Вы находитесь на странице: 1из 18

Parte 12: Soporte vital Pediátrico avanzado

Actualización 2015 Pautas de la American Heart Association para

Reanimación Cardiopulmonar y Cuidados Cardiovasculares de Emergencia

Allan R. de Caen, Presidente; Marc D. Berg; Leon Chameides; Cheryl K. Gooden; Robert W. Hickey; Halden F. Scott; Robert M. Sutton; Janice A. Tijssen; Alexis Topjian; Élise W. van der Jagt; Stephen M. Schexnayder; Ricardo A. Samson

Introducción

Durante los últimos 13 años, la supervivencia al alta hospitalaria de un paro cardiaco pediátrico (IHCA) ha mejorado notablemente. De 2001 a 2013, las tasas de retorno de la circulación espontánea (ROSC) de IHCA aumentaron significativamente del 39% al 77%, y la supervivencia al alta hospitalaria mejoró de 24% a 36% a 43% (Girotra et al 1 y la comunicación personal con Paul Chan,

MD, MSc 3 de abril, 2015). En un solo centro, la implementación de una unidad de cuidados intensivos (UCI) a base de una mejor supervivencia programa de debriefing interdisciplinario con el resultado neurológico favorable del 29% al 50%. 2 Por otra parte, los nuevos datos muestran que la prolongación de reanimación cardiopulmonar (RCP) no es inútil: el 12% de los pacientes que recibieron RCP en IHCA durante más de 35 minutos sobrevivieron hasta el alta, y el 60% de los supervivientes tuvieron un resultado neurológico favorable. 3 Esta mejora en la tasa de supervivencia de IHCA se puede atribuir a varios factores, entre ellos énfasis en la RCP de alta calidad y los avances en la atención post-resucitación. Durante la última década, el porcentaje de los paros cardiacos ocurren en una UCI ha aumentado (87% a 91% en 2000-2003 al 94% a 96% en 2004 a 2010). 4 Si bien las tasas de supervivencia de la actividad eléctrica sin pulso y asistolia se han incrementado, no ha habido ningún cambio en las tasas de supervivencia del auricular en el hospital ventricular (FV) o taquicardia ventricular sin pulso (Pvt).

Por el contrario, la supervivencia de fuera-de-hospital paro cardíaco (ALMD) no ha

mejorado de manera espectacular en los últimos 5 años. Los datos de los 11 sistemas

canadienses de servicios médicos de emergencia de los hospitales de Estados Unidos y (la

resucitación Consorcio de Resultados) durante 2005 y 2007 mostraron tasas de supervivencia

de descarga dependientes de la edad de 3,3% para lactantes (menores de 1 año), el 9,1% de

los niños (1 a 11 años) , y el 8,9% de los adolescentes (12 a 19 años). 5

Más recientemente los datos publicados (2012) a través de esta red demuestran la

supervivencia del 8,3% al alta hospitalaria en todos los grupos de edad, con una

supervivencia del 10,5% para los niños de 1 a 11 años y

15,8% de supervivencia para los adolescentes de 12 a 18 años. 6

Proceso de evaluación de pruebas Informando

Esta actualización Directrices La Asociación Americana del Corazón (AHA) Atención Cardiovascular de Emergencia (ECC) Comité utiliza un proceso riguroso

para revisar y analizar la evidencia científica publicada revisada por expertos apoyo a las Guías de la AHA para RCP y ACE, incluyendo esta actualización. En 2000, la AHA comenzó a colaborar con otros consejos de resucitación en todo el mundo, a través del Comité de Enlace Internacional de Resucitación (ILCOR), en un proceso internacional formal para evaluar la ciencia reanimación. Este proceso dio como resultado la publicación del Consenso Internacional sobre RCP y ECC Ciencia de las recomendaciones terapéuticas (CoSTR) en 2005 y 2010. 7,8 Estas publicaciones proporcionan el apoyo científico para la AHA revisiones en esos años.

En 2011, la AHA creó un proceso de revisión de pruebas en línea, la evidencia

científica Evaluación y revisión del sistema (videntes), para apoyar ILCOR revisiones sistemáticas para el 2015 y más allá. Este nuevo proceso incluye el uso de software de clasificación de las recomendaciones de la evaluación, desarrollo y evaluación (GRADE) para crear las revisiones sistemáticas que estarán disponibles en línea y utilizado por los consejos de resucitación para desarrollar sus directrices para la RCP y ECC. Los borradores de los comentarios en línea se publicaron para comentario público y revisión en curso serán accesibles al público ( https://volunteer.heart.org/ aplicaciones / Pico / Pages / default.aspx ).

Se utilizó el proceso de la AHA para la identificación y gestión de posibles conflictos de intereses, y se enumeran los conflictos potenciales para los miembros

del grupo de escritura al final de cada parte de la Guías de la AHA 2015

Actualización para RCP y ACE.

Para obtener información adicional acerca de esta revisión o la gestión de los posibles conflictos de intereses sistemática, véase “Parte 2: Pruebas de evaluación y gestión de conflictos de interés” en este suplemento y el artículo relacionado “Parte 2: Pruebas de evaluación y gestión de conflictos de interés” en la publicación 2015 CoSTR. 9,10

Esta actualización de la 2010 Pautas de la AHA para RCP y ACE

para el soporte vital avanzado pediátrico (PALS) se dirige a cuestiones clave relacionadas con

la reanimación pediátrica. Áreas de actualización fueron seleccionados por un grupo de

expertos internacionales de reanimación pediátrica de ILCOR, y las preguntas abarcan los

temas de resucitación en la atención pre-paro, la atención dentro de la detención, y la atención

posterior a la reanimación. Los expertos del Grupo de Trabajo de Apoyo Vital Pediátrico de

ILCOR revisaron los temas que se abordan en las Directrices de

2010

La American Heart Association pide que el presente documento sea citado como sigue: de Caen AR, Berg MD, Chameides L, Gooden CK, Hickey RW, Scott HF, Sutton RM, Tijssen JA, Topjian A, van der Jagt E, Schexnayder SM, Samson REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES. Parte 12: soporte vital avanzado pediátrico: 2015 Directrices de la Aso ciación Americana del Corazón Actualización para reanimación cardiopulmonar y atención cardiovascular de urgencia. Circulación. 2015; 132 (Supl 2): S526-S542. Este artículo ha sido reimpreso en Pediatría.

( Circulación. 2015; 132 [suppl 2]: S526-S542. DOI: 10.1161 / CIR.0000000000000266). © 2015 American Heart Association, Inc.

Circulación está disponible en http://circ.ahajournals.org

descargado de

http://circ.ahajournal S s 5 .o 2 r 6 g/

DOI:

por invitado el 15 de octubre el año 2015

10.1161 / CIR.0000000000000266

de Caen et al

para PALS y, basándose en el conocimiento en profundidad de los nuevos desarrollos de

investigación, formulado 18 preguntas para una evaluación más sistemática. 11 Tres

preguntas que se ocupan de soporte vital básico pediátrico aparecen en la “Parte 11:

Pediátrico Soporte Vital Básico y resucitación cardiopulmonar de calidad.”

A partir de la publicación de la 2015 CoSTR, el proceso de evaluación de la

evidencia ILCOR será continua, en lugar de “dosificado” en ciclos de 5 años. El

objetivo de esta revisión es la evidencia continua para mejorar la supervivencia de

un paro cardíaco, acortando el tiempo entre los descubrimientos científicos de

reanimación y su aplicación en la práctica de resucitación. Como temas de

resucitación adicionales son priorizados y revisados, estas directrices se pueden

actualizar de nuevo. Cuando la evidencia apoya suficientes cambios en las

Directrices o un cambio en la secuencia o tratamientos que deben ser tejida a lo

largo de las Directrices, a continuación, las directrices se revisarán completamente.

Porque el Guías de la AHA 2015 Actualización para RCP y ACE representa la

primera actualización de las directrices anteriores, tanto las recomendaciones de

este 2015 Directrices de actualización y las Directrices de 2010 están contenidos en

el Apéndice. Si el ILCOR 2015 examen dio lugar a una recomendación Directrices

revisadas significativamente nuevo o, que la recomendación será etiquetado como Nuevo

o Actualizado.

Al igual que con todas las Guías de la AHA, cada 2.015 recomendación es

etiquetado con una clase de la Recomendación (COR) y un nivel de evidencia (LOE).

Esta actualización utiliza el sistema de clasificación AHA COR y LOE más reciente,

que contiene modificaciones de la Recomendación de clase III e introduce LOE BR

(aleatorios estudios) y B-NR (estudios no aleatorizados), así como LOE C-LD (datos

limitado) y LOE C EO (consenso de la opinión de expertos).

Estas recomendaciones PALS son informados por los rigurosos de revisión y

consenso recomendaciones sistemáticas de la Fuerza de Tarea ILCOR pediátrica, y

los lectores pueden consultar el documento de consenso total en el 2015 CoSTR. 12,13 En

versión en línea de este documento, los enlaces en vivo se proporcionan para que

lector se puede conectar directamente a las revisiones sistemáticas en la página

web VIDENCIA. Estos enlaces se indican por una combinación superíndice de letras y

el

la

números (por ejemplo, los PED 397). Animamos a los lectores a utilizar los enlaces y

revisar las pruebas y sus anexos, incluyendo las tablas de grado.

Este Directrices 2015 Actualización para PALS incluye la revisión de ciencia en las

siguientes materias:

Cuidado pre-paro

efectividad de equipos médicos de emergencia o equipos de respuesta rápida para mejorar los resultados

Efectividad de una pediátrica puntuación de alerta temprana (BANCOS) para

mejorar los resultados

volumen Restrictivo de cristaloide isotónica para la reanimación del shock séptico

El uso de atropina como premedicación en bebés y niños que requieren

intubación traqueal de emergencia

El tratamiento para los bebés y los niños con miocarditis o cardiomiopatía dilatada y paro cardiaco inminente

Cuidado intra-paro

efectividad de oxigenación de membrana extracorpórea (ECMO) reanimación en comparación con la reanimación estándar sin ECMO

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

Parte 12: Pediatric soporte vital avanzado

S527

dirigidas a un final de la espiración específicas de CO 2 ((((((ETCO 2) límite

para mejorar la técnica de compresión torácica

fiabilidad de factores pronósticos dentro de aprehensión para predecir el resultado

Uso de monitorización hemodinámica invasiva durante la RCP para titular a una presión sistólica / diastólica específica para mejorar los resultados

Eficacia de NO vasopresores en comparación con CUALQUIER vasopresores para la reanimación de un paro cardíaco

Uso de amiodarona comparado con lidocaína para shockrefractory

FV o pVT

óptima dosis de energía para desfibrilación

Cuidado posterior a la parada

Uso de Control de la Temperatura para mejorar los

resultados

El uso de una apuntado Pa o 2 estrategia para mejorar los resultados

El uso de una Pa específica CO2 objetivo para mejorar los resultados

Uso de fluidos parenterales e inotrópicos y / o vasopresores para mantener

las medidas específicas de perfusión como la presión sanguínea para mejorar

los resultados

Uso de electroencefalogramas (EEG) para predecir con precisión los resultados

Utilizar de cualquier factor de detención post-cardiacos específicos para predecir con

precisión los resultados

Actualizaciones de atención pre-paro

Equipo de Emergencia Médica / Equipo de Respuesta Rápida Perro está

397

equipo médico de urgencia o activación equipo de respuesta rápida por los cuidadores o

padres se produce idealmente como una respuesta a los cambios observados en la

condición del paciente y pueden prevenir paro cardíaco o respiratorio. Diversas

variables, incluyendo la composición del equipo, el tipo de paciente, el ámbito

hospitalario, y el factor de confusión de un amplio “sistema de beneficio,” complican aún

más los análisis objetivos.

2015 Resumen de evidencia

Los datos de observación han sido contradictorios y no han mostrado de forma

consistente una disminución en la incidencia de la parada cardiaca y / o respiratoria

exterior de la UCI. 14-16 Los datos que abordan los efectos sobre la mortalidad

hospitalaria fueron concluyentes. 16-21

Recomendación 2015-Actualización

Pediátrica equipo médico de urgencia / sistemas de equipo de respuesta rápida se puede

considerar en las instalaciones donde los niños con enfermedades de alto riesgo son

cuidados en general en el paciente unidades (Clase IIb, NDE C-LD).

Pediátricos Decenas de alerta temprana Perro está 818

En el hospital paro cardíaco o respiratorio pediátrico potencialmente puede evitarse

mediante la detección precoz e intervención para el paciente deterioro. El uso de

sistemas de puntuación podría ayudar a identificar a estos pacientes con la suficiente

antelación para permitir una intervención eficaz.

