Вы находитесь на странице: 1из 36

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

EL GUARDIÁN DE LA CONSTITUCIÓN
EN LA OBRA DE E. SIEYÈS
Un precedente de la justicia constitucional en Europa

JAVIER TAJADURA TEJADA*

SUMARIO
1. Introducción; 2. Composición y funciones del Tribunal Constitu-
cional, 2.1. La protección de la Constitución, 2.2. El Tribunal Consti-
tucional y la reforma constitucional, 2.3. El Tribunal Constitucional
como tribunal de derechos del hombre; 3. El debate sobre la naturaleza
representativa o judicial de la institución; 4. Las objeciones y el rechazo
del Proyecto; 5. El Colegio de Conservadores; 6. Consideraciones fi-
nales.

Una Constitución o es un cuerpo de leyes obligatorias 217


o no es nada. Ahora bien, si es un código de leyes
obligatorias, resulta preciso preguntarse dónde residirá
el guardián, la magistratura de ese código [...].
Todas las leyes, sea cual fuere su naturaleza, suponen
la posibilidad de infracción y, consiguientemente,
la necesidad imperiosa de hacerlas observar.
E. Sieyès

1. Introducción

P
ara que la distinción teórica entre poder constituyente y poderes consti-
tuidos despliegue sus efectos en la praxis jurídico-política del Estado, es
preciso establecer un procedimiento o mecanismo que garantice la su-
premacía de la Constitución (producto del poder constituyente) sobre la ley
(obra de los poderes constituidos). Si la supremacía de la Constitución no está
garantizada, no resulta posible configurarla como una norma jurídica de obli-

* Profesor titular de Derecho Constitucional del País Vasco.


Javier Tajadura Tejada

gado cumplimiento por parte de todos los poderes constituidos, y especial-


mente, por el Parlamento. Ello exige, por un lado, establecer un procedimiento
especial para la reforma de la Constitución, distinto del procedimiento legisla-
tivo ordinario; y, por otro, la atribución a algún órgano, institución o poder del
Estado de la función de velar por el respeto de dicho procedimiento, y de
anular, en consecuencia, cualquier norma o acto que –sin cumplir los requisitos
en él previstos– suponga una alteración del texto constitucional.

Esto es algo de lo que Sieyès –creador intelectual de la citada distinción


entre poder constituyente y poderes constituidos, y uno de los fundadores, por
tanto, del constitucionalismo contemporáneo– fue plenamente consciente y,
en coherencia con ello, no solo defendió siempre la necesidad de establecer un
procedimiento especial de reforma de la Constitución –aspecto este que fue
destacado por otros autores–, sino que llevó a cabo también el diseño de un
órgano de defensa de la Constitución. Y aunque, como resulta hoy evidente,
este segundo elemento es consecuencia obligada del anterior, en la medida que
sin él, la rigidez constitucional deja de tener sentido, en el contexto revolucio-
nario francés, el abate de Fréjus fue el único en advertirlo.
218
Desde esta óptica, el órgano de defensa de la Constitución se configura
como la clave de bóveda de su modelo político y el corolario lógico del concep-
to de poder constituyente, como fundamento del Estado constitucional, por él
alumbrado:

Una idea fundamental fue establecida en 1788: la división del poder cons-
tituyente y los poderes constituidos [...]. Sin embargo, naturalizada rápida-
mente en los espíritus, ha dado pábulo, como tantas otras verdades de nue-
vo cuño, a verdaderas estupideces [...]. Si deseamos dotar de garantías y sal-
vaguardar a la Constitución mediante un freno saludable que contenga a
cada acción representativa sin desbordar los límites de su procuración espe-
cial, debemos establecer un Tribunal Constitucional1.

