Вы находитесь на странице: 1из 12

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

ÍNDICE:

1 - LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA GRAVITACIÓN

2 - LEY DE NEWTON DE LA GRAVITACIÓN UNIVERSAL

3 - INTRODUCCIÓN AL CONCEPTO DE CAMPO GRAVITATORIO

4 - ESTUDIO ENERGÉTICO DE LA INTERACCIÓN GRAVITATORIA. POTENCIAL GRAVITATORIO

5 - MOVIMIENTO DE SATÉLITES

6 - EL PROBLEMA DE LOS TRES CUERPOS. CAOS DETERMINISTA

7 - ENERGÍA OSCURA Y MATERIA OSCURA

1 - LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA GRAVITACIÓN La interacción gravitatoria fue la primera interacción conocida y estudiada, dado el papel que juega en nuestra vida y el interés que desde antiguo el hombre ha manifestado por la astronomía. Por ello parece razonable iniciar el tema con el estudio de la evolución de las concepciones del Universo, comenzando por la antigua Grecia. Este desarrollo favorece, además, comprender la enorme importancia de la ley de Newton de la gravitación universal, que terminó con la separación, vigente durante siglos, entre la dinámica terrestre y la celeste, culminando el proceso de ruptura con la física aristotélico-escolástica que inició Galileo.

Aristóteles Aunque las teorías, y en general los conocimientos, sobre la Tierra y los Cielos se remontan a mucho antes, puede considerarse a Aristóteles (384-332 a.C.) como el primer gran recopilador y unificador, pues, más que ideas originales, lo que aportó Aristóteles a la cosmología fue un ajuste y un fundamento teórico para muchas ideas anteriores sobre el cosmos, además de una gran sistematización y una trabazón racional, que hizo que sus teorías perduraran durante quince siglos. Según Aristóteles, todo lo que existe se encuentra dentro de una gran esfera formando un todo ordenado, un « cosmos». Fuera de ella no hay nada. En su interior, todo está lleno (el vacío no existe) por una jerarquía de capas esféricas concéntricas en contacto entre sí, y que conforman dos grandes regiones radicalmente distintas: la terrestre o sublunar y la celeste o supralunar, cada una de las cuales está regida por leyes diferentes, y que por lo que cada una de ellas debe ser objeto de una ciencia diferente. Región terrestre o sublunar. En la región terrestre o sublunar impera la corrupción y el cambio. Está formada por cuatro elementos: Tierra, Agua, Aire y Fuego, distribuidos por este orden en capas concéntricas de abajo a arriba, pues cada elemento posee su lugar natural. Y aunque de un modo global esta distribución concéntrica se mantiene, en realidad la región sublunar no está nunca en calma porque el giro de la esfera lunar remueve constantemente la capa de fuego situada debajo de ella, originando una serie de corrientes que provocan el desplazamiento y la mezcla de los distintos elementos. Según las proporciones de cada elemento que entren en las mezclas, surgen las distintas sustancias (madera, carne, metales, etc.). Sin embargo, los elementos se resisten a desplazarse de sus lugares naturales, y, por ello, cuando son obligados a hacerlo, intentan rápidamente volver a su lugar natural por el camino más corto (en línea recta). De aquí que Aristóteles distinguiera entre movimientos violentos (aquellos que transportan los elementos fuera de sus lugares) y movimientos naturales (aquellos por los que los cuerpos retornan a sus lugares naturales). Estos últimos son siempre verticales y su sentido depende de la clase de elemento: la tierra y el agua tienden hacia abajo, por lo que son llamados pesados o graves, y el fuego y el aire hacia arriba, por lo que se califican de ligeros o leves. Así, cuando sostenemos una piedra, sentimos como empuja hacia abajo para volver a su lugar natural; y si la dejamos sobre el agua, aunque ésta también es pesada, vemos como se hunde, porque lo es más que ella. Por el contrario, al encender fuego, advertimos como la llama se dirige hacia arriba atravesando la capa de aire para llegar a su esfera. Partiendo de esta teoría de los lugares naturales, que, como es fácil apreciar, se fundamenta sobre nuestra experiencia más inmediata, Aristóteles dedujo que la Tierra había de estar necesariamente en el centro del cosmos y completamente inmóvil (al ser el elemento más pesado). El geocentrismo fue precisamente una de las bases más sólidas de la cosmología aristotélica. La región celeste o supralunar. A diferencia de la región sublunar, en la región supralunar rige la perfección y el orden. También está formada por un conjunto de capas esféricas concéntricas en contacto entre sí. La más cercana es la de la Luna, seguida a continuación por las de Mercurio, Venus, Marte, el Sol, Júpiter, Saturno y la de las estrellas fijas. Las esferas celestes son eternas e inalterables y su movimiento también es eterno, siempre igual a sí mismo. Por todo ello, la región supralunar no puede estar compuesta de los elementos sublunares sino que ha de haber un quinto elemento que sea incorruptible y que tenga el movimiento circular como movimiento natural. Aristóteles llama éter a este quinto elemento.

Ptolomeo El modelo de Aristóteles, desde un punto de vista cuantitativo, resultaba ser poco preciso, lo que lo hacía inservible para fines astronómicos. Pero además, desde el punto de vista cualitativo, tampoco daba cuenta de algunos hechos observables. Citaremos cuatro en particular:

1 - Las retrogradaciones de los planetas. Este fenómeno consiste en que durante ciertos intervalos de tiempo, los planetas se paran e invierten el sentido de su marcha, en un movimiento de retroceso y, deteniéndose de nuevo,

su marcha, en un movimiento de retroceso y, deteniéndose de nuevo, Retrogradación de Marte a través

Retrogradación de Marte a través de Aries y Taurus

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

vuelven a invertir su marcha retornando al sentido de avance primitivo. Su trayectoria forma así una especie de bucle que se conoce con el nombre de retrogradación.

2 - Cambio de brillo y tamaño de la Luna y algunos planetas. Venus, Marte y Júpiter aparecían a veces más brillantes o más

próximos, y otras veces más alejados de la Tierra.

3 - Que el tamaño del Sol sea algo mayor, y por lo tanto esté más próximo, en invierno que en verano.

