Вы находитесь на странице: 1из 338
Economia Mundial CLIP CGS ECONOMIA MUNDIAL Cuarta edicién JAIME REQUEIIO GONZALEZ Catedrética Emérito de Economia Apiicada Universidad Nacional de Educacién a Distancia (UNED) Instituto de Estudios Bursatiles (EB) a MADRID + BOGOTA + BUENOS AIRES - CARACAS + GUATEMALA * MEXICO. NUEVA YORK « PANAMA * SAN JUAN + SANTIAGO » AUCKLAND + HAMBURGO LONDRES « MILAN * MONTREAL NUEVA DELHI + PARIS * SAN FRANCISCO. SIDNEY + SINGAPUR * ST. LOUIS + TOKIO * TORONTO ECONOMIA MUNDIAL, Cuarta edicién No esté permitida la reproducci6n total o parcial de este libro, ni sa tratamiento informatico, ni la transmisi6n de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrdnico, mecanico, por fotocopia. por registro u otros métodos. sin el permiso previo y por escrito de los titulares del Copyright. Dirfjase a CEDRO (Centro Espaiiol de Derechos Reprogrificos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algiin fragmento de esia obra, Derechos reservados @ 2012. respecto & a cuarta ediciGn en espanol, por: McGraw-Hill/Interamericana de Espana, $.L. Edificio Valzealty, 1.* planta Basauri, 17 28023 Aravaca (Madrid) ISBN: 978-8448 1-7533-7 Depésito legal: M-3342]-201 1 Editora: Cristina Siinchez, Director de Educacisn y Desarrollo de Negocio: Alvaro Garcfa Tejeda Disefio de cubierta: David Santas Composicisn: Estudio $.G. ImpresiGn: Grificeas Rogar, S. A. IMPRESO EN ESPANA. PRINTED IN SPAIN Contenido Prdlogo a la primera edicién Prolog a la segunda edicisn Prdlogo a la tercera edicisn Prologo a la cuarta edicion Capitulo 1. Bl comercio internacional TL, Los hechos .. 1.2. Razones del crecimiento del comercio’ 1.2.1. Los heneficios del comercio ..... 1.2.2, La existencia de un compromise gtobal para reducic. proyresivamente, la proteccién de los mereados ..... - 1.2.3. Las necesidades de las empresas multinacionales —.... 1.2.4. El perfeccionamiento de los medios de transporte 1.25. Bl desarrollo de las comunicaciones 1.3, Problemas que plantea el comercio intemacional .. 1.3.1. El comercio no beneticia por igual a todos los paises 1.3.2. Las ventajas comparativas son eambiantes y peneran dificiles procesos de ajusle . 1.3.3. La importancia ereciente del comercio internacional de servicios hace apare- cer nuevos problemas de considerable envergadura ... 1.3.4, La permanencia de focos protectores importantes en las relaciones interna- cionale: LA, La amenaza proteccionista LLL. Las principales razones eserimidas 14.2, Las raices del actual proteccionismno .. 1.4.3. Las principales fdrmulas de! neoproteecionismo 1.4.4, Los efectos de la proteccisn 1.5, La Ronda Uruguay y su continuacién ...... L5.1. Respuesta a los reclamos protectores .... 1.5.2. Tratamiento de nuevos problemas .. . 1.5.3, Nueva organizacién de Jas transacciones comerciales: a Organizacién Man- dial del Comercio (OMC) 1.5.4. La Ronda del Milenio . 1.6. Los efectos integradores del comercio Anexo 1.1. Beneficios del comercio: inierpretacién neoclésica del modelo de Ricardo .. Anexo 1.2. La relacién real de intercambio Anexo 1.3, Bfectos det arancel .. XL XV XVI eee 14 45 17 17 18 20 21 23 24 25 26 30 30 32 33 34 VI Contenido Capfete 2, Integracién econémica 35 . Los hechos . 35 22. Los fundamentos de la integracion econémica 2 2.2.1. ,Qué es la integracién econdraica? 31 2.2.2, Razones de la integracién .. 7 2.2.3. Formas de imtegracién ... 38 2.2.4. Inconvenientes de la integracién 40 2.2.5, Efectos de Ja integracién .... 4 2.3, La integracion europea... 46 2.3.4, La primera etapa: ef Mercado Comin Europea 46 2.3.2. La segunda etapa: la busqueda de la estabilidad monetaria 53 2.33. La tercera etapa: el mercado tnico s4 2.344, La cuarta etapa: fos prolegémenos de la Union Eeonémica y Monetaria 37 2.3.5. La quinta etapa: Maastricht . 60 2.4, La Unién Monetaria Europea. 64 24.1, La creacién .. 64 24.2. La zona euro: caractaristicas fundamentales 66 2.4.3. La Unién Monetaria en entredicho oj... 67 2.5, La ompliacién de la Unién Europea: el Tratado de Niza 70 2.6, La reforma de la Unign Europea: e) Tratado de Lisboa 7 2.7, El futuro inciesto del proyecto coustitucional .. 72 2.8, El horizonte de la integracién .. 74 Anexo 2.1, Efectos estéticos de Ja Uniéa Aduanera.. 4 Anexo 2.2. Efectas de Ja integracién monetaria 5 Capitulo 3. Los mereados internacionales de capital 1 Conceptos furdamentales 1 3.2, Los euromercados «... 78 3.2.1. Caracteristicas y funciones 8 3.2.2. Nacitniento y expansidn de los euromercados 19 3.2.3. Principales sezmentos de los euromercados a2 3.3, Las Bolsas de Valores: sus funciones ... 20 3.4. Factores que inciden sobre la cotizacién bursatil 92 3.4.1. El valor de una accion, 92 3.4.2. La seleccidn de carceras: principales teorias 92 3.4.3. Los determinantes globales a3 3.5. La evolucidn de las Bolsas $6 3.6. Las indices de Balsa 100 3.7. Los mercados de derivados . 102 3.7.1. Swaps o permutas financieras 102 3.7.2. Futuros financieros ... 104 3.7.3. Opciones 106 3.7.4. La expansién de los mercados de derivades 110 3.7.5. Razones de la expansi6n de los mercados derivados rt 3.7.6. La amenaza del riesgo sistémico 413 3.8, El papel integrador de los metcados de capital 115 Anexo 3.1. El valor de las acciones: valor teorico. valor actualizado de los rendinvientos Y PER cin 116 Anexo 3.2. Indices de bolsa 7 ‘Anexo 3.3. Andlisis fundamental y chartistn 118 Capitulo 4. La tecnologia Aa 42, 43. 44, 45 46. 4a 48. 49. Anexo 4.1. Modelo interactivo del proceso de innovacién Capitulo 5. Los niveles de desarrollo Sa 5.2 5.3. 54. 5.5. 5.6. 5.7. 5.8. 59. 5.10. SAL. Anexo 5.1. El mapa del desarrollo-s subdesarrallo Capitulo 6. La volatilidad financiera 61 6.2, 63 6A. 65. Contenido La importancia de la técnica El tecnoglobalisme .... EL primer significado: la explotacion internacional de innovaciones tecnolégicas EI segundo significado: la colaboracién tecnol6gica internacioval El tercer significado: la generacién internacional de tecnologia - . El factor limitativo de Ja difusién internacional de tecnologia: el sistema nacional de innovacion oo Elalcance de la difusidn internacional de tecnologia En pos del conocimients «. La capacidad integradora de la tecnol Los hechos ... Por qué execen los pafses Las razones del declive evonémico La eseasez, de capital y Jos problemas de la deuda exterior E] crecimiento empobrecedor . cindustrializacién hacia dentro o hacia fuera? .. Cémo integrarse en los mercados mundiales AporiaciGn de recursos financieros a los paises en desarrollo El papel de Los organisms internacionales en los problemes de desarrollo 5.9.1. Bl Fondo Monetario Internacional 5.9.2. El grupo del Banco Mundial 5.9.3. Los bancos regionales de desarrollo 5.9.4. Ottos organismos internacionales de financiaciGn del desarrollo La ayuda al desarrollo: un iema polémico .. Las siete plagas del subdesarrollo .. Las dos caras de la moneda Las divisas: conceptos fundamentales 62.1. El tipo de cambio 62.2. Los mercados de divisas . 6.2.3, A qué obedece el tipo de cambio? 