Вы находитесь на странице: 1из 114

Crecimiento Económico en El Salvador

Crecimiento Económico en El Salvador Alexander Monge ‐ Naranjo y Andr é s Rodr í guez

Alexander Monge Naranjo y Andrés Rodrí guezClare

Pennsylvania State University

Monge ‐ Naranjo y Andr é s Rodr í guez ‐ Clare Pennsylvania State University Documento

Documento en Proceso de Revisión

Índice de contenidos

1. Introducción y Resumen

4

2. Crecimiento en El Salvador: Algunas generalidades

Ingreso relativo y convergencia condicionada

3. Descomposición Sectorial de la Productividad Laboral

Aspectos metodológicos

Resultados

Análisis detallado de sectores clave

Resultados Análisis detallado de sectores clave Exportaciones Tradicionales Agricultura Turismo Textiles
Exportaciones Tradicionales Agricultura Turismo Textiles y Maquila en general Exportaciones e Inversión Externa
Exportaciones Tradicionales
Agricultura
Turismo
Textiles y Maquila en general
Exportaciones e Inversión Externa Directa
Productos étnicos y nostálgicos
Inversion Extranjera Directa
Exportaciones de servicios
El Clima de Negocios y de Inversión en El Salvador

4.

5.

19

28

36

36

39

45

46

47

50

50

58

71

73

75

76

6. Instituciones y políticas de apoyo a la productividad e innovación

7. Acumulación de destrezas y habilidades

8. Una política para la repatriación de salvadoreños

91

99

109

9. Referencias

112

Índice de Gráficos

Grafico I: Tasa de Crecimiento del PIB real agregado:

21

Gráfico II: Crecimiento del PIB per capita en El Salvador y países relacionados

22

Gráfico III. Tasa de Inversión en Capital Físico

24

Gráfico IV: Porcentaje de Familias pobres en El Salvador: 1991-2006

IV: Porcentaje de Familias pobres en El Salvador: 1991-2006 Gráfico V. Ingreso per capita de El

Gráfico V. Ingreso per capita de El Salvador relativo a países relacionados

Grafico VI. Ingreso per capita de El Salvador relativo a Centroamérica y Panamá

Gráfico VII. Productividad Total de Factores de América Latina, Asia y Europa Occidental,

Relativa a

Gráfico VIII: Productividad laboral en el sector agrícola

27

30

30

35

48

Productividad laboral en el sector agrícola 27 30 30 35 48 1997-2007 Gráfico IX: Presupuesto del

1997-2007

Gráfico IX: Presupuesto del gobierno en apoyo a la agricultura, 2001-2008

Gráfico X. El Salvador: Crecimiento de las exportaciones de maquila, 1991-2007

Gráfico XI. El Salvador: Empleo en las exportaciones de maquila, 1991-2007

Grafico XII. El Salvador: Exportaciones tradicionales, no tradicionales y maquila, 1990-2007

49

56

56

61

Gráfico XIII. El Salvador: Indice de Herfindahl de las exportaciones por código SAC, 8 dígitos,

71

73

78

89

Gráfico XIV. El Salvador: Inversión Externa Directa como % del PIB, 1999-2007

Grafico XV: Índice de Reformas para El Salvador y America Latina

Gráfico XVI: El Salvador: Tipo de Cambio Real bilateral con varios países, 1999-2007

Gráfico XVII. Tasa de analfabetismo estimada y proyectada en El Salvador y otros países para la

población entre 15 y 24 años, 1970-2015

101

Índice de Tablas

Tabla I. El Salvador: Productividad Laboral: Cambio Porcentual Anual por Sector

Tabla II. El Salvador: PIB por trabajador según rama de actividad económica

Tabla III. El Salvador: Contribución sectorial al crecimiento en la productividad laboral

Tabla IV. El Salvador: Distribución sectorial de trabajo

Tabla IV. El Salvador: Distribución sectorial de trabajo Tabla V. El Salvador: Descomposición del crecimiento de

Tabla V. El Salvador: Descomposición del crecimiento de la productividad: análisis sectorial

Tabla VI. Costa Rica: Descomposición del crecimiento de la productividad: análisis sectorial

Tabla VII: Evolucion Exportaciones y Empleo en IMANE, varios países, 2000-2006

Tabla VIII. El Salvador: Valor agregado nacional como fracción de exportaciones totales y por

trabajador

Tabla IX. El Salvador: Crecimiento Exportaciones No tradicionales, 1997-2007

Crecimiento Exportaciones No tradicionales, 1997-2007 (sin maquila), 1997-2007 Tabla X: El Salvador:

(sin maquila), 1997-2007

Tabla X: El Salvador: Descomposición del Crecimiento de las Exportaciones

Tabla XI. Descomposición crecimiento exportaciones, 1995 – 2004, SITC (rev. 3)

Tabla XII. Número de productos exportados, varios países, 1995 y 2004,

Tabla XIII. Descomposición crecimiento exportaciones, 1997-2006

Tabla XIV Posición relativa y puntaje en los doce pilares de Competitividad Global

Tabla XV Los seis factores más problemáticos para hacer negocios

Tabla XVI. Información por país de las facilidades para emprender un negocio

39

41

42

43

44

44

53

57

62

64

64

68

69

70

83

83

84

1. Introducción y Resumen

Al igual que el grueso de países Latinoamericanos, los últimos veinte años han

sido un período de profundas transformaciones para El Salvador. Lo distintivo del caso

salvadoreño está no sólo en obstáculos que el país ha tenido que enfrentar, sino también

grados de apertura internacional
grados
de
apertura
internacional

en

y

la profundidad y velocidad de sus reformas. En efecto, aunado a la reconciliación civil

la

democratización,

y

de

la

economía

liberalización

del

país

económica

ha

y

logrado

estabilidad

macroeconómica

de

que

consistentemente han hecho que El Salvador se considere un fiel seguidor del “Consenso

de

Washington.” Sin embargo, a pesar de su amplitud y profundidad, las reformas no han

lo cual equivale a una caída del 52% de
lo
cual
equivale
a
una
caída
del
52%
de

$1.5/kg,

tenido el impacto esperado en términos de crecimiento económico. El Salvador sigue

creciendo a una tasa muy lenta, y como veremos más abajo, está perdiendo terreno.

Parte del bajo crecimiento observado en El Salvador es atribuido a la mala suerte.

Durante los últimos años El Salvador ha sufrido shocks negativos que han afectado a casi

todos sus sectores productivos. Terremotos y huracanes castigaron al país y sus daños no

han sido enteramente recuperados. De 1998 a 2004, el precio del café pasó de $3.2/kg a

las

exportaciones

de

café.

Durante ese mismo período, el precio del azúcar disminuyó de $0.27 a $0.15, lo que

equivale a una caída de 46% de las exportaciones de azúcar. Las exportaciones de

camarón y langostino simplemente colapsaron por problemas ambientales fuera del

control del país. El algodón estuvo a punto de desaparecer de la canasta de productos de

El

Salvador. Encima de todo esto, China parece arrebatar algunos de los sectores claves

en

la industria de la maquila. Todos estos son shocks importantes que harían tambalear a

la economía de cualquier país. Sin embargo, creemos que aparte de la mala suerte, El

Salvador tiene un problema serio de crecimiento que quizás puede ser revertido con

buenas políticas.

En este trabajo presentamos nuestra visión acerca de los principales problemas

que enfrenta la economía salvadoreña para crecer. Nuestro trabajo se enmarca en la serie

para crecer. Nuestro trabajo se enmarca en la serie de investigaciones que se han hecho a

de investigaciones que se han hecho a lo largo de los últimos años (vg. Edwards 2003,

Hausmann y Rodrik 2005) sobre El Salvador, y al igual que dichos estudios, después de

examinar distintas fuentes de información, los autores presentamos un dictamen y

proponemos los lineamientos generales para una estrategia futura de política económica

que no sólo haga el crecimiento más rápido, sino también sostenido.

haga el crecimiento más rápido, sino también sostenido. En este trabajo enfrentamos la tarea de buscar

En este trabajo enfrentamos la tarea de buscar y arrojar alguna luz sobre las

causas del pobre desempeño de la economía salvadoreña, y proponer políticas para

revertirlo. Insistimos en que esta es una tarea formidable, pues el desarrollo económico es

un objetivo muy escurridizo. Si bien la ciencia económica ha dado pasos importantes en

entender mejor el comportamiento de ciertos agentes y mercados, las fluctuaciones

económicas y las amplias diferencias internacionales en los niveles de productividad

siguen sin entenderse a profundidad. No existe por tanto un solo modelo al que podamos

recurrir y resolver los problemas en El Salvador. A partir de esta confesión de ignorancia,

nuestra

estrategia

fue

examinar

datos,

aplicar

distintas

metodologías,

entrevistar

funcionarios, observadores

y empresarios,

e ir achicando

el

conjunto de posibles

explicaciones. A partir de las conclusiones de esta etapa, pasamos a una discusión de

políticas que podrían ser efectivas para acelerar el crecimiento.

Como explicaremos en detalle, nuestra visión general es que las limitantes al

crecimiento en El Salvador son muchas y muy complejas. No creemos que exista un

único “O-Ring” o talón de Aquiles en la economía salvadoreña y quizás para ningún otro

país subdesarrollado. 1 De hecho, históricamente, ha sido sumamente difícil para un país

subdesarrollado el lograr generar todas las condiciones necesarias para acelerar –y

generar todas las condiciones necesarias para acelerar –y sostener – su tasa de crecimiento y alcanzar

sostener – su tasa de crecimiento y alcanzar el desarrollo. 2 Más aún, recurrentemente, se

ponen de moda paradigmas centrados en unos pocos aspectos que han prometido eliminar

la pobreza en el mundo, sólo para ser descartados tras años de fracaso y frustración. 3

Contrario a estudios anteriores, no creemos en “silver bullets”, i.e. la posibilidad o

deseabilidad de identificar dos o tres “binding constraints” principales (billetes de cien

que alcancen para “desencadenar “binding constraints” pueden no ser
que
alcancen
para
“desencadenar
“binding
constraints”
pueden
no
ser

dólares tirados en el suelo)

dimensiones

y subsecuentemente proponer mejoras en dos o tres

a

Prometeo.”

Cuando

las

claves

debilidades son muchas y están interrelacionadas, como creemos es el caso en El

Salvador,

las

identificables

a

partir

de

comportamientos anómalos de precios, sean estos explícitos o implícitos. Por ejemplo,

debilidades conjuntas en la adopción de tecnología y en la formación de capital humano

pueden pasar desapercibidas pues en equilibrio se observa un “skill-premium” nulo o

pues en equilibrio se observa un “skill-premium” nulo o bajo. Aún más importante, el relajar una

bajo. Aún más importante, el relajar una de dichas “constraints” puede no ser productivo

a menos que (muchas) otras también sean relajadas. Por ejemplo, eliminar barreras a la

1 El O-ring fue el componente minúsculo que al fallar dio lugar a la explosión del transbordador Discovery. Michael Kremer en 1993 popularizó la visión que el desarrollo económico puede verse obstaculizada por un único –y quizás a primer vista insignificante—cuello de botella. Michael Kremer, "The O-Ring theory of economic development," Quarterly Journal of Economics 108 (1993):551-575. Véase también Jones

2007.

2 Véase el entretenido pero frustrante anecdotario de Easterly 2001.

3 En este respecto véase también Easterly, quien explicar los fundamentos y las razones que dieron lugar al fracaso a los modelos de desarrollo impulsados por los organismos multilaterales desde 1950.

adopción de tecnología avanzada puede no tener ningún impacto positivo a menos que se

eliminen las barreras –y hasta se estimule directamente—la formación del capital humano

necesario para operar dichas tecnologías.

Tal y como lo insinúan los ejemplos anteriores, nuestra visión general es que El

Salvador está muy lejos de estar efectivamente integrada a los mercados mundiales de

de estar efectivamente integrada a los mercados mundiales de conocimiento, ideas y tecnología. A pesar de

conocimiento, ideas y tecnología. A pesar de estar muy integrada en los mercados

internacionales de bienes y servicios, capital y hasta en algún grado en el mercado

internacional de trabajadores, el conocimiento productivo que continuamente se produce

y se renueva en el mundo, y que día a día se implementa en el diseño y producción de

bienes y servicios, no fluye hacia El Salvador en los volúmenes necesarios para generar

hacia El Salvador en los volúmenes necesarios para generar la tecnología. crecimiento. Estimamos que El Salvador,

la tecnología.

crecimiento.

Estimamos que El Salvador, dadas las condiciones actuales, no constituye

un destino atractivo para los factores rivales (con costo de oportunidad) y no rivales (sin

costo de oportunidad, pero quizás sí de uso) que conllevan el conocimiento productivo y

Por lo tanto, en este trabajo abogamos por una estrategia de crecimiento diseñada

alrededor de la atracción del conocimiento y la tecnología que ya se encuentren

disponibles en países desarrollados y aquella que se vaya a generar a futuro. Antes que

todo, resulta fundamental aclarar que ni la falta de atracción de conocimiento tecnológico

es un O-ring, ni tampoco una política de promoción efectiva de conocimiento y

tecnología es un “silver bullet.” De hecho, lograr hacer que un país sea un destino

atractivo para la tecnología y conocimientos mundiales es una tarea sumamente difícil y

compleja, que requiere infraestructura física adecuada, producción y renovación de

capital

humano

propicios,

un

clima

favorable

de

negocios,

instituciones

legales

competentes y creíbles, etc. y la cual puede ser dada al traste por una multitud de

factores. Nótese que hablamos de condiciones necesarias, no suficientes. Aunque El

Salvador se embarque en un programa bien diseñado y bien ejecutado de promoción

tecnológica y productiva, es siempre posible que alguna de sus debilidades frustre el

despegue económico. Nuestra visión es que si el país no se embarca en una estrategia

visión es que si el país no se embarca en una estrategia agresiva de promoción y

agresiva de promoción y actualización tecnológica, tendrá posibilidades muy limitadas de

alcanzar un crecimiento económico fuerte y sostenido.

