Вы находитесь на странице: 1из 26

¡LA PAZ SOLO PROVIENE DE MI!

Octubre 26 de 2007 - 2:00 p.m.

Hijos míos: Que mi paz y mi amor sean vuestro consuelo.

Vendrán días de una falsa paz. Cuando más tranquila se sienta la humanidad, es
ahí cuando llegará mi justicia. Acordaos que sólo Yo, os puedo dar la verdadera
paz; porque Yo soy la paz. La paz que el mundo os ofrece es vana y pasajera y
siempre estará condicionada a la voluntad humana y ya sabéis vosotros, cuán
cambiante y frágil es vuestra condición humana.

Cuando la humanidad vuelva a Mí, y el hombre se despoje de su orgullo y vanidad y


su corazón se abra al perdón, es entonces, cuando os daré mi paz. ¡Qué tristeza
que primero tengáis que pasar por el destierro, para que podáis vivir en paz!. ¡Qué
tristeza siente mi Corazón, viendo vuestro desprecio! Si volvierais a Mí, y os
apartarais del mal camino, os aseguraría que no sólo os daría mi paz, si no también
mi vida en abundancia. Os transformaría por mi gracia en seres Espirituales y no
tendríais que pasar por la desolación, por mi purificación, que vosotros mismos por
vuestro pecado, desobediencia y falta de amor, cada día hacéis que se aproxime.

¡Oh criaturas, no sabéis que os espera! Si lo supierais, volveríais a Mí, con


corazones contritos y humillados.

La suerte de las 2/3 partes de la humanidad está echada y será trágica y dolorosa
aquí en la tierra, y muerte eterna en el más allá. Os digo esto, porque la inmensa
mayoría de los habitantes de esta tierra, me dan la espalda y no la cara. Entre
estos están, los “Tibios de Corazón”, a los cuales va a coger mi Purificación sin
haberse definido.

¡Hijos de doble Ánimo!. ¿Qué esperáis para volver a Mí? ¿No veis que la hora está
cerca y que muy pronto partiré? ¡Definios de una vez, para que cuando llegue mi
justicia, no supliquéis e imploréis perdón, porque ya será tarde!.

Os estoy esperando; dejad vuestra tibieza espiritual, porque no os va a servir para


entrar en mi Reino.

Soy vuestro Padre, Jesús, el Buen Pastor.

Dad a conocer mis mensajes y propagadlos, hijos míos.

Enoc
¡ABRIDME VUESTRAS PUERTAS, HIJOS REBELDES!
Octubre 16/2007 1:25 p.m.

Hijos míos: Que mi paz os acompañe. Todo se irá dando conforme a mi


voluntad. Muchos son los llamados, pero muy pocos serán los elegidos.
Estoy tocando a las puertas de mi pueblo sin hallar respuesta; sólo unos
pocos me han acogido; como Buen Pastor, seguiré llamando, porque mi
amor y mi misericordia son infinitas.

Escuchadme hijos rebeldes: “Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye


mi voz y abre, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo” (Apoc. 3,
20).

No seáis insensatos, dejaos amar, dejaos llevar por Mí, mirad que la
hora está cerca, que ya la tarde está comenzando a fenecer y muy
pronto llegará la noche; dejadme pasar, no temáis; Yo soy la Vida que
quiero derramar en abundancia sobre vosotros; Yo soy la Paz que tanto
andáis buscando. No sigáis corriendo como potrillos desbocados para
que no caigáis en el abismo.

Mirad, soy un Padre amoroso que quiere abrazaros y perdonaros como a


hijos pródigos; no me cerréis vuestras puertas; abridme, quiero estar con
vosotros y daros mi Salvación, mi Paz y mi Consuelo. De nuevo os digo,
no temáis, no dejéis que las preocupaciones y afanes de este mundo
pasajero os impidan cenar conmigo.

Mirad, estoy por partir, no le neguéis a vuestro Padre vuestra compañía,


si supierais cuánto os amo criaturas, si supierais cuánto sufro viéndoos
mancillar mi Santo Espíritu; entended mis pequeños rebeldes que no me
complazco con vuestros sufrimientos y menos con vuestras muertes; es
por eso, por lo que os estoy llamando para que os congreguéis en torno
a Mí, y podáis compartir conmigo el gozo de la Vida Eterna.

¡Abridme pues!. El que llama a vuestras puertas es vuestro Padre, Jesús


el Buen Pastor.

Dad a conocer mis mensajes, hijos míos.

Enoc.
ARMADURA ESPIRITUAL
PARA ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS
ROSARIO DE JESÚS EL BUEN PASTOR

Se empieza con un Credo y un Padrenuestro. Luego se dice: “Yo soy el


Buen Pastor, y el Buen Pastor da la vida por sus ovejas”.

En cada decena se dice: “Oh Buen Pastor”. Y se contesta: Sed nuestro


amparo y nuestro refugio. (10 veces).

Al terminar cada decena se reza un Padrenuestro y se vuelve a


empezar como al principio. Al terminar el Rosario se reza el Salmo 23.

ORACIÓN A LA DIVINA VOLUNTAD

Oh Divina Voluntad: Amor y misericordia infinita del Dios uno y trino,


sed favorable a mí, pequeña criatura indigna de vuestra gracia, pero
llena de esperanza en Vos, sublime esencia, sublime magnificencia,
sublime voluntad.

Dadme una pequeña gota de tu riqueza inefable y sed propicia a mi


petición. Derrama Divina Voluntad sobre mí y mi familia, la bendición
que tanto espero. Hacer petición. Te lo pido, en el nombre de Dios
Padre (bendición), en el nombre de Dios Hijo (bendición), en el nombre
de Dios Espíritu Santo (bendición). Que todo sea para la gloria de la
Santísima Trinidad y bien de nuestras almas. Amén.

