You are on page 1of 257
Dinero y capital
Dinero y capital
Dinero y capital

Dinero y capital

Dinero y capital
Dinero y capital
Dinero y capital
Dinero y capital
Dinero y capital
Esta publicación de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco
Esta publicación de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco
Esta publicación de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco

Esta publicación de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco y Editorial Itaca, fue dictaminada por pares académicos expertos en el tema. Agradecemos a la Rectoría de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana el apoyo brindado para esta obra.

D.R. © Universidad Autónoma Metropolitana UAM-Xochimilco Calzada del Hueso 1100, Colonia Villa Quietud Coyoacán, C.P. 04960, Ciudad de México., Sección de Publicaciones de la División de Ciencias Sociales y Humanidades. Edificio A, 3er piso. Teléfono 54 83 70 60 pubcsh@correo.xoc.uam.mx http://dcshpublicaciones.xoc.uam.mx ISBN UAM: 978-607-28-0988-8 ISBN de la Colección Teoría y Análisis: 978-970-31-0929-6

Diseño de la cubierta: Irais Hérnandez Güereca

Diseño de la cubierta: Irais Hérnandez Güereca

Diseño de la cubierta: Irais Hérnandez Güereca

D.R. © David Moreno Soto Editorial Itaca Piraña 16, Colonia del Mar, C.P. 13270, Ciudad de México. tel. 58 40 54 52 www.editorialitaca.com.mx ISBN Itaca: 978-607-97448-5-4

Primera edición: noviembre de 2016.

Impreso y hecho en México / Printed and made in Mexico

Esta publicación de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco
Esta publicación de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco
Esta publicación de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco
Dinero y capital Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero Roberto Escorcia
Dinero y capital Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero Roberto Escorcia
Dinero y capital Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero Roberto Escorcia

Dinero y capital

Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero

Roberto Escorcia Romo

Mario L. Robles Báez (compiladores)

Mario L. Robles Báez (compiladores)

Mario L. Robles Báez (compiladores)
Dinero y capital Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero Roberto Escorcia
Dinero y capital Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero Roberto Escorcia
Dinero y capital Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero Roberto Escorcia
Dinero y capital Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero Roberto Escorcia
Dinero y capital Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero Roberto Escorcia
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA Rector general, Salvador Vega y León Secretario general, Norberto Manjarrez Álvarez UNIVERSIDAD AUTÓNOMA
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA Rector general, Salvador Vega y León Secretario general, Norberto Manjarrez Álvarez UNIVERSIDAD AUTÓNOMA
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA Rector general, Salvador Vega y León Secretario general, Norberto Manjarrez Álvarez UNIVERSIDAD AUTÓNOMA
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA Rector general, Salvador Vega y León Secretario general, Norberto Manjarrez Álvarez UNIVERSIDAD AUTÓNOMA

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA Rector general, Salvador Vega y León Secretario general, Norberto Manjarrez Álvarez

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA-XOCHIMILCO Rectora de Unidad, Patricia E. Alfaro Moctezuma Secretario de Unidad, Joaquín Jiménez Mercado

DIVISIÓN DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES Director, Carlos Alfonso Hernández Gómez Secretario académico, Alfonso León Pérez Jefe de la sección de publicaciones, Miguel Ángel Hinojosa Carranza

CONSEJO EDITORIAL Aleida Azamar Alonso / Gabriela Dutrénit Bielous Diego Lizarazo Arias / Graciela Y. Pérez-Gavilán Rojas

José Alberto Sánchez Martínez

José Alberto Sánchez Martínez

José Alberto Sánchez Martínez

Asesores del Consejo Editorial: Luciano Concheiro Bórquez Verónica Gil Montes / Miguel Ángel Hinojosa Carranza

COMITÉ EDITORIAL Alejandro Cerda García (presidente) Aleida Azamar Alonso / René David Benítez Rivera / Cristián Calónico Lucio Arnulfo de Santiago Gómez / Roberto Diego Quintana Roberto Escorcia Romo / Roberto García Jurado / Álvaro López Lara Enrique Guerra Manzo / Araceli Mondragón González / Rhina Roux Ramírez Adriana Soto Gutiérrez / Ricardo Alberto Yocelevzky Retamal

Asistencia editorial: Varinia Cortés Rodríguez

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA Rector general, Salvador Vega y León Secretario general, Norberto Manjarrez Álvarez UNIVERSIDAD AUTÓNOMA
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA Rector general, Salvador Vega y León Secretario general, Norberto Manjarrez Álvarez UNIVERSIDAD AUTÓNOMA
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA Rector general, Salvador Vega y León Secretario general, Norberto Manjarrez Álvarez UNIVERSIDAD AUTÓNOMA
Í NDICE Reconocimientos y colaboradores 9 Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y
Í NDICE Reconocimientos y colaboradores 9 Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y
Í NDICE Reconocimientos y colaboradores 9 Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y

ÍNDICE

 

Reconocimientos y colaboradores

9

Introducción y resumen de los capítulos

Roberto Escorcia Romo y Mario L. Robles Báez

15

Valor y dinero

Christopher J. Arthur

41

Dinero mercancía, sus representantes y los presupuestos

 
de su negación dialéctica

de su negación dialéctica

de su negación dialéctica

Roberto Escorcia

61

Relación entre forma de valor y proceso de intercambio

 

Roberto Fineschi

97

Determinación actual e historia en la génesis del dinero:

 

una aproximación metodológica a la controversia sobre el carácter mercantil de la forma dineraria

Gastón Caligaris y Guido Starosta

123

Dinero y capital en general

Mario Luciano Robles Báez

159

Los aspectos monetarios del proceso capitalista en el sistema marxista:

 

una investigación desde el punto de vista de la teoría del circuito monetario

Riccardo Bellofiore

189

Í NDICE Reconocimientos y colaboradores 9 Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y
Í NDICE Reconocimientos y colaboradores 9 Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y
Í NDICE Reconocimientos y colaboradores 9 Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y
Hacia una teoría marxista del dinero mundial Tony Smith 211 Tipo de cambio y transferencia de
Hacia una teoría marxista del dinero mundial Tony Smith 211 Tipo de cambio y transferencia de
Hacia una teoría marxista del dinero mundial Tony Smith 211 Tipo de cambio y transferencia de

Hacia una teoría marxista del dinero mundial

Tony Smith

211

Tipo de cambio y transferencia de valor: análisis a partir de la apropiación de renta de la tierra petrolera en Venezuela

Juan Kornblihtt

231

Obras de Karl Marx citadas

252

Hacia una teoría marxista del dinero mundial Tony Smith 211 Tipo de cambio y transferencia de
Hacia una teoría marxista del dinero mundial Tony Smith 211 Tipo de cambio y transferencia de
Hacia una teoría marxista del dinero mundial Tony Smith 211 Tipo de cambio y transferencia de
Hacia una teoría marxista del dinero mundial Tony Smith 211 Tipo de cambio y transferencia de
Hacia una teoría marxista del dinero mundial Tony Smith 211 Tipo de cambio y transferencia de
Reconocimientos y colaboradores Las discusiones teóricas con colegas investigadores y estudiantes en torno a la naturaleza
Reconocimientos y colaboradores Las discusiones teóricas con colegas investigadores y estudiantes en torno a la naturaleza
Reconocimientos y colaboradores Las discusiones teóricas con colegas investigadores y estudiantes en torno a la naturaleza

Reconocimientos y colaboradores

Las discusiones teóricas con colegas investigadores y estudiantes en torno a la naturaleza de la economía capitalista y sus contradicciones, específicamente en lo que respecta a los aspectos monetarios y financieros, fueron el estímulo para elaborar este libro. Los autores de los capítulos que lo conforman, inscritos en el debate tanto con marxistas como con no marxistas, ofrecen diversas lecturas e interpretaciones sobre la teoría de Marx sobre el dinero en las que proponen

recuperar y analizar críticamente esta teoría pues nos parece que ella permite

recuperar y analizar críticamente esta teoría pues nos parece que ella permite

recuperar y analizar críticamente esta teoría pues nos parece que ella permite

dilucidar rasgos fundamentales del actual modo de producción. Los capítulos (I) “Valor y dinero”, de Christopher J. Arthur; (VI) “Los as- pectos monetarios del proceso capitalista en el sistema marxista: Una investi- gación desde el punto de vista de la teoría del circuito monetario”, de Riccardo Bellofiore, y (VII) “Hacia una teoría marxista del dinero mundial”, de Tony Smith, están publicados originalmente en Fred Moseley (ed.) (2005), Marx's Theory of Money. Modern Appraisals, Basingstone, Nueva York, Palgrave-Mac- millan (pp. 111-123, 124-139 y 222-235, respectivamente). Sus traducciones se publican aquí con el permiso de los autores y de la editorial. El capítulo (III) “Relación entre forma de valor y proceso de intercambio”, de Roberto Fineschi, es una traducción del Apéndice C del segundo capítulo de su libro (2001) Ri- partire Da Marx. Processo Storico ed Economia Politica nella Teoria del “Capitale”, Nápoles, La Città del Sole (pp. 92-118), y se publica ahora con el permiso del autor. 1 Los restantes capítulos: (II) “Dinero mercancía, sus representantes y los

1 Los capítulos de C. Arthur y R. Bellofiore fueron traducidos por Mario L. Robles Báez y los capítulos de R. Fineschi y T. Smith por Roberto Escorcia Romo.

[9]

Reconocimientos y colaboradores Las discusiones teóricas con colegas investigadores y estudiantes en torno a la naturaleza
Reconocimientos y colaboradores Las discusiones teóricas con colegas investigadores y estudiantes en torno a la naturaleza
Reconocimientos y colaboradores Las discusiones teóricas con colegas investigadores y estudiantes en torno a la naturaleza
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... presupuestos de su negación dialéctica en
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... presupuestos de su negación dialéctica en
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... presupuestos de su negación dialéctica en

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

presupuestos de su negación dialéctica en el sistema de Marx”, de Roberto Es- corcia Romo; (IV) “La determinación actual e histórica en la génesis del dinero:

una aproximación metodológica a la controversia sobre el carácter mercantil de la forma dineraria”, de Gastón Caligaris y Guido Starosta; (V) “Dinero y capi- tal en general”, de Mario L. Robles Báez, y (VIII) “Tipo de cambio y transfe- rencia de valor: análisis a partir de la apropiación de renta de la tierra petrolera en Venezuela”, de Juan Kornblihtt, son trabajos originalmente escritos para ser publicados en este libro. Chistopher Arthur estudió filosofía en las Universidades de Nottingham y Oxford (Reino Unido); es Honorary Lecturer of Philosophy en la Universidad de Sussex, Brighton, Reino Unido; es autor de los libros The Dialectic of Labor:

Marx and His Relation to Hegel (1986, Londres, Basil Blackwell); Marx's Capital:

A Student Edition (1992, Londres, Lawrence & Wishart), y The New Dialectic and Marx’s Capital (2002, Historical Materialism Book Series 1, Brill, Leiden y Boston. Este libro fue objeto de un simposio cuyas participaciones críticas apare- cieron en Historical Materialism, vol. 13, núm 2, 2005); sus publicaciones incluyen “Marx, Hegel and the Value-Form” (Fred Moseley y Tony Smith, Marx’s Capi-

tal and Hegel’s Logic . A Reexamination , 2014, Brill, Leiden); el autor ha sido miem-

tal and Hegel’s Logic. A Reexamination, 2014, Brill, Leiden); el autor ha sido miem- bro del Consejo Editorial de las revistas Radical Philosophy y Capital & Class. Riccardo Bellofiore es profesor de economía política en el Departamento de Eco- nomía Hyman P. Minsky de la Università degli Studi di Bergamo (Italia) así como investigador asociado en la Facultad de Economía y Econometría de la Universidad de Ámsterdam. Sus áreas de investigación abarcan la macroecono- mía monetaria, la teoría del valor y de la distribución, la economía de la globali- zación, el desarrollo económico italiano e historia y metodología del pensamiento económico. Entre otras obras, ha publicado La crisi globale: l’ Europa, l’ euro, la Sinistra (2012, Asterios, Trieste); La crisi capitalistica, la barbarie che avanza (2012, Asterios, Trieste), y ha editado (con Giovanna Vertova) The Great Recession and the Contradictions of Contemporary Capitalism (2014, Edward Elgar, Cheltenham); (con Scott Carter) Towards a New Understanding of Sraffa. Insights from Archival Research (2014, Palgrave Macmillan, Londres); (con Guido Starosta y Peter Thomas) In Marx's Laboratory. Critical Interpretations of the Grundrisse (2013, Brill, Leiden); (con Tommaso Redolfi Riva) Hans Georg Backhaus, La dialettica della forma di va- lore (2009, Riuniti, Roma); (con Roberto Fineschi), Re-reading Marx. New Perp- sectives After the Critical Edition (2009, Basingstoke, Palgrave).

tal and Hegel’s Logic . A Reexamination , 2014, Brill, Leiden); el autor ha sido miem-

10

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... presupuestos de su negación dialéctica en
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... presupuestos de su negación dialéctica en
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... presupuestos de su negación dialéctica en
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES Gastón Caligaris es doctor en ciencias sociales por la Universidad de Buenos Aires
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES Gastón Caligaris es doctor en ciencias sociales por la Universidad de Buenos Aires
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES Gastón Caligaris es doctor en ciencias sociales por la Universidad de Buenos Aires

RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES

Gastón Caligaris es doctor en ciencias sociales por la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Actualmente se desempeña como investigador becario pos- doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas en la Universidad Nacional de Quilmes. Es profesor de economía política, historia económica argentina e historia social mundial en la Facultad de Ciencias So- ciales y en la de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Entre sus publicaciones se encuentra (con Guido Starosta) “Which ‘Rational Kernel’? Which ‘Mystical Shell’? A Contribution to the Debate on the Connection be- tween Hegel’s Logic and Marx’s Capital ” (Fred Moseley y Tony Smith (eds.) (2014), Marx’s Capital and Hegel’s Logic. A Reexamination, Leiden, Brill). Es compilador del libro Relaciones económicas y políticas. Aportes para el estudio de su unidad con base en la obra de Karl Marx (2012, Buenos Aires, Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires). Ha publicado varios artículos en revistas y capítulos de libros en editoriales académicas. Roberto Escorcia Romo es doctor en ciencias económicas por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) (México); profesor de economía política, eco- nomía ortodoxa y matemáticas en la UAM-Xochimilco. Sus áreas de investiga-

ción incluyen la teoría de Marx sobre el capital, el sistema financiero y la crisis capitalista,

ción incluyen la teoría de Marx sobre el capital, el sistema financiero y la crisis capitalista, la teoría de la distribución y la macroeconomía heterodoxa. Dentro de sus publicaciones se encuentran (con Mario L. Robles) “La dialéctica del trabajo, valor y precio en la conceptualización del capital de Marx: una rein- terpretación” (2014, Economía: teoría y práctica, núm. 41, México); (con Isabel Rodríguez) “La estructuración económica como una totalidad dialéctica. Mar- xismo y economía evolucionista” (2013, Juan Jardón, Redouane Taouil y Ramiro Albreu (eds.); Perspectivas de la macroeconomía y el espacio meso-institucional, Uni- versidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo / Universidad de Buenos Ai- res / Université Pierre Mendès, Francia, México, Buenos Aires); “Una visión sistémica de las crisis económicas durante los siglos XX y XXI” (2013, Daniel Velázquez, Zeus Hernández y Elías Gaona (coords.), Políticas económicas en Mé- xico, Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Hidalgo); “Teorías de la crisis: una revisión desde la competencia y los precios” (2012, Guillermo Peláez (coord.), Heterodoxia. Ensayos de teoría económica, México, UAM-Xochimilco). Roberto Fineschi es doctor en filosofía por la Università degli Studi di Paler- mo (Italia); profesor de historia de la filosofía y filosofía política en la Sienna School for Liberal Arts. Es miembro del Scientific Committee of the Italian

ción incluyen la teoría de Marx sobre el capital, el sistema financiero y la crisis capitalista,

11

RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES Gastón Caligaris es doctor en ciencias sociales por la Universidad de Buenos Aires
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES Gastón Caligaris es doctor en ciencias sociales por la Universidad de Buenos Aires
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES Gastón Caligaris es doctor en ciencias sociales por la Universidad de Buenos Aires
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Edition of Marx and Engels Collected
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Edition of Marx and Engels Collected
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Edition of Marx and Engels Collected

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

Edition of Marx and Engels Collected Works y del Internationale Gesellschaft Hegel-Marx für dialektisches Denken. Sus publicaciones incluyen Un Nuovo Marx. Filologia e Interpretazione dopo la Nuova Edizione Storico Critica (2008, Roma, Carocci), “On Hegels Methodological Legacy in Marx” (2014, Fred Moseley y Tony Smith (eds.), y Marx’s Capital and Hegel’s Logic. A Reexamina- tion, Brill, Leiden). Es editor de Karl Marx. Il Capitale. Libro Primo (2012, La Città del Sole, Napoles) y (con Riccardo Bellofiore), Re-reading Marx. New Perpsectives after the Critical Edition (2009, Palgrave, Basingstoke). Juan Kornblihtt es doctor en historia de la Universidad de Buenos Aires (Ar- gentina). Profesor de historia argentina contemporánea en la Universidad de Bue- nos Aires; también dicta clases en la Universidad Nacional de General Sarmiento. Es investigador del Conicet con temas relacionados a la mediación estatal en la disputa por la apropiación de la renta de la tierra en Argentina y Venezuela. Entre sus publicaciones destaca el libro Crítica del marxismo liberal. Competencia y mono- polio en el capitalismo argentino (2008, Buenos Aires, RyR); “¿Crisis del neolibera- lismo o crisis del capital? Un debate con el economista francés Gérard Duménil y las propuestas del marxismo keynesiano (2011, Revista Materialismo Histórico,

Santiago de Chile), y numerosos artículos sobre la evolución de la acumulación de capital en Argentina

Santiago de Chile), y numerosos artículos sobre la evolución de la acumulación de capital en Argentina y Venezuela y debates generales en torno a la produc- ción de autores marxistas en revistas argentinas y extranjeras. Es integrante del Centro de Estudios e Investigación en Ciencias Sociales, militante del colectivo Razón y Revolución y editor de la revista que lleva el mismo nombre. Mario L. Robles Báez es doctor en ciencias económicas por la Universidad Autónoma Metropolitana (México); profesor de economía política y economía en la UAM-Xochimilco. Es autor de Marx: Lógica y capital. La dialéctica de la tasa de ganancia y la forma-precio (2011, Colección Teoría y Análisis, UAM- Xochimilco) y editor de Dialéctica y capital. Elementos para una reconstrucción de la crítica de la eco- nomía política (2005, México, UAM-Xochimilco). Sus otras publicaciones incluyen “On the Abstraction of Labour as a Social Determination” (Alan Freeman, An- drew Kliman y Julian Wells (eds.), The New Value Controversy and the Foundations of Economicas, 2004, Edward Elgar, Chaeltenham/Northampton) y “Dialectics of Labour and Value-Form in Marx’s Capital” (2014, Fred Moseley y Tony Smith (eds.), Marx’s Capital and Hegel’s Logic. A Reexamination, Leiden, Brill). Tony Smith es doctor en filosofía por la State University of New York (Esta- dos Unidos); profesor de filosofía en el Departamento de Ciencia Política de

Santiago de Chile), y numerosos artículos sobre la evolución de la acumulación de capital en Argentina

12

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Edition of Marx and Engels Collected
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Edition of Marx and Engels Collected
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Edition of Marx and Engels Collected
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES la Universidad Estatal de Iowa. Sus áreas de especialización incluyen la filo- sofía
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES la Universidad Estatal de Iowa. Sus áreas de especialización incluyen la filo- sofía
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES la Universidad Estatal de Iowa. Sus áreas de especialización incluyen la filo- sofía

RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES

la Universidad Estatal de Iowa. Sus áreas de especialización incluyen la filo- sofía social y política, la filosofía de la tecnología, la teoría ética, el feminismo y la filosofía de la economía. Dentro de sus publicaciones destacan The Logic of Marx’s Capital (1990, Nueva York, Universidad Estatal de Nueva York); Dialectical Social Theory and its Critics: From Hegel to Analytical Marxism and

Postmodernism (1993, Nueva York, Universidad Estatal de Nueva York); Tech- nology and Capital in the Age of Lean Production: A Marxian Critique of the “New Economy” (2000, Nueva York, Universidad Estatal de Nueva York); “Hegel, Marx and the Comprehension of Capitalism” (Fred Moseley y Tony Smith (eds.), 2014, Marx’s Capital and Hegel’s Logic. A Reexamination, Leiden, Brill); “Technology and History in Capitalism: Marxian and Neo-Schumpeterian Perspectives” (2003, Riccardo Bellofiore y Nicola Taylor (eds.), Essays on Vo- lume I of Marx’s Capital, Palgrave). Guido Starosta es doctor en sociología por la Universidad de Warwick (Rei- no Unido); profesor de historia del pensamiento económico en la Universidad Nacional de Quilmes (Argentina), en la maestría en Economía Política de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales y en el Instituto del Servicio

Exterior de la Nación, y profesor de economía y ciencias sociales de la Uni- versidad Nacional

Exterior de la Nación, y profesor de economía y ciencias sociales de la Uni- versidad Nacional de General Sarmiento. Además es investigador adjunto del

Exterior de la Nación, y profesor de economía y ciencias sociales de la Uni- versidad Nacional

Conicet en la Universidad Nacional de Quilmes. Es autor del libro Marx’s Capital, Method and Revolutionary Subjectivity (2015, Leiden, Brill Academic), y co-editor del libro In Marx’s Laboratory Critical Interpretations of the Grun- drisse (2013, Leiden, Brill Academic). Ha publicado numerosos artículos en revistas académicas tales como Science and Society, Capital and Class, Historical Materialism, New Political Economy, Antipode y Third World Quarterly.

El trabajo de compilación y traducción de los textos incluidos en el presente vo- lumen se llevó a cabo durante la segunda mitad del año 2014. Desde luego que los errores de traducción que sobrevivan son nuestra exclusiva responsabilidad. Agradecemos a todos los autores por sumarse a esta obra y ofrecer su perspecti- va analítica. Lo mismo para las empresas editoriales que nos dieron los permisos necesarios para la publicación como capítulos en este libro de aquellos textos que habían sido publicados con anterioridad. Los agradecimientos no estarían completos si no incluimos a todos nuestros estudiantes quienes constantemen- te nos favorecen con sus cuestionamientos y a las diferentes autoridades de la UAM-Xochimilco que hacen posible la publicación de este libro.

