Вы находитесь на странице: 1из 25
UNIVERSIDAD NACIONAL “SANTIAGO ANTÚNEZ DE MAYOLO” FACULTAD DE CIENCIAS DEL AMBIENTE ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE INGENIERÍA
UNIVERSIDAD NACIONAL “SANTIAGO ANTÚNEZ DE MAYOLO”
FACULTAD DE CIENCIAS DEL AMBIENTE
ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE INGENIERÍA SANITARIA
TRABAJO DE INVESTIGACIÓN:
“CONTAMINACIÓN DEL AMONIACO Y SUS EFECTOS EN EL MEDIO AMBIENTE”
ASIGNATURA:
Contaminacioón Atmosféórica
DOCENTE:
Ing. DAVILA PAREDES CESAR
INTEGRANTES:
ARIAS TARAZONA, Marta.
PAJUELO HENOSTROZA, Max.
NORABUENA ITA, Joél.
TITULO: “CONTAMINACIÓN DEL AMONIACO Y SUS EFECTOS EN EL MEDIO
AMBIENTE”.
HUARAZ – PERÚ – 2015

I.

INTRODUCCIÓN.

El amoniaco se presenta en el medio ambiente como resultado de procesos naturales y de actividad industrial, incluyendo ciertos tipos de agricultura intensiva.

El amoniaco atmosférico se origina por la volatilización de la superficie terrestre en cantidades aproximadas de 10 8 toneladas/año, en particular por la actividad biológica natural. La actividad industrial puede provocar incrementos locales y regionales en la emisión y concentraciones atmosféricas. Las aguas superficiales reciben amoniaco de fuentes puntuales, como efluentes de plantas de tratamiento de aguas negras y plantas industriales, o también por precipitación atmosférica, por la descomposición de desechos vegetales y animales, por el uso de fertilizantes artificiales y por los derrames urbanos.

El amoníaco es un gas que ocurre naturalmente en el ambiente y es también manufacturado. El amoníaco líquido se encuentra en muchos productos de limpieza domésticos. El amoníaco es irritante a la piel, los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones. La exposición a altas concentraciones puede producir quemaduras graves.

II.

OBJETIVOS.

II.1.

OBJETIVO GENERAL.

 

Conocer sus efectos del amoniaco en la salud pública y en el medio ambiente.

II.2.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS.

 

Prevenir los efectos del amoniaco en el medio ambiente.

Prevenir los efectos del amoniaco en la salud pública.

III.

JUSTIFICACIÓN

 

III.1.

SOCIAL.

 

Al analizar los efectos del amoniaco tanto en la salud pública como el medio ambiente ayudaremos a la prevención y protección de la salud de las personas, ya que ello conlleva al mejoramiento de su calidad de vida.

 

III.2.

ECONÓMICO.

 

Es un beneficio económico para la población, al no tener que gastar en medicamentos para las enfermedades que puedan contraer y posibles intoxicaciones.

Reutilizar estas aguas ya tratadas para el riego de áreas verdes.

 

III.3.

AMBIENTAL.

 

Al conocer los efectos que ocasiona el amoniaco en el medio ambiente, nos ayudará a tomar medidas de protección contra el medio ambiente.

IV.

MARCO TEÓRICO.

El amoniaco es una de las sustancias industriales más utilizadas, la sola producción en Estados Unidos es del orden de 20 millones de toneladas por año.

La mayor parte de ésta se utiliza en fertilizantes, fibras y plásticos, así como en explosivos. Se usa también mucho en agentes de limpieza y removedores, así como en aditivos alimenticios, aplicaciones que pueden dar por resultado exposición para la población general.

Efectos para la salud

La exposición al amoníaco produce usualmente irritación de los ojos, nariz, y garganta. Puede ocurrir un agotamiento respiratorio con tos, disnea, obstrucción de las vías altas respiratorias, encogimiento de los bronquios y acumulación de fluido en los pulmones. Si la piel está mojada o húmeda, el contacto con amoníaco puede causar dolor por quemadura, inflamación, ampollas, y ulceración. El contacto con amoníaco líquido bajo presión puede dar como resultado una congelación. Concentraciones bajas de gas causan molestia por quemadura, parpadeo espasmódico o cierre involuntario de los párpados, enrojecimiento, y lagrimeo. Después de la exposición a altas concentraciones de amoníaco líquido, ocurren quemaduras de la córnea y pueden conducir a la ceguera.

IV.1.

MARCO TEÓRICO CONCEPTUAL.

  • - ¿Qué es el amoníaco?: El amoníaco es un gas incoloro de olor muy penetrante. Ocurre naturalmente y es también manufacturado. Se disuelve fácilmente en el agua y se evapora rápidamente. Generalmente se vende en forma líquida. La cantidad de amoníaco producido industrialmente cada año es casi igual a la producida por la naturaleza. El amoníaco es producido naturalmente en el suelo por bacterias, por plantas y animales en descomposición y por desechos animales. El amoníaco es esencial para muchos procesos biológicos. La mayor parte del amoníaco producido en plantas químicas es usado para fabricar abonos. El resto es usado en textiles, plásticos, explosivos, en la producción de pulpa y papel, alimentos y bebidas, productos de limpieza domésticos, refrigerantes y otros productos. También se usa en sales aromáticas.

  • - ¿Qué le sucede al amoníaco cuando entra al medio ambiente?:

  • Debido a que el amoníaco ocurre naturalmente, se encuentra en el suelo, el aire y el agua.

  • La mayoría del amoníaco en el agua se transforma en amonio, un líquido inodoro. El amoníaco y el amonio pueden cambiar del uno al otro en el agua.

  • El amoníaco es reciclado naturalmente en el ambiente como parte del ciclo del nitrógeno. No dura mucho tiempo en el ambiente.

