Вы находитесь на странице: 1из 9

Objetivo: identificar diferentes conceptos de amor y temas

relacionados con este.

Conceptos de amor:
Definición personal: El amor, es un sentimiento vello y profundo
que lo sentimos alguna vez cuando queremos a algo o alguien
(persona) pero para que sea un verdadero amor, el amor tiene
que ser entre dos personas y quererse uno al otro. Para que esto
esto sea puro y definitivo.

Definición de las personas: La definición correcta de amor


asegura que éste es un conjunto de sentimientos que se
manifiestan entre los individuos capaces de desarrollar
emotividad

El amor es afecto profundo hacia una persona y no está limitado


al género humano sino a todos aquellos que puedan desarrollar
nexos emocionales, los ejemplos claros son: las mascotas, los
caballos, delfines, etc.

Definición de Gottfried Leibniz: El amor (del latín, amor, -ōris) es


un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de
diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista
(científico, filosófico, religioso, artístico). Habitualmente se
interpreta como un sentimiento, relacionado con el afecto y el apego,
y resultante y productor de una serie de emociones, experiencias y
actitudes. Con frecuencia el término se asocia con el amor
romántico. Su diversidad de usos y significados, combinada con la
complejidad del sentimiento implicado en cada caso, hace que el
amor sea especialmente difícil de definir de un modo consistente.
Las emociones asociadas al amor pueden ser extremadamente
poderosas, llegando con frecuencia a ser irresistibles. Con todo, el
amor interpersonal se considera sano o «verdadero» cuando es
constructivo para la personalidad, para lo cual es indispensable tener
una buena autoestima.

Pierre Auguste Cot: Como concepto abstracto, el amor se


considera normalmente un sentimiento profundo e inefable
de preocupación cariñosa por otra persona, animal o cosa.
Incluso esta limitada concepción del amor, no obstante,
abarca una gran cantidad de sentimientos diferentes, desde el
deseo pasional y de intimidad del amor romántico hasta la
proximidad emocional asexual del amor familiar y el amor
platónico,2 y hasta la profunda unidad de la devoción del
amor religioso.3 En este último terreno, trasciende del
sentimiento y pasa a ser la manifestación de un estado del
alma o de la conciencia identificada en algunas religiones con
Dios mismo. El amor en sus diversas formas actúa como
importante facilitador de las relaciones interpersonales y,
debido a su importancia psicológica central, es uno de los
temas más frecuentes en las artes creativas (música, cine,
literatura). Desde el punto de vista de la Biología, parece
estar relacionado con la supervivencia del individuo y de la
especie; según algunos, no es privativo de la especie humana,
y también pueden presentarlo otros animales capaces de
establecer nexos emocionales.
Conclusión de amor:
“manifestación personal que involucra el deseo del bien al otro.

Reseña de werther:
Posted on 31 Octubre 2009 by Álvaro Felipe

Acabo de leer Werther. Y me parece curioso que un


libro que me marcó tanto en una época de mi vida
apenas lo haya leído una vez y no tres, cinco o siete
veces como con otras novelas (incluso mucho más
extensas). La relectura de Werther ya no a los
dieciséis años (que tenía cuando lo leí por primera
vez) sino acercándome a los treinta, más maduro y
calculador me hizo comprender a cabalidad porque
Werther fue un héroe para los enamorados, por qué
los adolescentes de la época encontraban en él una
suerte de profeta, de mesías del amor y siguiendo su
ejemplo se quitaban la vida convencidos de que este
mundo no está hecho para personas en contacto con
sus sentimientos. Y más aún, que esas personas que
están en contacto con sus sentimientos son superiores
que las personas frías, responsables pero sin esa
pasión que consume y devora el alma del romántico.

Lo que no significa, claro está, que las razones de


Werther me convenzan y esté tentándome el suicidio.
Lo que quiero decir es que comprendo cabalmente
que la vehemencia de Werther, la fuerza con la que
vive, siente y defiende sus ideas hacen que por
momentos uno sienta que él tiene razón.