1
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre varios artículos de los títulos IV y V del Proyecto
de Constitución», en Escritos y discursos de la Revolución (edición, traducción y notas de Ra-
món Máiz), Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2007, pp. 406-407.
En esta primera intervención aparece ya la idea de un tribunal que proteja la Constitución de .
posibles agresiones por parte del poder legislativo, y que, por tanto, se configure como un
límite a este último y ello «porque los poderes ilimitados son un monstruo en política y un
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

Esta necesidad de configurar un órgano de defensa de la Constitución,


esto es, del producto normativo o voluntad del poder constituyente, la advirtió
por vez primera en un importante discurso pronunciado el 2 de termidor. Dos
semanas después desarrolló su idea con meridiana claridad en otro discurso pro-
ferido en la Convención Nacional, concretamente el 18 de termidor del año
III2. En él, Sieyès se plantea la necesidad de crear un «guardián de la Constitu-
ción» para que esta pueda configurarse como una norma jurídica vinculante, y
de obligatorio cumplimiento. El abate formuló con palabras claras y rotundas
el problema básico de la normatividad constitucional3:

Una Constitución o es un cuerpo de leyes obligatorias o no es nada. Ahora


bien, si es un código de leyes obligatorias, resulta preciso preguntarse dónde
residirá el guardián, la magistratura de ese código [...]. Todas las leyes, sea

inmenso error por parte del pueblo francés, que no debe volver a cometer en lo sucesivo». En
este sentido, su intervención puede y debe leerse como una réplica a la teoría de Robespierre
sobre el gobierno revolucionario según la cual este es «el despotismo de la libertad contra la
219
tiranía». Para Sieyès, tras la trágica experiencia del Terror, en la que a punto estuvo de perder
la vida (lo salvó el testimonio de un zapatero que dijo que solo se ocupaba de libros y no de
política), la necesidad de limitar un despotismo que aunque se autoproclamase servidor de la
libertad, no dejaba de ser despotismo, era evidente. Como lo era la necesidad de proteger a
las minorías de la mayoría. Esta preocupación –que fue determinante en la experiencia cons-
titucional norteamericana, está en la base de su concepto de Constitución, y explica el surgi-
miento del control judicial de la constitucionalidad de las leyes– es la que, en última instan-
cia, subyace en la genial propuesta del abate de crear un Tribunal Constitucional. La primera
intervención de Sieyès (2 de termidor) causó una profunda sorpresa, y los convencionales
acordaron, a propuesta de Thiebeaudeau, reenviar el Proyecto del abate a la Comisión de los
Once. De ahí que se produjera una segunda intervención el 18 de termidor, seguido del de-
bate que más tarde analizaremos.
2
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones y organización del Tribunal Cons-
titucional», en Escritos y discursos de la Revolución, op. cit. Este discurso resulta fundamental
porque en él, el abate incluye las dos garantías constitucionales: el órgano de defensa y el pro-
cedimiento de reforma constitucional.
3
«Esa preocupación por la necesidad de defender la Constitución [escribe Blanco Val-
dés] llevará al abate, sin embargo, a una formulación que, verdaderamente, nunca hasta la
fecha se había llegado a explicitar, por más que pudiese parecer el corolario lógico de algunos
principios que gozaban de común aceptación, como el de la distinción entre poder constitu-
yente y poderes constituidos». R. BLANCO VALDÉS, El valor de la Constitución, Madrid,
Alianza Editorial, 1998, p. 340.
Javier Tajadura Tejada

cual fuere su naturaleza, suponen la posibilidad de infracción y, consiguien-


temente, la necesidad imperiosa de hacerlas observar»4.

Con este razonamiento –que recuerda al que empleará una década más
tarde, al otro lado del océano, el juez Marshall en el celebérrimo caso Marbury
versus Madison5– el abate defendió el establecimiento de un Tribunal Consti-
tucional como órgano dotado de la función específica de resolver reclamacio-
nes contra los incumplimientos de la Constitución:

Se requiere ante todo de un Jury de Constitution o, a efectos de afrancesar el


término «jury», distinguiéndolo del de Jurado, un Tribunal Constitucional.
Esto es, un verdadero cuerpo de representantes con la misión especial de
juzgar las reclamaciones contra todo incumplimiento de la Constitución6.