  • Las plantas y bacterias incorporan amoníaco rápidamente del suelo y del agua.

  • Cierta cantidad de amoníaco en el agua y el suelo es transformada a nitrato y nitrito por bacterias.

  • El amoníaco liberado al aire es removido rápidamente por la lluvia o la nieve o por reacciones con otros productos químicos.

  • El amoníaco no se acumula en la cadena alimentaria, pero sirve de fuente nutritiva para plantas y bacterias.

  • - ¿Cómo podría yo estar expuesto al amoníaco?:

    • Todo el mundo está expuesto regularmente a bajos niveles de amoníaco en el aire, el suelo y el agua.

    • El amoníaco tiene un olor fuertemente irritante que la gente puede oler fácilmente antes de que pueda causar daño.

    • Si usted usa en su hogar productos de limpieza con amoníaco, estará expuesto al amoníaco liberado al aire y a través de contacto con la piel.

    • Si usted aplica abonos con amoníaco o vive cerca de fincas donde se han aplicado estos abonos, puede respirar amoníaco liberado al aire.

    • Usted puede estar expuesto a amoníaco que proviene de escapes y derrames de plantas de producción, plantas de almacenaje, oleoductos, camiones tanques y carros de ferrocarril.

  • - ¿Cómo puede afectar mi salud el amoníaco?: La exposición a altas concentraciones de amoníaco en el aire puede producir quemaduras graves en su piel, ojos, garganta y pulmones. En casos extremos puede ocurrir ceguera, daño del pulmón y la muerte. Respirar concentraciones más bajas puede causar tos e irritación de la nariz y la garganta. Si usted traga amoníaco puede sufrir quemaduras en la boca, la garganta y el estómago. Derramar amoníaco concentrado sobre la piel causará quemaduras. Los estudios en animales demuestran efectos similares a los observados en seres humanos. No sabemos si el amoníaco afecta la reproducción en seres humanos.

  • - ¿Qué posibilidades hay de que el amoníaco produzca cáncer?:

  • No sabemos si el amoníaco puede producir cáncer en seres humanos o en animales de laboratorio. El Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS), la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y la EPA no han clasificado al amoníaco en relación a carcinogenicidad.

    • - ¿Cómo puede el amoníaco afectar a los niños?: Es menos probable que los niños se expongan a amoníaco concentrado porque la mayoría de las exposiciones de ese tipo ocurren en ambientes de trabajo. Sin embargo, es posible que los niños se expongan de la misma forma que los adultos a gas de amoníaco que provenga de derrames o escapes de tanques de amoníaco u oleoductos, especialmente en fincas donde se usa como abono. Los niños también pueden estar expuestos a soluciones diluidas de amoníaco en productos de limpieza domésticos que contienen amoníaco. Los efectos del amoníaco en niños serán probablemente los mismos que en adultos. No sabemos si la exposición al amoníaco produce defectos de nacimiento, o si puede pasar al feto a través de la placenta o a niños a través de leche materna.

    • - ¿Cómo pueden las familias reducir el riesgo de exposición al amoníaco?:

      • Mantenga los productos que contienen amoníaco fuera del alcance de los niños.

      • Mantenga una ventilación adecuada en cuartos cuando use productos de limpieza que contienen amoníaco y use ropa apropiada y protección para los ojos.

      • No deje que los niños entren a cuartos donde se está usando amoníaco.

      • Nunca almacene soluciones de limpieza en envases que pueden ser atractivos para los niños, como por ejemplo botellas de soda.

      • Evite entrar a terrenos donde se están aplicando abonos de amoníaco.

    • - algún

    ¿Hay

    examen médico que demuestre que he estado expuesto al

    amoníaco?:

    Hay exámenes que pueden detectar amoníaco en la sangre y la orina. Sin embargo, estos exámenes no pueden determinar con seguridad si usted ha estado expuesto porque el amoníaco se encuentra normalmente en el cuerpo. Si usted estuviera expuesto a cantidades de amoníaco peligrosas, lo notaría de inmediato por el fuerte olor desagradable y el fuerte sabor. Además, también sentiría irritación en su piel, ojos, nariz y garganta.

    RESUMEN Y EVALUACION:

    Exposición al amoniaco:

    El amoniaco se presenta en el medio ambiente como resultado de procesos naturales y de actividad industrial, incluyendo ciertos tipos de agricultura intensiva. El amoniaco atmosférico se origina por la volatilización de la superficie terrestre en cantidades aproximadas de 10 toneladas /año, en particular por la actividad biológica natural. La actividad industrial puede provocar incrementos locales y regionales en la emisión y concentraciones atmosféricas .Las aguas superficiales reciben amoniaco de fuentes puntuales, como efluentes de plantas de tratamiento de aguas negras y plantas industriales, o también por precipitación atmosférica, por la descomposición de desechos vegetales y animales, por el uso de fertilizantes artificiales y por derrames urbanos.

    Pueden ocurrir exposición cutánea, ocular y del tracto respiratorio, por el efecto principal del amoniaco en la irritación local debida a su alcalinidad cuando se disuelve en los fluidos del organismo .El amoniaco es una molécula importante en el metabolismo intermedio de los compuestos nitrogenados y , en el intestino , se producen todos los días grandes cantidades por la digestión y la descomposición bacteriana de alimentos y sus residuos. Las cantidades absorbidas de esta fuente son mucho mayores que las absorbidas por la exposición ocupacional, o por la ingestión de alimentos o de agua potable. Las concentraciones atmosféricas de amoniaco en la comunidad suelen ser normalmente inferiores a 25 ug/m3 , pero en áreas de producción o de uso intensivo de abono, los niveles pueden alcanzar 200 ug/m3.La exposición atmosférica ocupacional suele regularse dentro de un rango de 18-40 mg/m3 , pero se toleran bien durante durante periodos cortos las exposiciones de hasta 100 mg/m3 en condiciones especiales , como en gallineros . El amoniaco se encuentra presente en los alimentos crudos y se agrega a los alimentos procesados. Se ha calculado que la ingestión humana diaria de amoniaco y sales de amonio, de estas fuentes, es de alrededor 18 mg/día.

