Вы находитесь на странице: 1из 112

LA LEY DEL SAQUEO

La historia de su vigencia permanente

MARIO BLACUTT MENDOZA

Los derechos de autor de las versiones impresa y digital de esta obra están debidamente reservados y protegidos por Ley

Fuente de la Carátula:

mitología-fantasía-reinosenigmáticos.blogspot.com

Marx postuló que la Historia estaba regida por leyes y puso la lucha de clases como el nervio motor del desarrollo histórico

Por su parte Ludwig von Mises afirmó que no hay leyes históricas, dado que los hechos serían únicos y no se repetirían

Pero, en la peregrinación por las páginas de la Historia encontré una Ley, infinitamente repetida, a la que denominé: La Ley del Saqueo

La única que existe en la Historia del ser humano y que nigún historiador oficial la toma en cuenta

Los más fuertes saquean a los más débiles

Encontré que la Historia Formal idealiza la brutalidad humana o la

atribuye solamente a un grupo, en desmedro de los “otros”

Lo que recibimos de esa historia es una deformación de los hechos debido a las preferencias de los sonajeros que los relatan

En cambio, la Historia como el desarrollo de la Ley del Saqueo no hace distinciones sobre la bestialidad humana

No clasifica a los grupos como “nosotros los buenos y ellos, los malos”

Hay algo más que debemos anotar

La Ley del Saqueo en Occidente ha sido moldeada por el Ser Astuto el que tiene un grado de astucia mayor a la de las masas

Con esa astucia manipula a las recuas humanos, las que son mani- pulables, para sacralizar la hipocresía y elevarla a la máxima virtud

Los hechos modelados y/o ejecutados por el Ser Astuto siempre se ha expresado como actos de la bestialidad humana en su máximo grado

Somos, y sabemos que somos, fetos conscientes, condenados a cargar, día a día, la joroba turgente que la culpabilidad tatúa en nosotros

Sentido de culpabilidad que el miedo y nuestro verdadero Ser Astuto, han esculpido en el fondo del subconsciente individual y colectivo

Esta introducción me llevó a la tarea de estructurar un Teorema, un Colorario y un Precepto, deducidos todos, de los hechos interactuantes

El Teorema del Miedo

El miedo, como el campo magnético en el cosmos, se expande por la mente humana permanentemente

El Corolario del Miedo

La Ley del Saqueo procede del miedo a ser saqueado

El precepto del Miedo

Haz a los demás lo que no quieres que te hagan a ti antes que los demás te lo hagan

Establecidas mis premisas, decidí realizar una lectura nueva de la his- toria, para comprobar si se cumplían objetivamente

No quise merodear por otras regiones; fui directo a la región en la que se supone nació la civilización de Occidente

¡Allí encontraría los pilares primeros de la civilización! me dije; con ese espíritu, observé los principales acontecimientos llamados históricos”.

Después de analizarlos en directo, decidí poner de relieve aspectos que la historia oficial, contada por sonajeros, no los pone en los textos

ESPARTA

Llegué a Esparta, la gran productora de hombres hechos para la gue- rra, la captura de esclavos y la competencia con las bestias

Esparta, una de las moradas de los Superhombres que viven sólo por la Voluntad de Poder, tal como lo quiere Nietzsche

Acabado de nacer, cada futuro hombre-bestia de Esparta es arrojado al agua, aunque deba quebrar una capa de hielo con el cuerpo aún tibio

Si logra ponerse a salvo al otro lado del pozo, estará listo para ser edu- cado en el arte de matar, como un futuro profesional del saqueo.

Eran muy diferentes de sus hermanastros, los atenienses Ambos mataban y saqueaban por igual

Pero los de Atenas lo hacían con discursos y razonamientos previos a la acción demoledora; es decir, lo hacían con más astucia y elegancia

Los espartanos se preciaban de ser parcos en las palabras y muy elo- cuentes en el arte de matar, no a uno, sino a muchos a la vez

¿Por qué mataban los espartanos? ¿Por qué su Yo colectivo les impelía hacerlo?

Pues, por lo mismo que se mata ahora: por costumbre y por rapiña; por costumbre de la rapiña; no olvidemos: también por el ¡Poder!

A lo largo de la historia, un grupo de semibestias más fuerte masacra a los más débiles para robarles, hacerlos sumisos y traer esclavos

Una civilización que se yergue sin cometer un record impresionante de genocidios no es un ejemplo de una civilización ideal

Licurgo

Los espartanos tuvieron un rey muy extraño, Licurgo; asesinaba a todos los que adoraban a Dionisio, el Epónimo Nietzscheano

Las cosas se pusieron tan feas, que el dios de las bacantes con su divi- nidad a cuestas, entendió que debía buscar refugio

Escogió un lugar cálido del mar: se cobijó en el regazo de una ninfa

Licurgo, falto de víctimas para inmolarlas, no vio mejor manera de dar contento a su pasatiempo rutinario, que matar a su propio hijo

Dicen que lo confundió con una hidra

Mientras tanto, en el fondo del mar, Dionisio se aburrió del regazo de la Ninfa y decidió volver a complicar la vida de Licurgo

Hizo saber que la tierra nunca sería fértil mientras Licurgo viviera

El tumulto, siempre manipulable, tomó a su rey por el pescuezo y, en acto de justicia comunitaria, lo mandó al otro lado de la estaca

Dionisio tenía una gran popularidad entre las bacantes o némades, las que hacían orgías para él; algunas veces no estaba presente; igual

Pero no sólo el amor al vino le granjeaba la admiración de sus fans Había un “algo” que fascinaba: Dionisio era hermafrodita

Este rasgo nos recuerda dos cosas Primero: la homosexualidad es más antigua que andar a pie

Segundo: también nos trae a la memoria que una buena parte de la ofi- cialidad nazi estaba conformada por admiradores dionisiacos

Bacantes con botas, capas y aire varonil

ATENAS

Me cansé de los espartanos y viré la hoja del libro en dirección de Ate- nas; me empujaba la necesidad de observar una cultura sabia

Allí descubrí que el Mito y la realidad convivían en concubinato debi- damente convenido, lo que me pareció muy civilizado

Pero la corrupción campeaba por todas las dimensiones, empezando por los dioses, primeros anunnakis que llegaron a Sumeria

De eso hablaré en otra ocasión Los dioses de los griegos, daban risa

Ofrecían recompensas a quienes realizaban tareas en beneficio de al- guno de ellos y en contra de algún otro de ellos

Por consejo de sus dioses, los espartanos quisieron apoderarse de Ate- nas a través de la imposición de un monarca de paja

Su nombre era Isargo

Lo pusieron para que gobernara Atenas en los términos que Esparta consideraba adecuados para sus intereses

Así, pude comprobar, por inducción científica, que los EEUU no fue el primero en derrocar y poner gobiernos ajenos

Los espartanos los precedieron hace 26 siglos Por otro lado, apareció un ateniense verdaderamente original

Clístenes, el que propuso algo hasta entonces nunca pensado:

¿Por qué sólo habrían de gobernar los reyes y los aristócratas? ¿No había un pueblo que podía hacerlo mejor?

Así, la inducción histórico-científica me llevó a otra comprobación

Marx no fue el primer hombre que habló de las “masas” y la necesidad de mostrarles cuál era la senda que llevaba a la luz

Veintiséis siglos lo antecedieron

El YO El método “Inductivo” en la Historia me descubre que hay rasgos simi- lares en el comportamiento de los “yo

Genéticamente, hay tendencias claras, proclives, del “yo”, a descuaja-

ringar a los demás para apoderarse de lo que no les pertenece

¿Vemos ahora comportamientos similares a los de quienes establecie- ron las reglas racionales para robar a los demás? Por supuesto que sí

La generalización viene del ayer, se expresa hoy y continuará mañana

No faltará algún popperiano para falsarla; anunciará que es refutable, que no sabemos si el próximo individuo estará libre de ansias de poder

Exigirá que revisemos la posibilidad de que entre los ocho mil millones de seres humanos encontremos alguno que falsee la generalización

Siempre estará algún marxista: pondrá “al desnudo mi subjetividad burguesa en la interpretación mecánica” de los hechos

Eso, para que la historia no se desfigure en favor de la burguesía y en contra del proletariado

En el peor de los casos, aparecerá alguien de la Escuela Austriaca

Me dirá que la matanza es un acto racional del individuo que busca pa- sar de una situación inferior a otra, superior

Me asegurará que cada sujeto, libre por sus propias leyes, considera que la matanza generalizada es una acción racional

Que es una prueba de que la acción es humana, que no necesita justifi- cativo para obrar, excepto su propio interés y los medios para hacerlo

Asesinar para robar sería la gran iniciativa del individuo aislado, libre, generoso y por sobre todo, racional en la acción de robar y matar

Cualquier país podía contar con la victoria si lograba el apoyo de los de Esparta; el que no tuviera ese apoyo se resignaría a ser saqueado

La mejor ayuda que Esparta otorgaba a un país, era el asesoramiento de un General, con planes y plena ausencia de justificaciones duales.

Por su lado, el mejor regalo que Atenas podía hacer a un país era en- viarle un discurso de algún Demóstenes y un diplomático astuto

Observando este comportamiento es posible llegar a una conclusión nueva por lo novedosa y novedosa por lo nueva:

Los de Esparta mataban porque para eso habían sido creados desde el día mismo en que cada espartano venía al mundo

La Democracia griega

Asesinar para robar sería la gran iniciativa del individuo aislado, libre, generoso y por sobre todo,

La Esclavitud y la Guerra

Asesinar para robar sería la gran iniciativa del individuo aislado, libre, generoso y por sobre todo,

La tan comentada democracia de la Grecia Antigua es un resultado de la capacidad de mercadotecnia de sus historiadores

En la realidad, al igual que todos los grupos humanos del mundo, la historia de Grecia también es la historia del robo y del saqueo

Ambos idealizados por los constructores de imágenes

En un momento dado, los espartanos, asesinos de nacimiento y de vo- cación, esclavizaron a la población de Mecenas

Como todos los criminales natos, preferían arriesgar la vida en una guerra que trabajar honradamente para ganarse la vida.

En este tren de acontecimientos, persas y griegos, vieron con alegría que se avecinaba, nada menos, que una ocasión propicia para la guerra

De ella se desprendería una serie larga de encuentros guerreros de- nominadas las “Guerras Médicas”

El instigador primero fue el mandamás de Persia

Había que prepararse de la mejor manera posible, pues la oportunidad de un eventual saqueo era alentadora para todos los involucrados

Temístocles dijo que la Hélade no podría saquear a nadie si es que no construía una flota invencible

Pero surgió, de la nada, un tal Milcíades, quien creía que el derecho al saqueo debía empezar por una estrategia terrestre

Los atenienses confiaron en él como líder

El ejército persa desembarcó en la llanura de Maratón, lugar recomen- dado por Hipías, quien había sido anterior tirano de Atenas

Ahora se había vendido a los persas

El tránsfuga creía que la caballería persa tendría el espacio suficiente para desplegarse con mayor brío y eficacia

Milcíades, en vez de esperar pasivamente la llegada de los hijos de Zoroastro, se decidió por la sorpresa

Lanzó todas sus falanges en contra del ejército enemigo, logrando crear pánico en las tropas persas

Gran parte de los soldados se dieron a la fuga, perseguidas y diezma- das por los griegos, tal como se debe en momentos vitales como ése

Artafernes, porfiado hasta la tozudez, creyó que no todo estaba perdi- do, que había lugar para igualar un tanto las cosas

Imaginó que, si todo el ejército griego estaba en el campo de batalla, Atenas tendría que encontrarse indefensa

En consecuencia, ordenó una gira hacia la ciudad y encontrar la oca- sión para dar rienda suelta a su vocación de verdugo.

La Maratón Original

Pero Milcíades no era algún improvisado y envió a Filípides para que corriera a la ciudad e insuflara moral a los atenienses

Lo haría, anunciándoles el gran triunfo logrado en la llanura de Maratón

Al parecer, nunca sabremos por qué el bueno de Filípides, en vez de montar un caballo, decidió realizar una carrera olímpica

Dio el mensaje, cayó muerto y, desde entonces las olimpiadas tuvieron su marcha de largo aliento

Milcíades llegó y Artafernes, que tampoco era un amateur en eso de calcular los riesgos de un saqueo, decidió irse por donde había venido

Milcíades, con los vapores del triunfo en la cabeza, quiso mostrar que su capacidad de robo era expandible

Para probarlo, atacó a los habitantes de la isla de Partos, la sitió y exi- gió un montón de dinero, en oro y joyas

Pero los de la isla no eran de los que se dejaban saquear sin presentar un frente unido; Milcíades tuvo que regresar a Atenas.

En vez del pecho erguido, llegó con la joroba surgente

Los atenienses lo sometieron a un proceso, le perdonaron la vida, no por su incapacidad de saquear, sino por los pillajes exitosos anteriores

Temístocles, el de la idea de la flota, tomó el mando

La Neurastenia de Jerjés

Fluyeron las décadas para dar paso a una media centuria

Darío, rey persa, el que no permitía que alguien se acercara a menos de tres metros de su persona, tuvo la ocurrencia de morirse

Jerjés, que había heredado el talento de su padre para la masacre y el pillaje, encontró en egipcios y babilonios la ocasión de mostrarlo

Lo hizo por medio de una estrategia de matanza y una oferta que los egipcios y babilonios no pudieron rechazar

Quedaron convencidos de que estaba en su bienestar seguir siendo saqueados; pero el ojo de Jerjés había sido direccionado hacia Grecia

Tuvo una idea muy original, enviaría misiones a las ciudades para pe- dirles tierra y agua. ¿Para qué deseaba Jerjés tierra y agua?

Pues para poner muy en claro que los demás debían someterse ante él

La historia lo ha demostrado una y un trillón de veces: los tiranos de toda laya y color, necesitan de gente que se postre ante ellos

El Poder no sería tal si no hubiera cautivos en señal de sumisión servil

Cuando los embajadores llegaron a Atenas, se enteraron de que ten- drían toda la tierra y agua que quisieran

Como prueba irrefutable, los arrojaron a un pozo de huesos humanos en el que se pudrían los últimos huéspedes de la hospitalidad ateniense

Ésa era una acción que hasta los bárbaros consideraron bárbara, pues habían descumplido la tradición: habían matado a los mensajeros.

Los espartanos, que a la par de asesinos y saqueadores, eran supersti- ciosos, dijeron que el asesinato de los mensajeros traería mala suerte

Convencieron a dos espartanos que fueran a ponerse a disposición de Jerjés para ser víctimas de la justa venganza del persa

Jerjés demostró algo que nadie había imaginado: les contestó que no sería tan bestia como para hacer lo que hicieron los griegos

Esto es, les perdonó la vida ¿Era una decisión de algún sabio redimido? Ni por locura temporal

Jerjés consideró que la vida de dos ricos espartanos era muy poco para lavar el honor de los saqueadores a su mando

Tenía en mente algo mucho más valioso: Atenas y Esparta juntas; Acumuló un ejército de 500000 hombres

Construyó un puente hecho de barcas por el cual cruzará su ejército Pero una tormenta hizo escuchar su desacuerdo sobre el puente

Jerjés no podía creer que la naturaleza se opusiera de ese modo a su voluntad y llamó a los más expertos de sus torturadores

Les ordeno que dieran mil latigazos al mar como castigo ejemplar

Parece que las olas oyeron las sugerencias del látigo y permitieron el paso de Jerjés, sin presentar mayor resistencia

Los helenos se parapetaron en un desfiladero denominado Las Ter- mópilas, puesto de avanzada que impediría el avance del enemigo

Tenían como líder al propio Leónidas, el rey espartano

Pero un griego, Efialtes, tal vez descontento con su suerte, informó a los persas el lugar por donde podrían rodearlos

Los espartanos fueron atacados por delante y por la retaguardia, gra- cias a la tarea de inteligencia de Efialtes

Esto demuestra que la CIA no es la primera que hace tratos con el enemigo, Efialtes ya lo había hecho mucho antes

Las Termópilas

El pasaje fue muy bien descrito en la película “Los 300”

Allí se muestra cómo el héroe, Gerald Buttler, inflama la moral de sus

soldados anunciándoles que esa noche “cenaremos en el infierno”

La película también exhibe la muerte de los 300, no de cara al sol, sino protegidos por la sombra generosa de las flechas persas

Con la derrota de las Termópilas, la Grecia toda se puso en la mira del belicoso Jerjés y contemplaron el saqueo e incendio de la Acrópolis

Reflexionaron sobre la verdad irrefutable de que ellos habrían hecho lo mismo con alguna aldea persa cercana, si hubieran ganado la batalla

Temístocles sintió que su sapiencia y su energía se revitalizaban ante el saqueo ajeno e ideó una estrategia

Envió a Sicino para que se hiciera pasar por traidor ante Jerjés y decirle que una parte de la flota griega escaparía de noche

Jerjés, que ya había conocido la capacidad de traición por parte de los griegos, creyó que Sicino era un tránsfuga honrado

No encontró ningún obstáculo para dividir su flota con el objeto de ce- rrar el paso a los escapistas

Los persas, al parecer, no tenían una coordinación adecuada, mientras que los griegos habían formulado una estrategia bastante sólida

Los barcos de Jerjés se vieron amontonados entre ellos, sin capacidad de maniobra y muchos se hundieron

Jerjés, que tenía una amplia visión desde la colina en la que se encon- traba, se dio cuenta de que había llegado el momento decisivo

Cambiar la ruta, usando para ello el medio de transporte más viejo:

talón-planta-punta…

Pasa el tiempo; los persas se aburren, no hay una isla indefensa Mardonio, con gran criterio, cree que la ínsula no va a venir a ellos

Decide que más bien sean ellos quienes vayan en su búsqueda. Motivado por una lógica tan sólida zarpó y no se detuvo sino en el Ática

Corren los años del 479

Mardonio brazo derecho de Jerjés, ofrece libertad a los griegos si fir- man la paz; los griegos ponen a escrutinio la oferta

Con la democracia que los caracteriza ejecutan al único ciudadano que estaba de acuerdo en aceptarla

De esta manera tuvieron que ver el replay del saqueo de la Acrópolis

Pero los espartanos se enfurecen; no podían permitir que otros saquea- ran lo que por mérito propio les correspondía a ellos, a nadie más

Pausanias los guía hasta Platea y, en ella, hacia una gran victoria El botín los esperaba en el campamento persa

Su rastro, al que siguieron como una jauría de sabuesos entrenados, los guía hasta Micala, donde llegan y obtienen la complicidad de las olas

Al parecer las olas recuerdan los latigazos de Jerjés

En tren de poner las cosas de igual a igual, se tragan la flota entera de los persas, quienes aprueban una resolución muy sana:

Dejar a Grecia en paz y a Jerjés sin los sueños de conquistarla Tendrían que buscarse otros terrenos para saquear

Después de este desfile de saqueos y contra-saqueos, atenienses y es- partanos deciden que pueden saquear en paz si se ponen de acuerdo

Ponerse de acuerdo significa repartirse los pueblos sobre los cuales cada uno tendría el derecho de saquear para beneficio propio

La primera acción política es fundar la Liga Ático-Délica para proteger los lugares del Asia Menor que saqueaban juntos

Atenas toma el liderato, sin oposición de Esparta, y cuando todo pare- cía marchar bien, Temístocles es exiliado

En retribución no halla mejor manera de mostrar su desdén por los atenienses que ponerse al lado del soberano persa Astajerjes I

(La traición era tan natural entre los griegos, como la homosexualidad Aunque sólo la traición es reprochable)

Los persas y Temístocles avanzan con la esperanza de lograr un asalto que les redituaría grandes dividendos

La inversión de los persas se disipó y sus acciones perdieron su valor, cuando Cimón, hijo de Milcíades los derrota en el río Eurimedonte

Ese río está en lo que hoy es Turquía, Otro Efialtes aparece en la historia, pero no es un traidor

Surge para expulsar a Cimón porque el hijo de Milcíades era aristócra- ta y Efialtes demócrata

Funda las bases de la democracia en Atenas, aunque muere pronto y la tarea queda a cargo de Pericles, quien reina hasta el año 429.

Pericles

Hombre sabio, llama a Cimón y propone un tratado de paz a Altajerjes en el año 448; los persas aceptan en los términos que Pericles dicta

Debían renunciar, por segunda vez, a la conquista de Grecia

Así termina la gran guerra de saqueo en pos de saqueo que los sonaje- ros de la Historia denominaron: las Guerras Médicas

La fuerza bruta, en los pueblos “civilizados” debe estar respaldada por

la astucia, de lo contrario no son civilizados, sino, bárbaros

La necesidad de ser ambiguo sería parte del hombre civilizado.