Un ejemplo que nos corrobora esta visión, y que por demás es muy importante

para la economía salvadoreña, es el comportamiento del sector agrícola. Nuestra lectura

de lo que ha pasado en El Salvador en los últimos años nos indica que por muchos años el

en los últimos años nos indica que por muchos años el sector agrícola no fue objeto

sector agrícola no fue objeto de la atención debida, y en consecuencia entró en declive,

especialmente después de los shocks negativos mencionados arriba. Sin embargo, la

presente administración volvió a enfocarse en las necesidades productivas de ese sector.

Esto es sumamente importante porque, como mostraremos en detalle más abajo, aun con

el descuido que había venido sufriendo hasta hace poco, la agricultura es el sector que

contribuye más al crecimiento de la productividad laboral agregada del país.

Un aspecto que resulta fundamental en nuestra propuesta es la formación de

destrezas y de habilidades en la fuerza laboral. Este es un aspecto que encontramos

sumamente débil en la economía salvadoreña, no sólo en cuanto al stock de trabajadores

calificados, sino al flujo de nuevos trabajadores calificados en cada período.

Más aún,

creemos que la débil formación es generalizada a casi todos los niveles de trabajadores,

tal y como lo confirmaran distintos empresarios en nuestras entrevistas durante nuestra

visita a El Salvador. Creemos que la incapacidad del país en producir pronta y

eficientemente distintos tipos de trabajadores contribuye en gran medida a que clusters y

sectores de empresas no se expandan y desarrollen, y más aún, no nazcan en primer lugar,

o no se instalen en El Salvador y en su lugar escojan a otros países para sus operaciones.

El Salvador no puede pretender insertarse efectivamente en el mercado mundial de

conocimiento y tecnología a menos que produzca trabajadores capacitados en hacer uso

que se
que
se

productivo de ellos. Pensamos que para lograr lo último se requiere que El Salvador

ponga en marcha programas mucho más amplios y agresivos que los existentes (por

ejemplo, INSAFORP), que si bien parecen bien administrados, parecen quedarse cortos

de las necesidades del sector productivos, a tal punto que nos fueron descritos por un

empresario

como

un

“snack”.

En

este

sentido,

proponemos

implementen

programas de aprendizaje, educación vocacional y entrenamiento intra-empresa como los

educación vocacional y entrenamiento intra-empresa como los llevados a cabo en Corea del Sur y en

llevados a cabo en Corea del Sur y en Irlanda.

La capacidad de atraer y absorber tecnología y otro conocimiento productivo no

termina en las destrezas de los trabajadores, sino que requieren de actitudes, aptitudes,

destrezas y habilidades

empresariales, incluida la predisposición al riesgo. Por ejemplo,

embarcarse en la producción de un bien nunca antes producido en El Salvador, requiere

no solo el conocimiento tecnológico para administrar los procesos de producción

correctamente, sino también las habilidades necesarias para poder llevar a buen término

todos los papeleos legales, conseguir los trabajadores idóneos, obtener los materiales y

bienes intermedios, y posteriormente administrar el mercadeo, fijación de precios y

distribución del producto. Claramente, aunque ya se haya hecho con anterioridad, la

conducción de una empresa es un proceso sumamente complejo, donde muchas cosas

pueden fallar y por lo tanto, donde constantemente se está expuesto a riesgos. La

situación se puede tornar mucho más complicada si estamos considerando un bien nuevo,

pues más que riesgo el empresario enfrenta incertidumbre, i.e. una situación donde ni

siquiera se puede cuantificar confiablemente los peligros y las oportunidades. Peor aún si

estamos

pensando

en

mercados

internacionales,

donde

el

conocimiento

de

las

convenciones, patrones culturales y actores clave en esos mercados puede resultar

la gran mayoría de
la
gran
mayoría
de

fundamental para llevar a buen término las transacciones comerciales de la empresa.

Estas consideraciones son fundamentales para entender los retos que enfrenta hoy

la

economía

de

El

Salvador.

Al

igual

que

en

día

países

Latinoamericanos, a partir de 1980s, El Salvador cambió de una estrategia de integración

regional y de industrialización por substitución de importaciones a una estrategia de

por substitución de importaciones a una estrategia de apertura comercial, facilitada recientemente por acuerdos

apertura comercial, facilitada recientemente por acuerdos comerciales importantes.

En

este contexto, y al igual que muchos países que han liberalizado su economía, El

Salvador ha terminado exportando bienes nuevos, i.e. que sólo recientemente han

empezado a producir. También, al igual que otros países subdesarrollados, El Salvador ha

terminado exportando bienes que produce casi exclusivamente para exportar. Esto no

deja de ser un logro interesante, pues resulta mucho más difícil que para el caso de las

empresas de países desarrollados, que típicamente desarrollan un bien internamente antes

que típicamente desarrollan un bien internamente antes de exportarlo. Quizás las dificultades descritas para

de exportarlo.

Quizás las dificultades descritas para exportar, incluyendo la falta de una base

doméstica para la experimentación, y las externalidades positivas de descubrimiento de

mercado que hacen que la tasa social de retorno de explorar mercados sea mayor que la

tasa

privada,

han

justificado

la

creación

de

instituciones

facilitadoras

para

las

exportaciones en la gran mayoría de los países. Igualmente, se han creado instituciones

facilitadoras de la inversión extranjera directa. Respectivamente, dichas instituciones en

El Salvador son EXPORTA y PROESA.

Existen otras instituciones como BMI,

FONDEPRO y FOEX diseñadas para financiar y apoyar la actividad empresarial del país.

Al igual que INSAFORP, con la información que recabamos, quedamos con la

impresión que, grosso modo, estas instituciones están muy bien administradas, y alcanzan

instituciones están muy bien administradas, y alcanzan los objetivos y metas con que fueron definidos. Nos

los objetivos y metas con que fueron definidos. Nos llamó la atención positivamente el

grado de compromiso expresado en el hecho que la Vicepresidenta de la República tiene

como recargo la presidencia de PROESA. También quedamos sumamente optimistas con

el proyecto alrededor de la empresa de mantenimiento aeronáutico AEROMAN, la cual

vislumbramos como potencialmente el equivalente a INTEL en Costa Rica, i.e. un punto

y un Sin embargo, estamos convencidos que el
y
un
Sin
embargo,
estamos
convencidos
que
el

de partida para la formación de un cluster

multinacionales de tecnología avanzada.

punto de referencia para otras

Durante nuestra entrevista con las autoridades

de PROESA, también nos quedó la grata impresión de que existe una buena coordinación

de PROESA con INSAFORP y universidades e institutos tecnológicos. Dicha buena

impresión fue confirmada (con una única excepción) por los empresarios con los cuales

tuvimos oportunidad de entrevistarnos durante nuestra visita a El Salvador.

accionar

conjunto

de

dichas

instituciones es limitado. De partida, si bien consideramos loable el apoyo a la pequeña y

mediana empresa, creemos que instituciones como FONDEPRO deben abocarse

a

financiar y apoyar empresas que sean productivas, no necesariamente pequeñas, si es que

se pretende que lleguen a hacer diferencia. En efecto, empresas pequeñas que logren

concretar proyectos altamente productivos, eventualmente llegarán a crecer. Más aún,

empresas medianas o grandes pueden concebir proyectos de altísimo valor social. En

ambos casos, la exclusividad a sólo empresas pequeñas impediría que FONDEPRO

cumpliera un rol de favorecer al crecimiento de la productividad agregada de El Salvador.

En los casos de EXPORTA y PROESA, más allá de proyectos específicos, no se

vislumbra capacidad para generar clusters de empresas a un nivel que llegue a hacer una

verdadera diferencia en la economía salvadoreña. Quizás esto se deba al hecho que ambas

salvadoreña. Quizás esto se deba al hecho que ambas instituciones son relativamente jóvenes, y que sólo

instituciones son relativamente jóvenes, y que sólo con el tiempo, el aprendizaje

institucional pueda dar lugar a impactos de mayor envergadura. Quizás las limitantes

percibidas se deban a debilidades de la economía salvadoreña, como por ejemplo,

seguridad, capacitación laboral e infraestructura, que están fuera del control. Si fuese así,

reforzaría aún más nuestra visión que El Salvador necesita políticas más agresivas y que

solventar los problemas que se presentan regulaciones necesarias para poder insertarse
solventar
los
problemas
que
se
presentan
regulaciones
necesarias
para
poder
insertarse

internacional.

permitan

en

conjuntamente ataquen los limitantes a la actividad empresarial, tanto doméstica como

En general, El Salvador ha carecido de una red de políticas e instituciones que

la

expansión

de

sectores

económicos nacientes. Esta es una carencia que El Salvador comparte con muchos otros

países de la región Latinoamericana. En términos generales, estos problemas adquieren

distintas formas. En algunos casos el problema consiste en trabas burocráticas o ausencia

los

exigentes

mercados

de

en

internacionales. En otros casos el problema es la ausencia de infraestructura adecuada (ej.

red de frío y condiciones de transporte para alimentos) u otros insumos (ej., logística,

moldes, plásticos) claves para el sector que no son suplidos por el mercado por la

existencia de altos costos fijos. Pero tal vez el problema más serio es el de la carencia de

trabajadores con los conocimientos específicos requeridos por las empresas y la ausencia

de políticas e instituciones que permitan solventar este problema en el corto y mediano

plazo.

A la par de las políticas “horizontales” de apoyo a la productividad (ej.,

promoción de exportaciones con EXPORA, capacitación laboral a través de INSAFORP),

se requiere de un fuerte impulso de políticas “verticales” de apoyo a sectores particulares.

niveles tecnológicos,
niveles
tecnológicos,

Aquí siempre surge la preocupación de que esto implica “picking winners,” pero esta

crítica sería válida solo si la propuesta consistiera en escoger algunos sectores que a nivel

mundial

parecen

muy

dinámicos

y

exhiben

altos

como

nanotecnología, biotecnología y software. Esa no es la forma como pensamos que se

puede llevar a cabo esta estrategia de políticas de apoyo verticales. La idea más bien es

Se
Se

Rodríguez-Clare, 2007).

darse cuenta de que los sectores existentes que ya tienen niveles importantes de

exportaciones enfrentan obstáculos a su expansión pero también tienen el conocimiento

para poder descubrir cuáles son esos obstáculos y proponer acciones para superarlos (ver

trata entonces de establecer un proceso mediante el cual el sector privado

organizado por sectores o clústeres proponga estrategias para solventar sus problemas

específicos, y el Estado decida cuáles de estas iniciativas tienen la seriedad y promesa

necesarias para recibir su apoyo. No se trata, por supuesto, de que los sectores propongan

subsidios o incentivos fiscales, sino de iniciativas concretas que podrían incluir inversión

en infraestructura, mejoras en regulación, generación de recurso humano especializado,

fortalecimiento de las universidades nacionales, creación de laboratorios, apertura de

mercados extranjeros, atracción de inversiones clave para su desarrollo, etc. Dado el

conocimiento que ha adquirido sobre los sectores nacientes en el país, PROESA podría

constituirse

en

una

institución

clave

en

este

proceso.

Asimismo,

los

sectores

de

aeronáutica y de alimentos nostálgicos podrían recibir atención especial para iniciar este

tipo de estrategias sectoriales.

Un segundo componente de nuestras conclusiones es que a diferencia de otros

investigadores (vg. Hausmann

y Rodrik 2004), nosotros no consideramos que El

Hausmann y Rodrik 2004), nosotros no consideramos que El Salvador sea un caso ejemplar de las

Salvador sea un caso ejemplar de las políticas abogadas por el Consenso de Washington.

Por el contrario, consideramos que aunque menores que en el resto de Centroamérica,

aún persisten importantes trabas al buen funcionamiento de los mercados. Las trabas más

notables, son el problema generalizado de inseguridad y violencia, el cual, entre otras,

genera un muy serio problema de apropiación y desconfianza. Por otro lado, percibimos

persisten problemas de infraestructura.
persisten
problemas
de
infraestructura.

las políticas del gobierno.

todavía

un muy alto grado de incertidumbre y desconfianza sobre las instituciones del estado y

Aunque quizás menos notables que en Costa Rica y Nicaragua, en El Salvador

el

faltante

más

Probablemente

trascendental es con respecto a infraestructura de puertos necesaria para el comercio

exterior. En efecto, una queja generalizada entre los empresarios entrevistados es en los

atrasos en la construcción del puerto de La Unión, y en la necesidad de usar puertos

guatemaltecos y hondureños para la exportación e importación de bienes con el resto del

mundo.

Los problemas de infraestructura van mucho más allá. A pesar de ser un país

pequeño, El Salvador tiene importantes secciones de su territorio y de su población que

se encuentran fragmentadas debido a la mala calidad o inexistencia de carreteras. La

construcción de la

Longitudinal Norte será instrumental para la inserción de los

habitantes de las zonas rurales del norte en la economía salvadoreña. Sin embargo, otros

problemas persisten. Por un lado, el servicio de agua potable no es continuo ni

generalizado. Por otro lado, el país no ha llevado a cabo las inversiones necesarias para

aprovechar su potencial hidroeléctrico. Al día de hoy, el suministro de energía eléctrica

Al día de hoy, el suministro de energía eléctrica se constituye en una interrogante importante para

se constituye en una interrogante importante para invertir en un país que genera su

electricidad en gran parte a partir de hidrocarburos.