13

RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES la Universidad Estatal de Iowa. Sus áreas de especialización incluyen la filo- sofía
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES la Universidad Estatal de Iowa. Sus áreas de especialización incluyen la filo- sofía
RECONOCIMIENTOS Y COLABORADORES la Universidad Estatal de Iowa. Sus áreas de especialización incluyen la filo- sofía
Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y Mario L. Robles Báez La teoría
Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y Mario L. Robles Báez La teoría
Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y Mario L. Robles Báez La teoría

Introducción y resumen de los capítulos

Roberto Escorcia Romo y Mario L. Robles Báez

La teoría de Marx sobre el dinero ha sido uno de los temas más debatidos dentro y fuera de la crítica de la economía política y ha sido objeto de un nú- mero importante de libros y artículos en los últimos años. 1 El título Dinero y capital. Hacia una reconstrucción de la teoría de Marx sobre el dinero remite a que en este texto pretendemos mostrar, por un lado, que la teoría del dinero en Marx es fundamental no sólo para entender su teoría de valor, sino más

importante aún para la comprensión de su conceptualización del capital en

importante aún para la comprensión de su conceptualización del capital en

importante aún para la comprensión de su conceptualización del capital en

cuanto sujeto económico que domina todo en la economía capitalista, y, por otro lado, que, como parte fundamental de su teoría del capital, la teoría del dinero de Marx nos permite además criticar diferentes teorías económicas. En esta segunda dirección, la crítica tiene un alcance triple: primero, permite debatir con aquellas escuelas que, congruentes con la Ley de Say, la dicotomía clásica y la teoría cuantitativa, postulan, dentro del marco de sus respectivas teorías del valor, al dinero como elemento secundario considerándolo por lo general sólo a partir de su función de medio de intercambio. Éste es el caso de la tradición clásica, muy en especial de la perspectiva de Ricardo 2 y de la escuela ortodoxa. En segundo lugar, también permite debatir con las teorías que podríamos denominar “nominalistas” en el sentido de que para éstas las

  • 1 Dentro del marxismo, podemos mencionar, entre otros, los libros de De Brunhoff (1976), Itoh y Lapavitsas (1998), Nelson (1999) y el volumen editado por Fred Moseley (2005).

  • 2 Al respecto, señala Ricardo: “Las producciones se compran siempre con otras produc- ciones, o con servicios; el dinero es únicamente el medio por el cual se efectúa el cambio” (Ricardo, 1987[1817]: 217-218).

[15]

Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y Mario L. Robles Báez La teoría
Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y Mario L. Robles Báez La teoría
Introducción y resumen de los capítulos Roberto Escorcia Romo y Mario L. Robles Báez La teoría
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... únicas cantidades económicas concebibles son cantidades
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... únicas cantidades económicas concebibles son cantidades
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... únicas cantidades económicas concebibles son cantidades

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

únicas cantidades económicas concebibles son cantidades monetarias, es decir, expresadas en dinero; proposición de la cual deriva el hecho de que los cál- culos económicos y la toma de decisiones de producción, inversión, etcétera sólo adquieren sentido en su dimensión dineraria, desdeñando, no sin razón, una construcción analítica en términos reales. La propuesta de J. M. Keynes de superar el problema de que la producción de mercancías y servicios es un “complejo no homogéneo” mediante el dinero, 3 y el énfasis que este autor pone en la no neutralidad del dinero y en la definición monetaria de las variables de- terminantes (salarios, tasa de interés, etcétera), elementos que están en la base de su Teoría general, 4 así como los desarrollos teóricos alrededor de esta última por parte de la escuela post-keynesiana, son los ejemplos por antonomasia de este segundo grupo de teorías. Desde un punto de vista marxista, estas teorías no ofrecen una distinción adecuada entre dinero y capital y, en consecuencia, sostienen erróneamente que las nociones de “economía monetaria de produc- ción” y de “economía capitalista” son sinónimas o hacen de la segunda un caso

Véase el capítulo 4 de Keynes (2000 [1936]).
  • 3 Véase el capítulo 4 de Keynes (2000 [1936]).

Véase el capítulo 4 de Keynes (2000 [1936]).
  • 4 En esto es claro Keynes: “[…] tan pronto como pasamos al problema de lo que determi- na la producción y la ocupación en conjunto, necesitamos la teoría completa de una economía monetaria” (Keynes, 2006[1936]: 261). Keynes, a diferencia de lo que proponen Ricardo y los teóricos ortodoxos, enfatiza las fun- ciones unidad de cuenta y reserva de valor del dinero. A partir de la primera, establece que los precios, las deudas y las obligaciones financieras deben ser expresadas siempre en términos de dinero, por lo que un marco analítico en términos reales queda descartado. Siguiendo la se- gunda función, el autor articula diferentes categorías fundamentales en su análisis. Partiendo de que el dinero, como reserva de valor, constituye un puente entre el presente y el futuro, en un marco de incertidumbre radical la decisión de los individuos de conservarlo implica que éste puede ser considerado como un sustituto de la adquisición de activos reales (bienes de capital) o activos financieros (títulos), lo que implica dos cosas: por un lado, que el dinero pue- de ser demandado con independencia de su función de medio de cambio, y, por otro, que la inversión productiva y/o financiera se modifica según la preferencia por la liquidez, entendida ésta, siguiendo a Keynes, como una medida de la desconfianza en el futuro por parte de los empresarios y los hogares. Esto implica la existencia de un proceso de arbitraje entre dinero, activos reales y activos financieros. En otras palabras, los mecanismos monetario-financieros pueden, dependiendo del grado de la preferencia por la liquidez, incentivar o desincentivar la inversión y, en consecuencia, la producción y el empleo.

16

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... únicas cantidades económicas concebibles son cantidades
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... únicas cantidades económicas concebibles son cantidades
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... únicas cantidades económicas concebibles son cantidades
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS particular de la primera. Por lo tanto, la distinción entre
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS particular de la primera. Por lo tanto, la distinción entre
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS particular de la primera. Por lo tanto, la distinción entre

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

particular de la primera. Por lo tanto, la distinción entre dinero como dinero y dinero como capital será determinante a lo largo de este texto. Finalmente, en tercer lugar, con base en la revisión de la obra de Marx se discuten críticamente algunas perspectivas propias del marxismo tradicional. Algunos de los textos contenidos en el libro ofrecen detalles de estas críticas, desde luego sin agotarlas por completo. Respecto al primer objetivo señalado, sostenemos que, para la compren- sión de la teoría del dinero en Marx se requiere analizarla a lo largo de los diferentes momentos lógicos (no históricos) que constituyen la estructura de la presentación de su concepto de capital en la obra El capital, cuyo desarrollo sigue el patrón universalidad-particularidad-singularidad, que evidentemente nos remite a la teoría del juicio y del silogismo que se encuentra en la doctrina del concepto de la Ciencia de la lógica de Hegel. 5 En general, la importancia del dinero reside en el hecho de que aunque no es en sí mismo capital constituye la forma universal y concreta de existencia del capital, es decir, una forma por medio de la cual el capital no sólo puede comprobar su identidad consigo mis- mo, sino además relacionarse consigo mismo en y a lo largo de todas las formas

o configuraciones particulares de existencia que requiere y crea en su propio movimiento para constituirse como

o configuraciones particulares de existencia que requiere y crea en su propio movimiento para constituirse como una totalidad orgánica, es decir, las formas de capital productivo, capital comercial, capital que devenga interés, capital bancario, capital accionario y capital ficticio. En lo que sigue presentamos brevemente los momentos que de forma pro- gresiva conforman la estructura de la presentación del concepto de capital de Marx en El capital. Nos enfocaremos en algunas de las relaciones entre las for- mas de capital y las formas dinerarias que les corresponden en cada momento. El punto de partida de la presentación del concepto de capital es la circu- lación mercantil simple en cuanto la apariencia inmediata de la circulación del capital que se presenta en la primera sección del tomo I de El capital. En ese contexto, la génesis lógica del dinero es presentada en el parágrafo 3 del capí- tulo I, que tiene como objetivo presentar el origen de las entidades y de las rela- ciones que fundamentan la circulación mercantil simple, es decir, la mercancía,

o configuraciones particulares de existencia que requiere y crea en su propio movimiento para constituirse como

5 El método de presentación del concepto de capital en Marx rebasa los objetivos de este texto. Para una presentación al respecto, véase R. Fineschi (2014) y G. Reuten (2014).

17

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS particular de la primera. Por lo tanto, la distinción entre
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS particular de la primera. Por lo tanto, la distinción entre
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS particular de la primera. Por lo tanto, la distinción entre
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... el dinero y su circulación, y
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... el dinero y su circulación, y
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... el dinero y su circulación, y

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

 

el dinero y su circulación, y en la cual Marx deriva de las relaciones contra- dictorias de las dos determinaciones de las mercancías, es decir, valor de uso y valor, el dinero como la forma de existencia social del valor de las mercancías; lo que significa que a diferencia de lo que plantea la visión clásica, sin adoptar la forma de dinero, el valor no puede tener una existencia social. Una vez que el dinero ha sido puesto como el equivalente general del valor de las mercancías, Marx presenta, en el capítulo III, las diferentes funciones del dinero como di- nero, es decir, las funciones de medida de valores, patrón de precios, medio de circulación, signo de valor, medio de compra, dinero de cuenta, tesoro, medio de pago y dinero mundial. La importancia de las funciones del dinero reside en que, al tomar la forma de dinero, el valor, y más adelante el valor de capital, sólo pueden funcionar como dinero. En este nivel de la presentación la forma que el dinero adopta es la de la mercancía oro, la cual al ser negada deviene un signo de valor. Esta negación de la forma mercantil del dinero, considerada por Marx en el mismo capítulo I, ha sido uno de los temas más debatidos en la literatura marxista y no marxista. El primer momento corresponde a la universalidad del capital o el capi-

 
tal-en-general, cuya presentación comienza con el devenir del capital como va- lor que se valoriza a

tal-en-general, cuya presentación comienza con el devenir del capital como va- lor que se valoriza a sí mismo a partir de la circulación del dinero como capital en la segunda sección del tomo I. En ésta se establece que, dado que el valor es trabajo objetivado en las mercancías y el capital es un valor que se incrementa con un plus-valor, este último es literalmente nada más que el resultado de la explotación del trabajo vivo. 6 En ello, en cuanto que el capital es una forma del valor, el dinero no deja de ser su forma universal de existencia, 7 lo que implica

 
tal-en-general, cuya presentación comienza con el devenir del capital como va- lor que se valoriza a
  • 6 “[

...

]

la posición de plusvalor por el trabajo asalariado es la autovalorización [

...

]

del

capital” (Marx, 1986: 253). [“They [the Phyisiocrats] also understand that the positing of surplus value by wage labour is the self-valorisation of capital, i.e. its realisation”]. En la ed. esp. “[Los fisiócratas] comprenden también que la puesta de la plusvalía por el trabajo asalariado es la autovalorización, vale decir la realización del capital” G.1: 270. Para las referencias a las obras de Karl Marx publicadas en español, en los textos incluidos en el presente volumen se utiliza la nomenclatura indicada al final del mismo.

  • 7 “[E]n la circulación D-M-D' funcionan ambos, la mercancía y el dinero, sólo como dife- rentes modos de existencia del valor: el dinero como su modo general de existencia, la mercancía como su modo de existencia particular o, por así decirlo, sólo disfrazado” (K.I.1: 188).

 

18

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... el dinero y su circulación, y
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... el dinero y su circulación, y
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... el dinero y su circulación, y
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS que, sin adoptar la forma dineraria, el capital no podría
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS que, sin adoptar la forma dineraria, el capital no podría
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS que, sin adoptar la forma dineraria, el capital no podría

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

que, sin adoptar la forma dineraria, el capital no podría existir socialmente. De aquí que, cuando las funciones que el valor de capital requiere sean cumplidas en la forma de dinero el capital sólo puede funcionar como dinero. 8 Un aspec- to que cabe señalar es que, dado que el devenir del valor en capital se debe al incremento cuantitativo de valor o plusvalor que se crea a través de su propio proceso de producción, su posición cualitativa como capital se manifiesta, en términos dinerarios, por la relación cuantitativa de los cuantos de valor incor- porados en su propio resultado, es decir, D/D, relación que, como tal, repre- senta su medida de realización. Como el dinero es una entidad que sólo se presenta en la circulación, el análi- sis de la circulación del capital-en-general que se lleva a cabo en el tomo II de El capital es de suma importancia para la comprensión de la relación entre dinero y capital. En particular, Marx trata aquí la relación entre las diferentes formas funcionales que el capital-en-general en su conjunto (o capital industrial, como Marx lo denomina) adquiere en su movimiento de circulación –que se presenta en forma de ciclos de capital dinerario, capital mercantil y capital productivo– y las diferentes funciones dinerarias que el valor de capital debe adquirir para el

cumplimiento de sus diferentes formas funcionales a lo largo de este movimien- to. Es en el

cumplimiento de sus diferentes formas funcionales a lo largo de este movimien- to. 9 Es en el contexto del análisis del ciclo del capital dinerario que Marx se- ñala que es común confundir dinero con capital. 10 En este nivel de abstracción

cumplimiento de sus diferentes formas funcionales a lo largo de este movimien- to. Es en el

8 Por ejemplo, cuando el dinero se adelanta como capital en la compra de medios de produc- ción o de fuerza de trabajo, sólo puede funcionar como medio de compra o como medio de pago. 9 “[E]l valor de capital, en estado dinerario, sólo puede cumplir funciones de dinero, y ninguna otra. Lo que convierte estas funciones de dinero en funciones de capital es su papel determinado en el movimiento de capital, y de ahí también la conexión entre la fase en que ellas aparecen y las otras fases del ciclo del capital” (K.II.4: 33-34). 10 “Al analizar el capital dinerario […] se producen por lo común dos errores que co- rren paralelos o se entrelazan. En primer lugar: las funciones que el valor del capital cumple como capital dinerario, y que precisamente puede cumplir porque se encuentra bajo la forma dineraria, se deducen erróneamente de su carácter de capital, mientras que en realidad sólo se deben al estado del dinero en que se encuentra el valor del capital, a esta forma de mani- festación suya en cuanto dinero. Y en segundo lugar, a la inversa: el contenido específico de la función dineraria, que la convierte al propio tiempo en una función de capital, se deduce de la naturaleza del dinero (confundiendo de esta suerte dinero con capital), mientras que en realidad ella presupone condiciones sociales –como aquí, en el cumplimiento de D-FT– que

19

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS que, sin adoptar la forma dineraria, el capital no podría
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS que, sin adoptar la forma dineraria, el capital no podría
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS que, sin adoptar la forma dineraria, el capital no podría
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... existen varios aspectos que por su
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... existen varios aspectos que por su
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... existen varios aspectos que por su

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

 

existen varios aspectos que por su importancia para la teoría de dinero cabría analizar pero, por falta de espacio, sólo mencionaremos brevemente tres: a) una misma suma de dinero puede representar, en una misma relación de inter- cambio, dos diferentes funciones, es decir, por un lado, una función de capital, y, por otro lado, una función de dinero, o bien dos funciones de capital; 11 b) a partir de la presentación de la reposición del capital fijo, de la acumulación y la reproducción ampliada y de las perturbaciones que surgen en el ciclo del capital, necesariamente determinadas sumas de dinero deben ser atesoradas, mismas que, según Marx, constituyen, bajo esta forma, capital dinerario latente o fondo de acumulación o fondo de reserva, y a partir de las cuales es posible deducir lo que se conoce como los motivos de liquidez en la perspectiva keynesiana; 12 c) con base en la presentación de la velocidad del dinero en los esquemas de la

 

no están dadas de ningún modo en la mera circulación de mercancías y en la correspondiente circulación de dinero” (K.II.4: 38).

  • 11 En el primer caso, por ejemplo, la suma de dinero que se obtiene por la venta de mer-

cancías producidas de manera capitalista es una realización de capital para el productor y al

mismo tiempo puede representar, desde el lado del comprador, un gasto de dinero en la forma

mismo tiempo puede representar, desde el lado del comprador, un gasto de dinero en la forma de rédito o ingreso. En el segundo caso, por ejemplo, el adelanto de capital en forma dineraria en la compra de medios de producción puede representar al mismo tiempo la realización de capital del productor capitalista de los medios de producción.

mismo tiempo puede representar, desde el lado del comprador, un gasto de dinero en la forma
  • 12 Algunas citas son suficientes para notar la necesidad de liquidez por diversos motivos. Primero, para el sostenimiento del proceso: “[se] encontraron determinadas leyes con arreglo a las cuales, para mantener constantemente en funciones un capital productivo de un volumen dado es necesario adelantar y reponer constantemente, bajo la forma de capital dinerario, las distintas grandes partes constitutivas de un capital dado, según las condiciones de la rotación” (K.II.5: 432). Respecto a la ampliación del ciclo, o sea, la acumulación: “Si d [el plusvalor convertido en dinero] ha de servir como capital dinerario en un segundo negocio […] en- tonces resulta claro que sólo se lo puede utilizar para ese fin si posee la magnitud mínima requerida para dicho negocio […]. Mientras d no alcance este volumen mínimo, el ciclo del capital deberá repetirse varias veces, hasta que la suma de los sucesivos d producidos por él pueda actuar junto con D […]. En el ínterin, pues, d se va acumulando […]. Su propia función consiste en mantenerse en el estado de dinero hasta haber recibido de los repetidos ciclos de valorización […] el dinero figura aquí como capital dinerario latente; porque el ate- soramiento, el estado de tesoro del plusvalor existente en forma dineraria, es una fase prepa- ratoria funcionalmente determinada para la transformación del plusvalor en capital realmente actuante” (K.II.4: 96-97).

20

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... existen varios aspectos que por su
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... existen varios aspectos que por su
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... existen varios aspectos que por su
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS reproducción del capital de Marx es posible, además, deducir el
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS reproducción del capital de Marx es posible, además, deducir el
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS reproducción del capital de Marx es posible, además, deducir el

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

reproducción del capital de Marx es posible, además, deducir el multiplicador de la inversión de la macroeconomía moderna. 13 El momento de presentación del capital-en-general termina en las tres pri- meras secciones del tomo III de El capital. Es puesta en el primer capítulo la transmutación del plusvalor en la forma de ganancia dineraria. En la segunda sección, Marx introduce la competencia intersectorial definida como la rela- ción recíproca de los diversos capitales productivos por medio de la cual éstos son puestos y actualizados como capitales socialmente existentes. Esto implica que por medio de la competencia se actualiza, 14 su medida general de valoriza- ción la cual toma la forma de tasa uniforme de ganancia y, consecuentemente, los precios de las diversas mercancías que corresponden a esta tasa toman la forma de precios de producción. La importancia de estos precios reside en que es por medio de su determinación que los valores de las mercancías son final- mente puestos, cualitativa y cuantitativamente, como valores sociales. De aquí que sólo hasta este momento el capital productivo en su totalidad es socialmente puesto como la única forma del capital que produce plusvalor en la forma de ganancia y que, como tal, es la única forma de capital que produce capital.

El siguiente momento corresponde a la particularidad del concepto de capital, es decir, la presentación de

El siguiente momento corresponde a la particularidad del concepto de capital, es decir, la presentación de las diferentes formas o configuraciones particulares que requiere la existencia concreta del capital para ponerse como una totalidad las cuales, en cuanto que, por la división del trabajo, se vuelven autónomas y se desarrollan unilateralmente, son creadas por el movimiento del capital dentro de la esfera de la circulación, es decir, las formas de capital comercial, capital que devenga interés, capital bancario, capital accionario y ca- pital ficticio. En cuanto que no producen plusvalor ni, por lo tanto, capital, sus medidas particulares de valorización como capitales dependen necesariamente

El siguiente momento corresponde a la particularidad del concepto de capital, es decir, la presentación de

13 A este respecto, véase R. Escorcia y M. Robles (2015). 14 “Actualizar” y “actualizado” se refieren a la unidad de lo interior con lo exterior, de la esencia con la existencia, es decir, a la existencia externa de lo esencial, una externalización como reflexión. Lo actualizado es manifestación exterior y, por tanto, a través de ello, una cosa sigue un movimiento de autodiferenciació n. El actualizar se presenta como contrario a la posibilidad y, por tanto, se refiere a la capacidad de algo de “estar presente” y “ser activo”.

21

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS reproducción del capital de Marx es posible, además, deducir el
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS reproducción del capital de Marx es posible, además, deducir el
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS reproducción del capital de Marx es posible, además, deducir el
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... de su apropiación de partes del
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... de su apropiación de partes del
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... de su apropiación de partes del

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

de su apropiación de partes del plusvalor producido por el capital productivo. 15 En este momento, el capital productivo no sólo aparece como una particula- ridad frente a las otras particularidades en que el capital se desdobla, sino que éste está puesto como presupuesto de éstas. Cabe señalar que la secuencia de presentación de estas configuraciones del capital sigue el método sistemático que va progresivamente de lo abstracto y simple a lo concreto y complejo, donde, por un lado, cada subsecuente forma particular no sólo surge de la anterior sino además le agrega un nuevo contenido sin suprimir sus formas precedentes sino conservándolas como su fundamento, y, por otro lado, en que la naturaleza esencial de la producción del capital es progresivamente oscurecida, al grado de que la relación de capital alcanza su forma más enaje- nada y fetichista en la forma de dinero, esto es, como si el dinero por sí mismo generara más dinero, como un valor que se valoriza a sí mismo pero sin el proceso que lo crea. Las dos primeras formas particulares del capital son las de los capitales de- dicados al tráfico de mercancías y al tráfico de dinero que Marx engloba con el nombre de capital comercial. La función del capital dedicado al tráfico de mer-

cancías es llevar a cabo, de manera autónoma e independiente, la metamorfosis de las mercancías producidas

cancías es llevar a cabo, de manera autónoma e independiente, la metamorfosis de las mercancías producidas por el capital productivo a su forma dineraria, es decir, su venta, y su metamorfosis inversa, es decir, su compra, dentro de la esfe- ra de la circulación. Por esto y por el hecho de que se adelanta capital en forma dineraria para realizar tal función particular esta forma es considerada capital. Dado que este capital, por un lado, no produce plusvalor, y, por otro lado, es una parte del capital productivo que existe en el mercado, el plusvalor que le corresponde en la forma de ganancia constituye una parte del plusvalor generado por las fuerzas de trabajo empleadas por el capital productivo total. En cuanto que, según Marx, el capital productivo total y el capital dedicado al tráfico de

cancías es llevar a cabo, de manera autónoma e independiente, la metamorfosis de las mercancías producidas

15 En el pasaje al tomo III de El capital y en el momento de la autonomización de las formas de capital utilizamos la expresión “capital productivo” en lugar de “capital industrial”. Esto nos permite diferenciar metodológicamente la discusión y el nivel de abstracción entre el tomo II y el tomo III. Regina Roth (2009: 42) señala que en los manuscritos del tomo III Marx utilizó original- mente la expresión “capital productivo” y que fue Engels, en su edición, quien la sustituyó por “capital industrial”.