4 - La excentricidad. Fenómeno que consiste en que el Sol tarda seis días más para pasar del equinoccio de primavera al de otoño

que para pasar del de otoño al de primavera (lo que supondría que su movimiento es más rápido en verano que en invierno) Estas anomalías, junto al intento de elaborar una descripción mecánica más precisa llevaron a los astrónomos a la búsqueda de artificios geométricos que pudiesen explicarlos. Destaca en tal propósito el alejandrino (de la ciudad de Alejandría, en Egipto), Claudio Ptolomeo (90-168), quien en su gran obra “Almagesto” expone un sistema astronómico que, con diversas modificaciones, fue aceptado y utilizado hasta el siglo XV. El artificio básico sobre el que se fundamenta es el del epiciclo-deferente. Se llama epiciclo a la trayectoria circular de un punto alrededor de un centro móvil que, a su vez, sigue otra trayectoria circular llamada deferente. Las anomalías se podrían explicar suponiendo que tanto el Sol como los planetas giran alrededor de un pequeño epiciclo que a su vez gira en sentido opuesto al deferente.

El método del epiciclo-deferente posee la gran ventaja de ser un método recursivo, es decir, que ajustando radios, velocidades y sentidos de giros pueden generarse un número elevado de movimientos. Además Ptolomeo empleó otros artificios geométricos para ajustar mejor los datos astronómicos. El de mayor importancia es el del punto ecuante, que servía para justificar el hecho de que el movimiento de los planetas no se observara desde la Tierra con velocidad uniforme. En resumen, aunque el Almagesto no presenta un sistema astronómico en el sentido pleno de la palabra, ya que debe tratar de un modo distinto a cada planeta, al Sol y a la Luna, no obstante, el modelo de Ptolomeo gozó de buena salud durante toda la Edad Media por su precisión matemática y su gran capacidad de ajuste.

por su precisión matemática y su gran capacidad de ajuste. Copérnico Fue Nicolás Copérnico (1473-1543) quien

Copérnico

Fue Nicolás Copérnico (1473-1543) quien propuso un sistema alternativo al modelo aristotélico-ptolomaico. Las causas que se cree que le llevaron a cuestionarlo fueron, básicamente:

a) La artificiosidad de algunos conceptos, como el del punto ecuante, que, pese a salvar los fenómenos, introducían una

desasosegante insatisfacción en la simplicidad y armonía del primitivo sistema astronómico de Aristóteles.

b) La complejidad creciente. Cada vez resultaba más complicado ajustar la teoría con los nuevos datos observacionales. Como

botón de muestra decir que llegó un momento en que se necesitaban más de 80 epiciclos para describir las trayectorias planetarias.

c) Su convicción de que el Universo, por ser obra divina, debía estar regido por unas leyes matemáticas lo más simples posibles, y que tanto la distribución de los astros como sus movimientos debían constituir una unidad armónica y sistemática. Había llegado a tal convencimiento a partir de la lectura de escritos herméticos y neoplatónicos, en los que se concede un gran valor a la unidad, la perfección y la armonía, entendidas en términos de proporciones matemáticas. En ellos había encontrado también, como él mismo confiesa, referencias a la creencia pitagórica sobre el movimiento de la Tierra y al sistema heliocéntrico de Aristarco. Todo ello le sugirió la posibilidad de que fuera el Sol y no la Tierra quien ocupara el centro del mundo al ser aquél la fuente de toda luz y toda vida. Copérnico emprendió entonces la difícil tarea de construir un sistema astronómico centrado en el Sol, c on todos los cálculos necesarios que se derivan de la nueva distribución de los astros. El resultado de su trabajo lo publicó bajo el titul o, De revolutionibus orbium coelestium, en el que aparecen las siguientes novedades:

- La Tierra no está en el centro de Universo, sólo es un planeta más. En el centro del Universo está, inmóvil, el Sol.

- Los planetas, con las esferas que los transportan, giran alrededor del Sol según el siguiente orden: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter y Saturno.

- La Luna no gira directamente alrededor del Sol, sino de la Tierra.

- La Tierra está afectada por tres movimientos: el de rotación sobre su eje, el de traslación alrededor del Sol, y un tercero, para

explicar la precesión de los equinoccios, que llamó trepidación, por el que el eje terrestre se desplaza cónicamente con gran lentitud alrededor del polo celeste.

- La esfera de las estrellas fijas es inmóvil y está muchísimo más alejada de lo que exige el geocentrismo (para explicar que no se observe el paralaje. Copérnico no publicó su trabajo hasta el final de su vida porque nunca estuvo seguro de cómo serían recibidas sus “innovaciones”, pero desde el primer momento quedó claro que su “modelo” proporcionaba una visión más simple del cosmos al

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

desterrar el concepto de punto ecuante y reducir el número de esferas celestes, a la vez que explicaba conocidos fenómenos astronómicos como los movimientos del cielo, del Sol y los movimientos retrógrados de los planetas como el resultado de una simple apariencia óptica derivada del movimiento de la Tierra.

Kepler Johanes Kepler (1571-1630) puede enmarcarse como Copérnico en la tradición intelectual místico-mágica. En tal sentido, estaba convencido de que Dios había creado el mundo siguiendo perfectas proporciones matemáticas, de modo que constituyese un todo armónico, y sintió la necesidad de descubrir esa clave, que proporcionaría la explicación del movimiento planetario.

Kepler trabajó sobre la base de las observaciones del astrónomo danés Tycho Brahe (1546-1601). Aunque Tycho no realizó ningún avance teórico fundamental, la precisión de sus observaciones y la calidad de los datos astronómicos que recogió llegaron casi al límite de lo que es posible sin la ayuda de telescopio. Sus localizaciones de los planetas, especialmente las de Marte, fueron el punto de partida de Kepler para descubrir sus leyes. Trabajando desde la óptica heliocentrista, Kepler reinterpretó los datos de Tycho. Sus hallazgos los publicó en 1609 y pueden resumirse en las conocidas como dos primeras leyes de Kepler:

1. Las órbitas planetarias son elípticas con el Sol en uno de sus focos.

2. La velocidad orbital de cada planeta es tal que una línea imaginaria que una el centro del planeta con el centro del Sol barre

áreas iguales en tiempos iguales.

Estas dos primeras leyes de Kepler rompen con dos importantes axiomas de la ciencia antigua: el movimiento es circular, el primero, y el movimiento es uniforme, el segundo. Pero no terminó aquí su trabajo. Llevado por sus deseos de descubrir “los más íntimos secretos de los planes divinos al crear el Cosmos”, intentó hallar si había alguna relación general para todos los planetas. Hasta ahora cada planeta parecía tener su propia orbita y su velocidad, sin ninguna conexión entre ellos. La respuesta la volvió a encontrar en los datos de Tycho y es el enunciado de su tercera ley, publicada en 1619, que puede enunciarse:

3. Los cuadrados de los periodos de los planetas son proporcionales a los cubos de sus semiejes mayores. (T 2 = K a 3 )

Con el añadido de estas tres leyes, la teoría heliocéntrica era, por fin, no sólo más simple y elegante, sino también más precisa que la teoría geocéntrica de Ptolomeo. Sin embargo, esto no suponía el fin de la historia, sino más bien el principio, pues las leyes de Kepler se referían únicamente a la cinemática de los astros: cómo son sus órbitas, cómo se recorren y qué relación hay entre las distintas órbitas. No entraba para nada en las causas. Era éste un problema pendiente que se abordaría en el futuro.