6.2.4, Tipos de cambio flexibles y fijos La experiencia de Bretton Woods El punto de partida El papel dol Fondo Monetario Internacional Las debilidades del sistema . 63.4, Las turbulencias del sistema 6.3.5. La quiebra del mecanismo de Deridades Aas Los cambios flotantes ... — EJ Sistema Monetario Europeo 6.5.1. Los primeros ensayos de cooperacién monetaria 6.5.2. Las piezas del Sistema Monetario Europeo 6.5.3. La experiencia del SME .s.eercneeo 6.5.4, La Union Monetaria Europea 6.5.5. El Mecanismo de Tipos de Cambio 1, VOL 121 (21 124 125 126 427 128 130 132 134 135 137 137 140 143, 147 153 154 156 157 159 159 162 163 164 164 168, 171 173 VB 173 173, 74 176 179 182 182 183. 184. 185 187 188 190, 190 191 195 200 202 VIL 66. 67. Capitulo 7. Las tendencias demograficas 7, 73. 74. 73. Anexo 7.1, La pirimide de edad Capituto 8. Los recursos energéticas . BL 82. 83 84. 8.5. 8.6, Contenido Las crisis finaneieras actuales, 6.6.1, {Qué es una crisis financiera? 6.6.2. Las etisis de Jos noventa 6.6.3. Los goznes de las crisis financieras 6.6.4, Gestacion y efectos de una crisis fimanciera 6.6.5, La gran crisis financiera de! mundo desarrollado 6.6.6. {Bs posible evitar las turbulencias financieras alterando el funcionamiento de Jos mercados financieros?, 6.6.7. (Cabe prever fa apacicién de crisis financieras? La capacidad disgregadora de la volatilidad financiera . Anexo 6.1, Mercado de divisas: délarfeuro .. Anexo 6.2, Teoria de Ia paridad de intereses 0 arbitsaje de interés cubierto » Los hechos Cémo ha sucedido? Los problemas demograficos de los pafses desarroliados: la implosion . Los problemas demograficos de los paises en desarrollo: ia explosian .. Los problemas demogréficos entre los dos mtindos: la confrontacién 7.5.1. Las razones de los movimientos migcatorios 7.5.2. Los efectos econémicos de la emigracidn . 7.5.3. Los efectos politicos de la emigracisn .... 1.5.4. La emigraciéa como factor de desintegracién Importaneia de la energia Consumo mundial de energfa primaria La limitaci6n de fos recursos energéticos El petrleo como problema... 8.4.1. Del cartel de las siete hermanas al cirtel de la OPEP 8.4.2. Los escalones de la crisis 8.4.3. Las razones econdmicas de Jas crisis 8.4.4. Efectos de las crisis ..... 8.4.5. El debilitamiento temporal de la OPEP 8.4.6. Bl tercer sobresalto .. 84.7. El cuario gran sobresalto La demanda futusa de energia Energia y medio ambiente... Anexo 8.1. Elasticidades de demanda det peuteo Capitulo 9. La dimensién del sector pitblico ... on 9.2 93 94 La omnipreseacia de! sector piiblico en las economt. Las rafces de la intervencién publica 9.2.1. Los fallos del mercado 9.2.2. Bl legado keynesiano 9.2.3. El Estado de Bienestar Los afios dorados: 1950-1973 La erosi6n del paradigma ...... 9.4.1. Los fallos del no-mercado 9.4.2. Lacritica del pensamiento keynesiano .. mixtas 204 204 206 207 209 210 213 214 217 219 219 221 221 222 225 227 230 231 233 235 237 238 239 239 240 242 244 24d 245 246 2aT 249 251 252 254 256 259 26) 261 262 262 263 266, 267 Qn wn 278 Contenido 9.4.3, La critica al Estado de Bienestar ... 9.5. Los afios oscuros: 1974-1993... 9.6. Los aiios reflexives: 1994-2004 9.7. Certezas y dudas Anexo 9.1, El funcionamiento de fa economia segtin elisi basicos .... keynesianos: conceptos Capftulo 10. Desempleo 10.1. Definiciones 10.2. Los determinantes del nivel de empleo .. 10.2.1. Factores que condicionan la oferta de trabajo 10, Factores que cendicionan Ja demanda de trabajo. 10.2.3. Los condictonantes bésicos .. 10.3. Los heebos ... 10.4. Sobre fa importancia de las causes 10.4.1. El crecimiento demogrifico .. 10.4.2. El ritme de expansién de las economias .. 10.4.3. La tecnologia . 10.4.4. Las eatacteristicas de los mercactos laborales 10.4.5, Comercio internacional y paro 10.5. Las soluciones falsas 10.6. Las soluciones adecuadas .... 10.7. La dificil aceptacin de la realidad. 10.8. Reflexiones al comenzar el siglo xx1 10.9. En taestela de ta gran crisis, Anexo 10,1. Visidn neoclasica y keynesiana del problema del desempleo .. Capitulo 11. La nueva economia ILA, Lanecesaria clarificacién conceptual 11.2. Factores que inciden sobre 1a productividad laboral ....... 11.3. Catculos y cautelas .. 11.4. cs tasladable la experiencia norteamericana a otras economias 11.5, Las TIC y tos ciclos econdmicos Capitulo 12. La globalizacién 42.1. Los signos ..... . 12.2. Causas de la globalizeci6n ea... 12.3. Caracteristicas de la economia globalizada 12.4, Claroscuro de la economia mundial .. 12.5. Los luditas 126, {Dénde estén los cuipables? 12.7. ¢Frenar la globalizaci6n? 12.8. A modo de conelusién Anexo 12,1. Indice de globalizacion: los veinte primeros Glosario ... Direcciones de Internet ....... Indice analitice ...... IX 278 281 284 284 200 293 293 298 297 298 300 300 304 304 305 306 310 316 318 320 322, 323 323 326 329 329 332 335 337 B4i 343 343 344 346 349 ast 354 360, 363 365 367 380 393, Prdlogo a la primera edicién La presentacién de un libro exige, a nuestro entender, dar respuesta a tres preguntas: por qué se ha elegido ese tema, cuales son los aspectos del mismo que se examinan y como se desarrolla cada uno de esos aspectos. El tema objeto de este trabajo es fa economia mundial, es decir, la suma de todos los mercados existentes, y la razén por la que se ha seleccionado esc tema es facil de com- prender: porque, de una manera cada vez més inmediata, la pulsacién de unos mexcados se transmite a Jos demas y porque, en consecuencia, no es posible entender un fenéme- no local sin rastrear los impulsos que pueden producirse en mercados geogréticamente muy distantes. En los mercados financieros, los de mayor interpenetracion, la depen- dencia se advierte con toda facilidad: el tipo de interés a corto plaza del délar, o del marco influye, de inmediato, sobre muchos otros tipos de interés y buena prueba de ello es que los operadores de los mercados financieras tratan, siempre, de adivinar cual sera la evolucién de los tipos de interés fundamentales para determinar e] comportamiento futuro de cualquier tipo de interés. Pero también la vinculacién es estrecha en los mer- cados no financieros: si el crecimiento de la economia notteamericana o de la japonesa es lento, las posibilidades de crecimiento rapido de otras economias se reducirén porque sus exportaciones de bienes y servicios hacia esos mercados se verin recortadas. Los afios treinta ya fueron testigos de esa relacién de unos mercados con otros, al ponerse de manifiesto que las politicas de aislamiento econémico no solo no resolvian la crisis general, sino que enconaban Ja de cada economia; ¢l crecimiento generafizado de los afios cincuenta y sesenta se apoyé en esa vinculacién; las crisis energéticas de los afios sesenta no hicieron sino resallar las interdependencias de los mercadas, al probar que la elevacién de precios del petréleo desequilibraba, por miiltiples vias, Ja economifa must- dial; fos afios ochenta y noventa nos recuerdan, dia a dfa, que la técnica y otros factores han enlazado de tal forma las distintas economfas que cada wna no es