22

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... de su apropiación de partes del
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... de su apropiación de partes del
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... de su apropiación de partes del
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS mercancías deben arrojar, pro rata de su magnitud, la misma
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS mercancías deben arrojar, pro rata de su magnitud, la misma
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS mercancías deben arrojar, pro rata de su magnitud, la misma

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

mercancías deben arrojar, pro rata de su magnitud, la misma ganancia, la medi- da de valorización de ambos capitales se expresa por una misma tasa media de ganancia. 16 La siguiente forma de capital surge de la existencia permanente de partes del capital productivo y del capital dedicado al tráfico de mercancías en la forma de dinero debido, entre otras causas, a la necesidad de conservarlas en la forma de tesoro, sea como capital dinerario latente, es decir, como reserva de medios de compra o de medios de pago, o sea como capital en barbecho, que no ha sido invertido todavía, y, también, al hecho de que esas partes de ambos capitales refluyen constantemente bajo la forma dineraria. Cuando las operaciones requeridas para la conservación y manejo de esas partes del ca- pital existentes en la forma de dinero recaen de manera autónoma y exclusiva en la función de un capital particular –que se hará cargo de las operaciones técnicas inherentes–, éste se transforma en capital dedicado al tráfico de dine- ro. Por el hecho de que estas operaciones dinerarias surgen de los movimien- tos puramente técnicos que efectúa el dinero en el proceso de circulación del capital productivo total y del capital dedicado al tráfico de mercancías, y de

que se adelanta capital en forma dineraria para realizar su función, este dine- ro es igualmente

que se adelanta capital en forma dineraria para realizar su función, este dine- ro es igualmente considerado capital. Desde luego que, como un capital que no genera plusvalor, su ganancia sólo puede ser una deducción del plusvalor producido por el capital productivo. Como la ganancia que debe arrojar este capital es, según Marx, también la ganancia anual media, la tasa media de ga- nancia debe ahora incluir tanto al capital productivo total como a los capitales comerciales. Aunque Marx trata este capital separado del sistema crediticio, su texto nos permite suponer otra alternativa de la medida de valorización de este capital: al considerar que la función del mismo es comerciar con dinero, la cual realiza “como simple cajero para los comerciantes y capitalistas [productivos]” (K.III.6: 408), y, además, que “[el] comercio dinerario no forma los tesoros” (K.III.6: 411), se podría suponer que Marx considera esta forma de capital como una banca comercial intermediaria cuyos fondos provendrían de todos los capitales productivos y comerciales y que son susceptibles de ser prestados, por lo que su medida de valorización no sería necesariamente la tasa media de ganancia

que se adelanta capital en forma dineraria para realizar su función, este dine- ro es igualmente

16 A la que Marx denomina ganancia anual media.

 

23

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS mercancías deben arrojar, pro rata de su magnitud, la misma
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS mercancías deben arrojar, pro rata de su magnitud, la misma
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS mercancías deben arrojar, pro rata de su magnitud, la misma
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sino la tasa de interés. Si
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sino la tasa de interés. Si
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sino la tasa de interés. Si

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

sino la tasa de interés. Si bien es cierto que esta última alternativa sólo es posible si se considera que las operaciones que realiza este capital son más que puramente técnicas, también es cierto que, desde el punto de vista del método de presenta- ción de Marx, este capital representa un antecedente fundamental del capital que devenga interés y del capital bancario. La siguiente forma particular del capital es la de capital que devenga interés o capital prestado a interés. El punto de partida de la presentación de esta for- ma particular de capital es el dinero que, en cuanto forma de valor que existe autónomamente, puede transformarse en capital dinerario pero no como forma funcional del capital industrial sino como una forma autonomizada en la que, como tal, funciona como capital. Bajo esta forma, el valor de uso del dinero adquiere, además de sus funciones como dinero, la de funcionar como capital, es decir, de generar ganancias. Es en este carácter que el dinero como capital se convierte en una mercancía sui géneris, es decir, que en lugar de cederlo o enajenarlo en forma definitiva como cualquier otra mercancía se lo presta tem- poralmente. La conditio sine qua non de su función es que, como capital dado en préstamo, sea, además, adelantando por los capitales productivos o comerciales

para que éstos puedan realizar sus funciones particulares y, como tales, produ- cir ganancias. Como todo

para que éstos puedan realizar sus funciones particulares y, como tales, produ- cir ganancias. Como todo capital deviene capital en virtud de su valorización, el incremento de este capital por el que su valorización se expresa es, en este caso, una participación de la ganancia global producida, la cual se denomina interés. En cuanto que esta diferenciación cualitativa entre ganancia e interés surge de la división puramente cuantitativa de la ganancia global producida, la ganancia que ahora corresponde a los capitales en funciones, productivos o comerciales, es lo que Marx denomina ganancia empresarial. Siendo que el interés expresa la magnitud de la valorización de este capital, su medida se manifiesta en la relación cuantitativa entre el interés –la parte de la ganancia global que le corresponde– y el valor del capital originalmente adelantado, lo que no es más que la tasa de interés. El nivel de esta tasa es, según Marx, casual, puramente empírica y, por lo tanto, pertenece al reino de lo fortuito. Es decir que no existe una tasa natural de interés. La conceptualización del capital que devenga interés trae así aparejada la bifurcación de éste en propiedad del capital y capital en funciones. Esta bi- furcación se manifiesta en que tanto los capitales productivos y comerciales que trabajan con capital propio como los que trabajan con capital prestado

para que éstos puedan realizar sus funciones particulares y, como tales, produ- cir ganancias. Como todo

24

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sino la tasa de interés. Si
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sino la tasa de interés. Si
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sino la tasa de interés. Si
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS dividen su ganancia global, por un lado, en interés que
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS dividen su ganancia global, por un lado, en interés que
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS dividen su ganancia global, por un lado, en interés que

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

dividen su ganancia global, por un lado, en interés que les corresponde como propietarios del capital, y, por otro lado, en ganancia empresarial que les co- rresponde como capitales en funciones. Esta división meramente cuantitativa entre interés y ganancia empresarial no sólo se convierte, así, en una división cualitativa que se da independientemente de la circunstancia fortuita de si el capitalista productivo o comercial es propietario o no de su capital, sino que además todo capital dinerario adelantando por los capitales productivos o co- merciales individuales se mide de dos maneras: como propiedad de capital, según la tasa de interés, y como capital en funciones, según la tasa de ganancia empresarial. Ahora bien, como la tasa de interés no sólo es autónoma y de- terminada externamente y aparece uniforme y empíricamente dada, sino que tiene validez general, se la presupone anticipada, es decir, como supuesto y punto de partida para el cálculo de las operaciones de los capitales productivos y comerciales, y, por lo tanto, como presupuesta a sus resultados, que son su ganancia global. O, dicho de otra manera, en la forma de capital que devenga interés el capital como propiedad está presupuesto a su propio proceso de re- producción. De ahí que las determinaciones aparezcan invertidas: “El interés

aparece como el verdadero fruto del capital, como lo originario, y la ganancia, transmutada ahora en

aparece como el verdadero fruto del capital, como lo originario, y la ganancia, transmutada ahora en la forma de la ganancia empresarial, como mero accesorio y aditivo que se agrega en el proceso de reproducción” (K.III.7: 501). Con esto queda consumada la figura fetichista del capital: al tomar la forma general de dinero, el capital aparece como capital en sí, como capital por excelencia, como si tuviera en sí mismo el atributo de incubar más dinero; o, dicho de otro modo, en cuanto forma de existencia del sujeto-capital, el dinero mismo aparece como un sujeto automático que se valoriza y se reproduce a sí mismo, donde no sólo el interés aparece como un plusvalor que arroja en sí y para sí sino que la fuente de la ganancia es irreconocible. 17

aparece como el verdadero fruto del capital, como lo originario, y la ganancia, transmutada ahora en

17 “En el capital que devenga interés, por consiguiente, este fetiche automático –el valor que se valoriza a sí mismo, el dinero que incumba dinero– se ha cristalizado en forma pura, en una forma en la que ya no presenta los enigmas de su origen. La relación social se halla consumada como relación de una cosa, del dinero, consigo misma. En lugar de la transformación real de dinero en capital, sólo se presenta aquí su forma carente de sentido […] el valor de uso del dinero se convierte aquí en el de crear valor, un valor mayor del que se halla contenido en sí mismo” (K.III.7: 500).

25

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS dividen su ganancia global, por un lado, en interés que
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS dividen su ganancia global, por un lado, en interés que
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS dividen su ganancia global, por un lado, en interés que
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta inversión de las determinaciones trae
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta inversión de las determinaciones trae
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta inversión de las determinaciones trae

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

Esta inversión de las determinaciones trae a su vez aparejado que, por un lado, los capitalistas actuantes, productivos o comerciales, desaparezcan y sean sustituidos por meros administradores o gerentes de capital ajeno, 18 y, por otro lado, que los propietarios del capital se transformen en meros propietarios, funcionen como capitalistas dinerarios independientes incluso de la propiedad directa del capital. Esto, y la expansión de la escala de la producción que resulta de la concen- tración del capital dinerario, da lugar a la formación de sociedades por acciones y al hecho de que el capital dinerario adopte un carácter social al concentrarse masivamente en los bancos, siendo éstos los que prestan y no ya los propietarios directos del dinero. Con esto se desarrollan otras funciones particulares del capital dedicado al comercio dinerario que lo transforman en capital bancario:

la administración general del capital que devenga interés o capital dinerario y la creación del dinero a partir de éste. Esto es, si bien el banco sigue teniendo una función de intermediario, ésta es superada pues entre los créditos otorga- dos están incluidas la emisión de billetes bancarios, la sustitución de letras de cambio privadas, vía su (re)descuento, por billetes bancarios, y la sustitución

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta inversión de las determinaciones trae
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta inversión de las determinaciones trae
 

18 Esta característica ha sido señalada, desde una perspectiva histórica y no lógica, por autores marxistas y no marxistas. Desde el lado marxista, Duménil y Lévy (2014: 19) indican que “los propietarios de las grandes sociedades debieron rodearse de colaboradores directa- mente asociados con las responsabilidades, quienes se convirtieron en los verdaderos organi- zadores: no como meros ejecutores, sino (co)responsables. Esta revolución es conocida bajo el nombre de ‘revolución gerencial [managériale]’, es decir, la revolución de la gestión”. Para estos autores, los gerentes constituyen una tercera clase social que resulta determinante, según se asocien con los intereses de la clase capitalista o de la clase trabajadora, de lo que se mani- fiesta en lo que ellos denominan “compromiso a la derecha” o “compromiso a la izquierda”, en la determinación de la dinámica productiva y financiera del sistema capitalista. Desde una perspectiva cercana a la ortodoxia económica, Minsky (1988: 5-6) argumenta que “los administradores del dinero están reemplazando a los gerentes de la industria como los actores principales en la economía […]. El capitalismo moderno se caracteriza por la for- ma corporativa de la organización de los negocios y las complejas estructuras financieras que incluyen instrumentos negociables. Por medio de la deuda y de las obligaciones financieras, los gerentes corporativos controlan los activos de capital reales de la economía: los instrumen- tos financieros distribuyen las ganancias brutas presentes y futuras de las empresas presentes y futuras”.

26

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta inversión de las determinaciones trae
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta inversión de las determinaciones trae
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta inversión de las determinaciones trae
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de éstos por los de otros bancos, lo que equivale
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de éstos por los de otros bancos, lo que equivale
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de éstos por los de otros bancos, lo que equivale

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

 

de éstos por los de otros bancos, lo que equivale a que, como dice Marx, los bancos puedan emitir dinero (K.III.7: 517-598), capacidad que se presenta como una actividad primordial para el sistema capitalista. Alrededor de ello se desarrolla una estructura de transferencias mediante la cual se lleva a cabo –y se salda– una gran cantidad de depósitos que no tienen existencia concreta sino que sólo aparecen en los libros bancarios. 19 La consecuencia directa de esta capacidad del sistema bancario se encuentra en superar la barrera a la ampliación del espacio de acción del capital que imponía la cantidad de dine- ro efectivamente existente. En cuanto que, cabe señalar, desde la perspectiva del método de presen- tación de Marx, el capital bancario sólo puede ser introducido después del capital que devenga interés y que, en su visión, los billetes bancarios implican la emisión de dinero, no se puede pensar que Marx no considera que el dinero bancario pueda ser un adelanto creado por los bancos y, por lo tanto, no pro- venga únicamente de fondos previos. De todas las partes de que consta el capital bancario, Marx se enfoca con cierto detalle a la que denomina “capital ficticio”, cuya formación se realiza vía

 
la capitalización. En particular, Marx usa este término para designar aquellos activos financieros cuyos precios (valores)

la capitalización. 20 En particular, Marx usa este término para designar aquellos activos financieros cuyos precios (valores) no sólo no se corresponden con el valor del capital real por el que fueron emitidos sus títulos, como, por ejemplo, las acciones, 21 sino que, además, pueden representar un capital ilusorio, como,

la capitalización. En particular, Marx usa este término para designar aquellos activos financieros cuyos precios (valores)
  • 19 “De ahí –señala Marx– que sea posible que las nueve décimas partes de todos los de- pósitos de Inglaterra no tengan existencia alguna, salvo sus asientos en los libros de los ban- queros, cada uno de los cuales responde por su parte. Así ocurre en Escocia, donde el dinero circulante [¡que por añadidura es casi exclusivamente dinero de papel!] jamás ha superado los 3 millones de libras esterlinas, mientras que los depósitos ascienden a 27 millones” (K.III.7:

521).

  • 20 “Se capitaliza cualquier entrada que se repita en forma regular, calculándola según el tipo medio de interés, como el producido que arrojaría un capital prestado a esa tasa de inte- rés” (K.III.7: 601).

 
  • 21 En relación a las acciones, Marx argumenta que si bien las empresas emiten las acciones para financiar su inversión de capital real, el capital no existe de dos maneras, “Una vez como valor de capital de los títulos de propiedad, de las acciones, y la otra como el capital reamente invertido o a invertir en esas empresas. Sólo existe en esta última forma y la acción no es otra

 

27

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de éstos por los de otros bancos, lo que equivale
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de éstos por los de otros bancos, lo que equivale
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de éstos por los de otros bancos, lo que equivale
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... por ejemplo, los títulos públicos. Aun
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... por ejemplo, los títulos públicos. Aun
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... por ejemplo, los títulos públicos. Aun

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

 

por ejemplo, los títulos públicos. 22 Aun en el caso de las acciones cuyos títulos de deuda no representan un capital meramente ilusorio, como es el caso de las deudas públicas, el valor de capital que representan esos títulos es puramente ficticio. Si bien sus precios resultan de descontar los pagos futuros usando la tasa de interés como referencia y que pueden modificarse según las oscilaciones de ésta, sus títulos pueden autonomizarse y adquirir un movimiento propio de valorización ficticia al ser tratados como mercancías y, como tales, ser compra- dos y vendidos en los mercados financieros. En cualquiera de los casos, los propietarios de los títulos que representan capital ficticio tienen el derecho de participar, directa o indirectamente, de una parte del plusvalor producido por las fuerzas de trabajo incorporadas en el capital productivo total. Más aún, con la figura fetichista del capital que devenga interés, el salario mismo se llega a considerar como un interés, lo que implica que se conciba la propia fuerza de trabajo como un capital que arroja dicho interés. Incluso se llega a concebir la fuerza de trabajo como un capital futuro cuyo valor resulta de la capitalización a la tasa de interés de los gastos que se realizan, individual o socialmente, en su calificación o educación. Es de esta manera que se concibe,

 
en general, la fuerza de trabajo como capital humano. En lo expuesto hasta aquí hemos visto

en general, la fuerza de trabajo como capital humano. En lo expuesto hasta aquí hemos visto que el concepto de capital-en-general –cuya forma universal de existencia es la forma dineraria, su ley universal es la auto-valorización del valor y sus formas funcionales de existencia son el capital dinerario, el capital productivo y el capital mercantil– se pone concretamente al desarrollarse y escindirse en una serie de formas o configuraciones parti- culares como momentos de él –capital productivo, capital comercial y capital que devenga interés, del cual surgen el capital accionario, el capital ficticio y el capital bancario, que engloba a todos– para devenir una totalidad. Una vez que se llega a este momento de la presentación, cada una de estas formas, por me-

en general, la fuerza de trabajo como capital humano. En lo expuesto hasta aquí hemos visto

cosa que un título de propiedad, pro rata, sobre el plusvalor que ha de realizar por intermedio de ese capital” (K.III.7: 601). 22 En relación a los títulos públicos, Marx se refiere a los títulos que el gobierno emite bá- sicamente para cubrir sus gastos corrientes, dinero que, en cuanto que no entra en el circuito de valorización sino en el del gasto de ingreso, no es capital. Pero al propietario de estos títulos le dan el derecho de participar en una parte de la ganancia global (del plusvalor) bajo la forma de los impuestos que recaude el gobierno.

28

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... por ejemplo, los títulos públicos. Aun
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... por ejemplo, los títulos públicos. Aun
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... por ejemplo, los títulos públicos. Aun
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS diación de la forma dineraria, puede comprobar su identidad consigo

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

diación de la forma dineraria, puede comprobar su identidad consigo misma y todas ellas pueden relacionarse entre sí como formas particulares de existencia del capital. De esto se puede inferir que la singularidad del concepto de capital se refiere al momento en que aquellos capitales particulares que se encarnan en la figura singular de dinero que se valoriza a sí mismo, es decir, D-D’, 23 funcionan como capital universal; situación que, al no presentar el proceso que media ambos extremos, corresponde a la forma “no conceptual” del capital. 24 Si bien es cierto que esta interpretación basada en la dialéctica sistemática y retomando la estructura del silogismo hegeliano coloca al dinero como elemen- to de expresión general a lo largo de todo el texto de El capital, esto es, en cada uno de los diferentes momentos de abstracción propios de los tres tomos, está todavía en una etapa de construcción, consideramos que constituye una línea de investigación que apuesta por la evaluación crítica de los textos de Marx y, además, abre un debate amplio y directo con otras posiciones teóricas muy en especial en lo que corresponde a la distinción entre dinero y capital. Los textos que forman este libro recogen, enfatizando diversos elementos, parte de esta reconstrucción y de este debate. A continuación se describe el

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS diación de la forma dineraria, puede comprobar su identidad consigo

argumento de cada uno de ellos.

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS diación de la forma dineraria, puede comprobar su identidad consigo

23 La singularidad en el concepto de capital de Marx es un tema novedoso que requiere ser desarrollado con mayor amplitud. R. Fineschi (2014) considera que el singular que funciona como capital universal es el sistema bancario. 24 Al respecto, escribe Marx, tanto en El capital como en las Teorías sobre la plusvalía: “La

mera forma del capital –dinero que se desembolsa como suma A y que retorna como suma

A+ 1 A

  • x , en un lapso determinado y sin otra mediación que ese lapso cronológico intermedio– es sólo la forma no conceptual del movimiento real del capital” (K.III.7: 446). “Bajo esta forma es, pues, como los economistas vulgares lo conciben también. En esta forma se esfuma toda mediación y se redondea y culmina la forma fetichista del capital, como la representación del capital-fetiche” (TsPV.III: 410). “Y cuanto más superficialmente se apega a la superficie y la refleja en un determinado orden, más se considera ‘conforme a la naturaleza’ y alejada de toda elucubración abstracta” (TsPV.III: 430).

29

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS diación de la forma dineraria, puede comprobar su identidad consigo
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Resumen de los capítulos En su
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Resumen de los capítulos En su
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Resumen de los capítulos En su

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

Resumen de los capítulos

En su trabajo, titulado “Valor y dinero”, Christopher J. Arthur presenta la teo- ría del dinero bajo la perspectiva de la forma-valor inspirado en el énfasis que Marx pone en la importancia del valor como forma social. Cabe señalar que el autor es crítico de Marx en muchos otros aspectos. El dinero, sostiene Arthur, no “oculta” el contenido material “real” de las relaciones económicas sino que éste es esencial en las relaciones de valor. Para Arthur, el valor es en primera instancia definido como el “poder de intercambiabilidad” de las mercancías que, como tal, es una forma pura de asociación desprovista de contenido. Esto implica que, para él, el valor no es una cosa material y no está contenido en las mercancías, así la forma-valor del dinero de las mercancías no puede ser deri- vada con referencia a la conmensuración de los tiempos de trabajo objetivado en ellas y, por lo tanto, no puede ser el resultado de una simple derivación de la forma adecuada de aparición de sus valores. Si esto fuera así, el dinero sería un simple numerario que mediría el valor presupuesto en ellas con lo que se intro- duce una confusión de categorías entre la fuente y la medida del valor. Según

Arthur, el dinero, puesto como la forma de equivalente universal del valor, es, por el contrario,

Arthur, el dinero, puesto como la forma de equivalente universal del valor, es, por el contrario, lo que actualiza el valor, es decir, le da existencia social, y, al proporcionarles a las mercancías una dimensión unitaria las pone como valores “en sí mismas”: el dinero constituye, así, la dimensión de valor. Sólo después de que las mercancías han sido conmensuradas por el dinero es que tiene algún sig- nificado la teoría del valor basada en tiempos de trabajo abstracto, en donde la forma-dinero de las mercancías, es decir, su precio, es la que determina su mag- nitud de valor en términos de tiempo de trabajo abstracto socialmente necesario; antes de esto sus magnitudes son ideales, es decir, tiempos de trabajo (abstracto) socialmente imputados. El dinero no es por lo tanto una medida del valor sino que hace al valor una entidad medible como es medible la forma de valor. Como su perspectiva conduce necesariamente a una reconstrucción del concepto de capital, al final introduce la competencia capitalista por medio de la cual son determinados los precios de producción como las formas de valor finales de las mercancías como capital, los cuales a su vez determinan sus magnitudes finales de valor. Otro tema tratado por Arthur es la relación entre la mercancía-dinera- ria oro y el papel moneda emitido por el Estado (como algo que no tiene valor

Arthur, el dinero, puesto como la forma de equivalente universal del valor, es, por el contrario,

30

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Resumen de los capítulos En su
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Resumen de los capítulos En su
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Resumen de los capítulos En su
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS en sí mismo) y sostiene la idea de que el
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS en sí mismo) y sostiene la idea de que el
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS en sí mismo) y sostiene la idea de que el