Galileo

Toda la obra de Galileo (1564-1642) está marcada por el objetivo fundamental de demostrar que el copernicanismo era verdad. Así, en el año 1609 le llegaron noticias de que se había inventado un instrumento con el cual las cosas lejanas «se veían tan perfectamente como si estuvieran próximas», se proveyó de uno, lo apunto a cielo, y descubrió que:

- La Luna tenía valles y montañas, mares y océanos, como la Tierra. Es decir, que no era sustancialmente diferente a la Tierra, por lo que ni le correspondería estar en una región distinta, ni tener un movimiento diferente.

- Alrededor de Júpiter se movían cuatro cuerpos que él llamó «planetas medíceos». Vio en esto otra prueba: no todos los cuerpos

celestes giraban en torno a la Tierra como afirmaba el geocentrismo. Además, Júpiter y sus planetas constituían un modelo para el heliocentrismo, el cual postulaba que la Luna giraba alrededor de la Tierra y ésta alrededor del Sol.

- Venus presentaba fases como la Luna y variaciones en su tamaño, lo que demostraría que giraba alrededor del Sol.

- Se veían muchas más estrellas que a simple vista, y curiosamente, no se veían más grandes (algo que si ocurría con los

planetas). La Vía Láctea no era más que una acumulación de estrellas.

- El Sol tenía manchas. Otra prueba más de la "imperfección" de los cielos. Podría parecer de entrada, como le pareció al propio Galileo, que estos descubrimientos constituían pruebas evidentes del heliocentrismo, pero, de hecho, tan sólo las reconocieron como tales quienes ya aceptaban previamente la teoría. Los geocentristas buscaron la manera de esquivar e incluso interpretar justo al revés sus evidencias. La realidad fue que la utilización del telescopio y su defensa del heliocentrismo le acarrearon múltiples burlas y ataques, que desembocaron en su denuncia ante el Santo Oficio, la condena de sus tesis heliocéntricas y la prohibición de defender públicamente el copernicanismo. A pesar de esto, Galileo no se dio por vencido y continuó trabajando toda su vida en espera del momento oportuno para defender, directa o indirectamente, sus tesis. La obra de Galileo trasciende a su persona y a su época. Supuso un gran avance en astronomía, en cinemática y en la clarificación y utilización del método experimental y matemático. Como consecuencia de su fértil aportación, después de su muerte se produce un gran florecimiento de las ciencias físicas. Destacan los trabajos sobre vacío y gases del italiano Torricelli (1608- 1647), del francés Pascal (1628-1662), del inglés Boyle (1627-1691) y del alemán Guericke (1602-1686); los estudios del francés Descartes (1596-1650) sobre geometría analítica y óptica; los trabajos del holandés Huygens (1629-1695) en astronomía (construyó un telescopio con el que descubrió un satélite de Saturno), sobre las colisiones elásticas y el péndulo (inventó el primer reloj práctico de péndulo) y la teoría ondulatoria de la luz; el tratado de Newton (1642-1727) sobre óptica y la invención del cálculo simultáneamente con el filósofo y matemático alemán Leibnitz (1646-1716); los trabajos del inglés Hooke (1635-1703) sobre elasticidad; etc

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

Pero no se trata sólo de científicos aislados. En estos años se constituyen una serie de Sociedades Científicas como la Academia del Cimento en Florencia en 1657 bajo el patrocinio de los Medici; la Royal Society de Londres en 1662, por iniciativa autónoma de un centenar de científicos; la Academia de las Ciencias de París en 1666, por iniciativa real y cuyos veinte miembros recibían del rey Luis XIV un salario. En los años posteriores a Galileo, establecido su principio de inercia, la pregunta clave era cuáles eran las características de la fuerza que movía los planetas alrededor del Sol. En la búsqueda de una respuesta se sumaron las contribuciones de muchos científicos. En 1678 Huygens introdujo la fuerza centrípeta. Los ingleses Hooke, HalIey (1656-1742) y Wren (1632-1723), ya suponían que la fuerza que determinaba el movimiento de los planetas era atractiva y centrípeta, y de la tercera ley de Kepler, dedujeron que disminuía conforme al cuadrado de la distancia. Sin embargo, faltaba la respuesta definitiva: ¿qué fuerza era ésa y, sobre todo, como podía describirse matemáticamente. Respondiendo a una petición generalizada, Newton culmina el trabajo y publica sus resultados en su magna obra “Principios Matemáticos de la Filosofía Natural(1687).

2 - LEY DE NEWTON DE LA GRAVITACIÓN UNIVERSAL Con la nueva concepción de fuerza, el problema de los movimientos de los cuerpos celestes se planteaba de otra forma. Efectivamente, cualquier cuerpo que no tuviese un movimiento rectilíneo y uniforme estaría sometido a fuerzas. Así pues, era lógico plantearse qué fuerza debería estar actuando sobre la Luna para que describa su órbita. La gran audacia de Newton fue suponer que la fuerza que atrae la Luna hacia la Tierra es la misma fuerza que atrae los cuerpos hacia la Tierra. Según señala Newton en los Principia: "El que los planetas puedan ser retenidos en sus órbitas es algo que podemos comprender fácilmente si consideramos los movimientos de los proyectiles. En efecto, una piedra arrojada, por su propio peso, se ve forzada a abandonar la trayectoria rectilínea, viéndose obligada a describir una línea curva en el aire, y merced a ese camino torcido se ve finalmente llevada al suelo. Y cuanto mayor sea la velocidad con que se proyecta, más lejos va antes de caer a tierra. Podemos suponer por tanto que la velocidad se incrementa de tal modo que describe un arco de (muchas) millas antes de llegar a la Tierra, hasta que finalmente, excediendo de los límite de la Tierra, pasará totalmente sin tocarla". En conformidad con la idea anterior, Newton supuso que la Luna «caía» hacia la Tierra de forma continua, del mismo modo que un proyectil se precipita parabólicamente

a tierra. Halló que la aceleración con que caían ambos obedecía a la regla del inverso del

cuadrado de la distancia. En particular, la Luna, que estaba a una distancia de 60R T , caía con una aceleración 60 2 = 3660 veces menor que un objeto situado sobre la superficie terrestre, clara evidencia de que la fuerza a la que estaban sometidos era la misma, la fuerza de atracción gravitatoria, unificando de esta manera los movimientos celestes y terrestres y rompiendo con toda la tradición anterior de los dos mundos.