ROSARIO A LA DIVINA VOLUNTAD

Se comienza con un Credo y un Padrenuestro. Luego se dice: “Oh Divina


Voluntad, que todo lo puedes, que todo lo creas, que todo lo das”.

Oh Divina Voluntad, enséñanos a cumplir y a aceptar los designios de


Dios.

En cada decena se dice: Gloria al Padre, Gloria al Hijo, Gloria al Espíritu


Santo. Y se contesta: Como era en el principio, es ahora y siempre, por
los siglos de los siglos amén. Y así sucesivamente hasta terminar las
cinco decenas. Este rosario a la Divina Voluntad, se hace después de la
Coronilla de la Misericordia, para que tenga mayor poder de intercesión
ante la Santísima Trinidad.

Dad a conocer mis rosarios y oraciones y propagadlos, hijos míos.

Jesús el Buen Pastor.


María del Rosario
¡QUÉ HERMOSA ERES, AMADA MÍA!
Octubre 18 de 2007 - 2:00 p.m.

Hijos míos, Que mi paz y mi amor os acompañen y la luz de mi


Santo Espíritu os guíe en vuestro caminar.

Voy a purificar mi ciudad elegida para que sea digna de su


amado. ¡Oh Amada mía!, naciones enteras vendrán a ti,
pueblos que no conocías te servirán; ya no se te llamará más la
violenta y olvidada; serás dichosa entre las naciones, porque de
tus entrañas saldrá un grito de libertad que estremecerá todos
los confines de la tierra.

Amada mía, Esposa mía, vuélvete a Mí, y cubre tu desnudez


con mi Manto Santo, deja ya de pecar y póstrate ante Mí. Yo te
levantaré del polvo, te daré nuevas vestiduras, te ceñiré con
una corona de oro, perlas y zafiro; brillarás como un lucero,
como estrella matutina que irradiará de luz a las naciones.

Y vendrán a ti, los deportados tus hijos que te habían olvidado;


vendrán entre cánticos de gozo y alegría, dando gritos de
víctores y júbilo, por la hija de Sión que ha sido desposada. Por
aquella llamada la “Olvidada que hoy es mía, mi Bien Amada”.

No temas pues, Amada mía, te colmaré de besos y ceñiré tu


cabeza con corona de guirnaldas.

Derramaré perfume en nuestro lecho, aroma, mirra, incienso.


Serás mi esposa y reinarás conmigo.
Seré tu esposo y te seré fiel.

Reyes se postrarán ante ti, de lejanas tierras vendrán a servirte,


serás manantial de aguas vivas, arroyos que del Líbano fluyen.
Levántate pues, Amada Mía, no temas, guardo mis besos sólo
para ti.

Yo os conjuro, hijas de Jerusalén, no despertéis ni turbéis a mi


amor hasta cuando ella quiera (Cantar de los Cantares 8,4).

Soy vuestro Padre: Jesús, el Buen Pastor.


Dad a conocer mis mensajes, hijos míos.

Enoc.
¡EL PODER DE MI SANGRE
SERÁ VUESTRO ESCUDO PROTECTOR!
Enero 9 de 2008 4:10 p.m.

Hijos míos, ovejas de mi grey, que mi paz esté con Vosotros. Estáis ya en los
tiempos descritos por mis profetas y anunciados en mi Evangelio; manteneos
alertas y vigilantes porque el príncipe de este mundo vaga como león rugiente
buscando a quién devorar; no os apartéis de Mí, vosotros los que sois de mi
rebaño, invocad a todo instante el poder de mi sangre para que seáis
protegidos de los ataques en vuestra alma. Acordaos hijos míos que vuestra
mente y vuestros sentidos son presa fácil de mi adversario, para inundaros
con sus mentiras y confusiones, haciéndoos perder, ya que como piensa el
hombre así actúa, y si vosotros no estáis armados con vuestra armadura
espiritual de Efesios 6,10 al 19, y revestidos con el poder de mi Salmo 91,
seréis objeto de todo tipo de engaños que os llevarán a perder el control y a
sucumbir ante el padre de la mentira.
Es el tiempo en que debéis estar agrupados en oración, pues vienen, hijos
míos, días difíciles para la humanidad. Estáis en los días de la gran cosecha,
cuando será separado el trigo de la cizaña; os anuncio todo esto para que os
mantengáis despiertos, con vuestras lámparas encendidas con la oración
constante y vigilantes como buenos soldados. No os alarméis ni os dejéis
seducir por las mentiras de mi adversario; no vayáis a caer en tentación;
acordaos que estoy por partir; cuando me vaya se dará comienzo a la batalla;
revestios del poder de mi sangre, armaos de vuestra armadura espiritual, para
que podáis repeler los ataques que mi adversario os enviará. Mi adversario,
atacará la mente de mis hijos fieles con toda clase de engaños y
confusiones, para dividios y haceos perder el control; no caigáis pues en
sus redes; invocad el poder de mi sangre en todo momento, para que
vuestra mente sea purificada y así podáis tener control de vuestros
actos; acordaos que mi adversario lo que busca es robaros el alma.
Mi sangre es bálsamo de purificación; hacedme los derramamientos
contenidos en mi libro de oraciones a mi sangre, para que os mantengáis
protegidos en vuestra mente; pues será tanta la argucia de mi
adversario, que si no estáis preparados, os hará ver lo que no existe, os
hará escuchar lo que no es verdad, y os hará creer en sus mentiras.
En vuestra mente es donde se librarán las más grandes batallas por
vuestra liberación; si os apartáis de Mí, sucumbiréis, pues la pelea no es
con armas, sino con oraciones combativas y salmos de protección,
invocando mi misericordia.
De nuevo os digo, no temáis; mi Madre y mis ejércitos celestiales os
protegerán; haced el rosario a mi Madre pidiendo su protección; invocad a mi
amado Arcángel Miguel; él junto a mi Madre os acompañarán, protegerán y os
llevarán seguros a las puertas de mi Jerusalén Celestial.
De nuevo os digo, que mi paz esté con vosotros. No temáis, la victoria es de
vuestro Dios y Señor.
Soy vuestro Padre, Jesús el Buen Pastor, salvador de su pueblo.