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

en sí mismo) y sostiene la idea de que el papel moneda no representa al “oro” sino que lo sustituye. En “Dinero mercancía, sus representantes y los presupuestos de su negación dialéctica”, Roberto Escorcia continúa con la discusión sobre el dinero mer- cancía poniendo énfasis en que éste constituye no una contingencia histórica sino que tiene, en contra de lo que teorías marxistas y no marxistas sostienen, una relevancia lógica primordial dentro del sistema teórico. A partir de una lectura en términos lógicos de las funciones del dinero, critica dos perspectivas teóricas contrapuestas: en primer lugar, a aquélla (especialmente identificada en Keynes y en la corriente postkeynesiana) que considera que el dinero se origina vía una autoridad (chartalismo) y que es posible tomar los símbolos dinerarios y las relaciones de deuda como punto de partida de una teoría del dinero, por lo que la forma mercantil de éste es meramente contingente y, por tanto, su impor- tancia teórica es desdeñable. La crítica elemental a este tipo de teorías se ubica en que de su omisión de la relación entre dinero y valor derivan que la estructura de las relaciones de intercambio cuantitativas entre las mercancías no les sea clara ni evidente, esto es, que de la estructura de precios resulta el fundamento

difuso y podría estar sujeta a la discrecionalidad estatal o de las empresas. Al mismo tiempo,

difuso y podría estar sujeta a la discrecionalidad estatal o de las empresas. Al mismo tiempo, el autor señala que los símbolos dinerarios son punto de llegada y no de partida, es decir, que el dinero de crédito al ser la forma más desarrollada del dinero no puede ser tomado como el origen lógico de éste. En segundo lu- gar, critica la posición teórica propia del marxismo convencional según la cual es imposible la superación de la moneda mercancía. Esta perspectiva no compren- de cómo el desdoblamiento de la forma de valor subraya la materialidad como base lógica (no histórica) en la génesis del dinero pero, por otro lado, genera las bases para la negación dialéctica de éste por otras formas no mercantiles. Frente a esto, el autor ofrece una explicación de cómo la forma mercantil genera por su mismo desenvolvimiento las condiciones para ser representada por otras formas no mercantiles (símbolos). El fundamento para ello se encuentra en la propo- sición de dos dualidades: real-ideal e inmediato-representado. La primera de ellas refiere a la presencia o ausencia del dinero y se asocia con el tratamiento de la “representación mental” (Vorstellung). La segunda, por su parte, implica la presencia del dinero directamente (“en persona”) o en forma “simbólica” donde el vínculo no es con la representación sino con el “representante” (Re- präsentant). A partir de ambas dualidades se demuestra que la simbolización

difuso y podría estar sujeta a la discrecionalidad estatal o de las empresas. Al mismo tiempo,

31

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS en sí mismo) y sostiene la idea de que el
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS en sí mismo) y sostiene la idea de que el
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS en sí mismo) y sostiene la idea de que el
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del dinero es un proceso cuyo
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del dinero es un proceso cuyo
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del dinero es un proceso cuyo

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

del dinero es un proceso cuyo origen está en la circulación misma del dinero mercancía por lo que se trata de un resultado lógico y no de un supuesto de origen. La convención establecida por el Estado, a su vez, se presenta como parte del proceso de simbolización al cual da vigencia social general pero no lo inicia. Finalmente, se expone la forma en que un símbolo dinerario puede cumplir con la función de unidad de medida. Por su parte, Roberto Fineschi ofrece, en “Relación entre forma de valor y proceso de intercambio”, un estudio de la relación entre la forma de valor y la forma de dinero en las diferentes etapas de elaboración de la teoría de Marx –Manuscrito 1857-1858, la Contribución a la crítica de la economía política, la primera edición alemana de El capital (1867), el Apéndice de 1867, el ma- nuscrito Ergänzungen und Veränderungen zum ersten Band des Kapitals’ (Dezem- ber 1871-Januar 1872) y la segunda edición alemana del tomo I de El capital (1872)–, para después abordar la cuestión de la relación entre el capítulo I sobre la mercancía, y el capítulo II sobre el proceso de intercambio. Fineschi se- ñala cuatro elementos que se entrelazan en las diversas obras de Marx y deben ser entendidos claramente: la deducción del equivalente general pensada y real

(efectiva), la deducción del equivalente general y de la relación entre forma de valor y proceso

(efectiva), la deducción del equivalente general y de la relación entre forma de valor y proceso de intercambio, la relación entre equivalente general y dinero y la relación entre lo lógico y lo histórico. Con base en esta distinción, el autor argumenta que en esencia Marx se da cuenta progresivamente de que en el concepto de mercancía están implícitos los individuos que intercambian, por lo que entre forma de valor y proceso de intercambio no puede haber un salto cualitativo como había pensado originalmente. En otras palabras, se sostiene que Marx llega a concluir que no es necesario un doble tratamiento, primero de la forma de valor y después del proceso de intercambio. Básicamente, en- tonces, de la conexión entre la forma de valor y el proceso de intercambio como estructura unitaria se deduce el equivalente general. Habiendo llegado a este punto, el autor muestra que dentro de las posibilidades de interpretación de las versiones finales de la obra de Marx que nos ocupa (Apéndice del tomo I de El capital 1867, Ergänzungen… y segunda edición de El capital 1872) se encuentra aquélla según la cual equivalente general y dinero no son la misma categoría. De ello deriva una dificultad teórica: si bien la estructura comple- ja “mercancía” alcanza finalmente el equivalente general desde un punto de vista lógico, no puede alcanzar el dinero; para ello es necesario además un

(efectiva), la deducción del equivalente general y de la relación entre forma de valor y proceso

32

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del dinero es un proceso cuyo
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del dinero es un proceso cuyo
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del dinero es un proceso cuyo
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS proceso histórico. Para obtener el dinero es necesario mostrar la
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS proceso histórico. Para obtener el dinero es necesario mostrar la
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS proceso histórico. Para obtener el dinero es necesario mostrar la

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

proceso histórico. Para obtener el dinero es necesario mostrar la naturaleza de este proceso. En contra de la opinión de que Marx asume elementos extrafor- males (“históricos”) para continuar con el desarrollo de su teoría, lo que sería inconsistente con el método dialéctico, Fineschi propone interpretar al proce- so histórico desde su naturaleza lógica según la cual son las determinaciones formales de la ley de la mercancía las que, en la medida en que se instaura el intercambio, tienden poco a poco a dar esta forma específica a las relaciones sociales, así lo lógico-histórico debe entenderse en tanto indicaciones de cómo estas categorías en su existencia histórica subsumen y transforman aquello que es naturwünchsig (dado de manera natural). En el capítulo “La determinación actual e histórica en la génesis del dinero:

Una aproximación metodológica a la controversia sobre el carácter mercantil de la forma dineraria”, de Gastón Caligaris y Guido Starosta, se discute la explicación de la naturaleza mercantil del dinero ofrecida por Marx desde un punto de vista metodológico. En particular se examina la cuestión focalizán- dose en el vínculo que tienen en la exposición dialéctica el desarrollo sistemá- tico y el análisis histórico. Para ello se toma como punto de partida un debate

llevado a cabo durante la década pasada en la revista Economy and Society entre Geoffrey Ingham

llevado a cabo durante la década pasada en la revista Economy and Society entre Geoffrey Ingham y Costas Lapavitsas quienes postulan, respectivamente, la naturaleza fiduciaria y mercantil del dinero (y, en consecuencia, fundan la gé- nesis del dinero, respectivamente en la autoridad pública y en el intercambio). Luego de revisitar brevemente los principales argumentos teóricos y empíricos esgrimidos por los participantes en el debate, se concluye, en acuerdo con la postura general de Lapavitsas, que, efectivamente, el dinero debe ser conside- rado una mercancía y que su génesis se encuentra, tal como descubre Marx en su crítica de la economía política, en el desarrollo de las contradicciones inmanentes del proceso de cambio mercantil. Sin embargo, el examen crítico de los argumentos presentados por Lapavitsas revela que su defensa de la pers- pectiva marxiana deja una serie de flancos débiles que la hace descansar sobre fundamentos endebles (lo cual perspicazmente deja al descubierto Ingham en su intervención en el debate). En particular Lapavitsas falla en ofrecer una explicación sólida de la naturaleza mercantil del dinero y de su génesis en tér- minos dialéctico-sistemáticos, validando así la acusación de Ingham de que dicha empresa intelectual es sencillamente imposible. Así, el mismo Lapavistas se ve forzado a recurrir a una explicación de la génesis y naturaleza del dinero

llevado a cabo durante la década pasada en la revista Economy and Society entre Geoffrey Ingham

33

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS proceso histórico. Para obtener el dinero es necesario mostrar la
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS proceso histórico. Para obtener el dinero es necesario mostrar la
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS proceso histórico. Para obtener el dinero es necesario mostrar la
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundada en sus orígenes históricos y/o
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundada en sus orígenes históricos y/o
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundada en sus orígenes históricos y/o

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

fundada en sus orígenes históricos y/o con base en “factores extra-económi- cos”. Esto lo hace mediante una idiosincrática interpretación del desarrollo formal del valor de cambio del apartado 3 del primer capítulo del tomo I de El capital en términos de una secuencia lógico-histórica que, además, confunde el nivel de abstracción de la génesis del dinero en dicho capítulo, esto es, como determinación inmanente de la forma-mercancía, y aquél del desarrollo de esta última como producto de la acción práctica de los poseedores de mercancías en el proceso de cambio, tal como lo expone Marx en el capítulo II. Frente a estas insuficiencias de la interpretación de Lapavitsas, se argumenta que la resolución de estas antinomias requiere, en primer lugar, distinguir clara y precisamente entre el problema de la explicación dialectico-sistemática y el problema de la ex- plicación histórica de las “categorías económicas” en la crítica de la economía política. En segundo lugar, de acuerdo con los recientes aportes al método de la crítica de la economía política desde la llamada “New Dialectics”, se argumenta que el fundamento último de la génesis del dinero en el intercambio debe pro- veerse en términos sistemáticos. En este sentido, cualquiera haya sido el origen histórico del dinero (el cual de todas maneras, se encuentra efectivamente en el

intercambio mercantil de acuerdo con la evidencia empírica disponible), lo que está en juego son sus

intercambio mercantil de acuerdo con la evidencia empírica disponible), lo que está en juego son sus determinaciones como momento interno de la “totalidad capitalista”, donde, tal como señalara Marx en un muy citado pasaje metodoló- gico de los Grundrisse, la secuencia inmanente de las determinaciones formales no necesariamente coincide con el orden histórico de las “categorías económicas” (G.1: 28-29). Es ésta la cuestión fundamental que tanto Ingham como Lapa- vitsas pasan por alto. Sin embargo, en el artículo también se argumenta que la literatura reciente sobre la dialéctica sistemática falla al tratar de dar cuenta del papel de la explicación histórica en la exposición marxiana. Es decir, no pro- vee argumentos sólidos para comprender el sentido de otra conocida reflexión metodológica de Marx en los Grundrisse según la cual “nuestro método pone de manifiesto los puntos en los que tiene que introducirse el análisis histórico” (G.1: 422). En contraste, se argumenta aquí que, efectivamente, la explicación histórica tiene un rol en la exposición dialéctica en El capital y que, asimismo, la explicación del origen del dinero en el proceso de cambio mercantil es preci- samente uno de esos puntos en los que debe entrar en escena. Dicha perspec- tiva alternativa se desarrolla mediante una reconstrucción metodológicamente fundada de la explicación marxiana de la naturaleza mercantil del dinero en la primera sección de El capital.

intercambio mercantil de acuerdo con la evidencia empírica disponible), lo que está en juego son sus

34

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundada en sus orígenes históricos y/o
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundada en sus orígenes históricos y/o
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundada en sus orígenes históricos y/o
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS En el capítulo “Dinero y capital en general”, Mario L.
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS En el capítulo “Dinero y capital en general”, Mario L.
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS En el capítulo “Dinero y capital en general”, Mario L.

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

En el capítulo “Dinero y capital en general”, Mario L. Robles Báez tiene como propósito un acercamiento al desenvolvimiento de las relaciones entre di- nero y capital, particularmente las funciones que cumple el capital cuando se encuentra en su forma de existencia dineraria, en cuatro de los momentos que constituyen el concepto de capital en general en El capital de Marx. En el pri- mer momento, que corresponde al contexto de la circulación mercantil simple, M–D–M, en cuanto la apariencia inmediata de la circulación del capital, se presenta, en primer lugar, la posición del dinero como la forma universal con- creta de existencia social del valor de las mercancías y, por lo tanto, la condi- ción sine qua non de su existencia social. Enseguida, se presentan las diferentes funciones y formas del dinero, las cuales surgen de las relaciones de valor que establecen las mercancías en su proceso de circulación y cuya importancia re- side en que, cuando los valores de las mercancías, y más adelante, cuando el valor es puesto como capital, toman la forma dineraria, sólo pueden cumplir funciones de dinero y ninguna otra. Al final el autor señala que, en cuanto que el dinero es la forma de existencia social del valor, éste, al autonomizarse y desarrollarse como un fin en sí mismo, deviene la primera forma de manifesta-

ción del capital. En el segundo momento se presentan las determinaciones del devenir lógico del capital

ción del capital. En el segundo momento se presentan las determinaciones del devenir lógico del capital en general en cuanto valor que se valoriza a sí mismo a partir de la forma de circulación del dinero como capital, D–M–D’. Desde la perspectiva fenoménica de este proceso, el valor de capital que se adelan- ta originalmente en forma dineraria, D, deviene capital al presentarse al final como valor valorizado en forma dineraria, D’. Pero, como el cambio del valor del dinero que resulta de su circulación no puede surgir del dinero puesto que éste por sí mismo no puede generar más dinero, se argumenta que este cambio sólo puede surgir de la condición sine qua non de la producción del capital: la explotación del trabajo vivo en cuanto la fuente del valor y del plusvalor. De aquí resulta que el plusvalor se presenta como el fundamento de la transfor- mación del valor en forma dineraria en capital y, por lo tanto, de la creación de más dinero. Las diferentes funciones que el valor de capital cumple cuando se encuentra en su estado dinerario son presentadas en el tercer momento –el cual corresponde al proceso de la circulación del capital que Marx desarrolla en el tomo II de El capital–. Siguiendo la idea de Marx de que cuando el valor de capital reviste la forma de dinero éste sólo puede funcionar como dinero, cuyas funciones se convierten en funciones del capital por el papel que cumplen en

ción del capital. En el segundo momento se presentan las determinaciones del devenir lógico del capital

35

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS En el capítulo “Dinero y capital en general”, Mario L.
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS En el capítulo “Dinero y capital en general”, Mario L.
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS En el capítulo “Dinero y capital en general”, Mario L.
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... su movimiento de circulación, se exponen
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... su movimiento de circulación, se exponen
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... su movimiento de circulación, se exponen

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

su movimiento de circulación, se exponen con detalle las diferentes funciones

 

dinerarias que el valor de capital cumple en las diferentes metamorfosis que

éste experimenta a lo largo del ciclo de capital-dinerario, D–M

....

incluyendo las que conforman el proceso de circulación que une dos periodos consecutivos de este ciclo bajo la reproducción simple. Cabe señalar que en el cumplimiento de una misma relación el dinero puede funcionar como forma dineraria de capital y, sea al mismo tiempo o separada en el tiempo, como di- nero, cuando toma la forma dineraria de ingreso o de gasto de ingreso. Esto permite distinguir el dinero como capital (o capital como dinero) del dinero como dinero; una distinción que no se encuentra en ninguna de las otras teorías económicas. Considerando que la presentación del capital en general termina, en el tomo III de El capital, con la posición de los muchos capitales en cuanto capitales industriales socialmente existentes por mediación de la com- petencia, en el cuarto momento se argumenta que es por medio de esta posi- ción que las formas dinerarias de los precios de producción de las mercancías determinan, cualitativa y cuantitativamente, sus valores sociales definitivos y, en consecuencia, que las cantidades de tiempo de trabajo objetivado que ellos

 
representan sean puestas como cantidades definitivas de tiempo de trabajo abstracto socialmente medido. El trabajo de

representan sean puestas como cantidades definitivas de tiempo de trabajo abstracto socialmente medido. El trabajo de Riccardo Bellofiore “Los aspectos monetarios del proceso ca- pitalista en el sistema marxista: una investigación desde el punto de vista de la teoría del circuito monetario” propone una reconstrucción de la teoría del valor y del plusvalor basada en el trabajo abstracto como una teoría de la explotación en Marx que denomina de teoría monetaria de la producción, en la cual el ciclo del capital dinerario (expuesto por Marx en el tomo II de El capital) es releído, si- guiendo la teoría del circuito monetario y la teoría monetaria heterodoxa contem- poránea, como un circuito dinerario en el que, en su fase inicial, el dinero que se adelanta como capital es creado ex nihilo por los bancos y sirve para financiar la compra de fuerza de trabajo que consume en el proceso productivo y, en la fase final, los trabajadores escogen libremente cómo dividir su ingreso monetario en- tre consumo y ahorro. El circuito monetario se cierra o no dependiendo de si la financiación inicial es completa o parcialmente recuperada por las firmas: en el primer caso, ésta refluye en su totalidad a los bancos y de esta manera se destruye el dinero originalmente creado; en el segundo caso, debido a que algunos flujos del ahorro son retenidos como balances líquidos y, por lo tanto, como reservas

representan sean puestas como cantidades definitivas de tiempo de trabajo abstracto socialmente medido. El trabajo de

36

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... su movimiento de circulación, se exponen
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... su movimiento de circulación, se exponen
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... su movimiento de circulación, se exponen
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de valor, el balance neto se refleja en la deuda
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de valor, el balance neto se refleja en la deuda
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de valor, el balance neto se refleja en la deuda

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

de valor, el balance neto se refleja en la deuda de las firmas aún no rembolsada a los bancos. Con base en esto, el autor sostiene que la financiación a la produc- ción tiene las siguientes implicaciones: a) que sólo en cuanto que la financiación valida ex ante al trabajo vivo como trabajo abstracto latente la teoría del valor trabajo de Marx como una teoría de la explotación puede ser re-establecida; b) lo anterior implica necesariamente una teoría no-mercancía del dinero puesto que el dinero es un símbolo institucional del trabajo abstracto; c) que, entendida como el poder adquisitivo inicial, la financiación determina la estructura real de la economía y la acumulación de capital, y d) que los préstamos originan los depósitos y no a la inversa, elemento retomado de la perspectiva postkeynesiana y que es crítico de otras teorías. En este contexto, Bellofiore argumenta que la teoría de la competencia dinámica de Marx es incompleta si no se introduce el papel de los bancos en la financiación de la innovación, elemento de inspiración schumpeteriana. Finalmente, al examinar la presentación del capital bancario y crediticio de Marx en el tomo III de El capital, Bellofiore sostiene que Marx considera básicamente a los bancos como intermediarios financieros y que, aun- que sigue prisionero de la primacía del dinero como mercancía, reconoce que el

papel de éste es fundamental durante las crisis monetarias. En “Hacia una teoría marxista del dinero

papel de éste es fundamental durante las crisis monetarias. En “Hacia una teoría marxista del dinero mundial”, Tony Smith critica me- todológica y conceptualmente la propuesta postkeynesiana de Paul Davidson según la cual, a partir de una nueva forma de dinero mundial –la unidad mo- netaria internacional de compensación–, es posible alcanzar el pleno empleo a nivel mundial, mejorar la distribución del ingreso, evitar los desequilibrios co- merciales y financieros y, por tanto, estabilizar la estructura económica interna- cional, así como de incentivar las capacidades productivas y reducir la carga de interés de los países que se encuentren en una situación deficitaria en su cuenta corriente y enfrenten elevadas obligaciones financieras. Smith argumenta que la falla básica en el argumento de Davidson radica en que éste no entiende el objetivo del sistema capitalista, es decir, la valorización del valor y la ganancia y, por ello, piensa que este sistema debe ser diseñado para lograr la satisfacción de los deseos y necesidades humanos. De ahí que postule teóricamente un dinero mundial que no se corresponde con las relaciones sociales que definen al capi- talismo, esto es, a que no atiende a las relaciones de valor, a la relación capital/ trabajo asalariado, a las relaciones inter-capitales, a las relaciones inter-estados y a las relaciones que constituyen el mercado mundial. Por lo tanto, el dinero

papel de éste es fundamental durante las crisis monetarias. En “Hacia una teoría marxista del dinero

37

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de valor, el balance neto se refleja en la deuda
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de valor, el balance neto se refleja en la deuda
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS de valor, el balance neto se refleja en la deuda
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... mundial que propone el autor postkeynesiano
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... mundial que propone el autor postkeynesiano
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... mundial que propone el autor postkeynesiano

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

mundial que propone el autor postkeynesiano es, desde el punto de vista mar- xista, una propuesta totalmente incoherente. La ausencia del concepto de capi- tal en la estructura analítica de Davidson explica este hecho.Finalmente, como contrapropuesta, Smith ofrece una revisión de las características del concepto marxista de dinero mundial. En el trabajo “Tipo de cambio y transferencia de valor: análisis a partir de la apropiación de renta de la tierra petrolera en Venezuela” de Juan Kornblihtt, se parte de analizar el tipo de cambio como la expresión de la capacidad de compra de diferentes economías. En este sentido, se establece la existencia de una pari- dad cambiaria expresada en diferentes monedas que corresponde a la capacidad de los capitales de cada país de valorizarse, sobre la base de que el consumo es expresión de dicha capacidad. La explicación de la paridad de compra en función de la capacidad de valorizarse de cada capital permite analizar las eco- nomías nacionales y su expresión monetaria no en función de supuestos teóricos sino de su realidad concreta. La moneda puede expresar una capacidad de compra por encima o por debajo de su paridad en función de la existencia de ganancias extraordinarias provenientes de fuera del espacio nacional. Dicha

capacidad puede modificarse en términos de una sobre o una subvaluación de la moneda, lo cual

capacidad puede modificarse en términos de una sobre o una subvaluación de la moneda, lo cual redunda en transferencias desde sectores que pierden parte de sus ganancias extraordinarias en la mediación cambiaria y otros que ganan con base en ella. El estudio concreto que se propone en este artículo se basa en el análisis en función de la metodología llamada “paridad de poder adquisitivo relativo” (metodología utilizada por Bernard Mommer y por Juan Iñigo Carrera, entre otros) la evolución del tipo de cambio en Venezuela y su tendencia a la sobrevaluación como mecanismo de transferencia de renta de la tierra desde el terrateniente (en este caso el Estado) hacia el capital importador y hacia el que fuga capital hacia el extranjero. En particular se analizan los últi- mos años del chavismo durante los cuales este mecanismo y un tipo de cambio paralelo fueron los principales mecanismos de apropiación de la renta petrolera por el sector privado. Este análisis de la moneda nacional como expresión de la capacidad de los capitales de valorizarse y como mecanismo de transferencia de renta de la tierra –u otro tipo de ganancias extraordinarias– permitirá abordar discusiones con autores marxistas –en particular los que siguen la tradición de Anwar Shaikh– que parten del supuesto teórico de un ajuste del tipo de cambio real a la productividad relativa (o los costos laborales unitarios) entre los capi-

capacidad puede modificarse en términos de una sobre o una subvaluación de la moneda, lo cual

38

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... mundial que propone el autor postkeynesiano
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... mundial que propone el autor postkeynesiano
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... mundial que propone el autor postkeynesiano
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS tales rectores de los países sin tomar en cuenta la
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS tales rectores de los países sin tomar en cuenta la
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS tales rectores de los países sin tomar en cuenta la

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS

tales rectores de los países sin tomar en cuenta la existencia de posibles fuentes de ganancias extraordinarias que alteren dicha relación. En este sentido, se remarca el abandono del análisis concreto de la valorización de los capitales como lo que rige el desarrollo de la acumulación de capital a nivel nacional, y por lo tanto de su moneda, por una mirada centrada en la productividad, como si la producción fuese ordenada en función directa de los aportes de cada sector al producto general, o en el supuesto de la igualación de la tasa de ganancia sin analizar en términos específicos las economías nacionales bajo estudio.