Para ponernos al corriente, ¿qué es Werther?

Werther es una novela escrita por el alemán John


Wolfang Goethe en 1774 y que significó el inicio del
Romanticismo en el mundo y la postulación de las
ideas de un grupo literario llamado Sturm und drang
(tormenta e impulso) que Goethe lideraba. Este grupo
buscaba que el arte sea libre, propugnaban que los
sentimientos son superiores a la razón y tomaban a
Dios y al amor como fin supremo del arte.

En esta novela, el joven Werther, muy en contacto


con sus sentimientos (su sensibilidad es mucho mayor
a la de quienes lo rodean), se enamora de Carlota,
muchacha comprometida y que a mitad del libro se
casa con Alberto. Numerosas situaciones le hacen
sentir a Werther que está solo en el mundo (por
ejemplo, conoce a un muchacho enamorado de su
patrona que termina matando por amor y es
condenado por la justicia, aunque Werther hace todo
lo posible por justificar su crimen) y que Carlota está
junto a un hombre que no la merece. La muerte es la
única salida a su congoja. Morir él, matar a Alberto… a
Carlota… sin duda, debe ser él quien muera.
Numerosas veces ha justificado el suicidio
comparando la tristeza con una enfermedad del alma
tan comprensible como una enfermedad del cuerpo y
que los racionalistas (que son odiosos para él) solo
justifican la segunda. Werther, que era animoso y
alegre, se vuelve amargado e irritable. La víspera de
navidad visita por última vez a Carlota y luego de la
lectura de unos versos de Ossian que conmueven a
ambos, él la besa en las manos, la abraza, la besa en
la boca y consigue su más alto anhelo. Carlota vuelve
en sí y abandona a Werther diciéndole que esta vez es
para siempre. Al día siguiente Werther se mata
disparándose en el ojo derecho con una pistola que ha
pedido prestada a Alberto con la excusa de irse de
cacería y que la misma Carlota ha limpiado antes de
entregarlas al mensajero.

A lo largo de la obra, Werther juzga cobardes a


quienes no se atreven a romper con su dolor yendo
hacia el sepulcro. Los racionalistas (como Alberto)
dicen que es al contrario, que son los cobardes
quienes se suicidan porque no tienen valor de afrontar
una vida de angustia y superar sus problemas. Pero
Werther no cede: compara al que se suicida con el
pueblo que, cansado de la opresión de un tirano, se
arma de valor y enfrenta su problema. La fuerza con
la que Werther defiende sus ideas en sus cartas (pues
el libro está escrito en forma de cartas que el
personaje envía a su amigo Guillermo contándole los
pormenores de su retiro en Walheim, a donde había
viajado para olvidar una frustración amorosa y donde
terminó conociendo a Carlota) es tal que los jóvenes
lectores de la época asumieron su posición y creyeron
firmemente en que cobarde es el que no se suicida. Y
desde ese punto de vista Werther era un héroe; un
héroe al que debían imitar. Y lo hicieron tanto que el
libro fue prohibido y el mismo autor terminó
despreciando su novela de la juventud.

Pero la novela ya tenía vida propia, ya no le


pertenecía a Goethe que renegaba de ella y se
lamentaba de los efectos que tuvo; ahora le
pertenecia a los jóvenes enamorados que la tenían
como escudo, como escrituras sagradas con las que
justificar su vehemencia y sus pasiones juveniles
desmesuradas. Se cuenta como Goethe ya anciano, y
con un sinnúmero de obras publicadas (no solo
literarias, sino filosóficas y hasta científicas) recibía
visitas de muchachos que lo idolatraban y que no
conocían de él más que había escrito Werther.

Paso a otro libro, y escribiré su reseña apenas lo


termine. Pretendo introducir unas citas de la novela
de Goethe y lo haré, pero más tarde. Mi hija llama
para salir a pasear.