sino él espejo de las demas, Puesto que la perspectiva mundial debe examinarse desde un determinado dngulo, nuestro andlisis se centra en los paises OCDE. Por dos razones: porque en ese grupo figuran Jas economfas de mayor peso del mundo y, por tanto, las que mas influyen sobre el conjunto, y porque los sistemas contables y estadisticos de la organizacién —y las correspondientes publicaciones— facilitan la labor de anilisis, Se ha tenido siempre en x Prélogo a la primera edicién XT cuenta la totalidad de las economias, a partir de la interdependencia mencionada, pero el enfoque de cada problema se efecttia desde la perspectiva de los pafses OCDE No es posible analizar con detalle la economsa mundial porque ello requeriré abar- car miiltiples aspectos sectotiales, institucionales y organizativos. Bs preciso, por tanto, seleccionar ef campo de andllisis que permita destacar sus caracterfsticas mas relevantes. Y, sin dnimo excluyente, nos parece que el hilo conductor del trabajo puede auscultar las fuerzas que van, de manera continue, entrelazando las economfas y las que, de for ma recurrente, tienden a separarlas. El comercio, los movimientos de integracién, la capilaridad de los mereados financieros y la difusién técnica se cuentan entre las prime- ras; son, pues, las fuerzas centripetas mas visibles. La disparidad de niveles de desarro- Ilo, fa volatifidad de les mercados de cambios, los distintos ritmos demograficos de los pafses desarrollados y en desarrollo y el dominio de los recursos energéticos figuran entre las segundas; son, por tanto, las fuerzas centrifugas de mayor calado. La economia mundial se unifica progresivamente, por la accién de las primeras, pero ese impulso continuado tropieza, en miiltiples ocasiones, con el efecto disgregador de las segundas; las primeras generan impulsos dinamicos y posibilidades de crecimiento para el conjun- to de la economfa mundial, las segundas disparan las crisis. Pero el campo de andlisis resultaria muy reducido si no se incluyesen también dos problemas que aquejan, en mayor o menor medida, a todas las economfas: la dimensién del sector publico y el desempleo. Desde principios de esta década sabemos que el sis- lema econémico altemativo —la direccin centralizada de la economfa— no es viable y que allf donde persiste reproduce, inevitablemente, la economia de la escasez, en fra- se de Kornai. La economia de mercado es, hoy por hoy, el sistema imperante, pero esa economia de mercado presenta, en este fin de siglo, dos debilidades preocupantes: el peso del sector paiblico es, por lo general, excesivo, lo que acenta las rigideces del mecanismo econémico al tiempo que desalienta la actividad productiva; los niveles de desempleo resultan alarmantes en casi todas las economias y, muy en especial, en las de Europa occidental, 10 que acentia las tensiones financieras y, al debilitar la cohe- sién social, erosiona el marco politico en el que se desenvuelven. De ahi que los dos iiltimos capitulos del libro se ocupen de esos dos problemas. El trabajo presente es, ante todo, un manual para uso de estudiantes universitarios y de todos aquellos interesados en el funcionamiento econdmico de nuestro mundo. Al desarrollar cada capitulo se ha tenido en cuenta, por tanto, la necesidad de explicar no solo lo que ocurte, sino, sobre todo, por qué ocurre. Lo cual nos ha levado, necesaria~ meate, a un enfoque interdisciplinario que, a partir de la teorfa, permita interpretar la realidad. Se ha procurado, en suma, que el texto sea inteligible para cualquier lector con. un minimo de conocimientos econémicos y se han trasladado a los anexos aquellos as- pectos que requieren el uso de graficos o funciones, por simples que sean. Mas ain, el glosario con el que finaliza el trabajo debe ayudar a resolver cualquier duda. Nuestro propésito fia sido, por tanto, permitir un acercamiento sencillo a los aspectos tedricos organizativos y furcionales de la economfa mundial. Son muchas las personas de las que he recibido ayuda y a las que quiero agradecer su colaboracién. Los profesores Manuel y Félix Varela Parache, Antonia Calvo Home- 10, Pedro Cruz Roche, Evgenio Domingo Solins, Paloma Sanchez Muiioz, Juan Iranzo Martin y Ménica Pedrosa Rodriguez, han tenido la amabilidad de leer capitulos del li- bro y de sugerirme una serie de acertadas modificaciones que, sin duda, han mejorado el texto, aunque en é1 queden errores que son de mi exclusiva responsabilidad. El profe- XIL — Protogo a la primera edicion sor Valentin Edo Alvarez ha mostrado una paciencia digna de todo elogio ante mis fre- cuentes consultas y me ha permitido encontrar, en la Biblioteca de la Fundacién FIES, toda una serie de datos de dificil localizacién, Mis compaieros, de) Cuerpo de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, Luis Linde de Castro, Miguel Angel Dfaz Mier, Femando Mier Durante. José Manuel Rodriguez Ranero y Borja Rengifo Llorens, me han prestado, igualmente, un continuo asesoramiento. A los profesores Enrique Fuentes Quintana y Victorio Valle Sanchez he de agradecerles, muy en especial, sus méltiples apoyos, sin los cuales este libro no hubiers, probablemente, podido escribirse. Prélogo a la primera edicién XIII Prologo a la segunda edicién Actualizar y ampliar an libro sobre economia mundial, escrito en 1994-1995, no ha yesultado tatea sencilla por la enorme aceleracién del tiempo hist6rico y porque, como cualquier economista sabe, los datos y series estad{sticas diffcilmente muestran una razonable homogeneidad. Mas atin, Internet constituye una utilisima herramienta de tra- bajo, capaz de facilitar miles de datos sobre cualquier tema, pero adolece de un defecto, apreciado por mf imagino que por muchos otros investigadores, que con frecuencia carece del dato que uno necesita. He mantenido el orden original del libro porque sigo pensando que los mercados se unen a través del comercio, los procesos de integracion, los mereados de capital y los de tecnologfa; y se separan por las diferencias de nivel de desarrollo, por la inestabilidad de los mercados financieros, los muy diferentes pulsos demograficos y las perturba- ciones energéticas. Sigo, también, pensando que la dimensién del sector pablico y el desempleo son aspectos importantes de la realidad econémica, como lo son el contenido de los dos nuevos capitulos: la nueva economia y la globalizacién. En el primero de ellos se trata de examinar en qué medida la inversion en tecnolo- gfas de la informacién y comunicacién permite alargar el ciclo expansivo, al evitar la pronta aparicidn de tensiones inflacionistas, aunque no se cuente todavia con suficiente perspectiva para obtener conclusiones fundadas. En el segundo, dedicado a la polémica globalizacién-antiglobalizacisn, he procura- do describir lo que de bueno y de malo aporta la gran integracién de los mercados y las caracteristicas de nuestro mundo. No he pretendido ser neutral —nadie lo es y yo me sitio entre los que consideran que el atraso de muchos paises deriva de su escasa co- nexién