Hijos míos, os encomiendo que divulguéis mis mensajes; el tiempo apremia y


la salvación de las almas está en juego.
Enoc.
¡MI PUEBLO ME HA DADO LA ESPALDA!
Octubre 10 de 2007 12:50 p.m.
Hijos míos: Que mi paz esté con vosotros

Los días van pasando como pasan los pensamientos. Cada vez se acerca más mi
próxima venida. ¿Cuando el Hijo del Hombre venga, sí encontrará fe?. La fe en
Dios languidece en estos tiempos; mi pueblo me ha dado la espalda por ir en pos de
su ídolo, su dios, hechura de la mano del hombre. La fe que procede de Mí, muy
pocos hoy la piden; el corazón de esta humanidad se parece a un desierto: Seco,
rodeado de cardos y espinos, sediento del Agua de la Vida que soy Yo, y que se
niegan a beber.

Hoy prefieren a su ídolo, lo adoran como en Masá de Meribá, donde me pusieron a


prueba. La historia se repite.

¡Oh hijos rebeldes!, ¿por qué sois tan insensatos?, ¿por qué no aprendéis la
lección?. Acordaos de lo que dice mi palabra: De qué le sirve al hombre ganar el
mundo, si está perdiendo su alma?. ¿Y qué haría el hombre a cambio de su alma?.
¿O acaso pensáis que vuestro dios os podrá salvar?, os digo, que si no recapacitáis
y volvéis a Mí, de corazón, ¡pereceréis!. Porque vuestro dios muy pronto por el
suelo rodará, ¿y qué será de vosotros los que pusisteis vuestra confianza y
esperanza en él?. ¡Seréis paja que arderá por el fuego de mi Justicia!.

Venid más bien a bañaros en la fuente del perdón y así como en Siloé, quedaréis
purificados. Alzad vuestros ojos y recapacitad, porque vuestro ídolo está por caer;
no os perdáis por él, porque es hechura de la mano del hombre, vano y pasajero.
Volved a retomar la senda de vuestra salvación, no os aferréis a las cosas muertas;
dejad que los muertos entierren a sus muertos; vosotros hijos míos, los que andáis
confundidos y extraviados venid a Mí, mirad: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida,
depositad en Mí, vuestra confianza y esperanza y Yo os daré la Vida Eterna.

No sigáis malgastando el poco tiempo que os queda por ir en pos de vuestro ídolo;
no atesoréis tesoros en la tierra, porque este mundo muy pronto pasará;
preocupaos más bien por la salvación de vuestras almas, porque el tiempo de mi
misericordia se está agotando. No seáis tercos e insensatos; si seguís en vuestra
loca carrera de poseer y acumular como el rico epulón, os aseguro, que perderéis la
vida del espíritu. Os estoy esperando, no tardéis; acordaos del joven rico que
prefirió sus riquezas y me dio la espalda; no cometáis vosotros el mismo error, para
que no os lamentéis mañana cuando os llame a mi presencia.

Soy vuestro Padre, Jesús el Buen Pastor.


Dad a conocer mis mensajes, hijos míos, propagadlos.
Enoc.
¡EL AMADO QUE NO ES AMADO!
Noviembre 02/2007 2:40 p.m.

Hijos míos: Estoy por partir; cuando me vaya la humanidad entrará en caos;
van a pedir a gritos mi presencia y ya no los escucharé. Hoy, muchos me dan
la espalda y no la cara, otros me buscan a medias y otros tantos rechazan y
blasfeman mi Santo Nombre. Sólo una minoría me busca de corazón.

¡Pobre humanidad!, no quiere dejarse amar y perdonar; rechaza la vida por


seguir el camino de la muerte, se preocupa más por las cosas mundanas y por
satisfacer sus vanidades que por Mí, que soy vuestra Salvación, vuestro
Salvador, vuestro Padre, vuestro Dios y Señor.

¡Qué ingratos sois, raza de dura cerviz!; no queréis abrir vuestros corazones
para que Yo, entre a morar en vosotros. Os digo, estoy por partir, no
despreciéis al que tanto os ama; entended oh humanidad que la vida, el amor,
el perdón y vuestra salvación soy Yo; no me neguéis vuestra compañía.

¿Qué será de vosotras criaturas, sin Mí?; muy pronto lo vais a experimentar y a
sentir en carne propia; la vida que Soy Yo, por muy poco tiempo estará ya con
vosotros; no me despreciéis; venid, todavía hay un poco, un poco de tiempo,
pero suficiente para que salvéis vuestras almas. No dejéis agotar mis últimas
campanadas de misericordia; es tiempo de que os recojáis y agrupéis en
oración; la hora está cerca.

Acordaos que mi Justicia llegará como ladrón en la noche; estad pues


preparados, porque cuando menos penséis tocaré a vuestras puertas; tened
vuestras lámparas bien encendidas, velad en oración para cuando llegue la
oscuridad y las tinieblas, vosotros estéis despiertos y podáis cegar con vuestras
lámparas al príncipe de este mundo y a sus ejércitos.

Hijos míos, vosotros los que permanecéis firmes y leales a Mí, seréis mis
ejércitos aquí en la tierra; unios en oración a mi Madre y a mis ejércitos
celestiales, para que juntos derroten toda fuerza del mal y allanen el camino
para mi venida triunfante, donde reinaré con mis vencedores y mi pueblo fiel
hasta el fin de los tiempos.

Venid pues a Mi, hijos míos, orad por vuestra conversión y salvación, y por la
conversión y salvación de la humanidad. Encended las lámparas con vuestra
oración, para que vuestras luces comiencen a iluminar desde ya la oscuridad
que muy pronto cubrirá la tierra.
Por un corto tiempo estaré ya con vosotros, pero no temáis, mi Madre y mis
ángeles os acompañarán y mostrarán el camino que os llevará a las puertas de
mi Jerusalén Celestial. Que mi paz esté con vosotros.

Soy vuestro Padre: Jesús Sacramentado, el Amado que no es Amado.

Hijos míos, dad a conocer mis mensajes, propagadlos.

Enoc.
MENSAJES DE SALVACIÓN DE JESÚS EL BUEN
PASTOR, PARA ESTOS TIEMPOS DE PURIFICACIÓN

¡LLAMADO URGENTE A LA HUMANIDAD!


Hermanos: Que la paz de Dios esté con Ustedes.

Soy Enoc. Por la misericordia de Dios he sido elegido para dar a conocer
al mundo entero los mensajes de Salvación del Buen Pastor, antes de que
llegue el tiempo de la tribulación.

Dichos mensajes son un llamado angustioso de Jesús el Buen Pastor a la


humanidad invitándola a su conversión. Son campanadas de misericordia,
antes de que llegue el Juicio a las Naciones.

Hermanos: Jesús el Buen Pastor no quiere la muerte del pecador, sino,


que se convierta y alcance el gozo de la vida eterna. Es por eso que como
Buen Pastor, está haciendo un llamado a sus ovejas sin distinción de
credos y religiones. El nos dice en su palabra: “Yo estoy a la puerta y
llamo; si alguno oye mi voz y abre, entraré en su casa y cenaré con El y
El conmigo (Apoc. 3.20).

Hermanos: Jesús el Buen Pastor quiere entrar en vuestros corazones y en


vuestros hogares; ¡abridle!, no le cerréis la puerta, El quiere daros su vida
eterna. El tiempo de la Justicia de Dios está por comenzar y ella, su
Justicia, sólo conoce de buenas y malas obras.

Recapacitad pues, hermanos; meditad y poned en práctica estos mensajes


y lo más importante dadlos a conocer al mundo entero, para que
vosotros seáis también portadores de paz y mensajeros de amor.
Jesús el Buen Pastor quiere una gran cruzada a nivel mundial, pues el
tiempo apremia y la salvación de las almas está en juego. Estos mensajes
están reconocidos por la Iglesia como Revelaciones Privadas.
Jesús y María los bendiga y les conceda la gracia de ser habitantes de la
Nueva y Celestial Jerusalén.

ENOC
Próximamente la segunda parte
Para sus comentarios dirigirse a Enoc al correo: miguelg@une.net.co
¡PONEDLE ORDEN A MI CASA,
PASTORES DE MI REBAÑO!
Octubre 22 de 2007 3:00 p.m.

Hijos predilectos: Voy a empezar a purificar mi Iglesia desde ésta mi ciudad elegida.
Hay demasiada permisividad, caos y desorden al interior de mi Iglesia. Mi
adversario se está valiendo de muchos de mis elegidos para inyectar su veneno de
apostasía entre mi rebaño.

El racionalismo eclesiástico está socavando las bases de la moral y las sanas


doctrinas con las cuales fue fundada mi Iglesia. Ya todo parece que es lícito;
muchos de mis elegidos no se preocupan por el rebaño que les fue confiado. Mis
Sacramentos está siendo omitidos por muchos de mis pastores, no se viene dando
una buena orientación a las almas.

Muchos de mis pastores andan preocupados, no por el pastoreo de mis ovejas, sino
por pastorearse así mismos, descuidando mi heredad.

El Sacramento de la Confesión: ¡Oh cuánto dolor me produce ver tantos pastores


de mi Iglesia, que ya no tienen tiempo para escuchar y guiar a mis ovejas! Hay
muchos que en vez de guiarlas las están confundiendo, haciendo que mis ovejas se
aparten del redil, por la falta de pastores que las orienten y tengan tiempo para
aconsejarlas.

Os digo, pastores infieles, ¡qué si no cambiáis vuestra actitud, os entregaré al lobo


para que disponga de vosotros!. Os recuerdo mis palabras: “El que está conmigo,
está a mi favor y el que no está conmigo, está en contra mía”. ¿A quién servís
vosotros?, ¿no es a mí a quién vosotros servís? Mis ovejas se me están perdiendo
por vuestra comodidad y vida fácil.

Que tristeza me produce escuchar las homilías de muchos de mis servidores. Mi


Evangelio es Pan de Vida para mi rebaño; mis Palabras son: Camino, Verdad y Vida
para mis ovejas. Preparaos antes en oración, para que cuando le habléis a mis
ovejas, mis palabras y mi doctrina puedan llegar al corazón de mi heredad.

Os digo pues, pastores de mi rebaño, que muy pronto comenzaré la poda al interior
de mi Iglesia. ¡Ay de aquellos que han mancillado mi doctrina y se han apartado del
camino de mi Evangelio!. Porque serán paja que devorará mi Justicia.

Me duele, me entristece, ver la casa de mi Padre, ultrajada y mancillada por los


bajos instintos de muchos de vosotros. No voy a permitir más permisividad, ni más
condescendencia, ni más pecado al interior de mi Iglesia.

