Вы находитесь на странице: 1из 3

Publicados en la revista El Esteliano

PODEMOS SER LA CAPITAL CICLISTA DE


NICARAGUA
Luis Felipe Ulloa.
Email; luisfelipeulloa@gmail.com

(Publicado en El Esteliano: Revista Norteña. No. 26 Noviembre 2004. Estelí, Nicaragua. p.6)
Foto del autor

Todos sabemos que el ciclismo es una práctica saludable, ecológica y económica.


También reconocemos la sensación de libertad que produce y sobre todo... nos
gozamos montando en bici, porque es divertido

En Estelí podemos ver bicicletas en situaciones muy diferentes. Madres llevando hijos
al centro escolar, trabajadores y trabajadoras muy de mañana camino a las
tabacaleras, muchachos de las marimbas desplazándose a un juego de la liga,
marido llevando a esposa al centro médico, jóvenes camino a la universidad, parejas
que van a la película de las 8:00npm, y muchas más. No puedo olvidar que recién
llegué a Estelí, hace años, vi a un agente de la policía llevando en su bici a un
detenido. Y es que aquí -y en Nicaragua en general- la bicicleta es principalmente
un medio de transporte de primera necesidad: Se usa para ir al trabajo, para
desplazarse al centro educativo, para casi cualquier urgencia y para hacer
mandados. En segundo lugar es un instrumento recreativo y está creciendo su uso
deportivo-competitivo. Creo que prácticamente todos los habitantes de nuestra
ciudad tenemos algún nivel de cercanía con las bicis.

Si el ciclismo tiene que ver tan profundamente con la vida cotidiana y la economía
local, requiere que se lo trate con la importancia que corresponde, por todos los
actores sociales. Nos referimos a autoridades municipales, directivas de instituciones,
empresarios, directivas escolares, iglesias y por supuesto a madres y padres de
familia. No se trata otra vez de considerar las bicicletas como un problema, sino de
reconocer que allí están y que encierran un enorme potencial. Son parte del escenario
y pueden ser una pieza clave del desarrollo armónico de Estelí especialmente ahora
que está en plena transición para convertirse en una verdadera ciudad. ¿Pero qué
necesitamos para lograrlo? Mencionemos unas ideas.

Vías para bicis. Tenemos las ciclovías en la carretera Panamericana. Quienes


recorremos con frecuencia los laterales de esta carretera, sentimos un alivio... aunque
sabemos que todavía falta por mejorar la conducta de quienes invaden estos espacios
por tiempo prolongado con sus automotores y quienes de pronto -para recoger un
pasajero- se cierran sorpresivamente sobre los y las ciclistas. Por supuesto
necesitamos también ciclovías dentro de la ciudad.

Mejorar la cultura vial. El ciclista es convertido en la mente de algunos conductores de


vehículos de motor como un invasor de “su” vía, y pasa a ser alguien contra quien
desahogar sus problemas de trabajo y personales. Entonces deciden asustarlo con el
pito, y pasarlo muy pegado “para que aprenda”. Al realizar este tipo de maniobras
agresivas, no piensa que la bici es un vehículo mucho más frágil y que quien va en
ella no siempre está en las mejores condiciones de reacción. Puede ser un adulto
mayor, una persona con alguna discapacidad, un niño o niña, alguien que va
emocionalmente afectado, está cansado por kilómetros de recorrido o regresa de una
faena difícil. También ocurre que un número de ciclistas piensan que las normas y
señales de tráfico no son para ellos, así que van en contravía, no paran en los
semáforos o los altos, no se detienen en las cebras de la carretera Panamericana y
hacen con los peatones lo que los vehículos grandes hacen con ellos.

Plan de educación vial. Tiene que ver con lo anterior. La educación vial, ha de ser
parte de la instrucción desde las escuelas y en las fábricas. Es posible hacerlo de
manera creativa y eficaz y para ello es cuestión de unir talentos que ya están en
nuestro predio. Tenemos la policía, contamos con metodólogos y metodólogas
reconocidas en el país, hay buenos comunicadores y comunicadoras, hay
instituciones que promueven la armonía entre los ciudadanos, hay organizaciones que
centran su interés en niñez y juventud, tenemos expertos ciclistas que pueden dar
muy buenos consejos, y esperamos un gobierno local que se siga preocupando y
ocupando por el bienestar ciudadano.

Instalaciones para las bicicletas. En Estelí todavía muy pocos centros comerciales,
bancos, centros educativos o de capacitación, centros de salud, instituciones del
Estado, instalaciones deportivas y recreativas, y terminales cuentan con espacios
apropiados para dejar las bicicletas... pero ya va ocurriendo con los más progresistas.

Estimular el cicloturismo. El cicloturismo en Estelí es una gran posibilidad. ¿Un


paseo al campo? Hace unas semanas salí madrugado en bici con mi hija de ocho
años hacia San Pedro. La amabilidad de unos ordeñadores que sin conocernos
brindaron un vaso de leche a mi hija... me mostró que hay la actitud y los espacios
necesarios. Es solo un ejemplo real. ¿Un paseo urbano? Rápidamente pienso en un
recorrido para visitar las obras que caracterizan a Estelí como la ciudad de los
murales, pero también puede haber recorridos por los sitios históricos y más.

Estelí está a las puertas también de ser una ciudad de ciclistas. Es cuestión de
creatividad e iniciativa.

Оценить