Aristóteles

Defensor de la moral y de las buenas costumbres, se dio cuenta de que el saqueo traía, entre oro y joyas, algo de mayor valor aún

El saqueo institucionalizado traía esclavos Esparta y Atenas sin esclavos no eran nada

Los esclavos producían lo que los ilustres comían Al darse cuenta de la riqueza que los esclavos significaban para Ante- nas, decide legalizar la esclavitud

El filósofo de la Ética a Nicómaco, el ilustre, el inmortal Aristóteles, afirmó, sin rubores molestosos, que el esclavo lo era por naturaleza

Ni el mismo Hegel, conocido por su aversión a la masa y a todo lo que significara democracia, se atrevió a ir tan lejos

El fundador de la Lógica sí, lo hizo con gran naturalidad

Con ello, los saqueadores y traficantes de esclavos ya tenían el aval moral que les permitía usar productivamente el látigo

Todos saben que nadie es esclavo por naturaleza

Pero, era necesario que alguien como Aristóteles afirmara que el escla- vo lo era por naturaleza para esclavizar de un “modo civilizado”

Queda claro que es imposible negar el aporte de Aristóteles a la histo- ria del conocimiento humano

Pero la conspiración de los sonajeros para esconder la falsedad de la

“moralidad”, atribuida sin causas legítimas, tiene que ser develada

También describen a Grecia como un modelo único de democracia

Como prueba, los demócratas atenienses, “ejemplo de democracia pa- ra el mundo entero”, ordenan que Sócrates se suicidara

Sócrates era conocido como un hombre sabio en su tiempo; era muy respetado, pero lo acusaron de “impiedad para con los dioses”

Dictaba conferencias ante cualquier grupo de curiosos que se reunía, para escucharlo en las calles de Atenas

Pero, en una muestra ingenua de falsa modestia, insistía en propagar un slogan sobre el cual aún goza sus respectivos derechos de autor:

“lo único que sé es que no sé nada”

El vulgo y los sonajeros creyeron ver en esta expresión la máxima fuer- za moral y ejemplo de la grandeza de la humildad de espíritu

Desde entonces, Sócrates tuvo en su haber la virtud inigualada de ma- nifestar públicamente que sabía que nada sabía

¿No era grandioso?

Los sonajeros de la historia vieron la gran ocasión para planificar una tarea de mercadotecnia que los actuales envidiarían con razón

Hicieron que estas palabras rebotaran en todas las fases de la historia con ecos cuyas vibraciones se duplican en las respuestas de otros ecos

No nos asombremos que Nietzsche detestara, entre los filósofos que detestaba, al moralino Sócrates.

Pero Sócrates no fue condenado por falsa modestia

Lo fue porque postulaba el monoteísmo, algo que los demócratas ate- nienses no podían soportar

Anaxágoras Otro gran filósofo, esta vez sin pretensiones de falsas modestias, Ana- xágoras, también sufrió la condena por “impiedad a los dioses”

Fue el primer filósofo que concibió un principio abstracto como causa del mundo, el Ápeiron, a diferencia de los anteriores

Los anteriores habían establecido elementos naturales, como el agua, el aire, el fuego… para identificarlos como la esencia del universo

Anaxágoras tuvo que escapar y murió de hambre en el exilio Nadie se acordó de él en mucho tiempo

En cambio, el hombre dual, Aristóteles, se conserva como la cosifica- ción misma de la moralidad, por acuerdo de los sonajeros de la Historia

También recuerdan con veneración la memoria del que “nada sabía”

(Al terminar este mensaje, el cielo se puso negro para que se descorriera en él un nuevo mensaje estelar, pero con un contenido diferente)

Es posible que ustedes crean que hago estos repasos de la historia co- mo un pasatiempo amable y redentor; pues no lo perciban así

Se trata de una síntesis de la historia que sirve de referencia a los seres humanos que han nacido de mujeres con los ovarios bien puestos

Es con ellas, que pronto, muy pronto, iniciaremos la gran ofensiva, pues de la palabra verbal pasaremos a otra clase de gramática

No me olvidé, ni por un segundo, de ustedes, sólo estaba rescatando a un hombre que estaba preso de la angustia

Al fin y al cabo, ése es el papel de la mujer: liberarse, haciendo que el hombre se libere primero de todos sus complejos

Estamos plagados de complejos y de miedos, todos surgidos de la su- perstición institucionalizada

Algún día el dueto mujer-hombre será el escudo y la espada que venza definitivamente a los saqueadores que pasan por héroes

Ese dueto mostrará que una simple ama de casa vale más que cualquier valentón dispuesto a matar y saquear

MACEDONIA

Macedonia no sólo fue conocida por haber formado parte de Yugosla- via y, luego, independizarse como la República de Macedonia

Fue conocida porque allí nació el más grande de todos los conquistado- res de la Historia Antigua: Alejando el Magno, nacido el -356

Se dice que nunca sufrió una la derrota

Lisímaco fue su primer mentor; de allí aprendió la antigua disciplina macedonia que lo alejaba de lo frívolo y de lo sensual

Aristóteles completó la educación del futuro conquistador

Filipo, su padre, rey de Macedonia, había reunido bajo su autoridad a toda Grecia, con excepción de Esparta

Murió bajo circunstancias sospechosas y Alejandro tuvo la tarea de ser rey cuando aún era un joven de veintitantos años

Se las tomó con Tebas y ante la resistencia de la ciudad, Alejandro de- cidió tomarla por asalto

Se dice que, personalmente pasó a cuchillo, de uno en uno, a más de seis mil ciudadanos

En nuestros días sería considerado, mínimo, un asesino en serie

Ordenó la total demolición de la ciudad; Atenas, al ver lo que el futuro le guardaba si seguía el ejemplo de Tebas, se sometió sin resistirse

En un ataque irresistible de patriotismo recordó las ofensas que Persia había infligido a Grecia, especialmente a Atenas y Esparta

Aunque en su tiempo, Grecia era una, pero cada ciudad conformaba una “Ciudad-Estado” no se podía ignorar la patria común

Partió con treinta y siete mil hombres en una tarea de expansión total de la cultura griega, de la que nunca regresaría

Ocupó Tesalia y declaró a las autoridades locales que el pueblo tesalo quedaría para siempre libre de impuestos

Juró también que, como Aquiles, acompañaría a sus soldados a tantas batallas como fueran necesarias para glorificar la nación

A comienzos de 333, Alejandro llegó a Gordió, ciudad que fuera corte del legendario rey Midas, el que convertía en oro todo lo que tocaba

Los gordianos le plantearon un dilema en apariencia irresoluble

Un nudo ataba el yugo al carro de Gordio, rey de Frigia, y desde la an- tigüedad se afirmaba que quien lo desataba dominaría el mundo

Todos habían fracasado hasta entonces, porque de todos ellos, ninguno tenía la visión y la determinación de Alejandro

Mientras la muchedumbre se aprestaba a ver los esfuerzos de Alejan- do, éste sacó su espada y de un tajo impresionante cortó el nudo

Los ciudadanos del Gordio vieron en el joven Alejandro el conquista- dor que la historia lo recordaría por siempre

Alejandro ambicionaba dominar toda Persia, de paso, destruyó la ciu- dad de Tiro tras siete meses de asedio

Se fue hasta Jerusalén y penetró en Egipto sin encontrar resistencia Vencedor de los persas, fue acogido como un libertador

Al regreso, el ejército se dividió: el general Nearco buscaba la ruta por mar, Alejandro conducía las tropas por el desierto de Gedrosia

Miles de hombres murieron de sed; aunque diezmado, el ejército con- siguió llegar a Babilonia, la meta de su viaje de entonces

Allí hizo ejecutar a los macedonios que se le oponían

Tenía como proyecto la creación de un nuevo ejército formado por he- lenos y bárbaros y luego declararse dictador macedonio

Inició una nueva campaña explorando las costas de Arabia

Mientras navegaba por el Bajo Éufrates contrajo una fiebre palúdica que sería fatal; murió en junio de -323

Cuando visitó Atenas había querido conocer a un filósofo convocaba su curiosidad; se trataba de Diógenes el Cínico

El filósofo estaba descansado en su tonel de madera

Alejandro se le acercó, se presentó debidamente y le instó a que pidie- ra lo que quisiera, él se lo otorgaría

“Que te apartes, porque me quitas el sol” respondió el cínico

Alejandro, que sabía el valor de ese hombre, se retiró sonriendo

Pero la historia tiene sus travesuras; el mismo día que Alejandro moría, en el lejano Corinto, a su vez, moría también Diógenes el Cínico

La historia no solo es traviesa, también nos da ejemplos de que tiene extraños designios para los destinos humanos

Un mosquito, el portador de la malaria, hizo lo que cientos de miles de espadas y lanzas no pudieron: terminar con la vida de Alejandro

La historia lo recuerda y, por ello, nosotros también

ROMA

Si los espartanos fueron los primeros nazis, los romanos fundaron la primera espiga de los fascistas

Es posible que Berlusconi tenga un rasgo familiar con algún Calígula de segunda o de tercera mano

También, que El Padrinotuviera un gene de algún César

Pero son las mujeres Italianas las herederas legítimas de la verdadera estirpe de la antigua Roma

Basta observar el ataque frontal con el que Sofía Loren apabulla a Mas- troianni, al enterarse de una nueva infidelidad por parte del galán

Una italiana enojada es la recreación perfecta de toda una legión roma- na escuadrada en tren de ataque

Nuestros quehaceres academicistas de lo cotidiano no deben ponernos indefensos ante la fuerza que tienen los mitos y las leyendas

Esos mitos, leyendas, costumbres, son los que dictan los comporta- mientos de los grupos y de los individuos

Lo hacen con una fuerza tan gravitacional que los amagues de la lógica de los racionalistoides no hace sino cosquillas

Los racionalistoides esgrimen premisas y recetas sobre el “buen pen- sar”, que semejan mandobles de esponja

Ante la recia coraza que la tradición guarda en el sub consciente

Los historiadores sonajeros, que buscan la razón pura de los acontece- res humanos pretenden tapar su ineficacia con declaraciones como:

No hay leyes en la historia, pues el individuo es irrepetible.

La Ternura de una Loba

Amulio no pudo esperar su turno y cede ante la ambición legítima de ser el mandamás, destronando a su hermano Numitor

Toma para sí la responsabilidad de ser rey de la ciudad Alba Longa Avaro y también sistemático, no dejaba tareas inconclusas

Su labor continuó matando a todos los hijos varones de Numitor Terminada la mini limpieza étnica, concede la vida a Rea Silvia

Pero temía que Rea tuviera hijos, los que harían con él, llegado el mo- mento, lo que él había hecho con Numitor

No lo pensó más; la confinó al estado de sacerdotisa, dedicada al culto de algún templo, en el que se haría eficiente en pronosticar el futuro

Allí satisfaría las necesidades de los espíritus, en lugar de las carnales

Amulio pensó que la virginidad estaba garantizada y la llegada al mun- do de rivales en el ansia de sentarse en un trono, imposibilitada

A pesar de su sistematicidad en la concepción y ejecución de planes aviesos, Amulio no contó con la astucia de Marte

Marte, al verla dormida a la orilla de un río, se dio cuenta, una vez más, que en todas las guerras la sorpresa era el arma definitiva

Decidió que el ataque sin previo aviso a una doncella no sería una ex- cepción; en el tiempo previsto Rea Silvia dio a luz dos hijos

Escogió para ellos los nombres de Rómulo y Remo; no olvidó que Amu- lio, en vez de alma tenía fango repartido en el cuerpo

Tampoco olvidó las tormentas de la grasa acumulada que ocasionaría el hecho de enterarse del cambio en el censo poblatorio

En un momento de lucidez, hizo algo que varias madres habían hecho antes y que una judía haría con Moisés:

Los acomodó en una cesta confiada a la sabiduría Tíber, cuyas olas no guardaban secretos de avaricia

Las aguas la llevaron a una orilla en la que se encontraba una loba con un sentido maternal increíble y un nombre espeluznante: Luperca

Con una paciencia inigualable para soportar la inutilidad humana en la tarea de sobrevivir, los nutrió y los guió en el recorrido por la vida

La crianza por una loba incrementó significativamente la capacidad de los hermanos para competir en un mundo hecho para los que sobrevi- ven

Ambos tenían la intención de sobrevivir, aunque sabían que en el pro- ceso tendría que arrebatarle al otro el gran privilegio

Rémulo y Remo

Ya de adultos, los hermanos deciden que sería una buena idea fundar una ciudad, no importaría dónde ni por qué

El primer problema se presentó, como era de suponer, en el momento de decidir cuál de los dos sería el rey de la nueva chitá

Lo natural en esas condiciones es saber que cualquier ciudad del mun- do o país nunca será suficientemente grande para dos reyes

Ergo, uno de los aspirantes tiene que matar al otro

Rómulo tenía más experiencia en las cosas mundanas, pues había naci- do diez segundos antes que su hermano

Por lo que no hay motivo de sorpresa en el hecho de que fuera él quien dejara a la región con un habitante menos

Funda la ciudad, allá por los años -753, y en una curiosa muestra de amor filial de efecto retardado, le pone el nombre de Remo

Lo hace en memoria de su hermano inmolado; la segunda tarea tenía que ver con la estructuración de una población

No era fácil rellenar instantáneamente una ciudad a pesar de que las leyes sobre las migraciones aún no habían levantado muros

Las Sabinas

Por aquel entonces moraba, cerca de la ciudad, una tribu tranquila que se pasaba la vida sembrando, cosechando y haciendo artesanía

Tareas que no concuasaban con las de sobrevivir

Rómulo tuvo una brillante idea, de ésas que aparecen en las mitologías:

organizó un gran certamen deportivo en honor al dios romano Neptuno

Invitó a los sabinos y a todas las sabinas que los acompañaran

En medio de los juegos, cada romano cumplió con el sagrado deber de secuestrar a una sabina por cabeza

El ejército expulsó a los sabinos, quienes se fueron a su terruño con la obligación de ocuparse de la cocina y de tender sus camas

Las sabinas, enfurecidas hasta el paroxismo se volvieron más razona- bles y decidieron poner condiciones vitales a los romanos

Se ocuparían de los telares, pero la cocina quedaba a cargo de los es- clavos, los que desde entonces nunca faltaron en Roma

Con los años, los sabinos se dieron cuenta del ultraje de que habían sido víctimas y que había llegado el momento de la venganza

Por eso, a pesar del carácter apacible que los caracterizaba, atacaron a los romanos y los acorralaron en un lugar denominado Capitolio

El Capitolio era una de las siete colinas legendarias de Roma

El plan de guerra había comenzado con la seducción de una romana, Tarpeya, quien les franqueó la entrada pidiendo brazaletes a cambio

(Parece que la traición era un rasgo cultural congénito en los pueblos denominados cunas de nuestra civilización)

Pero los sabinos tenían una percepción propia sobre los traidores

En lugar de los brazaletes que Tarpeya había pedido, creyeron impor- tante sentar una tradición fundamental: la mataron

El lugar de la muerte de la traidora fue inmortalizado como la Roca Tarpeya; desde allí los romanos hacían actos de justicia comunitaria

Arrojaban vivos a todos los que pensaron que la traición daba dividen- dos; al parecer, los traidores no eran pocos

Pues las visitas rituales al precipicio, fundado en nombre de Tarpeya, menudearon cada vez más

Los dos ejércitos estaban listos para la gran finale de la masacre recí- proca: los unos, para recobrar la ansiada libertad perdida en la cocina

Los otros, para mantener el lecho tibio y vibrátil

Pero en el momento decisivo las sabinas mostraron, nuevamente, la cepa que tenían en los genes:

Valentine, en nombre de todas ellas, se interpuso entre ambos bandos con la firme determinación de que los tozudos entraran en razón

Tenían que recordar que, si ellas eran las víctimas de las circunstan- cias, sus voces debían ser escuchadas más allá del ruido de las espadas

Los dos ejércitos quedaron paralogizados; Valentine continuó Si los romanos ganan, ellas perderían a sus padres y hermanos

Si el triunfo se ponía al lado de los sabinos, ellas se quedarían sin mari- dos y sin hijos; eso no podía ser

No parecía nada, absolutamente nada justo, que los hombres se mata- ran entre ellos, sin pensar en el bienestar de las mujeres

La razón inundó las mentes y el combate se convirtió en un concurso de quien comía y bebía más en el banquete ofrecido por los romanos

(¿Qué les decía sobre las italianas? Sabinas o Romanas, están repletas de un gran sprit mitológico, son verdaderas lobas en acción)

Tan alejados de Dios y tan cerquita… Después de los sabinos, serían los etruscos quienes aparecerían en los planes expansivos de Roma; fueron saqueados en el año -600

Estos hechos nos demuestran que los mexicanos no serían los primeros en quejarse de “vivir tan alejados de Dios y tan cerquita de EEUU

Los pueblos cercanos a Roma ya se habían quejado de lo mismo

Roma devino monárquica, hasta que la población se cansó del último

rey, Lucio Tarquino, “el Soberbio” y le dio pasaje de ida a otros reinos

La República

La muerte de “El Soberbio” trajo la República, y con ella, la obligación

de llevar la democracia a cuestas

El experimento democrático reemplaza a la monarquía a partir del año -509, en que el gobierno queda en manos de un Consejo de cónsules

Llevaban una vida muy atribulada en su tarea de gobernar

Los miembros del Senado, desde la campaña contra los etruscos, creían que sólo ellos debían decidir sobre las guerras

Que sólo ellos podían decretar el envío de la juventud romana a la ar- dua tarea de forjar la gloria de la República

Junto a los Cónsules se destacaban los Pretores y Censores El territorio original, del cual Roma formaba parte, era Italia

Pero, al igual que los griegos, los romanos no concebían que pudiese haber una vida plena de dignidad suprema fuera de la Ciudad-Estado

Esa misma idea tenemos hoy, cuando creemos que la Nación-Estado es la única forma posible de existencia colectiva

Enardecidos por el cariño al terruño, los romanos dominaron a las tri- bus que pasaban sus días en la península

La estratificación poblacional fue un ejemplo de sistematicidad

En primer término, estaban los patricios o aristócratas, quienes esgri- mían el fundamento de que llevaban en sus genes leche de loba

Se suponía que ese gene les daba privilegios que todos los parásitos del mundo, bajo el nombre de “nobleza”, gozan inclusive hoy

Al otro lado del espectro estaban los plebeyos, hombres y mujeres con escasos derechos, pues no podían votar ni ocupar cargos públicos

El año -450, los plebeyos decidieron que ya habían tenido bastante y se alejaron, en tropa, fuera de la ciudad, dejándola inerte

En las negociaciones consiguieron algunas cláusulas importantes in- cluidas en la Ley de las 12 Tablas

La ley elimina los privilegios de los sacerdotes y se proporciona a cada ciudadano la seguridad jurídica tan importante en todos los países

Esta garantía permitiría que sus voces serían escuchadas mediante las respuestas que cada uno de ellos daría a un letrado

De este modo y no de otro, aparecieron los Tribunos, quienes fueron los representantes de la Plebe ante el Foro Romano

Es en esta época que Roma inicia la expansión de lo que sería luego el Imperio; pero antes había el asunto de Cartago y las Guerras Púnicas.

CARTAGO

Los fenicios, incomparables en las guerras comerciales, fundaron Car- tago, lo que hoy conocemos con el nombre de Túnez

Virgilio estaba seguro que la fundación de Cartago se realizó como un acto conmemorativo del fin de la Guerra de Troya, -1200 años

Cartago decidió participar en la carrera de postas saqueadoras

En ella participan fenicios y griegos, desde las épocas en que los feni- cios fueran arrojados de Chipre y Creta por los expoliadores griegos

Los babilonios consideraron que la guerra entre helenos y fenicios les permitía expoliar a una de las partes en conflicto

Con el incentivo a la vista deciden invadir Tiro ciudad fenicia, en -573 La invasión fue percibida como un acto de solidaridad por los griegos

Encontraron que la tarea de cobrar impuestos mejoraría notablemente por la iniciativa babilónica; pero las cosas buenas duran poco

Cartago considera que era de su deber moral defender militarmente las grandes oportunidades comerciales que la zona les ofrecía

Fundó una confederación marítima que llevaba el poder militar de un lugar a otro en operaciones de compra-venta que cedían beneficios

La costa oriental del Mediterráneo cobija a varios grupos humanos se- mitas; el lenguaje fenicio tiene una gran semejanza con el hebreo

Cartago fue la ciudad más importante de los fenicios y la urbe con ma- yor vocación de saqueo a lo largo y ancho de las poblaciones

Su entusiasmo se extiende a la par que los territorios conquistados

Incluso firman un tratado con los etruscos, quienes, a su turno, pelea- rían en contra de los romanos

Ese tratado les da derecho a expoliar Cerdeña y Sicilia y también el derecho a no pagar aduana en sus incursiones por el mar mediterráneo

Es el año -348 Cartago firma un Acuerdo con los romanos para atacar al enemigo común: Grecia

Con el acuerdo bajo el brazo, Roma se dedica a la tarea de conquistar territorios italianos que habían pertenecido, como colonias, a Grecia

Estos territorios incluían Sicilia y Córcega, conocidas en la historia

Sicilia por ser cuna de “El Padrino” y Córcega, porque allí fue que na- ció Napoleón, famoso por sus ataques de úlcera

Cartago tenía que verse con Siracusa, cuyos habitantes, los “nemerti- nos”, se adueñaron de Mesina para dedicarse a la piratería

El gobierno oficial de Siracusa decidió que la cosa se ponía pesada y empezó a combatirlos en actos reiterados de convicción patriótica

Los nemertinos pidieron ayuda a los cartagineses, quienes ocuparon la ciudad de Siracusa con una flota respetable

Pero surgió algo imprevisto:

Los de Cartago encontraron que era mucho más redituable negociar con el gobierno de Siracusa que con los nemertinos

Ya no fue solamente Siracusa, sino la dupla Siracusa-Cartagena la que decidió sacarlos de Mesina y, a muchos de ellos, del mismo mundo.