Los grandes autores de la doctrina clásica del derecho público francés


han destacado la decisiva importancia de las intervenciones del abate del 2 y del
18 de termidor. Esmein describió la referida intervención del abate como «un
discurso extraño, lleno de ideas generales profundas y de proposiciones sutiles y
singulares»7.
220
Como ha subrayado Blanco Valdés, la importancia de estos dos discur-
sos «no reside tanto en la novedad de la inquietud que ponen de relieve, pues
[...] el proceso constituyente del 93 estará marcado en gran medida por la pre-
ocupación relativa a cómo proteger la Constitución, cuanto en la depurada
construcción del gran publicista galo que, avanzando más de lo que nadie había
llegado en la multitud de proyectos constitucionales presentados con anteriori-
dad, consigue decantar una propuesta verdaderamente singular en la historia
del derecho público europeo continental»8.

4
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 420.
5
A. BLONDEL, Le contrôle jurisdictionnel de la constitutionnalité des lois. Etude critique
comparative: Etats Unis-France, Paris, Sirey, 1928, p. 175.
6
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., pp. 406-407.
7
A. ESMEIN, Elements de droit constitutionnel français et comparé, Paris, Sirey,1928, vol. I,
p. 242. Recogen también su intervención: F. LARNAUDE, «L'inconstitutionnalité des lois et
le droit public français», en Revue de Droit Public et de la Science Politique, núm. 126, 1926,
pp. 187-188; J. BARTHÉLEMY y P. DUEZ, Traité de Droit Constitutionnel, Paris, Economica,
1985 (Paris, reproducción de la edición de la Libraire Dalloz, 1933), p. 203.
8
R. BLANCO VALDÉS, El valor de la Constitución, op. cit., p. 335.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

Por ello, aunque el abate no fuera estrictamente el primer autor francés


en emplear el término de Tribunal Constitucional9, sí que fue el primero en es-
tablecer con gran rigor técnico, y con un muy elevado nivel de detalle el diseño
básico de esa magistratura, tanto en lo que se refiere a su composición como a
sus funciones. Y lo hizo anticipándose a muchas ideas que son hoy patrimonio
común del derecho constitucional europeo. Entre ellas cabe destacar la confi-
guración de la justicia constitucional como una institución protectora de las
minorías, como un órgano de integración política, como la suprema instancia
jurídico-política para la resolución de los conflictos constitucionales, y como
una jurisdicción de la libertad.

2. Composición y funciones del Tribunal Constitucional

El órgano de defensa de la Constitución propugnado por Sieyès estaba


integrado por ciento ocho miembros, renovándose por secciones de 36. Sus
integrantes eran nombrados por el propio Tribunal entre los ciento cincuenta
miembros salientes anualmente del poder legislativo10. Sieyès veía en la incor-
poración al Tribunal la culminación de una trayectoria de dedicación al servicio
público, del cursus honorum. De lo que se trataba era de «que se considere la
221
entrada en el Tribunal Constitucional, al finalizar la carrera legislativa, como
objetivo de emulación, como un testimonio visible de los servicios prestados a
la patria en ese puesto de confianza. ¿No veis cuántos diputados desearán secre-
tamente esa recompensa, completamente republicana por lo demás [...]?»11

El método de selección basado en la cooptación lo justifica el abate en la


necesidad de garantizar el debido respeto por parte de los dos Consejos titu-
lares del poder legislativo:

Si no concedéis el derecho de elección de sus miembros al propio Tribunal


Constitucional, no alcanzo a ver cómo podréis fundamentar, en los dos

9
Durand de Maillane se atribuía la invención de un Tribunal llamado Constitucional, y
de haber realizado propuestas en este sentido durante los trabajos preparatorios de la Consti-
tución del año III. P. BASTID, Sieyès et sa pensée, Genéve, Slatkine, 1978, pp. 417-418.
10
«En cuanto a su primera Constitución [escribe el abate] la Convención podrá elegir a
los tres tercios en las Asambleas constituyente, legislativa y convencional». E. SIEYÈS, «Opi-
nión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 434.
11
Ibid.
Javier Tajadura Tejada

Consejos, el respeto profundo que sus miembros no deben jamás perder a la


Constitución, ni en sus opiniones, ni en sus discursos habituales12.