    Destino:

    El amoniaco que se libera hacia la atmosfera se deposita en el suelo, principalmente como sulfato de amonio y nitrato de amonio. El amoniaco aplicado al suelo como fertilizante o descargado de fuentes puntuales, tales como plantas de tratamiento de aguas negras, se convierte en forma semejante, si bien pueden presentarse localmente altos niveles de amoniaco. El amoniaco es un compuesto clave en el ciclo del nitrógeno, las bacterias del suelo lo transforman a nitrato, y es entonces absorbido por las plantas e incorporado en los aminoácidos y otros compuestos nitrogenados. Las plantas

    no pueden excretar amoniaco, siendo tóxicos los niveles superiores a los que pueden asimilar.

    Captación, metabolismo y excreción:

    El amoniaco se absorbe con facilidad a través de las membranas mucosas y del tracto intestinal, pero no vía cutánea .Alrededor del 80 % del amoniaco inhalado se disuelve en el recubrimiento mucoso del tracto respiratorio superior y no llega a los niveles a los alveolos. El amoniaco absorbido se une al que está en el cuerpo humano y se distribuye con rapidez. La sustancia reacciona con iones de hidrogeno, con base en el pH, para formar iones de amoniaco, los cuales, si bien son menos móviles que el amoniaco, son captados por el ácido glutámico en muchos tejidos para posteriormente participar en diversas reacciones de transaminacion. En mamíferos, la mayor parte del nitrógeno del amoniaco se excreta en la orina como urea junto con una pequeña cantidad de iones amonio. Parte se pierde en la piel descamada; la eliminación por el aire exhalado y por las heces es insignificante.

    Efectos en los animales y seres humanos:

    Se presentan efectos agudos en la salud de mamíferos y del hombre debido a la naturaleza caustica de las soluciones concentradas, a los efectos irritantes del gas amoniaco, y al enfriamiento extremo que produce el contacto con el amoniaco líquido .No existen problemas importantes a largo plazo para los animales terrestres y para los seres humanos, raras veces los niveles atmosféricos del amoniaco alcanzan niveles tóxicos continuos.

    La corrosión extrema del amoniaco ha impedido la mayor parte de las pruebas toxicológicas, pero se ha reportado una CL 50 de 5137 mg/m3 durante 2 horas y DL50 de orales en el rango de 4070-5020 mg/kg de peso corporal en las ratas. Ha sido reportada una DL 50 dérmica de mayor a 1000 mg/kg de peso corporal (corrosiva). Debido a la naturaleza fisiológica de los productos de hidrolisis no se esperarían efectos toxicológicos complejos, como mutagenecidad, carcinogenicidad o efectos reproductivos con exposiciones a niveles insuficientes para provocar efectos locales.

    Debido a que predominan los efectos locales de poco interés clínico en casos de contaminación accidental, se han descrito muy pocos casos clínicos, en la literatura, no obstante , se conocen bien los efectos en los seres humanos .El contacto cutáneo con el amoniaco liquido origina quemaduras por frio ,en general sin ampollas ni carbonización . Las soluciones concentradas producen quemaduras causticas en la piel y causan profundas lesiones corrosivas en los ojos. El contacto a largo plazo con soluciones de amoniaco más diluidas, que no son irritantes de inmediato, puede provocar daño cutáneo como resultado de

    la saponificación alcalina de las grasas protectoras. Los vapores son irritantes para los ojos y el tracto respiratorio en concentraciones superiores a 50 mg/m3 (70ppm), aproximadamente.

    EFECTOS SOBRE LA SALUD:

    Frases de Riesgo:

    • Amoniaco Anhidro

    • R10: Inflamable

    • R23: Tóxico por inhalación

    • R34: Provoca quemaduras

    • R50: Muy tóxico para los organismos acuáticos

    Solución de Amoniaco Concentración Mayor a 25%

    • R34: Provoca quemaduras

    • R50: Muy tóxico para los organismos acuáticos

    Solución de Amoniaco Concentración entre 5% y 10%

    • R36/37/38: Irrita los ojos, la piel y las vías respiratorias

    Siempre se debe tener en cuenta que todas las personas se encuentran expuestas a pequeñas cantidades de Amoniaco en la vida diaria, pero este nivel no afecta en mayor grado ni la salud humana ni la estabilidad del medio ambiente. Posee un olor tan irritante que las personas pueden detectarlo antes que pueda causar daños graves El Amoniaco es una sustancia altamente irritante para las mucosas. En forma líquida causa quemaduras en la piel y los ojos al contacto. Es también una sustancia venenosa y puede ser fatal por inhalación en grandes cantidades. Todos los síntomas pueden tener efecto retardado. No se ha clasificado esta sustancia como generadora de cáncer pero en presencia de otros químicos puede promover la generación de algunos tipos de cáncer. Por lo general respirar Amoniaco en concentraciones altas pero no letales puede causar laringitis, dificultad para respirar, sensación de ahogo y dolor en el pecho. También a partir de la inhalación puede generarse edema pulmonar y neumonía. Por respiración de Amoniaco en áreas de concentraciones altas, el Amoniaco puede generar segregación de flemas espumosas de color rosado, convulsiones y coma. El contacto con los ojos produce irritación, dolor, conjuntivitis (ojos rojos e inflamados), lagrimación y erosión corneal. También es posible la pérdida de

    la visión en situaciones extremas de concentración o en salpicaduras de soluciones acuosas concentradas o gas licuado. Los contenedores de Amoniaco Anhidro pueden explotar con generación de llama por acción de fuego o calor.