Finalmente, en El Salvador persisten serios problemas en la cobertura y calidad de

la salud, nutrición y educación básicas. Estas son pilares fundamentales dentro de las

políticas del paradigma del consenso de Washington para el funcionamiento eficiente de

consenso de Washington para el funcionamiento eficiente de tecnología. los mercados. Lejos de considerarlo un alumno

tecnología.

los mercados. Lejos de considerarlo un alumno graduado con honores del Consenso de

Washington, el cual correctamente se frustra por no recibir los dividendos de su esfuerzo,

consideramos que El Salvador es un estudiante con materias pendientes muy importantes,

y que dichas falencias, en parte, pueden explicar la falta de crecimiento. Pero, como

dejamos claro arriba, nuestra visión es que El Salvador, si es que pretende alcanzar la

senda de un crecimiento sostenido, debe ir mucho más allá de las políticas del Consenso

de Washington y promover activamente la adopción y absorción de conocimientos y

Al igual que cualquier otro país, la economía de El Salvador tiene aspectos

idiosincrásicos

que

merecen

ser

considerados

para

el

estudio

de

su

crecimiento

económico. En el caso de El Salvador, estos rasgos especiales son de suma importancia.

En primer término, todavía está reciente la pacificación después de casi dos décadas de

conflicto civil armado. Las manifestaciones de este fenómeno son vastas, e incluyen: (i)

incertidumbre sobre las políticas de un eventual gobierno del Frente Farabundo Martí

para

la

Liberación

Nacional

(FMLN),

(ii)

una

masa

importante

de

salvadoreños

desplazados a otros países, principalmente Estados Unidos de América, (iii) polarización

en las creencias de la población. Muy aunado al conflicto armado, está el hecho que una

proporción la población de emigrantes salvadoreños (o con ligamen muy cercano a El

de emigrantes salvadoreños (o con ligamen muy cercano a El Salvador) se constituyen en una significativa

Salvador) se constituyen en una significativa y sostenida de entradas de capital, las

cuales, obviamente, repercuten en el comportamiento de dos precios fundamentales para

el crecimiento a corto y a mediano plazo: las tasas de interés y el tipo de cambio real.

Finalmente, a partir del 2001, El Salvador formalmente abandona su moneda, el colón, y

adopta el dólar americano como moneda de curso legal. Con dicha medida, El Salvador

renuncia a la conducción de política monetaria y limita su flexibilidad en política

de política monetaria y limita su flexibilidad en política monetaria. Estas características especiales de la economía

monetaria.

Estas características especiales de la economía salvadoreña implican limitantes en

la

la conducción de la política económica en busca del crecimiento. Por ejemplo,

evidencia empírica sugiere que una sub-valuación real de la moneda parece ser favorable

para el crecimiento (véase Rodrik 2008). La dolarización implica que El Salvador no

puede hacer uso de una devaluación real para aumentar el crecimiento, y nosotros no

consideramos oportuno en estos momentos contemplar la reversión al colón, pues los

costos de dicha reversión compensarían con creces cualquier ganancia posible. De esta

manera, El Salvador está obligado a enfocarse en políticas que directamente impacten su

productividad y eficiencia, y la acumulación de capital físico y humano. Dicha disciplina,

a largo plazo, puede ser lo más saludable, pues evita la tentación de sacrificar estabilidad

por crecimiento, y terminar sin alcanzar ni una ni el otro.

Estas

características

especiales

no

sólo

implican

limitantes,

sino

también

oportunidades para el crecimiento de El Salvador. Un caso de altísima importancia para

el

país

lo

constituye

la

población

emigrante

(principalmente

en

EE.UU.)

y

los

subsecuentes flujos de remesas familiares. Tal y como es ampliamente discutido, las

remesas son muy significativas en la economía salvadoreña, rondando un 17% del PIB, y

Por otro lado, tal y
Por
otro
lado,
tal
y

se constituyen en un rubro básico para el financiamiento de las importaciones. Esto ha

hecho que se piense en las remesas como una fuente de “Enfermedad Holandesa” que

baja el tipo de cambio real, encarece la mano de obra y los bienes y servicios locales, y

frena

e

impide

el

crecimiento

de

las

exportaciones.

como

demostramos en el modelo del apéndice, la opción de emigrar como trabajador no

calificado a EE.UU. reduce los incentivos de acumular habilidades empresariales y por lo

incentivos de acumular habilidades empresariales y por lo tanto deprimir el crecimiento del país. La contraparte,

tanto deprimir el crecimiento del país. La contraparte, sin embargo, es que la población

emigrante salvadoreña en EE.UU. constituye una fuente de oportunidades de crecimiento.

Un caso concreto son las exportaciones de bienes “nostálgicos.” Tal y como discutimos

en detalle, estas exportaciones se han disparado vertiginosamente en los últimos años, y

creemos que existe todavía mucho espacio para su crecimiento. Más aún, dichos

mercados pueden ser utilizados de trampolín para acceder al mercado de consumidores

Latinos y en general en EE.UU., pues los conocimientos de mercados (consumidores,

reguladores, intermediarios, convenciones, etc.) que se adquieren, por ejemplo, para

vender pupusas a los salvadoreños en Washington D.C., pueden ser útiles para vender

muchos otros bienes a muchos otros consumidores en muchas otras ciudades y países.

Otra ventana de oportunidad que abre la población salvadoreña en EE.UU. es la

posible

repatriación

de

trabajadores

calificados.

En

principio,

es

más

fácil

atraer

salvadoreños o individuos con vínculos familiares en El Salvador, que nacionales de

otros países.

Por lo tanto, una política que logre atraer a salvadoreños entrenados con

conocimientos tecnológicos y de mercados, incluyendo habilidades lingüísticas que hoy

en día son escasas en el país, lograría ampliar la angosta base empresarial y de

habilidades del país. Consideramos que El Salvador tiene mucho margen por hacer en

Consideramos que El Salvador tiene mucho margen por hacer en este campo. Nuestro trabajo prosigue de

este campo.

Nuestro trabajo prosigue de la siguiente manera. En la sección dos revisamos las

generalidades del crecimiento en El Salvador, y argumentamos que el problema de falta

de crecimiento es muy grave a la luz de la comparación de países relacionados, pues

a la luz de la comparación de países relacionados, pues encontramos que en lugar de avanzar,

encontramos que en lugar de avanzar, el país pierde terreno en términos relativos. En la

sección tres descomponemos el crecimiento de la productividad laboral entre los sectores

de las exportaciones, dándole énfasis
de
las
exportaciones,
dándole
énfasis

comportamiento

de la economía y separamos el crecimiento de la productividad por cada sector y las

ganancias o pérdidas de productividad agregada debidas a reasignaciones entre sectores.

Posteriormente, analizamos el detalle del comportamiento de sectores clave, como la

maquila, el sector agrícola, turismo y pesca. En la sección cuatro analizamos el

a

la

participación

de

las

exportaciones nuevas como métrica del grado de “self-discovery” en la economía

salvadoreña. Interesantemente, encontramos que contrario a los resultados de Hausmann

y Rodrik (2004), la economía salvadoreña parece exhibir un grado de self-discovery que

no es demeritorio, principalmente a la luz de las experiencias de países relacionados.

Una vez analizadas las principales características del crecimiento en El Salvador

procedemos a analizar sus limitantes. Primero, en la sección cinco, analizamos el clima

de negocios y de inversión en El Salvador y lo comparamos con países relacionados y

países

considerados

líderes

mundiales.

Es

precisamente

en

esta

sección

donde

argumentamos que El Salvador tiene tareas pendientes muy importantes antes de poder

graduarse del Consenso de Washington. Posteriormente, en la sección seis, estudiamos la

acumulación

de

destrezas

productivas

en

El

Salvador

y

lo

comparamos

con

las

instituciones

de

países

que

han

sido

exitosos

en

la

atracción

y

absorción

de

exitosos en la atracción y absorción de conocimientos y tecnologías extranjeras, y que a partir de

conocimientos y tecnologías extranjeras, y que a partir de eso han logrado desarrollarse.

En la sección siete discutimos las instituciones de soporte a la innovación empresarial y

expresamos nuestra visión de cómo deberían diseñarse y conducirse dichas instituciones.

Finalmente, en la sección ocho discutimos las oportunidades de política que se abren con

discutimos las oportunidades de política que se abren con la presencia masiva de salvadoreños en EE.UU.,

la presencia masiva de salvadoreños en EE.UU., y lo comparamos con las políticas

2.
2.

adoptadas por otros países. 4

Crecimiento en El Salvador: Algunas generalidades

El bajo ritmo de crecimiento en El Salvador desde mediados de los 90s ha sido

objeto de estudio y debate desde hace varios años. El pobre desempeño de la economía

salvadoreña resulta particularmente sorprendente por la percepción de que el país adoptó

amplias y profundas reformas estructurales en esa década. Es común escuchar el

argumento que las “pruebas básicas” que se pueden realizar para diagnosticar una

economía estancada no muestran ningún problema agudo: el país tiene condiciones que

son de moderadas a buenas en una serie de indicadores básicos, como estabilidad

4 En trabajo independiente a este estudio, los autores estudian teóricamente el impacto de la emigración de empresarios y trabajadores sobre el crecimiento de un país y el impacto de políticas que logren atraer destrezas y habilidades de país más avanzados, incluyendo, aquellos en los emigrantes del país.

macroeconómica, calidad de instituciones, infraestructura, educación, acceso a crédito,

etc. En efecto, en el 2003 Sebastián Edwards proyectaba que, dada la amplitud y

profundidad de las reformas que había llevado a cabo El Salvador, “la economía estará

bien posicionada para crecer a un ritmo rápido, una vez [cambiasen] las condiciones

económicas mundiales.” Como argumentaremos a brevedad, las condiciones económicas

Como argumentaremos a brevedad, las condiciones económicas cambiaron, y El Salvador siguió creciendo a una tasa

cambiaron, y El Salvador siguió creciendo a una tasa modesta.

argumentaremos a brevedad, las condiciones económicas cambiaron, y El Salvador siguió creciendo a una tasa modesta.

Grafico I: Tasa de Crecimiento del PIB real agregado: 1991-2007.

(p) 2007

(p) (p)

1997 (r) 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006

1991 1992 1993 1994 1995 1996

Tasa de Crecimiento del PIB real, 1991 - 2007

8.0%

7.0%

6.0%

5.0%

4.0%

3.0%

2.0%

1.0%

0.0%

1991 1992 1993 1994 1995 1996 Tasa de Crecimiento del PIB real, 1991 - 2007 8.0%
8.0% 7.0% 6.0% 5.0% 4.0% 3.0% 2.0% 1.0% 0.0% El problema que el bajo crecimiento no

El problema que el bajo crecimiento no se revertía empezó a notarse más

gravemente a mediados de los 90s. Como muestra el gráfico I, la tasa de crecimiento del

90s. Como muestra el gráfico I, la tasa de crecimiento del PIB real cayó de 6.2%

PIB real cayó de 6.2% en promedio durante el período 1990 – 95, a menos de 2% en

1996. La recuperación del 1997, cuando la tasa de crecimiento aumentó a 4.2%, fue

pasajera; la expansión de la economía más bien comenzó a caer en forma continua,

aproximadamente medio punto porcentual por año, hasta llegar de nuevo a menos de 2%

en el 2001, y en los tres años siguientes el crecimiento se mantuvo alrededor del 2%. Así,

aunque durante algunos años se pudo mantener la ilusión de que el problema de bajo

crecimiento era algo temporal, causado por la crisis internacional, o la recesión en los

EE.UU., o el Huracán Mitch, o los terremotos, esa ilusión se fue desvaneciendo poco a

poco. En el año 2004 ya el país contaba con un período de 5 años en que crecía a no más

de 2.3%, y para el 2005 ya eran 6 años en que no crecía a más de 3.4%.

La recuperación de los años recientes podría ser motivo de aliento, dar lugar a la

esperanza que, por fin, las reformas están surtiendo los efectos esperados. Sin embargo,

lo cierto es que esta recuperación es poca cosa si se compara con el auge que han

experimentado países relacionados a El Salvador y la región latinoamericana en general

durante este período. El gráfico II compara el crecimiento del producto per capita de El

Salvador

con

el

crecimiento

de

países

relacionados,

a

saber,

los

otros

países

Centroamericanos y Panamá (promediados de acuerdo a sus respectivas poblaciones), los

principales países socios comerciales (promediados por volumen de comercio con El

comerciales (promediados por volumen de comercio con El Salvador en 2006) y los principales países destino

Salvador en 2006) y los principales países destino de exportaciones salvadoreñas

(ponderadas de acuerdo a su participación en 2006), y EE.UU., el principal socio

comercial de El Salvador y el líder tecnológico y comercial del mundo.

Gráfico II: Crecimiento del PIB per capita en El Salvador y países relacionados

Tasas de Crecimiento de El Salvador y países relacionados 4 El Salvador CA y P
Tasas de Crecimiento de El Salvador y países relacionados
4
El Salvador
CA y P
3.5
SociosComerciales
DestinosExportacion
3
EE.UU
2.5
2
1.5
1
0.5
0
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
-0.5
Año
Tasa Crecimiento producto per capita

Como puede verse, la desaceleración del 2001 observada en El Salvador es

compartida por los países relacionados. Nótese sin embargo, que antes y después, la tasa

de crecimiento en El Salvador está consistentemente por debajo. En efecto, el mundo en

general observaba un período de rápido crecimiento en el 2004, y El Salvador permanecía

estancado. Fue sólo en el 2006 y el 2007 que el crecimiento se acelera, pero a una tasa

muy por debajo de la observada por países cercanos como Honduras y Costa Rica, donde

las tasas de crecimiento per capita superaban el umbral del 4% anual.