con los mercados mundiales; en suma, de su insuficiente globalizacién—, pero si he procurado ser razonablemente objetivo, puesto que el capitulo no se ha escrito para aumentar la confrontacién, sino para enriquecer el conocimiento, Ademés de completar el glosario, he incluido una breve lista de direcciones de Internet porque el lector podré encontrar en ellas informacién adicional sobre cada uno de los temas tratados. Repito mi agradecimiento a todas las personas nombradas en el prélogo de la pri- mera edicién, pero quiero extenderlo a otros expertos que me han ayudado en la tarea de revisar y completar la presente edicién: José Luis Malo y José Viitals, Directores XIV Prdlogo a la segunda edicién Generales del Banco de Espatia; Enrique Verdeguer, Técnico Comercial y Feonomista del Estado, y Gregorio Izquierdo, del Instituto de Estudios Econdémicos. A Francisco Canales, Javier Cristobalena e Ignacio Mufioz les debo especial gratitud por su ayuda en la busqueda de datos y confeccién de cuadros y grificos. Finalmente he de recono- cer que sin la inestimable colaboracién de dotia Maria Jestis Lanuza y dofia Rosa Obregdn, capaces de entender mi enrevesada caligraffa, mi tarea se hubiera complica- do enormemente. Por supuesto, Jos errores contenidos en el texto son de mi exclusiva responsabilidad. Prélogo alaterceraedicisn XV Prélogo a la tercera edicién No he afiadido nuevos capitulos, a fos que ya figuraban en ta edicién del 2002, pero si he modificado algunos contenidos para adaptar el andlisis al tiempo presente Debo agradecer, a mis compaiieros del Departamento de Economia Aplicada e His- toria Economica de la Facultad de Ciencias Econémicas y Empresariales de la UNED, las mifltiples ayudas que me han prestado. Se trata de los profesores Arranz, Barquin, Iranzo, Izquierdo, Martinez de Dios, Pedrosa y Salido. Agradezco, también, su ayuda a los seflores Canales, Miranda, Mufioz y Sénchez, que ban preparado miltiples esque- mas y cuadros, y a dofia Marfa Jestis Lanuza y dota Rosa Obregén su inestimable y permanente colaboracién. Los errores son, por supuesto, de mi exclusiva responsabilidad. XVI Prétogo a la cuarta edicién Prélogo a la cuarta edicién No he afiadido nuevos capitulos a la edicién de 2006, pero si he actualizado muchas de las estadisticas e incorporado nuevos epigrafes, con dnimo de reflejar adecuadamente el actual estado de la economia mundial. Sin la ayuda de mis compaiteros del Departamento de Economia Aplicada de la UNED, la actualizacién del libro habria sido una tarea mucho més complicada. Por ello, quiero agradecer a todos ellos la generosa ayuda que me han prestado. Se trata de los profesores Arranz, Iranzo, Izquierdo, Martinez de Dios, Pedrosa y Salido. Los exrores son, por supuesto, de mi exclusiva responsabilidad. 1 EI comercio internacional 1.1. LOS HECHOS Aunque el intercambio internacional de bienes haya existido stemapre, no siempre ha evo- Incionado de la misma forma: la configuracién de la economia mundial y las politicas comerciales aplicadas por los principales pafses han ido determinando los periedos de mayor 0 menor apertura comercial. El siglo x1x, dominado por la economia britdnica, fue, en general, un largo periodo de rapido crecimiento comercial; los afios treinta del siglo xx, caracterizados por las convulsiones derivadas de la Gran Guerra y por la for- tisima depresién iniciada a finales de la década anterior, son afios en los que las corrien- tes comerciales, se reducen; la segunda mitad de ese siglo, con presencia dominante de la economia norteamericana, fue testigo de un crecimiento considerable del comercio que, en términos amplios, y, como puede verse en el Grafico 1.1, se ha mantenido por delante de la produccisn total hasta principios del siglo xxi. Puede decirse, sin temor a {Variacion porcentual anual DExportaciones PIS 1950-80 1960-70 1970-80 1980-90 1990-00 2000-09 2001 002 7003 2008 ©2008: 2006-00? 2008 2009, Fuente: OMC: Estadisiicas del comercio internacional, 2010. Grafico LI. Volumen de las exportaciones mundiales de mercancias y PIB, 1950-2009. 2° Economia mundial equivocaciones, que a partir de mediados del siglo pasado se ha conseguido, con altibajos, un largo periodo de desarrollo abierto - por Jo menos para los paises industrializados— en.el que el intereambio ha espoleado la produccién. Una relacién que la crisis mundial, inictada en 2007, ha invertido, por cuanto la caida de las exportaciones ha coadyuvado. a la reduccién del producto total. Ahora bien, no todos los bienes han seguido la misma pauta en to que al comercio internacional se refiere, puesto que, como se advierte en el Gréfico 1.2, los productos primarios, con excepcidn de Jos productos de las industrias extractivas (combustibles, en su gran mayoria), han ido perdiendo peso en el total de las exportaciones mundiales, mientras que Jas manufacturas han ido gandndolo; no todas las manufacturas, como podria verse en un grafico mas desagregado, pero si las mds importantes de enive elas, es decir, los vehfculos, la maquinaria y el equipo de transporte que, en la actualidad, representan mas del SQ % de Jas exportaciones totales. Esc. Logar. 10.000 Variacién anual porcentual media 1980-2009 5000 F-] Exportacidn total 60 Manufacturas 70 Productos de las industrias extractivas 2800 [Productos agricolas 100 L 1850 1965 1960 1265 1970 1875 1980 1985 1990 1985 20002005 Fuente: OMC: Estadisticas del comercio internacionel, 2010. Gréfieo 1,2. Volwonen del comercio mundial de mercancias, por grandes grupos de productos. 1950-2009. Puesto que, como es bien sabido, los nafses industriales son los productores funda- mentales de manufacturas, nada tiene de extrafio que sean también dichos paises los grandes exportadores de tales bienes y que el grueso de las exportaciones de productos primarios corresponda a paises con menor nivel de desarrollo, Esta afirmacién ha de ser matizada, puesto que aproximadamente el 40 % de las exportaciones de Jos paises sub- desarrollados son hoy de productos manufacturados, mientras que exisien paises indus- trializados, entre los que destaca Estados Unidos, con un peso importante en las expor- taciones mundiales de productos primarios, en especial productos agricolas. En cualquier caso, el Cuadro 1.1 facilita, para 2003, una matriz del comercio mundial por grupos de paises que nos permite recordar dos caracteristicas del intercambio interna- cional: que los paises industriales son los grandes exportadores mundiales, y que, y este es un aspecto que merece destacarse especiaimente, el grueso del comercio mundial Capitula 1. El comercio internacional 3 Cuadro LL. Matriz del comercio mundial de mercancias, 2004 (miles de millones de délares y porcentajes) Vator_—_EsPortaciones v4, __“Tmportaciones ‘Varincién anual Variacién anual 2004 2001 2002 2003 2004 2004 2001 2002 2003 2004 ‘Total mundial 8880 4 5 17 21 9215 4 4 16 2 América del Norte 1330 6 4 5 14 17 6 2 7 16 Estados Unidos 819 6 5 4 3 12 28 Sudamérica y Centroamerica 272-2 0 13 BBL BT Buropa 4024 1 7 3 19 