Вы находитесь на странице: 1из 1

Fernando Jiménez Juárez SEDE: Putla Villa de Guerrero, Oaxaca.

12/07/2016

Modelo de la práctica docente.

El fenómeno educativo representa una complejidad sustancial. Las relaciones humanas se presentan de lo más complicado que pueda existir sobre la tierra (un poco exagerado tal vez). Hablar de un modelo de práctica docente es caer en contradicción frecuentes, porque los modelos no son aplicables como tales en los diversos contextos que se presentan y bajo las circunstancias que rodean cada situación.

Sin embargo podemos hablar de unas líneas generales que podemos considerar a la hora la práctica docente, serían líneas que sirvan de puente para alcanzar la intencionalidad educativa.

El aprendizaje centrado en el alumno.

 

Aprendizaje situado.

 

Formación intencionada.

Apoyarse en técnicas como el juego, debates, diálogos, discusiones, exposiciones frentes a grupo.

Fomento de la retroalimentación.

 

Trabajo colaborativo

 

Desarrollo integral, considerar los pilares de la educación.

 

Consideración de los diferentes tipos de saberes: procedimentales, actitudinales y conceptuales.

Fomento de proyectos, talleres y cursos.

 

Trabajar bajo la curiosidad del sujeto de aprendizaje

 

Impulsar la imaginación.

 

El

trabajo

cotidiano

de

be

estar

basado

en

la

reflexión,

crítica

y

reelaboración: el qué, el para qué, el cómo, el con quién, el para quién, el dónde y el cuándo.

Se hace necesario un compromiso de los actores educativos: maestros, instituciones, gobierno, sociedad, etc., para alcanzar grandes logros. Es camino que resulta muy espinoso en muchas ocasiones, porque los cambios paradigmáticos no se generan de la noche a la mañana. Venimos arrastrando esquemas mentales de cierta pasividad, conformismo, mediocridad, confort que obstaculizan un buen proceso en miras a una formación para la vida.