    Inhalación:

    La exposición por inhalación a altos niveles de Amoniaco se puede presentar a causa de fugas o derrames en plantas de producción y procesamiento, instalaciones de almacenamiento, tuberías de transporte,

    camiones tanque y barcos de transporte. Exposición moderada se puede presentar en el momento de aplicación de fertilizantes en campos de cultivo. Exposiciones bajas se presentan cuando se realizan labores de limpieza con productos que contienen soluciones de Amoniaco.

    El Amoniaco posee un olor muy fuerte y se puede detectar en concentraciones de hasta 50 ppm en el aire, a partir de las cuales se siente fuerte irritación del tracto respiratorio superior; aunque el nivel de tolerancia de los individuos expuestos continuamente a esta sustancia puede aumentar y no presentarse estos efectos hasta concentraciones un poco más altas. Su alto olor a concentraciones no nocivas hace que su detección sea rápida y da una alarma previa a concentraciones atmosféricas que puedan llegar a ser nocivas.

    El Amoniaco Anhidro es más liviano que el aire y por eso tiende a subir en la atmósfera pero los vapores del Amoniaco líquido son inicialmente más pesados y se pueden extender a todo lo ancho del suelo, de tal forma que se pueden producir casos de asfixia y efectos de inhalación en lugares cerrados o pobremente ventilados. Los niños expuestos a iguales niveles de Amoniaco pueden resultar más afectados que los adultos a causa de su alta relación de superficie pulmonar y corporal y de su alto metabolismo representado por respiración más frecuente.

    Inicialmente el Amoniaco que se respira del aire se disuelve totalmente en las mucosas, pero de la totalidad del Amoniaco que ingresa, cerca del 80% es devuelto de nuevo a la atmósfera por esta misma ruta. El Amoniaco inhalado puede ingresar directamente a las vías circulatorias. El Amoniaco adsorbido se excreta a través de los riñones en la orina como urea y por el sudor en forma de compuestos de Amonio.

    La extensión del daño causado por respiración del Amoniaco depende de la duración de la exposición, la concentración del gas y la profundidad de la inhalación. La exposición a 250 ppm es soportable para muchas personas hasta por una hora. Las exposiciones a aerosoles concentrados de Amonio o sales de

    Amonio (>500 ppm) resultan en quemaduras nasofaríngeas y de la traquea, obstrucción de las vías de aire, acumulación de fluido en los pulmones, afección respiratoria y edema bronquial y alveolar. Exposiciones a concentraciones de 2500 a 4500 ppm son fatales en un periodo de 30 minutos; concentraciones De entre 5000 y 10000 ppm son letales de forma inmediata. Las muertes inmediatas por exposiciones elevadas se deben a obstrucción de las vías de aire mientras que la mortalidad retardada a estas concentraciones obedece a infecciones y complicaciones secundarias.

    Contacto piel / ojos:

    La exposición a niveles nocivos de Amoniaco se puede generar por las mismas razones que para la inhalación. Además, se puede dar por contacto con fuentes de agua contaminada o manipulación poco segura de esta sustancia. Otra forma de contacto consiste en la manipulación inadecuada de productos de limpieza amoniacales tanto industriales como domésticos, los que pueden contener hasta 25% de Amoniaco. La exposición dérmica al Amoniaco en cualquiera de sus formas es muy frecuente en el área laboral y por lo común genera quemaduras e irritaciones de muy diversos grados.

    Una pequeña cantidad de Amoniaco o de solución de Amonio concentrada en contacto con la piel causa de forma inmediata quemaduras y llagas abiertas si no se lava rápidamente. Las quemaduras pueden llegar a ser tan graves como para requerir injertos de piel a causa de la pérdida de capas cutáneas. Las heridas mal tratadas generadas por el contacto con Amoniaco pueden dar lugar a infecciones serias en el mediano plazo. En los ojos, por contacto con Amoniaco (concentraciones en el aire arriba de 100 ppm dependiendo el individuo) o soluciones de él, además de quemaduras puede producirse lagrimación, hinchazón de los párpados, abrasión de la córnea, visión borrosa y en casos graves, ceguera permanente.

    Por contacto con la piel de soluciones de Amoniaco en agua, pequeñas cantidades de éste pueden ingresar al torrente sanguíneo pero se eliminan de forma similar que en la inhalación a través de la orina y el sudor.

    El daño por contacto causado por esta sustancia se debe de manera más marcada a su reactividad y sus propiedades de irritabilidad. La severidad del daño por contacto a este producto depende de la duración y concentración en el momento de la exposición. Por lo general, soluciones de Amoniaco de concentración menor al 5% raramente causan quemaduras serias aunque pueden llegar a ser irritantes.

    El Amoniaco gaseoso se disuelve en el agua presente en la piel y los ojos convirtiéndose en Hidróxido de Amonio, el que es fácilmente disociado y causa necrosis de los tejidos. A causa de su alta solubilidad en agua, se puede difundir en capas de la piel más profundas y producir daño más crítico. Específicamente el Hidróxido de Amonio causa saponificación de los lípidos presentes en la membrana celular generando trastornos celulares y en circunstancias extremas, la muerte. En forma adicional, rompe las proteínas estructurales de la célula, extrae el agua presente en la célula e inicia una respuesta inflamatoria, que posteriormente compromete los tejidos cercanos.

    Para el caso del contacto con Amoniaco líquido (gas licuado), se generan quemaduras por frío además de las quemaduras de tipo alcalino antes descritas.

    Ingestión:

    Esta es una de las vías menos comunes de entrada de Amoniaco al organismo. La ingestión de Amoniaco y sus soluciones y sales en bajas cantidades (arriba de 35 ppm, que es el límite de percepción en el sentido del gusto) puede ocurrir por consumo de alimentos contaminados. Otra forma de acceso oral del Amoniaco consiste en la ingesta accidental o deliberada de soluciones de limpiadores domésticos o industriales de concentraciones de 5 a 10%.