rompiendo con toda la tradición anterior de los dos mundos. Ley de la gravitación universal Newton

Ley de la gravitación universal Newton desarrolló en el tercer libro de los Principia, titulado Sobre el sistema del mundo, sus ideas sobre la gravitación, un conjunto de proposiciones que conducen hacia el enunciado conocido como ley de gravitación universal:

La interacción gravitatoria entre dos partículas materiales es atractiva y puede expresarse mediante una fuerza central directamente proporcional a las masas de los cuerpos e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa”. Es decir:

F 1,2 = −G

F 2,1 = −G

m 1

m 2

r

m 2

2

21

m 1

2

r 12

12 }

u 21

u

Þ

F 1,2

=

F 2,1

u 21 F 21 F 12 u 12 1
u 21
F 21
F 12
u 12
1

m

m

2

donde:

- F 12 representa la fuerza que sobre la partícula 1 ejerce la partícula 2 y F 21 la fuerza que sobre la partícula 2 ejerce la partícula 1.

- m 1 y m 2 representan las masas de las partículas que se atraen

- r 12 = r 21 es la distancia entre ambas partículas

-

respectivamente. - El signo menos se debe a los sentidos contrarios de la fuerza que actúa sobre la partícula y el vector unitario con origen en la partícula que origina la fuerza (ver dibujo de arriba).

sendos vectores unitarios con dirección la recta que une ambas partículas y sentidos de 1 a 2 y de 2 a 1

u 12 y u 21 son

- G es la constante de gravitación universal. G = 6,67∙10 11 N∙m 2 ∙kg 2 . El valor de G se determinó experimentalmente con la llamada balanza de Cavendish, midiendo la torsión que sufre un filamento metálico o de cuarzo debido a la atracción entre masas.

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

3 - INTRODUCCIÓN AL CAMPO GRAVITATORIO El origen del concepto de campo

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

Si se considera a Galileo como el verdadero fundador de la ciencia moderna es porque fue capaz, en primer lugar, de definir el campo propio de su investigación, el mundo físico, separándola por tanto de la teología como de la filosofía, y, en segundo lugar, porque trazó un nuevo programa de investigación, una combinación de experimentación y racionalismo matemático, cuyo objetivo final era el conocimiento de las leyes naturales. Estas, al ser de tipo matemático, funcionan de un modo determinístico: siempre a las mismas causas corresponden los mismos efectos. No hay fuerzas ocultas que puedan dar lugar a efectos inesperados. Este programa fue llevado a sus extremos por el mecanicismo cartesiano: la realidad física funciona igual que una máquina. En una máquina el movimiento de una pieza viene producido por el contacto directo con otra. Sin embargo, la gravitación newtoniana suponía un punto negro, pues las fuerzas se ejercían a distancia, sin contacto entre los objetos materiales. Desde la perspectiva cartesiana, mecanicista y racionalista, la explicación de la gravedad por Newton suponía en el fondo volver a las ideas de la tradición místico-mágica, según la cual todo lo que pasaba en el mundo era el resultado de fuerzas ocultas, y por lo tanto una explicación inaceptable. El propio Newton era consciente de ello cuando escribió:

Es inconcebible que la materia bruta inanimada, sin la mediación de algo más , que no sea material,

tal que cualquier cuerpo pueda actuar

influya y afecte a otra materia sin contacto mutuo

Una gravedad

sobre otro a distancia, a través del vacío, sin la mediación de algo más, a través de lo cual pueda conducirse la acción y la fuerza, es para mi un absurdo tan grande que no creo exista un hombre que con facultad de pensamiento sobre materias filosóficas pueda creer en ello. La gravedad debe estar causada por un agente que actúa constantemente según ciertas leyes” Es, en este contexto de rechazo intelectual a la noción de acción a distancia, en el que surge la noción de campo, como un ente que llena el espacio y que transmite las interacciones. Y lo que en principio nació como una idea para dar satisfacción a las necesidades intelectuales de algunos científicos, o como un mero recurso matemático para calcular la fuerza en otros, se fue consolidando poco a poco, mostrando un poder explicativo y predictivo muy superior a la noción de interacción a distancia. El triunfo definitivo de la noción de campo se produjo cuando se constató con experiencias electromagnéticas que las acciones de un cuerpo sobre otro requerían un cierto tiempo para propagarse, una predicción de la teoría de campos, mientras que las teorías de la acción a distancia postulaban que la acción era instantánea.

Bajo esta noción, el Sol no atrae directamente a la Tierra; en lugar de ello, crea un campo, llamado campo gravitatorio, que luego ejerce una fuerza sobre la Tierra. Esto podría parecer un matiz meramente formal, pero existe una diferencia esencial: cuando se produce una erupción en el Sol, afecta en primer lugar al campo gravitatorio en las proximidades del Sol, después de lo cual el minúsculo cambio en el campo se propaga a través del espacio a la velocidad de la luz como las ondas que se dispersan desde el punto en que una piedra cae en el agua, y sólo alcanzan la Tierra unos 8 minutos más tarde.

El campo gravitatorio Imaginemos una región del espacio vacía de materia. Si en esa región se coloca una masa M, aparece entonces una nueva propiedad en el entorno de la masa M, propiedad que se pone de manifiesto por la aparición de una fuerza de atracción sobre otra masa m, “el testigo”. Pues bien, esta nueva propiedad se considera la manifestación de una nueva realidad que denominamos campo gravitatorio. Se define la intensidad del campo gravitatorio creado por una masa puntual M en un punto P, o más simplemente el campo gravitatorio g PM , como la fuerza gravitatoria ejercida por la masa M sobre la unidad de masa colocada en dicho punto. O sea:

g

P,M

=

F

m,M

m

=

G

M

r

2

MP

u

MP

  G

M

r

3

MP

r

MP

Como ya se señaló anteriormente, el campo gravitatorio es más que un artificio matemático. Debe considerarse como una realidad física, como una nueva forma de existencia de la materia a través de la cual se propagan las interacciones. En otras palabras, clásicamente, la materia se presenta en dos formas: partículas y campos. El campo gravitatorio creado por una masa puntual es un campo de fuerzas, central, y con simetría esférica. Un campo de fuerzas se dice central cuando la dirección de todas y cada una de las fuerzas que lo constituyen pasan por un punto O, llamado centro de fuerzas. Y se dice que posee simetría esférica cuando el módulo de la fuerza en cada punto depende únicamente de la distancia del centro de fuerzas al punto.

