Вы находитесь на странице: 1из 210

CURSO DE DERECHO PROCESAL PENAL 1º SEMESTRE AÑO

2008 UNIVERSIDAD DEL DESARROLLO1

REFORMA PROCESAL PENAL


Profesor: Patricio Gómez Eriz
Profesor Derecho Procesal Penal
Magíster en Derecho de la Empresa
Universidad del Desarrollo.

Profesor Ayudante: Eduardo Carrasco Buvinic

CLASE Nº 1: 11 DE MARZO
de 2008

SISTEMA PROCESAL PENAL.

Es un mecanismo racional de investigación, persecución y


juzgamiento de las conductas humanas que lesionan bienes
jurídicos penalmente tutelados, estableciendo un régimen de
garantías que fija los límites mas allá de los cuales la actividad
persecutoria estatal no puede extenderse sin vincular
ilegítimamente los derechos individuales de las personas.2

Se distinguen tres sistemas procesales penales: El sistema


acusatorio, el inquisitivo y el mixto.

Sistema que consagra el Código Procesal Penal.

El Código Procesal Penal consagra un sistema acusatorio


contradictorio.

Características.

1. - Es de única instancia en relación con la sentencia definitiva y,


por excepción, existe la posibilidad de apelación de otras
resoluciones. El recurso típico del sistema es el recurso de nulidad.

2. - La acusación está confiada al Ministerio Público y, en algunas


ocasiones, a los particulares.

3. - La investigación se confía al Ministerio Público y no al juez,


quien debe dictar sentencia.

4. - Existe igualdad de partes, la que se manifiesta en la efectiva


defensa del abogado del acusado; en que éste, por regla general,
puede gozar de libertad durante el procedimiento y en que tiene
idénticas ventajas procesales que su acusador.

1
La versión 2008 de este apunte incorpora el análisis de las modificaciones legales incorporadas al
Código Procesal Penal mediante las Leyes 20.074 de 14 de noviembre de 2005, la Ley 20.090 de 11 de
enero de 2006 y Ley 20.084 y sus modificaciones
2
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 9

1
5. - Existe imparcialidad y pasividad del juez, pues éste conoce lo
que las partes le proporcionan y falla de acuerdo con ello.

6. - Existe libertad en la apreciación de las pruebas, pero se


impiden las decisiones arbitrarias desde que estas deben ser
fundamentadas, se puede llagar a sostener que rige el sistema de
la sana crítica

7. - Rige el principio de la oralidad, como se analizará respecto de


las distintas actuaciones.

8. - Hay publicidad de las actuaciones procesales, lo que permite


el acceso a la justicia

9. - Es contradictorio pues desde un primer momento, el


imputado tiene derecho a saber los cargos y las pruebas que se
formulan en su contra, las que puede desvirtuar o contradecir.

10. - La etapa de investigación, eminentemente desformalizada,


adquiere el carácter de preparación del juicio oral.

11. - El juicio oral está a cargo de un tribunal colegiado de tres


miembros llamado “Tribunal del Juicio Oral en lo Penal”

12.- NO toda denuncia origina una investigación: El Ministerio


público puede decretar el archivo provisional, o bien puede ejercer
facultad de no iniciar la investigación (archivo definitivo) o bien
puede aplicar el principio de oportunidad. (se consagran como un
mecanismo que permite descomprimir el sistema otorgando al
Fiscal facultades en este sentido)

13.- Existen salidas alternativas como lo son los acuerdos


reparatorios y la suspensión condicional del procedimiento. Es una
especie de privatización de parte de los conflictos penales

14.- Por último y bajo determinadas condiciones, existe la


posibilidad de tramitar conflictos a través de procedimientos
especiales mas sencillo o breves ante el Juez de Garantía, así, el
procedimiento abreviado, el simplificado y el monitorio.

El sistema parte de la base de la separación de funciones de


investigar y juzgar. El juez es un tercero que resuelve la contienda.
Por ello se introduce la figura del Ministerio Público, quien dirige y
es responsable de la investigación auxiliado por la policía y formula
la acusación.

Frente al Ministerio Público aparece la Defensoría Penal


Pública, que actúa si el imputado carece de defensor privado.

Para controlar la fase de investigación, velando por las


garantías constitucionales del imputado e impidiendo excesos por
parte del Fiscal, como asimismo decidiendo respecto de la
necesidad y procedencia de las medidas cautelares, se incorpora el
Juez de Garantía.

2
El proceso penal establece diversas etapas o fases para su
desarrollo.

En primer lugar encontramos la etapa de investigación,


también llamada de instrucción, y que, aún cuando totalmente
distinta, se podría asimilar al sumario del antiguo sistema procesal
penal chileno.

Luego, figura la etapa intermedia, cuyo fin es la preparación


del juicio, sin perjuicio de existir otras posibilidades de actuación, y
en ella encontramos la “audiencia de preparación del juicio oral”

Por último aparece la etapa del juicio oral, en que se


destaca la existencia de un tribunal colegiado.

El Código Procesal Pernal establece las bases


procedimentales de un nuevo sistema procesal penal que abandona
el modelo inquisitivo y avanza hacia otro con una orientación de
carácter acusatorio.3

Contenido del Código:

El texto original del Código Procesal Penal fue promulgado


mediante la ley nº 19.696 publicada en el Diario Oficial de 12 de
octubre del año 2000.

El Código consta de 485 artículos y un artículo transitorio. SE


agrupa en cuatro libros.

LIBRO PRIMERO: “Disposiciones generales” trata


fundamentalmente de: los principios básicos, de la actividad
procesal (plazos, comunicaciones entre autoridades, citaciones del
Ministerio público, notificaciones y citaciones judiciales,
resoluciones y otras actuaciones procesales, registro de las
actuaciones procesales, las costas y normas supletorias), de la
acción penal (clases de acciones y acciones civiles); de los sujetos
procesales (el tribunal, el ministerio público, la policía, el imputado,
la defensa, la victima y el querellante) de las medias cautelares
personales (principio general, citación, detención, prisión
preventiva y otras medidas cautelares personales); de las medidas
cautelares reales y de las nulidades procesales.

LIBRO SEGUNDO: denominado “Procedimiento ordinario”:


Trata de la etapa de investigación(persecución penal, inicio del
procedimiento, actuaciones de la investigación, formalización de la
investigación, suspensión condicional del procedimiento y acuerdo
reparatorios y conclusión de la investigación; de la preparación del
juicio oral (acusación, audiencia de preparación del juicio oral y
desarrollo de l audiencia de preparación del juicio oral) y del juicio
oral (actuaciones previas al juicio oral, principios del juicio oral,
dirección y disciplina, disposiciones generales sobre la prueba,

3
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 14,15

3
testigos, informe de peritos, otros medios de prueba, prueba de las
acciones civiles, desarrollo del juicio oral y sentencia definitiva)

LIBRO TERCERO: denominado “Recursos” trata de las


disposiciones generales; recurso de reposición, recurso de
apelación y recurso de nulidad

LIBRO CUARTO: Denominado “Procedimiento especiales y


ejecución”: Trata del procedimiento simplificado; procedimiento por
acción penal privada; procedimiento abreviado; procedimiento
relativo a personas que gozan de fuero constitucional; de la
querella de capítulos; de la extradición activa y pasiva; del
procedimiento para la aplicación exclusiva de medidas de
seguridad; y ejecución de las sentencias condenatorias y medidas
de seguridad; de la revisión de las sentencias firmes

TITULO FINAL: denominado “Entrada en vigencia de este


Código” que se refiere a la aplicación de las disposiciones del
Código; a la entrada en vigencia respecto de hechos acaecidos en
el territorio nacional y a la entrada en vigencia respecto de hechos
acaecidos en el extranjero.

Concluye el Código con un artículo transitorio referido a las


reglas para la aplicación de las penas por tribunales con
competencia en lo criminal sujetos a distintos procedimientos.

PRINCIPIOS FORMATIVOS DEL CÓDIGO.

Se trata de la especificación de aquellos que están


contenidos en la Constitución Política y en los tratados
internacionales de derechos humanos, que constituyen las bases a
partir de las cuales se procedió al diseño del nuevo sistema.

1.- JUICIO PREVIO Y ÚNICA PERSECUCIÓN (art 1)

Ninguna persona puede ser condenada o penada, ni


sometida a ninguna medida de seguridad contemplada en el
Código, sino en virtud de una sentencia fundada, dictada por un
tribunal imparcial. Asimismo, toda persona tiene derecho a un
juicio previo, oral y público, desarrollado en conformidad
con las normas de este cuerpo legal.

La persona condenada, absuelta o sobreseída definitivamente


por sentencia ejecutoriada, no puede ser sometida a un nuevo
procedimiento penal por el mismo hecho” (principio NON BIS IN
IDEM).

De acuerdo a este principio, toda persona goza del derecho a


ser juzgada criminalmente en un juicio oral y público, de modo que
la decisión de absolución o condena sea el necesario resultado de
ese juicio previo.4

4
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 15

4
Con la oralidad se pretende obtener un mecanismo idóneo
para lograr en el proceso contradicción, concentración, inmediación
y publicidad buscando con ello cambiar fundamentalmente el modo
en que los jueces conocen de los diferentes casos para su
resolución, pasando del sistema de la lectura de los expedientes a
uno en que la percepción tanto de las pruebas como del debate de
las partes se realice en forma directa, en el juicio, delante de los
jueces.

Además el juicio público tiene la virtud de mejorar la


percepción por parte del común de la gente. Además la publicidad
permite obtener transparencia, control y legitimidad de la función
judicial, reemplazará el sistema escrito y el régimen de pruebas
establecerá una completa diferenciación de funciones entre la parte
persecutoria y acusadora por un lado, y la función falladora, por el
otro, suprimirá completamente el sistema de delegaciones y
funciones judiciales, puesto que estas serán ejercidas por los jueces
de modo oral en el juicio en el cual deberán estar
permanentemente presentes, como requisitos de validez del
mismo.

Este juicio, oral y público, a través de un proceso “previo


legalmente tramitado” no es otro que el tratado en el Código
Procesal Penal. Debe tratarse de un proceso con todas las
garantías, es decir, de un debido proceso. La garantía fundamental
del debido proceso comprende a su vez una serie de derechos,
todos los cuales encuentran consagración positiva:

a.- Derecho al juicio previo, oral y público, donde se respeten los


principios de adversariedad, inmediación, oralidad, continuidad y
concentración.
b.- Derecho a un juez natural, establecido por ley, independiente
e imparcial.
c.- Derecho a defensa, tanto material como técnica
d.- Derecho del imputado a guardar silencio o a declarar como
mecanismo de defensa.
e.- La igualdad de las partes o bilateralidad de las audiencias
f.- El estado o presunción de inocencia
g.- Derecho a ser juzgado en un plazo razonable
h.- Derecho a la persecución penal única por los mismos hechos
i.- Derecho a una decisión fundada

5
2.- JUEZ NATURAL (art.2º) Nadie podrá ser juzgado por
comisiones especiales, sino por el tribunal que señalare la ley y
que se hallare establecido por esta con anterioridad a la
perpetración del hecho

El derecho al juez natural consiste en la prohibición de juzgar a una


persona a través de comisiones especiales, esto es, órganos no
jurisdiccionales creados por designación especial de alguno de los
otros poderes del estado.

Es una garantía vinculada a la independencia e imparcialidad


del juez5.

3.- EXCLUSIVIDAD DE LA INVESTIGACIÓN PENAL (art. 3º)

El Ministerio Publico dirigirá en forma exclusiva la


investigación de los hechos constitutivos de delito, los que
determinan la participación punible y los que acreditan la inocencia
del imputado, en la forma prevista por la constitución y la ley.

Constitucionalmente se entrega, en forma exclusiva, la labor


de investigación y persecución penal a un organismo estatal
autónomo distinto del órgano jurisdiccional, ello es reflejo del
principio acusatorio que exige una separación de las funciones de
investigar y decidir; acusar y decidir.6

De esta manera se persigue evitar que el juez de garantía o el


tribunal colegiado llamado a resolver el juicio penal formen en sus
conciencias durante la investigación perjuicios adversos o
favorables al imputado o a la víctima del delito que los priven de la
imparcialidad necesaria para fallar el litigio sometido a su decisión
con absoluta ecuanimidad.

Los funcionarios policiales se encuentran en la obligación de


cumplir con las órdenes del Ministerio Público destinadas a la
investigación del delito, debiendo guardar silencio respecto del
resultado de éstas ante los medios de comunicación social o ante
terceros ajenos al procedimiento respectivo.

Asimismo tiene la obligación de poner en conocimiento de


inmediato del Ministerio Público, la comisión de cualquier delito de
que tengan noticia o de cualquier investigación que hubieren
iniciado, estándoles prohibido interrogar autónomamente a los
imputados.

Bajo la responsabilidad y autorización del Ministerio Público,


puede la policía consignar las declaraciones que los imputados
quisieran prestar, libre y voluntariamente.

La etapa de instrucción a cargo del Ministerio Público se


concibe como una etapa de preparación del juicio, en que una de
las partes, el Fiscal, con el auxilio de la policía y otros organismos
5
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 16
6
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 17

6
especializados debe investigar un hecho denunciado y reunir los
medios de prueba que, en el momento oportuno, utilizará para
respaldar su acusación frente al tribunal del juicio oral que deba
dictar el fallo.

La actividad del fiscal durante la instrucción se caracteriza por


su INFORMALIDAD. Se lo faculta para desarrollar las diligencias
que resulten técnicamente apropiadas para el esclarecimiento de
los hechos y la determinación de las responsabilidades,
abandonando así el modelo de instrucción formal en que el juez
incorpora al expediente actuaciones de prueba que podrían servir
directamente como fundamento de la sentencia. En el Código
Procesal Penal, las amplias facultades del Ministerio Público en la
etapa de instrucción reconoce como límite los derechos individuales
de las personas.

4.- PRESUNCIÓN DE INOCENCIA DEL IMPUTADO (art. 4º)7

“Ninguna persona será considerada culpable ni tratada como


tal en tanto no sea condenada por una sentencia firme”.

Es un derecho de todo imputado y a la vez un principio


político criminal que inspira todo el nuevo procedimiento penal,
como se desprende de la lectura atenta de muchas de las
disposiciones del Código, especialmente las relativas a las medidas
cautelares personales. Impone a los Jueces, Fiscales y demás
intervinientes, la obligación de considerar y tratar como inocente al
Imputado en todos los actos de investigación y de procedimiento,
en tanto no fuere condenado por sentencia firme.8

Quien es objeto de un procedimiento criminal en calidad de


imputado no debe sufrir, en principio, ningún detrimento respecto
del goce y ejercicio de todos sus derechos individuales en tanto
éstos no se vean afectados por la imposición de una pena.

En todo caso, se autoriza al juez para adoptar algunas


medidas debidamente fundadas, que restringen los derechos del
imputado, cuando ello aparezca indispensable para garantizar la
comparecencia futura a los actos procesales o al cumplimiento de
la pena, o para proteger el desarrollo de la investigación o a las
víctimas, o para asegurar los resultados pecuniarios del juicio.

Veamos algunas manifestaciones del principio de inocencia:

- La aplicación de las medidas cautelares personales es


excepcional y las normas que las regulan se interpretan en
forma restringida, o sea, el principio de presunción de
inocencia se relaciona directamente con el derecho del
imputado de gozar de su libertad mientras dura el
procedimiento, por eso la aplicación de la prisión
preventiva tiene carácter excepcional toda vez que solo
7
Al respecto se puede consultar: Fosalba Henry, Jordi Luis y Gándara Chico, Felipe Sebastián, El
principio de presunción de inocencia en el Sistema procesal penal Chileno, Tesis presentada a la
facultad de Derecho de la Universidad del Desarrollo para optar al grado académico de Licenciado en
Ciencias Jurídicas, Concepción mayo 2007
8
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 19

7
procederá cuando las demás medida cautelares sean
incapaces de asegurar las finalidades del proceso.
- La carga de la prueba en el proceso recae en el Fiscal, ó
sea, el imputado no debe probar su inocencia: Si los
Fiscales del Ministerio público estiman que una persona, no
obstante el principio de inocencia, es culpable de un hecho
delictivo determinado, deme demostrarlo para con ello
destruir la presunción legal que lo ampara, encaminando la
investigación hacia ese objetivo..
- Se suprime el arraigo de pleno derecho, como sucede en el
antiguo sistema al dictarse el auto de procesamiento
- Sobre el imputado no recae ninguna carga de probar su
inocencia, sino por el contrario, ella recae exclusivamente
sobre la acusación. Por lo anterior, si no se produce prueba
alguna de los cargos aunque sea mínima, se mantiene la
presunción de inocencia y debe procederse a la absolución
del acusado.

CLASE Nº 2: 12 de marzo de 2008.

5.- DECISIÓN PREVIA DEL JUEZ DE GARANTÍA PARA TOMAR


MEDIDAS QUE PUEDEN IMPORTAR AFECTACIÓN DE
DERECHOS FUNDAMENTALES, SALVO HIPÓTESIS DE
EXCEPCIÓN, EN LOS CUALES EL CONTROL DEL JUEZ SE
REALIZA EN FORMA “EX POST”9

Las amplias facultades del Ministerio Público durante la


investigación, según ya se dijo, tiene como límite los derechos
individuales de las personas.

En caso que la actividad de ellos pudiera afectar esos


derechos, procederá siempre la intervención judicial, en general en
forma previa, por medio de audiencias orales, en las que el juez de
garantía deberá calificar la legalidad de la actuación y cautelar el
respeto a los derechos de quienes puedan resultar afectados por
ella.

“No se puede citar, arrestar, detener, someter a prisión


preventiva ni aplicar cualquier otra forma de privación o restricción
de libertad a ninguna persona, sino en los casos y en la forma
señalados por la Constitución y las leyes.

Las disposiciones del Código que autorizan la restricción de


libertad o de otros derechos del imputado o del ejercicio de alguna
de sus facultades deben ser interpretadas restrictivamente y no se
pueden aplicar por analogía” Art 5 CPP.

A contrario censu, es posible sostener que las normas legales


que consagren derechos y confieran facultades a los intervinientes,
en especial al imputado, tienen que interpretarse de un modo
amplio, admitiendo analogía10

9
Oberg Yánez Héctor y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio Público y El
Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal, Universidad de
Concepción, 4ª edición, Pág. 64
10
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 19

8
El articulo 122 señala que las medidas cautelares personales
solo serán impuestas cuando sean absolutamente indispensables
para asegurar la realización de los fines del procedimiento y solo
duraran mientras subsista la necesidad de su aplicación, medidas
que serán siempre decretadas por medio de resolución judicial
fundada.

6.- PROTECCIÓN DE LA VICTIMA ( art. 6º)

El Ministerio Publico esta obligado a velar por la protección de


la victima del delito en todas las etapas del procedimiento penal.
Por su parte, el tribunal garantizara conforme a la ley la vigencia de
los derechos de la victima durante el procedimiento.

Durante el curso del procedimiento, el Fiscal debe promover


acuerdos patrimoniales, medidas cautelares u otros mecanismos
que faciliten la reparación del daño causado a la victima, deber que
no importa el ejercicio de las acciones civiles que puedan
corresponder a la victima. (Los acuerdos directos con el ofensor se
contemplan solo en el caso de tratarse de bienes jurídicos
disponibles, mediante el mecanismo de los acuerdos reparatorios)

Asimismo, la policía y los demás organismos auxiliares deben


otorgarle un trato acorde con su condición de victima, procurando
facilitar al máximo su participación en los tramites en que deba
intervenir.

El nuevo proceso penal ha entregado a la víctima un papel


preponderante en cuento interviniente del procedimiento, lo que
nos parece conveniente toda vez que se trata de quien sufre los
efectos del delito con los consecuentes daños psíquicos, sociales,
económicos y físicos. 11

Sin que la enumeración sea cerrada podemos citar, por ahora,


algunos de los principales derechos de la víctima:

1.- Derecho a iniciar el procedimiento penal y a convertirse en


parte acusadora.
2.- Derecho a recibir un trato digno
3.- Derecho a solicitar diligencias de investigación.
4.- Derecho a ser oída
5.- Derecho a ser informada
6.- Derecho a la reparación.
7.- Derecho a oponerse al término anticipado del proceso penal.
8.- Derecho a impugnar las resoluciones judiciales
9.- Derecho a ser protegida ante posibles amenazas,
hostigamientos o atentados.
10.- Derecho a solicitar diligencias de investigación

7.- DERECHO DEL IMPUTADO A DEFENDERSE POR UN


DEFENSOR LETRADO (Art 8)

11
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 21

9
Consiste en la facultad del imputado de intervenir en el
procedimiento penal que se dirige en su contra para poner en
evidencia la falta de fundamento de la pretensión punitiva en su
contra o de cualquier circunstancia que la excluya o la atenúe.

El derecho a la defensa abarca dos aspectos: La defensa


material, que incluye la autodefensa por el imputado y la defensa
técnica letrada.

Manifestación de la defensa material es la facultad de todo


imputado de ser oído, formular alegaciones o planteamientos y a
intervenir en el proceso.

Las facultades, derechos y garantías que la Constitución


Política de la Republica, el Código y otras leyes reconocen al
imputado, pueden hacerse valer, por la persona a quien se le
atribuya participación en un hecho punible, desde la primera
actuación del procedimiento dirigido en su contra y hasta la
completa ejecución de la sentencia.

Para este efecto, se entiende por primera actuación del


procedimiento cualquier diligencia o gestión, sea de
investigación, de carácter cautelar o de otra especie, que se realice
por o ante un tribunal con competencia en lo criminal, el Ministerio
Publico o la policía, en la que se atribuya a una persona
responsabilidad en un hecho punible.

El imputado tiene derecho a ser defendido por un letrado


gratuito desde la primera actuación del procedimiento dirigido en
su contra.

El imputado también tiene derecho a formular los


planteamientos y alegaciones que considere oportunos, así como a
intervenir en todas las actuaciones judiciales y en las demás
actuaciones del procedimiento, salvo las excepciones
expresamente previstas en el Código. art 8 CPP: la referencia se
entiende hecha a los artículos 102 inciso final y 326 inciso 1º del
C.P.P

En relación a la defensa técnica o letrada la ley dispone, como


se señaló, que el imputado debe ser defendido por un letrado desde
la primera actuación del procedimiento dirigido en su contra.
Manifestaciones de esta defensa son, por ejemplo:

- El derecho del imputado de intervenir en el procedimiento desde


que se inicia la persecución penal y hasta su completa extinción

- El derecho de información, o sea, que el imputado conozca el


contenido de la imputación, desde el acto que da inicio al proceso,
solo así sabrá de que y como defenderse.

- El derecho del imputado a contradecir las alegaciones de la


acusación, formular alegaciones y presentar pruebas como un
reflejo del principio adversarial o de la bilateralidad de las
audiencias, que tiene su máxima expresión en las audiencias orales
de la investigación y en la etapa intermedia lo que impone al
tribunal la obligación de analizar la admisibilidad de las alegaciones

10
y pruebas ofrecidas, permitir la práctica de las que sean admitidas
y valorarlas en su oportunidad

- El derecho del imputado de ser oído y autodefenderse,


prescindiendo de abogado y actuando personalmente, lo que podrá
hacer si el tribunal lo autoriza y ello no perjudique la eficacia de la
defensa; en caso que la afectare de manera negativa el juez
designará un defensor letrado; en todo caso, el imputado podrá
siempre formular planteamiento y alegaciones por sí mismo,
primando éstos por sobre lo expuesto por el defensor letrado,
debiendo en ese caso el tribunal hacerse cargo en la sentencia de
la versión o teoría del caso planteada por el imputado.

- El derecho del imputado privado de libertad a entrevistarse


privadamente con su abogado.

- El derecho del imputado a disponer del tiempo y los medios


adecuados para preparar su defensa

- El derecho a guardar silencio o a declarar como mecanismo de


defensa

-El derecho a no ser juzgado en ausencia. 12

8.- CAUTELA DE GARANTÍAS (art. 10º)

El principio señala que: “en cualquier etapa del


procedimiento en que el juez de garantía estime que el imputado
no esta en condiciones de ejercer los derechos que le otorgan las
garantías judiciales consagradas en la Constitución, en las leyes o
en los tratados internacionales ratificados por Chile y que se
encuentren vigentes, debe adoptar, de oficio o a petición de parte,
las medidas necesarias para permitir dicho ejercicio”.

“Si estas medidas no son suficientes para evitar que pueda


producirse una afectación sustancial de los derechos del imputado,
el juez ordenara la suspensión del procedimiento y citara a los
intervinientes a una audiencia que se celebrara con los que asistan
y con el merito de los antecedentes reunidos y de lo que en dicha
audiencia se exponga, resolverá la continuación del procedimiento
o decretara el sobreseimiento temporal del mismo”.

El Ministerio público, por un lado, tratará de realizar una


investigación eficiente, para lo cual requerirá la práctica de
diligencias de investigación, algunas de las cuales pueden afectar
los derechos fundamentales de las personas, sean estos imputados
o no; por otro lado, el imputado, ejerciendo el derecho a defensa
tratará de maximizar sus facultades, lo que puede afectar la rapidez
y efectividad de las pesquisas.

En esta colisión de intereses legítimos el Juez de Garantía se


plantea como una autoridad imparcial e independiente que
determinará el justo alcance de los derechos y facultades de cada
uno, en las etapas de instrucción e intermedia, por su parte del

12
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 21

11
Tribunal del Juicio Oral en lo Penal cumplirá una idéntica función en
la etapa del juicio oral propiamente tal.13

9.- INTERVINIENTES (ART. 12)

Para los efectos reguladores del Código, se considera


intervinientes en el procedimiento al Fiscal, al imputado, al
defensor, a la victima, y al querellante desde que realizaren
cualquier actuación procesal o desde el momento en que la ley les
permita ejercer facultades determinadas.

El interviniente no es cualquier persona que intervenga en el


procedimiento, sino que se trata de sujetos específicos con
facultades de actuación en el procedimiento y titulares de derechos
y garantías procesales.

10.- EFECTOS EN CHILE DE LAS SENTENCIAS DE


TRIBUNALES EXTRANJEROS (ART. 13)

Las sentencias penales extranjeras tendrán valor en Chile.

En consecuencia, nadie puede ser juzgado ni sancionado por un


delito por el cual haya sido ya condenado o absuelto por una
sentencia firme de acuerdo a la ley y al procedimiento de un país
extranjero, a menos.

a) Que el juzgamiento en dicho país haya obedecido al


propósito de sustraer al individuo de su responsabilidad penal
por delitos de competencia de los tribunales nacionales, o

b) Cuando el imputado lo solicite expresamente, si el proceso


respectivo no ha sido instruido de conformidad con las
garantías de un debido proceso o lo ha sido en términos que
revelen falta de intención de juzgarlo seriamente.

En tales casos, la pena que el sujeto haya cumplido en un país


extranjero se le imputara a la que deba cumplir en Chile, si también
resulta condenado.

La ejecución de las sentencias penales extranjeras se sujetara a


lo que dispongan los tratados internacionales ratificados por Chile y
que se encuentren vigentes.

11.- Simplificación de las formas establecidas para la


comunicación entre autoridades del Estado y para realizar
las notificaciones y las citaciones.

El nuevo sistema dispone de medios de carácter urgente de


comunicación que tiene el carácter de flexibles lo que logra
desformalizar y simplificar las notificaciones y citaciones; además
se contempla la posibilidad de utilizar otros medios de carácter
tecnológico como son el Fax o el correo electrónico.

13
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 21

12
12.- Prohibición de delegar funciones en funcionarios
subalternos de los tribunales cuando la ley exige la
participación del juez.

Este principio está íntimamente vinculado al resguardo y


efectiva aplicación de la inmediación. Significa que quien debe
dictar las resoluciones y participar en las audiencias y demás
trámites contemplados en la ley ES EL JUEZ Y NO EL FUNCIONARIO
SUBALTERNO. En el fondo se prohíbe que el funcionario reemplace
al juez El mérito de este principio es que, si se produce de hecho la
delegación, pese a la prohibición legal, se puede reclamar y abre la
posibilidad concreta de impugnar la respectiva resolución o
actuación14.

Artículo 35: La delegación de funciones en empleados


subalternos para realizar actuaciones en que las leyes requieren la
intervención del juez producirá la nulidad de las mismas.

13.- Obligación de fundamentar las resoluciones de los


tribunales.

O sea, se consagra este principio que consiste en fundar


efectivamente la resolución judicial y no solo formalmente. artículo
36. (ver)

14.- Registros resumidos de las actuaciones que se realicen


durante la instrucción, tanto judiciales como del Ministerio
Público.

Se elimina el sistema de expedientes judiciales pero se


instaura un sistema de “registro” de las actuaciones judiciales.

La ley dispone que las audiencias ante los jueces con


competencia en materia penal se registrarán en forma integra por
cualquier medio que asegure fidelidad, tal como audio digital, video
u otro soporte tecnológico equivalente.

El registro de estas actuaciones debe ser sencillo. En primer


lugar, porque carece de valor probatorio y, en segundo lugar,
porque una excesiva formalización de éste podría llevar a un
importante gasto de recursos en su elaboración. 15

15.- Aumento de catalogo de delitos de acción pública


previa instancia particular y de los delitos de acción privada

El código Procesal Penal aumenta el catalogo de delitos de


acción mixta que en el nuevo sistema se denominan “acción
pública previa instancia particular” en los cuales no puede
procederse de oficio sin que al menos la víctima lo haya
denunciado.. Ejemplo:
- abusos deshonestos
- lesiones menos graves
14
Oberg Yánez Héctor y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio Público y El
Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal, Universidad de
Concepción, 4ª edición, Pág. 60
15
Oberg Yánez Héctor y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio Público y El
Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal, Universidad de
Concepción, 4ª edición, Pág. 61

13
- violación de domicilio
- violación de secretos
- estafas y otros engaños
- delito de amenazas
- delitos de la ley de propiedad industrial.16

16.- Publicidad de las actuaciones

La regla general es que tanto el imputado como su defensor


tiene derecho a conocer todo el material de cargo y todas las
actuaciones que se realicen en la etapa de instrucción como una
manera de asegurar la igualdad de oportunidades dentro del
procedimiento.

La excepción es el secreto que puede ser decretado por el


Ministerio público por un máximo de 40 días, con el fin de
resguardar la eficacia de la investigación sin perjuicio del
derecho que le asiste al imputado para solicitar al juez de garantía
que ponga término a dicho secreto si se afectan los derechos del
imputado.

17.- Formalización de la investigación como sistema de


imputación formal de delitos.

La formalización de la investigación es la manifestación


formal realizada por el Ministerio Público en la audiencia celebrada
en presencia del juez de garantía respectivo y del imputado mas su
defensor, por la cual se comunica el hecho de encontrarse
actualmente desarrollando una investigación en su contra respecto
de uno o mas delitos determinados.

El que formaliza la investigación es el Ministerio


Público no el juez. El juez, con su presencia, solemniza la
situación.17

La formalización provoca:
- la intervención del juez de garantía para decretar medidas
cautelares,
- se delimita el ámbito de la persecución penal,
- se suspende la prescripción de la acción penal,
- se empieza a contar el plazo máximo durante el cual se
podrá realizar la investigación y
- el fiscal pierde el derecho de archivar provisionalmente los
antecedentes.

Es importante señalar desde ya que cualquier medida


que implique afectar los derecho individuales del imputado
requiere la intervención del juez de garantía respectivo y
este no la dará mientras no se haya formalizado la
investigación

16
Oberg Yánez Héctor y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio Público y El
Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal, Universidad de
Concepción, 4ª edición, Pág. 61
17
Oberg Yánez Héctor y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio Público y El
Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal, Universidad de
Concepción, 4ª edición, Pág. 65

14
18.- Plazo legal absoluto para cierre de investigación

Se establece un plazo absoluto de dos años, que comienza a


correr desde la formalización de la investigación, para que el
Ministerio público cierre la investigación. Si no es capaz de cerrarla
se decreta el sobreseimiento definitivo del respectivo
procedimiento.

También existe la facultad otorgada al juez de garantía


para que, en la audiencia de formalización, fije un plazo inferior al
fiscal con el objeto de que cierre su investigación, cuando lo estime
necesario para cautelar las garantías de los intervinientes y
siempre que las características de la investigación lo permitieren.

CLASE Nº 3: 18 DE MARZO DE 2008.

DISPOSICIONES GENERALES, REFERIDAS A LA ACTIVIDAD


PROCESAL

A.- PLAZOS

Se establece que todos los días y horas son hábiles para las
actuaciones del procedimiento penal y no se suspenden los dias por
la interposición de días feriados. ( o sea, los plazos para la
realización de actuaciones procesales son de días corridos)

En todo caso, cuando un plazo de días concedido a los


intervinientes venciere en día feriado, se considerará ampliado
hasta las veinticuatro horas del día siguiente que no fuere feriado.

Los plazos de horas que consagra el CPP comienzan a correr


inmediatamente después de que ocurra el hecho que fija la
iniciación, sin interrupción.

Si no se indicare expresamente lo contrario, todos los


plazos que establece el CPP son fatales e improrrogables.

Se concede la facultad de solicitar al tribunal un nuevo plazo


a quien se hubiere visto impedido de ejercer un derecho o
desarrollar una actividad dentro del plazo legal, termino que podrá
ser por el mismo periodo.

La petición debe basarse en:


- que el hecho no fuere imputable al solicitante,
- en un defecto de la notificación o en fuerza mayor o caso
fortuito,
- y debe impetrarse dentro de los cinco días siguientes la
cesación del impedimento

Se permite la renuncia de plazos a los intervinientes, en


forma total o parcial, mediante manifestación expresa. Si el plazo
es común, la reducción en el plazo o su renuncia requiere el
consentimiento de todos y aprobación del tribunal (art. 18 CPP ).

15
B: COMUNICACIONES ENTRE AUTORIDADES

En referencia a estas comunicaciones se establece un


principio general, en el art. 21 CPP, en el sentido de que estas
podrán realizarse por cualquier medio idóneo, sin perjuicio del
envío posterior de la documentación que fuere pertinente.

Se expresa, como regla general, que todas las autoridades y


órganos del Estado deberán realizar las diligencias y proporcionar,
sin demora, la información que les requieren el Ministerio Público y
los tribunales con competencia penal.

Si se trata de informaciones o documentos que, en virtud de


la ley , tuvieren carácter secreto, el requerimiento se debe atender
observando las normas de la ley respectiva, si la hubiere. Si no
existe ley, deben adoptar las precauciones que aseguren que la
información no será divulgada.

En caso de que la autoridad requerida retarde el envío de los


antecedentes solicitados o simplemente se niegue a enviarlos,
esgrimiendo su carácter reservado o secreto, y siempre que el fiscal
respectivo estime indispensable la actuación, se lo comunicara al
Fiscal Regional quien, si comparte esa apreciación, solicitara a la
Corte de Apelaciones respectiva que, previo informe de la autoridad
correspondiente, recabado por la vía mas rápida, resuelva la
controversia. Si fuere el tribunal el que requiera la información este
formula la solicitud directamente a la Corte. El tribunal de alzada
resuelve en cuenta.

En el caso que la razón invocada por la autoridad para el


rechazo de envió de los antecedentes fuere que su publicidad
pudiere afectar la seguridad nacional, la cuestión debe ser resuelta
por la Corte Suprema.

Por otra parte la ley regula el caso referido a solicitudes de


diligencias que un tribunal dirija a otro, para realizarlas en el
territorio jurisdiccional de éste. En estos casos el tribunal requirente
le dirige la solicitud directamente al requerido, con la mención de
los antecedentes necesarios.

Si el tribunal requerido rechaza el trámite o diligencia, o si


transcurre el plazo pertinente sin realizarse, el requirente puede
dirigirse directamente al superior jerárquico del primero para que
éste ordene, agilice o gestione directamente la petición.

Por su parte, las solicitudes de autoridades competentes de


país extranjero para que se practiquen diligencias en Chile serán
remitidas directamente al Ministerio público, el que solicitará la
intervención del juez de garantía del lugar en que deban
practicarse, cuando la naturaleza de las diligencias lo haga
necesario de acuerdo a las disposiciones de la ley chilena

C.- DISPOSICIONES ACERCA DE LAS COMUNICACIONES Y


CITACIONES DEL MINISTERIO PÚBLICO.

16
Se habla solo de comunicaciones, por estimar que la voz
notificación es privativa del acto de comunicación propio de los
tribunales de justicia18

EN CUANTO A LAS COMUNICACIONES:

Cuando el Ministerio público debe comunicar formalmente


alguna actuación a los demás intervinientes del procedimiento, es
su responsabilidad hacerlo por cualquier medio razonable que
resulte eficaz. El Ministerio público DEBE acreditar la
circunstancia de haberse hecho la comunicación

Si algún interviniente probare que, debido a una deficiencia o


error de la comunicación no pudo ejercer su derecho dentro de
determinado plazo legal, puede solicitar un nuevo plazo, solicitud a
la cual se le aplicará el artículo 17 del CPP o sea, puede obtener un
nuevo plazo igual al primitivo y debe pedirlo dentro del plazo de
cinco días contados desde que haya cesado el impedimento.

EN CUANTO A LAS CITACIONES:

Cuando el Fiscal requiera la comparecencia de alguna


persona, podrá citarla por cualquier medio idóneo. Puede ocurrir
que la persona no comparezca, en cuyo caso, el fiscal solicitará al
Juez de Garantía para que lo autorice a hacer comparecer a la
persona con la fuerza pública. Existe una excepción a esto: En el
caso de las personas o autoridades que están exentas de la
obligación de comparecer a declarar como testigos, según el
artículo 300 del CPP por cuanto ellas prestaran su declaración en el
lugar donde ejercen sus funciones, en su domicilio o por informe.

D.- NORMAS SOBRE NOTIFICACIONES Y CITACIONES


JUDICIALES.

d.1.- En cuanto a los funcionarios habilitados:

Las resoluciones judiciales serán notificadas por los


funcionarios del tribunal que las hubiere expedido, empleados que
serán designados para tales fines por el juez presidente del Comité
de jueces, a proposición del administrador del tribunal respectivo.

Asimismo, el tribunal puede ordenar que una o mas


notificaciones determinadas sean practicadas por otro ministro de
fe o, en casos calificados y por resolución fundada, por un agente
de la policía

La notificación debe contener copia integra de la resolución, a


menos que la ley expresamente ordene agregar otros antecedentes
o que el juez lo estimare necesario para la debida información del
notificado o para el adecuado ejercicio de sus derechos.

d.2.- En cuanto a la Notificación al Ministerio Público

18
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 35

17
Se le notificará en sus oficinas, dentro de los límites urbanos
donde funcione el tribunal, debiendo informar cualquier cambio de
domicilio.

d.3.- En cuanto a las notificaciones a los otros


intervinientes.

Si tiene defensor o mandatario constituido en el


procedimiento, las notificaciones se harán SOLO a este, a menos
que la ley o el tribunal dispusieren que se notifique, también.
directamente al interviniente.

Importante es señalar que para el efecto de las notificaciones,


en su primera gestión en el procedimiento los intervinientes DEBEN
ser conminados por el juez, el ministerio público, o por el
funcionario público que practique la primera notificación, A
INDICAR UN DOMICILIO DENTRO DE LOS LÍMITES URBANOS DE LA
CIUDAD EN QUE FUNCIONE EL TRIBUNAL RESPECTIVO y en el cual
puedan practicárseles las notificaciones posteriores y asimismo,
deberán indicar cualquier cambio de domicilio.

En caso de omisión, o de inexactitud o inexistencia del


domicilio, las resoluciones se notificarán por el estado diario para
cuyo efecto los intervinientes en el procedimiento deberán ser
advertidos de esta circunstancia, lo que se hará constar en el acta
que se levante.

d.4.- En cuanto a las notificaciones al imputado privado de


libertad.

Deben realizarse en persona en el establecimiento o recinto


en que permanece, aunque éste se halle fuera del territorio
jurisdiccional del tribunal. Se materializa mediante la entrega, por
un funcionario y bajo la responsabilidad del jefe del establecimiento
del texto de la resolución respectiva, texto que el tribunal puede
remitir por cualquier medio idóneo. Si el notificado no sabe leer la
resolución le será leída por el funcionario.

Excepcionalmente, por resolución fundada, el tribunal puede


ordenar que determinadas resoluciones sean notificadas, al privado
de libertad en persona y en el lugar de funcionamiento del tribunal.

d.5.- En cuanto a las notificaciones de las resoluciones en


las audiencias judiciales.

Las resoluciones dictadas durante las audiencia SE


ENTIENDEN NOTIFICADAS a los intervinientes que
asistieron o debieron asistir a las mismas. Debe dejarse
constancia en el estado diario, pero su omisión no invalida la
notificación. Los interesados siempre pueden pedir copia del
registro respectivo.

d.5. En cuanto a otras formas de notificación y aplicación


supletoria.

Cualquier interviniente puede proponer para si otras formas


de notificación, que el tribunal puede aceptar si las considera
suficientemente eficaces y no causen indefensión.

18
En lo no previsto por el código, las notificaciones a los
intervinientes se rigen por las normas pertinentes del Código de
Procedimiento Civil (o sea, artículo 38 y 58 del CPC)

d.6.- En cuanto a las citaciones judiciales.

Cuando sea necesario citar a una persona para alguna


actuación ante el tribunal, se le notificará la resolución que ordena
su comparecencia. Se le notifica el día y hora de la audiencia y se le
advierte que su no comparecencia injustificada dará lugar a que
sean conducidos por la fuerza pública, que quedarán obligadas
al pago de las costas que causen y que se les podrá sancionar.

Se les indicará que, en caso de impedimento deberán


comunicarlo y justificarlo ante el tribunal antes de la audiencia si
fuera posible.

El tribunal puede ordenar que el imputado que no


compareciere sin justificación, sea detenido o sometido a prisión
preventiva, hasta la realización de la actuación. En el caso de
peritos y testigos, estos pueden ser arrestados hasta que se lleve a
efecto la actuación, por un máximo de 24 horas y, además,
imponérseles una multa de hasta 15 UTM

Si la comparecencia no justificada es del fiscal o defensor se


les puede aplicar una suspensión del ejercicio de la profesión de
hasta dos meses, de acuerdo con el procedimiento del art 287 del
CPP

E.- NORMAS SOBRE RESOLUCIONES Y OTRAS


ACTUACIONES JUDICIALES.

e.1.- En cuanto a la nulidad de las actuaciones delegadas.

Se establece expresamente que la delegación de funciones


en empleados subalternos del tribunal para realizar actuaciones
que, requieran, según las leyes, la intervención del juez, produce la
nulidad de las mismas.

A fin de evitar la pertinencia de prácticas anteriores


inadecuadas y contrarias, en este caso, al principio de inmediación
se ha establecido como sanción la nulidad de las actuaciones del
juez que sean delegadas en empleados subalternos19

e.2.- En cuanto a la fundamentación de las resoluciones.

Todas las resoluciones del tribunal deben ser fundamentadas,


salvo las que se pronuncien sobre cuestiones de mero trámite. La
fundamentación debe expresar sucintamente, pero con precisión,
los motivos de hecho y de derecho en que se basan la
decisiones.

19
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 43

19
No sustituye la adecuada fundamentación, la mera relación
los documentos del procedimiento, la mención de los medios de
prueba o las solicitudes de los intervinientes, según sea el caso.

A través de la fundamentación de las decisiones judiciales se


busca alejar el mero arbitrio, pues si se obliga al juzgador a
expresar las razones de la resolución, se le obliga a su vez a
tenerlas.

La fundamentación de las decisiones judiciales constituye un


derecho de los intervinientes, un deber de los tribunales y un
principio básico del sistema de enjuiciamiento criminal20

e.3.- en cuanto a la firma.

Las resoluciones judiciales serán suscritas por el juez o por


todos los miembros del tribunal que las dictare.
Si un juez no pudiere firmar una resolución, se deja
constancia del impedimento. En todo caso basta el registro de la
audiencia respecto de las resoluciones que se dictan en ella.

e.4.- Plazos generales para dictarlas.

Las cuestiones que se debatan en una audiencia deben ser


resueltas en ella. Las presentaciones escritas serán resueltas por el
tribunal antes de las 24 horas siguientes a su recepción

CLASE 4: 19 DE MARZO 2008

F.- REGISTRO DE LAS ACTUACIONES JUDICIALES.

De las actuaciones realizadas por o ante el Juez de garantía,


el tribunal del juicio oral, las Cortes de Apelaciones y la Corte
Suprema se levanta un registro.

Las sentencias CLASE Nº 3: 18 DE MARZO DE 2008.

DISPOSICIONES GENERALES, REFERIDAS A LA ACTIVIDAD


PROCESAL

A.- PLAZOS

Se establece que todos los días y horas son hábiles para las
actuaciones del procedimiento penal y no se suspenden los dias por
la interposición de días feriados. ( o sea, los plazos para la
realización de actuaciones procesales son de días corridos)

En todo caso, cuando un plazo de días concedido a los


intervinientes venciere en día feriado, se considerará ampliado
hasta las veinticuatro horas del día siguiente que no fuere feriado.

20
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 43

20
Los plazos de horas que consagra el CPP comienzan a correr
inmediatamente después de que ocurra el hecho que fija la
iniciación, sin interrupción.

Si no se indicare expresamente lo contrario, todos los


plazos que establece el CPP son fatales e improrrogables.

Se concede la facultad de solicitar al tribunal un nuevo plazo


a quien se hubiere visto impedido de ejercer un derecho o
desarrollar una actividad dentro del plazo legal, termino que podrá
ser por el mismo periodo.

La petición debe basarse en:


- que el hecho no fuere imputable al solicitante,
- en un defecto de la notificación o en fuerza mayor o caso
fortuito,
- y debe impetrarse dentro de los cinco días siguientes la
cesación del impedimento

Se permite la renuncia de plazos a los intervinientes, en


forma total o parcial, mediante manifestación expresa. Si el plazo
es común, la reducción en el plazo o su renuncia requiere el
consentimiento de todos y aprobación del tribunal (art. 18 CPP ).

B: COMUNICACIONES ENTRE AUTORIDADES

En referencia a estas comunicaciones se establece un


principio general, en el art. 21 CPP, en el sentido de que estas
podrán realizarse por cualquier medio idóneo, sin perjuicio del
envío posterior de la documentación que fuere pertinente.

Se expresa, como regla general, que todas las autoridades y


órganos del Estado deberán realizar las diligencias y proporcionar,
sin demora, la información que les requieren el Ministerio Público y
los tribunales con competencia penal.

Si se trata de informaciones o documentos que, en virtud de


la ley , tuvieren carácter secreto, el requerimiento se debe atender
observando las normas de la ley respectiva, si la hubiere. Si no
existe ley, deben adoptar las precauciones que aseguren que la
información no será divulgada.

En caso de que la autoridad requerida retarde el envío de los


antecedentes solicitados o simplemente se niegue a enviarlos,
esgrimiendo su carácter reservado o secreto, y siempre que el fiscal
respectivo estime indispensable la actuación, se lo comunicara al
Fiscal Regional quien, si comparte esa apreciación, solicitara a la
Corte de Apelaciones respectiva que, previo informe de la autoridad
correspondiente, recabado por la vía mas rápida, resuelva la
controversia. Si fuere el tribunal el que requiera la información este
formula la solicitud directamente a la Corte. El tribunal de alzada
resuelve en cuenta.

En el caso que la razón invocada por la autoridad para el


rechazo de envió de los antecedentes fuere que su publicidad
pudiere afectar la seguridad nacional, la cuestión debe ser resuelta
por la Corte Suprema.

21
Por otra parte la ley regula el caso referido a solicitudes de
diligencias que un tribunal dirija a otro, para realizarlas en el
territorio jurisdiccional de éste. En estos casos el tribunal requirente
le dirige la solicitud directamente al requerido, con la mención de
los antecedentes necesarios.

Si el tribunal requerido rechaza el trámite o diligencia, o si


transcurre el plazo pertinente sin realizarse, el requirente puede
dirigirse directamente al superior jerárquico del primero para que
éste ordene, agilice o gestione directamente la petición.

Por su parte, las solicitudes de autoridades competentes de


país extranjero para que se practiquen diligencias en Chile serán
remitidas directamente al Ministerio público, el que solicitará la
intervención del juez de garantía del lugar en que deban
practicarse, cuando la naturaleza de las diligencias lo haga
necesario de acuerdo a las disposiciones de la ley chilena

C.- DISPOSICIONES ACERCA DE LAS COMUNICACIONES Y


CITACIONES DEL MINISTERIO PÚBLICO.

Se habla solo de comunicaciones, por estimar que la voz


notificación es privativa del acto de comunicación propio de los
tribunales de justicia21

EN CUANTO A LAS COMUNICACIONES:

Cuando el Ministerio público debe comunicar formalmente


alguna actuación a los demás intervinientes del procedimiento, es
su responsabilidad hacerlo por cualquier medio razonable que
resulte eficaz. El Ministerio público DEBE acreditar la
circunstancia de haberse hecho la comunicación

Si algún interviniente probare que, debido a una deficiencia o


error de la comunicación no pudo ejercer su derecho dentro de
determinado plazo legal, puede solicitar un nuevo plazo, solicitud a
la cual se le aplicará el artículo 17 del CPP o sea, puede obtener un
nuevo plazo igual al primitivo y debe pedirlo dentro del plazo de
cinco días contados desde que haya cesado el impedimento.

EN CUANTO A LAS CITACIONES:

Cuando el Fiscal requiera la comparecencia de alguna


persona, podrá citarla por cualquier medio idóneo. Puede ocurrir
que la persona no comparezca, en cuyo caso, el fiscal solicitará al
Juez de Garantía para que lo autorice a hacer comparecer a la
persona con la fuerza pública. Existe una excepción a esto: En el
caso de las personas o autoridades que están exentas de la
obligación de comparecer a declarar como testigos, según el
artículo 300 del CPP por cuanto ellas prestaran su declaración en el
lugar donde ejercen sus funciones, en su domicilio o por informe.

D.- NORMAS SOBRE NOTIFICACIONES Y CITACIONES


JUDICIALES.

21
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 35

22
d.1.- En cuanto a los funcionarios habilitados:

Las resoluciones judiciales serán notificadas por los


funcionarios del tribunal que las hubiere expedido, empleados que
serán designados para tales fines por el juez presidente del Comité
de jueces, a proposición del administrador del tribunal respectivo.

Asimismo, el tribunal puede ordenar que una o mas


notificaciones determinadas sean practicadas por otro ministro de
fe o, en casos calificados y por resolución fundada, por un agente
de la policía

La notificación debe contener copia integra de la resolución, a


menos que la ley expresamente ordene agregar otros antecedentes
o que el juez lo estimare necesario para la debida información del
notificado o para el adecuado ejercicio de sus derechos.

d.2.- En cuanto a la Notificación al Ministerio Público

Se le notificará en sus oficinas, dentro de los límites urbanos


donde funcione el tribunal, debiendo informar cualquier cambio de
domicilio.

d.3.- En cuanto a las notificaciones a los otros


intervinientes.

Si tiene defensor o mandatario constituido en el


procedimiento, las notificaciones se harán SOLO a este, a menos
que la ley o el tribunal dispusieren que se notifique, también.
directamente al interviniente.

Importante es señalar que para el efecto de las notificaciones,


en su primera gestión en el procedimiento los intervinientes DEBEN
ser conminados por el juez, el ministerio público, o por el
funcionario público que practique la primera notificación, A
INDICAR UN DOMICILIO DENTRO DE LOS LÍMITES URBANOS DE LA
CIUDAD EN QUE FUNCIONE EL TRIBUNAL RESPECTIVO y en el cual
puedan practicárseles las notificaciones posteriores y asimismo,
deberán indicar cualquier cambio de domicilio.

En caso de omisión, o de inexactitud o inexistencia del


domicilio, las resoluciones se notificarán por el estado diario para
cuyo efecto los intervinientes en el procedimiento deberán ser
advertidos de esta circunstancia, lo que se hará constar en el acta
que se levante.

d.4.- En cuanto a las notificaciones al imputado privado de


libertad.

Deben realizarse en persona en el establecimiento o recinto


en que permanece, aunque éste se halle fuera del territorio
jurisdiccional del tribunal. Se materializa mediante la entrega, por
un funcionario y bajo la responsabilidad del jefe del establecimiento
del texto de la resolución respectiva, texto que el tribunal puede
remitir por cualquier medio idóneo. Si el notificado no sabe leer la
resolución le será leída por el funcionario.

23
Excepcionalmente, por resolución fundada, el tribunal puede
ordenar que determinadas resoluciones sean notificadas, al privado
de libertad en persona y en el lugar de funcionamiento del tribunal.

d.5.- En cuanto a las notificaciones de las resoluciones en


las audiencias judiciales.

Las resoluciones dictadas durante las audiencia SE


ENTIENDEN NOTIFICADAS a los intervinientes que
asistieron o debieron asistir a las mismas. Debe dejarse
constancia en el estado diario, pero su omisión no invalida la
notificación. Los interesados siempre pueden pedir copia del
registro respectivo.

d.5. En cuanto a otras formas de notificación y aplicación


supletoria.

Cualquier interviniente puede proponer para si otras formas


de notificación, que el tribunal puede aceptar si las considera
suficientemente eficaces y no causen indefensión.

En lo no previsto por el código, las notificaciones a los


intervinientes se rigen por las normas pertinentes del Código de
Procedimiento Civil (o sea, artículo 38 y 58 del CPC)

d.6.- En cuanto a las citaciones judiciales.

Cuando sea necesario citar a una persona para alguna


actuación ante el tribunal, se le notificará la resolución que ordena
su comparecencia. Se le notifica el día y hora de la audiencia y se le
advierte que su no comparecencia injustificada dará lugar a que
sean conducidos por la fuerza pública, que quedarán obligadas
al pago de las costas que causen y que se les podrá sancionar.

Se les indicará que, en caso de impedimento deberán


comunicarlo y justificarlo ante el tribunal antes de la audiencia si
fuera posible.

El tribunal puede ordenar que el imputado que no


compareciere sin justificación, sea detenido o sometido a prisión
preventiva, hasta la realización de la actuación. En el caso de
peritos y testigos, estos pueden ser arrestados hasta que se lleve a
efecto la actuación, por un máximo de 24 horas y, además,
imponérseles una multa de hasta 15 UTM

Si la comparecencia no justificada es del fiscal o defensor se


les puede aplicar una suspensión del ejercicio de la profesión de
hasta dos meses, de acuerdo con el procedimiento del art 287 del
CPP

E.- NORMAS SOBRE RESOLUCIONES Y OTRAS


ACTUACIONES JUDICIALES.

e.1.- En cuanto a la nulidad de las actuaciones delegadas.

Se establece expresamente que la delegación de funciones


en empleados subalternos del tribunal para realizar actuaciones

24
que, requieran, según las leyes, la intervención del juez, produce la
nulidad de las mismas.

A fin de evitar la pertinencia de prácticas anteriores


inadecuadas y contrarias, en este caso, al principio de inmediación
se ha establecido como sanción la nulidad de las actuaciones del
juez que sean delegadas en empleados subalternos22

e.2.- En cuanto a la fundamentación de las resoluciones.

Todas las resoluciones del tribunal deben ser fundamentadas,


salvo las que se pronuncien sobre cuestiones de mero trámite. La
fundamentación debe expresar sucintamente, pero con precisión,
los motivos de hecho y de derecho en que se basan la
decisiones.

No sustituye la adecuada fundamentación, la mera relación


los documentos del procedimiento, la mención de los medios de
prueba o las solicitudes de los intervinientes, según sea el caso.

A través de la fundamentación de las decisiones judiciales se


busca alejar el mero arbitrio, pues si se obliga al juzgador a
expresar las razones de la resolución, se le obliga a su vez a
tenerlas.

La fundamentación de las decisiones judiciales constituye un


derecho de los intervinientes, un deber de los tribunales y un
principio básico del sistema de enjuiciamiento criminal23

e.3.- en cuanto a la firma.

Las resoluciones judiciales serán suscritas por el juez o por


todos los miembros del tribunal que las dictare.
Si un juez no pudiere firmar una resolución, se deja
constancia del impedimento. En todo caso basta el registro de la
audiencia respecto de las resoluciones que se dictan en ella.

e.4.- Plazos generales para dictarlas.

Las cuestiones que se debatan en una audiencia deben ser


resueltas en ella. Las presentaciones escritas serán resueltas por el
tribunal antes de las 24 horas siguientes a su recepción

y demás resoluciones de los tribunales serán registradas


íntegramente. El registro se hará por cualquier medio apto para
producir fe, que permita garantizar la conservación y reproducción
del contenido.

22
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 43
23
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 43

25
De conformidad a la ley las audiencias orales deben ser
registradas en forma integra a través de un medio apto para
producir fe, que permita garantizar la conservación y la
reproducción de su contenido.

El principio de oralidad que inspira nuestro sistema procesal


penal no significa que las actuaciones que se realicen no se
registren o protocolicen.

El soporte puede ser escrito o a través de otro soporte idóneo


que permita su reproducción.

En la práctica en los JG las audiencias se registran en forma


escrita, mediante la confección de actas así como a través de
soportes computacionales de audio que se graban en discos
compactos; en las audiencias en los tribunales orales se graban a
través del soporte computacional de audio

Además, en ambos tribunales se emplean mecanismos de


seguridad adicionales, esto es, grabadoras manuales donde
también se va registrando lo que ocurre en las audiencias.

Se regula el valor del registro del juicio oral señalando


que demostrará el modo en que se hubiere desarrollado la
audiencia, la observancia de las formalidades, las personas que
intervinieron y los actos llevados acabo.

Sin embargo, esto es sin perjuicio del artículo 359 del CPP (se
estudiará en su oportunidad: ver n notas en recurso de nulidad)

Se establece que los intervinientes siempre tendrán acceso a


los registros salva las excepciones legales. (Por Ej.: la hipótesis de
actuaciones o documentos decretados secretos por el fiscal, de
acuerdo al art 182 del CPP)

Los terceros también podrán consultar los registros a menos


que el tribunal restringa el acceso, para no afectar la investigación
o el principio de inocencia. Se norma expresamente que, en todo
caso, los registros serán publicados transcurridos cinco años
desde que se realizó la actuación en ellos consignadas.

G. COSTAS .

El principio de gratuidad de la administración de justicia no


tiene mas alcance que el de poner de cargo del Estado la
remuneración de los Jueces y demás funcionarios del orden judicial
que gozan de sueldo.Son las partes y, en este caso, los
intervinientes, quienes deben pagar los gastos que genere para
ellos el proceso.

Las costas son los gastos que se originan durante la


tramitación del procedimiento y que son una consecuencia
inmediata y directa de él.24

24
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 50

26
Las costas serán de cargo del condenado.

También deberán soportar las costas:


- la victima que abandonare la acción civil ( respecto de
las costas que su intervención como parte civil hubiere
causado),
- el querellante que abandonare la querella. No obstante
el tribunal, por resolución fundada, podrá eximir total o
parcialmente del pago a quien deba soportarlo.
- Si el imputado es absuelto o sobreseído definitivamente, el
Ministerio Publico será condenado en costas, salvo el caso
de que hubiese acusado cumpliendo la orden judicial del
art. 462 CPP (caso en el cual la intención primitiva del
fiscal era requerir una medida de seguridad para el caso
del inimputable contemplado en el art. 10 nº 1 del Código
Penal y el juez, rechazando tal petición, lo obligó a acusar).
También podrá condenarse en costas al querellante.

Se establece que los fiscales, y los abogados o mandatarios de los


intervinientes, no podrán ser condenados al pago de las costas,
salvo:
- notorio desconocimiento del derecho o
- grave negligencia en el desempeño de sus
funciones.

En relación con el cobro de las costas, debe dejarse


constancia de algunas situaciones que podrían plantearse, a saber:

a) Sentencia de condena que favorece al Ministerio Publico.

Este tipo de resoluciones se rige para su cumplimiento por las


normas generales del CPC, constituyendo las sumas que,
eventualmente se perciban, ingresos públicos debiendo ingresarse
en arcas fiscales.

En tales hipótesis debería intervenir el Ministerio Publico. Para


el caso que se busque el cumplimiento de la resolución
condenatoria en costas con posterioridad al plazo de un año que se
establece en el articulo 233 del CPC, debería intervenir el Consejo
de Defensa del Estado (CDE) en el nuevo juicio que se originare,
previa información y solicitud del Ministerio Publico

b) Sentencias que condenan al Ministerio Público al pago de


las costas.

En este supuesto, el sujeto pasivo de la obligación de


satisfacer las costas avaluadas es, en definitiva, el Fisco de Chile.
Por ende, la resolución que condene al Ministerio Publico al pago de
las costas debe sujetarse, para su cumplimiento, a lo dispuesto por
el articulo 752 del CPC. Consecuencia de lo anterior es que debe
intervenir el CDE (Consejo de Defensa del Estado), de acuerdo a lo
establecido en el articulo 59 de su Ley Orgánica.

c) Sentencias que condenan a los fiscales al pago de las


costas.

En esta hipótesis el sujeto obligado a soportar el pago es el


funcionario que desconoce gravemente el derecho o ha sido

27
negligente en el desempeño de sus funciones, como persona
natural, con su patrimonio, y no el Fisco. Por ende, no cabe
participación del CDE .