413 -2 5 2 20 UE QS) 3708 1 7 19 «19 3788-1 SDD Comunidad de Bstados Independientes* 263 «0S 73ST BT Africa 8 4 3 2% BM wr 4 1220 28 Oriente Media 39 8 5 2 OMS SO Asia 2385-9 8 18 25 1 6 19 97 China 503-16 22-3535 8 21 40% Japon os 7 3 BO 8 3 4 © Comonicad de Estados Incependienies: Amienia, Azerbaiyan. Belarus, Kazajstan. Kirgustén, Repailica de Moldavia, Federacion Russ, Tayihusttn, Turktnenistén, crane y Uzbekistan Fuente: WTO: World Trade Repart 2605. Cuadto 3. tiene lugar en el propio seno de los paises industrializados (paises OCDE): mas de la tmitad de los intercambios totales. Hay dos caracteristicas adicionales a las que debe hacerse mencién para completar la visi6n sintética de lo que hoy es el comercio internacional: 13 importancia que ha ido cobrando el comercio intraindustrial y el peso creciente del comexcio de servicios 0, dicho de otra forma, del comercio invisible. Una proporcién importante del comercio internacional responde a las hipétesis tra- dicionales sobre el intercambio, es decir, de intercambio de bienes distintos: cereales por acero o productos quimicos por maquinaria de precisi6n. Es lo que denominamos co- mercio interindustrial. Otra proporcién importante, y creciente, del comercio adopta, sin embargo, la forma de comercio intraindustrial o comercio de bienes similares: cereales por cereales o automéviles por automéviles. ‘Aunque las primeras comprobaciones de la existencia e importancia del comercio intraindustrial datan de los aiios treinta, su andlisis recurrente aparece con el desarrollo comercial que tiene lugar en el seno de la Comunidad Econdmiica Europea, porque es en ese espacio integrado donde se observa la gran expansién de ese tipo de comercio, expansi6n que ha ido trasladéndose, asimismo, al conjunto de los paises industriales, como reflejan los indices del Cuadro 1.2. Sin pretender levar a cabo un andlisis pormenorizado de las causas de los dos tipos de intercambio, vale la pena sefialar aqui que las ventajas comparativas explican una parte sustanciel del comercio interindustrial, mientras que la diferenciacién de produc- tos y las economias de escala son factores de especial relevancia en la expansidn del comercio intraindustrial. Los pafses comercian en bienes distintos porque su produc- tividad relativa es mayor en los bienes exportados que en los importados; comercian, sin embargo, en bienes similares porque, en primer lugar, los bienes producidos por empresas diferentes no son idénticos, aunque satisfagan Ja misma necesidad, y, en 4 Economia mundial Cuadro 1.2. indices de comercio intraindustrial en el sector de manufacturas nC oes Pas Noa OCDE 5 form se Reso Frat xaos Jpn Conadd Zena y Tush Miso "ae Cony EDAY orype Gel deel Unies > Barge OCDE Avira (Gian Graal eunds OCH mas Stati ‘ach ¥ Oris) Estados 1980 - 22 57 Il 57 48 33 22 16 23 27 IS 22 38 Unidos 1991 - 32 62 17 63 53 63 37 S31 30 25 25 36 47 Japon 1980 25 - 10 S$ 35 2 5 5 3 15 7 6 lw 1991 36 — 11 12 38 35° 9 5 36 29 6 12 2M aL Alepania 1980 4436 2K STB GE GOZO 23, 2B MD -BD_ 5 1991 45 37 13 81 7% 23 24 19 28 38 2% 29 68 Francia, 1980 2534 «10 79 73 9 10 18786 1991 2 435 «16 81 7 31 1 17 W 34 40 3B 68 alia 1980 % 18 6 O 56 4 2 9 29 2 IS 18 48 i991 27023 Ml 63 6D 13 28 27-403 GBS SS Reino Unido 1980 2 37 12 71 65 5 IS 8 2% 2% 34 31 58 4991 29 «49 «33° 80 675 21-29-2332 32 SB 4S HB Canada 1980 9 - 6 35 50 2 Wo 7 Uo 8 i 1 1991 7 - 2 4 56 18 25 13 Id 14 18 16 52 Austria 1980 7 2 5 8 6 4 6 2 16 2 JR 17 58 1991 16 23-9 «72 68 10 22 IL 22 40 27 30 63 Belgica. 1980) 10 31 9 66 63 4 IS 5 33 18 32 27 59 Luxemburgo 1991 23 36 200-730-7009 «201837 30RD OB Dinamarea 1980 19 2 7 6 6 5 in 4 13° 22 Ml 13 55 1991 17 31 11 66 62 40 10 NP FB BST Finlandia 1980 5 302 4 42 ( 5 7 12 16 5 13 35 199i 15 26 3 53 48 4 5 14 16 27 16 19 43 Grecia 1980 0 6 8 7 MH 9 § 0 3 15 B RIB 1991 Oo 1 B 23 2 8 1 O 3 1 52% 2 Islandia 1980 0 4 4 6 6 0 G@ 9 GO 1 1 1 6 1991 0 7 3 6 5 8 5 0 1 3 6 2 5 Lelanda 1980 7 0 14 57 S21 39 0 12 13 A 1 50 199) 28 18 12 55 54 § 17 19 28 19 2 23 52 Paises Bajos 1980 12024 10 71 68 1s 18 4 23 28 24 23 63 1991 18 37 19 78 74 25 32 14 23 34 $0 40 69 Noruega 1980. 7°30 9 4 41 1 16 3 Ho fk 8 10 3 1991 8 24 15 48 44 4 72 15 22 26 4a 39 48 Portugal 1980 2 4 2 3 30 2 6 9 2% % 14 16 29 1994 2 9 9 4 40 8 12 5 18 13 23 18 39 Espaita 1980 2 21 6 56 49 8 8 3 1 2 7 9 0 1991 9 2 19 64 359 2 27 8 BU 30 33 26 $5 Suecia 1980 7 2 3 7% 6 7 7 5 HW 3 7 BO 1991 a5 28-8 70 657 25 OBO Suiza 1980 2 15 6 6 6f 3 22 9 2% IF 16 18 54 (991 2 19 6 65 ol IG 2 16 30 17 32 27 56 ‘Turguis 1980 o 0 6 5 5 06 60 0 0 8 1 9 6 1991 4 2 09 1 t 1 1 0 9 19 36 23 18 Austria «98D «12S 3D WB HL 25S 1991 13 10 17 54 16 1 19 NM 1 2% 1 30 2 18 Nueva so 9 2 1 37 6 MO 6 3 1h 2 % 19 15 Zelanda 191 15 7 20 S58 1) M4 2 22 5 7 5 B19 B ‘Nota: Indice Grubel-Lfoya I=[kieMi)-OXi-MIYIXi4Mijx 100, donde: Xi-Expariaciones del produeto & Misimportaciones del producto 1. Cuando 120, no hay vomercio intraindusttal, 9, para wn producto, las exportaciones e jmportaciones son iguales, I=190, Fuentes OCDE: The OECD Jobs Study: Evidence and Explanations. Paris, 1994, Cuadro 3.8.1 Capitulo I. El comercio internacional 5 segundo término, porque el incremento de {a escala de produccién, al traducirse en reducciones de costes, permite obtener beneticios de la especializacién dentro de una snisma industria‘. Las economias ms desatrolladas son, en realidad, economias terciarizadas: su sec~ tor més importante, y el que aporta la mayor proporcién al producto total, es el sector de servicios, que engloba desde el transporte y las comunicaciones a la actividad finan- ciera y la produccién intelectual. Algunos de los servicios, como el transporte, los seguros 0 el turismo han sido siempre, por su misma esencia, objeto de comercio internacional, mientras que otros servicios, como los educativos, los financieros 0 los ligados a la pro- duccién intelectual se movian en un ambito mas focalizado. Esa situacién ha ido cam- biando radicalmente en los tltimos 25 afios y ha dado paso a un peso creciente de los servicios en las transacciones internacionales: en Ja actualidad, aproximadamente un 20 % del total de transacciones internacionales corresponde a los servicios*. 12, RAZONES DEL CRECIMIENTO DEL COMERCIO Cinco son las principales razones que, a nuestro entender, explican la gran expansidn comercial operada desde la segunda mitad del pasado siglo: 1) los beneticios derivados del comercio; 2) la existencia de un compromiso global para reducir, progresivamente, la proteccién de los mereados nacionales; 3) las necesidades de fas empresas multina- cionales; 4) el perfeccionamiento de los medios de transporte, y 5) el desarrollo de tas comunicaciones. 