Es precisamente en el año 2004 que Ricardo Hausmann y Dani Rodrik elaboran

un influyente estudio aplicando la metodología --que junto con Andrés Velasco estaban

la metodología --que junto con Andrés Velasco estaban contemporáneamente proponiendo -- llamada Growth

contemporáneamente proponiendo -- llamada Growth Diagnostics (ver Hausmann et. al.,

2005). Hausmann y Rodrik (HR) arguyen que El Salvador no padece problemas de

insuficiencia en el crédito (las tasas de interés activas son bajas, y el acceso al crédito

internacional es relativamente bueno), ni problemas de inversión en capital humano y

físico (según

ellos, la educación

y la infraestructura son

aceptables). Su análisis

y la infraestructura son aceptables). Su análisis Salvador. 5 conllevaba a la conclusión que la economía

Salvador. 5

conllevaba a la conclusión que la economía salvadoreña ofrecía una baja tasa de retorno

privado, y que eso explicaba las bajas tasas de de inversión. Por ejemplo, el gráfico III

la inversión como porcentaje del PIB aumento de 13% a 20% de 1990 al 95, pero luego

cayó de nuevo al 15% en 1996, y se ha mantenido estable alrededor del 16% de ahí en

adelante, muy por debajo de las tasas observadas en economías crecientes como China, o

países relacionados, como Honduras, que están creciendo a una tasa más rápida que El

5 De acuerdo a la Penn World Table, version 6.2. la tasa de inversión en El Salvador es aun más baja, no llegando ni al 10%, muy por debajo a las tasas en China, Honduras, y Estados Unidos.

Gráfico III. Tasa de Inversión en Capital Físico

Tasa de Inversion, 1990 - 2006

0.25

0.2

0.15

0.1

0.05

0

¿Qué puede explicar una baja tasa de retorno privado a la inversión en capital 1990
¿Qué puede explicar una baja tasa de retorno privado a la inversión en capital
1990
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 humano y físico? Por una parte,

humano y físico? Por una parte, altos impuestos, sean estos implícitos o explícitos. Por

otro lado, externalidades positivas que no son capturadas por el inversionista. Luego de

desechar el primer problema, HR concluyeron que el principal problema (o binding

HR concluyeron que el principal problema (o binding nuevos sectores exitosos en el país. constraint )

nuevos sectores exitosos en el país.

constraint) era la existencia de externalidades, en particular la no internalización por

parte de los empresarios de los beneficios sociales asociados al descubrimiento de nuevas

actividades en las cuales el país tenga ventaja comparativa y por lo tanto pueda

exportador. En efecto, HR proclamaban que el problema del bajo rendimiento privado de

la inversión se podía deber a problemas de coordinación que impidieran que surgieran

Más abajo examinaremos la hipótesis que un bajo

grado de “auto-descubrimiento” es la limitante al crecimiento económico y pondremos

serias dudas a las conclusiones de HR.

Más aún, en este trabajo vamos a argumentar que las reformas en El Salvador no

han sido tan amplias ni tan profundas como popularmente se cree, y más bien el país

tiene mucho trecho por recorrer en ese sentido, y que si lo hiciere, quizás, lograría

acelerar su tasa de crecimiento. Por otro lado, creemos que el acertijo del bajo

crecimiento merece revisarse, pues se basa en datos que, como veremos a continuación,

tienen serios problemas de medición, y que hace sospechar que el crecimiento efectivo

está subestimado, quizás muy seriamente.

efectivo está subestimado, quizás muy seriamente. En efecto, la encuesta de hogares muestra una tasa de

En efecto, la encuesta de hogares muestra una tasa de crecimiento de la población

ocupada (empleo) del 2.8% anual de 1990 a 2005. El Banco Central de Reserva para ese

período estima una tasa de crecimiento del PIB de 3.8%, lo cual arroja una tasa de

crecimiento de la productividad laboral de alrededor de 1% anual. Esta tasa es baja si se

compara con países económicamente exitosos como Chile, China e Irlanda, pero cerca

del promedio latinoamericano. Sin embargo, estos cálculos están basados en un dato

seriamente equivocado sobre la población total, pues el censo realizado en el 2007

encontró que la población era 18.3% menor a la estimada, muy probablemente debido a

que la emigración hacia los EE.UU. ha continuado por muchos años sin ser debidamente

EE.UU. ha continuado por muchos años sin ser debidamente detectada por las cifras demográficas. El ajuste

detectada por las cifras demográficas.

El ajuste más natural a estos cálculos, si bien bastante crudo, es asumir que la

población ocupada es también 18.3% menor que la estimada. Nótese que esto es sin duda

alguna este porcentaje debería ser aún mayor, pues la fracción de trabajadores activos

dentro de los emigrantes es mayor que la fracción de trabajadores dentro de la población

en general. 6

En todo caso, prorrateando la disminución de la fuerza laboral, tendríamos

que la tasa de crecimiento del empleo sería solo 1.4%, arrojando una tasa de crecimiento

6 De hecho, de acuerdo al censo, el 48% de la población en El Salvador es masculina, lo cual es un balance que en el caso salvadoreño apunta a la emigración, dada la mayor incidencia de emigración que normalmente se observa.

del PIB por trabajador de un mucho más significativo 2.3% anual, que es mucho más alta

de la que se ha dado en la región y en América Latina.

Queremos insistir en que nosotros tomamos estos cálculos sólo como un indicio

sugestivo de que hay una subestimación en el crecimiento, y que no tenemos manera de

tener estimaciones confiables del crecimiento reciente en El Salvador hasta que el Banco

del crecimiento reciente en El Salvador hasta que el Banco Central de Reserva corrija sus estimaciones.

Central de Reserva corrija sus estimaciones.

Las principales razones de nuestra

prudencia antes de anunciar que no hay un acertijo de crecimiento para el país son dos.

Primero, tal y como nos indicaron dos personeros del Banco Central, cambios en la

población total pueden afectar las estimaciones del PIB total. Segundo, no tenemos una

las estimaciones del PIB total. Segundo, no tenemos una manera confiable de asignar en el tiempo

manera confiable de asignar en el tiempo los cambios en la población, y en específico, en

la fuerza laboral. Por lo tanto, no podemos indicar los años en los cuales los sesgos de

medición

indicar

si

el

mayor

más acentuados. Por ejemplo, no en el PIB por trabajador, que hace
más
acentuados.
Por
ejemplo,
no
en
el
PIB
por
trabajador,
que
hace

fueron

podemos

crecimiento se dio en la primera o en la segunda parte de los 1990s.

No obstante, existe evidencia independiente, i.e. basada en indicadores que no

basados

que

el

crecimiento

están

sospechar

efectivamente ha sido mayor al estimado por los datos del Banco Central. Quizás el

indicador más importante, no sólo por su relevancia directa sino también por su

no sólo por su relevancia directa sino también por su disponibilidad, es la evolución de la

disponibilidad, es la evolución de la pobreza. El gráfico IV, el cual se muestra a

continuación, muestra que porcentaje de familias pobres cayó a la mitad, al pasar de un

60% en 1991 hasta un aproximado de 30% en el 2006.

Gráfico IV: Porcentaje de Familias pobres en El Salvador: 1991-2006 Porcentaje de familias pobres 70
Gráfico IV: Porcentaje de Familias pobres en El Salvador: 1991-2006
Porcentaje de familias pobres
70
60
50
40
30
20
10
0

Aunado al problema de medición del crecimiento del PIB, la reducción en la

de medición del crecimiento del PIB, la reducción en la 41% a un 36% en el

41% a un 36% en el período 1990 – 2002 (CEPAL).

pobreza puede estar siendo gobernada por las remesas de los emigrantes salvadoreños.

Independientemente de sus determinantes, bajo cualquier estándar, y a menos que sea

inducida por un cambio en la metodología de medición, esta es una caída vertiginosa en

la tasa de pobreza de cualquier país.

Desde luego, el combate a la pobreza se compara

muy favorablemente con lo que ha ocurrido en la región latinoamericana. Por ejemplo, el

porcentaje de familias pobres en México cayó de 36% a 32% del 1992 al 2003 de acuerdo

a datos de la CEPAL. Para la región Latinoamericana como un todo, la caída es de un

En resumen, una mirada más cercana al crecimiento económico de El Salvador

deja un sabor agridulce. Por un lado, el repunte observado es muy poca cosa comparado

con el resto del mundo, y en particular con respecto a los países más cercanos a El

Salvador. Por otro lado, el crecimiento puede ser mayor al que se ha venido creyendo,

tanto por problemas de medición, como por la caída efectiva de la pobreza.

Ingreso relativo y convergencia condicionada

La

teoría

dominante

de

crecimiento

en

economía

es

la

de

convergencia

condicionada (condicional convergente) y nos dice que en el largo plazo los países crecen

y nos dice que en el largo plazo los países crecen a una tasa común, mientras

a una tasa común, mientras que sus niveles de ingreso relativos difieren en razón de

diferencias en instituciones, políticas, y condiciones geográficas. El crecimiento en el

largo plazo del mundo se debe al avance de la frontera tecnológica mundial. Un país

como el salvador toma el avance tecnológico mundial como exógeno, aunque para el

mundo este puede ser endógeno o quasi-endógeno. Lo que sí es importante es que la

o quasi-endógeno. Lo que sí es importante es que la internacionales. Por frontera tecnológica se determina

internacionales. Por

frontera tecnológica se determina a nivel mundial, y las políticas y otras características en

cada país determinan su nivel de ingreso en relación a los otros países.

Para acelerar su crecimiento, un país subdesarrollado como El Salvador, deberá

llevar a cabo políticas que lo acerquen a la frontera tecnológica mundial. Aunados a este

acercamiento a la frontera, el país también vería acelerarse –y debería incentivar—una

aceleración en su acumulación de capital físico y humano. Si bien los “determinantes

país” pueden estar muy determinadas por condiciones geográficas, un país siempre puede

mejorar su ingreso relativo mejorando sus instituciones y políticas y sus relaciones

ejemplo, China a finales de los 70s tenía un ingreso per capita que

era aproximadamente un 4% del de EE.UU. Los cambios que se dieron en los 80s (zonas

especiales para exportación, liberalización de precios agrícolas en el margen, libertad

para operar empresas a nivel comunal) implicaron un mejoramiento enorme en los

determinantes país, de tal forma que el nivel de ingreso relativo de largo plazo en China

parece haberse triplicado, al pasar del 4% en 1980 al 12% en el 2000. Más aún, se espera

que China siga acortando terreno en los años venideros. Obviamente, el tránsito entre

estos dos niveles a lo largo de un par de décadas explicar la vigorosa y aceleración en la

tasa de crecimiento que hemos observado para China en estos años.

Una forma de ver si las políticas implementadas en El Salvador llevan a acortar la

Salvador. podrían proveer de
Salvador.
podrían
proveer
de

brecha con los países desarrollados es comparando su ingreso per capita con el del líder

mundial, EE.UU, que a su vez es el principal socio comercial de El

.su ingreso

relativo. También es muy ilustrativo comparar el comportamiento de países que por su

proximidad

benchmark

cultural,

política,

geográfica

y

económica,

algún

para juzgar el desenvolvimiento de El Salvador. Para los años de 1950 a

2004, gráficos V y VI muestran los datos tomados de la PWT, v. 6.2. de ingreso per

muestran los datos tomados de la PWT, v. 6.2. de ingreso per capita de El Salvador

capita de El Salvador relativo al de EE.UU., al de los otros países Centroamericanos y

Panamá (individualmente y promediados por sus poblaciones en 2006), al de los

principales socios comerciales (promediados por volumen de comercio con El Salvador

en 2006) incluyendo y excluyendo a EE.UU. y al de los principales países destino de

exportaciones salvadoreñas (ponderadas de acuerdo a su participación en 2006).

Ingreso per-capita relativo de El Salvador

Gráfico V. Ingreso per capita de El Salvador relativo a países relacionados

Ingreso Relativo de El Salvador con países relacionados

1.3 1.1 0.9 EE.UU Socios Comerciales 0.7 CA y P Destinos Exportac. Soc.Com. No EE.UU.
1.3
1.1
0.9
EE.UU
Socios Comerciales
0.7
CA y P
Destinos Exportac.
Soc.Com. No EE.UU.
0.5
0.3
0.1
1950
1960
1970
1980
1990
2000
Año
Grafico VI. Ingreso per capita de El Salvador relativo a Centroamérica y Panamá Ingreso relativo
Grafico VI. Ingreso per capita de El Salvador relativo a Centroamérica y Panamá
Ingreso relativo de El Salvador con países Centroamericanos y Panamá
Costa Rica
2.30
Guatemala
Honduras
2.10
Nicaragua
Panama
CA y P
1.90
1.70
1.50
1.30
1.10
0.90
0.70
0.50
Ingreso per capita relativo de El Salvador

1950

1960

1970

Año

1980

1990

2000

En primer término, observemos que desde 1950, El Salvador ha consistentemente

perdido terreno, pues, con respecto a EE.UU, pasa de tener un ingreso per capita de

27.5% en 1950, a uno de sólo 13.5% en 2004. ¡Esta fracción es menos de la mitad!