Finalmente, y respecto a los gastos (costas procesales), se


establece que, si fuere necesario realizar alguno cuyo pago
corresponda a los intervinientes, el tribunal estimara su monto y
dispondrá su consignación anticipada.

Se establece que el Estado soportará los gastos de los


intervinientes que gozaren de privilegio de pobreza.

Aplicación temporal de la ley procesal penal.

Según lo prescribe el art. 11 del Código las leyes procésales


penales serán aplicables a los procedimientos ya iniciados. Idea que
se conforma con el principio de que las normas procésales son de
orden publico, y que por consiguiente rigen in actum, concordando
así con lo dispuesto por la Ley sobre el efecto retroactivo de las
leyes ( art. 24 ).

Sin embargo dicha disposición (art. 11), establece una


excepción, al prescribir que las leyes procésales penales no tendrán
aplicación en los procedimientos ya iniciados cuando, a juicio del
tribunal, la ley anterior contuviere disposiciones mas
favorables al imputado.

Luego, queda a criterio del tribunal (juez de garantía, tribunal


oral en lo penal, Corte de Apelaciones o Corte Suprema )-
determinar si la ley procesal anterior es mas favorable al inculpado,
y así aplicarla al caso de que se trata. Hay que observar que tal
declaración proviene de un órgano jurisdiccional, y que en
ella no tiene participación alguna el Ministerio Publico, el
cual por lo demás deberá ajustar su obrar a lo resuelto por
el tribunal correspondiente.

De conformidad al art. 483 del Código, sus disposiciones se


aplicaran solamente a los hechos acaecidos con posterioridad a su
vigencia. En consecuencia, y respecto de los procesos iniciados con
anterioridad a su vigencia, seguirán rigiéndose por las normas
anteriores, con lo cual este articulo 11 no opera en dichos casos,
situación que guarda armonía con lo dispuesto en el art. 7
transitorio de la ley Nº 19665, que mantiene la competencia penal
de los juzgados del crimen y los juzgados de letras con
competencia en lo criminal respecto de los hechos acaecidos con
anterioridad a la vigencia de la Ley Orgánica del Ministerio Publico
para la respectiva Región (art. 4 transitorio).

CLASES DE ACCIONES QUE CONTEMPLA EL CÓDIGO.

El código clasifica la acción penal en publica y privada,


y asimismo, permite ejercer acciones civiles.

28
El Código divide la acción penal en acción penal pública
propiamentetal, acción penal pública previa instancia particular y
acción penal privada.

1. ACCION PENAL PÚBLICA

La acción penal pública es aquella destinada a proteger a la


sociedad de la amenaza de los delitos que lesionan bienes jurídicos
superiores, tales como la vida, el honor, la fe pública, la propiedad y
otros valores de semejante entidad25

Es aquella para la persecución de todo delito que no esta


sometido a regla especial.
La acción penal pública DEBE ser ejercida de oficio por el
Ministerio Público y también puede ser ejercida por las personas
que determine la ley de acuerdo a las normas del código.

Se concede SIEMPRE acción penal pública para la


persecución de los delitos cometidos contra menores de edad,
cualquiera sea el tipo penal

En forma excepcional, la persecución de algunos delitos de


acción penal pública requiere la DENUNCIA previa de la
victima cuando se trata de los delitos denominados de acción
publica previa instancia particular.

Delitos de acción penal pública previa instancia


particular.

Respecto de estos delitos, no puede procederse en la


investigación sin que, a lo menos, se haya denunciado el hecho
por el ofendido, salvo,
- para realizar ciertos actos urgentes de investigación
- u otros absolutamente necesarios para impedir o
interrumpir la comisión del delito ( art. 54 y 166 inciso
tercero ).

La denuncia debe hacerla el ofendido por el delito y, en


su defecto, la pueden hacer las personas que son consideradas
victimas, de acuerdo al art. 108 inciso segundo: el cónyuge y los
hijos; los ascendientes; el conviviente; los hermanos y el adoptado
o adoptante, en orden de prelación, de manera que la intervención
de una o mas personas pertenecientes a una categoría excluye a
las comprendidas en las categorías siguientes.

Por excepción, cuando el ofendido se encuentre


imposibilitado de realizar libremente la denuncia, o cuando quienes
pueden formularla por él se encuentran imposibilitados de hacerlo o
aparezcan implicados en los hechos, el Ministerio Publico podrá
proceder de oficio.

Ahora bien, una vez iniciado el procedimiento, este se tramita


de acuerdo a las normas generales relativas a los delitos de acción
penal pública.

Luego, en los delitos de acción publica previa instancia


particular no puede procederse de oficio sin que, a lo menos, el
25
Nuñez Vásquez, J Cristóbal, Tratado del Proceso Penal y del Juicio Oral, tomo I, Pág. 66

29
ofendido por el delito haya denunciado el hecho a la justicia, al
Ministerio Publico o a la policía (art. 54 ).

Estos delitos son los siguientes:

a). Las lesiones menos graves y las lesiones leves (arts. 399 y 494
Nº 5 del Código Penal );

b). La violación de domicilio;

c). La violación de secretos cometidos por abogados o funcionarios


públicos (arts. 231 y 247 inciso segundo del Código Penal);

d). Las amenazas ( arts. 296 y 297 del Código Penal );

e). Los delitos previstos en la ley 19.039, sobre Privilegios


Industriales y Protección de los
de los derechos de Propiedad Industrial;

f). La comunicación fraudulenta de secretos de la fabrica en que el


imputado hubiere estado o estuviere empleado, y

g). Los demás que las leyes señalen en forma expresa.

2. ACCION PENAL PRIVADA

Es la que protege los intereses particulares de los ofendidos


por ciertos delitos que, por su carácter de exclusividad con respecto
a determinadas personas, la ley otorga acción para perseguirlos
sólo a la víctima26

La acción penal privada es aquella que solo puede ser


ejercida por la victima , quien, de acuerdo a la ley (art 400)
SOLO PUEDE EJERCERLA POR MEDIO DE UNA QUERELLA CRIMINAL..

El articulo 55 del Código dispone que no podrán ser ejercidas


por otra persona que la victima las acciones que nacen de los
siguientes delitos:

a). La calumnia y la injuria;

b). La falta descrita en el numero 11 del art. 496 del Código Penal
(injuria grave o liviana de obra o de palabra, no siendo por escrito y
con publicidad));

c). La provocación a duelo y el denuesto o descrédito publico por


no haberlo aceptado, y

d). El matrimonio del menor llevado a efecto sin el consentimiento


de las personas
designadas por la ley y celebrado de acuerdo con el funcionario
llamado a autorizarlo.

CLASE Nº 5: 26 de marzo de 2008


RENUNCIA DE LAS ACCIONES

26
Nuñez Vásquez, J Cristóbal, Tratado del Proceso Penal y del Juicio Oral, tomo I, Pág. 66

30
La acción penal pública no se extingue por la renuncia de la
persona ofendida.

La acción penal privada y la acción civil derivada de cualquier


clase de delitos se extingue por la renuncia.

Si el delito es de aquellos que no pueden ser perseguidos sin


previa instancia particular, la renuncia de la victima a denunciarlo
extingue la acción penal, salvo que se trate de un delito perpetrado
contra menores de edad. Esta renuncia no la puede realizar el
Ministerio Publico.

EFECTOS RELATIVOS DE LA RENUNCIA:

La renuncia de la acción penal solo afectara al renunciante y


a sus sucesores, y no a otras personas a quienes también
corresponda la acción.

SUJETO PASIVO DE LA ACCION PENAL

La acción penal, sea publica o privada, no puede entablarse


sino contra las personas responsables del delito.

La responsabilidad penal solo puede hacerse efectiva en las


personas naturales. Por las personas jurídicas responden los que
hayan intervenido en el acto punible, sin perjuicio de la
responsabilidad civil que las afecte (art. 58 ).

La responsabilidad penal es personal y solo puede hacerse


efectiva respecto de las personas naturales que participaron en el
hecho punible, como manifestación del principio de culpabilidad y
personalidad de las penas27

LA ACCIÓN CIVIL Y LA DEMANDA CIVIL EN EL CÓDIGO


PROCESAL PENAL.28

El delito, fuera de inferir una ofensa, la que es sancionable


penalmente por lesionar los bienes jurídicos vitales de la sociedad,
irroga un daño a la víctima o a terceros, el cual debe ser resarcido o
indemnizado por el imputado, o por quienes estuvieren al cuidado
de éste. La realización de un hecho punible no solo da origen a la
responsabilidad penal sino que también puede dar lugar a
responsabilidad civil extracontractual.

Como el proceso penal tiene como finalidad principal


establecer la certeza del delito, la persona del delincuente e
imponer la pena, ello conduce a señalar que la acción civil en el
proceso penal es de carácter accesorio y limitado con relación a la
acción penal, en otras palabras, la acción civil es accesoria en el

27
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 59
28
Uribe Aguilera, Lorena “La acción civil en el proceso penal”, Tesis presentada a la Facultad de
Derecho de la Universidad del Desarrollo para optar al grado académico de Licenciado en Ciencias
Jurídicas, Concepción diciembre año 2006

31
enjuiciamiento criminal porque es circunstancial, y porque su
existencia depende, como norma, de la vigencia del proceso penal.

La norma anterior no es absoluta, pues existen casos en que,


por excepción, aunque el procedimiento penal no pueda
proseguirse, el tribunal debe pronunciarse sobre la acción civil.29

No todas las acciones civiles provenientes de un hecho que


reviste caracteres de delito pueden ser ejercidas en el proceso
penal, por lo mismo:

I.- Debemos distinguir:

a) Acción civil restitutoria: (artículo 59 del CPP)

Es aquella acción civil que tiene por finalidad la restitución de


la o las cosas objeto material de los delitos respectivos, o los
instrumentos destinados a cometerlos.30

Esta acción deberá interponerse, siempre durante el


respectivo procedimiento penal, sea que se ejerza por la víctima en
contra del imputado contra terceros o bien sea que se ejerza por
terceros perjudicados en contra del imputado o de otras personas.

Tendrá legitimación activa para plantear su pretensión


restitutoria cualquiera que ostente un derecho real, la posesión o
un título de mera tenencia sobre los efectos o instrumentos del
delito.

El articulo 189, ahora bien, se refiere a las “reclamaciones o


tercerías” que se relacionan con los objetos recogidos o incautados
durante la investigación del delito, acción que debe intentarse
siempre ante el Juez de Garantía, dándose tramitación incidental.
(Reclamación en el caso de la víctima; tercería de dominio en el
caso de terceros)

La resolución que falla el incidente “se limitara a declarar el


derecho del reclamante sobre dichos objetos, pero no se
efectuara la devolución de estos sino hasta después de
concluido el procedimiento, a menos que el tribunal considerare
innecesaria su conservación”.

Excepción a lo anterior lo constituyen las cosas hurtadas,


robadas o estafadas, las cuales se entregaran al dueño en cualquier
estado del procedimiento, una vez comprobado su dominio por
cualquier medio y establecido su valor. En todo caso, se dejara
constancia mediante fotografías u otros medios que resultaren
convenientes de las especies restituidas o devueltas en virtud de
este articulo.

Consecuencia de lo dicho es que titulares de esta clase de


acción civil serán los intervinientes o ciertos terceros.

b) Acciones civiles Indemnizatorias

29
Nuñez Vásquez, J Cristóbal, Tratado del Proceso Penal y del Juicio Oral, tomo I, Pág. 83
30
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 99

32
“Es aquella que tiene por objeto perseguir las
responsabilidades civiles derivadas del hecho punible”31

En el código de procedimiento penal del año 1906, pueden


ser titulares de la acción, que busca indemnizar los perjuicios
originados en el hecho punible, todas las personas que hayan
sufrido tales perjuicios.

El actual Código Procesal Penal, por el contrario, ha dado una


evidente preferencia a la victima, al establecer, en el inciso 2º
del art. 59 que, asimismo, “durante la tramitación del
procedimiento penal la victima podrá deducir respecto del
imputado, con arreglo a las prescripciones de este Código, todas
las restantes acciones que tuvieren por objeto perseguir las
responsabilidades civiles derivadas del hecho punible.

La victima podrá también ejercer esas acciones civiles ante el


tribunal civil correspondiente. Con todo, admitida a tramitación
la demanda civil en el procedimiento penal, no se podrá
deducir nuevamente ante un tribunal civil, salvo la excepción
contemplada en el artículo 68, o sea, si se suspendiere o terminare
anticipadamente el proceso penal, antes de comenzar el juicio oral,
sin decisión acerca de la cuestión civil.

En cambio, aunque sean titulares de estas acciones, los


terceros deben regirse por lo preceptuado en el inciso final del art.
59 CPP. Es decir, no pueden interponer estas acciones en sede
penal y deberán plantearse ante el tribunal civil.

“Entonces, no todos aquellos que son titulares de acciones


civiles encaminadas a obtener la reparación o indemnización de los
perjuicios causados con el hecho punible pueden deducirla en el
proceso penal. En efecto, solo la víctima puede ejercer tales
acciones dentro del proceso penal y únicamente respecto del
imputado”32

a) Sujeto pasivo de la acción civil

En el nuevo procedimiento penal el sujeto pasivo de la o las


acciones civiles (sin incluir la restitutoria obviamente), es
exclusivamente el imputado. La victima no puede demandar
civilmente a terceros, distintos del imputado, para ser
indemnizada. Solo lo podrá hacer ante el Juez Civil.

Solo la víctima del delito puede ejercer a su elección la acción


civil en contra del imputado, sea en el procedimiento penal, sea
ante el tribunal civil correspondiente, pero admitida a tramitación la
demanda civil, en el proceso criminal, no podrá deducirla
nuevamente ante el tribunal civil

Ahora, las acciones civiles que interpusieren personas


distintas a la víctima o por terceros en contra de personas distintas

31
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 100
32
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 61

33
del imputado, deberán plantearse ante el tribunal civil
correspondiente de acuerdo con las reglas generales.

Es decir, no cabe la posibilidad de demandar civilmente en el


procedimiento penal a los llamados terceros civilmente
responsables.

II.- Oportunidad para interponer la demanda civil

La demanda civil en el procedimiento penal, cuando se trata


de la víctima, deberá interponerse hasta 15 días antes de la fecha
fijada para la realización de la Audiencia de Preparación del Juicio
Oral), por escrito y cumpliendo con los requisitos exigidos por el
articulo 254 del Código de Procedimiento Civil.

La demanda civil del querellante deberá deducirse


conjuntamente con su escrito de adhesión o acusación (art. 60
CPP). De lo expuesto se desprende que pueden presentar demanda
civil la victima y/o el querellante habilitado para ello.

Asimismo, deberá contener la indicación de los medios de


prueba, en los mismos términos expresados en el artículo 259 (que
regula los requisitos del libelo de acusación).

Lo anterior no obsta a que la acción civil se pueda entablar


alternativamente ante la justicia civil en cualquier tiempo antes
que la extinga la prescripción, a menos que tuviera como único
objetivo la restitución de una cosa, caso en el cual, tal como se
señaló, deberá interponerse por la vía incidental ante el juez de
garantía que conozca del proceso penal.

III.- Preparación de la demanda civil

Con posterioridad a la formalización de la investigación la


victima puede preparar la demanda civil solicitando la practica de
diligencias que considerare necesarias para esclarecer los hechos
que serán objeto de su demanda, aplicándose, en tal caso, lo
establecido en los artículos 183 y 184 (estos artículos regulan la
proposición de diligencias al Ministerio Publico y la asistencia a las
mismas)

Asimismo, se puede asegurar el resultado de la demanda


civil, solicitando alguna de las medidas previstas en el articulo 157,
o sea, las medidas precautorias del Código de Procedimiento Civil

La preparación de la demanda civil interrumpe la


prescripción. No obstante, si no se deduce demanda en la
oportunidad antes referida, la prescripción se considerara como no
interrumpida.

IV Actuación del demandado civil

El imputado (que, como sabemos, es el único que pude ser


demandado civilmente en sede penal) debe oponer las
excepciones que corresponda y contestar la demanda civil
hasta la víspera de la Audiencia de Preparación del Juicio
Oral, por escrito o verbalmente al inicio de la misma.

34
En la misma oportunidad podrá señalar los vicios formales de
que adoleciere la demanda civil, requiriendo su corrección.

En su contestación, deberá indicar cuales serán los medios


probatorios de que pensare valerse, del modo previsto en el artículo
259.

V.- Incidentes relacionados con la demanda y su


contestación

Todos los incidentes y excepciones deducidos con ocasión de


la interposición o contestación de la demanda deben resolverse
durante la audiencia de preparación del juicio oral, sin perjuicio de
la corrección de vicios formales en dicha audiencia.

VI.- Desistimiento y abandono

La victima puede desistirse de su acción civil en cualquier


estado del procedimiento.

Se considera abandonada la acción civil interpuesta en el


procedimiento penal, cuando la victima no compareciere, sin
justificación, a la audiencia de preparación del juicio oral o a la
audiencia del juicio oral.

El efecto del desistimiento o abandono de la acción civil


es que se impide el ejercicio del derecho alternativo de
ejercer la acción civil en sede civil.

El desistimiento y el abandono obligarán al actor civil a


responder por las costas que su intervención en el procedimiento
hubiere ocasionado.

VII.- Efectos de la extinción de la acción civil

Si se extingue la acción civil no se entiende extinguida la


acción penal para la persecución del hecho punible (art. 65 CPP).

VIII.- Efectos del ejercicio exclusivo de la acción civil

Cuando solo se ejerza la acción civil (en sede civil)


respecto de un hecho punible de acción privada se
considera extinguida, por esa circunstancia, la acción penal.

Para estos efectos, no constituye ejercicio de la acción civil la


solicitud de diligencias destinadas a preparar la demanda civil o a
asegurar su resultado, que se formule en el procedimiento penal.
Vale decir, la solicitud de tales diligencias no hace perder la
posibilidad de utilizar la acción penal.

Hay que tener presente que el ejercicio de la acción civil no


extingue la acción penal proveniente de los delitos de acción
pública, ni de los delitos de acción pública previa instancia
particular. (así lo hizo presente la comisión de Legislación, Justicia y
Reglamento del Senado en su sesión 5ª)33
33
Nuñez Vásquez, J Cristóbal, Tratado del Proceso Penal y del Juicio Oral, tomo I, Pág. 112

35
IX.- Independencia de la acción civil, respecto de la acción
penal

El hecho de dictarse sentencia absolutoria en materia penal


no impide que se haga lugar a la acción civil, si fuere legalmente
procedente (art 67 CPP).

¿cuándo es legalmente procedente que se ejerza


acción civil fundada en un hecho respecto del cual se ha
dictado sentencia absolutoria en el juicio penal?

La respuesta es: Sólo cuando dicho fallo absolutorio no haya


producido cosa juzgada en materia civil, lo cual constituye la regla
general. Ahora bien, los únicos casos en que las sentencias
absolutorias o de sobreseimiento definitivo dictadas en el juicio
penal producen cosa juzgada en el juicio civil son los que contempla
el artículo 179 del Código de Procedimiento Civil (Saber, es
importante)

El artículo 178 del CPC dispone por su parte: “En los juicios
civiles podrán hacerse valer las sentencias dictadas en un proceso
criminal siempre que condenen al procesado”

X.- Acción civil ante la suspensión o terminación del


procedimiento penal

Expresamente se señala que, si antes de comenzar el juicio


oral, el procedimiento penal continuare de conformidad a las
normas que regulan el procedimiento abreviado, o por cualquier
causa terminare o se suspendiere, sin decisión acerca de la acción
civil que se hubiere deducido oportunamente ,la prescripción
continuará interrumpida siempre que la victima presentare su
demanda ante el tribunal civil competente en el termino de
sesenta días siguientes a aquel en que, por resolución
ejecutoriada, se dispusiere la suspensión o terminación del
procedimiento penal (art. 68 CPP).

En este caso, la demanda y la resolución que recayere en ella


se notificaran por cedula y el juicio se sujetará a las reglas del
procedimiento sumario.

Si la demanda no fuere deducida ante el tribunal civil


competente dentro del referido plazo, la prescripción continuará
corriendo como si no se hubiere interrumpido.

Si en el procedimiento penal se hubieren decretado medidas


destinadas a cautelar la demanda civil, estas se mantendrán
vigentes por el plazo antes indicado, tras el cual quedaran sin
efecto si, solicitadas oportunamente, el tribunal civil no las
mantuviere.

IMPORTANTE: Finalmente se expresa que si, comenzado el


juicio oral, se dicta sobreseimiento de acuerdo al Código, el

36
tribunal de juicio oral en lo penal debe continuar con el
juicio para el solo conocimiento y fallo de la cuestión civil.

XI.- Prueba de la acción civil. Cuestiones prejudiciales


civiles

Para probar las acciones civiles se atenderá a las normas


civiles en cuanto a la determinación de la parte que deba probar
(ej.: art. 1699 CC) y a las disposiciones del CPP, en cuanto a su
procedencia, oportunidad, forma de rendirla y apreciación de su
fuerza probatoria.

Lo antes señalado se aplica también a las cuestiones civiles a


que se refiere el inciso 1º del art. 173 del COT (las llamadas
“cuestiones prejudiciales civiles”), de las que deba conocer el
tribunal con competencia criminal.

Sin embargo, debe tenerse presente que, respecto de las


otras situaciones a que alude el art. 173 COT (cuestiones sobre
validez de matrimonio, sobre estado civil en relación con los delitos
de usurpación, ocultación ,o supresión de estado civil), se aplican,
respecto a la prueba, las normas civiles.

Finalmente, en relación con estas cuestiones prejudiciales


civiles, siempre que deba conocer de ellas un tribunal que no tenga
competencia criminal, el procedimiento penal se suspende, hasta
que dicha cuestión se resuelva por sentencia firme.

La suspensión recién referida no impide la realización, en


sede criminal, de las actuaciones urgentes y estrictamente
necesarias para dar protección a la victima o testigos, o establecer
circunstancias que comprueben los hechos delictivos o la
participación del imputado y que pudieren desaparecer.

El Ministerio Publico, si se trata de un delito de acción penal


publica, debe promover la iniciación de la causa civil previa e
intervenir en ella hasta su termino, instando por su pronta
conclusión (art. 171 CPP).

SUJETOS PROCESALES E INTERVINIENTES (se verá en


Ayudantía)

El Código Procesal Penal señala que son Sujetos Procesales –


algunos de los cuales tienen también la calidad de intervinientes -
los siguientes:

- el Tribunal
- el Ministerio Público
- la policía
- el imputado
- la defensa
- la víctima
el querellante
CLASE Nº 6: 01 DE ABRIL DE 2008

SUJETOS PROCESALES

37
El Código Procesal Penal - en adelante CPP - en el Título IV
del Libro Primero regula - en siete párrafos - los denominados
Sujetos Procesales. De acuerdo a la antedicha regulación, los
Sujetos Procesales son los siguientes:

- el Tribunal
- el Ministerio Público
- la policía
- el imputado
- la defensa
- la víctima
- el querellante

En conformidad con el artículo 12 del Código Procesal Penal,


algunos de los Sujetos Procesales tienen la calidad de
intervinientes en el procedimiento penal. A saber: el Fiscal, el
imputado, el defensor, la víctima y el querellante, a quienes
se les reconoce tal calidad procesal desde que realizaren cualquier
actuación procesal o desde el momento en que la ley les permitiere
ejercer facultades determinadas.

En consecuencia, existe entre las nociones de Sujeto Procesal


e interviniente una relación de género a especie.

I. EL MINISTERIO PÚBLICO

* Nota: El presente capítulo ha sido desarrollado a partir del


“Manual del Nuevo Procedimiento Penal” del profesor Sr. Sabas
Chahuan Sarras, publicado en Segunda Edición Actualizada y
Aumentada por la Editorial Lexis Nexis. Asimismo incorpora las
modificaciones introducidas por las leyes Nº 20.050, 20.074 y
20.090 - 26/08/05; 14/11/05 y 11/01/06 respectivamente -.

Ideas preliminares.

El Código Procesal Penal encarga la tarea de investigar al


Ministerio Público, organismo que se concibe como autónomo del
Poder Judicial, y que será el destinatario de las denuncias y
querellas (aunque estas últimas deben presentarse ante el Juez de
Garantía, y serán derivadas, posteriormente, al Ministerio Publico)
que tengan por objeto poner en movimiento el sistema procesal
penal, sin perjuicio de su facultad de iniciar el procedimiento de
oficio. 34 - artículo 172 del Código Procesal Penal -.

La regulación normativa del Ministerio Público se encuentra


contenida en el Capítulo VII de la Constitución Política de la
República - en adelante CPR - , complementada por la Ley Nº
19.640, que es la Ley Orgánica Constitucional del mencionado
organismo – en adelante LOCMP - y por las disposiciones contenidas
en el Código Procesal Penal – v. gr. artículo 77 y sgtes. -.

Es el Ministerio Público el responsable del destino y éxito de la


investigación, en consecuencia, le corresponderá disponer las
diligencias necesarias y adecuadas para el cumplimiento de tales
34
Chahuán Sarras, Sabas, Manual del Nuevo Procedimiento Penal, Editorial Lexis Nexis, Segunda
Edición Actualizada y Aumentada, 2002, Pág. 53.

38
fines. En esta tarea, se relacionará con las policías – tanto
Carabineros como Investigaciones - quienes en el cumplimiento de
tales funciones, estarán sujetas a su dirección – artículo 79 del CPP
- sin alterar, sin embargo, la dependencia orgánica de las tales
instituciones.

Así, todas las investigaciones y actividades del Ministerio


Público realizadas durante la investigación, tienen por finalidad
preparar la acusación, pero no constituyen pruebas. Sólo son
pruebas válidas, las incorporadas y rendidas ante el Tribunal de
Juicio Oral en lo Penal, sin perjuicio de calificadas excepciones.

Sin perjuicio de lo anterior, el Ministerio Publico tiene la


obligación de dar información y protección a las victimas de los
delitos. Tal deber tiene su fuente en la Carta Fundamental
conforme lo preceptuado en el artículo 83 de la CPR. A este
respecto, el artículo 78 del CPP, prescribe: “Será deber de los
fiscales durante todo el procedimiento adoptar medidas, o
solicitarlas, en su caso, para proteger a las victimas de los delitos;
facilitar su intervención en el mismo y evitar o disminuir al mínimo
cualquier perturbación que hubieren de soportar con ocasión de los
tramites en que debieren intervenir.

Los fiscales estarán obligados a realizar, entre otras, las


siguientes actividades a favor de la victima:

a) Entregarle información acerca del curso y resultado del


procedimiento, de sus derechos y de las actividades que debiere
realizar para ejercerlos.

b) Ordenar por sí mismos o solicitar al tribunal, en su caso, las


medidas destinadas a la protección de la víctima y su familia frente
a probables hostigamientos, amenazas o atentados.

c) Informarle sobre su eventual derecho a indemnización y la forma


de impetrarlo, y remitir los antecedentes, cuando correspondiere, al
organismo del Estado que tuviere a su cargo la representación de la
victima en el ejercicio de las respectivas acciones civiles.

d) Escuchar a la victima antes de solicitar o resolver la suspensión


del procedimiento o su terminación por cualquier causa.

Si la victima hubiere designado abogado, el Ministerio Público


estará obligado a realizar también a su respecto las actividades
señaladas en las letras a) y d) precedentes”.

En relación con la actividad del Ministerio Público, el


legislador, siguiendo el mandato del Constituyente, le impone el
deber de objetividad. Así el articulo 3º de la Ley Nº 19.640,
Orgánica Constitucional del Ministerio Publico, refiere que: “En el
ejercicio de su función, los fiscales del Ministerio Publico adecuaran
sus actos a un criterio objetivo, velando únicamente por la correcta
aplicación de la ley...”.

Asimismo, la segunda parte del citado artículo 3º, obliga al


Fiscal a cargo de una investigación a investigar con igual celo,
tanto los hechos y circunstancias que fundan o agravan la

39
responsabilidad del imputado, como los que la eximan de ella o la
extinguen o atenúan.

PRINCIPIOS QUE INFORMAN EL ACTUAR Y ESTRUCTURA DEL


MINISTERIO PÚBLICO

De las normas que regulan el Ministerio Público, se pueden


desprender una serie de principios que informan su estructura y
funciones.35 Estos principios básicos son, principalmente, los
siguientes:

1) Principio de unidad

Se encuentra recogido en el artículo 2º de la LOCMP, que


prescribe que el Ministerio Público realizará sus actuaciones
procesales a través de cualquiera de los fiscales que, con
sujeción a la ley, intervengan en ellas. Es decir, cuando un Fiscal
Adjunto actúa procesalmente, se entiende que es el Ministerio
Público como órgano o institución quien lo hace.

No existe, por ende, la “radicación” de casos en Fiscales


Adjuntos determinados, ni competencias territoriales
predeterminadas o inmutables cuestión que, en caso alguno,
condiciona o limita la distribución interna de la carga de trabajo,
atendida la división regional del organismo.

En el mismo sentido, debe considerarse lo estatuido en el


artículo 40 de la LOCMP, que dispone que los Fiscales Adjuntos
pueden realizar actuaciones y diligencias en todo el territorio
nacional.36

2) Principio de Objetividad

Se encuentra reconocido en el artículo 83 de la CPR y 3º de la


LOCMP.

En la especie, siguiendo lo expuesto por el Profesor Sr.


Mauricio Duce, la objetividad del Ministerio Público en el ejercicio de
su función admite los siguientes comentarios:

• El Ministerio Público debe comprobar mediante su


investigación hipótesis fácticas de exclusión o atenuación de
responsabilidades plausibles y serias, argumentadas por la
defensa, con el objetivo de confirmarlas o descartarlas.
• No resultará razonable que investigue todas y cada una de las
hipótesis posibles, si ellas no tienen un sustento en su propia
investigación.
• Se impone un “deber de lealtad” al Ministerio Público para
con la defensa, que supone, entre otras manifestaciones, que
el órgano persecutor penal no debe esconder información
disponible que pueda favorecer a ésta; y en su deber de
mostrar sus cartas en forma oportuna para que la defensa
pueda prepararse adecuadamente.

Además todo esto debe ser complementado con la vigencia


del principio de legalidad o sujeción a la ley de los funcionarios del
35
Chahuán Sarras, Sabas, Op. Cit., Pág. 65.
36
Chahuán Sarras, Sabas, Op. Cit., Pág. 65.

40
Ministerio Público, según el cual ellos no debieran realizar
actuaciones que afecten normas constitucionales y legales.37

La Corte Suprema se ha pronunciado precisando los


alcances del principio de objetividad: “es uno de los criterios que
orientan la instrucción criminal y es una obligación del Fiscal
enmarcar su actuación dentro de dicho axioma, bajo su propia
responsabilidad y con las sanciones que la ley asigna al efecto,
mediante el reclamo hecho valer, por escrito, ante la autoridad
superior del ente persecutor”. Asimismo ha manifestado que “la
actividad desplegada por el Ministerio Público al aprestar a los
testigos que luego presentó durante el juicio oral, es una diligencia
tolerada para la eficacia de la presentación del caso de cualquier
interviniente y la recepción de la prueba por parte del Tribunal. Esta
preparación profesional, legal y necesaria, deviene en ilícita,
cuando se entregan argumentos, datos o detalles de los hechos que
no hayan sido previamente manifestados por el propio testigo,
incorporando de esta manera información no percibida por él a su
declaración”.38

3) Principio de control y responsabilidad

El Ministerio Público y los Fiscales que lo integran están


sujetos a un conjunto de controles de diversa índole. Estos
controles y/o contrapesos a su actuación están contemplados en
diversos cuerpos normativos, a saber:

- La Constitución Política
- Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público
- Código Procesal Penal
- Código Orgánico de Tribunales (COT).

Asimismo, la CPR y la LOCMP establecen responsabilidades


civiles, penales, administrativas y políticas para las distintas
categorías de Fiscales.

La regla general en esta materia se consagra en el artículo 45


de la LOCMP: “Los fiscales del Ministerio Publico tendrán
responsabilidad civil, disciplinaria y penal por los actos realizados
en el ejercicio de sus funciones.”

4) Principio de interdicción de funciones jurisdiccionales

En conformidad con el artículo 83 de la CPR el Ministerio


Público no puede ejercer funciones jurisdiccionales, las que son
privativas de los Tribunales de Justicia.

Expresión de este principio se encuentra en la norma


constitucional antes citada, que establece que las actuaciones que
priven al imputado o a terceros del ejercicio de los derechos que
la Constitución asegura, o lo restrinjan o perturben, requerirán de
aprobación judicial previa. En el mismos sentido los artículos 4° de
la LOCMP y 9° del CPP.

37
Duce, Mauricio, Nuevo Proceso Penal, Editorial Jurídica Conosur, Primera Edición, 2000, Págs. 397
y sgtes.
38
Sentencia de Corte Suprema, de 14 de abril de 2005, Rol 740-05.

41
Así, actuaciones que requieren aprobación o autorización
judicial previa son, por vía ejemplar: intercepción y grabación de
comunicaciones telefónicas, detención en delitos no flagrantes,
incautación de objetos y documentos en el caso del artículo 215 del
CPP, etc.

5) Principio de eficacia, eficiencia, coordinación y


agilidad procedimental

En conformidad con el artículo 6° de la LOCMP, los Fiscales y


funcionarios del Ministerio Publico deberán velar por la eficiente e
idónea administración de los recursos y bienes públicos y por el
debido cumplimiento de sus funciones.

Los Fiscales deberán cumplir sus cometidos coordinadamente


y propender a la unidad de acción, evitando la duplicación o
interferencia de funciones.

Los procedimientos del Ministerio Público deberán ser ágiles y


expeditos, sin más formalidades que las que establezcan las leyes y
procurarán la simplificación y rapidez de sus actuaciones.

6) Principio de probidad administrativa y transparencia

Contenido en los artículos 8º, 9º, 9° bis, 9° ter de la LOCMP.

En efecto, los Fiscales y los funcionarios del Ministerio Publico


deberán observar el principio de probidad administrativa. Estro es,
deberán observar una conducta funcionaría intachable y un
desempeño honesto y leal de la función o cargo, con preeminencia
del interés general sobre el particular. En ese sentido, debe
recordarse que a partir de la Reforma Constitucional del año 2005 –
Ley Nº 20.050 – el artículo 8° de la CPR obliga a los titulares de las
funciones públicas a dar estricto cumplimiento al principio de
probidad en todas sus actuaciones.

Consecuente con el establecimiento del principio, los artículos


9º, 9° bis y 9° ter de la LOCMP consagran la obligación del Fiscal
Nacional, los Fiscales Regionales y Fiscales Adjuntos de efectuar
declaración de intereses, de dependencia o consumo de sustancias
estupefacientes o sicotrópicas y de patrimonio.

En lo que respecta a la declaración de intereses y de


patrimonio el legislador ha establecido sanciones en caso de
omitirse las mismas.

A mayor abundamiento, debe tenerse presente que conforme


al artículo 8° de la CPR los titulares del ejercicio de la función
pública están obligados a dar estricto cumplimiento al principio de
probidad administrativa en todas sus actuaciones.

En lo que respecta a la transparencia, el artículo 8º de la


LOCMP refiere que la función publica se ejercerá con transparencia,
de manera que permita y promueva el conocimiento de los
procedimientos, contenidos y fundamentos de las decisiones que se
adopten en ejercicio de ella.

42
Para concretizar aún más el principio antes citado la norma
dispone que: “son públicos los actos administrativos del
Ministerio Público y los documentos que les sirvan de sustento o
complemento directo y esencial”.

Amén de lo anterior, los artículos 21 y 36 de la LOCMP


establecen la obligación del Fiscal Nacional y de los Fiscales
Regionales de rendir cuenta pública anual de su gestión durante el
mes de abril y enero, respectivamente.

Finalmente, debe tenerse presente que, en conformidad al


artículo 8° de la LOCMP, la publicidad, divulgación e información de
los actos relativos a o relacionados con la investigación, ejercicio de
la acción penal y protección a las víctimas y testigos, se regirán por
la ley procesal penal – artículo 182 del CPP -.

7) Principio de igualdad de acceso

El artículo 10 de la LOCMP reza: “Todas las personas que


cumplan con los requisitos correspondientes tendrán el derecho de
postular en igualdad de condiciones a los empleos del Ministerio
Público, conforme a esta ley”.

En relación con este principio se establece, en la CPR y en la


LOCMP, que la mayoría de los cargos del organismo se proveen
mediante concurso público (así, respecto del Fiscal Nacional:
artículo 85, 87 CPR y 15 LOCMP; de los Fiscales Regionales; artículo
86, 87 CPR y 29 LOCMP; de los Fiscales Adjuntos; artículo 88 CPR y
41 LOCMP, etc.)

8) Principio de legalidad

Por aplicación de los artículos 6º y 7° de la CPR el Ministerio


Público y sus integrantes deben someter su acción a la Constitución
y a las normas dictadas conforme a ella.

ORGANIZACIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO

La estructura y organización del Ministerio Público se


encuentra contenida básicamente en el Capítulo VII de la
Constitución Política de la República, complementado por la Ley Nº
19.640, que es la Ley Orgánico Constitucional del mencionado
organismo.

Del análisis de las normas antes señaladas, se desprenden las


funciones, atribuciones, características, estructura y organización
del órgano persecutor penal. Así, se dispone:

• El carácter autónomo y jerarquizado del Ministerio Público.


• La exclusividad que corresponde al Ministerio Público en la
dirección de la investigación de los hechos constitutivos de
delito.
• La prohibición del ejercicio de funciones jurisdiccionales.
• La circunstancia de no estar sujeto a la superintendencia
directiva, correccional y económica de la Corte Suprema;
superintendencia que está entregada al Fiscal Nacional –
artículo 91 de la CPR -.

43
• La facultad de imperio del Ministerio Público en cuanto
podrá impartir órdenes directas a la fuerza pública, sin
perjuicio de las excepciones legales.

En lo relacionado propiamente con la organización


institucional, el Ministerio Público se organiza en una Fiscalía
Nacional, 16 Fiscalías Regionales - una en cada región del país y
cuatro en la Región Metropolitana – (artículos 86 CPR, 12 y 28 de la
LOCMP), Fiscalías Locales -artículo 38 la LOCMP - y un Consejo
General - artículo 24 la LOCMP - que actuará como órgano asesor y
colaborador del Fiscal Nacional.

Menester es precisar que, en la regulación normativa del


Ministerio Público, el Constituyente siguió el modelo de la
autonomía institucional, ubicando al órgano persecutor penal
como un “órgano extrapoder”, no dependiendo de ninguno de
los tres poderes clásicos del Estado – criterio de la dependencia
institucional -, intentando evitar los peligros de judicialización o
manipulación política.

Así, la cuestión crucial en el diseño institucional del Ministerio


Público radica en la necesidad de delimitar, como contrapeso a su
falta de dependencia institucional, las relaciones del órgano con los
demás poderes del Estado, la inclusión de un sistema de controles
recíprocos y de responsabilidades para evitar la tendencia del
poder al abuso y la arbitrariedad. 39

En efecto, debe tenerse presente que el Fiscal Nacional, los


Fiscales Regional y los Fiscales Adjuntos no podrán ser
aprehendidos sin orden del tribunal competente, salvo el caso de
crimen o simple delito flagrante y solo para ponerlos
inmediatamente a disposición del tribunal que deba conocer del
asunto en conformidad a la ley – artículo 90 en relación con el
artículo 81 normas ambas de la CPR -.

FISCAL NACIONAL

El Fiscal Nacional es el jefe superior del Ministerio Público y


responsable de su funcionamiento – artículo 13 de la LOCMP -.

Para ser nombrado Fiscal Nacional, en conformidad a lo


preceptuado en los artículos 85 de la CPR y 14 de la LOCMP, se
requerirá:

• Tener a lo menos 10 años de título de Abogado.


• Haber cumplido 40 años de edad.
• Ser ciudadano con derecho a sufragio.
• No estar sujeto a incapacidades e incompatibilidades
previstas por la ley.

La designación del Fiscal Nacional será realizada por el


Presidente de la República a propuesta en quina de la Corte
Suprema – nómina especialmente elaborada el efecto – con acuerdo
del Senado adoptado por los dos tercios de sus miembros en
39
Horvitz María Inés y López Julián, Derecho Procesal Penal Chileno, Tomo I, Editorial Jurídica de
Chile, Primera Edición, 2002, Págs. 133 y sgtes.

44
ejercicio en sesión especial convocada con tal propósito – artículo
85 de la CPR -.

Para confeccionar la quina antes mencionada, la Corte


Suprema debe llamar a concurso público de antecedentes.

El Decreto Supremo que se expida por el Ministro de Justicia


para el nombramiento del Fiscal Nacional, está sujeto al trámite de
Toma de Razón y Registro ante la Contraloría General de la
República.

Como hemos indicado, el Fiscal Nacional del Ministerio


Público, es el jefe superior del organismo y responsable del
funcionamiento del mismo. En dicha virtud, el ordenamiento
constitucional y legal, le entrega distintas funciones y atribuciones,
a saber:

Funciones de naturaleza Constitucional.

• Nombrar a los Fiscales Regionales a propuesta en terna de la


Corte de Apelaciones de la respectiva región – artículos 86 de
la CPR y 29 de la LOCMP -.
• Nombrar a los Fiscales Adjuntos a propuesta en terna del
Fiscal Regional respectivo – artículo 88 de la CPR y 41 de la
LOCMP -.
• Solicitar a la Corte Suprema la remoción de los Fiscales
Regionales por incapacidad, mal comportamiento o
negligencia manifiesta en el ejercicio de sus funciones –
artículo 89 de la CPR -.
• Ejercer la superintendencia directiva - v. gr. nombramiento
de Fiscales Regionales y Adjuntos – correccional – v. gr.
remoción de Fiscales Adjuntos - y económica - v. gr. velar por
el buen servicio - del Ministerio Público – artículo 91 de la CPR
-.

Funciones de naturaleza legal.

Las ejerce personalmente o a través de los órganos de la


Institución. Están enunciadas principalmente en el artículo 17 de la
LOCMP.

• Fijar, oyendo previamente al Consejo General, los criterios de


actuación del Ministerio Público, para el cumplimiento de los
objetivos establecidos en la Constitución y en la leyes – letra
a) del artículo 17 LOCMP -. En efecto, en conformidad con la
modificación introducida por la Ley Nº 20.074 – 14/11/05 –
tratándose de los delitos que generan mayor conmoción
social tales criterios deberán referirse a las salidas
alternativas y a las primeras diligencias de investigación,
pudiendo establecerse criterios diferenciados para su
persecución en las distintas regiones en que se divide el país.
• Crear, previo informe del Consejo General, unidades
especializadas para colaborar con los fiscales a cargo de la
investigación de determinados delitos – letra c) del artículo 17
de la LOCMP -.
Debe recordarse que, conforme a lo preceptuado en el
artículo 22 de la LOCMP, por mandato del legislador deberá
crearse, al menos, una unidad especializada en la

45
investigación de delitos de Tráfico Ilícito de Estupefacientes y
Sustancias Sicotrópicas.
• Dictar reglamentos en virtud de su facultad directiva,
correccional y económica, determinando entre otras materias,
la forma de ejercicio de la potestad disciplinaria – letra d) del
artículo 17 de la LOCMP -.
• Resolver dificultades que se susciten entre Fiscales
Regionales acerca del cumplimiento de la funciones
establecidas en el artículo 83 de la CPR, pudiendo disponer el
Fiscal Regional que las realizará o las medidas de
coordinación pertinentes – letra f) del artículo 17 de la LOCMP
-.
• Administrar, de conformidad a la ley, los recursos asignados
al Ministerio Público - letra h) del artículo 17 de la LOCMP -.
• Asumir, de oficio y manera excepcional, la dirección de la
investigación, el ejercicio de la acción penal pública y la
protección a las víctimas y testigos, respecto de hechos
constitutivos de delitos, cuando la investidura de las
personas involucradas – como imputados o víctimas – lo
hiciere necesario para garantizar la absoluta
independencia y autonomía en el cumplimiento de tales
funciones – artículo 18 de la LOCMP -.
• Disponer, de oficio y de manera excepcional, que un
Fiscal Regional asuma la dirección de la investigación, el
ejercicio de la acción penal pública y la protección a las
víctimas y testigos, respecto de hechos delictivos que por la
gravedad o complejidad de su investigación, lo hicieren
necesario. En efecto, podrá asignar la dirección de la
investigación a un Fiscal Regional distinto de aquél en cuyo
territorio se hubieren perpetrado los ilícitos – artículo 19 de
la LOCMP -.

El Fiscal Nacional, durará ocho años en el ejercicio de sus


funciones y no podrá ser designado para el período siguiente –
artículos 85 de la CPR y 16 de la LOCMP -. Esto da imparcialidad e
independencia a la Institución.

Así, como el plazo de su duración excede los de permanencia


en el cargo de Presidente de la República y de los parlamentarios, y
dado que es posible la alternancia en el poder, los fiscales
permanecerán en funciones más tiempo que quienes hayan
intervenido en su nombramiento. 40

El Fiscal Nacional no puede ser removido de su cargo, salvo


por la Corte Suprema, ante requerimiento del Presidente de la
República, de la Cámara de Diputados o diez de sus miembros, por
incapacidad, mal comportamiento o negligencia manifiesta en el
ejercicio de sus funciones. La Corte Suprema deberá conocer del
asunto en pleno especialmente convocado al efecto y, para acordar
la remoción, deberá reunir el voto conforme de la mayoría de sus
miembros en ejercicio – artículo 89 de la CPR -.

40
Silva Bascuñan, Alejandro, Tratado de Derecho Constitucional, Tomo VIII, Editorial Jurídica de
Chile, Segunda Edición, 2002, Pág. 227.

46
No se contempla la renuncia al cargo de Fiscal Nacional. En
todo caso, al cumplir 75 años de edad cesará en sus funciones –
artículos 85 y 80 de la CPR -.

Si el Fiscal Nacional deja de servir el cargo por razones


diversas a la expiración del término de su nombramiento – v. gr. por
fallecimiento - la Corte Suprema llamará a concurso público dentro
de tercero día de ocurrido el hecho.

El Fiscal Nacional cuenta para el adecuado cumplimiento de


las funciones asignadas por la Constitución y las leyes con un
órgano de trabajo denominado Fiscalía Nacional, cuya sede se
encuentra en la ciudad de Santiago.

La Fiscalía Nacional está integrada por el Fiscal Nacional, por


las unidades especializadas para colaborar con los Fiscales en la
investigación de determinados delitos y por seis unidades
administrativas.

Las unidades especializadas serán dirigidas por un


Director, designado al efecto por el Fiscal Nacional, previa
audiencia del Consejo General – artículos 17 letra c) y 22 de la
LOCMP -.

Las unidades administrativas se encuentran bajo la


supervigilancia y organización de un Director Ejecutivo Nacional,
quien, sobre la base de las instrucciones generales que dicte el
Fiscal Nacional, deberá velar por el adecuado funcionamiento de las
mismas – artículo 20 LOCMP -.

Las unidades administrativas aludidas son las siguientes:

• División de Estudios, Evaluación, Control y Desarrollo de


Gestión.
• División de Contraloría Interna.
• División de Recursos Humanos.
• División de Administración y Finanzas.
• División de Informática.
• División de Atención a las víctimas y Testigos.
Su objeto será velar por el cumplimiento de las tareas que a
este respecto le encomiende al Ministerio Público la ley
procesal penal.

Tanto el Director Ejecutivo Nacional, como los Gerentes de


las unidades administrativas antes citadas, son funcionarios de la
exclusiva confianza del Fiscal Nacional.

En conformidad con el artículo 21 de la LOCMP, el Fiscal


Nacional durante el mes de abril de cada año rendirá en audiencia
pública cuenta de las actividades del Ministerio Público.

CONSEJO GENERAL

Este organismo del Ministerio Público está integrado por el


Fiscal Nacional – quien lo presidirá – y por los Fiscales Regionales –
artículo 24 de la LOCMP -.

47
Sus atribuciones dicen relación con el asesoramiento al Fiscal
Nacional y demás integrantes del Ministerio Público en materias
propias de la Institución y, en manifestar opinión respecto de los
criterios de actuación del Ministerio Público cuando el Fiscal
Nacional lo requiera en conformidad con la letra a) del artículo 17
de la LOCMP.

El Consejo General sesionará ordinariamente al menos cuatro


veces en el año y, extraordinariamente, cuando lo convoque el
Fiscal Nacional –artículo 26 de la LOCMP -.

FISCALES REGIONALES.

A los Fiscales Regionales les corresponde el ejercicio de las


funciones y atribuciones del Ministerio Público en la región o
extensión geográfica de la región que corresponde a la fiscalía
regional a su cargo, por sí o por medio de fiscales adjuntos que se
encuentren bajo su dependencia – artículo 27 de la LOCMP -.
Existirá un Fiscal Regional en cada una de las regiones en que
se divide administrativamente el país, con excepción de Región
Metropolitana de Santiago, en la que existirán cuatro Fiscales
Regionales – artículo 28 de la LOCMP -.

Para ser nombrado Fiscal Racional, en conformidad a lo


preceptuado en los artículos 86 de la CPR y 31 de la LOCMP, se
requerirá:

• Tener a lo menos 5 años de título de Abogado.


• Haber cumplido 30 años de edad.
• Ser ciudadano con derecho a sufragio.
• No estar sujeto a incapacidades e incompatibilidades
previstas por la ley.

El nombramiento de los Fiscales Regionales será realizado por


el Fiscal Nacional a propuesta en terna de la Corte de Apelaciones
respectiva. Si en la región existe más de una Corte de Apelaciones,
la terna será formada por un pleno conjunto de todas ellas –
artículos 86 de la CPR y 29 de la LOCMP -.

Para confeccionar la terna en cuestión, la Corte de


Apelaciones debe llamar a concurso público de antecedentes.

El Decreto supremo que se expida por el Ministerio de Justicia


para el nombramiento del Fiscal Regional, está sujeto al trámite de
la Toma de Razón y Registro ante la Contraloría General de la
República.

Funciones

• Elaborar y proponer las ternas al Fiscal Nacional para el


nombramiento de Fiscales Adjuntos – artículos 88 de la CPR y
41 de la LOCMP -.
• Conocer y resolver las reclamaciones que cualquier
interviniente en un procedimiento formulare respecto de la
actuación de un Fiscal Adjunto que se desempeñe en la
Fiscalía Regional a su cargo – letra b) del artículo 32 de la
LOCMP -.

48
• Velar por el eficaz desempeño del personal a su cargo y por la
adecuada administración del presupuesto - letra d) del
artículo 32 de la LOCMP -.
• Proponer al Fiscal Nacional la ubicación de las fiscalías locales
y la distribución en cada una de ellas de los Fiscales Adjuntos
y los funcionarios - letra f) del artículo 32 de la LOCMP -.
• Debe dar cumplimiento a las instrucciones generales
impartidas por el Fiscal Nacional – artículo 35 de la LOCMP -.
• Dictar, conforme a las instrucciones generales del Fiscal
Nacional, las normas e instrucciones para la organización y
funcionamiento de la Fiscalía Regional y para el adecuado
desempeño de los Fiscales Adjuntos en los casos en que
debieren intervenir - letra a) del artículo 32 de la LOCMP -.

Los Fiscales Regionales durarán ocho años en el ejercicio de


sus funciones y no podrán ser designados como Fiscales Regionales
por el período siguiente, lo que no obsta a que puedan ser
nombrados en otro cargo del Ministerio Público – artículos 86 de la
CPR y 30 de la LOCMP-.

Se busca continuar aprovechando la experiencia y


especialización que se haya logrado obtener en el decenio del
ejercicio de la función y en virtud de ello la posibilidad de la
continuación en el servicio en otros cargos. 41

Los Fiscales Regionales podrán ser removidos de forma


análoga al Fiscal Nacional, pero su remoción también puede ser
solicitada por este último.

Los Fiscales Regionales cesarán en su cargo al cumplir 75


años de edad – artículo 30 de la LOCMP -.

Para el cumplimiento de las funciones propias de su cargo, el


Fiscal Regional cuenta con una Fiscalía Regional, órgano que
responde a una estructura descentralizada y desconcentrada de la
persecución penal pública, con importantes niveles de autonomía
respecto de la Fiscalía Nacional. 42

Existirá un Director Ejecutivo Regional quien, sobre la base de


las instrucciones generales del Fiscal Regional, debe supervisar y
organizar el funcionamiento de las unidades administrativas que a
continuación se indican:

• Unidad de Evaluación, Control y Desarrollo de la Gestión.


• Unidad de Administración y Finanzas.
• Unidad de Recursos Humanos.
• Unidad de Informática.
• Unidad de Atención a Víctimas y Testigos.
Su objeto será velar por el cumplimiento de las tareas que a
este respecto le encomiende al Ministerio Público la ley
procesal penal.

Tanto el Director Ejecutivo Regional, como los jefes de las


unidades administrativas antes citadas, son funcionarios de la
exclusiva confianza del Fiscal Regional – artículo 34 de la LOCMP -.
41
Silva Bascuñan, Alejandro, Ob. Cit., Pág. 232.
42
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 168

49
En conformidad con el artículo 36 de la LOCMP, el Fiscal
Regional durante el mes de enero de cada año rendirá en audiencia
pública cuenta de las actividades del Ministerio Público en la región.

FISCALES ADJUNTOS.

Son los funcionarios que ejercerán directamente las


funciones del Ministerio Público en los casos que se le asignen. Con
dicho fin, dirigirán la investigación de los hechos constitutivos de
delito y, cuando proceda, ejercerán las demás funciones que la ley
les otorga de conformidad con la misma y a las instrucciones
generales impartidas por el Fiscal Nacional y el Fiscal Regional –
artículo 44 de la LOCMP -.43

En efecto, corresponderá a los Fiscales Adjuntos:


• Ejecutar los criterios de actuación fijados por el Fiscal
Nacional.
• Ejercer la acción penal pública, es decir, cumplir la función
esencial de la persecución penal.

Para ser nombrado Fiscal Adjunto, en conformidad a lo


preceptuado en los artículos 88 de la CPR y 42 de la LOCMP, se
requerirá:

• Tener el título de Abogado.


• Reunir requisitos de experiencia y formación especializada
para el cargo.
• Ser ciudadano con derecho a sufragio.
• No estar sujeto a incapacidades e incompatibilidades
previstas por la ley.

Los Fiscales Adjuntos serán designados por el Fiscal Nacional


a propuesta en terna del Fiscal Regional respectivo, la que deberá
formarse previo concurso público – artículo 88 de la CPR -.

El concurso público se rige por las normas y bases que


determine el Fiscal Nacional e incluirá exámenes orales, escritos y
una evaluación de los antecedentes académicos y laborales de los
postulantes – artículo 41 de la LOCMP -.

La resolución de nombramiento de Fiscal Adjunto debe ser


enviada a la Contraloría general de la República para el trámite de
Registro.

Los Fiscales Adjuntos cesarán en sus cargos por – artículo 43


de la LOCMP -:

• Cumplir 75 años de edad.


• Renuncia.
• Muerte.
• Salud incompatible con el cargo o enfermedad irrecuperable.
• Evaluación deficiente en el desempeño funcionario.
43
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 171

50
• Incapacidad o incompatibilidad sobreviviente.

Los Fiscales Adjuntos desarrollan sus funciones en Fiscalías


Locales. Estas son las unidades operativas de las Fiscalías
Regionales para el cumplimiento de las tareas de investigación,
ejercicio de la acción penal pública y protección de la víctima y
testigos – artículo 38 de la LOCMP -.44

En caso que la fiscalía local cuente con dos o más Fiscales


Adjuntos, el Fiscal Regional asignará a uno de ellos el desempeño
de labores de jefatura, la que realizará con la denominación de
Fiscal Adjunto Jefe, mientras cuente con la confianza de dicho Fiscal
Regional.

Cuando una fiscalía local cuente con más de un Fiscal


Adjunto, la distribución de los casos se hará por el Fiscal Adjunto
Jefe de conformidad a las instrucciones impartidas por el Fiscal
Nacional. En todo caso, la distribución deberá hacerse siempre
sobre la base de criterios objetivos, tales como la carga de trabajo,
la especialización y la experiencia – artículo 40 de la LOCMP -.

SISTEMA DE CONTROLES Y RESPONSABILIDADES

El Ministerio Público tiene diversos sistemas de control. Ellos


se pueden caracterizar como de cuatro tipos distintos: 45

a) Control procesal.

Este se ejerce a través de la labor de los órganos


jurisdiccionales. Durante la investigación, este control es ejercido
por el Juez de Garantía, sea obrando de oficio o a petición de alguno
de los intervinientes.

Así, por vía ejemplar encontramos:

- la necesidad que ciertas diligencias de la investigación,


sean autorizadas previamente por dicho Tribunal – v. gr.
interceptación y grabación de comunicaciones telefónicas
-,
- la posibilidad que la victima pueda impugnar ciertas
actuaciones del Fiscal – v. gr. reclamar del principio de
oportunidad comunicado por el Ministerio Público -,
- el derecho que le asiste a los intervinientes para reiterar,
ante el Juez de Garantía, la solicitud de realización de
diligencias de investigación ya solicitadas al Ministerio
Público,
- la fijación por parte del Juez de Garantía – de oficio o a
petición de alguno de los intervinientes - de un plazo
judicial para el cierre de la investigación por parte del
Ministerio Público.

b) Control político

Se refiere a la posibilidad de remoción por decisión de la


Corte Suprema que pesa sobre el Fiscal Nacional y los Fiscales
44
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 171
45
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Págs. 69 y sgtes.

51
Regionales, contemplada en los artículos 89 de la CPR y 53 de la
LOCMP.

Las causales de remoción son: incapacidad, mal


comportamiento y negligencia manifiesta en el ejercicio de sus
funciones.

Para acordar la remoción, deberá reunirse el voto conforme


de la mayoría de sus miembros en ejercicio.

La remoción del Fiscal Nacional podrá ser solicitada por el


Presidente de la República, la Cámara de Diputados o diez de sus
miembros. La remoción de los Fiscales Regionales también podrá
ser solicitada por el Fiscal Nacional.

Algunos han criticado duramente esta “intromisión” del Poder


Judicial en la autonomía del Ministerio Público y la vaguedad de las
causales que pueden servir de fundamento a la remoción de tales
autoridades. La crítica es plausible; sin embargo, atendido el hecho
que el Fiscal Nacional y los Fiscales Regionales no pueden ser
acusados constitucionalmente, aparece de manifiesto que no es tan
“peligrosa” esta facultad que se concede a la Corte Suprema. Por lo
demás, el ejercicio de tal facultad requiere siempre la intervención
de uno de los otros dos Poderes del Estado.46

c) Control jerárquico.

Concretizado en el sistema de controles que a nivel interno


realizan las diversas autoridades del organismo.

Conforme a lo establecido en el artículo 20 de la LOCMP,


existe una División de Contraloría Interna. Asimismo, se consagra
un control jerárquico permanente del funcionamiento de las
unidades y funcionarios del Ministerio Publico, por parte de las
autoridades y jefaturas. El control se extiende tanto a la eficiencia
en el cumplimiento de los fines y objetivos establecidos, como a la
legalidad y oportunidad de las actuaciones.47

Por último, es menester considerar el control que pueden


ejercer los intervinientes en un proceso, mediante sus
reclamaciones de conformidad con la Ley Procesal Penal - las que
se sujetan al procedimiento del artículo 33 de la LOCMP - respecto
de las actuaciones de los Fiscales Adjuntos. La reclamación se
formula por escrito ante el Fiscal Regional respectivo, quien deberá
resolverlas dentro de cinco días hábiles.

d) Control por parte de la victima.

La víctima como interviniente, tiene un conjunto de


facultades y derechos, que se expresan mediante actuaciones en el
procedimiento - que podemos encasillar dentro del control procesal
referido en la letra a) de este acápite - o por medio de
reclamaciones ante las autoridades del Ministerio Publico – control
jerárquico -.48

46
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 71.
47
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 71.
48
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 72.

52
Ahora bien, en lo que dice relación con las
responsabilidades que pueden afectar a los Fiscales del
Ministerio Público, en conformidad con el artículo 45 de la LOCMP
estas pueden consistir en:

a) Responsabilidad política.

La cual se concretiza en la remoción y, por ende, puede


afectar al Fiscal Nacional y los Fiscales Regionales, como ya se
expuso.

b) Responsabilidad penal – artículo 46 LOCMP -.

En el evento que se presente una denuncia en contra de un


Fiscal del Ministerio Público por su presunta responsabilidad en un
hecho punible, o tan pronto aparezcan antecedentes que lo señalen
como partícipe en un delito, el artículo 46 de la LOCMP establece
quien deberá asumir la dirección de la investigación. Así:

• Si se trata del Fiscal Nacional, actuará un Fiscal


Regional designado mediante sorteo, en sesión del
Consejo General especialmente convocada y presidida
por el Fiscal Regional más antiguo.

• Para el caso de un Fiscal Regional, dirigirá la


investigación su par que designe el Fiscal Nacional,
oyendo previamente al Consejo General.