Al igual que los EEUU en la Segunda Guerra Mundial, los romanos se mantenían neutrales hasta que llegara el pedido oficial de ayuda

Los nemertinos lo concretan por medio de sus emisarios

Roma entiende que el dominio cartaginés en el Estrecho de Mesina es un asalto a los derechos del libre comercio, interviene de inmediato

El entorno se convirtió en otro escenario de lucha encarnizada para de- terminar cuál de las dos ciudades tendría el derecho de avasallar

Todo ello, en nombre de la dignidad que les confería el ser Caballeros de la Gran Orden del Saqueo

Ese nuevo pugilato pasó a la historia como las Guerras Púnicas, las mis- mas que, al igual que las series de TV, se desarrollaron por capítulos.

La Primera Guerra Púnica

Hierón, tirano de Siracusa, se pone al lado de los cartagineses

Pero los romanos le hacen cambiar de idea por medio de un eferves- cente asedio a la ciudad

Hierón ve la luz y abandona a los de Cartagena y, como prueba de su lealtad a la espada romana, firma un convenio

En este convenio, que tiene varias cláusulas, ofrece su aporte volunta- rio a fortalecer las arcas romanas por 15 años.

Los romanos eran grandes tipos para la iniciativa

Una prueba de ello fue el hecho de que, sin tener una curva de expe- riencia en el arte de la navegación, deciden conformar una flota

La que serviría para enfrentar nada menos que a los cartagineses, des- cendientes directo de los fenicios, reyes indiscutibles de los mares

Pero pudo más la voluntad que la fama; los romanos vencen en la bata- lla de Milas, (-260) y en la del Cabo Ecnomo (-256)

Al parecer, esta última batalla naval fue la más grande en la historia antigua, pues en total se enfrentaron 600 barcos de guerra

Pero, por la ley del Karma, los romanos pierden la batalla de Bagradas

El Senado romano envío una nueva flota para salvar a los sobrevivien- tes, flota que a su retorno fue diezmada por una tormenta

Hundió la mayor parte de los barcos, dejando sólo 84 de los 364.

Los romanos eran grandes tipos para la iniciativa Una prueba de ello fue el hecho de

La naturaleza en contra de la “Armada Invencible” de los españoles, 18 siglos después, fue una versión de tercera mano de las dos primeras

Pero Roma toma aliento de la nada y triunfa en Palermo (¡Palermo!)

Pero luego se enfrentarían con nada menos que Amílcar Barca quien detuvo la marcha saqueadora romana

Los romanos piensan que tal vez había llegado el momento de cambiar la estrategia de los tratados de buena voluntad

Anulan el anterior y redactaron uno nuevo en el que Siracusa ya no es- taba obligada al tributo

De esta manera, con el nuevo tratado de amistad, el Senado Romano y Hierón II inician un idilio de telenovela épica.

El Senado acepta la conformación de otra flota, dirigida esta vez, por Cayo Lutacio Cátulo, la que vence a los cartagineses en Egadas

Ante lo inevitable, Cartago pide la paz, abandona Sicilia, hace grandes actos de contrición y promete respetar el pudor de Siracusa

En señal de desprendimiento, paga una cuantiosa indemnización de guerra, la que sería primera, pero no la última.

Los Elefantes héroes

La experiencia nos enseña que los mercenarios son conocidos por la volatilidad de sus lealtades

Esta verdad, no estaba en la sesera de los cartagineses cuando confor- maron su ejército con soldados mercenarios

Para revolver más el avispero, en los momentos en que los romanos se hacían más fuertes, el senado cartaginés tuvo una ocurrencia extraña:

Negó los fondos para pagar a los mercenarios

Éstos se alzaron en armas, Roma apareció otra vez y Cartagena tuvo que firmar otro convenio de paz

El Senado Cartaginés fue conminado a mostrar otra señal de despren- dimiento en su tarea de financiar el déficit fiscal romano

De esta manera se constató que la sangre fenicia de los cartagineses no quedaba atrás en comparación con la leche de loba de los romanos

Especialmente en cuestiones de robos llevados a cabo a punta de lanza

Después de pagar los gastos de la matanza mutua, decidieron resarcir- se de las pérdidas cargándolas sobre alguien que no fuera uno de ellos

Ahí estaba la península Ibérica y sus minas de plata

Amílcar Barca, cartaginés de cepa, fue el iniciador de la aventura béli- ca-empresarial y luego, Asdrúbal, fundador de la ciudad de Cartagena

Los romanos consideran una ofensa que otros saquearan donde ellos podían hacerlo, por lo que deciden iniciar la Segunda Guerra Púnica

Pero esta vez tendrían que encontrarse con el hijo de Amilcar Barca, Aníbal, uno de los más grandes estrategas militares de la historia

Y no es para menos, pues hizo algo que inclusive los locos de la época consideraban como locura

Aníbal se entrevista con 35 elefantes (no se sabe bien si tenían pasa- portes africanos o asiáticos) y los convence de algo inusitado

Les dice que serían los personajes más ilustres de todos en la compe- tencia por el derecho de escribir la gloria del mundo

Directo desde la selva, donde la temperatura llega a 45 grados a la sombra, los elefantes, sin no saben lo que estaba sucediendo

Se vieron atravesando los Alpes y los Pirineos a temperaturas que lle- gan a -40 grados bajo el sol

La introducción adelantada de tanques en los asuntos de la guerra tiene un efecto paralizante entre los romanos

En la batalla de Cannas, -216, los romanos ven con pavor que de la nie- ve surgen trompas y patas que pesan tonelada sobre tonelada

Los elefantes hacen estragos entre la infantería romana Permiten que los cartagineses pasen a cuchillo a los sobrevivientes

Estos dignos antecesores de los Panzer nazis, recibieron honores al la- do del mismo Aníbal; sin embargo, como sucede siempre:

Donde hay unos hay otros, en este caso, donde había un Aníbal apare- cía Escipión el Africano, general de Roma.

Escipión y los Elefantes

Es el único general en la historia que, en vez de estudiar la estrategia de los generales enemigos, examina la táctica de los elefantes

El estudio del comportamiento paquidermo dio sus resultados

Escipión descubre que los elefantes, huérfanos de las maravillas del GPS atacan siempre en línea recta, como hacen las locomotoras

Ése y no otro sería el punto débil del enemigo

Escipión adiestra de tal manera a las legiones romanas que cuando se enfrentan otra vez con los elefantes, ya no huyen despavoridos

Más bien, realizan formaciones y contra-formaciones perfectamente sincronizadas, para darles paso libre

De este modo, cada elefante, al no encontraba resistencia frontal, pasan libremente por los senderos que los soldados dejan a su paso

Cada un elefante, indiferente a las lamentaciones del faquir que lo guía, usa la franja libre que le corresponde

Los romanos, desde los laterales de cada hilera, les clavan lanzas en las panzas, con gran seguridad y destreza

Si en la época, hubieran existido las sociedades protectoras de anima- les, habrían hecho una denuncia directa a las NNUU

No para reclamar la matanza de hombres, sino por el acto en contra de los pobres elefantes, que sólo querían aplastar a los soldados romanos

La Batalla de Zama

Los bandos se trenzan en otra batalla; esta vez la decisiva, Zama

Aníbal nada pudo hacer contra los romanos y Cartago tiene que cum- plir lo que ya se ha hecho una tradición:

Reducir el déficit fiscal de Roma, pagando las indemnizaciones de gue- rra que cada vez eran mayores; además hubo cláusulas adicionales:

Cartago entrega su marina de guerra a los romanos, al lado de los ele- fantes héroes, aceptan la reducción de sus territorios

Entre esos territorios se encuentran los de la Península Hispánica; re- conocen la independencia del reino de Numidia

La cláusula sobre Numidia establece que los cartagineses, bajo ninguna circunstancia harían la guerra a ese reino

Resignados a su suerte, los cartagineses se dedican a lo más sabían: el comercio, al que suman tareas agrícolas

Los romanos miran con sospecha el desarrollo económico de los feni- cios, esta vez convertidos en hombres de paz

Es necesario encontrar un pretexto razonable para invadirlos nueva- mente; la oportunidad no se hizo esperar

El rey númida, Masinisa, fue quien les otorga el momento propicio.

Se apoya en las cláusulas del tratado de paz entre romanos y cartagine- ses que prohibía la realización de actos bélicos

Astutamente, los númidas hostigan sin cesar a los de Cartagena Los romanos están a la espera de lo inevitable

Cartago realiza un amague de defensa, Roma considera que el mundo civilizado estaba en peligro y declara la guerra a su enemigo

Cartago desaparece, para convertirse en una provincia romana, cuya capital sería Útica; los sobrevivientes fueron vendidos como esclavos

Los númidas son recompensados con territorios y privilegios adiciona- les; actualmente hay reminiscencias cartaginesas en Ibiza, España

También en Argelia y Marruecos

Con el triunfo de la Tercera Guerra Púnica ya no hay obstáculo para la expansión multidimensional de los romanos

Pero las luchas internas entre plebeyos y aristócratas empiezan a dar una nueva forma a la ciudad gestada por, nada menos, que una loba

La República de Roma cede el paso al Imperio Romano, el más grande que se había conocido hasta entonces

Mucho mayor que el de Alejandro en su época, aunque hay una dife- rencia cualitativa ente ambos imperios:

Alejandro quiso llevar la cultura griega a las regiones conquistadas, mientras que Roma deja a los autóctonos seguir con sus tradiciones

Pero en cuanto no dejaran de cumplir su tarea de prioridad uno: cuidar de que el déficit fiscal romano no pase de cierto porcentaje del PIB

Ése es el destino que espera a todo grupo humano o individuo que pierde el derecho de saquear y adquiere el estatus de saqueado

Paga tributos que se concretan en oro, especie y esclavos.

La atmósfera romana

Werner Hofmann, autor de “Los Fundamentos del Arte Moderno” dice

que los museos de arte exhiben la forma de los cuadros

Pero no la intención que subyace en el fondo

Eso es lo que hacen los historiadores racionalistoides cuando relatan hechos tras de hechos, sin tomar en cuenta las fuerzas ocultas del Ser

Esas fuerzas que motivan el comportamiento de los actores

Las peleas por lograr el poder en el mundo, tienen su fundamento: los caudillos quieren el poder y el derecho de saqueo

El duelo Mario-Sila, en la vieja Roma, es una versión de la atmósfera política que se respira en la actualidad en los países del mundo

Las ambiciones personales llegaron a un nivel tan alto, que nadie se sorprendió que Sila dirigiera el ejército romano en contra de Roma

Evitar que Mario le hiciera a Sila, lo que Sila pensaba hacerle a Mario

Cayo Mario (-157 al -86)

Mario representaba los derechos de la plebe; quienes trabajaban y comían poco; Sila, a los patricios, quienes comían, pero no trabajaban

En tanto, los parásitos comen harto, pero no producen; Mario es elegi- do Tribuno y seis veces Cónsul entre los años -107 y -100

También es tío de Julio César, a quien enseña secretos vitales en el arte de tomar el poder y mantenerse en el poder

Por entonces había un señor, Mitrítades, rey de Ponto, que se niega a depositar su óbolo voluntario para mantener a los parásitos de Roma

En esas circunstancias, el Senado decide que se necesita un jefe para combatir al díscolo y enseñarle las reglas de las buenas costumbres

Dejando a un lado la democracia, que molestaba a todos, elige a Sila. La plebe presiona para que sea reemplazado de inmediato por Mario

Sila, que tenía un carácter que no permitía segundos pensamientos, ataca a la misma Roma (-88) y es elegido cónsul

Como un deber sacramental, destierra a Mario y luego irse al Oriente, donde siempre se podía encontrar pueblos para saquear

Pueblos dispuestos a hacerse convencer de que la vida tiene un precio y que ese precio lo fijaba Roma (año -87)

Mario vuelve, y el pueblo, en acto de apoteosis, lo nombra Cónsul

El silogismo de Sila

Sila retorna el año -82 y desplaza otra vez a Mario, quien decide que la atmósfera de los pantanos es más respirable que la de Roma

Sin pensarlo dos veces cree oportuno poner a prueba su aún no cono- cida capacidad de anfibio: se esconde en ellos por un tiempo

Pero, al fin se convence de que lo anfibio no es para él y sale de los pantanos para para ir a la cárcel en línea recta.

Sila cavila (cuando un dictador se pone a cavilar, sabemos que hay que cuidarse y, desdeñando reglas plantea el siguiente silogismo:

Sila es feliz sin opositores como Mario Mario es un opositor Sila no es feliz con Mario vivo

Con esa conclusión deduce que había llegado el momento en el que Mario debía dar cuenta a los dioses sobre su cholo proceder

Un soldado especializado en otorgar pasaportes de ida sin vuelta, llega a la celda de Mario con la decisión de traspasarlo de parte a parte

Portaba una espada, cuyo filo había probado la textura de varios inso- lentes, pero la decisión se esfuma cuando se enfrenta a Mario

En un acto que lo reivindica, suelta su espada y, siguiendo las normas castrenses para casos como ése, ordena una retirada unipersonal

Algo similar sucedería 19 siglos después, cuando Napoleón escapa de la Isla de Elba y se enfrenta al ejército de Ney, uno de sus ex mariscales

Puesto ahora a servicio de Luis XVIII, Ney, subyugado por la languidez de sus cortesanas, había jurado que traería al corso en una jaula

Ahora están frente a frente: a este lado, Ney, su invencible caballería y, como corresponde, detrás de los caballos, los soldados

Al otro lado, Napoleón, que desmonta para acercarse al eventual enjau- lador, le clava la mirada, como Mario había hecho con el soldado

Ney recibe el láser de las pupilas imperiales, deja a un lado la visión de las cortesanas; piensa que se puede volver a los días de gloria

Desmonta, abraza a Napoleón y los soldados de ambos ejércitos corean el encuentro histórico

Lo mismo pasa ahora con el soldado y Mario

Éste se fuga, pero, al saber que Sila no estaba en Roma, vuelve, se reú- ne con Cinna, que oficiaba de cónsul

En un acuerdo unánime, matan a todos los amigos de Sila; por su lado, Sila regresa y devuelve cortesías a Mario

En este intercambio de cortesías mutuas, Cinna es asesinado por sus propios soldados, mientras Sila degüella a los amigos de ambos

Con la intención de no humillar a ninguno, excluyéndolo de la lista de quienes debía desaparecer, había anotado los nombres de todos

Sin excepciones, no vaya a ser que un olvido al azar, le prive a uno de ellos el placer y el honor de ser borrado del mapa. ¡No faltaba más!

La democracia, abuela de la convivencia humana, esencia de la igual- dad de los no iguales y de la sabiduría de la justicia comunitaria sen- tencia:

¡O aniquilamos a todos o en qué país estamos!

A su turno, Sila muere, se dice, comido por gusanos, tal vez por una gangrena no curada. Mario, cosa extraña, muere de viejo

Un privilegio que los líderes de la época no gozan a menudo

Luego de este remolino de mátame que te mataré, aparece, en la histo- ria de Roma y del mundo, un personaje que emularía la de Alejandro

Julio César (-100 a 44)

Procedente de una antigua familia del patriciado romano, conocidos

como “los Julios”, Cayo Julio César fue educado con maestros griegos

Pero, a pesar de su alcurnia, se acercó al lado de los de Mario y forma el triunvirato con Marco Licinio Craso y Pompeyo

Aunque no fue emperador, su importancia es tal que Suetonio lo des-

cribe en su obra “Los Doce Césares”, como el primero

Y también como el más grande de todos ellos

A los 17 años fue nombrado sacerdote de Júpiter, se casó con Cornelia, hija de Cinna, matrimonio del cual nacería Julia

Sila lo despoja del sacerdocio y de las riquezas de Cornelia y también cree oportuno que César duerma en un domicilio diferente cada noche

Si Mario había conocido los pantanos, no había razón para que Julio desconociera las aventuras de dormir ahora en una cama y mañana no Así por meses enteros. Se le perdonó al fin, pero al hacerlo Sila dice:

Sepan que llegará un día, en que ése, que tan caro les es, destruirá el partido de los nobles… porque en César hay muchos Marios.”

El Primer Triunvirato

Era el año -60, los cónsules Pompeyo y Craso abrogan la constitución

de los aristócratas formulada por el dictador Sila

Pompeyo gozaba de la popularidad por haber combatido a los piratas en el mar Mediterráneo y a insurrectos, en el Asia Menor

Con un gran curriculum vitae, había aplastado la rebelión de los escla- vos, liderada por Espartaco, Craso aparece para resolver el problema

Tenía un gran interés en anular cualquier intento de insurrección escla- vista, pues ganaba mucho dinero con el tráfico de esclavos

Los dos, Pompeyo y Craso se alían con Julio César, quien volvió al Se- nado y cedió a su hija Julia en matrimonio a Pompeyo

Ocupó todos los cargos que había y los que él mismo impuso

En los años pródigos, dice Suetonio, repartía trigo a cada ciudadano sin tasa ni medida y hasta llegó a darles un esclavo por cabeza

A cuantos rodeaban a Pompeyo los convirtió en deudores suyos, otor- gándoles préstamos sin tasa de interés

Esta falta de tasa de interés aviva el interés de los deudores

Los ciudadanos agobiados de deudas, por un lado, y la juventud pródi- ga, por el otro encuentran en él, refugio seguro

Obliga que los decretos por los que el Senado le otorga privilegios ex- traordinarios fueran escritos en letras de oro en columnas de plata

Pero los políticos del mundo tienen una idiosincrasia extraña; los suce- sivos triunfos de Julio César, despiertan los resquemores de Pompeyo

Al parecer hay un gene en la constitución mental de un político, gene que lo convierte en un ser clonado de otro político y así, en todos ellos

En este caso, si Julio César hubiera perdido la guerra, el Senado lo ha- bría exonerado del cargo; pero la ganó

Con el resultado ante sus narices, encuentran que tal vez habría sido mejor un Julio Cesar derrotado que uno triunfante

El Senado convence al Cónsul Pompeyo para que ordenara la vuelta de Julio César, pero sin el ejército

Julio César se da cuenta de que el Senado quiere anularlo, quizá ejecu- tarlo por haber llevado a término una guerra sin el permiso del Senado

El Rubicón: Jacta alea est

Julio César decide ir a Roma, pero no solo, sino con su ejército

El pasaje que la historia pone de relieve es el que protagoniza Julio Cé- sar al llegar a la orilla de río Rubicón:

Si lo cruzaba con su ejército, el Senado Romano lo declararía traidor

En el momento de vacilación entre cruzar o no el río, apareció, sentado al lado de él, un hombre que tocaba la flauta

Los soldados acudieron a escucharle, con sus trompetas y en un acto, de esos que nadie puede explicar, César arrebata una de las trompetas

Con ella se dirige a sus hombres: “Marchemos a donde nos llaman los signos de los dioses y la iniquidad de los enemigos

Es entonces que pronuncia la famosa sentencia que cambiaría la histo- ria de Roma: Jacta alea est (La suerte está echada)

Una vez en Roma, Julio Cesar responde a la espada con la espada, se apodera del ejército de Pompeyo, para guiarlos hacia España

Allí habían encontrado refugio los cónsules del partido Pompeyano

Antes de partir hizo saber que iba a combatir un ejército sin general para volver y combatir a un general sin ejército (en alusión a Pompeyo)

Luego de ese triunfo orienta su brújula natural a Egipto para continuar con la obra de quitarle a Pompeyo el derecho a la existencia

Allí se entera de que Pompeyo había muerto.

