fu Uos 090d -urey { -ouen3 pp ordumuroquy~ sopeeue wos ON *+s9u011108 0 seuroped uexong 1s owo “soured sepor v wedoy] A uzjana sayeurrue-soaso onb soqps op sgndsap sousu A ese9 ns v ojos resaxax oqap arpeNy “—eHeYY e10ues Pf g1uaiues— jsodnu8 we sowrszo4j0,!~ “piguew B59 ap ope;unue feusTue oaso1018 pp esrenuoous eypod o1usuredures [ap vioweisrp pnb e £ opjo wesqey of 1s asrexunard v uorezaduio sopo: £ opususan opine un gyanose as sols] of y ‘ssoueoiad ap od o1s0 uous opuens tepuane so] anb ‘soruszaris sns e teaayy oss. zreg ‘sefp soazeno soun uaBaoad as 1s asreaqes 4 soplioy ojos seponb uapand ‘rasaueure v ezarduss upioar opuend “squswizoppa uadny A sapigpy wos 1s anbuny “sojsoeysop tasey ‘orojduzoo 10d esesqe soy ‘oun je osndai—aAnnsop so] vaso anbrog— -exeSoj v] apsop seypiseure A samnze sedsry seuanbod uequayes owg> opueztur A NQWCTYS a LILA CALDERON algo muy peligroso, sobre todo para la feliz estan- cia de los gitanos en el pueblo, a los que les habia tomado cierta estima. ;Cémo atacar a alguien que solo me ha hecho bien y mucho menos si se trata de Estrella!, quien nos miraba desde lejos, sin saber qué estdébamos hablando. Se vefa tan linda y tan inocente. ;Cémo pensar que pudiera ser una nifia yampiro? Nooo! jImposible! Yo no era el tinico que la habia visto durante el dia, al igual que a muchos otros gitanos de distintas edades. Pero quién sabe, cuando el miedo aparece, la gente empieza a ver Jo que no hay, incluso hasta una mancha del suelo le puede parecer extrafia. No lo iba a saber yo, que jugaba con las manchas de la pared de mi casa y les veia voliimenes y a veces hasta movimiento; sin imaginar, por cierto, que estaba creando una secuencia de imagenes, como sucedia en el cine. -i¥ cémo sabes ni que hay camas en sus carpas! —pregunté mi mamd, mirindome muy sorprendida. —Bueno, po..., porq... porque fuimos a averiguar lo del cine y miré por una carpa que estaba abierta y Jas vi... No habfa nada que se pareciera a un atatid, ni siquiera una mesa. 102 ESTRELLA Y EL CALEIDOSCOP —Y con quiénes fuiste a averiguar eso? —volvié a preguntar mi mamé. Pues... con Nina —respondi, aprovechando que esta no podria desmentirme- la semana pasada fui con ella y vimos también las mantas del cine con Pedro y Francisco. ‘Tanto me acosaban las preguntas de mi mam, que quise cambiar el tema interrumpiendo la piética del gitano. —;Puedo hacerle una pregunta, sefior? —dije, poniéndome de pie y mirando a la cara al gitano, sabiendo que con ello podia detener la-que se estaba armando entre mi mamé y yo. —Pues pregunta lo que quieras, nifio —respondié el gitano, ya algo cansado y sin el tono de emocién que habfa mantenido durante todo el relato- si tengo la respuesta, por supuesto que te la daré. —Usted ha dicho que cuando un vampiro muerde a su victima, la transforma también en vampiro, y que todas las noches cada vampiro, viejo 0 nuevo, debe salir a buscar sangre fresca para mantenerse con vida. Eso quiere decir que en un par de meses todos los habitantes de un pueblo pueden 103 A ofadse jap so1syetrag so] s10 [e “eprepy e10N98 eT sono vied zyp un ap epaons ou enbune ‘tofaur of eares as A uacaredesop sejeur