You are on page 1of 1

Origen y distribución de la papa

El origen de la papa cultivada ha sido objeto de gran interés y amplia discusión, porque en un
tiempo relativamente corto este cultivo se convirtió en uno de los alimentos más importantes
del mundo. Se cree que el cultivo de papa data del año 500 A.C. su resistencia las hizo perfectas
para las regiones montañosas de Perú, donde las temperaturas cambiantes y las pobres
condiciones del suelo hacían imposible cosechar trigo o maíz.

Las papas no llegaron a Europa sino hasta los inicios del año 1500, los conquistadores españoles
invadieron América y empezaron a llevar papas a su tierra natal. Actualmente, las papas son
cosechadas en 125 países y siguen siendo valoradas por su durabilidad y por ser ricas en
nutrientes.

La papa aporta la cantidad necesaria de carbohidratos a la dieta de millones de personas en


los países en desarrollo, siendo fundamental para los países de Sudamérica, África, y el
continente asiático en su totalidad.

El Centro Internacional de la Papa (CIP) mantiene la más grande colección de papa del mundo,
que incluye alrededor de 5000 variedades de casi 100 especies silvestres de papa. La
biodiversidad de las papas se aprecia fácilmente al admirar la fantástica variedad de formas,
colores y sabores que presentan los tubérculos.

Son las llamadas papas nativas, ancestros remotos de todas las variedades modernas de papa
que existen en el mundo. Son el resultado de un proceso de domesticación y selección iniciado
hace 8000 años por los antiguos pobladores de las zonas andinas, llegando hasta nuestros días
con las mismas formas y colores como las conocieron los incas y sus predecesores.

Distribución

Viaje a Europa

Según las crónicas de la conquista española de Suramérica, la papa viajó en 1554 desde el antiguo
Perú a España. Presentada como curiosidad culinaria, en 1573 se plantó en el Hospital de Sevilla
para proporcionar comida a los enfermos. Conocida originariamente por el nombre de papa, los
españoles empezaron a denominarla patata para no ofender a los Papas católicos.

Expansión por el viejo continente

En menos de un siglo, la patata se convierte en elemento capital de la alimentación de las


poblaciones de Italia, Alemania, Polonia y Rusia.