Bibliografía

De Brunhoff, S. (1976), Marx on Money, Nueva York, Urizen. Duménil, G., y D. Lévy (2014), La grande bifurcation. En finir avec le néolibé- ralisme, París, La Découverte. Escorcia Romo, R., y M. L. Robles Báez (2015), El tableau économique de François Quesnay y los esquemas de la reproducción del capital de Karl Marx. Antecedentes

fundamentales de la macroeconomía y de la matriz insumo-producto , México, Di- visión de Ciencias Sociales

fundamentales de la macroeconomía y de la matriz insumo-producto, México, Di- visión de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco. Fineschi, R. (2014), “On Hegel’s Methodological Legacy in Marx”, en F. Mo- seley y T. Smith (eds.), Marx’s Capital and Hegel’s Logic. A Reexamination, Leiden / Boston, Brill. Itoh, M., y C. Lapavitsas (1998), Political Economy of Money and Finance, Lon- dres / Nueva York, Macmillan Press / St. Martin’s. Keynes, J. M. (2006[1936]), Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, México, Fondo de Cultura Económica. Marx, Karl, K.I.1 (1986), Outlines of the Critique of Political Economy (Rough Draft of 1857-58), en Marx y Engels, Collected Works, vol. 28, Londres, Lawrence & Wishart. Minsky, H. (1988), “Money Manager Capitalism, Fiscal Independence and International Monetary Reconstruction”, texto presentado como conferen- cia en The Relationship Between International Economic Activity (Trade and Employment) and International Monetary Reconstruction, Castle Szi- rak, Hungary, 25-26 de agosto.

fundamentales de la macroeconomía y de la matriz insumo-producto , México, Di- visión de Ciencias Sociales

39

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS tales rectores de los países sin tomar en cuenta la
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS tales rectores de los países sin tomar en cuenta la
INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE LOS CAPÍTULOS tales rectores de los países sin tomar en cuenta la
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Moseley, F. (ed.) (2005), Marx’s Theory
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Moseley, F. (ed.) (2005), Marx’s Theory
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Moseley, F. (ed.) (2005), Marx’s Theory

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

 

Moseley, F. (ed.) (2005), Marx’s Theory of Money. Modern Appraisals, Nueva York, Palgrave Macmillan. Nelson, A. (1999), Marx’s Concept of Money, Londres / Nueva York, Routledge.

 
 
 

(2005), “Marx’s Objections to Credit Theories of Money”, en F. Moseley (ed.), Marx’s Theory of Money. Modern Appraisals, Nueva York, Palgrave Macmillan. Reuten, G. (2014), “An Outline of the Systematic-Diaectical Method: Scien- tific and Political Significance”, en F. Moseley y T. Smith (eds.), Marx’s Capital and Hegel’s Logic. A Reexamination, Leiden / Boston, Brill. Ricardo, D. (1987 [1817]), Principios de economía política y tributación, México, Fondo de Cultura Económica. Roth, Regina (2009), “Karl Marx’s Original Manuscripts in the Marx-Engels Gesamtausgabe (MEGA): A nother View on Capital”, en R. Bellofiore y R. Fi- neschi (eds.), Re-reading Marx. New Perspectives after the Critical Edition, Ba- singstoke / Nueva York, Palgrave / Macmillan.

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Moseley, F. (ed.) (2005), Marx’s Theory
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Moseley, F. (ed.) (2005), Marx’s Theory
 

40

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Moseley, F. (ed.) (2005), Marx’s Theory
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Moseley, F. (ed.) (2005), Marx’s Theory
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Moseley, F. (ed.) (2005), Marx’s Theory
Valor y dinero Christopher J. Arthur La teoría de la forma-valor está inspirada en general en
Valor y dinero Christopher J. Arthur La teoría de la forma-valor está inspirada en general en
Valor y dinero Christopher J. Arthur La teoría de la forma-valor está inspirada en general en

Valor y dinero

Christopher J. Arthur

La teoría de la forma-valor está inspirada en general en el énfasis de Marx sobre la importancia del valor como una forma social y de su crítica a la economía polí- tica clásica por descuidar este aspecto de ella. En estas notas intento desmostrar que la aplicación de este enfoque de manera rigurosa y consistente conduce a una reconstrucción del capital. Este capítulo no es, pues, concebido como exégesis. Mi enfoque de la “forma-valor” del dinero sostiene que el dinero no “ocul-

ta” el contenido material “real” de las relaciones económicas sino que éste es

ta” el contenido material “real” de las relaciones económicas sino que éste es

ta” el contenido material “real” de las relaciones económicas sino que éste es

esencial para las relaciones de valor, no es meramente la forma en que una ma- teria subyacente se expresa. Esta perspectiva contrasta con aquella según la cual el dinero es importante solamente como un numerario. Argumento que sólo el dinero hace actual al valor; después, investigo el concepto de “medida del valor” porque a partir de esta función del dinero la mayoría de los teóricos marxistas se inclina a argumentar que el dinero real debe ser una mercancía. Finalmente, discuto brevemente la determinación de la magnitud del valor y del precio de producción. En mi perspectiva, las categorías de “tiempo de trabajo socialmen- te necesario”, “valor” y “precio” surgen de las interacciones sistemáticas de un todo complejo en lugar de ser presupuestas a su desarrollo.

¿Qué es valor?

A primera vista el valor puede parecer ser definible como una relación, a saber, aquélla en que una mercancía se intercambia por otras mercancías o por una mercancía estándar selecta como el oro. Pero una teoría que concibe las relacio-

[41]

Valor y dinero Christopher J. Arthur La teoría de la forma-valor está inspirada en general en
Valor y dinero Christopher J. Arthur La teoría de la forma-valor está inspirada en general en
Valor y dinero Christopher J. Arthur La teoría de la forma-valor está inspirada en general en
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... nes de intercambio como algo intrínseco
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... nes de intercambio como algo intrínseco
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... nes de intercambio como algo intrínseco

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

nes de intercambio como algo intrínseco a las mercancías debe definir el valor como el poder de retirar otras mercancías a cambio de una mercancía en virtud de esta característica intrínseca. Desde el primer punto de vista, el valor de cambio no es distinto del valor; pero desde el último punto de vista el valor que las mercancías poseen es expresado en el valor de cambio, que sirve así como su medida porque un poder sólo es conocido por sus efectos. Nótese que mi definición del valor como un “poder de intercambiabilidad” no hace referencia a lo que otorga a las mercancías ese poder ni a ninguna teo- ría de la determinación de su magnitud. Es un movimiento común que al de- sarrollarse las teorías se complemente la definición abstracta originaria con una “definición real” incorporada en el marco teórico. Por ejemplo, la neumonía ya no es definida por sus síntomas sino por la presencia de un cierto bacilo. Cuando la muerte de los legionarios presentaron síntomas de neumonía y el bacilo no se encontró en ellos, en lugar de decir que la teoría había sido refutada se dijo que los pacientes no sufrieron de neumonía. Así, las conexiones teóricas esta- blecidas entre valor y trabajo pueden cambiar nuestra definición por una en la cual sólo las mercancías producidas califican.

Se puede objetar que la referencia al trabajo debe incluirse incluso al nivel más abstracto de

Se puede objetar que la referencia al trabajo debe incluirse incluso al nivel más abstracto de la determinación del concepto de valor porque toda la proble- mática de la forma-valor surge de la división social del trabajo, con su conse- cuente contradicción de un trabajo que tiene que ser al mismo tiempo privado y social. La plausibilidad de este argumento se ve socavada por el carácter abstracto peculiar de la forma-valor misma: en la medida en que se resuelve la contradicción a través de un sistema de intercambio social que asocia los productos de productores disociados dentro de una forma universal, a saber, el valor, sobrepasa los parámetros del problema original. La forma mercancía es tan vacía de algún contenido dado que no sólo permite considerar como tales los di- versos bienes producidos por las empresas privadas, sino toda clase de materiales heterogéneos (por ejemplo, las obras de arte). El nivel más abstracto de análisis del concepto de valor es, por lo tanto, aquel en el que éste se considera como una forma pura de asociación desprovista de contenido. De aquí se desprende que debe ser posible una derivación de la forma-valor del dinero sin la referencia simultánea a la conmensuración de los trabajos. La dialéctica de la forma-valor debe tener prioridad expositiva en la medida en que tiene una cierta autonomía con respecto a la mediación de los trabajos disociados.

Se puede objetar que la referencia al trabajo debe incluirse incluso al nivel más abstracto de

42

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... nes de intercambio como algo intrínseco
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... nes de intercambio como algo intrínseco
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... nes de intercambio como algo intrínseco
VALOR Y DINERO Sin embargo, el requisito de concreción conduce a la identificación teóri- camente argumentada
VALOR Y DINERO Sin embargo, el requisito de concreción conduce a la identificación teóri- camente argumentada
VALOR Y DINERO Sin embargo, el requisito de concreción conduce a la identificación teóri- camente argumentada

VALOR Y DINERO

Sin embargo, el requisito de concreción conduce a la identificación teóri- camente argumentada de los productos del trabajo como el único contenido adecuado a la autodeterminación de la forma. En lo concerniente a los casos excluidos, tales mercancías tienen la forma de valor pero están vacías del con- tenido adecuado. Ellas tienen forma de mercancía pero sus valores de cambio no son determinados como expresiones de un contenido de valor basado en la producción capitalista.

La actualidad del valor

El dinero es necesario para que el valor esté objetivamente presente en las re- laciones de intercambio porque la actualidad del valor no puede establecerse a través de la reducción analítica de los extremos de una simple relación de inter- cambio de valor como tal. Tal movimiento logra, a lo mucho, una hipótesis no comprobada: que la forma mercancía no puede estar vacía de un contenido de- terminado. Además, la reducción analítica se basa en un contrasentido, a saber,

que un sistema de intercambio sin dinero admite relaciones de equivalencias reflexivas, simétricas y transitivas. Pero

que un sistema de intercambio sin dinero admite relaciones de equivalencias reflexivas, simétricas y transitivas. Pero en dicha red la transitividad fracasaría empíricamente a veces sí, a veces no, y numerosas oportunidades inherentes para el arbitraje estarían siempre teóricamente presentes. Estas consideracio- nes me llevan a destacar la importancia de la derivación de Marx del dinero en la sección de las formas de valor 1 (capítulo I, libro I de El capital). Si se dice que, puesto que el valor está aquí presupuesto, la única cosa en cuestión es ge- nerar su forma adecuada de aparición en el dinero, entonces respondo que “la esencia tiene que aparecer” (Hegel, 1968: 421); si no lo hace, entonces el valor carece de actualidad. El dinero puesto como la forma de equivalente universal del valor es en sí mismo directamente esencial para la actualidad del valor e indirectamente para la posición del trabajo como abstracto. Un tema recurrente a lo largo de la discusión de Marx sobre el dinero es la oposición del dinero con las mercancías. Incluso en la forma simple del valor, el “germen del dinero”, la mercancía en la forma de equivalente sólo está pre-

que un sistema de intercambio sin dinero admite relaciones de equivalencias reflexivas, simétricas y transitivas. Pero

1 Para una reconstrucción de esta derivación, véase Arthur (2004).

 

43

VALOR Y DINERO Sin embargo, el requisito de concreción conduce a la identificación teóri- camente argumentada
VALOR Y DINERO Sin embargo, el requisito de concreción conduce a la identificación teóri- camente argumentada
VALOR Y DINERO Sin embargo, el requisito de concreción conduce a la identificación teóri- camente argumentada
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sente como el material en el
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sente como el material en el
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sente como el material en el

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

sente como el material en el que el valor de la primera mercancía está dado. El oro no tiene precio; éste existe en virtud de la función formal que se le da al oro como equivalente universal. Además, en El capital Marx llega a una conclusión sorprendente si tenemos en cuenta que plantea como su punto de partida el escla- recimiento de las condiciones bajo las cuales el valor es intrínseco a las mercancías. Después de mostrar la necesidad del dinero, afirma que sin él las mercancías se presentan entre sí simplemente como valores de uso (K.I.1: 80-81, 105), y conclu- ye que cuando el oro “[f]unciona como dinero” se “lo fija como figura única del valor o única existencia adecuada del valor de cambio, frente a todas las demás mercancías en cuanto simples valores de uso” (K.I.1: 158; nótese que “figura [form] de valor” no es aquí Wertform sino Wertgestallt, refiriéndose a la forma [shape] en que se pre- senta). El dinero es “la existencia autónoma [Dasein] del valor de cambio, como mercancía absoluta [universal]” (K.I.1: 168). En la primera edición del tomo I de El capital, Marx hace una analogía muy esclarecedora para hacer transparente lo extraño de esta relación: “Es como si además y aparte de los leones, tigres, liebres y de todos los restantes animales […], existiera también el animal, la encarnación individual de todo el reino

animal” ( K.I.3 : 998). Este ejemplo es una reminiscencia de un punto señalado por Hegel:

animal” (K.I.3: 998). Este ejemplo es una reminiscencia de un punto señalado por Hegel:

animal” ( K.I.3 : 998). Este ejemplo es una reminiscencia de un punto señalado por Hegel:

El animal como tal no puede mostrarse; solamente un animal definitivo puede mos- trarse alguna vez. El animal no existe; por el contrario, esta expresión se refiere a la naturaleza universal de los animales individuales y cada animal existente es algo que es mucho más concretamente determinado, algo particularizado (Hegel, 1991 [1817]: 56).

La peculiaridad del dinero (mercancía) es que puede “mostrarse” como “la mercancía universal”. El aspecto universal que une a las mercancías se presu- pone que es el valor, y en el dinero este universal es puesto como “una cosa” aparte de ellas. Aunque las mercancías y el dinero caen en “una antítesis externa en la que aquélla representa su antítesis inmanente de valor de uso y valor” (K.I.1: 128), estos elementos no pueden realmente existir como tales, sino sólo en una rela- ción de polaridad recíproca. Las mercancías son puestas como portadoras de valor en la medida en que su realización en precios dinerarios refleja esta di- mensión sobre ellas; por el contrario, el valor no puede existir autónomamente

44

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sente como el material en el
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sente como el material en el
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... sente como el material en el
VALOR Y DINERO como dinero porque el dinero solamente prueba la realización de su poder adquisitivo
VALOR Y DINERO como dinero porque el dinero solamente prueba la realización de su poder adquisitivo
VALOR Y DINERO como dinero porque el dinero solamente prueba la realización de su poder adquisitivo

VALOR Y DINERO

como dinero porque el dinero solamente prueba la realización de su poder adquisitivo en valores de uso. Si se asume que las mercancías como tales son valores, el dinero suministra su medida común y la medida más adecuada es un numerario, una mercancía tal como el oro, que los representa; pero una representación escrita del valor tam- bién puede servir. Sin embargo, no tiene sentido presuponer que la mercancía como tal tiene valor. El valor tiene una realidad puramente social, y surge de las relaciones mercantiles. Por lo que el aspecto universal de las mercancías sólo se logra en la medida que ellas lo ponen a través de sus relaciones comunes con un equivalente general, a saber, el dinero. Esta forma de dinero no representa el “valor” presupuesto de las mercancías; por el contrario, lo presenta a ellas como su momento universal. El dinero no es una re-presentación de algo dado en las mercancías, sino la única manera de hacer presente al valor (i.e., el ser ahí [Dasein] en concreto, en lugar de una abstracción irreal); el dinero es la actua- lidad del valor. Una vez que el valor es así presentado explícitamente “para sí” (en lugar de una mera inmanencia) en el dinero, pone a las mercancías como valores “en sí mismas”.

Aunque el oro parece ser una mercancía representativa , deviene tal a través de su determinación

Aunque el oro parece ser una mercancía representativa, deviene tal a través de su determinación de forma antitética respecto de las mercancías, es excluida de ellas con el fin de presentar en forma (shape) objetiva lo que ellas deben ex- cluir de sí mismas, a saber, el supuesto contenido de valor que no pueden sacar a la luz en su propia “sustancia” (“stuff”), sino solamente en el material que se encuentra frente a ellas, el dinero. El dinero debe existir aparte de las mercan- cías con el fin de presentar una dimensión unitaria de valor para ellas. Una analogía sería que el rey tiene los poderes exclusivos por sí mismo de tal manera que tiene en su persona la soberanía nacional no sólo contra otros reinos sino contra la anarquía de sus súbditos nativos, en el supuesto de que ellos no se pueden auto-determinar. Él les presenta su unidad como otro aparte de ellos; de ahí que él no sea simplemente su representante sino su gobernante, aun cuan- do no es rey por naturaleza, sino sólo porque ellos se ponen a sí mismos como súbditos. De la misma manera, el dinero es soberano aun si originalmente es una simple mercancía. Es mucho más que una representación de la unidad de las mercancías así como un rey es más que la representación del país para el cual una figura puramente simbólica tal como “Britania” bastaría; debe actuar como rey con el fin de garantizar la unidad nacional.

Aunque el oro parece ser una mercancía representativa , deviene tal a través de su determinación

45

VALOR Y DINERO como dinero porque el dinero solamente prueba la realización de su poder adquisitivo
VALOR Y DINERO como dinero porque el dinero solamente prueba la realización de su poder adquisitivo
VALOR Y DINERO como dinero porque el dinero solamente prueba la realización de su poder adquisitivo
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero “pone la presuposición” de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero “pone la presuposición” de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero “pone la presuposición” de

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

El dinero “pone la presuposición” de que las mercancías cuentan como va- lores. Sí el papel moneda emitido por el Estado es socialmente aceptado, esta posición del valor se logra por algo que no tiene valor en sí mismo y cuyo único valor de uso es precisamente actuar como existencia independiente del valor. Sí este dinero tiene el poder de compra socialmente atribuido a él su soporte material tiene pocas consecuencias. En la circulación el papel inconvertible no “representa” (“stand for”) al oro, lo “sustituye” (“stand in for”). 2 ¿Cuál es la diferencia entre estas expresiones? El nombre en la marquesina “representa” (“stand for”) al actor, pero el suplente “sustituye” (“stand in for”) al actor. Asumen las mismas funciones reales, no sim- bólicas (incluso si carecen de la cáscara glamorosa de la “calidad de estrella”). El suplente es adecuado para el propósito de presentar el papel, no como una representación más o menos inadecuada de la “estrella”, tal como un recorte de cartón. Es un error, entonces, pensar que el papel inconvertible es una repre- sentación del “dinero real”, que es, por lo tanto, necesariamente un sustituto inadecuado de la cosa real. Éste es de hecho dinero en la medida que presenta adecuadamente el valor para sí; esto lo hace no por ser un valor representativo

de las mercancías, o por ser una representación del valor, sino por ejercer el papel de

de las mercancías, o por ser una representación del valor, sino por ejercer el papel de la presencia del valor. “Sustituye” (“stands in for”) al oro funcionalmente en lugar de ser una representación del oro reemplazándolo (“standing for it”).

de las mercancías, o por ser una representación del valor, sino por ejercer el papel de

La medida del valor

Mientras que Marx permite que el Estado puede reemplazar al oro por papel en su función como moneda, insiste que la mercancía dinero no puede ser rem- plazada en su función de medida del valor aunque puede funcionar como tal “idealmente”, es decir en su ausencia (K.I.1: 156-157, nota 84; 158). Enfoco esta cuestión en dos etapas: el primer nivel es el naturalismo; el segundo la diferencia que plantea la teoría de la forma-valor.

2 Esta distinción entre “representar” (“stand for”) y “sustituir” (“stand in for”) me fue indicada por Joan Safran.

46

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero “pone la presuposición” de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero “pone la presuposición” de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero “pone la presuposición” de
VALOR Y DINERO En cuanto al naturalismo, en la física se distinguen tres tipos de medidas.
VALOR Y DINERO En cuanto al naturalismo, en la física se distinguen tres tipos de medidas.
VALOR Y DINERO En cuanto al naturalismo, en la física se distinguen tres tipos de medidas.