Notemos que al inicio de la muestra, durante los 1950s, El Salvador más bien empezó

acortando distancias, pero inició su descenso secular en los 1960s. Relativo a los países

su descenso secular en los 1960s. Relativo a los países líderes del mundo, estos datos hacen

líderes del mundo, estos datos hacen prever que las instituciones y políticas económicas

salvadoreñas, más que ayudar al crecimiento han sido negativas, y sugieren que si El

La

Salvador ha crecido en términos absolutos, es por que el mundo lo ha empujado.

preponderancia del comercio con EE.UU. hace que el ingreso relativo de El Salvador con

los sus socios comerciales y los con los países destino de sus exportaciones, sean

virtualmente paralelos al relativo a EE.UU. Si excluimos a este último del cálculo,

observamos que las fluctuaciones del ingreso relativo de El Salvador son mucho más

pronunciadas, y están grandemente determinadas por las fluctuaciones con respecto a los

países Centroamericanos. Es importante notar que la brecha entre socios comerciales no-

que incluye China, y Centroamérica y Panamá, se esta ensanchando debido al

y Centroamérica y Panamá, se esta ensanchando debido al EE.UU., vertiginoso crecimiento de China de los

EE.UU.,

vertiginoso crecimiento de China de los últimos veinte años.

Podemos notar que El Salvador empieza por encima de Centroamérica y Panamá

y de sus socios comerciales no-EE.UU. Pero desde el principio de la muestra empieza a

perder terreno hasta el auge de 1974-1977. Para 1976 El Salvador parecía querer

recuperar su posición en los 50s. Sin embargo, es partir de 1978 cuando, en gran parte

por el conflicto armado, que el país inicio el colapso, del cual no ha logrado recuperarse

hoy en día. El gráfico indica que El Salvador gana terreno con respecto a Centroamérica

durante la primera mitad de los 90s. Sin embargo, tal y como lo muestra el gráfico VI,

esto se debe en gran parte al colapso de algunos de los otros países Centroamericanos, no

tanto a los méritos del crecimiento económico salvadoreño. En efecto, desde mediados de

los 80s, El Salvador ha ganado terreno con respecto a Guatemala, y a partir de los 90s

(excepto en los últimos años) con respecto a Honduras y a Nicaragua. El gráfico muestra

que la comparación con el promedio de Centroamérica y Panamá esconde diferencias

el promedio de Centroamérica y Panamá esconde diferencias muy marcadas en el comportamiento de los países,

muy marcadas en el comportamiento de los países, pues mientras El Salvador gana

terreno con respecto a los países del Norte, i.e. Guatemala, Honduras y Nicaragua, está

perdiendo terreno, muy marcadamente, con los países del Sur, i.e. Costa Rica y Panamá.

El caso más sobresaliente es la comparación con Panamá, pues de tener un ingreso de 1.3

veces el ingreso panameño en 1950, los salvadoreños pasan a tener un ingreso de sólo

Una manera de formalizar y disciplinar la
Una
manera
de
formalizar
y
disciplinar
la

muy útil a considerar en El Salvador.

56% en el 2004. En términos acumulados, Panamá ha crecido más del doble que El

Salvador, y esa diferencia sería aún más marcada si agregáramos los últimos tres años.

Creemos que la consistencia y agresividad de la política panameña puede ser un ejemplo

discusión

de

convergencia

condicionada, es a través de estimar los determinantes país es a con una regresión

econométrica de crecimiento (cross-country growth regression). Tomemos por ejemplo

el estudio de Loayza et. al. (2004). Comparando el desempeño de los distintos países con

el desempeño en Chile (el país de mayor éxito en los 80s y 90s en la región) vemos que

El Salvador tuvo una tasa de crecimiento inferior en aproximadamente 2 puntos

porcentuales. Si El Salvador hubiese tenido condiciones “estructurales” (educación,

finanzas, comercio, instituciones) como las de Chile, su menor ingreso inicial (en 1990 el

ingreso per cápita en El Salvador era la mitad del de Chile) hubiese implicado una tasa de

crecimiento de 1.6 puntos porcentuales mayor. Pero las condiciones estructurales de El

Salvador eran inferiores a las de Chile. Loayza et. al. (2004) estima que el impacto

negativo de esta situación es de una tasa de crecimiento de 2.6 puntos porcentuales

menos en Chile que en El Salvador. Esto implica que si estas condiciones se mantuviesen

constantes, el ingreso per cápita en El Salvador en el largo plazo sería no la mitad, sino la

en El Salvador en el largo plazo sería no la mitad, sino la cuarta parte del

cuarta parte del nivel en Chile. Esto nos dice que las condiciones estructurales de El

Salvador no son para pensar que el país debería estar experimentando una mayor tasa de

crecimiento de la que ha tenido recientemente. Esas condiciones no tan adversas como en

otros países de la zona, pero quizás El Salvador tiene un nivel de ingreso que ya

plenamente refleja esas condiciones, por lo que no es de esperar un crecimiento mayor

por lo que no es de esperar un crecimiento mayor que el de tendencia. Queremos cerrar

que el de tendencia.

Queremos cerrar esta sección señalando que es bien sabido que otros países en

América Latina han sufrido de manera similar a El Salvador (véase, entre otros, Blyde y

Fernández-Arias, 2007). Por ejemplo, Argentina, Perú, Guatemala y Nicaragua, también

vieron sus ingresos relativos caer en 50%. Otros países vieron sus ingresos relativos bajar

en alrededor de un 30% en este período: Costa Rica, Uruguay, Chile, Jamaica y

Honduras. Esto lo que quiere decir es que los determinantes país en América Latina se

habían deteriorado en forma importante. ¿Qué causó esta debacle? Esta es una pregunta

de la mayor importancia y es motivo de debate. Una interpretación posible es que la

adopción del esquema de sustitución de importaciones hizo que los países descuidaran la

búsqueda de altos niveles de productividad en los sectores de ventaja comparativa, a la

vez que el deterioro de la coyuntura macroeconómica generó alta inflación, incertidumbre

y el colapso de la inversión en educación e infraestructura. Otra posibilidad es un cambio

en la naturaleza del avance tecnológico haga que a partir finales de 1970s, inversiones

especializadas en habilidades y conocimientos sean más importantes para que puedan ser

traducidas en productividad, y que los países latinoamericanos no se prepararon para esa

forma de skill-biased technical change.

Hacia finales de los 80s y en los 90s América Latina adoptó un conjunto de

los 80s y en los 90s América Latina adoptó un conjunto de reformas estructurales que se

reformas estructurales que se suponían mejorarían sus determinantes país. Sin embargo,

13 países sufrieron una reducción en su ingreso relativo del 90 al 2000, incluidos

Honduras, Nicaragua y Guatemala. Junto con otros 8 países (incluidos Costa Rica y

Panamá), El Salvador logró escapar a esta nueva caída, aumentando su ingreso relativo

ligeramente de 13.1 a 13.8. El mal desempeño relativo de la región es en buena medida

El mal desempeño relativo de la región es en buena medida de los 70s a 60%

de los 70s a 60% en el 2000.

por la pobre evolución de la PTF. De acuerdo al gráfico VII, tomado de Cavalcanti-

Ferreira et. al. (2006) la PTF en América Latina relativa a EE.UU. cayó de 90% a fines

Gráfico VII. Productividad Total de Factores de América Latina, Asia y Europa Occidental, Relativa a EE.UU.

Gráfico VII. Productividad Total de Factores de América Latina, Asia y Europa Occidental, Relativa a EE.UU.
Gráfico VII. Productividad Total de Factores de América Latina, Asia y Europa Occidental, Relativa a EE.UU.

3. Descomposición Sectorial de la Productividad Laboral

El crecimiento del PIB en ESV fue de 2.9% anual en el período 1997-2006. Con

una tasa de crecimiento de la población ocupada de 3% anual, la tasa de crecimiento de la

productividad laboral en este período fue ligeramente negativa. Una forma de arrojar un

período fue ligeramente negativa. Una forma de arrojar un poco de luz sobre este pobre desempeño

poco de luz sobre este pobre desempeño es a través de un análisis sectorial.

Aspectos metodológicos Cuando tomamos en cuenta la dimensión sectorial, el crecimiento agregado en la

productividad puede deberse tanto al crecimiento en la productividad de los distintos

tanto al crecimiento en la productividad de los distintos sectores como a la reasignación de factores

sectores como a la reasignación de factores desde sectores con baja hacia sectores con

alta productividad. Nuestro objetivo es entender cuáles son los sectores que están

contribuyendo con el crecimiento de la productividad y en qué medida la reasignación de

factores está colaborando en este proceso. El análisis se realiza para la productividad

laboral. Los datos de empleo por sector provienen de la Dirección General de Estadísticas

y Censos de El Salvador (DIGESTEC) mientras que los datos de PIB vienen del Banco

Central de El Salvador. Dado que las categorías de empleo por sector presentan un nivel

mayor de desagregación que las correspondientes a los datos de producción, se procedió a

agregarlas de manera tal de que se mantuviera la correspondencia con los datos del PIB.

En particular, la categoría de “servicios varios” incluye servicios comunales, sociales,

personales, domésticos y de gobierno. Además dado que no se cuenta con datos de

empleo en algunas categorías menores, el dato de PIB a precios de mercado incluido

omite estas categorías. El análisis se realiza para el período 1997-2006, que dividimos en

dos sub-períodos: 1997 - 2002, 2002-2006.

Formalmente, el objetivo que buscamos con este ejercicio es calcular la fracción

del crecimiento del PIB por trabajador que se debe al crecimiento en los distintos sectores

– dada la distribución inicial del empleo entre los sectores – y la fracción que se debe a la

entre los sectores – y la fracción que se debe a la reasignación del trabajo desde

reasignación del trabajo desde sectores con baja productividad hacia sectores con alta

productividad laboral. Nótese que la productividad laboral en la economía como un todo

es el promedio ponderado de las productividades laborales en los distintos sectores,

donde la ponderación es la proporción de trabajo que utiliza cada sector. Formalmente,

y = ∑ i ly i i ∆y = ∑   ∆ly ( )
y =
∑ i
ly
i
i
∆y =
  ∆ly
(
)
+ l
(
∆y
)
+∆l
(
)(
ii
i
i
i
i

, donde y es el PIB por trabajador, y i es el valor agregado por trabajador en el

sector i, y l i es la proporción del total de trabajadores empleados en el sector i. Así, el

cambio absoluto en el PIB por trabajador puede expresarse como:

y

i

)

Dividiendo por y ambos lados, obtenemos la expresión en términos de tasas de

crecimiento:

(1)

y

y

=

i

(





yy 

ll

+

ii

y

)

y

i

yy

ii

i

(

+∆

l

i

)

yy 

  yy 

ii

i

El primer término en el lado derecho es el componente de crecimiento que

proviene de la reasignación del trabajo entre sectores. Este término es conocido en la

literatura como “shift share”.

asociado

al

incremento

de

El segundo término es el componente de crecimiento

la

productividad

en

los

distintos

sectores,

dada

una

distribución inicial del empleo, y dados los niveles iniciales de productividad sectorial en

y dados los niveles iniciales de productividad sectorial en relación a la productividad promedio de la

relación a la productividad promedio de la economía. El tercer término es un producto

cruzado que surge de la interacción de estos dos componentes.

Es necesario hacer algunas consideraciones sobre la validez de este análisis. En

primer lugar, se asume que la reasignación del factor trabajo entre sectores no genera

cambios en la productividad media de cada sector. De lo contrario, el cambio en y i que

Otro supuesto implícito en este análisis
Otro
supuesto
implícito
en
este
análisis

aparece en el segundo y el tercer término del lado derecho de la ecuación (1) estaría en

parte explicado por la reasignación del trabajo, por lo que no se podría concluir que el

primer término recoge todo el shift share. En la medida en que el capital también se

reasigne entre sectores, la interpretación de éste último como shift share es más

es

que

el

factor

trabajo

es

justificada. 7

homogéneo, pues de lo contrario podría suceder que la razón por la que el producto

medio es mayor en un sector que en otro es que los trabajadores tienen distintos niveles

de escolaridad. En este caso, podría interpretarse como shift share lo que en realidad es el

7 Considérese el caso de una reasignación del factor trabajo desde el sector agrícola al sector industrial, donde el producto medio (Y/L) es mayor. El producto medio del trabajo podría ser mayor en la industria simplemente porque usa una mayor proporción de capital, en cuyo caso el producto marginal podría ser igual en ambos sectores. En este contexto, una reasignación de trabajo desde agricultura hacia industria sin una reasignación del capital, no implicaría ningún shift share positivo, pero el primer término del lado derecho de la ecuación (*) sí sería positivo. Lo que ocurriría es que el producto medio en la industria decrecería, y esto sería capturado por el segundo y tercer términos del lado derecho de la ecuación (*). Sin embargo, si el capital también se reasigna desde agricultura hacia industria, entonces el producto medio de la industria no cambiaría en forma significativa, por lo que el componente de shift share en el segundo y tercer términos del lado derecho de la ecuación (*) sería insignificante, y el primer término sería entonces una buena aproximación al shift share total.

efecto de un aumento de la escolaridad que genera una reasignación de trabajo hacia los

sectores más intensivos en el uso de capital humano. Finalmente, otra consideración

importante en este análisis es que, a diferencia del ejercicio típico de contabilidad del

crecimiento, en este caso no se supone una situación de equilibrio general donde el

salario es igual al producto marginal del trabajo que es el mismo en todos los sectores.

marginal del trabajo que es el mismo en todos los sectores. Resultados Es ilustrativo considerar por

Resultados Es ilustrativo considerar por separado los distintos componentes que aparecen en

la ecuación (1). En primer lugar, podemos calcular el crecimiento de la productividad