sesoo sey oursdwiai 0 prea souang of ayunjn onb ered opeuspio Fise opunw Je ‘ouropupsrur ‘98or8e— sodnooasd 91 ow o19q -orerpautur ap redvose oprooey apand ondurea un v aquawrezses1p wrpudg Ende apre(o1re 0 ofyzonaD un aprensour anb ‘omnSesv of ou of ‘sopypuszua so] Weorp wprquie: onbune ‘eusore axsony ns rod uearodos ou anb sey z ‘sesox sey woo oppared o8 2 armoQ ‘amy 2084 80} P—OUasaad ns A 10J0 Ns uePO soata-soaronu sonso sond ‘eurep wun 9p Jp wa “e913 OwosoaiIvo TH & WTEMISE vol 2] 2 0 “oroTTEqQED UN ap oseo Jo UD “uoperued Jp off'sjoq un uo ofe ap saquatp sounsye opueasy] ugiqurea & ‘seuezuaa { seazond ue ofe ap ezuazeun seuod ows ‘soprelaye ered seyjiouas spur seprpour ‘sewope ‘dep “sopfis soypnur ap spaen e sojunys2 sopuei8 oprusiqo wey 2s ugiqure: anbune “je1ey 32s ojans 4 opus so o8sa13 [2 enbsod ‘osoropod Aonsorp Anus uoin$pe o1uen asreoze08 apand ojos anb viuans aszep 19%j $9 ord sugzei09 Jo uo zap[d ap voeaso Bun opreAepD wo aistsu09 ro2zsdxe un opeziear apand ojos anb vuraasis ono Aepy “Jos [op zn] ef ¥ Opauodxs ap Jo .s9 |e} spur Ig ‘sopoipuy sores Avy ordurea un v INMsap eieg “sopeansas souang ep anb oanZase a2 4 oun [ap sopopayye seuosiod seyonur uaqes 0] oso ‘ousng— -ondurea un v amnsop apand 9s ourgs raqes eyreisn out ‘odwian & soureaso eyaepon fs “saouoig “sordurea so] ap waxaty Bf 40s v aNBaq] vrowwa wap] ef ab vasey ‘sosred soaa0 ua siund0 apand ourstus of £ ‘somdurea ap syed un ua asrewsojsuen apand 02 -2[dwro syed un ‘sopepnis ap opuerquivo wea sora sopoa 1s ‘oue un wd A “sorduea uo asr1izaat0 nousaws ¥ LILA CALDERON vinieron a escuchar cuentos de terror, zno es cierto’... gy tienen miedo 0 todavia no? Porque debo decirles que todos somos rumanos, ;todos! Hasta ese momento el gitano no habfa logrado tranquilizar a la concurrencia e improvisé esa salida tan fiinebre para terminar con su relato. Finalizado asf el cuento, los gitanos empezaron a vender una bebida duice, muy buena para rela- jarse, decfan, y para que pudiéramos dormir sin tener pesadillas. Pero la seftora Marfa la encontré demasiado roja y nos alerté a no probarla, poniendo cara de terror. Asf las cosas, mi mamé decidié que era hora de marcharnos, acto que fue interrumpido por la voz de uno de los gitanos.. —Sefiora, sefiora, espere un momento! —Ilamé a mi mamé un gitano joven-. Quiero hablar con usted acerca de su hijo. —Qué pasa con mi hijo! —respondis ella, tan asustada como yo~. Qué ha hecho dl, si ha estado conmigo todo el rato? —Nada, no hay nada malo —indicé-, es solo que nos gustarfa que nos ayudara a preparar algunos de 106 E ESTRELLA Y EL CALEIDOSCOPIO los préximos niimeros para niftos, que presentare- mos cuando llegue el segundo rollo de la pelicula. —;Pero acaso ustedes no tienen nifios en el campa- mento? ~pregunté mi mamé, mientras me apretaba fuerte la mano. —Se trata de un trabajo de colaboracién, que se le pagard. =Yo quiero hacerlo, mamé, ;déjame! —supliqué, sabiendo que era mi gran oportunidad de estar cerca de Estrella. —;Por qué no vemos antes qué tengo que hacer? -No pierde nada, sefiora -sefialé el gitano-, y puede ser una buena ayuda para ustedes. Esto ultimo era cierto, pues