¡O enderezáis vuestro camino, o seréis expulsados de Mi. La casa de mi Padre, no


es lugar de impureza sexual, ni es bazar, ni es plaza de mercado, y muchos de
vosotros en esto la habéis convertido. Por lo tanto, os exhorto, pastores de mi
rebaño, a que recapacitéis y pongáis en orden la casa de mi Padre, para que no os
lamentéis mañana cuando os llame a pediros cuentas de vuestras acciones.
Porque no seré un Padre para con vosotros, sino, Justo Juez. Cambiad pues y no
pongáis en duda mis palabras para que no os atéis más.

Soy, El Justo Juez.


Dad a conocer mis mensajes, hijos predilectos, en todas mis casas.
Enoc.
MI IGLESIA VOLVERÁ A SER UN CAMPO FLORIDO
Octubre 23 de 2007 2:20 p.m.

Hijos predilectos: Voy a limpiar mi Iglesia de toda mala hierba. Sólo


quedarán aquellos que me han sido leales y fieles en el cumplimiento de
mi doctrina. Me duele y entristece tener que obrar con mi Justicia, y más
tratándose de mis hijos predilectos, pero, si no pongo remedio a esta
situación se me pierde mi rebaño.

Yo soy el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas y no voy a permitir
que mi heredad se me pierda por unos cuantos pastores infieles. Mi
Iglesia está levantada sobre la firme roca que soy Yo, y las puertas del
infierno no prevalecerán contra ella. Es por eso por lo que voy a limpiar
mi Casa de toda mala hierba; la cizaña va a ser separada de la buena
cosecha, para que el fruto, mi heredad, sea grato a los ojos de mi Padre.

La inmoralidad, la corrupción, el racionalismo eclesiástico, la


permisividad y la injusticia, unidas al veneno de la masonería, están
asfixiando mi Iglesia. No voy a permitir que siga creciendo semejante
atropello contra mi Doctrina y mi Evangelio.

Yo os pregunto pastores de mi rebaño: ¿No es el camino de la humildad,


pobreza, entrega y obediencia a mi Evangelio, el que vosotros debéis
seguir? ¿No os di Yo, ejemplo de amor, pobreza, humildad y obediencia
a la voluntad de mi Padre? Vosotros, sí cumplís con estos preceptos a
imitación mía? ¿A dónde está vuestra pobreza? ¿a dónde vuestra
humildad? ¿a dónde vuestra obediencia? La soberbia y la vida cómoda
y fácil se han apoderado de muchos de vosotros.

¡Oh cuánta humildad, caridad y pobreza evangélica, le hace falta a mi


Iglesia de hoy!. Muchos de mis pastores ya no siguen el camino de mi
Evangelio; por eso, mi Iglesia marcha a la deriva. Pero, Yo, como Buen
Pastor, voy a levantarla de nuevo; voy a volver a hacer de mi Iglesia un
Campo Florido, donde no volverá a crecer la cizaña.

Preparaos pues, Mayorales de mi rebaño, porque vuestro Eterno Pastor,


viene a pediros cuentas por el manejo de su rediles y por la dirección de
sus pastores. Tened pues claras vuestras cuentas para que podáis ser
justificados y no os pase como aquel criado inútil que guardó sus
talentos y no le dio utilidad alguna a su amo; porque entonces, seréis
apartados de Mí.

Soy vuestro Pastor: Jesús, el Buen Pastor de todos los tiempos.

Dad a conocer mis mensajes hijos míos, en todas mis casas.

Enoc.
¡ÁNIMO, OVEJAS DE MI GREY!
Septiembre 20 de 2007 1:30 p.m.

Hijos míos, ovejas de mi Grey, que mi paz os acompañe y la luz de mi Espíritu


os guié.

Mi pueblo se halla disperso, confuso y perdido, extraviado por el pecado; vaga


por el desierto de la apostasía y la incertidumbre. Mi pueblo se me está
perdiendo por falta de conocimiento. ¡Levántense naciones fieles al Dios de
Israel, y pregonen por doquier que la Gloria de Dios está cerca! ¡Abrid
vuestros corazones, allanad el camino, porque muy pronto estaré con
vosotros, mi pueblo fiel!.

Cuando seáis purificados y habitéis en mi nueva creación, el dolor, el


sufrimiento y la pena, serán cosa del pasado y no volverán a recordarse; sólo
la alegría, el gozo, la paz y la presencia de vuestro Dios será vuestro deleite.
Ninguna de mis ovejas volverá a sentir hambre y sed, pues Yo, Eterno Pastor,
las congregaré en torno a Mi, y serán mis delicias y derramaré sobre ellas
todas mis gracias y bendiciones.

No temáis, pues, ovejas de mi Grey, porque vuestro Pastor está a las puertas
de su nueva creación esperándoos; falta poco, no os desaniméis, ni perdáis
vuestra esperanza; la luz de un nuevo amanecer que soy Yo, os está
esperando, para daros su amor, su paz y su vida en abundancia.

Permaneced unidas en el amor de vuestro Padre, ovejas de mi Grey; amaos y


perdonaos las unas a las otras a imitación mía; sed sumisas y obedientes,
acatad mis preceptos y llevad mis palabras a todos los rincones de la tierra.
Decid: “Que el Reino de la Nueva y Celestial Jerusalén está cerca, que
vuestro Dios y Señor os espera para que reines con El, hasta el fin de los
tiempos. ¡Ánimo, ovejas de mi Grey!, que nada ni nadie os disperse y aparte
del camino que os conducirá a mi Nueva Creación.

Que mi paz os acompañe. Que mi Espíritu os guíe.