Cherche la femme (Cleopatra)

Los detectives franceses tienen una regla infalible, cuando investigan un asunto fuera de la ley: Cherche la femme (busquen a la mujer)

Dicen que cuando hay algo grande, tiene que haber una mujer en el medio. Eso es lo que la historia de Roma comprobó.

Pareciéndole que Roma era mucho, pero no lo suficiente, interviene en Egipto en una disputa sucesoria de la familia faraónica

Toma partido en favor de Cleopatra («Guerra Alejandrina», 48-47) y se niega convertir a los egipcios en una de las provincias romanas

Con la muerte de Pompeyo en Egipto, César prosigue la lucha contra sus partidarios; primero hubo de vencer al rey del Ponto, Pharnaces

Luego derrota a los últimos pompeyistas que resistían en África y a los propios hijos de Pompeyo en Hispania

La Guerra de las Galias

Las fobias más importantes de J. César eran: la fobia a la honradez, tal

como todos los políticos de la historia, y la fobia a los galos

Los galos eran pueblos conocidos por los griegos como Celtas

Estas tribus y se habían extendido por toda Europa desde muchos si- glos antes de los romanos

Los Celtas que habitaban el territorio que ahora ocupa Francia, fueron llamados, Galos, y el territorio, Galia Transalpina

Otros grupos de galos se habían asentado en el norte y centro de Italia, siendo llamados por los romanos galos de la Galia Cisalpina

César se las metió primero contra la Galia Transalpina, donde se halla- ba incluida la Galia Melenuna (Cabelluda)

César ya había sentido la amenaza de una siniestra calvicie, por lo que decidió que la Galia Melenuna, y no otra, sería la primera

Los galos estaban divididos en decenas de tribus y regiones; entre ellas, la de los heduos, que merecieron el apoyo romano

Los periodos de paz servían para preparar los próximos saqueos; el derecho de saquear traía muchas disputas

Especialmente, entre los heduos y los avernos

Este rosario de batallas anárquicas impuso al César la tarea de enseñar a los bárbaros el arte de matar gente con eficacia racional.

Con el pretexto de pacificar la región, lleva a cabo diversas acciones en contra de varias tribus galas

En -56 libra una gran batalla naval

En el curso de la guerra, la Galia, que se extendía desde el Mediterrá- neo hasta el Canal de la Mancha, fue sometida

La guerra de las Galias culminó con la Batalla de Alesia, en el -52

La victoria supuso la expansión de la República romana sobre todo el territorio galo.

César justificó esta invasión como una acción defensiva preventiva.

La mayoría de los historiadores coinciden en que otro era el motivo:

Potenciar la carrera política del general y cancelar sus grandes deudas

En una de las batallas, en las que tomó prisioneros, César les preguntó a por qué Ariovisto no atacaba con todo su ejército

Le respondieron que era porque su religión no les permitía entablar combate antes de la luna llena

César marchó hacia el campamento enemigo para alzarse con la victo- ria antes y después de la luna llena

Cuando se supo el resultado de la batalla al otro lado del Rin, los demás desistieron de cruzar el río y de seguir conquistando la Galia

Plutarco asegura que los resultados de la guerra fueron 800 ciudades conquistadas, 300 tribus sometidas

Además de un tributo de más de 40 millones de sextercios para César, un millón de prisioneros vendidos como esclavos

Tres millones muertos en batalla (se estima que la población gala era de unos 3 a 15 millones de habitantes antes de la guerra)

La conquista de la Galia por parte de Julio César fue la mayor gesta mi- litar desde las campañas de Alejandro el Magno

La Ley del Saqueo quedaba confirmada una vez más

Pasado el episodio de las Galias, Julio César continúa su paso por la historia de Roma y del mundo

***

Celebra su victoria sobre el Ponto con otra de sus frases: Veni, Vidi, Vinci; reparte entre soldados y el pueblo gran parte de los botines

El boato de sus festines ensombrecía al de cualquier otro reino, los mismos que los espectáculos de varios géneros

Combates de gladiadores, representaciones teatrales en todos los ba- rrios, simulacros de combate naval

Para los que se construye lagos artificiales al mejor estilo de las tomas que los directores de películas realizan hoy

Hace un calendario de quince meses, aumenta el número de senado- res, para tener siempre la mayoría

Combate el crimen y confisca bienes a muchos ricos

Establece impuestos sobre los bienes extranjeros que llegaban a Roma y confisca los artículos prohibidos.

Quiere erigir un monumento a Marte, el mayor que existiera, rellenan- do para su base el lago artificial que había mandado a construir

Forma bibliotecas públicas Tiene dos ataques de epilepsia y sufre de continuas pesadillas

Como la calvicie amenazaba con invadir el total de la cabeza, idea la manera de disimularla, poniéndose una corona de laurel

Nunca respetó el estado civil de una mujer que le gustaba.

Trae a Cleopatra desde Egipto (Hay que ver cómo lo hace Elizabeth Taylor, en “Cleopatra”) y hacer que el hijo lleve su nombre

Hace que sus soldados se entregaran al pillaje en las ciudades conquis- tadas; en su primer periodo como cónsul roba tres mil libras en oro

Las restituye con tres mil de cobre: vende alianzas y reinos Roba al fisco y a los vencidos para pagar las guerras y sus fiestas

Diestro en el manejo de las armas y soporta la fatiga hasta lo increíble

Recurre a la sorpresa para derrotar a sus enemigos, a veces, atacando luego de una dura jornada, cuando se cree que está durmiendo

Como jefe supremo del ejército, personalmente detiene a los soldados que intentan desertar, poniéndoles la espada al cuello

Es cónsul por 10 años, prefecto de las costumbres, pontífice máximo (sumo sacerdote) dictador perpetuo con derecho de hereditario

Rechaza la diadema real que le ofreció Marco Antonio, pero el Senado es reducido a un mero consejo de loros

Establece una dictadura militar disimulada por la apariencia de acumu- lación de magistraturas civiles

Sin embargo, a diferencia de todos los romanos de prestigio, Julio Cé- sar es indiferente al sabor de las comidas

No encuentra diferencia alguna entre un plato salido de alguna olla po- bre, de un manjar preparado por los mejores cocineros del mundo

En una de los festejos, invitó a 270000 comensales para quienes habían dispuestas 27000 mesas e hizo cocinar más de 5000 platos diferentes.

La historia de Julio César y su asesinato por un complot en el que parti- cipa su hijo político, Bruto (año -44) es muy conocida.

Los conspiradores estaban seguros que el Cónsul se declararía dicta- dor y anularía la República. Así termina la vida de Julio César

Los discursos literarios

William Shakespeare en su obra “Julio Cesar”, transmite las palabras de dos hombres ante el cuerpo que yace en las gradas del Capitolio

El primero, Bruto, quien ante la necesidad de justificar el hecho dice, tal como yo percibo ahora:

…si alguien preguntase por qué Bruto se alió contra César, ésta es mi

respuesta: No porque amaba a César menos, sino porque amaba a Roma más… ¿Preferiríais que César viviera y morir todos esclavos, a que esté muerto César y todos vivir libres? Porque César me aprecia- ba, le lloro; porque fue afortunado, le celebro; como valiente le honro,

por ambicioso lo mato”

Luego aparece Marco Antonio; Shakespeare pone en su boca una de las elegías más hermosas de que se tenga noticia; empieza con las frases:

“No vine aquí a ensalzar al César, sino a enterrarlo… el mal que hacen los hombres, les sobrevive; el bien queda sepultado con sus huesos…”

(Cuando el Poeta expresa la historia desde el ángulo literario, la histo- ria deja de ser el relato de los sangrientos saqueos, para convertirse en la vívida recreación de momentos vitales del ser humano)

El Segundo Triunvirato

Las puñaladas que recibe Julio César ponen fin la vida de una de las figuras históricas más importantes en la historia de Roma y del mundo

Su muerte proporciona la ocasión para un segundo Triunvirato confor- mado por Marco Antonio, César Octaviano y Marco Emilio Lépido

Entre los 3 se reparten los territorios conquistados y por conquistar

Octavio se queda con Sicilia, Cerdeña y África; Marco Antonio, con la Galia Cisalpina y Lépido con la Galia Narbonense

El Senado propone a Octaviano darle el Consulado si vencía a Marco Antonio

Octaviano sabe que sólo sería un instrumento al servicio de los intere- ses senatoriales y más bien se reúne con Marco Antonio y Lépido

Los 3 llegan a Roma, anunciando que 200 senadores y 2000 caballeros serían condenados a muerte, entre ellos, el orador Marco Tulio Cicerón

Los bienes de los sentenciados son repartidos entre los leales

De inmediato Marco Antonio y Octaviano parten a Macedonia para de- rrotar en la Batalla de Filipos al ejército de los asesinos de Julio César

Entre ellos, Bruto y Casio, en el año -42

También consideran que es oportuno delimitar una nueva repartija

Las provincias de Oriente para Marco Antonio, Italia para Octaviano y algunos territorios sobrantes para Lépido.

LA ROMA DE LOS EMPERADORES

Octavio sabía que no podía dejar de lado a Marco Antonio y decide que el pacto entre ambos podría ampliarse a la categoría de pacto familiar

Para ello le ofrece en matrimonio a su hermana Octavia, pero la pobre Octavia es repudiada por Marco Antonio, desde Egipto

Allí estaba en una especie de luna de miel con la reina Cleopatra, luego de los amoríos de ésta con Julio Cesar

En el año -36, Octavio empieza a perder la paciencia, arrebata las pro- vincias que el pacto le había concedido a Lépido

Con gran publicidad, hace una denuncia a la opinión pública de Roma

La denuncia hace saber el intento de Marco Antonio de traspasar pro- vincias romanas a la reina de Egipto y a sus hijos

El año -31 el Senado declara la Guerra a Cleopatra, ella y Marco Marco se suicidan después de la derrota en la batalla de Accio

Octavio cambia de nombre y de estatus: ya no será Octavio, sino Au- gusto y en vez de Cónsul, será el primer emperador romano.

Octavio cambia de nombre y de estatus: ya no será Octavio, sino Au- gusto y en

En total hubo 131 emperadores en Roma, de los cuales nos referiremos a los que, ya por bestias, ya por sabios, han pasado a la historia

Citaremos a las bestias, no para darles publicidad gratuita, sino para mostrar lo que Roma era en esas épocas

Una cloaca de corrupción y desenfado, solamente igualada por los de la alta cúpula mundial en la actualidad.

Octavio Augusto

Nace con el nombre de Cayo Octavio Turino, que es el nombre de su padre, con el tiempo, se lo conocería también como Octaviano

Pero el futuro emperador cree que Turino carece de la majestad nece- saria para nombrar a un hombre de su abolengo

Lo elimina de sus tarjetas de visita y se quedó como Octaviano o Cayo Octavio, nombres con eco resonante en victrola de los tiempos

Cuando llegó a ocupar el cargo de Emperador, creado exclusivamente para él, el Senado lo llamó Augusto, que viene del latín Augustus

Los senadores, dicen que su misión es divina ¡Qué diferencia con la pobreza expresiva del nombre de Turino!

¡No podía ser menos para un emperador que estrenaba el puestito en el erario público!

Aquí empieza el gran peso que los pueblos tuvieron que soportar: la creencia de que emperadores y reyes lo eran por gracia divina

Esa superstición institucionalizada fue la que no permitió que la plebe se sublevara en contra del dictador

Según el canon, sería “un pecado que los enviaría al infierno”

Nada ha hecho tanto mal a la humanidad como esa creencia que todas las religiones del mundo impusieron a los pueblos

Nada es más manipulable que un pueblo supersticioso.

Augusto fue también emperador de la Galia, Hispania y Siria, por lo que tenía el derecho de mandar a las fuerzas armadas de Roma

Fue Cónsul Vitalicio, Gran Pontífice, Padre de la Patria, Prefecto de las Costumbres… el Imperio que le tocó administrar era muy extenso

Exigía nuevas instituciones que permitieran una administración eficaz Las provincias fueron divididas en Senatoriales e Imperiales

Las primeras, gobernadas por autoridades que respondían al Senado

No tienen fuerza militar, lo que significa que eran administradores, co- mo los encargados de la limpieza de alguna morgue

Las Imperiales responden ante el emperador

Por lo que tienen la venia imperial para obrar como los ejecutivos de las transnacionales en la actualidad

Esto es, sobre las instrucciones que se incluye en una carta blanca

Se creó un Consejo de Príncipes, en el que participó Agripa, el general que venció a Marco Antonio y a Mescenas

La tarea del emperador también incluía proteger a los desprotegidos de las arbitrariedades del Senado, asegurar las fronteras y otros…

Pero, con todo lo que Augusto tenía, no lo tiene todo, pues por alguna razón no tiene hijos (ni propios ni ajenos)

Eso constituye una debilidad grande, si se quiere fundar una dinastía en la que participen únicamente los miembros de la familia imperial

Pero, un hombre que había depuesto a Lépido y enviado al suicidio a Marco Antonio y a Cleopatra no podía amilanarse ante un problemilla

En el proceso de concebir un plan táctico y estratégico al respecto, se acuerda que él había sido adoptado por Julio César

Ante el conjuro de ese recuerdo, se congratula de la coincidencia del destino y, sin pensarlo más, adopta un hijo: Tiberio

Hay un hecho en la vida de Octavio que demuestra hasta dónde llega la soberbia de las dictaduras en todos los tiempos, en todos los lugares

En el calendario romano, los meses con 31 y 30 días se alternan

Pero sucede que el mes de julio había sido dedicado a Julio César y tiene 31 días, mientras que el mes de agosto sólo contabiliza 30

¿No era ésa una muestra de discriminación calendaria en contra del divinizado? ¿No era la conspiración cósmica más brutal?

¿No era un ardid del Zodiaco en contra del que era dios en Roma?

Los meteorólogos son citados, las instrucciones dadas y Agosto apare con un día más, a costa del pobre febrero

El segundo mes del año tuvo que renunciar, voluntariamente, a uno de sus 29 días, para recuperarlo sólo cada cuatro años. ¡No faltaba más!

Embellece Roma; al respecto dice que la había recibido en ladrillos y la había entregado en mármol

Tiene la obsesión de conservar al pueblo romano puro de toda mezcla con extranjeros; los romanos son los primeros nazis de la historia

Fue un feligrés de ciertas orgías conocidas como “El banquete de las 12 divinidades” que “salían del closet” vestidos de diosas

Augustus salía vestido de Apolo, escoltando con danzas de brazos lán- guidos y poses de Pavlova, a las Dafnes, vestidos de tutú y de barba.

Tiberio

Tiberio es el segundo emperador por gracia divina

La Iglesia Católica no fue la primera en declarar que los reyes y feuda- les de Occidente, representaban a Dios en la Tierra

Los antiguos ya habían aquilatado la importancia del supuesto

Tiberio fue adoptado por Augusto, cuando el primer emperador se ca- só con la madre del adoptado, Livia Drusila

Pues el pobre huerfanito de 55 años no tenía padre a la vista

Tiberio es obligado a divorciarse de su mujer para que se casara con la hija del emperador, Julia, quien es una exquisitez de propiedad pública

Lo era en cualquier clase de camas, por lo que había sido exiliada por su padre; Tiberio no quiso quedarse atrás, le prohibió salir de la casa

También tener relaciones, algo insoportable para quién conocía a fon- do los secretos de ser feliz, haciendo felices a los que la hacían feliz

También se apoderó de las rentas de su esposa

Tiene éxito en sus campañas en España, contra los cántabros y, al otro lado del mapa, contra los armenios

Hace la guerra en Germania y la Galia; de regreso, se opone a que el pueblo lo salude como se saluda a un gran saqueador

Allí recibió la noticia de que su suegro había decidido divorciarlo de su hija, pero estuvo en el lecho de muerte de Augusto

Así, retardó la noticia del deceso imperial Su intención era ganar tiempo para quedarse como heredero único

Augusto había decidido que Marco Agripa y Tiberio fueran los herede- ros como emperadores de Roma

Marco Agripa apare muerto de repente Los médicos dicen que la causa fue que se había olvidado de respirar

Por el olvido fatal de Agripa, Tiberio quedó como único sucesor de Au- gusto, sin embargo, anunció que no deseaba ser Emperador

Entonces el Senado se puso a votar sobre el sucesor de Augusto Por su parte, Tiberio no podía creerlo

¡El Senado estaba tomando en serio su renuncia a la silla! ¿Pero qué les pasa a estas bestias? ¿No entienden bien los mensajes?

¡Pues ya sabrían con quién se las tendrían que ver! Interviene el Senado y es nombrado Emperador de Roma

La crueldad de Tiberio es legendaria

Si los familiares de alguien asesinado por sus esbirros lloran por la muerte de la víctima, ordena que también sean asesinados

Aplaude a los delatores, aunque el chisme no tenga causas verdaderas Es la versión masculina de Julita

Quizá más, pues su adicción a los placeres de alcoba lo lleva a crear

nada menos que un “Intendente de Placeres”

Ordena el asesinato de políticos para quedarse con sus bienes, hijas o esposas ¿Y por qué no habría de hacerlo?

¿No tenía a su disposición la Lex Majestic que le permitía el asesinato de cualquier persona, a su parecer, sospechosa?

Hace flagelar a su propia mujer, Agripina, la que pierde un ojo, debido al castigo; ordena que la encierren para matarla de hambre

Como Agripina no se muere rápido, manda a que la estrangulen

Un buen día se le ocurre que su ejecutor de maldades, Sejano, no era lo suficientemente imaginativo en las torturas

Fiel a su conciencia lo que no tiene más remedio que matarlo, a él y a su familia, entre las que se contaba una niña de once años.

Hay una ley que prohíbe la ejecución de las vírgenes, por lo tanto, dis- pone que el verdugo la violara antes de la ejecución

Todas las perversidades sexuales de los violadores, sádicos y pedófilos de nuestra época no hacen nada que Tiberio no lo hubiera hecho

La gente en las calles ya grita “¡Tiberio al Tíber!” Murió a los 78 años; había nacido el 16 de noviembre del año -42

Su gestión dura hasta el año 37 después de nuestra era Fue durante su gestión, que Cristo predicó y murió en la Cruz.

Tiberio ofició de emperador desde el año 14 hasta su muerte

Es posible que el veneno inspirado por Cayo o el dejarlo morir de hambre haya sido la causa de su muerte

Hablaremos de este Cayo ahora mismo Como emperador se llama Calígula.

Calígula

Tercer emperador, sobrino de Tiberio, quien lo adoptó y a quien suce- de; el propio Tiberio dice de él que es una serpiente

No esperó que su tío muriera del todo

Simplemente le arrancó el anillo de dedo, aún compulsivo, para anun- ciar que Roma tenía una nueva bestia designado por los dioses

Cuando el ritual ceremonial se lleva a cabo, Tiberio pide agua

El terror se generaliza en la concurrencia; pero Calígula no era de los que se amedrentaba fácilmente

Mientras los demás lanzan gritos, el alza una almohada y le enseña al tío que cuando alguien está muerto, debe comportarse como muerto

Asfixiado el ex, Calígula empieza la tarea de martirizar a quien se le pone en la mira; dice “mientras me teman no importa que me odien”

Séneca, que se libró de la muerte adelantada en manos de Calígula, porque ya estaba tuberculoso, escribe una obra contra el emperador

Pero Calígula tenía otra rareza: odia a los ricos

Gasta sin medida; agotado el tesoro del imperio en reiteradas ocasio- nes, no tiene problema en llenarlos otra vez, aumentando los impuestos

Obliga a que los ricos le dejen sumas considerables en sus testamentos y confisca las propiedades de Agripina y Julia, sus hermanas

Un buen día se le ocurrió que la manera de impresionar al pueblo sería apelando a la demostración visual: salió a las calles a pedir limosna

Caligulita sería hoy un caso de intensa discusión entre los psiquiatras Sufre de cambios extremos de humor (¿bipolaridad?)