2015 Resumen de evidencia

No hay evidencia de que el uso de bancos fuera de la UCI pediátrica reduce la

mortalidad hospitalaria. En 1 estudio de observación, el uso BANCOS se asoció con

una reducción de la función cardiaca

por invitado el 15 de octubre el año 2015

S528

Circulación

03 de noviembre 2015

arrestar tasa cuando se utiliza en un solo hospital con un sistema de equipo de emergencia médica establecida. 22

Recomendación 2015-Nueva

El uso de bancos puede ser considerada, pero su eficacia en el entorno en el

hospital no está bien establecida (Clase IIb, LOE C-LD).

La reanimación con líquidos en el shock séptico Perro está 545

Esta actualización con respecto a la reposición de líquidos por vía intravenosa en

lactantes y niños en el shock séptico en todos los entornos dirigida 2 elementos

terapéuticos específicos: (1) Retención el uso de fluidos de bolo se comparó con el uso

de fluidos de bolo, y (2) noncrystalloid se comparó con fluidos cristaloides

.

La administración temprana y rápida de líquidos por vía intravenosa para revertir

shock descompensado, y para prevenir la progresión desde compensada a

descompensada choque, ha sido ampliamente aceptado en base a estudios de

observación limitados. 23 La mortalidad por sepsis pediátrica ha disminuido en los últimos

años, durante los cuales directrices y publicaciones han destacado el papel de la

administración rápida de líquidos temprana (junto con antibiótico precoz y tratamiento

vasopresor y cuidadosa monitorización cardiovascular) en el tratamiento del choque

séptico. 24,25 Dado que las Directrices de 2010, un gran ensayo controlado aleatorio de la

reanimación con líquidos en una enfermedad febril grave pediátrica en un entorno de

recursos limitados encontró bolos de fluidos intravenosos a ser perjudicial. 26 Esta nueva

información, lo que contradice las creencias y prácticas de larga data, provocó un

cuidadoso análisis del efecto de la reanimación con líquidos en muchos resultados en

enfermedades infecciosas específicas.

2015 Resumen de evidencia

estados de shock relacionadas con infecciones específicas parecen comportarse de manera

diferente con respecto a la terapia de bolo. La evidencia no fue considerado para ser específicas

para un ajuste en particular, después de determinar que “entorno de recursos limitados” es difícil

de definir y puede variar considerablemente, incluso dentro de los sistemas de salud individuales y

pequeñas regiones geográficas.

La evidencia sobre el impacto de la restricción de bolos de líquidos durante la

reanimación en los resultados en el shock séptico pediátrico se resume en la figura 1.

No hubo estudios para muchas combinaciones específicas de presentación de la

enfermedad y el resultado. En la mayoría de los escenarios, no hay ningún beneficio a

la restricción de bolos de líquidos durante la reanimación.

La excepción más importante es que en 1 estudio de gran tamaño, la restricción de

bolos de fluido transportado un beneficio para la supervivencia tanto a 48 horas y 4 semanas después de la presentación. Este estudio se realizó en el África subsahariana, y

criterios de inclusión fueron enfermedad febril grave complicada por alteración de la

conciencia (postración o coma), dificultad respiratoria (aumento del trabajo de la

respiración), o ambos, y con perfusión alterada, como se evidencia por 1 o más de los

siguientes: un tiempo de llenado capilar de 3 o más segundos, inferior gradiente

extremidad temperatura, volumen radialpulse débil, o taquicardia severa. En este estudio, la administración de 20 ml / kg o 40 ml / kg en la primera hora se asoció con disminución

de la supervivencia en comparación con el uso de líquidos de mantenimiento por sí solos. 26

Por lo tanto, parece que en esta población específica de pacientes, en los que se limitan

los recursos de cuidados críticos, incluyendo soporte inotrópico y ventilador mecánico, el

tratamiento con líquidos en bolo dio lugar a una mayor mortalidad.

El uso de fluido noncrystalloid se comparó con fluido cristaloide para las mismas enfermedades y los resultados enumerados en el párrafo anterior. 26-32 La evidencia se resume en la Figura 2. En la mayoría de los escenarios, no hay ningún beneficio a noncrystalloids más de cristaloides. En los pacientes con shock del dengue, se otorgó un beneficio en el uso de noncrystalloid en comparación con soluciones cristaloides para el resultado del tiempo de resolución de shock. 31

2015 Recomendaciones de la Nueva

La administración de un bolo de líquido inicial de 20 ml / kg a los bebés y niños con shock es razonable, incluyendo aquellos con condiciones tales como la sepsis grave (Clase IIa, LOE C-LD), la malaria severa y Dengue (Clase IIb, LOE BR). Cuando el cuidado de los niños con enfermedad febril grave (como los incluidos en el ensayo FIESTA 26) en los entornos con acceso limitado a los recursos de cuidados críticos (es decir, la ventilación mecánica y soporte inotrópico), la administración de líquidos por vía intravenosa en bolo debe realizarse con mucho cuidado, ya que puede ser perjudicial (Clase IIb, LOE BR). Los proveedores deben evaluar de nuevo al paciente después de cada bolo de líquido (Clase I, LOE C-EO).

Cualquiera de cristaloides isotónicas o coloides pueden ser eficaces como la elección

inicial del fluido para la resucitación (Clase IIa, LOE BR).

Esta recomendación toma en consideración el importante trabajo de Maitland et al, 26 que

encontró que los bolos de líquido, como parte de la reanimación no son seguros para todos los

pacientes en todos los entornos. Esta

seguros para todos los pacientes en todos los entornos. Esta Figura 1. La evidencia de la

Figura 1. La evidencia de la utilización del volumen restrictiva de la reposición de líquidos por vía intravenosa, en comparación con el volumen sin restricciones, mediante la presentación de la enfermedad y el resultado. Beneficio indica que los estudios muestran un beneficio para restringir el volumen de líquido, Sin beneficio indica que no hay ningún beneficio a restringir el volumen de líquido, y Daño indica que no hay daño asociado con la restricción de volumen de líquido. No hay estudios disponibles indica que no se dispone de estudios para una combinación enfermedad / resultado particular.

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

por invitado el 15 de octubre el año 2015

de Caen et al

Parte 12: Pediatric soporte vital avanzado

S529

         

Ventilacion

     

mecanica

Supervivencia

Necesidad

Necesidad de

o

El tiempo de

Hospital de

al alta

de otros

Rescate de

Vasopres-

resolución de

Fluidos

duración de la

Estudios

hospitalaria

tratos

fluidos

sor

Choque

Total IV

estancia

La sepsis grave /

upadhyay

Sin beneficio

Sin beneficio

No hay estudios

Sin beneficio

Sin beneficio

No hay estudios

No hay estudios

choque séptico

2005

disponibles

disponibles

disponibles

La malaria

Maitland

No hay estudios

Sin beneficio

No hay estudios

No hay estudios

Sin beneficio

No hay estudios

No hay estudios

grave

2003;

disponibles

disponibles

disponibles

disponibles

disponibles

Maitland

2005

choque del

Cifra de 2003;

Sin beneficio

Sin beneficio

Sin beneficio

No hay estudios

Beneficio

Sin beneficio

Sin beneficio

dengue

Estiércol de 1999;

disponibles

Ngo 2001;

testamentos 2005

enfermedad febril

Maitland

Sin beneficio

Sin beneficio

Sin beneficio

No hay estudios

Sin beneficio

Sin beneficio

No hay estudios

grave con algunos

2011

disponibles

disponibles

pero no todos los

signos de shock

Figura 2. La evidencia de la utilización de la reposición de líquidos por vía intravenosa noncrystalloid, en comparación con cristaloides, mediante la presentación de la enfermedad y el resultado. Beneficio indica que los estudios muestran un beneficio para el uso de la reanimación con líquidos intravenosa noncrystalloid comparación con cristaloides, y Sin beneficio indica que no hay ningún beneficio en el uso de la reanimación con líquidos intravenosa noncrystalloid comparación con cristaloides. No hay estudios disponibles indica que no se dispone de estudios para una combinación enfermedad / resultado particular.

estudio demostró que el uso de bolos de líquido, como parte de la reanimación aumento de la

mortalidad en una población específica en un entorno de recursos limitados, sin acceso a

algunas intervenciones de cuidados críticos, tales como la ventilación mecánica y soporte

inotrópico.

El espíritu de esta recomendación es un énfasis continuo en la reanimación con

líquidos tanto para compensado (detectado por examen físico) y descompensada (hipotensor) shock séptico. Por otra parte, también se hace hincapié en el uso de la

evaluación individualizada del paciente antes de la administración de bolos de

fluidos intravenosos, incluyendo examen físico por un médico y reevaluación

frecuente para determinar el volumen apropiado de reposición de líquidos. El médico

también debe integrar con signos clínicos del paciente y la información específica de una localidad acerca de las enfermedades prevalentes, vulnerabilidades (como la

anemia y la desnutrición severa), y los recursos disponibles de cuidados críticos.

La atropina para la premedicación Durante la intubación de emergencia Perro

está 821

La bradicardia ocurre comúnmente durante la intubación pediátrica de emergencia, que

resulta de la hipoxia / isquemia, como una respuesta vagal a la laringoscopia, como una

respuesta refleja a la ventilación de presión positiva, o como un efecto farmacológico de

algunas drogas (por ejemplo, la succinilcolina o fentanilo). Los profesionales a menudo han

tratado de paliar esta bradicardia con premedicación con atropina profiláctica.

2015 Resumen de evidencia

La evidencia sobre el uso de atropina durante la intubación de emergencia ha sido en gran medida de observación, incluyendo la extrapolación de la experiencia con la intubación electiva en la sala de operaciones. Más reciente en el hospital de la literatura implica mayor serie de casos de recién nacidos críticamente enfermos, los bebés y los niños sometidos a la intubación de emergencia. 33-35

No hay evidencia de que el uso de atropina preintubación mejora la

supervivencia o evita un paro cardíaco en lactantes y niños. Los datos de

observación sugieren que aumenta la probabilidad de supervivencia al alta en la

UCI en niños mayores de 28

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

días. 33 La evidencia es contradictoria en cuanto a si la administración preintubación atropina reduce la incidencia de arritmias o choque postintubación. 34,35

En las directrices anteriores, se recomienda una dosis de atropina mínimo de 0,1 mg por vía IV después de un informe de la bradicardia paradójica observada en niños muy pequeños que recibieron dosis muy bajas de atropina. 36 Sin embargo, en 2 de la serie de caso más reciente antes citada, las dosis preintubación de 0,02 mg / kg, sin dosis mínima, se demostró que para ser eficaz. 33,34

2015 Recomendaciones de la Nueva

La evidencia disponible no apoya el uso rutinario de la atropina preintubación de los

lactantes y niños críticamente enfermos. Puede ser razonable para los practicantes de

usar atropina como premedicación en intubaciones de emergencia específicos cuando

hay mayor riesgo de bradicardia (por ejemplo, al dar succinilcolina como un bloqueador

neuromuscular para facilitar la intubación) (Clase IIb, LOE C-LD). Una dosis de 0,02

mg / kg de atropina sin dosis mínima puede ser considerada cuando atropina se utiliza

como una premedicación para la intubación de emergencia (Clase IIb, LOE

Esta nueva recomendación solo es válida para el uso de atropina como premedicación

para bebés y niños durante la intubación de emergencia.

C-LD).

Pre-paro Cuidado de bebés y niños con miocardiopatía dilatada o miocarditis Perro está 819

El cuidado óptimo de un niño gravemente enfermo o un niño con cardiomiopatía

dilatada o miocarditis debe evitar un paro cardíaco. Aunque importante

experiencia a nivel mundial existe con el cuidado de estos pacientes, la evidencia

es limitada. La revisión sistemática ILCOR en última instancia limita su análisis a

los pacientes con miocarditis y no incluye el uso de dispositivos de asistencia

ventricular.

2015 Resumen de evidencia

Sin la literatura se identificó la evaluación de las estrategias de gestión mejor pre-paro

(incluyendo técnica anestésica) para los recién nacidos

por invitado el 15 de octubre el año 2015

S530

Circulación

03 de noviembre 2015

y los niños con cardiomiopatía dilatada o miocarditis. los datos de observación limitados apoyan el uso paro cardiaco previo de la ECMO en niños con miocarditis aguda fulminante. 37

Recomendación 2015-Nueva

uso ECMO venoarterial puede ser considerado en pacientes con miocarditis aguda fulminante que están en alto riesgo de paro cardíaco inminente (Clase IIb, LOE C-E O). los resultados óptimos de la ECMO se logran en los entornos con los protocolos existentes ECMO, experiencia y equipamiento.