• Si se tratase de un Fiscal Adjunto, la persecución de la


eventual responsabilidad corresponderá al Fiscal
Regional que designe el Fiscal Nacional.

Si se tratase de perseguir delitos cometidos por un Fiscal en


el ejercicio de sus funciones, el Fiscal a cargo de la investigación
deducirá, si procediere, la respectiva querella de capítulos, según
las normas del CPP.

c) Responsabilidad civil

Se debe analizar el artículo 5º de la LOCMP. En efecto, dicha


norma señala que el Estado será responsable por las conductas
injustificadamente erróneas o arbitrarias del Ministerio
Público.

Se establece que la acción para perseguir este tipo de


responsabilidad patrimonial prescribirá en cuatro años, contados
desde la fecha de la actuación dañina. En todo caso, lo anterior no
obsta a la responsabilidad que pudiese afectar al Fiscal o
funcionario que produjo el daño y, cuando haya mediado culpa
grave o dolo de su parte, al derecho del Estado para repetir en su
contra. En esta ultima hipótesis, creemos, se aplicaran las normas
comunes del derecho civil, para la responsabilidad
extracontractual. 49

d) Responsabilidad disciplinaria

49
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 73.

53
El principio básico se recoge en el artículo 48 de la LOCMP,
que señala que la responsabilidad disciplinaria de los Fiscales por
los actos realizados en el ejercicio de sus funciones podrá hacerse
efectiva por la autoridad superior respectiva. Las sanciones que
pueden imponerse son:50

- amonestación privada,
- censura por escrito,
- multa de hasta media remuneración mensual por el lapso
de un mes,
- suspensión de funciones hasta por dos meses con goce de
media remuneración y,
- remoción.

La más grave de todas las sanciones, la remoción, se regula en el


artículo 51 de la LOCMP, procedimiento aplicable para los Fiscales
Adjuntos, toda vez que la remoción del Fiscal Nacional o algún
Fiscal Regional se sujeta a un estatuto diverso.

INHABILITACIÓN DE LOS FISCALES

En caso de configurarse alguna de las causales de


inhabilitación establecidas en el artículo 55 de la LOCMP, el Fiscal
no podrá dirigir la investigación, ni ejercer la acción penal pública
respecto de determinados hechos punibles.51 En efecto, tales
causales dan cuenta de intereses económicos, vínculos personales
y relaciones familiares que pueden afectar la objetividad,
imparcialidad y autonomía de un Fiscal Adjunto en una
determinada investigación.

Así, en presencia de una causal de inhabilitación, el Fiscal


deberá informar por escrito a su superior jerárquico la causa de
inhabilitación que le afectare dentro de las 48 horas siguientes a
que tome conocimiento de su existencia. Sin perjuicio de ello,
continuará practicando las diligencias urgentes que sean necesarias
para evitar perjuicio a la investigación. La inhabilitación de un Fiscal
podrá ser solicitada también por las partes del procedimiento.

La inhabilitación que afecte a un Fiscal Adjunto la resolverá el


Fiscal Regional respectivo. La que afecte al Fiscal Regional, el Fiscal
Nacional. Y las que pesen sobre el Fiscal Nacional, serán resueltas
por tres Fiscales Regionales, designados por sorteo.

Si se rechaza la concurrencia de la causal, el Fiscal continuará


con la investigación del caso. Si se acoge la causal, se deberá
asignar el caso a otro Fiscal para que inicie o continué la
tramitación del asunto. La resolución que acoja o rechace la causal
de inhabilitación, no es susceptible de reclamación alguna.

INCAPACIDADES, INCOMPATIBILIDADES y PROHIBICIONES

Están previstas en los artículos 60 a 65 de la LOCMP. Entre las


más importantes mencionaremos:52

50
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 73.
51
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 73.
52
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 74.

54
• No podrán ser Fiscales los que tengan alguna incapacidad o
incompatibilidad para ser jueces;

• Las funciones de los Fiscales del Ministerio Público son de


dedicación exclusiva e incompatible con toda otra función o
empleo remunerado con fondos públicos y privados. Por
excepción pueden desempeñar cargos docentes hasta por
seis horas semanales;

• A los Fiscales les queda prohibido ejercer la profesión de


Abogado, salvo que estén involucrados sus propios intereses
o de ciertos parientes cercanos;

• No pueden comparecer, sin previa comunicación a su superior


jerárquico, como parte interesada, testigo o perito ante los
Tribunales de Justicia, respecto de hechos de que hubieren
tomado conocimiento en el ejercicio de sus funciones, o
declarar en un procedimiento en que tengan interés el Estado
o sus organismos;

• Participar en actividades de índole política.

INSTRUCCIONES DE LOS SUPERIORES A LOS INFERIORES

En primer término, como hemos expresado, en conformidad


al artículo 17 letra a) de la LOCMP el Fiscal Nacional debe dictar
las instrucciones generales que estime necesarias para el
adecuado cumplimiento de las tareas de dirección de la
investigación de los hechos punibles, ejercicio de la acción penal y
protección de las victimas y testigos. En otras palabras, elaborará
las directrices fundamentales para el cumplimiento de las tareas
definidas por el Constituyente en el artículo 83 de la CPR.

Sin embargo, la misma norma dispone que, no obstante ser el


jefe superior del servicio, no puede dar instrucciones u ordenar
realizar u omitir la realización de actuaciones en casos
particulares.

Lo anterior, con la sola excepción de las investigaciones que,


por aplicación del especial instituto del artículo 18 de la LOCMP,
tenga a su cargo.

En segundo término, los Fiscales Regionales están


facultados, según lo dispone el artículo 32 letra a) de la LOCMP,
para dictar las instrucciones necesarias para el adecuado
desempeño de los Fiscales Adjuntos a su cargo. Tales instrucciones
debemos entender que tienen efecto general dentro del territorio
de su Fiscalía Regional.

Lo anterior, claro está, deberá realizarse con sujeción a las


instrucciones generales del Fiscal Nacional, a las que deberá dar
cumplimiento – artículo 35 de la LOCMP -. Ahora bien, si tales
instrucciones generales inciden en el ejercicio de la facultad del
Fiscal Regional para dirigir la investigación o en el ejercicio de la
acción penal pública, podrá objetarlas por razones fundadas. No
obstante ello, si la instrucción general objetada incide en
actuaciones procesales que no se pueden dilatar, el Fiscal Regional

55
deberá realizarlas de acuerdo a lo instruido, mientras la objeción no
sea resuelta. La resolución de la objeción corresponde al Fiscal
Nacional. Así, si acoge la objeción, deberá modificar la instrucción
impugnada, con efectos generales para el conjunto del Ministerio
Público. Por el contrario, si la rechaza, asume la plena
responsabilidad por el cumplimiento de la instrucción general,
debiendo el Fiscal Regional dar cumplimiento a lo resuelto, sin más
tramite.

En tercer lugar, el Fiscal Regional podrá impartir


instrucciones particulares a los Fiscales Adjuntos de su
dependencia, en relación con las investigaciones que ellos dirijan.

Así, el Fiscal Adjunto deberá someter su actuación a las


instrucciones generales dictadas por el Fiscal Nacional y el Fiscal
Regional en su caso, además de cumplir las instrucciones
particulares que este último le dirija respecto a un caso que tuviere
asignado.53

Para el caso que el Fiscal Adjunto estime que las instrucciones


particulares recibidas son manifiestamente arbitrarias o que
atentan contra la ley o la ética profesional podrá representarlas -
artículo 44 de la LOCMP -. En tal caso la representación es resuelta
por el propio Fiscal Regional. Así, si la acoge, el Fiscal Adjunto
continúa desempeñando sus tareas, conforme a las normas
generales. Si la rechaza, el Fiscal Adjunto deberá cumplir la
instrucción, asumiendo el Fiscal Regional plena responsabilidad por
la misma.

En el caso de instrucciones relativas a actuaciones procesales


impostergables, el Fiscal Adjunto deberá cumplirlas, sin perjuicio de
formular la objeción.

II. LA POLICÍA.

La policía como sujeto procesal no interviniente del


procedimiento penal, está regulada en el párrafo tercero, título
cuarto, del Libro Primero del CPP.

Aunque tiene carácter auxiliar o de órgano colaborador en las


tareas de investigación criminal, no cabe duda que su función es
central en la fase de investigación preparatoria de delitos.54

La regulación normativa contenida en el CPP de las relaciones


entre el Ministerio Público y la policía, debiera terminar con la
burocratización de la actividad policial - recargada de tareas
administrativas - y con la excesiva rigidez y ausencia de fluidez
existente en su interacción con la judicatura del crimen en el marco
del CPP del año 1906. Todo ello aumentará la eficacia investigativa,
desechando rutinas de trabajo mecánicas, ineficientes y
demorosas. 55

53
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 81.
54
Horvitz María Inés y López Julián, Derecho Procesal Penal Chileno, Tomo I, Editorial Jurídica de
Chile, Primera Edición, 2002, Págs. 173.
55
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 87.

56
Así el artículo 79 del CPP, dispone que la Policía de
Investigaciones de Chile será auxiliar del Ministerio Público en las
tareas de investigación, debiendo ejecutar, de conformidad con las
instrucciones impartidas por los Fiscales, las diligencias necesarias
para cumplir con los fines previstos en el CPP, en especial en lo
relativo al esclarecimiento de los hechos pesquisados. Asimismo,
deberá ejecutar las medidas de coerción que se decretaren en el
procedimiento, por ejemplo: dar cumplimiento a una orden de
detención.

Lo anterior, sin perjuicio que Carabineros de Chile, en el


mismo carácter de auxiliar del Ministerio Público, deberá
desempeñar las funciones antes aludidas, “cuando el Fiscal a
cargo del caso así lo dispusiere” – artículo 79 del CPP -.

Excepcionalmente, tratándose de la investigación de hechos


cometidos en el interior de establecimientos penales, el Ministerio
Público podrá también impartir instrucciones a Gendarmería de
Chile, que actuará de conformidad a las normas del CPP.56

Por su parte, se dispone que los funcionarios que, según el


caso, cumplan las funciones antes indicadas, ejecutaran sus tareas
bajo la dirección y responsabilidad de los Fiscales y de acuerdo
a las instrucciones que éstos les impartieren para los efectos de la
investigación. Lo anterior, sin perjuicio de la dependencia de las
autoridades de la institución a que pertenezcan – artículo 80 del
CPP -. Luego, la subordinación de la policía al Ministerio Público es
únicamente funcional, dejando a salvo su dependencia orgánica
del respectivo cuerpo policial.57

Sin perjuicio de lo anterior, los funcionarios policiales deberán


cumplir las órdenes que les dirijan los Jueces para la tramitación del
procedimiento.

Los funcionarios policiales deberán cumplir de inmediato y sin


más trámite, las órdenes que les impartieren los Fiscales y los
Jueces, cuya procedencia, conveniencia y oportunidad no podrán
calificar, sin perjuicio de requerir la exhibición de la autorización
judicial previa, cuando corresponda, salvo los casos urgentes a que
se refiere el inciso final del articulo 9º, en los cuales la autorización
judicial se exhibirá posteriormente – artículo 80 CPP -. En el mismo
sentido, como hemos visto, el artículo 83 de la CPR dispone que
tales funcionarios no pueden calificar el fundamento, oportunidad,
justicia o legalidad de las instrucciones impartidas por el Ministerio
Público.

Las instrucciones que recibe la policía, por parte del Ministerio


Público, pueden ser de dos clases:

• instrucciones particulares, referidas al caso concreto, o


• instrucciones generales, que regulan la forma en que el
organismo policial cumplirá las funciones previstas en los
artículos 83 y 85 del CPP, así como la forma de proceder
frente a hechos de los que tomare conocimiento y respecto
de los cuales los datos obtenidos fueren insuficientes para

56
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 82.
57
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 83.

57
estimar si son constitutivos de delito, amén de disponer la
realización de diligencias inmediatas para la investigación de
determinados delitos – artículo 87 del CPP -.

Por su parte se establece la facultad del Ministerio Público de


solicitar a la policía, en cualquier momento, los registros de sus
actuaciones - artículo 88 del CPP -.

Imposibilidad de cumplimiento.

El funcionario de la policía que, por cualquier causa, se


encontrare impedido de cumplir una orden que hubiere recibido del
Ministerio Público o de la autoridad judicial, pondrá inmediatamente
esta circunstancia en conocimiento de quien la hubiere emitido y
de su superior jerárquico en la institución a que perteneciere –
artículo 82 del CPP -.

En tal caso, el Fiscal o Juez que hubiere emitido la orden


podrá sugerir o disponer las modificaciones que estimare
convenientes para su debido cumplimiento, o reiterar la orden, si
en su concepto no existiere imposibilidad.

Para determinar el curso de acción que pueda tomar, el


Ministerio Público debería considerar ciertos aspectos, como por
ejemplo:58

- la gravedad del incumplimiento o desobediencia policial;


- la hipótesis de que éste o aquélla puedan configurar un delito
funcionario o ameritar la instrucción de un sumario
administrativo;
- la oportunidad y circunstancias del incumplimiento, y sus
consecuencias; etc.

Obligación de información.

La policía tiene la obligación de informar inmediatamente al


Ministerio Público, tan pronto reciba una denuncia.

Sin perjuicio de ello procederá, cuando corresponda, a realizar


las actuaciones que no requieren orden previa - previstas en el
artículo 83 del CPP - respecto de las cuales igualmente debe
informar de inmediato – artículo 84 del CPP-. Estableciéndose,
expresamente, que las comunicaciones que deban dirigirse, en
relación con las actividades de investigación de un caso particular,
se harán en la forma y por los medios más expeditos posibles –
artículo 81 del CPP -.

Actuaciones de la policía sin orden previa.

Según las normas del CPP, contenidas en los artículos 83, 85,
89 y 90, la policía puede realizar una serie de actuaciones o
diligencias, sin necesidad de recibir una orden previa por parte del
Ministerio Público.

Estas diligencias autónomas en su decisión de ejecución son


básicamente:

58
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 88.

58
1.- Prestar auxilio a la víctima – letra a) artículo 83 CPP -.

En efecto, todo funcionario policial deberá, sin orden previa,


prestar auxilio a la víctima antes de realizar cualquiera otra
actuación que tenga fines de investigación. Amén de lo anterior, la
policía deberá otorgarle al ofendido por un delito un trato acorde
con su condición de víctima, procurando facilitar al máximo su
participación en los trámites en que debiere intervenir.

Se debe señalar además, que los funcionarios policiales


tienen prohibido informar a los medios de comunicación social de la
identidad de la víctima - artículo 92 del CPP -.

2.- Practicar la detención en los casos de flagrancia – letra b)


artículo 83 CPP -.

Los agentes policiales están obligados a detener a quienes


sorprendan in fraganti en la comisión de un delito, entendiéndose
que se encuentra en situación de flagrancia - artículo 130 del CPP- :

• El que actualmente se encontrare cometiendo el delito.


• El que acabare de cometerlo.
• El que huyere del lugar de comisión del delito y fuere
designado por el ofendido u otra persona como autor o
cómplice.
• El que, en un tiempo inmediato a la perpetración de un delito,
fuere encontrado con objetos procedentes de aquél o con
señales, en sí mismo o en sus vestidos, que permitieren
sospechar su participación en él, o con las armas o
instrumentos que hubieren sido empleados para cometerlo.
• El que las víctimas de un delito que reclamen auxilio o
testigos presenciales, señalaren como autor o cómplice de un
delito que se hubiere cometido en un tiempo inmediato.

La denominada “agenda corta antidelincuencia” – Ley 20.253


- incorporó una definición de tiempo inmediato para facilitar la
configuración de la flagrancia. En efecto, se entenderá por tiempo
inmediato todo aquel que transcurra entre la comisión del hecho y
la captura del imputado, siempre que no exceda de doce horas.

3.- Resguardar el sitio del suceso – letra c) artículo 83 CPP -.

En efecto, los funcionarios de la policía impedirán el acceso a


toda persona ajena a la investigación y procederán a su clausura, si
se trata de local cerrado, o a su aislamiento, si se trata de lugar
abierto, y evitaran que se alteren o borren de cualquier forma los
rastros o vestigios del hecho o se remuevan los instrumentos
usados para llevarlo a cabo, mientras no intervenga personal
experto de la policía que el Ministerio Público designe.

Este personal recogerá, identificará y conservará bajo sello


los objetos, documentos o instrumentos que parecieran haber
servido en la comisión del ilícito, sus efectos, o los que puedan ser
utilizados como medios de prueba, remitiéndolos a quien
corresponda, dejando constancia en el registro que se levante de la
individualización completa del o los funcionarios policiales que
lleven cabo la diligencia – cadena de custodia -.

59
Tratándose de localidades en que no exista personal policial
experto y la evidencia pueda desaparecer, el personal policial que
llegue al sitio del suceso deberá recogerla y guardarla, haciendo
entrega de ella al Ministerio Público, a la mayor brevedad posible.59

Asimismo, en el caso de delitos flagrantes cometidos en


zonas rurales o de difícil acceso, la policía deberá practicar de
inmediato las primeras diligencias de investigación pertinentes,
dando cuenta al fiscal que corresponda de lo hecho, a la mayor
brevedad.60

4.- Identificar a los testigos y consignar sus declaraciones


voluntarias – letra d) artículo 83 CPP -.

5.- Recibir las denuncias del público - letra e) artículo 83 del


CPP -.

6.- Realizar control de identidad – artículo 85 CPP -. 61

Los funcionarios de Carabineros y Policía de Investigaciones


deberán, sin orden previa de los Fiscales, solicitar la identificación
de cualquier persona en los casos fundados, en que, según las
circunstancias, estimaren que existen indicios de que ella ha
cometido o intentado cometer un crimen, simple delito o falta, de
que se disponga a cometerlo, o de que pueda suministrar
informaciones útiles para la indagación de un crimen, simple delito
o falta o en el caso que la persona se encapuche o emboce. 62

En tales casos:

• La identificación se hace en el lugar en que la persona se


encuentre, por medio de documentos de identificación
expedidos por la autoridad pública tales como cédula de
identidad, licencia de conducir o pasaporte.
• El funcionario policial debe otorgar a la persona las
facilidades para encontrar y exhibir estos documentos.
• Durante el control de identidad, sin necesidad de nuevos
indicios, la policía podrá proceder al registro de las
vestimentas, equipaje o vehículo de la persona cuya
identidad se controla y cotejar la existencia de órdenes de
detención que pudieren afectarle – para estos efectos las
policías deberán mantener una base de datos actualizada y
unificada de personas con orden detención pendiente -.
• En caso de negativa de la persona a acreditar su identidad,
será conducido a la unidad policial más cercana para fines de
identificación. Si dadas las facilidades del caso se obtiene la
identificación, se le pondrá en libertad de inmediato. Si no
resultare posible acreditar su identidad, se le tomaran huellas
digitales, las que solo podrán ser usadas para fines de
identificación y, cumplido dicho propósito, serán destruidas.
• Se debe informar verbalmente a la persona sujeta a control
del derecho que le asiste de informar, a su familia o la
persona que indique, de su permanencia en el cuartel policial.

59
Modificación incorporada por la Ley 20.253 publicada en el Diario Oficial el 14 de marzo de 2008.
60
Modificación incorporada por la Ley 20.253 publicada en el Diario Oficial el 14 de marzo de 2008.
61
Artículo modificado por la Ley 20.253 publicada en el Diario Oficial el 14 de marzo de 2008.
62
Correa Selamé, Jorge, Ob. Cit., Págs. 63 y sgtes.

60
• En ningún caso el afectado podrá ser ingresado a celdas o
calabozos, ni mantenido en contacto con personas detenidas.
• El abuso del ejercicio de la facultad de control de identidad
puede ser constitutivo de delito sancionado de conformidad al
artículo 255 del Código Penal.
• Si durante el registro de vestimentas, equipaje o vehículo se
sorprende al sujeto a control de identidad en algunas de las
hipótesis de flagrancia del artículo 130, se procederá a su
detención, sin necesidad de orden judicial.
• Procederá también la detención de aquellos sujetos a control
de identidad que al momento del cotejo registren orden de
detención pendiente.

En todo caso, estos procedimientos en su conjunto no pueden


extenderse por un plazo superior a ocho horas, transcurridos los
cuales la persona que ha estado sujeta a ellos debe ser puesta en
libertad.

Lo anterior, a menos que existan indicios de haber ocultado


su verdadera identidad o proporcionado una falsa, en cuyo caso se
le detendrá por la falta del artículo 496 Nº 5 del Código Penal de la
cual se dará cuenta de inmediato al Fiscal, quien podrá dejarla sin
efecto u ordenar que el detenido sea conducido ante el Juez de
Garantía dentro del plazo máximo de 24 horas, contado desde que
la detención se hubiere practicado.

La Corte de Apelaciones de Concepción ha fallado


respecto del control de identidad que: “dentro de las medidas
intrusivas que autoriza el ordenamiento jurídico procesal, el control
de identidad es la que menos exigencias presenta, por cuanto en sí
misma tiene un bajo nivel de afectación de garantías y derechos
constitucionales, pues fundamentalmente implica restricción de la
libertad de desplazamiento por breve tiempo y afectación del
derecho a la privacidad por el registro inmediato de vestimentas,
equipaje y vehículo. Por lo mismo, la ley no requiere para llevarla a
cabo autorización previa de la justicia o de los Fiscales, autorizando
a la policía para proceder de motu proprio, si bien exigiendo para
ello un motivo fundado para actuar, cual es la existencia de un
indicio que permita suponer que la persona ha cometido o se
apresta a cometer un delito”.63

7.- Examinar vestimentas, equipaje o vehículos – artículo 89


CPP -.

Conforme al artículo 89 del CPP, la policía podrá practicar el


examen de las vestimentas, el equipaje o el vehículo que el
detenido llevare, portare o condujere, cuando existan indicios que
permitan estimar que en ellos oculta objetos importantes para la
investigación.

Para la práctica del examen de las vestimentas se


comisionará a personas del mismo sexo del imputado, guardando
las consideraciones pertinentes para la correcta ejecución de la
diligencia.

63
Sentencia de Corte de Apelaciones de Concepción, de 11 de mayo de 2007, Rol 176-07

61
8.- Proceder al levantamiento del cadáver – artículo 90 del
CPP -.

El jefe de la unidad policial correspondiente, ya sea en forma


personal o por intermedio de un funcionario de su dependencia,
podrá dar la orden de levantamiento del cadáver en los casos de
muerte en la vía pública, sin perjuicio de las facultades que
correspondan a los órganos encargados de la persecución penal y
de la descripción del sitio del suceso establecida en el artículo 181
CPP.

La norma debe relacionarse con el artículo 201 del CPP que


regula lo relativo al hallazgo y de un cadáver cuando existe motivo
para sospechar de tal deceso.

El Ministerio Público ha dado Instrucciones Generales -


artículo 87 CPP - disponiendo que la atribución otorgada por la ley
al jefe de la unidad policial, sólo se haga efectiva en el caso que la
muerte en la vía pública sea causada por vehículo, es decir, por
accidente del tránsito. En los demás casos de hallazgo de una
persona fallecida la vía pública, el Ministerio Público estima
conveniente recurrir a las normas generales del artículo 83 del CPP,
esto es, proceder a resguardar el sitio del suceso e informar a la
Fiscalía, con el objeto que personal experto trabaje el sitio del
suceso y proceda al levantamiento, fijación y custodia de la
evidencia.64

Declaración del imputado ante la policía – artículo 91 del


CPP -.

La declaración del imputado, para que sea lícita y eficaz para


la investigación del Fiscal, debe ser siempre prestada
voluntariamente. Por lo anterior, la policía en principio no puede
interrogar al imputado. Sólo puede hacerlo excepcionalmente bajo
ciertas condiciones.

• Así, la policía sólo podrá interrogar autónomamente – sin


orden previa del Fiscal - al imputado en presencia de su
defensor. Si éste no estuviere presente durante el
interrogatorio, las preguntas sólo se limitarán a constatar la
identidad del sujeto.
• Si, en ausencia del defensor, el imputado manifestare el
deseo de declarar, la policía tomará las medidas necesarias
para que declare inmediatamente ante el Fiscal. Si esto no
fuere posible, la policía podrá consignar las declaraciones que
se allanare a prestar, bajo la responsabilidad y con
autorización del fiscal. El defensor podrá incorporarse siempre
y en cualquier momento a esta diligencia.

III. LA VÍCTIMA.

La víctima como sujeto procesal e interviniente del


procedimiento penal, está regulada en el párrafo sexto, título
cuarto, del libro primero del CPP.

64
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 110.

62
La historia fidedigna del establecimiento del CPP da cuenta de
la intención del legislador de reconocer a la víctima un estatuto
propio por el solo hecho de serlo, sin necesidad de ejercer querella.
Sin embargo, el reconocimiento legislativo de un estatuto propio a
la víctima, no obsta a la existencia del querellante como
interviniente. Lo normal será que la víctima sea también
querellante y, aun cuando no lo sea, el querellante como
interviniente es una eficaz herramienta de control de la gestión del
Ministerio Público.65

Según el diccionario de la Real Academia víctima es la


persona que padece daño por culpa ajena o causa fortuita.

Para lo efectos del CPP se considerará víctima al ofendido por


el delito – artículo 108 del CPP -.

En los delitos cuya consecuencia fuera la muerte del ofendido


y en los casos en que éste no pueda ejercer los derechos que el
Código le señala, se considerará como víctima:

a) al cónyuge y a los hijos;


b) a los ascendientes;
c) al conviviente;
d) a los hermanos y
e) al adoptado o adoptante.

Esta enumeración constituye un orden de prelación para los


efectos de su intervención en el procedimiento, de manera que la
comparecencia de una o más personas pertenecientes a una
categoría excluye a las comprendidas en las categorías siguientes.66

La restricción del concepto de víctima encuentra su


fundamentación en la necesidad de evitar la intervención
simultánea de diversas personas muchas veces con intereses
diferentes o adversos, en el procedimiento en que se ventila la
pretensión punitiva del Estado.67

Derechos de la víctima – artículo 109 del CPP -.

La víctima puede intervenir en el procedimiento penal para


ejercer, entre otros, los siguientes derechos:

• Solicitar medidas de protección frente a probables


hostigamientos, amenazas o atentados en contra suya o de
su familia.
• Presentar querella.
• Ejercer contra el imputado la acción civil proveniente del
hecho punible.
• Ser oída, si lo solicita, por el Fiscal antes de que éste pida o
resuelva la suspensión del procedimiento - artículo 237 del
CPP - o su terminación anticipada - artículo 241 del CPP -.

65
Pfeffer Urquiaga, Emilio, Código Procesal Penal Anotado y concordado, Editorial Jurídica de Chile,
Primera Edición, 2001, Pág. 134 y sgtes.
66
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 299 y sgtes.
67
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 299 y sgtes.

63
Sobre el particular la Corte Suprema ha resuelto que la
víctima del delito en el nuevo proceso penal, no es un testigo, es
decir, un tercero ajeno a dicho procedimiento que depone sobre
hechos que interesa acreditar a los intervinientes a través de él,
sino uno de estos últimos, como lo pone de manifiesto
expresamente el Código Procesal Penal en su artículo 12, que lo
parangona con el fiscal, el imputado, el defensor y el querellante, al
paso que el Título IV del Libro I de ese mismo cuerpo de leyes, lo
incluye en su párrafo 6º, entre los Sujetos Procesales. En esa
condición, con arreglo a lo preceptuado en el artículo 109, letra e)
del Código Procesal Penal, la víctima tiene el “derecho a ser oída, si
lo solicitare, por el tribunal antes de pronunciarse acerca del
sobreseimiento temporal o definitivo u otra resolución que pusiere
término a la causa"; en cambio, de ninguna disposición de la nueva
legislación puede deducirse que gravite sobre el ofendido una
especie de "obligación de hacerse oír" a toda costa cuando el
Ministerio Público o el Tribunal lo juzgue oportuno para el éxito de
la investigación o para el establecimiento de los hechos. Esta
obligación existe para el testigo, porque la sociedad le impone que
contribuya con sus declaraciones al esclarecimiento de la verdad
procesal en interés de los intervinientes en el proceso y, hasta
donde sea posible, de la recta administración de justicia para la
solución del conflicto entre pretensiones contrastantes; la víctima,
por el contrario, en tanto es uno de los sujetos del proceso puede,
precisamente por ello, declinar su interés en los resultados de éste
y, por consiguiente, su derecho a expresar "su verdad" sobre los
hechos.68

• Ser oída, si lo pide, por el Tribunal, antes de que éste se


pronuncie acerca del sobreseimiento temporal o definitivo, o
respecto de otra resolución que ponga término a la causa –
artículos 248 y 249 del CPP -.
• Impugnar la resolución que sobresea definitiva o
temporalmente o bien la sentencia absolutoria, aún cuando
no hubiere intervenido en el procedimiento.

Es menester tener en cuenta que los derechos antes


mencionados no pueden ser ejercidos por quien sea imputado del
delito respectivo, sin perjuicio de los derechos que le correspondan
por tener esa calidad. Lo anterior, constituye una prohibición de
carácter absoluto.69

Cuando el ofendido no pueda ejercer los derechos que el CPP


le otorga, si ninguna de las personas enunciadas en el artículo 108
ha intervenido en el procedimiento, el Ministerio Público informará
sus resultados al cónyuge del ofendido por el delito o, en su
defecto, a alguno de los hijos u otras de las personas que en tal
norma se enumeran.

Lo dicho confirma el principio básico contenido en el artículo 6


del Código, en orden a que el Ministerio Público está obligado a
velar por la protección de la víctima en todas las etapas del
procedimiento penal. Así, la ley señala que durante el curso del
procedimiento deberá promover acuerdos patrimoniales, medidas
cautelares u otros mecanismos que facilitan la reparación del daño

68
Sentencia de Corte Suprema, de 02 de octubre de 2002, en Revista Procesal Penal Nº 4, pág. 31 y
sgtes.
69
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 304 y sgtes.

64
causado a la víctima. Empero, tal deber no importa el ejercicio de
las acciones civiles que puedan corresponderle a la víctima.

Tratándose de víctimas de delitos sexuales menores de 18


años, el Fiscal podrá solicitar que se reciba su declaración judicial
de manera anticipada. En dichas circunstancias el juez,
considerando las circunstancias personales y emocionales del
menor de edad podrá acoger la solicitud de prueba anticipada,
debiendo los intervinientes dirigir las preguntas por medio de éste.
Con esto se intenta evitar la revictimización que significa para el
menor de edad las continuas declaraciones que debe prestar sobre
los hechos materia del juicio.70

70
Modificación incorporada por la Ley 20.253 publicada en el Diario Oficial el 14 de marzo de 2008.

65
IV. EL QUERELLANTE.

El querellante como sujeto procesal e interviniente del


procedimiento penal, está regulado en el párrafo séptimo, título
cuarto, del libro primero del CPP.

El querellante es la víctima, su representante legal o heredero


testamentario, así como las personas y órganos que se
individualizan en los incisos segundo y tercero del artículo 111 del
CPP, que al interponer querella en el procedimiento penal y
mientras ella se encuentre vigente, tienen los derechos y facultades
que la ley procesal les acuerda.71

La institución del querellante aparece disminuida en el nuevo


proceso penal con motivo de los derechos y estatuto que el Código
concede a la víctima durante el procedimiento, quien goza – como
hemos visto – de la calidad procesal de interviniente.72

Facultades de querellante.

El hecho de deducir querella confiere al querellante


importantes facultades. A título meramente ejemplar, citaremos
algunas facultades y derechos de los que goza el querellante y que
no detenta la víctima:

• Adherirse a la acusación del Ministerio Público o acusar


particularmente. En efecto, cuando el querellante acusa
particularmente, puede sostener una calificación jurídica de
los hechos distinta a la formulada por la Fiscalía; plantear otra
forma distinta de participación; solicitar una pena diversa o
ampliar la acusación extendiéndola a imputados o hechos
distintos; siempre que hubieran sido objeto de la
formalización de la investigación.
• Ejercer los demás derechos establecidos en el artículo 261 del
CPP - se analizarán en su oportunidad -.
• Oponerse al procedimiento abreviado - artículo 408 del CPP -.
• Formular acusación en los casos en que el Fiscal Regional
ratifica la decisión del Fiscal de la causa de no formularla, por
haber solicitado el sobreseimiento – forzamiento de la
acusación, artículo 258 del CPP -.
• Ejercer la misma facultad anterior cuando el Fiscal haya
comunicado la decisión de no perseverar en el procedimiento.
• Ser oído antes de decretar la suspensión condicional del
procedimiento y apelar de la resolución que la establece –
artículo 237 del CPP -.

En cuanto a los titulares de la querella. Legitimación activa


– artículo 111 del CPP -.

Son titulares de la querella por regla general: la víctima, su


representante legal o su heredero testamentario.

Sin embargo, hay una excepción a esta regla:

71
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 304.
72
Correa Selamé, Jorge, Ob. Cit., Págs. 90.

66
• En cuanto a delitos terroristas, delitos cometidos por
funcionarios públicos que afectaren los derechos de las
personas garantizados por la Constitución y delitos contra la
probidad pública, podrá deducir querella cualquier persona
capaz de parecer en juicio domiciliada en la provincia en que
se cometieron dichos hechos punibles - artículo 111 del CPP,
inciso 2º-.

Los órganos y servicios públicos sólo podrán interponer


querella cuando sus respectivas leyes orgánicas les otorguen
expresamente las potestades correspondientes – modificación
introducida por la Ley Nº 20.074 -.

Así las cosas, aparece de manifiesto que la titularidad de la


querella en el actual sistema procesal penal es más restringida que
bajo la vigencia del Código de 1906, cuerpo legal que otorgaba la
posibilidad de querellarse para el ejercicio de la acción penal
pública a toda persona capaz de comparecer en juicio. Tal
restricción encuentra justificación, entre otros, por dos motivos: 73

1.- En atención a los derechos que la nueva normativa


procesal penal le ha otorgado a la víctima.

2.- Por la existencia del Ministerio Público, órgano que en


virtud del principio de legalidad procesal penal, debe perseguir
penalmente los hechos que revistan caracteres de delito y ejercer,
en su caso, la acción penal pública.

De la historia de la ley queda claro que no se contempla la


acción penal popular. En consecuencia, los hechos que producen
alarma pública no permiten querellarse a cualquiera.74

Existen prohibiciones que afectan a ciertas personas para


querellarse entre sí, sea por delitos de acción penal pública o
delitos de acción privada:

a) Los cónyuges, a no ser por delito que hubiere cometido


uno contra el otro, o contra sus hijos, o por el delito de bigamia.

b) Los consanguíneos en toda la línea recta, los colaterales y


afines hasta el segundo grado, a no ser por delitos cometidos por
unos contra otros, o contra su cónyuge o hijos.

Oportunidad para deducir querella - artículo 112 del CPP -.

La querella se puede presentar en cualquier momento del


procedimiento mientras el fiscal no declare cerrada la investigación
y si la investigación es reabierta, la querella puede presentarse
mientras no se declare nuevamente cerrada.75

La querella se presenta ante el Juez de Garantía quien la


remite al Ministerio Público.

Requisitos de la querella – artículo 113 del CPP -.

73
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 153.
74
Correa Selamé, Jorge, Ob. Cit., Págs. 92.
75
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 154.

67
La querella debe presentarse por escrito ante el Juez de
Garantía y deberá contener:

1. La designación del Tribunal ante el cual se entablare.


2. El nombre, apellido, profesión u oficio y domicilio del
querellante.
3. El nombre, apellido, profesión u oficio y residencia del
querellado, o una designación clara de su persona, si el
querellante ignora aquellas circunstancias. Si se ignoran tales
determinaciones, siempre se puede deducir querella para que
se proceda la investigación del delito y el castigo de el o los
culpables.
4. La relación circunstanciada del hecho, con expresión del
lugar, año, mes, día y hora en que se haya ejecutado, si se
supieren.
5. La expresión de las diligencias cuya práctica se solicita al
Ministerio Público.
6. La firma del querellante o la de otra persona a su ruego, si no
sabe o no puede firmar.
7. Agregamos una exigencia, compartiendo el criterio del
Profesor Héctor Oberg Yánez, cual es, el cumplimiento de las
disposiciones contenidas en la ley 18.120, en orden a
designar abogado patrocinante y a constituir mandatario
judicial.

Se elimina la obligación de rendir fianza de calumnia como


consecuencia de las restricciones que el CPP contempla en materia
de legitimación activa para deducir querella.76

Tramitación de la querella e inadmisibilidad de la querella.

Conforme a la ley la querella debe presentarse ante el Juez de


Garantía. El Juez de Garantía debe efectuar un estudio de
admisibilidad de la querella y, por ende, lo anterior puede conducir
a que el órgano jurisdiccional declare la querella admisible o
inadmisible.

El Juez de Garantía no admitirá la querella en los siguientes


casos – artículo 114 del CPP -:

1.- Cuando ha sido presentada extemporáneamente.

2.- Cuando habiéndose otorgado por el Juez de Garantía un plazo de


tres días para que el querellante subsane los defectos del libelo que
consistan en la falta de alguno de los requisitos establecidos en el
artículo 113 del CPP, el querellante no ha realizado las
modificaciones pertinentes dentro de dicho plazo.

3.- Cuando los hechos expuestos en la querella no sean


constitutivos de delito.

4.- Cuando de los antecedentes de la querella apareciere de


manifiesto que la responsabilidad penal del imputado se encuentra
extinguida, en cuyo caso la declaración de inadmisibilidad debe
hacerse previa citación del Ministerio Público.

76
Correa Selamé, Jorge, Ob. Cit., Págs. 93.

68
5.- Cuando la querella se deduzca por persona no autorizada por la
ley

Al tenor del artículo 115 del CPP, la resolución que declare


inadmisible una querella es apelable, pero durante la tramitación
del recurso no puede disponerse la suspensión del procedimiento.
Por el contrario, si el Juez de Garantía admite a tramitación la
querella, dicha resolución es inapelable.

Sin perjuicio de la declaración de inadmisibilidad de la


querella, cuando dicha declaración se dicta en virtud de las
causales signadas con los números 1 y 2 precedentes - querella
presentada extemporáneamente o con omisión de requisitos - y
siempre que se trate de delitos de acción penal pública o de previa
instancia particular, el Juez debe ordenar que la querella sea puesta
en conocimiento del Ministerio Público para ser tenida como
denuncia, a menos que le constare que la investigación del hecho
respectivo ya se ha iniciado de otro modo – artículo 117 del CPP -.

La importancia o consecuencia jurídica sustantiva de que la


querella se admitida a tramitación radica en que el querellante, en
su oportunidad, podrá ejercer los derechos del artículo 261, o sea,
podrá adherir a la acusación del Fiscal, acusar particularmente,
requerir la corrección de vicios formales de la acusación, ofrecer
prueba y deducir demanda civil cuando procediere.

Desistimiento de la querella – artículo 118 del CPP -.

El querellante puede desistirse de la querella en cualquier


momento del procedimiento. El desistimiento produce los
siguientes efectos:77

a) En relación a las costas: será responsable de las costas


propias y respecto de las demás costas quedará sujeto a la
decisión que el Juez adopte sobre la materia una vez
finalizado el procedimiento.

b) En relación a la continuación del procedimiento: Si el


delito es de acción privada y el querellante se desiste, se
decreta sobreseimiento definitivo en la causa y el querellante
será condenado al pago de las costas, salvo que el
desistimiento haya sido expresamente aceptado por el
querellado. Si el querellado se opone al desistimiento no se
dará lugar a él – artículo 401 CPP -.

c) Reserva de acciones: El desistimiento deja a salvo el


derecho del querellado para deducir la acción penal o civil a
que diere lugar la querella o acusación calumniosa, y
demandar los perjuicios que le haya causado en su persona o
bienes y las costas, salvo que el querellado haya aceptado
expresamente el desistimiento.

Abandono de la querella – artículo 120 del CPP -.

77
Correa Selamé, Jorge, Ob. Cit., Págs. 94.

69
La institución de abandono de querella ha sido concebida
como un castigo a la pasividad y/o inactividad del querellante
negligente incurre en alguna de las causales establecidas en la ley.

El abandono de la querella puede ser declarado por el Juez de


Garantía o por el Tribunal del Juicio Oral en lo Penal, dependiendo
de la etapa del procedimiento en que se produzca la causal, y
procede su declaración ya sea de oficio o a petición de parte.

Las causales por las cuales procede declarar el abandono de


la querella son las siguientes:

a) Cuando el querellante no adhiera a la acusación fiscal o


no acuse particularmente en la oportunidad que
corresponde.
b) Cuando el querellante no asista la audiencia de
preparación del juicio oral sin causa debidamente
justificada.
c) Cuando el querellante no concurriere injustificadamente
a la audiencia del juicio oral o se ausentare de ella sin
autorización del tribunal.

La resolución que declara el abandono de la querella es


apelable, sin que en la tramitación del recurso pueda disponerse la
suspensión del procedimiento. La resolución que niega lugar al
abandono es inapelable.

El efecto del abandono de la querella es que el querellante


queda impedido de ejercer los derechos que el Código le confiere
en tal calidad.

V. EL IMPUTADO.

El imputado como sujeto procesal e interviniente del


procedimiento penal, está regulado en el párrafo cuarto, título
cuarto, del libro primero del CPP.

El imputado es aquel interviniente contra quien se dirige la


pretensión punitiva del Estado. 78

Antes de analizar los derechos que le asisten al imputado,


debemos precisar que no se debe confundir el concepto de
imputado con el de autor del delito. En efecto, de acuerdo al CPP
imputado es la persona a quien se atribuye participación en
un hecho punible, desde la primera actuación del
procedimiento dirigido en su contra y hasta la completa
ejecución de la sentencia – artículo 7º del Código Procesal Penal
-.

Así, el legislador ha querido precisar el momento a partir del


cual debe reconocérsele tal calidad, a fin de permitirle el pleno
ejercicio de las facultades y derechos que la normativa procesal
penal le reconoce. En definitiva, la adquisición de la calidad de
imputado, no transforma al sujeto per se en autor material del
delito.

78
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 223 y sgtes.

70
La Corte Suprema sobre la posición del imputado en el
proceso penal ha expresado: “es necesario reiterar que el Ministerio
Público es el titular exclusivo de la investigación y es quien
sustenta y ejerce la acción penal pública, según lo establece el
artículo 77 del Código Procesal Penal. Estamos, por tanto, frente a
un co-detentador de la potestad punitiva del Estado, la cual
amenaza siempre desbordar frente a un imputado que aparece en
una posición de desigualdad ante ese formidable adversario, y debe
por ello ser protegido por las instancias más elevadas de la
organización jurídica mediante la garantía de un procedimiento
estrictamente formalizado y regulado, que le asegure un
tratamiento equilibrado y, sobre todo, capaz de preservar la
presunción de inocencia que constituye el instrumento básico para
su defensa”.79

Derechos y garantías del imputado –artículo 93 del CPP -.

1.- Tiene derecho a que se le informe de manera específica y


clara acerca de los hechos que se le imputan y los derechos que le
otorgan la Constitución y las Leyes - llamado derecho a la
intimación -.

Además tiene derecho a que el encargado de la guardia del


recinto policial al que sea conducido, le informe, en su presencia, al
familiar o a la persona que él indique, que ha sido detenido o preso,
el motivo de ello y el lugar donde se encuentra.

2.- Ser asistido por un abogado desde los actos iniciales de la


investigación.

Se entiende por primera actuación del procedimiento


cualquiera diligencia o gestión, sea de investigación, de carácter
cautelar o de otra especie, que se realizare por o ante un Tribunal
con competencia en lo criminal, el Ministerio Público o la Policía, en
la que se le atribuyere a una persona responsabilidad en un hecho
punible – artículo 7º del CPP -.
3.- Solicitar de los Fiscales diligencias de investigación
destinadas a desvirtuar las imputaciones que se le formulen.

4.- Solicitar directamente al Juez que cite a una audiencia, a


la cual podrá concurrir con su abogado o sin él, con el fin de prestar
declaración sobre los hechos materia de la investigación.

5.- Solicitar que se active la investigación y conocer su


contenido, salvo en los casos en que alguna parte de ella hubiere
sido decretada secreta y sólo por el tiempo que esa declaración se
prolongare. – v. gr. artículo 182 del CPP -.

6.- Solicitar el sobreseimiento definitivo de la causa y recurrir


contra la resolución que lo rechazare a través del recurso de
apelación.

79
Sentencia de Corte Suprema, de 11 de agosto de 2004, en Revista Procesal Penal Nº 26, pág. 29 y
sgtes.

71
7.- Guardar silencio o, en caso de consentir en prestar
declaración, a no hacerlo bajo juramento.

Así, la Corte Suprema ha resuelto que “analizando el caso


de la declaración del policía, importa tener en cuenta que si bien la
Constitución garantiza a todas las personas el derecho a no
declarar contra sí mismas, en otras palabras, no existe ninguna
obligación para el imputado de colaborar en la tarea de esclarecer
los hechos, recayendo todo el peso o carga de la prueba en el
organismo persecutor, dicha normativa ha sido establecida en favor
de la dignidad e integridad psíquica y física de las personas, de
quienes no puede obtenerse coactivamente una indagatoria, pero
en nada obsta que ella la preste libremente y que sea oída por un
funcionario, ya que en este evento el testigo declarará en el litigio
sobre aquello de que ha tomado conocimiento libremente por
encontrarse presente en el lugar donde se efectuó, sin ejercer
coacción alguna sobre el declarante, y no se divisa razón para
restar mérito probatorio a lo así conocido”.80

8.- No ser juzgado en ausencia, sin perjuicio de las


responsabilidades que para él derivaren de la situación de rebeldía.

Derechos y garantías del imputado privado de libertad –


artículo 94 del CPP -.

El imputado privado de libertad tiene, además, las siguientes


garantías y derechos.

1.- A que se le exprese en forma específica y clara el motivo


de su privación de libertad y los derechos que le asisten. Salvo el
caso de delito flagrante, tiene derecho a que se le exhiba la orden
de detención.

Lo anterior, sin perjuicio de los “casos urgentes” regulados en


el inciso tercero del artículo 9º del Código Procesal Penal.

2.- A ser conducido sin demora ante el Tribunal que ordenó su


detención, y a solicitar del mismo que le conceda la libertad.

3.- A que el encargado de la guardia del recinto policial al cual


fuere conducido, informe, en su presencia, al familiar o a la persona
que él indique, que ha sido detenido o preso, el motivo de la
detención o prisión y el lugar donde se encuentra.

4.- A entrevistarse privadamente con su Abogado de acuerdo


al régimen del establecimiento de detención, el que sólo
contemplará las restricciones necesarias para el mantenimiento del
orden y seguridad del recinto.

5.- A tener, a sus expensas, las comodidades y ocupaciones


compatibles con la seguridad del recinto en que se encuentre.

6.- A recibir visitas y a comunicarse por escrito o por


cualquier otro medio, salvo el caso de la prohibición de
comunicaciones - artículo 151 del CPP -.

80
Sentencia de Corte Suprema, de 10 de agosto de 2002, Rol 2109-04.

72
En conformidad con el artículo 96 del CPP, todo Abogado
tiene derecho a requerir del encargado de un establecimiento de
detención o prisión, información acerca de si una persona
determinada está privada de libertad, pudiendo, en caso afirmativo
y con acuerdo del sujeto privado de libertad, conferenciar
privadamente con él. El funcionario encargado del recinto, deberá,
si lo requiriese el letrado, extender en el acto, una constancia de no
estar privada de libertad en tal establecimiento la persona por la
cual ha consultado el Abogado.

En efecto, tal instituto procesal constituye también una


garantía indirecta para el imputado privado de libertad.81

Imputado rebelde – artículo 99 y siguientes -.

Hemos expuesto que el imputado tiene derecho a no ser


juzgado en ausencia – letra i) del artículo 93 CPP -. Lo anterior, con
el objeto que sea él mismo, personalmente, quien ejerza las
facultades que le confiere el ordenamiento jurídico cuando es
objeto de una acusación penal.82

La rebeldía permite que el proceso penal avance, aún cuando


el imputado manifieste desinterés en el destino del mismo. Hasta
qué etapa puede avanzar el proceso, lo veremos al analizar los
efectos de la rebeldía.

Causales de rebeldía.

El imputado será declarado rebelde en los siguientes casos:

1.- Cuando, decretada judicialmente su detención o prisión


preventiva, no fuere habido.

2.- Cuando, habiéndose formalizado la investigación en contra


del que está en el extranjero, no es posible obtener su extradición.

La declaración de rebeldía debe pronunciarla el Tribunal ante


el cual el imputado debiere comparecer.

Efectos de la rebeldía – artículo 101 CPP -.

1.- Las resoluciones que se dicten en el procedimiento se


tienen por notificadas personalmente al rebelde, en la fecha en que
se pronunciaren.

2.- La investigación no se suspende por la declaración de


rebeldía, sino que el procedimiento continúa hasta la celebración de
la audiencia de preparación del juicio oral, oportunidad procesal en
que se puede sobreseer definitiva o temporalmente la causa de
acuerdo al mérito de lo obrado.

3.- Si la rebeldía se declara durante la etapa del juicio oral, se


sobresee temporalmente hasta que el imputado aparezca o sea
habido. El sobreseimiento afectará sólo al rebelde y no a los demás

81
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 124.
82
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 235 y sgtes.

73
imputados presentes, respecto de los cuales continúa el
procedimiento.

4.-El rebelde que sea habido pagará las costas causadas con
su rebeldía, salvo que justifique debidamente su ausencia.

Declaraciones del imputado.

La declaración del imputado no puede recibirse bajo


juramento; lo anterior es un derecho del imputado y un medio para
su defensa.83

Se distingue, según la sede donde se preste, la declaración


prestada por el imputado ante la policía, ante el Fiscal, la prestada
judicialmente como medio de defensa y la que tiene lugar
específicamente en el juicio oral.

a) Declaración del imputado ante la policía.

Este punto ya ha sido analizado – artículo 91 CPP -.

b) Declaración del imputado ante el Ministerio Público –


artículo 193 y siguientes del CPP -.

• Atendido el derecho a guardar silencio, el imputado no está


obligado a declarar ante el Fiscal, pero está obligado a
comparecer a su presencia. Amén de lo anterior, el imputado
no puede negarse a proporcionar al Fiscal su completa
identidad, debiendo responder las preguntas que se le dirijan
en ese sentido.

• Si el imputado está privado de libertad, el Fiscal debe solicitar


autorización del juez para que sea conducido a su presencia.
Si la privación de libertad se debe a la media cautelar de
prisión preventiva, la autorización del Juez será suficiente
para que el Fiscal ordene la comparecencia de aquél cuantas
veces sea necesario, mientras se mantenga la media
cautelar, salvo que se ordene lo contrario.

• Si el imputado declara voluntariamente ante el Fiscal –


artículo 194 del CPP - deberá dársele a conocer al imputado,
antes de comenzar y detalladamente, cuál es el hecho que se
le atribuye, con todas las circunstancias del tiempo, lugar y
modo de comisión, incluyendo las que fueren importantes
para su calificación jurídica.

• De lo declarado se dejará un registro, haciéndose constar en


su caso, la negativa a contestar una o más preguntas. Ahora
bien, el artículo 195 del CPP establece como prohibidos los
métodos de interrogación que menoscaben o coarten la
libertad del imputado para declarar. En consecuencia, se
prohíbe cualquier forma de maltrato, amenaza, violencia
corporal o psíquica, tortura, administración de fármacos o
hipnosis, prohibiciones que rigen aún cuando el imputado
consienta en que se utilice alguno de ellos.

83
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 115

74
• Durante la declaración del imputado, el Fiscal sólo podrá
prometer u ofrecer al imputado ventajas que esté
expresamente señalada en la ley penal o procesal penal, v.
gr. el artículo 22 de la Ley Nº 20.000 – cooperación eficaz -.

c) Declaración judicial del imputado como medio de defensa


– artículo 98 del CPP -.

• Durante todo el procedimiento el imputado tendrá siempre


derecho a prestar declaración, como un medio de defenderse
de la imputación que se le dirige. Tal declaración, que el CPP
denomina “judicial” se prestará en audiencia a la cual podrán
concurrir los intervinientes de la causa.

• La declaración del imputado no puede recibirse bajo


juramento y el Tribunal solamente debe exhortarlo a decir
verdad y a que responda con claridad y precisión las
preguntas que se le formulen.

• Si con ocasión de su declaración judicial, el imputado o su


defensor solicitaren la práctica de diligencias de
investigación, el Juez podrá recomendar al Ministerio Público
la realización de las mismas, cuando lo considerare necesario
para el ejercicio de la defensa y el respeto del principio de
objetividad.

Debemos tener presente que el contenido de la declaración


que hemos denominado en este acápite como “judicial”, esto es, la
prestada ante el Juez de Garantía, puede no ser conocida por el
Tribunal de Juicio Oral en lo Penal, ya que el imputado puede,
legítima y válidamente declarar ante el Juez de Garantía y,
posteriormente, no hacerlo durante el juicio oral.

Lo anterior, sin perjuicio que una persona - un policía por


ejemplo - pueda presentarse en el juicio oral como testigo de oídas
respecto de una declaración voluntaria prestada por el acusado en
la etapa de investigación. Menester es precisar, que esta
posibilidad es fuertemente debatida en Chile y en el Derecho
comparado. Así, mientras en España se proscribe la posibilidad de
utilizar testigos de “referencia del imputado en caso de silencio de
éste”, en Alemania se restringe fuertemente y sólo se permite en el
evento de que no haya una oposición del imputado a la valoración
de tal declaración en el juicio oral.84

d) Declaración del acusado en el juicio oral – artículo 326 del


CPP -.

Es una particular forma de declaración judicial, que se


caracteriza porque el imputado la presta durante el juicio oral.

• Una vez realizados los denominados “alegatos de apertura”,


el acusado tiene la facultad de prestar declaración en el juicio
oral. Será el Juez Presidente quien lo instruirá para que
manifieste libremente lo creyere conveniente respecto de los
hechos materia de acusación, exhortándolo a decir verdad.

84
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 119.

75
• Como contrapartida a la libertad que le otorga el legislador en
esta materia al imputado, una vez concluida su declaración,
puede ser interrogado directamente por el Fiscal, el
querellante y el defensor, en ese orden.

• Finalmente, en cualquier estado del juicio, el imputado podrá


solicitar ser oído, con el fin de aclarar o complementar sus
dichos.

Amparo ante el juez de garantía - artículo 95 del CPP -.

El amparo ante el Juez de Garantía constituye un derecho que


se reconoce a toda persona privada de libertad, para ser conducida
sin demora ante un Juez de Garantía, con el objeto que examine la
legalidad de su privación de libertad y, en todo caso, para que
examine las condiciones en que se encontrare, constituyéndose, si
es necesario, en el lugar en que ella estuviera, a objeto de ordenar
la libertad del afectado o adoptar las medidas que fueren
procedentes, según el caso.

Son titulares de este instituto procesal: el imputado, su


Abogado, sus parientes o cualquiera persona a su nombre.

Será Juez competente, el Juez de Garantía que esté


conociendo del caso o aquel del lugar donde la persona privada de
libertad se encuentre.

Ahora bien, si la privación de libertad ha sido ordenada


judicialmente, la legalidad de esa medida sólo podrá ser impugnada
ante el Tribunal que la ha dictado por los medios procesales que
correspondan, sin perjuicio de la acción o recurso de amparo
previsto en el artículo 21 de la Carta Fundamental.

A continuación revisaremos algunas diferencias entre el


Amparo del artículo 95 del CPP y la Acción de Amparo
Constitucional del artículo 21 de la Constitución Política. 85

a) La acción de amparo constitucional tiene carácter de


preventivo y correctivo; mientras que el amparo del artículo
95 del CPP, solamente carácter correctivo.
Lo anterior por cuanto el inciso final del artículo 21 de la
Constitución dispone que: “el mismo recurso y de igual forma,
podrá ser deducido a favor de toda persona que ilegalmente
sufra cualquier otra privación, perturbación o amenaza en su
derecho a la libertad personal y seguridad individual. La
respectiva magistratura dictará en tal caso las medidas
indicadas en los incisos anteriores que estime conducentes
para restablecer el imperio del derecho y asegurar la debida
protección del afectado”.

b) La acción de amparo constitucional preserva la libertad


personal y la seguridad individual; el amparo del artículo 95
del CPP sólo preserva la seguridad individual y la recta
observancia de las normas que regulan la privación de
libertad.

85
Correa Selamé, Jorge, Ob. Cit., Págs. 77 y sgtes.

76
c) La acción de amparo constitucional tiene lugar cualquiera sea
el origen de la privación, perturbación o amenaza de la
libertad personal o la seguridad individual; el amparo del
artículo 95 del CPP no es procedente si la privación de
libertad tiene origen jurisdiccional.

d) La acción de amparo constitucional se tramita de acuerdo a la


Constitución y al Auto Acordado respectivo; el amparo del
artículo 95 se tramita de acuerdo a las normas del CPP.

e) El amparo constitucional se falla en primera instancia por la


Corte de Apelaciones respectiva y, en segunda, por la Sala
Penal de la Corte Suprema; el amparo del artículo 95 se falla,
en única instancia por el Juez de Garantía.

Lo anterior, salvo que el Juez de Garantía, al resolver


conforme al artículo 95 del CPP, ponga término al juicio o
haga imposible su continuación o lo suspenda por más de
treinta días, en cuyo caso, en conformidad con las reglas
generales – artículo 370 del CPP - procedería recurso de
apelación respecto de tal resolución.

VI. LA DEFENSA.

El defensor como sujeto procesal e interviniente del


procedimiento penal, está regulado en el párrafo quinto, título
cuarto, del libro primero del CPP.

Menester es precisar que, en primer término, nos abocaremos


a revisar el contenido del derecho de defensa y, seguidamente,
revisaremos la organización, funciones y características de la
Defensa Penal Pública.

I. El derecho de defensa. El defensor.

El derecho de defensa consiste en la facultad del imputado de


intervenir en el procedimiento penal que se dirige en su contra para
poner en evidencia, ya sea la falta de fundamento de la pretensión
punitiva estatal, o cualquier circunstancia que la excluya o
atenúe.86

El contenido del derecho de defensa en el nuevo proceso


penal puede, esquemáticamente, resumirse de la siguiente
manera:87

a) El imputado tiene derecho a intervenir en el procedimiento

desde que se inicia la persecución penal – artículos 7º y 8º del

CPP -.

86
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 226 y sgtes.
87
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Págs. 129 y sgtes.

77
b) El imputado tiene derecho a conocer el contenido de la
imputación – artículos 93 a) y 94 a) del CPP -.

La Corte Suprema ha sentenciado que se afecta el derechos


del imputado a conocer el contenido de la imputación “cuando, en
un procedimiento simplificado, el Tribunal luego de recibir la prueba
del querellante, recibiendo materialmente un legajo de
documentos, le niega a la defensa el acceso a ésta, aduciendo que
sería negligencia de esta parte no tener fotocopias de dicha prueba
en su poder. Al proceder así el juez se está apartando de las
normas y principios básicos del sistema procesal penal, pues carece
de importancia si con anterioridad se habían o no obtenido
fotocopias de los antecedentes. Esta prueba ha sido ingresada de
manera indebida, y el juez la utilizó para formar su convicción, lo
cual no podía hacer toda vez que no podía saber en que consistían
por no haber sido incorporados en la forma prevista por la ley”.88

c) El imputado tiene derecho a contradecir las alegaciones del


Ministerio Público, sólo por vía ejemplar: artículo 263 del CPP -.

d) El imputado tiene derecho a formular sus alegaciones.

e) El imputado tiene derecho a presentar sus pruebas. Así, el


imputado tiene derecho a que exista un juicio oral en que se reciba
la prueba; a proponer válidamente sus medios de prueba; a que su
prueba válidamente propuesta sea admitida; a que su prueba
admitida sea rendida; y que la prueba rendida sea valorada por el
tribunal.

f) Se permite la posibilidad de autodefensa – artículo 102


del CPP inciso 4°-.

El tribunal la autorizará sólo cuando ello no perjudique la


eficacia de la defensa; si éste es el caso, le designará de oficio un
defensor letrado. No obstante esta designación, el imputado
conserva su derecho a hacer planteamientos y alegaciones por el
mismo, según lo dispuesto en el artículo 8º.89

Esta norma no es sino la ratificación del concepto que al


imputado corresponde, en primer lugar, el ejercicio de sus
facultades defensivas y a su lado, no en su lugar, actúa el
defensor. Así, deberá entenderse que la autodefensa perjudica la
eficacia de la misma, cuando las condiciones intelectuales y
síquicas del imputado hagan presumir que no sabrá hacer valer sus
derechos.90

g) El imputado tiene derecho al defensor técnico.

La propia Carta Fundamental consagra el derecho a la


defensa jurídica y la prohibición que alguna autoridad o individuo
impida, restrinja o perturbe la debida intervención del letrado si ella
hubiere sido requerida. Asimismo, establece un mandato al
legislador en orden a arbitrar los medios para otorgar
asesoramiento y defensa jurídica a quienes no puedan

88
Sentencia de Corte Suprema, de 08 de agosto de 2007, Rol 2684-07
89
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Págs. 131 y sgtes.
90
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 240 y sgtes.