Cree que lo persiguen permanentemente y delira continuamente

El placer de caminar con los pies descalzos sobre monedas de oro im- pone una moda que hasta hoy es practicada por nuestros billonarios

Tal como los dictadores de todos los tiempos, digamos los nazis, los franquistas o los fascistas, odia todo lo que significara cultura

Hacer fogatas con las obras de gran valía, es uno de sus pasatiempos

Para eternizar sus amores incestuosos con su hermana Drusila, la nom- bra PD, es decir, Persona Divina, digna de estar con él en el Olimpo

A la muerte de Julita, decreta un periodo de luto tan estricto, que todo aquél que se bañe o se ría, es condenado al martirio

Por lo demás, entrega, a quienes lo solicita, los cuerpos de sus herma- nas para cobrar por los servicios que ofrecían al mejor postor

Invitado a una boda de Pisón, le roba la novia y la viola en los aposen- tos del aún no estrenado marido

Anuncia que la violada, Livia, es su esposa; Pisón no podría tocarla

Nombró Cónsul a su caballo, “Incitatus” al que dedica un pesebre de marfil y una gran comitiva de servidores

Por supuesto el nombramiento es ratificado por el Senado

La comprobación de este hecho, nos permite deducir que los miem- bros del Senado no se distinguen en mucho del Cónsul Incitatus

Caligulita tiene sus pasatiempos; uno de ellos es de mantener al día los registros de su agenda en la que figuran quienes habrían de morir

Los anotados en la agenda debe morir en los próximos 10 días

También lleva las cuentas del prostíbulo que ha inaugurado en el inte- rior del palacio, el cual le daba ganancias extras de gran valía

Pide al Olimpo que el pueblo tenga una sola cabeza para cortarla de un solo tajo; hace quemar vivo a un poeta

Había cometido una falta cuando escribió una oda a su persona

Recomienda a los verdugos que torturen a las víctimas de manera tal que se den cuenta de que, muy poco a poco, están muriendo

Esto nos trae a la memoria a algunos norvietnamitas, los que ordenaban que una víctima tenía que ser torturada “hasta que sea culpable”

Los torturadores de todos los tiempos han procedido del mismo modo

Su ansia de divinidad hace que le traigan una estatua de un dios griego, para que sus escultores le arranquen la cabeza y le pongan la suya

El nuevo dios, con la cabeza de Calígula recibe el nombre de Júpiter Lacial; la escultura sola le pareció poco por lo que encargó otra de oro

La Escultura debía ser vestida con ropas travestis de Calígula

También, en su afán de celestes aventuras, quiere seducir a la luna en noches de plenilunio

De vez en cuando manda a una parte del ejército romano a la otra orilla del río, para luego ser atacada y masacrada por el resto del ejército

Es decir, por la parte del ejército que está comandado por él

Escribe que mientras él se sacrifica matando romanos, los senadores y el pueblo se divertían en actos de holganza tras de holganza

Muere cuando se dirige a descansar; el primer hachazo, no mortal, lo recibe del jefe de los pretorianos o guardias imperiales

De inmediato, los conspiradores acuden para llenarlo de puñaladas; su hija, niña aún, es estrellada contra la pared y su esposa es asesinada

Calígula nació el año 12 y murió el 41 de nuestra era Fue emperador desde el 37 al 41

Albert Camus, ese gran escritor francés, nos dejó su obra teatral “Calí- gula”, de gran profundidad filosófica, como otra forma del absurdo

En la obra, Calígula pretende comportarse más cruel que el destino, así estará listo para rebelarse en contra de la crueldad del destino

Camus eleva el absurdo de la vida hasta el límite impuesto por la mal- dad de Calígula; de todo esto, podemos comprobar una vez más:

Un grupo de descendientes de los anunnakis, con el rango de dioses masacra a los más débiles para robarles y hacerlos sumisos

Es el “Gene de Dios”, gene descubierto hace poco por Dean Hamer

Una civilización que se yergue sin cometer un record impresionante de genocidios no es un ejemplo de lo que se considera una civilización

Pero los manipulados genéticamente para perpetuar la raza de los anunnakis no pueden con su genio, ni sus genes tampoco

Les urge la necesidad de mostrar que la fuerza bruta debe estar res- paldada por la astucia; la una sin la otra no tiene validez

De lo contrario los pueblos no son civilizados, sino, bárbaros Eso es lo que sugieren los sonajeros de la historia

ROMA SIGLOS III-V

Pasan los siglos y la memoria de los locos que fungían de emperadores empieza a diluirse en la historia

Uno de los siglos que marcan la salida para llegar a la meta del fin del imperio, fue el siglo III;

Ejércitos hechos de hombres de aventura y de acción oscurecen el ho- rizonte del Imperio, y sus alaridos llenan de terror a sus habitantes

Se los veía venir desde sus saqueos en las Galias y los Balcanes, luego de haber cruzado las fronteras del Danubio y del Rin

Por el otro costado, el Imperio Persa decide re editar las glorias de los Daríos y de los Jerjeses en el afán de recobrar territorios perdidos

La crisis afecta a los parásitos, quienes enfrentan un proceso inflaciona- rio, pero acuden al incremento de los impuestos

Impuestos que se cobraban en especie y servicios; de este modo, las clases parasitarias emigran al campo y viven en villas fortificadas

Esa peregrinación al campo daría lugar al sistema feudal y al siervo

La Decadencia

Durante el siglo IV el Imperio Romano pareció renacer por obra y gra- cia de Constantino el Grande, quien reordenó el Estado

También enfrentó a la amenaza que venía de afuera en forma de masas revoltosas, indisciplinadas y sin ambigüedades civilizatoras

Constantino dicta el Edicto de Milán (313) para imponer la libertad de culto; ya no se perseguiría a los cristianos

Los leones se quejaron, al igual que las bestias que presenciaban des- de las tribunas, el martirio de los primeros cristianos

El cristianismo fue confirmado en el Concilio de Nicea 325; la Iglesia y el papado serían, desde entonces, sus expresiones institucionales

Esas dos instituciones se tomarían cerca de 1500 años para vengarse terriblemente de las afrentas sufridas en las arenas del circo

Uno de esos días, Constantino se acordó de que Julio César y Augusto habían sido inmortalizados en los meses que llevan sus nombres

Al acordarse de ello, decidió que él también debía ser objeto de una acción que le daría perpetuidad a su nombre

Fue así que él y su corona iniciaron un viaje en pos de una nueva sede que recordaría su nombre por siempre: Constantinopla

Constantinopla fue la capital del Imperio Bizantino

LAS INVASIONES GERMÁNICAS

Durante los primeros años del siglo V, las tribus germánicas empujadas por los hunos, llegaron al Imperio Romano de Occidente

Tal como corresponde al cumplimiento fiel de la Ley del Saqueo, las tribus germánicas saquearon Roma al mejor estilo tradicional en 410

El Imperio Romano de Oriente sobrevivió a las invasiones germánicas

Después de las invasiones, las etnias romanas se entremezclaron con los pueblos germánicos

El emperador Teodosio logró reunir por última vez al Imperio Romano tras vencer a sus competidores, pero luego el imperio se divide

Cuando deja de existir, en 395, el Imperio se dividió en dos partes, con soberanos y administración propia

La historia los conoce como los imperios de Occidente y de Oriente, cada uno soberano y autónomos en su administración

Los Godos

Los godos, junto con otras tribus, eran uno de los grupos pertenecien- tes a los pueblos germánicos

Tribus a quienes los bárbaros de Roma denominaron “Bárbaros”; los bárbaros germánicos procedían de Suecia, aunque no eran vikingos

Como todo bárbaro genuino, es decir, ajeno al disimulo, venían prece- didos por una larga historia de saqueos que hizo tambalear a Roma

Los pueblos germánicos se dividían en varias tribus, las que se instala- ron en regiones del imperio, fundando reinos independientes

Los ostrogodos en Italia, los francos y burgundios en la Galia, los an- glos y sajones en Britania, los visigodos en España

Por último, los vándalos en el Norte de África

Una de las tribus más importantes, fue la de los francos, la base de las modernas nacionalidades de Francia y Alemania

Sería de esta tribu que derivaría el Sacro Imperio Romano Germánico

La Iglesia, con una experiencia de varios siglos en su haber, no los ex- termina, sino que los absorbe y convierte en cristianos

Era una delicia ver a los godos haciendo la señal de la cruz en señal de arrepentimiento por sus pecados pasados, presente y futuros

Odoacro

Líder de los hérulos, era tan bárbaro que optó por la hipocresía de los bárbaros civilizados y reconoció a Constantino

Esto le permitió ser un patricio romano Odoacro también fue Rey de Italia durante el resto de su vida

Pero las relaciones con Zenón parecieron deteriorarse

Odoacro, sería reemplazado, muy a pesar suyo, por un nuevo jefe bár- baro, Teodorico, rey de los ostrogodos

En el año 489, los ostrogodos, al mando de Teodorico y con el apoyo de Zenón invaden el reino de Odoacro, quien se rinde en 493

Teodorico le invitó a un banquete, en el que el plato principal sería la cabeza del pobre y confiado Odoacro

Teodorico ejerció como "rey de Italia", y, como tal, fue reconocido por el emperador de Oriente, Anastasio, y fijó su capital en Rávena

Los Visigodos

Los visigodos pertenecían a los pueblos germánicos orientales

Fueron una rama de los godos y surgieron de grupos anteriores que habían invadido el Imperio romano a partir de 376

Habían derrotado a los romanos en la Batalla de Adrianápolis, el 378 Los visigodos invaden Italia bajo Alarico I y saquea Roma en el año 410.

Pero, se establecieron en el sur de la Galia como federados del Imperio romano, y el 507 pasaron a establecerse en Hispania

Allí crearon un reino que abarcaba toda la península hasta que fueron derrotados por los árabes en la batalla de Guadalete en 711

Luego de esta batalla, los árabes gobernaron en lo que ahora es Espa- ña durante casi 7 siglos, tal como veremos después

Los Vándalos

El diccionario de la Lengua Española define vandalismo como:

“Espíritu de destrucción que no respeta cosa sagrada o profana”

Los Vándalos son también tribus germánicas que migran al sur

Su temperamento anárquico y de muchedumbre de masas no les per- mitió llevarse bien con nadie, especialmente con los Godos

En el siglo IV tuvieron la genial idea de alojarse, gratuitamente, en te- rritorios hispanos donde se las tuvieron que ver con los Visigodos

Resulta que los Visigodos habían visto la luz y aceptaban la autoridad romana en su condición de pueblo federado

Los Vándalos saqueaban y mataban al azar, no importaba la calidad del enemigo ni las razones para timbrarlo, el asunto era matarlo y saquear

Luego de que los anfitriones de los territorios que ocupaban les hicie- ron saber que su presencia era más que ingrata, se fueron a Túnez

Saquearon Roma el año 455 de la forma cómo sabían hacerlo: sin pre- sentaciones ni ceremoniales de cortesía

El año 477, el Imperio Romano de Oriente firma con ellos un tratado de paz, reconociéndoles la soberanía de los territorios ocupados.

LOS MEROVINGIOS

Poco se conocía de los Merovingios en el periodo actual, hasta que Dan

Brown escribió su obra “El Código da Vinci”

Los Francos vinieron del Norte del planeta y civilizaron a los civilizado- res, especialmente en lo que hoy es Francia

La dinastía merovingia fue una familia germánica que gobernó, entre los siglos V y VIII, la actual Francia, Bélgica, Alemania y Suiza

Eran descendientes de Moroveo, fundador de la dinastía: su hijo Chil- derico se apoderó de Bélgica, que era una provincia romana

Clodoveo, nieto de Meroveo derrotó a Siagrio en el año 486 y puso el fin del control romano en la región de París

Desde entonces, los franceses se dedicaron a producir perfumes

En 507, Clodoveo derrota también a los visigodos y se impone a todas las tribus francas después de la Batalla de Tours

Sin embargo, a diferencia de otros germanos, los merovingios no abandonaron sus lugares de origen; más bien ampliaron sus territorios

Ésa es una muestra de inteligencia militar y social que el mismo Julio César habría envidiado

Clodoveo venció a los ejércitos romanos de la Galia y, hacia el 509, uni- ficó a los francos y fue gobernante de gran parte de Europa occidental

Dagoberto I (629-639) después de muchos años de división territorial, volvió a unir los reinos francos bajo su gobierno

En este esfuerzo, Dagoberto I mostró una vez más que unir a los grupos humanos es una tarea mucho más difícil que dividirlos

Desde su establecimiento en el norte de la actual Francia, se extendie- ron sobre antiguos territorios romanos y germanos no romanizados

El mapa de esos territorios se extendía sobre Bélgica, Luxemburgo y Suiza, países bajos, Francia, Austria y occidente de Alemania

A la muerte de Clodoveo, los cuatro hijos se dividieron el reino

El poder es una doncella que tiene muchos pretendientes, los cuales combaten entre sí para tener el privilegio de ser los escogidos

Eso es lo que pasó entre los cuatro hermanos: cada uno quería el po- der, pero en el intento debía luchar en contra de los otros tres

Las guerras civiles y luchas internas entre los sucesivos pretendientes al trono duraron siglos

A principios del siglo VIII, Carlos Martel se convirtió en mayordomo de palacio, esto es, el segundo en autoridad después del rey

No sabemos en qué momento de la historia los mayordomos, al estilo de Martel, pasaron a ser los que abren las puertas el estilo inglés

Martel reforzó la caballería; como de costumbre, los animales de abajo siempre fueron mejores que los de arriba

En el año 732, la caballería francesa derrotó en la batalla de Poitiers a los Invasores musulmanes que les atacaban desde el norte de España

De este modo, dieron fin a la intromisión del Islam desde el sudoeste

El Papa coronó a Pipino, hijo de Carlos Martel, con el título de rey de los francos, por la ayuda contra los lombardos

Pipino fundó la dinastía de los carolingios

La autoridad central se derrumbó bajo la presión de las guerras civiles, las luchas fronterizas y las incursiones vikingas

El único medio de conseguir soldados y dinero era hacer concesiones a los terratenientes

Los feudos pasaron a ser hereditarios y quienes los detentaban se con- virtieron en señores feudales con vasallos propios

Los mayordomos de palacio (una especie de representantes del rey) Carlos Martel y su hijo Pipino el Breve acaban con el poder merovingio

Pipino destronó al último rey merovingio, Childerico III para procla- marse rey de los francos

La dinastía merovingia fue sustituida entonces por la Dinastía Carolin- gia, denominada Los Carolingios

LOS CAROLINGIOS

La dinastía de los Carolingios tuvo una vigencia muy activa entre los siglos VIII y IX, especialmente, después de Pipino el Breve

A la muerte de Pipino, en el 768, el reino fue entregado, por partes, a sus hijos Carlos y Carlomán

Misteriosamente, Carlomán fue atacado por una fuerza interna que lo llevó a retirarse a un convento donde repasaría los pecados cometidos

El más grande de estos gobernantes fue Carlos el Grande o Carlo- magno, quien gobernó desde el 768 hasta el 814

Con la coronación de Carlomagno como Emperador romano, se restau- ró el Imperio romano de Occidente

Su inteligencia se puso a prueba cuando llegó el momento de revisar las relaciones entre el emperador y el Papa

Carlomagno diseñó una estrategia triunfadora

La cual salió airosa en el intento y no pasó mucho antes de que un esta- do de delicado balance se impusiera entre ambas entidades

El Imperio Romano de Occidente se dividiría nuevamente, esta vez en- tre el reino de Francia y el Sacro Imperio Romano de Germánico

El oficio de mayordomo de palacio pasó a ser hereditario; con el tiem- po, los mayordomos fueron los verdaderos gobernantes del reino

Los reyes merovingios fueron conocidos como flojos

Desde 772, Carlomango consideró que los sajones eran unos intrusos, por lo que fue un imperativo histórico sacarlos de sus tierras

Aquí entran en acción los misionarios católicos francos, los de Irlanda y de Inglaterra sajona, quienes penetraron territorios sajones

Por si acaso, las misiones evangelizadoras traían por atrás a grupos mi- litares, no vaya a ser que algún trasnochado pretenda negar la luz

Así fue que Widukind, sajón de cepa, aceptó las aguas bautismales en el año 785, pero otros líderes sajones, continuaron con las batallas

Carlomagno había vencido la batalla de Verden, 782 y como buen lí-

der, ordenó la matanza masiva de mujeres, hombres y niños “pagano”

Los sajones se levantaron otra vez bajo la consigna de vengar el ultraje, pero fueron vencidos el año 804

Mientras tanto, en 774, Carlomagno conquistó a los lombardos, trayen- do para el Imperio el norte de Italia

Como era muy precavido, renovó el donativo al Vaticano y la promesa al papado de continuar la protección por parte de los francos.

Convirtió el reino franco en un imperio donde floreció la cultura y el saber; sus nietos se dividieron el imperio en dos regiones

La parte occidental se convirtió en el reino de Francia, aunque los re- yes posteriores perdieron gradualmente su control político

Incluyó también a Baviera como parte del imperio y continuó hasta Aus- tria y una buena parte de Croacia

Su imperio se extendió por la actual Francia, Alemania, el Norte de Ita- lia y la actual Austria

Al igual que Constantino, Carlomagno se declaró líder de la cristiandad de Occidente; los monasterios continuaron como centros de enseñanza

Carlomagno fue coronado como emperador con bendición papal el año 800 y murió con olor a santidad el 28 de enero del 814

Sus hijos fueron los que heredaron el Imperio y se lo repartieron por el Tratado de Verdún

Nacimiento del Parasitismo actual

Carlomagno no logró una organización política que pudiera subsistir

Así se consolidó la existencia de élites que se autonombrarían “No- bles” y cuyo parasitismo continúa en la actualidad

Aparecieron los condes, quienes recibían rentas del fisco local, es de- cir, del condado respectivo

Un conde era el poseedor de ese condado asignado a él por el empe- rador; su único afán era aumentar sus propiedades con siervos y tierras

Los condes formaban un reducido grupo de terratenientes que pasaron a ser “aristocráticos”, cualquier cosa que el término signifique

Luego vendrían los duques, barones, marqueses y toda la parafernalia

de lo que hasta ahora se considera castas “nobles”

De ello deducimos que las élites denominadas “nobles” tienen como antecesores primarios a los “bárbaros germanos”

A los que se descolgaron de la región del hielo para tomar tierras, apli- cando para ello, la Ley del Saqueo hasta sus últimas consecuencias

Godos, Visigodos, Vándalos, Vikingos, Lombardos, sajones, francos, galos… todos ellos pueblos “bárbaros” son la fuente que las nutre

Esto es, los nobles provienen de bárbaros, saqueadores, ladrones, vio-

ladores, incendiarios, criminales…

Los más grandes exponentes de la Ley del Saqueo en la historia

Parece extraño que la “nobleza” se enorgullezca de tener como ante- pasados a pueblos y líderes tan “bárbaros”.

LOS ANGLOSAJONES

Fueron pueblos que habitaron en Gran Bretaña desde el siglo V; con- forman la historia de los británicos desde 450 hasta la fecha

La ocupación en Bretaña incluye la creación de la nación británica; ter- mina el 1066, año en el que sufren la invasión de los Normandos

La historia temprana de los Anglo-Sajones coincide con la época me- dieval de Britania, periodo conocido como el de las Migraciones

Como ya vimos, los migrantes fueron godos, visigodos, vándalos, lom-

bardos, francos, galos…

En el año 400, el sud de Brinania fue una parte del imperio romano En el periodo 626 - 821 Britania fue conocida como la Mercia

Mercia fua un territorio que hospedaba a varios pueblos, britanos y Anglo-Sajones; los reyes Mercianos sabían cómo se reina un país

Los éxitos militares de los Merciano fueron las bases de su poder

En el periodo hubo 106 reyes con 106 reinos, respectivamente

A mediados del siglo VIII, varios reinos de sur de Britania fueron afec- tados por los expansionistas mercianos

Los mercianos alcanzaron su cima cuando en el siglo VIII, Carlomagno reconoció a su rey, y lo trató con gran respeto

Así, Anglo-Sajónes un término que designa a dos de los pueblos germánicos que invadieron el Sur y el Este de Gran Bretaña y Escocia

La decadencia del imperio romano fue un aliciente muy motivador para que los germanos decidieran incursionar en territorios britanos

La dominación de los anglosajones se prolongaría hasta la conquista de Britania por los normandos y daneses el año 1066

Pero hubo varias extensiones; por ejemplo, los descendientes en West- falia, actual Alemania, tendrían el gene germano

Otras poblaciones con genes germanos, serían la de los países bajos, las del noroeste de Bélgica, y las del norte de Francia

La unión de los anglos y de los los sajones, ambos germánicos, por to-

dos lados, dio la palabra que se conoce como “anglosajones”

Los anglos llegaron desde Anglia, actual Alemania; entre sus aportes a los britanos, quedó el nombre de England

Los sajones, venían de la Baja Sajonia (Alemania Moderna) y de los Paí- ses Bajos; los jutos, posiblemente de Dinamarca

Desde entonces, los anglosajones, aunque se sienten cómodos en terri- torio germánico de Britania, no dejaron de buscar otros territorios

Sus descendientes conforman las poblaciones de EE.UU, Australia, par- te de Sudáfrica y otros similares.