Actualizaciones de atención intra-paro

RCP extracorpórea para In-Hospital Pediátrico paro cardiaco Perro

está 407

Los AHA 2010 PALS Directrices sugerido el uso de ECMO cuando se trata de

un paro cardíaco pediátrico refractaria a las intervenciones convencionales y la

gestión de un proceso de la enfermedad subyacente reversible. Pediátrica

PCEH no fue considerado para el 2015 ILCOR revisión sistemática.

2015 Resumen de evidencia

La evidencia a partir de 4 estudios de observación de IHCA pediátrica ha mostrado ningún beneficio global para el uso de la RCP con ECMO (ECPR) en comparación con la RCP sin ECMO. 38-41 datos de observación de un registro de IHCA pediátrica mostraron mejoría en la supervivencia al alta hospitalaria con el uso de RCP extracorpórea en pacientes con diagnósticos cardíacos quirúrgicos. 42 Para los niños con enfermedad cardíaca subyacente, cuando se inicia la RCP extracorpórea en un establecimiento de cuidados críticos, la supervivencia a largo plazo se ha informado, incluso después de más de 50 minutos de RCP convencional. 43 Cuando se usa RCP extracorpórea durante el paro cardiaco, el resultado para los niños con enfermedad cardíaca subyacente es mejor que para aquellos con enfermedad cardiaca. 44

Recomendación 2015-Nueva

ECPR puede considerarse para pacientes pediátricos con diagnósticos

cardíacos que tienen IHCA en los entornos con los protocolos existentes

ECMO, experiencia y equipamiento (Clase IIb, NDE C-LD).

End-Tidal CO 2 Monitoreo de Calidad Guía de RCP Perro

está 827

RCP de alta calidad se asocia con mejores resultados después de un paro cardíaco.

Los datos en animales apoyan una asociación directa entre ETCO 2 y el gasto

cardíaco. Capnografía se utiliza durante la parada cardíaca pediátrica para

monitorear ROSC, así como la calidad de la RCP. Las Directrices de 2010

recomendó que si la presión parcial de ETCO 2 es consistentemente inferior a 15 mm

Hg, los esfuerzos deberían centrarse en mejorar la calidad de la RCP, en particular la

mejora de las compresiones torácicas y la garantía de que la víctima no recibe la

ventilación excesiva.

2015 Resumen de evidencia

No hay evidencia pediátrica que ETCO 2 monitoreo mejora los resultados de un paro cardíaco. Un estudio en animales demostró que pediátrica ETCO 2- compresiones torácicas guiadas son tan eficaces como las compresiones torácicas normalizadas por el marcador, video y comentarios verbales para lograr ROSC. 45 Un estudio reciente encontró que en los adultos ETCO 2 valores generados durante la RCP se asociaron significativamente con la profundidad de compresión torácica y la tasa de ventilación. 46

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

Recomendación 2015-Nueva

ETCO 2 monitoreo puede ser considerado para evaluar la calidad de las compresiones

torácicas, pero los valores específicos para guiar la terapia no han sido establecidas

en niños (Clase IIb, NDE C-LD).

Intra-detención de los factores pronósticos de paro cardiaco Perro está

814

pronóstico preciso y fiable durante la parada cardíaca pediátrica permitiría la terminación

de la RCP en pacientes en los que la RCP es inútil, fomentando al mismo tiempo continuó

la RCP en pacientes con un potencial para una buena recuperación.

2015 Resumen de evidencia

Para los bebés y los niños con PCEH, edad inferior a 1 año, 5,47 mayor

duración de la parada cardíaca 48-50 y la presentación con un desfibrilable en

contraposición a un ritmo susceptible 5,47,49 son todos los predictores de mala

evolución del paciente. Para los bebés y los niños con IHCA, factores

predictivos negativos incluyen la edad mayor de 1 año 3 y duraciones más

largas de un paro cardíaco. 3,51-53 La evidencia es contradictoria en cuanto a si

un (a diferencia de desfibrilables) ritmo paro cardiaco inicial desfibrilable es

un factor predictivo negativo en el ámbito hospitalario. 3,54,55

Recomendación 2015-Nueva Múltiples variables se deben utilizar al intentar pronosticar los resultados durante el paro cardiaco (Clase I, LOE C-LD). Aunque hay factores asociados con mejores o peores resultados, ningún factor estudiado predice el resultado con una precisión suficiente para recomendar la cesación o continuación de la RCP.

Invasivo monitorización hemodinámica Durante la RCP Perro está 826

Los niños a menudo tienen los paros cardiacos en entornos en los que la monitorización

hemodinámica invasiva ya existe o se obtiene rápidamente. Si un paciente tiene un

catéter arterial permanente, la forma de onda se puede utilizar como realimentación

para evaluar las compresiones torácicas.

2015 Resumen de evidencia

Ajuste técnica de compresión de pecho para un objetivo específico de la presión arterial sistólica no se ha estudiado en humanos. Dos estudios en animales controlados aleatorios mostraron una mayor probabilidad de ROSC y la supervivencia de la finalización de experimento con el uso de la monitorización hemodinámica invasiva. 56,57

Recomendación 2015-Nueva

Para los pacientes con monitorización hemodinámica invasiva en su lugar en el momento de la

parada cardiaca, puede ser razonable para los equipos de rescate para utilizar la presión

arterial para guiar calidad de la RCP (Clase IIb, LOE C-EO). valores objetivos específicos para

la presión arterial durante la RCP no han sido establecidas en

niños.

Vasopresores durante el paro cardiaco Perro está 424

Durante un paro cardiaco, vasopresores se utilizan para restablecer la circulación

espontánea mediante la optimización de la perfusión coronaria y para ayudar a mantener

la perfusión cerebral. Sin embargo, también causan vasoconstricción intensa y aumentan

el consumo de oxígeno del miocardio, lo que podría ser perjudicial.

por invitado el 15 de octubre el año 2015

de Caen et al

2015 Resumen de evidencia

No hay estudios pediátricos que demuestran la eficacia de los vasopresores

(epinefrina, o combinación de vasopresores) en el paro cardíaco. Dos estudios

observacionales fuera extrahospitalaria pediátricos 58,59 tenía demasiados factores de

confusión para determinar si vasopresores fueron beneficiosas. Una PCEH adultos

ensayo controlado aleatorizado 60 mostraron el uso de epinefrina se asoció con mayor

ROSC y la supervivencia de ingreso en el hospital pero ninguna mejora en la

supervivencia al alta hospitalaria.

Recomendación 2015-Nueva Es razonable administrar epinefrina en paro cardiaco pediátrico (Clase IIa, LOE C-LD).

La lidocaína y amiodarona para el shock refractario-FV y pVT Perro

está 825

Las Directrices de 2005 y 2010 recomienda la administración de amiodarona con preferencia a la lidocaína para la gestión de la FV o PVT. Esta recomendación se basó principalmente en series de casos pediátricos o extrapolación de estudios de adultos que utilizan los resultados a corto plazo.

2015 Resumen de evidencia

Los nuevos datos de observación pediátrica 61 mostraron mejorado ROSC con el uso de lidocaína en comparación con amiodarona. El uso de lidocaína en comparación con ningún lidocaína se asoció significativamente con una mayor probabilidad de ROSC. El mismo estudio no mostró una asociación entre la lidocaína o el uso amiodarona y la supervivencia al alta hospitalaria.

Recomendación 2015-Nueva

Para VF choque refractario o pVT, ya sea amiodarona o lidocaína se pueden utilizar (Clase IIb, LOE C-LD). La detención cardiaca pediátrica Algoritmo (Figura 3) refleja este cambio.

Las dosis de energía para la desfibrilación Perro está 405

El 2015 ILCOR revisión sistemática se dirigió a la dosis de energía para la desfibrilación manual de pediatría durante el paro cardiaco. Ni la dosis de energía relacionada específicamente con desfibriladores externos automáticos, ni la dosis de energía para la cardioversión se evaluó en esta revisión evidencia.

2015 Resumen de evidencia

Dos series de casos pequeño demostró terminación de VF / pVT con 2 J / kg 62 o de 2

a 4 J / kg. 63 En 1 estudio observacional de IHCA, 64 una dosis inicial de energía más alta

de más de 3 a 5 J / kg fue menos eficaz que 1 a 3 J / kg en el logro de ROSC. Un

pequeño estudio observacional de IHCA sesenta y cinco mostró ningún beneficio en el logro

de ROSC con una dosis de energía específica para la desfibrilación inicial. Tres

pequeños estudios de observación de IHCA y PCEH 63,65,66 no mostraron supervivencia

al alta ventaja de cualquier dosis de energía en comparación con 2 a 4 J / kg para la

desfibrilación inicial.

2015 Recomendaciones-Actualizado

Es razonable usar una dosis inicial de 2 a 4 J / kg de energía monofásico o bifásico

para la desfibrilación (Clase IIa, LOE C-LD), pero para facilidad de la enseñanza, una

dosis inicial de 2 J / kg puede considerarse ( Clase IIb, LOE C-EO). Para refractario

VF, es razonable aumentar la dosis a 4 J / kg (Clase IIa, LOE C-LD). Para los niveles

de energía posteriores, una dosis de 4 J / kg puede ser razonable y

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

Parte 12: Pediatric soporte vital avanzado

S531

mayores niveles de energía pueden ser considerados, aunque no exceda de 10 J / kg o la

dosis para adultos máximo (Clase IIb, LOE C-LD).

Actualizaciones de atención posterior a la parada

Post-cardiaca Gestión de Detención

Temperatura Perro está 387

Los datos sugieren que la fiebre después de un paro cardíaco pediátrico es común y se

asocia con resultados pobres. 67 Los AHA 2010 PALS Directrices sugerido un papel de

Control de la Temperatura después de un paro cardiaco pediátrico (control de la fiebre

para todos los pacientes, la hipotermia terapéutica para algunos pacientes), pero las

recomendaciones se basan predominantemente en la extrapolación de los datos de

adultos y recién nacidos asfixiados.

2015 Resumen de evidencia

Un gran multi-institucional, estudio prospectivo, aleatorizado de pacientes

pediátricos (de entre 2 días a 18 años) con PCEH encontró ninguna diferencia en la

supervivencia con buen resultado funcional a 1 año y no hay complicaciones

adicionales en pacientes comatosos que fueron tratados con hipotermia terapéutica

(32 ° C a 34 ° C), en comparación con los tratados con la normotermia (36 ° C

a

37,5 ° C). 68 Los datos de observación de pacientes pediátricos resucitados de IHCA o

PCEH 69,70 También han demostrado que la duración de la estancia en la UCI, los

resultados neurológicos y mortalidad no se han modificado con el uso de la

hipotermia terapéutica. Sólo 1 pequeño estudio de la hipotermia terapéutica en los

sobrevivientes de un paro cardiaco por asfixia pediátrica 71 mostraron una mejora en la

mortalidad al alta hospitalaria, pero con diferencias en los resultados neurológicos.

Están pendientes los resultados de un gran ensayo multicéntrico controlado de

Control de la Temperatura para los pacientes pediátricos con IHCA (ver aleatorizado

hipotermia terapéutica sitio web After Cardiac Arrest: www.THAPCA.org ).

2015 Recomendaciones de la Nueva

Para bebés y niños restantes en estado de coma después de OHCA, es razonable ya sea para mantener los 5 días de la normotermia continua (36 ° C a 37,5 ° C) o para mantener de 2 días de la hipotermia continua inicial (32 ° C a 34 ° C) seguido de 3 día de la normotermia continua (Clase IIa, LOE BR). La medición continua de la temperatura durante este período de tiempo se recomienda (Clase I, LOE B-NR).

Para los bebés y los niños que quedan en estado de coma después de IHCA, no hay

pruebas suficientes para recomendar enfriamiento durante la normotermia.

Fiebre (temperatura de 38 ° C o superior) debe ser tratada agresivamente después

de ROSC (Clase I, LOE B-NR).