1.2.1. Los beneficios del comercio Aunque ningtin pafs cierra nunca completamente sus fronteras econdmicas, porque ningtin pafs puede, en nuestros dias, producir por si solo todos tos bienes y servicios que las de- mandas sociales reclaman, las transacciones comerciales no hubieran aleanzado las cifras hoy existentes —casi nueve billones de délares de comercio visible— si el comercio no. generase una suma de beneficios sobre la produccién, el consumo y la competencia. ‘A través del comercio internacional, los mercados se expanden, aumenta la especiali- zacién y mejoran las economfas de escala. Todo lo cual significa que la produccién, la renta y ef empleo de un pats se ven impulsados por su actividad exportadora, Existe, por supuesto, la otra cara de la moneda: la importacidn desencadena los efectos contrarios. Pero, en la medida en que se produce, a escala global, una ampliacién de los mercados, la resultante final del comercio es un aumento de Ia produccién, la renta y el empleo globales. En una economia cerrada, el consumo social debe moverse, necesariamente, dentro de los limites que establece la frontera de posibilidades productivas del pais en cuestidn. Solo el comercio internacional puede permitir que las diferentes combinaciones de con- + Sobre el comercio intennndustrial véase, ex especial, H. Grubel y PH, Lloyd: fntra-Industry Trade, Mac- millan, Londres, 1975, y también P. K. Tharakan (comp.): Jntra-Indutstry Trade, North-Holland, Amsterdam, 1983. En Marker Structure and Foreign Trade, MIT Press, Cambridge, 1985, Helpman y Krugman evan # cabo un estudio detallado de la diferenciacién productiva y las economias de escala en tanto que causas explicativas del comercio intraindustral ? Daios correspondientes a 2004. WTO: World Trade Report, Cuadro 2. 6 — Economia mundial sumo rebasen esa frontera, Jo cual significa, en tiltima instancia, que el consumo se in- crementa a consecuencia de las transacciones internacionales. El comercio. finalmente, acentiia la competencia en los diferentes mercados, lo cual obliga, necesariamente, a las empresas de cada pais a reducir costes y precios y, muy especialmente, a modificar con frecuencia las funciones de produccién con objeto de incorporar nuevas tecnologfas que afecten, positivamente, a costes y calidades. La trans- misién de tecnologia derivada del comercio, y que incide sobre la capacidad productiva de todos los participantes, es quizé el efecto mas importante y mas ignorado de las co- trientes comerciales*. El comercio, naturalmente, plantea una serie de problemas, de los que nos ocupare- mos més adelante, que han dado lugar a la vieja y sempiterna polémica librecambio- proiecciGn, pero, sin duda, las corrientes comerciales hubieran aumentado a ritmo mu- cho més lento, y los partidarios de la proteccién hubieran ganado casi todas las batallas, si los beneficios del comercio internacional no hubieran sido, siempre, mas importantes que los costes que genera (Anexo 1.1). 1.2.2. La existencia de un conpromiso global para reducir, progresivamente, la proteccién de los mercados Antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial, fas potencias aliadas, encabezadas por Estados Unidos, quisieron poner en pie una serie de organizaciones que permitieran crear y potenciar un orden econémico internacional de cardcter liberal. Se trataba, en suma, de evitar los errores del periodo de entreguerras, de impedir que las politicas proteccionistas volvieran a proliferar y a dificultar la interrelacién entre las diferentes economias. Asf nacieron (Bretton Woods, 1944) el Fondo Monetario Internacional, en- cargado de multilateralizar los pagos internacionales, y el Banco Mundial, dedicado a la ayuda al desarrotio. La tercera de las organizaciones debfa ocuparse de los problemas del comercio, pero la Organizacién Internacional de Comercio, segtin iba a ser denominada, no Megé a ver la luz porque el Congreso de Estados Unidos no ratificé el acuerdo. En su lugar se firmé, en 1947, un Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, en sus siglas inglesas) mediante el que los 23 paises que inicialmente lo firma- ron se comprometieron a reducir, de forma multilateral, a proteccién de sus mercados. EI GATT no ha sido, pues, pese a su dilatada historia, una organizacion internacional, sino un acuerdo intergubernamental*. El GATT, que fue absorbido, en 1995, por la Organizacién Mundial del Comercio (OMC), aplicaba tres principios basicos —que siguen vigentes— para tratar de elimi- nar, progresivamente, las barreras al comercio: {a no disctiminacién, la reciprocidad y la transparencia. La xo déscriminacion se vehicula a través de la cléusula de «naci6a mds favorecica»: cualquier Yentaja que un pafs contratante conceda a otro se extiende, automdticamente, a todos las demas. Las concesiones son, ademas, permanentes porque quedan consolidadas por el propio Acuerdo. * Veéase, sobre lag ventajas de! libre comercio, la primera de las conferencias de Tagdsih Bhagwati conte niidas cn su tito Free Trade Today, Princeton University Press, 2002. * Véase, en lo que se reliere a ba historia y problemas del GATT, John Jackson: Restructuring the GATT. System, Council on Foreign Relations Press, Nueva York, 1990. Capitulo 1. El comercio internacional 7 Hay, naturaimente, excepciones a este principio. La primera de ellas, contenida en los anexos del Acuerdo, se refiere a los sistemas de preferencia existentes en el momento de suscribirse el Acuerdo, y buscaba consolidar las situaciones preexistentes, en especial las que se referfan a los antiguos imperios coloniales de Gran Bretaiia y Francia. La segunda de las excepciones toma en cuenta las zonas de librecambio y las uniones aduaneras, es decir, los procesos de integracidn. Si no existiese esa excepcién, conteni- daen el articulo XXIV, serfa imposible iniciar cualquier formula de integracién que, por definicion, es discriminatoria con respecto a terceros paises: [a integracién requiere, como condicién fundamental, que los paises miembros eliminen entre si las barreras al comercio, sin que esa reduccién de barreras deba extenderse a los paises no miembros. En todo caso, la excepeidn incluye una serie de condiciones destinadas a no agravar la situaciéa de patses terceros, entre las que cabe mencionar que la proteccién exterior del espacio integrado no puede ser superior a la ya existente en Jos paises miembros al ini- ciarse et proceso. La tercera de las excepciones se reftere al Sistema de Preferencias Generalizadas, acordado, en 1968, en el seno de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comer- cio y Desarrollo (UNCTAD). La Conferencia, nacida en 1964, es un organismo que se ocupa de la relacién entre transacciones internacionales y procesos de desarrollo y que, impulsada por los pafses menos desarrollades, deseaba, en buena medida, contrapesar Ja accién dei GATT; es decir, basar el comercio internacional no sobre la igualdad sino sobre la preferencia, tinica forma, segtin ol pensamiento dominante en esos pafses en la década de los sesenta, de corregir los efectos nocivos que ¢l comercio internacional tenfa para el mundo subdesarrollado. A partir de esa idea se pactardn, en ia reunién de Nueva Delhi, de 1968, una serie de preferencias arancelarias que los paises mas desarrollados concederdn a los menos desarrollados para un conjunto de mercanefas, en