VALOR Y DINERO

En cuanto al naturalismo, en la física se distinguen tres tipos de medidas. La primera es la medida comparativa inmediata. Los ejemplos incluyen una barra de equilibrio (beam balance) y una regla. Aquí la medida comparte la mis- ma dimensión inherente con las medidas de peso y extensión. Podemos hacer comparaciones (más grande, más pequeño, igual) y podemos fijar un gramo estándar y un metro para servir de numerario. De aquí que la medida inme- diata es posible porque ambas cosas (la medida y lo medido) son de la misma dimensión y esta propiedad es algo que ellos “tienen” antes [prior] de la con- mensuración y permite medirse por medio de la comparación inmediata. En segundo lugar, tenemos una medida indirecta. Los ejemplos incluyen a una balanza elástica (spring balance) y un termómetro de mercurio. Aquí la me- dida es de extensión (la elasticidad extendida, la columna de mercurio amplia- da), lo que es ajeno a lo que es medido, a saber, una fuerza y la vibración de las moléculas. Tenemos una teoría de la determinación que nos permite traducir hacia atrás. Estos casos difieren en que el termómetro es una medida indirecta externa de calor y lo mensurable “real” es casi inobservable. La balanza elástica (spring balance) es más directa; equiparamos diferentes tipos de fuerza (y pode-

mos establecer el peso directamente como en el caso anterior). En tercer lugar, algunas dimensiones son

mos establecer el peso directamente como en el caso anterior). En tercer lugar, algunas dimensiones son de “fondo” (“rock bottom”) (por ejemplo, la extensión y la masa), pero otras son complejas (por ejemplo, el trabajo). El trabajo es una función de la fuerza en movimiento a través de la distancia en un tiempo, y si podemos medir esas tres dimensiones podemos calcular la magnitud de las unidades de trabajo. Supongamos que podemos aplicar todo esto al valor definido como el po- der de intercambio que poseen las mercancías. Hay una medida inmediata del valor en el dinero mercancía. Esto es distinto de los determinantes del valor, pero si tenemos una teoría que determina la magnitud inmanente del valor por aquélla del tiempo de trabajo el valor puede ser medido por cálculo. Bajo tal perspectiva naturalista, se puede decir que el tiempo de trabajo es una medida inmanente indirecta del valor y que el dinero es una medida externa indirecta del trabajo. Permítasenos ahora retornar al impacto de la teoría de la forma de valor so- bre el esquema anterior. La linealidad implícita en este esquema debe ser rem- plazada por un concepto de los intercambios de medida y de lo mensurable.

mos establecer el peso directamente como en el caso anterior). En tercer lugar, algunas dimensiones son

47

VALOR Y DINERO En cuanto al naturalismo, en la física se distinguen tres tipos de medidas.
VALOR Y DINERO En cuanto al naturalismo, en la física se distinguen tres tipos de medidas.
VALOR Y DINERO En cuanto al naturalismo, en la física se distinguen tres tipos de medidas.
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero no simplemente suministra un
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero no simplemente suministra un
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero no simplemente suministra un

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

El dinero no simplemente suministra un estándar de comparación para las mercancías ya insertadas en la dimensión del valor; el dinero constituye la di- mensión de valor. A primera vista, uno puede pensar que es el campo del inter- cambio lo que constituye la dimensión del valor, igual que un campo gravita- cional lleva a las masas a una dimensión de peso. La mercancía no tiene valor aisladamente sino que cuando actúa en el mercado adquiere esta propiedad (el poder de sacar otras mercancías del intercambio) en proporción a su tiempo de trabajo socialmente necesario, y esto se expresa en sus relaciones con otras mer- cancías de acuerdo estrictamente con la lógica de la equivalencia. El problema con esto no es simplemente la falta de un numerario, que sería necesario en la práctica del arbitraje. El problema es ontológico pues los intercambios discre- tos sólo establecen un laberinto incoherente de espacios moleculares de valor que no tienen ninguna relación necesaria entre sí. Habría una mezcla caótica de “valores” de cambio transitorios pero no un espacio homogéneo de valor que las integre en un universo común. (En la innovación de la perspectiva pic- tórica, el punto de origen no está en la pintura sino que tiene que ser postulado para hacer que la imagen represente coherentemente la “profundidad”. De la

misma manera el dinero hace coherente la dimensión del valor). En términos kantianos, el dinero logra

misma manera el dinero hace coherente la dimensión del valor). En términos kantianos, el dinero logra la unidad sintética de los diversos valores al situar a las mercancías en una relación común desde un solo punto de vista sobre ellas que todavía no está entre ellas. La forma monetaria es la condición de posibili- dad de una esfera unitaria de las relaciones de valor. Como un punto de vista sobre las mercancías, el dinero mercancía debe ser excluido de esta esfera y no tener ningún precio. Si esto es así, entonces en principio un dinero no-mercan- cía podría lograr este acto de síntesis trascendentalmente necesario. En un paradigma naturalista, la medida es una intervención en dimen- siones y relaciones de determinación ya constituidas, sea a través de una comparación inmanente o de una indirecta. Pero en el caso de una sustancia puramente social, el valor, es la práctica social de conmensuración en el in- tercambio lo que pone lo que está presupuesto en tal medida: una dimensión homogénea de valor. El dinero sirve al mismo tiempo como la encarnación de lo medible (el valor) y el estándar de la medida (un dólar). El dinero no es, por lo tanto, una medida del valor sino que hace al valor una entidad medible como es medible la forma de valor. No es que las mercancías mismas tengan una dimensión de valor común que posteriormente les da una métrica por el

misma manera el dinero hace coherente la dimensión del valor). En términos kantianos, el dinero logra

48

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero no simplemente suministra un
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero no simplemente suministra un
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... El dinero no simplemente suministra un
VALOR Y DINERO dinero. Nuestra práctica de fijación de los precios de las mercancías crea esta
VALOR Y DINERO dinero. Nuestra práctica de fijación de los precios de las mercancías crea esta
VALOR Y DINERO dinero. Nuestra práctica de fijación de los precios de las mercancías crea esta

VALOR Y DINERO

dinero. Nuestra práctica de fijación de los precios de las mercancías crea esta dimensión de valor idealmente. Es sólo a través de la mediación del dinero que pueden ser aseguradas tales otras dimensiones sociales de las mercancías como representantes del trabajo abstracto socialmente necesario. Hemos visto que la medida indirecta es posible si hay una relación entre lo que queremos medir y alguna otra entidad medible; desde el momento en que la práctica social actúa de tal manera que hace del papel moneda una función determinante del valor, tal medida es adecuada a los valores relativos de las mer- cancías tal como una balanza (spring balance) mide pesos aun cuando los resortes (springs) no sean pesados. 3 Si estamos buscando algo que mida el valor definido como un poder de intercambio, entonces algo que es sólo eso, es decir que tiene intercambiabilidad inmediata, es una forma de medida perfecta, y si el dinero legal (fiat) tiene tal aceptación social, es una medida adecuada sin importar el hecho de que no tenga trabajo incorporado. Desde el momento en que tal dinero

 

valida a las mercancías y por lo tanto al trabajo, ¿qué otra medida se requiere? Sin embargo, ¿el valor del dinero mismo no requiere de una medida? En esto

la visión de Marx es defectuosa. Él dice: “[ ] la expresión relativa desplegada

la visión de Marx es defectuosa. Él dice: “[

]

la expresión relativa desplegada

la visión de Marx es defectuosa. Él dice: “[ ] la expresión relativa desplegada

del valor, o la serie infinita de expresiones relativas del valor, se torna en la forma específicamente relativa de valor de la mercancía dineraria… Léanse al revés las cotizaciones de una lista de precios y se encontrará la magnitud del valor del dinero representada en todas las mercancías” (K.I.1: 116). Pero esto pasa por alto dos circunstancias interesantes. Primera: el propósi- to puntual de la forma de valor es permitir a una mercancía expresar su valor en otra porque no puede expresar su valor en su propio cuerpo natural. Sin embar- go, el dinero realmente encarna valor en sí mismo porque fija una peculiaridad

de la forma de equivalente, a saber, que su valor de uso cuenta como valor. No tiene necesidad entonces de medir su valor en alguna otra mercancía. Como la encarnación de valor, lo que el dinero expresa en su relación con otras mercan-

3 Si surge la incertidumbre sobre la relación del dinero con los determinantes de valor habrá perturbaciones monetarias (por ejemplo, aquellos que resultan de las importaciones desde el Nuevo Mundo) o de plano el colapso de la moneda (por ejemplo, la hiperinflación del papel moneda).

 

49

VALOR Y DINERO dinero. Nuestra práctica de fijación de los precios de las mercancías crea esta
VALOR Y DINERO dinero. Nuestra práctica de fijación de los precios de las mercancías crea esta
VALOR Y DINERO dinero. Nuestra práctica de fijación de los precios de las mercancías crea esta
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... cías es su encarnación de poder
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... cías es su encarnación de poder
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... cías es su encarnación de poder

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

cías es su encarnación de poder de compra. En efecto, Marx regresa el dinero al escueto estatus de mercancía oro, con lo que éste pierde la forma peculiar que tiene como dinero. Segunda: la forma relativa desplegada del valor no es en ningún caso una expresión adecuada de valor, precisamente porque no tiene unidad. Cada equi- valente particular es inconmensurable con los otros. Ellos pueden ser unifica- dos por la fuerza sólo mediante la asignación de un peso arbitrario a cada uno en la construcción de un índice. Si seleccionan tales pesos sobre la base de una canasta de consumo “normal”, se demuestra con toda claridad que la conside- ración del valor de uso tiene hegemonía. Ésta es una forma de trueque, no una forma adecuada del valor.

La fuente del valor

Hasta ahora, en la discusión de la definición y la medida del valor no he encon- trado necesario recurrir a una teoría de la fuente y la magnitud del valor. Ahora

me enfoco a estos temas. Aquí asumo la teoría de la determinación del valor por el

me enfoco a estos temas. Aquí asumo la teoría de la determinación del valor por el trabajo de Marx. Pero si el trabajo es la fuente del valor lo que determina su magnitud no es en sí mismo valor. Una vez que la teoría ha concretado el concepto de “valor” lo suficiente como para reconocer su origen como uno de los momentos del valor mismo, entonces el valor se convierte en un concepto triple: la fuente del valor es el trabajo, pero el valor debe expresarse a sí mismo en el valor de cambio. El valor, no el trabajo, es lo que subyace al valor de cambio, pero el trabajo es la fuente del valor y determina su magnitud medida en dinero. Es común afirmar que la medida inmediata del valor es el tiempo de trabajo. Por ejemplo, Ricardo confunde la búsqueda de la fuente del valor con la búsque- da de una medida del valor; de ahí que transfiera ilegítimamente la medida de la fuente a la del resultado. Sin embargo, si el valor debía ser medido en tiempo de trabajo, entonces la tesis sustantiva (o la propuesta teórica central) de que la mag- nitud del valor es determinada por el tiempo socialmente necesario se reduce a una tautología sin fundamento: el tiempo de trabajo es determinado por el tiem- po de trabajo. Por lo tanto, no carece de importancia que una vez que Marx desarrolla la forma precio invariablemente los valores se dan en cantidades de

me enfoco a estos temas. Aquí asumo la teoría de la determinación del valor por el

50

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... cías es su encarnación de poder
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... cías es su encarnación de poder
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... cías es su encarnación de poder
VALOR Y DINERO dinero y nunca en tiempos de trabajo. Así a lo largo de los
VALOR Y DINERO dinero y nunca en tiempos de trabajo. Así a lo largo de los
VALOR Y DINERO dinero y nunca en tiempos de trabajo. Así a lo largo de los

VALOR Y DINERO

dinero y nunca en tiempos de trabajo. Así a lo largo de los tres volúmenes de El capital el valor está dado en términos de libras esterlinas, chelines o peniques. 4 La afirmación más interesante que se considera aquí es que el valor y el tra- bajo están ligados inseparablemente en el centro de la teoría de Marx a través una “definición real”: la “sustancia” del valor es trabajo objetivado tal como el agua consiste en moléculas de H 2 O. Pero aunque esto se aceptara, la distinción dimensional es todavía esencial: el trabajo es una actividad que toma tiempo y el valor es un poder de intercambio medido en dinero. Esto se sostiene por la analogía que acaba de ser mencionada. El agua aparece como un fluido ho- mogéneo, continuo, divisible y apropiadamente medido por su volumen (por ejemplo, litros). Como H 2 O, el agua es un agregado discontinuo de moléculas discretas medidas por su número. Dada la misma temperatura y presión, dos muestras de agua que tienen el mismo volumen estarán “hechas por” el mis- mo número de moléculas. Pero el volumen y el número permanecen medidas completamente diferentes. Podríamos –artificialmente– hablar de un litro de H 2 O. Podríamos igualmente hablar artificialmente de la riqueza de un dólar de trabajo objetivado. Pero la medida inmediata del trabajo es tiempo y la del

valor es el dinero. Un lugar donde Marx funde la determinación de la magnitud del valor

valor es el dinero. Un lugar donde Marx funde la determinación de la magnitud del valor con la de darle una medida es cuando habla de una “medida interna” denominada en tiempo de trabajo, contrastándola con la medida “externa” en dinero (K.I.1:

valor es el dinero. Un lugar donde Marx funde la determinación de la magnitud del valor

115). Sin embargo, estrictamente hablando, esto no hace ningún sentido por- que los valores son siempre determinados por la relación de tiempos de trabajo entre sí, de tal manera que, por ejemplo, seis horas no es ninguna clase de medida del valor a menos que se correlacionen con otros tiempos de trabajo, sea con aquéllos en la misma rama o con aquéllos en otras ramas. Hablando de medida inmanente, aquí –en lugar de determinación inmanente– Marx intro- duce una confusión de categorías entre la fuente y la medida del valor.

4 Esto ha sido frecuentemente señalado por Fred Moseley quien también llama la atención sobre la relevancia de este punto en la contextualización del procedimiento de la transformación.

51

VALOR Y DINERO dinero y nunca en tiempos de trabajo. Así a lo largo de los
VALOR Y DINERO dinero y nunca en tiempos de trabajo. Así a lo largo de los
VALOR Y DINERO dinero y nunca en tiempos de trabajo. Así a lo largo de los
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... La magnitud el valor Antes de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... La magnitud el valor Antes de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... La magnitud el valor Antes de

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

La magnitud el valor

Antes de discutir la determinación de la magnitud del valor bajo la perspec- tiva teórica de la forma-valor, debemos despejar del camino una concepción de determinación frecuente basada en la noción de “producción” con todas las metáforas físicas asociadas a ella. Se dice que tal como el trabajo concreto produce valores de uso, de la misma manera el trabajo abstracto produce valor. Creo que esta manera de pensar es totalmente inútil. El valor no es una cosa material, por lo que no puede producírselo de forma ordinaria. La mercancía es producida por el trabajo; entonces, cuando se lo valida a través de la venta como un soporte de valor, el trabajo social objetivado en ella cuenta como abs- tracto. Pero no hay dos trabajos diferentes y dos productos distintos; hay un trabajo y un producto pero, sobre este hecho material, un hecho ideal es puesto por el dinero, a saber, que el producto es socialmente conocido como valor y su fuente conocida como trabajo abstracto. ¿Qué hay de la afirmación de Marx de que “un bien […] sólo tiene valor porque en él está objetivado […] trabajo abstractamente humano” (K.I.1: 47).

Aquí tenemos en juego formas socialmente constituidas, de modo tal que el trabajo se pone como

Aquí tenemos en juego formas socialmente constituidas, de modo tal que el trabajo se pone como abstracto por la práctica del intercambio, e igualmente la mercancía se pone como valor. El trabajo, considerado en este contexto como una actividad abstracta, pone su “objetividad” en el valor. Pero la objetividad del valor no es una cosa material sino que es el reconocimiento social del resul- tado del trabajo en cuanto resultado, no en cuanto artículo útil. Como tal, éste es inmediatamente una objetividad espectral, una gota congelada del trabajo humano indiferenciado consustancial con el producto en cuanto valor de uso. Pero la objetividad de las mercancías como valores aparece en forma fenomé- nica cuando, como dinero, aparece como cosa. ¿En qué momento esta determinación del trabajo abstracto surge primera- mente? Existe cierta confusión sobre esto porque Marx trata imprudentemente los determinantes del valor en el contexto de las formas de la circulación simple; él debería haber pospuesto la cuestión hasta el momento en que la producción se situara en la contexto de la relación del capital. Tal como se encuentra, la exposición de Marx da origen a la visión errónea de que la forma de valor y las categorías asociadas a ella tales como el trabajo abstracto resultan de la abstrac- ción llevada a cabo sólo a través del intercambio, como si la producción fuera

Aquí tenemos en juego formas socialmente constituidas, de modo tal que el trabajo se pone como

52

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... La magnitud el valor Antes de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... La magnitud el valor Antes de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... La magnitud el valor Antes de
VALOR Y DINERO un proceso material puramente asocial. Una vez que la producción se entien- de
VALOR Y DINERO un proceso material puramente asocial. Una vez que la producción se entien- de
VALOR Y DINERO un proceso material puramente asocial. Una vez que la producción se entien- de

VALOR Y DINERO

un proceso material puramente asocial. Una vez que la producción se entien- de como la producción capitalista, tal dicotomía de producción e intercambio puede verse como inadecuada. La producción capitalista es en sí misma for- madora de valor. Los medios de producción ya tienen una forma de valor (el así llamado “capital constante”); el trabajo aparece como trabajo asalariado esto es, trabajo alienado sistemáticamente del producto inmediato tal que asegura la valorización del capital. Desde este punto de vista, el capital trata a todos los trabajos como trabajos igualmente disponibles para ser explotados. Así, el trabajo es ya considerado como abstracto en la producción y no sólo cuando está cosificado en la mercancía. La cuestión que finalmente debe ser considerada es la del determinante de la magnitud del valor medida en dinero. Si es cierto que en la raíz de las magnitudes del valor subyace algo dado a la forma de valor antes de su ser formado como valor, es decir los gastos reales de trabajos (concretos), es igual- mente cierto que estos tiempos son completamente transformados y traducidos en magnitudes ideales de tiempos de trabajo (abstracto) socialmente imputados como resultado de la determinación de forma de la producción material por la

competencia capitalista. Permítasenos enumerar algunas de las razones de que el tiempo de trabajo no aparezca

competencia capitalista. Permítasenos enumerar algunas de las razones de que el tiempo de trabajo no aparezca en forma lineal en el valor del producto: la empresa puede tener un número anormal de trabajadores “perezosos” (mejor, recalcitrantes) cuyos trabajos deben ser descontados, de tal manera que N horas de trabajos reales cuentan lo mismo que N-X horas de trabajo socialmente necesario. Por otro lado, la empresa puede estar utilizando técnicas atrasadas, de manera que in- cluso los trabajadores mejor dispuestos producen menos artículos que la mis- ma mano de obra podría producir en una fábrica estándar, por lo que, una vez más, estos trabajos reales tienen que ser descontados. Un cambio brusco de los métodos de producción puede reducir el tiempo necesario para reproducir tales mercancías por debajo de las de los stocks todavía existentes, así que és- tas se desvalorizan y el efecto es igual a la del caso anterior. Por lo tanto, una secuencia causal lineal no aplica en el caso individual, pero tampoco aplica cuando se asume que el valor está determinado por el tiempo de trabajo so- cialmente necesario. Este tiempo no tiene sentido hasta que se pone en relación con aquellos establecidos en la producción de otros tipos de mercancías. El peso de un producto no depende de los pesos cambiantes de los demás, pero su

competencia capitalista. Permítasenos enumerar algunas de las razones de que el tiempo de trabajo no aparezca

53

VALOR Y DINERO un proceso material puramente asocial. Una vez que la producción se entien- de
VALOR Y DINERO un proceso material puramente asocial. Una vez que la producción se entien- de
VALOR Y DINERO un proceso material puramente asocial. Una vez que la producción se entien- de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... valor está relacionado con las condiciones
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... valor está relacionado con las condiciones
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... valor está relacionado con las condiciones

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

valor está relacionado con las condiciones de producción de otros productos. Es cierto que los tiempos reales de trabajo son un contexto determinado para la formación del tiempo de trabajo socialmente necesario, y que éste, a su vez, es un contexto determinado para la determinación de las magnitudes de los valores, pero la forma de valor es tal que lo que cuenta socialmente resulta de la “causalidad sistemática”; los valores de las mercancías se co-determinan, no se producen uno por uno. (Si se acepta que el trabajo es la única fuente del valor, aquella de la cual el capital crea valor, se sigue que los fenómenos puramente de mercado introducen una distinción entre precio y valor, o, dado que el valor siempre se expresa como un precio, entre un precio que refleja una forma esen- cial de valor y los precios que están sujetos a contingencias que surgen fuera de la forma de producción capitalista misma.) Para mi enfoque de la forma-valor, la magnitud de valor es determinante sólo en la medida en que la forma de la competencia capitalista misma reco- noce al trabajo como contando abstractamente y como medido por el tiempo. La determinación de la magnitud del valor por el tiempo de trabajo se obtiene únicamente bajo la condición de que el tiempo de trabajo sólo cuenta en la

medida en que se determina sistemáticamente como necesario. Más aun, sólo la competencia capitalista hace del

medida en que se determina sistemáticamente como necesario. Más aun, sólo la competencia capitalista hace del “tiempo de trabajo socialmente necesario” una realidad. Existe un universo de diferencia entre el campesino que dice que “el tiempo no cuesta nada” y el adagio capitalista de que “el tiempo es dinero”. Es importante distinguir la cuestión cualitativa de la constitución del tra- bajo como trabajo abstracto de la cuestión cuantitativa de la determinación del tiempo de trabajo socialmente necesario. La primera tiene ciertas precondicio- nes (principalmente la flexibilidad del trabajo), es una forma puramente social, el resultado de la inscripción del producto en la forma-valor y la actualidad del valor en el dinero. Por su parte, la última, mientras que en sí misma presupone la realidad del trabajo abstracto se deriva fundamentalmente de las condiciones materiales y por lo tanto este trabajo puede ser puesto como el determinante de la magnitud del valor resultante. El valor no es “producido” materialmente, por tanto, la producción de una mercancía no es equivalente a la producción de su valor. Esto permite al va- lor ser redeterminado cuando se re-presente en cada nivel de concreción de su expresión. Esto aplica a la determinación de los precios de producción. Si el valor no es finalmente formado socialmente salvo en las condiciones plenas de la

medida en que se determina sistemáticamente como necesario. Más aun, sólo la competencia capitalista hace del

54

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... valor está relacionado con las condiciones
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... valor está relacionado con las condiciones
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... valor está relacionado con las condiciones
VALOR Y DINERO producción capitalista, la diferencia entre el tomo I y el tomo III de
VALOR Y DINERO producción capitalista, la diferencia entre el tomo I y el tomo III de
VALOR Y DINERO producción capitalista, la diferencia entre el tomo I y el tomo III de

VALOR Y DINERO

producción capitalista, la diferencia entre el tomo I y el tomo III de El capital no puede ser aquella que hay entre la producción y la distribución del valor. Cuan- do nos fijamos en la producción capitalista encontramos que hay la adición de un nuevo trabajo que se supone da lugar a un nuevo valor, pero también hay la así denominada “transferencia” de valor del capital constante a la mercancía final a través de su consumo productivo. Los trabajadores hacen las dos cosas al mismo tiempo puesto que su trabajo no es una pura actividad sino trabajo sobre materiales con instrumentos de producción, ambos siendo consumidos. La productividad del trabajo incluye su poder de transferir capital constante al producto final, de tal manera que se renueva en lugar de perderse durante su consumo. Sugiero que lo que cuenta como socialmente necesario no es simplemente aquel tiempo de reproducción que es normal dentro de una rama, sino aquel tiempo relativo al poder productivo de los trabajadores en diferentes ramas. La producción puede ser organizada dentro de una rama de la producción de ma- nera eficiente; sin embargo, en un aspecto difiere entre ramas, a saber, en la masa de capital constante puesta en movimiento por cada unidad de trabajo.

Por lo tanto algunos trabajos pueden contar como múltiplos de otros trabajos en proporción a su

Por lo tanto algunos trabajos pueden contar como múltiplos de otros trabajos en proporción a su efectividad en resucitar el capital constante. 5 Aquellas ramas que son más intensivas en trabajo han “desperdiciado” trabajo, por así decirlo, tanto como en aquellas firmas menos eficientes dentro de una rama ya que ellas utilizan efectivamente el capital social menos productivamente que otras. Esto es indicativo de la formación de los precios de producción, co-determinada por la tasa general de ganancia. Así, al igual que la competencia dentro de la rama conduce a un tiempo de trabajo que se recalcula de acuerdo con el tiempo de trabajo socialmente necesario dentro de la rama, la competencia entre las ramas conduce al tiempo de trabajo socialmente necesario que se recalcula según la composición orgánica promedio de la industria en su conjunto. (Incluso se podría hablar de una capacidad socialmente necesaria de consumir el capital.)

Por lo tanto algunos trabajos pueden contar como múltiplos de otros trabajos en proporción a su

5 Marx habla del trabajo calificado dentro de una rama de la producción como un múlti- plo del trabajo simple. Estoy de acuerdo, pero agrego que el trabajo de una cierta calificación que opera en una rama intensiva de capital “cuenta” como unidades múltiples de un trabajo similar que opera en otras ramas.