78
procurárselos por sí mismos – artículo 19 Nº 3 incisos 2º y 3º
CPR -.

Este derecho tiene tres manifestaciones en el nuevo proceso


penal, a saber: derecho al defensor de confianza – artículo 102 del
CPP-, derecho al defensor penal público y derecho al defensor penal
gratuito.

La Corte Suprema ha precisado el alcance del derecho a


defensa técnica resolviendo que “la alegación en el sentido de que
si bien el condenado contó con un defensor técnico, letrado y
preparado, éste no le brindara la suficiente garantía de confianza y
objetividad que el caso requería, excede al derecho garantizado
por la Constitución Política de la República que asegura una
defensa jurídica y su conveniente ejercicio durante todo el
desarrollo del proceso; y excede también las facultades de este
Tribunal al no poder pronunciarse sobre relaciones de confianza
entre defendido y defensor, ni sobre la calidad de la defensa”.91

Intervención del defensor.

La intervención del defensor del imputado es requisito sine


qua non dentro del nuevo sistema procesal penal.

En primer lugar, el imputado tiene derecho a designar


libremente uno más defensores letrados de su confianza, desde la
primera actuación del procedimiento hasta el término de la
ejecución de la sentencia.

En caso de no ejercer tal derecho, corresponderá al Ministerio


Público solicitar el nombramiento de un defensor penal público, o
bien, el juez procederá a hacerlo en conformidad con la ley – 19.718
-.

En todo caso, la designación del defensor debe tener lugar


antes de la realización de la primera audiencia a que fuere citado el
imputado – artículo 102 del CPP -, toda vez que el legislador
entiende que el imputado no es capaz de resistir la persecución
penal por sí solo.92

Así, la ley erige la defensa técnica en un presupuesto de


validez del procedimiento y de la sentencia, sancionando con
nulidad las actuaciones que se realicen en ausencia del defensor
cuando la ley exija expresamente su presencia – artículo 103 del
CPP -. Por ejemplo: la audiencia en que se ventile la solicitud de
suspensión condicional del procedimiento – artículo 237 CPP -, la
audiencia en que se resolviere la solicitud de prisión preventiva –
artículo 142 CPP -, la audiencia de preparación del juicio oral –
artículo 269 CPP – y audiencia de juicio oral – artículo 286 CPP -. 93

Derechos y facultades del defensor.

91
Sentencia de Corte Suprema, de 02 de agosto de 2006, en Revista Procesal Penal Nº 50, pág. 35 y
sgtes.
92
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 242
93
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 242.

79
El defensor puede ejercer todos los derechos y facultades que la

ley le reconoce al imputado, salvo que su ejercicio se reserve a

éste en forma personal, v. gr.: la declaración – artículo 104 del

CPP -.

El defensor actúa en el procedimiento como representante


del imputado; sin embargo, este mandato o representación tiene
características sui generis, pues la intervención del defensor no
excluye la del imputado, ni los actos del primero suplen legalmente
los del segundo. La intervención simultánea de ambos es, por regla
general indispensable. La propia ley considera a ambos, para los
efectos del CPP “intervinientes” en el procedimiento, “desde que
realizaren cualquier actuación procesal o desde el momento en que
la ley les permitiere ejercer facultades determinadas”. Sólo en
algunos casos es posible que el defensor actúe sin la presencia
simultánea del imputado; desde luego ello ocurrirá cada vez que
voluntariamente no asista a alguna actuación del procedimiento y
su presencia no sea exigida por la ley. En los demás casos la
ausencia del imputado podrá ser temporal. 94

El defensor es un asistente o asesor jurídico del imputado no


sólo en cuanto lo informa respecto de los derechos que le
corresponden, sino también respecto a la significación jurídica de la
situación fáctica en que se encuentra. Por ello, el aseguramiento
del acceso a un abogado defensor desde el primer momento del
procedimiento es esencial.95 Así, por ejemplo, la situación prevista
en el artículo 96 del CPP.

Amén de lo anteriormente expresado, el defensor cumple


la función de aconsejar a su cliente para decidir sobre los pasos
siguientes a dar en el procedimiento a partir del “cálculo de
probabilidades”. En efecto, el abogado deberá atender, primero, la
información que se le suministra sobre los hechos y circunstancias
del caso, luego las normas jurídicas aplicables, para luego, con tales
elementos, prever las alternativas que conforme a su experiencia
se producirán y suministrar consejo sobre la más conveniente para
su cliente. 96

En efecto, durante el juicio oral, instituto central del nuevo


proceso penal, la comunicación entre el imputado y su defensor
está expresamente garantizada – artículo 327 CPP – con la solo
excepción del momento en que el imputado presta declaración.

Renuncia o abandono de la defensa.

Siguiendo las reglas generales, se admite la renuncia del


defensor a la representación del imputado. Sin embargo, ello no
libera al letrado del deber de realizar los actos inmediatos y
urgentes que fueren necesarios para impedir la indefensión del
imputado.97
94
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 244.
95
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 245.
96
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 245.
97
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 246.

80
En caso de renuncia formal del defensor o de simple
abandono de hecho de la defensa, el tribunal deberá designar de
oficio un defensor penal público, a menos que el imputado se
procurare antes un defensor de su confianza. Tan pronto este
defensor acepte el cargo, cesa en sus funciones el designado por el
tribunal.98

La designación de un defensor penal público no afecta el


derecho del imputado a elegir posteriormente un defensor de su
confianza, pero la sustitución no produce efecto hasta que el nuevo
defensor acepte el mandato y fije domicilio. – artículos 106 y 107
del CPP -.

Menester es precisar, que la incomparecencia o el abandono


injustificado del defensor de la audiencia de juicio oral se
sancionará – después de escuchar al letrado y recibir
eventualmente prueba – con suspensión del ejercicio de la
profesión hasta por dos meses – artículo 287 del CPP -.

Defensa de varios imputados en un mismo proceso.


Defensas incompatibles.

El CPP – artículo 105 - autoriza que la defensa de varios


imputados sea asumida por un defensor común, siempre que las
posiciones que cada uno sustente en el procedimiento no sean
inconciliables entre sí. Esta norma es congruente con la prohibición
establecida en el artículo 232 del Código Penal – patrocinio de
intereses contrapuestos -.99

La incompatibilidad de la defensa surge de la colisión o


conflicto de intereses de los imputados entre sí, es decir, cuando los
intereses de uno son opuestos a los de otros de tal modo que al
excluir o disminuir la responsabilidad penal de uno se establece o
se agrava la del otro. 100

Si el tribunal advirtiere una situación de incompatibilidad, la


hará presente a los afectados y les otorgará un plazo para que
resuelvan o designen nuevos defensores, a fin de cesar la
incompatibilidad. Si vencido el plazo, el conflicto de defensas no
hubiere sido resuelto, el tribunal pronunciará resolución en orden a
que los imputados deben considerarse como carentes de defensor y
proceder a efectuar los nombramientos de rigor.

En síntesis, el derecho de defensa tiene las siguientes


características:101

• Tiene un carácter esencial, asegurando la más amplia


posibilidad de intervención del imputado y del defensor
a lo largo de todo el proceso.
• Es llevado a cabo por un Abogado desde la primera
actuación del proceso.
• Puede ejercerse mediante la autodefensa.

98
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 246
99
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 247
100
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 247.
101
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 132 y sgtes.

81
• En ausencia de un abogado de confianza del imputado,
se le reconoce el derecho de contar con un defensor
de oficio o defensor público.

II. La Defensa Penal Pública.

La Defensa Penal Pública es la organización de personas y


medios destinada a otorgar asistencia letrada al sujeto pasivo del
proceso penal que careciere de ésta, sea por razones económicas,
caso en el que, de acuerdo a la Constitución, será obligación del
Estado proporcionársela al interesado en forma gratuita, sea por
cualquier otra razón, evento en el cual la autoridad está autorizada
para repetir y cobrar el valor de los servicios prestados.102

La calidad de la defensa técnica debe ser una preocupación


importante y constante de los sistemas de defensoría penal pública.
En un sistema acusatorio, el equilibrio entre el fiscal y abogado
defensor pasa necesariamente por que este último desempeñe un
papel más activo a lo largo del procedimiento penal. El abogado
defensor tiene la responsabilidad de controlar y controvertir la
evidencia de cargo, investigar la exculpatoria, examinar y
contrainterrogar testigos y peritos. 103

Esquema de la organización de la Defensa Penal Pública.


Prestadores.

Conforme a la regulación vigente en Chile, la Defensa Penal


Pública está entregada a abogados funcionarios de un órgano
estatal – Defensoría Penal Pública – y a letrados que prestan
temporalmente servicios de defensa penal pública sobre la base de
procesos de licitación y adjudicación de fondados públicos, en los
que podrán participar tanto personas naturales como jurídicas –
públicas o privadas -.104

Así, la Defensa Penal Pública considera:

a) Un subsistema público – Defensoría Penal Pública -.


b) Un subsistema privado – abogados e instituciones
privadas -.

Menester es precisar, que el subsistema privado es controlado


por el público.

El sistema de Defensa Penal Pública está regulado en la Ley


Nº 19.718, publicada en el Diario Oficial el día 10 de marzo de
2001. La idea central recogida en el cuerpo normativo antes citado,
es el establecimiento de un sistema de defensoría penal pública,
cuyos objetivos son:105

a) La defensa, a través de un letrado, de los imputados o


acusados por crimen, simple delito o falta de competencia de un
Juzgado de Garantía, de un Tribunal de Juicio Oral en lo Penal o de
las Cortes en su caso, que no cuenten con un abogado de confianza
o designado por ellos mismas.

102
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 137
103
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 249.
104
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 256.
105
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 138.

82
b) Asegurar que todo imputado o acusado tenga la asistencia
del letrado ante el Ministerio Público y los Tribunales de Justicia.

c) Crear un servicio público que administre el sistema.

d) Permitir la participación, en la prestación de la defensoría


penal, de abogados funcionarios del servicio administrador, en las
primeras diligencias del procedimiento y, excepcionalmente, en
etapas posteriores.

e) Regular la participación, en la prestación de la defensoría


penal, de letrados particulares o pertenecientes a entidades
públicas o privadas, con o sin fines de lucro, seleccionados
mediante licitaciones a nivel regional y remunerados mediante el
pago de los fondos licitados.

f) Autorizar de manera excepcional, la suscripción de


contratos directos para la prestación de la defensoría penal, si las
licitaciones fueren declaradas desiertas o el número de postulantes
fuere inferior al requerido.

La Defensoría Penal Pública.

La Defensoría Penal Pública es un servicio público,


descentralizado funcionalmente y desconcentrado territorialmente,
dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio, sometido a la
supervigilancia del Presidente de la República a través del
Ministerio de Justicia. 106

Menester es precisar, que la Defensoría Penal Pública, a


diferencia del Ministerio Público, no tiene rango constitucional. Es
en consecuencia, un servicio dependiente del Poder Ejecutivo.

La Defensoría Penal Pública tiene por finalidad proporcionar


defensa penal a los acusados por crimen, simple delito o falta que
sea de competencia de un Juzgado de Garantía, de un Tribunal de
Juicio Oral en lo Penal o de las Cortes en su caso y que carezcan de
abogado.

La Defensoría Penal Pública está organizada en forma


simétrica al Ministerio Público.107 En efecto, está integrada por una
Defensoría Nacional, con domicilio y sede en Santiago, y por las
Defensorías Regionales. Estas últimas se organizan en
Defensorías Locales y, además, deben incorporar a su trabajo a
los abogados y personas jurídicas a quienes se licite la
prestación del servicio de defensa penal pública. Pertenecen
también a la Defensoría nacional el Consejo de Licitaciones de la
Defensa Penal Pública y los Comités de Adjudicación
Regionales que tendrán a cargo el sistema de adjudicación que
establece la Ley N° 19.718.

La Defensoría Nacional.

106
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 257.
107
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 258

83
Es la unidad superior que tiene a su cargo la administración de

los recursos y medios necesarios para la prestación del servicio

de defensa penal pública en todo el territorio nacional.108

Está integrada por el Defensor Nacional y cinco unidades


administrativas a cargo de un Director Administrativo
Nacional.

El Defensor Nacional es el jefe superior del servicio,


ejerciendo el cargo mientras cuente con la confianza del Presidente
de la República. Los requisitos para ser nombrado son:

• Ser ciudadano con derecho a sufragio.


• Tener a lo menos diez años el título de abogado.
• No encontrarse sujeto a alguna de las incapacidades e
incompatibilidades para ingresar a la administración pública.

Las funciones del Defensor Nacional son de dirección,


administración, control y representación de la Defensoría Penal
Pública, siendo las más destacadas las siguientes – artículo 7° de la
Ley N° 19.718 -:109

a) Fijar los criterios de actuación de la Defensoría para el


cumplimiento de los objetivos establecidos en la ley.

b) Fijar con carácter general, los estándares básicos que deben


cumplir en el procedimiento penal quienes presten servicios de
defensa penal pública.

En uso de esta facultad no podrá dar instrucciones u ordenar


realizar u omitir la realización de actuaciones en casos particulares
consagrándose así la independencia funcional de los defensores.

c) Nombrar y remover a los Defensores Regionales.

d) Nombrar a los Defensores Locales.

El Consejo de Licitaciones de la Defensa Penal Pública,


es un órgano colegiado, cuya función primordial es proponer al
Defensor Nacional el monto de los fondos a licitar a nivel nacional y
local, aprobar las bases de la licitación, convocarlas y conocer de
las apelaciones en contra de las decisiones que recaigan en las
reclamaciones presentadas en los procesos de adjudicación a nivel
regional.

Los Comités de Adjudicación Regional tienen como


función principal la de resolver, a nivel regional, la licitación de los
fondos para la Defensa Penal Pública. Además, conocerán y
resolverán en primera instancia de las reclamaciones presentadas
por los participantes del proceso de licitación en el nivel regional.

108
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 258
109
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 259.

84
En suma, con la creación de ambos cuerpos técnicos
colegiados, se ha querido establecer órganos independientes y
objetivos, tanto a nivel de las condiciones de las bases de licitación,
como de la adjudicación de los fondos para la defensa penal
pública, a fin de promover la participación, en igualdad de
condiciones, de entidades públicas y privadas en los procesos de
licitación.110

Las Defensorías Regionales.

Las Defensorías Regionales son las oficinas encargadas de la


administración de los medios y recursos necesarios para la
prestación de la Defensa Penal Pública en la región o extensión
geográfica que corresponda.111 Existirá una Defensoría Regional en
cada una de las regiones del país, con sede en la capital regional
respectiva, excepto en la Región Metropolitana, en la que habrá
dos.

La Defensoría Regional está integrada por el Defensor


Regional y unidades administrativas a cargo de un Director
Administrativo Regional.

El Defensor Regional es nombrado por el Defensor


Nacional previo concurso público de antecedentes. La duración en
el cargo es de cinco años, pudiendo acceder a nuevos períodos
mediante el mecanismo del concurso público. Los requisitos para el
nombramiento son:

• Ser ciudadano con derecho a sufragio.


• Tener a lo menos cinco años el título de abogado.
• No encontrarse sujeto a alguna de las incapacidades e
incompatibilidades para ingresar a la administración pública.

La función del Defensor Regional es ejercer las funciones de


supervigilancia, organización y de carácter administrativo que la ley
le atribuye dentro del territorio de su región.112

Así, por ejemplo, deberá dictar, conforme a las instrucciones


generales del Defensor Nacional, las normas e instrucciones
necesarias para la organización y funcionamiento de la defensoría
regional y para el adecuado desempeño de los defensores locales
en los casos en que deban intervenir. Sin embargo, en uso de esta
facultad no podrá dar instrucciones específicas, ni ordenar realizar
u omitir actuaciones en casos particulares.

Las Defensorías Locales.

Las Defensorías Locales son unidades operativas en las que


se desempeñan los defensores locales de la región. Si la
defensoría local cuenta con dos o más defensores, se nombrará a
un defensor jefe.113

La ley confiere al Defensor Nacional, a propuesta del


Defensor Regional respectivo, la determinación de la ubicación de

110
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 261.
111
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 263.
112
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 264.
113
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 266.

85
las defensorías locales en el territorio de cada defensoría regional.
Sólo impone como limitación la existencia de 80 defensorías locales
y de 145 defensores locales en el país.

Para ser designado defensor local se requiere:

• Ser ciudadano con derecho a sufragio.


• Tener el título de abogado.
• No encontrarse sujeto a alguna de las incapacidades e
incompatibilidades para ingresar a la administración pública.

Los defensores locales son funcionarios a contrata y el


acceso a los cargos se efectuará por concurso público, cuya
resolución corresponderá al Defensor Nacional.

Las funciones de los defensores locales pueden


resumirse de la manera que sigue:114

a) Los defensores locales pueden ejercer funciones directivas


o de jefaturas en las defensorías locales en que se desempeñen.

b) Los defensores locales asumirán la defensa de los


imputados que carezcan de abogado en la primera actuación del
procedimiento dirigido en su contra y, en todo caso, con
anterioridad a la realización de la primera audiencia judicial a que
sea citado.

c) Los defensores locales asumirán la defensa de los


imputados siempre que, de conformidad al Código Procesal Penal,
falte abogado defensor por cualquier causa, en cualquiera etapa del
procedimiento.

d) Los defensores locales mantienen la defensa hasta que la


asuma el defensor que designe el imputado o acusado, salvo que
éste fuere autorizado por el tribunal para defenderse
personalmente.

e) Los defensores locales tienen prohibición de ejercicio de la


profesión en materias penales, salvo casos propios o de su
cónyuge.

Beneficiarios de la Defensa Penal Pública.

En conformidad con la ley Nº 19.718, son beneficiarios de la


defensa penal pública todos los imputados o acusados que
carezcan de abogado y requieran de un defensor.

La regla general es que el servicio es gratuito.


Excepcionalmente, podrá cobrarse – total o parcialmente – cuando
los beneficiarios dispongan de recursos para financiarlo
privadamente. Al efecto, deberá considerarse, al menos, su nivel de
ingreso, capacidad de pago y el número de cargas familiares. En
caso de ser procedente el cobro, deberá comunicarse al solicitante
al momento de dar inicio a las gestiones, entregando copia del
arancel y de las modalidades de pago. El monto a pagar será
determinado al momento de terminar la defensa penal pública, que
114
Correa Selamé, Jorge, Ob. Cit., Págs. 330 y sgtes.

86
no necesariamente coincidirá con el término del procedimiento, ya
que puede haberse verificado un cambio de defensor durante su
curso.115

La determinación del monto a pagar por el servicio será


realizada por la Defensoría Regional, conforme al arancel vigente.
La ley establece un procedimiento de reclamación para el evento
que el imputado no se conforme con la determinación efectuada.
En todo caso, la resolución que dicte el Defensor Regional indicando
el monto adeudado por el imputado tendrá el carácter de título
ejecutivo para proceder a su cobro judicial, pudiendo encargarse
dicha gestión a terceros.

El sistema de licitación.

El sistema de Defensa Penal Pública contempla, como hemos


indicado, un sistema de prestación del servicio por parte de
aquellas personas naturales o jurídicas que, periódicamente, se
adjudiquen el fondo asignado al efecto a través de procesos
públicos de licitación convocados en cada región, según las bases y
condiciones que fije el Consejo de Licitaciones de la Defensa Penal
Pública.116

Las bases y condiciones de la licitación, como instrumentos


que regularán el proceso, son de competencia del Consejo de
Licitaciones de la Defensa Penal Pública. Las licitaciones deberán
ser resueltas a nivel regional por un comité de adjudicación
regional, compuesto por funcionarios de la administración,
representantes judiciales y académicos, - conocedores de la
realidad regional - con el fin de asegurar una decisión adecuada.117

La Ley contempla que en caso que la licitación sea declarada


desierta o que el porcentaje de causas adjudicadas no cubran el
ciento por ciento de las prestaciones que deban realizarse en la
región la defensa de tales casos sea asumida por defensores
locales. Eventualmente, en caso de ser necesario, el Defensor
Nacional puede celebrar convenios directos para la prestación del
servicio, por un plazo fijo con abogados o personas jurídicas
públicas o privadas.

El pago de los fondos licitados será realizado en forma


diferida, lo que permite que los adjudicatarios mantengan flujos de
ingresos periódicos a través del tiempo.118

La designación de los defensores que, en calidad de licitados,


prestarán servicios de defensa penal se sujetará a las siguientes
normas.119

a) La Defensoría Regional elaborará una nomina de los


abogados que deberán asumir la defensa penal pública de los
imputados o acusados en la región respectiva. Dicha nómina
permanentemente actualizada, será remitida a las Defensorías

115
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 268.
116
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 269.
117
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 144
118
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 145
119
Chahuán Sarras, Sabas, Ob. Cit., Pág. 145 y sgtes.

87
Locales, Juzgados de Garantía, Tribunales de juicio oral en lo penal
y Cortes de Apelaciones de la región.

b) El imputado o acusado elegirá de la nómina al abogado


que, estando disponible, asumirá su defensa. Estarán disponibles
los abogados que no alcanzaran el porcentaje total de casos en que
les corresponda asumir la defensa, en virtud de la licitación.

c) El imputado tendrá derecho a solicitar en cualquier


momento, con fundamento plausible, el cambio de su defensor
penal público, petición sobre la que se pronunciará el Defensor
Regional.

d) Se entenderá, por el solo ministerio de la ley que el


abogado designado tiene patrocinio y poder suficiente para actuar
a favor del beneficiario.

e) Sin perjuicio de la responsabilidad civil y penal que pudiere


afectarles conforme a las reglas generales, incurrirán en
responsabilidad administrativa cuando su defensa no fuere
satisfactoria, de acuerdo con los estándares básicos, definidos por
el Defensor Nacional, o cuando falsearen informes de actuaciones
realizadas, pudiendo en ambos casos imponérseles a título de
sanción una multa o la rescisión del contrato.

VII. EL TRIBUNAL.

El Tribunal como sujeto procesal no interviniente del


procedimiento penal, está regulado en el párrafo primero, título
cuarto, del Libro Primero del CPP.

A. LOS JUZGADOS DE GARANTIA - Título II, Artículos 14 - 16


COT-.

A1. Concepto.

En primer término, señalemos que se trata de órganos


jurisdiccionales que integran el Poder Judicial como Tribunales
Ordinarios – artículo 5º del COT -.

Los Juzgados de Garantía están conformados por uno o más


jueces con competencia en un mismo territorio jurisdiccional, que
actúan y resuelven unipersonalmente los asuntos sometidos a su
conocimiento – artículo 14 del COT -.120

Esto es, cada uno de los Jueces que conforman el Juzgado de


Garantía detentan la plenitud de las potestades jurisdiccionales, las
que ejercen en forma independiente.

Así, estamos en presencia de un órgano jurisdiccional


unipersonal, pero compuesto por varios jueces. Desde otra
perspectiva, pese a tener una composición múltiple, no estamos
ante un tribunal colegiado, toda vez que en tales órganos los jueces
ejercen la función jurisdiccional en forma simultánea.
120
Correa Selamé, Jorge, Ob. Cit., Pág. 47.

88
Su finalidad primordial es asegurar los derechos del imputado
y demás intervinientes en el proceso penal.

La competencia del órgano jurisdiccional en estudio, se


extiende desde el inicio de la investigación preparatoria hasta la
dictación del auto de apertura de juicio oral que da término al
procedimiento intermedio. 121

A2. Territorio jurisdiccional.

El Juzgado de Garantía tiene su asiento en una comuna del


territorio de la República, pero, ésta puede extenderse a una
agrupación de comunas, que en cada caso se van individualizando.
Así, el artículo 16 del COT dispone que: “Existirá un juzgado de
garantía con asiento en cada una de las siguientes comunas del
territorio de la República, con el número de jueces y con la
competencia que en cada caso se indican:”

A3. Competencia.

Examinaremos la competencia territorial y material de los


Jueces de Garantía.

1. Competencia Material: de conformidad con lo


establecido en el artículo 14 del COT corresponde a los Jueces de
Garantía:

a) Asegurar los derechos del imputado y demás intervinientes


en el proceso penal, de acuerdo a la ley procesal penal.

Tales derechos, como lo hemos visto, en lo que respecta al


imputado, están recogidos fundamentalmente en el artículo 93, 94
y siguientes del Código Procesal Penal.

b) Dirigir personalmente las audiencias que procedan, de


conformidad con la ley procesal penal. Por ejemplo: control de la
detención, formalización de la investigación, resolución sobre
suspensión condicional del procedimiento y acuerdos reparatorios,
preparación del juicio oral, procedimiento simplificado, etc.

Para ello se confieren al Juez de Garantía atribuciones de


dirección de las audiencias y disciplina durante el desarrollo de
estas – artículo 71 del CPP -.

c) Dictar sentencia en el procedimiento abreviado


contemplado en el Código Procesal Penal – artículo 406 y siguientes
del CPP -.

d) Conocer y fallar las faltas penales de conformidad con el


procedimiento contenido en la ley procesal penal.

e) Conocer y fallar las faltas e infracciones contempladas en


la Ley de Alcoholes, cualquiera que sea la pena que a ella les
asigne.

121
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 200 y sgtes.

89
Así, se somete la represión de los ilícitos contenidos en tal
normativa especial a las normas del procedimiento monitorio y
simplificado.

f) Hacer ejecutar las condenas criminales y las medidas de


seguridad, y resolver las solicitudes y reclamos relativos a dicha
ejecución, de conformidad a la ley procesal penal.

En ausencia de un Juez de ejecución penitenciaria, el


legislador encomienda al Juez de Garantía el deber de hacer
ejecutar todas las condenas criminales y medidas de seguridad
aplicadas en las sentencias, incluidas las pronunciadas por un
Tribunal de Juicio Oral en lo Penal.122

g) Conocer y resolver todas las cuestiones y asuntos que el


COT y la ley procesal penal les encomienden – v. gr. resolver sobre
la solicitud contemplada en el artículo 235 del CPP -.

2. Competencia Territorial: será competente para conocer


de un delito, el tribunal en cuyo territorio se hubiere cometido el
hecho que motiva el juicio, entendiéndose por tal, el lugar donde se
hubiere dado comienzo a su ejecución. El Juzgado de Garantía del
lugar de comisión del hecho investigado conocerá de las gestiones
a que diere lugar el procedimiento previo al juicio oral, esto es, la
etapa preparatoria e intermedia.123

En efecto, será el Juez antes indicado el que se pronunciará


sobre las autorizaciones judiciales previas que solicitare el
Ministerio Público. Sin embargo, cuando se trate de diligencias
urgentes que deban practicarse fuera del territorio jurisdiccional del
tribunal competente, la autorización podrá recabarse directamente
del Juez de Garantía del lugar donde deban realizarse tales
actuaciones – artículo 157 del COT y 70 del CPP -.

B. LOS TRIBUNALES DE JUICIO ORAL EN LO PENAL - Título II,


Artículos 17 – 21 COT -.

B1. Concepto.

Es un tribunal ordinario, colegiado, de única instancia y de


Derecho, compuesto por varios miembros que administran justicia
simultáneamente y cuyo territorio jurisdiccional comprende una
agrupación de comunas.

La competencia del órgano jurisdiccional en estudio, se


extiende desde el momento de la dictación del auto de apertura del
juicio oral, hasta el pronunciamiento de la sentencia definitiva.124

B2. Características.

1.- Son tribunales ordinarios. Así lo establece el artículo 5º


del COT.

122
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 204.
123
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 205.
124
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Pág. 208.

90
2.- Son tribunales permanentes. Están establecidos para
funcionar en forma continua, se susciten o no los asuntos en que
deban intervenir.

3.- Son tribunales colegiados. Están compuestos por varios


jueces que intervienen simultáneamente en el conocimiento y
resolución de los asuntos sometidos a su decisión, quienes ejercen
sus funciones en un plano de igualdad. No hay subordinación entre
ellos.

4.- Son tribunales inferiores de justicia, por lo tanto, respecto


de sus miembros no es procedente el juicio político.

5.- Son tribunales de Derecho, tramitan y fallan con arreglo a


derecho.

6.- Son tribunales letrados. Los magistrados que integran


estos Tribunales deben estar en posesión del titulo de Abogado.

7.- Son tribunales de competencia especial, pues le


corresponde conocer de las causas por crimen o simple delito y de
los demás asuntos que la ley procesal penal les encomiende.

8.- Son tribunales de única instancia. En forma excepcional


procede el recurso de Nulidad. - artículo 372 y siguientes del CPP -.

9.- Dependen jerárquicamente de la Corte de Apelaciones


respectiva.

10.- Respecto de su territorio jurisdiccional, el artículo 21 del


COT es el encargado de señalar la comuna en que tendrá su asiento
y aquellas respecto de las cuales se extiende su competencia.

11.- Son eventualmente ambulantes o itinerantes. Esto es,


pueden constituirse y funcionar en localidades situadas fuera de su
lugar de asiento, pero dentro de su territorio jurisdiccional, cuando
sea necesario para facilitar la oportuna aplicación de la justicia
penal, de conformidad con criterios de distancia, acceso físico y
dificultades de traslado de quienes intervienen en el proceso –
artículo 21 A del COT -.

Será la Corte de Apelaciones respectiva quien determinará,


anualmente, la periodicidad y forma en que ello se llevará a cabo,
sin perjuicio que pueda disponer, en cualquier momento, la
constitución y funcionamiento del TOP en una localidad fuera de su
asiento, cuando lo aconseje la mejor atención de uno o más casos.
Mas la propia Corte, a su vez, tiene una limitación para disponer al
efecto, ya que requiere informe previo de la Corporación
Administrativa del Poder Judicial y de los Presidentes de los Comités
de Jueces de los TOP correspondientes.

B3. Competencia.

Analizaremos la competencia material y territorial de los TOP.

1. Competencia material: de conformidad con lo


establecido en el artículo 18 del COT corresponde a los TOP:

91
a) Conocer y juzgar las causas por crimen o simple delito,
salvo aquellas relativas a simples delitos cuyo conocimiento y fallo
corresponda a un juez de garantía.

La excepción corresponde a los casos en que se solicite la


aplicación del procedimiento abreviado, del procedimiento
simplificado y monitorio.

b) Resolver, en su caso, sobre la libertad o prisión preventiva


de los acusados puestos a su disposición – artículo 281 del CPP -.

c) Resolver todos los incidentes que se promuevan durante el


juicio oral.

d) Conocer y resolver los demás asuntos que la ley procesal


penal les encomiende.

2. Competencia territorial: los TOP tendrán competencia


para conocer de los delitos que se cometan en la agrupación de
comunas que constituyen su territorio jurisdiccional.

B4. Integración y funcionamiento. Reglas sobre acuerdos.

Los TOP funcionan en salas integradas por tres miembros,


uno de los cuales dirigirá la audiencia en calidad de Juez Presidente.
El Juez Presidente de la sala tendrá las atribuciones que indican el
artículo 92 del COT y las demás que la ley procesal indique –
artículo 292 del CPP-.

La composición de la o las salas se determinará mediante


sorteo anual que se realizará durante el mes de enero de cada año.

En cuanto a la distribución de las causas entre las diversas


salas, se hará de acuerdo a un procedimiento objetivo y general,
que deberá ser anualmente aprobado por el Comité de Jueces del
TOP, a propuesta del Juez Presidente. – artículo 24 letra c) del COT-.
Corresponderá al Administrador del TOP distribuir las causas a las
salas de acuerdo al procedimiento acordado.

En general, las decisiones de los TOP se regirán por la reglas


sobre acuerdos de las Cortes de Apelaciones contenidas en los
artículos 72, 81, 83, 84 y 89 del COT. Empero, se establecen reglas
especiales en el artículo 19 del COT:

a) Sólo podrán concurrir a las decisiones del tribunal, los jueces que
hubieren asistido a la totalidad del juicio oral.

b) La decisión deberá ser adoptada por la mayoría de los miembros


de la sala.

c) En caso de dispersión de votos en relación con una decisión, la


sentencia o la determinación de la pena, si aquella fuere
condenatoria, el juez que sostenga la opinión más desfavorable al
condenado deberá optar por alguna de las otras.

C. Organización y gestión administrativa del Juzgado de


Garantía y del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal. .

92
La reforma ha significado importantes innovaciones en el
modelo organizacional y de gestión de los nuevos tribunales.125

El esquema de organización que se esboza a continuación, es


también aplicable a los Tribunales de Juicio Oral en lo Penal – TOP –
de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 25 del COT. En efecto, los
Juzgados de Garantía y los Tribunales de Juicio Oral en lo Penal se
organizarán en unidades administrativas para el cumplimiento
eficaz y eficiente de sus labores.

El modelo de organización contempla la existencia de:

a) Comité de Jueces, dirigido por un Juez Presidente del


Comité
b) Administrador del Tribunal
c) Unidades de: sala, atención de público, apoyo a testigos y
peritos, servicios y administración de causas.

El propósito es lograr la mejor interacción entre el estamento


jurisdiccional del tribunal – jueces - con los profesionales que se
desempeñan en el área de gestión y administración.126

LAS MEDIDAS CAUTELARES.

Las medidas cautelares son mecanismos procesales que


procuran asegurar los fines penales y civiles del procedimiento; se
les denomina cautelares o asegurativas debido a que su finalidad
principal es cautelar, asegurar o garantizar el cumplimiento efectivo
de la sentencia.

Las medidas cautelares justifican su necesidad atendido el


hecho de que el proceso penal exige un determinado tiempo para
desarrollarse en sus distintas etapas, lo que puede permitir que el
imputado realice algunos actos que terminen por impedir o
dificultar el cumplimiento efectivo de la sentencia.

En el antiguo sistema, las medidas cautelares eran un efecto


casi automático de la dictación del auto de procesamiento. En el
Código Procesal Penal, no existe el auto de procesamiento, las
medidas cautelares pasan a ser excepcionales, el fiscal debe
demostrar su procedencia y necesidad en cada caso y deben ser
discutidas en una audiencia ante el juez de garantía.127

CARACTERÍSTICAS DE LAS MEDIDAS CAUTELARES:

1.- La instrumentalidad:

125
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 216 y sgtes.
126
Horvitz María Inés y López Julián, Ob. Cit., Págs. 218 y sgtes.
127
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 152

93
La instrumentalidad significa que las medidas cautelares no
constituyen un fin en sí mismas sino que están indefectiblemente
vinculadas a la sentencia que pueda dictarse en el proceso
principal, cuya efectividad práctica tienden a asegurar.128

2.- Presupuestos para la adopción de las medidas


cautelares:

La adopción de medidas cautelares está sujeta al


cumplimiento de dos requisitos o presupuestos: la apariencia de
buen derecho (fumus boni iuris) y el peligro en la demora o retardo
(periculum in mora).

En cuanto a la apariencia de buen derecho, se traduce en la


exigencia de que en el proceso exista la posibilidad manifiesta de
que la resolución final será en el sentido favorable a quien solicita
la medida cautelar.; Se requiere que existan antecedentes
probatorios sacados de la investigación que hagan constar la
comisión de un hecho punible y que permitan al juez estimar como
PROBABLE la participación del imputado en dicho delito.

En cuanto al peligro en la demora: no basta con que el fiscal


alegue la probabilidad de que el imputado obstruya la investigación
o eluda la justicia sino que requiere que se demuestre a través de
actitudes positivas del imputado que hagan temer el desarrollo
normal del proceso.

Por cierto, además del riesgo de fuga del imputado, hay otros
riesgos cuya supresión se persigue a través de las medidas
cautelares privativas o restrictivas de libertad, como lo son la
existencia de peligro para el ofendido; peligro de afectación de la
investigación y el peligro para la seguridad de la sociedad (art. 140
CPP), en concordancia con el criterio observado en la Constitución
Política (art. 19 Nº 7 letra e) CPR).

3.- Provisionalidad de las medidas cautelares:

Las medidas cautelares adoptadas en el proceso penal son


esencialmente provisionales, por lo que “sólo durarán mientras
subsistiere la necesidad de su aplicación” .

4.- Son excepcionales

Dejan de ser un efecto inmediato del auto de procesamiento y


la necesidad de la imposición debe ser invocada y acreditada por el
fiscal. Son medidas de carácter eventual que solo deben decretarse
cuando resulten indispensables. La regla es que se proceda en
libertad

5.- Deben ser posteriores a la formalización de la investigación

por regla general.

128
Cortez Matcovich, Gonzalo y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio
Público y El Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal,
Universidad de Concepción, 4ª edición, Pág. 123

94
6.- Para decretarlas el fiscal debe justificar, generalmente en una
audiencia, lo siguiente:

- los supuestos que la autorizan


- que el caso cumple con ciertos requisitos materiales que le den
plausibilidad (que se justifique la existencia del delito y que
existan antecedentes que permitan presumir que el imputado ha
tenido participación en el mismo)

EN CUANTO A LAS MEDIDAS CAUTELARES PERSONALES.

Concepto: “Son aquellas medidas restrictivas o privativas de


libertad personal que puede adoptar el tribunal en contra del
imputado en el proceso penal, con el objeto de asegurar la
realización de los fines penales del procedimiento”129

Estas medidas solo pueden ser impuestas cuando sean


absolutamente indispensables para asegurar la realización
de los fines del procedimiento y durarán mientras subsista
la necesidad de su aplicación y deberán siempre ser
decretadas por medio de una resolución judicial fundada.
Estas medidas no pueden constituir una anticipación de la
pena, pues de ser así se estaría vulnerando el derecho del
imputado al juicio previo y la presunción de inocencia.

El Código contempla, dentro de estas medidas, a aquellas


que podríamos denominar como “tradicionales”, como lo son:
- la citación
- la detención y
- la prisión preventiva

Además la ley contempla otras medidas cautelares personales


como las señaladas en el artículo 155 (saber)

LA CITACIÓN.

La citación es el llamamiento formal que hacen las


autoridades de la persecución penal pública y dirigida a cualquier
persona cuya presencia sea necesaria para la realización de un acto
de procedimiento

Puede dirigirse a un testigo, a un perito o al imputado


independiente de la gravedad del hecho que se investigue y de la
autoridad de la cual emana.

Es la medida cautelar de menor intensidad dentro del


sistema.

Procedencia.

La citación es procedente siempre que sea necesaria la


presencia del imputado para alguna actuación ante el tribunal (art.
123 CPP).

129
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 43

95
Cuando la imputación se refiriere a faltas, o delitos que la ley
no sancionare con penas privativas ni restrictivas de libertad, salvo
que procediere el arresto por falta de comparecencia, la única
medida cautelar que se puede ordenar es la citación.
Excepcionalmente se podrá detener de conformidad a lo señalado
en el artículo 134 inciso 4, o sea, se puede detener al imputado si
ha cometido algunas de las siguientes faltas:
- Amenaza o riña con arma blanca o de fuego.
- Lesiones leves.
- Hurto, hurto de hallazgo, estafas, apropiación indebida e
incendios, siempre que se trate de valores que no excedan una
UTM
- Daños que no excedan de una UTM
- Ocultamiento de nombre verdadero
- Tirar piedras en lugares públicos

En estos casos, el agente policial deberá informar al fiscal de


inmediato de la detención, para que éste tome una decisión. El
fiscal comunicará su decisión al defensor en el momento que la
adopte.

El procedimiento de dejar solamente citado al inculpado puede


ser utilizado también cuando se trate de un simple delito y no
siendo posible conducir al imputado inmediatamente ante el juez, el
funcionario a cargo del recinto policial considere que existen
suficientes garantías de su oportuna comparecencia.

Formalidades.

La citación debe efectuarse notificándosele al imputado la


resolución que ordene su comparecencia.

Dicha notificación debe contener la designación del tribunal


ante el que debe comparecer, su domicilio, la fecha y la hora de la
audiencia, la identificación del proceso y la indicación del motivo de
la comparecencia.

LA DETENCIÓN.

La detención es la privación de libertad de una persona


durante breve lapso, para el sólo efecto de que sea puesta a
disposición del tribunal.

Clases de detención.

La potestad de detener no es exclusiva de los órganos


jurisdiccionales, de ahí que esta medida puede ser ordenada,
además del juez (judicial), por la autoridad administrativa, por la
policía y por particulares.130

Se eliminaron las facultades que en esta materia de detención


se otorgaban a los intendentes, gobernadores y alcaldes,
manteniéndose solo en forma excepcional y en el contexto de la ley
130
Cortez Matcovich, Gonzalo y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio
Público y El Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal,
Universidad de Concepción, 4ª edición, Pág. 126

96
sobre conductas terroristas (ley 18.314). Debemos señalar además
que el Presidente de la República puede ordenar la detención en
estados de asamblea o de sitio.

La detención judicial.

Es aquella que, por lo general, emana del juez de garantía


pues, excepcionalmente, puede decretarla el tribunal del juicio oral
en lo penal que conocerá del juicio.

Casos de detención judicial.

- Todo tribunal aunque no ejerza jurisdicción en lo criminal puede


ordenar la detención de personas que, estando dentro de la sala de
despacho, cometieren algún crimen o simple delito.
- Tratándose de delitos distintos de los que autorizan la sola
citación, el tribunal a solicitud del ministerio público, puede
ordenar la detención del imputado para ser conducido a su
presencia, cuando de otra manera su comparecencia pudiera
verse demorada o dificultada.
- También procederá la detención cuando la presencia del
imputado fuere condición de la audiencia y éste, legalmente
citado, no compareciere sin causa justificada (art. 127 inc. 2º
CPP).

El imputado contra quien se haya emitido una orden de


detención, tiene siempre la posibilidad de concurrir al juez que
corresponda a solicitar un pronunciamiento sobre la procedencia de
la detención o la de cualquier otra medida cautelar.

La detención en caso de flagrancia

El concepto de flagrancia está señalado en el artículo 130 del


CPP: (Deben saberlo)

Esta la debe efectuar un policía.

Además la ley reconoce a los particulares la facultad de


detener a quien sorprenda en delito flagrante, para el sólo efecto
de entregar de inmediato al aprehendido a la policía, al ministerio
público o a la autoridad judicial más próxima.

Si bien para los particulares constituye una facultad, para la


policía es una obligación que debe ejercer autónomamente, sin
necesidad de autorización del Ministerio Público.

La ley 20.253 introduce un último inciso que define que ha de


entenderse por “tiempo inmediato” para los casos de las letras d) y
E) del mismo artículo. Así, para estos efectos, tiempo inmediato
será “todo aquel que transcurra entre la comisión del hecho y la
captura del imputado, siempre que no hubieren transcurrido mas
de doce horas”

La detención policial.

97
Los agentes de policía están obligados a detener a quienes
sorprendan en delito flagrante.
Los agentes policiales están obligados a detener:
a) Al sentenciado a penas privativas de libertad que hubiere
quebrantado su condena
b) Al que se fugare estando detenido,
c) al que tuviere orden de detención pendiente,
d) A quien fuere sorprendido en violación flagrante de las
medidas cautelares que se le hubieren impuesto
e) al que violare la condición del artículo 238 letra b) que le
hubiere sido impuesta para la protección de otras personas
f) A quienes sorprenda in fraganti en la comisión de un delito;
no obsta la detención la circunstancia de que la persecución
penal requiera previa instancia particular, si el delito flagrante
se refiere a delitos de violación, estupro y abuso sexual
distinto al acceso carnal (artículos 361 a 366 quáter del
Código Penal)

Debe tenerse presente asimismo, que el CPP regula ciertas


hipótesis de detención que claramente lo son por sospecha o por
control de identidad, situaciones que difieren de las estudiadas en
este capítulo, porque son anteriores a cualquier acto de imputación
(arts. 85 y 86 CPP: artículos modificados por la ley 20.253).

Detención en la residencia del imputado.

En caso de legítima defensa la detención se hará efectiva en su


residencia y si el detenido tiene su residencia fuera de la ciudad
donde funciona el tribunal competente, la detención se hará
efectiva en la residencia que aquel señale dentro de la ciudad en
que se encuentre el tribunal

En cuanto a la detención en caso de flagrancia de personas


sujetas a fuero y autoridades judiciales y del Ministerio Público,: el
fiscal lo pondrá inmediatamente a disposición de la Corte de
Apelaciones respectiva. Asimismo remitirá copia del registro de las
diligencias que se hubieren efectuado y que fueren conducentes
para resolver el asunto.

Plazos de la detención.

Se debe distinguir si la detención fue practicada por la policía


con o sin orden judicial.

a) Detención policial con orden judicial.

Tratándose de la detención efectuada en cumplimiento de una


orden judicial, los agentes policiales que la hubieren realizado o el
encargado del recinto de detención conducirán inmediatamente al
detenido a presencia del juez que hubiere expedido la orden y si
ello no fuere posible, por no ser hora de despacho, a la primera
audiencia judicial. En todo caso, el detenido no podrá permanecer
en el recinto policial o de detención por más de 24 horas (art. 131
inc. 1º CPP).

Requisitos de la orden de detención.

98
Toda orden de prisión preventiva o detención será expedida por
escrito por el tribunal y debe contener:
- El nombre y apellidos de la persona que debe ser detenida o, en
su defecto, las circunstancias que la individualicen o determinen.
- El motivo de la presión o detención.
- La indicación de ser conducido de inmediato ante el tribunal, al
establecimiento penitenciario o lugar público de prisión o
detención que determinará, o de permanecer en su residencia,
según corresponda.

b) Detención policial sin orden judicial.

En los supuestos de detención por flagrancia el agente policial


que la hubiera realizado o el encargado del recinto de detención
deberán informar de ella al ministerio público dentro de un plazo
máximo de 12 horas. Informado el fiscal podrá dejar sin efecto la
detención u ordenar que el detenido sea conducido ante el juez
dentro de un plazo máximo de 24 horas y, si nada dijere el fiscal, el
agente de policía deberá presentar el detenido ante la autoridad
judicial en el plazo indicado (art. 131 CPP).

Cuando el fiscal ordene poner al detenido a disposición del juez,


deberá, en el mismo acto, dar conocimiento de esta situación al
abogado de confianza de aquel o a la Defensoría Penal Pública.

Para los efectos de poner a disposición del juez al detenido, las


policías cumplirán con su obligación legal dejándolo bajo custodia
de Gendarmería del respectivo tribunal.

Cualquiera sea el caso (Detención policial con o sin orden


judicial) el plazo para poner al detenido a disposición del tribunal
NO ES AMPLIABLE, sin embargo, una vez cumplido ese deber que
pesa sobre la policía el fiscal puede solicitar una ampliación de la
detención hasta por tres días fundado en que no está en
condiciones de formalizar inmediatamente la investigación o
pedir cautelares, debido a que no cuenta con los antecedentes
necesarios.

AUDIENCIA DE CONTROL DE DETENCIÓN.(art 132 articulo


modificado por la ley 20.253 y 132 bis artículo agregado por la ley
20.253)

A la primera audiencia judicial del detenido debe concurrir el


fiscal o el abogado asistente del fiscal; la ausencia de éstos dará
lugar a la liberación del detenido.

En esta audiencia, el Juez de Garantía controla la legalidad de


la detención y el fiscal o el abogado asistente del fiscal actuando
expresamente facultados por éste, procederá directamente a
formalizar la investigación y a solicitar medidas cautelares que
procedan, siempre que cuente con los antecedentes necesarios y
que se encuentre presente el defensor del imputado.

En caso de no poder proceder de la manera indicada (por


falta de antecedentes o por falta del defensor) el fiscal o el abogado
asistente del fiscal expresamente facultado por éste, puede

99
solicitar una ampliación del plazo de detención hasta por tres días,
con el fin de preparar su presentación.

El juez accederá a la petición del fiscal cuando considere que


los antecedentes justifican dicha ampliación. En todo caso, la
petición no obliga al juez, ya que el accederá si estima que los
antecedentes justifican la medida.

Si de los antecedentes aparece que no concurren las


condiciones que hacen procedente la privación de la libertad, el
juez de garantía queda facultado para declarar que esa detención
ha sido efectuada ilegalmente y que corresponde dejar en libertad
al detenido.

En todo caso, la declaración de ilegalidad de la


detención no impedirá que el fiscal o el abogado asistente del
fiscal expresamente facultado por éste, pueda formalizar la
investigación y solicitar las medidas cautelares pertinentes, pero
no podrá solicitar la ampliación de la detención.

Por su parte, la declaración de ilegalidad de la


detención no producirá efecto de cosa juzgada en relación
con las solicitudes de exclusión de pruebas que se hagan
oportunamente de conformidad al artículo 276

Derechos del detenido.

Es obligación del agente que practica la detención informar al


detenido de los derechos que le asisten y, si por las circunstancias
que rodearen la detención no fuere posible entregarla
inmediatamente, corresponderá ese deber de información al
encargado de la unidad policial a la cual fuere conducido.

En todo caso se dejará constancia en un libro de guardia del


recinto el hecho de haberse proporcionado la información, la forma,
funcionario que la entregó y personas que la hubieren presenciado.

La referida información puede prestarse verbalmente o por


escrito, en la media que el detenido sepa leer y escribir y se
encuentre en condiciones de poder hacerlo, entregándosele al
efecto un documento que contenga una descripción clara de tales
derechos, cuyo texto y formato serán determinados por el
Ministerio Público.

Sin perjuicio de lo anterior, en todo recinto de detención


policial, en los JG, en los TJOP y DPP debe existir, en lugar
destacado y claramente visible al público, un cartel en el que se
consignen los derechos de los detenidos y de las víctimas, cuyo
texto y formato serán determinados por el Ministerio Público.

Clase 8, 09 ABRIL DE 2008


LA PRISIÓN PREVENTIVA.

Es una medida cautelar consistente en la privación temporal


de la libertad ambulatoria de una persona, mediante su ingreso a
un centro penitenciario, durante la substanciación de un

100
procedimiento penal y con el objeto de asegurar los fines del
procedimiento131.

La contradicción de esta medida cautelar con el principio de


presunción de inocencia se justifica y legitima solo en cuanto su
finalidad sea la de garantizar los fines del procedimiento, más no si
se le utiliza como una anticipación de pena.

En todo caso el objetivo principal de la medida es evitar la


frustración del proceso impidiendo la fuga del imputado.

Ya no es consecuencia de la dictación del auto de


procesamiento que no existe y el Código impone límites para su
utilización destinados a mantener un criterio de proporcionalidad en
relación con la pena posible; en razón de lo anterior y tal como se
verá, se amplían los casos en que la prisión preventiva debe ser
excluida como medida cautelar.

Podemos concluir que la prisión preventiva es doblemente


excepcional debido a:
- El principio de presunción de inocencia.
- Por cuanto solo es procedente cuando las demás medidas
cautelares personales fueren insuficientes para asegurar las
finalidades del procedimiento, la seguridad del ofendido o de la
sociedad.
- Por cuanto la interpretación de las medidas cautelares
personales es restrictiva y existe prohibición de aplicarlas por
analogía.
- Por cuanto solo se aplica cuando sea estrictamente necesaria a
sus fines y,
- Por cuanto solo durará mientras exista necesidad de aplicarlas

Requisitos o presupuestos de la prisión preventiva.

1.- Que se haya formalizado la investigación.


2.- Petición del Fiscal o del querellante.
3.- Que existan antecedentes que justifiquen la existencia del
delito que se investiga.
4.- Que existan antecedentes que permitan presumir
fundadamente que el imputado ha tenido participación en el delito
como autor, cómplice o encubridor.
5.- Que existan antecedentes calificados que permitan al tribunal
considerar que la prisión preventiva es indispensable para el éxito
de las diligencias precisas y determinadas de la investigación, o
que la libertad del imputado es peligrosa para la seguridad de la
sociedad o del ofendido, o que existe peligro de que el imputado se
de a la fuga

La prisión preventiva es indispensable para el éxito de la


investigación cuando:

a) Exista sospecha grave y fundada de que el imputado pueda


obstaculizar la investigación mediante la destrucción,

131
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 160

101
modificación, ocultación o falsificación de elementos de
prueba.
b) Cuando pueda inducir a coimputados, testigos, peritos o
terceros para que informen falsamente o se comporten de
manera desleal o reticente.

La aplicación de la prisión preventiva fundada en el peligro


del éxito de la investigación no presenta problemas de
incompatibilidad con el principio de presunción de inocencia por
cuanto obedece a uno de los fines del procedimiento, a saber, el
correcto establecimiento de la verdad, y no al objetivo de anticipar
una pena.

Para considerar la libertad del imputado como peligrosa para


la seguridad de la sociedad, el tribunal debe considerar:

a) La gravedad de la pena asignada al delito.


b) El número de delitos que se le impute y el carácter de los
mismos.
c) La existencia de procesos pendientes.
d) El hecho de encontrarse sujeto a alguna medida cautelar
personal, en libertad condicional o gozando de algunos de los
beneficios alternativos a la ejecución de las penas privativas o
restrictivas de libertad contemplados en la ley.
e) La existencia de condenas anteriores por delito al que la ley
señale igual o mayor pena, sea que la hubiera cumplido
efectivamente o no.
f) El hecho de haber actuado en grupo o pandilla.

En cuanto a la prisión preventiva fundada en el “peligro para


la sociedad” digamos que es la menos compatible con el principio
de presunción de inocencia llegando a sostener parte de la Doctrina
que en este caso deja de ser una medida cautelar y se convierte en
un instrumento de control social dejando en tela de juicio su
legitimidad.

Para considerar la libertad del imputado como peligrosa para


la seguridad del ofendido, el tribunal debe considerar:

a) Cuando existan antecedentes calificados que permitan


presumir que el imputado realizará atentados graves en
contra de aquel, o en contra de su familia o de sus bienes.

La prisión preventiva fundada en el peligro para el ofendido


también es incompatible con el principio de presunción de
inocencia por lo mismo que acabamos de decir pero su aplicación
es mas restringida en relación a las situaciones que la generan y la
posibilidad de utilizar otras medidas cautelares menos intensas e
igualmente eficientes como por ejemplo la prohibición de acercarse
al ofendido.

Improcedencia de la prisión preventiva

REGLA GENERAL: No se puede ordenar la prisión


preventiva cuando ésta aparezca desproporcionada en
relación con la gravedad del delito, las circunstancias de su
comisión y la sanción probable.

102
El CPP ha introducido el principio de que la prisión preventiva
sólo procede cuando las demás medidas cautelares resulten
insuficientes para asegurar los fines del procedimiento penal.
Cuando estos fines pueden lograrse con restricciones de libertad de
menor intensidad, estas deben ser preferidas. Aquí emergen las
medidas cautelares personales alternativas a la prisión preventiva y
que se enumeran en el artículo 155 del CPP, ejemplo: el arresto
domiciliario

Casos en que no procede la prisión preventiva.

La regla general es que NO procede la prisión preventiva


cuando aparezca desproporcionada con la gravedad del delito, las
circunstancias de su comisión y la sanción probable. Esta es la regla
general cuya aplicación corresponderá al juez en cada caso
específico.

El CPP establece supuestos de improcedencia absoluta de


la prisión preventiva y son los siguientes (artículo 141 CPP):

1.- Cuando el delito imputado estuviere sancionado únicamente


con penas pecuniarias o privativas de derechos

2.- Cuando se trate de un delito de acción penal privada.

3.- Cuando el imputado se encontrare cumpliendo efectivamente


una pena privativa de libertad. Si por cualquier causa fuere a cesar
su cumplimiento efectivo, podrá solicitarse anticipadamente la
prisión preventiva u otra medida cautelar si fuere procedente. Estas
medidas, de ser concedidas, se aplicaran en cuanto cese el
cumplimiento efectivo de la pena, sin solución de continuidad.

Aún cuando estemos ante los casos de improcedencia


absoluta de prisión preventiva, el tribunal puede decretar la prisión
preventiva a petición del fiscal o del querellante en los siguientes
casos:

- Si el imputado incumpliere algunas de las medidas cautelares


de menor intensidad que señala el artículo 155 del CPP
- cuando el tribunal considerare que el imputado pudiere
incumplir con su obligación de permanecer en el lugar del juicio
hasta su término y presentarse a los actos del procedimiento como
a la ejecución de la sentencia.

- Cuando el imputado no compareciere a la audiencia del juicio


oral, resolución que se dictará en la misma audiencia a petición del
fiscal o del querellante.

Tramitación de la solicitud de prisión preventiva.

En cuanto a la oportunidad de la petición.(artículo 142)

La solicitud de prisión preventiva puede plantearse


verbalmente en las siguientes oportunidades:
- en la audiencia de formalización de la investigación.
- en la audiencia de preparación del juicio oral.
- en la audiencia del juicio oral.

103
La solicitud también puede plantearse en cualquier etapa de la
investigación, por escrito, respecto del imputado en contra de quien
se haya formalizado la investigación, en cuyo caso el juez fijará una
audiencia para resolver la solicitud, citando a ella al imputado, su
defensor y a los demás intervinientes.

La presencia del imputado y su defensor constituye un requisito


de validez de la audiencia en que se resuelve la solicitud de prisión
preventiva.

Expuestos los fundamentos de la solicitud por quien la haya


formulado, el tribunal oirá al defensor, a los demás intervinientes si
estuvieren presentes y quisieren hacer uso de la palabra y al
imputado.

Luego, al concluir la audiencia el tribunal se pronunciará sobre la


prisión preventiva por medio de una resolución fundada, en la cual
se expresen claramente los antecedentes calificados que autorizan
la medida. Si la prisión preventiva ha sido rechazada puede ser
decretada con posterioridad, en una audiencia, cuando existan
otros antecedentes que, a juicio del tribunal, justifiquen discutir
nuevamente su procedencia.

La resolución que ordena o rechaza la prisión preventiva es


modificable, de oficio o a petición de cualquiera de los
intervinientes, en cualquier etapa del procedimiento.

Modificación y revocación de la resolución sobre prisión


preventiva

La resolución que ordena o rechaza la Prisión preventiva será


modificable de oficio o a petición de cualquiera de los
intervinientes, en cualquier estado del procedimiento.

Si el imputado solicita la revocación de la prisión preventiva:, el


tribunal puede:

1.- Rechazarla de plano.


2.- Citar a todos los intervinientes a una audiencia, con el fin de
abrir debate sobre la subsistencia de los requisitos que autorizan la
medida.

Ahora bien, transcurrido seis meses desde que se haya ordenado


la prisión preventiva o desde el último debate oral en que ella se
hubiere decidido, el tribunal citará de oficio a una audiencia, con el
fin de considerar su cesación o prolongación.

En todo caso, en cualquier momento del procedimiento el


tribunal, de oficio o a petición de parte, puede sustituir la prisión
preventiva por alguna de las otras medidas cautelares.

En cuanto a la ejecución y lugar de cumplimiento.

El tribunal que adopta la medida es el competente para


supervisar la ejecución de la misma, así como para conocer las
solicitudes y presentaciones realizadas con ocasión de su
cumplimiento.

104
La prisión preventiva debe ejecutarse en establecimientos
especiales, diferentes de los que se utilizan para los condenados o,
al menos, en lugares absolutamente separados de los destinados
para estos últimos.

Situación de la prisión preventiva “atenuada”

En forma excepcional, el tribunal puede conceder al imputado


permiso de salida durante el día o por un periodo determinado,
siempre que se asegure convenientemente que no se vulnerarán
los objetivos de la prisión preventiva.

Con too, tratándose de los delitos establecidos en los artículos


141, 142, 361, 362, 365bis, 390, 391, 433, 436 y 44 del Código
Penal y de los sancionados con pena de crimen en la ley 20.000, el
tribunal NO podrá otorgar el permiso señalado en el inciso anterior
sino por resolución fundada y por el tiempo estrictamente necesario
para el cumplimiento de los fines del citado permiso.

Situación de la prisión preventiva incomunicada.

El Tribunal podrá, a petición del fiscal, restringir o prohibir las


comunicaciones del detenido o preso hasta por un máximo de 10
días cuando considerare que ello resulta necesario para el exitoso
desarrollo de la investigación.

Esta medida solo puede ser acordada por el juez, a petición


del fiscal. El contenido de la medida lo determina el tribunal. En
todo caso no se puede afectar el derecho del detenido o preso a
entrevistarse privadamente con su abogado ni restringir el acceso
del imputado al tribunal ni negarle una apropiada atención médica.
La medida no puede consistir en el encierro en celdas de castigo.
Debemos considerar el imperativo Constitucional del artículo 19 nº
7 letra d) inciso 3º (estudiar)

La forma en que se lleva a efecto la medida la determina el


tribunal, para cuyo efecto deberá instruir al encargado del recinto
en que el imputado se encontrare.

En cuanto a los recursos procesales.

La resolución que ordena, mantiene, niega lugar o revoca la


prisión preventiva, es apelable cuando ha sido dictada en una
audiencia. No obstará a la procedencia del recurso, la circunstancia
de haberse decretado a petición de cualquiera de los intervinientes,
algunas de las medidas cautelares señaladas en el artículo 155.En
los demás casos no es suceptible de recurso alguno.

Tratándose de los delitos establecidos en los artículos 141,


142, 361, 362, 365bis, 390, 391, 433, 436 y 44 del Código Penal y
de los sancionados con pena de crimen en la ley 20.000, el
imputado no podrá ser puesto en libertad mientras no se encuentra
ejecutoriada la resolución que negare o revocare la prisión

105
preventiva, salvo el caso en que el imputado no haya sido puesto a
disposición del tribunal en calidad de detenido.

Duración de la prisión preventiva.

El juez de oficio o a petición de cualquiera de los


intervinientes decretará la terminación de la prisión preventiva
cuando no subsistan los motivos que la hayan justificado.

Aparte de lo anterior la ley ha establecido un límite que


consiste en que cuando la duración de la prisión preventiva haya
alcanzado la mitad de la pena privativa de libertad que se pueda
esperar en el evento de dictarse sentencia condenatoria, o de la
que se le haya impuesto existiendo recursos pendientes, el tribunal
citará de oficio a una audiencia. Con el fin de considerar la cesación
o prolongación de la medida.

Término de la prisión preventiva por absolución o sobreseimiento.

El tribunal debe poner término a la prisión preventiva cuando


dicte sentencia absolutoria o cuando decrete sobreseimiento
definitivo o temporal, aunque dichas resoluciones no se
encuentren ejecutoriadas.

En tales casos se podrá imponer alguna otra medida cautelar


del artículo 155 cuando se considere necesaria para asegurar la
presencia del imputado.

Caución para reemplazar la prisión preventiva.

Cuando la prisión preventiva ha sido o deba ser únicamente


para garantizar la comparecencia del imputado al juicio y a la
eventual ejecución de la pena, el tribunal puede autorizar su
reemplazo por una “caución económica suficiente”, cuyo monto
fijará. (luego, si la prisión preventiva responde a otros fines como
por ejemplo la seguridad del ofendido o la sociedad o el éxito de la
investigación no procede conceder la libertad a cambio de caución
económica suficiente siempre y cuando estos motivos subsistan)

La caución puede consistir en el depósito por el imputado u


otra persona de dineros o valores, la constitución de prendas o
hipotecas, o la fianza de una o mas personas calificadas por el
tribunal.

La ejecución de la caución se efectuará de acuerdo a las


reglas generales y el monto que se obtuviere se entregará a la
Corporación Administrativa del Poder Judicial. Si la caución fue
constituida por un tercero, el tribunal ordenará ponerla en
conocimiento del tercero bajo apercibimiento de que si el imputado
no compareciere dentro de 5 dias, se hará efectiva la caución. En la
ejecución de la caución actuará como ejecutante el Consejo de
Defensa del Estado.

CLASE Nº 9: 14 DE ABRIL DE 2008

106
MEDIDAS CAUTELARES PERSONALES DE MENOR INTENSIDAD

Para garantizar el éxito de las diligencias de investigación o la


seguridad de la sociedad, proteger al ofendido o asegurar la
comparecencia del imputado a las actuaciones del procedimiento o
ejecución de la sentencia, DESPUÉS DE FORMALIZADA LA
INVESTIGACIÓN EL TRIBUNAL, a petición del fiscal, querellante o la
víctima, PODRÁ imponer al imputado una o mas de las siguientes
medidas:

1.- La privación de libertad, total o parcial, en su casa o en la que


el propio imputado señalare, si aquella se encontrare fuera de la
ciudad asiento del tribunal.

2.- La sujeción a la vigilancia de una persona o institución


determinada, las que informarán periódicamente al juez.

3.- La obligación de presentarse periódicamente ante juez o ante


la autoridad que él designare.

4.- La prohibición de salir del país, de la localidad en la cual


residiere o del ámbito territorial que fijare el tribunal.

5.- La prohibición de asistir a determinadas reuniones, recintos o


espectáculos público o visitar determinados lugares

6.- La prohibición de comunicarse con personas determinadas,


siempre que no se afectare el derecho a defensa y

7.- La prohibición de acercarse al ofendido o su familia y, en su


caso, la obligación de abandonar el hogar que compartiere con él.

El tribunal podrá imponer una o mas de estas medias según


resultare adecuado al caso y ordenará las actuaciones y
comunicaciones necesarias para garantizar su cumplimiento.

La procedencia, duración, impugnación y ejecución de estas


medidas cautelares se regirán por las disposiciones aplicables a la
prisión preventiva.

Suspensión de las medidas cautelares de menor intensidad del art


155.

El juez solo puede suspenderlas a petición del afectado,


oyendo al fiscal y previa citación de los demás intervinientes que
hubieren participado en la audiencia en que se decretaron. El
supuesto para acordar el cese temporal es la estimación del
tribunal de que con ello no se pone en peligro los objetivos que se
tuvieron en vista al imponerlas. Para mayor garantía de estos
objetivos, puede el tribunal admitir las cauciones del art.146 del
CPP.

EN CUANTO A LAS MEDIDAS CAUTELARES REALES.

Estas medidas pueden solicitarse durante la etapa de


investigación mediante minuta escrita ante el Juez de Garantía por
el Ministerio Público o la víctima, respecto de bienes del imputado.

107
Consisten en las medidas precautorias del Título V del Libro II
del CPC (art 290 y siguientes) La tramitación es aquella que se les
otorga a las medidas prejudiciales.

Con todo concedida la medida, el plazo para presentar la


demanda se extenderá hasta 15 días antes de la fecha fijada para
la audiencia de preparación del juicio oral.

Del mismo modo, al deducir la demanda civil la víctima puede


solicitar una medida precautoria. Las resoluciones que nieguen o
den lugar a estas medidas son apelables.

LA NULIDAD PROCESAL.132

Normas aplicables a la Nulidad Procesal es el juicio penal.

Titulo VII libro I Código Procesal Penal

El articulo 52 se encarga de señalar textualmente que: “Serán


aplicables al procedimiento penal en cuanto no se opusieren a lo
estatuido en este Código o en las leyes especiales, las normas
comunes a todo procedimiento contempladas en el libro primero
del Código primero del Procedimiento Civil”.

Luego, deberá primero aplicarse en materia de ineficacia de


actos irregulares del proceso penal las reglas que específicamente
se prescriben en el Titulo VII, las que veremos a continuación.

En carácter de supletoria tendría vigencia las normas de la


nulidad procesal contenida en el Código de Procedimiento Civil,
específicamente las del Titulo IX de su Libro Primero. Pero, además
regirá cualquiera otra disposición relativa a la nulidad, como, por
ejemplo, el articulo 80, siempre que se cumpla la condición
anotada, o sea, que no se opusieren e lo señalado en el CPP.

Lo dicho respecto de las normas que rigen la nulidad en el


proceso penal vale también en general para los aspectos civiles en
él involucrados, como sucede con lo relativo a las prestaciones
pecuniarias originadas en los hechos delictuales

Finalmente, lo que se dirá rige también al procedimiento


abreviado por mandato del articulo 415, en lo pertinente.

Características de la nulidad procesal.

1.- La nulidad procesal debe ser declarada por resolución


judicial. Dicho de otra manera la nulidad procesal penal como la
civil no produce efectos de pleno derecho. Debe ser declarada por
un juez y mientras ello no ocurra al acto irregularmente ejecutado
se le atribuirán todos los efectos señalados por la ley y queda
saneado definitivamente una vez terminado el juicio.

132
Sobre la base de las lecciones del Profesor de Derecho Procesal de la Universidad del Desarrollo
don Julio Salas Vivaldi.

108
Los redactores del Código Procesal Penal estimaron necesario
acentuar este principio y darle expresa consagración en su texto,
aunque no de una manera directa. Efectivamente, los artículos
161,162, 163 y 165 se refieren en sus textos a “la declaración de
nulidad”, para referirse a la necesidad de que ella conste en una
resolución emanada del respectivo órgano jurisdiccional que luego
precisaremos.

2.- La declaración de nulidad de un acto procesal debe


provenir de:
- la alegación de los intervinientes o,
- de la actividad oficiosa del tribunal.

El sujeto activo de la solicitud de nulidad debe reunir


indispensablemente tres requisitos:
a) Ser interviniente en el respectivo proceso;
b) Ser agraviado con la irregularidad del acto;
c) No debe ser el causante de la irregularidad

3.- Efecto extensivo de la nulidad procesal.

Declarada la nulidad de un acto caen en igual sanción


aquellos que son consecuencia o dependen de aquel.

Esta característica de la nulidad está expresamente


consignada en el artículo 165 del Código, que señala “la declaración
de nulidad de un acto conlleva la de los actos consecutivos que de
él emanan o dependieren”.

No era necesario que el Código, consagrara en forma expresa


esta modalidad de la nulidad procesal. Pero, fue mas allá al ordenar
en el inciso segundo del precepto señalado que al declararla, el
tribunal determinará cuales son los actos a los que se extiende la
sanción.

Además de declararse, cual es el acto viciado que se anula y


los que sufrirán igual efecto por su conexión con él, hay tres
remedios: la renovación, la rectificación y la ratificación del acto, si
ello fuere posible.

- Se ordenará la renovación de la o las actuaciones


anuladas si la irregularidad es de tal magnitud que sólo es
superable mediante su repetición, ejemplo: Incorrecta
notificación al imputado.
- Se ordenará la rectificación si la deficiencia
procedimental puede repararse mediante la modificación
posterior del acto ineficaz sin llegar a su prescindencia
total y posterior sustitución. Un caso de esta naturaleza se
contempla en el articulo 270, empleándose allí el verbo
“corregir”.
- Se ordenará la ratificación de la actuación observada si
basta únicamente reafirmar lo allí establecido. Ejemplo: la
declaración de un testigo prestada indebidamente sin
juramento o promesa.

Existen casos en que la irregularidad que afecta al acto


anulado es tal que no procede su saneamiento mediante el empleo

109
de los remedios señalados, vale decir, su renovación, rectificación o
ratificación.

En estos casos de insanable ineficacia, simplemente es


prescindible absolutamente del acto, desatendiéndose de
manera total y definitiva de él.

Sin embargo, el articulo 165 inciso 3º dispone que la


declaración que la contiene no podrá retraer el procedimiento a
etapas anteriores, a pretexto de la repetición del acto defectuoso,
rectificación del error o cumplimiento del acto omitido. Refuerza
esta idea al agregar que si durante la preparación del juicio oral se
declarare la nulidad de actuaciones judiciales realizadas durante la
etapa de investigación, el tribunal no podrá ordenar la apertura de
ésta.

Asimismo dispone que las nulidades declaradas durante el


desarrollo de la audiencia del juicio oral no retrotraerán el
procedimiento a la etapa de investigación o a la audiencia de
preparación de juicio oral.

Todo lo dicho es sin perjuicio de los efectos que provienen del


recurso de nulidad, medio impugnatorio de la respectiva sentencia
y del juicio oral.

4.- El carácter genérico de la nulidad en contraposición a


la especificidad de la misma.

El artículo 159 del Código se limita a disponer que sólo podrá


anularse las actuaciones o diligencias judiciales defectuosas del
procedimiento que ocasionaren un perjuicio reparable únicamente
con la declaración de nulidad.

O sea, el legislador adopta el principio genérico de la nulidad,


pues deja abierta la posibilidad de que la nulidad pueda aplicarse a
cualquier acto del proceso que se vea afectado por alguna
irregularidad, con la sola limitación de la concurrencia de un
perjuicio sólo reparable con la nulidad.

No obstante, la ley limita lo anterior al señalar que “Existe


perjuicio cuando la inobservancia de las formas procesales atenta
contra las posibilidades de actuación de cualquiera de los
intervinientes en el procedimiento”. Agrega en el artículo siguiente
que se “presumirá de derecho la existencia del perjuicio si la
infracción hubiere impedido el pleno ejercicio de las garantías y de
los derechos reconocidos en la Constitución, o en las demás leyes
de la República”.

Creemos que, no obstante, esta prevención no se desvirtúa la


generalidad de la nulidad, quedando a criterio del tribunal la
determinación en cada caso si la anormalidad que afecta en un acto
tiene o no la magnitud señalada.

5.- Procede la nulidad de un acto del proceso cuando la


irregularidad que le sirve de antecedente corrompe su
sustancia y le impide cumplir el fin para que fue establecido
en la ley.

110
El artículo 159 solo admite la invalidación de un acto si el
defecto de que adolece ocasiona un perjuicio reparable únicamente
con la declaración de nulidad. Por su parte el artículo 162 sólo
permite invocar esta sanción al “Perjudicado por el vicio”.

6.- El “saneamiento” de la nulidad”, (que equivale en


lenguaje procesal civil a la convalidación de la misma).

El artículo 164 se preocupó de establecer diversos casos en


que opera la subsanación de las actuaciones irregulares, estos
casos son tres, a saber :

a) Si el interviniente respectivo no solicita la nulidad


oportunamente;
b) Si ha aceptado expresa o tácitamente los efectos del acto; y
c) Si, no obstante el vicio de que adolezca tal acto, ha conseguido
su fin respecto de todos los interesados.

Análisis de cada uno de los casos:

a)Si el interviniente respectivo no solicita la nulidad


oportunamente La nulidad de algún acto del proceso sólo puede
alegarse y declararse en determinadas oportunidades durante el
transcurso del juicio El procedimiento queda saneado con el fin del
juicio, la paz y la tranquilidad social así lo requieren, pues si no
existiera la cosa juzgada las personas quedarían permanentemente
condicionados a una posible revisión de los actos verificados en el
proceso respectivo.

En efecto, el Código es preciso para determinar, como se


verá, las oportunidades en que debió invocarse la nulidad de un
acto del proceso, de manera que, la nulidad quedará saneada si el
interviniente respectivo no la impetra oportunamente.

b) Si ha aceptado expresa o tácitamente los efectos del acto


Existe aquiescencia expresa si el afectado con la irregularidad
manifiesta que, no obstante ella, no ve perturbado el ejercicio de
los derechos que puede hacer valer. O sea, se requiere que el
afectado demuestre su sometimiento a los efectos del acto viciado.

Será tácita la aceptación si la parte afectada realiza gestiones


que, demostrando conocimiento de ella, contribuye a que el acto
viciado cumpla a su respecto los fines previstos para uno correcto.

c)Si, no obstante el vicio de que adolezca tal acto, ha


conseguido su fin respecto de todos los interesados.

Lo que hace desaparecer es el perjuicio exigido para impetrar


la nulidad.

Finalmente, debemos señalar que no habrá saneamiento de


aquellas nulidades que impiden el pleno ejercicio de las garantías y
de los derechos reconocidos por la Constitución y demás leyes de
la República, advertencia que parece innecesaria pues en tal caso
no se estará en las situaciones convalidantes.

Medios destinados a alegar y declarar la nulidad procesal.

111
Medios directos:

a) El incidente de nulidad procesal, constituye, por regla


general, una cuestión accesoria al juicio que requiere un especial
pronunciamiento del Tribunal.

b) Las excepciones de previo y especial pronunciamiento: Se


permite al acusado en oportunidades que se indican, cuestionar
la competencia del juez de garantía, señalar vicios formales del
escrito de acusación, falta de acusación para enjuiciar, etc., que
lleva la nulidad correspondiente ;y.

c) El recurso de nulidad, está establecido precisamente para


invalidar o anular el juicio oral y la sentencia definitiva si, a más
de otros motivos, se ha incurrido en vicios, como la
incompetencia del tribunal, implicancia de algún juez, etc.

Medios Indirectos:

Son aquellos que no persiguen exclusivamente la declaración


de ineficacia del procedimiento, pero a través de ellos puede
obtenerse. En esta categoría podemos señalar, entre otros, los
recursos de apelación. Incluso este último permite la respectiva
Corte de Apelaciones en el procedimiento abreviado controlar
aspectos meramente procedimentales para velar para su validez,
conforme al artículo 414.

Debemos precisar que no queda al arbitrio de las


intervinientes o del tribunal elegir discrecionalmente cualquiera de
los medios señalados. Lo está determinado por la ley., según cual
sea la naturaleza de la irregularidad cometida, el carácter del acto
en que incide, la oportunidad procesal en que ocurre, etc.

El incidente de nulidad procesal.

Es un incidente de la causa, pues constituye una cuestión


accesoria que debe ser resuelta mediante un pronunciamiento
especial y que, en general, reúne las condiciones establecidas para
los incidentes en el artículo 82 del Código de Procedimiento Civil,
aplicable por mandato del articulo 52 del Código de Procedimiento
Penal.

En cuanto a la promoción y forma de transmitir dicho incidente


existen normas especiales en el referido Código.

- Aquellos que ocurren fuera de las audiencias dispuestas en el CPP


su nulidad se deberá impetrar dentro de los cinco días siguientes a
aquél en que el perjudicado hubiere tomado conocimiento
fehaciente del acto irregular. Sin embargo, si este se verifico en la
etapa de investigación no podrá reclamarse después de la
audiencia de preparación.

El incidente deberá formularse en forma fundada y por


escrito.
Su tramitación será en forma incidental, conforme a las
normas subsidiarias del Titulo IX del libro Primero del Código de
Procedimiento Civil, ante el silencio del Procesal Penal. La
resolución corresponderá al juez de garantía.

112
- Aquellos que ocurren en una audiencia, deberá impetrarse
verbalmente y resolverse según el artículo 38 antes de su termino y
allí substanciarse. Esta audiencia podrá ser especialmente la de
formalización de la investigación, la preparatoria del juicio oral y la
relativa a la abreviación del procedimiento y conocerá de la
solicitud el juez de garantía, o la correspondiente al juicio mismo.

La resolución que falle el incidente debe pronunciarse sobre


las costas por mandato del artículo 45.

Facultad del órgano jurisdiccional para declarar de oficio la


nulidad procesal.

Los tribunales (Juez de Garantía o Tribunal del Juicio Oral en lo


Penal) tienen una doble obligación:

1. Advertir al interviniente perjudicado con la irregularidad no


saneada de algún acto la existencia del vicio correspondiente a
fin de que proceda como creyera conveniente a sus derechos.
Este decidirá si solicita o no la invalidación pertinente en las
oportunidades ya señaladas.
2. La segunda obligación del respectivo tribunal es mucho más
profunda que la anterior: declarar de oficio la nulidad si la
deficiencia procesal que la provoca hubiere impedido al
respectivo interviniente el ejercicio pleno de las garantías y de
los derechos reconocidos en la Constitución y en las demás leyes
de la República.

Hay que tener presente que, de acuerdo con el articulo 270,


el juez de garantía puede ordenar en la audiencia de preparación
del juicio oral subsanar vicios formales que afecten a la acusación
fiscal, la del querellante o la demanda civil, lo que, si es posible, se
hará en dicha audiencia. En caso contrario, ella se suspenderá por
un plazo máximo de cinco días y si dentro de él la acusación del
querellante y la demanda civil no hubieren sido rectificadas se
tendrán por no presentadas. Al fiscal el juez puede conceder
mayor plazo para corregir su acusación, pudiendo incluso decretar
sobreseimiento definitivo.

La resolución que declara la nulidad procesal.

Es una sentencia interlocutoria, pues establece derechos


permanentes a favor de las partes, debe ser fundada, expresándose
sucintamente, pero con precisión los motivos de hecho y de
derecho en que se basa la decisión respectiva.

En cuanto a los recursos procesales:

a) Procederá el de reposición si ella fue dictada fuera de


audiencia y para ser resuelto por el tribunal que la dictó, es decir
el respectivo juez de garantía. Si ello ocurrió durante tales
audiencias orales sólo será admisible si su pronunciamiento
no fue precedida de debate.

En todo caso el articulo 290 nos advierte que las decisiones


recaídas en incidentes (la petición de nulidad lo es) durante la

113
audiencia del juicio oral no son susceptibles de recurso
alguno.

b) La apelación sólo precederá si la sentencia interlocutoria


que se pronuncia sobre la nulidad fue dictada por el juez de
garantía e hiciere imposible la prosecución del procedimiento o le
pusiere término,.
Las provenientes del tribunal del juicio penal oral, no son
susceptibles de recurso alguno.

C) En cuanto al recurso de nulidad Procede por mandato del


articulo 372 con el fin de invalidar las sentencias definitivas,
pudiendo extenderse consecuencialmente al propio juicio
oral.

CLASE 10 16 ABRIL 2008

LAS SALIDAS ALTERNATIVAS

El sistema reconoce la posibilidad de otras repuestas


estatales frente a la comisión de hechos punibles que se traducen
en un menor nivel de represión o de fuerza, buscándose privilegiar
una solución al conflicto que representa el delito mas que a la
imposición de una sanción

1. SUSPENSIÓN CONDICIONAL DEL PROCEDIMIENTO

Concepto: La suspensión condicional del procedimiento es una


salida alternativa que permite a los fiscales, con acuerdo del
imputado y la aprobación del Juez de Garantía, dar término
anticipado al procedimiento y producir eventualmente la extinción
de la acción penal, cuando se cumplen los requisitos previstos por
la ley y se satisfacen las condiciones fijadas por el juez, que
permiten suponer que el imputado no será objeto de imputación
nuevamente”

Constituye una demostración de la búsqueda del Estado de


respuestas diversas al conflicto penal, distintas del juicio y de la
pena, cuando se trata de hechos que no representan un atentado
grave o relevante para el interés público, respecto de personas sin
condenas previas.

Esta salida representa economía de tiempo y de recursos en


la persecución penal, evita los efectos nocivos del procedimiento
penal y satisface varios intereses, que incluyen la eventual
reparación de la víctima .

En el Código contempla esta salida alternativa en la etapa del


procedimiento y es tratada en los artículos 237 a 240.

El artículo 237 dispone: “El fiscal, con acuerdo del imputado, podrá
solicitar al juez de garantía la suspensión condicional del
procedimiento. El juez podrá requerir del Ministerio Público los
antecedentes que estimare necesario para resolver” “El juez podrá
requerir del ministerio público los antecedentes que estimare
necesarios para resolver”

114
La expresión “suspensión condicional del procedimiento” empleada
por la ley es impropia, ya que, en realidad lo que el juez de garantía
ordena condicionalmente paralizar a petición del fiscal y con
acuerdo del imputado, es la INVESTIGACIÓN Y LA ACTIVIDAD DEL
MINISTERIO PÚBLICO y no el procedimiento, ya que éste, en esta
etapa aún no se ha iniciado por ser anterior a la intervención del
órgano jurisdiccional

Requisitos de procedencia.

La suspensión condicional del procedimiento puede


decretarse:

a) Si la pena que pueda imponerse al imputado, en el


evento de dictarse sentencia condenatoria, no excede de 3
años de privación de libertad, y

b) Si el imputado no ha sido condenado anteriormente por


crimen o simple delito. (Las condenas anteriores por faltas
no impiden la procedencia de esta salida alternativa)

c) Si el imputado no tuviere vigente una suspensión


condicional del procedimiento, al momento de verificarse
los hechos materia del nuevo proceso

d) Tratándose de imputados por delitos de homicidio,


secuestro, robo con violencia o intimidación en las personas
o fuerza en las cosas, sustracción de menores, aborto, los
contemplados en el artículo 367 y 367 bis del Código Penal
y conducción en estado de ebriedad causando la muerte o
lesiones graves o gravísimas, el fiscal deberá someter su
decisión de solicitar la suspensión condicional del
procedimiento al fiscal regional

Lo marcado con negrita fue incorporado por la ley 20.253

En relación con el límite de la pena para utilizar esta posibilidad,


debe dejarse constancia que se trata de la pena aplicable al caso
concreto, o sea la pena probable, en el evento de dictarse
sentencia, no al marco legal abstracto y general. Vale decir, la pena
privativa o restrictiva de libertad que no exceda de tres años que
hace procedente la suspensión condicional de la investigación, no
debe ser la que en abstracto señala la ley, sino la que concreta y
determinadamente, considerando las circunstancias atenuantes y
agravantes concurrentes, corresponda imponer en su caso a un
imputado en particular, o sea, la norma debe ser entendida en el
sentido de que alude a la “pena judicial”
Confirma lo anterior, la Comisión de la Cámara de Diputados, en su
sesión 23ª, de 13 de enero de 1998, al referirse a la cuantía de la
pena “se preguntó si se trataba de la pena judicial que el juez
aplica en virtud del juego de las atenuantes, las agravantes y las
eximentes incompletas, o de la pena legal, esto es, la fijada en el
Código para el delito específico de que se trate” “se aclaró que se
estaba tomando en consideración la pena judicial”

115
Oportunidad
Puede plantearse durante toda la fase de investigación, desde
la formalización de la investigación hasta el cierre de la misma.
Después de ese momento solo puede solicitarse en la audiencia de
preparación del juicio oral.

Procedimiento

1. El fiscal, con el acuerdo del imputado, puede solicitar al juez


de garantía la suspensión condicional del procedimiento y si el
querellante asiste a la audiencia en que se ventila la solicitud de
suspensión condicional del procedimiento, debe ser oído por el
tribunal; (SOLO el Fiscal con acuerdo del imputado pueden solicitar
el beneficio al juez de garantía)

2. El juez puede requerir del Ministerio Publico los antecedentes


que estime necesarios para resolver;

3. La presencia del defensor del imputado en la audiencia en


que se ventile la solicitud de suspensión condicional del
procedimiento constituirá un requisito de validez de la misma; No
ocurre lo mismo con el imputado, quien puede estar representado
por su defensor en la audiencia, sin perjuicio de que deba ratificar
el acuerdo de su representante para que sea posible decretar la
medida; - En cuanto a la víctima no es requisito de validez de la
respectiva audiencia, pero si debe ser citada a la misma, pues los
fiscales deben cumplir con el artículo 109 letra D del Código en
cuanto ordena que debe ser oída, si lo solicitare, antes que se
pidiere o se resolviere la suspensión del procedimiento; la
oportunidad parta escuchar a la víctima puede darse antes de
solicitar la suspensión o una vez pedida antes de que se resuelva
por el juez, incluso en la misma audiencia en que se trate el tema,
si asistiere; en todo caso la opinión de la víctima no es vinculante
para el juez sin perjuicio de que está legitimado para apelar de la
salida alternativa.

4. Al decretar la suspensión condicional del procedimiento, el


juez de garantía establecerá las condiciones, que se señalaran, a
las que debe someterse el imputado, por el plazo que determine, el
que no puede ser inferior a 1 año ni superior a 3 años.

5. La suspensión condicional del procedimiento no impide, de


modo alguno, el derecho a perseguir por la vía civil las
responsabilidades pecuniarias derivadas del mismo hecho,
quedando facultada para deducir en contra del imputado las
acciones civiles indemnizatorias, aunque no se hubiere querellado.
6. La resolución que se pronunciare acerca de la suspensión
condicional del procedimiento será apelable por el imputado, por el
ministerio público y por el querellante (artículo 237) La Fiscalía
Nacional del Ministerio Público estima que también está habilitado
para deducir apelación la víctima no querellante apoyándose en el
artículo 352 en cuanto permite recurrir en contra de las
resoluciones judiciales al Ministerio Público y los demás
intervinientes agravados por ellas sin distinguir entre los diversos
intervinientes agraviados por lo que puede sostenerse que si la
víctima es un interviniente y está agraviada por la resolución
judicial, está habilitada para recurrir.

116
CONDICIONES POR CUMPLIR DECRETADA LA SUSPENSIÓN
CONDICIONAL DEL PROCEDIMIENTO

El juez de garantía dispondrá, según corresponda, que durante el


periodo de suspensión, el imputado esté sujeto al cumplimiento de
una o más de las siguientes condiciones:

a) Residir o no residir en un lugar determinado,

b) Abstenerse de frecuentar determinados lugares o personas;

c) Someterse a un tratamiento medico, psicológico o de otra


naturaleza;

d) Tener o ejercer un trabajo, oficio, profesión o empleo, o asistir


a algún programa educacional o de capacitación;

e) Pagar una determinada suma, a titulo de indemnización de


perjuicios, a favor de la víctima o garantizar debidamente su pago.
Se puede autorizar el pago en cuotas o dentro de un determinado
plazo, el que en ningún caso podrá exceder el periodo de
suspensión del procedimiento;

f) Acudir periódicamente ante el Ministerio Publico y, en su


caso, acreditar el cumplimiento de las demás condiciones
impuestas,

g) Fijar domicilio e informar al Ministerio Publico de cualquier


cambio del mismo.

h) Otra condición que resulte adecuada en consideración con las


circunstancias del caso concreto de que se tratare y fuere
propuesta, fundadamente, por el Ministerio público.

Durante el periodo de suspensión y oyendo, en una audiencia, a


todos los intervinientes que concurran a ella, el juez puede
modificar una o mas de las condiciones impuestas (art.238).

REVOCACIÓN DE LA SUSPENSIÓN CONDICIONAL

Cuando el imputado no cumpla, sin justificación, grave o


reiteradamente las condiciones impuestas, o bien sea objeto de una
nueva formalización de la investigación por hechos distintos, el
juez, a petición del fiscal o la víctima, revocará la suspensión
condicional del procedimiento, y este continuara de acuerdo a las
reglas generales.

La resolución que se dicte en conformidad a lo anterior es apelable


(art. 239).

El juez no está autorizado, de acuerdo con la historia de la ley, para


declarar de oficio la revocación de la medida, solo están
legitimados para impetrarla el fiscal, la víctima y el querellante.

EFECTOS DE LA SUSPENSIÓN CONDICIONAL DEL PROCEDIMIENTO

a) No extingue las acciones civiles de la víctima o de terceros.


Sin embargo, si la víctima recibe pagos en virtud de lo previsto en

117
el articulo 238, letra e) (condiciones por cumplir decretada la
suspensión), ellos se imputaran a la indemnización de perjuicios
que le pudiere corresponder.

b) Transcurrido el plazo que el tribunal ha fijado, sin que la


suspensión sea revocada, se extinguirá la acción penal, debiendo el
tribunal dictar de oficio o a petición de parte el sobreseimiento
definitivo (art. 240).

c) Durante el periodo que haya fijado el juez no se reanuda el


curso de la prescripción de la acción penal.

d) Durante el periodo que dura la medida se suspende el plazo


para cerrar la investigación.

2.- LOS ACUERDOS REPARATORIOS

“El acuerdo reparatorio es una salida alternativa en cuya


virtud el imputado y la víctima convienen formas de reparación
satisfactorias de las consecuencias dañosas del hecho punible y
que, aprobado por el juez de garantía, produce como consecuencia
la extinción de la acción penal”

Los acuerdos reparatorios son un mecanismo de composición entre


la víctima y el imputado, de los cuales surge una solución distinta a
la persecución estatal y penal.

Se ha criticado esta forma de solución del conflicto penal


sosteniendo que los más poderosos económicamente siempre
tendrán acceso a ella, no así las personas más vulnerables social y
económicamente

Procedencia: El imputado y la víctima pueden convenir acuerdos


reparatorios, los que el juez de garantía aprobará, en audiencia a la
que citará a los intervinientes para escuchar sus planteamientos, si
verifica que los concurrentes al acuerdo han prestado su
consentimiento en forma libre y con pleno conocimiento de sus
derechos (arts. 241 a 244).

LOS ACUERDOS REPARATORIOS SÓLO PUEDEN REFERIRSE:

a) A hechos investigados que afecten bienes jurídicos


disponibles de carácter patrimonial: Procederá entonces el acuerdo
para aquellos delitos en que el interés afectado
predominantemente de carácter privado, como ocurre con aquellos
que protegen la propiedad o el patrimonio. La disponibilidad del
bien jurídico protegido es un criterio legal cuyo contenido deberá ir
siendo fijado jurisprudencialmente
b) A hechos que consistan en lesiones menos graves.
c) A hechos que consistan en delitos culposos.

NEGATIVA DEL JUEZ DE GARANTÍA.

El juez, de oficio o a petición del Ministerio Publico, niega su


aprobación a los acuerdos reparatorios en los siguientes casos:

118
a) Cuando se hayan convenido en procedimientos que verse
sobre hechos diversos de lo previsto;
b) Cuando el consentimiento de los que lo hayan celebrado no
aparezca libremente prestado, o
c) Cuando existe un interés público prevalente en la
continuación de la persecución penal. Se entiende, especialmente,
que concurre este interés, si el imputado a incurrido
reiteradamente en hechos como los que se investigan en el caso
particular.

Mediante instructivo el Fiscal Nacional señaló que concurría


interés público prevalente por ejemplo cuando había constancia de
haber llagado a acuerdo reparatorio por el mismo delito al menos
dos veces anteriores al proceso penal.

EFECTOS DE LOS ACUERDOS REPARATORIOS

a) Los efectos penales: Una vez cumplidas las obligaciones


contraídas por el imputado en el acuerdo reparatorio o garantizadas
debidamente a satisfacción de la víctima, el tribunal dictará
sobreseimiento definitivo, total o parcial en la causa, con lo que se
extinguirá total o parcialmente la responsabilidad penal del
imputado que lo hubiere celebrado.

b) Los efectos civiles: Ejecutoriada la resolución judicial que lo


aprueba, se puede solicitar su cumplimiento ante el juez de
garantía con arreglo a lo establecido en los artículos 233 y
siguientes del Código de Procedimiento Civil, o sea, por vía
incidental ante el mismo Juez de Garantía que lo haya aprobado, lo
que no obsta a que también se pueda reclamar ante los tribunales
civiles el cumplimiento de la obligación por cuanto la resolución
aprobatoria del acuerdo tiene mérito ejecutivo y no puede ser
derogada por ninguna acción civil.

Por otra parte, el acuerdo reparatorio no puede ser dejado sin


efecto por ninguna acción civil.

Aún cuando el código no lo señala expresamente, no debe


entenderse que el acuerdo reparatorio extinga las acciones civiles
derivadas del hecho punible para perseguir las responsabilidades
pecuniarias que correspondan, conforme a las reglas comunes. Por
ello es necesario estipular expresamente la clausura de esa
posibilidad, cuando se considere que la suma de dinero acordada
cubre todos los aspectos.

c) los efectos subjetivos o parciales del acuerdo reparatorio


radican en el hecho que si en la causa existe pluralidad de
imputados o víctimas el procedimiento continuará respecto de
quienes no hayan concurrido al acuerdo.

Oportunidad .

La suspensión condicional del procedimiento y el acuerdo


reparatorio pueden solicitarse y decretarse desde que se ha
formalizado la investigación y hasta la audiencia de preparación del
juicio oral.

119
En efecto, el Código dispone que estas salidas alternativas
pueden solicitarse y decretarse en las siguientes oportunidades:

1.- En cualquier momento posterior a la formalización de la


investigación;
2.- Si la solicitud respectiva no se plantea en la audiencia de
formalización de la investigación, sino que, posteriormente, el Juez
debe citar a una audiencia a la que pueden comparecer todos los
intervinientes en el procedimiento, y,
3.- Una vez que se ha declarado el cierre de la investigación la
suspensión condicional de procedimiento y el acuerdo reparatorio
solo pueden ser decretados durante la audiencia de preparación del
juicio oral (art 245 CPP)

Registro de suspensiones condicionales del procedimiento y de


acuerdos reparatorios.

El Ministerio Público debe llevar un registro en el cual dejará


constancia de los casos en que se ha decretado la suspensión
condicional del procedimiento o se haya aprobado un acuerdo
reparatorio.

El objeto del registro es verificar que el imputado cumpla las


condiciones que le impuso el juez al disponer la suspensión
condicional del procedimiento o reúne los requisitos necesarios
para acogerse, en su caso, a una nueva suspensión condicional o
acuerdo reparatorio.

El registro es reservado, sin perjuicio del derecho de la


víctima de conocer la información relativa al imputado (artículo
246). En relación con lo anterior debe tenerse presente el artículo
335 del CPP que prohibe la utilización de los antecedentes referidos
a estas salidas alternativas como medio de prueba en el juicio oral
(ver el artículo)

CLASE 11, 22 DE ABRIL DE 2008

PROCEDIMIENTO ORDINARIO

ETAPA DE INVESTIGACIÓN

CARACTERÍSTICAS Y OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN.

Características.

120
1.- La investigación de los delitos de acción publica es dirigida
exclusivamente por el Ministerio Publico. (Arts. 80 A de la CPR;
3º, 166 inc. 1º y 180 inc. 1º del CPP).

2.- Es una fase meramente preparatoria, es decir, su único sentido


es permitir a los órganos que tienen a su cargo la persecución penal
preparar adecuadamente su presentación en el juicio, así como
tomar las decisiones que determinaran el curso posterior del caso,
en especial aquellas relativas a su continuación o terminación
anticipada.

3.- El nuevo sistema de investigación no tiene carácter probatorio,


lo que es consecuencia de lo anterior. Los actos que durante él se
desarrollen y que puedan contribuir al esclarecimiento del caso sólo
tiene valor informativo para quienes llevan adelante la persecución
( fiscales y policías), pero no se constituirán en elementos de
prueba susceptibles de ser valorados en la sentencia en tanto no
sean producidos en el juicio oral (Art. 296).

4.- Es una fase administrativa y desformalizada: Las actividades de


investigación no son desarrolladas por el órgano judicial, y pasa a
ser efectuada por órganos de carácter administrativo
(Ministerio Público y Policías), los que adecuan los recursos
investigativos de acuerdo a los requerimientos de los
delitos investigativos. La recopilación y averiguación de
antecedentes, en general, no están sujetas a reglas procesales,
pero con sujeción al principio de objetividad. Sin embargo, deben
llevarse un registro básico con fines de garantía, a fin de
comprobar que el fiscal ha cumplido en su labor con el
principio de objetividad, pudiendo los intervinientes acceder a
tales registros por regla general, aunque son secretos respecto de
terceros (Arts. 182, 227 y 228). Aunque la actuación de los
fiscales es secreta en cuanto a su ejecución material,
excepcionalmente puede permitir la asistencia de otros
intervinientes (Art. 184).

5.- Esta sujeta a control judicial: El fiscal debe solicitar autorización


previa al juez de garantía cuando una diligencia de investigación
afecte el ejercicio de derechos constitucionales. (Art. 9º).

6.- En el nuevo sistema podemos distinguir dos etapas de


instrucción: Una administrativa, que es dirigida y controlada por el
Ministerio Público; y una etapa de Instrucción Judicial: en que ya se
produce la intervención fiscalizadora y controladora del Juez de
Garantía
La instrucción administrativa es anterior a la judicial y puede
terminar de alguno de los siguientes modos:
a) Por archivo provisional de la causa
b) Por el ejercicio de la facultad de no investigar y,
c) Por la formalización de la instrucción

Por las dos primeras se pone término al proceso que se ha


iniciado; y por la tercera se da inicio a la instrucción judicial, pues la
formalización de la instrucción constituye el supuesto para la
necesaria intervención del juez de garantía133.
133
Valdés Hueche, Remberto y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio
Público y El Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal,
Universidad de Concepción, 4ª edición, Pág. 173

121
Objetivos de la investigación.

1.- Los fiscales deben realizar una adecuada selección de casos,


identificando cuales van a ser objeto de su trabajo, utilizando las
facultades legales respectivas.

2.- Los fiscales tienen la obligación de atender al interés de las


víctimas de los delitos, brindándoles una atención adecuada, y
procurándoles protección cuando sea necesario

3.- Los fiscales deben dar aplicación adecuada a las salidas


alternativas, cuando ello resulte oportuno y conveniente.

4.- El objetivo central es el de la eficacia de la investigación y


acumulación de pruebas para los casos en que se formula
acusación y se realice juicio oral. En este objetivo el ministerio
público debe estar sujeto a las siguientes restricciones:

a) Debe apegarse a criterios de transparencia de su


actuación, y, como los fiscales son funcionarios
públicos, al principio de legalidad o sujeción a la ley.

b) Objetividad: la actividad de los fiscales debe


orientarse a la aplicación correcta de la ley penal, esto
es, la tarea de persecución no puede manipularse o
subordinarse a fines tendientes a reducir o extender el
ámbito de punibilidad previsto por la ley.

Las restricciones anteriores se justifican por dos razones:

a) Los fiscales cuentan con el monopolio de investigación y de la


dirección de la persecución penal, por lo que para evitar los
desequilibrios, deben usar sus potestades con apego a
estándares altos de objetividad;
b) Carecen de legitimidad democrática. Ella proviene de su
idoneidad técnica, de su Independencia y equilibrio.

INICIO DEL PROCEDIMIENTO

Formas de inicio.

La investigación de un hecho que reviste caracteres de delito podrá


iniciarse:
a) De oficio por el ministerio publico.
b) Por denuncia.
c) Por querella.

1.- De oficio por el Ministerio Público.

Éste, cuando tome conocimiento de la existencia de un hecho


que revista caracteres de delito de acción pública, con el auxilio de
la policía, tiene el deber de promover la persecución penal. (Art.
166 inc. 3º).

2.- Por denuncia. (Art. 173).

122
“Consiste en comunicar a las autoridades establecidas
por la ley en cada caso, un hecho que reviste caracteres de
delito”134

La denuncia es la forma más habitual de inicio de un


procedimiento penal por delito de acción pública y previa instancia
particular.

Las denuncias que no se hayan efectuado directamente al


Ministerio Público deben hacerse llegar de inmediato a dicho
organismo, para determinar el curso posterior de la misma. A
diferencia del querellante, el denunciante carece de facultades para
intervenir con posterioridad en el procedimiento, a menos que se
trate lógicamente de la víctima, que tiene la calidad de
interviniente aún cuando no deduzca querella135.

Quién denuncia

Cualquier persona que tenga conocimientos de la comisión de


un hecho que revista carácter de delito.

¿ Ante quien se denuncia?.

Directamente al ministerio público. También se podrá


formular la denuncia ante los funcionarios de Carabineros de Chile,
de la Policía de Investigaciones, de Gendarmería de Chile en los
casos de los delitos cometidos dentro de los recintos penitenciarios,
o ante cualquier tribunal con competencia criminal, todos los cuales
deberán hacerla llegar de inmediato al ministerio público. (Art.
173).

Forma y contenido de la denuncia. (Art. 174).

La denuncia podrá formularse por cualquier medio y deberá


contener:

a) La identificación del denunciante.

b) El señalamiento de su domicilio,

c) La narración circunstancial del hecho,

d) La designación de quienes lo hubieren cometido y de las


personas que lo hubieren presenciado o que tuvieren noticia
de él, todo en cuanto le constare al denunciante.

e) La denuncia escrita será firmada por el denunciante o si no


pudiere firmar, lo hará un tercero a su ruego.

En el caso de la denuncia verbal se levantara un registro en


presencia del denunciante, quien lo firmara junto con el funcionario
que la recibiere.
134
Valdés Hueche, Remberto y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio
Público y El Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal,
Universidad de Concepción, 4ª edición, Pág. 180
135
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 200

123
Denuncia obligatoria (Art. 175 VERLO).

Art. 175. Denuncia obligatoria. Estarán obligados a


denunciar:
a) Los miembros de Carabineros de Chile, de la Policía de
Investigaciones de Chile y de Gendarmería, todos los delitos que
presenciaren o llegaren a su noticia. Los miembros de las Fuerzas
Armadas estarán también obligados a denunciar todos los delitos
de que tomaren conocimiento en el ejercicio de sus funciones;
b) Los fiscales y los demás empleados públicos, los delitos de que
tomaren conocimiento en el ejercicio de sus funciones y,
especialmente, en su caso, los que notaren en la conducta
ministerial de sus subalternos;
c) Los jefes de puertos, aeropuertos, estaciones de trenes o buses o
de otros medios de locomoción o de carga, los capitanes de naves
o de aeronaves comerciales que naveguen en el mar territorial o en
el espacio territorial, respectivamente, y los conductores de los
trenes, buses u otros medios de transporte o carga, los delitos que
se cometieren durante el viaje, en el recinto de una estación,
puerto o aeropuerto o a bordo del buque o aeronave;
d) Los jefes de establecimientos hospitalarios o de clínicas
particulares y, en general, los profesionales en medicina,
odontología, química, farmacia y de otras ramas relacionadas con
la conservación o el restablecimiento de la salud, y los que
ejercieren prestaciones auxiliares de ellas, que notaren en una
persona o en un cadáver señales de envenenamiento o de otro
delito, y
e) Los directores, inspectores y profesores de establecimientos
educacionales de todo nivel, los delitos que afectaren a los alumnos
o que hubieren tenido lugar en el establecimiento.
La denuncia realizada por alguno de los obligados en este artículo
eximirá al resto.

Están obligados a denunciar ciertos funcionarios públicos y


algunos particulares que, por la función que desempeñan, toman
conocimiento de delitos. Tal es el caso de los policías, los fiscales,
los parlamentarios y otras autoridades, profesionales de la salud,
personas a cargo de medios de transportes, o de establecimientos
educacionales, etc.

Las personas antes indicadas deberán hacer la denuncia


dentro de las veinticuatro horas siguientes al momento en que
tomaren conocimiento del hecho criminal. Respecto de los
capitanes de naves o aeronaves, este plazo se contará desde que
arriben a cualquier puerto o aeropuerto de la República. (Art.176).

Si omitieren hacer la denuncia que en él se prescribe


incurrirán en la pena prevista en el articulo 494 del Código Penal.
La pena por el delito en cuestión no será aplicable cuando
apareciere que quien hubiere omitido formular la denuncia
arriesgaba la persecución penal propia, del cónyuge, de su
conviviente o de ascendientes, descendientes o hermanos.

Tramitación de la denuncia.

Cuando el Ministerio Público ha recibido una denuncia, sea


directamente o a través de otros órganos que se la hayan enviado,

124
la debe registra en un formulario especial, numerarla y ponerla a
disposición del fiscal encargado de evaluarla.

Esto mismo se realiza cuando es puesta a disposición del


Ministerio público la querella por parte del juez de garantía136.
Responsabilidad y derechos del denunciante (Art. 178).

El denunciante no contraerá otra responsabilidad que la


correspondiente a los delitos que hubiere cometido por medio de la
denuncia o con ocasión de ella (Art. 211 del Código Penal).
Tampoco adquirirá el derecho a intervenir posteriormente en el
procedimiento, sin perjuicio de las facultades que pudieren
corresponderle en el caso de ser víctima de delito.

Autodenuncia.

Quien hubiere sido imputado por otra persona de haber


participado en la comisión de un hecho ilícito, tendrá el derecho de
concurrir ante el ministerio público y solicitar se investigue la
imputación de que hubiere sido objeto.

Si el fiscal respectivo se negare a proceder, la persona


imputada podrá recurrir ante las autoridades superiores del
ministerio público, a efecto de que revisen tal decisión. (Art. 179).

3.- Por querella. (se estudia con profesor ayudante)

CLASE Nº 12: 23 DE ABRIL DE 2008

ACTITUDES QUE PUEDE ADOPTAR EL FISCAL A UNA


DENUNCIA

Discrecionalidad de los fiscales.

Por regla general, y en virtud del principio de legalidad, los


fiscales están obligados a llevar adelante la persecución penal en
todo los casos en que tengan conocimiento de un hecho punible de
acción publica sin que puedan excusarse de ello (Art. 166 inc.
2º).

Por excepción, los fiscales pueden no iniciar la persecución o


abandonar la ya iniciada ,por lo que podemos señalar que en el
sistema del Código Procesal Penal éstos cuentan con una
discrecionalidad reglada, que permite realizar una selección de
casos en los casos que la ley contempla, y de acuerdo a
criterios preexistentes, públicos y controlables.

La excepción al principio de legalidad, o de discrecionalidad


controlada, son:

1.- El archivo provisional de los antecedentes,


2.- El principio de oportunidad y
3.- La facultad de no iniciar investigación o archivo definitivo.

136
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 124

125
1.- Archivo provisional. (Art. 167).

Concepto:

El archivo provisional es un MECANISMO DE


SELECTIVIDAD penal que la ley pone a disposición del
Ministerio Público y que tiene por finalidad ahorrar recursos
al sistema cuando, desde un principio, NO EXISTE
EXPECTATIVA RAZONABLE DE ÉXITO para la persecución
penal.

El ministerio público podrá archivar provisionalmente los


antecedentes, cuando no aparezcan antecedentes que
permitan desarrollar actividades conducentes al
esclarecimiento de los hechos. Para ello es necesario que se
reúnan las siguientes condiciones o requisitos:

a) No se haya producido la intervención del juez de garantía en


el procedimiento, o sea, la facultad de archivar
provisionalmente se pierde desde que se formaliza la
investigación o desde que interviene el juez de garantía, por
cualquier motivo, antes de la formalización
b) Que no existan antecedentes que permitan una investigación
a favor del esclarecimiento de los hechos
c) Aprobación del fiscal regional si el delito merece pena
aflictiva.
d) Que la víctima, si lo solicita, sea oída por el fiscal

Características.

1.- Se trata de una facultad discrecional del fiscal que puede ser
ejercida respecto de cualquier delito.
2.- Es una medida temporal y no definitiva
3.- La acción penal no se extingue137

Efectos.

Derivada de su aplicación se produce la suspensión transitoria


de la investigación llevada por el fiscal.138

El procedimiento puede ser reactivado en los siguientes


casos:

Por el propio fiscal o cuando la víctima solicite al ministerio


público la reapertura del procedimiento y la realización de
diligencias de investigación, pudiendo reclamar de la denegación
de dicha solicitud de diligencias ante las autoridades superiores del
ministerio público. (Art. 167 inc. 3º)

137
Valdés Hueche, Remberto y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio
Público y El Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal,
Universidad de Concepción, 4ª edición, Pág. 175
138
Valdés Hueche, Remberto y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio
Público y El Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal,
Universidad de Concepción, 4ª edición, Pág. 175

126
Por la presentación de una querella por parte de la víctima
ante el juez de garantía, en cuyo caso, si es admitida, el fiscal debe
seguir adelante la investigación conforme a las reglas generales
(Art. 169).

2.- Facultad para no iniciar investigación. o archivo


definitivo (Art. 168)

El archivo definitivo o facultad de no iniciar la


investigación es un MECANISMO DE SELECTIVIDAD penal
que la ley pone a disposición del Ministerio Público y que
tiene por finalidad ahorrar recursos al sistema cuando,
desde un principio, SE ESTABLECE QUE EL HECHO NO ES
CONSTITUTIVO DE DELITO O QUE LA RESPONSABILIDAD
PENAL SE ENCUENTRA EXTINGUIDA.

No constituye propiamente el ejercicio de la oportunidad,


porque se trata de situaciones en las que no hay un verdadero caso
penal.

Para que los fiscales hagan uso de esta facultad, se requiere:

a) Que no se hubiere producido la intervención del juez de


garantía en el procedimiento.

b) Que los hechos relatados en la denuncia no fueren


constitutivos de delito o cuando se encuentra extinguida la
responsabilidad penal del imputado.

Control judicial de la facultad de no iniciar investigación.

1.- Un primer control jurisdiccional obligatorio, que consiste en


que la decisión fundada del fiscales sometida a la aprobación del
juez de garantía

2.- En los casos de que el fiscal ejerza facultades, la víctima


podrá provocar la intervención del juez de garantía deduciendo la
querella respectiva; y si el juez la admite a tramitación, el fiscal
está obligado a seguir adelante la investigación (Art. 169).

Principio de oportunidad. (Art. 170).

Concepto: Es un mecanismo de selectividad penal que


la ley pone a disposición del Ministerio Público y que lo
faculta para no iniciar la persecución penal o abandonar la
ya iniciada cuando se trate de hechos que si bien revisten
caracteres de delito no comprometen gravemente el interés
público.

Los fiscales del ministerio público pueden no iniciar la


persecución penal o abandonar la ya iniciada, cuando se considere
que los hechos son de una gravedad muy reducida y no
comprometen gravemente el interés publico, a fin de facilitar la
operación de otros mecanismos sociales de solución del conflicto

127
que resulten menos gravosos. En general, cuando se trate de
delitos de poca monta.

Para que pueda operar este mecanismo se requiere:

a) Que se trate de un hecho que no comprometa gravemente el


interés publico,

b) Que la pena mínima asignada al delito no exceda la de


presidio o reclusión menores en su grado mínimo o que no se
trate de un delito cometido por un funcionario público en el
ejercicio de sus funciones.

c) Que el fiscal emita una decisión motivada, la que comunicará


al juez de garantía. Éste, a su vez, la notificará a los
intervinientes.

El criterio de selectividad penal introducido aquí es el de


“MÍNIMA GRAVEDAD DEL INJUSTO”. La ley estima que si se
encuentra comprometido el interés público en los hechos punibles
cuya pena mínima asignada exceda la de presidio o reclusión
menores en su grado mínimo o se tratare de un delito cometido por
un funcionario público en el ejercicio de sus funciones.

Control judicial.

Dentro de los diez días siguientes a la comunicación de la decisión


del fiscal, el juez, de oficio o a petición de cualquiera de los
intervinientes, podrá dejarla sin efecto, en los siguientes casos:

a) Cuando considere que aquél ha excedido sus atribuciones por


estar fuera de los casos previstos en el Art. 170 inc. 1º.
b) Cuando, dentro del mismo plazo, la víctima manifieste de
cualquier modo su interés en el inicio o en la continuación de
la persecución penal.

En ambos casos, la decisión del juez obligará al fiscal a


continuar con la persecución penal.

Reclamo interno o control administrativo

Vencido el plazo señalado anteriormente o rechazada por el


juez la reclamación respectiva, los intervinientes (distintos de la
víctima y del Ministerio público) cuentan con un plazo de diez días
para reclamar de la decisión del fiscal ante las autoridades
superiores del ministerio publico, quienes deberán verificar si la
decisión del fiscal se ajusta a las políticas generales del servicio y a
las normas que hubieren sido dictadas al respecto.

Efectos del principio de oportunidad:

Transcurrido el plazo precedente sin que se formule


reclamación o rechazada ésta, se entenderá extinguida la
acción penal respecto del hecho de que se trate. La extinción
de la acción penal de acuerdo a lo previsto anteriormente no
extingue la acción civil.

128
ACTUACIONES DE LA INVESTIGACIÓN

Si el fiscal no ha adoptado alguna de las actitudes señaladas,


y por ende ha decidido llevar adelante la persecución penal,
realizada o no la formalización de la investigación, debe desplegar
actividades conducentes a recopilar información útil, relevante y
pertinente.

Ahora bien, del análisis de las normas respectivas del Código,


aparece que en la etapa de investigación, es posible distinguir dos
subetapas:

1) Antes de la formalización de la investigación o


investigación preliminar:

En este estado, la actividad del fiscal y de la Policía se desarrolla


sin apego a formalidades y, por lo general, sin intervención del
imputado, quien puede ni siquiera estar enterado del hecho de
existir una investigación en su contra. No hay plazo predeterminado
para concluirla.

Esta subetapa tiene como ventaja la de proporcionar una mayor


flexibilidad para los órganos de persecución penal para llevar
adelante la investigación de los delitos y el carácter reservado que
poseen habitualmente estas actividades; pero el Ministerio Publico
se encuentra imposibilitado para realizar diligencias o solicitar
medidas que puedan afectar los derechos constitucionales de las
personas investigadas, en cuyo caso requerirá formalizar la
investigación.

2) Después de la formalización de la investigación :

Esta etapa tiene la ventaja de ofrecer al Ministerio Publico la


posibilidad de obtener autorizaciones para diligencias o medidas
que significan o pueden significar una restricción importante e
derechos para el imputado. Asimismo, se abre el procedimiento a
un mayor control judicial. Esta etapa debe cerrarse, por regla
general, en 2 años (art. 247).

La decisión del Ministerio Publico de provocar la intervención


judicial por medio de la formalización de la investigación, es
fundamentalmente una decisión de carácter estratégico.

NORMAS QUE SE DESTACAN EN LA ETAPA DE


INVESTIGACIÓN

1.- ACTUACIONES DE LA INVESTIGACIÓN: Formalizada o no la


investigación, los fiscales deben dirigir la investigación y pueden
por si mismo realizar las diligencias de investigación que
consideren conducentes al esclarecimiento de los hechos ,o bien,
pueden encomendarlas a la Policía (arts. 180 y 181).

El Código, en los artículos 180 a 226, contempla el detalle de


las actividades de la investigación.

129
Las actuaciones de investigación realizadas por el Ministerio
Público y por la Policía son secretas para los terceros ajenos al
procedimiento.

El imputado y los demás intervinientes en el procedimiento


podrán examinar los registros y los documentos de la investigación
fiscal y policial, salvo que el fiscal disponga que determinadas
actuaciones, registros o documentos sean mantenidos en secreto
respecto del imputado y de los demás intervinientes, cuando lo
considere necesario para el éxito de la investigación.

En este caso, deberá identificar las piezas o actuaciones


respectivas de modo que no se vulnere la reserva y fijar un plazo no
superior a 40 días para la mantención del secreto (art. 182).

Excepciones: el secreto no se puede decretar nunca, respecto


del propio imputado o de su defensor, sobre:

a) La o las declaraciones del imputado;


b) Las actuaciones en que éste haya intervenido o tenido
derecho a intervenir;
c) Las actuaciones en que participe el tribunal y
d) Los informes evacuados por peritos.

Existe una norma especial en la ley que sanciona el tráfico


ilícito de estupefacientes y sustancias sicotrópicas: “Cuando se
trate de la investigación de los delitos a que se refiere esta ley, si
el Ministerio Público estimare que existe riesgo para la seguridad de
los agentes encubiertos, agentes reveladores, informantes,
testigos, peritos y, en general, de quienes hayan cooperado
eficazmente en el procedimiento podrá disponer que determinadas
actuaciones, registros o documentos sean mantenidos en secreto
respecto de uno o mas intervinientes.

Se aplicará lo dispuesto en el artículo 182 del Código procesal


Penal, pero el Ministerio público podrá disponer el secreto hasta el
cierre de la investigación. Además, deberá adoptar las medidas
para garantizar que el término del secreto no ponga en riesgo la
seguridad de las personas mencionadas en el inciso anterior”

2.- PROPOSICIÓN DE DILIGENCIAS: Durante la investigación,


tanto el imputado como los demás intervinientes en el
procedimiento, pueden solicitar al fiscal todas aquellas diligencias
que consideren pertinentes y útiles para el esclarecimiento de los
hechos y el fiscal ordenará que se lleven a efecto aquellas que
estime conducentes.

Si el fiscal rechaza la solicitud, se puede reclamar ante las


autoridades del Ministerio Público según lo disponga la Ley
Orgánica Constitucional respectiva, con el propósito de obtener un
pronunciamiento definitivo acerca de la procedencia de la diligencia
(art. 183).

3.- ASISTENCIA A DILIGENCIAS: Durante la investigación, el


fiscal puede permitir la asistencia del imputado o de los demás
intervinientes a las actuaciones o diligencias que deba practicar,
cuando lo estime útil. En todo caso, podrá impartirles instrucciones
obligatorias conducentes al adecuado desarrollo de la actuación o

130
diligencia y podrá excluirlos de la misma en cualquier momento
(art. 184)

4.- AGRUPACIÓN Y SEPARACIÓN DE INVESTIGACIONES: El


fiscal puede investigar separadamente cada delito de que conozca,
pero, también puede desarrollar la investigación conjunta de dos o
mas delitos, cuando ello resulte conveniente. Asimismo, en
cualquier momento puede separar las investigaciones que se lleven
en forma conjunta.

Cuando dos o más fiscales se encuentren investigando los


mismos hechos y con motivo de esta circunstancia se afecten los
derechos de la defensa del imputado, éste puede pedir al superior
jerárquico o al superior jerárquico común, en su caso, que resuelva
cuál tendrá a su cargo el caso (art. 185)

CLASE 13: 30 DE ABRIL DE 2008

5.- TIPOS DE DILIGENCIAS:

Las diligencias o actuaciones de la investigación admiten


diversas clasificaciones siendo la más importante aquella que alude
a:

5.1.- Diligencias que no requieren autorización judicial


previa:

El Ministerio Público posee amplias facultades para realizar en


forma autónoma todas las diligencias de investigación que sean
necesarias, siempre y cuando éstas no afecten derechos
garantizados en la Constitución139.

Así, puede encargar la práctica de las diligencias a la policía


ya sea mediante instrucciones generales o particulares.

Ya sea que las diligencias las practique directamente el


Ministerio Público o la policía, ellas deben ser registradas (arts. 227
y 228).

Es importante destacar nuevamente que la ley dispone en el


artículo 228 inciso final: “En todo caso, estos registros no podrán
reemplazar las declaraciones de la policía en el juicio oral”

5.2.- Diligencias que requieren autorización judicial previa:

A estas diligencias se refiere el articulo 9º del Código, que


dispone: “Toda actuación del procedimiento que privare al
imputado o a un tercero del ejercicio de los derechos que la
Constitución asegura, o lo restringiere o perturbare,
requerirá de autorización judicial previa”.

“En consecuencia, cuando una diligencia de


investigación pudiere producir alguno de tales efectos, el f

139
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 140

131
iscal deberá solicitar previamente, autorización al juez de
garantía”

Algunas de las diligencias que requieren autorización judicial


previa y que el Código regula expresamente son las mencionadas,
en síntesis, a continuación:

1º Citación compulsiva: cuando es necesario citar a alguna


persona para llevar a cabo una actuación ante el tribunal, se le
notificará la resolución que ordena su comparecencia.

El tribunal puede ordenar que el imputado que no


compareciere injustificadamente sea detenido o sometido a prisión
preventiva hasta la realización de la actuación respectiva.

Tratándose de los testigos, peritos u otras personas cuya


presencia se requiera, pueden ser arrestados hasta la realización de
la actuación por un máximo de 24 horas e imponérseles, además
una multa de hasta 15 Unidades Tributarias mensuales.

2º Exámenes corporales: esta diligencia se regula en el articulo


197 y se dispone si es necesario para constatar circunstancias
relevantes para la investigación. Se pueden efectuar exámenes
corporales al imputado o al ofendido por el hecho punible, tales
como, pruebas de carácter biológico, extracciones de sangre u
otros análogos, siempre que no fuere de temer menoscabo para la
salud o dignidad del interesado.

3º Exhumación de cadáveres: se regula en el articulo 202.

4º Pruebas caligráficas: El fiscal puede solicitar al imputado que


escriba en su presencia algunas palabras o frases, a objeto de
practicar las pericias caligráficas que considere necesarias para la
investigación.

Si el imputado se niega a hacerlo, el fiscal puede solicitar al juez


de garantía la autorización correspondiente. (art. 203)

5º Entrada y registro en lugares cerrados: art. 204.

6º Incautación de objetos y documentos: se regula en el


artículo 217.

Cabe destacar que existen objetos y documentos no


sometidos a incautación, pues no puede disponerse la misma ni la
entrega bajo apercibimiento:

De las comunicaciones entre el imputado y las personas que puede


abstenerse de declarar como testigo por razón de parentesco o en
virtud de lo prescrito en el artículo 303.
(Facultad de abstenerse de declarar por razones de
secreto. Tampoco estarán obligadas a declarar aquellas personas
que, por su estado, profesión o función legal, como el abogado,
médico o confesor, tuvieren el deber de guardar el secreto que se
les hubiere confiado, pero únicamente en lo que se refiriere a dicho
secreto. Las personas comprendidas en el inciso anterior no podrán
invocar la facultad allí reconocida cuando se las relevare del deber
de guardar secreto por aquel que lo hubiere confiado.

132
Ver artículo 247 inciso 2º del Código Penal)
a) De las notas que hayan tomado las personas
mencionadas en la letra a) precedente, sobre
comunicaciones confiadas por el imputado, o sobre
cualquier circunstancia a la que se extienda la facultad de
abstenerse de prestar declaración
b) De otros objetos o documentos, incluso los resultados de
exámenes o diagnósticos relativos a la salud del imputado
, a los cuales se extienda naturalmente la facultad de
abstenerse de prestar declaración.

En caso de duda de la procedencia de la incautación, el juez


podrá ordenarla por resolución fundada. Los objetos y documentos
así incautados serán puestos a disposición del juez, sin previo
examen del fiscal o de la policía, quien decidirá, a la vista de ellos,
acerca de la legalidad de la medida.

Si el juez estima que los objetos y documentos incautados se


encuentran entre aquellos mencionados, ordenará su inmediata
devolución a la persona respectiva; y, en caso contrario, hará
entrega de los mismos al fiscal, para los fines que éste estime
conveniente.

Si en cualquier momento del procedimiento se constata que


los objetos y documentos incautados se encuentran entre aquellos
indicados, ellos no podrán ser valorados como medios de prueba en
la etapa procesal correspondiente.

7º Retención e incautación de correspondencia: a petición del


fiscal, el juez puede autorizar, por resolución fundada, la retención
de la correspondencia postal, telegráfica o de otra clase y los
envíos dirigidos al imputado o remitidos por él, aun bajo nombre
supuesto, o de aquellos de los cuales, por razones de especiales
circunstancias, se presuma que emanen de él o de los que él pueda
ser el destinatario, cuando por motivos fundados sea previsible su
utilidad para la investigación (art. 218).

8º Copias de comunicaciones o transmisiones: el juez de


garantía puede autorizar, a petición del fiscal, que cualquier
empresa de comunicaciones facilite copias de las comunicaciones
transmitidas o recibidas por ellas. Del mismo modo, puede ordenar
la entrega de las versiones que existan de las transmisiones de
radio, televisión u otros medios (art. 219).

9º Interceptación de comunicaciones telefónicas: esta


diligencia se encuentra regulada en los artículos 222 a 225.

10º Grabación de comunicaciones entre presentes,


fotografía, filmación u otros medios de reproducción de
imágenes:
Cuando el procedimiento tenga por objeto la investigación de
un hecho punible que merezca pena de crimen, el juez de garantía
puede ordenar, a petición del Ministerio Público, la fotografía,
filmación u otros medios de reproducción de imágenes conducentes
al esclarecimiento de los hechos. Asimismo, puede disponer de
grabación de comunicaciones entre personas presentes (art. 226).

133
5.3.- Diligencias que se pueden realizar sin conocimiento del
afectado:

Esta posibilidad de diligencias se encuentra prevista en el


artículo 236 del Código, en virtud del cual:

- Las diligencias de investigación que de conformidad al


artículo 9º requieren de autorización judicial previa pueden
ser solicitadas por el fiscal aun antes de la formalización de
la investigación.
- Si el fiscal requiere que ellas se lleven a cabo, sin previa
comunicación al afectado, el juez autorizara que se
proceda en la forma solicitada, cuando la gravedad de
los hechos o la naturaleza de la diligencia de que se
trata permita presumir que dicha circunstancia
resulta indispensable para su éxito.
- Si con posterioridad a la formalización de la investigación
el fiscal solicita proceder de la forma señalada en la letra
precedente, el juez lo autorizara cuando la reserva resulte
estrictamente indispensable para la eficacia de la
diligencia.

CONSERVACIÓN DE LAS ESPECIES RECOGIDAS


DURANTE LA INVESTIGACIÓN.

Las especies recogidas durante la investigación son


conservadas bajo la custodia del Ministerio Público, quien debe
adoptar las medidas necesarias para impedir que se alteren en
cualquier forma.

El juez de garantía conoce las reclamaciones que puedan


plantear los intervinientes.

Los intervinientes deben tener acceso a esas especies para


reconocerlas o practicar alguna pericia con autorización del
Ministerio Público o, en su defecto, del juez de garantía (art. 188).140

LA PRUEBA ANTICIPADA

La prueba anticipada es una excepción al principio que


la prueba sólo tiene lugar en el juicio oral 141.

La lectura de declaraciones de peritos y testigos en el


juicio oral es una situación excepcional, toda vez que la
regla general está constituida por la interrogación personal
de éstos en la audiencia.142

De acceder a lo solicitado, el Juez de Garantía recibirá la


prueba anticipada en una audiencia especialmente convocada al
efecto. En su desarrollo las diligencias deben cumplir con las
exigencias de un verdadero juicio, es decir, permitiendo la plena
intervención de los interesados y del juez de garantía.
140
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 142,
143, 144
141
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 14
142
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 200

134
Los tipos de prueba a que alude el Código son las prueba
testimonial y la prueba pericial y además se regula la anticipación
de prueba de los menores de edad

1º PRUEBA TESTIMONIAL

En esta materia pueden distinguirse dos situaciones:

Primera situación: cuando concluya la declaración del


testigo antele Ministerio Público, el fiscal le hará saber la obligación
que tiene de comparecer y declarar durante la audiencia del juicio
oral, así como de comunicar cualquier cambio de domicilio o de
morada hasta esa oportunidad.

Si, al hacérsele esa prevención, el testigo manifiesta la


imposibilidad de concurrir a la audiencia del juicio oral, por tener
que ausentarse a larga distancia o por existir motivo que
haga temer la sobreviniencia de su muerte, su incapacidad
física o mental, o algún otro obstáculo semejante, el fiscal
puede solicitar del juez de garantía que se reciba su declaración
anticipadamente.

En tales casos, el juez debe citar a todos aquellos que tengan


derecho a asistir al juicio oral, quienes tendrán todas las facultades
previstas para su participación en la audiencia del juicio oral.

Segunda situación: ésta se refiere a la anticipación de


prueba testimonial en el extranjero.

Si el testigo se encuentra en el extranjero y no puede traerlo


a declarar, el fiscal puede solicitar al juez de garantía que también
se reciba su declaración anticipadamente.

Para ese efecto, se recibirá la declaración del testigo, según


resulte mas conveniente y expedito, ante un cónsul chileno o ante
el tribunal del lugar en que se halle.

La petición respectiva se hará llegar, por conducto de la Corte


de Apelaciones correspondiente, al Ministerio de Relaciones
Exteriores para su diligenciamiento, y en ella se individualizaran los
intervinientes a quienes deberá citarse para que concurran a la
audiencia en que se recibirá la declaración, en la cual podrán
ejercer todas las facultades que les correspondan si se tratase de
una declaración prestada durante la audiencia del juicio oral.

Si se autoriza la practica de esta diligencia en el extranjero, y


ella no tiene lugar, el Ministerio Público deberá pagar, a los demás
intervinientes que hayan comparecido a la audiencia, los gastos en
que han incurrido, sin perjuicio de lo que se resuelva en cuanto a
costas (arts. 191 y 192).

2º PRUEBA PERICIAL

Se puede solicitar la declaración de peritos, cuando sea


previsible que la persona de cuya declaración se trata, se
encontrará en la imposibilidad de concurrir al juicio oral, por alguna

135
de las razones contempladas en el inciso segundo del articulo 191,
esto es, la imposibilidad de concurrir a la audiencia del juicio oral,
por tener que ausentarse a larga distancia o por existir motivo que
hiciere temer la sobreviniencia de su muerte, su incapacidad física
o mental, o algún otro obstáculo semejante.

3º ANTICIPACIÓN DE PRUEBA DE MENORES DE EDAD

El fiscal podrá solicitar que se reciba la declaración anticipada


de los menores de 18 años que fueren víctimas de alguno de los
delitos contemplados en el libro II, Título VII, párrafos 5 y 6 del
Código Penal.

2phn mb,.Título VII CRÍMENES Y DELITOS CONTRA EL ORDEN DE


LAS FAMILIAS, LEY 19927 CONTRA LA MORALIDAD PÚBLICA Y
CONTRA LA INTEGRIDAD Art. 1º Nº 4 SEXUAL PARRAFO 5.
VIOLAIÓN, YPARRAFO VI, Del estupro y otros delitos sexuales.

En dichos casos, el juez, considerando las


circunstancias personales y emocionales del menor de edad,
podrá acogiendo la solicitud de prueba anticipada, proceder
a interrogarlo, debiendo los intervinientes dirigir las
preguntas por su intermedio.

Con todo, si se modificaren las circunstancias que


motivaron la recepción de prueba anticipada, la misma
deberá rendirse en el juicio oral.

La declaración deberá rendirse en una sala


acondicionada, con los implementos adecuados a la edad y
etapa evolutiva del menor de edad.

En estos casos, el juez deberá citar a todos aquellos


que tuvieren derecho a asistir al juicio oral. ( nueva
modificación)

CLASE 14:06 DE MAYO DE 2008

FORMALIZACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN

En la etapa de investigación, es posible distinguir dos


subetapas: La primera, antes de la formalización de la investigación
y que es desformalizada; y la segunda, después de la formalización
de la investigación.

Esta segunda etapa tiene la ventaja de ofrecerla Ministerio


Público la posibilidad de obtener autorizaciones para diligencias o
medidas que significan o pueden significar una restricción
importante de derechos para el imputado y se abre el
procedimiento a un mayor control judicial.

Concepto de formalización de la investigación

136
“La formalización de la investigación es comunicación que el
fiscal efectúa al imputado, en presencia del juez de
garantía, de que desarrolla actualmente una investigación
en su contra respecto de uno o más delitos determinados”
(art. 229).

“el cargo contenido en la formulación de la investigación es


definitivo, en el sentido de que después de realizado no puede ser
ampliado o alterado en base a nuevos hechos punibles atribuibles
al imputado, los cuales necesariamente tendrán que ser materia de
un nuevo proceso de indagación separado por parte del fiscal, toda
vez que como lo ordena el inciso final del artículo 259 del CPP la
acusación solo podrá referirse a hechos y personas incluidos en la
formalización de la investigación aunque e efectuare una distinta
calificación jurídica”143

“Pero, además, el carácter de garantía que reviste esta


actuación ( se refiere a la formalización), se expresa en que el
ministerio público queda constreñido por los hechos incluidos en
los cargos formalizados, impidiéndose la posibilidad de una
sorpresiva ampliación de los mismos cuando, posteriormente,
deduzca acusación”144

La formalización de la investigación requiere:

a) Que se individualice al imputado;


b) Que se indique el delito que se le atribuye y lugar y fecha de
su comisión, y
c) Que se indique el grado de participación que se le asigna

Oportunidad

La regla general es que el fiscal puede formalizar la investigación


cuando considere oportuno formalizar el procedimiento por medio
de la intervención judicial. Es una atribución exclusiva del fiscal y,
por ende, no está obligado a formalizar si no lo desea.

Por excepción el fiscal está obligado a formalizar la investigación,


cuando:

a) Deba requerir la intervención judicial para la practica de


determinadas diligencias de investigación;
b) Deba solicitar la intervención judicial para la recepción
anticipada de prueba, y
c) Solicita medidas cautelares (art. 230).

Se exceptúa de ésta obligación, por otra parte, los casos


expresamente señalados por la ley, es decir, lo dispuesto en el
articulo 236.

Autorización para practicar diligencias sin


conocimiento del afectado. Las diligencias de investigación que de
conformidad al artículo 9º requirieren de autorización judicial previa
podrán ser solicitadas por el fiscal aun antes de la formalización
de la investigación. Si el fiscal requiriere que ellas se llevaren a
cabo sin previa comunicación al afectado, el juez autorizará que se

143
Nuñez Vásquez, J Cristóbal, Tratado del Proceso Penal y del Juicio Oral, tomo II, Pág. 97
144
Chaguán Sarrás, Sabas, Manual del Procedimiento Penal, 2ª edición, pag215

137
proceda en la forma solicitada cuando la gravedad de los
hechos o la naturaleza de la diligencia de que se tratare
permitiere presumir que dicha circunstancia resulta indispensable
para su éxito.
Si con posterioridad a la formalización de la investigación el fiscal
solicitare proceder de la forma señalada en el inciso precedente, el
juez lo autorizará cuando la reserva resultare estrictamente
indispensable para la eficacia de la diligencia.

Efectos de la formalización de la investigación

La formalización de la investigación produce los siguientes efectos:

a) Suspende el curso de la prescripción de la acción penal en


conformidad a lo dispuesto en el articulo 96 del Código Penal;
b) Comienza a correr el plazo de 2 años para cerrar la
investigación (art. 247), y
c) El Ministerio Público pierde la facultad de archivar
provisionalmente el procedimiento.

Audiencia de formalización de la investigación

Si el fiscal desea formalizar la investigación respecto de un


imputado que no se encuentre detenido, debe solicitar al juez de
garantía la realización de una audiencia en fecha próxima.

Si el imputado se encuentra detenido, la investigación


se formaliza en la audiencia de control de la detención .

A la audiencia se debe citar al imputado, a su defensor y a los


demás intervinientes. En los casos de ausencia del imputado, el
fiscal puede solicitar su detención.

Una vez llegado el día de la audiencia, ésta se desarrolla de la


siguiente forma:

1º El juez ofrece la palabra al fiscal para que exponga verbalmente


los cargos que presenta en contra del imputado y las otras
solicitudes que quiera efectuar al tribunal.

Entre las solicitudes que puede formular el fiscal figuran:

a) Una medida cautelar personal o real;


b) Autorización para realizar una diligencia de investigación que
pueda afectar derechos garantizados en la Constitución;
c) Anticipación de la prueba;
d) Resolución del caso mediante el “juicio inmediato” (art. 235),
y
e) Suspensión condicional del procedimiento o un acuerdo
reparatorio. salidas alternativas.

2º Posteriormente, el imputado y su defensor pueden manifestar lo


que estimen conveniente.

3º A continuación, el juez abre debate sobre las demás peticiones


que los intervinientes planteen.

138
Si el imputado considera que la formalización de la
investigación en su contra ha sido arbitraria, puede reclamar a las
autoridades del Ministerio Público, de acuerdo a su Ley Orgánica.
Reclamo vía administrativa.

Plazo judicial para el cierre de la investigación

Cuando el juez de garantía, de oficio o a petición de alguno de


los intervinientes y oyendo al Ministerio Público, lo considere
necesario con el fin de cautelar las garantías de los intervinientes y
siempre que las características de la investigación lo permitan,
puede fijar, en la misma audiencia de formalización de la
investigación, un plazo para el cierre de la investigación, al
vencimiento del cual se producen los mismos efectos que cuando
opera la conclusión de la investigación en forma normal.

Control anterior a la formalización de la investigación

Cualquier persona que se considere afectada por una


investigación que no se haya formalizado judicialmente, puede
pedir al juez de garantía que le ordene al fiscal informar acerca de
los hechos que son objeto de la investigación; y el juez también
puede fijar un plazo para que formalice la investigación (art. 186).145

Juicio inmediato

“Es un mecanismo de aceleración del procedimiento que


puede ser solicitado por el ministerio Público al Juez de Garantía en
la audiencia de formalización, que busca evitar trámites
innecesarios, convirtiendo a la referid audiencia en una de
preparación del juicio oral”146

En la audiencia de formalización de la investigación, el fiscal


puede solicitar al juez que la causa pase directamente a juicio oral.

Si el juez acoge la solicitud: en la misma audiencia el


fiscal debe formular verbalmente su acusación y ofrecer
prueba.

También, en la audiencia, el querellante puede adherirse a la


acusación del fiscal o acusar particularmente indicando las pruebas
de que piensa valerse en el juicio.

El imputado, por su parte, puede realizar las alegaciones que


correspondan y ofrecer, a su turno, prueba.

Al termino de la audiencia, el juez dictará el auto de apertura


del juicio oral, pero puede suspender la audiencia y postergar esta
resolución, otorgando al imputado un plazo no menor de 15 días ni
mayor de 30 días, dependiendo de la naturaleza del delito,
para plantear sus solicitudes de prueba.

145
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 146 a
149
146
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 275

139
Las resoluciones que el juez dicte en conformidad a lo
anterior, no serán susceptibles de recurso alguno (art. 235).

Sobre esta posibilidad del juicio inmediato pueden señalarse las


siguientes características:

a) Constituye un mecanismo de aceleración del procedimiento,


pues implica que de la audiencia de formalización se pasa
directamente al juicio oral;
b) No es una salida alternativa, pues habrá enjuiciamiento del
imputado en el juicio oral;
c) Si la petición es acogida por el juez de garantía, en el hecho la
audiencia pasa a ser la preparación del juicio oral.
d) El juez no esta obligado por la petición del fiscal y sus
resoluciones, en uno y otro sentido, no son susceptibles de
recurso alguno.
e) El imputado y su defensor pueden oponerse a la pretensión
del fiscal y, en el evento que el juez, después de acoger la
petición, estime que puede producir la indefensión del
acusado, está facultado para suspender la audiencia para que
éste plantee sus solicitudes de prueba. La suspensión es por
un plazo mínimo de 15 días y máximo de 30 días, y
f) Es una demostración que, desde el punto de vista del fiscal, la
investigación se encuentra agotada y se utiliza, normalmente,
cuando se está en presencia de un delito flagrante147

CONCLUSIÓN DE LA ETAPA DE INVESTIGACIÓN

Plazo para el cierre de la investigación: transcurrido el plazo


de 2 años desde al fecha en que la investigación haya sido
formalizada, el fiscal debe proceder a cerrarla.

Recodemos que también hay actividades antes de la


formalización de la investigación por lo que, la investigación
perfectamente puede durar mas de 2 años, pero, con las
limitaciones analizadas respecto de las actuaciones del fiscal y,
asimismo, que el juez de garantía pudo haber fijado un plazo
judicial para el cierre de la misma (arts. 234 y 247).

Situaciones que pueden producirse cumplido el plazo


señalado o el plazo judicial:

Una vez que ha transcurrido el plazo de 2 años a que se ha


hecho mención, o el término que había fijado el juez, pueden
presentarse las siguientes situaciones:

1º El fiscal no declara cerrada la investigación: en este caso,


el imputado o el querellante puede solicitar al juez que aperciba
al fiscal para dicho cierre, para cuyo efecto el juez cita a los
intervinientes a una audiencia.

Si el fiscal no comparece a la audiencia o si compareciendo,


se niega a declarar cerrada la investigación, el juez decretará el
sobreseimiento definitivo de la causa, resolución que es apelable.

147
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 149,
150

140
2º Si el fiscal se allana a la solicitud de cierre: debe formular,
en esa audiencia, la declaración en tal sentido y tiene el plazo de
10 días para deducir acusación.

Transcurrido el plazo sin que se haya deducido la acusación,


el juez, de oficio o a petición de alguno de los intervinientes, citará
a una audiencia y dictará el sobreseimiento definitivo de la causa.

El plazo de 2 años aludido se suspende cuando se ha


dispuesto la suspensión condicional del procedimiento o se ha
decretado sobreseimiento temporal por alguna de las causales que
lo hacen procedente de acuerdo al artículo 252.148.

Artículo 252.- Sobreseimiento temporal. El juez de garantía


decretará el sobreseimiento temporal en los siguientes casos:
a) Cuando para el juzgamiento criminal se requiriere la resolución
previa de una cuestión civil, de acuerdo con lo dispuesto en el
artículo 171;
b) Cuando el imputado no compareciere al procedimiento y fuere
declarado rebelde, de acuerdo con
lo dispuesto en los artículos 99 y siguientes, y
c) Cuando, después de cometido el delito, el imputado cayere en
enajenación mental, de acuerdo con lo
dispuesto en el Título VII del Libro Cuarto.
El tribunal de juicio oral en lo penal dictará sobreseimiento
temporal cuando el acusado no hubiere comparecido a la audiencia
del juicio oral y hubiere sido declarado rebelde de conformidad a lo
dispuesto en los artículos 100 y 101 de este Código.

CIERRE DE LA INVESTIGACIÓN Y ACTITUDES DEL FISCAL

Características del cierre de la investigación

1.- Concreta la idea de la reforma en orden a que el proceso es


una carga para el imputado que no puede ser prolongada
indefinidamente en el tiempo
2.- Es una manifestación del principio de celeridad
3.- El imputado tiene el derecho a obtener un juzgamiento dentro
de un plazo razonable149

La investigación debe cerrarse, por el fiscal, una vez


practicada las diligencias necesarias para la averiguación del hecho
punible y sus autores, cómplices o encubridores y, dentro del plazo
de los 10 días siguientes, debe adoptar alguna de las siguientes
actitudes:
1º Solicitar el sobreseimiento definitivo o temporal de la
causa;
2º Formular acusación, y
3º Comunicar su decisión de no perseverar en el
procedimiento (art. 248).

Cuando el fiscal decide solicitar el sobreseimiento definitivo o


temporal o comunicar la decisión de no perseverar en el
148
Correa Selamé, Jorge, Curso de Derecho Procesal Penal, Ediciones Jurídicas Santiago, Pág. 182
149
Valdés Hueche, Remberto y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio
Público y El Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal,
Universidad de Concepción, 4ª edición, Pág. 199

141
procedimiento, debe formular su requerimiento al juez de garantía,
quien citará a todos los intervinientes a una audiencia (Art. 249).

1. Solicitar el sobreseimiento definitivo o temporal de


la causa

El juez de garantía, al término de la audiencia que ha citado,


cuando el Fiscal ha formulado su requerimiento de que se decrete
el sobreseimiento o comunicado que no perseverará en el
procedimiento, se debe pronunciar sobre la solicitud de
sobreseimiento planteada por el fiscal, pudiendo acogerla,
sustituirla, decretar un sobreseimiento distinto del requerido o
rechazarla, si no la considera procedente.

En el último caso, dejará a salvo las atribuciones del


Ministerio Público de formular acusaciones o de comunicar la
decisión de no perseverar en el procedimiento (art. 256).

Si el querellante se opone a la solicitud de sobreseimiento


formulada por el fiscal, el juez dispondrá que los antecedentes sean
remitidos al Fiscal Regional, a objeto que éste revise la decisión del
fiscal a cargo de la causa (art. 258).

Si el fiscal Regional, dentro de los 3 días siguientes, decide


que el Ministerio Público formule acusación: dispondrá
simultáneamente si el caso debe continuar a cargo del fiscal que
hasta el momento lo ha conducido, o si designará uno distinto. En
dicho evento, la acusación del Ministerio Público deberá ser
formulada dentro de los 10 días siguientes, en conformidad a las
reglas generales. Esta situación se conoce como el
forzamiento de la acusación (art. 258).

Si el Fiscal Regional, dentro del plazo de 3 días de recibidos


los antecedentes, ratifica la decisión del fiscal a cargo del caso: el
juez puede disponer que la acusación correspondiente sea
formulada por el querellante, quien la habrá de sostener en lo
sucesivo en los mismos términos que el Código lo establece para el
Ministerio Público, o bien procederá a decretar el sobreseimiento
correspondiente (art. 258).

La resolución que niega lugar a una de las solicitudes que el


querellante formule es inapelable, sin perjuicio de los recursos que
procedan en contra de aquella que ponga término al procedimiento.

El juez no puede dictar sobreseimiento definitivo respecto de


los delitos que, conforme a los tratados internacionales ratificados
por Chile y que se encuentren vigentes, sean imprescriptibles o no
puedan ser amnistiados, salvo en los casos de los números 1º y 2º
del artículo 93 del Código Penal, esto es, la muerte del responsable
o el cumplimiento de la condena.

2. Formular acusación

Esta acusación la realiza el fiscal cuando estima que la


investigación proporciona fundamento serio para el enjuiciamiento
del imputado contra quien se haya formalizado la misma.

142
3. Comunicar su decisión de no perseverar en el
procedimiento

Esta tercera decisión es adoptada por el fiscal cuando no se


han reunido los antecedentes suficientes para fundar una acusación
durante la investigación.

No cabe confundir la decisión de no perseverar con el


ejercicio del principio de oportunidad, porque obedecen a
fundamentos diferentes. Mientras la decisión de no perseverar
en el procedimiento surge por una investigación insuficiente
y no extingue la acción penal, el principio de oportunidad
emana, como hemos visto, de la apreciación de no haberse
afectado gravemente el interés publico y sí extingue la
acción penal.

Ahora bien, para materializar la decisión de no perseverar en el


procedimiento el fiscal debe emitir una decisión fundada y escrita,
la que produce los siguientes efectos:

a) Deja sin efecto la formalización de la investigación;


b) Da lugar a que el juez revoque las medidas cautelares que se
hayan decretado, y
c) La prescripción de la acción penal continuará corriendo como
si nunca se hubiere interrumpido.

En caso de que el fiscal haya comunicado esta decisión, el


querellante puede solicitarle al juez que lo faculte para ejercer los
derechos que tiene cuando se opone a la dictación de
sobreseimiento y la decisión del juez es inapelable, sin perjuicio de
los recursos que procedan en contra de la resolución que ponga
término al procedimiento (art. 258).

REAPERTURA DE LA INVESTIGACIÓN

Hasta la realización de la audiencia solicitada por el fiscal


para pedir el sobreseimiento o comunicar la decisión de no
perseverar en el procedimiento, y durante la audiencia, los
intervinientes pueden reiterar la solicitud de diligencias precisas de
investigación que oportunamente hayan formulado durante la
investigación y que el Ministerio Público ha rechazado (art. 257).

En todo caso, el juez no decretará ni renovará las siguientes


diligencias:

a) Las que en su oportunidad se hayan ordenado a petición de


los intervinientes y no se hayan cumplido por negligencias o
hecho imputable a los mismos;
b) Las que sean manifiestamente impertinentes;
c) Las que tengan por objeto acreditar hechos públicos y
notorios, y
d) En general, todas aquellas diligencias que hayan sido
solicitadas con fines puramente dilatorios.

Si el juez de garantía acoge la solicitud, ordenará al fiscal reabrir


la investigación y proceder al cumplimiento de las diligencias en el

143
plazo que las fijará, pudiendo el fiscal, en dicho evento y por una
sola vez, solicitar ampliación del mismo plazo.

Vencido el plazo o su ampliación, o aun antes de ello si se han


cumplido las diligencias, el fiscal cerrará nuevamente la
investigación y adoptará algunas de las actitudes ya señaladas.

CLASE Nº 15: 07 DE MAYO 2008


EL SOBRESEIMIENTO

El sobreseimiento puede ser total o parcial. Es total, cuando


se refiere a todos los delitos y a todos los imputados; y es parcial,
cuando se refiere a algún delito o a algún imputado, de los varios a
que se haya extendido la investigación y que han sido objeto de
formalización de la investigación.

Cuando el sobreseimiento es parcial, el procedimiento se


continúa respecto de aquellos delitos o de aquellos imputados a
que el sobreseimiento no se extiende (art. 255).
Asimismo, el sobreseimiento puede ser definitivo o temporal, como
se analizará.
SOBRESEIMIENTO DEFINITIVO

El juez de garantía debe decretar el sobreseimiento definitivo


cuando concurre alguna de las siguientes causales:

1. Cuando el hecho investigado no es constitutivo de delito;


2. Cuando aparezca claramente establecida la inocencia del
imputado;
3. Cuando el imputado esté exento de responsabilidad criminal
en conformidad al articulo 10 del Código Penal o en virtud de
otra disposición legal;
4. Cuando se haya extinguido la responsabilidad penal del
imputado por alguno de los motivos establecidos en la ley;
5. Cuando sobrevenga un hecho que, con arreglo a la ley, ponga
fin a la responsabilidad penal, y
6. Cuando el hecho de que se trata haya sido materia de un
procedimiento penal en el que ha recaído sentencia firme
respecto del imputado.

Como se señaló precedentemente, el juez de garantía no puede


decretar el sobreseimiento definitivo respecto de los delitos que,
conforme a los tratados internacionales ratificados por Chile y que
se encuentren vigentes, sean imprescriptibles o no puedan ser
amnistiados, salvo en los casos de los números 1 y 2 del articulo 93
del Código Penal, esto es, la muerte del imputado y el cumplimiento
de la condena.

Efectos del sobreseimiento definitivo: el sobreseimiento


definitivo pone término al procedimiento y tiene la autoridad de
cosa juzgada (art. 251).

SOBRESEIMIENTO TEMPORAL

El juez de garantía decreta el sobreseimiento temporal cuando


concurra alguna de las siguientes causales:

144
a) Cuando para el juzgamiento criminal se requiera la solución
previa de una cuestión civil, de acuerdo con lo dispuesto en el
articulo 171.
b) Cuando el imputado no comparece al procedimiento y es
declarado rebelde, de acuerdo a lo dispuesto en los artículos
99 y siguientes, y
c) Cuando, después de cometido el delito, el imputado cae en
enajenación mental, de acuerdo con lo dispuesto en el Titulo
VII del Libro Cuarto (art. 252).

Efectos del sobreseimiento temporal: la causa se paraliza, pero


a solicitud del fiscal o de cualquiera de los restantes intervinientes,
el juez puede decretar la reapertura del procedimiento cuando cesa
la causal que lo haya motivado.

RECURSO:

El sobreseimiento sólo será impugnable por la vía del recurso


de apelación ante la Corte de Apelaciones respectiva.
Como el Código no distingue debemos entender que ambos
sobreseimientos son apelables

ETAPA INTERMEDIA O DE PREPARACIÓN DEL JUICIO ORAL

FUNCIONES DE LA ETAPA INTERMEDIA

Las funciones principales de esta fase del procedimiento son


las siguientes:

1. El control, por parte del juez de Garantía, de la corrección


formal de la acusación o acusaciones;
2. El control de la validez y pertinencia de las pruebas ofrecidas
por las partes.
3. El control de la congruencia entre la formalización de la
investigación y la o las acusaciones.
4. Resolver las incidencias previas al juicio.
5. Constituye la última oportunidad procesal para terminar
anticipadamente el proceso a través de una salida alternativa
o un procedimiento especial.
6. Fijar el tribunal competente y las personas que deben
intervenir en el juicio.

CARACTERÍSTICAS

1.- Es una etapa necesaria e ineludible del procedimiento


ordinario

A través de ella se busca preparar adecuadamente el juicio,


depurando y acortando la discusión, así como también los
elementos de prueba que se rendirán en la audiencia. Se busca de
este modo evitar la realización de juicios eternos y la producción en
ellos de pruebas ilícitas, en cumplimiento del principio de
racionalización del sistema y legitimidad de la decisión.

145
2.- Predomina el principio acusatorio formal, atenuado
por la eventual intervención del querellante

No existe a esta altura del proceso un análisis de fondo


acerca de la procedencia de la acusación, de modo que el Juez de
Garantía no está facultado para ejercer un control
sustancial sobre la misma, no puede por ejemplo admitirla o
rechazarla en razón de sus fundamentos, limitándose a
efectuar un control formal que asegure el normal desarrollo
del juicio.

En razón de lo anterior, la exigencia impuesta al Fiscal en el


sentido de que sólo debe acusar cuando estime que la investigación
proporciona fundamento serio para el enjuiciamiento del imputado,
es controlada únicamente por el tribunal que conoce el juicio, ya
sea el Tribunal de Juicio Oral o un Juez de Garantía.

Sin perjuicio de lo señalado, la decisión que adopte el Ministerio


Publico es controlada horizontalmente por la actividad del
querellante particular, quien, si no se encuentra conforme con la
pretensión punitiva del persecutor oficial, está facultado para
presentar una acusación particular donde solicite las penas que
estime adecuadas desde su perspectiva. Es más, si cerrada la
investigación el Ministerio Publico decide no acusar, el juez de
garantía puede autorizar al querellante para sostener por sí solo la
acusación.

3.- Es una etapa procesal que se encuentra a cargo del


Juez de Garantía

Sólo un Juez de Garantía puede conocer y resolver las


cuestiones que se planteen en esta etapa de procedimiento.

4.- La etapa intermedia consta de dos fases, una escrita y


la otra oral

La fase escrita comienza con la presentación del escrito de


acusación por parte del Ministerio Publico y dura hasta la víspera
del día de celebración de la audiencia de preparación.

La fase oral está constituida precisamente por la audiencia de


preparación del juicio, que se rige por los principios de oralidad e
inmediación. En consecuencia, durante esta fase no se admitirá la
presentación de escritos.

La etapa intermedia concluye con la dictación del auto de


apertura, decisión que permite llevar al acusado a un juicio
oral y público, determina el tribunal competente, señala las
pruebas que se rendirán en la audiencia respectiva y fija el
contenido preciso del litigio, delimitando cuál será su
objeto, con pleno respeto al principio de congruencia. En
este ultimo sentido se busca evitar acusaciones sorpresivas que
impidan el adecuado ejercicio del desarrollo de defensa.

FASES DE LA ETAPA INTERMEDIA

I.- FASE ESCRITA.

146
A.- La acusación del Fiscal

El fiscal presentará acusación cuando estime que la


investigación proporciona fundamento serio para el enjuiciamiento
del imputado. Recordemos que la acusación también puede ser
presentada y sostenida por el querellante en los casos de
forzamiento ya analizados.

La acusación es el escrito mediante el cual el Ministerio


Público manifiesta formalmente su decisión de perseguir la
responsabilidad criminal del imputado, y ello ocurrirá cuando
estime que existe fundamento serio para acusar.

La acusación es escrita y debe contener en forma clara y precisa


los requisitos señalados en el articulo 259 del CPP, a saber:

a) La individualización del o los acusados y de su


defensor. La finalidad de esta exigencia consiste en
determinar claramente la persona sobre quien recaerán los
efectos de una eventual sentencia definitiva, debiendo por lo
demás coincidir la persona del acusado con aquella que ha
sido formalizada durante la investigación.
b) La relación circunstancial de el o los hechos atribuidos
y de su calificación jurídica. Esta condición debe
relacionarse con el inciso final del mismo precepto en cuanto
exige que la acusación sólo podrá referirse a hechos incluidos
en la formalización de la investigación, aunque se efectúe una
distinta calificación jurídica. Estas dos primeras exigencias
constituyen una manifestación del principio de congruencia,
que a su vez cautela el derecho de defensa, en cuanto
requiere que la imputación penal sea precisa y determinada.
Es deber del tribunal, entonces, velar por la identidad del
objeto del proceso, tanto desde el punto de vista material
(mismos hechos) como personal (mismos sujetos
formalizados). La descripción fáctica realizada por el Fiscal en
la formalización es de gran trascendencia, ya que contiene su
teoría del caso y determina los hechos y personas respecto de
los cuales puede posteriormente acusar. En síntesis la
acusación debe ser CONGRUENTE con la formalización
que le precede lo que significa que solo puede referirse
a hechos y personas incluidos en la formalización,
estando facultado el fiscal para efectuar una
calificación jurídica distinta.

c) La relación de las circunstancias modificatorias de la


responsabilidad penal que concurrieren, aun
subsidiariamente de la petición principal. Se trata de una
calificación jurídica de las circunstancias del hecho, que
producen el efecto de agravar o disminuir la penalidad que en
abstracto contemple la ley penal. En consecuencia, es
necesario que la descripción fáctica comprenda los hechos a
partir de los cuales se concluye la existencia de una
atenuante o de una agravante.

d) La participación que se atribuyere al acusado. Es


indispensable que en tal descripción se dé cuenta de la

147
intervención que tuvo el acusado en los sucesos y que
permitirán encuadrarla como autoría, complicidad o
encubrimiento.

e) La expresión de los preceptos legales aplicables.


Requisito que se refiere tanto a las normas sustantivas como
adjetivas que regulen la imputación.

f) El señalamiento de los medios de prueba de que el


Ministerio Publico piensa valerse enjuicio. Esta exigencia
obedece al principio de contradicción e igualdad procesal y
procura respetar el derecho de defensa del acusado. El inciso
2º de este artículo 259 reglamenta la forma en que debe
ofrecerse la prueba, señalando que en el caso de la
testimonial deberá presentarse una lista de los testigos,
individualizándolos, a lo menos, con su nombre, apellidos,
profesión y domicilio o residencia, señalando además los
puntos sobre los que habrán de recaer sus declaraciones. Del
mismo modo se individualizará a los peritos y se acompañará
el informe pericial, indicando además sus títulos o calidades ,
para los efectos de exámenes de admisibilidad de la pericia
que debe realizar el Juez de Garantía en la audiencia de
preparación, en razón de la seriedad y profesionalismo del
peritaje y de su autor. En todo caso, adelantamos que la
prueba pericial en el juicio oral se compone únicamente por la
declaración del perito ante el tribunal. En cuanto a los otros
elementos de prueba, como documentos, objetos y otros
medios atípicos o innominados, sólo se requiere su mención
expresa.

g) La pena cuya aplicación se solicitare. En este punto el


Fiscal fija su pretensión punitiva, que deberá ser concordante
con los hechos descritos y la calificación jurídica de los
mismos. Esta exigencia comprende tanto la pena principal
como las accesorias legales, tanto las penas corporales como
las pecuniarias, incluso si procediere, el comiso y otras
sanciones establecidas por la ley.

h) En su caso, la solicitud de que se proceda de acuerdo


al procedimiento abreviado. Esta es una e las
oportunidades en que el Fiscal puede solicitar este
procedimiento especial, la particularidad que tiene hacerlo de
este modo consiste en que la pretensión punitiva expresada
debe estar de acuerdo con los requisitos de procedencia del
abreviado, esto es, no puede ser superior a 5 años de presidio
o reclusión menores en su grado máximo.

i) El fiscal debe expresar también en la acusación si la


cooperación prestada por el acusado ha sido eficaz.

j) Entrega de los antecedentes de la investigación. Solo el


cumplimiento cabal de esas obligaciones permitirá al acusado
y a su defensa estructurar un eficiente contraexamen o
preparar la correspondiente prueba de refutación.

148
Clase 16 y 17: 14 mayo de 2008

B. Providencia que recae en la acusación y su notificación

Presentada la acusación ante el juez de garantía, éste, dentro de


las veinticuatro horas siguientes debe dictar una resolución
disponiendo la notificación de la acusación a todos los
intervinientes y los citará a la audiencia de preparación de juicio
oral, que deberá llevarse a efecto no antes de veinticinco días ni
después de treinta y cinco.

La notificación de la citación debe incluir una copia íntegra de la


resolución, con la identificación del proceso, la indicación del
tribunal ante el cual deben comparecer, su domicilio, la fecha y
hora de la audiencia y el motivo de la comparecencia. Además,
debe contener la advertencia de los efectos de la no comparecencia
injustificada.

Son plenamente aplicables las normas especiales para la


notificación del Ministerio Publico, en cuanto este organismo será
notificado en sus oficinas, y respecto de los otros intervinientes,
distinguiendo si cuentan con defensor o mandatario constituido, en
cuyo caso las notificaciones deberán ser hechas solamente a éste,
salvo que la ley o el tribunal dispongan que también se notifique
directamente a aquél.

La notificación al acusado debe efectuarse, a más tardar, diez


días antes de la audiencia de preparación. En dicha actuación se le
entregará copia de la acusación, en la que se dejará constancia del
hecho de encontrarse a su disposición, en el tribunal, los
antecedentes de la investigación. En su caso, se le entregarán,
además, copias de las actuaciones del querellante, las acusaciones
particulares, adhesiones y la demanda civil. Si el acusado se
encuentra privado de libertad, la notificación se efectuará en
persona en el establecimiento o recinto penal, aunque éste se
hallare fuera del territorio jurisdiccional del tribunal, mediante la
entrega, por un funcionario del establecimiento y bajo la
responsabilidad del jefe del mismo, del texto de la resolución y de
los demás antecedentes.

Salvo el caso del imputado privado de libertad, si analizamos la


historia legislativa del articulo 260 del CPP, podemos concluir que
para los legisladores fue suficiente en este caso la notificación por
cedula.

C.- Actuaciones eventuales del querellante

Por escrito y hasta quince días antes de la fecha fijada para la


realización de la audiencia de preparación el querellante podrá
realizar las siguientes actuaciones:

a) Presentar acusación particular, donde amplíe la acusación del


Fiscal, extendiéndola a hechos o a imputados distintos,
siempre con respeto al principio de congruencia. También
puede plantear una distinta calificación jurídica de los hechos,
otras formas de participación del acusado, o solicitar penas
distintas, normalmente superiores a la pretensión punitiva del
persecutor estatal. Sólo en esta hipótesis, siempre y cuando

149
la pena solicitada exceda el límite legal, puede el
querellante oponerse al procedimiento abreviado.

b) Adherir a la acusación del Fiscal, lo que ocurrirá cuando el


querellante esté de acuerdo con la penalidad solicitada y con
la calificación jurídica que, de los hechos, participación y
circunstancias, haya realizado el Ministerio Público.

Si el querellante no deduce acusación particular o no adhiere a la


acusación en esta oportunidad, el Juez de Garantía, de oficio o a
petición de parte, declarará abandonada la querella.

c) Deducir demanda civil, cuando procediere. Recordemos


que en el proceso penal sólo se pueden presentar demandas
civiles que tengan por objeto la restitución de la cosa y
tratándose de la víctima, además, las que tengan por objeto
perseguir las responsabilidades civiles derivadas del hecho
punible siempre y cuando se dirijan en contra del imputado
penal. Por lo tanto, las otras acciones encaminadas a obtener
la reparación de las consecuencias civiles del hecho punible
que se interpusiere por personas distintas de la víctima, o se
dirigieren contra personas diferentes del imputado, deberán
plantearse en sede civil.

La demanda civil presentada en el proceso penal por el


querellante debe deducirse por escrito conjuntamente con la
adhesión o acusación particular y debe cumplir con los requisitos
exigidos por el articulo 254 del CPC. Finalmente, el escrito de
demanda debe contener la indicación de los medios de prueba,
efectuada de la misma manera que debe hacerlo el Fiscal.

d) Señalar vicios formales de la acusación, requiriendo su


corrección.

e) Ofrecer la prueba que estimare necesaria para


sustentar su acusación. El querellante o el actor civil
deberán ofrecer la prueba de la misma manera que la ley
establece para el Ministerio Público.

D.- Acción civil deducida por la víctima no querellante

Puede presentarse hasta el plazo de quince días antes de la


fecha decretada para la realización de la audiencia de preparación
de juicio oral y debe cumplir con los requisitos previstos en el
articulo 254 del CPC.

Además, la demanda civil debe contener la indicación de los


medios de prueba en los mismos términos señalados por el Fiscal.

E.- Actuaciones eventuales del acusado

150
Sólo hasta la víspera del inicio de la audiencia de preparación
el acusado puede, por escrito, efectuar alguna de las siguientes
actuaciones:

a) Señalar los vicios formales de que adoleciere el


escrito de acusación, requiriendo su corrección

b) Deducir excepciones de previo y especial


pronunciamiento. Este tipo de excepciones se encuentran
enunciadas en el articulo 264 del CPP y son las siguientes: 1.
La incompetencia del Juez de Garantía; 2. La litis pendencia;
3. la cosa juzgada; 4. La falta de autorización para proceder
criminalmente cuando la constitución o la ley lo exigieren; 5.
La extinción de la responsabilidad penal. Si el acusado no
plantea las excepciones de cosa juzgada y extinción de la
responsabilidad penal para ser discutidas en la audiencia de
preparación, la ley le permite hacerlo en el juicio oral.

c) Exponer los argumentos de defensa que considere


necesarios. En la practica por razones estratégicas, los
abogados defensores se reservan esta opción para los
alegatos de apertura y clausura del juicio oral.

d) Oponen excepciones o contestar la demanda civil.


También puede señalar los vicios formales de que
adolece la demanda civil requiriendo su corrección.

e) Señalar los medios de prueba de que se valdrá en el


juicio oral. Este señalamiento se efectuará del mismo modo
que la ley impone para el Fiscal y querellante.

II.- FASE ORAL DE LA ETAPA INTERMEDIA.

La audiencia de preparación del juicio oral

Antes de avanzar en la audiencia recordemos que, no


obstante tratarse de una actuación de naturaleza oral, ella debe ser
registrada íntegramente.

A. Verificación de asistencia

Llegado el día y la hora fijados, el Juez de Garantía procederá a


verificar la asistencia de los intervinientes. No puede faltar el Fiscal
ni el Defensor, ya que su presencia constituye un requisito de
validez de la audiencia.

Respecto de la presencia obligatoria del acusado, creemos que


ella resulta indispensable, no obstante que la ley no la exige en
forma expresa, porque esta audiencia es fundamental para la
defensa del acusado y por razones de orden practico que hacen
conveniente la presencia del acusado, así sucede con la eventual
solicitud de un procedimiento abreviado, que no podrá resolver sin

151
concurrencia de la voluntad expresa del imputado, lo mismo ocurre
con la posibilidad de un acuerdo reparatorio.

El problema descrito no es un tema resuelto, tanto es así que, se


han realizado audiencias de preparación sin la presencia del
acusado, sólo con su defensor, entendiendo el tribunal que se trata
de una audiencia técnica, donde se analizan y definen cuestiones
jurídicas, que sólo exigen la presencia del defensor letrado.

La falta de comparecencia del Fiscal deberá ser subsanada de


inmediato por el tribunal, quien además pondrá este hecho en
conocimiento del Fiscal Regional.

Si el defensor quien no comparece, el tribunal declarará el


abandono de la defensa, designará un defensor de oficio al acusado
y dispondrá la suspensión de la audiencia por un plazo que no
exceda de cinco días, a objeto de permitir que el defensor
designado se interiorice del caso.

Abandono de la querella y de la acción civil.

Si no comparece el actor civil, se declarará abandonada su


acción y si no lo hace el querellante, se declarará abandonada la
querella. Únicamente es apelable esta última decisión en el solo
efecto devolutivo, agregando el Código que en la tramitación del
recurso no puede disponerse la suspensión del procedimiento.

En consecuencia, si se ha declarado abandonada la querella la


audiencia de preparación continuará sin el querellante, obviamente,
pudiendo dictarse al termino de ella el auto de apertura de juicio
oral que, por regla general, queda ejecutoriado con su sola
notificación.

El Juez de Garantía debe remitir el auto de apertura al Tribunal


Oral y éste a su vez agendar la audiencia del juicio, sin embargo,
simultáneamente está corriendo el plazo para apelar del abandono
de la querella.

Si el querellante apela de la decisión de abandono puede


suceder que el tribunal de alzada acceda al recurso y revoque la
resolución. El problema que surge en este escenario dice relación
con la continuación del procedimiento y la regularización de la
situación de esta querella inicialmente excluido de la preparación
del juicio.

La mejor solución es entender que la revocación de la decisión


de abandono conlleva un efecto de ineficacia de lo actuado a partir
de la exclusión del querellante, sólo así se podrá entregar a este
litigante la posibilidad de ejercer sus derechos y facultades en un
momento tan trascendental del procedimiento como lo es la
audiencia de preparación.

B.- Declaración de inicio de la audiencia

Verificada la asistencia, el Juez de Garantía declarará iniciada


la audiencia, a él corresponde la dirección del debate, para lo cual

152
dispone de las facultades contempladas en el articulo 292 del CPP.
Además, el juez debe estar presente durante toda la audiencia so
pena de nulidad.

Recordemos que el desarrollo de la audiencia de preparación


es oral por lo que el tribunal no admitirá a los litigantes la
presentación de escritos.

C.- Exposición de las presentaciones escritas

Una vez declarado el inicio de la audiencia, el juez realizará


una exposición sintética de las presentaciones escritas efectuadas
por los intervinientes, vale decir, la acusación del Fiscal, la
acusación particular del querellante, la adhesión, la demanda civil,
la eventual defensa escrita y las solicitudes de corrección de vicios
formales.

D.- Eventual defensa oral del acusado

Si el acusado no hubiere ejercido por escrito las facultades


previstas en el articulo 263 del CPP, dentro de las cuales se
encuentra la exposición de los argumentos de defensa, el juez le
otorgará la posibilidad de hacerlo verbalmente, si lo desea.

E.- Posibilidad de salidas alternativas

Después del cierre de la investigación, la suspensión


condicional del procedimiento y el acuerdo reparatorio sólo puede
ser decretados o aprobados durante la audiencia de preparación del
juicio oral.
Es conveniente que el Juez de Garantía llame a las partes a
explorar, por ultima vez, la posibilidad de alguna de las salidas
alternativas.
Si prospera la salida alternativa, no será necesario continuar
con la audiencia de preparación, incluso si se aprueba el acuerdo
reparatorio, el juez deberá acto seguido, sobreseer definitivamente
la causa. En cambio, si fracasan los intentos se debe continuar can
la audiencia.

F.- Posibilidad de procedimiento abreviado

En el evento que el Fiscal hubiere efectuado solicitud en ese


sentido, ya sea por escrito, junto a la acusación, o en forma verbal
en la audiencia, procede discutir y decidir sobre el particular.

Si el acusado acepta los hechos materia de la acusación


y los antecedentes de la investigación que la fundaren y el
Juez de Garantía accede a la petición, con la dictación de la
resolución respectiva termina la audiencia de preparación y se
inicia la ritualidad del procedimiento abreviado.

Por lo contrario, si el acusado no está de acuerdo con el


procedimiento abreviado o el juez de garantía rechaza la solicitud,
ya sea porque estima fundada la oposición planteada por el
querellante o por considerar que no se reúnen los requisitos
legales, se continuará con la audiencia de preparación.

153
G.- Corrección de vicios formales

El juez de garantía, de oficio o a petición de parte, puede


ordenar que los vicios formales de que adolece la acusación del
Fiscal, la acusación particular o la demanda civil sean subsanados,
en lo posible de inmediato y sin suspender la audiencia. Si no es
posible subsanarlos de inmediato , suspenderá la audiencia por un
periodo que el tribunal estime necesario, que en ningún caso podrá
exceder de cinco días.

Tratándose del acusador particular o demandante civil, la


sanción por no corrección oportuna de los vicios observados
consiste en que la acusación particular o la demanda civil se
tendrán por no presentadas.

Si el Fiscal quien no corrige los vicios observados en su


acusación, el juez puede, a petición de éste, prorrogar la audiencia
por otros cinco días, sin perjuicio de lo cual el juez debe informar el
incumplimiento al Fiscal Regional. Si transcurrido este último plazo
no se han subsanado los vicios, el juez podrá adoptar una de las
siguientes decisiones:

a) Si existe querellante particular que hubiere deducido


acusación o se hubiere adherido a la del Fiscal, dispondrá que
el procedimiento continué sólo con el querellante y el
Ministerio Público no podrá volver a interferir en él.

b) Si no existe querellante particular, el juez procederá a dictar


sobreseimiento definitivo en la causa.

H.- Control de congruencia

Este principio cautela fundamentalmente el derecho de


defensa del acusado, pues si en la acusación el Fiscal o el acusador
particular agregan hechos distintos a los descritos en la
formalización, evidentemente el imputado y su defensor no están
preparados para reaccionar a tiempo en procura de elementos de
prueba de descargo o refutación.
En nuestro país esta obligación legal tiene un claro contenido
fáctico, alcanzando únicamente a los hechos, circunstancias y
personas objeto de la formalización, de la acusación y de la
sentencia.

En esta etapa procesal la obligación de congruencia pesa


directamente sobre los acusadores, esto es, el Fiscal y el acusador
particular. Estos intervinientes en sus respectivos escritos deberán
respetar a cabalidad esta correlación que debe existir entre los
hechos descritos en la formalización y aquellos que se contengan
en sus acusaciones.

No obstante la trascendencia de este principio, el Código no


señala la forma de hacer valer o controlar la incongruencia,
tampoco los efectos que el incumplimiento genera. Evidentemente,
es el acusado el principal interesado en reclamar el respeto de esta
obligación, pero nos parece que corresponde también al tribunal

154
cumplir aquí una función cautelar, mas allá de la actividad de la
defensa.

I. Decisión acerca de las excepciones

a) Excepciones de previo y especial pronunciamiento.

Las excepciones de previo y especial pronunciamiento que el


acusado ha planteado oportunamente serán conocidas y resueltas,
generalmente, por el Juez de Garantía en la audiencia de
preparación.

Si se trata de las excepciones de incompetencia del Juez de


Garantía, litis pendencia y falta de autorización para
proceder criminalmente, el juez debe resolver de inmediato,
acogiéndolas o rechazándolas.

Si acoge las excepciones, terminará la audiencia. En cambio, si


las rechaza, puede seguir avanzando en ellas hasta la dictación, en
su caso, del auto de apertura.

En ambos casos la resolución que se dicte es apelable en el solo


efecto devolutivo.

Tratándose de las excepciones de cosa juzgada y extinción de


la responsabilidad penal, si el juez estima que los antecedentes
de la investigación son suficientes para justificarlas, las acogerá, y
dictara el respectivo sobreseimiento definitivo, apelable en el solo
efecto devolutivo. Por ende, la audiencia terminara con la dictación
del sobreseimiento.

Por el contrario, si el juez estima que los antecedentes de la


investigación no son suficientes para justificar dichas excepciones,
debe dejar su decisión para la audiencia del juicio oral. Esta
resolución que reserva el conocimiento de las excepciones para el
posterior juicio es inapelable.

Es preciso tener en cuenta , además, que las excepciones de


cosa juzgada y extinción de la responsabilidad penal pueden
opcionalmente plantearse por la defensa en el juicio oral.

b) Excepciones civiles

Respecto de estas excepciones civiles el articulo 63 del CPP


dispone que deben ser resueltas durante la audiencia de
preparación del juicio oral. Sin embargo, ello no parece aplicable a
las excepciones de fondo, que constituyen propiamente la
contestación de la demanda y requieren de prueba, por ello
corresponde que sean conocidas y resueltas por el tribunal del
juicio.

J. Llamado a conciliación en la acción civil

Si se ha deducido demanda civil, ya sea por el querellante o por


la víctima directamente, el juez debe llamar a las partes a
conciliación, proponiendo al efecto bases de arreglo.

155
El llamado a conciliación que se efectúe en esta oportunidad no
obsta, lógicamente, a que el tribunal de Juicio Oral pueda explorar
también esta posibilidad.

K.- Las convenciones probatorias

Son acuerdos que celebran los intervinientes ante el Juez de


Garantía, en la audiencia de preparación, en cuya virtud dan por
acreditados ciertos hechos , que no podrán luego ser discutidos y a
los cuales deberán estarse en el juicio oral.

De las convenciones probatorias que acuerden las partes


debe dejarse constancia en el auto de apertura de juicio oral.

Lo que no puede permitirse es que a través de las


convenciones probatorias se tengan por establecidos todos los
hechos que configuran la conducta del imputado, del tipo penal, la
antijuridicidad y la culpabilidad , reservándose el debate probatorio
a cuestiones accesorias.

El Ministerio Publico, así como el querellante deben tener


cuidado, porque si se exagera el ámbito de la convención, puede
terminarse en una sentencia absolutoria por imposibilidad jurídica
de condena.

L.- DEBATE SOBRE LA PRUEBA OFRECIDA POR LOS


INTERVINIENTES.

Si existe solicitud, observaciones y planteamientos de las


partes sobre las pruebas ofrecidas por los demás, el juez abrirá
debate sobre el particular y luego resolverá.

Normalmente, tales alegaciones dirán relación con la


reducción de la prueba por impertinente, innecesaria, dilatoria y
superabundante, o con la exclusión de la misma, si es nula e ilícita.

a) Exclusión de pruebas

La exclusión de pruebas que provengan de actuaciones o


diligencias declaradas nulas y las que hubieren sido obtenidas con
inobservancia de garantías fundamentales, constituye un
mecanismo general correctivo para la protección de garantías,
junto a la nulidad procesal y al recurso de nulidad. Los otros casos
de exclusión, o mas bien reducción de la prueba dicen relación con
la racionalidad y eficacia del proceso.
Exclusión de la prueba, recuros nulidad y
nulidad son medios de protección a las garantías.
Eventualmente, el Juez de Garantía puede disponer la reducción o
exclusión en los siguientes casos:

Casos de excusión de la prueba


a.1) Pruebas manifiestamente impertinentes

Son aquellas que no dicen relación con el objeto del juicio. El


juez de garantía, en caso de duda acerca de la pertinencia de la
prueba, es aconsejable que la admita.

156
a.2) Pruebas que tienen por objeto acreditar hechos
públicos y notorios

Se trata de acontecimientos universalmente conocidos o que


al menos una gran parte de la población los tiene por seguros, bien
sea por haberlos percibido o por conocerlos por los medios de
comunicación.

La notoriedad de estos sucesos varia según el lugar y tiempo,


pues lo públicamente conocido en una ciudad puede ser
desconocido en otra, y lo que fue notorio en una época puede no
serlo en otra.

a.3) Prueba superabundante y dilatoria

La prueba deberá ser aceptada por el órgano jurisdiccional,


cuando de alguna u otra forma tenga conexión con la existencia del
hecho, participación culpable del imputado o con alguna
circunstancia jurídica relevante.

Serán los jueces de garantía quienes fijen en definitiva el


sentido y alcance de esta causal de exclusión.

a.4) Pruebas que provienen de actuaciones o diligencias que


hubieren sido declaradas nulas
Este punto se encuentra íntimamente relacionado con el tema
de la nulidad procesal de las “ actuaciones o diligencias judiciales
defectuosas”. Así ocurrirá, por ejemplo, en los casos de
notificaciones efectuadas en forma deficiente; en los casos de
delegación de actuaciones propias del juez; cuando falte el
defensor y la ley exija su presencia; y en las demás situaciones en
que no se respete la ritualidad procesal establecida.

Se ha discutido el tema relativo a la posibilidad de anular a


través del incidente de nulidad procesal las actuaciones de la
investigación.

Se podría sostener la improcedencia del incidente de nulidad


respecto de las actuaciones de la investigación, ya sea de la
`Policía o del Ministerio Publico. Son los fiscales quienes sostienen,
lógicamente, esta posición, sustentándola también en la historia
fidedigna del precepto y en la naturaleza de la instrucción, en
cuanto etapa administrativa desformalizada. Por ultimo, hacen
presente que si existe vulneración de garantías fundamentales en
la obtención de elementos de prueba, lo que corresponde es
solicitar la exclusión de la misma en la oportunidad idónea.

Por el contrario, se afirma que el incidente en análisis es


idóneo para declarar la ineficacia tanto de las diligencias judiciales
como de la investigación, pues constitucionalmente el Estado debe
asegurar a las personas un procedimiento y una investigación
racional y justa.

No es un tema pacífico, por lo que una vez más la


Jurisprudencia de los jueces de garantía deberán determinar su
procedencia o improcedencia.

157
a.5) Por tratarse de pruebas que hubieren sido obtenidas
con inobservancia de garantías fundamentales (PRUEBA
ILÍCITA)

Iniciamos esta tarea sólo con interrogantes:


¿Cuándo se produce una inobservancia de tales garantías? ¿Toda
infracción de una ritualidad procesal constituye vulneración de
garantías? Si ello no es así: ¿Cuáles infracciones la generaran? ¿Qué
derechos fundamentales son los que se cautelan?

GARANTÍAS FUNDAMENTALES

En el ámbito de los derechos fundamentales sustantivos o


materiales que pueden verse afectados por una investigación penal
encontramos normalmente la inviolabilidad del domicilio y de las
comunicaciones, ambos estrechamente relacionados con el derecho
a la intimidad.

El principio imperante en esta materia es que los


derechos fundamentales deben permanecer indemnes
frente a cualquier interferencia no autorizada por la ley o
por el juez de Garantía.

Existen ciertos casos calificados en que el propio legislador se


ha encargado de autorizar directamente la vulneración del derecho,
así ocurre por ejemplo con la entrada y registro en un lugar cerrado
cuando las llamadas de auxilio de personas que se encuentran en
su interior u otros signos evidentes indicaren que en el recinto se
está cometiendo un delito.