(siempre debe leerse productividad laboral) en los distintos sectores. Aunque en la

presentamos la tasa de crecimiento anual, pues esto facilita la comprensión. Rama 1997-2002 2002-2006 1997-2006
presentamos la tasa de crecimiento anual, pues esto facilita la comprensión.
Rama
1997-2002
2002-2006
1997-2006
Agricultura, Caza, Silvicultura y Pesca
Explotación de Minas y Canteras
Industria Manufacturera
Electricidad, Gas y Agua
Construcción
Comercio, Restaurantes y Hoteles
Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones
Servicios Financieros y Seguros
Servicios varios
PIB subtotal
3.02%
2.32%
2.71%
-10.72%
10.01%
-2.04%
-1.11%
2.59%
0.52%
10.96%
5.09%
8.31%
3.97%
-6.53%
-0.84%
-3.44%
-0.46%
-2.13%
4.23%
0.90%
2.74%
-2.89%
-0.62%
-1.89%
-3.69%
-2.47%
-3.15%
-0.10%
-0.01%
-0.06%

ecuación (1) estas tasas son de cambio porcentual en el período completo, aquí

Tabla I. El Salvador: Productividad Laboral: Cambio Porcentual Anual por Sector

Enfocándonos en la última columna, llama la atención la tasa negativa de

crecimiento en el sector de servicios financieros y seguros. Esto resulta sorprendente

porque después del sector de servicios varios, este es el sector más dinámico en términos

de empleo, habiendo aumentado su tamaño en términos de contratación laboral en casi el

doble, pasando de 62 mil trabajadores en 1997 a 115 mil en el 2006. Posiblemente, aquí

en 1997 a 115 mil en el 2006. Posiblemente, aquí estamos frente a un problema de

estamos frente a un problema de datos de empleo o medición del valor agregado en este

sector. Algo similar ocurre en varios sectores: el sector “construcción” mostró una tasa

muy negativa de cambio en el período 2002-2006, justo cuando el sector se expandió de

136 mil a 181 mil empleos; el sector “comercio, restaurantes y hoteles” exhibió una tasa

de -2.1% mientras que la contratación aumenta desde 508 mil hasta 803 mil empleados;

el sector “servicios varios” mostró una tasa de crecimiento de -3.15% al tiempo que la

mostró una tasa de crecimiento de -3.15% al tiempo que la contratación pasó de 367 mil

contratación pasó de 367 mil a 524 mil empleados.

Comparado con este comportamiento negativo en servicios, el sector agrícola

comportamiento negativo en servicios, el sector agrícola muestra un crecimiento que parece aceptable, con un 2.7%

muestra un crecimiento que parece aceptable, con un 2.7% anual en todo el periodo. Sin

embargo, hay que tomar en cuenta que este sector tenía en 1997 una productividad

laboral sumamente baja. Como se muestra en el siguiente cuadro, este sector tenía por

mucho la productividad más baja de la economía. Dadas estas condiciones sería de

esperar que el sector mostrase una cierta convergencia hacia los niveles más altos en el

resto de la economía, lo que implicaría tasas de crecimiento de la productividad mucho

más altas.

Tabla II. El Salvador: PIB por trabajador según rama de actividad económica

Rama 1997 2002 2006 Agricultura, Caza, Silvicultura y Pesca Explotación de Minas y Canteras Industria
Rama
1997
2002
2006
Agricultura, Caza, Silvicultura y Pesca
Explotación de Minas y Canteras
Industria Manufacturera
Electricidad, Gas y Agua
Construcción
Comercio, Restaurantes y Hoteles
Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones
Servicios Financieros y Seguros
Servicios Varios
PIB
1643
1906
2089
17501
9927
14541
4524
4278
4739
2833
4766
5812
1902
2311
1764
2684
2253
2212
5507
6776
7023
3506
3027
2953
2097
1737
1571
2719
2705
2704

Si combinamos la tasa de crecimiento con la importancia de cada sector, podemos

al crecimiento total es la agricultura.
al
crecimiento
total
es
la
agricultura.

contribución

encontrar la contribución de cada sector al crecimiento de la economía agregada. En el

siguiente cuadro muestra los resultados, con tasas totales (no anuales) de crecimiento

para los distintos sectores multiplicado por la proporción de la fuerza de trabajo

contratada por el sector a inicios de cada período. El sector que hace una mayor

Los

sectores

de

“comercio,

restaurantes y hoteles” y “servicios comunales, etc.” hacen contribuciones negativas

importantes. Llama la atención que el sector de manufactura hace una contribución muy

baja al crecimiento. Esta contribución es incluso negativa en el período 97 - 2002.

Tabla III. El Salvador: Contribución sectorial al crecimiento en la productividad laboral

Rama 1997-2002 2002-2006 1997-2006 Agricultura, Caza, Silvicultura y Pesca Explotación de Minas y Canteras
Rama
1997-2002
2002-2006
1997-2006
Agricultura, Caza, Silvicultura y Pesca
Explotación de Minas y Canteras
Industria Manufacturera
Electricidad, Gas y Agua
Construcción
Comercio, Restaurantes y Hoteles
Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones
Servicios Financieros y Seguros
Servicios Varios
Suma
4.23%
1.90%
5.13%
-0.04%
0.07%
-0.01%
-0.88%
1.95%
0.75%
0.50%
0.10%
0.41%
1.43%
-1.34%
-0.49%
-3.96%
-0.52%
-5.26%
1.07%
0.16%
1.23%
-0.41%
-0.10%
-0.68%
-3.05%
-1.80%
-4.88%
-1.10%
0.40%
-3.81%
Nota: no son tasas anuales sino tasas totales para cada período.
que los sectores de “transporte,
que
los
sectores
de
“transporte,

laboral en todos los sectores es muy parecida.

Pasamos ahora a analizar el primer componente del lado derecho de la ecuación

(1), que captura la forma en que la reasignación de factores contribuye a aumentar la

productividad agregada. Lo primero que debemos observar son las diferencias en la

productividad entre sectores. Como vimos anteriormente, y de acuerdo con la experiencia

internacional en países pobres, agricultura es el sector con una menor productividad,

y

comunicaciones”

y

mientras

almacenamiento

“financieros y seguros” exhiben altas productividades. Es interesante notar que lo mismo

sucede en Costa Rica durante los 60s, pero ya para fines de los 90s, la productividad

Estos resultados sugieren que la fuerza de trabajo debería reasignarse desde la

agricultura hacia manufactura y ciertos servicios: deberíamos observar una disminución

en la participación del sector agrícola en la contratación de trabajo y un aumento del

sector manufactura y de los sectores de servicios. Esto es lo que generalmente se observa

en los países subdesarrollados que todavía se encuentran en un proceso de “urbanización”

y es lo que sucedió en Costa Rica en los 70s y 80s de acuerdo a Rodríguez-Clare, Sáenz y

Trejos (2003). Pues bien, en El Salvador observamos que efectivamente se reduce la

participación del sector agrícola en la contratación de trabajo, pasando de 26% al 19% de

en la contratación de trabajo, pasando de 26% al 19% de 1997 al 2006. Por otro

1997 al 2006. Por otro lado, en este período se observa una expansión del sector de

“comercio, restaurantes y hoteles” desde 25% a 30% y también expansiones en los otros

sectores de servicios (“financieros y seguros” y “servicios varios”). Sin embargo, el

sector de manufactura no se expande, sino que incluso se contrae ligeramente, pasando de

16.1% a 15.8%, con una contracción fuerte del 2002 al 2006.

Tabla IV. El Salvador: Distribución sectorial de trabajo Rama 1997 2002 2006 Agricultura, Caza, Silvicultura
Tabla IV. El Salvador: Distribución sectorial de trabajo
Rama
1997
2002
2006
Agricultura, Caza, Silvicultura y Pesca
Explotación de Minas y Canteras
Industria Manufacturera
Electricidad, Gas y Agua
Construcción
Comercio, Restaurantes y Hoteles
Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones
Servicios Financieros y Seguros
Servicios Varios
26.3%
19.7%
18.9%
0.1%
0.1%
0.1%
16.1%
18.1%
15.8%
0.7%
0.4%
0.4%
6.7%
5.7%
6.7%
24.6%
28.7%
29.9%
4.6%
4.3%
4.5%
3.0%
4.1%
4.3%
17.8%
18.9%
19.5%

Podemos ahora finalmente presentar los resultados del ejercicio en forma

resumida, lo cual hacemos en la Tabla V:

Tabla V. El Salvador: Descomposición del crecimiento de la productividad:

análisis sectorial

1997-2002

2002-2006

1997-2006

Crecmiento dada la composic. Sectorial Crec. cambio composición L (shif share) Productos cruzados (%) -2.23%
Crecmiento dada la composic. Sectorial
Crec. cambio composición L (shif share)
Productos cruzados (%)
-2.23%
2.38%
0.24%
4.19%
-1.58%
2.43%
-2.48%
-0.85%
-3.24%
Tasa crecimiento productividad laboral
-0.52%
-0.05%
-0.57%
Nota: las tasas de crecimiento no son anualizadas sino que son tasas de cambio para todo el período
La reasignación de factores desde agricultura hacia servicios es lo único que contribuye a
un shift share positivo. El crecimiento de la productividad laboral al nivel sectorial ofrece
una contribución muy baja en todo el período, sobre todo por el bajo crecimiento en
servicios, lo cual más que compensa la contribución positiva de la agricultura. Resulta interesante, de
servicios, lo cual más que compensa la contribución positiva de la agricultura.
Resulta interesante, de nuevo, comparar estos resultados con los datos para Costa
Rica, según Rodríguez-Clare, Sáenz y Trejos (2003), los cuales reproducimos en la tabla
VI:
Tabla VI. Costa Rica: Descomposición del crecimiento de la productividad: análisis
sectorial
1963-73
1973-80 1980-84 1984-98
Crecmiento dada la composic. Sectorial
Crec. cambio composición L (shif share)
Productos cruzados (%)
25.7%
-0.9%
-9.0%
5.7%
12.1%
9.6%
0.7%
2.5%
-2.5%
-4.5%
-0.2%
-2.1%
Tasa crecimiento productividad laboral
35.3%
4.1%
-8.5%
6.1%

Nota: las tasas de crecimiento no son anualizadas sino que son tasas de cambio para todo el período

Tal y como habíamos mencionado anteriormente, la reasignación de factores fue

un factor importante en el crecimiento de la productividad en Costa Rica en los 60s y 70s,

pero dejó de serlo en los 80s y 90s, cuando ya el sector agrícola era pequeño y las

diferencias en productividad entre sectores se habían casi eliminado. Sin embargo, en el

período 84-98 Costa Rica pudo crecer (aunque no mucho) por una contribución positiva

del crecimiento de la productividad sectorial, lo cual no se está dando en El Salvador.

En resumen, podemos decir que desde un punto de vista sectorial, el bajo

crecimiento de la productividad en El Salvador se debe a la combinación de varios

elementos: (1) baja tasa de crecimiento de la productividad laboral en casi todos los

de crecimiento de la productividad laboral en casi todos los rubros, con excepción de agricultura, que

rubros, con excepción de agricultura, que es el único que tiene un aporte significativo al

dado el bajo nivel
dado
el
bajo
nivel

crecimiento de la productividad laboral en el período 1997 – 2006; (2) baja tasa de

crecimiento

de

la

agricultura

en

relación

a

lo

de

esperado

productividad observado en 1997 – la meta aquí debería ser una tasa de crecimiento de la

productividad de 8% anual; (3) estancamiento en el tamaño del sector manufacturero, que

estancamiento en el tamaño del sector manufacturero, que debería crecer para absorber a los trabajadores que

debería crecer para absorber a los trabajadores que naturalmente van a salir de la

agricultura; (4) expansión de sectores de baja productividad, especialmente “servicios

varios”; y (5) expansión de sectores que exhiben tasas negativas de crecimiento, lo que

sectores que exhiben tasas negativas de crecimiento, lo que Análisis detallado de sectores clave genera un

Análisis detallado de sectores clave

genera un término de “productos cruzados” bastante negativo.

El Salvador ha sufrido una serie de golpes muy significativos a casi la totalidad de

los sectores clave de su economía. Quizás el reflejo más claro de este hecho es que las

exportaciones tradicionales bajaron de $426 millones en 1995 a $166 millones en el

2004. Algunos de estos shocks son muy importantes y fáciles de identificar, y aproximar

su impacto agregado. Resulta ilustrativo estudiarlos en algún detalle.

Exportaciones Tradicionales

En

conjunto,

las

exportaciones

tradicionales

sufrieron

shocks

negativos

muy

significativos. Por ejemplo, de 1998 a 2004, el precio del café pasó de $3.2/kg a $1.5/kg.

Mantenido constante el volumen exportado en este período (100 millones de kg), la

pérdida equivaldría a $168 millones, i.e. el 52% del valor exportado de café en 1998, y

casi

el

7%

de

las

exportaciones

de ese
de
ese

totales

año.

Asimismo, durante ese mismo período, el precio del azúcar disminuyó de $0.27 a $0.15.

Haciendo el mismo ejercicio de arriba, esta caída representaría una caída de $30

millones, o sea un de 46% del valor exportado en 1998 en azúcar. Finalmente, el colapso

de las exportaciones de camarón y langostino representó otros $32MM. En conjunto,

estos tres shocks redujeron el valor exportado en el año 2004 en $230 millones, un 9.4%

el valor exportado en el año 2004 en $230 millones, un 9.4% del valor exportado en

del valor exportado en 1998.