Principio de superposición para el campo gravitatorio Para distribuciones discretas de masas, es válido el principio de superposición:

g

P,

m

i

n

i 1

g

P, m

i

n

i

1

G

m

i

r

2

iP

u

iP

n

i

1

G

m

i

r

3

iP

r

iP

es decir, que el campo creado en un punto por una distribución discreta de masas puntuales es la suma de los campos creados por cada una de las masas en dicho punto.

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

Representación gráfica del campo gravitatorio El campo gravitatorio se representa gráficamente mediante las líneas de campo, o también, líneas de fuerza, líneas tangentes en cada punto al vector campo.

de fuerza , líneas tangentes en cada punto al vector campo. Son propiedades de las líneas

Son propiedades de las líneas de campo:

- Las líneas de campo coinciden con la trayectoria que describiría una partícula abandonada en reposo en el interior del campo.

- Las líneas de campo especifican la dirección del campo (tangente a las líneas de campo).

- Su sentido de recorrido coincide con el del vector campo.

- La densidad de las líneas del campo, número de líneas de campo que atraviesan la unidad de superficie, es proporcional a la intensidad (módulo) del campo, de modo que donde las líneas aparecen más apretadas es sinónimo de mayor intensidad del campo.

- Dos líneas de campo no pueden cortarse nunca entre sí, a no ser en un punto donde el campo sea nulo, ya que si eso ocurriese

habrían dos campos en un mismo punto.

- En el caso del campo gravitatorio no tienen un origen definido (el campo carece de fuentes) y terminan en las partículas materiales (sumideros del campo).

4 - ESTUDIO ENERGÉTICO DE LA INTERACCIÓN GRAVITATORIA Potencial gravitatorio

El trabajo realizado por la fuerza general como:

F que se desplaza desde el punto A al punto B a lo largo de una trayectoria γ se define en

A al punto B a lo largo de una trayectoria γ se define en W 

W

F

AB,

B

A,

F

dr

De la definición anterior se desprende que el trabajo realizado por una fuerza que se desplaza de un punto a otro depende del camino. Pero hay ocasiones en que el trabajo realizado por una fuerza no depende del camino, o lo que es lo mismo, es independiente de la trayectoria seguida por la fuerza para ir desde el punto A al punto B. Cuando ello ocurre se dice que la fuerza es conservativa. Si el trabajo no depende del camino, es que sólo depende de los puntos inicial y final. Una consecuencia inmediata de esto último es que, para una fuerza conservativa, el trabajo realizado a lo largo de una trayectoria cerrada es cero, resultado que se suele utilizar para definir de forma alternativa a las fuerzas conservativas:

F es conservativa

   F  d r  0
 
F  d r  0

La definición anterior puede extenderse al caso de un campo de fuerzas, caso del campo gravitatorio, hablándose entonces de trabajo del campo y de campos conservativos. En particular, se define el trabajo realizado por el campo gravitatorio al desplazarse desde un punto A a otro punto B a lo largo de un camino γ como:

W

g

AB, γ

B

A,γ

g dr

B GM

r 3

A,γ

r

dr

B

 

A,γ

GM

GM

r

3

r dr

B GM

r 2

A,γ

dr

 

GM

r A

GM

r B

donde se ha hecho uso de que

Se observa que el trabajo realizado por el campo gravitatorio no depende del camino, pues sólo depende de los puntos A y B. Se puede afirmar entonces que el campo gravitatorio es un campo conservativo. Otra manera mucho más intuitiva de justificar el carácter conservativo del campo gravitatorio creado por una masa puntual es la siguiente:

 

r

r

r

2

,

r

 

d r

r dr

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018 Considerando el carácter radial del campo creado por

Considerando el carácter radial del campo creado por una masa puntual, cualquier camino que se dirija desde A hasta B puede descomponerse en suma de arcos de circunferencia centrados en m y de desplazamientos radiales. Para cualquiera de ellos, el trabajo que realizan las fuerzas del campo durante el desplazamiento por el arco circular es cero ya que la fuerza es perpendicular al desplazamiento y su producto escalar es nulo. Sólo queda el trabajo realizado en el movimiento por el tramo radial, que es igual para todos los caminos que se elijan entre A y B. A la función –GM/r se la denomina potencial del campo, U. Entonces, el trabajo realizado por el campo puede expresarse como:

W

g

AB,γ

U

A

U

B

donde la función U queda indeterminada en una constante, pues si fuese U = − GM/r + C, también sería cierto que W = U A – U B . Para eliminar la constante de los cálculos se establece el origen de potenciales en el infinito, pues entonces:

si U(

 

)

0,

GM

C

0

C

0

Se constata, finalmente, que el campo y el potencial gravitatorios guardan entre si las siguientes relaciones:

g

g(r) u

r

 

dU(r)

dr

u

r

U(r) =

r

g(r) dr =

r

g(r)

d r =

r

g(r)

d r

lo que da pie a las siguientes interpretaciones:

1- el potencial en un punto puede considerarse como el trabajo que debe realizarse en contra del campo (trabajo externo) para trasladar, sin acelerar, la unidad de masa desde el infinito hasta dicho punto, o bien, como el trabajo que realizan las fuerzas del campo cuando la unidad de masa se traslada desde el punto hasta el infinito (origen de potenciales). 2- El espacio físico en el entorno de una masa puntual M puede describirse de dos maneras: mediante una función vectorial, el campo gravitatorio, o mediante una función escalar, el potencial gravitatorio. Ambas describen la misma propiedad y por lo tanto ambas están relacionadas. En general, y dada la comodidad de manejo de magnitudes escalares frente a las magnitudes vectoriales, resulta más interesante trabajar con potenciales en vez de con campos, y finalmente obtener la expresión del campo a partir del potencial.

Principio de superposición para el potencial gravitatorio Para distribuciones discretas de masas, es válido el principio de superposición:

U

P,

m

i

n

i 1

U

P, m

i

n

i

1

G

m

i

r

iP

es decir, el potencial creado en un punto por una distribución discreta de masas puntuales es la suma de los potenciales creados por cada una de las masas en dicho punto.

Representación gráfica del potencial gravitatorio Al igual que el campo, el potencial también puede representarse gráficamente mediante las superficies equipotenciales o superficies en las que el potencial es el mismo, o mediante las líneas equipotenciales, líneas obtenidas al cortar las superficies equipotenciales por un plano.

al cortar las superficies equipotenciales por un plano. Son propiedades de las superficies equipotenciales: - El

Son propiedades de las superficies equipotenciales:

plano. Son propiedades de las superficies equipotenciales: - El trabajo realizado por el campo gravitatorio al

- El trabajo realizado por el campo gravitatorio al trasladar una masa desde un punto a otro por una superficie equipotencial es nulo.