nuestra economia no estaba muy bien, as{ es que sin pensarlo y sin decir nada més, mi mamé aceptd. Y qué bueno que fue asf, pues si lo hubiera comentado con el tio Guillermo, de seguro que este habria dicho que no y hasta ah{ habrfa Ilegado la aventura. ZY entonces? —dijo mi mamé, que seguéa sin entender hacia dénde queria llegar el gitano. —Queremos hacer un espectéculo especial, trabajar con algunos nifios del pueblo, formando un grupo, 107 ot ‘sopranop sowreponb sou ‘sopeoSe eX ‘ajar oypnur sen A sepefeoreo serouos soureyos Sopoy, gondurea omy Js o1rp108 ap se eyreaso anb saxo ma? ‘spuropy --afip— expuog enBe 4 ofyronso un wos aidurars epuv auped jp torresooou so ou 1s “pureur o1og— -ofedse jap eqanad esourey e] 2p sesqy] v weqt as zanBixpoy axped [a Tu owo]]INS on pe Tu anb z290u -0008 Bjopupioey ‘TUOp sourerpod ou spndsap anb “ote sourjor SONY “Soper ¥ OYBeII09 sou anb wasey aerjare gzadura £ —epja offp— jseyzoauion seSrp ony! zowng]]Ms) op je seSasoaur v sea oseay? —puod -sa~ op|ouossep S1peU JUDIA vOUNE Is O1og— ja as 0 eloyor as of rojduns Anus sq ‘souoreooambe v aaay] aut oajod jp anb oxmb ow £ ‘ofadsa jap eqanad x 10d SOMES TH 4 VTLS 801 aesed prey oj ese vise ue anua uamb ev sluEjspe up exoye ap orod ‘sopaisn ap ounSuru ap opnp ou ok ep oidumazoiur ou sonosou sod so oN ‘Jp ua warg Anur souregpleyar sou sopo eueyeut vasa anb arepipnoe :o1es200U so ow orsa anb 0213 of ‘—ourq [ap ofadse pe suropuraiaoe ‘aftp 9] Pureyy— “sono & soun soureqpasnse sou { soureqeats3 sosed son epeo v 4 “equiquiar eurey ns oparur ja wos 4 onod nur equiquinpe easy “efea ¥] opuatuarsos ‘od -118 ua sourenSas eT sorsosou senuarur ‘sofadso soy sopos rerduny v ozadura o8any 4 eurond ef ap senep sofe ap sezuan seun reSjoo e erepne aj anb orprd dur pureur Typ ‘sexzond sey sepor uatg rezze0 A ese> ¥ reBoq] va soureysanb anb oontm of anb —onjdurea PP woyHoe) vToasry ef ap soured eqeprozaz oun epes anbiod gzmb— sosorarou wen soureqy “ese> © eyana ap ourwrea Ja soureuso2 A soupadsap sony "Ip [PP zn] ey e “eueUEUE sourosroat09 of amb sofour so zoa per pureur pur oftp— apre Anur so eroyy “watq ¥1se ‘ouang— jom( op as! ‘exowas ‘oryad unSuru Aeq ou anb vy wa “eppouas eares eum sq “serp sorss up sourepregasus soj anb seqanad seumpe reAesua £ NOWSOTWO VI CAPITULO 9 A dia siguiente, Estrella y unos diez nifios més, que eran los que trabajarian en el ntimero especial, me esperaban para el ensayo. —Esta es una red de seguridad para actos de trape- cio —nos explicé el gitano, extendiendo un aparato muy raro, que parecia una hamaca gigante~. Ella va a estar amarrada a unos pilares fuertes y firmes, y todos los nifios saltarén sobre ella y harén los ejercicios que les enseftaremos. it elt Tg “s1enZn{ 2189 op eorsoe epeu erenumoxd our arp -2u anb uis ‘21[8> e[ 2psop O wseD TUN Ap BUEIIDA FI apsep ‘opaId J wIDeY Jp WoD remTUT A ‘seuratgord urs ‘ordoosoprajeo |p souvur syur ua s20arede exrpod ey ‘uerouqnosep sou anb v sowie uls ‘peprymbuen einjosqe woo eye BT of X ‘sexp soun 10d sousut Pe ‘ofeqen ap sozoueduros sos v souregs eroye “pen -squse ¥] ap spurope ‘nb A auawpeDYyo opjoucs sowrejqey sou. anb puas opuens seouoqu? ary 1 ‘rouas ‘zapupusdy sm] —orerpowuy ap passzu02— syn] owrey] a— geurey] a8 oUI9D paisn x? ‘-ouen8 jo osndar eyansy eure ag— -guiuos ow onbiod ‘opuarsip eqeaso oX anb oj uarq Anux opuorpusrdwios ‘equitus our vuyu vy sesuarur ‘gaunford— zeureyy as owig> K?— “epeu vSip sof anb uazedso ou anb yse ‘euzoypy onsonu sa anb ‘juewor vagy ofog “—eyjpuasy v opuesuasazd ‘oun pp offp—fediound eyjonse ensanu so epfq— ‘nbo ropeueS un vageq 1s erouaadusoo vun o oBan{ um eyes js oxep Anuz eqeponb ow ou pur y “sorun{ ODSOUIITY Ta AFTEIS sopor rei0qaz & souregy sond ‘ezuanS184 ap. o8[e ‘Wod soureqErTUT sou “UeqeIIUI 2s SOUTU So] SOPOT, -sopiSey Anur uorenuooue sey anbiod ‘sesmppur P uosaraane as ou PUIN eA eurmTy eA Todeur e794 98 sond ‘ou oxpag 8 Suoreideoe of oosroueiy Y “SOUT uvgrayey anb ef ‘soSrume syur e renaur uorspraed our apran vp rod ox9g “sojdums Anau sopprale soundye souresponoeid A souresp120u09 sou on vred any ugises vraumid ey ‘se1z91[0Aa sey A soups SOF vETeUAsuI2 SOU uamb vpias Jp ‘sonosou sopor anb oysnbod spur exo arquioy [q “a1uuressnig o1dumurowu 9s uoPesIoALLOD zy { ‘ouauredured Je sauorsmout sezounid sensonu ap Bun ua asta sourerqey of anb sourepr09ez o82n anb ‘oouryq opd ap ouvua un oparede oso wy jsouru sono so] wo wiojad wun owo> opuriogas rye preise offy pur anb soap a1amnF?— +--renoqax A soxpes sep oarussad onb ‘oonase[> Anu opezuan un so ‘par P] OuNxpur ye equsuas seiuatur ‘ouenfZ Jo guIIyUOS~ wIOUDs ‘9 ISy— jemse as anb soared aur ‘oysnur ep es09 visq! “—owusy ouoUto -uoypuns of vio opifoa [a 1s opuegorduros & eoeurey 2] opueso: ‘purew ru grunBoxd— gua" ass R2- NOMBGTVS VOT LILA CALDERON tubo saldrfa al fin de su escondite e incluso podria mostrérselo a todos mis amigos, para que miraran por él y vieran todas las maravillas que se formaban misteriosamente en su interior. El dia de la funcién nos anunciaron como ar- tistas del pueblo y hubo un Ileno total. Yo estaba nervioso, porque nos pusieron unos disfraces muy raros, con una gran estrella pegada en el pecho, a todos igual, incluso al enano. Saludamos al publico con una reverencia y luego subimos a la red y saltamos y rebotamos cada vez mis alto, en tanto un payaso nos daba el ritmo, golpeando unos platillos dorados. Volébamos y saltabamos, y era tan gracioso que me diyerti como nunca. No volébamos muy alto, pero yo sentia que me acercaba al cielo y que a ratos era un pajaro livia- no, tan liviano, que cuando miré hacia el publico y via mi mamé, a quien se le salfan las lagrimas de emocién, casi pude comprobar que estaba vo- lando, que nada era imposible. Me sentfa como ese caballo fotografiado con las cuatro patas en el aire; yo volaba, y en medio del vuelo, vefa volar a Estrella, que no era un pdjaro sino un angel. Ella 14 era la tinica mujer del grupo y llevaba un vestido como el de la bailarina de la caja de misica; ella volaba y bailaba en el aire y hacfa piruetas que nosotros jamés pudimos aprender, porque ella las sabia desde antes. Los aplausos fueron tantos, que tuvimos que repetir el acto a peticién del piiblico. Pero antes nos tomamos un descanso, pues estébamos trans- pitando demasiado y tenfamos mucha sed. En ese descanso aproveché