La oxigenación cardiaca post-paro Perro está 544

Los estudios en animales sugieren que los niveles elevados de tejido P o 2 después de ROSC (hiperoxia) contribuyen al estrés oxidativo que puede potenciar el síndrome post-reanimación, mientras que algunos estudios en adultos muestran asociaciones entre hiperoxemia y aumento de la mortalidad. 72,73

2015 Resumen de evidencia

Tres pequeños estudios de observación de IHCA pediátrica y sobrevivientes de OHCA 74-76 no mostraron una asociación entre elevada Pa o 2 y el resultado. En un estudio observacional mayor de 1427 víctimas de IHCA y OHCA pediátricos que sobrevivió a

por invitado el 15 de octubre el año 2015

S532

Circulación

03 de noviembre 2015

Pediatric Cardiac Arrest Algoritmo-2015 Actualización

1

iniciar la RCP • Administrar oxígeno • Coloque el monitor / de? Brilador
iniciar la RCP
• Administrar oxígeno
• Coloque el monitor / de? Brilador

Ritmo susceptible?
Ritmo
susceptible?

No

9

2 VF / pVT
2
VF / pVT
Asistolia / PEA
Asistolia / PEA
3 Choque 4 CPR 2 min • IO acceso / IV Ritmo No susceptible? Sí
3
Choque
4
CPR 2 min
• IO acceso / IV
Ritmo
No
susceptible?
CPR 2 min • IO acceso / IV Ritmo No susceptible? Sí 5 Choque 6 CPR
CPR 2 min • IO acceso / IV Ritmo No susceptible? Sí 5 Choque 6 CPR
5 Choque 6 CPR 2 min • La epinefrina cada 3-5 min • Considere la
5
Choque
6
CPR 2 min
La epinefrina cada 3-5 min
Considere la vía aérea avanzada
No
Ritmo
susceptible?

10

CPR 2 min • IO acceso / IV • La epinefrina cada 3-5 min •
CPR 2 min
• IO acceso / IV
La epinefrina cada 3-5 min
Considere la vía aérea avanzada
Ritmo
susceptible?
No
11
CPR 2 min
Trate las causas reversibles
No
Ritmo
susceptible?
Ir a 5 o 7
Ir a 5 o 7
7 Choque 8 CPR 2 min • La amiodarona o lidocaína • Tratar causas reversibles
7
Choque
8
CPR 2 min
La amiodarona o lidocaína
Tratar causas reversibles

12

• La asistolia / PEA 10 o 11 • pulso de verificación ritmo organizado •
• La asistolia / PEA 10 o 11
• pulso de verificación ritmo organizado
• Pulso actual (ROSC) cuidados
post-paro cardiaco

© 2015 American Heart

Association

Figura 3. Pediatric Cardiac Arrest Algoritmo-2015 de actualización.

Calidad RCP

• Empuje duro (≥ ⅓ de diámetro anteroposterior del

pecho) y rápido (100-120 / min) y permitir completa retroceso pecho.

Reducir al mínimo las interrupciones de las compresiones.

Evitar el exceso de ventilación.

Rotación de compresores cada 2 minutos, o

antes si fatigados.

Si no hay vía aérea avanzada, 15: 2 relación de

compresión-ventilación.

Energía de descarga de desfibrilación

En primer choque 2 J / kg, segundo choque 4 J / kg,

descargas posteriores geq 4 J / kg, dosis máxima 10

J / kg o adulto

Terapia de drogas

La epinefrina IO dosis / IV:

0,01 mg / kg (0,1 ml / kg de 01:10 000

concentración). Repetir cada 3-5 minutos. Si

no IO acceso / IV, pueden dar dosis

endotraqueal: 0,1 mg / kg (0,1 ml / kg de 1:

1000 de concentración).

La amiodarona IO dosis / IV:

5 mg / kg en bolo durante el paro cardiaco. Se

puede repetir hasta 2 veces para refractario VF

VT / sin pulso.

La lidocaína dosis IO / IV:

Inicial: 1 mg de dosis de carga / kg. Mantenimiento:

20-50 mcg / kg por infusión minuto (dosis en bolo de

repetición si infusión iniciado> 15 minutos después

de la terapia inicial en bolo).

avanzado de la vía aérea

La intubación endotraqueal o avanzado para

vía aérea supraglótica

capnografía forma de onda o capnografía para

con? Rm y supervisar la colocación del tubo endotraqueal

las vías respiratorias Una vez avanzada en su lugar, dar

1 respiración cada 6 segundos (10 respiraciones / min) con las compresiones torácicas continuas

Retorno de la circulación

espontánea (ROSC)

pulso y la presión sanguínea

ondas de presión arterial espontánea con

monitorización intraarterial

Las causas reversibles

MARIDO ypovolemia

MARIDO ypoxia

MARIDO ion ydrogen(acidosis)

MARIDO ypoglycemia

MARIDO ypo- // hiperpotasemia

MARIDO ypothermia

T neumotórax ensión

T amponade, cardiaco

T oxins

T hrombosis, pulmonar

T hrombosis, coronaria

ingreso en la UCI pediátrica, 77 después del ajuste de los factores de confusión, la presencia de normoxemia (definido como un Pa o 2 60 mm Hg o mayor y menos de 300 mm Hg) cuando se compara con la hiperoxemia (Pa o 2 mayor que 300 mm Hg) después de ROSC se asoció con la mejora de la supervivencia al alta UCI pediátrica.

2015 Recomendaciones de la Nueva

Puede ser razonable para los equipos de rescate para orientar normoxemia después de ROSC (Clase IIb, LOE B-NR). Debido a una saturación de la oxihemoglobina arterial de 100% puede corresponder a un Pa o 2 en cualquier lugar entre 80 y aproximadamente 500 mm de Hg, puede ser razonable, cuando el equipo necesario es-disponible para los equipos de rescate para destetar oxígeno para referirse a una saturación de oxihemoglobina de menos de 100%, pero 94% o mayor. El objetivo de este enfoque es lograr normoxemia garantizando al mismo tiempo que

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

hipoxemia está estrictamente evitados. Idealmente, el oxígeno se valora a un valor apropiado

para la condición específica del paciente.

Post-paro cardiaco Pa co 2 Perro está 815

autorregulación vascular cerebral puede ser anormal después de ROSC. datos en adultos muestran una asociación entre la hipocapnia post-ROSC y peores resultados en los pacientes. 78,79 En otros tipos de lesión cerebral pediátrica, hipocapnia se asocia con peores resultados clínicos. 80-83

2015 Resumen de evidencia

No hubo estudios en niños después de un paro cardíaco comparando

específicamente ventilación con un Pa predeterminado co 2 objetivo. Un pequeño

estudio observacional de ambos IHCA pediátrica y PCEH 74 demostrado ninguna

asociación entre la hipercapnia

por invitado el 15 de octubre el año 2015

de Caen et al

Parte 12: Pediatric soporte vital avanzado

S533

(Pensilvania co 2 mayor que 50 mm Hg) o hipocapnia (Pa co 2 menos de 30 mm Hg) y

el resultado. Sin embargo, en un estudio observacional de IHCA pediátrica, 76 hipercapniahospitalaria, mientras que un EEG que demuestra un trazado discontinuo o

(Pa co 2 50 mm Hg o mayor) se asoció con una peor supervivencia al alta hospitalaria.

significativamente mayor probabilidad de buen resultado neurológico al alta

isoeléctrico se asoció con un resultado neurológico peor al alta hospitalaria. No existen datos que correlacionan los hallazgos del EEG con el resultado neurológico después del alta hospitalaria.

Recomendación 2015-Nueva

EEGs realizadas dentro de los primeros 7 días después de la detención cardíaca

pediátrica pueden ser considerados en pronosticar el resultado neurológico en el

momento del alta hospitalaria (Clase IIb, LOE C-LD), pero no deben usarse como el

único criterio.

Factores predictivos después del paro cardiaco Perro está 813

Recomendación 2015-Nueva

Es razonable para los practicantes para dirigirse a un Pa co 2 después de ROSC que sea

apropiado para la condición específica del paciente, y limitar la exposición a la

hipercapnia severa o hipocapnia (Clase IIb, LOE

C-LD).

Los fluidos post-paro cardíacos e inotrópicos Perro está 820

La disfunción miocárdica y la inestabilidad vascular son comunes después de la resucitación de un paro cardíaco. 84-90

2015 Resumen de evidencia

Tres pequeños estudios de observación que implican IHCA pediátrica y PCEH 91-93 demostrado supervivencia y el resultado neurológico después de un paro cardíaco pediátrico.

una peor supervivencia al alta hospitalaria cuando los niños fueron expuestos a

post-ROSC hipotensión. Uno de estos estudios 91 asociado hipotensión post-ROSC

(definida como una presión arterial sistólica de menos de quinto percentil para la

edad) después de IHCA con una menor probabilidad de supervivencia a la gestión

con el resultado neurológico favorable. No hay estudios que evalúan el beneficio de

agentes vasoactivos específicos después de ROSC en bebés y niños.

Varios factores post-ROSC se han estudiado como posibles predictores de

Estos incluyen respuestas pupilares, la presencia de hipotensión, biomarcadores neurológicos suero, y lactato suero.

2015 Resumen de evidencia

Cuatro estudios de observación apoyado el uso de reactividad pupilar a las 12 a 24 horas

después de paro cardíaco en la predicción de la supervivencia de la descarga, 49,53,95,96 mientras

que 1 estudio observacional encontró que los alumnos reactivos 24 horas después de un

paro cardíaco se asociaron con una mejor supervivencia a 180 días con el resultado

neurológico favorable. 97

2015 Recomendaciones de la Nueva

Después de ROSC, se recomienda que los fluidos y / o fármacos inotrópicos parenterales

o fármacos vasoactivos pueden utilizar para mantener una presión sanguínea sistólica

mayor que quinto percentil para edad (Clase I, LOE C-LD). Cuando están disponibles los

recursos apropiados, se recomienda vigilancia de la presión arterial continua para

identificar y tratar la hipotensión (Clase I, LOE C-EO).

Varios biomarcadores séricos de lesión neurológica han sido considerados por su

valor pronóstico. Dos pequeños estudios observacionales encontraron que los niveles más

bajos de enolasa específica de las neuronas y suero S100B después de la detención se

asociaron con una mejor supervivencia al alta hospitalaria y con la mejora de la

supervivencia con el resultado neurológico favorable. 97,98

Posreanimación El uso de EEG para el pronóstico Perro está 822

Temprana y el pronóstico fiable de los resultados neurológicos pediátricos en los

supervivientes de un paro cardíaco es esencial para permitir una planificación eficaz

y el apoyo familiar (ya sea para continuar o tratamiento de soporte vital interrumpir).

2015 Resumen de evidencia

datos de observación de 2 pequeños estudios pediátricos 94,95 mostró que un rastreo continuo y reactiva en un EEG realizado en los primeros 7 días después de la parada cardiaca se asoció con una

Un estudio observacional encontró que los niños con bajos niveles de lactato en las primeras 12 horas después de la detención tuvieron una mejoría en la supervivencia al alta hospitalaria. 99

Recomendación 2015-Nueva

La fiabilidad de cualquier variable de 1 para el pronóstico en niños después un paro cardíaco no se ha establecido. Los médicos deben tener en cuenta varios factores al predecir los resultados en los bebés y los niños que logran ROSC después de un paro cardiaco (Clase I, NDE C-LD).

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

por invitado el 15 de octubre el año 2015

S534

Circulación

03 de noviembre 2015

revelaciones

Parte 12: Pediátrico Soporte Vital Avanzado: 2015 Directrices de actualización de escritura Grupo Revelaciones

 

Otro Apoyo

Grupo de Usuarios

Beca de

a la

Speakers' Bureau / Honorarios

 

Interés del

Consultor / Asesor Junta Otros

 

de escritura

Empleo

 

investigación

Investigación

Testigo experto

propietario

Allan R. de Caen

Universidad de Alberta Stollery

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Hospital de Niños

 

Marc D. Berg

Universidad de Arizona

 

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Leon Chameides

Médico de Niños de Connecticut

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

 

Centrar

Cheryl K. Gooden

Centro Médico Mount Sinai

 

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Robert W. Hickey

Hospital de Niños de Pittsburgh

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Halden F. Scott

Hospital de Niños de Colorado

 

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Robert M. Sutton

El Hospital de Niños de Filadelfia; Universidad de Pennsylvania School of Medicine

NIH †

Ninguna

Conferencia Zoll Medical

Webber y

Ninguna

Ninguna

Ninguna

 

Sales Meeting (Hablando

Gallagher *

Honorarios) *

Janice A. Tijssen

Centro de Servicios de Salud de Londres

Oportunidades

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

 

AMOSO

Fondo*

Alexis Topjian

El Hospital de Niños de Filadelfia; Universidad de Pennsylvania School of Medicine

NIH *

Ninguna

Ninguna

testigo experto de la defensa y plantiff *

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Élise W. van der Jagt

Universidad

de la Escuela

de

NHLBI *

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Medicina de Rochester

 

consultores

Ricardo A. Samson

La Universidad de Arizona

 

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Asociación Americana

Ninguna

 

del Corazón†

Stephen M.