Biografía de Goethe:

Johann Wolfgang Goethe


(Frankfurt, 1749-Weimar, id., 1832) Escritor alemán. Nacido en el
seno de una familia patricia burguesa, su padre se encargó
personalmente de su educación. En 1765 inició los estudios de
derecho en Leipzig, aunque una enfermedad le obligó a regresar a
Frankfurt. Una vez recuperada la salud, se trasladó a Estrasburgo
para proseguir sus estudios. Fue éste un período decisivo, ya que en
él se produjo un cambio radical en su orientación poética. Frecuentó
los círculos literarios y artísticos del Sturm und Drang, germen del
primer Romanticismo y conoció a Herder, quien lo invitó a
descubrir a Homero, Ossian, Shakespeare y la poesía popular.

Goethe

Fruto de estas influencias, abandonó definitivamente el estilo rococó


de sus comienzos y escribió varias obras que iniciaban una nueva
poética, entre ellas Canciones de Sesenheim, poesías líricas de tono
sencillo y espontáneo, y Sobre la arquitectura alemana (1773),
himno en prosa dedicado al arquitecto de la catedral de Estrasburgo,
y que inaugura el culto al genio.

En 1772 se trasladó a Wetzlar, sede del Tribunal Imperial, donde


conoció a Charlotte Buff, prometida de su amigo Kestner, de la cual
se prendó. Esta pasión frustrada inspiró su primera novela, Los
sufrimientos del joven Werther, obra que causó furor en toda Europa
y que constituyó la novela paradigmática del nuevo movimiento que
estaba naciendo en Alemania, el Romanticismo.

De vuelta en Frankfurt, escribió algunos dramas teatrales menores e


inició la composición de su obra más ambiciosa, Fausto, en la que
trabajaría hasta su muerte; en ella, la recreación del mito literario del
pacto del sabio con el diablo sirve a una amplia alegoría de la
humanidad, en la cual se refleja la transición del autor desde el
Romanticismo hasta el personal clasicismo de su última etapa. En
1774, aún en Frankfurt, anunció su compromiso matrimonial con
Lili Schönemann, aunque rompió el noviazgo dos años más tarde;
tras aceptar el puesto de consejero del duque Carlos Augusto, se
trasladó a Weimar, donde estableció definitivamente su residencia.

Empezó entonces una brillante carrera política (llegó a


ser ministro de Finanzas en 1782), al tiempo que se interesaba
también por la investigación científica. La actividad política y su
amistad con una dama de la corte, Charlotte von Stein, influyeron en
una nueva evolución literaria que le llevó a escribir obras más
clásicas y serenas, abandonando los postulados individualistas y
románticos del Sturm und Drang. En esa época empezó a escribir
Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister (1795), novela de
formación que influiría notablemente en la literatura alemana
posterior.

En 1786 abandonó Weimar y la corte para realizar su sueño de


juventud, viajar a Italia, el país donde mejor podía explorar su
fascinación por el mundo clásico. De nuevo en Weimar, tras pasar
dos años en Roma, siguió al duque en las batallas prusianas contra
Francia, experiencia que recogió en Campaña de Francia (1822).
Poco después, en 1794, entabló una fecunda amistad con Schiller,
con años de rica colaboración entre ambos. Sus obligaciones con el
duque cesaron (tan sólo quedó a cargo de la dirección del teatro de
Weimar), y se dedicó casi por entero a la literatura y a la redacción
de obras científicas.
La muerte de Schiller, en 1805, y una grave enfermedad, hicieron de
Goethe un personaje cada vez más encerrado en sí mismo y atento
únicamente a su obra. En 1806 se casó con Christiane Vulpius, con
la que ya había tenido cinco hijos. En 1808 se publicó Fausto y un
año más tarde apareció Las afinidades electivas, novela psicológica
sobre la vida conyugal y que se dice inspirada por su amor a Minna
Herzlieb. Movido por sus recuerdos, inició su obra más
autobiográfica, Poesía y verdad (1811-1831), a la que dedicó los
últimos años de su vida, junto con la segunda parte de Fausto.