especial de manufacturas, Para ello hubo que acordar previamente, en el propio GATT, la excepcion gue autorizaba tales preferencias. Por aplicacién del principio de reciprocidad, el pafs beneficiario de una serie de re- ducciones arancelarias debe ofrecer, a su vez, concesiones similares. De lo contrario, seria dificil cerrar jas rondas de negociacién, porque las presiones proteccionistas existentes en todos tos pafses llevarian a los gobiernos a ofrecer contrapartidas muy inferiores a las ventajas recibidas. De ahi que la necesidad de buscar concesiones similares haga que las industrias exportadoras de los paises miembros, las directamente beneficiadas con Ia aper- tura de los mercados, presionen a sus gobiernos para lograt respuestas equilibradas. En cuanto al principio de transparencia, el GATT exclaye las restricciones cuanti- tativas al comercio y preconiza el uso de derechos arancelarios como férmula de pro- teccién exterior. De lo que se trata, en suma, es de lograr una mayor transparencia en las relaciones comerciales y de permitir que sean los precios, y no otro tipo de medidas administrativas, los que reguien el funcionamiento de los mercados; lo que no excluye, por otro lado, la posibilidad de utilizar, con caracter excepcional, tos controles directos para resolver desequilibrios temporales de balanza de pagos o distorsiones graves en determinados mercados causadas por aumentos rapidos de Ja importacién. E] mecanismo a través del cual se han llevado a cabo tas reducciones arancelarias, y cualesquiera ores compromisos de liberalizacién de mercados, han sido las rondas. es decir, las reuniones en las que cada parte aporta la tista de solicitudes bilaterales que deseaba negociar con los paises correspondientes y que dan lugar a que, una vez se aprueban las reducciones, consolidaciones 0 techos, las ventajas se extiendan a todas las 8 Economia mundial partes contratantes. Hasta el momento, y como se desprende del Cuadro 1.3, se han terminado ocho rondas, siendo quizé Ja més importante de todas eilas la Ultima, la Ron- da Uruguay, porque, como se analizard en otro apartado de este mismo capitulo, la evoluciér de la economia mundial en tos wltimos afios habfa hecho surgir un conjunto de problemas que desbordaban la arquitectura tradicional del acuerdo y que han dado lugar a cambios importantes en la propia organizaciGn. Sin que sea posible evaluar, con precisidn, el efecto conjunto de las ocho rondas de negociacidn ya concluidas, puede advertirse que, de forma progresiva, el contenido de las negociaciones se ha ido ampliando para abarcar fos nuiltiples factores que inciden sobre el comercio —lz Ronda Uruguay no hizo sino recoger una serie de inquietudes que pesaban, desde hacia tiempo, sobre los intercambios— y que, en términos generales, la proteccién arancelaria ha disminuido sustancialmente. En concreto, los derechos aran- celarios de los paises industriales que, a prineipios de los afios sesenta del siglo pasado, presentaban un nivel medio del 13 %, suponfan, a finales de los ochenta, solo un 4,7 %, y aello hay que afiadir la fuerte reduccién derivada de fa Ronda Uruguay: un 40 % al cabo de cinco afios® En 2001 se inicia en Doha (Qatar) una nueva Ronda de negociaciones de los 146 paises miembros de la OMC que es también conocida como Ronda del Milenio. 1.2.3. Las necesidades de las empresas multinacionales Pese @ que fas empresas multinacionales no surgen en el siglo xx —los Fuggers, en el siglo XV. ya crearon empresas de ambito internacional; Rotschild y Lloyds son nombres de multinacionales con varios siglos de tradicién—, la eclosién de ese tipo de empresas es caracteristica de la segunda mitad de ese siglo, cuando la creciente apertura de los mercados y la rapidez de las comunicaciones permiten una gestién global de empresas con implantacién productiva en diferentes passes. Las empresas multinacionales presentan dos caracteristicas distintas: por una parte, organizan y coordinan miltiples actividades productivas que tienen lugar en diferentes paises; por otro lado, hacen dnicos los distintos mercados en los que fabrican los bienes intermedios que requiere su produccién final®. Su importancia actual es tal que ya a mediados de los afios ochenta del siglo Xx generaban un 25-30 % del producto bruto de todas las economfas de mercado, tenfan en sus manios [as tres quintas partes del comer- cio internacional de bienes y, a su través, fluian las cuatro quintas partes de los inter- cambios nmundiales de tecnologia y capacidad de gestién’. Como puede observarse, las multinacionales fragmentan su produccién porque su estrategia se basa, generalmenta, en seguir el ciclo de producto para hacer uso de las ventajas comparativas de diferentes paises*. Todo lo cual significa, en iiltima instancia, que las empresas multinacionales necesitan, por definicidn, de un clima librecambista ‘ Michel Kostecky; «Le sysitme commercial et les negotiations muliilaterales». en Conjlies et négotia. tions dans te commerce international. L’ Uruguay Round, Economica, Paris, 1989. * John Dunning: Multinational Enterprises and the Global Economy, Addison-Wesley, Wokingham, 1993, Parte 1. 1 Thidem. 5 Véase Raymond Vernon: «International investment and international trade in the product cycle», Quarterly Journal of Economics, mayo 1966, Capttulo 1. El comercio internacional 9 Cuadro 1.3. Rondas del GATT Fecha de Denomi- comienzo —_Paises nacién, delane-— intervi- Contenide Principales resultados gociacién _ nientes Ginebra 1947 23. Derechos arancelarios: 45.000 coneesiones aranceiarias. rebajas coneretas. Annecy 1949 33. Derechos arancelarios: _- Reduceidn de derechos rebajas concreras. Torquay 1950 34 Derechos arancelatios: Se alcanzan las 55.000 concesiones aran- rebajas concretas. celarias. Ginebra 1956 2 - Dillon 1961 45 Derechos arancelarios: juste de derechos arancelarios tras la rebajas concreies. creacién de la CEE y nuevas concesiones arancelatias. Kennedy 1962, 48 Reduecién lineal derechos Miltiples acuerdos sobre dumping, sub- arancelarios, vyenciones. mercados péblicos, valor ev Barreras no arancelanas. _aduana, licencias y obstaculos 1écnicos, Reduccion de derechos arancelarios: el nivel medio de derechos de tos pafses in- Gustriales se reduce hasta el 4.8 %. Tokio 1973 99 Competencia. Barreras = 20 arancelarias. Derechos arancelarios, ‘Uruguay 1986 123 Qbsticulos al comercio, _Paises indusiriales: reduccién de derechos comercio de servicios, arancelarios sobre manufacturas en un inversiones, reorganiza- 40% en cinco altos, Paises en desarrollo: cin del GATT y creacién € Comprometen a consolidar méltiples de la Organizacién derechos arancelarios. Desaparicién gxa- Mundial de Comercio. dual de las medidas de efecto equivalent. Liberalizacin del comercio agricola y del textil. Acuerdos sobre comercio de servi- cios. Reforzamiento de las reglas de dis- ciplina Fuense: Jackson, 1990, Kostecky: Le systme commercial et les négociations multilatérales, Pacis, 1989. FMI: World Economic Outlook, mayo 1994, en