Universidad de Arkansas; El

Ninguna

Ninguna

Ninguna

Arkansas Departamento de

Ninguna

Asociación Americana

Ninguna

Schexnayder

Hospital de Niños de Arkansas

 

Servicios Humanos *; Lewis

del Corazón†

 

Thomason *; Universidad de

Chicago *

Esta tabla representa las relaciones de escritura de los miembros del grupo que pueden ser percibidos como los conflictos rea les o razonablemente percibidos de interés, como aparece en el Cuestionario de divulgación, que se

requiere que todos los miembros del grupo de escritura para completar y enviar. Una relación se considera que es “significativo” si (a) la persona que recibe $ de 10 000 o más durante cualquier período de 12 meses, o el 5% o más

del ingreso bruto de la persona; o (b) la persona que posee el 5% o más de las acciones de voto o parte de la entidad, o es propietaria de 10 000 $ o más del valor justo de mercado de la entidad. Una relación se considera que es

“modesta” si es menos de “significativo” en virtud de la definición

* Modesto.

†Significativo.

precedente.

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

por invitado el 15 de octubre el año 2015

 

de Caen et al

Parte 12: Pediatric soporte vital avanzado

 

S535

Apéndice

 

2015 Directrices Actualizar: Parte 12 Recomendaciones

 

El año pasado

una opinión

Tema

Recomendación

comentarios

2015

Actualizaciones de atención pre-paro

Pediátrica equipo médico de urgencia / sistemas de equipo de respuesta rápida se puede considerar en las instalaciones donde

los

actualizado para 2015

 

niños con enfermedades de alto riesgo son cuidados en general en el paciente unidades (Clase IIb, NDE

C-LD).

2015

Actualizaciones de atención pre-paro

El uso de bancos puede ser considerada, pero su eficacia en el entorno en el hospital no está bien establecida (Clase IIb, LOE C-LD).

nuevo para el 2015

2015

Actualizaciones de atención pre-paro

La administración de un bolo de líquido inicial de 20 ml / kg a los bebés y niños con shock es razonable, incluyendo aquellos con condiciones tales como la sepsis grave (Clase IIa, LOE C-LD), la malaria y Dengue (Clase IIb, LOE BR).

 

nuevo para el 2015

2015

Actualizaciones de atención pre-paro

Cuando el cuidado de los niños con enfermedad febril grave (como los incluidos en el ensayo FIESTA), en lugares con

acceso

nuevo para el 2015

 

limitado a los recursos de cuidados críticos (es decir, la ventilación mecánica y soporte inotrópico), la administración de l íquidos

 

por vía intravenosa en bolo debe realizarse con extrema precaución, ya que puede ser perjudicial (Clase IIb, LOE

BR).

 

2015

Actualizaciones de

atención pre-paro

Los proveedores deben evaluar de nuevo al paciente después de cada bolo de líquido (Clase I,

LOE C-EO).

 

nuevo para el

2015

2015

Actualizaciones de atención pre-paro

Cualquiera de cristaloides isotónicas o coloides pueden ser eficaces como la elección inicial del fluido para

la

nuevo para el 2015

 

resucitación (Clase IIa, LOE BR).

2015

Actualizaciones de atención pre-paro

La evidencia disponible no apoya el uso rutinario de la atropina preintubación de los lactantes y niños críticamente enfermos. Puede

nuevo para el 2015

 

ser razonable para los practicantes de usar atropina como premedicación en intubaciones emergentes específicos cuando hay

 

mayor riesgo de bradicardia (por ejemplo, al dar succinilcolina como un bloqueador neuromuscular para facilitar la intubació n) (Clase

 

IIb, LOE C-LD).

2015

Actualizaciones de atención pre-paro

Una dosis de 0,02 mg / kg de atropina sin dosis mínima puede ser considerada cuando atropina se utiliza como una

premedicación

nuevo para el 2015

 

para la intubación de emergencia (Clase IIb, LOE C-LD).

 

2015

Actualizaciones de atención pre-paro

uso ECMO venoarterial puede ser considerado en pacientes con miocarditis aguda fulminante que están en alto riesgo de

 

nuevo para el 2015

 

paro cardíaco inminente (Clase IIb, LOE C-EO).

2015

Actualizaciones de atención intra-paro

ECPR puede considerarse para pacientes pediátricos con diagnósticos cardíacos que tienen IHCA en los entornos con

los

nuevo para el 2015

 

protocolos existentes ECMO, experiencia y equipamiento (Clase IIb, NDE C-LD).

 

2015

Actualizaciones de atención intra-paro

ETCO 2 monitoreo puede ser considerado para evaluar la calidad de las compresiones torácicas, pero los valores

específicos

 

nuevo para el 2015

 

para guiar la terapia no han sido establecidas en niños (Clase IIb, NDE C-LD).

 

2015

Actualizaciones de atención intra-paro

Múltiples variables se deben utilizar al intentar pronosticar los resultados durante el paro cardiaco (Clase I, LOE C-LD).

 

nuevo para el 2015

2015

Actualizaciones de atención intra-paro

Para los pacientes con monitorización hemodinámica invasiva en su lugar en el momento de la parada cardiaca, puede

ser

nuevo para el 2015

 

razonable para los equipos de rescate para utilizar la presión arterial para guiar calidad de la RCP (Clase IIb, LOE

C-EO).

 

2015

Actualizaciones de

atención

intra-paro

Es razonable administrar epinefrina en paro cardiaco pediátrico (Clase IIa, LOE C-LD).

 

nuevo

para el 2015

2015

Actualizaciones de atención intra-paro

Para VF choque refractario o pVT, ya sea amiodarona o lidocaína se pueden utilizar (Clase IIb, LOE C-LD).

 

nuevo para el

2015

2015

Actualizaciones de atención intra-paro

Es razonable usar una dosis inicial de 2 a 4 J / kg de energía monofásico o bifásico para la desfibrilación (Clase IIa, LOE C-LD),

actualizado para 2015

 

pero para facilidad de la enseñanza, una dosis inicial de 2 J / kg puede considerarse ( Clase IIb, LOE

C-EO).

 

2015

Actualizaciones de

atención intra-paro

Para refractario VF, es razonable aumentar la dosis a 4 J / kg (Clase IIa,

LOE C-LD).

actualizado para

2015

2015

Actualizaciones de atención intra-paro

Para los niveles de energía posteriores, una dosis de 4 J / kg puede ser razonable y mayores niveles de energía se

puede

actualizado para 2015

 

considerar, aunque no exceda de 10 J / kg o la dosis para adultos máximo (Clase IIb, LOE C-LD).

 

2015

Actualizaciones de atención posterior a la parPaadraa bebés y niños restantes en estado de coma después de OHCA, es razonable ya sea para mantener los 5 días de la

 

nuevo para el 2015

 

normotermia continua (36 ° C a 37,5 ° C) o para mantener de 2 días de la hipotermia continua inicial (32 ° C a 34 ° C) seguid o de

 

3 día de la normotermia continua (Clase IIa, LOE

BR).

2015

Actualizaciones de atención posterior a la parLaadamedición continua de la temperatura durante este período de tiempo se recomienda (Clase I, LOE B-NR).

 

nuevo para el 2015

2015

Actualizaciones de atención posterior a la parFaideabre (temperatura de 38 ° C o superior) debe ser tratada agresivamente después de ROSC (Clase I, LOE B-NR).

nuevo para el 2015

2015

Actualizaciones de atención posterior a la parPaudeade ser razonable para los equipos de rescate para orientar normoxemia después de ROSC (Clase IIb, LOE B-NR).

nuevo para el 2015

2015

Actualizaciones de atención posterior a la parEEasdarazonable para los practicantes para dirigirse a un Pa CO2 después de ROSC que sea apropiado para la condición específica del

nuevo para el 2015

 

paciente, y limitar la exposición a la hipercapnia severa o hipocapnia (Clase IIb, LOE C-LD).

 

2015

Actualizaciones de atención posterior a la parDadeaspués de ROSC, se recomienda que los fluidos y / o fármacos inotrópicos parenterales o fármacos vasoactivos pueden

 

nuevo para el 2015

utilizar para mantener una presión sanguínea sistólica mayor que quinto percentil para edad (Clase I, LOE

C-LD).

( Continuado )

S536

Circulación

03 de noviembre 2015

2015 Pautas de actualización: Parte 12 Recomendaciones, Continuado

El año pasado

una opinión

Tema

Recomendación

comentarios

2015

Actualizaciones de atención posterior a la parCaduaando están disponibles los recursos apropiados, se recomienda vigilancia de la presión arterial continua para

nuevo para el 2015

 

identificar y tratar la hipotensión (Clase I, LOE C-EO).

2015

Actualizaciones de atención posterior a la parEaEdaGs realizadas dentro de los primeros 7 días después de la detención cardíaca pediátrica pueden ser considerados en

nuevo para el 2015

 

pronosticar el resultado neurológico en el momento del alta hospitalaria (Clase IIb, LOE C -LD), pero no deben usarse como el único

criterio.

2015

Actualizaciones de atención posterior a la parLaadafiabilidad de cualquier variable para el pronóstico en niños después de un paro cardíaco no se ha establecido. Los médicos deben tener en cuenta varios factores al predecir los resultados en los bebés y los niños que logran ROSC después de un paro cardiaco (Clase I, NDE C-LD).

nuevo para el 2015

Las siguientes recomendaciones no fueron revisados en 2015. Para obtener más información, consulte la 2010 Pautas de la AHA para RCP y ACE, “ Parte 14: Pediatric soporte vital avanzado .”2010

 

La presencia de la familia durante

Siempre que sea posible, proporcionar a los miembros de la familia con la opción de estar presente durante la

 

no han sido revisados en 2015

la reanimación

reanimación de un bebé o niño (Clase I, Nivel de evidencia B).

 

2010

Laríngea Mask (LMA)

Cuando la ventilación bolsa-mascarilla (véase “ventilación con bolsa-Mask,” a continuación) no tiene éxito y cuando

la

no han sido revisados en 2015

 

intubación endotraqueal no es posible, la LMA es aceptable cuando es utilizado por proveedores con experiencia para

 

proporcionar una vía aérea y apoyar ventilación (Clase IIa, LOE C) .

 

2010

La ventilación con bolsa y mascarilla

Al establecer el prehospitalaria es razonable para ventilar y oxigenar los bebés y los niños con un dispositivo

de bolsa-mascarilla,

no han sido revisados en 2015

 

sobre todo si el tiempo de transporte es corta (Clase IIa, NDE

B).

 

2010

precauciones

Utilizar sólo la fuerza y el volumen corriente necesaria para hacer que acaba de levantarse el pecho visible (Clase I,

NDE C)

no han sido revisados en 2015

2010

precauciones

Evitar la entrega de ventilación excesivo durante el paro cardiaco (Clase III,

LOE C).

 

no han sido revisados en

2015

2010

precauciones

Si está intubado el bebé o niño, ventilar a una velocidad de alrededor de 1 respiración cada 6 a 8 segundos (de 8 a 10 veces

por

no han sido revisados en 2015

 

minuto) sin interrumpir las compresiones torácicas (Clase I, LOE C).

 

2010

precauciones

Puede ser razonable para hacer lo mismo si una MLA está en su lugar (Clase IIb,

LOE C).

no han sido revisados en 2015

2010

precauciones

En la víctima con un ritmo de perfusión pero esfuerzo respiratorio ausente o inadecuada, dar 1 respiración cada 3 a 5 segundo s

(12

no han sido revisados en 2015

 

a

20 respiraciones por minuto), utilizando la tasa más alta para los niños más pequeños (Clase I, LOE

C).

2010

Dos Personas-bolsa-mascarilla

Aplicar presión cricoides en una víctima que no responde a reducir la entrada de aire en el estómago (Clase IIa,

LOE B).

 

no han sido revisados en 2015

de ventilación

2010

Dos Personas-bolsa-mascarilla

Evitar presión cricoides excesiva a fin de no obstruir la tráquea (Clase III, LOE B)

 

no han sido revisados en 2015

de ventilación

2010

Presión cricoides durante la

No continúe presión cricoides si interfiere con la ventilación o la velocidad o la facilidad de intubación (Clase III,

 

no han sido revisados en 2015

intubación

LOE C).

 

2010

Esposado Versus tubos

Ambos tubos endotraqueal con manguito y sin manguito son aceptables para la intubación de los lactantes y niños

 

no han sido revisados en 2015

endotraqueales sin manguito

(Clase IIa, LOE C).