Afortunadamente muchos de estos shocks se han revertido, y más bien esperamos

una expansión a futuro de las exportaciones tradicionales. Por ejemplo, . la caída de las

exportaciones tradicionales. Por ejemplo, . la caída de las exportaciones del café se ha revertido en

exportaciones del café se ha revertido en los últimos años, gracias tanto a la recuperación

del precio como al aumento del volumen exportado. Las exportaciones aumentaron en

50% del 2004 al 2007, y este fuerte crecimiento se ha mantenido en la primera mitad del

2008. Por otro lado, el tratado del libre comercio con EE.UU. (DR-CAFTA) resulta

particularmente beneficioso para la producción y exportación de azúcar y etanol. Más

para la producción y exportación de azúcar y etanol. Más aún, como procedemos a explicar, las

aún, como procedemos a explicar, las políticas recientes de apoyo al sector agrícola

tendrán un efecto positivo en la producción de este sector e impulsarán las exportaciones.

Agricultura Un factor importante en el bajo crecimiento de la economía salvadoreña es el

comportamiento del sector agrícola. Medido por el empleo, este era tradicionalmente el

sector más grande en el país. Como parte de la evolución normal

de todo país

subdesarrollado, se ha dado una contracción relativa del sector, pasando de absorber 27%

del empleo en 1995 a 19% en el 2006. De esta forma, el sector agrícola ha pasado al

en el 2006. De esta forma, el sector agrícola ha pasado al segundo lugar, por debajo

segundo lugar, por debajo del sector de comercio, restaurantes y hoteles, que en el 2006

ya

absorbía un 30% de la mano

de obra. En

todo caso, dado su

gran tamaño, el

comportamiento de este sector tiene un efecto importante en la economía. Y como se

muestra en la figura siguiente, hay un estancamiento de la productividad laboral del 95 al

2001, pero luego se nota un repunte, aumentando más de 20% del 2001 al 2006. Además,

repunte, aumentando más de 20% del 2001 al 2006. Además, el PIB agrícola fue el que

el PIB agrícola fue el que más creció en el 2007; su crecimiento de 8.6% fue casi el doble

del de la economía en su conjunto, que alcanzó un crecimiento de 4.7% en ese año.

Gráfico VIII: Productividad laboral en el sector agrícola

Productividad Laboral en el Sector Agricola, 1995 - 2006

1.40

1.20

1.00

0.80

0.60

0.40

0.20

0.00

1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006

Existen varias razones que explican el estancamiento de la agricultura en los años 90s.

Entre ellas está el problema de las limitaciones en la tenencia de la tierra, la caída en los

limitaciones en la tenencia de la tierra, la caída en los el crecimiento de la agricultura.

el crecimiento de la agricultura.

precios del café, el azúcar, y los granos básicos, y la desatención que tuvo el sector en

esos años. La apertura comercial fue limitada en productos tradicionales, pero aún así

provocó contracciones en sectores tradicionales sin que existieran las condiciones para el

crecimiento de otras actividades agrícolas de exportación. La apuesta en esos años era por

la manufactura, por lo que se le dio poca atención a resolver los problemas que limitaban

Este pesimismo y hasta desdén al sector agrícola es consistente con una visión

que ha existido en América Latina por muchos años de que las actividades intensivas en

recursos naturales no son propicias para el desarrollo económico, que más bien se da en

asociación con las actividades industriales. Incluso existe la noción del resource curse, la

maldición económica que cae en los países abundantes en recursos naturales. En los 90s

parecía que mientras que América del Sur sufría este mal, los países de Centroamérica y

algunos del Caribe podrían seguir a México en un desarrollo basado en la manufactura

intensiva en trabajo, integrado al mercado de los EE.UU. Lo irónico es que ha sucedido

todo lo contrario: son precisamente los países abundantes en recursos naturales, y con

sectores agrícolas pujantes (ej., Chile y Brasil) los que han crecido más, mientras que los

países que le habían apostado a la manufactura han tenido que enfrentar la competencia

de

China,

Vietnam

y

otros

países

de

Asia,

debilitando

así

sus

posibilidades

de

otros países de Asia, debilitando así sus posibilidades de crecimiento. Gráfico IX: Presupuesto del gobierno en

crecimiento.

Gráfico IX: Presupuesto del gobierno en apoyo a la agricultura, 2001-2008

Presupuesto ejecutado, agricultura (mil $) 70,000 60,000 50,000 ENA 40,000 CENTA 30,000 ISTA 20,000 MAG
Presupuesto ejecutado, agricultura
(mil $)
70,000
60,000
50,000
ENA
40,000
CENTA
30,000
ISTA
20,000
MAG
10,000
0
2001/022002/032003/042004/052005/062006/072007/08
10,000 0 2001/022002/032003/042004/052005/062006/072007/08 Nos parece que este panorama ha cambiado radicalmente

Nos parece que este panorama ha cambiado radicalmente durante el gobierno del

Presidente Saca, que ha optado por aumentar significativamente la asignación de recursos

a este sector, como se muestra en el gráfico IX. El esfuerzo más importante es en el

Centro

Nacional

de

Tecnificación

Agrícola

(CENTA),

cuyo

presupuesto

se

ha

cuadruplicado, pasando de $5MM a $21MM del 2004 al 2007. La función principal del

CENTA es generar, validad y difundir tecnología agrícola y forestal. En los últimos años

el MAG y el CENTA han puesto especial atención a la diversificación, donde cabe

destacar la atención especial que ha recibido el cultivo de frutas y hortalizas.

Turismo Un sector que potencialmente puede crecer mucho y en El Salvador es el sector

turismo. El aumento en el número de turistas del 97 al 2006 (de 387 mil a 1.26 millones),

combinado con un aumento en su estadía promedio (el número promedio de días aumentó

de

2.5

a

6)

promedio (el número promedio de días aumentó de 2.5 a 6) y en su gasto promedio

y en su gasto promedio diario (de $77 a $94 diarios) ha implicado un

países de
países
de

crecimiento muy pronunciado en los ingresos por turismo, que pasaron de $75MM a

$862MM en este período. Esto implica un aumento de los ingresos de turismo con

respecto al PIB de 0.7% a 4.6% (datos de CORSATUR, Boletín 2006 ).

La

mayoría

de

estos

turistas

vienen

de

otros

Centroamérica,

1997 a 225 mil en
1997 a
225 mil
en

2750 en 1997 a 6500 en el 2006.

especialmente Guatemala, arribando por vía terrestre, muchos para disfrutar de las playas,

en especial en el Hotel Decameron, que se instaló recientemente y que ha lanzado una

agresiva campaña de promoción de vacaciones todo incluido en Guatemala y Honduras.

Los turistas provenientes de EE.UU. han aumentado también, pero en forma más leve,

de

pasando de 123 mil en

el 2006, una tasa promedio anual

crecimiento de 6.9%. El número de habitaciones ha aumentado rápidamente, pasando de

Textiles y Maquila en general La caída de las exportaciones tradicionales fue parcialmente compensaba con el

auge de la maquila, que de 1990 al año 2002 había crecido de $81 millones a $1,873

millones. Por maquila entendemos aquí la producción que se da en regímenes especiales,

donde los productores no pagan impuestos a la importación de los insumos, y en algunos

casos (Zona Franca) tampoco pagan impuestos a la renta y otros impuestos menores. Sin

embargo, el boom de las exportaciones textiles de China ya en esos años empezaba a

limitar la capacidad de expansión de la maquila en El Salvador. Peor aún, el final del

Acuerdo Multifibras en el año 2005, que limitaba a través de cuotas las exportaciones de

China a los EE.UU., ponía en peligro los casi 100,000 empleos en maquila en El

ponía en peligro los casi 100,000 empleos en maquila en El Salvador. Este fue un nuevo

Salvador. Este fue un nuevo golpe negativo que afectó las exportaciones en el país, que

resultaba particularmente dañino en vista de que este era un sector en el que el país había

puesto sus esperanzas en los 90s. Incluso se podría argumentar que el país le había

apostado fuertemente a la manufactura, a tal punto que se debilitó notablemente la

política de apoyo al sector agrícola.

Es conveniente contextualizar el caso de El Salvador con lo que ha sucedido con

exportaciones de maquila, o de la
exportaciones
de
maquila,
o
de
la

las

la maquila en la región. El sistema de Zonas Francas y otros esquemas de subsidios a la

maquila, se utilizan para sectores de manufactura, y la actividad predominante en

Centroamérica y el Caribe ha sido tradicionalmente la de textiles y confección. La

evolución

de

Industria

Manufacturera

de

Exportación (IMANE), ha sido influida por las políticas que dieron origen a esta

modalidad de producción, así como las preferencias arancelarias que ha dado EE.UU. a la

como las preferencias arancelarias que ha dado EE.UU. a la región en estos rubros. De esta

región en estos rubros. De esta forma, la entrada en vigencia del TLC entre México y

EE.UU. (NAFTA) y Canadá generó una fuerte aceleración en las exportaciones de

IMANE de México, mientras que la región centroamericana y República Dominicana

(región DR-CAFTA) sufren una desaceleración. Posteriormente viene la recesión en

EE.UU. en los años 2001 y 2002, que afectó muy severamente las exportaciones

mexicanas, mientras que la región DR-CAFTA se vio parcialmente compensada por la

extensión de las preferencias del NAFTA en textiles y confección a la región a través del

CBTPA. Finalmente, la incorporación de China a la OMC y la entrada en vigencia del

Acuerdo de Textiles y Vestido (ATV) viene a debilitar y casi eliminar las preferencias de

que gozaba la región en el mercado norteamericano.

Esta breve historia de la industria se puede constatar al ver la evolución de la

la industria se puede constatar al ver la evolución de la participación de México, China, y

participación de México, China, y los países del DR-CAFTA en las importaciones totales

de vestido en los EE.UU., el componente más importante de las IMANE. Mexico

aumentó su participación de menos de 4% a casi 14% de 1991 a 1999, mientras que DR-

CAFTA duplicó su participación, pasando del 7% al 14% de 1991 a 1997. El aumento en

la participación de México fue resultado del aumento de las preferencias que recibió ese

país

en el mercado estadounidense con NAFTA,
en
el
mercado
estadounidense
con
NAFTA,

más leve que la de México.

mientras

que

China

sufrió

una

contracción de su participación en EE.UU. (del 18% al 14% entre el 93 y el 99). A partir

del año 2000, sin embargo, a medida que se debilitaban las preferencias arancelarias por

la entrada en vigencia del ATV, se revirtió la situación: China aumentó de nuevo su

participación, llegando a 19% en el 2004, mientras que México vio su participación bajar

a menos del 9%. Los países del DR-CAFTA también sufrieron una contracción, auque

Los países del DR-CAFTA también experimentaron un auge en la primera parte

de la década de los 90s, pero perdieron dinamismo en la medida en que las preferencias

de

México

en

EE.UU.

se

consolidaron

con

NAFTA,

y

luego

con

el

boom

de

exportaciones Chinas y de otros países asiáticos (Indonesia, Vietnam, Camboya, India,

Bangladesh,

Sri

Lanka)

a

los

EE.UU.

El

siguiente

cuadro

muestra

las

tasas

de

crecimiento de las IMANE y el cambio absoluto en el empleo en este sector.

Tabla VII: Evolucion Exportaciones y Empleo en IMANE, varios países,

2000-2006

País Tasa Anual Crecimiento 2000-2006 Cambio Empleo, 2000 – 2006 Costa Rica El Salvador Guatemala
País
Tasa Anual Crecimiento 2000-2006
Cambio Empleo, 2000 – 2006
Costa Rica
El Salvador
Guatemala
Honduras
Nicaragua
República Domicana
DR-CAFTA
México
5.7%
14869
-0.1%
-2649
8.4%
3.2%
23615
26.2%
43015
-0.8%
-47851
5.7%
30999
3.5%
-211039
Fuente: Padilla (2008)
Nota: no hay datos de empleo en IMANE para Guatemala en el período 2000-2004

En la tabla VII. Podemos apreciar que República Dominicana y El Salvador

los países que sufrieron una mayor
los
países
que
sufrieron
una
mayor

fueron

contracción.

La

diferencia

en

el

comportamiento del IMANE en los países de la región se debe a múltiples factores. Uno

de los más importantes es la importancia de textiles y vestido en la IMANE. Con el fin

progresivo a partir del año 2000 de las cuotas que EE.UU. imponía a las importaciones

desde China de estos rubros, la competencia se hizo feroz, y los países que dependían

más de esta industria se vieron más afectados. La total eliminación de las cuotas en

EE.UU. en el año 2005 dieron lugar a un aumento muy considerable de las exportaciones

Chinas a ese mercado, aumentado su participación de 17% en el 2004 a casi 30% en el

2006 (Padilla, 2008). Eso explica en buena medida el hecho de que El Salvador fuera el

segundo país con peor desempeño en el IMANE en el período 2000-2006, después de

República Dominicana. En efecto, el sector textil-confección en El Salvador representaba

el 93% de las exportaciones del IMANE, mientras que los porcentajes eran menores en

los otros países: Nicaragua (85%), Guatemala (68%), Honduras (59%) y República

Dominicana (47%). Los otros componentes del IMANE, los sectores electrónico y de

dispositivos médicos, han tenido un mucho mejor comportamiento (ver Padilla, 2008).

Cabe también destacar el comportamiento muy favorable de la IMANE en

Nicaragua, que es el único país de la región que ha logrado aumentar su participación en

las importaciones de textiles y confección de EE.UU. Esto responde sin duda a los bajos

y confección de EE.UU. Esto responde sin duda a los bajos salarios en ese país, que

salarios en ese país, que son casi la mitad de los que prevalecen en El Salvador, así como

los TPL (Tariff Preference Levels) negociados por Nicaragua en el marco del DR-

CAFTA. Estos TPL le han dado a Nicaragua “ventajas adicionales de acceso al mercado

de Estados Unidos, y de los cuales no se vieron beneficiados otros países de la

subregión.11 Como resultado, en abril de 2007 Nicaragua había logrado atraer 295

millones de dólares en inversión para la IMANE textil y de confección.” (Padilla, 2008)

para la IMANE textil y de confección.” (Padilla, 2008) Por supuesto que esto indirectamente afectó negativamente

Por supuesto que esto indirectamente afectó negativamente a los otros países que

exportan ropa a los EE.UU., incluyendo a El Salvador.