55

VALOR Y DINERO producción capitalista, la diferencia entre el tomo I y el tomo III de
VALOR Y DINERO producción capitalista, la diferencia entre el tomo I y el tomo III de
VALOR Y DINERO producción capitalista, la diferencia entre el tomo I y el tomo III de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Algunas horas de trabajo “producen” más
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Algunas horas de trabajo “producen” más
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Algunas horas de trabajo “producen” más

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

Algunas horas de trabajo “producen” más o menos valor (aquí, aquél que co- rresponde a los precios de producción) que otros. Las paradojas del tiempo en la teoría de la relatividad proporcionan una analogía útil. Los procesos tienen una dimensión de tiempo homogéneo sólo relativa a un marco inercial de referencia. Si una nave espacial sale de la Tierra a una velocidad alta el tiempo para hervir un huevo en la nave espacial tomará los tres o cuatro minutos usuales cocinarlo; pero para un observador situado en la Tierra tomará más tiempo. Por analogía, el tiempo de producción no es absoluto; siempre se mide en el contexto de un marco de referencia común. La comparación de diferentes marcos de referencia en el contexto de compo- siciones orgánicas diferentes significa que el tiempo de trabajo en industrias intensivas de capital es “más acelerado” en relación al promedio y cuenta por más, mientras que el tiempo de trabajo en industrias intensivas en trabajo cuen- ta por menos porque las horas pasan más “despacio”. (Enfatizo que estos pesos relativos son determinaciones sociales; los trabajadores involucrados experimentan que sus trabajos tienen la misma intensidad porque su marco de referencia es la fábrica.) En cuanto que el valor es plenamente determinado sólo cuando el movi-

miento del capital mismo ha incluido todos sus momentos necesarios, el precio de producción es la

miento del capital mismo ha incluido todos sus momentos necesarios, el precio de producción es la forma final del valor al nivel de la concreción de la competencia entre los capitales reales. Esta visión del precio de producción tiene dos corolarios:

miento del capital mismo ha incluido todos sus momentos necesarios, el precio de producción es la

Primero, no es necesario que la medida se conserve cuando se concreta la forma de valor. Incluso en la física hay una falta de conservación de la magnitud cuando se comparan diferentes formas. H 2 O es agua y hielo, pero cuando la mis- ma muestra pasa del estado líquido al hielo no conserva su volumen; su magni- tud es mayor en la segunda forma que en la primera. La conservación ontológi- ca de su “ser” no requiere la conservación de la medida de la magnitud porque ésta cambia con la metamorfosis. En nuestro caso, lo que se conserva es la masa de productos y su distribución entre las clases. Pero medidas diferentes de estos productos son posibles, de hecho necesarias. Los precios simples basados en los determinantes del valor del tomo I de El capital surgen de la constitución ori- ginal de la relación de capital como lucha en torno a la extracción del plusvalor. Los precios de producción son apropiados a un nivel más concreto de la com- petencia intercapitalista en el que ellos determinan la asignación del producto excedente social. Así como el mismo material tiene dos medidas en el ejemplo

56

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Algunas horas de trabajo “producen” más
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Algunas horas de trabajo “producen” más
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Algunas horas de trabajo “producen” más
VALOR Y DINERO agua/hielo, el mismo valor es apropiadamente reconocido de forma diferente ya que lleva
VALOR Y DINERO agua/hielo, el mismo valor es apropiadamente reconocido de forma diferente ya que lleva
VALOR Y DINERO agua/hielo, el mismo valor es apropiadamente reconocido de forma diferente ya que lleva

VALOR Y DINERO

 

agua/hielo, el mismo valor es apropiadamente reconocido de forma diferente ya que lleva la impronta de relaciones sociales diferentes y ambos son necesarios para la explicación completa. Es el mismo plusvalor medido según los precios sim- ples que se divide entre los diferentes capitales como “hermanos hostiles”, pero que al tomar en cuenta sus composiciones diferentes (lo que es irrelevante en el contexto de la relación de clase) vuelven a medir el excedente (como si a falta de vasos pudiéramos dividir el agua sólo si primero la congelamos). En segundo lugar, si el valor no es materialmente “producido” sino una for- ma socialmente reconocida de lo que es producido (mercancías), entonces no puede ser distribuido vía el mecanismo de la forma-valor misma. Debe evitarse la idea contraria a la intuición de una sustancia que se transfiere después de que se produce en un sitio diferente. (¡El dinero se distribuye a los terratenientes y financieros, pero no vemos un capitalista pagar parte de sus ganancias a otro; ésta es una transferencia muy “hipotética”!). La formación de una tasa uniforme de ganancia no es una forma de distribución del valor, es una forma de redeterminar el valor cuando el nivel del capital en general es subsumido en la competencia.

 
VALOR Y DINERO agua/hielo, el mismo valor es apropiadamente reconocido de forma diferente ya que lleva
VALOR Y DINERO agua/hielo, el mismo valor es apropiadamente reconocido de forma diferente ya que lleva
 

Conclusiones

En lugar de comprender los así llamados “valores trabajo” como ontológica- mente anteriores a los precios dinerarios, la posición adoptada aquí es que el orden y la regularidad en la interrelación de las unidades de producción capi- talista es posible sólo porque hay una forma de valor, el dinero, como condición previa para ello. Sólo una vez que se obtiene esta forma de conmensurar los productos tiene algún significado la suposición de una ley del valor basada en el tiempo de trabajo y que aparece como precio. La forma-dineraria estructura tales determinaciones como tiempo de trabajo socialmente necesario decidien- do hasta qué grado los tiempos de trabajos reales son socialmente validados o reemplazados por montos de trabajos socialmente imputados. Una vez que se entiende que el valor se mide necesariamente en dinero, entonces los “precios de producción” pueden ser interpretados como medidas de valor más “acaba- das” que los precios directos, aunque de esta manera la tesis de que la fuente del valor es el trabajo llega a ser oscurecida por la negativa del capital a tratar a todos los trabajos como iguales cuando recalibra los tiempos de trabajo.

 
 

57

VALOR Y DINERO agua/hielo, el mismo valor es apropiadamente reconocido de forma diferente ya que lleva
VALOR Y DINERO agua/hielo, el mismo valor es apropiadamente reconocido de forma diferente ya que lleva
VALOR Y DINERO agua/hielo, el mismo valor es apropiadamente reconocido de forma diferente ya que lleva
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Bibliografía Arthur, C. J. (2004), “Money
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Bibliografía Arthur, C. J. (2004), “Money
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Bibliografía Arthur, C. J. (2004), “Money

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

 

Bibliografía

Arthur, C. J. (2004), “Money and the Form of Value”, en R. Bellofiore y N. Taylor (eds.), The Constitution of Capital. Essays on Volume I of Marx’s ‘Capi- tal’, Basingstoke / Nueva York, Palgrave Macmillan.

 

, y G. Reuten (eds.) (1998), The Culmination of Capital: Essays on Volu- me II of Marx’s ‘Capital’, Macmillan / St Martin’s, Londres / Nueva York. Bellofiore, R. (2004), “Marx and the Macro-foundation of Microeconomics”, en R. Bellofiore y N. Taylor (eds.), The Constitution of Capital. Essays on Vo- lume I of Marx’s ‘Capital’, Basingstoke / Nueva York, Palgrave Macmillan.

, y R. Realfonzo (1977), “Finance and the Labour Theory of Value; Towards a Macroeconomic Theory of Distribution from a Monetary Perspec- tive”, en International Journal of Political Economy, vol. 27, núm. 2, pp. 97-118. Campbell, M. (1997), “Marx’s Theory of Money: A Defense”, en F. Moseley y M. Campbell (eds.), New Investigations of Marx’s Method, Nueva Jersey, Humanities.

 

(1998), “Money in the Circulation of Capital”, en C. Arthur J. y G.

Reuten (eds.), The Culmination of Capital: Essays on Volume II of Marx’s ‘Ca- pital’ , Macmillan

Reuten (eds.), The Culmination of Capital: Essays on Volume II of Marx’s ‘Ca- pital’, Macmillan / St Martin’s, Londres / Nueva York.

Reuten (eds.), The Culmination of Capital: Essays on Volume II of Marx’s ‘Ca- pital’ , Macmillan

(2002), “The Credit System”, en M. Campbell y G. Reuten (eds.), The Culmination of Capital: Essays on Volume III of Marx’s ‘Capital’, Basings- toke, Palgrave Macmillan. Elson, Diane (1979), “The Value Theory of Value”, en D. Elson (eds), Va- lue-The Representation of Labour in Capitalism, Londres, CSE. Hegel, G. W. F. (1968), Ciencia de la lógica, Buenos Aires, Solar / Machete [(1993), Hegel’s Science of Logic, trad. por A.V. Miller, Nueva Jersey, Humanities].

(1971/1997), Enciclopedia de las ciencias filosóficas, México, Porrúa [(1991 [1817], The Encyclopedia Logic, trad. (de la 3ª edición 1830) por T. F. Geraets, W. A. Suchting y H. S. Harris, Indianapolis, Hacket]. Murray, P. (2002), “Reply to Geert Reuten”, en Historical Materialism, vol. 10, núm. 1, pp. 155-176.

(2004), “The Social and Material Transformation of Production by Capital: Formal and Real Subsumption in ‘Capital Volume I’”, en R. Bello- fiore y N. Taylor (eds.), The Constitution of Capital. Essays on Volume I of Marx’s ‘Capital’, Basingstoke / Nueva York, Palgrave Macmillan.

58

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Bibliografía Arthur, C. J. (2004), “Money
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Bibliografía Arthur, C. J. (2004), “Money
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Bibliografía Arthur, C. J. (2004), “Money
VALOR Y DINERO (2000), “Marx’s ‘Truly Social’ Labour Theory of Value: Part I , Ab- stract
VALOR Y DINERO (2000), “Marx’s ‘Truly Social’ Labour Theory of Value: Part I , Ab- stract
VALOR Y DINERO (2000), “Marx’s ‘Truly Social’ Labour Theory of Value: Part I , Ab- stract

VALOR Y DINERO

   
 

(2000), “Marx’s ‘Truly Social’ Labour Theory of Value: Part I, Ab- stract Labour in Marxian Value Theory”, en Historical Materialism, vol. 6, pp. 27-66 [(2005), “La teoría del valor trabajo ‘verdaderamente social’ de Marx: El trabajo abstracto en la teoría marxista del valor”, en M. L. Robles Báez (ed.), Dialéctica y capital: Elementos para una reconstrucción de la críti- ca de la economía política, México, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)- Xochimilco]. Realfonzo, R., y R. Bellofiore (1996), “Marx and Money”, en Trimestre, vol. 29, núm. 1-2, pp. 189-212. Reuten, G. (1988), “Value as Social Form”, en Michael Williams (ed.), Value, Social Form and the State, Londres, Macmillan [(2005), “El valor como forma social”, en Economía, teoría y practica, núm. 23, UAM, México, pp.

93-112].

   
 

(1993), “The Difficult of a Theory of Social Value; Metaphors and Sis- tematic Dialectics at the Beginning of Marx’s Capital”, en F. Moseley (ed.), Marx’s Method in Capital: A Reexamination, Nueva Jersey, Humanities.

 

(1999), “The Source Versus Measure Obstacle in Value Theory”, en

Revista di Politica Economica , vol. 89, núm. 4-5, pp. 87-115.

Revista di Politica Economica, vol. 89, núm. 4-5, pp. 87-115.

Revista di Politica Economica , vol. 89, núm. 4-5, pp. 87-115.
 

(2000), “The Interconnection of Systematic Dialectics and Historical Materialism”, en Historical Materialism, vol. 7, núm. 1, pp. 137-165. Williams, M. (2000), “Why Marx Neither has nor Needs a Commodity Theory of Money”, en Review of Political Economy, vol. 12, núm. 4, pp.

 

435-451.

 

59

VALOR Y DINERO (2000), “Marx’s ‘Truly Social’ Labour Theory of Value: Part I , Ab- stract
VALOR Y DINERO (2000), “Marx’s ‘Truly Social’ Labour Theory of Value: Part I , Ab- stract
VALOR Y DINERO (2000), “Marx’s ‘Truly Social’ Labour Theory of Value: Part I , Ab- stract
Dinero mercancía, sus representantes y los presupuestos de su negación dialéctica Roberto Escorcia La relevancia del
Dinero mercancía, sus representantes y los presupuestos de su negación dialéctica Roberto Escorcia La relevancia del
Dinero mercancía, sus representantes y los presupuestos de su negación dialéctica Roberto Escorcia La relevancia del

Dinero mercancía, sus representantes y los presupuestos de su negación dialéctica

Roberto Escorcia

La relevancia del dinero mercancía y de los meros signos dinerarios en el sis- tema capitalista es analizada en este texto bajo la premisa básica de que existe entre ambos tipos de dinero una relación lógica indisoluble. Consecuentemen- te, una circulación mercantil capitalista basada en signos de valor sólo puede conceptualizarse, en términos metodológicos, como un momento posterior al desarrollo de una circulación basada en el dinero mercancía. Proponemos, en-

tonces, una crítica a teorías que postulan un marco analítico que tiene en las

tonces, una crítica a teorías que postulan un marco analítico que tiene en las

tonces, una crítica a teorías que postulan un marco analítico que tiene en las

relaciones crediticias su punto de partida y desdeñan la relevancia teórica de la forma mercantil del dinero. Nuestra lectura de tales teorías es que en ellas las funciones del dinero son introducidas artificialmente. En respuesta a ello, planteamos el estudio de las funciones desde la dualidad ideal-real y la duali- dad inmediato-representado.

Perspectivas sobre las funciones del dinero: aportes e insuficiencias

El estudio relativo a la materialidad que el dinero adquiere en los metales pre- ciosos (particularmente el oro) se ha planteado en parte de la literatura econó- mica (nos referimos aquí, por un lado, a aquélla que tiene su origen en Keynes y, por otro, a una de filiación marxista) desde una óptica histórica-empírica a partir de la cual se intenta establecer una posición teórica. La idea central se sintetiza en postular la irrelevancia del dinero mercancía mediante indica- ciones históricas según las cuales el uso del oro (o cualquier otra mercancía) como referente de la estructura monetaria ha sido contingente y secundario.

[61]

Dinero mercancía, sus representantes y los presupuestos de su negación dialéctica Roberto Escorcia La relevancia del
Dinero mercancía, sus representantes y los presupuestos de su negación dialéctica Roberto Escorcia La relevancia del
Dinero mercancía, sus representantes y los presupuestos de su negación dialéctica Roberto Escorcia La relevancia del
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Ello tanto en las sociedades precapitalistas
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Ello tanto en las sociedades precapitalistas
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Ello tanto en las sociedades precapitalistas

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

Ello tanto en las sociedades precapitalistas (Keynes, [1930] 1971: 10 y ss.) como en los diferentes periodos de la sociedad capitalista, incluido aquél en que escribió Marx, 1 y de modo plenamente evidente tras la eliminación del patrón oro en 1971. Iniciemos con la teoría chartalista del dinero que sigue Keynes. Desde esta perspectiva, el origen del dinero 2 y el establecimiento de una estructura mo- netaria están anclados en una autoridad central que determina una unidad de cuenta –entendida como una descripción o título– a través de la cual se expresan los precios y las deudas. En estricta relación con la unidad de cuenta, la autori- dad determina qué instrumento ha de encargarse de descargar (discharged) tales precios y deudas, es decir, hacerlos presentes en las transacciones y relaciones económicas:

Tal vez podamos dilucidar la distinción entre dinero y el dinero de cuenta diciendo que el dinero de cuenta es la descripción o título y el dinero es la cosa que responde a la descripción. Ahora bien, si la misma cosa siempre respondiera a la misma descripción, la distinción no tendría ningún interés práctico. Pero si la cosa puede cambiar, mientras que la descripción continúa siendo la misma, entonces la distin-

ción puede ser altamente significativa. La diferencia es como la que hay entre el rey de

ción puede ser altamente significativa. La diferencia es como la que hay entre el rey de Inglaterra (sea quien sea) y el Rey George. Un contrato a pagar dentro de diez años un peso de oro igual al peso del rey de Inglaterra no es lo mismo que un contrato para pagar un peso de oro igual al peso de la persona que es ahora el Rey George. Corresponde al Estado declarar, cuando llegue el momento, quién es el rey de Inglaterra (Keynes, 1971[1930]: 3-4).

ción puede ser altamente significativa. La diferencia es como la que hay entre el rey de
  • 1 Caffentzis (2014: 397) señala: “El oro ‘como la moneda mercancía’ fue en 1867 no sólo marginal en lo que Marx denominó ‘dinero mundial’, sino su uso en forma de monedas fue también marginal en las transacciones monetarias ‘domésticas’ entre capitalistas y entre traba- jadores y capitalistas”.

  • 2 Hecho que, según Keynes, será imposible determinar pues está perdido en las “brumas del tiempo”: “El dinero, como algunos otros elementos esenciales de la civilización, es una institución mucho más antigua de lo que nos enseñaron a creer hace unos pocos años. Sus orí- genes se pierden en las tinieblas [mists] cuando el hielo se derretía, y bien pueden remontarse a los intervalos paradisíacos en la historia humana de los periodos interglaciares, cuando el clima era muy agradable y la mente libre era fértil de nuevas ideas –en las islas de las Hespé- rides o la Atlántida o algún Edén de Asia Central–” (Keynes, [1930] 1971: 10-11).

62

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Ello tanto en las sociedades precapitalistas
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Ello tanto en las sociedades precapitalistas
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Ello tanto en las sociedades precapitalistas
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... El instrumento o cosa que responda a
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... El instrumento o cosa que responda a
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... El instrumento o cosa que responda a

DINERO MERCANCÍA, SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS...

El instrumento o cosa que responda a la descripción establecida por la uni- dad de cuenta puede ser de diferentes tipos: dinero mercancía, dinero fiducia- rio o dinero administrado (managed) (Keynes, 1971[1930]: 6-7), cualquiera de los cuales, al igual que sucede con el rey, debe ser declarado por la autoridad. El dinero es una creación del Estado como autoridad. Así, en tanto que este tipo de instrumentos tiene la validez estatal, pueden ser usados para la realiza- ción de transacciones con independencia de su valor intrínseco y de su valor de cambio. El tema del dinero ha de resolverse históricamente en una dimensión triple. En primer lugar, la historia de la deuda según los orígenes de ésta y su natura- leza y la manera en que se establece un sistema que le dé sustento, esto es, un sistema legal que va, dentro de la historia de la sociedad humana, de los clanes y tribus a los gobiernos estatales modernos. En paralelo, la segunda dimensión refiere a la historia de la unidad de cuenta, sus orígenes, sus tipos y su evolu- ción. Finalmente, en una historia de los instrumentos de deuda monetarios y no monetarios es posible enlistar la presencia de granos, conchas, monedas, asientos en libros, etcétera. Claramente cabe aquí el hecho de que cuando los

títulos de deuda privados, expresados en la unidad de cuenta, son utilizados como sustitutos del dinero

títulos de deuda privados, expresados en la unidad de cuenta, son utilizados como sustitutos del dinero en la realización de transacciones, es decir cuando éstos pasan de una mano a otra en las diversas transacciones, estamos frente al dinero bancario (Keynes, 1971[1930]: 4). Esta explicación se basa en dos ideas principales: primero, que los registros de contratos de pagos diferidos, esto es, la relación crédito-deuda y la obligato- riedad impuesta por el Estado, son la base del dinero, y, segundo, que la forma mercantil no es la expresión más importante del dinero, de hecho ésta puede ser sustituida por otro tipo de instrumentos. 3

títulos de deuda privados, expresados en la unidad de cuenta, son utilizados como sustitutos del dinero

3 Los clásicos y los neoclásicos, aunque enfocados exclusivamente en la función de medio de intercambio, también han considerado la sustitución del dinero mercancía por símbolos. Ricardo, por su parte, señala: “Una moneda se halla en su estado más perfecto cuando consis- te enteramente de papel moneda, siempre que éste tenga igual valor que el oro al que declara representar. El uso del papel en vez del oro sustituye el medio más costoso por el más barato, y permite al país, sin daño para nadie, cambiar todo el oro que antes usaba para este propósito, por materias primas, utensilios y alimentos, con los cuales se aumentan a la vez su riqueza y sus placeres” (Ricardo, 1987[1817]: 269). Con un argumento similar, Hicks (1967: 158-

63

DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... El instrumento o cosa que responda a
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... El instrumento o cosa que responda a
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... El instrumento o cosa que responda a
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta interpretación histórica es suficiente para
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta interpretación histórica es suficiente para
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta interpretación histórica es suficiente para

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

 

Esta interpretación histórica es suficiente para establecer que la acuñación de la moneda no es el elemento determinante para la teoría del dinero. 4 La distinción entre dinero y moneda y sus respectivas historias implican necesaria- mente la posibilidad de que a lo largo de la historia las relaciones económicas tengan lugar con independencia de la presencia de un dinero mercancía –así como el hecho de que las deudas se salden sin el uso de la moneda–. Subyace en ello la consideración del dinero como un símbolo de deuda, 5 cuya materia- lidad es secundaria y en estricto sentido irrelevante. Este punto es claramente expuesto por autores postkeynesianos quienes, al llevar al extremo la conside- ración de Keynes en su Treatise on Money de que la mercantil no es la expresión más importante del dinero, sostienen que los periodos en los que el sistema monetario se ha basado en el patrón oro constituyen una “aberración” en la historia del dinero:

 

Los instrumentos monetarios emitidos por la autoridad (ya sea que tomen la forma de monedas de oro, papel verde o entradas en las hojas de balance) son deseados porque la autoridad emisora los aceptará en pago […] y porque los receptores ne- cesitan hacer esos pagos. Si la población no necesita realizar pagos a la autoridad,

o si la autoridad rechaza aceptar los instrumentos que ha emitido, entonces el valor de tales

o si la autoridad rechaza aceptar los instrumentos que ha emitido, entonces el valor de tales instrumentos monetarios caerá hacia su valor como mercancías. En el caso de las entradas en las hojas de balance o notas de papel, éste es aproximadamente

o si la autoridad rechaza aceptar los instrumentos que ha emitido, entonces el valor de tales

159) indica: “La moneda metálica es una forma costosa de realizar una función simple; ¿por qué desperdiciar recursos en la extracción de oro cuando piezas de papel (o meras entradas en libros) que pueden ser proveídas y transportadas a una fracción del costo pueden hacerlo

también? Es por eso que el sistema de crédito crece; éste proporciona un medio de intercam- bio a un costo mucho menor”.

  • 4 “El comienzo del dinero se asocia a menudo por los historiadores con la primera acuña-

ción [

].

Pero yo no creo que el acto de acuñación efectúe un cambio tan significativo como

se le atribuye comúnmente. Fue, tal vez, el primer paso hacia el dinero representativo, o en todo caso un paso que hizo más fáciles las transiciones posteriores al dinero representativo y al dinero fiduciario. Pero es probable que la transición fundamental, a saber, la transición char- talista o el dinero del Estado, siempre la precedió” (Keynes, [1930] 1971: 10).