LOS LOMBARDOS

Los hombres que creemos tener la última palabra en un matrimonio normal, vivimos en babia

Para comprobarlo pongamos un ejemplo de los infinitos que hay

Cuando la tribu de los Winnili se asentaron en Scoringa, el territorio estaba ocupado por los vándalos

Los Vándalos pusieron a disposición de los Winnili dos opciones: con- tribuir al tesoro vándalo, con tributos de buena voluntad o la guerra

Los winnili dijeron que el tributo era para chichilos que no sabían ma- nejar la espada y dar cuenta de los recaudadores de impuestos

Los vándalos preparan la guerra y consulta a Godan (el dios Odín),

Odín contestó que concedería la victoria a aquellos a quienes él viera en primer lugar al amanecer

Gambara, la madre de los líderes winnili, buscó la ayuda de Frea, es- posa de Odín,

Frea le aconsejó que todas las mujeres winnili debían atar sus cabellos debajo de sus caras como si fueran barbas y marchar con sus esposos

Al amanecer, Frea giró la cama de su marido hacia el oriente y le des- pertó; así que Godan vio a los winnili primero, y preguntó

«¿Quiénes son estos que llevan largas barbas?» y Frea contestó, «Se- ñor, tú les has dado el nombre, ahora concédeles también la victoria»

Después del triunfo, los winnili fueron conocidos como los langobardos, que en nuestro idioma se traduce como los lombardos

Las antiguas tribus germanas no separaban el mito de la realidad, lo que avala el uso de sus dos hemisferios cerebrales

Quienes utilizan sólo el hemisferio izquierdo, que se ocupa de la di- mensión lógica, racional y matemática, viven con la mitad del cerebro

Por eso es que andan como caballos con antiparras, en una sola senda repitiéndose: la razón, nada más que la razón y sólo la razón

Si fuera posible hacer una lobotomía del lado derecho, no habría nin-

guna diferencia para los “grandes racionalistas”

Lo que es mejor, nos dejarían crear en paz

Lombardo significa Barba Larga, con lo que los lombardos mostraban a todo el que quería ver, que eran hombres con pelos por todos lados

Esto es algo muy importante, pues como buenos germanos, venía des- de cerca de Polo Norte donde nunca había una sola enfermedad

Hacía tanto frío, que hasta los virus y las baterías morían de pulmonía No habaía una sociedad protectora de animales que los defendiera

Se asentaron en el valle del Danubio

Desde allí invadieron la Italia bizantina en 568 bajo el liderazgo de Al- boino; su reino en de Italia que duró hasta el año 774

En ese año fueron conquistada por los francos

Originalmente formaban una pequeña tribu llamada los Winnili y habi- taban en el sur de Escandinavia

Los Winnili se dividieron en tres grupos y una parte dejó la tierra natal para buscar campos extranjeros, posiblemente por la superpoblación

La gente que se marchó estaba guiada por los hermanos Ybor, Aio y su madre Gambara (La que pidió ayuda a Fera)

Llegaron a las tierras de Scoringa a orillas del Elba

También cambiaron su antiguo culto a la fertilidad agrícola al culto de Odín, creando así una tradición tribal consciente

Invadieron la Italia Bizantina en 568 bajo el liderazgo de Albonio

Establecieron su reino en Italia que duró hasta 774, años en que fue conquistado por los francos

Aunque rodeados por una hueste de tribus más poderosas, están segu- ros, no sometiéndose, sino desafiando los peligros de la guerra.

En una de sus rondas habituales de exterminio hacia Mauringa debían pasar por tierras de los assipitti (usipetes) quienes les negaron el paso

Los Lombardo decidieron que matar a todo el poblado llevaría más tiempo que el que disponían es ese momento

Propusieron un combate entre el hombre más fuerte de cada tribu, el lombardo resultó victorioso, y llegaron a Mauringa

El primer rey lombardo, Agelmundo, gobernó durante treinta años

Los lombardos se fueron de Mauringa y alcanzaron Golanda. 'buena tierra', fueron derrotados en el campo por los búlgaros

Agelmundo fue asesinado y Laimicho fue ascendido al reinado; lo que más deseaba era vengar la muerte de Agelmundo

Las victorias dieron a los lombardos grandes botines y confianza, por lo que se hicieron más atrevidos a la hora de participar en una guerra

En el verano de 569, los lombardos conquistaron Milán; en 572, cayó Pavía después de un asedio de tres años

Pavía se convirtió en la primera capital del lombardo de Italia Al año siguiente, tomaron Toscana

Cuando entraron en Italia, algunos lombardos conservaron su forma nativa pagana mientras que otros eran cristianos arrianos

De ahí que no tuvieran buenas relaciones con la Iglesia Católica

Gradualmente, adoptaron títulos romanos, nombres y tradiciones, y en parte se convirtieron a la ortodoxia, en siglo VII

No sin una larga serie de conflictos religiosos y étnicos.

La invasión lombarda, por otro lado, destruyó las plazas y esta zona quedó abierta para que otros invasores cruzaran los Alpes

LOS VIKINGOS

Pueblos germanos que permanecían tranquilos, haciendo concursos de “quien toma más cerveza en menos tiempo

La vida era una seda, un tanto áspera, pero seda al fin; de continuar así, podrían haber inventado el patinaje al hielo

También eran famosos por la forma de sus barcos, obras perfectas de artesanía, con una proa increíblemente alta y estilizada

Pero alguien se dio cuenta de lo que hacían las otras tribus germanas, primas lejanas o cercanas de los vikingos

Se enteraron, con gran sorpresa, que sus congéneres de raza se repar- tían, a mano abierta, lo que el imperio romano tenía para ofrecerles

No fue más; tomaron los primeros barcos del puerto y sin averiguar direcciones ni números telefónicos, izaron las velas, rumbo al sud

Corrían los primeros años del siglo VIII

La historia dice que pertenecían al gran grupo de los Normandos, pero que provenían de las tierras noruegas

Sus tácticas de guerra fueron una innovación en ese entonces, pues co-

rrespondería a la forma que ahora llamamos “guerrillas”

No presentaban batallas formales, lo que había lastimado a los ingle- ses, para quienes las batallas se libraban por invitación con tarjeta

Llegaban a un puerto, desembarcaban, mataban, saqueaban y se iban

Las grandes ciudades de la época, tales como París, Lisboa, Londres, Hamburgo y Sevilla fueron debidamente saqueadas o incendiadas

Ninguna pudo quejarse de haber sido discriminada

Ingresaron a Rusia siguiendo la enseñanza de los ríos y formaron los primeros principados, que nada tenían que ver con la tesis de Lenin

Los franceses, adormecidos por el perfume y la comida con grasa, no representaron un gran esfuerzo para los temibles vikingos

Reinaba por entonces, Carlos el Gordo, les pagaba una pensión men- sual a condición de que lo dejaran tranquilos, a él y a la ciudad

El hijo de Carlos el Gordo, completó los donativos y les entregó el te- rritorio de Normandía, famoso por sus playas y lanchones

Los normandos o vikingos asimilaron muy bien la cultura del país

En Inglaterra, los Anglo-Sajones se enojaron entre sí, jurando que nun- ca más volverían a estar juntos, tal como en las telenovelas

Ese fracaso idílico dejó indefensa a Inglaterra, de esta manera cuando los normando decidieron poner un nuevo rey, no hubo votos en contra

El principal de los dioses vikingos es Odín, soberano de todos ellos, señor de la magia, del Doder, de la poesía y de las runas

Se conoce como runas a la escritura de los germanos Odín es tuerto y tiene como asesores a un par de cuervos

Thor es el más popular de los dioses. Preside la guerra y su arma es un martillo con el cual hacía temblar el planeta

Los gigantes (jotnar) eran seres peligrosos para los hombres y los dio- ses, pero también sabios

Lideraba las fuerzas de la destrucción en el Ragnarok: los enanos vivían bajo a tierra y su ocupación principal era la minería y la metalurgia.

Según la mitología vikinga, los enanos poseían una sabiduría oculta y sagrada, que les permitía forjar armas mágicas

Los elfos tenían una relación con los hombres ambigua, ya que podían provocar enfermedades, pero en ocasiones también podían favorecer

El año 1066, los vikingos noruegos invaden el norte de Inglaterra

Canuto el Grande llamó a la conciencia patriótica y dijo que los territo- rios eran tan grandes que todos podían saquear y tener su recompensa

INGLATERRA EN EL SIGLO XI

(Sinopsis)

La invasión normanda contó también con bretones y franceses De pronto se prendió una luz muy visible en la testa de Guillermo

Recordó que era pariente de Eduardo el Confesor, por lo que creyó oportuno aprovechar las ventajas de semejante

Con papeles en la mano, reclamó el trono inglés

Eduardo murió en enero de 1066; su hermanastro Harold lo reemplazó, pero tuvo que vérselas con Guillermo y Harald III de Noruega

Guillermo desembarcó en el sur

Con buen ojo, vio que tener siervos gratis era más rentable que mante- ner esclavos, por lo que decidió abolir la esclavitud

Es en ese momento histórico que se consolida el feudalismo europeo

Vikingos-Normandos

Por su lado, el rey carolingio, Carlos III, en 911 vio que era bueno que

los vikingos se asentaran en Normandía

A cambio de las tierras, los vikingos prometieron que no dejarían que otros invasores, vikingos o no, asaltasen Normandía

Desde entonces, los vikingos pasaron a ser conocidos como “Norman- dos”, es decir, “hombres del Norte”

Por el lado de Dinamarca, Harald I quiso imponer el cristianismo Su hijo Svend pensó que eso no era de cristianos y lo derrocó, 998

Los desheredados daneses vieron la gran oportunidad de ampliar sus cajas fuertes convirtiéndose en asaltantes

Los reyes daneses estimaron que ellos también podían beneficiarse de lo que Inglaterra tenía para ofrecer

El hecho de ser reyes no les quitaba el derecho de ser saqueadores; más aún, habían llegado a reyes masacrando a otros

No iban a permitir que los aficionados les dejaran de lado; no faltaba más; de este modo, también participaron en los saqueos

Aprovechando lo que el destino les brindaba, los vikingos encontraron fácil invadir Inglaterra, donde abrieron grandes fábricas de cerveza

Mientras tanto, Edmundo II de Inglaterra y Cnut vieron que era del in- terés de la humanidad dividir el territorio inglés en dos partes

Edmundo se quedaría en Wessex; y Cnut, con el resto de la isla Al siguiente año, 1017, Edmundo muere y Cnut es rey de Inglaterra

A la muerte de Eduardo el Confesor a principios de 1066, Harold God- winson, conde de Wessex, fue elegido rey

La invasión normanda contó también con bretones y franceses De pronto se prendió una luz rutilante en la testa de Guillermo

Recordó que era pariente de Eduardo el Confesor, por lo que creyó oportuno aprovechar las ventajas de semejante

Con papeles en la mano, reclamó el trono inglés

Eduardo murió en enero de 1066; su hermanastro Harold lo reemplazó pero tuvo que vérselas con Guillermo y Harald III de Noruega

Guillermo desembarcó en el sur

Con buen ojo, vio que tener siervos gratis era más rentable que mante- ner esclavos, por lo que decidió abolir la esclavitud

Es en ese momento histórico que se consolida el feudalismo europeo

Invasión Noruega

El rey Harold III de Noruega, al observar estos movimientos, decidió

bailar a su propio ritmo e invadió el norte de Inglaterra

Lo hizo con una flota de 300 barcos y un ejército de 15000 hombres

Guillermo, después de sofocar todos los intentos de rebelión y de inva- sión no autorizada, ordenó la construcción de un nuevo castillo

Los hijos de Harold, testarudos por naturaleza, intentaron nuevos ata- ques desde Irlanda, pero fueron derrotados por los normandos

Guillermo decidió que, para frenar de una vez estos asaltos, era nece- sario apelar a una estrategia que siempre había dado resultados Sobornó a los daneses para que abandonaran sus ansias de saqueo

Los daneses, recordando a Hamlet, 500 años antes de que Shakespeare se inspirara en ellos, decidieron ser o no ser

Todo dependería de las circunstancias

El Control

Los normando aprendieron que conquistar un territorio y su población es una cosa y, otra, administrar y mantener el control

Al parecer, el número de soldados normandos era relativamente bajo los historiadores calculan que se aproximaba a 8000 efectivos

Tal como vimos, lo primero para Guillermo era lo primero: dotar de tierras a quienes habían luchado con él en las operaciones invasoras

Realizadas las operaciones invasoras, quedaban las saqueadoras, las que estaban íntimamente ligadas a las primeras

Pero Guillermo no resistió la avaricia que lo consumía desde adentro y decidió declararse dueño absoluto de las tierras conquistadas

Como previsión mandó a construir castillos y fuertes en gran número

También encargó a sus burócratas que no descuidaran el control de las herencias de viudas e hijas

Para ganar una dote, forzaba a la doncella inglesa se casara con los normandos; así la administración de Inglaterra se hizo fácil

En realidad, tan fácil, que los normandos gobernaban desde sitios leja- nos a la isla; el mismo Guillermo se desdoblaba sin gran esfuerzo

Guillermo estuvo más en Francia que en Inglaterra, de otro modo no podría defender su territorio de las invasiones, siempre renovadas

Anulada la intención de una invasión en Normandía, corría presuroso a sofocar las revueltas internas que los inquietos ingleses tramaban

La conquista y la penetración de los normandos en Inglaterra, trajo, en- tre otros, el desplazamiento de la aristocracia inglesa

Los ingleses también perdieron el control sobre la Iglesia Católica En 1096 ningún obispo era inglés

La Diáspora inglesa

Tras la invasión muchos anglosajones nobles huyeron hacia Escocia, Escandinavia o Irlanda

Antes de la llegada de los normandos, toda Inglaterra estaba dividida en unidades administrativas llamadas shires

La corte real era el centro de gobierno y los tribunales reales existían para asegurar los derechos de los hombres libres

Entre esos derechos inalienables, estaba el de ser esclavistas; los shi- res eran conocidos como «shire reeve» o sheriffs

Las películas norteamericanas de vaqueros popularizaron la tarea y las temeridades de los sheriffs en los EEUU

FRANCIA

El territorio francés actual, se llamaba Galia y estaba poblada por los galos, ya desde la época de Julio César, tal como vimos

Luego de la muerte de Carlomagno, su hijo Luis el Piadoso asumió el control y, a su muerte, el imperio se dividió en tres partes

El 10 de agosto de 843, los tres hermanos se reunieron para firmar el Tratado de Verdun dividieron el imperio en 3 reinos

Carlos el Calvo recibió el Reino Franco Occidental, que al final se con- virtió en Francia

Luis el Alemán obtuvo el Reino Franco Oriental, que luego se converti- ría en Alemania

Lothair I recibió el territorio que se extendía desde los Países Bajos hasta Suiza y una parte de Italia

La división del territorio marcó el comienzo de la decadencia del impe- rio de Carlomagno y el comienzo de un período de conflictos europeos

Los que finalizarían con la formación de las naciones-estados modernos europeos, que conocemos hoy

La Francia de hoy es heredera del reino franco de Clodoveo, y existe sin discontinuidad desde el año 486 hasta nuestros días

Francos, vikingos (normandos), y también britanos (bretones), se fun- dieron con los galos en lo que hoy se llama Francia

Las Dinastías

Sobre los territorios que componían la Francia de la Edad Media reina-

ron las siguientes dinastías principales:

Los Merovingios, descendientes, como vimos, de Meroveo y Clodoveo Los Carolingios, descendientes de Carlos Martel

La Dinastía Merovingia gobernó la actual Francia y parte de Alemania entre los siglos V y VII

En este proceso desaparece la noción de Estado y los bienes privados del rey se confunden con los bienes del país

Luego de la dinastía Merovingia aparece la dinastía Carolingia con Carlos Martel, vencedor de los árabes

La Dinastía de los Capetos gobernó Francia, iniciando la época feudal Es cierto que había un rey y sus vasallos nobles,

Pero algunos de ellos tenían más poder que el rey y éste tenía que lu- char en contra de ellos y seguir las guerras con otros países

La Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra entre 1337 y 1453 fue iniciada por peleas feudales y se extendió a los dos países

Sin embargo, sus raíces van más atrás en la historia, pues se remontan a la conquista del trono inglés por Guillermo el Conquistador en 1066

Para fines prácticos, Inglaterra era una colonia francesa, pues sus reyes y dinastías provenían de Normandía

Esta situación se acentuó a partir de 1154, cuando Enrique de Anjou, se convierte en rey y funda la dinastía angevina o Plantagenet

Adopta el nombre de Enrique II de Inglaterra

Juana de Arco

Heroína francesa nació en Lorena, en el noreste de Francia, en 1412.

Decía que escuchaba la palabra de Dios y que debía obrar en conse- cuencia; esto es, expulsar a los ingleses de territorio francés

Se dirigió a la corte de Carlos VII y convención al delfín de que Dios la había enviado para ayudarle a reconquistar Francia

Se puso al frente de las tropas francesas y obligó a los ingleses a levan- tar el sitio de Orleans, derrotó al general británico Talbot en Patay

Carlos VII fue coronado rey en Reims, el 17 de julio de 1429. El 30 de mayo de 1431, Juana fue capturada por los borgoñones

La entregaron a los ingleses; el obispo Pierre Cauchon introdujo infor- mes falsos en el proceso de Juana

Los clérigos la condenaron por herejíay Juan de Bedford la quemó viva en la hoguera.

El Feudalismo y el Origen del capitalismo

A partir de esa época y, por un buen tiempo, los pueblos de occidente tendrán dos modos de producción: Feudalismo y luego, Capitalismo

Por eso es que el análisis deja las cuestiones singulares de los países para relatar las grandes fuerzas que los unen

En este cometido, Carlos Marx para relata su versión sobre el origen de la acumulación del capital que inicia el nuevo sistema capitalista

Lo hace con documentos que cita al pie de la letra, sin que hubiera un solo signo especulativo en su exposición

Nuestro lenguaje cambia

Ya no podemos tomar a la ligera la maldad de dos sistemas y, luego, la de un tercero, el Socialismo

Vayamos a Marx.