La otra posibilidad dice relación con la autorización del Juez


de Garantía, para la práctica de actuaciones del procedimiento que
privan al imputado o a un tercero del ejercicio de los derechos que
la Constitución asegura, o lo restrinja o perturbe.

Al pronunciarse el Juez sobre la solicitud del Fiscal


debe tener en cuenta los principios de legitimidad,
necesariedad, proporcionalidad y fundamentación.

Legitimidad y necesariedad, en cuanto la afectación sólo es


posible cuando esté prevista por la ley y constituya una medida
necesaria en una sociedad democrática para alcanzar un fin
legitimo.

Proporcionalidad, entre la gravedad del hecho y la afectación


solicitada.

Fundamentación, en el sentido que la resolución del Juez de


Garantía contenga los elementos necesarios que permitan,
posteriormente, ponderar la procedencia de los supuestos
habilitantes de la autorización.

En el caso de las garantías procesales no basta con la mera


infracción de una norma de procedimiento aislada, de una
formalidad o de un requisito de un acto, es preciso además que
esas infracciones vulneren una garantía procesal
componente del debido proceso.

158
ALCANCE DE EXCLUSIÓN

El acto lesivo, que normalmente consiste en diligencias de


investigación efectuadas por la Policía, proporciona el conocimiento
de ciertas pruebas que por su conexión causal devienen en ilícitas
y, por ende, no puede ser utilizada en contra del acusado para
enervar estado de inocencia. Dicho de otro modo, el tribunal sólo
puede adquirir la convicción condenatoria a través de pruebas
licitas y validas, en caso contrario, se vulnera la presunción de
inocencia y el debido proceso.

De acuerdo a lo dicho corresponde declarar la invalidez de la


prueba obtenida con inobservancia de garantías fundamentales, así
como también de aquellos otros elementos probatorios conectados
que se han contaminado con la ilicitud original.

Sin embargo, no todas las pruebas conectadas


causalmente se contaminan con la antijuridicidad de la
vulneración del derecho fundamental, ello sucede cuando
puedan concebirse como jurídicamente independiente.

La prueba ilegal se extiende a todo elemento


probatorio que sea consecuencia necesaria, inmediata y
exclusiva de la infracción, por cuanto el vicio originario
tiene efecto expansivo respecto de todos aquellos actos que
de él dependen y en cuanto configuraban un fruto de ese
vicio.

EXCEPCIONES A LA REGLA DE EXCLUSIÓN

La regla de exclusión enunciada de la prueba derivada tiene


como excepciones mayoritariamente aceptadas, los casos en que
la prueba ilícita se hubiere podido conseguir por otros
medios que no tuvieren conexión con alguna infracción de
garantías fundamentales Ej: diligencias de entrada y registro
realizado por error en otro inmueble al signado por la orden judicial
del Juez de Garantía), o cuando igualmente por otros medios
se hubiere podido alcanzar de forma inevitable o
razonablemente probable Ej., cuando con motivo de una
interceptación telefónica ilegal se procediere a la detención
flagrante de extranjeros con cocaína en su equipaje, al cruzar un
paso fronterizo que fuere resguardado por Carabineros de Chile.

PRUEBA ILÍCITA A FAVOR DEL IMPUTADO

Aquí las dudas sobre admisibilidad de pruebas ilícitas se


producen en la situación inversa, esto es, cuando la comisión del
hecho o la participación resulten desvirtuadas por prueba ilícita,
obtenida con vulneración de derechos fundamentales.

En efecto, impedir su uso afectaría, durante el juicio


oral, el derecho a defensa jurídica.

EL HALLAZGO CASUAL

159
Consiste en que una determinada prueba ha sido descubierta
en el curso de una actuación perfectamente licita y desconectada
de los hechos a que alude la evidencia encontrada. En este caso, el
juez puede no aplicar la regla de exclusión a lo causalmente
encontrado.

En Chile, esta excepción está expresamente admitida en


ciertos casos. Así ocurre con las pruebas descubiertas en la
realización de diligencias de entrada y registro. Sin embargo, sólo
se podrá proceder a su incautación una vez obtenida la
correspondiente autorización judicial.

Con todo, no se resuelve de modo expreso el descubrimiento


casual de pruebas en otras hipótesis. Corresponde al Juez de
Garantía fijar los parámetros de actuar licito de los órganos de
persecución estatal.

BUENA FE EN EL AGENTE

El agente que ha obtenido la prueba ha obrado de buena fe,


en forma legitima y ello porque cree contar con la habilitación
jurídica necesaria para afectar derechos la forma o intensidad en
que lo hace. Sin embargo, su actuación carece de tal habilitación o
ésta resulta insuficiente.

Se trata de una excepción peligrosa que puede dar


entrada a tal numero de situaciones de excepción que
pueden llegar a convertirse en la regla general.

Su procedencia depende de la gravedad con que la actuación


ha vulnerado los derechos fundamentales, debiendo examinar el
juez la naturaleza de la violación y su intensidad. Lo anterior
constituye una aplicación del principio de proporcionalidad.

Para resolver, entonces, los casos de excepción de buena fe


debe ponerse en relación la gravedad del hecho delictivo
investigado y la intensidad o gravedad de al infracción al derecho
fundamental afectado.

DESCUBRIMIENTO INEVITABLE

El supuesto de la excepción de descubrimiento inevitable es


que sobre ciertos hechos no existen más pruebas que las
ilícitamente obtenidas. En este evento el juez debe evaluar si
el curso de la investigación habría conducido de modo
inevitable a evidencias validas sobre esos mismos hechos.
En caso afirmativo, puede excluir la prueba ilícita, pero no
los hechos por ella acreditados.

Usar esta excepción podría significar una condena sin


pruebas, basada en meras hipótesis, ya que si un determinado dato
ha sido conocido por medio de un registro ilícito y no hay ninguna
otra prueba que suministre el mismo dato, no hay prueba alguna

160
valida que permita al tribunal tener presente, para la formación de
su convencimiento, el dato en cuestión.

DETERMINACIÓN DEL EFECTO DERIVADO DE LA ILICITUD

(CASO HIPOTÉTICO) Un Juez de Garantía autoriza, en forma


inmediata y urgente, la intervención telefónica respecto de un
imputado por el delito de trafico de estupefacientes, fijando como
duración de la medida el plazo de treinta días.

Posteriormente, sin nuevas diligencias policiales


complementarias y con la información obtenida de las escuchas
telefónicas, el Fiscal solicita autorización para entrar y registrar el
domicilio del imputado y su detención, con esos antecedentes el
Juez de Garantía autoriza la nueva medida intrusiva y decreta la
cautelar personal de detención del sospechoso. Efectuado el
allanamiento, la Policía encuentra en poder del imputado drogas y
utensilios normalmente empleados para traficar.

Anulados, posteriormente, por el juez de Garantía el valor


probatorio de la grabación y transcripción de las escuchas
telefónicas, pues los antecedentes de cargo transcritos se habían
obtenido con posterioridad a la vigencia de la autorización:
¿Procede hacer extensiva la ilicitud de la prueba así
obtenida a aquellos otros elementos probatorios
conseguidos producto del allanamiento?

En primer lugar, es preciso analizar si existe una


conexión causal entre esas grabaciones obtenidas fuera de
la vigencia de la autorización judicial y el registro
domiciliario que dio lugar al hallazgo de la droga y los
utensilios.

En el caso que se revisa, como los resultados de la


intervención telefónica fueron el único antecedente que pudo tener
en cuenta el juez al autorizar la segunda medida intrusiva, de modo
que sin ellos no hubiera efectuado la dispensa de garantías, no
cabe sino concluir que existe conexión causal entre ambos
elementos de prueba.

Sin pretender dar una solución al problema jurídico propuesto,


sino como un ejercicio mental, podemos decir que, desde la
perspectiva interna, el hecho de intervenir y grabar
comunicaciones fuera del plazo concedido por la autorización
judicial nos parece gravemente vulneratorio del derecho a la
inviolabilidad de las comunicaciones, así como también afecta en
forma intensa el derecho a la intimidad, toda vez que agentes
policiales no autorizados intervienen las comunicaciones privadas
de una persona enterándose de aspectos de su vida intima, más
allá del objeto preciso, por ultimo obtienen información
incriminatoria respecto del imputado sin licencia alguna, que es
luego empleada para solicitar y obtener autorización judicial para
allanar.

Ahora, desde la perspectiva externa, pensamos que las


necesidades esenciales de tutela del derecho al secreto de las
comunicaciones y la inviolabilidad de la vía privada exigen que la

161
exclusión de la prueba se extienda a la evidencia material recogida
como consecuencia del allanamiento, vale decir, que la
antijuridicidad del acto vulneratorio inicial se ha comunicado y a
contaminado las pruebas conectadas.

Para hacer mas interesante el caso, podemos agregarle un


matiz, supongamos que la droga no fue encontrada en el domicilio
del imputado, sino que éste libre y voluntariamente, previa
advertencia de sus derechos y en presencia de su abogado, señala
a los funcionarios policiales que la droga la mantiene escondida en
una bodega del edificio de departamentos donde habita y los lleva
al lugar, donde efectivamente se encuentra la sustancia prohibida.

¿El hallazgo de la droga se encuentra contaminado?

En primer lugar, no queda claro, a primera vista, que exista


una conexión causal directa entre el acto inicial vulneratorio y el
hallazgo de la droga, pues la información proviene de una fuente
independiente y no se encontraba en el domicilio allanado,
entonces bien podría sostenerse que por no existir una
relación de causa a efecto entre los elementos de prueba, la
evidencia material constituye un medio probatorio
independiente y perfectamente válido.

Por el contrario, si estimamos que la medida cautelar de


detención, que permite acceder al imputado en su domicilio, es una
consecuencia de la obtención irregular de información, toda vez
que los motivos que llevaron al tribunal a decretar la medida son
precisamente las grabaciones de la intervención telefónica, y, a su
vez, solo con ocasión de esta detención es que el imputado decide
colaborar y señalar el lugar donde esconde la droga, puede también
sostenerse que existe un vinculo necesario que va desde el acto
irregular inicial, pasa por la detención del imputado y concluye con
el hallazgo de la sustancia prohibida

Podría afirmarse, en este sentido, que el hallazgo de la droga


es una prueba de cargo fruto de la confesión del imputado, que se
genera a partir de la información obtenida merced de la vulneración
de derechos fundamentales de mismo, procede entonces la
anulación de su efectividad probatoria y como consecuencia del
denominado “efecto dominó” , el determina el decaimiento de toda
prueba posterior derivada de ella, aunque se trata de un elemento
de prueba incriminatorio de fuente diferente, pero asociada en su
producción, a la primera. (es la llamada doctrina del fruto del árbol
envenenado)

Catastro de posibles casos de exclusión de prueba ilícita en


el derecho chileno.150

La hipótesis fundamentales parecen ser las siguientes:


- la detención ilegal, esto es, fuera de los casos previstos en
los artículos 127 a 129, y la consecuente incautación ilegal
de objetos.

150
Hernández Basualto, Héctor. La exclusión de la Prueba Ilícita en el Nuevo Proceso Penal Chileno,
Colección de investigaciones jurídicas, Universidad Alberto Hurtado, 2004, nº 2, Pág. 97

162
- Lo mismo debería regir para el control de identidad y el
consecuente examen de vestimentas, equipaje y vehículo,
realizados fuera de los caos previsto en el artículo 85.
- El interrogatorio del imputado sin advertirle previamente
sus derechos como corresponde.
- El interrogatorio policial autónomo del imputado sin la
presencia de su defensor o, en su defecto, sin la
autorización del fiscal o impidiendo en cualquier caso la
presencia del defensor, debería dar lugar a la exclusión de
todo el material probatorio obtenido directa o
indirectamente gracias su declaración
- El interrogatorio del imputado usando cualquier método
prohibido a los que se refiere el articulo 195 debería dar
lugar a la exclusión de todo el material probatorio obtenido
directa o indirectamente gracias a su declaración.
- El interrogatorio de testigos facultados para no declarar
por motivos personales conforme al artículo 302 sin
advertirles previamente de su derecho a no declarar,
debería dar lugar a la exclusión de todo el material
probatorio obtenido directa o indirectamente gracias a su
declaración.
- El interrogatorio de testigos usando cualquier método
prohibido a los que se refiere el artículo 195, debería dar
lugar a la exclusión de todo el material probatorio obtenido
directa o indirectamente gracias a su declaración
- En general, toda diligencia de investigación que afecte
derechos fundamentales y que se lleve a efecto sin la
debida autorización judicial previa (conforme al artículo 9 u
otra norma especifica) y fuera de los casos excepcionales
en que la ley faculta para actuar sin dicha autorización
debería dar lugar a la exclusión de todo el material
probatorio obtenido directa o indirectamente de la
diligencia. En particular:
- Los exámenes corporales practicados al imputado sin que
medie su consentimiento ni autorización judicial, como
manda el artículo 197, deberían dar lugar a la exclusión de
los resultados de los exámenes
- La entrada y registro de lugares cerrado (artículo 205) sin
consentimiento del propietario o el encargado ni
autorización judicial y fuera de los casos previstos en el
artículo 206 debería dar lugar a la exclusión de todo el
material probatorio obtenido directa o indirectamente de la
diligencia.
- La incautación no autorizada (artículo 217) o
derechamente prohibida (artículo 220) de objetos debería
dar lugar a la exclusión de tales objetos como prueba
material, exclusión que debería extenderse al material
probatorio obtenido indirectamente gracias a la
incautación (por aprovechamiento de nombres, teléfonos,
direcciones u otras señas contenidas en los objetos
incautados)
- La retención o incautación no autorizada de
correspondencia u otras comunicaciones (artículos 218 y
219)
- La interceptación de comunicaciones telefónicas o de otras
formas de comunicación, así como el empleo de otros
medios técnicos de investigación equivalentes en cuanto a

163
su carácter intrusivo (artículo 226,) fuera de los supuestos
previstos y sin los requisitos establecidos por la ley,
concretamente en el artículo 222, conduce a la exclusión
de sus resultados por expreso mandato del artículo 225.
- Aunque debería estar suficientemente claro no está demás
recalcar que ninguna de estas exclusiones puede
pretender eludirse mediante la presentación como testigo
de los funcionarios u otras personas que hayan intervenido
o presenciado la actuación ilícita.

a) Pruebas aceptadas

Las demás pruebas que hubieren sido ofrecidas por las partes
y no excluidas, serán admitidas y señaladas en el respectivo auto
de apertura.

En consecuencia, no deben incluirse en el auto de apertura las


decisiones de exclusión de pruebas.

CLASE 19: 28 MAYO 2008


b) Nuevo plazo para que el acusado muestre pruebas

Si al terminar la audiencia el Juez de Garantía comprueba que el


acusado no ofreció pruebas oportunamente, por causas que no le
son imputables, puede suspender la audiencia en cautela de
garantías hasta por un plazo de diez días.

K.- Solicitud de prueba anticipada

Eventualmente las partes pueden, durante la audiencia de


preparación, solicitar que se rinda prueba testimonial y pericial
anticipada.

Como se trata de una excepción, el tribunal de juicio oral


debe ser riguroso y verificar si las circunstancias que justificaron
proceder de un modo anticipado subsisten a la época del juicio.

Si con posterioridad a la realización de la audiencia de


preparación del juicio oral, sobreviniere, respecto de los testigos,
alguna de las circunstancias señaladas en el inciso 2º del artículo
191 o se tratare de la situación señalada en el artículo 191 bis,
cualquiera de los intervinientes podrá solicitar al juez de garantía,
en audiencia especial citada al efecto, la rendición de prueba
anticipada.

L.- Solicitud de prisión preventiva

El articulo 142 inciso 1º del CPP otorga al fiscal y al


querellante la facultad procesal de solicitar la prisión preventiva
durante la audiencia de preparación del juicio oral.

M.- Declaración del acusado

Como la declaración del imputado constituye un derecho y un


mecanismo de defensa, puede ejercer esta prerrogativa durante
todo el procedimiento y en cualquiera de sus etapas. La actuación
debe cerificarse en la audiencia y ante los intervinientes.

164
N.- Unión y separación de acusaciones

Es una facultad que la ley concede al Juez de Garantía basada


en razones de economía procesal y conveniencia practica. Se
relaciona con la facultad legal de los fiscales para agrupar o separar
investigaciones

Al resolver el juez debe tener siempre presente que su aplicación


no puede perjudicar el derecho de defensa.

a) Unión de acusaciones

Para que el juez de garantía haga uso de esta facultad debe existir
una pluralidad de acusaciones presentadas por el Ministerio Publico,
vinculadas entre ellas por referirse a un mismo hecho, a un mismo
acusado, o porque debieren ser examinadas unas mismas pruebas.

Si el juez estima conveniente someter todas estas acusaciones a


un solo juicio oral y ello no perjudicare el derecho de defensa,
previo debate, dispondrá la unión de acusaciones y dictará un solo
auto de apertura.

b) Separación de acusaciones

En este caso nos encontramos frente a una acusación presentada


por el Ministerio Publico que se refiere a distintos hechos o
diferentes imputados que, de ser conocida en un solo juicio oral,
pudiere provocar graves dificultades en la organización o desarrollo
del juicio o detrimento de la defensa, y siempre que ello no
implique el riesgo de provocar decisiones contradictorias.

Si el juez de garantía así lo estima, previo debate dictará autos de


apertura de juicio oral separados, ya por los distintos hechos, ya
para los distintos imputados.

Ñ.- Nuevo plazo para presentar prueba

Cuando al término de la audiencia el juez de garantía


compruebe que el acusado no ha ofrecido oportunamente prueba
por causas que no le son imputables, puede suspender la audiencia
hasta por un plazo de 10 días (artículo 278 del CPP)

O.- Dictación del auto de apertura de juicio oral

Si no se ha dado lugar a alguna de las excepciones de previo


y especial pronunciamiento que ponen término al procedimiento en
forma inmediata, entonces el Juez de Garantía dicta el auto de
apertura del juicio oral.151

Agotados los temas de la audiencia, el Juez de Garantía debe


proceder a dictar el auto de apertura de juicio oral, sentencia
interlocutoria, que pone fin a la etapa intermedia y cuyo contenido
mínimo pasamos a detallar a continuación.

151
Valdés Hueche, Remberto y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio
Público y El Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal,
Universidad de Concepción, 4ª edición, Pág. 216

165
a) Señalamiento del tribunal competente para conocer el
juicio oral.
Este requisito se refiere mas bien a la competencia territorial
( relativa);correspondiendo que conozca del juicio el tribunal oral
en lo penal con jurisdicción sobre el territorio en que se hubiere
cometido el hecho que da motivo al juicio, teniendo en cuenta,
además, que el delito se considera cometido en el lugar donde se
hubiere dado comienzo a su ejecución.

b) La indicación de la o las acusaciones que deberán ser


objeto del juicio y las correcciones formales que se
hubieren realizado en ellas

En relación con los vicios formales de la acusación, debe indicarse


también el resultado del análisis que el juez efectúe sobre la
congruencia entre la formalización y la o las acusaciones.

c) La enunciación de la demanda civil, en su caso.

d) La transcripción de las convenciones probatorias que


hubieren acordado las partes.

e) El señalamiento de las pruebas que deberán realizarse


en el juicio oral. Se trata de las pruebas aceptadas y no
excluidas después del debate respectivo.

f) La individualización de quienes debieren ser citados a


la audiencia de juicio oral. Aquí debe singularizarse en
forma completa los abogados litigantes, el acusado, los
testigos y los peritos, de tal manera que llegado el auto de
apertura al tribunal de juicio oral, este se encuentre en
condiciones de proceder a notificar y citar.

g) La expresión en letras de la fecha y lugar en que se


expide y la y la firma del juez que la dictare.

h) Disponer la devolución a los intervinientes de los


documentos que hubieren presentado durante la
audiencia.

i) La mención que pone a disposición del tribunal de


juicio oral en lo penal a las personas sometidas a
prisión preventiva o a otras medidas cautelares
personales.

j) La decisión del juez de garantía de dejar la resolución


de las excepciones de previo y especial
pronunciamiento de cosa juzgada y de extinción de la
responsabilidad penal para el juicio oral.

P.- Notificación del auto de apertura

Como se trata de una resolución que se dicta en audiencia, se


entiende notificada a los intervinientes en el momento de su
lectura, dejándose constancia de ello en el estado diario.

166
Q.- Impugnación del auto de apertura

Esta sentencia interlocutoria sólo es susceptible de ser


impugnada vía recurso de apelación, que debe ser concedido en
ambos efectos, únicamente cuando lo interponga el Ministerio
Publico por la exclusión de pruebas decretadas de acuerdo a lo
previsto en el articulo 276 inciso 3º del CPP, esto es, por prevenir
de actuaciones o diligencias nulas y aquellas que hubieren sido
obtenidas con inobservancia de garantías fundamentales. En
consecuencia, es inapelable en los demás casos.

Si se excluyeren, por resolución firme pruebas de cargo que el


Ministerio Público considere esenciales para sustentar su acusación
en el juicio oral respectivo, el fiscal podrá solicitar el sobreseimiento
definitivo de la causa ante el juez competente, el que la decretará
en audiencia convocada al efecto.

R.- Remisión del auto de apertura

La ley obliga al juez de garantía hacer llegar el auto de


apertura de juicio oral al tribunal competente dentro de las
cuarenta y ocho horas siguientes al momento en que quedare
firme.

Por su parte, el tribunal oral en lo penal debe fijar la fecha de


la audiencia del juicio no antes de quince ni después de setenta
días, contados desde la notificación del auto de apertura.

ETAPA DEL JUICIO ORAL

* Nota: El presente capítulo ha sido desarrollado a partir del texto


“Etapa Intermedia, Juicio Oral y recursos” del autor Sr. Rodrigo
Cerda San Martín, publicado en Primera Edición Lobrotecnia y otras
obras complementarias. Asimismo incorpora las modificaciones
introducidas por las leyes Nº 20.050, 20.074, 20.090 y 20.253 -
26/08/05; 14/11/05; 11/01/06 y 14/03/08 - respectivamente -.

LOS PRINCIPIOS DEL JUICIO ORAL

1.- La publicidad

Un juicio publico requiere vistas orales para examinar el fondo


de la cuestión, celebradas en público y a las que el público, incluida
la prensa pueda asistir.

El sentido fundamental de la publicidad es el de consolidar la


confianza de la ciudadanía en la administración de justicia,

167
fomentar la responsabilidad de los órganos jurisdiccionales y evitar
la posibilidad de que circunstancias ajenas influyan en el tribunal.

El principio de publicidad no rige ilimitadamente, pues, por un


lado, el juicio publico sólo puede realizarse en el marco de las
posibilidades de espacio del recinto, debiendo el tribunal efectuar
una elección imparcial de los asistentes.

Enseguida, en casos particulares, la publicidad puede ser


excluida por completo o parcialmente. Ello ocurrirá cuando el
tribunal disponga, a petición de parte y por resolución fundada,
medidas para proteger la intimidad, el honor o la seguridad de
cualquiera persona que debiere tomar parte en el juicio o para
evitar la divulgación de un secreto protegido por la ley.

Las medidas que puede adoptar la sala son:

- Impedir el acceso u ordenar la salida de personas


determinadas de la sala donde se efectuare la audiencia.
- Impedir el acceso de publico en general u ordenar su salida
para la practica de pruebas especificas, y
- Prohibir al fiscal a los demás intervinientes y a sus
abogados que entreguen información o formulen
declaraciones a los medios de comunicación social durante
el desarrollo del juicio

2.- Principio de continuidad y concentración

Principio de continuidad: Se refiere a la exigencia de que


el debate nos sea interrumpido, que la audiencia se desarrolle en
forma continua pudiendo prolongarse en sesiones sucesivas hasta
su conclusión. Aún la ley define lo que debe entenderse por
“sesiones sucesivas” esto es, aquellas que tiene lugar en el día
siguiente o subsiguiente de funcionamiento ordinario del tribunal.

Principio de concentración: Por su parte, significa que


todos los actos necesarios para concluir el juicio se realizan en la
misma audiencia.

La violación del principio de continuidad constituye causal de


recurso de nulidad.

3.- La oralidad.

La oralidad importa, la expresión verbal y sonora, a través de


las cuerdas vocales, de las discusiones constitutivas del debate, de
la producción de las pruebas, de la dictación fundada de las
resoluciones por el tribunal, y, en general, de toda innervación de
quienes participen en la audiencia del juicio oral152.

El Código dispone que la audiencia del juicio debe


desarrollarse en forma oral tanto en lo relativo a las alegaciones y
argumentaciones de las partes, como a las declaraciones del
acusado, a la recepción de las pruebas, y en general, a toda
intervención de quienes participaren en ella.

152
Nuñez Vásquez, J Cristóbal, Tratado del Proceso Penal y del Juicio Oral, tomo II, Pág. 220

168
Las resoluciones serán dictadas y fundamentadas
verbalmente por el tribunal y se entenderán notificadas desde el
momento de su pronunciamiento debiendo constar en el registro
del juicio; el tribunal no debe admitir la presentación de
argumentaciones o peticiones por escrito, a menos que se trate de
personas que no puedan hablar, en cuyo caso se permitirá su
intervención de ese modo. Este principio se reafirma en numerosas
normas: como aquella que prohibe sustituir las declaraciones de
peritos y testigos por la lectura de registros u otros documentos.

4.- La inmediación.

Implica dos cosas distintas:


a.- El tribunal que dicta la sentencia debe observar por si mismo
la recepción de la prueba (inmediación formal); y
b.- El tribunal debe extraer los hechos de la fuente por si mismo,
sin utilizar equivalente probatorio alguno (inmediación material)

El principio de inmediación- como lo enseña Massari- trata de


asegurar al proceso una estructura tal, que ponga al juez en
concisiones de percibir, lo más directamente posible y con sus
propios sentidos, tanto las pruebas de la acusación como las
presentadas por las otras partes, y en general las resultacias
procesales153.

5.- La contradicción o principio adversarial

Impone el respeto por la bilateralidad del procedimiento,


entregando a los contendientes igualdad de armas y oportunidades
para efectuar sus alegaciones y planteamientos, para justificar sus
pretensiones e impugnar las decisiones que les perjudiquen

6.- La imparcialidad del tribunal

En derecho procesal penal, el derecho de toda persona


imputada a ser juzgada por un tribunal previamente establecido por
la ley, independiente e imparcial, dentro del contexto de un debido
proceso.

7.- Libre valoración de las pruebas.

En el nuevo sistema procesal penal los tribunales tienen


libertad para apreciar la prueba rendida en contraposición del
sistema de prueba legal o tasada que imponía al código anterior.
Sin embargo, en esta libre apreciación el tribunal debe ajustarse a
los principios de la lógica máximas de la experiencia y
conocimiento científicamente afianzados.

8.- Presunción o estado de inocencia.

Es un principio que inspira todo el nuevo proceso penal y a su


vez constituye un derecho fundamental de todo imputado. Si los
fiscales del Ministerio Público o los acusadores particulares
pretenden la condena penal de una persona por estimarla culpable
de un hecho delictivo determinado, se encuentran en la necesidad
de demostrar que así lo es con el objeto de destruir esta presunción
legal que lo ampara encaminando la investigación hacia ese
153
Nuñez Vásquez, J Cristóbal, Tratado del Proceso Penal y del Juicio Oral, tomo II, Pág. 222

169
objetivo. Durante el procedimiento la regla general será la
investigación y juzgamiento del imputado en libertad pudiendo la
parte acusadora solicitar en casos graves y excepcionales la
medida cautelar de prisión preventiva.

En el ámbito probatorio para enervar la presunción de


inocencia se exige siempre de una actividad probatoria lícita,
efectuada en el juicio y capaz de generar en el tribunal el alto grado
de convicción exigido. En otras palabras, sobre el imputado no
recae ninguna carga de probar su inocencia, sino por el contrario
ella recae exclusivamente sobre la acusación. Por consiguiente, si
no se produce la prueba de los cargos, se mantiene la presunción
de inocencia y debe procederse a la absolución del acusado.

Otras normas 154

9.- Presencia del acusado en el juicio oral

El acusado debe estar presente durante toda la audiencia


El tribunal puede autorizar la salida del acusado cuando éste
lo solicite, debiendo permanecer en una sala próxima. Es deber del
presidente de la sala informar ala cuando de lo ocurrido en su
ausencia, en cuanto éste reingrese a la sala.
Asimismo, el tribunal puede disponer que el acusado
abandone la sala de audiencia, cuando su comportamiento perturbe
el orden.

10.- Presencia del defensor

Es obligación la presencia del defensor del acusado durante


toda la audiencia del juicio oral. Si no está presente el juicio adolece
de nulidad.

La no comparecencia del defensor constituye abandono de la


defensa y obliga al tribunal a designar un defensor penal público al
que se le concede un periodo de tiempo prudente para
interiorizarse del caso (no se regula el plazo que se le concede a
este nuevo defensor; al ser una cuestión de hecho dependerá del
caso concreto)

Sanción: La ausencia injustificada del defensor o del fiscal a la


audiencia del juicio oral o a alguna de sus sesiones, si se desarrolla
en varias, se sanciona con la suspensión del ejercicio de la
profesión, hasta por dos meses. En idéntica sanción incurre el fiscal
defensor que abandona injustificadamente la audiencia que se está
desarrollando.

11.- Ausencia del querellante o su apoderado.

Si el que no concurre es el querellante o apoderado, o si


abandonan la audiencia sin autorización del tribunal, se declara
abandonada la querella.

154
Chahuán Sarras, Sabas, Manual del Nuevo Procedimiento Penal, Editorial Lexis Nexis, Segunda
Edición Actualizada y Aumentada, 2002, Pág. 303, 304

170
ETAPA DE JUZGAMIENTO

* Nota: El presente capítulo ha sido desarrollado a partir del texto


“Curso de derecho procesal penal” del autor Sr. Jorge Correa
Selamé, publicado en Primera Edición. Ediciones Jurídicas de
Santiago y otras obras complementarias. Asimismo incorpora las
modificaciones introducidas por las leyes Nº 20.050, 20.074, 20.090
y 20.253 - 26/08/05; 14/11/05; 11/01/06 y 14/03/08 -
respectivamente -.

Las causas que llegan a esa etapa son pocas. Lo anterior se


produce por cuanto existen salidas alternativas para no llegar al
juicio oral.

ACTUACIONES PREVIAS AL JUICIO ORAL

1.- El juez de garantía debe hacer llegar el auto de apertura del


juicio oral al tribunal competente, dentro de las 48 horas siguientes
a que quede firme.

2.- El juez de garantía, asimismo, debe poner a disposición del


tribunal de juicio oral en lo penal a las personas sometidas a prisión
preventivas o a otras medidas cautelares personales.

3.- Si el Tribunal oral competente está formado por más de una


sala, entonces la unidad administrativa correspondiente deberá
proceder a efectuar la distribución de la causa (que en realidad se
compone únicamente de una copia del auto de apertura de juicio
oral) a una de dichas salas, de conformidad al procedimiento
objetivo y general acordado anualmente por el Comité de Jueces
(artículo 17 inciso 4º del COT). Esta distribución se efectuará de
acuerdo a las cargas de trabajo de las Salas y de los Jueces.155

4.- Una vez distribuida la causa, cuando proceda (o sea cuando el


Tribunal oral esté compuesto por mas de una sala), el juez
Presidente de la sala respectiva procederá de inmediato a decretar
la fecha para la celebración de la audiencia del mismo, la que debe
tener lugar no antes de 15 ni después de 60 días desde al
notificación del auto de apertura del juicio oral.

5.- El juez presidente, además, señalara la localidad en la cual se


constituirá y funcionara el tribunal de juicio oral en lo penal, si se
trata de alguno de los casos previstos en el articulo 21 A del código
Orgánico de Tribunales, esto es, cuando el tribunal se constituye y
funciona fuera del lugar de su asiento.

5.- En su resolución, el juez presidente indicará también el nombre


de los jueces que integraran la sala, y con la aprobación del juez
presidente del comité de jueces, convocara a un numero de jueces
mayor de tres para que la integren, cuando existan circunstancias
que permitan presumir que con el numero ordinario no se podrá dar
cumplimiento a lo exigido en el articulo 284, esto es, a la presencia
ininterrumpida de los jueces que integran el tribunal.

155
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 379

171
Estos últimos jueces se denominan jueces alternos e integran
la sala con el solo propósito de subrogar, si es necesario, a los
miembros que se vean impedidos de continuar participando en el
desarrollo del juicio oral (art. 17 C.O.T.y art. 76 inciso final C.P.P.).

6.- Por ultimo, el juez presidente ordena que la citación a la


audiencia a todos quienes deban concurrir a ella. El acusado debe
ser citado con, a lo menos, 7 días de anticipación a la realización de
la audiencia, bajo los apercibimientos legales (detención prisión
preventiva, etc.).

FACULTADES DEL PRESIDENTE DE LA SALA.

El juez Presidente de la sala


a) Dirige el debate;
b) Ordena la rendición de las pruebas;
c) Exige el cumplimiento de las solemnidades que
correspondan, y
d) Modera la discusión.

En el ejercicio de esas facultades, puede limitar el tiempo del


uso de la palabra a las partes que deban intervenir durante el juicio,
fijando límites máximos igualitarios para todas ellas o
interrumpiendo a quien haga uso manifiestamente abusivo de su
facultad.

Además, ejerce las facultades disciplinarias destinadas a


mantener el orden y decoro durante el debate y, en general, a
garantizar la eficaz realización del mismo. (ver art 292)

Deberes de los asistentes a la audiencia del juicio oral:


Deben guardar respeto y silencio mientras no estén autorizados
para exponer o deban responder a las preguntas que se les
formulen.

Aquellos que infrinjan las medidas sobre publicidad


analizadas o los deberes mencionados, podrán ser sancionados,
según corresponda, con amonestación, multas, arresto o
suspensión de funciones y, sin perjuicio de lo anterior, el tribunal
puede expulsar de la sala a los infractores (art. 294).

En caso de que el expulsado sea el fiscal o el defensor, debe


procederse a su reemplazo antes de continuar el juicio.

Si es el querellante, se procederá en su ausencia y si es su


abogado, deberá reemplazarlo.

LA PRUEBA

DISPOSICIONES GENERALES

1.- Oportunidad para la recepción de la prueba: la prueba que


haya de servir de base a la sentencia, debe rendirse durante la
audiencia del juicio oral, salvo las excepciones expresamente
previstas en la ley, como sucede con la prueba anticipada.

172
2.- Libertad de prueba: todos los hechos y circunstancias
pertinentes para la adecuada solución del caso sometido a
enjuiciamiento pueden ser probados por cualquier medio producido
e incorporado en conformidad a la ley (art. 295). Libertad de
prueba. Todos los hechos y circunstancias pertinentes para la
adecuada solución del caso sometido a enjuiciamiento podrán ser
probados por cualquier medio producido e incorporado en
conformidad a la ley.

Se permite la acreditación por cualquier elemento idóneo,


pudiéndose admitir como pruebas películas, fotografías,
videograbaciones, etc., y, en general cualquier medio apto para
producir fe; y el tribunal determinara la forma de su incorporación
al procedimiento, adecuándola, en lo posible, al medio de pruebas
más análogo (art. 323).

En un sistema acusatorio como el nuestro, es aceptable


cualquier medio de prueba entendiendo por tal, todo medio apto
para producir fe, con tal que cumpla con los requisitos generales de
la prueba (pertinencia, relevancia, licitud, que esté incluido en el
auto de apertura etc)156

3.- Limitaciones a la prueba: el Código contempla casos de


prueba que no es permitida:

- los medios obtenidos con infracción a los derechos y garantías


constitucionales (art. 276);

- Se impide sustituir la declaración de testigos y peritos por la


lectura de los registros en que consten anteriores
declaraciones o documentos, con la excepción de la ayuda de
memoria (art. 329).

- Es prohibido dar lectura a los registros y demás documentos que


den cuenta de diligencias o actuaciones realizadas por la Policía o el
Ministerio Publico (art. 334).

4.- Valoración de la prueba:

Básicamente, existen tres sistemas de valoración de la


prueba: el de prueba legal o tasada,; el de prueba libre o libre
convicción y el de la sana critica.

El sistema de prueba legal o tasada es aquel en el cual la ley


señala el grado de eficacia que tiene cada medio probatorio.

El sistema de prueba libre o libre convicción, enseña Couture,


“Dentro de ese método el magistrado adquiere el convencimiento
de la verdad con la prueba de autos, fuera de la prueba de autos y
aun contra la prueba de autos”.

El sistema de la santa critica, Couture nos dice que “Las reglas


de la santa critica son, ante todo, las reglas del correcto
entendimiento humano. En ellas interfieren las reglas de la lógica,
con las reglas de la experiencia del juez. Unas y otras contribuyen
156
Valdés Hueche, Remberto y otros autores, Apuntes de Derecho Procesal Penal, El Ministerio
Público y El Proceso Penal Oral, Colección de Manuales Departamento Derecho Procesal,
Universidad de Concepción, 4ª edición, Pág. 222

173
de igual manera a que el magistrado pueda analizar la prueba (ya
sea de testigos, de peritos, de inspección judicial de confesión en
los casos en que no es lisa y llana) con arreglo a la sana razón y a
un conocimiento experimental de las cosas”.

El articulo 297 del Código se refiere a la “valoración de la


prueba” y dispone: “Los tribunales apreciaran la prueba con
libertad, pero no podrán contradecir los principios de la lógica, las
máximas de experiencia y los conocimientos científicamente
afianzados.

El tribunal deberá hacerse cargo en su fundamentación de


toda la prueba producida, incluso de aquella que hubiere
desestimado, indicando en tal caso las razones que hubiere tenido
en cuenta para hacerlo.

La valoración de la prueba en la sentencia requerirá el


señalamiento del o de los medios de prueba mediante los cuales se
dieren por acreditados cada uno de los hechos y circunstancias que
se dieren por probados. Esta fundamentación deberá permitir la
reproducción del razonamiento utilizado para alcanzar las
conclusiones a que llegare la sentencia”.

En consecuencia, se consagra el sistema de la “sana critica”.


A pesar de que se hable de apreciar la prueba con libertad, y ello,
por cuanto los jueces no pueden contradecir los principios de la
lógica, las máximas de experiencia y los conocimientos
científicamente afianzados.

Hagamos presente que la prueba por presunciones es


admisible y que los hechos públicos y notorios no requieren de
prueba.

La única prueba que puede ser valorada es la que se rinde en


el juicio oral (arts. 296 y 340).

Prueba de las acciones civiles: se sujeta a las normas


civiles en cuanto a al determinación de la parte que debe probar; y
al Código en cuanto a su procedencia, oportunidad, forma de
rendirla y apreciación de su fuerza probatoria (art. 324).

LOS MEDIOS DE PRUEBA EN PARTICULAR

En este aspecto se debe distinguir entre los medios de prueba


no regulados expresamente y entre los medios de prueba regulados
en forma expresa.

Estas normas se contienen en los artículos 298 al 323,los


cuales son de aplicación a cualquier etapa del procedimiento.

1.- Medios de prueba no regulados expresamente: pueden


admitirse como pruebas películas cinematográficas, fotografías,
videograbaciones y otros sistemas de reproducción de la imagen o
del sonido, versiones taquigráficas y, en general , cualquier
medio apto para producir fe.

174
El tribunal determinara la forma de su incorporación al
procedimiento, adecuándola, en lo posible, al medio de prueba mas
análogo. (art. 323).

2.- Medios de prueba regulados en forma expresa: el Código


regula, en forma expresa, diversos medios de prueba.

A.- DECLARACIONES DEL IMPUTADO

El Código reconoce expresamente el derecho del acusado a


no prestar declaración y consagra el carácter de medio de defensa
de la declaración del acusado.

De esta forma, se establecen las siguientes normas:

1º En cualquier estado del juicio, el acusado puede solicitar ser


oído, con el fin de aclarar o complementar sus dichos (art. 326).

2º El acusado puede comunicarse libremente con su defensor


durante el juicio, siempre que ello no perturbe el orden de la
audiencia, pero, no puede hacerlo mientras presta declaración (art.
327).

3º Se prohíben las preguntas capciosas, sugestivas, inductivas o


engañosas (art.330).

4º Con respecto a anteriores declaraciones, el principio es que no


se pueden leer, salvo las siguientes excepciones:

- Se permite leer declaraciones anteriores del acusado si


éstas constan en registros o dictámenes que todas las
partes acuerden incorporar al juicio oral con aquiescencia
del tribunal (art. 331 letra b), y
- Después de que el acusado haya prestado declaración en
el juicio oral , se puede leer en el interrogatorio, parte o
partes de sus declaraciones anteriores prestadas ante el
fiscal o el juez de garantía cuando sea necesario para la
memoria del acusado, para demostrar o superar
contradicciones o para solicitar las aclaraciones
pertinentes (art.332).

5º Finalmente, el acusado siempre tiene la ultima palabra en el


juicio oral, antes que se clausure el debate (art. 338).

B.- TESTIGOS

Los testigos son todos aquellos terceros que prestan


declaración en el juicio sobre los hechos objeto de
controversia.

Normalmente, los testigos deben ser ubicados e identificados


por los intervinientes, en especial, por el Ministerio Público.

La prueba de testigos es la prueba por excelencia del juicio


oral, no existen testigos inhábiles y la institución de las tachas
desaparece. De esta forma, toda persona que tenga información
sobre el caso, incluso la víctima y el acusado, son hábiles para
declarar.

175
b.1.- Deber de comparecer y deber de declarar: el principio
general es que toda persona que no se encuentre legalmente
exceptuada, tiene la obligación de concurrir al llamamiento judicial
practicado, con el fin de prestar declaración testimonial;

b.2.- Renuencia a comparecer o a declarar: si el testigo


legalmente citado a declarar no comparece sin justa causa, se
procederá conforme a lo dispuesto en el inciso tercero del articulo
33 y, además, puede imponérsele el pago de las costas provocadas
por su inasistencia. Por otra parte. El testigo que se niegue a
declarar sin justa causa, será sancionado con las penas del delito
de desacato (art. 299).

EXCEPCIONES AL DEBER DE COMPARECER

No están obligados a comparecer a declarar:

a) El Presidente de la República y los ex Presidentes, los


Ministros de Estado; los senadores y diputados; los miembros
de la Corte Suprema; los integrantes del Tribunal
Constitucional; el Contador general de la República y el Fiscal
Nacional;
b) Los comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, el Director
general de Carabineros de Chile y el Director general de la
Policía de Investigaciones de Chile;
c) Los Chilenos o extranjeros que gozaren en el país de
inmunidad diplomática, en conformidad de los tratados
vigentes sobre la materia; y
d) Los que, por enfermedad grave u otro impedimento calificado
por el tribunal, se hallaren en imposibilidad de hacerlo.

Si las personas enumeradas en la letra a), b), y d) renuncian a su


derecho a no comparecer: deben prestar declaración conforme a
las reglas generales y también deben hacerlo si, habiendo
efectuado el llamamiento un tribunal de juicio oral en lo penal, la
unanimidad de los miembros de la sala, por razones fundadas,
estima necesaria su concurrencia ante el tribunal (art. 300).

Forma de declarar de las personas exceptuadas del deber


de comparecencia: las personas comprendidas en las letras a), b)
y d) son interrogadas en el lugar en que ejercen sus funciones o en
su domicilio. A tal efecto, propondrán oportunamente la fecha y el
lugar correspondiente y si así no lo hacen, los fijara el tribunal, y en
caso de inasistencia del testigo, se aplican la s normas generales.

A la audiencia ante el tribunal tendrán siempre derecho a asistir


los intervinientes. El tribunal puede calificar las preguntas que se
dirijan al testigo, teniendo en cuenta su pertinencia con los hechos
y la investidura o estado del deponente.

Las personas que gozan de inmunidad diplomática (letra c),


declaran por informe, si consienten a ello voluntariamente. Al
efecto se les dirigirá un oficio respetuoso, por medio del Ministerio
respectivo (art. 301). (En consecuencia, estas personas no sólo
están exceptuadas de la obligación de comparecer, sino que,
también están exceptuadas de la obligación de declarar.)

176
CLASE 20 Y 21: CONSOLIDADA

EXCEPCIONES A LA OBLIGACIÓN DE DECLARAR

Estas excepciones son más amplias que las que contiene el antiguo
Código en razón a que, en el nuevo procedimiento, son más las
personas que pueden servir como testigos y a que no hay
inhabilidades.

Entre los motivos que existen para no declarar, se distingue entre


los motivos personales y los motivos por razones de secreto.

a) Motivos personales

El cónyuge o el conviviente del imputado, sus ascendientes o


descendientes, sus parientes colaterales hasta el segundo grado de
consanguinidad o afinidad, su pupilo o su guardador, su adoptante
o adoptado.

Si se trata de personas que, por inmadurez o por insuficiencia o


alteración de sus facultades mentales, no comprenden el
significado de la facultad de abstenerse, se requerirá la decisión del
representante legal o, en su caso, de un curador designado a
efecto.

La sola circunstancia de que el testigo sea menor de edad no


configura, necesariamente, alguna de las situaciones señaladas.

Todas las personas que tienen la facultad de abstenerse de


declarar, deben ser informadas acerca de su facultad de
abstenerse, antes de comenzar cada declaración. El testigo puede
retractarse en cualquier momento del consentimiento que haya
dado para prestar su declaración.

Si se trata de los casos de inmadurez o falta de plenas facultades


mentales, la declaración se llevara siempre a cabo en presencia del
representante legal o curador (art. 302).

b) Motivos por razones de secreto

Tampoco están obligadas a declarar aquellas personas que, por su


estado, profesión o función legal, como el abogado, medico o
confesor, tengan el deber de guardar el secreto que se les ha
confiado, pero únicamente en lo que se refiere a dicho secreto.

Estas personas no pueden invocar la facultad de no declarar,


cuando la persona que les ha confiado el secreto las releve del
deber de guardarlo (art. 303).

El establecimiento de esta facultad es consistente con las


sanciones penales contempladas para quienes, ejerciendo alguna
de las profesiones que requieren título, revelen los secretos que por
razón de ella se les hubiere confiado (art. 247 inciso 2º C.P) Es
preciso destacar que esta facultad de abstenerse de declarar por
razones de secreto comprende no sólo a quienes ostenten un título
profesional, sino que también a quienes por su estado o función
legal, deban guardar secretos, como, en general, ocurre con los

177
funcionarios públicos, respecto de los secretos de que tuvieren
conocimiento por razón de su cargo.157

Principio de no auto incriminación: todo testigo tiene el


derecho de negarse a responder aquellas preguntas cuya respuesta
pueda acarrearle peligro de persecución penal o delito. El mismo
derecho tiene cuando, por su declaración, pudiere incriminar a
algunos de los parientes mencionados en el articulo 302, inciso
primero (art. 305).

Juramento o promesa: todo testigo, antes de comenzar su


declaración, debe prestar juramento o promesa de decir la verdad
sobre lo que se le pregunte, sin ocultar ni añadir nada de lo que
pudiere conducir al esclarecimiento de os hechos.

Por excepción, no se toma juramento o promesa a los testigos


menores de 18 años, ni a aquellos de quienes el tribunal sospeche
que pueden haber tomado parte en los hechos investigados. Se
debe hacer constar en el registro la omisión del juramento o
promesa y las causas de ello (art. 306).

Individualización del testigo: la declaración del testigo comienza


por el señalamiento de los antecedentes relativos a su persona.

Si existe motivo para temer que la indicación publica de su


domicilio puede implicar peligro para el testigo u otra persona, el
Presidente de la sala o el juez, en su caso, puede autorizar al
testigo a no responder a dicha pregunta durante la audiencia.

Si el testigo hace uso de ese derecho, queda prohibida la


divulgación, en cualquier forma, de su identidad o de antecedentes
que conduzcan a ella.

Protección a los testigos: el tribunal, en casos graves y


calificados, puede disponer medidas especiales destinadas a
proteger la seguridad del testigo que lo solicite, las que duran el
tiempo razonable que el tribunal disponga y pueden ser renovadas
cuantas veces sea necesario.

Declaración de testigos: en el procedimiento penal no existen


testigos inhábiles. Sin perjuicio de ello, los intervinientes pueden
dirigir al testigo, preguntas tendientes a demostrar su credibilidad o
falta de ella, la existencia de vinculo con alguno de los
intervinientes que afecten o puedan afectar su imparcialidad, o
algún otro defecto de idoneidad.

Todo testigo debe dar razón circunstancial de los hechos sobre los
cuales declara, expresando si los ha presenciado, si los ha deducido
de antecedentes que le son conocidos o si los ha oído referir a otras
personas (art. 309).

Testigos menores de edad: ser testigo menor de edad sólo


puede ser interrogado por el Presidente de sala, debiendo los
intervinientes dirigir las preguntas por su intermedio (art. 310).

157
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 420

178
Testigos sordos o mudos: si el testigo es sordo, las preguntas le
serán dirigidas por escrito; y si es mudo, dará por escrito su
contestación. Si no es posible proceder de esa manera, la
declaración del testigo debe ser recibida por intermedio de una o
más personas que puedan entenderse con él por signos o que
comprendan a los sordomudos.

Otros derechos del testigo: el testigo que carezca de medios


suficientes o viva solamente de su remuneración, tiene derecho a
que la persona que lo presenta le indemnice la perdida que le
ocasione su comparecencia para prestar declaración y le pague,
anticipadamente, los gastos de traslado y habitación, si proceden.
Se entiende renunciado este derecho, si no ejerce en el plazo de 20
días, contado desde la fecha en que se presta la declaración.

En caso de desacuerdo, estos gastos son regulados por el tribunal a


simple requerimiento del interesado, sin forma de juicio y sin
ulterior recurso.

Tratándose de testigos presentados por el Ministerio Publico, o por


intervinientes que gozan de privilegio de pobreza, la indemnización
será pagada anticipadamente por el Fisco y con este fin, tales
intervinientes deberán expresar en sus escritos de acusación o
contestación el nombre de los testigos a quien deba efectuarse el
pago y el monto aproximado a que el mismo alcanzará.

La comparecencia del testigo a la audiencia a la que deba concurrir,


constituirá siempre justificación suficiente cuando su presencia sea
requerida simultáneamente para dar cumplimiento a obligaciones
laborales, educativas o de otra naturaleza y no le ocasionará
consecuencias jurídicas adversas bajo circunstancia alguna (art.
313).

C.- INFORME DE PERITOS158

Los peritos son aquellos terceros ajenos al juicio que


procuran a los jueces el conocimiento del cual éstos carecen
referido a una determinada ciencia o arte.

La mayor o menor fuerza probatoria que el tribunal le dé al informe


pericial, depende de la mayor o menor credibilidad que los jueces
otorguen a las DECLARACIONES prestadas ante ellos y a su
idoneidad profesional.

c.1.- Procedencia del informe de peritos: procede el informe


de peritos en los casos determinados por la ley y siempre que para
apreciar algún hecho o circunstancia relevante para la causa sean
necesarios o convenientes conocimientos especiales de una ciencia,
arte u oficio.
Los informes deben emitirse con imparcialidad, atendiéndose a los
principio de la ciencia o reglas del arte u oficio que profese el perito
(art. 314).

158
Al respecto se puede consultar: Muñoz Muñoz, Claudia Andrea y Correa Videla, Carolina Andrea,
La Prueba Pericial en el actual proceso penal Chileno, Tesis presentada a la facultad de Derecho de la
Universidad del Desarrollo para optar al grado académico de Licenciado en Ciencias Jurídicas,
Concepción marzo 2008

179
Además, el Ministerio Público y los demás intervinientes pueden
presentar informes elaborados por peritos de su confianza y
solicitar, en la audiencia de preparación del juicio oral, que estos
sean citados a declarar al juicio oral, acompañando los
comprobantes que acrediten la idoneidad profesional del perito.

c.2.- Contenido del informe de peritos: los peritos tienen el


deber de concurrir a declarar ante el tribunal acerca de su informe,
el que debe entregarse por escrito, y contener:

a) La descripción de la persona o cosa que es objeto de él, del


estado y modo en que se halla;
b) La relación circunstanciada de todas las operaciones
practicadas y su resultado, y
c) Las conclusiones que, en vista de tales datos, formulan los
peritos conforme a los principio de su ciencia o reglas de su
arte u oficio (art. 315).

No obstante, de manera excepcional, las pericias consistentes en


análisis de alcoholemia, de ADN y aquellas que recayeren sobre
sustancias estupefacientes o psicotrópicas, podrán ser incorporadas
al juicio oral mediante la sola presentación del informe respectivo.
Sin embargo, si alguna de las partes lo solicitare fundadamente, la
comparecencia del perito no podrá ser sustituida por la
presentación del informe. (Inciso 2º del artículo 315 incorporado por
la ley 20.074)

c.3.- Admisibilidad del informe y remuneración de os


peritos: el Juez de garantía admite los informes y cita a los peritos
cuando, además de los requisitos generales para la Admisibilidad
de las solicitudes de prueba, considera que los peritos y sus
informes otorgan suficientes garantías de seriedad y
profesionalismo.

El tribunal, en todo caso, puede limitar el numero de informes o de


peritos, cuando unos u otros resulten excesivos o puedan
entorpecer la realización del juicio.

En el sistema del Código de Procedimiento penal existe una acción


civil propia del perito para exigir el pago de sus honorarios, la que
se encuentra tratada en el articulo 245.

Pues bien, en el nuevo Código Procesal Penal los honorarios y


gastos de los peritos corren por cuenta de la parte que los
presenta.

Excepcionalmente, el Juez de Garantía regula el monto de estos


honorarios “teniendo presente los honorarios habituales en la
plaza”, en los casos en que hace referencia el inciso final del
articulo 316. Este inciso dispone: “Excepcionalmente, el Juez de
garantía podrá relevar a la parte, total o parcialmente, del pago de
la remuneración del perito, cuando considerare que ella no
cuenta con medios suficientes para solventarlo o cuando,
tratándose del imputado, la no realización de la diligencia pudiere
imponer un notorio desequilibrio en sus posibilidades de defensa.
En este ultimo caso, el juez de garantía regulara prudencialmente la
remuneración del perito., teniendo presente los honorarios

180
habituales en la plaza y el total o la parte de la remuneración que
no fuere asumida por el solicitante será de cargo fiscal.

c.4.- Incapacidad para ser perito: no pueden desempeñar la


función de peritos las personas a quienes la ley reconoce la facultad
de abstenerse de prestar declaración testimonial (art. 317).

c.5.- Improcedencia de inhabilitación de los peritos: la regla


general es que los peritos no pueden ser inhabilitados.

Por excepción, durante la audiencia del juicio oral, pueden


distinguírseles preguntas orientadas a determinar su imparcialidad
e idoneidad, así como el rigor técnico o científico de sus
conclusiones.

c.6. Declaración de los peritos: la declaración de los peritos en


la audiencia del juicio oral se rige por las normas previstas en el
articulo 319 y, supletoriamente, por las establecidas para los
testigos.
Si el perito se niega a prestar declaración, incurren en desacato.

c.7.- Instrucciones necesarias para el trabajo de los peritos:


esta norma, que no se aplica al juicio oral, dispone que durante la
etapa de investigación o en la audiencia de preparación del juicio
oral, los intervinientes pueden solicitar del juez de garantía que
dicte las instrucciones necesarias para que sus peritos puedan
acceder a examinar los objetos, documentos o lugares a que se
refiere su pericia o para cualquier otro fin pertinente.

El juez de garantía accederá a la solicitud, a menos que, presentada


durante la etapa de investigación, considere necesario postergarla
para proteger el éxito de ésta (art. 320).

D.- LA INSPECCIÓN PERSONAL DEL TRIBUNAL

El Código eliminó este medio de prueba durante la investigación,


pues pierde razón de ser en el nuevo procedimiento, en que los
jueces solamente juzgan sobre la base de las pruebas que les
presentan el acusado y el defensor.

Sin embargo, el medio probatorio no se encuentra totalmente


excluido en el Código pues, en alguna ocasión puede ser útil para el
tribunal oral constituirse en algún lugar para reconocerlo, durante
al audiencia.

Esta facultad del tribunal puede tener importancia en casos en que


se trata de formar convicción en los jueces acerca de condiciones
que no pueden reproducirse en la sala de audiencias, tales como,
olores, condiciones de humedad, ruidos, etc.

E.- DOCUMENTOS, OBJETOS Y OTROS MEDIOS

Se termina con la distinción entre instrumentos públicos y privados


y la atribución de un valor probatorio para cada uno.

Durante el procedimiento puede esgrimirse como prueba cualquier


tipo de documento o acompañar cualquier clase de instrumento,

181
pero, conserva plena vigencia el principio de que “la prueba debe
rendirse en el juicio oral”; y la obligación consiste en que “el
tribunal formará su convicción sobre la base de la prueba producida
durante el juicio oral”

Para que el tribunal del juicio oral pueda atribuirle alguna capacidad
probatoria a los documentos, instrumentos, objetos u otros medios
(grabaciones, fotografías, etc.), deben ser leídos, exhibidos,
examinados o reproducidos en la audiencia.

Todos estos medios pueden ser exhibidos al acusado, a los peritos o


testigos durante su declaración, para que los reconozcan o se
refieran a su conocimiento de ello.

De lo expuesto se desprende que aunque la producción de la


prueba a través de los documentos u objetos materiales, no es
contradictoria en su origen su examen y reconocimiento sí lo es,
especialmente por cuanto se dirigir preguntas y contrapreguntas a
fin de esclarecer el origen, la naturaleza y significación de la
evidencia que se trata.

DESARROLLO DEL JUICIO ORAL

Nota: El presente capítulo ha sido desarrollado a partir del texto


“Curso de derecho procesal penal” del autor Sr. Jorge Correa
Selamé, publicado en Primera Edición. Ediciones Jurídicas de
Santiago y otras obras complementarias. Asimismo incorpora las
modificaciones introducidas por las leyes Nº 20.050, 20.074, 20.090
y 20.253 - 26/08/05; 14/11/05; 11/01/06 y 14/03/08 -
respectivamente

1. APERTURA DEL JUICIO ORAL

a) El día y hora fijados, se debe constituir el tribunal con la


asistencia del fiscal, del acusado, de su defensor y de los demás
intervinientes.
b) Se debe verificar la disponibilidad de los testigos, peritos,
intérpretes y demás personas que hayan sido citadas a la
audiencia y se declarará iniciado el juicio.
c) El juez Presidente señala las acusaciones que deben ser objeto
del juicio oral (contenidas en el auto de apertura del juicio oral);
advierte al acusado que debe estar atento a lo que va a oír, y
dispone que los peritos y los testigos hagan abandono de la sala
de audiencia.
d) A continuación, el Presidente concede la palabra al fiscal, para
que exponga su acusación, y al querellante para que sostenga la
suya y la demanda civil, si la ha interpuesto (art. 325) (Alegato
de apertura).

Cuando una de las partes desee plantear un incidente de


inhabilidad basado en una causal de implicancia o recusación que
ha llegado a su conocimiento con posterioridad al plazo señalado en
el inciso 1º del CPP, pero antes del inicio del juicio, la oportunidad
para hacerlo es al inicio de la audiencia de juicio oral. Si lo plantea
después, el tribunal debe rechazarlo por haber precluido su facultad

182
procesal. Lo anterior es sin perjuicio de la facultad del tribunal de
declarar de oficio su inhabilidad159

2. DEFENSA Y EVENTUAL DECLARACIÓN DEL ACUSADO

a) Luego de realizado lo anterior, se indica al acusado que tiene la


posibilidad de ejercer su defensa, y al efecto, se le ofrece la
palabra al abogado defensor, quien puede exponer los
argumentos en que se basa la defensa (alegato de apertura).
b) Al acusado se le permite que manifieste libremente lo que cree
conveniente respecto de la acusación formulada y, luego, puede
ser interrogado directamente por el fiscal, el querellante y el
defensor y, finalmente, los jueces pueden formularle preguntas
con el fin de aclarar los dichos.
c) Además, en cualquier estado del juicio, el acusado puede
solicitar ser oído con el fin de aclarar o complementar sus
dichos.

De esta forma, el juicio oral comienza con las exposiciones


resumidas de sus argumentos, que hacen los acusadores y la
defensa es posible que el acusado no declare y lo haga más
adelante .

Estas exposiciones sintéticas suelen denominarse alegatos de


apertura, los que tienen una importancia fundamental para todo
litigante en el juicio oral, pues constituyen, junto con los alegatos
de cierre o de clausura, la oportunidad que tiene cada parte para
exponer su propia “teoría del caso”, es decir, la manera en
que el abogado presenta el caso ante el tribunal.

La “teoría del caso” es la historia acerca de cómo han


ocurrido los hechos y el derecho que debe aplicarse a ellos, a la que
cada parte pretende que el tribunal le dé credibilidad.

El alegato de apertura debe:

1º Contener una presentación de hechos y no de conclusiones y


una relación con las normas legales que debe establecer el
abogado, y que, según su óptica, se aplican al caso concreto.

2º Debe hacer referencia a la prueba que se esgrima (sólo


referencias);

3º Anticipar someramente las eventuales debilidades que se


avizoren, con el objeto de demostrar transparencia e impedir que la
contraparte las magnifique, y

4º Finalmente, personalizar el conflicto, denotándolas personas


que están tras él, con el objeto, si es posible, de lograr la empatía y
comprensión del tribunal.