- Las superficies equipotenciales son perpendiculares a las líneas de campo.

- Cuanto mayor es la densidad de líneas, mayor es el potencial.

- El campo tiene el sentido de los potenciales decrecientes.

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

Energía potencial gravitatoria Si en lugar de la unidad de masa, como se ha considerado anteriormente, fuese una masa m la que se traslada de A a B en el seno de un campo gravitatorio, el trabajo realizado será entonces:

W

g

m, A-B

m (

U

A

U

B

)

Se define entonces la energía potencial asociada a la masa m como el producto de la masa por el potencial:

Ep

(x, y, z)

m U(x, y, z)

 

G

m M

r

y de forma alternativa, recordando la definición de potencial, como el trabajo que debe realizarse en contra del campo para llevar, sin acelerar, una masa m desde el infinito hasta dicho punto.

En consecuencia, el trabajo para trasladar una determinada masa entre dos puntos del campo vendrá dado por la diferencia de energía potencial entre ambos puntos. O sea:

W

g

m, A-B

m

(

U

A

U

B

)

(

E

p

)

A

(

E

p

)

B

Energía potencial gravitatoria terrestre En cursos anteriores se vio que la energía potencial gravitatoria de una masa m a una altura h sobre la superficie de la Tierra venía dada por la expresión mgh. Evidentemente entre esta expresión y la obtenida anteriormente se observan diferencias notables que es conveniente aclarar para no incurrir en contradicciones. En realidad, ésta última no es más que un caso particular de la expresión general, pues:

ΔE

P

= (

E

p

)

R

T

h

(

E

p

)

R

T

  G

m M

T

R

T

h

G

Si h<<R T , entonces h/R T ≈ 0, quedando:

m M

T

R

T

ΔE

P

  GM m

T

= (

E

p

)

R

T

h

1

1

R

T

h

R

T

(

E

p

)

R

T

m g

  GM m

T

0

h

h

R

T

(R

T

h)

Finalmente, si se elige como origen de potenciales la superficie de la Tierra, con lo que (E )

P

(

E

p

)

R

T

h

m g

0

h

R

T

0

  m

GM

T

h

R

2

T

1

h/R

T

quedaría:

Energía potencial de una distribución de masa Imagínese un conjunto de masas puntuales infinitamente alejadas unas de otras. Si se acercan sucesivamente de una en una, en cada uno de estos acercamientos, el campo de la distribución creada realiza un trabajo sobre la masa que se acerca, trabajo que es positivo. Por otro lado, dado que el campo es conservativo, el trabajo se puede expresar como una función potencial. Luego, si el campo realiza un trabajo positivo, debe haber aumentado la energía potencial de la distribución creada, energía que solo puede provenir de la energía inicial del campo, que habrá disminuido en la misma proporción. Luego, puede afirmarse que toda distribución de masa posee energía. Se define la energía potencial gravitatoria de una distribución de masas puntuales como el trabajo total realizado por el campo para trasladar sucesivamente (de una en una) y sin aceleración a todas las masas desde el infinito hasta su posición. La expresión de dicha energía es:

E

 

G

i

j, i

j

m

i

m

j

r

i

j

5 – MOVIMIENTO DE SATÉLITES La Tierra y los demás planetas del Sistema Solar están girando alrededor del Sol al igual que lo hace La Luna alrededor de la Tierra. La Luna es el satélite natural de la Tierra. Pero el año 1961, el hombre ha empezado a conquistar el comos: el soviético Yuri Gagarin entró durante una hora y cuarenta minutos en órbita alrededor de la Tierra; Alexander Leonov inauguró los paseos espaciales en 1965; Armstrong y Aldrin pusieron el primer pie en la Luna en 1969; En 1981, Estados Unidos lanzó el primer vuelo del transbordador espacial. Por todo ello, y por otros muchos logros, se ha pasado a denominar a este tiempo como la era espacial. En la actualidad son miles los satélites puestos en órbitas alrededor de la Tierra (satélites artificiales) con distintas y múltiples funciones que cumplir: desarrollar las telecomunicaciones, obtener información meteorológica, militar, adquirir nuevos conocimientos científicos, tanto sobre la Tierra (temperaturas superficiales, capa de ozono, vegetación, desertización, etc.) como sobre el espacio exterior (existencia de otras galaxias, agujeros negros, estrellas de neutrones, etc.). Teniendo en cuenta los conocimientos adquiridos en esta unidad, se van a abordar los problemas físicos que se plantean al lanzar y mantener en órbita los cohetes y satélites artificiales. Este tema resulta especialmente importante debido al gran número de aplicaciones que de ellos se obtienen en el mundo actual (comunicaciones, televisión, meteorología, cartografía…). Un primer hecho a destacar es que los satélites se mueven en un campo de fuerzas central y con simetría esférica. Ello tiene importantes implicaciones que se analizan a continuación.

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física

2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

Movimiento de masas en campos de fuerzas centrales

L O r' r dr
L
O r'
r dr

Como se mencionó con anterioridad, un campo de fuerzas se dice central y con simetría esférica

cuando, en cualquier punto de él, la fuerza ejercida sobre un cuerpo está en la misma recta que une el

cuerpo con el origen del campo (central) y su valor depende exclusivamente de la distancia entre ambos (simetría esférica). O sea, la fuerza deberá ser de la forma:

F

=

f ( r) ur

En el caso del campo gravitatorio, que es un campo de fuerzas central, la fuerza es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia al centro:

F =

En los campos de fuerzas centrales, los vectores respecto al centro es nulo:

r

y

2

ur =

k

k

r

3

r

r

F tienen la misma dirección, por lo que el momento de fuerzas con

M = ⃗r × F

⃗ = 0

Y como

M =

L

d

dt

, se deduce que el momento angular

L

es constante:

= ⃗r × m v = constante

L

La conservación del momento angular implica que se conservan módulo dirección y sentido, de lo que pueden extraerse importantes resultados.

es

constante es porque el plano que forman r y v también es constante. Por tanto, si el momento angular conserva su dirección, la trayectoria de la partícula debe estar contenida en un plano. Ello explicaría por qué las trayectorias de los planetas son curvas planas (1ª ley de Kepler).

conserva el sentido, la velocidad posee siempre el mismo sentido, y la partícula recorre la trayectoria siempre

en el mismo sentido.