EL ZOOCIALISMO

Edgar Allan Poe, en uno de sus mejores relatos narra la historia de un moribundo puesto en estado de hipnosis como terapia curativa

El cuento es una muestra del genio literario de Poe y un esbozo de es- cenas imaginadas en estado de trance para situaciones similares

Del agonizante inmóvil parecen surgir voces de ultratumba suplicando, en tonos de lamento, quejido y angustia, la muerte rápida

Pasados algunos días, el cuerpo hinchado explota desparramando en- trañas y huesos podridos en medio de gelatinosos humores

Humores gamados en colores de purulencia

Esta historia se hizo lúcida con los acontecimientos históricos en las quince repúblicas que conformaban la ex URSS

Trama tan horrorosa como el cuento de Poe No deseamos una comparación sensacionalista

Pero los testimonios y denuncias de lo que sucedía en la URSS fueron las voces del moribundo que pedía la muerte

El desplome del muro tuvo una semejanza de irresistible con la explo- sión del cuerpo con olor de muerte desde hacía mucho tiempo atrás

En 1990 el muerto ya estaba muerto cuando algunas voces gritaban su convicción de que la URSS nunca sería capitalista de nuevo

Era la esperanza de miles de millones de seres humanos en el planeta

no es posible un intento de justificación de lo que sucedió en la URSS después de la muerte de Lenín; cualquier intento de hacerlo sería monstruoso, puesto que las atrocidades nunca la tienen pero aquéllos que habíamos estructurado una visión optimista del fu- turo humano en la consolidación del Estado Socialista en la URSS, no nos resignamos a ver nuestras visiones hechas polvo de fango, sin por lo menos, esbozar una hipótesis de explicación quienes hemos vivido una quimera, reclamamos el derecho de expre- sar una última voluntad aunque más no sea para alertar a aquéllos que vivirán el tiempo que nosotros no ocupamos; para los que vivirán un mañana que nosotros ya

no viviremos….

el materialismo dialéctico sigue vigente, excepto en su percepción principal: la dialéctica de contrarios no es el nervio motor de la historia en su lugar, la historia misma proclama la vigencia de lo que nosotros hemos denominado El Ser Interactivo entre los países pobres y entre todos los hombres que no han nacido para ser vivir al ritmo que dicta la melodía del dólar las relaciones del Ser con la Conciencia, la existencia de leyes y regu- laridades en el universo, las categorías de masa, energía, causa, efecto, necesidad, contingencia, lo concreto, lo abstracto y otros postulados similares mantienen la necesidad de su existencia, pero su interpreta- ción reclama procesos muy profundos de reflexión es cierto también que la generalización de las regularidades observa- das en la naturaleza, expresadas en leyes y la posibilidad de predecir el comportamiento de los fenómenos cierran los circuitos dialécticos que periódicamente se desarrollan en el cosmos y en la historia

el universo, infinito e indestructible, inagotable en su eterna repro- ducción y cambio es conocido y analizado a través de nuevas leyes descubierta por la tarea cognitiva de la ciencia a pesar de la infinita heterogeneidad de su composición, el universo, gracias a las categorías de lo “relativo” y lo “absoluto” puede ser sec- cionado por abstracción; puede ser abstraído mentalmente en tantos comportamientos de tan compleja composición como las necesidades de investigación lo requieran pero es imprescindible recordar que el aislamiento de dichos com- partimientos realizados por abstracción mental, para probar una hipó- tesis, nunca se objetiva en el mundo real veremos después cómo la jerarquía soviética confundió abstracción mental con realidad y cuánto costó este error tanto a la ex URSS como al mundo entero es que los jerarcas no vieron la única debilidad irreparable de la dia- léctica: su extrema racionalidad, su extrema simplificación racional de los hechos es preciso el conocimiento intuitivo de la historia como complemento del conocimiento racional para lograr lo que postulamos: una interpre- tación ético-estética de la historia desde esta perspectiva, anunciamos que la Dialéctica de Complemen- tos nunca podrá ser entendida si es que no recurre el instrumento cog- nitivo por excelencia, esto es, la dupla Razón-Intuición todos los elementos, estructuras y sistemas naturales, aparentemente independientes unos de los otros, se hallan en concomitancia recíproca gracias a las leyes de acción y reacción este proceso tiene vigencia entre cada una de las partes con cada una de las otras partes y entre éstas y el todo es asombroso darse cuenta de que la infinitud está interaccionada a

través de sus partes y que cada una de ellas influye o es influida por las demás esto es algo que los lógicos de academia no podrán entender jamás y que los teóricos de la ex URSS no tomaron en cuenta para nada el mundo de combinaciones binarias de los primeros y de la supuesta vigencia de leyes “irrefutables” de los segundos, estructuraron una

conformación cerebral impermeable a la realidad

para lo único que sirven los lógicos es para decir sí o no; bueno o ma- lo; causa y efecto, democracia o no democracia: cualquier computado- ra actual tiene mayor capacidad de discernimiento que estos cibernéti- cos congelados por su parte, los teóricos de la dialéctica de contrarios sólo sirven pa- ra decir lo que “debe ser” de acuerdo con el dogma heredado de los muertos

Postulamos que nada es independiente de nada

Que todo es interactivo de todo, la interacción total es lo que mueve al

mundo, al cosmos, a la sociedad… a la historia

La gravedad, la electromagnética, las interacciones fuertes y las atómi- cas conforman la infinita red de fuerzas que cohesionan el universo

Fuerzas que impiden que elementos aislados

Fuerzas que hacen del ser transformado el que también transformará a los demás en procesos infinitos de interacción mutua

Ante esta nueva percepción, es imperativo decir que el universo no se mueve sólo por fuerzas antagónicas, unas de las otras

Eso es una ilusión de la Razón

El universo se mueve por fuerzas complementarias en una dialéctica de complementos y una dialéctica de contrarios

Acción y reacción son categorías que muestran complementariedad, no únicamente antagonismo

La Razón, por sí sola, no basta para aprehender esto

Lo que puede ser aprehendido sólo por la síntesis Razón-Intuición, ver- dadero instrumento cognoscitivo del Ser

El panorama se complica cuando es necesario aplicar los conceptos dialécticos a las sociedades y sus respectivas evoluciones: la historia

es en ese campo en el que la instrumentación marxista falla por parti- da doble: por su limitada comprensión del mundo natural y por su limi-

tadísima compresión del mundo social las leyes de causa y efecto; las categorías de lo lógico y lo histórico; las relaciones de estructura y superestructura; la correspondencia en- tre las formas de producción y las fuerzas productivas; la influencia del medio geográfico y del entorno biológico en el desenvolvimiento de

las sociedades …… no han sido aprehendidas en la esencia misma de

su razón de ser al contrario, percibidos por una dialéctica parcial, en extremo racio- nalizada, no han hecho sino enmarañar el proceso de análisis de la realidad social, tanto en el pasado como en el presente es que han racionalizado tanto la dialéctica que, al final, ya no sirvió para nada, especialmente en el énfasis que pusieron en la supuesta fuerza de la lucha de contrarios esa racionalización exagerada y desproporcionada ha sido un resul- tado del desprecio tan grande que hicieron de la intuición, en su papel de lograr el cono-cimiento minimizando el análisis en este sentido, el racionalismo soviético fue tan fatuo como el neoli- beral; por otra parte, diremos que hay acosas extrañas en el mundo, en su devenir y en sus deseos de mostrarse tal como es un anarquista ruso de principios del siglo XX escribió una obra vital para nuestro alegato: “La Ayuda Mutua” en la cual demuestra que no es la lucha entre los seres, sino el apoyo mutuo entre ellos, el nervio motor de la historia se llamaba Pedro Kropotkin y en su obra criticó severamente las tesis de Spencer y Huxley sobre la supuesta lucha por la sobrevivencia, co- mo base de sus teorías de darwinismo social ¡un anarquista dio una hermosa lección al mundo sobre lo que es una de las dos partes que conforman la esencia misma del ser en sus rela- ciones con el ser! el principio del apoyo mutuo es tan grande, como lo es el de la Buena Voluntad kanteana y el de la acción de contrarios de tipo marxista

una de las expresiones más importantes del principio de la Buena Vo- luntad es, precisamente, el apoyo muyo, algo que conocemos en nues- tros pueblos originarios como el principio de la solidaridad y la com- plementariedad; pero sigamos con el asunto de los falsos reflejos que muestra el dogmatismo institucionalizado poco antes de la unificación de las dos Alemanias, los textos soviéticos que se ocupaban de analizar la forma y el contenido de lo que era una nación mostraban un gran error de concepción el error consistía en minimizar la influencia de las fuerzas culturales, argumentando que las dos naciones, las dos Alemanias, procedían de un tronco común, pero devinieron dispares después esta disparidad, dijeron, se expresaba en sus preferencias a cerca del modo de vida escogido por cada uno y la manera de concebir el futuro

por lo que “nunca sería posible que algún volvieran a juntarse en un sistema de mercado” mientras los teóricos soviéticos ponían a la República Democrática de Alemania como ejemplo de una “verdadera moral” y a la RFA como

una muestra de decadencia capitalista, el muro que las dividía estaba siendo socavado con devoción cívica no desde la RFA sino del otro la-

do, el de los “socialistas” cuyo único deseo era formar parte de la de-

cadencia capitalista los académicos de la URSS, continuaban con su zapa de topos, po- niendo todo su empuje teórico para afirmar que el hábitat natural muy poco tenía que hacer con el carácter y la idiosincrasia de los pueblos para alegorizar la tesis, exhibían como paradigma a la propia Unión Soviética, explicando que la sociedad y, por supuesto, la conciencia social de los habitantes, antes y después de la Revolución de Octubre habían sido muy diferentes la Revolución de Octubre habría “logrado cambiar la idiosincrasia del pueblo ruso conformando una conciencia socialista incólume” esta diferencia se mostraba, supuestamente, por la gran moral socia-

lista de los que pertenecían a la nueva era y la corrupta, depravada y agonizante moral capitalista prerrevolucionaria todo esto sucedía cuando la corrupción de la burocracia soviética ha- bía llegado a niveles tales que había obligado a la cúpula un plan de

urgentes y profundas reformas que se llamó “Perestroika”

la corrupción institucionalizada de la burocracia soviética originó una desmoralización de la ciudadanía que se reflejó en bajones alarmantes de los niveles de productividad, lo que sí era una amenaza real que destruiría el pseudosocialismo existente en la URSS era cierto, las condiciones geográficas en ambos periodos, antes y después de la Revolución, eran las mismas, pero fueron iguales tam- bién el odio a la arbitrariedad que tenían las sociedades de las dos eras la misma desmoralización que 100 años antes había originado la rebe- lión de los campesinos rusos que, en expresión de ira y con fuego, ha- bían logrado su liberación de la servidumbre feudal ahora amenazaban hacer explotar el cuerpo corrupto de un sistema seudo socialista mantenido con vida artificial por la hipnosis del garro- te y del terror institucionalizados por el sistema

Edgar Allan Poe

Poeta y visionario de pueblos

los teóricos soviéticos, querían demostrar que habían realizado cam- bios en el ser y en la conciencia de sus ciudadanos gracias al cambio del modo de producción la intención de demostrarlo no se detenía ante ningún obstáculo aca- démico, ante ninguna valla de tipo ético, ante ninguna consideración de respeto por la opinión del mundo esos “científicos” no fueron sino mercenarios académicos del man- damás de turno, como lo son cualesquiera de los teóricos neoliberales que pululan ahora en nuestros países elementos híbridos, mitad conocimiento, mitad esbirros que convir- tieron la tarea feliz de analizar con ideología y plena convicción con la servidumbre rentada de analizar para la ideología dejando de lado las carnicerías y las terribles locuras de Stalin y de sus torturadores, parece de pujante curiosidad el hecho de preguntar- se:

¿por qué las fronteras nacionales nunca estuvieron abiertas para que los ciudadanos soviéticos pudieran salir del paraíso de los trabajadores para conocer otros mundos? ¿por qué se repetían, una y otra vez, los intentos de huir y las deser- ciones?

¿por qué, después de 70 años, tuvo que mantenerse el terror como instrumento persuasivo de que el “socialismo es mejor? ¿por qué la corrupción se esparció en las estructuras del aparato esta- tal soviético, hasta niveles alcanzados únicamente por el horror? ¿por qué fracasó tan rotundamente el primer intento en el mundo de instaurar el socialismo como el sistema que sintetizaba la esperanza de los cinco continentes? sin duda, hay varias causas que, en conjunto, pueden explicar seme- jantes follonerías; nos aferraremos a la que consideramos la causa de las causas: la ley de acción y reacción

La Tesis del Socialismo en un solo país

Aristóteles ya había observado que todo cuerpo era influido por los

otros y, a su vez, influía sobre los demás

Todo, en un proceso continuo de interacción recíproca

Los primeros esbozos de identificar causas y efectos, en procesos regi- dos por leyes comprobadas se apoyaron en estas observaciones

La noción fue perfeccionándose a lo largo de historia y de la filosofía hasta llegar a un punto de retroceso

Lo que significó más de una centuria de vagabundeo inútil

Se identificó las causas con los sucesos, simplemente por la ocurrencia cronológica de los acontecimientos

Dijeron: después de esto, luego por causa de esto

De allí surgió la idea de que si un evento se realizaba antes que otro era reconocido como causa de éste sin mayores averiguaciones

La dialéctica de contrarios mostró que las causas no participaban de un determinismo absoluto y detentado por un solo fenómeno

Estableció diferentes tipos de causas para la infinita gama de efectos, lo que fue un aporte de valía en la evolución del conocimiento humano

Se consolidó la idea de una cadena sin fin de eslabones interactuados en el que las causas son efectos y éstos, causas

Si esto es así en la naturaleza, conformada por elementos que no tienen iniciativa ¿qué se puede esperar del mundo de seres humanos?

El ser humano tiene la capacidad de obrar de acuerdo con objetivos pre establecidos, en concordancia con los intereses de grupo

Por ello, es posible esperar muchas cosas Entre ellas, la vigencia de la ley de acción y reacción

Esta ley se da entre diferentes grupos humanos a niveles insospecha- dos por la complejidad de su entrelazamiento

Por ejemplo, el hecho de que el socialismo tuviera que coexistir con el sistema capitalista, posiblemente no le quite la respiración a nadie

Pero le quitó al socialismo la capacidad de lograr su propio desarrollo, de constituirse en una realidad consolidada por su lógica interna

Lo condenó a semiexistir, como un espectro con vida artificial

Hipnotizado por el trance del terror, de la arbitrariedad, de la mentira y del dogmatismo sistematizado

La interacción entre el mundo capitalista, ya desarrollado, y la primera experiencia socialista del mundo, tuvo expresiones concretas

Algunas de ellas que pueden ser identificadas, tal como los historiado- res lo exponen en sus obras sobre el particular

Efecto presión

desde que la Revolución de Octubre llevó a los bolcheviques al po- der, todos los grandes países capitalistas consideraron un mandato di- vino enviar santas cruzadas contra el nuevo sistema cada monopolista sintió el deseo irresistible de convertirse en mo- derno templario para cuidar el camino del nuevo peregrinaje no a una ciudad santa, sino a un país sacrílego la URSS tuvo que sufrir bloqueos comerciales, militares e invasiones territoriales que habrían acabado con la resistencia de cualquier nación huérfana del ideal prometido el pueblo soviético tenía la fortaleza necesaria y lo concentraba en el Ejército Rojo, su cofre más querido, más entrañablemente querido la actitud hostil de esos países y la propaganda negativa mundial, provocaron una posición defensiva del pueblo soviético, efervorizado aún por los sones marciales de la revolución pueblo y ejército se atrincheraron en un solo frente para demostrar a todos que la tesis leninista sobre la instauración del socialismo en un solo país, como el héroe que derrotaría finalmente al sistema capitalista mundial, era cierta y necesaria las controversias internas, termitas caseras, se sumaron a los blo- queos en actos que ahora nos parecen increíblemente irracionales Leon Trotsky, siguiendo las pautas del marxismo clásico, anunció que el socialismo era impensable e impracticable si no se instauraba en todos los países bajo el remolino de una revolución permanente ésta y otras guerras internas ideológicas y doctrinales sobre asun- tos del carácter mismo de la revolución y del modelo económico, fue- ron las verdaderas minas internas que debilitaron las posibilidades or- ganizativas de realización final del flamante sistema el atrincheramiento del pueblo soviético originó la reacción airada de los capitalistas; bajo la inspiración reivindicativa y vengadora de los dirigentes bolcheviques: todo lo que pareciese, sonase, gustase u olie- se a burgués, sería considerado un atentado moral contra el mensaje de Lenín y, luego, de las bestialidades de Stalin

Rencores espumosos fueron fermentados Venganzas terribles fueron sentenciadas

tal como sucede ahora, los socialistas quisieron hacerlo todo a mar- chas forzadas; quisieron adelantar el tiempo intermedio - y obviar los senderos que llevaban al tiempo prometido, vivían so- ñando y soñaban que vivían la URSS se acurrucó dentro de sí misma y pretendió ejecutar un modelo de crecimiento que hoy tendría el nombre de “Endógeno” la columna vertebral del modelo fue identificar a la industria pesa- da, “la que hace bienes que hacen bienes” como la prioridad más im- portante en la asignación de recursos de inversión la necesidad de independizarse progresivamente de las importan- ciones imprescindibles se expresó en furiosos intentos de fabricar, por sobre todo, los bienes de capital, “las máquinas de hacer máquinas” como los recursos son siempre escasos en relación con los fines, la URSS produjo con su modelo el primer gran cisma de su historia eco- nómica: la brecha entre su industria y su agricultura Lenín había amortiguado la “Economía de guerra” imperante hasta 1921, con la implantación de la Nueva Economía Política (NEP) dando ciertas libertades de mercado al pequeño agricultor Stalin volvió a las arremetidas contra la agricultura, empujado por un soplo mesiánico que lo impulsó hasta la estratosfera de su propia locura la agricultura creció a un ritmo mucho más lento que la industria pesada y sufrió procesos de verdadera involución, decreciendo inclu- sive en valores absolutos por el recorte de inversiones por sí fuera poco, los planes quinquenales de Stalin consignaban la necesidad de transferir más excedente desde la agricultura hacia la industria pesada, con el objeto de que los salarios de los obreros me- canizados fueran bajos debido a los precios artificialmente bajos de los bienes agrícolas en la obstinación de esta política hizo que los precios de los pro- ductos agrícolas disminuyeran grandemente en relación a los bienes industriales a ese movimiento de precios, los de la agricultura, que bajaban

perfilando una línea descendente en las coordenadas cartesianas y los de la industria que subían en movimiento ascedente es lo que la teoría

económica de la época llamó “el efecto tijeras”

la teoría detrás de esta política económica se basaba en el supuesto de que un abaratamiento de los productos agrícolas abarataría el sus- tento de los trabajadores de la industria, lo que elevaría el salario real bajando los costos salariales las medidas de política económica fueron reforzadas por la violen- cia de la represión política, la que adquirió proporciones demenciales por la brutalidad de su concepción y ejecución las medidas económicas determinaban que, de la cosecha total, el campesino recibiría una porción y el resto debería ir al Estado, de acuerdo con lo calculado en los planes quinquenales en una ocasión los campesinos se negaron a sembrar (y, a cose- char, claro) más de lo indispensable para la subsistencia de sus familias en protesta por la terrible política de precios que los discriminaba de manera tan arbitraria e injusta Stalin no se inmutó; ordenó al Ejército Rojo (el mismo que había si- do el adalid de la voluntad del pueblo ruso durante las invasiones capi- talistas en los primeros años de la Revolución) confiscar las reservas de las cosechas que los campesinos tenían para sobrevivir diez millones de campesinos murieron de hambre por esa decisión, lo que equivalía a la mitad de la cuota de muertos con que la URSS pagó su derecho al triunfo aliado en la Segunda Guerra Mundial no era que la Revolución pagaba su precio, era que el pueblo ruso pagaba las consecuencias de tener un demente como mandamás en el gobierno, al mando de un ejército de dementes como él la falta de consideración con la persona humana y el desprecio pro- fundo por la vida del hombre, parecen haber sido una constante en la historia del pueblo ruso: antes y después de la Revolución de Octubre los libros de historia relatan, por ejemplo, la actitud de un feudal zarista, el que dijo que mandaba a azotar a cualquier mujik si lo saluda- ba o sino lo saludaba por igual, porque consideraba que ambas actitu- des eran una muestra de insolencia a su persona el experimento de un socialismo dictatorial, déspota, ineficiente y corrupto en la URSS, al parecer, no hizo sino seguir las tradiciones de desprecio congénito que las élites guardaban para las personas que conformaban el pueblo

a comienzos de los años ’60, Nikita Kjrushev quiso revertir el proce- so, asignando mayores recursos a la industria química para la fabrica- ción de fertilizantes la política económica estaba orientada a fortalecer el sector agríco-

la

también quiso reformar la excesiva centralización de la producción empresarial, tanto en el monto de las inversiones como en las cuotas del producto final y de la elección de los insumos pero ya era tarde: “El efecto de tijeras” y las confiscaciones habían erosionado el suelo y la voluntad del pueblo a partir de entonces, ya no habría violencia ni terror que conven- ciera al pueblo soviético de que el socialismo era el ideal prometido en la biblia de Marx desde entonces, el sistema tuvo vida artificial, como el muerto de Poe el espanto tomó dimensiones escatológicas por la absurda defor- mación de la estructura económica de ese país: mientras el primer sa- télite del mundo orbitaba la Tierra, impulsado por una tecnología de ultravanguardia, el trigo no llegaba a los molinos ni el pan a los hoga- res del pueblo soviético el déficit se hizo crónico en la producción agrícola y la ex URSS tuvo que recurrir a la ayuda de su archirrival, los EE.UU para llenar sus silos por medio de negociaciones que habrían sido realmente cómicas si no hubieran tenido como marco la seriedad del hambre colectiva a veces ocurría que el Departamento de Estado de la USA reco- mendaba que no se vendiera trigo a la URSS, hasta que los soviéticos se comportaran como Dios mandaba; es decir, como los gringos querían en esas ocasiones, Canadá compraba el trigo de los EE.UU y lo vendía al doble de precio a la URSS; la operación dejaba satisfecho a todos: la URSS conseguía su trigo, Canadá se quedaba con las ganan- cias y los EE.UU, con la honra a salvo la doble moral, la ambigüedad, la doble verdad de los gringos es espectacular el crecimiento de la industria también tuvo resonancias fragorosas, sobre todo en la época de Stalin, aunque el sector privilegiado era el de la producción de bienes de capital

Lo que ocurrió durante los primeros planes quinquenales fue trágico

el gobierno soviético asignaba un monto dado de inversiones al empresario estatal para que, en un periodo determinado, produjera una cuota mínima de unidades de bienes la cuota en cuestión podía ser estimada en volumen físico o en va- lor, pero el empresario, se daba mañas para cumplir esas cuotas en cualquiera de sus versiones cuando el cupo de producción de acero, v.g, era estimado en vo- lumen físico, el empresario-burócrata producía bloques inmensos de acero que en conjunto llegaban al tonelaje determinado esos bloques no servían en la práctica, lo hacían así dado que fabri- car 500.000 toneladas de acero en bloques inmensos era más fácil que fabricarlos de acuerdo con diseños y tamaños necesarios: después de todo, los diseños y tamaños no habían sido establecidos en las cuotas ante estas actitudes, la autoridad planificadora se volvía cada vez más astuta y cambiaba periódica y sistemáticamente el modelo de asignación de cuotas a producirse

para la determinación del grupo de tractores, por ejemplo, no ha- blarían de volumen físico bruto, más bien se usaría la cantidad de uni- dades ¡Ya se les enseñaría a los empresarios quienes eran los vivos! ¡50.000 tractores para este año! los 50.000 tractores producidos tenían una dimensión liliputense la autoridad central no se rendía: ¡Ya se enterarían de que cuño es- taba hecho un bolchevique de cepa y meca! Se asignarían las cuotas no en volumen ni en unidades; de ahora en adelante los cupos serían en valor ¡la fábrica de camiones produciría un valor de 400 rublos para el presente año! el empresario burócrata, que no era ningún improvisado en asuntos de escurrirle al trabajo, cumplía la tarea encomendada utilizando los materiales más caros que podía encontrar: el acero más fino, el cuero

para asientos más elaborado, la madera más noble….