    La ingestión de soluciones de Amoniaco (Hidróxido de Amonio) conduce a daños y quemaduras por corrosión en la boca, garganta y estómago. La ingestión de Amoniaco por lo general no conduce a envenenamiento del individuo pero puede causar la muerte dependiendo de la concentración y cantidad ingerida. En seguida de una ingestión de Amoniaco se puede sentir nausea, vómito y dolor abdominal. Si se sobrevive a los daños iniciales, puede existir la posibilidad de infección, cicatrices y otras complicaciones posteriores en periodos de días e incluso semanas.

    Cuando se consume Amoniaco en la comida o en el agua, éste entra al flujo sanguíneo y se difunde por el cuerpo en corto tiempo. El Amoniaco que ingresa de esta forma cambia rápidamente a otras sustancias que no poseen efectos adversos para el organismo. Aquel Amoniaco que no se transforma en esos compuestos, se elimina por la orina en cuestión de días.

    Efectos crónicos:

    La exposición crónica a bajas concentraciones de esta sustancia en el aire (<25 ppm) no ha mostrado tener influencia en las funciones pulmonares. Exposición prolongada (o crónicas) a concentraciones moderadas (25 - 100 ppm) influencia la generación de asma y bronquitis. Se pueden desarrollar en algunas irritaciones crónicas del tracto respiratorio y tos crónica. En los ojos se puede presentar irritación crónica de las membranas y en la piel puede causar dermatitis (6).

    Niveles

    tóxicos

    en

    el

    organismo

    no

    se

    desarrollan en exposiciones

    respiratorias crónicas porque el cuerpo posee mecanismos de descontaminación y eliminación que le permiten excretarlo.

    Efectos sistémicos:

    • Efectos Cardiovasculares Exposición aguda a nieblas de Amoniaco de altas concentraciones (> 500 ppm) puede producir pulso elevado, aumento de la presión sanguínea, bradicardia y en algunos casos de exposición masiva se ha reportado falla cardiaca.

    • Efectos Gastrointestinales Quemaduras y ulceraciones generadas por contacto en la boca, tráquea y estomago son las afecciones mancomunes. También se ha reportado vomito en exposiciones agudas.

    • Efectos Hematológicos Se ha observado cianosis, número elevado de glóbulos blancos y trombosis arterial en seres humanos expuestos a aerosoles de Amoniaco de altas concentraciones.

    • Efectos Musculares En ocasiones y para algunos individuos afectados se genera espasmo muscular a exposición de concentraciones elevadas de Amoniaco gaseoso.

    • Efectos Hepáticos Para casos de exposición letal a Amoniaco gaseoso (3000-4000 ppm) por un periodo de alrededor de una hora se puede presentar necrosis hemorrágica del hígado.

    • Efectos Renales

    Se han reportado casos de nefritis hemorrágica y congestión renal luego de exposiciones agudas accidentales de aerosoles de Amoniaco. En algunos casos se ha reportado la muerte por falla renal a causa de ingestión de soluciones amoniacales con fines domésticos.

    • Efectos Endocrinos En exposiciones crónicas de Amoniaco a niveles de concentración bajos se produce aumento en el contenido de hormonas como adrenalina excretadas en la orina. No obstante la significancia de estos efectos no está clara.

    • Efectos Inmunológicos La exposición crónica a aerosoles de compuestos amoniacales genera asma en muchos casos. La exposición crónica o aguda puede producir en algunos individuos la disminución de la resistencia bacterial y de la respuesta inmune a la infección por bacterias comunes del ambiente.

    • Efectos Neurológicos A causa del contacto con Amoniaco en concentraciones elevadas se puede presentar perdida de la conciencia, debilidad muscular y visión borrosa.

    Información toxicológica:

    • CL50 (Inhalación, ratas): 7600 mg/m3/2 horas

    • CL50 (Inhalación, gatos): 7050 mg/m3/1 hora

    No

    se

    ha

    reportado

    que

    esta

    sustancia

    posea

    efectos

    adversos

    reproductivos, tampoco se reporta

    que

    esta

    sustancia

    posea

    efectos

    cancerígenos en seres humanos o en animales de laboratorio en exposiciones agudas o crónicas.

    Respuesta a accidentes:

    Toda persona que entre en contacto con un material químico peligroso no solo debe estar atento a realizar medidas preventivas sino también debe conocer acerca de procedimientos de emergencia, que pueden ayudar a evitar que un incidente menor se transforme en una catástrofe.

    Primeros auxilios:

    La exposición aguda al Amoniaco puede requerir una descontaminación de la víctima. Para casos de exposición aguda es necesario que la víctima luego de recibir los primeros auxilios sea remitida a un centro hospitalario para tratamiento posterior.

    Exposición en Ojos:

    La persona se debe retirar del peligro lo más rápidamente posible. Los ojos se deben lavar inmediatamente con abundante agua durante por lo menos 15 minutos levantando ocasionalmente los párpados superior e inferior. Nunca se deben portar lentes de contacto cuando se trabaje con esta sustancia. Si existen objetos extraños en los ojos, como lentes de contacto, éstos se deben retirar primero antes de efectuar cualquier procedimiento. La víctima siempre debe recibir atención médica.

