Вы находитесь на странице: 1из 3

Cuando lo hijos deben vivir entregados a Dios.

(Gen. 22:1-17)

Cuando mi hijo era pequeño tenía muchos amigos y a varios de ellos los llevábamos al templo.
Uno de ellos decidió bautizarse, pero su mamá habló con él y le dijo: no es malo, pero primero
diviértete eres muy joven. ¿A qué aspectos de la vida consagramos a nuestros hijos? Al T.V., a la
diversión, a hipocresía, a un vicio, a las fiestas, a la riqueza, etc.
Dios decidió ver hasta qué punto estaba dispuesto Abraham a obedecerle. Le pidió que sacrifique
a su hijo. Abraham llevó a su hijo hasta el monte, una vez allí preparó el altar de holocausto y
cuando estaba a punto de degollar a Isaac, Dios lo detuvo, le dijo que había demostrado que en
realidad le obedecía y le amaba mucho.

Abraham es un ejemplo vivo de que nuestros hijos deben ser consagrados a Dios. En esta porción
encontramos tres cosas que debes hacer para que tus hijos vivan entregados a Dios.

NO niegues tus hijos a Dios.


“Tu hijo, tú único, a quien amas…” (v.2)
Todo comienza en la mente de usted.
Abraham amaba a su hijo porque lo había tenido en la vejez, cuando parecía imposible que
pudieran tener hijos por diversas razones.
1.- Usted ama a sus hijos, pero en ocasiones ese amor puede ser engañoso porque se
confunde al amor con la sobreprotección (creer que tus hijos van a ser dañados por el
entorno).
2.- Usted ama a sus hijos pero en ocasiones les deja decidir entre “diversión, estudio,
actividades o tareas escolares” y deberes espirituales
Hacer que tus hijos se dediquen a Dios es ayudarles a que aprendan hábitos espirituales
para que aprendan siempre a decidir con valores y principios espirituales que carnales
(Rom. 8:1-2)
Abraham no negó su propio hijo a Dios.
La experiencia que Abraham tenía era que Dios siempre cumple lo que promete y
Abraham le creía a Dios más que sus propios sentimientos mezquinos. Pudo haberle dicho
a Dios que no le quitara a su hijo, que en cambio para que estuviera “contento” le daría
muchos sacrificios.
Abraham preparó todo para el sacrificio.
Se levantó temprano, preparó todo parea el sacrificio y se encaminó al punto de
encuentro con Dios. ¡Fíjate! Todo esto es un acto personal, es la decisión persona solo de
Abraham , ni siquiera tomó en cuenta a su esposa.

1
Usted debe preparar su hogar para que en él se adquieran los hábitos espirituales que van
a ser inculcados en sus hijos. Es su responsabilidad, muchas personas quieren milagros
cuando ven que los hijos ya están sumergidos en un mundo destructivo, pero cuando es el
tiempo de hacer preparativos para el sacrificio no hacen nada, creen que con solo venir a
la iglesia van a convertirse en personas dedicadas a Dios.

No tengas temor de sacrificarlos a Dios.


Abraham llevó a su hijo hasta el punto de encuentro con Dios. (v. 3-7)
Abraham creía en Dios
1.- Dijimos que creía en Dios, pero creer tiene que ver con practicar. Dos frases clave:
“volveremos” (v.5) y “Dios se proveerá” (v.8)
¿Ya sabía que Dios tenía un carnero y regresaría con Isaac? No, pero quizás Abraham
pensaba, “no creo que Dios permitirá que sacrifique a mi hijo. Dios pudo en el camino
hablarle y decirle veo que me has obedecido, ya preparaste lo necesario para el
holocausto, ya llevas tres días caminando, bien, has pasado la prueba ya me demostraste
que en verdad en verdad me amas, sigue caminando y adelante verás un carnero para
sacrificarlo.”
2.- Abraham le creía a Dios, Dios haría algo, hasta ese día todo lo que Dios le prometía lo
cumplía.
¡No! Abraham tuvo que subir al monte, atar al muchacho en el altar, extender su mano y
poner le cuchillo en el cuello de él, y una vez que Abraham se convenció de que no había
nada que pudiera rescatar al muchacho de la muerte, una vez que en su corazón ya no
había dudas y lo único que quedaba era cortar con el cuchillo, fue entonces que Dios le
dijo me ha convencido tu obediencia.
Abraham obedeció a Dios porque creía en Dios (ROm. 4:17- 20) Dios puede resucitar
muertos, crear cosas nuevas, cuando ya estaba a punto de morir le dio un hijo, esto hizo
que su confianza en Dios creciera.

El temor de muchas padres es porque no le creen a Dios


1.- Algunas expresiones satánica “déjalos que tengan experiencia en la vida”, “no los
obligues a seguir a Dios, déjalos que decidan”, “ahora tienen mucha tarea y no pueden ir a
la iglesia”, etc.
2.- Tus hijos serán más felices si conocen y confían en Jesús, a que si los dejas
experimentar en el mundo actividades que los marcarán para siempre.
No temas por el futuro de ello si construyes su presente.
Abraham se movió en el presente no en el futuro.
¿Qué pasará en su vida futura? No lo sabes
Pero algo si debes hacer hoy:

2
1.- Levantarse temprano, no creas que porque les hablas de Dios, los llevas a la iglesia ya
serán espirituales y consagrados tienes que ocuparte en todo lo que tiene que ver con la
consagración de tus hijos a Dios.
2.- Adorar, enseñar a amara a Dios, enseñarles a leer y creer en la palabra de Dios,
ayudarle con sus dudas, enseñar a levantar un altar para Dios, ellos te deben ver
adorando, practicando y celebrando la presencia de Dios en todo lugar.
3.- Extendió su mano para degollarlo, Tus hijos deben saber que te corresponde a ti
decidir en su consagración de ellos a Dios y no a ellos mismos y que tomarás decisiones
radicales sobre el pecado dentro del hogar (firmeza). (Jos. 24:15)

¿Cómo vas a responder a este mensaje?


Si consagras tus hijos a Dios verás que las promesas de Dios se harán realidad en la vida de sus
hijos y no tendrás que preocuparte por su futuro.
Lo ´que tienes que hacer es:
Consagra tu hogar a Dios.
No dejes escoger a tus hijos en los aspectos espirituales del hogar.
No le niegues tus hijos a Dios.
Mantente firme cuando tengas que enseñar a tus hijos un hábito espiritual.

Gocese 10