Вы находитесь на странице: 1из 1

Diferencias musculatura tónica y fásica

En el cuerpo humano podemos clasificar los grupos musculares en dos tipos según la cantidad de tono muscular que reciben.

El tono muscular es el estado de contracción parcial, continua e involuntaria de algunas fibras musculares (Snell).

Se refiere a la tensión (contracción) que exhiben los músculos cuando se encuentran en estado de reposo, la cual es mantenida gracias a la acción de las unidades motoras respectivas y gracias al correcto funcionamiento del reflejo miotático. Aclarado el concepto de tono, la musculatura será estática o dinámica.

Musculatura Estática (Tónicos)Es la musculatura que por lo general tiene un tono elevado y su función principal consiste en dar a nuestro cuerpo una estabilidad tanto en fase estática como dinámica (mantienen la postura).

Suele estar situada en el tronco y/o en las zonas proximales de las articulaciones. Tiende al acortamiento por esa continua demanda, que le hace estar siempre en contracción.

Tiene una actividad constante, por un lado mantiene un tono indispensable para que el cuerpo mantenga la postura erguida, y por otro lado, se contrae para realizar movimientos. Por lo tanto va a tener tendencia a aproximar sus extremos de origen en inserción, y a producirse la contractura.

Musculatura Dinámica (Fásicos)Es un tipo de musculatura con menos tono de base y su función principal es la de generar movimiento en las articulaciones a través de su contracción dinámica. Suele situarse en las extremidades. No suele presentar problemas de acortamiento ya que solo está contraída cuando es solicitada de manera activa. Como no está en uso constante y no es indispensable para mantener la postura, tiene poco tono y su tendencia es a debilitarse y estirarse.

Un fisioterapeuta casi siempre deberá:

1. Estirar y realizar trabajos con amplitudes máximas con los músculos tónicos.

2. Aumentar los niveles de fuerza y potencia con trabajos dinámicos los músculos

fásicos. Es importante tomar en cuenta esta diferencia en el tratamiento, ya que para fortalecer la musculatura dinámica se utilizan contracciones concéntricas y los músculos estáticos se deben ejercitar en posición de estiramiento (Contracciones excéntricas), no siempre

será de esta forma, pero serán más favorables.

Existe un desequilibrio muscular cuando la musculatura tónica y fásica no está compensada. Los músculos “tónicos o estáticos” están duros y no tienen elasticidad en la fase de relajación, por ello se fatigan y producen sobrecargas dolorosas. Así pues, una vida sedentaria provoca el sobreuso de los músculos posturales, favoreciendo así el desarrollo de la rigidez. Simultáneamente, los músculos “fásicos o dinámicos” tienden a debilitarse por el desuso.