● De su propia definición, se concluye que

L

es perpendicular al plano formado por r

y v . Luego, si la dirección de

L

● Si también

L

 

De la constancia del módulo de

L

se deduce la tercera consecuencia. Recordando que el módulo del producto vectorial de

dos vectores representa el área del paralelogramo formado por ellos, se concluye que:

dS

1  r 2
1
r
2

dr

  dS 1 r  dr 1    r dt 2 dt
dS
1
r
dr
1
r
dt
2
dt
2

v

 L 1  2 m
L
1
2
m

cte.

es decir, que la velocidad areolar dS/dt, o área barrida por unidad de tiempo, permanece constante. Esto explicaría por qué los planetas barren áreas iguales en tiempos iguales (2ª ley de Kepler).

Velocidad de un satélite En el proceso de puesta en órbita de un satélite artificial deben considerar dos actuaciones distintas. En primer lugar se debe llevar el satélite a una altura h sobre la superficie terrestre empleando los cohetes de lanzamiento. En este caso la fuerza que hay que vencer es la fuerza del campo gravitatorio, que es una fuerza conservativa. Por tanto, se cumplirá que la energía del satélite en la superficie de la Tierra en el momento de ser lanzado será igual a la energía a cualquier altura, por ejemplo a la altura máxima que alcanza, h. Entonces:

E Sup

= E h

Þ

E C (Sup) + E P (Sup) = E C (h) + E P (h)

Þ

1

2

m v

2

Lanz Sup

G M T m

R

T

= 0 − G

M T m

R T

+ h

En segundo lugar, cuando el satélite se encuentra a una distancia r del centro de la Tierra, siendo r = R T + h, se lanza con una velocidad horizontal v lanz .

El caso más sencillo de analizar es cuando el satélite describe una trayectoria circular, pues entonces se cumple que la única fuerza que actúa sobre el satélite es una fuerza centrípeta (perpendicular a la trayectoria y dirigida hacia el centro). De la 2ª ley de Newton se tiene:

m Planeta F u r r Sol
m
Planeta
F
u
r
r
Sol

M m

r 2

2

v circ

r

G M

r

F n

= m a n

Þ

G

=

m

Þ

v circ =

El período o tiempo necesario para que complete una órbita (el satélite posee MCU) será:

T =

2 π

r

v

=

4 π 2 G M

r 3

Þ

T 2 =

4 π

2

G M

r 3

que no es más que una manifestación de la 3ª ley de Kepler. Esta última expresión tiene una gran importancia pues permite, conocidos el periodo y el radio de la órbita de un planeta o de un satélite de un planeta, determinar la masa del Sol o del planeta a través de la expresión:

M =

4 π

G T

2

2 r 3

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

Energía de un satélite La energía del satélite en su órbita circular será la suma de sus energías cinética y potencial gravitatoria. O sea:

y teniendo en cuenta el valor de v circ :

E O, Circular

=

E O, Circular

1

m

G M T

= E C + E P

= E C + E P

− G

=

M T

m

2

r

R T

1

2

2

m v circ

− G

M T m

r

=

1

G M T

m

2

r

=

1

2

E P

=

− E C

Por tanto, de las expresiones anteriores se concluye que la energía del satélite que describe la órbita circular es negativa e igual

a la mitad de la energía potencial, y fácilmente también, a menos la energía cinética.

Velocidad de escape Se llama velocidad de escape a la velocidad mínima con que debe ser lanzado un objeto para que escape a la atracción del campo gravitatorio en el que se encuentra. Por lo tanto, es la velocidad que debe darse al objeto para que llegue al infinito con velocidad cero. Por ejemplo, para un satélite a una altura h, aplicando el teorema de conservación de la energía mecánica, se obtiene que su velocidad de escape será:

E h

= E

Þ

E C (h) + E P (h) = 0

Þ

1

2

m v esc h − G M T

2

m

r

=

0 Þ

v esc h

=

2 G M T

r

=

2 G M T R T + h

=

2

v circ

En el caso particular de un objeto sobre la superficie de la Tierra (h = 0), se tiene:

donde se ha tenido en cuenta que:

v esc

=

g 0

2 G M

R

=

G M

R 2

=

2 g 0 R

= 11,4 km/s

Þ

G M = g 0 R 2

Órbita de un satélite Según se ha visto, la energía cinética de un satélite en órbita circular es igual a la mitad del valor absoluto de la energía potencial (negativa), por lo que la energía total resulta negativa. Su carácter negativo indica que la energía cinética no es suficiente en ningún punto de la trayectoria para vencer la atracción gravitatoria. Por ello, el satélite queda atrapado en el campo gravitatorio del planeta, orbitando en torno a él, lo que se denomina un estado ligado, y describiendo una trayectoria cerrada. En general, la órbita de un satélite dependerá de la velocidad de lanzamiento, y por tanto de la energía mecánica que adquiera. Se pueden distinguir los siguientes casos:

 

-

Si v lanz = v circ .

hipérbola E T > 0

y

parábola E T = 0

E C > |E P |

y

E C = |E P |

E T < 0 y la E C = ⌡E P ⌡/2, la órbita es una circunferencia como se ha visto.

E < 0 y E T v elipse E T
E
< 0
y
E
T
v
elipse E
T

elipse E

= |E |/2 C P < 0 y E < |E |/2 C P <
= |E
|/2
C
P
< 0
y
E
< |E
|/2
C
P
< 0
y
E
> |E
T
C
P

Circunferencia

|/2

-

E T < 0 y la E C < |E P ⌡/2, la órbita será una elipse interior a la circunferencia. Incluso si v Lanz es muy pequeña, el satélite puede impactar con la Tierra.

-

E T < 0 y la E C > ⌡E P ⌡/2 , la órbita es una elipse exterior a la circunferencia.

-

E T = 0, significa que E C = ⌡E P ⌡, el satélite escapa a la atracción gravitatoria, y la

trayectoria ya no es cerrada. En este caso particular es una parábola.

-

E T > 0, significa que E C > ⌡E P ⌡y la trayectoria es una rama de hipérbola.

Si v lanz < v circ

Si v circ < v lanz < v esc

Si v lanz = v esc

Si v lanz > v esc

Órbitas terrestres En la industria aeroespacial se distinguen tres tipos de satélites con órbita circular en torno a la tierra en función de la altura:

- Satélites MEO (Medium Earth Orbit). Satélites en órbita media sobre la superficie terrestre. Un ejemplo de esta categoría son los satélites de geolocalización como los que suministran datos a los GPS (Global Position System).

- Satélites LEO (Low Earth Orbit). Transbordadores espaciales y la Estación Espacial Internacional (ISS) siguen este tipo de órbita.

- Satélites GEO (Geosynchronous Earth Orbit). Siguen una órbita geoestacionaria. Es el caso de satélites de comunicación o meteorológicos como el Meteosat.

