Вы находитесь на странице: 1из 3

Ayer un amigo mío, me pidió que le prestara un libro, ese que me diste cuando fuimos novios durante

cinco meses. Tomé el libro de mi estantería y lo hojeé, me detuve en una página en la que estaba escrito
con tu puño y letra las palabras “es lunes, por lo tanto, tengo que decirte que Te amo”. Y fue entonces
cuando recordé que me decías que me amabas SOLO los lunes. Porque me ponía de mal humor los lunes
y tú te ponías triste porque no podías hacerme sonreír a pesar de intentarlo, por lo que decidiste que la
mejor manera de hacerme sonreír era diciéndome que me amabas. Un día te pregunté por qué amarme
solo los lunes y me dijiste que porque estaba de mal humor solo en esos días, y que te gustaba mucho
más de esa forma, no lo entendí en su momento, ahora me pregunto por qué no te gustaba feliz. Cuando
estaba a punto de darle el libro a mi amiga, después de contarle todo esto, ella me dijo que tu eras dulce,
que debiste haber sido muy dulce, que debí haberte amado realmente mucho. Y yo tan sólo pude asentir,
me preguntó por qué no estábamos juntos, me preguntó si yo todavía te quería, le dije que al parecer
sólo podías amarme los lunes y que yo no fui hecha para esos días, y que no, ya no te quiero más.

Y ocho meses han pasado, y ya no estoy de mal humor los lunes, y ya no te quiero más, y me han besado
más chicos y algunos de ellos se han enamoró de mí, pero la última vez que hablamos fue un lunes, y fue
un lunes la última vez que sentí que era realmente amada por alguien.

Ahora todavía estoy buscando encontrar a alguien que me ame toda la semana.

Por Paula Valdospinos