 

2010

Esposado Versus tubos

En ciertas circunstancias (por ejemplo, un mal cumplimiento de pulmón, de alta resistencia de las vías respiratorias, o una gran

no han sido revisados en 2015

endotraqueales sin manguito

pérdida de aire glótica) un tubo endotraqueal con balón puede ser preferible a un tubo sin manguito, siempre que se presta atención

 

a

endotraqueal tamaño del tubo, la posición y la presión de inflado del manguito ( Clase IIa, LOE

B).

2010

Tubo endotraqueal Tamaño

Para los niños entre 1 y 2 años de edad, es razonable utilizar un tubo endotraqueal con manguito con un diámetro interno de 3,5 mm (Clase IIa, LOE B).

 

no han sido revisados en 2015

2010

Tubo endotraqueal Tamaño

Después de 2 años de edad, es razonable estimar el tamaño de tubo con la siguiente fórmula (Clase IIa, LOE B): con puño ID

tubo

no han sido revisados en 2015

 

endotraqueal (mm) 3.5 + (edad / 4).

 

2010

Detector esofágico (EDD)

Si capnografía no está disponible, un dispositivo detector esofágico (EDD) puede ser considerado para confirmar la

colocación

no han sido revisados en 2015

 

del tubo endotraqueal en niños que pesen> 20 kg con un ritmo de perfusión (Clase IIb, LOE B), pero los datos son insuficientes

para hacer una recomendación para o en contra de su uso en niños durante el paro cardiaco.

 

2010

Catéter transtraqueal oxigenación y ventilación

Intento de este procedimiento sólo después de una formación adecuada y con el equipo adecuado (Clase IIb,

NDE C).

 

no han sido revisados en 2015

2010

Directrices de RCP para recién nacidos

Es razonable para resucitar los recién nacidos con una etiología cardíaca primaria de la detención, independientemente de su

no han sido revisados en 2015

con paro cardíaco de origen cardíaco

ubicación, de acuerdo con las directrices infantiles, con énfasis en las compresiones torácicas (Clase IIa, NDE

C).

2010

ecocardiografía

Cuando el personal debidamente capacitado están disponibles, la ecocardiografía puede ser considerado para

identificar

 

no han sido revisados en 2015

 

pacientes con causas potencialmente tratables de la detención, el taponamiento particularmente pericárdico y llenado

 

ventricular insuficiente (Clase IIb, LOE C).

 

2010

Intraósea (IO) Acceso

acceso IO es una ruta rápida, segura, eficaz y aceptable para el acceso vascular en los niños, y es útil como el acceso vascular inicial en casos de parada cardiaca (clase I, LOE C).

no han sido revisados en 2015

2010

Medicación Dosis Cálculo

Si el peso del niño es desconocida, es razonable utilizar una cinta de la longitud del cuerpo con dosis precalculados (Clase

IIa,

no han sido revisados en 2015

LOE C).

( Continuado )

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

por invitado el 15 de octubre el año 2015

de Caen et al

2015 Pautas de actualización: Parte 12 Recomendaciones, Continuado

Parte 12: Pediatric soporte vital avanzado

S537

El año pasado

una opinión

Tema

Recomendación

comentarios

2010

Medicación Dosis Cálculo

Independientemente de habitus del paciente, utilizar el peso corporal real para el cálculo de las dosis inicial del fármaco

de

no han sido revisados en 2015

 

reanimación o utilizar una cinta de la longitud del cuerpo con dosis precalculados (Clase IIb, LOE

C).

2010

Calcio

la administración de calcio no se recomienda para la parada cardiorrespiratoria pediátrica en ausencia de hipocalcemia

 

no han sido revisados en 2015

 

documentado, los canales de calcio sobredosis bloqueador, hipermagnesemia, o hiperpotasemia (Clase III, LOE B).

 

2010

Glucosa

Compruebe concentración de glucosa en sangre durante la reanimación y tratar la hipoglucemia rápidamente (Clase I,

LOE C).

no han sido revisados en 2015

2010

Bicarbonato de sodio

La administración rutinaria de bicarbonato de sodio no se recomienda en paro cardiaco (Clase III,

LOE B).

no han sido revisados en

2015

2010

FAE

Si un DEA con un atenuador no está disponible, utilizar un AED con electrodos estándar (Clase IIa, LOE C).

no han sido revisados en

2015

2010

FAE

Un AED sin un atenuador de dosis puede ser utilizada si ni un desfibrilador manual ni uno con un atenuador de dosis está

no han sido revisados en 2015

 

disponible (Clase IIb, LOE C).

2010

bradicardia

Seguir apoyando a las vías respiratorias, la ventilación, la oxigenación y compresiones torácicas (Clase I, Nivel de

evidencia B).

no han sido revisados en 2015

2010

bradicardia

estimulación transcutánea de emergencia puede salvar la vida si la bradicardia es debida a un bloqueo cardíaco completo

o

no han sido revisados en 2015

 

disfunción del nodo sinusal que no responde a la ventilación, la oxigenación, compresiones en el pecho, y los medicamentos, sobre

todo si se asocia con la enfermedad cardíaca congénita o adquirida (Clase IIb, LOE C).

 

2010

Taquicardia supraventricular Intento vagal estimulación primero, a menos que el paciente está hemodinámicamente inestables o el

 

no han sido revisados en 2015

 

procedimiento será indebidamente retrasar la cardioversión eléctrica (Clase IIa, LOE C) química

o.

2010

dosis taquicardia supraventricular Un IV / IO de verapamil, 0,1 a 0,3 mg / kg también es eficaz en la terminación de SVT en los mayores

 

no han sido revisados en 2015

 

los niños, pero no deben utilizarse en los bebés sin consulta de expertos (Clase III, Nivel de evidencia C), ya que puede causar potencial depresión miocárdica, hipotensión y paro cardíaco.

 

2010

Taquicardia supraventricular Uso sedación, si es posible. Comenzar con una dosis de 0,5 a 1 J / kg. Si no tiene éxito, aumentar la dosis a 2 J / kg (Clase IIb, LOE C).

 

no han sido revisados en 2015

2010

Taquicardia supraventricular Considere amiodarona 5 mg / kg IO / IV o procainamida 15 mg / kg IO / IV236 para un paciente

con

no han sido revisados en 2015

 

SVT que no responde a las maniobras vagales y adenosina y / o cardioversión eléctrica; para los pacientes hemodinámicamente estables, consulta de expertos se recomienda antes de la administración (Clase IIb, NDE C).

 

2010

Complejo ancho (> 0,09

Considere la cardioversión eléctrica después de la sedación usando una dosis de energía a partir de 0,5 a 1 J / kg. Si esto f alla,

no han sido revisados en 2015

Segundo) Taquicardia

aumentar la dosis a 2 J / kg (Clase IIb, LOE C).

2010

Complejo ancho (> 0,09 Segundo) Taquicardia

cardioversión eléctrica se recomienda el uso de una dosis de energía a partir de 0,5 a 1 J / kg. Si esto falla, aumentar la dosis a 2 J / kg (clase I, LOE C).

 

no han sido revisados en 2015

2010

Shock séptico

ventilación asistida temprana puede ser considerado como parte de una estrategia de protocolo guiado para el shock

séptico

no han sido revisados en 2015

 

(Clase IIb, LOE C).

2010

Shock

séptico

Etomidato se ha demostrado para facilitar la intubación endotraqueal en recién nacidos y niños con efecto hemodinámico mínima, pero no use rutinariamente en pacientes pediátricos con evidencia de shock séptico (Clase III, LOE B).

no han sido revisados en 2015

2010

Trauma

No hiperventilar rutinariamente incluso en caso de lesión de la cabeza (Clase III,

LOE C).

no han sido revisados en

2015

2010

Trauma

Si el paciente tiene trauma maxilofacial o si sospecha una fractura de cráneo basilar, insertar un orogástrica en lugar de

 

no han sido revisados en 2015

 

un tubo nasogástrico (Clase IIa, LOE C).

2010

Trauma

En las circunstancias muy selectas de niños con paro cardiaco de un traumatismo penetrante con tiempos cortos de

transporte,

no han sido revisados en 2015

 

se recomienda realizar una toracotomía de resucitación (Clase IIb, NDE C).

2010

ventrículo único

Los neonatos en un estado pre-paro debido a la relación de flujo elevado-pulmonar a sistémica antes de la etapa I de

reparación

no han sido revisados en 2015

 

podría beneficiarse de un Pa CO2 de 50 a 60 mm Hg, que se puede conseguir durante la ventilación mecánica mediante la

 

reducción de la ventilación por minuto, aumentando la fracción inspirada de CO 2,

o la administración de opioides con o sin parálisis química (Clase IIb, LOE B).

 

2010

ventrículo único

Los neonatos en un estado de bajo gasto cardíaco siguientes I reparación etapa pueden beneficiarse de

vasodilatadores

 

no han sido revisados en 2015

 

sistémicos, tales como α- antagonistas adrenérgicos (por ejemplo, fenoxibenzamina) para tratar o mejorar el aumento de la

 

resistencia vascular sistémica, mejorar el suministro de oxígeno sistémica y reducen la probabilidad de un paro cardiaco (Clase

 

IIa, LOE B).

2010

ventrículo único

Otros fármacos que reducen la resistencia vascular sistémica (por ejemplo, milrinona o Nipride) también pueden

ser

 

no han sido revisados en 2015

 

considerados para los pacientes con excesiva Qp: Qs (Clase IIa, LOE B).

2010

ventrículo único

Durante la parada cardiorrespiratoria, es razonable considerar la oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO) para

los

no han sido revisados en 2015

pacientes con un solo ventrículo anatomía que han sido sometidos procedimiento de la Etapa I (Clase IIa, NDE

B).

( Continuado )

S538

Circulación

03 de noviembre 2015

2015 Pautas de actualización: Parte 12 Recomendaciones, Continuado

El año pasado

una opinión

Tema

Recomendación

comentarios

2010

ventrículo único

 

Hipoventilación puede mejorar el suministro de oxígeno en pacientes en un estado pre-paro con Fontan o hemi-Fontan / Glenn

no han sido revisados en 2015

 

bidireccional (BDG) fisiología (Clase IIa, LOE B).

 

2010

ventrículo único

 

ventilación por presión negativa puede mejorar el gasto cardíaco (Clase IIa,

LOE C).

 

no han sido revisados en

2015

2010

ventrículo único

Durante la parada cardiorrespiratoria, es razonable considerar la oxigenación por m embrana extracorpórea

(ECMO)

no han sido revisados en 2015

 

para los pacientes con fisiología de Fontan (Clase IIa, NDE C).

 

2010

Hipertensión pulmonar

Si la terapia intravenosa o inhalada para disminuir la hipertensión pulmonar se ha interrumpido, reinstituir que (Clase LOE C).

IIa,

no han sido revisados en 2015

2010

Hipertensión pulmonar

Considere la administración de óxido nítrico inhalado (iNO) o prostaciclina en aerosol o análogo para reducir la resistencia

no han sido revisados en 2015

 

vascular pulmonar (Clase IIa, LOE C).

 

2010

Hipertensión pulmonar

Si iNO no está disponible, considere la posibilidad de un bolo intravenoso de prostaciclina (Clase IIa,

NDE C).

 

no han sido revisados

en 2015

2010

Hipertensión pulmonar

ECMO

puede ser beneficioso si instituido temprano en la resucitación (Clase IIa,

LOE C).

no han sido revisados

en 2015

2010

Cocaína

 

Para vasoespasmo coronario considerar nitroglicerina (Clase IIa, LOE C), una benzodiazepina, yfentolamina (una α- adrenérgicos no han sido revisados en 2015

 

antagonista) (Clase IIb, LOE C).

 

2010

Cocaína

 

No des β- bloqueadores adrenérgicos (Clase III, LOE C).

 

no han sido revisados en 2015

2010

Cocaína

Para arritmia ventricular, considere bicarbonato de sodio (1 a 2 mEq / kg) administración (Clase IIb, LOE C), además del tratamiento estándar.

no han sido revisados en 2015

2010

Cocaína

Para prevenir las arritmias secundarias a infarto de miocardio, considere un bolo de lidocaína seguido de una infusión de lidocaína

no han sido revisados en 2015

 

(Clase IIb, LOE C).

 

2010

Antidepresivos tricíclicos y otros

No administrar Clase IA (quinidina, procainamida), Clase IC (flecainida, propafenona), o de la clase III (amiodarona y sotalol)

no han sido revisados en 2015

bloqueadores de los canales de sodio

antiarrítmicos, que puede exacerbar la toxicidad cardiaca (clase III, LOE C).