de entregarle a Estrella, como regalo, un pafiuelo muy bonito que me habia dado para la ocasién el tfo Guillermo, ya que dijo que notaba que todas las gitanas los usaban en ei pelo y que Estrella no lo tenfa. Ella me agradecié y Inego le dijo-a otro nifto algo en su idioma, que el otro nifio me tradujo: “dice que le agradece el regalo, pero que lo guardard un tiempo, porque no puede usarlo hasta estar casada. Es una costumbre, una tradicién nuestra, solo las mujeres casadas pueden usar pafiuelo en la cabeza”. Esta bien, lo comprendo muy bien —repuse-, y me fui sin esperar a que el nifio gitano tradujera lo que yo habia dicho. Me senti muy ridiculo. our [e worsrary oy A Taajoa ap seyas sarap se] 03 wprpadss senap sounzi09 ‘sored soyjisuasn ap sepeSre> -oftues sns ue soren{S soy uoroned anb us 21> [= “uaiq opeoey ropod ered repuarde aonb 2am anb ‘ones Anur ofeqer un sod ‘ouas ua opjans sowiad ru 9ur8 of offs e sees orad ‘Ise opts Jaqey aqaq] “oisajour wiajuis as ou ooygnd ye enb ered ‘oygand yap saauedipsed vos oxumpu Jp opesuaaut uerqey oso 10d 4 Bo offer opunfas ja wseBoq] ou anb ueyqes eA souesi® so} aauauremnges anb owzayIn) on [> uo> soure2 -W2UIOD aprei SPY “UOIseG Ns VOD eUEIIeA BUN 2p oupta fe eqeiganb o ayes ey ua soaany u0d oIsewe3 un aaronb wis eqesid anbiod wmnSosiod of woyjod zy sond ‘sews[qod soysnur souaa epsareg “a2ue82]2 viouew ap oppisoa onbune ‘oseded owroo eqenase on Jouas un wos “eppzearp Ant exe anbiod ‘spur asm au: easy youre ap B19 ou anb { wis09 spur enoyfad eno uoresed sou ‘orqures y “enayed ey ap eared epunfes ey o89q] rounu :osreuoyyus nb voxsjAna sowe218 soy aonb Je woo eurajqord wes8 [2 outa sazop -2[0A suru so] ap oraumu Ja adas ap sandsaq NOW vIn LILA CALDERON siguiente, con nuevas y entretenidas peliculas. Y yo volvi a hacer mi ntimero especial y a profundizar mi amistad con los nifios gitanos, que después nos explicaron que vivian asi porque ellos eran némadas, Como siempre, averiguamos en el diccionario qué ran peligroso era ser némada. Ya no crefamos en los vampiros, pero igual mantenfamos ajos detrés de las puertas. Con el paso del tiempo, aprendf a hacer caleidos- copios, que después empecé a vender, lo que me produjo suficiente dinero para montar mi propio negocio. Por eso digo siempre que Estrella, més que adivinarme el futuro, me regalé magia y un destino, porque viéndolo bien, un caleidoscopio no es un juguete, es un tubo magico, un catalejo para mirar hacia el cielo y descubrir, entre los espejos y los cristales de color, infinitas galaxias que nunca se repiten y que pueden gozar por igual nifios y adultos. No hay duda de que estos tubos producen fantasmagorfas que jamés aburren, porque a uno le parece ver mariposas, flores, vitrales como los de las iglesias, joyas y estrellas. Estrella! Siempre Estrella! 