Que la verdad de mi palabra sea vuestra fortaleza
Que el poder de mi Sangre os proteja y mi bendición os acompañe siempre en
todos vuestros caminos. ¡Os espero, no tardéis!.

Soy vuestro Padre, Jesús el Buen Pastor.


Dad a conocer mis mensajes, hijos míos.
Enoc.
¡ENDEREZAD VUESTRO CAMINO, PASTORES DE MI REBAÑO!
NOVIEMBRE 15 DE 2006 1:40 P.M.

Hijos míos: Mi pueblo anda como ovejas sin pastor; mi pueblo camina al destierro
por falta de pastores que lo entren al aprisco y lo libren del lobo; es el tiempo para
manifestarme de nuevo a mis ovejas, pues mi pueblo anda cautivo, temeroso y
perdido; es el tiempo para que el gran Pastor que soy Yo, le hable y lo congregue
en torno a Mi.

¡Ay de los pastores de Israel que se pastorean así mismos y descuidan mi heredad!,
porque en verdad os digo, que serán tratados como ovejas cebadas, porque confíe
a ellos el pastoreo de mis ovejas y se preocuparon más por ellos mismos y por
agraciarse los unos con los otros, mientras mis ovejas marchaban solas,
desterradas y hambrientas al despeñadero.

¡Ay de los pastores negligentes que no atienden el balido de mis ovejas, porque
serán tratados de la misma forma cuando lleguen ante Mi!.

¡Ay de los pastores holgazanes, perezosos, que descuidan el rebaño por andar en
banquetes y comilonas!. ¡Ay de aquellos que en vez de guiar confunden mis ovejas
haciéndolas perder. Porque en verdad os digo, que no tendré consideración alguna
con estos pastores, serán como paja que devorará mi Justicia.

¡Ay de aquellos que explotan, abusan y se aprovechan de la ignorancia de mi


rebaño, porque serán arrojados al fuego eterno! ¡Ay de vosotros pastores infieles,
que conocisteis mi verdad y no se la enseñasteis a mi pueblo, porque seréis
tratados como reos de culpa y no habrá amnistía, ni consideración alguna para con
vosotros!.

¡Ay de aquellos que se preocuparon más por lo material que por lo espiritual,
porque serán tratados como raíces secas, como árboles sin fruto, que arderán como
leña en el fuego eterno!.

Enderezad pues vuestro camino, pastores de mi rebaño, porque mi pueblo se halla


disperso y camina al destierro por culpa de la negligencia de muchos de vosotros;
acordaos: Al que mucho se le dá, mucho se le exigirá, y todo pastor que se
presente ante Mi, sin el rebaño que le fue confiado, será entregado al lobo para que
dé cuenta de él. Porque si no tuvieron compasión con mis ovejas, Yo, Eterno
Pastor, tampoco tendré compasión con ellos cuando los llame a mi presencia.

¡Consolad a mis ovejas, pastores de mi rebaño!

Soy vuestro Pastor: Jesús, el Buen Pastor de todos los tiempos.

Dad a conocer mis mensajes, hijos míos.

Enoc
HERMANOS: PROPAGAD MI DEVOCIÓN
Septiembre 21 de 2007 2:50 p.m.
Hermanos: Que la paz del Dios Altísimo esté con vosotros.

Hermanos en la fe de mi Padre: Todo aquel que ore, propague y divulgue la devoción de


mi exorcismo, dictado por la Gracia de Dios al Papa León XIII. Yo Miguel y los Arcángeles
y Ángeles del Reino de mi Padre se lo agradeceremos.

Yo, Miguel, Príncipe de los ejércitos de mi Padre, os prometo que seré amigo e intercesor
en esta vida y en la llegada a la eternidad de todos aquellos que oren y propaguen la
devoción de mi exorcismo. No dejaré que ninguno de mis devotos se pierda y lo mismo
haré con sus familias. Cuando llegue su hora, los llevaré a la Gloria de Dios y los
presentaré ante mi Padre, sin que tengan que pasar por el Juicio de Dios.

Hermanos: Cada que oréis con mi exorcismo, llamadme primero tres veces, con mi grito
de combate: ¡Quién es como Dios! Nadie es como Dios” y Yo vendré con la velocidad del
pensamiento a asistiros en vuestra lucha espiritual. No temáis hermanos, haced mi
exorcismo; soy Yo vuestro hermano Miguel y los Arcángeles y Ángeles del Reino de mi
Padre los que combatimos por vosotros; por lo tanto, no temáis, estamos para serviros,
protegeros y amparos de todo mal y peligro.

Hermanos: Mi Padre me ha concedido el honor de preservar de todo mal a su rebaño fiel;


es por eso por lo que no debéis temer, sino confiar, orar y pedirle a mi Padre que tenga
misericordia de esta humanidad tan ingrata, tan pecadora y tan olvidada de las maravillas y
bondades de Dios.

¿No sabéis hermanos, cuánto nos duele ver tantísimas almas que en el tiempo de vuestro
tiempo se están perdiendo?, son cantidades las que bajan al seol, pero nosotros los
Arcángeles y Ángeles no podemos ayudarlas. ¿Sabéis por qué?, ¡porque le han dado la
espalda al Dios de la vida, mientras tenían vida aquí en la tierra!

¡Qué tristeza embarga al cielo!. ¡Qué dolor siente mi Padre, viendo perderse tantas
almas!.

Hermanos, os pido que al hacer mi exorcismo incluyáis las almas de los pecadores que en
más peligro estén de condenarse, y las almas de los moribundos que estén en pecado
mortal. Si oráis por ellas, yo intercederé ante mi Padre para que no se pierdan. Esas
almas rescatadas del fuego del infierno os lo agradecerán y serán intercesoras vuestras
cuando alcancen la Gloria de Dios. Orad también con mi exorcismo por la conversión de
los pecadores, por la Iglesia y los Sacerdotes, para que nosotros, a través de vuestras
oraciones y súplicas y por la Gracia de mi Padre, expulsemos a jezabel y asmodeo, que
están apartando a los Pastores de la Iglesia del camino del evangelio.