2010

Bloqueadores de los canales

de calcio

La eficacia de la administración de calcio es variable (Clase IIb, LOE C).

 

no han sido revisados en

2015

2010

Bloqueadores de los canales de calcio

Para bradicardia e hipotensión, considere vasopresores e inotrópicos tales como norepinefrina o epinefrina (Clase IIb, LOE C).

no han sido revisados en 2015

2010

Los

beta-bloqueadores

adrenérgicos

Altas dosis de infusión de epinefrina puede ser eficaz (Clase IIb,

LOE C).

 

no han sido revisados en

2015

2010

Los

beta-bloqueadores

adrenérgicos

Considere glucagón (Clase IIb, LOE C).

no han sido revisados en 2015

2010

Los

beta-bloqueadores

adrenérgicos

Considere una infusión de glucosa e insulina (Clase IIb, LOE C).

no han sido revisados en 2015

2010

Los beta-bloqueadores

adrenérgicos

No hay datos suficientes para hacer una recomendación a favor o en contra del uso de calcio (Clase IIb,

LOE C).

 

no han sido revisados en

2015

2010

Los

beta-bloqueadores

adrenérgicos

El calcio puede ser considerada si el glucagón y catecolaminas son ineficaces (Clase IIb, LOE C).

 

no han sido revisados en 2015

2010

Los opioides

Soporte de la oxigenación y la ventilación es el tratamiento inicial para la depresión respiratoria grave de cualquier causa (Clase

no han sido revisados en 2015

 

I).

2010

Los opioides

 

La naloxona revierte la depresión respiratoria de sobredosis de narcóticos (Clase I,

LOE B).

no han sido revisados en

2015

2010

Sistema respiratorio

Monitorear exhalado CO 2 ((((( PAG ETCO 2), especialmente durante el transporte y los procedimientos de diagnóstico (Clase IIa, LOE B).

no han sido revisados en 2015

2010

La dopamina

Valorar la dopamina para tratar el choque que no responde a los líquidos y cuando la resistencia vascular sistémica es

 

baja

no han sido revisados en 2015

 

(Clase IIb, LOE C).

 

2010

inodilatadores

 

Es razonable usar una inodilatador en un entorno altamente monitorizado para el tratamiento de la disfunción miocárdica

con

no han sido revisados en 2015

 

aumento de la resistencia vascular sistémica o pulmonar (Clase IIa, LOE B).

 

2010

Sistema neurológico

 

Es razonable que los adolescentes resucitados de repente, fue testigo, fuera del hospital paro cardiaco por FV (Clase IIa, NDE C).

 

no han sido revisados en 2015

2010

Sistema neurológico

temperatura monitor continuamente, si es posible, y tratar la fiebre (> 38 ° C) de manera agresiva con antipiréticos y

los

no han sido revisados en 2015

 

dispositivos de refrigeración porque la fiebre influye negativamente la recuperación de la lesión cerebral isquémica (Clase I Ia,

 

LOE C).

2010

Transporte interhospitalario

Monitorear exhalado CO 2 ((( detector cualitativo colorimétrico o capnografía) durante el transporte interhospitalario o intrahospitalaria

no han sido revisados en 2015

 

de pacientes intubados (Clase IIa, LOE B).

 

2010

La presencia de la familia durante

Siempre que sea posible, proporcionar a los miembros de la familia con la opción de estar presente durante la

 

no han sido revisados en 2015

la reanimación

 

reanimación de un bebé o niño (Clase I, Nivel de evidencia B).

 

2010

La presencia de la familia durante

Si la presencia de miembros de la familia crea estrés personal indebida o se considera perjudicial para la reanimación, a

 

no han sido revisados en 2015

la reanimación

 

continuación, miembros de la familia se les debe pedir respetuosamente que salir (Clase IIa, NDE

C).

2010

Las muertes súbitas sin explicación

Referir a las familias de los pacientes que no tienen una causa de la muerte encontrado en la autopsia a un profesional

de la

no han sido revisados en 2015

salud o centro con experiencia en arritmias (Clase I, NDE

C).

de Caen et al

Parte 12: Pediatric soporte vital avanzado

S539

referencias

1. Girotra S, Spertus JA, Li Y, Berg RA, Nadkarni VM, Chan PS; Asociación Americana del Corazón Get With The Guidelines-reanimación investigadores. tendencias de supervivencia en pediatría paros cardiacos en el hospital: un análisis desde Get With The Guidelines-Reanimación. Circ Cardiovascular Outcomes Qual.

2013; 6: 42-49. doi: 10.1161 /

CIRCOUTCOMES.112.967968.

2. Wolfe H, Zebuhr C, Topjian AA, Nishisaki A, Niles DE, Meaney PA, Boyle L, Giordano RT, Davis D, Priestley M, Apkon M, Berg RA, Nadkarni VM, Sutton RM. Interdisciplinario UCI interrogatorio paro cardíaco mejora la supervivencia de los resultados. Care Med Crit. 2014; 42: 1688-1695. doi:

para la reanimación cardiopulmonar y atención cardiovascular de urgencia. Circulación. 2010; 122 (Supl 3): S876-S908. doi: 10.1161 / CIRCULATIONAHA.110.971101.

12. de Caen AR, Maconochie IK, Aickin R, Atkins DL, Biarent D, Guerguerian AM, Kleinman ME, Kloeck DA, Meaney PA, Nadkarni VM, Ng KC, Nuthall G, Reis AG, Shimizu N, Tibballs J, Veliz Pintos R; en nombre del soporte vital básico pediátrico y pediátrica Vital Avanzado Soporte Capítulo colaboradores. Parte 6: soporte vital básico pediátrico y soporte vital avanzado pediátrico: 2015 Consenso Internacional sobre Reanimación Cardiopulmonar y Ciencia Cardiovascular Atención de emergencia las recomendaciones de tratamiento. Circulación. 2015; 132 (Supl

10.1097 / CCM.0000000000000327.

3. Matos RI, Watson RS, Nadkarni VM, Huang HH, Berg RA, Meaney PA, Carroll CL, Berens RJ, Praestgaard A, Weissfeld L, Spinella PC; Get Asociación Americana del Corazón con las directrices-Reanimación (Anteriormente el Registro Nacional de Reanimación Cardiopulmonar) Investigadores. Duración de la reanimación cardiopulmonar y la supervivencia impacto categoría de enfermedad y los resultados neurológicos de los paros cardíacos pediátricos en el hospital. Circulación.

2013; 127: 442-451. doi: 10.1161 / CIRCULATIONAHA.112.125625.

4. Berg RA, RM Sutton, Holubkov R, Nicholson CE, Dean JM,

Harrison

R, S Heidemann, Meert K, Newth C, Moler F, Pollack M, Dalton H, Doctor A, Wessel D, Berger J, Shanley T, Carcillo J, Nadkarni VM; Eunice Kennedy Instituto Nacional de Salud Infantil y Colaboración Red de Investigación Pediátrica de Cuidados Críticos Desarrollo Humano y de Shriver la Asociación Americana del Corazón Get With The GuidelinesResuscitation (anteriormente el Registro Nacional de Reanimación Cardiopulmonar) Investigadores. Proporción de UCIP en comparación con sala de reanimación cardiopulmonar eventos va en aumento. Care Med Crit. 2013; 41: 2292-2297. doi: 10.1097 / CCM.0b013e31828cf0c0.

1): S177-S203. doi: 10.1161 / CIR.0000000000000275.

13. Maconochie IK, de Caen AR, Aickin R, Atkins DL, Biarent D, Guerguerian AM, Kleinman ME, Kloeck DA, Meaney PA, Nadkarni VM, Ng KC, Nuthall G, Reis AG, Shimizu N, Tibballs J, Veliz Pintos R; en nombre del soporte vital básico pediátrico y pediátrica Vital Avanzado Soporte Capítulo colaboradores. Parte 6: soporte vital básico pediátrico y soporte vital avanzado pediátrico: 2015 Consenso Internacional sobre Reanimación Cardiopulmonar y Ciencia Cardiovascular Atención de emergencia las recomendaciones de tratamiento. Resucitación. 2015. En prensa.

14. Anwar-ul-Haque, Saleem AF, Zaidi S, Haider SR. La experiencia del equipo de respuesta rápida pediátrica en un hospital de tercer nivel en Pakistán. Indian J Pediatr. 2010; 77: 273-276.

15. caza EA, Zimmer KP, Rinke ML, Shilkofski NA, Matlin C, Garger C, Dickson C, Miller

MR.

La transición de un equipo tradicional código a un equipo médico de urgencia y la categorización de parada cardiopulmonar en un centro infantil. Arco Pediatr Adolesc Med. 2008; 162: 117-122. doi:

10.1001 / archpediatrics.2007.33.

5. Atkins DL, Everson-Stewart S, Sears GK, Daya M, Osmond MH, Warden CR, Berg RA; Los investigadores de reanimación Outcomes Consortium. Epidemiología y resultados de detención fuera de un hospital cardiaco en niños: la detención de Reanimación Consorcio de Resultados EpistryCardiac. Circulación. 2009; 119: 1484-1491. doi: 10.1161 /

CIRCULATIONAHA.108.802678.

6. Sutton RM, Caso E, Brown SP, Atkins DL, Nadkarni VM,

Kaltman

J, Callaway C, Idris A, Nichol G, Hutchison J, Drennan IR, Austin M, Daya M, Cheskes S, Nuttall J, Herren H, Christenson J, Andrusiek D, Vaillancourt C, Menegazzi JJ, Rea TD, Berg RA, Los investigadores República de China. Un análisis cuantitativo de pediatría fuera del hospital y la calidad

16. Sharek PJ, Parast LM, Leong K, Coombs J, Earnest K, Sullivan J, Frankel LR, Roth SJ. Efecto de un equipo de respuesta rápida en las tasas de mortalidad y de código en todo el hospital fuera de la

UCI en el Hospital de los Niños. JAMA. 2007; 298: 2267-2274. doi: 10.1001 / jama.298.19.2267.

17. Kotsakis A, Lobos AT, Parshuram C, Gilleland J, Gaiteiro R, MohseniBod H, Singh R, Bohn D; Ontario Pediatric Critical Care Respuesta en equipo. Implementación de un sistema de respuesta rápida multicéntrico en hospitales pediátricos académicos es eficaz. Pediatría. 2011; 128: 72-78. doi:

10.1542 / peds.2010-0756.

18. Hanson CC, Randolph GD, Erickson JA, Mayer CM, Brückel JT, Harris BD, Willis TS. Una reducción de los paros cardíacos y duración de inestabilidad clínica después de la implementación de un sistema de

de la reanimación de los adolescentes. Un informe de la República de China Epistry - Paro cardíaco. Resucitación.

2015; 93: 150-157. doi: 10.1016 / j.resuscitation.2015.04.010.

respuesta rápida pediátrica. Todos los niveles Med J. 2010; 86: 314-318. doi: 10.1136 /

qshc.2007.026054.

7. International Liaison Committee on Resuscitation. Parte 6: soporte vital básico y avanzado pediátrico: 2005 Consenso Internacional sobre Reanimación Cardiopulmonar y Ciencia Cardiovascular Atención de emergencia las recomendaciones de tratamiento. Resucitación. 2005; 67: 271-291.

8. de Caen AR, Kleinman ME, Chameides L, Atkins DL, Berg RA,

19. Zenker P, Schlesinger A, Hauck M, Spencer S, Hellmich T,

Finkelstein

M, Thygeson MV, Billman G. Aplicación y el impacto de un equipo de respuesta rápida en un hospital de niños. Jt Comm J Qual Saf paciente.

2007; 33: 418-425.

20. Brilli RJ, Gibson R, Luria JW, Wheeler TA, Shaw J, Linam M, Kheir J, McLain P, Lingsch T, Hall-Haering A, McBride M. Implementación de un equipo médico de urgencia en un gran previene hospital de enseñanza pediátrica paros respiratorios y cardiopulmonares fuera de la unidad de cuidados intensivos. Pediatr Care Med Crit. 2007; 8: 236-246; cuestionario 247. doi: 10.1097 / 01.

PCC.0000262947.72442.EA.

Berg

MD, Bhanji F, Biarent D, Bingham R, Coovadia AH, Hazinski MF, Hickey RW, Nadkarni VM, Reis AG, Rodríguez-Núñez A, Tibballs J, Zaritsky AL, Zideman D; Pediátrica vital básico y avanzado el capítulo Soporte colaboradores. Parte 10: soporte vital básico y avanzado pediátrico: 2010 Consenso Internacional sobre Reanimación Cardiopulmonar

Ciencia Cardiovascular Atención de emergencia las recomendaciones de tratamiento. 2010; 81 Suppl 1: E213-E259. doi:

y

Resucitación.