    Exposición en la Piel:

    La persona afectada se debe retirar del peligro de forma segura tanto para la víctima como para la persona que se encuentra prestando la asistencia. No se debe intentar neutralizar el Amoniaco, ya sea como gas o como solución, directamente sobre las ropas o el cuerpo de la víctima usando soluciones ácidas puesto que se puede generar excesiva liberación de calor. Si la exposición implica quemaduras por acción del frió o aún congelación de las ropas y/o parte del cuerpo de la víctima no se debe tratar de retirar la ropa de la víctima, en vez de ello, ésta se debe enjuagar con bastante agua. Para casos en los que la exposición incluye el contacto con soluciones de Amoniaco, la ropa contaminada se debe remover tan pronto como sea posible. Se deben lavar con abundante agua y jabón las partes expuestas de la piel. Si luego del lavado se encuentran quemaduras o irritaciones, la víctima debe recibir atención médica.

    Inhalación

    La víctima se debe ubicar rápidamente en lugares donde pueda tenerse acceso al aire fresco. Si la víctima no está respirando o está respirando con mucho esfuerzo y en el lugar de la emergencia existen medios para la

    administración de oxígeno de un respirador, este procedimiento se debe realizar hasta la llegada del personal de atención especializado. Si la víctima ha cesado de respirar se debe administrar respiración artificial. La víctima siempre debe recibir atención médica.

    Ingestión

    No se debe inducir el vómito a las víctimas que han ingerido esta sustancia. Tampoco se debe tratar de neutralizar con soluciones ácidas. Las víctimas deben ingerir abundante agua o leche, se recomienda que la cantidad de cualquiera de ellas sea como mínimo de 2 vasos; sólo se debe administrar

    agua o leche a las víctimas que se encuentren consientes y alerta.

    COMPORTAMIENTO EN EL AMBIENTE:

    El Amoniaco es una sustancia de presencia común en el medio ambiente y se puede encontrar en el suelo, el agua y el aire. El Amoniaco se recicla de forma natural en el medio ambiente como uno de los pasos del ciclo del Nitrógeno. A causa de su reactividad, esta sustancia no dura mucho en su forma pura.

    El Amoniaco atmosférico puede sufrir cuatro tipos de reacciones:

    • Reacciones en fase acuosa: La oxidación del Óxido de Azufre acuoso en presencia de Amoniaco genera la formación de aerosoles de sulfato de Amonio atmosféricos. Este proceso se favorece por la presencia de alta humedad, altas concentraciones de Amoniaco y bajas temperaturas.

    • Reacciones térmicas: incluyen La interacción de Amoniaco Anhidro con Dióxido de Azufre gaseoso para generar de nuevo aerosoles de sulfato de Amonio. Cuando la interacción se da con Ozono, se genera nitrato de Amonio en aerosol.

    • Reacciones fotoquímicas: Se produce una degradación fotolítica y una reacción posterior con radicales hidroxilo (OH-) fotolíticamente generados en la troposfera.

    • Reacciones heterogéneas: Se generan varios complejos de Amonio por la interacción de Amoniaco gaseoso con superficies que contienen Óxidos de Nitrógeno.

    Suelo:

    El suelo obtiene el Amoniaco a partir de fertilización natural o artificial, por excretas animales, descomposición de materia orgánica o por fijación a partir de la atmósfera. Las concentraciones normales en el suelo se encuentran entre 1 y 5 ppm. Estas concentraciones pueden ser mayores en suelos abonados con compuestos de Amoniaco empleados para fines agrícolas; la cantidad de Amoniaco en ese suelo disminuye a niveles bajos en el plazo de algunos días por causa de volatilización y de absorción por plantas y bacterias (5, 7).

    Cuando se libera Amoniaco en el suelo, la transformación de este puede ocurrir por vía de plantas o de microorganismos. En el caso de los microorganismos, éstos desempeñan cuatro procesos en el ciclo del Nitrógeno que resultan en la transformación y producción de Amoniaco:

    fijación de Nitrógeno, nitrificación, denitrificación y amonificación.

    En

    la

    fijación

    de

    Nitrógeno,

    éste

    es

    convertido

    a

    Amoniaco.

    La

    denitrificación

    los

    Óxidos

    de

    Nitrógeno

    se

    reducen

    en

    condiciones

    anaerobias

    a

    Nitrógeno

    molecular

    (N2)

    y

    Óxido

    Nitroso

    (N2O).

    La

    nitrificación es la oxidación biológica de Nitrógeno amoniacal hasta nitrato. La amonificación es la conversión del Nitrógeno orgánico a Amoniaco. Las plantas toman al Amoniaco del suelo y lo asimilan como nutriente transformándolo en compuestos orgánicos nitrogenados. No obstante, concentraciones muy elevadas de Amoniaco en el suelo pueden llegar a convertirse en factores de toxicidad para las plantas, microorganismos y otras especias.

    Aire:

    Normalmente el Amoniaco está presente en el aire en concentraciones que dependen del área de análisis. En zonas urbanas la concentración de Amoniaco puede estar entre 5 y 25 mg/m3; en áreas rurales la concentración puede ir entre 2 y 6 μg/m3; para zonas con alto uso de abonos la concentración puede ser tan grande como 200 μg/m3. Las concentraciones aumentan a causa de volatilización de Amoniaco del suelo o de fuentes de agua en áreas donde se aplica como fertilizante. Este fenómeno es más marcado en áreas de pH altos y temperaturas elevadas.

    El Amoniaco liberado en el aire en forma de vapores y gases reacciona con sustancias ácidas del ambiente (Ácido sulfúrico, clorhídrico o Nítrico) para producir aerosoles amoniacales, los que pueden sufrir deposición por vía seca o vía húmeda. La deposición de Amoniaco por vía seca predomina en áreas de alto contenido de Amoniaco, mientras que la vía de deposición húmeda se da con más frecuencia para zonas con bajas concentraciones de Amoniaco. Además de las reacciones con sustancias ácidas, o, como paso intermedio en estas reacciones, el Amoniaco se lava del aire rápidamente con ayuda de las lluvias gracias a su alta compatibilidad en este solvente. Por causa de estos mecanismos de transformación del Amoniaco en el aire, su vida media puede ser de algunos días dependiendo si la zona de liberación es industrializada o si se trata de zonas rurales, la vida media puede durar algún tiempo más.

    Agua:

    El Amoniaco se puede liberar en el agua a través de efluentes de plantas industriales, derrames en líneas de agua y filtración en el suelo desde campos fertilizados con compuestos amoniacales. Los niveles de Amoniaco normales en el agua están alrededor de 6ppm pero de nuevo este valor puede variar dependiendo el lugar específico de medida; para el caso de campos altamente abonados la concentración puede llegar a 12 ppm. La transformación del Amoniaco en el agua ocurre por procesos microbiológicos de nitrificación y de nitrificación, los cuales generan compuestos iónicos de Nitrógeno y a partir de ellos se regenera Nitrógeno

    elemental. La remoción de los compuestos iónicos anteriores puede darse por adsorción de la sustancia en sedimentos o material orgánico suspendido y por absorción hacia plantas acuáticas.

    PELIGROS PARA LA SALUD DEL SER HUMANO, PREVENCION Y PROTECCION, ACCIONES DE EMEREGENCIA:

    EL principal peligro para la salud del ser del hombre

    es

    la irritación

    y

    corrosividad extremas de las soluciones concentradas y los vapores, así como la posibilidad de quemaduras por frio debido a las salpicaduras de amoniaco líquido.

    En la medida en que esto sea posible, el amoniaco en forma de líquido, de gas o de solución concentrada, deberá manejarse de lejos y en sistemas completamente cerrados. Deberá utilizarse ropas y guantes impermeables, así como protección para los ojos y la cara, para llevar a cabo el muestreo y para otras operaciones cuando exista una exposición abierta. Deberá tenerse un especial cuidado en lavar perfectamente las bombas y otros equipos que hayan contenido o sido utilizados para transferir amoniaco, antes de desmontarlos o darles mantenimiento.

    Los peligros para la salud del hombre, así como las medidas preventivas y de protección, y las recomendaciones de primeros auxilios, se listan en el resumen de la información sobre seguridad de las sustancias químicas.

    Asesoría a los médicos:

    No se conoce un antídoto específico. Irrigar con agua los ojos afectados y las quemaduras cutáneas y atender de manera convencional .Las quemaduras severas y extensas requerirán de la restitución de fluidos y de corrección de la acidosis metabólica y será beneficio el tratamiento en una unidad especializada en quemaduras. Las lesiones oculares deberán ser evaluadas por un oftalmólogo, cuando esto sea posible. En caso de ingestión de una solución de amoniaco deberá examinarse la cavidad bucal para detectar la presencia de quemaduras, en caso de encontrarse, deberán

    examinarse también el esófago

    y

    el

    estómago(gastroscopia/fibroptoscopia).Atender de manera sintomática según el grado y la extensión de las quemaduras .

    Después de una severa exposición a los vapores, el riesgo de edema pulmonar retrasado puede ser suficiente para hospitalizar al paciente con el fin de observarlo durante 24-48 horas .En un principio, será útil una placa de rayos X del pecho, para la evaluación posterior del desarrollo de un edema

    pulmonar .Pueden administrarse broncodilatadores por nebulizador o aerosol de dosis controlada, para reducir el broncoespasmo y la disnea. Cuándo haya síntomas respiratorios inmediatos que sugieran una exposición de vía respiratoria inferior, será quizás beneficio administrar esteroides para reducir la neumonitis química y las cicatrices. La administración de los esteroides puede ser por medio de una inyección intravenosa de metilprednisolona en dosis hasta de 30 mg/Kg en un principio, con dosis subsecuentes más pequeñas; o bien, el uso de esteroides bajo la forma de aerosol de dosis controlada en cantidades varias veces superiores a la dosis normal de mantenimiento. Suelen indicarse antibióticos profilácticos en todos los casos, salvos los leves, puesto que con frecuencia se presenta una infección secundaria de las vías respiratorias.

    Si se desarrolla edema pulmonar, deberá mantenerse al paciente con el torso levantado y deberá administrarse oxígeno. Tienen pocas ventajas los diuréticos, la morfina y los derivados de teofilina, puesto que el edema es un exudado en lugar de un transudado, que se origina por una elevación de la presión capilar pulmonar. Si se requieren medidas posteriores, son elementos importantes del tratamiento la ventilación a presión positiva intermitente, combinada con limpieza de succión bronquial.

    Asesoría para la vigilancia de la salud:

    Es aconsejable excluir a las personas con enfermedad respiratoria preexistente del trabajo con irritantes respiratorios como el amoniaco. Toda vez que la exposición controlada este cerca del límite de exposición ocupacional o que deba dependerse de un tipo de protección respiratoria individual para reducir la exposición, será preferible llevar a cabo mediciones regulares de la función pulmonar, para asegurarse que no haya un deterioro mayor al esperado normalmente por el envejecimiento.

    Peligros de explosión e incendio:

    El amoniaco no quema ni explota con facilidad. Los bomberos deberán utilizar un tanque de aire comprimido para respirar.

    Almacenamiento:

    Las soluciones de amoniaco deben almacenarse en los tambores herméticos y etiquetados de manera apropiada por el proveedor, o a granel en un

    envase adecuado .Deberán almacenarse en un lugar freso, seco y bien ventilado. Deben manejarse los tambores con cuidado para evitar perforarlos. El amoniaco líquido solo puede almacenarse en recipientes a presión, a temperatura ambiente o refrigerada. Los sistemas de refrigeración deberán poder soportar presiones del orden de 10 bar, en el caso de que falle la refrigeración. Deberán tomarse las precauciones

    apropiadas para la inspección y el mantenimiento de los recipientes a presión para evitar rupturas o fugas.