Orad también por la paz del mundo, tan amenazada en vuestro tiempo y muy
especialmente, orad por el triunfo del Inmaculado Corazón de Nuestra Señora y Reina
María. Si nos llamáis, vendremos en vuestro auxilio; entended hermanos que mi Padre
respeta vuestro libre albedrío, es por eso, por lo que debéis de orar y orar y más
especialmente en estos tiempos de tanta oscuridad.
No olvidéis hermanos, orar con mi armadura en Gracia de Dios, uniéndoos al Corazón
Inmaculado de Nuestra Señora y Reina María, a Mí, y a los ejércitos celestiales, para que
juntos desterremos de la faz de la tierra toda fuerza del mal.

“Gloria a Dios en el cielo” Aleluya, Aleluya, Aleluya.

Que la paz del Dios Altísimo os acompañe hermanos.

Somos vuestros amigos y consejeros: Miguel Arcángel y los Arcángeles y Ángeles del
Reino de mi Padre.

Dad a conocer hermanos este mensaje.

Enoc.
HACEDME LOS PRIMEROS VIERNES
(En reparación por los pecados de la humanidad)
MAYO 4/2007 11:10 A.M.

Hijos míos: Que mi paz esté con vosotros y permanezca siempre. ¿No
sabéis hijos míos qué todo aquel que se acerque a mí, y más especialmente
en los primeros viernes de cada mes, yo lo bendeciré y colmaré de gracias
materiales y espirituales y no morirá en pecado? Personalmente, cuando
llegue su hora, estaré a su lado, lo tomaré de la mano y lo llevaré conmigo a
la gloria eterna.

Mirad hijos míos: Yo soy vuestro tesoro que se ha quedado con vosotros en
el silencio de cada sagrario; venid a visitarme y a acompañarme los primeros
viernes de cada mes, para que veáis cuán grande es mi bondad y misericordia
para con vosotros. Hacedme reparación por los pecados de la humanidad que
cada día entristecen y enlutan mi corazón amante.

Sed generosos con vuestro Padre, permaneced conmigo al menos 30


minutos, dejad vuestra prisa; dejad vuestros afanes y preocupaciones;
acordaos que yo vuestro Padre, os doy todo lo que me pidáis, si tenéis fe y
venís a mí, con corazones constrictos y humillados. “No por mucho
madrugar, amanece más temprano”.

Dejad pues vuestras carreras y afanes; venid a platicar conmigo; yo soy la


solución a vuestros problemas; depositad en mi, vuestras cargas que Yo,
vuestro Padre las cargaré por vosotros.

La vida es amor, y el amor proviene de mí. Si superáis amar, sí os


comunicarais conmigo, no tendríais que llevar esas cargas emocionales,
espirituales y materiales que os afligen. Si yo soy vuestro Creador y Dios,
entonces ¿Por qué no venís a mí, primero, antes de tomar cualquier decisión?
Acordaos de lo que dice mi palabra: “Los pensamientos de los hombres son
muy titubeantes, y sus reflexiones son muy inseguras” (Sab. 9,14).

Si fuerais más espirituales y os acercarais más frecuentemente a donde estoy


preso y solitario, aquí en el sagrario, vuestras vidas serían diferentes y
vuestras familias vivirían en paz y en bendición. Pero no, “lo esencial sigue
siendo invisible a vuestros ojos” .

¿Para qué os preocupáis y afanáis corriendo como locos de aquí para allá, si
bien sabéis que yo soy la solución a vuestros problemas?; venid mejor a
visitarme, conversad conmigo, no temáis; si supierais cuánto os amo
criaturas; yo conozco vuestra frágil y cambiante condición humana, por eso
soy paciente, indulgente y misericordioso con todos vosotros.

No dejéis pues escapar mis bendiciones y gracias por andar en pos de


vuestras preocupaciones. Mirad, pequeños míos: Yo doy todas las gracias
materiales y espirituales a mis hijos fieles, aún cuando duermen.
Buscad primero el Reino de Dios aquí en la tierra, que yo os daré lo demás
por añadidura (Mt. 6,33). Os estoy esperando. Dejad vuestros afanes e
intranquilidades. “Venid a mi, todos los que estéis cansados y fatigados que
yo os aliviaré (Mt. 11,28). No temáis, mis brazos están abiertos y mi corazón
amante os espera para daros mi paz y mi consuelo.

Soy vuestro Padre: Jesús Sacramentado.

Dad a conocer mis mensajes hijos míos.


ENOC
MI ELEGIDA, ESPOSA MÍA
Septiembre 28 de 2007 3:35 p.m.

Hijos míos: Oren y entréguenme tanta maldad y frialdad espiritual como hay en la juventud
de ésta mi ciudad elegida. Por amor a mis hijos orantes no la he castigado; no he querido
derramar sangre y luto entre sus habitantes. Pero, si continúa la maldad y el pecado
paseándose por sus calles y sigue aumentando la prostitución, el aborto y la injusticia,
entonces, sí descargaré mi mano sobre sus habitantes.

Necesito más oración, más compromiso y que se consagre a Mí Corazón su juventud, que
anda perdida por el sexo, la droga y los bajos instintos.

Te he elegido oh Medellín entre muchas naciones, para que salga de ti, el “Grito de
Libertad”. No quiero que te llamen más la prostituta, la violenta, la olvidada; quiero
engalanarte, quiero vestirte de Novia y olvidarme de tus pecados y miserias y darte un
nuevo nombre; llamarte la “Bien Amada, Tierra de mis delicias, Esposa Mía”.

Soy vuestro Padre, Jesús el Buen Pastor.

Dad a conocer mis mensajes hijos míos.

Enoc

PRIMER LLAMADO
¡RETOMAD LA SENDA DE VUESTRA SALVACIÓN!
Agosto 27 de 2007 - 9:35 a.m.

Hijos míos: Que mi paz esté con vosotros. Los días están cerca, llegaré
como ladrón en la noche y muchos seguirán dormidos.

Esta humanidad se olvidó de amar; el amor que soy Yo, se ha apartado


de los hombres; por más que quiera darles mi perdón y salvación, no
hallo respuesta en el corazón de esta generación. ¡Pobres de vosotros
los que hoy me dais la espalda, porque lo mismo haré con vosotros
cuando llegue vuestra hora!.

Seguid malgastando vuestro tiempo, seguid en vuestras preocupaciones


mundanas, seguid en vuestro camino de egoísmo y soberbia, seguid
mancillando y jurando en vano mi nombre, seguid en vuestra loca carrera
de desenfreno y pecado; en vuestro adulterio, lujuria y bajos instintos;
¡seguid pecando, que el abismo os espera, donde el fuego eterno será
vuestra paga!.

Vuestro tiempo cada vez es más corto hijos de Adán; acordaos que
muchos primeros serán últimos y muchos últimos serán primeros; sí
volvéis a Mí, de corazón y retomáis la senda del amor y la justicia y os
arrepentís de vuestras ofensas y pecados, os aseguro que os daré mi
perdón; así como lo hice con el buen ladrón.

¿Qué esperáis, hijos de adán?; retormad de una vez la senda de vuestra


salvación!. Mirad que la hora está cerca, que nada en este mundo es
seguro; que en fracciones de segundo, podéis pasar de esta vida terrena
a la eternidad, donde seréis juzgados por vuestras obras y por el
cumplimiento de mis mandatos; allí sólo habrá vida o muerte.

Despertad, despertad, para que cuando toque a vuestras puertas,


tengáis las lámparas encendidas y podáis cenar conmigo. No sigáis
malgastando vuestro tiempo en vanidades y preocupaciones mundanas;
no sigáis pecando contra Dios y vuestros hermanos; pensad por un
minuto en vuestra salvación y retomad la senda que os conducirá a la
vida eterna. El tiempo de mi Justicia está por comenzar y ella, mi
Justicia, sólo conoce de buenas y malas obras.
Recapacitad pues, hijos rebeldes; ¡no quiero vuestra muerte!. Os estoy
esperando, no tardéis; vuestro tiempo se está agotando y no quiero
veros morir eternamente. Mis brazos están abiertos, esperándoos hijos
pródigos; venid pues; el camino que os conducirá a la casa del Padre os
espera.

Soy vuestro Padre, Jesús el Buen Pastor.

Dad a conocer mis mensajes hijos míos.

Enoc.
¡HIJAS DE SION, CONSOLAD A MI AMADA!
Enero 15 de 2008 12:00 a.m.
Oh Medellín, mi ciudad amada, tus hijos me siguen dando la espalda, siguen en su
loca carrera de desenfreno y pecado. Por sus calles siguen corriendo la maldad, el
aborto, el adulterio, la fornicación, la prostitución, la drogadicción y los bajos
instintos; no quieren escucharme, se niegan a seguir el camino de la salvación.
Deambulan como sombras errantes, sin Dios y sin ley. Os digo amada mía, que son
raza rebelde; si no cambian de actitud y vuelven a Mí, de corazón descargaré mi
mano sobre ellos; ¡mi justa ira!; limpiaré tus calles de la mala hierba y restableceré
el orden y el derecho.

A mis hijos fieles los protegeré como lo hice con la familia de Lot; sus ojos verán el
castigo de Dios sobre los malvados. Os lo repito, si continuáis como sodomitas,
haré que de las entrañas de mi amada salga el castigo que enlutará a sus
habitantes . He querido amada mía, derramar mi misericordia sobre tus hijos, pero
no me han querido escuchar; siguen vendados por el pecado; voy a purificarte
esposa mía, para que seas digna de tu amado; voy a restablecerte el orden, la
justicia y el derecho, para que seas ante Mí, irreprochable y brilles como crisol ante
las naciones; acordaos que de ti saldrá el “Grito de Libertad”, que reunirá mi pueblo
disperso.

¡Hijas de Sión, consolad a mi amada, que llora desconsolada por la pérdida de sus
hijos rebeldes!. ¿Qué esperáis habitantes de mi ciudad amada, para volver a Mí?.
Mirad, que si continuáis en vuestra loca carrera de desenfreno y pecado, mi Justicia
llenará de luto vuestras calles; recapacitad y volved a Mí, así como lo hicieron los
habitantes de Nínive; entonces tendré compasión de vosotros y no os castigaré,
como merecen vuestras detestables acciones y pecados.

Recapacitad de nuevo os lo digo, habitantes de mi ciudad amada, para que no


lloréis y os lamentéis por la pérdida de vuestros hijos. Volved a Mí, y consagraos a
mi corazón, junto con vuestros retoños, pues la hora de mi justicia está cerca y
muchos de vuestros hijos amada mía, vagan perdidos por el pecado y los bajos
instintos.

¡CONSOLAD A MI AMADA, HIJAS DE SIÓN!

Soy vuestro amado: Jesús, el Buen Pastor.

Dad a conocer mis mensajes y propagadlos, hijos míos.

Enoc.
SEGUNDO LLAMADO