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

TIERRA 2 1 3 4 2 000 km 35786 km
TIERRA
2
1
3
4
2 000 km
35786 km

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

Diagrama de las diferentes regiones de altura que definen el tipo de órbita:

1 – La tierra 2 – Zona de órbitas bajas (200 km < r < 2000 km) 3- Zona de órbitas medias (2 000 km < r < 35786 km) 4- órbita geoestacionaria (r = 35786 km)

6 - PROBLEMA DE LOS TRES CUERPOS Y CAOS DETERMINISTA

En mecánica clásica, el denominado problema de dos cuerpos consiste en determinar la posición en función del tiempo un sistema formado por dos cuerpos que se atraen mutuamente bajo la acción de fuerzas gravitatorias. Ejemplos sencillos son, entre otros, un satélite en órbita alrededor de un planeta o un planeta orbitando alrededor de una estrella. De modo análogo se plantea el problema de tres cuerpos: ¿qué ocurre si estudiamos el movimiento de un cuerpo atraído por otros dos de masas mucho mayores? El problema comenzó a estudiarse con el sistema Sol-Tierra-Luna y la estabilidad en el tiempo del sistema solar. Los científicos querían analizar el riesgo de colisión con otro cuerpo o el riesgo de que un cuerpo fuera expulsado del sistema solar. El problema general de los tres cuerpos es de una dificultad enorme y está origen de la teoría del caos. Así, aunque los deterministas afirmaban que, si se conocen las leyes que gobiernan los fenómenos estudiados y las condiciones iniciales, y además existe una solución, entonces se puede predecir con certeza el futuro del sistema en estudio, sin embargo, el físico-matemático Henri Poincaré demostró que no existía una solución analítica válida para un tiempo infinito que pudiera describir el movimiento de tres cuerpos que estén en interacción gravitatoria mutua. Es decir, para Poincaré el sistema era impredecible en el sentido de que una pequeña perturbación en el estado inicial (como, por ejemplo, un mínimo cambio de posición) podía llevar al sistema a un estado totalmente diferente. Es por ello que Poincaré es considerado uno de los padres de la teoría del caos. Para entenderlo mejor, si se compara el movimiento caótico con el movimiento regular, se puede decir que el movimiento

regular es repetitivo, previsible y con una geometría sencilla, mientras que el movimiento caótico es irregular, imprevisible y de una geometría complicada. Y precisando más, es posiblemente la idea de la dependencia de las condiciones iniciales el principal sello

que

del caos determinista. A este respecto, tiene interés recordar una famosa rima, conocida como «Por culpa de un clavo indica muy claramente la idea de la dependencia sensible a las condiciones iniciales.

»,

de la dependencia sensible a las condiciones iniciales. », Por culpa de un clavo, se pierde

Por culpa de un clavo, se pierde la herradura, Por culpa de la herradura se pierde el caballo Por culpa del caballo, se pierde el jinete, Por culpa del jinete, se pierde el mensaje, Por culpa del mensaje, se pierde la batalla, Por culpa de la batalla, se pierde el reino.

El problema de los tres cuerpos ha abierto la puerta al estudio de multitud de otros problemas, fenómenos diferentes que evolucionan con el tiempo, muchos de ellas importantes en nuestra vida cotidiana: los fluidos en régimen turbulento, el clima, la logística, el tráfico o la economía. Se trata de sistemas que son completamente deterministas, es decir, su comportamiento sería totalmente predecible si se conocieran con exactitud las condiciones iniciales, pero una ligera variación de éstas produce grandes diferencias en el comportamiento futuro, imposibilitando la predicción a largo plazo. A estos sistemas se les denomina caóticos.

7 - MATERIA Y ENERGÍA OSCURAS

Como debe saberse, la velocidad orbital de los planetas en el sistema solar decrece al aumentar la distancia entre el planeta y el Sol, siendo esto una consecuencia de la ley de la gravitación universal. Dicha velocidad puede estimarse a partir de la expresión:

v =

G M

r

B A Velocidad de rotación estelar
B
A
Velocidad de
rotación estelar

Distancia al centro galáctico

donde M es la masa solar y r la distancia. Por el mismo razonamiento, cabe esperar que la velocidad de las estrellas que forman una galaxia siga un patrón similar; es decir, que la velocidad de las estrellas externas fuera menor que la de las estrellas internas (curva de trazos A en la figura). Sin embargo, en 1967 la astrónoma Vera Rubin determinó la velocidad de rotación de las estrellas de la Galaxia de Andrómeda, comprobando que esta era básicamente constante (e incluso ligeramente creciente) a medida que aumentaba la distancia, como puede verse en la curva B de la figura. Este hecho llevó a pensar en la presencia de materia gravitatoria no visible que explicara la anómala rotación de las galaxias.

TEMA 1. INTERACCIÓN GRAVITATORIA

Física 2º bachillerato. IES Blas Cabrera Felipe. Curso 2017-2018

Esta idea, además, se vio reforzada por las discrepancias entre las masas de las galaxias medidas por métodos orbitales y por métodos de luminosidad. La ley de gravitación permite hacer una estimación de la masa de una galaxia de un modo simple. Si recordamos que el campo gravitatorio debido a una masa puntual a una distancia r es equivalente al que se obtendría para una esfera de la misma masa m a esa misma distancia, entonces, de la expresión anterior se obtiene que:

M galaxia

=

v 2

r

G

De modo que puede estimarse la masa de la galaxia por la velocidad de rotación de sus estrellas y su radio estimado. Sin embargo, también se puede hacer una estimación de la masa de una galaxia midiendo su luminosidad L en comparación con la solar, según:

L

galaxia

L

Sol

=

( M galaxia

M

Sol

)

3,5

Al usar estos dos métodos en galaxias conocidas se han encontrado grandes discrepancias que llevan a concluir que la materia visible es tan solo una pequeña fracción de la materia de una galaxia. De ese modo, se postula la existencia de la llamada materia oscura, seis veces más abundante que la ordinaria, que no interaccionaría electromagnéticamente, pues no emite radiación de ese tipo. Se estima que ciertas partículas desconocidas que solo actuarían mediante interacción gravitatoria y débil, conocidas como WIMP (weakly interacting massive particles), podrían ser unas buenas candidatas para explicar esa materia oscura. Sin embargo, aún no se han encontrado. Otro de los grandes interrogantes tiene que ver con el descubrimiento relativamente reciente de la expansión ligeramente acelerada del universo, en contraposición a lo que cabría esperar; una ralentización de la expansión a medida que las galaxias se alejan. Para explicar este hecho se postula la existencia de la energía oscura, de naturaleza repulsiva aún desconocida, y con una densidad calculada equivalente a tan solo 10 26 g/m 3 .