21. Tibballs J, S. Kinney Reducción de la mortalidad hospitalaria y de un paro cardíaco y muerte prevenible en

10.1016 / j.resuscitation.2010.08.028.

la introducción de un equipo médico de urgencia pediátrica. Pediatr Care Med Crit. 2009; 10: 306-312. doi:

10.1097 / PCC.0b013e318198b02c.

9. Morley PT, Lang E, Aickin R, Billi JE, Eigel B, Ferrer JME, Finn JC, Gent LM, Griffin RE, Hazinski MF, Maconochie IK, Montgomery WH, Morrison LJ, Nadkarni VM, Nikolaou NI, Nolan JP,

Perkins GD, Sayre RM, Travers AH, J Wyllie, Zideman DA, Parte 2: evaluación de la evidencia y la gestión de conflictos de intereses: 2015 Consenso Internacional sobre Reanimación cardiopulmonar y Ciencia Cardiovascular Atención de emergencia las recomendaciones de

tratamiento. Circulación. 2015; 132 (Supl 1): S40-S50. doi: 10.1161 / CIR.0000000000000271.

22. Randhawa S, Roberts-Turner R, Woronick K, DuVal J. implementación y mantenimiento de la práctica de

enfermería basada en la evidencia para reducir detención cardiopulmonar pediátrica. West J Nurs Res. 2011;

33: 443-456. doi: 10.1177 / 0193945910379585.

23. Carcillo JA, Davis AL, Zaritsky A. Función de reposición de líquidos temprana en el shock séptico pediátrico. JAMA. 1991; 266: 1242-1245.

24. Hartman ME, Linde-Zwirble WT, Angus DC, Watson RS. Tendencias en la epidemiología de la sepsis grave pediátrica. Pediatr Care Med Crit.

2013; 14: 686-693. doi: 10.1097 / PCC.0b013e3182917fad.

10. Lang E, Morley PT, Aickin R, Billi JE, Eigel B, Ferrer JME, Finn JC, Gent LM, Griffin RE, Hazinski MF, Maconochie IK, Montgomery WH, Morrison LJ, Nadkarni VM, Nikolaou NI, Nolan JP, Perkins GD, Sayre RM, Travers AH, J Wyllie, Zideman DA. Parte 2: Evaluación y gestión de conflictos de intereses pruebas: 2015 International Liaison Committee on Resuscitation Consenso sobre la reanimación cardiopulmonar y atención cardiovascular

de Ciencia Recomendaciones de urgencia y tratamiento. Resucitación. 2015. En

prensa.

11. Kleinman ME, Chameides L, Schexnayder SM, Samson RA, Hazinski MF, Atkins DL, Berg MD, de Caen AR, Fink EL, Freid EB, Hickey RW, Marino BS, Nadkarni VM, Proctor LT, Qureshi FA, Sartorelli K, Topjian A, van der Jagt EW, Zaritsky AL. Parte 14: soporte vital avanzado pediátrico:

2010 Directrices Asociación Americana del Corazón

25.

Balamuth F, Weiss SL, Neuman MI, Scott H, Brady PW, Paul R, Farris RW, McClead R, Hayes K, Gaieski D, Hall H, Shah SS, Alpern ER. sepsis grave pediátrica en hospitales de niños en

Estados Unidos. Pediatr Care Med Crit.

2014; 15: 798-805. doi: 10.1097 / PCC.0000000000000225.

26.

Maitland K, Kiguli S, Opoka RO, Engoru C, Olupot-Olupot P, Akech SO, Nyeko R, Mtove G, Reyburn H, Lang T, Brent B, Evans JA, Tibenderana JK, Crawley J, Russell CE, Levin M, Babiker AG, Gibb DM; FIESTA Grupo de Ensayos. La mortalidad después de bolo en niños

africanos con infección grave. N Engl J Med. 2011; 364: 2483-2495. doi: 10.1056 /

NEJMoa1101549.

27.

Upadhyay M, Singhi S, Murlidharan J, Kaur N, Majumdar S. evaluación aleatoria de la reanimación fluida con cristaloides (solución salina) y coloide (polímero a partir de gelatina degradada en solución salina) en el shock séptico pediátrico. Indian Pediatr. 2005; 42: 223-231.

descargado de

http://circ.ahajournals.org/

por invitado el 15 de octubre el año 2015

S540

Circulación

03 de noviembre 2015

28. Maitland K, Pamba A, Newton CR, Levin M. Respuesta a la reposición de volumen en niños con malaria grave. Pediatr Care Med Crit. 2003; 4: 426-

431. doi: 10.1097 / 01.PCC.0000090293.32810.4E.

29. Cifra H, Velasco J. Un estudio comparativo de la eficacia de 6% Haes-Steril y lactato de Ringer en la gestión de síndrome de choque del dengue. Choque Cuidado Crit. 2003; 6: 95-100.

30. Dung, NM, Día NP, Tam DT, Préstamo HT, HT Chau, Minh LN, Dieta TV, Bethell DB, Kneen R, Hien TT, NJ blanca, Farrar JJ. La reposición de líquidos en el síndrome de choque del dengue: una comparación

aleatorizada, de doble ciego de cuatro regímenes intravenosa de fluido. Clin Infect Dis. 1999; 29: 787-794.

doi: 10.1086 / 520435.

31. Ngo NT, Cao XT, Kneen R, testamentos B, Nguyen VM, Nguyen TQ, Chu VT, Nguyen TT, Simpson JA, Solomon T, White NJ, gestión de Farrar J. aguda del síndrome de choque del dengue: un estudio aleatorizado doble ciego comparación de 4 regímenes de fluidos por vía intravenosa en la primera hora. Clin Infect Dis. 2001; 32: 204-213. doi: 10.1086 / 318479.

32. Testamentos BA, Nguyen MD, Ha TL, Dong TH, Tran TN, Le TT, Tran VD, Nguyen TH, Nguyen VC, Stepniewska K, White NJ, Farrar JJ. Comparación de las tres soluciones de fluidos para la reanimación en el síndrome de choque del dengue. N Engl J Med. 2005; 353: 877-889. doi: 10.1056 /

NEJMoa044057.

33. Jones P, Peters MJ, Pinto da Costa N, Kurth T, Alberti C, Kessous K, Lode

N, S. Dauger atropina para la intubación de cuidados críticos en una cohorte de 264 niños y redujo la mortalidad relacionada con los efectos sobre la bradicardia. Más uno.

2013; 8: e57478. doi: 10.1371 / journal.pone.0057478.

34. Jones P, Dauger S, Denjoy I, Pinto da Costa N, Alberti C, Boulkedid R, Peters MJ. El efecto de la atropina sobre alteraciones del ritmo y de la conducción durante 322 intubaciones de cuidados

PCC.0b013e31828a8624.

críticos. Pediatr Care Med Crit. 2013; 14: E297 e289-. doi: 10.1097 /

35. Fastle RK, Roback MG. Pediatric secuencia de intubación rápida: incidencia de bradicardia y efectos del pretratamiento con atropina reflejo. Pediatr Emerg Care. 2004; 20: 651-655.

36. Dauchot P, Gravenstein JS. Efectos de atropina en el electrocardiograma en diferentes grupos de edad. Clin Pharmacol Ther. 1971; 12: 274-280.

37. Teele SA, Allan CK, Laussen PC, Newburger JW, Gauvreau K, Thiagarajan RR. Gestión y resultados en pacientes pediátricos que presentan miocarditis aguda fulminante. J Pediatr. 2011; 158: 638-643.e1. doi: 10.1016 / j. jpeds.2010.10.015.

38. N de Mos, van Litsenburg RR, McCrindle B, Bohn DJ, Parshuram CS. Pediátrica en el cuidado intensivo unidad parada cardiaca: incidencia, la supervivencia, y los factores predictivos. Care Med Crit. 2006; 34: 1209-15. doi: 10.1097 / 01. CCM.0000208440.66756.C2.

39. Wu ET, Li MJ, Huang SC, Wang CC, Liu YP, Lu FL, Ko WJ, Wang MJ, Wang JK, Wu MH. Encuesta

de los resultados de la RCP pediátrica de un paro cardíaco en el hospital en un centro médico en

Taiwán. Resucitación. 2009; 80: 443-448. doi: 10.1016 /

j.resuscitation.2009.01.006.

40. Lowry AW, Morales DL, Graves DE, Knudson JD, Shamszad P, Mott AR, Cabrera AG, Rossano JW. Caracterización de la oxigenación por membrana extracorpórea para el paro cardiaco pediátrico en

los Estados Unidos: análisis de la base de datos de hospitalización de los niños. Pediatr Cardiol. 2013; 34: 1422-1430. doi:

10.1007 / s00246-013-0666-8.

41. Odegard KC, Bergersen L, Thiagarajan R, Clark L, Shukla A,

D, Laussen PC. La frecuencia de los paros cardíacos en pacientes con cardiopatía

congénita sometidos a cateterismo cardíaco. Analg.

2014; 118: 175-182. doi: 10.1213 / ANE.0b013e3182908bcb.

42. Ortmann L, Prodhan P, Gossett J, Schexnayder S, Berg R, Nadkarni V, Bhutta A; Get Asociación Americana del Corazón con las directrices de reanimación investigadores. Los resultados después del paro cardiaco en el hospital en los niños con enfermedad cardiaca: un informe de Get With The

Wypij

Guidelines-reanimación.

Circulación.

2011; 124: 2329-2337. doi: 10.1161 / CIRCULATIONAHA.110.013466.

43. Morris MC, Wernovsky G, Nadkarni VM. Los resultados de supervivencia después de la reanimación cardiopulmonar extracorporal instituido durante las compresiones torácicas activos refractario tras un paro cardíaco pediátrico en el hospital.

Pediatr Care Med Crit. 2004; 5: 440-446.

44. Raymond TT, Cunnyngham CB, Thompson MT, Thomas JA, Dalton HJ, Nadkarni VM; Registro Nacional de la Asociación Americana del Corazón de RCP investigadores. Los resultados entre los recién nacidos, bebés y niños después de la reanimación cardiopulmonar extracorpóreo para refractaria hospitalaria paro cardiaco pediátrico: un informe del Registro Nacional de

entre el dióxido de carbono al final de la marea y calidad de la RCP durante tanto en el hospital y fu era del hospital paro cardíaco. Resucitación. 2015; 89: 149-154. doi:

10.1016 / j.resuscitation.2015.01.026.

47. Kitamura T, Iwami T, Kawamura T, Nagao K, Tanaka H, Nadkarni VM, Berg RA, Hiraide A; grupo de trabajo para la aplicación y Japón Todos registro Utstein del Fuego y la Agencia de Gestión de Desastres. Convencional y compresión torácica de sólo la reanimación cardiopulmonar por testigos para los niños que tienen paros cardiacos fuera del hospital: un estudio de cohorte basado en la población en todo el país prospectivo. Lanceta. 2010; 375: 1347-1354. doi:

10.1016 / S0140-6736 (10) 60064-5.

48. joven KD, Gausche-Hill M, McClung CD, Lewis RJ. Un estudio prospectivo, basado en la población de la epidemiología y la evolución de la parada cardiopulmonar pediátrica fuera del hospital. Pediatría. 2004; 114: 157-164.

49. Moler FW, Donaldson AE, Meert K, Brilli RJ, Nadkarni V, Shaffner DH, Schleien CL, Clark RS, Dalton HJ, Statler K, de ladrón KS, Hackbarth R, Pretzlaff R, van der Jagt EW, Pineda J, Hernan L, Dean JM; Pediatric Emergency Care Red de Investigación Aplicada. estudio de

cohortes multicéntrico de un paro cardiaco fuera del hospital pediátrico. Care Med Crit. 2011; 39:

141-149. doi: 10.1097 / CCM.0b013e3181fa3c17.

50. López-Herce J, García C, Rodríguez-Núñez A, Domínguez P, Carrillo A, Calvo C, Delgado MA; Grupo de Estudio de Español de la parada cardiorrespiratoria en niños. El resultado a largo plazo de la parada cardiorrespiratoria pediátrica en España.

Resucitación. 2005; 64: 79-85. doi: 10.1016 / j.resuscitation.2004.07.010.

51. Reis AG, Nadkarni V, Perondi MB, Grisi S, Berg AR. Un estudio prospectivo sobre la epidemiología de la reanimación cardiopulmonar pediátrica en el hospital con el estilo internacional de informes Utstein. Pediatría.

2002; 109: 200-209.