Al igual que los otros países de la región, El. Salvador ha cifrado sus esperanzas

en el DR-CAFTA para levantar a la IMANE en la región. Los beneficios de este tratado

consisten en permitir el uso de materia prima regional. El problema es que la región no ha

logrado “la integración vertical de la cadena hilo-textil-confección, y hasta el momento

de la cadena hilo-textil-confección, y hasta el momento no se observa en los países centroamericanos que

no se observa en los países centroamericanos que estos sectores se encuentren en un

proceso de reconversión productiva orientado a lograr flexibilidad en sus procesos y

velocidad de surtido y cambios en la moda, necesarios para competir ventajosamente en

el mercado internacional.” (Padilla, 2008) “El eslabón de componentes incluye el hilo y

la tela por el lado de las fibras naturales, y a los petroquímicos por el lado de las fibras

sintéticas. De hecho, si bien en los países de la subregión existen algunas empresas

textileras, buena parte de la tela proviene de Estados Unidos (debido a la existencia de

programas preferenciales de parte de este país, mencionados anteriormente) o de países

asiáticos, aun cuando se tenga que pagar aranceles. Por ejemplo, para el caso de El

Salvador la industria textil nacional sólo suministra de 5% a 7% de la tela utilizada por

los confeccionistas (Ministerio de Economía de El Salvador, 2004). Dado que la región

de Economía de El Salvador, 2004). Dado que la región de Asia produce sus propios insumos,

de Asia produce sus propios insumos, tiene un mayor margen de apropiación de valor.”

(Padilla, 2008)

La pregunta es si los países del DR-CAFTA, y El Salvador en particular, van a

poder aprovechar las nuevas circunstancias para revertir el deterioro que ha tenido la

industria de textil y confección. Como se ilustra en la siguiente figura, la tasa de

Como se ilustra en la siguiente figura, la tasa de empleo, que muestran una recuperación en

empleo, que muestran una recuperación en el 2007.

crecimiento de las exportaciones de maquila en El Salvador ha venido decreciendo en

forma continua desde mediados de los 90s, llegando a tasas ligeramente negativas en el

período 2004 al 2006. El crecimiento experimentado en el año 2007 y el comportamiento

de las exportaciones en los primeros meses del 2008 indican que la industria ya tocó

fondo, y que empieza nuevamente a crecer. Esto lo vemos también en los datos de

Gráfico X. El Salvador: Crecimiento de las exportaciones de maquila, 1991-2007

Exportaciones Maquila, Tasa Crecimiento Anual 70.00% 60.00% 50.00% 40.00% 30.00% 20.00% 10.00% 0.00% 1991 1992
Exportaciones Maquila, Tasa Crecimiento Anual
70.00%
60.00%
50.00%
40.00%
30.00%
20.00%
10.00%
0.00%
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007
-10.00%
1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 -10.00% Gráfico XI. El Salvador: Empleo

Gráfico XI. El Salvador: Empleo en las exportaciones de maquila, 1991-2007

Salvador: Empleo en las exportaciones de maquila, 1991-2007 Empleo Textiles y Confección, 2000 a 2007 95,000

Empleo Textiles y Confección, 2000 a 2007

95,000 90,000 85,000 80,000 75,000 70,000 65,000 60,000 55,000 50,000 2000 2001 2002 2003 2004
95,000
90,000
85,000
80,000
75,000
70,000
65,000
60,000
55,000
50,000
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007

Existe la percepción que El Salvador ha logrado enfrentar la competencia Asiática

a través de un movimiento hacia el “paquete completo,” y hacia rubros en donde el

tiempo de respuesta es clave para la competitividad, lo cual es beneficiado por la

proximidad geográfica del país con EE.UU. También hay un desplazamiento hacia otros

sectores de la IMANE con la entrada de empresas extranjeras que vienen a manufacturar

partes para automóviles. Una forma de verificar constatar si esto es cierto es examinando

la evolución del valor agregado nacional o exportaciones netas como porcentaje del valor

exportado. Esta variable debería aumentar en la medida en que la industria deje de ser

una simple maquila de ensamblaje, e incorpore materias primas nacionales, y mayor valor

agregado por diseño o tecnología. En la tabla VIII siguiente mostramos que este

porcentaje parece haberse elevado ligeramente en los últimos años, pasando de 28% en el

ligeramente en los últimos años, pasando de 28% en el 2001 a 35% en el 2006

2001 a 35% en el 2006 y a 31% en el 2007. La tabla también muestra que el valor

agregado nacional por trabajador ha mostrado un aumento muy significativo, pasando de

5.19 en el 2000 a 7.32 en el 2007, i.e. un aumento acumulado de 41%, mucho mayor a la

inflación acumulada.

Tabla VIII. El Salvador: Valor agregado nacional como fracción de exportaciones totales y por trabajador.
Tabla VIII. El Salvador: Valor agregado nacional como fracción de
exportaciones totales y por trabajador.
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
VAN/Exportacione
28%
28%
27%
27%
24%
23%
35%
31%
s
VAN/Empleo
5.19
4.83
5.22
5.44
5.01
5.14
8.13
7.32
El movimiento hacia el paquete completo representa un reto importante en medio
de un sector altamente dinámico con altos niveles de competencia. Un estudio reciente

argumenta que “las comercializadoras de productos de marca han comenzado a establecer

como un requisito para hacer el contrato que la compañía confeccionista de la subregión

se

encargue

prácticamente

de

todos

los

eslabones

de

la

cadena,

incluyendo

la

distribución.

Esto

ofrece

oportunidades

para

el

empresario

de

la

industria

de

la

confección, pero no necesariamente le permite apropiarse de mayor valor y/o tener más

margen porque generalmente la empresa matriz a la cual le confecciona tiene tal poder de

mercado que establece desde un principio cuál será el precio a pagar por el producto

final. Los países de la subregión se encuentran en desventaja con respecto a los asiáticos

porque en la mayoría de las ocasiones los primeros tienen que importar los insumos

necesarios para ofrecer el paquete completo, de manera que aun cuando ofrezcan el

el paquete completo, de manera que aun cuando ofrezcan el paquete completo, la apropiación de mayor

paquete completo, la apropiación de mayor valor por el manejo de un mayor número de

eslabones de la cadena no está garantizada. Ante esta situación, para sobrevivir y

sobresalir en el competido mercado de la confección, los países de la subregión han

tenido que enfocarse en nichos de mercado específicos, en donde el justo a tiempo y los

resurtidos son la principal característica del contrato, como se analiza con mayor detalle

del contrato, como se analiza con mayor detalle más adelante.” (Padilla, 2008) Es en este contexto

más adelante.” (Padilla, 2008)

Es en este contexto que se da la decisión de la textilera brasileña Pettenati de

establecer una planta en El Salvador, con una inversión inicial de $110 millones. La

inversión es fruto de un esfuerzo de varios años de PROESA por atraer una empresa de

este tipo para consolidar la cadena de producción y facilitar el desarrollo del sector de

textil y confección. El plantel empleará a unos 1,200 salvadoreños, produciendo telas de

tejido circular sintético, que es la que se usa para ropa atlética, un mercado de alto

crecimiento.

4. Exportaciones e Inversión Externa Directa

En su diagnóstico de crecimiento para El Salvador, Hausmann y Rodrik (2005)

concluyen que el cuello de botella en El Salvador es la falta de “auto-descubrimiento.”

En un artículo anterior (Hausmann y Rodrik, 2003, HR), los autores argumentan que el

desarrollo está asociado al descubrimiento de los productos en que el país es altamente

competitivo. A medida que esto ocurre, el país logra diversificar su oferta exportadora, y

encuentra nichos de mercado que le permiten alcanzar mayores niveles de ingreso. Pero

este proceso está plagado de imperfecciones. En particular, la existencia de derrames o

spillovers de información hacen que los empresarios que “descubren” esos nichos

que subsidian el
que
subsidian
el

(pioneros) no logren capturar el 100% de los beneficios asociados. De acuerdo a este

argumento,

los

países

descubrimiento.”

exitosos

implementan

políticas

“auto-

HR argumentan que el problema de El Salvador es que esto no ha ocurrido en la

intensidad necesaria, lo que se ve reforzado por la apreciación real que sufrió la economía

reforzado por la apreciación real que sufrió la economía a mediados de los 90s, lo que

a mediados de los 90s, lo que redujo la rentabilidad de la innovación exportadora. Estas

circunstancias llevarían a un nivel de auto-descubrimiento particularmente bajo. Hay que

notar que la falta de diversificación de exportaciones sería particularmente dañina en El

Salvador a raíz de los golpes negativos que han sufrido sus exportaciones tradicionales

(principalmente café), así como la maquila, y que por lo tanto hacen deseable que el país

se “reinventara” productivamente.

deseable que el país se “reinventara” productivamente. La tesis de la importancia del “auto-descubrimiento” de

La tesis de la importancia del “auto-descubrimiento” de Hausmann y Rodrik

(2003) ha recibido mucha atención en instituciones como el Banco Mundial y el BID,

pero no ha sido debidamente cotejada con los datos. Así, aunque la tesis es atractiva para

muchos y controversial para otros, lo cierto es que hasta el momento no podemos tomarla

como cierta. Un proyecto de investigación del BID realizó una serie de estudios de caso

sobre descubrimiento de nuevas actividades exportadoras en América Latina. Uno de los

hallazgos más importantes fue que en muchos casos los pioneros lograron fórmulas para

aprovecharse de su descubrimiento más allá de lo que ocurre en la teoría de HR. Por

ejemplo, el pionero de los arándanos en Argentina montó un esquema para vender

semillas y tecnología a otros empresarios que querían incorporarse a esta actividad. En

empresarios que querían incorporarse a esta actividad. En otros casos las economías de escala permitían a

otros casos las economías de escala permitían a las empresas evitar la competencia. Y en

general se observaron pocos casos en los que esa competencia, asociada a la difusión de

la idea hacia otros empresarios nacionales, llevara a reducciones apreciables en el precio

de exportación. El punto no es que esto refute el modelo de HR: puede ser que los casos

que observamos en la realidad sean precisamente los que no sufren de los problemas que

señalan HR. Pero estos estudios muestran que existen varias razones por las que el auto-

muestran que existen varias razones por las que el auto- descubrimiento no sería tan bajo incluso

descubrimiento no sería tan bajo incluso en ausencia de políticas para promoverlo.

Como se mencionó anteriormente, el tipo de cambio real apreciado de El Salvador puede

ser particularmente dañino para el auto-descubrimiento. Sin embargo, hay que notar que

el gobierno mantiene un subsidio a las exportaciones no tradicionales destinadas fuera de

Centroamérica de 6%. Esto compensaría parcialmente la apreciación cambiaria.

En todo caso, una debilidad del análisis de HR es que la conclusión de que el

cuello de botella es la falta de auto-descubrimiento se da por eliminación de las otras

alternativas, pero ellos no proveen una forma directa de verificar esta hipótesis. El

diagnóstico de crecimiento para El Salvador de Zeguarra y otros (2007) analiza este tema

y concluye que no hay indicios claros de que este sea efectivamente un problema serio

para El Salvador. Un indicador básico aquí es el comportamiento de las exportaciones no

tradicionales (sin contar maquila). El gráfico XII muestra un alto dinamismo en el valor

de estas exportaciones, que aumentaron a una tasa anual del 9.8% en el período 1997-

2007.

Este

comportamiento

es

inconsistente

con

la

idea

de

que

ha

habido

poca

diversificación de las exportaciones en El Salvador. Conviene analizar qué hay detrás de

este fenómeno.

Grafico XII. El Salvador: Exportaciones tradicionales, no tradicionales y maquila,

1990-2007 Exportaciones 1990 ‐ 2007 2,500,000.0 2,000,000.0 1,500,000.0 Tradicionales No Tradicionales
1990-2007
Exportaciones 1990 ‐ 2007
2,500,000.0
2,000,000.0
1,500,000.0
Tradicionales
No Tradicionales
1,000,000.0
Maquila
500,000.0
1990
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
a Centroamérica.
a
Centroamérica.

mayoritariamente

Pero

exportaciones

no

tradicionales

que

se

Algunos analistas han argumentado que este dinamismo de las exportaciones no

tradicionales (sin maquila) no es tan especial porque el destino de estas exportaciones es

lo

cierto

es

que

el

a

Centroamérica

porcentaje

de

las

más

bien

ha

ido

destina

disminuido de 76.3% a 62.6%.

Tabla IX. El Salvador: Crecimiento Exportaciones No tradicionales, 1997-

2007

Concepto Tasa crecimiento 1997 - 2007 Contribución I. Animales vivos y productos del reino animal
Concepto
Tasa
crecimiento
1997 - 2007
Contribución
I.
Animales vivos y productos del reino
animal
-21.7%
II.
Productos del Reino Vegetal
-52.7%
III.
Grasas y aceites animales y vegetales
87.5%
IV.
Productos de la industria alimentarias,
bebidas, líquidos alcohólicos; tabaco y
sus sucedaneos
281.4%
58.1%
V.
Productos minerals
183.7%
11.6%
VI.
Productos de las industrias químicas
37.2%
7.2%