Вы находитесь на странице: 1из 2

REZAN EL ROSARIO

Consagración de los niños a la Madre de Dios

María, Madre mía, lleno de alegría acudo hoy a Ti para entregarte todo mi corazón. También Te regalo todo lo que tengo y hago: toda mi vida. Quiero presentarte a todos los que están en mi corazón:

a mis padres, mis hermanos y a todos mis amigos, pero también a todos los que me han hecho daño. Sé Tú nuestra Madre, bendícenos y protégenos. Como Tu hijo quiero

amarte como a mi Madre y rezarte fielmente. Cada día quiero pensar en que Te pertenezco. Madre, soy Tuyo para siempre.

A través de Ti y contigo

quiero pertenecerle totalmente

y para siempre a Jesús.

Amén.

¡Por la unidad y la paz!

UN MILLÓN

UN MILLÓN DE NINOS

DE NINOS

UN MILLÓN DE NINOS
El 18 de octubre, allí donde estés, a las 09:00 horas
El 18 de
octubre, allí
donde estés,
a las 09:00
horas
Aid to the Church in Need ACN INTERNATIONAL
Aid to the
Church in Need
ACN
INTERNATIONAL

www.millionkidspraying.org

info@millionkidspraying.org

Modo de rezar el Santo Rosario

1. La señal de la Cruz

2. El Credo

3. Se anuncia el primer Misterio del día

4. Padre Nuestro

-

-

Diez Avemarías

-

Gloria al Padre

5. Se continúa hasta completar los 5 misterios del día

6. Oración de Fátima

La señal de la Cruz

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

El Credo

Creo en Dios, Padre todopoderoso, creador del Cielo y de la Tierra. Creo en Jesucristo su único Hijo, Nues-

tro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos;

al tercer día resucitó de entre los muertos;

subió a los cielos y está a la diestra de

Dios Padre;

desde allí ha de venir a juzgar

a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos,

en el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén.

Gloria

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siem- pre, por los siglos de los siglos. Amén.

Padrenuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a no- sotros tu reino; hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como tam- bién nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Avemaría

Dios te salve, María, llena eres de gra- cia, el Señor está contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Oración de Fátima

Jesús mío, perdónanos nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Rosario glorioso para niños

1. Jesús que resucitó de entre los muertos Jesús vive. Resucitó a los tres días después de haber muerto en la cruz. Derrotó todo el mal. Sin embargo, sus discípulos sólo lo creen cuando ven a Jesús nuevamente con sus propios ojos. Tomás toca sus heridas y excla- ma: ¡Mi Señor, mi Dios!

Jesús, con Tomás clamamos: ¡Creemos en ti! ¡Gracias por habernos salvado! Rezamos por todos los que aún no te conocen. Jesús, demuéstrales cuán grande es tu amor.

2. Jesús que ascendió al cielo

Cuarenta días después de la resu- rrección, Jesús asciende al cielo ante los ojos de sus discípulos. Regresa al Padre. Le dice a los discípulos y a no- sotros: Os prepararé una morada en el cielo. Quiero que estéis para siempre conmigo.

Jesús, nosotros también queremos es- tar un día contigo en el cielo. Ayúdanos y a todos los hombres a que nos ame- mos unos a otros y a que vivamos según tus mandamientos.

3. Jesús que envía al Espíritu Santo

Después de que Jesús ascendiera al cie- lo, los Apóstoles y María se reúnen para

rezar. De repente aparecen unas luces brillantes por encima de sus cabezas, como lenguas de fuego. Es el Espíritu Santo, que les llena con su amor. Los Apóstoles hablan de Jesús en todas

partes con valentía. Miles de personas siguen sus palabras y creen en Jesús.

Jesús, oramos por todos los misione- ros, que hablan de ti y te acercan al hombre. Concédenos también a no- sotros la valentía para mostrar a otros tu amor a través de nuestro ejemplo.

4. Jesús que acogió a María en el cielo

Es un día de fiesta: Jesús acoge a su madre María en el cielo. Todos los pre- sentes, ángeles y santos, se regocijan. María es la madre de todos nosotros y también nos cuida desde el cielo. ¡Hace que la paz y la alegría reinen en todas las partes!

Jesús, te rogamos por todos los que están tristes o enfadados. Ayúdales a reconocer que tienen una madre en el cielo para que estén satisfechos y fe- lices.

5. Jesús que coronó a María en el cielo

Dios corona a María en el cielo. Es la Reina del cielo y la tierra, una reina, que conduce a todos hacia Jesús. No necesitamos cita para verla, siempre podemos acudir a ella. Nos espera, es- cucha nuestros ruegos y quiere ayudar- nos.

Jesús, te rogamos por todos los países, que están en guerra o donde las perso- nas sufren por catástrofes naturales. Concédenos la paz por intercesión de tu madre María y ayúdanos a compartir con todos.