la política salarial y de precios conformó otro pozo de confusiones con el objetivo de incentivar los salarios de cierto sector producti- vo, las autoridades planificadoras instruían, v.g, el incremento de sala- rios a los trabajadores de una determinada fábrica

pero, con el objeto de cumplir una política de precios pre estable- cida, el empresario no podía trasladar este incremento de salarios a los precios de los bienes; las fábricas presentaban grandes brechas defici- tarias y quiebras virtuales subsidiadas, aparte de que muchos trabaja- dores se llevaban material y herramientas de la fábrica, arguyendo que

el socialismo les daba ese derecho, pues ellos serían los dueños. sobre este particular, es precio poner sobre el tapete una de las crí- ticas más directas que los economistas occidentales hacían al sistema productivo de la ex URSS, la crítica se dirigía, principalmente, a la “falta de un sistema de precios” que permitiese una asignación “racional” de recursos en la

economía lo que los economistas occidentales no lograban entender era el hecho de que la URSS trataba de instaurar un nuevo sistema que difería del capitalismo tradicional entre las novedades del nuevo sistema, además de la apropiación por parte del Estado, del excedente producido, estaba la exclusión de los precios como asignadores de recursos, pues el mercado era dirigi-

do por el Estado, sobre el principio marxista de que la oferta era la que determinaba la demanda y no al revés, como sucedía en el sistema ca- pitalista la asignación de recursos de inversión se realizaba de acuerdo con lo establecido en el sistema de Prioridades Nacionales, dentro de una lógica de consolidar rápidamente el socialismo el objetivo principal era lograr una independencia casi absoluta del sector externo las Prioridades Nacionales pretendían reemplazar al sistema de precios, algo que es muy importante para comprender el sistema socia- lista que se trató de imponer en la Unión soviética si el crecimiento de una rama industrial era considerado de priori- dad nacional, esa rama tendría preferencia en la asignación de recur- sos en detrimento de cualquier otra; naturalmente, las prioridades na- cionales no sólo tenían parámetros económicos, también estaban es- tructuradas por variables políticas, de defensa, de prestigio, de propa-

ganda……

ahora, mirando en retrospectiva, es necesario reconocer que las prioridades nacionales fueron tremendamente desfiguradas por la ne- cesidad de competir con el sistema capitalista en nuestra obra en actual proceso, Indagaciones para la Economía Social de Mercado exponemos la necesidad de utilizar ambos, tanto los precios y los objetivos nacionales, como los instrumentos asigna dotes para un mercado regulado la necesidad de acudir a estos dos instrumentos surge de las expe- riencias desastrosas del capitalismo no regulado, por una parte y del pretendido socialismo impuesto con absoluta independencia del mer- cado, por la otra la historia nos enseña muchas cosas, pero, la mayor parte de las ve- ces no sabemos aprender lo que quiere enseñarnos una de las cosas que nos enseña y que nosotros debemos aprender con gran convicción, es el hecho de que ningún sistema es absoluta- mente malo o absolutamente bueno en sí, todo depende del tiempo, del espacio y de las circunstancias en que el sistema en cuestión se desarrolla los precios sirven, pero no por sí solos; los objetivos nacionales sir- ven, pero no por sí solos; todo nos muestra la urgencia de lograr una síntesis no de contrarios sino de complemento también hemos aprendido que un sistema impuesto únicamente por el terror, la demagogia y la corrupción, olvidando las circunstancias históricas, la idiosincrasia y las culturas nacionales es un error que la historia no perdona el mercado internacional fue un campo donde el sistema socialista mostró toda su debilidad estructural y teórica ante la gran superioridad del sistema capitalista el comercio internacional exigía un sistema de precios objetivo, el que es determinado en el mercado mundial, precios que no necesa- riamente coincidían con las prioridades nacionales de allí se extendió la influencia del sistema de mercado en las pro- pias prioridades nacionales, influencia que los socialistas querían velar con propaganda y aumentos de gastos en defensa pero la influencia no sólo era de carácter subjetivo, también tenía rasgos objetivos muy importantes, pues afectaba la estructura econó- mica socialista, a través de los precios internacionales

–esta influencia es lo que podríamos llamar “el efecto presión”, efec-

to que bien puede identificarse como uno de los factores más importan- tes para el fracaso del sistema socialista con esto quedaba muy claro que el socialismo no podría realizarse en estado de pureza ni en un solo país; que sus políticas tenían que adecuarse a la coexistencia obligatoria con el capitalismo volviendo a la cuestión de los precios, es posible demostrar que, en el fondo, el sistema de precios, al estilo capitalista y el sistema de prio- ridades nacionales tienen sus lados racionales mientras el primero tiene por objetivo maximizar las ganancias del productor y la utilidad del consumidor, el segundo estaba dirigido a

maximizar el potencial económico de la URSS este fortalecimiento económico incluía la consolidación política de la nueva clase dominante que apareció con el nuevo sistema: la buro- cracia estatal -desde el punto de vista instrumental, también había semejanzas con el sistema capitalista; pongamos, v.g, sistema de precios diferenciales de los oligopolios y monopolios capitalistas cuando un oligopolista/monopolista descubren que tienen deman- das de elasticidad diferente por su oferta, impone un precio mayor en el mercado con demanda inelástica para productos y costos iguales las llamadas de larga distancia son un buen ejemplo del sistema de precios diferenciales, pues discrimina el precio de acuerdo con la hora en que las llamadas tienen efecto las horas pico del día exigirán precios mayores por cada llamada, mientras que el horario nocturno y el de madrugada, aceptará precios menores

En la ex URSS sucedía algo parecido

una empresa estatal podía vender su producto a precios diferentes en distintas regiones o sectores productivos del país, pero esta dife- rencia no se basaba sobre las elasticidades-precio de cada demanda; más bien se tomaba en cuenta las prioridades nacionales pero, a pesar de la existencia de estas prioridades, el sistema de planificación de la URSS sufría de muchas deficiencias por falta de ins- trumentos teóricos y metodológicos adecuados

es difícil creer que habiendo pasado décadas desde 1917, los ór- ganos centrales de planificación prohibirían el uso de modelos econo- métricos para la formulación de los planes económicos

Se consideraba que esos métodos eran “instrumentos burgueses”

el cuadro de Insumo-Producto, formulado por Leontief en los EE.UU durante la Segunda Guerra mundial, también fue considerado un ins- trumento burgués este instrumento fue de gran ayuda para la planificación logística de las FF.AA de los EE.UU durante la segunda gran conflagración y de- terminó que su creador recibiera el Premio Nobel ¡es increíble constatar el grado de estupidez humana en el escena- rio donde se desenvuelven las relaciones entre humanos! por esos mismos años, Hitler repudiaba a Eisnten y a von Braun y, con ellos, a la teoría de la fisión nuclear, por considerarla “ciencia ju- día”

los extremos ideológicos parecen nacer siameses en la intolerancia y grandes escultores del mismo infortunio; en todo caso, tal fue el reino del terror que es posible afirmar que la ex URSS, antes de la Perestroi- ka no necesitaba un sistema de precios para aumentar su producción el mejor incentivo para cumplir con las cuotas fijadas era una foto panorámica de Siberia o del Goulach en el escritorio de cada empresa- rio-burócrata pero el sistema socialista también ejercía una contrapresión en la economía capitalista; baste con decir que ni la China, ni Cuba, ni Viet- nam, tal como son ahora, existirían sin la Revolución de Octubre; si el sistema imperial de los EE.UU no es tan directo ni tan brutal como fue- ron el inglés, el francés, el español o el portugués se debe en gran par- te a los “50 megatones” soviéticos, citado en un poema ideológico de Pablo Neruda aún hoy, cuando la URSS ya no existe, Rusia continúa con la tradi- ción de ser, por lo menos en una mínima parte, el contrapeso político de EE.UU, ejemplo que sigue la República Popular de China los soviéticos se sentían muy a gusto con la influencia de la URSS en el mundo; en uno de los Congresos del Partido Comunista Soviético, el

máximo líder dijo: “Antes de 1917 nadie tomaba en cuenta la opinión

de Rusia; hoy no se hace nada si la URSS no quiere que se haga” es una lástima que los jerarcas, corruptos y despreciables, no quisie- ron hacer el socialismo verdadero, el que se ocupa del Ser, más que

del poder y de los bolsillos propios…

Tales fueron los mecanismos importantes de interacción entre el capita- lismo y el socialismo, englobados en el “efecto presión”

Efecto Demostración Empezaremos por el lado soviético; Keynes visitó la URSS a medianos de la década de los ’20 y dijo que no estaba impresionado

pero en 1936 revolucionó el mundo de la teoría económica con su libro “Teoría General del Empleo, el Interés y del Dinero, que auspi-

ciaba la participación del Estado en la economía la teoría de los procesos de desarrollo con “inflación controlada”, formulada después por la CEPAL, tiene su origen en una interpretación keynesiana del modelo socialista de la URSS la participación socialista del Estado en las economías nacionales a través de la formulación de planes de desarrollo, que en su momento pulularon en los países en desarrollo, es uno de los grandes aportes de los principios de la economía socialista al sistema capitalista las reivindicaciones de los trabajadores del mundo, especialmente en los países pobres fue fortalecida por las regulaciones de bienestar social de la ex URSS la ópera, el ballet, el cine, el teatro, los deportes… en el mundo han sido muy positivamente influidos por los avances de la URSS, tal como ahora la salud y la educación lo es en Cuba y sobre todo, fue la esperanza de que algún día la humanidad lo- graría el Ideal Prometido por la historia, el que dio a los pueblos nue- vos impulsos que luego se redujeron y languidecieron por algún tiem- po

muchos momentos tristes y difíciles de las clases trabajadoras del mundo fueron menos tristes y menos vacíos gracias a esa esperanza es fama que los turistas que han visitado la URSS han podido conse- guir prácticamente cualquier cosa con la sola presentación de un pasa-

porte extranjero forrado de dólares tentadores, desde atención de pri- mera en hoteles, hasta confidencias sobre personajes del gobierno por causas que algún día la psicología colectiva averiguará, un pan- talón ajustado de mezclilla, tipo vaquero, con etiqueta de cuero, ha va- lido tanto como un certificado de inmunidad un par de medias nylon han tentado bellezas acrisoladas y una bo- tellita de per-fume francés ha garantizado días de paraíso por alguna razón no analizada sistemáticamente, el Rock and Roll y sus máximos héroes en todos los tiempos, desde su aparición, han en- loquecido los tímpanos y, con ellos, las emociones y actitudes de jóve- nes capitalistas y socialistas por igual sobre el particular, recordemos lo que sucedió una vez, cerca ya del fin, cuando la República Federal de Alemania quiso llamar la aten- ción de las nuevas generaciones de quienes moraban al otro lado del Muro lo que hicieron entonces participó de un espíritu sádico que nos sugiere escenas de tumultuosa locura daliana; fue cuando se les ocurrió realizar un festival de rock al pie mismo del Muro de Berlín la escena que podemos imaginar es encandilante en este lado del Muro, jóvenes de blue jeans tipo unisex, contorsio- nándose en audaces maniobras rítmicas, al compás de una música psi- codélica de bandas rocanroleras de prestigio olímpico, bañados por luces incandescentemente intermitentes, que esculturaban siluetas alu- cinantes, todo en un festín sibarítico de hamburguesas, hot dogs y Co- ca-Cola al otro lado del Muro, como si fuera el lado oscuro de la luna, los jó- venes de Alemania Oriental, desde las sombras pálidas de un farol rompenieblas, se acurrucan al empedrado vertical como queriendo absorber con los poros la exuberancia de una sensación que les hacía vibrar hasta el último átomo de la piel y de las entrañas… los escritores y poetas, inmovilizados por el anillo de hierro que fueron los cánones del Realismo Socialista, se debatían indefensos en medio de versos y párrafos destinados a exaltar las supuestas bonda- des de la Revolución, mientras que sus homólogos del mundo capitalis- ta exploraban corrientes de todo tipo, algunos con altos grados de lo- cura, pero todas orientadas a dar expresiones nuevas a las nuevas realidades objetivas y subjetivas

los pintores socialistas eran amenazados con ostracismo perpetuo si se inclinaban por tendencias perversas, tales como el vanguardismo y todo lo que los censores oficiales denominaban futurismo estas corrientes, independientemente de las bondades de cada una y del talento de cada pintor, constituían intentos de encontrar nuevos caminos para el conocimiento más profundo del cosmos, al conjuro au- roleado de la Razón y la Intuición

La URSS estrechó su pensamiento y, al hacerlo, estrechó también sus fronteras de influencia la imagen que el mundo ha tenido de la URSS ha sido siempre la de un país en perpetuo invierno, con fábricas tristes, con calles tristes, ca- sas tristes, campos de concentración tristes, torturadores tristes, muje-

res tristes y vodka triste….

el cine estadounidense, donde el arte se combina con la tecnología es otro de los instrumentos de influencia demostrativa que se eleva a niveles de vértigo con la TV de la USA; nada tiene más influencia en el mundo que la TV estadounidense y su gran tecnología hasta los europeos, acostumbrados a mirar a los gringos con nari- ces respingadas, tienen que rendirse ante el hecho de que la T.V de los EE.UU está muy por encima de cualquier otra en el mundo sus series, películas, comedias, actos de entregas de premios al ar- te dramático… son vistos, seguidos y aclamados en el planeta entero y los turistas estadounidenses escuchan a los personajes famosos expre-

sándose en español, francés, alemán, catalán…. en otras tantas latitudes

del mundo

Escuchar al Marlon Brando, en “El Padrino”, con acento gallego en Es-

paña, es todo una experiencia nueva y desafiante

los programas informativos como la CNN, por ejemplo, orbitan el planeta las 24 horas del día y sus comentarios captan el interés de los televidentes que se cuentan por centenas de millones semejantes instrumentos de manipulación colectiva no podían estar ausentes en la tarea de mostrar al mundo lo que los EE.UU quería mos- trar sobre la URSS y a la URSS lo que quiere mostrarle del resto del mundo

los soviéticos miraban en la pantalla electrónica escenarios, proce- sos, relaciones y actos nunca imaginados generales de cinco estrellas, líderes de los aliados en la Segunda Guerra Mundial, castigados por haber abofeteado a un soldado trabajadores que viven en casas propias con jardín y, algunos, con piscina, cuartos de baño con tinas, lavabos y ¡loado sea el capitalismo! con inodoros relucientes obreros que ingresan a cualquier restaurante o espectáculo sin es- perar a que lo hagan los turistas; supermercados abarrotados de pro- ductos al alcance de la mayoría de los trabajadores Disney World, Disneylandia, Las Vegas, Miami Beach, Hollywood, Aspen; estudiantes, manifestando en contra del sistema capitalista y la guerra de Viet Nam trabajadores y amas de casa negros repudiando a los comunistas y dando vivas al capitalismo; policías procesados por brutalidad, denun- ciados por maleantes y drogadictos; periódicos que denuncian casos de espionaje político y obligan la renuncia de presidentes ¡y las computadoras! ¡y sobre todo, por encima de todo, antes de todo: la tecnología siempre renovada! la artillería pesada que demolió las murallas del socialismo fue la tecnología y el respeto (esto es relati- vo, claro) que en algunas oportunidades los países desarrollados guar- dan para los derechos humanos

Los soviéticos quedaron muy atrás en la competencia tecnológica y en la administración de una política de derechos humanos

la asignación de recursos, basada en la necesidad de ser fuertes y autónomos, fue dirigida a gastos de defensa con gran descuido en las actividades de investigación y desarrollo en otros sectores la producción de MIG’s era una gran cosa, pero no significaban mucho para el pueblo soviético porque no estaba acompañada de la producción de licuadoras ni heladeras cuando se tiene satélites orbitando el planeta, pero no hay trigo ni departamentos decentes, no hay el entusiasmo de la población ni la motivación de ninguno de los sectores sociales

los misiles intercontinentales valían, pero habrían valido mucho más si con ellos se hubiese producido también ropa y zapatos de buena calidad al ritmo de una adecuada tecnología -de todo esto y mucho, mucho más, se entera el pueblo soviético y siente la gran diferencia entre la opulencia capitalista con las colas hu- manas para comprar pan -a esto hay que aumentar los trámites interminables y la discrimina- ción existente para tener un departamento y, sobre todo, el miedo siempre latente a la KGB

Paul Samuelson, Premio Nobel estadounidense, dijo que si un país deseaba producir más mantequilla debía producir menos cañones

La Guerra Fría, la necesidad de defender la Revolución y de exportarla al resto del mundo, no permitió producir más mantequilla

La exigencia auto impuesta de “exportar la revolución” hizo que se die- ra preferencia a cañones

la corrupción de la burocracia más ineficiente, servil y podrida del mundo vigente en aquel entonces, fue otra de las grandes fuerzas que no permitieron que el pueblo soviético gozara de las bondades del sis- tema el pueblo ruso ha sufrido tanto que bien merece un respiro en su historia, pero no creemos que el sistema capitalista, tal como lo conci- ben, les permita ese respiro mirando en restrospectiva, creemos que el error mayor del socia- lismo ha sido el de pretender poner en vigencia leyes que no fueron concebidas para un socialismo instaurado en un solo país tal como expresaron Marx y Engels, esas leyes fueron percibidas para un socialismo universal, después de que la humanidad hubiera sobrepasado el capitalismo esas leyes no fueron concebidas para ser aplicadas en un socialis- mo que, como el de la URSS, tenía que coexistir y competir con un sis- tema capitalista maduro

el socialismo puro nunca ha existido, excepto en las mentes afie- bradas por el poder, de los jerarcas de la ex URSS, hoy nos damos cuenta de ello y al hacerlo, también nos percatamos de que los teóricos soviéticos han cometido un error de lesa humanidad por no saber identificar las leyes que regirían en un socialismo de coexistencia por no entender que un socialismo torpedeado por el capitalismo está regido por leyes diferentes por esa estupidez, por su servilismo y por la corrupción increíble de su burocracia, han hecho que todo un sistema que prometía tanto al mundo subdesarrollado, se viniera abajo un sistema que, al caer, aplastó por mucho tiempo la esperanza de miles de millones de seres humanos que veían en el socialismo una de sus pocas puertas de esperanza por eso es que ese error y la crueldad con que fue cometido, fueron un asesinato en masa por más de siete décadas de terror, de hambre, de angustia y desesperación

Ese es un error que Bolivia no tiene que cometer; es un error que nin- gún país del mundo deberá cometer….

Epílogo para un sistema deformado

Marx y Engels supusieron un sistema socialista sin competidores Partiendo de esa premisa, identificaron las leyes que lo regirían

Un sistema puro, sin contaminación de otros sistemas en actitud de com- petencia; Lenín lo concibió en un solo país rodeado del mundo capitalista

Quiso aplicar en la mezcla leyes que fueron concebidas para la pureza El pueblo deambuló 70 años en las dunas de un terrible desierto

Tres generaciones completas fueron inmoladas para demostrarlo Tres generaciones inmoladas en un sacrificio terrible por vano

Diez millones de campesinos muertos de hambre en un solo invierno por una teoría errada, por una corrupción sin límites

Y por una crueldad pocas veces imaginada

Ahora, miles de millones de seres humanos muertos por la desesperanza deambulan en busca de algún oasis que la historia les tendría deparado

El capitalismo ha vuelto a la URSS después de 70 años

La corrupción de algunos miles de panzas pringadas lo ha traído La gran ilusión estará ocupada haciendo inodoros de misiles

¿Dónde encontraremos asilo que nos defienda de la arbitrariedad? ¿A quién iremos con nuestra debilidad, nuestra soledad, nuestro miedo?

¿Sólo la resignación que sostiene un gran banquete en nuestras espaldas? ¿Sólo la resignación de recibir, agradecidos, las humillantes migajas?

Los pobres del mundo han perdido hasta las ganas de tener una esperan- za; ya no veremos el día en que debió cumplirse el Ideal Prometido

Este repaso a la Historia del Saqueo lo muestra.