el que poder asentar su actividad sin trabas nacionalistas: diffeilmente podrian lograr economias de escala y alcance si no se pudieran mover en mercados muy amplios y si as operaciones intrafirma les fueran obstaculizadas por las fronteras econdmicas de los distintos pafses. En concreto, y en 1987, 102 de las 300 mayores multinacionales de cardcter industrial produjeron mas del 40 % de su valor afiadido total en las filiales extranjeras’, ® John Dunning: 1993, Sp. cit, Un andlisis mas completo del tema figura en OCDE: Intra-Firm Trade, Panis, 10 Economia mundial 1.2.4. El perfeccionamiero de los medios de transporte El comercio internacional de mercancias requiere que los bienes sean transportados desde su lugar de origen a un lugar de destino; e igual sucede con el intercambio de servicios, aunque estos dltimos presenten singularidades especificas: el transporte no incide en el comercio internacional de servicios financieros y si lo hace en el turismo, porque los turistas han de desplazarse al pais receptor. En la medida en que los medios de transporte sean lentos y costosos, la distancia fisica constituira una barrera para el intercambio de buena parte de los bienes y servi- cios, una situacién que prevalecié en el mundo hasta principios del sigio xix, dado que, desde el siglo xvi hasta comienzos del x1x, los medios de transporte apenas ha- bfan experimentado mejoras significativas, Es a partir de ese momento cuando la maquina de vapor transformaré el panorama mundial, un panorama que ha venido cambiando desde entonces pero que ha experimentado una modificacién rapidisima des- de el término de la Segunda Guerra Mundial. El mundo se ha empequeiiecide, desde ese punto de vista, como resultado de la aparicion de los reactores, de los grandes baques de carga y de los contenedores, lo que hace que. en la actualidad, Nueva York y Tokio se encuentren mds cerca de lo que estaban Nueva York y Filadelfia en los tiempos de la Revolucién Americana". ¥ ese empequeficcimiento, que supone menor tiempo de transporte y menores costes, ha espoleado notablemente el crecimiento de los intercambios. 1.2.5. El desarrollo de las comunicaciones Pero el comercio depende no solo del transporte, sino también de los medios de comu- nicacién: si los intercambios internacionales se potenciaron en el siglo xix, no fue sola- mente por la accién de los mejores medios de transporte; lo fue, en especial, por la aparicién del telégrafo y, més ‘arde, por la del cable ocednico, Yes en ese campo en el que el desarrollo teenolégico de la segunda mitad del siglo xx y prineipios del xxt ha permitido los mayores adelantos a través de los satélites, el cable de fibra dptica y, sobre todo, Internet, innovaciones todas ellas que han visto la luz en los uiltimos 30 ajios. Los satélites posibilitan la comunicacién, casi instantdnea, entre las partes mas dis- tantes del mundo, lo que, a su vez, hace posible la transmisién de ingentes masas de datos. Pero, ademas, los satélites no solo han abaratado el coste de la comunicacién —el precio anual de una conexién es hoy muy inferior de lo que fuera en los affos sesenta—, sino que lo han hecho independientemente de la distancia porque, al tener que pasar por una estacién situada a 22.300 millas de la Tierra, la sefial recorre un camino similar sean cuales sean los puntos finales de enlace. Los sistemas de comunicacién apoyados en cable de fibra éptica, sistemas con enor- me capacidad y velocidad de transmisién de datos, son los grandes competidores de los sistemas por satélite y los que permitirén crear, a relativamente corto plazo, na autopista °© Peter Dicken: Globat Shift, The internationatization of Economic Acsivity, Paul Chapman Publishing Lid... Londres, 1992, Cap. 4. Lin estudio amplio del transporte, y su in? uencia en el comercio, es el de Pierre Bauchet: Le transport international dans économie mondiale, Economica, Pacis, 1988 Capitulo 1. El comercio internacional AL informatica que enlazaré los tres grandes mercados mundiales —América del Norte, Europa Occidental y Extremo Oriente— y por la que se podrén transmitir, simulténea- mente, ingentes cantidades de mensajes. Pero, sin duda, la gran transformacién de nuestro mundo ha venido de la mano de la red mundial de ordenadores —Intemnet— que ha eliminado, en buena medida, la distan- cia y creado un ambito nuevo de relaciones, el ciberespacio, un ambito que no tiene coordenadas geograficas y que produce transformaciones constantes en cualquier di- mensién de la actividad social y, por supuesto, en la actividad econémica", 13. PROBLEMAS QUE PLANTEA EL COMERCIO INTERNACIONAL Ya se ha sefialado, al hablar de los beneficios generales derivados de! intercambio, que existe también una serie de problemas que de é{ emanan; de entre ellos conviene desta- car los siguientes. 4.3.1. El comercio no beneficia por igual a todos los paises Tanto los economistas cldsicos como los neocldsicos habfan concebido los modelos de comercio haciendo abstraccién del grado de desarrollo de los paises participantes y habian Megado a la conclusién de que los beneficios del intercambio se difundfan con cardcter general. Una proposicion que, a partir del término de la Segunda Guerra Mun- dial, va a ser negada por un conjunto de economistas de distintas procedencias y nacio- nalidades que tienen en comtin el haber trabajado, en algtin periodo de su vida profesio- nal, para Naciones Unidas. Es la Namada escuela heterodoxa!?, En sintesis, el razonamiento de esta escuela puede quedar expresado de la siguiente forma. En primer lugar, el mundo no est constituido por pafses de igual nivel preductivo y tecnolégico: existe un mundo desarrollado, el centro, y un conjunto de paises subde- sarrollados, la periferia, que intercambian entre si, en términos generales, productos manufacturados por productos primarios. Los efectos de comercio deben ser, por tanto, ponderados en ese contexto. En segundo lugar, la elasticidad-renta de la demanda de productos manufacturados es mayor que la de productos primarios; y lo es porque muchos de esos tiltimos bienes se comportan como bienes inferiores y porque la evolucién técnica va creando sustitu- tivos de enorme difusién. U Uno de los trabajos mis conocidos sobre ef tema es EY mundo digital, de Nicholas Negroponte, Edicio~ nes B, Barcelona, 1995, Se recomienda, también, la lectura de La era del acceso, de Jeremy Rifkin, Paidés, Barcelona, 2000. ® Donde se encuadran, entre otros, Singer, Prebisch, Nurkse y Myrdal. Las aportaciones fundamentales de esta escuela se encnentran en: H. Singer, «The Distribution of Gains Between Investing and Borrowing Countries», Americar Economic Review, mayo 1950; R. Prebisch: «El desarrollo econémico de América Lati- na y algunos de sus principales problemas». Boleréa Econdmico de América Latina, febrero 1962; R. Nurk «Contrasting Trends in 19th and 20th Century World Trade», en R, Nurkse: Problems of Capital Formation in Underdeveloped Countries and Patterns of Trade and Development. Oxford, 1967; G. Myrdal: