Вы находитесь на странице: 1из 16

Vol.

XIII No 1 Junio (2005) Matemáticas:


Matemáticas: 15–30 Enseñanza Universitaria
c
°Escuela Regional de Matemáticas
Universidad del Valle - Colombia

Problemas elementales y soluciones difíciles

Yu Takeuchi
Recibido Nov. 22, 2004 Aceptado Feb. 03, 2005

Resumen
Este artículo trata ecuaciones funcionales del tipo f ◦ f = h ◦ f o f ◦ f = cI, donde I es
la función identidad, h es una función conocida y c es unnúmero real. Las técnicas que
se emplena son elementales, aunque los problemas que se resulven no son en modo alguno
triviales.
Palabras y frases claves: iteraciones, ecuaciones funcionales, involuciones.

Abstract
The article deals with functional equations of the type f ◦ f = h ◦ f or f ◦ f = cI, where
I is the identity function on R, h is a given function and c a real number. Although the
techniques we use are quite elemental, the problems around these functional equations are
by no means trivial.
Keywords: Iterations, fuctional equations, involutions.
AMSC(2000): Primary 39B22, Secondary 39B12.

1 Introducción
Hace unos veinte años un estudiante me preguntó: Profesor, ¿cuál es el pro-
blema más difícil del cálculo? No pude contestar a esta pregunta en aquella
época, pero desde entonces la pregunta de aquel estudiante siempre ha estado
en mi mente. Desde luego que tengo una colección de problemas difíciles del
cálculo. Son problemas tradicionales sobre derivadas, integrales, límites y de-
sigualdades que son difíciles de resolver sin utilizar algunos trucos precisos. A
mí no me gusta mostrarlos como una respuesta a la pregunta pendiente, pues
siempre he tenido el deseo de encontrar los problemas difíciles del cálculo que
satisfagan los siguientes criterios:

• que sean preguntas fáciles de comprender,

• que sean problemas difíciles de resolver,

• que los prerrequisitos que no vayan más allá del primer semestre univer-
sitario, sin nada de ² y δ, nada de vecindades, nada de conjuntos abiertos
o cerrados, nada de la compacidad ni de recubrimientos abiertos, etc.

• que los problemas sean utiles para entender la matemática básica,

• que no sean problemas aislados, sino que formen una parte de algún
tema más amplio de la matemática.
16 Yu Takeuchi

Evidentemente, los problemas tradicionales del cálculo no cumplen las


condiciones anteriores. Recientemente encontré problemas que posiblemente
llenen todos los requisitos mencionados. A continuación voy a presentar una
serie de problemas del cálculo, que aunque son similares requieren métodos
distintos para resolverlos. Curiosamente, no se necesitan conocimientos sobre
la derivada, la integral, la regla de L’Hopital o el teorema del valor medio.
Los requisitos necesarios son únicamente los conceptos de función de R en R,
composición de funciones, límite y continuidad de las funciones, y el teorema
del valor intermedio y sus consecuencias.

2 La ecuación f ◦ f = h ◦ f y sus variantes


Dada h : R → R continua, vamos a encontrar todas las funciones f : R → R
que satisfacen la ecuación
f ◦f =h◦f (1)
o sea, f (f (x)) = h(f (x)), para todo x ∈ R. Haciendo el cambio

g(x) = f (x) − h(x)

se obtiene
g(f (x)) = f (f (x)) − h(f (x)) = 0, (2)
o sea
g(f (x)) = 0, x ∈ R.
Sea S = {f (x)|x ∈ R} el recorrido de la función f . Entonces se tiene que

g(x) = 0, x ∈ S.

Sabemos que S es un intervalo o un conjunto unitario puesto que la función


f es continua en R. Por lo tanto se presentan los siguientes casos:
Caso 1. S es un conjunto unitario. Digamos S = {a}. Debe ser entonces
f (x) = a para todo x ∈ R. De la ecuación (1) se tiene que a = h(a); es decir,
la constante a debe ser un punto fijo de la función h(x).
Caso 2. S = R. En tal caso g(x) = 0 para todo x ∈ R, y de (2) se deduce
f (x) = h(x) para todo x ∈ R.
Caso 3. S = (−∞, b] ó S = (−∞, b). Aquí se tiene g(x) = 0, esto es,
f (x) = h(x) si x ≤ b. Como S = (−∞, b], se tiene que la función f (x) satisface
la siguiente condición:

f (x) =h(x) si x ≤ b,
inf f (x) = − ∞,
x∈R (3)
sup f (x) =b.
x∈R
Problemas elementales y soluciones difíciles 17

Si S = (−∞, b) se tiene que g(x) = 0 si x < b, por la continuidad de g(x)


en b se obtiene también que g(x) = 0 si x ≤ b. En caso de que S = (−∞, b),
la condición supx∈R f (x) = b debe ser reemplazada por supx∈R f (x) = b y
f (x) 6= b. De (3), teniendo en cuenta que h(x) = f (x) si x ≤ b, se sigue que
la constante b no es arbitraria sino que debe cumplir la condición

h(x) ≤ b si x ≤ b. (4)

Una condición necesaria (más sencilla que la condición (3)) para que f sea
una solución de la ecuación (1) es la siguiente:

f (x) = h(x) si x ≤ b
¾
(5)
f (x) ≤ b si x ≥ b.

Más aún, si f satisface la condición (5), entonces f es una solución de la


ecuación (1). En efecto, si x ≤ b entonces h(x) ≤ b, y por lo tanto

f (f (x)) = f (h(x)) = h(h(x)) = h(f (x)).

Si x ≥ b, entonces f (f (x)) = h(f (x)) ya que f (x) ≤ b.


Caso 4. S = [a, +∞) ó S = (a, +∞). En este caso se tiene g(x) = 0 si
x ≥ a, esto es, f (x) = h(x) si x ≥ a. Como S es el recorrido de f , entonces
la función f satisface

f (x) = h(x), si x ≥ a,  
sup f (x) = +∞,

x∈R (6)
min f (x) = a.



x∈R

De (6) se tiene que h(x) = f (x) ≥ a si x ≥ a. Por lo tanto la constante a no


es arbitraria sino que debe cumplir:

h(x) ≥ a si x ≥ a. (7)

Análogamente, si f satisface la condición

f (x) = h(x) si x ≥ a,
¾
(8)
f (x) ≥ a si x ≤ a,

que es más sencilla que (6), entonces f (x) es una solución de la ecuación (1).
En efecto, si x ≥ a, entonces h(x) ≥ a, por lo cual

f (f (x)) = f (h(x)) = h(h(x)) = h(f (x)).

Si x ≤ a, entonces f (f (x)) = h(f (x)).


18 Yu Takeuchi

Caso 5. S = [a, b] (ó S = [a, b), ó S = (a, b] ó S = (a, b)). Aquí tenemos


g(x) = 0 si a ≤ x ≤ b, esto es; f (x) = h(x) si a ≤ x ≤ b. Un argumento
análogo a los casos anteriores muestra que f satisface:
)
f (x) = h(x) si a≤x≤b
min f (x) = a, max f (x) = b. (9)
x∈R x∈R

De (9) se tiene que a ≤ h(x) = f (x) ≤ b si a ≤ x ≤ b. Entonces las constantes


a y b no son arbitrarias sino que deben cumplir las siguientes condiciones
respectivamente:
a ≤ h(x) ≤ b si a ≤ x ≤ b. (10)
Como en los casos 3 y 4, si f satisface la condición simplificada

f (x) = h(x) si a ≤ x ≤ b,
¾
(11)
a ≤ f (x) ≤ b si x ∈ / (a, b),

entonces f (x) es una solución de la ecuación (1). El recorrido S de f puede


no coincidir con [a, b], pero es un intervalo contenido en [a, b].

2.3 La ecuación f ◦ f = c
Si c es una constante se trata de hallar las funciones continuas f que satisfagan

f (f (x)) = c, x ∈ R.

Tome h ≡ c (h es la función contante del valor c), entonces en concordancia


con los casos discutidos previamente se tiene

1. Si S = {a}, entonces a = c, por lo tanto: f ≡ c

2. Si S = R se tendría del Caso 2 que f ≡ c. Pero una función constante


no puede tener R como recorrido. Es decir, no hay solución.

3. S = (−∞, b] y b ≥ c. Del Caso 3, condición (5), se tiene

f (x) = c si x ≤ b, f (x) ≤ b si x ≥ b.

4. S = [a, +∞) y a ≤ c. Del Caso 4, condición (8), se tiene

f (x) = c si x ≥ a, f (x) ≥ a si x ≤ a.

5. S = [a, b] con a ≤ c ≤ b. Del Caso 5, condición (11), se tiene

f (x) = c si x ∈ [a, b], a ≤ f (x) ≤ b si x ∈


/ [a, b].
Problemas elementales y soluciones difíciles 19

Ejemplo 1. Las siguientes funciones son soluciones de la ecuación f ◦ f = 0.




 0, x ≥ −3,
x2 + 4x + 3,

−3 ≤ x ≤ −1,
f (x) = S = [−1, 2).


 0, −1 ≤ x ≤ 2,
 2(x−2) ,

x ≥ 2,
 x √
 2, x ≥ −2 − 3,



x2 + 4x + 3,

−2 − 3 ≤ x ≤ −1,
f (x) = S = [−1, 2].


 0, −1 ≤ x ≤ 2,
 2(x−2) ,

x ≥ 2,
x

2.4 La ecuación f ◦ f = f
Se trata de hallar todas las funciones continuas f : R → R que satisfacen

f (f (x)) = f (x) para todo x ∈ R.

Aquí h es la función idéntica.

1. Si S = {a} entonces f ≡ a.

2. Si S = R, entonces f (x) = x (la función idéntica).

3. S = (−∞, b]. Se tiene

f (x) = x si x ≤ b, f (x) ≤ b si x ≥ b.

4. S = [a, +∞) con a ≤ c, entonces

f (x) = x si x ≥ a, f (x) ≥ a si x ≤ a.

5. S = [a, b] con a ≤ 0 ≤ b, tenemos

f (x) = x si x ∈ [a, b], a ≤ f (x) ≤ b si x ∈


/ [a, b].

No hay restricciones adicionales para las constantes a, b.

2.5 La ecuación f ◦ f = c f, c>0


Resolver la siguiente ecuación

f (f (x)) = c f (x) para todo x ∈ R, con c > 0.

Se tiene h(x) = c x. Es decir, h = c I donde I es la función idéntica.


20 Yu Takeuchi

1. Si S = {a} entonces f ≡ a y a = 0 en virtud del Caso 1. Por eso f ≡ 0.

2. Si S = R, se tiene por el Caso 2 que f (x) = c x.

3. S = (−∞, b]. De (4) se tiene la condición adicional para b: b (c − 1) ≤


0. De (5) se sigue

f (x) = c x si x ≤ b, f (x) ≤ b si x ≥ b.

4. S = [a, ∞). De (7) se tiene la condición adicional: a (c−1) ≥ 0. Resulta


entonces

f (x) = c x si x ≥ a, f (x) ≥ a si x ≤ a.

5. S = [a, b]. De (10) se obtiene a ≤ h(x) = c x ≤ b. Por eso:

a ≤ c a ≤ b, a ≤ c b ≤ b.

Si c > 1 no existen constantes a y b que satisfagan las desigualdades


anteriores, por lo tanto no aplica el Caso 5. Si 0 < c < 1 se obtienen
las restricciones:

a ≤ 0, c a ≥ a, b≥0 y c b ≤ b,

y las siguientes condiciones para la solución f

f (x) = c x si x ∈ [a, b], a ≤ f (x) ≤ b si x ∈


/ [a, b].

2.6 La ecuación f ◦ f = c f, c<0


Se toma h(x) = c x, con c < 0 y se analizan los casos.

1. S = {a}. Nuevamente a = 0 y resulta f ≡ 0.

2. S = R, f (x) = c x.

3. S = (−∞, b]. Se sigue de (4) que c x ≤ b, si x ≤ b. Tomando x → −∞


se tendría que ∞ < b, lo cual es una contradicción. Por lo tanto el Caso
3 no aplica.

4. S = [a, b]. Se presentan las siguientes restricciones para a y b:

a ≤ c x ≤ b si x ∈ [a, b].

Tomando x = a y x = b en la desigualdad anterior se obtienen:

a ≤ c a ≤ b, a ≤ c b ≤ b,
Problemas elementales y soluciones difíciles 21

Por eso (1−c) a ≤ 0 y (1−c) b ≥ 0. Por lo tanto a ≤ 0 y b ≥ 0. Además,


se tiene que c a ≤ b, y a ≤ c b. De las desigualdades anteriores se
obtiene |c| ≤ 1. Por lo tanto, si |c| > 1 no se presenta el Caso 5.
Si |c| ≤ 1. Se obtienen las siguientes condiciones para f (x):

f (x) = c x, x ∈ [a, b], a ≤ f (x) ≤ b, x ∈


/ (a, b).

Nótese que se presenta el Caso 5 sólo cuando −1 ≤ c < 0, y a, b satis-


facen las desigualdades

a ≤ c b ≤ 0 ≤ c a ≤ b.

3 La ecuación f ◦ f = I
Consideraremos la ecuación

f (f (x)) = x, x ∈ R. (12)

Esta ecuación funcional fué considerada por Charles Babbage [2] en 1815. Sus
soluciones se conocen en la literatura especilizada como involuciones.

Proposición 1. Cualquier solución continua f de (12) es una biyección en


R. Más aún, si f no es la identidad, entonces f es estrictamente decreciente
y existe un único p ∈ R tal que f (p) = p.

Demostración. f es estrictamente monótona y la la inversa f −1 de f existe


pues f (x) = f (x0 ) implica

x = f (f (x)) = f f x0 ) = x0 .
¡ ¡ ¢¢

Evidentemente, la identidad I en R satisface (12). Supongamos que f 6= I.


Existen α y β tales que f (α) = β, α 6= β. De (12) se tiene que f (β) =
f (f (α)) = α. Supongamos sin pérdida de generalidad que α < β, entonces

f (α) = β > α = f (β) y α<β

por lo tanto f es estrictamente decreciente. De (12), se tiene que f = I ◦f −1 =


f −1 . Además f es sobreyectiva pues

lim f (x) = ∞, lim f (x) = −∞.


x→−∞ x→∞

Puesto que f es estrictamente decreciente, por el teorema de valor inter-


medio existe un p tal que f (p) = p. 2
22 Yu Takeuchi

f˜−1

Figura 1:

Sea f˜ la restricción de f al intervalo (−∞, p ]. Obsérvese que


f˜ : (−∞, p ] → [p, ∞), f˜−1 : [p, ∞) → (−∞, p ] .
En consecuencia se tiene que
f (x) = f˜−1 (x) para x ≥ p.
Recíprocamente tenemos el siguiente resultado.
Ejemplo 2. Defínase fˆ(x) = −x + 1 para x ∈ (−∞, 12 ]. Observe que p = 12 .
Resulta claro que fˆ−1 (x) = −x + 1, x ∈ ( 1 , ∞), y que f (x) = −x + 1, x ∈ R
2
resuelve (12).
Proposición 2. Sean p ∈ R y f˜ → (−∞, p ] → R continua, estrictamente
decreciente y tal que f˜(p) = p. Si limx→−∞ f˜(x) = ∞, entonces
(
f˜(x), x ∈ (−∞, p ] ,
f (x) =
˜−1
f (x), x ∈ [p, ∞).
es una solución continua de (12).
Demostración. La función f así definida es continua, estrictamente decre-
ciente en R y sobreyectiva. Además se tiene que:
f (f (x)) = fˆ−1 (f (x)) = x para x ≤ p,
f (f (x)) = fˆ(fˆ−1 (x)) = x para x ≥ p.
Es decir, f es una solución de la ecuación (12). 2
Problemas elementales y soluciones difíciles 23

Ejemplo 3. Sea fˆ(x) = x2 − 2 definida en (−∞, −1]. Un cálculo sencillo


muestra que la siguiente función es solución continua de (12)
(
x2 − 2, x ≤ −1,
f (x) = √
− x + 2, x ≥ −1.

4 La ecuación f ◦ f = c I
Sea f : R → R una función continua que satisface la ecuación:

f (f (x)) = c x para todo x ∈ R, c 6= 0, c 6= 1. (13)

Proposición 3. El gráfico de cualquier solución continua de (13) no toca los


ejes coordenados ni la diagonal principal y = x excepto en el origen.

Demostración. Supóngase que f (0) = β. Entonces f (f (0)) = f (β) = c 0 = 0,


f (f (β)) = f (0) = c β. Como f (0) = β y f (0) = c β, se tiene que β (c − 1) = 0.
Por hipótesis c 6= 1, por lo tanto se tiene que β = 0.
Ahora supóngase que f (α) = 0. Se tiene f (f (α)) = f (0) = c α. Del
argumento anterior de la prueba se tiene que c α = 0, por la hipótesis c 6= 0,
entonces α = 0.
Si f (α) = α entonces f (f (α)) = f (α) = c α. Luego α = c α, o sea que
(c − 1) α = 0. Por hipótesis c 6= 1, entonces α = 0. 2

Otra propiedad importante de las soluciones de (13) es:

Proposición 4. Cualquier solución continua de (13) es biyectiva.

Demostración. Si f (x) = f (x0 ), entonces

c x = f (f (x)) = f (f (x0 )) = c x0 , y por tanto x = x0 .

Como la función f es continua en R, entonces f (x) es estrictamente monótona.


De otro lado, de (13) se obtiene
1
f = c I ◦ f −1 = c f −1 , o sea que f −1 = f.
c
Por lo tanto el dominio de f −1 es igual a R; esto es, el recorrido de f es igual
a R. 2

Proposición 5. Si c < 0 no hay soluciones continuas de (13).

Demostración. Por la proposición 3, si f (τ ) = 0 entonces τ = 0. Para α > 0,


supongamos que f (α) = β, de la ecuación (13) se tiene que

f (β) = f (f (α)) = c α < 0.


24 Yu Takeuchi

Si β > 0, por el teorema del valor intermedio, existe ρ 6= 0 entre α y β tal


que f (ρ) = 0. Lo cual es absurdo.
Si β < 0, entonces f (c α) = f (f (β)) = c β > 0, y por el teorema del
valor intermedio existe un σ 6= 0 entre β y c α tal que f (σ) = 0. Lo cual
es igualmente absurdo. Por lo tanto ninguna función continua f satisface la
ecuación (13). 2

Ahora abordaremos el caso más interesante cuando c > 0. Podemos


suponer que c > 1. Si 0 < c < 1, transformando la ecuación (13) en la
forma
1
I = c f −1 ◦ f −1 ó f −1 ◦ f −1 = I,
c
se obtiene el caso de 1c > 1 para la función f −1 .
Como f es un homeomorfismo de R, o bien f es estrictamente creciente
o estrictamente decreciente. Teniendo en cuenta que el gráfico de f sólo toca
los ejes coordenados en el origen, se tiene en caso de ser creciente que existen
reales α > 0, β > 0, con f (α) = β. Análogamente, si f es decreciente existen
reales α < 0, β > 0, con f (α) = β.

Proposición 6. Sea f una solución continua de (13). Si existen reales α > 0,


β > 0, con f (α) = β, entonces β > α, f es estrictamente creciente y existe
un p > 0 tal que
¡¡√ ¢n ¢ ¡√ ¢n+1
f c p = c p, n ∈ Z.

Demostración. Por contradicción supongamos que f (α) = β < α. Por la


proposición 3, la curva y = f (x), (x > 0), está por debajo de la recta y = x.
Se tiene entonces que
c α = f (f (α)) = f (β).
Es decir, c α < β < α, lo que implica 0 < c < 1 y contradice la hipótesis
c > 1.
La función f es estrictamente creciente en x > 0. En efecto, como β =
f (α) > α, la curva y = f (x), x > 0, está por encima de la recta y = x y por
lo tanto se tiene que f (β) > β = f (α) siendo β > α.

Como f (α) = β > c α se obtiene
√ √ √
f (β) = f (f (α)) = c α = cα c<β c.

En consecuencia, los dos puntos (α, f (α)) y (β, f (β)) están en los lados o-

puestos de la recta y = c x. Por el teorema del valor intermedio, existe

p ∈ (α, β) con f (p) = c p. Se tiene que
√ √ ¡√ ¢2
f (p) = c p, f ( c p) = f (f (p)) = c p = c p,
Problemas elementales y soluciones difíciles 25


y de otro lado para t = f (p/ c) obtenemos
√ √ √
f (t) = f (f (p/ c)) = c p/ c = c p.
√ √
Como f (p) = c p entonces se tiene que t = f (p/ c) = p. El resto de la
demostración se obtiene por inducción. 2

Supóngase que f satisface (13) y sea p > 0 elegido de acuerdo con la


proposición 6. Considere los intervalos
h¡√ ¢ ¡√ ¢n+1 i
n
Ln = c p, c p , n ∈ Z. (14)

Se tiene que

[
(0, ∞) = Ln . (15)
n=−∞

Sea fn la restricción de f al intervalo Ln . Como la función f es continua y


estrictamente creciente, entonces para todo n ∈ Z las aplicaciones

fn : Ln → Ln+1 , fn−1 : Ln+1 → Ln

son biyectivas. De (13) se deduce


1
fn+1 ◦ fn = c I, y, fn+1 ◦ fn = I,
c
por lo tanto se obtienen las siguientes fórmulas recursivas:
µ ¶−1
1
fn+1 = c fn−1 , fn = fn+1 . (16)
c

Mostraremos como se construyen todas las soluciones continuas de (13).

Proposición 7. Sean p > 0, c > 1, y Ln , n ∈ Z, la colección de intervalos


definidas por (14). Si la aplicación
£ √ ¤ √ √
f0 : p, c p → L1 , f0 (p) = c p, f0 ( c p) = c p

es continua y estrictamente creciente, entonces las aplicaciones

fn : Ln → Ln+1

definidas mediante la recursión (16) son biyectivas y la función

g : (0, ∞) → (0, ∞) , g(x) = fn (x), si x ∈ Ln

es continua y satisface g(g(x)) = c x para x > 0.


26 Yu Takeuchi


λ= c y=x

y = λx

f0 f1

1
λp p λp λ2 p

Figura 2:


Demostración. Nótese que L0 = [ c p, p]. Se define la función f1 : L1 → L2
mediante f1 = c f0−1 . Es claro que f1 es continua y estrictamente creciente en
L1 . Más aún, como f1 = c f0−1 , se obtiene que

f1 ◦ f0 = c f◦−1 f0 = c I.

Aplicando la recursión (16) se prueba con un argumento análogo que las


fn : Ln → Ln+1 , n ∈ Z, son continuas, biyectivas, estrictamente crecientes y
satisfacen
fn+1 ◦ fn = c I, n ∈ Z.
2

La Proposición 7 indica un procedimiento para construir soluciones con-


tinuas y positivas de de g(g(x)) = c x para x > 0. La construcción para x < 0
se puede reducir al caso x > 0 mediante el cambio de variables:

g(x) = −G(−x), −x = t.

En efecto, en términos de la nueva variable se obtiene

G(G(t)) = c t (t > 0, G(t) > 0),

de esta manera se tienen para G las hipótesis de la Proposición 7.


Vale la pena destacar lo siguiente: si g1 y g2 son aplicaciones continuas
definidas en [0, ∞) y satisfacen

gi (gi (x)) = c x > 0, gi (0) = 0, i = 1, 2,


Problemas elementales y soluciones difíciles 27

g(x) y=x

y = λx

Figura 3:

entonces
si x > 0,

 g1 (x)
f (x) =
−g2 (−x) si x < 0,

es una solución continua de (13).


Ejemplo 4. Sean p = 2 y c = 41 . La aplicación f0 está definida mediante
(
x + 1, x ∈ [1, 35 ],
f0 (x) =
4 (x − 1), x ∈ [ 53 , 2]
Se verifica que (
4 (x − 1), x ∈ [2, 38 ],
f1 (x) =
x + 4, x ∈ [ 83 , 4]
(
x + 4, x ∈ [4, 20
3 ],
f2 (x) = 20
4 (x − 4), x ∈ [ 3 , 8]
Sea (
x + 4n , x ∈ [4n 32 , 4n 53 ],
g(x) =
4(x − 4n−1 ), x ∈ [4n−1 53 , 4n 23 ]
En particular, (
g(x), x > 0,
f (x) =
−g(−x), x < 0,
28 Yu Takeuchi

es solución continua de (13).


Proposición 8. Sea f una solución continua de (13). Si existen reales α < 0
y β > 0 con f (α) = β, entonces f es estrictamente decreciente y satisface

f (cn x) = cn f (x) , x ∈ R , n ∈ Z.

Más aún, si f es diferenciable en x = 0 entonces f (x) = c x.
Demostración. Por la proposición 3 se tiene f (0) = 0 y por la proposición 4
f es biyectiva. Ahora bien, α < 0 y f (α) = β > 0, luego f es estrictamente
decreciente.
Sean f˜ y fˆ las restricciones de f a (−∞, 0] ≡ R− y a [0, ∞) ≡ R+
respectivamente. Las funciones

f˜ : R− → R+ , fˆ : R+ → R− ,

son continuas, biyectivas y estrictamente decrecientes. De (13) resulta


³ ´
f˜ fˆ (x) =c x, x ≥ 0, (17)
³ ´
fˆ f˜ (x) =c x, x ≤ 0, (18)

Evaluando la expresión 17 en f˜ (x) y aplicando 18 resulta


³ ³ ´´
c f˜ (x) = f˜ fˆ f˜ (x) = f˜ (c x) , x ≤ 0.

Iterando se obtiene f˜ (cn x) = cn f˜ (x) para todo x ≤ 0 y todo n ∈ Z.


Analogamente se deduce fˆ (cn x) = cn fˆ (x) para todo x ≥ 0 y todo n ∈ Z.
Por consiguiente

f (cn x) = cn f (x) , x ∈ R, n ∈ Z.

Supongamos que f˜ es derivable (por la izquierda) en x = 0. De un lado


se tiene
f˜(c−n t) f˜(t)
−n
= para todo n = 1, 2, 3, . . .
c t t
Como limn→∞ c−n t = 0 para todo t ∈ R− , entonces se tiene:

f˜(c−n t) − f˜(0) f˜(t) f˜(t)


f˜0 (0) = lim = lim = .
n→∞ c−n t − 0 n→∞ t t
˜
Recuerdese que c > 1 y que f˜(0) = 0, por lo tanto: f (t) ˜0 ˜
t = f (0), esto es f (t) =
˜0 ˜
f (0) t, o sea que f es lineal. Análogamente se muestra que la derivabilidad
(por la derecha) de fˆ en x = 0 implica que fˆ es lineal. Evidentemente si f es

lineal y satisface (13) entonces f (x) = c x. 2
Problemas elementales y soluciones difíciles 29

Supóngase que f sea una solución de (13) tal que f (α) = β, con α < 0,
β > 0. Mostraremos cómo toda la información sobre f se obtiene a partir de
la restricción f0 de f al intervalo [c α, α].
Teniendo en cuenta que α < 0, se tiene

lim cn α = −∞, lim cn α = 0.


n→∞ n→−∞

Además
f˜(cn α) = cn f˜(α) = cn β n ∈ Z. (19)
Escribiendo Mn ≡ [cn+1 α, cn α], n ∈ Z, se tiene:

[ ∞
[
(−∞, 0) = [cn+1 α, cn α] = Mn , (20)
n=−∞ n=−∞

De la definición de los Mn resulta


x
x ∈ Mn ⇔ c ∈ Mn−1 ,
c x ∈ Mn+1 ⇔ x ∈ Mn .

Sea f˜n = f˜¯Mn , de (19) se tiene que


¯

f˜n : Mn → [cn β, cn+1 β], n ∈ Z,

es continua, estrictamente decreciente y biyectiva. Obseve ahora que f˜ puede


obtenerse a partir de f˜0 puesto que
µ ¶
x 1
f˜n+1 (c x) = c f˜n (x), f˜n−1 = f˜n (x) si x ∈ Mn . (21)
c c

Conocido f˜ se determina fˆ, y con ello f , a partir de la (17, 18). Por eso la
recursión (21) determina la solución f de (13). El recíproco resulta también
cierto.

Proposición 9. Sean c > 1, α < 0, β > 0. Cualquier aplicación continua,


estrictamente decreciente y biyectiva

f˜0 : M0 = [c α, α] → [β, c β], f˜0 (α) = β, f˜0 (c α) = c β,

define mediante la recursión (21) una solución de (13).

Demostración. Se define f˜1 y f˜−1 de acuerdo con (21):


µ ¶
˜ ˜ ˜ x 1
f1 (c x) = c f0 (x), f−1 = f˜0 (x) para x ∈ M0 .
c c
30 Yu Takeuchi

Igualmente se definen f˜2 y f˜−2 de acuerdo con de acuerdo con (21):


µ ¶
x 1
f˜2 (c x) = c f˜1 (x), f˜−2 = f˜−1 (x) para x ∈ M−1 .
c c

Así sucesivamente. Mediante este procedimiento, la función f˜0 puede exten-


derse a una función continua f que resuelva (13). 2

Nota del editor. Los problemas tratados en este artículo se enmarcan


en las ecuaciones funcionales, cuyos orígenes se remontan a Charles Babbage.
Tales ecuaciones fueron estudiadas posteriormente por Abel y Feigenbaum
entre otros, debido a su importancia en modelos matemáticos y sus aplica-
ciones a la teoría de sistemas dinámicos (ver [1], [4]). Se invita al lector a
visitar las siguientes páginas web para más información sobre las ecuaciones
funcionales y sus aplicaciones:

http://www.reglos.com/kindermann/ffx.html
http://eqworld.ipmnet.ru/index.htm

Referencias
[1] Aczel, J. : Functional equations and their applications ,Academic press
1966.

[2] Babbage, C,: An Essay towards the Calculus of Functions. Philosophical


transaction of the Royal Society London 105: 389-424, 1815

[3] K. Baron, W. Jarczyk, Recent results on functional equations in a single


variable, perspectives and open problems. Aequationes Math. 61: 1-48,
2001

[4] Kindermann, L, Lewandowski, A. and Protzel, L.: Neural Information


Processing, ICONIP2001 Proceedings, Fudan University Press, Shanghai,
2001, Vol 2, pp. 1075-1078.

Dirección del autor: Y. Takeuchi, Univ. Nacional, Bogotá