    Transporte:

    En caso de accidente, pagar el motor y mantenerse en contra del viento. Si la nube de vapor se desplaza hacia un área habitada, hay que alertar a los habitantes. Evacuar las áreas cercanas al derrame si es posible hacerlo sin el riesgo de exposición.

    Derrames y Eliminación:

    • Derrames :

    Los derrames de líquidos o soluciones concentradas deberán ser manejados solo por personal entrenado que lleve puesta ropa protectora, una máscara completa para la cara, y un aparato de presión positiva para respirar. Los derrames líquidos se vaporizaran y dispersan con rapidez.

    • Eliminación:

    Los derrames líquidos pueden lavarse hacia un drenaje y los vapores podrán “derribarse” con aspersión de agua .Es posible el drenaje hacia una alcantarilla o a un cuerpo de agua importante, cuando se juzgue que el efecto de la solución resultante será menos grave que el efecto de los vapores. Los derrames de soluciones deberán ser lavados con abundante agua. Si ha penetrado amoniaco a una corriente de agua o a un drenaje, o si ha contaminado el suelo o la vegetación, notificar a la policía o a las autoridades públicas.

    REGLAMENTOS, GUIAS Y NORMAS ACTUALES

    La información contenida en esta sección ha sido tomada de archivo legal del Registro International de Sustancia Químicas Potencialmente Toxicas (IRPTC, siglas en ingles).Se puede obtener del IRPTC la referencia completa del documento racional original del cual se extrajo la información. Cuando no aparece una fecha en vigor en el archivo legal de IRPTC, se indica el año de referencia del cual se tomó la información, señalado por (r).

    El lector debe estar consciente que las decisiones reglamentarias sobre sustancias químicas adoptadas en un cierto país, solo pueden comprenderse por completo dentro de su propio marco legal. Además los reglamentos y las guías de todos los países están sujetos a cambio y deberán siempre verificarse con las autoridades responsables, antes de su aplicación.

    Restricciones específicas:

    En Japón, Suecia, el Reino Unido y Estados Unidos se lista el amoniaco como un veneno y está controlada su venta .En Checoslovaquia y en la comunidad Económica Europea, está restringido el uso de amoniaco en los cosméticos. En Suecia y en Estados Unidos, está regulado el uso de amoniaco como plaguicida. En la comunidad Económica Europea, el Reino Unido y Estados Unidos se regulan el almacenamiento del amoniaco. Para la Comunidad Económica Europea y el Reino Unido, los niveles en los cuales los reglamentos se aplican, son 60 toneladas y 100 toneladas, respectivamente.

    Etiquetado, Embalaje y Transporte:

    En la Comunidad Económica Europea se clasifica al amoniaco anhidro como toxico e inflamable para propósitos de etiquetado y embalaje. La etiqueta debe decir:

    Toxico por inhalación .Mantener el envase bien cerrado y en lugar bien ventilado .Mantenerse lejos de fuentes de ignición. No fumar, en caso de ventilación insuficiente, usar un equipo para respirar apropiado.

    V.

    CONCLUSIONES.

    • Las exposiciones severas a los vapores pueden provocar un defecto limitante residual en la función pulmonar.

    • Los derrames esterilizarán de inmediato las áreas afectadas; las descargas y/o las emisiones a largo plazo pueden tener efectos adversos en los organismos del medio ambiente.

    • Debemos concientizar a las personas en cuanto al manejo del amoniaco.

    VI.

    BIBLIOGRAFÍA.

    • Editores: Elvers B, Hawkins S y otros; Ullman´s Encyclopedia of Industrial Chemistry; Volumen 2; Quinta edición completamente revisada; Editorial VCH; New York, U.S.A.; 1989

    • Environmental Protection Agency (EPA). Ammonia Chemical Profile and Emergency First Aid Treatment Guide[en línea]. Octubre de 1985, revisado en noviembre de 1987 [citado abril 29 de 2003]. Disponible en http://yosemite.epa.gov/oswer/ceppoehs.nsf/Alphabetical_Results? openview

    • Agency for Toxic Substances and Disease Registry. Public Health Statement for Ammonia [en línea]. Septiembrede 2002, actualizado en octubre de 2002 [citado abril 29 de 2003]. Disponible en http://www.atsdr.cdc.gov/toxprofiles/phs126.html

    • Agency for Toxic Substances and Disease Registry. Toxicological Profile for Ammonia [en línea]. Septiembre de2002, actualizado en octubre de 2002 [citado abril 29 de 2003]. Disponible en http://www.atsdr.cdc.gov/toxprofiles/tp126.html

    • Agency for Toxic Substances and Disease Registry. Managing Hazardous Material Incidents, Ammonia [enlínea]. Fecha de publicación desconocida, actualizado en marzo de 2003 [citado abril 29 de 2003]. Disponibleen http://www.atsdr.cdc.gov/MHMI/mmg126.pdf.

    • Organización Mundial de la Salud (OMS). Environmental Health Criteria 54, Ammonia [en línea]. 1986 [citadoabril 29 de 2003]. Disponible http://www.inchem.org/documents/ehc/ehc/ehc54.htm.

    • Organización Internacional del Trabajo (OIT). International Chemical Safety Cards, Ammonia (Anhydrous) [enlínea]. Octubre de 1991, actualizado Octubre de 2000 [citado abril 29 de 2003]. Disponible http://www.ilo.org/public/english/protection/safework/cis/products/ics c/dtasht/_icsc04/icsc0414.htm

    • Organización Internacional del Trabajo (OIT). Chemical Safety Training Modules, Annex 4. List of ClassifiedChemicals [en línea]. Fecha de publicación desconocida, actualizado septiembre de 1999 [citado abril de2003]. Disponible en http://www.ilo.org/public/english/protection/safework/cis/products/saf etytm/clasann4.html

    VII.

    ANEXOS.

    ANEXOS

    ANEXOS

    Похожие интересы