118 ESTRELLA Y FL CALEIDOSCOPIO Asi fue pasando el tiempo y nuestras vidas en el pueblo no cambiaron mucho. Crecimos felices, con nuestros recuerdos a cuestas, pues los recursos econdmicos de los habitantes del pueblo seguian siendo escasos. Un dia se nos dio la oportunidad de conseguir la electricidad, que ya empezaba a ser, en los puebles cercanos, una realidad capaz de facilitar la vida de todos. Habrfa luz en las calles y en las casas, asi que otro mundo empezaria para nosotros. Para lograrlo, desde luego, se requerfa juntar mucho dinero, un.asunto complicado. El padre Rodriguez organizé una reunién en la iglesia, en la que se de- cidié que cada quien, por su lado, deberia ayudar a juntar el dinero con él que pagarfamos todo lo necesario para la instalacién. Después de meses de hacer bailes callejeros. tifas, tombolas y de vender bastantes caleidosco- pios, logramos reunir la cantidad de dinero que necesitabamos. Y ya con electricidad, tras algunos anos llegaron los televisores. Nosotros compramos uno, en el que todo se vefa.en blanco y negro. Al principio, Ja casa se nos Ilenaba por las tardes con algunos vecinos. Venian a ver una pelicula 0 119 opueurarpe ‘ouew | ap seauyy sey aat A ewrorp onsenu ¥[gey vf omfes ap o1ed “ea ap raqes DIDATOA POUNE ZOA BI, TOA ypuosde anb ua exp 289 ‘Souyu opueno 9fe8ez 9 anb ojnyed Jo esn eA qs reuLTyUOD A vlpansy B 194 O80] Js 194 ered ‘SOT p Baines vod OoTe0R JIA] “OUTS [9 UD OMINOUS anb sos sot ua A souenS ap somauredures soy ua oSuaiap aur ardurors ored “eres vidosd tur opusrpusa ojgand ua ojgand ap ko, “sour soy op ¥] & epioored ‘epeizao viouorures eun ua ‘sord -ossopia[2> 9p o1po$ou ur woo opuefera o8s of, -sadurais owi0o ‘opuepnde eqenupuos zanSyspoy axped ja “pepes -29 ap sorunse soy ug ‘ousT] axdwats ‘orroxnsu0> un ojgend y2 ue g1qe A eurorpaur grpmise “Todeur p 9s0f ‘sosorpnass Anuy uesa anb ‘sound situ ap ugrseonpe vj uo opnie Bf o7 [2 4 POs eqeIs OM ef purew fur ‘sewopy “zipay Aner eoey sur osy -eqeSeq] apuope soreBnj so] uo vIuTAstp a1ua8 eau ¥ 1200109 & A ofsyo Jap so1sio9s sof sopuside ev gouaut0s A purer fur woo gsvo as anb ap spndsap opoa suqos ‘owo][IN5 o7 jap ofeqen jo eqeisn3 ay ‘oxoleia Jopepusa our sojgand soss0991 & OoSOGIaTY9 H & TEMLSE oer goodura :oasop on8iiue yur uoo y[duma ‘orgures w= ‘OX ‘oMIDeA ofgand je uo eypusre euTyy nb “eno uorepeasut “uatq any soz ouo> “oBonz 4 ‘ojgand j= ue vey 22u98 v] anb soxonpord ueppuea epuop ‘sejuesoure op epuon eun uorasnd 4 wy woo gsvo as oxpag anb s1s9p opand soSrure stur 2c] TRIP spur exp epeo epey os off onbune ‘eyjonsq v oxgnu ap senuoous {Woo equuos of s909A y “efhoyfad Bun asony 1s OWIOD ‘opreuanse ap ardurors opuviquirs A seisan9 ® B53 2 tuo [ooere> OWOD repuE ap 059 ‘soures18 so] 2p ePLA ap odp jp equasn$ our anb 0239 ‘opor ap sgndsacq “TAB SOUTTAJOA Sof ROUT ‘onra1 9p sosuaN9 sns eID & upIquTED { ‘oTjor ojos un we uezuaa eroye onb ‘suy sns xenas0w & soperrede spur soreSn] somo B uegr Fz “sTUSA ap uorelep “soureqpaues sopoi o8any anb ‘se29] sel sourespuasde sou 4 romy wepeY sexoysuE! sep anbiod— seperues anb ours sepeyqey ojos ou ef ‘semnayfed seaues opensour uejqeypsou anb 4 ou hs wo oue epes uejorede anb souen$ soy ‘rossajaa oydosd ns souan v gzaduro eyrureg epeo odurop jp woo onb vasey ‘seiono" se] NowsaTe3 SIT el futuro o ayudando a comprender el destino, como lo hizo conmigo al regalarme el caleidos- copio, que atin conservo. Y de vez en cuando, al mirarlo hacia el cielo, veo formarse una enorme y brillante estrella. __CATALOGO