Вы находитесь на странице: 1из 6

ANCIANOS AL SERVICIO DE DIOS

Raymundo Ramos
Introducción : La población mayor de 60 años en México supera actualmente los 10.9
millones de habitantes, lo que representa más del 9.3 por ciento de la población total,
informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Lo anterior se puede apreciar luego de que de 1990 a 2012 la proporción de niños y


jóvenes en la población se redujo, mientras que la participación relativa de adultos
mayores pasó de 6.2 por ciento a 9.3 por ciento, y se espera que a 2050 llegue a 21.5
por ciento.

Explicó que datos recientes sobre la actividad de esta población en la comunidad revelan
que durante el segundo trimestre de 2013 la tasa de participación económica de las
personas de 60 años y más ascendió a 33.8 por ciento del total.

A pesar de ello, de acuerdo con datos de 2012 del Consejo Nacional de Evaluación de la
Política de Desarrollo Social (Coneval), en México 43 por ciento de los adultos mayores se
encuentran en situación de pobreza multidimensional.

En México la pobreza multidimensional se define como la situación de una persona cuando


presenta carencia de al menos uno de sus derechos relacionados con el desarrollo social,
y si además sus ingresos son insuficientes para adquirir los bienes y servicios que
requiere para satisfacer sus necesidades.

Por otra parte, datos censales de 2010 señalan que en 26.1 por ciento de los hogares
cohabita al menos una persona de 60 años o más.

Asimismo, conforme a la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los


Hogares (ENDIREH) 2011, 45 por ciento de las mujeres alguna vez unidas de 60 años y
más sufrió algún tipo de violencia por parte de su pareja o ex pareja.

A su vez, de acuerdo con estadísticas de 2011, la morbilidad hospitalaria más alta en este
sector poblacional es por diabetes mellitus y se ubica en la población de 75 a 79 años
-vejez plena- (842 y 915 por cada 100 mil hombres y mujeres, respectivamente).
Finalmente, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Salud y Envejecimiento en México
2012 (ENASEM 2012) entre los principales problemas de funcionalidad de los adultos de
60 y más años se encuentran las dificultades para vestirse, caminar, acostarse y
levantarse, seguidas de aquellas para usar el baño, bañarse y comer.

De acuerdo con el INEGI, el envejecimiento de la población a nivel mundial comenzó a


acentuarse a partir de que la fecundidad ha disminuido.

Como resultado de ello a nivel mundial, de acuerdo con el Fondo de Población de las
Naciones Unidas, 11.5 por ciento de la población tiene una edad de 60 años y más, cifra
que se eleva a 22.6 por ciento en las regiones más desarrolladas.

De hecho, proyecciones realizadas por el organismo internacional revelan que para el año
2050 uno de cada cinco habitantes del planeta será mayor de 60 años.

En México se considera a una persona «adulto en plenitud» (ateniéndonos al término


oficial) a una persona mayor de 60 años, según una determinación de la Organización
Mundial de la Salud, OMS, por sus siglas, y está basada en los niveles de desarrollo de los
países; hay países en los que la edad adulta mayor comienza a los 65, pero precisamente,
determinada por su desarrollo. Debido a que la expectativa de vida ha ido creciendo, pues
ahora es de 75-76 años, podríamos considerar a una persona anciana, a los setenta años
de edad».

ÉXODO 6,29-7:7 :

En la Biblia :

La palabra por excelencia para un hombre mayor o/y maduro es anciano, una palabra que
para nada tiene una connotación negativa o peyorativa. El anciano, es el cristiano
perfecto, ¿en qué consiste la ancianidad? en superar constantemente lo anterior, la
sociedad enferma en la que vivimos ve a los ancianos como seres decadentes, no es así
en el pensamiento bíblico, en el pensamiento bíblico el anciano se sigue superando, y lo
grande de un anciano es que supera las obras primeras, tiene más elementos para superar
las obras primeras; las obras de la juventud son obras de impulsividad, son obras bañadas
de inexperiencia, pero el anciano es aquel que puede dar pasos con mucho mayor firmeza
y tratando de salvar lo más posible, tratando de lastimar lo menos; tiene la experiencia,
ha aprendido en la escuela de la vida, ha sido probado en el sufrimiento, ha sido fiel en
todas las circunstancias diversas por las que ha pasado su fe, ahora puede ser modelo
para todos pero sigue creciendo. La ancianidad como etapa de crecimiento, no como etapa
de deterioro o decadencia, como etapa de crecimiento (e.g. Moisés, Aarón, Abraham,
Juan), el último salto al crecimiento total, esa es la ancianidad en el pensamiento bíblico,
la ancianidad es símbolo de madurez.

En la Biblia, el modelo del hombre perfecto, del hombre acabado, completo, es el hombre
anciano, es fruto de nuestra sociedad occidental considerar a los viejos como que van de
salida; nunca en oriente van a encontrarse con eso, el hombre por excelencia es el
anciano, es el que sabe, es el que conoce, es el que ha vivido, es el que ha probado las
diversas dimensiones de lo real, es el que tiene existencia para compartir, son los que
gobiernan en la Biblia, los que deciden, los que componen los Salmos son puros ancianos,
son los grandes personajes israelitas, por eso era también sospechoso un joven como
Jesús de Nazaret. Los ancianos fueron los que juzgaron a Jesús de Nazaret, el Sanedrín, y
lo increíble aquí es que nuestros ancianos tienen una gran ventaja, no juzgan a Jesús,
sino son de Jesús, son modelos de Cristo. De hecho se sabe que el apóstol más viejo de
los doce era Pedro con 45 años, esto es, que los ancianos son tan importantes y fungen
como modelo, que a los jóvenes con equilibrio y sabiduría en la Iglesia, se les llamó
ancianos, presbíteros; y no en vano la Biblia toma al anciano como imagen de Dios en el
Apocalipsis. Los ancianos pues, son muy importantes en Israel, son los que conducen al
pueblo, y la comunidad salvífica debe ser guiadas por ancianos, gente sabia y probada en
la fe, gente probada en el sufrimiento, gente que se ha encarado con Dios en la relación
difícil con Dios. ILUST: El búlgaro que pide limosna para donar a los huérfanos .

En el Apocalipsis el anciano es el que consuela, es aquel que ha sido probado en la fe, la


esperanza de la Iglesia son los ancianos, son los únicos que pueden detener la angustia de
una comunidad que se debate en medio de la prueba. La Iglesia siempre se ha sostenido
por los ancianos, no por los jóvenes, los jóvenes empiezan grandes obras y son
fundadores de congregaciones, pero esas congregaciones habrían desaparecido si los
fundadores no hubieran alcanzado la madurez en la fe. Las iniciativas que perduran en la
Iglesia han sido de ancianos, los grandes sistemas teológicos de la Iglesia, muchos de
ellos han sido elaborados por ancianos.

Jn 10,10: Este verso tiene una beta que tiene que ver con los ancianos, en especial a los
que ya son cristianos, se trata de que vivan en plenitud hasta el final.
SUGERENCIAS PARA VIVIR LA VEJEZ (Fil. 1,6 ):

1- Depende más de cómo te sientes y actúas, que de cuántos años tengas.

2- Haz del buen humor tu mejor amigo.

3- Recuerda que lo que determina cuan viejo eres es lo que sientes por dentro.

4- Ten presente siempre que los que aman profundamente no envejecen.

5- Levántate y ponte a hacer algo, sal de la rutina, enderézate, haz algo de valor, sé
valiente y arriésgate, haz algo diferente, traspasa una barrera. La persona que no hace
nada y no arriesga nada, no tiene nada y no es nada. Será una mejor persona por haberlo
intentado. ILUST: SER ANCIANO ES COMO SUBIR UNA MONTAÑA

QUÉ HACER PARA RESCATAR EL VALOR DE LOS ADULTOS MAYORES

• Imitar a la cultura oriental. En Oriente existe entusiasmo y veneración por alcanzar una
mayor edad. En China, el joven trata de igualar la pose y dignidad que le son propias al
viejo, y los ancianos tienen privilegios, como dejarse crecer la barba o hablar mientras los
demás escuchan.

• Educar a nuestros hijos en el seno familiar. Con palabras y, sobre todo, con el ejemplo,
llevando a visitar a los abuelitos, hablando bien de ellos, tratándolos bien, mostrar a los
niños que hay instituciones donde se les dan clases de baile, de manualidades y demás
talleres; que esta edad puede ser productiva.

• Involucrar a los ancianos en la Iglesia. Creando actividades para ellos y aceptándolos en


trabajos adecuados a su edad. Que el anciano no se sienta excluido del resto de la
congregación y que pueda seguir ejerciendo algún ministerio.

• Educar al anciano para el uso de los adelantos tecnológicos elementales en el ramo de la


comunicación e información.

Hech 20,24 - DIEZ PASOS QUE TE AYUDARÁN PARA AVENTURARTE FUERA DE TU CASA :

1- Comienza el día con una disposición serena y alegre. Di: “Este va a ser un
buen día. Hoy voy a estar alegre y tranquilo”.
2- Trata de sonreírle a otros. Una sonrisa es contagiosa y te sentirás mejor
cuando otros sonrían contigo.

3- Cuenta tus bendiciones. Cuéntalas una por una. ¿Acaso te has percatado de la
verdadera riqueza que posees?

4- Disfruta de este día con hermosos pensamientos, recuerdos agradables. Vive


de día en día.

5- Sé aventurero. Trata de caminar y ver nuevos vecindarios, nuevos edificios y


parques, nuevos paisajes.

6- Llama a una amistad o escribe una carta. Deja que esa persona sepa el lugar
que ocupa en tus pensamientos y oraciones. Ofrece una palabra de ánimo, el
oxígeno del alma.

7- Sé una persona feliz. Ve el lado bueno de la vida. Una actitud buena y amorosa
se presta para la mejor salud.

8- Haz una buena obra o dale algo beneficioso a un ser amado.

9- Ofrécete. Brinda tus servicios en un hospital o una iglesia. Ayuda a las


personas. La ley de dar te recompensará mucho.

10- Actúa de la mejor forma que puedas cada día. Realmente solo vivirás cuando
seas más útil y constructivo. ILUST: Kubler Ross y su mamá en el hospital:
“Voy a hacer que vivas hasta que te mueras”.

PROV 20,29 - “ La Gloria de los Ancianos (zqnm) es su Vejez.”

La experiencia que los ancianos pueden aportar al proceso de humanización de nuestra


sociedad y de nuestra cultura es más preciosa que nunca, y les ha de ser solicitada,
valorizando aquellos que podríamos definir los carismas propios de la vejez :

– La gratuidad . Eficiencia vs gratuidad. El anciano, vive la disponibilidad,


sociedad “demasiado ocupada” la necesidad de romper con una indiferencia al
otro.
– La memoria . Las generaciones más jóvenes van perdiendo el sentido de la historia y, con
éste, la propia identidad. Una sociedad que ignora el pasado corre el riesgo de repetir más
fácilmente los errores de ese pasado. La caída del sentido histórico puede imputarse
también a un sistema de vida que ha alejado y aislado a los ancianos, poniendo obstáculos
al diálogo entre las generaciones.

– La experiencia . Vivimos, hoy, en un mundo en el que las respuestas de la ciencia y de la


técnica parecen haber reemplazado la utilidad de la experiencia de vida acumulada por los
ancianos, pero ellos tienen muchas cosas qué decir a las nuevas generaciones y muchas
cosas qué compartir con ellas.

– La interdependencia . Nadie puede vivir solo; sin embargo, el individualismo y el


protagonismo ocultan esta verdad. Los ancianos, en su búsqueda de compañía, protestan
contra una sociedad en la que los más débiles se dejan con frecuencia abandonados a sí
mismos, llamando así la atención acerca de la naturaleza social del hombre y la necesidad
de restablecer la red de relaciones interpersonales y sociales.

– Una visión más completa de la vida . Nuestra vida está dominada por los
afanes, la agitación y, no raramente, por las neurosis; La tercera edad es,
además, la edad de la sencillez, de la contemplación. Los valores afectivos,
morales y religiosos que viven los ancianos constituyen un recurso
indispensable para el equilibrio de las sociedades, de las familias, de las
personas. Van del sentido de responsabilidad a la amistad, a la no-búsqueda
del poder, a la prudencia en los juicios, a la paciencia, a la sabiduría; de la
interioridad, al respeto de la Creación, a la edificación de la paz. El anciano
capta muy bien la superioridad del ser, respecto al « hacer » y al « tener ».
Las sociedades humanas serán mejores si sabrán aprovechar los carismas de la
vejez. ILUST: PLATANO

Conclusión : Ilustración Abuelo de César Corres