  • 5 Tymoigne y Wray (2006: 8) aclaran este punto para las monedas: “¿Qué son entonces las monedas, cuáles son sus orígenes, y por qué son aceptadas? Las monedas parecen tener su origen como ‘fichas de pago’ […], como nada más que la evidencia de la deuda”.

64

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta interpretación histórica es suficiente para
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta interpretación histórica es suficiente para
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... Esta interpretación histórica es suficiente para
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... cero; en el caso de las monedas
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... cero; en el caso de las monedas
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... cero; en el caso de las monedas

DINERO MERCANCÍA, SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS...

cero; en el caso de las monedas de oro, su valor no puede caer muy por debajo del valor del lingote. Por esta razón, el patrón oro puede haber sido deseable en una época de monarcas que gestionaban mal el sistema monetario –a pesar de que el patrón oro representa algo así como una aberración con respecto a la historia del dinero (Tymoigne y Wray, 2006: 11).

Nos interesa subrayar que desde esta perspectiva histórica el dinero como símbolo debe ser el punto de partida del análisis económico, entendiéndose por ello que la relación crédito-deuda es la determinante tanto para el estudio del dinero como para el de la actividad económica en una dimensión mayor. El sistema monetario indican Tymoigne y Wray (2006: 11-12):

no inicia con algunas mercancías utilizadas como medio de intercambio, evolu- cionando progresivamente hacia los metales preciosos, monedas, dinero de papel y finalmente créditos registrados en libros y computadoras. El crédito aparece primero y las monedas, rezagadas en la lista de instrumentos monetarios, nunca son activos puros sino son siempre instrumentos de deuda […] que han sido estampados sobre metal.

En resumen, la premisa elemental es que el dinero en general se hace de- rivar del

En resumen, la premisa elemental es que el dinero en general se hace de- rivar del crédito, y que éste, en tanto promotor de la actividad económica, 6 en términos históricos no se circunscribe a la cantidad existente de una mercancía como el oro; sino que, en realidad, la cantidad de medios de pago existente depende del sistema bancario y, en correspondencia, del dinero bancario. Diversos cuestionamientos se plantean ante estos argumentos: ¿es suficiente la consideración histórica para refutar la importancia del dinero-mercancía? En otras palabras, ¿el hecho de que en diversos periodos la estructura monetaria no guarde relación con el dinero-mercancía es suficiente para desechar toda teoría que lo refiera, incluyendo la de Marx? ¿Partir, en lugar del dinero mercancía,

En resumen, la premisa elemental es que el dinero en general se hace de- rivar del

6 Respecto a la importancia del crédito para el análisis de todo el sistema, Lavoie (1984:

773) afirma que: “el dinero debe se introducido como parte del proceso de producción. Tal proceso es inherentemente dinámico en cuanto los empresarios en cada periodo deben produ- cir un nuevo flujo de mercancías. Aquellos que organizan la producción requieren acceso a re- cursos existentes, principalmente trabajo humano. Este acceso es proveído mediante el dinero crédito. Cualquier flujo de producción requiere un flujo de nuevo crédito o la renovación de flujos pasados de crédito. El sistema bancario crea el crédito necesario”.

65

DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... cero; en el caso de las monedas
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... cero; en el caso de las monedas
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... cero; en el caso de las monedas
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del crédito, en su expresión de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del crédito, en su expresión de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del crédito, en su expresión de

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

del crédito, en su expresión de dinero bancario, permite dar una explicación en términos lógicos de las relaciones que subyacen al sistema económico capitalis- ta? ¿Cómo debe entenderse el papel que juegan los representantes del dinero? La respuesta a estas cuestiones implica diferentes niveles de análisis. El que consideramos determinante se basa en el hecho de que la construcción de una teoría que explique el funcionamiento del sistema capitalista requiere obligato- riamente colocar cada categoría según la lógica misma de este sistema, por lo que no es posible derivar conclusiones partiendo de expresiones propias de otro tipo de sistema económico social a pesar de que puedan existir coincidencias en las formas en las que se presentan ciertas categorías. El dinero, la deuda, etcétera, no son expresiones homogéneas a lo largo del tiempo; por el contrario, éstas tienen adjetivos históricos específicos, esto es, dinero capitalista, deuda capitalista, etcétera. Ello impone la obligación, para la teoría, de explicar cómo cada categoría se determina y se desarrolla en cada periodo histórico. Keynes, distinguiendo entre una economía cooperativa y una economía em- presarial (entrepeneur economy) según el rol del dinero, parece darse cuenta de ello cuando sostiene que “ésta [la firma] no tiene ningún objetivo en el mundo,

excepto el de terminar con más dinero que con el que empezó. Esta es la carac-

excepto el de terminar con más dinero que con el que empezó. Esta es la carac- terística esencial de la economía empresarial” (Keynes, en Dillard, 1984: 424). En la misma lógica, Tymoigne y Wray (2006: 4) manifiestan que “la existencia y uso de dinero no implica que una economía es una economía monetaria, la cual es una economía en la que la acumulación de dinero es la fuerza impulsora de las decisiones económicas”. 7 En ambos casos la variación de la magnitud de dinero se postula como el elemento determinante para la definición y la identificación de la sociedad económica contemporánea. La limitante se ubica en presentar como sinónimos una economía monetaria y una economía capita- lista por la relevancia –supuestamente idéntica– que ambas conceden al dinero equiparando así al capital, en tanto categoría de la realidad y en tanto concepto, con el dinero (Germer, 1996). Olvidan estos autores que la economía capitalis-

excepto el de terminar con más dinero que con el que empezó. Esta es la carac-

7 Para estos autores “el peligro del etnocentrismo está siempre presente cuando se estudian sociedades que son totalmente distintas a las actuales sociedades modernas” (Tymoigne y Wray, 2006: 4). Conviene señalar que tal diferencia ha de resolverse en la autoridad que esta- blece el dinero y el dinero de cuenta. En las antiguas sociedades esta autoridad apareció en los clanes, tribus o reyes, mientras que en la actualidad toma forma en el Estado.

66

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del crédito, en su expresión de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del crédito, en su expresión de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... del crédito, en su expresión de
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... ta es una economía productora no de
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... ta es una economía productora no de
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... ta es una economía productora no de

DINERO MERCANCÍA, SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS...

ta es una economía productora no de simples mercancías sino de valor que se valoriza a sí mismo, esto es, de capital. Si bien no trataremos en este texto el pasaje del dinero al capital ni, por tanto, las diferencias entre ambas categorías, basta con señalar que la variación cuantitativa referida no encuentra explicación en la dinámica del dinero sino en la del capital monetario, el cual consiste en la expresión en dinero de un valor que, tras un movimiento continuamente repetido, se valoriza a sí mismo, y que para cumplir con este cometido modifica cualitativamente todas las categorías, incluido el dinero. Éste no es la característica decisiva del sistema capitalista sino la forma de existencia del valor y, posteriormente, en términos lógicos, del capital; en consecuencia, la explicación de las diversas etapas de desen- volvimiento del valor como sujeto del sistema económico, es decir, el valor en cuanto capital, constituye, a nuestro juicio, el objetivo del análisis económico. 8 Habremos de concentrarnos, en consecuencia, exclusivamente en los momen- tos lógicos del dinero capitalista y en las funciones de éste. El punto nodal de la cuestión que nos ocupa se encuentra en la relación entre dinero y valor. De lo cual deriva que a) la omisión del valor como cate-

goría provoca que la estructura de relaciones de intercambio cuantitativas entre mercancías no sea clara ni

goría provoca que la estructura de relaciones de intercambio cuantitativas entre mercancías no sea clara ni evidente; 9 en otras palabras, la estructura de precios

goría provoca que la estructura de relaciones de intercambio cuantitativas entre mercancías no sea clara ni
  • 8 En términos históricos la existencia del dinero como capital corresponde a un periodo específico aunque haya indicios de algunas categorías como el dinero y la mercancía en etapas previas: “Desde luego que Steuart sabía muy bien que también en épocas preburguesas el producto adquiere la forma de la mercancía, y que ésta adquiere la forma del dinero, pero demuestra detalladamente que la mercancía, en cuanto forma básica elemental de la riqueza, y la enajenación, en cuanto la forma predominantemente de la apropiación, sólo pertenecen al periodo burgués de la producción, es decir que el carácter creador de valor de cambio es específicamente burgués” (CCEP: 43-44).

  • 9 En la literatura existe controversia respecto a la importancia que da Keynes al valor. En la Teoría General se considera al trabajo como unidad de medida: “Por eso simpatizo con la doctrina preclásica de que todo es producido por el trabajo, ayudado por lo que acostumbraba llamarse arte y ahora se llama técnica, por los recursos naturales libres o que cuestan una renta, según su escasez o abundancia, y por los resultados del trabajo pasado, incorporado en los bienes, que también tiene un precio de acuerdo con su escasez o con su abundancia. Es preferible considerar al trabajo […] como el único factor de la producción que opera dentro de un determinado ambiente de técnica, recursos naturales, equipo de producción y demanda

67

DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... ta es una economía productora no de
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... ta es una economía productora no de
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... ta es una economía productora no de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... resulta un fenómeno cuyo fundamento es
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... resulta un fenómeno cuyo fundamento es
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... resulta un fenómeno cuyo fundamento es

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

 

resulta un fenómeno cuyo fundamento es difuso y que podría estar sujeto a la discrecionalidad estatal o de las empresas. 10 b) La determinación de una uni- dad de cuenta debe resultar de la relación entre valores de cambio y no puede simplemente postularse. 11 c) El establecimiento convencional, vía el Estado, de la unidad de cuenta y del patrón de precios es posterior al que se obtiene por el desenvolvimiento del valor; en otras palabras, el Estado no elimina la necesidad del valor, su participación corresponde a un momento lógico posterior. d) El dinero es la forma de existencia del valor y no el mero símbolo de la deuda. e) Habrá de demostrarse que tal símbolo (o representante) es un punto de llegada y no de partida; asimismo, que el dinero de crédito es la forma más desarrollada del dinero, por lo que no constituye el origen lógico de éste. Estos cuatro puntos implican que la forma mercantil del dinero tiene una relevancia lógica que se explica por la necesidad de darle existencia al valor. Queda, sin embargo, como

 

efectiva. Esto explica, en parte, por qué hemos podido tomar la unidad de trabajo como la

única unidad física que necesitamos en nuestro sistema económico, aparte de las de dinero y de

única unidad física que necesitamos en nuestro sistema económico, aparte de las de dinero y de tiempo” (Keynes [1936] 2000: 190-191). Resaltan aquí la referencia a la escasez y la representación del trabajo como factor de producción y como unidad física. La anterior cita de Keynes ha sido leída desde dos ópticas. Por un lado, como el elemento que hace compatibles la teoría del valor de Keynes con la de Marx; así, por ejemplo, se lee en Dillard (1984: 429) que “la teoría del valor trabajo es otra doctrina compartida por Marx y Keynes”. Por otro lado, la misma cita lleva a Germer (1996: 57) a concluir que “Keynes adop- ta explícitamente, como teoría del valor, la teoría subjetiva neoclásica de los precios basada en la escasez de los bienes y en la utilidad marginal”.

única unidad física que necesitamos en nuestro sistema económico, aparte de las de dinero y de
  • 10 La teoría de los precios en Keynes y los postkeynesianos tiene su sustento principal en el mark-up, principio a partir del cual las empresas líderes determinan el precio de sus mer- cancías según los costos, esperando que, tras cubrirlos, sea posible obtener una ganancia: “La unidad de costos, o bien […] la unidad de salarios, puede considerarse así como el patrón esencial de valor; y el nivel de precios, dado el estado de la técnica y el equipo, dependerá en parte de la unidad de costos y en parte de la escala de producción […]” (Keynes, [1936] 2000: 268). Para un estudio crítico de este tema, véase Downward (2000).

  • 11 En Keynes la unidad de cuenta es simplemente postulada. Un elemento central del Treatise on Money se resume en subrayar al dinero de cuenta como el concepto inicial y de- terminante para el resto de las funciones. El capítulo 17 de la Teoría General atiende también el dinero haciendo abstracción de su origen y enfatizando específicamente sus propiedades.

68

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... resulta un fenómeno cuyo fundamento es
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... resulta un fenómeno cuyo fundamento es
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... resulta un fenómeno cuyo fundamento es
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... elemento por explicar cómo es que formas
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... elemento por explicar cómo es que formas
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... elemento por explicar cómo es que formas

DINERO MERCANCÍA, SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS...

elemento por explicar cómo es que formas que carecen de valor pueden cumplir el rol de dinero. De manera sintética, nuestra opinión respecto a esta primera perspectiva en torno al dinero es que las referencias históricas desembocan en una teoría en la que las funciones del dinero son introducidas artificialmente, esto es, en una teoría con determinaciones sin posición. 12 Existen, además de la interpretación que se inspira en Keynes que hemos referido, otras dos visiones de filiación marxista que consideramos relevantes. 13 La primera de ellas, aunque incluye la categoría valor en su marco analítico, comparte con el chartalismo la no necesidad del dinero mercancía y agrega, en otro terreno teórico, que Marx no tiene ni necesita una forma material especí- fica para sustentar su teoría del dinero 14 y que es posible derivar el dinero con

12 En Robles y Escorcia (2014: 165) se explica lo que se entiende por posición: “Lo que es

‘puesto’” es hecho explícito, reconocido como real o como existente, que llega a tener una exis-

tencia socialmente determinada; en otras palabras, lo puesto es algo que ha sido socialmente fundado. Así,

tencia socialmente determinada; en otras palabras, lo puesto es algo que ha sido socialmente fundado. Así, “poner” se refiere a la afirmación de ese algo. En cuanto este algo mismo tiene determinaciones (propiedades, cualidades, etcétera) inmediatas presupuestas o implícitas por adelantado (in advance) –sus presuposiciones–, su posición debe significar a su vez la posición de sus determinaciones. Es decir, las presuposiciones son en efecto puestas por el resultado aunque ellas sean puestas por adelantado. A lo largo del texto la idea de posición pone énfasis en el fundamento social (lo socialmente determinado) como principio objetivo que determina si algo existe o no. Para que el capital sea puesto, éste debe producir como resultado propio aquello (una cualidad específica) que inicialmente le era presupuesto (asumido, le era otor- gado de antemano, por adelantado): valorizarse a sí mismo. En el momento de la posición, el capital afirma la existencia de sí mismo, hace explícito aquello que era implícito en él.” 13 Existe un tercer enfoque según el cual la teoría monetaria de Marx, al basarse en una mer- cancía, no agrega nada considerable a la teoría monetaria ricardiana. En este sentido Schumpe- ter señala “el desempeño distintivamente débil de Marx en el campo del dinero, en el cual él no

tencia socialmente determinada; en otras palabras, lo puesto es algo que ha sido socialmente fundado. Así,

tuvo éxito en superar el estándar de Ricardo [

].

Su teoría del valor es la ricardiana” (Schum-

 

69

DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... elemento por explicar cómo es que formas
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... elemento por explicar cómo es que formas
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... elemento por explicar cómo es que formas
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundamento en el sistema bancario sin
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundamento en el sistema bancario sin
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundamento en el sistema bancario sin

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

fundamento en el sistema bancario sin referencia a la moneda mercancía. 15 En este caso el dinero mercancía es completamente contingente (Williams, 1992 y 2000), aceptable como una necesidad histórica, mas no como una necesidad lógica dentro de la teoría. La segunda perspectiva marxista insiste por el contrario, en la necesidad permanente de una moneda mercancía entendida ésta como la forma más aca- bada y última del dinero 16 y como el elemento crucial para la compatibilidad de la teoría monetaria de Marx con la teoría del valor trabajo (Germer, 1997 y 2005); como consecuencia de ello, se coloca en un plano secundario y transito- rio a las teorías nominalistas, crediticias y/o simbólicas del dinero. 17 Se tienen así dos perspectivas marxistas que se van a los extremos, la primera desestima por completo la importancia lógica del dinero mercancía, mientras que la segunda, por el contrario, plantea la forma mercantil del dinero como imprescindible. En nuestra opinión, ambas posiciones son parciales e insu- ficientes. De hecho, son metodológicamente incorrectas por no atender ade- cuadamente a la relación entre el dinero mercancía y sus representantes. Para superar estas insuficiencias resulta necesario presentar el desdoblamiento del

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundamento en el sistema bancario sin
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundamento en el sistema bancario sin
 
  • 15 Esta idea es claramente expuesta por Reuten (1998: 121): “el dinero, el dinero crédito y un sistema de crédito completamente desarrollado pueden ser conceptualizados a nivel de la teoría abstracta, sin recurrir al dinero mercancía”.

  • 16 “Marx mantiene su concepción del dinero como una mercancía –y del oro como su forma evolutiva final– a lo largo de su trabajo entero, incluso después del análisis del complejo sistema de crédito del capitalismo, en la Parte V [(sección quinta)], tomo III de El capital. No hay indicación alguna de que él pudiera haber considerado las formas del dinero de crédito –notas bancarias y depósitos– como formas más desarrolladas del dinero mismo” (Germer, 2005: 23).

  • 17 Nelson (2005: 66-67) ejemplifica esta postura: “Marx desarrolló una inusual teoría mercancía del dinero, ‘una teoría del dinero mercancía’. Esta teoría incorporó ciertos aspectos de las teorías crediticias del dinero en la función secundaria del dinero como medio de cir- culación, donde las prácticas funciones del dinero de crédito también se localizan […]. Sin embargo, él insistió en que la función primaria del dinero como medida del valor demanda una moneda mercancía, típicamente el oro […]. Al mismo tiempo, consideraba su teoría de la moneda mercancía como crucial para la credibilidad de su teoría del valor trabajo”, y agrega:

“El valor del dinero no era ni imaginario ni simbólico excepto en la medida en que todas las mercancías fueran símbolos”.

70

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundamento en el sistema bancario sin
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundamento en el sistema bancario sin
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... fundamento en el sistema bancario sin
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... dinero a partir del cual se subraya
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... dinero a partir del cual se subraya
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... dinero a partir del cual se subraya

DINERO MERCANCÍA, SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS...

dinero a partir del cual se subraya a la forma material como base lógica (no histórica) en la génesis, y por tanto indispensable teóricamente, pero que es negada dialécticamente –es decir superada pero no suprimida– por las otras formas de dinero. El estudio de las funciones sociales del dinero es determi- nante para este objeto. El objetivo de las siguientes secciones consiste en explicar, a partir de los distintos trabajos de Marx, a) cómo la forma mercantil, si bien es un elemen- to indispensable en la teoría del dinero capitalista y en la teoría del valor de Marx, genera por su mismo desenvolvimiento las condiciones suficientes para ser representada por otras formas. Esto implica que no se considera el dinero mercancía como la forma más acabada y desarrollada; b) que la existencia de formas no mercantiles implica el estudio de dos dualidades que no son equi- valentes: la dualidad real-ideal y la dualidad inmediato-representado (Fausto, 1997). La primera de ellas refiere a la presencia o ausencia del dinero y se asocia con el tratamiento de la representación mental (Vorstellung); la segunda, por su parte, implica la presencia del dinero directamente (“en persona”) o en forma “simbólica”; aquí el vínculo no es con la representación sino con el re-

presentante (Repräsentant) . Esta distinción permite evitar la confusión en que autores marxistas y no marxistas

presentante (Repräsentant). Esta distinción permite evitar la confusión en que autores marxistas y no marxistas incurren al interpretar lo que Marx quiere decir con “ideal” cuando estudia la función del dinero como unidad de medida, y también identificar el lugar e importancia de las formas dinerarias no mer- cantiles y demostrar que su existencia tiene una explicación lógica, por lo cual no es “gratuito” el paso hacia la superación de la materialidad del dinero. Asi- mismo, intento mostrar c) que la participación del Estado no consiste en una posición de la unidad de medida sino en una re-posición de una posición anterior a su intervención; 18 en otras palabras, la convención que impone el Estado es una exteriorización del instrumento de medición que el valor se da inicialmente en el dinero (mercancía). Finalmente, argumento d) que las funciones del dinero tienen un ordenamiento lógico, y no histórico, 19 dentro del cual la relación deu-

presentante (Repräsentant) . Esta distinción permite evitar la confusión en que autores marxistas y no marxistas

18 Véase nota 12. 19 Esto difiere de lo que autores como Matthews (1996: 62) expresan: “El orden en el que las funciones [del dinero] son introducidas –deliberado y, Marx da a entender, irrever- sible– es entendido algunas veces en términos deductivos, pero éste no es esencial ni, yo he

71

DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... dinero a partir del cual se subraya
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... dinero a partir del cual se subraya
DINERO MERCANCÍA , SUS REPRESENTANTES Y LOS PRESUPUESTOS ... dinero a partir del cual se subraya
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... dor-acreedor, o sea la función de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... dor-acreedor, o sea la función de
DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA ... dor-acreedor, o sea la función de

DINERO Y CAPITAL HACIA UNA RECONSTRUCIÓN DE LA TEORÍA...

 

dor-acreedor, o sea la función de medio de pago, es posterior a la de medida de valor, la de medio de circulación y la de reserva de valor. Tratándose de una cuestión metodológica, es necesaria una importante ob- servación. Nuestro análisis del dinero corresponde al momento lógico (o nivel de abstracción) previo al tratamiento del capital. Esto es relevante debido a que a este nivel, el de la dialéctica de la forma de valor, la materialidad del dinero es siempre enfatizada por Marx tanto en sus obras publicadas como en sus ma- nuscritos. En este contexto, nuestro objetivo consiste en señalar que a este nivel es ya posible identificar las determinaciones o presupuestos para que el dinero no mercancía constituya, en términos teóricos, la base de la estructura monetaria capitalista, aunque –y éste es el punto relevante– su posición plena corresponda a un nivel más concreto de la presentación, aquél que corresponde al momento del capital como sujeto. 20 Este momento implica, entre otras cosas, la existencia de formas particulares del capital (capital productivo, capital comercial y capi- tal que devenga interés) además de un desarrollo amplio del sistema de crédito y de los mercados de dinero y de capital. Sólo a este nivel la presencia material del dinero se precisa en cierta medida y nuevos instrumentos financieros sur-

 
gen al lado del dinero mercancía y lo marginan, instrumentos que pertenecen a los mercados de

gen al lado del dinero mercancía y lo marginan, instrumentos que pertenecen a los mercados de capitales. Habiendo señalado lo anterior en nuestra posición, diferimos de autores marxistas que niegan la importancia lógica del dinero mercancía y consideran que las formas crediticias son independientes en estricto sentido de éste. Con- sideramos que ellos caen en una confusión en la que, o bien el crédito, en tanto categoría, está dado y desvinculado de la forma de valor que aparece en la pri- mera sección del tomo I de El capital, o bien creen que la forma de valor puede ser modificada para desprenderse de la materialidad del dinero. La primera versión de esta confusión corresponde más a una perspectiva empirista que a