3. ORDEN DE RECEPCIÓN DE LAS PRUEBAS EN EL JUICIO


ORAL

159
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 434

183
Cada parte determina el orden en que rendirá su prueba,
correspondiendo recibir primero la ofrecida para acreditar los
hechos y peticiones de la acusación y de la demanda civil y luego la
prueba ofrecida por el acusado respecto de todas las acciones que
han sido deducidas en su contra (art. 328).

4. PERITOS Y TESTIGOS EN LA AUDIENCIA DEL JUICIO


ORAL

El principio general es que los peritos y testigos deben ser


interrogados personalmente en la audiencia, por lo que su
declaración personal no puede ser sustituida por la lectura de los
registros en que consten anteriores declaraciones o de otros
documentos que las contengan.
Sin embargo, y por excepción, una vez que el perito o testigo hayan
prestado declaración, se puede leer en el interrogatorio parte o una
parte de sus declaraciones anteriores prestadas ante el fiscal o el
juez de garantías, cuando ello sea necesario para:
a) Ayudar la memoria del testigo;
b) Demostrar o superar contradicciones. o
c) Solicitar las aclaraciones pertinentes.

Interrogatorio
a) La regla general es que la declaración de los testigos se sujeta
al interrogatorio de las partes y lo mismo sucede con los
peritos, sin perjuicio que, en primer termino, deben exponer
brevemente el contenido y las conclusiones de su informe y, a
continuación, se autoriza su interrogatorio.
b) En primer lugar, interroga la parte que ha ofrecido la
respectiva prueba y luego por las restantes. Si en el juicio
intervienen como acusadores el Ministerio Publico y el
querellante particular, o el mismo se realiza contra dos o más
acusados, se concede sucesivamente la apalabra a todos los
acusadores o a todos los acusados, según corresponda.
c) A solicitud de alguna de las partes, el tribunal puede autorizar
un nuevo interrogatorio de los testigos o peritos que ya hayan
declarado en la audiencia.
d) Finalmente, los miembros del tribunal pueden formular
preguntas al testigo o perito con el fin de aclarar sus dichos.
e) Antes de declarar, los peritos y los testigos no pueden
comunicarse entre si, ni ver, oír ni ser informados de lo que
ocurre en la audiencia .

De lo expuesto se desprende que se puede distinguir entre el


interrogatorio (examen directo), que es realizado por la parte que
presentó al deponente, y el contra interrogatorio (contraexamen).

Requisitos de un interrogatorio

Entre los requisitos de un interrogatorio se puede mencionar a las


siguientes:

1º Debe ser exacto, es decir, debe adaptarse a las proposiciones


de hechos que tenga la “teoría del caso” esgrimida por quien lo
presenta; y

2º Debe ser completo, esto es, debe lograrse extraer del testigo
toda la información que posea, que sea relevante y valiosa para la

184
posición del interrogador, omitiéndose detalles excesivos que
distraigan al tribunal.

Requisitos del contrainterrogatorio

El contrainterrogatorio, desde el punto de vista de quien lo realiza,


tiene tres finalidades primordiales:
a) Atacar la credibilidad personal del interrogado, como
por ejemplo, tratando de demostrar una falta de objetividad
o imparcialidad o derechamente una mentira en el
testimonio;
b) Atacar la credibilidad del testimonio mismo, como por
ejemplo, demostrando lo inverosímil que resulta la versión
del testigo o las contradicciones que existen con otras
declaraciones, y
c) Obtener del testigo presentado por la contraparte un
testimonio que apoye, aunque sea sólo en parte, las
argumentaciones o la prueba que ha presentado o
presentará el contrainterrogador.

Según se ha sostenido, los elementos principales de un


contrainterrogatorio son:

1º Control: se debe controlar al deponente muy de cerca, sin


dejarle escapatoria, como eludir las respuestas difíciles con largas
descripciones, calculadas para distraer.

2º Velocidad: un testigo necesita tiempo para meditar su


respuesta y darle forma, tiempo que no hay que permitirle;

3º Memoria: el que interroga debe tener la cabeza llena de


multitud de datos y de información, obtenidos de cualquier
declaración anterior que haya hecho el deponente, del testimonio
de otros testigos o de otra evidencia que se haya introducido o que
se esgrimirá;

4º Sintaxis: las preguntas tienen que formularse con rapidez,


pero con precaución . Tienen que ser claras e inequívocas, estar
formadas por oraciones simples y no compuestas, la mayoría de las
veces;

5º Lógica: la mayor parte de las ‘preguntas, incluso aquellas


destinadas a ridiculizar, tienen que formularse dentro de un
contexto lógico;

6º Actitud: la manera en la cual un interrogador trata a un testigo


tiene que ser adecuada a las circunstancias. No se utiliza un tono
de voz fuerte, lleno de sarcasmos, tratándose de una persona
anciana, atractiva y agradable, ni con un niño;

7º Terminación: el interrogador tiene que saber cuando retirarse


de la escena, sin insistir en que se cubra exhaustivamente todo lo
que dijo el testigo, ni lo que podría ser de su conocimiento.

Ahora bien, en relación con la posibilidad de un segundo


interrogatorio de testigos o peritos que ya hayan declarado en la
audiencia, por lógica, el segundo interrogatorio debe estar limitado
a lo abordado en el primer contrainterrogatorio; y el segundo

185
contrainterrogatorio debe estar limitado a los temas cubiertos por
el segundo interrogatorio.

Métodos de interrogatorio

a) Las partes que hayan presentado a un testigo o perito no


pueden formular sus preguntas de tal manera que ellas
sugieran la respuesta (inductivas);
b) Durante el contrainterrogatorio, las partes pueden confrontar
al perito o testigo con sus propios dichos u otras versiones de
los hechos presentadas en el juicio;
c) En ningún caso se admiten preguntas engañosas, aquellas
destinadas a coaccionar ilegítimamente al testigo o perito, ni
las que sean formuladas en términos poco claros para ello, lo
que controla el juez presidente de sala, y
d) Lo mismo se aplica al acusado cuando se allana a prestar
declaración.

5. LECTURA DE DECLARACIONES ANTERIORES EN LA


AUDIENCIA DEL JUICIO ORAL

Además de los casos ya vistos, en el juicio oral puede darse lectura


a los registros en que consten anteriores declaraciones de testigo,
peritos o imputados, en los siguientes casos:

1. Cuando se trate de la prueba anticipada.


2. Cuando consten en registros o dictámenes que todas las
partes acuerden incorporar, con aquiescencia del tribunal;
3. Cuando la no comparecencia de los testigos, peritos o
coimputados sea imputable al acusado. Para permitir la
aceptación de esta prueba, necesariamente, se debe acreditar
la imputabilidad al acusado de la falta de comparecencia de
los testigos, peritos o coimputados, siendo necesario que el
tribunal lo declare así mediante una resolución dictada en el
incidente respectivo y
4. Cuando se trate de declaraciones realizadas por coimputados
rebeldes, prestadas ante un juez de garantía.

6. LECTURA O EXHIBICIÓN DE DOCUMENTOS,


OBJETOS Y OTROS MEDIOS

Se consagran en el articulo 333 y nos referimos a ello al analizar los


medios de prueba expresamente regulados.

7. PROHIBICIONES

No se puede incorporar o invocar como medios de prueba ni dar


lectura durante el juicio oral, a los registros y demás documentos
que den cuenta de diligencias o actuaciones realizadas por la
Policía o el Ministerio Publico.

No se puede incorporar como medio de prueba o dar lectura a actas


o documentos que den cuenta de actuaciones o diligencias
declaradas nulas, o en cuya obtención se han vulnerado garantías
fundamentales.

186
8. ANTECEDENTES REFERIDOS A SALIDAS
ALTERNATIVAS

No se puede invocar, dar lectura ni incorporar como medio de


prueba al juicio oral ningún antecedente que diga relación con la
proposición, discusión, aceptación, procedencia, rechazo o
revocación de una suspensión condicional del procedimiento, de un
acuerdo reparatorio o de al tramitación de un procedimiento
abreviado (art. 335).

9. PRUEBA NO SOLICITADA OPORTUNAMENTE

A petición de alguna de las partes, el tribunal puede ordenar la


recepción de pruebas que ella no haya ofrecido oportunamente,
cuando justifique no haber sabido de su existencia sino hasta ese
momento. La justificación aludida, es motivo de un debate y una
posterior resolución en la misma audiencia.

10. ALEGATO FINAL Y CLAUSURA DE LA


AUDIENCIA DEL JUICIO ORAL

Concluida la recepción de las pruebas, el juez Presidente de la sala


otorga sucesivamente la palabra al fiscal, al acusador particular, al
actor civil y al defensor, para que expongan sus conclusiones. El
tribunal debe tomar en consideración la extensión del juicio para
determinar el tiempo que concederá al efecto.

Este es el llamado alegato final, el cual constituye una de las más


importantes actuaciones del abogado litigante, pues, es en éste
acto y no antes, donde por primera y ultima vez el abogado
procurará darle total coherencia interna y unidad a su
relato, a su “teoría del caso”, a la forma como ha contado al
historia que desea que el tribunal crea.

En definitiva, el principal objetivo de este alegato final es


convencer al tribunal que los hechos que el abogado señaló,
en el alegato de apertura y que iba a probar, han sido
efectivamente acreditados y que, por ende, deben aplicarse
las normas jurídicas que él esgrimió en su favor.

A continuación, se otorgará al fiscal, al acusador particular, al actor


civil y al defensor la posibilidad de replicar. Las respectivas replicas
sólo pueden referirse a las conclusiones planteadas por la demás
partes.

Por ultimo, se otorga al acusado la ultima palabra, para que


manifieste lo que estime conveniente y, a continuación, se
declarará cerrado el debate (art. 338).

LA SENTENCIA DEFINITIVA

1. DELIBERACION

Una vez cerrado el debate comienza la etapa de deliberación y, por


ello, inmediatamente después de clausurado el debate, los
miembros del tribunal que hayan asistido a todo el juicio pasan a
deliberar en privado.

187
2. DECISIÓN SOBRE ABSOLUCIÓN O CONDENA

Una vez concluida la deliberación privada de los jueces, la


sentencia definitiva que recaiga en el juicio oral debe ser
pronunciada en la misma audiencia, comunicándose la decisión
relativa a la absolución o condena del acusado por cada uno de los
delitos que se le imputan, indicando respecto de cada uno de ellos
los fundamentos principales tomados en consideración para llegar a
dichas conclusiones.

Por excepción, cuando la audiencia del juicio se ha prolongado por


más de 2 días y la complejidad del caso no permita pronunciar la
decisión inmediatamente, el tribunal puede prolongar su
deliberación hasta por 24 horas, hecho que debe ser dado a
conocer a los intervinientes en la misma audiencia, fijándose de
inmediato la oportunidad en que la decisión les será comunicada.

La omisión del pronunciamiento de la decisión, de la manera


señalada, produce la nulidad del juicio, el que debe repetirse en el
mas breve plazo posible.

En el caso de condena, el tribunal debe resolver sobre las


circunstancias modificatorias de responsabilidad penal en la misma
oportunidad antes referida. No obstante, tratándose de
circunstancias ajenas al hecho punible y los demás factores
relevantes para la determinación y cumplimiento de la pena, el
tribunal abrirá debate sobre tales circunstancias y factores,
inmediatamente después de pronunciada la decisión de absolución
o condena y en la misma audiencia. Para dichos efectos, el tribunal
recibirá los antecedentes que hagan valer los intervinientes para
fundamentar sus peticiones, dejando su resolución para la
audiencia de lectura de sentencia.

Ahora bien, la decisión sobre absolución o condena se adopta por


simple mayoría, salvo los casos en que ante la falta o inhabilidad de
un juez integrante del tribunal oral en lo penal que no ha podido ser
reemplazado y por ende quedan sólo 2 jueces que han asistido a
todo el juicio, la decisión se debe adoptar por unanimidad so pena
de nulidad.

3. PLAZO PARA REDACCIÓN DE LA SENTENCIA

Al pronunciarse sobre la absolución o condena el tribunal puede


diferir la redacción del fallo y, en su caso, la determinación de la
pena hasta por un plazo de 5 días, fijando la fecha de la audiencia
en que tendrá lugar su lectura. El transcurso de este plazo sin que
haya tenido lugar la audiencia de lectura del fallo constituye falta
grave, que debe ser sancionada disciplinariamente.

No obstante, si el juicio hubiese durado mas de cinco días, el


tribunal dispondrá, para la fijación de la fecha de la audiencia para
su comunicación, de un día adicional por cada dos de exceso de
duración del juicio. El transcurso de estos plazos sin que hubiere
tenido lugar la audiencia citada, constituirá falta grave que deberá
ser sancionada disciplinariamente. Sin perjuicio de ello se deberá
citar a una nueva audiencia de lectura de sentencia, que en ningún
caso puede ser después de después del segundo día contado
desde la fecha fijada para la primera.

188
Transcurrido este plazo adicional sin que se dé lectura a la
sentencia, se produce la nulidad del juicio, a menos que la decisión
haya sido de absolución del acusado, y si siendo varios los
acusados, se ha absuelto a alguno de ellos, la repetición del juicio
sólo comprende a quienes hayan sido condenados.

4.- AUDIENCIA DE LECTURA DE SENTENCIA.

Redactada la sentencia , se procede darla a conocer en la


audiencia fijada al efecto, oportunidad a contar de la cual se
entiende notificada a todas las partes, aun cuando no asistan a la
misma.

5.- CONVICCIÓN DEL TRIBUNAL.

El tribunal debe formular su convicción solo sobre la base de


la PRUEBA PRODUCIDA EN EL JUICIO ORAL.

El Art. 340 señala que: “NADIE, PODRÁ SER CONDENADO POR


DELITO SINO CUANDO EL TRIBUNAL QUE LO JUZGARE ADQUIRIERE,
MAS ALLÁ DE TODA DUDA RAZONABLE, LA CONVICCIÓN DE QUE
REALMENTE SE HUBIERE COMETIDO EL HECHO PUNIBLE OBJETO DE
LA ACUSACIÓN Y QUE EN ÉL HUBIERE CORRESPONDIDO AL
ACUSADO UNA PARTICIPACIÓN CULPABLE Y PENADA POR LA LEY

EL TRIBUNAL FORMARÁ SU CONVICCIÓN SOBRE LA BASE DE


LA PRUEBA PRODUCIDA DURANTE EL JUICIO ORAL.

NO SE PODRÁ CONDENAR A UNA PERSONA CON EL MÉRITO


DE SU PROPIA DECLARACIÓN”

6.- CONTENIDO DE LA SENTENCIA.

La sentencia pronunciada por el Tribunal oral en lo penal debe


contener:

a) La mención del tribunal y la fecha de su dictación, la


identificación del acusado y la de el o los acusadores.

b) La enunciación breve de lo hechos y circunstancias


que hayan sido objeto de la acusación; en su caso,
los daños cuya reparación se reclame en la demanda
civil y su pretensión reparatoria y las defensas del
acusado.

c) La exposición clara, lógica y completa de cada uno


de los hechos y circunstancias que se dieren por
probados, fueren ellos favorables o desfavorables al
acusado, y de la valoración de los medios de prueba
que fundamentaren dichas conclusiones de acuerdo
con lo previsto en el artículo 297, es decir, se aprecia
la prueba con entera libertad, pero no se pueden
contradecir los principios de la lógica, las máximas
de experiencia y los conocimientos científicamente
afianzados, y el tribunal debe hacerse cargo de toda
la prueba, incluso aquella que ha desestimado y sus
razones.

189
d) Las razones legales o doctrinales que sirvan para
calificar jurídicamente cada uno de los hechos y sus
circunstancias y para fundar el fallo.

e) La resolución que condene o absuelva a cada uno de


los acusados por cada uno de los delitos que la
acusación les ha atribuido y la que se pronuncie
sobre la responsabilidad civil de los mismos y fija el
monto de las indemnizaciones a que haya lugar.

Tanto en el caso de la absolución como en el de condena el


tribunal debe pronunciarse acerca de la demanda civil
validamente interpuestas

f) el pronunciamiento sobre las costas de la causa.

g) La firma de los jueces que la han dictado

La sentencia será siempre redactada por uno de los miembros del


tribunal colegiado, designado por éste, en tanto la disidencia o
prevención será redactada por su autor. La sentencia debe señalar
el nombre de su redactor y el del que lo sea de la disidencia o
prevención.

7.- LA SENTENCIA CONDENATORIA.

La sentencia condenatoria no puede exceder el contenido de


la acusación y, en consecuencia, no se puede condenar por hechos
o circunstancias no contenidos en ella, lo cual es una manifestación
del principio de congruencia.

Sin embargo, el tribunal puede dar al hecho una calificación


jurídica distinta de aquella contenida en la acusación o apreciar la
concurrencia de causales modificatorias agravantes de la
responsabilidad no incluidas en ella, siempre que lo hubiere
advertido a los intervinientes durante la audiencia.

Si durante la deliberación uno o mas jueces consideran la


posibilidad de otorgar a los hechos una calificación distinta a la
establecida en la acusación, que no ha sido objeto de la discusión
durante la audiencia, deben reabrir la discusión, a objeto de
permitir a las partes debatir sobre ella.

8.- LA SENTENCIA CONDENATORIA Y REGLAS RELATIVAS A


LA PENA APLICABLE.

a. Fijación de la pena y medidas alternativas

La sentencia condenatoria debe fijar las penas y pronunciarse


sobre la eventual aplicación de alguna de las medidas alternativas
a la privación o restricción de libertad previstas en la ley.

La sentencia que condena a una pena temporal, debe


expresar con toda precisión el día desde el cual empezará ésta a
contarse y fijará el tiempo de detención, prisión preventiva y
privación de libertad impuesta en conformidad a la letra a) del art
155 que deberá servir de abono para su cumplimiento. Para estos

190
efectos, se abonará a la pena impuesta un día por cada día
completo o fracción igual o superior a doce horas, de dichas
medidas cautelares que hubiere cumplido el condenado.

La sentencia condenatoria debe disponer el comiso de los


instrumentos o efectos del delito o su restitución, cuando sea
procedente.

Cuando se haya declarado falso, en todo o parte un


instrumento público, el tribunal, junto con su devolución, debe
ordenar que se lo reconstituya, cancele o modifique de acuerdo con
la sentencia.

Cuando se pronunciare decisión de condena, el tribunal podrá


disponer, a petición de alguno de los intervinientes, la revisión de
las medidas cautelares personales, atendido el tiempo transcurrido
y a la pena probable.

b.- Reiteración de crímenes o simples delitos de una misma


especie.

- Casos de reiteración de crímenes o simples delitos


de una misma especie: Se impondrá la pena
correspondiente a las diversas infracciones, estimadas
como un solo delito, aumentándola en uno o dos grados.
- Si, por la naturaleza de las infracciones, estas no
pueden estimarse como un solo delito: El tribunal
aplicará la pena señalada a aquella que, considerada
aisladamente, con las circunstancias del caso, tuviere
asignada una pena mayor, aumentándola en uno o dos
grados según fuere el número de delitos.
- Aplicación del articulo 74 del Código Penal: El tribunal
puede, con todo aplicar la penasen la forma establecida en
el artículo 74 del Código penal si, de seguirse este
procedimiento, ha de corresponder al condenado una pena
menor.
- Delitos de una misma especie. Para los efectos
anteriores, se consideraran delitos de una misma especie
aquellos que afecten al mismo bien jurídico.

9.- LA SENTENCIA ABSOLUTORIA.

Una vez comunicada a las partes la decisión absolutoria luego


de deliberar, el tribunal debe:

a) Disponer, en forma inmediata el alzamiento de las medidas


cautelares personales que se hayan decretado en contra
del acusado.
b) Ordenar que se tome nota de este alzamiento en todo
índice o registro público y policial en el que puedan figurar,
y,
c) Ordenar la cancelación de las garantía de comparecencia
que se hayan otorgado

RECURSOS EN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL.

CLASE 22: 11 JUNIO 2008

191
RECURSOS EN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL.

* Nota: El presente capítulo ha sido desarrollado a partir del texto


“Apuntes de derecho procesal penal, el Ministerio Público y el
Proceso Penal Oral” del autor Sandaña Jeno, Lorena y otros,
Colección de Manuales Departamento de Derecho Procesal,
Universidad de Concepción y otras obras complementarias.
Asimismo incorpora las modificaciones introducidas por las leyes Nº
20.050, 20.074, 20.090 y 20.253 - 26/08/05; 14/11/05; 11/01/06 y
14/03/08 - respectivamente -.

“Los recursos procesales son los medios de impugnación que establece


la ley para obtener la modificación, enmienda o invalidación de una
resolución judicial”160

DISPOSICIONES GENERALES

Quienes pueden recurrir:

Podrán recurrir en contra de las resoluciones judiciales el


ministerio público y los demás intervinientes agraviados por ellas, solo
por los medios y en los casos establecidos en la ley.

Por consiguiente, los habilitados para recurrir deben reunir dos


requisitos copulativos:

-ser interviniente
-ser agraviado.

Plazo: el código no contiene un plazo general para la interposición de


recursos.

Aumento de los plazos: Cuando el juicio hubiere sido conocido por


un tribunal que se hubiese constituido y funcionando en una localidad
distinta de su lugar de asiento, los plazos se aumentaran de acuerdo a
la tabla de emplazamiento del articulo 259 del Código de Procedimiento
civil.

Esta situación es aplicable respecto de los tribunales orales en lo penal


(art 21 COT)

Renuncia y desistimiento:

La ley señala que los recursos podrán renunciarse


expresamente, una vez notificada la resolución contra la cual
procediere.

Respecto del desistimiento, la ley señala que quienes


hubieren interpuesto un recurso podrán desistirse antes de su
resolución en todo caso el efecto es que sólo afecta a quienes haya uso
de ese derecho.

160
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 515

192
El defensor no podrá renunciar a la interposición de recursos, ni
desistirse de los recursos interpuestos, sin mandato expreso del
imputado.

Efectos de la interposición de los recursos:

La regla es que la interposición de un recurso no suspenderá la


ejecución de la resolución (art. 355).

Excepción:

1. Cuando se trate de una sentencia definitiva condenatoria.


2. Cuando la ley dispusiere expresamente lo contrario.

Vista de los recursos:

En esta materia el Código presenta ciertas modificaciones


producto de los principios de oralidad, inmediación y contradicción que
inspiran el nuevo sistema procesal penal. Así, la vista de la causa será
en audiencia publica, se elimina la relación y se establece un
debate entre las partes.

El articulo 358 dispone que la vista de la causa será en audiencia


publica , durante la cual es posible distinguir:

1. Anuncio
La audiencia pública se iniciara con el anuncio

2. Debate:
Una vez efectuado el anuncio, se inicia el debate comenzando
con él o los recurrentes, a quienes se le otorgara la palabra para
que exponga los fundamentos del recurso así como las peticiones
concretas que formularen. Luego, se permitirá intervenir a los
recurridos y finalmente se volverá a ofrecer la palabra a todas las
partes con el fin de que formularen aclaraciones respecto de los
hechos o los argumentos ver todos en el debate.

En cualquier momento, cualquier miembro del tribunal podrá


formular preguntas a los representantes de las partes o pedirles
que profundicen sus argumentos o la refieran a algún aspecto
específico de la cuestión debatida.

3. Fallo:

Concluido el debate, el tribunal pronunciara sentencia de


inmediato o, si no fuera posible, en un día y hora que dará a
conocer a los intervinientes en la misma audiencia.

4. Comparecencia:
Se debe distinguir:

a) Recurrente: la incomparecencia de uno o mas recurrentes


dará lugar a que se declare el abandono del recurso respecto
de él.
b) Recurrido: la incomparecencia del recurrido permitirá
proceder en su audiencia.

193
Suspensión de la vista de los recursos:

1. Regla general:

El código limita la suspensión de la vista de la causa, así dispone


que: “la vista sólo puede suspender si lo solicitare el recurrente o
todos los intervinientes facultados para concurrir a ella de común
acuerdo”.

Por consiguiente, la regla general es que la vista no se suspende.

Excepción:

a) Que lo solicitarte el recurrente


b) Que lo solicitare de común acuerdo todos los intervinientes
facultados para concurrir a la vista de la causa.

2. Situación particular de las personas privadas de libertad:

La ley a previsto que la vista sólo se suspenderá por muerte del


abogado recurrente, del cónyuge o de algunos de los ascendientes
o descendientes, ocurrida dentro de los ocho días anterior a la vista
de la causa.
Este derecho podrá ser ejercido una sola vez por medio de un
escrito que deberá presentarse hasta las doce horas del día hábil
anterior a la audiencia correspondiente. En todo caso, si la
agregación de la causa se hubiere efectuado con menos de setenta
y dos horas antes de la vista de la causa, la suspensión podrá
solicitarse hasta antes que comenzare la audiencia (art. 357 inciso
4º).

3. Causales por las cuales NO puede suspenderse la vista de


la causa:
3.1.- Por las causales previstas en los numerales 1, 5, 6 y 7 del art.
165 del Código de Procedimiento Civil (saber)
3.2.- Por falta de integración del tribunal: Incluso, la ley prevé que si
fuere necesario se interrumpirá la vista de los recursos civiles para
que se integren a la sala jueces no inhabilitados. Sólo se
suspenderá si no se alcanzare con los jueces que conformaren ese
día el tribunal, el mínimo de miembros no inhabilitados que
debieren intervenir
3.3.-.La circunstancia de que no pudiese rendirse la prueba en la
audiencia.

En cuanto a las normas de la prueba

El titulo I no contiene normas generales sobre pruebas sino


que se limita a reglamentar tal situación respecto del recurso de
nulidad. En efecto, el art. 359 establece que en el recurso de
nulidad podrá producirse prueba sobre las circunstancias que
constituyen la causal, siempre que se hubiere ofrecido en el escrito
de interposición del recurso. El inciso 2º señala que esta prueba se
recibirá en la audiencia conforme a las reglas que rigen su
recepción en el juicio oral.

194
En todo caso, tal como lo dispone el articulo 360, rigen
supletoriamente las normas del libro II, por lo tanto, la prueba de
los recursos se rige por las normas del juicio oral.

Competencia del tribunal superior:

El tribunal sólo podrá pronunciarse sobre las solicitudes


formuladas por los recurrentes, quedándole vedado extender el
efecto de su decisión a cuestiones no planteadas por ellos o más
allá de los limites de lo solicitado.

Excepción: se refiere la facultad de la Corte de acoger, de oficio,


un recurso interpuesto a favor del imputado por un motivo distinto
del señalado por el recurrente, siempre que se tratare de algunos
de los motivos absolutos de nulidad.

Personalidad del recurso:

Si bien el fallo de un recurso sólo puede aprovechar a quien lo


ha interpuesto, el código contiene una excepción. Así, se ha
establecido que si sólo uno de los varios imputados del mismo
delito entablare el recurso contra la resolución, la decisión
favorable que se dictare aprovechara a los demás.

Contraexcepción: que los fundamentos fueren exclusivamente


personales del recurrente, debiendo el tribunal declararlo así
expresamente (art. 360).

Reformatio In peius: Si la resolución judicial hubiere sido objeto


de recurso por un solo interviniente, la Corte no podrá reformarla
en perjuicio del recurrente.

RECURSO DE REPOSICIÓN.

El recurso de reposición es un medio de impugnación de que


disponen los intervinientes agraviados que tiene por objeto obtener
del mismo tribunal que dictó una sentencia interlocutoria, auto o
decreto que lo modifique o lo deje sin efecto.161

Se debe distinguir la reposición de resoluciones dictadas fuera


de la audiencia de aquellas dictadas en audiencias orales.

Reposición de las resoluciones dictadas fuera de audiencia.

1. Resoluciones respecto de las cuales procede:

Las sentencias interlocutorias, de los autos y de los decretos


dictados fuera de audiencia (art. 362 inciso 1º primera parte).

2. Formalidades y plazo:

El recurso deberá interponerse dentro del tercer día y deberá


ser fundado.

161
Cerda San Martín Rodrigo y Hermosilla Iriarte Francisco, El Código Procesal Penal, comentarios,
Concordancias, Jurisprudencia, Lobrotecnia, 2ª Edición, Pág. 521

195
3. Tramitación:

El tribunal se pronunciara de plano, pero podrá oír a los


demás intervinientes si se hubiere deducido en un asunto cuya
complejidad así lo aconsejare.

4. Efecto:

La interposición de este recurso no suspende la ejecución de la


resolución (art. 362 inciso 4º).

Excepción: cuando contra la misma resolución procediere


también recurso de apelación en efecto suspensivo.

5. Situación de resolución apelable y reponible:

Si una resolución es susceptible de reposición y apelación, debe


interponerse la apelación en subsidio de la reposición, ya que si no
se dedujere a la vez este recurso para el caso en que la reposición
fuere denegada, se entenderá que renuncia a la apelación

Reposición en las audiencias orales.

Respecto de las resoluciones pronunciadas durante


audiencias orales, la reposición deberá promoverse tan pronto se
dictaren y sólo serán admisibles cuando no hubieren sido
precedidas de debate. La tramitación se efectuará verbalmente, de
inmediato y de la misma manera se pronunciará el fallo.

RECURSO DE APELACIÓN,

El recurso de apelación es un medio de impugnación de que


disponen los intervinientes que tiene por objeto, obtener del
tribunal superior respectivo que, previo análisis de los aspectos de
hecho y jurídicos, enmiende con arreglo a derecho, la resolución del
inferior, en aquellos casos que la ley señala expresamente.162

Resoluciones apelables:

La nueva reglamentación procesal penal mantiene el recurso


de apelación pero lo circunscribe sólo a ciertas decisiones del juez
de garantía. En efecto, la ley dispone en el artículo 370 que las
resoluciones dictadas por el juez de garantía son apelables en los
siguientes casos:

a) Cuando pusieren término al procedimiento, hicieren imposible


su prosecución o la suspendieren por más de treinta días.
Dentro de esta causal, se comprende los sobreseimientos.
b) Cuando la ley lo señalare expresamente. Ejemplos:

- Resolución que declara inadmisible la querella


- Resolución que declara el abandono de la querella
- Resolución que ordena, mantiene, niega lugar o revoca la
prisión preventiva, cuando ha sido dictada en audiencia
- Resoluciones que negaren o dieren lugar a las medidas
cautelares
162
Cerda San Martín, Rodrigo, Etapa Intermedia. Juicio Oral y recursos, Librotecnia, Pág. 274

196
- Resolución que se pronuncia sobre la suspensión
condicional del procedimiento
- Sentencia definitiva pronunciada por el juez de garantía en
el procedimiento abreviado
- Resolución que se pronuncia sobre petición de desafuero
- Resolución que se pronuncia sobre la querella de capítulos
- Sentencia que se pronuncia sobre la extradición etc

Resoluciones inapelables:

El articulo 364 señala que serán inapelables las resoluciones


dictadas por el tribunal oral en lo penal.

La inapelabilidad de las sentencias definitivas dictadas por un


tribunal oral en lo penal ha provocado discrepancias, y se han
representado la posible inconstitucionalidad de la única instancia
atendido que vulneraria las normas del debido proceso que
contempla nuestra Carta Fundamental y los Tratados
Internacionales suscritos por nuestro país que establecen la
improcedencia del recurso de apelación contra estas resoluciones,
esta son recurribles a través del recurso de nulidad, por
consiguiente, no se atentaría contra el derecho al recurso
consagrado en dichos textos.

Tribunal ante el que interpone el recurso:

Deberá establecer ante el mismo juez que hubiere dictado la


resolución y éste lo condenará o denegará (art. 365).

Plazo: Dentro de los cinco días siguientes a la notificación de la


resolución impugnada (art. 366).

Formalidades: por escrito y con indicación de sus fundamentos y


de las peticiones concretas que formularen (art. 367).

Efectos: La apelación se concederá en el sólo efecto devolutivo.


Excepción: que la ley dijere expresamente lo contrario (Art. 368).
Vista de la causa: nos remitimos a lo señalado.
Antecedentes a remitir: Concedido al recurso de apelación, el
juez remitirá al tribunal de alzada copia fiel de la resolución y de
todo los antecedentes que fueren pertinente para un acabado
pronunciamiento sobre el recurso. (art. 371).

RECURSO DE HECHO

Es aquel medio de impugnación que la ley concede a las


partes cuando el tribunal inferior al conceder o denegar una
apelación, comete errores que causen agravio a dichas partes y que
deben ser enmendados por el tribunal superior.163

163
Cerda San Martín, Rodrigo, Etapa Intermedia. Juicio Oral y recursos, Librotecnia, Pág. 277

197
El art. 369 no distingue entre verdadero y falso recurso de
hecho de manera que cualquiera sea la causa por la que proceda el
recurso de hecho la tramitación es la misma.

1. Casos en que procede:

- denegado el recurso de apelación


- concedido siendo improcedente
- otorgado con efectos no ajustados a derecho.

2. Plazo: dentro de tercero día


3. Tribunal ante el cual se interpone: ante el tribunal de
alzada
4. Tramitación: Presentado este recurso, el tribunal de
alzada solicitará cuando correspondiere los antecedentes
señalados en el art. 371.
5. Fallo: en cuenta.

Si acogiere el recurso por no haberse denegado la apelación,


retendrá tales antecedentes o los recabara, si no los hubiese pedido
, para pronunciarse sobre la apelación.

RECURSO DE NULIDAD

“Medio de impugnación extraordinario que la ley concede a


los intervinientes agraviados con la sentencia definitiva para
obtener la invalidación de ella o del juicio oral por las causales
expresamente señaladas en la ley. “

Finalidad:
Invalidar el juicio oral y la sentencia definitiva, o solamente
ésta por las causales expresamente señaladas. Llama la atención
que pueda referirse tanto al juicio como a la sentencia dictada en
él.

Objetivos:
- la cautela del racional y justo procedimiento
- el respeto de la correcta aplicación del derecho

Causales:
El articulo 373 contempla dos causales genéricas de procedencia
del recurso de nulidad, estableciendo que procederá la declaración
de nulidad del juicio oral y la sentencia:

a) Cuando en cualquier etapa del procedimiento o en el


pronunciamiento de la sentencia., se hubieren infringido
derechos o garantías asegurados por la Constitución o por los
Tratados Internacionales ratificados por Chile y que se
encuentren vigentes.
b) Cuando en el pronunciamiento de la sentencia, se hiciere una
errónea aplicación del derecho que hubiere influido
sustancialmente en lo dispositivo del fallo.

Esta segunda causal es prácticamente la misma causal del


recurso de casación en el fondo, con la diferencia que el legislador
se refiere a derecho y no a ley, ampliándose la aplicación de esta
causal.

198
Motivos absolutos de nulidad:

Junto con las dos causales mencionadas precedentemente, el


legislador en el art. 374 ha establecido una serie de casos en que
se presume en que existe infracción sustancial a las
garantías.
a) Los casos contemplados en la letra a) del articulo 374 son
algunas de las causales contempladas actualmente para el
recurso de casación en la forma:

1. Cuando la sentencia hubiere sido pronunciada por un


tribunal incompetente o no integrado por los jueces
designados por la ley.
2. Cuando hubiere sido pronunciada por un juez de
garantía o con la concurrencia de un juez de tribunal de
juicio oral o penal legalmente implicado, o cuya
recusación esta pendiente o hubiere sido declarada por
tribunales competentes.
3. Cuando hubiere sido acordada por un menor numero de
votos pronunciada por un menor numero de jueces que
el requerido por la ley, o con la concurrencia de jueces
que no hubieren asistido al juicio.

b) Cuando la audiencia del juicio oral hubiere tenido lugar en


ausencia de algunas personas cuya presencia continuada
exigen, bajo sanción de nulidad, los artículos 284 y 286. (Las
normas señaladas exigen la presencia de los jueces que
integren el tribunal, del fiscal y del defensor).

c) Cuando al defensor se hubiere impedido ejercer las facultades


que la ley le otorga.
d) Cuando el juicio oral hubiere sido violadas las disposiciones
sobre publicidad y continuidad del juicio.
e) Cuando en la sentencia, se hubieren omitido algunos de los
requisitos previstos en el articulo 342 letra c), d) o e).

No causan nulidad los errores de la sentencia que no influyeren en


su parte dispositiva, sin perjuicio de lo cual la Corte podrá corregir
los que advirtiere durante el conocimiento del recurso.

f) Cuando en la sentencia se hubiere dictado con infracción a lo


preescrito en el artículo 341. Que se refiere al principio de
congruencia que debe mediar entre la acusación y la
sentencia.

g) Cuando en la sentencia hubiera sido dictada con oposición a


otra sentencia criminal pasada en autoridad de cosa juzgada.

Plazo:

El recurso de nulidad deberá interponerse, por escrito,


dentro de los diez días siguientes a la notificación de la
sentencia definitiva, ante el tribunal que hubiere conocido del
juicio oral.

Resoluciones susceptibles de recurso de nulidad

1. Sentencia definitiva dictada en el juicio oral (art. 372).

199
2. Sentencia definitiva dictada en procedimiento simplificado (art.
399).

CLASE 23: 17 DE JUNIO DE 2008


Tribunal competente:

Depende de la causal invocada.

1. Corresponderá su conocimiento a la Corte de


Apelaciones:

a. Si las causales invocadas es la aplicación errónea del


derecho (art. 373 letra b)
b. Si se trata de algunas de las causales comprendidas en
los motivos absolutos de nulidad (art. 374).

2. Corresponderá conocer a la Corte Suprema:

a) Si la causal invocada es la infracción da las garantías


constitucionales (art. 373 letra a).
b) Si la causal fuere la erróneas aplicación del derecho y respecto
de la materia de derecho objeto del mismo existieren distintas
interpretaciones sostenidas en diversos fallos.
c) Asimismo, y por razones de economía procesal, si el recurso
se fundare en distintas causales y por aplicación de las reglas
mencionadas precedentemente correspondiere el
conocimiento de algunas de ellas a la Corte Suprema, ésta se
pronunciara sobre todas.
d) Lo mismo sucederá si se dedujeren recursos de nulidad contra
la sentencia y entre las causales que los fundaren hubiere una
respecto de la cual correspondiese a la Corte Suprema.

Como se observa en estos casos se recurre en forma directa a la


Corte Suprema y no en forma adicional al conocimiento del recurso
por la Corte de Apelaciones.

Preparación del recurso.


Si la casual invocada es la infracción de una ley de
procedimiento, el recurso sólo será admisible cuando quien lo
entablare hubiere reclamado oportunamente del vicio o defecto.
(art. 377).

Excepciones:

1. Se tratare de alguno de los motivos absolutos de nulidad


2. La ley no admitiere recurso alguno contra la resolución que
contuviere el vicio o defecto
3. El vicio hubiere tenido lugar en el pronunciamiento mismo de la
sentencia
4. El vicio o defecto hubiere llegado a conocimiento de la parte
después de pronunciada la sentencia.

Forma de interponer el recurso de nulidad

Se efectúa por escrito


1.- Requisitos generales:

200
Se deben expresar los fundamentos del recurso y las
peticiones concretas que se sometieran al fallo del tribunal. El
recurso puede fundarse en varias causales, caso en el cual se
indicará si se invocan conjuntas o subsidiariamente, pero fundando
cada motivo separadamente. Se podrá producir prueba sobre las
circunstancias que constituyen la causal siempre que se hubiere
ofrecido en escrito de interposición del recurso.

2.- Requisito particular:

Cuando el recurso se fundare en errónea aplicación del


derecho y respecto de la materia objeto de derecho existiere
distintas interpretaciones, deberá además indicarse en forma
precisa los fallos en que se hubiese sostenido la s distintas
interpretaciones que invocare y acompañar copia de las sentencias
o de las publicaciones que se hubieren efectuado del texto integro
de las mismas.

Efectos que produce la interposición del recurso de nulidad

Se debe distinguir:
a) Sentencia condenatoria: la interposición del recurso de nulidad
suspende los efectos de la sentencia condenatoria recurrida.
b) Sentencia absolutoria: la interposición del recurso de nulidad
no suspende sus efectos.

Invariabilidad del recurso de nulidad

Interpuesto el recurso, no podrán invocarse nuevas causales


Excepción: Facultad oficiosa del tribunal: La Corte de oficio acoge el
recurso que se hubiese deducido a favor del imputado por un
motivo distinto del invocado por el recurrente, siempre que sea
algunos de los denominados motivos absolutos de nulidad.

Tramitación ante el tribunal a quo


Según el art. 380, interpuesto el recurso, el tribunal debe
pronunciarse sobre su admisibilidad. La ley establece los casos que
ameritan la declaración de inadmisibilidad cuales son:

1. Resolución inimpugnable a través del recurso de nulidad.

2. Recurso extemporáneo. Tal resolución es susceptible de


reposición dentro de tercero día.

Antecedentes a remitir:

Concedido el recurso, el tribunal remitirá a la Corte copia de


la sentencia definitiva, del registro de la audiencia del juicio oral o
de las actuaciones determinadas de ella que se impugnaren, y del
escrito en que se hubiere interpuesto el recurso (art. 381).

Tramitación ante el tribunal ad quem

1.- Actuaciones previas:

El art. 382 regula las actuaciones previas a la declaración de


admisibilidad o inadmisibilidad.

201
a) Ingresado el recurso se abrirá un plazo de cinco días para que
las demás partes soliciten que se declare inadmisible, se
adhieren a él o le formularen observaciones por escrito.
b) Adhesión al recurso de nulidad: Tal como se señaló
precedentemente, ingresado el recurso las demás partes
tienen plazo de cinco días para adherirse al recurso de
nulidad. La adhesión debe cumplir con todos los requisitos
para interponer el recurso y su admisibilidad se resolverá de
plano por la Corte.
Nótese que en el caso de apelación, la adhesión se concede sólo
al apelado; en este caso, todas las demás partes pueden adherirse
al recurso.

c) Designación de defensor penal publico: Hasta antes de la


audiencia, el acusado podrá solicitar la designación de un
defensor penal publico con domicilio en la ciudad asiento de la
Corte, para que asuma la representación, cuando el juicio oral
se hubiere desarrollado en una ciudad distinta.

2.- Transcurrido el plazo, el tribunal ad quem debe pronunciarse


sobre su admisibilidad. En este caso, no sólo se limita a efectuar
una revisión formal sino que sus facultades son mas amplias. El
tribunal puede declararlo admisible o bien inadmisible.

Lo declara inadmisible sólo en los siguientes casos:

1.- La resolución no es susceptible de ser impugnada por el recurso


de nulidad.
2.- El recurso fuese extemporáneo.
3.- El recurso careciese de fundamentos de hecho y de derecho
4.- El recurso no se hubiere preparado oportunamente.

3.- Recurso interpuesto ante la corte suprema: si el recurso se


hubiese interpuesto ante la Corte Suprema, ella no se pronunciará
sobre la admisibilidad, sino que ordenará que sea remitido junto
con sus antecedentes a la Corte de Apelaciones respectiva para
que, si lo estima admisible, entre a conocerlo y fallarlo en los
siguientes casos:

a) Si el recurso se fundare en la infracción de garantías


constitucionales, y la Corte estimare que, de ser efectivos los
hechos invocados como fundamento, serian constitutivos de
algunos de los motivos absolutos de nulidad.
b) Si respecto del recurso fundado en la errónea aplicación del
derecho, la Corte Suprema estimare que no existen distintas
interpretaciones sobre la materia de derecho objeto del
mismo, o aún existiendo no fueren determinantes para la
decisión de la causa.
c) Si en algunos de los casos previstos en el articulo 376, la Corte
Suprema estimare que concurre respecto de los motivos de
nulidad previstas en las letras a y b mencionadas
presentemente.

Prueba
En el recurso de nulidad podrá producirse prueba sobre la
circunstancia que constituyen la causal, siempre que se hubiere
ofrecido en el escrito de interposición del recurso. Dicha prueba se

202
recibirá en la audiencia conforme a las reglas que rigen su
recepción en el juicio oral.

Fallo del recurso.

1.- plazo: La corte deberá fallar el recurso dentro de losa veinte días
siguientes a la fecha en que hubiere terminado de conocer de él.

2.- Contenido de la sentencia: En la sentencia, el tribunal deberá


exponer:

a) los fundamentos que sirvieron de base a su decisión


b) el pronunciamiento sobre las cuestiones controvertidas
Excepción: que acogiera el recurso en cuyo caso podrá
limitarse a la causal o causales que le hubiesen sido
insuficientes
c) la declaración de si es nulo o no el juicio oral y la sentencia
definitiva reclamados o solamente dicha sentencia

El fallo del recurso se dará a conocer en la audiencia


indicada al efecto, con la sola lectura de su parte resolutiva o de una breve
síntesis de la misma.

Nulidad del juicio oral y de la sentencia o solamente de


ésta.

Si se acoge el recurso, se anulará la sentencia y el juicio oral

o sólo la sentencia dependiendo de la causal de nulidad

invocada.

1.- Nulidad del juicio oral y de la sentencia.

La regla general es que de acogerse el recurso de nulidad, la


Corte anulará la sentencia y el juicio oral.
Además la Corte determinará el estado en que hubiere de
quedar el procedimiento y ordenará la remisión de los autos al tribunal no
inhabilitado que correspondiere, para que éste disponga la realización de un
nuevo juicio oral.No es impedimento para que se ordene efectuar un nuevo
juicio oral la circunstancia de haberse dado lugar al recurso por un vicio o
defecto cometido en el pronunciamiento mismo de la sentencia.

2.- Nulidad de la sentencia.

Si la causal invocada no se refiere a las formalidades del juicio


ni a los hechos o circunstancias que se hubieren dado por
probados, sino que se debiere a que el fallo hubiere calificado
de delito un hecho que la ley no considera tal, aplicando una
pena cuando no procediere aplicar penal alguna, o impuesto una
superior a la que legalmente correspondiere, la Corte podrá
invalidar solo la sentencia y dictará sin nueva audiencia pero
separadamente, la sentencia de reemplazo que se conformare a
la ley.

203
La sentencia de reemplazo reproducirá las consideraciones de
hecho, los fundamentos de derecho y las decisiones de la
resolución anulada, que no se refieran a puntos que hubieran
sido objeto del recurso o que fueren incompatibles con la
resolución recaída en él, tal como se hubieren dado por
establecidos en el fallo del recurso.

Improcedencia de recursos.

La resolución que falla un recurso de nulidad no será


susceptible de recurso alguno, sin perjuicio de la revisión de la sentencia
condenatoria firme.

Tampoco será impugnable la sentencia que se dictare en el


nuevo juicio que se realizare como consecuencia de la resolución que
hubiere acogido el recurso de nulidad.

Por excepción si la sentencia fuere condenatoria y la que


hubiese anulado hubiese sido absolutoria, procederá el recurso de nulidad a
favor del acusado.

Revisión de las sentencias firmes (arts. 473- 480).

Tiene lugar esta revisión extraordinaria por parte de la Corte Suprema,


cuando se trata de sentencias firmes que condenen a alguien por un
crimen o simple delito, con el objeto de anularlas en los siguientes casos:

a) Cuando, en virtud de sentencias contradictorias, estén


sufriendo condenas dos o más personas por un mismo delito,
que no halla podido ser cometido más que por una sola;
b) Cuando alguno estuviere sufriendo condena como autor,
cómplice o encubridor del homicidio de una persona cuya
existencia se compruebe después de la condena.
c) Cuando alguno estuviere cumpliendo condena en virtud de
una sentencia fundada en un documento o en el testimonio
de una o más personas, siempre que dicho documento o
testimonio haya sido declarado falso por sentencia firme en
causa criminal;
d) Cuando, con posterioridad a la sentencia condenatoria,
concurra o se descubra algún hecho o aparezca algún
documento desconocido durante el proceso, que sean de talo
naturaleza que bastan para establecer la inocencia del
condenado.
e) Cuando la sentencia condenatoria ha sido dictada como
consecuencia de prevaricación o cohecho del juez que la
dicto, o de uno o mas de los jueces que concurrieron a su
pronunciamiento, y cuya existencia a sido declarada por
sentencia judicial firme (art. 473).

Esta revisión no tiene plazo para hacerla valer, y procede aun


cuando el condenado hubiere cumplido su condena o hubiere fallecido y
se trata de rehabilitar su memoria.

Los titulares de la revisión son (art. 474):

204
1.- El Ministerio Publico
2.- El condenado, su cónyuge, ascendientes., descendientes o
hermanos;
3.- El condenado que cumplió su condena,
4.- los herederos del condenado, cuando el condenado ha muerto y
se trata de rehabilitar su memoria .

Requisito del escrito en que se interpone (art. 475 Solo ver).

Tramitación: apareciendo que la solicitud ha sido interpuesta en


forma legal, se da traslado de ella al fiscal; en cambio, si el recurrente es
el ministerio publico se confiere traslado al condenado. En seguida, se
ordena traer la causa en relación y se ve la causa en la forma ordinaria,
fallándose sin mas tramite (art. 475 inc. 4).

En materia probatoria existe la limitante de no poderse probar por


testigos los hechos en que se funde la solicitud de revisión (art. 476).

Contenido del fallo (art. 748).-

En lo que respecta a la decisión del tribunal, interesa examinar el


fallo que acoge la solicitud de revisión, pues en tal caso declarará la
nulidad de la sentencia recurrida. Y si resulta de los antecedentes
fehacientemente acreditada la inocencia del condenado, el tribunal dicta
además, acto seguido y sin nueva vista pero separadamente, la sentencia
de reemplazo que corresponde. Cuando haya mérito para ello y así lo ha
pedido el solicitante de la revisión, la Corte podrá pronunciarse de
inmediato sobre la procedencia de la indemnización a que se refiere el art
19 nº 7 letra i) de la Constitución.

Efectos de la sentencia.

Si la sentencia dictada por la Corte Suprema, o si hay nuevo juicio,


la que pronunciare el tribunal que conozca de él, comprueban la
inocencia del condenado por la sentencia que se anula, se puede exigir:
a.- que se publique el fallo en el Diario Oficial a costa del Fisco.
b.- que se devuelvan por quienes hayan percibido las sumas que
pagó en razón de multas, costas e indemnización de perjuicios en
cumplimiento de la sentencia que anuló.

La sentencia ordenará además la libertad del condenado y la


cesación de la inhabilitación que hubiera podido decretarse.

En lo que respecta al cumplimiento de las acciones civiles


contenidas en el fallo, será de competencia del juez de letras en lo civil
que corresponde, y el procedimiento a seguir será el sumario.

205
PROCEDIMIENTOS ESPECIALES Y EJECUCIÓN

* Nota: El presente capítulo ha sido desarrollado a partir del texto


“Apuntes de derecho procesal penal, el Ministerio Público y
el Proceso Penal Oral” del autor Oberg Yánez, Héctor y
otros, Colección de Manuales Departamento de Derecho
Procesal, Universidad de Concepción y otras obras
complementarias. Asimismo incorpora las modificaciones
introducidas por las leyes Nº 20.050, 20.074, 20.090 y
20.253 - 26/08/05; 14/11/05; 11/01/06 y 14/03/08 -
respectivamente -.

PROCEDIMIENTO SIMPLIFICADO.

Concepto: Se trata de un procedimiento especial, oral, de competencia de


los jueces de garantía para conocer y fallar de las faltas y los hechos
constitutivos de simple delito para los cuales el Ministerio Público requiera la
imposición de una pena que no exceda de presidio o reclusión menor en su
grado mínimo164

En consecuencia, este procedimiento procede respecto de


delitos que tengan asignada una pena privativa de libertad que en
abstracto puede ser muy superior a la recién señalada, pero en que
el órgano acusador se allana a solicitar una inferior en atención a
todos los elementos relevantes para la fijación concreta de la
misma.p

¿Cuál es su ámbito de aplicación?

a) Según el art. 388 el conocimiento y fallo de las faltas se


sujeta a este tipo de procedimiento.
b) Pero se aplica, asimismo, a hechos constitutivos de simple
delito para los cuales el ministerio publico solicite una pena
que no exceda de presidio o reclusión menores en su grado
mínimo (61- 540 días).

Tratándose de faltas hay dos procedimientos a seguir, que se derivan de


la sanción a aplicar por el juez de garantía.

1.- Si la falta es de aquellas que están sancionadas sólo


con pena de multa, respecto de las cuales rige un llamado
procedimiento monitorio; y

2.- Si se trata de faltas sancionadas, además, con otros tipos de


pena, que se rigen por el procedimiento simplificado propiamente
tal.

Eso si que ambos procedimientos se inician por


requerimiento del fiscal, difiriendo en la posterior tramitación.

164
Hermosilla Iriarte, Francisco y Aguilar Brevis, Alejandro, Procedimientos especiales en el Nuevo
Proceso Penal, Librotecnia, pag 75

206
El requerimiento es la solicitud del fiscal dirigida al
juez de garantía, una vez recibida la denuncia de un hecho
punible de los comprendidos en el art. 388, para que cite
inmediatamente a AUDIENCIA, a fin de resolver y conocer sobre
la infracción denunciada.

Con todo, no se practicará este requerimiento cuando:

a) Fueren insuficientes los antecedentes aportados


b) Se encuentre extinguida la responsabilidad penal del
imputado.
c) El fiscal hace uso de la facultad que le concede el articulo
170, vale decir aplica el principio de la oportunidad.

Características del procedimiento simplificado.

- Es un procedimiento especial que excluye e juicio oral


- Tiene aplicación por iniciativa exclusiva del Ministerio
Público.
- La iniciativa de aplicación del simplificado debe ser
siempre por escrito
- Es un verdadero juicio oral conocido por un tribunal
unipersonal, como es el juez de Garantía, pero con
tramitación algo más simplificada que la del Juicio Oral
propiamente tal, si es que el imputado no admite
responsabilidad en los hechos contenidos en el
requerimiento y solicita la realización del juicio
- En este juicio simplificado solo cabe la acción civil
restitutoria
- Se la aplican supletoriamente las normas que regulan el
Juicio Oral165
Contenido del requerimiento

- La individualización del imputado


- Una relación sucinta del hecho que se atribuye, con
indicación del tiempo y lugar de comisión y demás
circunstancias relevantes
- La cita de la disposición legal infringida
- La exposición de los antecedentes o elementos que
fundamentan la imputación
- La individualización y firma del requirente.

PROCEDIMIENTO MONITORIO (arts. 392).-

El procedimiento monitorio es una modalidad del


procedimiento simplificado que se aplica en el caso de faltas de
las cuales el fiscal solo pidiere pena de multa.

165
Hermosilla Iriarte, Francisco y Aguilar Brevis, Alejandro, Procedimientos especiales en el Nuevo
Proceso Penal, Librotecnia, Pág. 79

207
Se trata de un procedimiento que no requiere de un proceso
previo de cognición. Es un procedimiento simple y sencillo que no
precisa de una actividad procesal compleja, atendiendo a los
resultados que se pretenden alcanzar. A través de él no se lleva a
cabo un autentico enjuiciamiento, como antecede en el juicio
ordinario, que es pleno o completo.

El Código Procesal Penal regula el procedimiento monitorio


en el art. 392, que se aplicará a la tramitación de faltas respecto
de las cuales el Fiscal pidiere solo pena de multa. En el
requerimiento el Fiscal indicara el monto de la multa que
solicitare imponer.

Si el juez estima suficiente fundado el requerimiento y la


proposición de la multa, deberá acogerlo inmediatamente
dictando una resolución que así lo declare. Aun cuando la ley no
califica esta resolución, no cabe duda que es una sentencia
definitiva. Pero tal resolución debe contener, además., las
siguientes indicaciones:

a) Hacerle saber al imputado que tiene el derecho de reclamar en


contra del requerimiento y de la imposición de la multa, y de los
efectos que se derivan de la interposición del reclamo. Esta
reclamación debe formularse dentro de los quince días siguientes
a la notificación de la resolución dictada por el juez de garantía;
b) Hacerle saber al imputado acerca de la posibilidad que tiene de
aceptar el requerimiento y la multa, así como los efectos que
siguen de tal aceptación;
c) Señalar el monto de la multa y la forma de enterarla en arcas
fiscales. Asimismo, indicarle al imputado que si la multa la paga
dentro de los quince días siguientes a la notificación del fallo, ésta
se rebajara en un 25%, señalándose el monto a pagar en dicho
caso.

Luego, pueden presentarse las siguientes alternativas:

Si el imputado paga la multa o no reclama, dentro del plazo


sobre su procedencia o monto, se entenderá que acepta su imposición.
En tal caso, se entiende que la aludida resolución estará ejecutoriada
para todos los efectos legales.

Si el imputado dentro de plazo (15 días) manifiesta de


cualquier modo fehaciente su disconformidad con la imposición
de la multa o su monto, se seguirá el procedimiento simplificado.
También se continuara con este procedimiento, si el juez no considera
suficientemente fundado el requerimiento o la multa propuesta por el
fiscal.

Procedimiento simplificado propiamente tal (arts. 393-


399).-

208
Recibido el requerimiento fiscal, el juez ordenara su notificación al
imputado y citará, a la vez, a todos los intervinientes a la audiencia que
señala el artículo 394, la que no podrá tener lugar antes de 20 ni
después de 40 días contados desde la fecha de la resolución.

El imputado tiene que ser citado con, a lo menos,10 días de


anticipación a la fecha de la audiencia, bajo el apercibimiento señalado
en el art. 33, y acompañándose a la citación copias de requerimiento y
de la querella, en su caso.

La misma resolución ya mencionada, dispondrá que las partes


comparezcan a la audiencia con todas sus medios de prueba, y si se
requiere la citación de testigos o de peritos por intermedio de tribunal,
la petición debe formularse con una anticipación no inferior a cinco días
a la fecha de la audiencia.

Llegado el día y la hora fijado para la audiencia de estilo, al inicio de


la misma el juez hará una breve relación del requerimiento y de la
querella, en su caso. Sí están presentes la victima y el imputado, el juez
les hará saber sobre la posibilidad de poner termino al procedimiento
mediante acuerdos reparatorios, si es procedente considerando la
naturaleza del hecho punible. Asimismo el fiscal podrá proponer la
suspensión condicional del procedimiento, si se cumplieren los
requisitos del artículo 237

Cumplidas las actuaciones previas señaladas, y no habiendo


prosperado los acuerdos reparatorios ni la suspensión condicional del
procedimiento, el tribunal preguntará al imputado
a) Si admite su responsabilidad en los hechos contenidos en el
requerimiento, o
b) Si por el contrario solicita la realización de la audiencia

a) Si el imputado admite su responsabilidad en el hechos, y no son


necesarias otras diligencias, el juez dictará sentencia
inmediatamente. En estos casos el juez no podrá imponer una
pena superior a la solicitada en el requerimiento, permitiéndose la
incorporación de antecedentes que sirvieren para la
determinación de la pena.
b) Si el imputado no admitiere responsabilidad y solicita la
realización de la audiencia, el juez procederá en la misma
audiencia, a la preparación del juicio simplificado el cual tendrá
lugar inmediatamente, si ello fuere posible o a mas tardar dentro
de 5º día. El juicio simplificado comenzará dándose lectura al
requerimiento y a la querella, si la hay. En seguida se oye a los
comparecientes y se recibe la prueba, tras lo cual se preguntará al
imputado si tiene algo que agregar. Con la nueva declaración del
imputado o sin ella, el juez pronuncia su fallo absolutorio o
condenatorio, y fija una nueva audiencia, para dentro de los
próximos cinco días, para dar a conocer el texto escrito de la
sentencia.

Hay que tener en cuenta que la audiencia en referencia no puede


suspenderse, sea por no haber comparecido alguna de las partes o por
no haberse rendido prueba en ella.

209
No obstante, si no compareció algún testigo o perito cuya citación
judicial se pidió oportunamente, y el tribunal considera indispensable su
declaración para la adecuada resolución de la causa, dispondrá lo
necesario para asegurar su comparecencia suspendiendo entre tanto la
audiencia. En caso alguno la suspensión puede exceder de cinco días ,
y a cuyo vencimiento deberá proseguir la causa conforme a la reglas
generales, aun a falta del testigo o perito.

Existiendo merito para condenar por la falta imputada, pero si a la


vez concurren antecedentes favorables que no hicieren aconsejable
imponer una pena al imputado , el juez podrá dictar la sentencia y
disponer en ella la suspensión de la pena y sus efectos por un plazo de
seis meses. En tal caso, no procederá acumular esta suspensión con
algunos de los beneficios contemplados en la Ley 18.216. Esta
suspensión no afecta la responsabilidad civil derivada del delito.

Transcurrido el plazo (seis meses) y sin que el imputado haya sido


objeto de un nuevo requerimiento o de una formalización de la
investigación, el tribunal dejara sin efecto la sentencia y, en su
reemplazo, sobreseerá definitivamente en la causa.

Recursos: contra la sentencia definitiva sólo puede interponerse el


recurso de nulidad (art. 372). El fiscal requirente y el querellante, en su
caso, podrán recurrir sólo si han concurrido al juicio.
Reiteración de la falta: Ver art. 397…reiteración de la misma
especie……351…
PROCEDIMIENTO POR DELITO DE ACCIÓN PRIVADA (arts. 400-
405).-

210