Las funciones que el abate atribuía al guardián de la Constitución eran


básicamente las tres siguientes: «1° Que vigile y guarde con fidelidad el depó-
sito constitucional. 2° Que atienda, al abrigo de las pasiones funestas, a las ideas
que pueden servir para perfeccionar la Constitución. 3° Que ofrezca a la liber-
tad civil una tutela de equidad natural en aquellas ocasiones graves en las que la
ley haya olvidado su justa garantía». Sieyès analiza con rigor y detalle cada una
de estas funciones.

2.1. La protección de la Constitución

El artículo I del Proyecto defendido por el abate disponía lo siguiente:


«Se creará un depositario conservador del acta constitucional bajo el nombre de
Tribunal Constitucional»13.

La protección de la Constitución es, por tanto, en el esquema del abate,


la primera de las funciones de un órgano al que expresamente considera «un
222 tribunal de casación en el orden constitucional». La explicación y el desarrollo
de esta función, que en buena medida se configura como la razón de ser de la
institución, se inicia con una enumeración de los diversos individuos u órganos
que pueden atentar contra la Constitución, así como de los remedios para pre-
venir y sancionar estos ataques:

Permitidme una detallada, bien que rápida, enumeración de todas las clases
de individuos que pueden atentar, de un modo u otro, contra la Consti-
tución. Es deseable conocer todos los puntos con los que esta plaza fuerte
puede ser atacada.14

12
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 435. «De este modo
[continúa el abate] los diputados de uno y otro Consejo verán en los miembros del Tribunal
Constitucional a hombres que han sido revestidos, como ellos mismos, por la confianza del
pueblo y ocupan a la sazón un puesto que, sin ser superior, es altamente deseado por ellos y
sus colegas más estimables».
13
«Dicho en otros términos [continúa el abate su magistral exposición] considero al
Tribunal Constitucional como: 1. Tribunal de casación en el orden constitucional. 2. Taller
de proposiciones para las reformas que, con el tiempo, exigirá el texto de la Constitución. 3.
Suplemento de jurisdicción natural a los vacíos de la jurisdicción positiva». E. SIEYÈS, «Opi-
nión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 421.
14
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 422.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

Sieyès procede así a «una estricta depuración de los actos atentatorios


contra la Constitución»15. A estos efectos, distingue en primer lugar dos tipos
de violaciones de la Constitución: las llevadas a cabo por actos responsables y
las producidas mediante actos irresponsables. Las primeras, esto es, aquellas in-
fracciones de la Constitución llevadas a cabo por individuos particulares o por
funcionarios públicos, deben ser sometidas a la jurisdicción ordinaria. El abate
entiende que en ambos casos la magistratura ordinaria es ya garantía suficiente,
porque se trataría de comportamientos delictivos. Por ello, el control de estos
actos queda, en principio, fuera de la competencia del Tribunal Constitucio-
nal. En este sentido, el artículo IX de su Proyecto establecía lo siguiente: «Si los
actos denunciados como inconstitucionales fueren actos responsables, el Tri-
bunal Constitucional podrá, antes o después de haber juzgado la inconstitucio-
nalidad de estos, trasladar la denuncia a los tribunales competentes con orden
de proseguir el procedimiento».

El Tribunal Constitucional diseñado por el abate tiene por objeto cono-


cer de aquellas violaciones de la Constitución llevadas a cabo por actos irres-
ponsables. En este sentido, la necesidad de un órgano ad hoc encargado de pro-
teger el depósito constitucional, la advierte Sieyès en relación con posibles ac- 223
tos extra o contraconstitucionales por parte de los titulares del poder legislati-
vo, esto es el Consejo de los Quinientos y el de los Ancianos, así como de las di-
versas procuraciones electorales, incluidas las Asambleas primarias. En esto re-
side el indiscutible mérito del abate, en haber sido capaz de comprender que el
Parlamento puede ser también una amenaza para la Constitución. Esto es, que
el poder legislativo (como poder constituido) puede actuar en contra de lo esta-
blecido por el poder constituyente:

Me resta ahora proponer la atribución al Tribunal Constitucional sobre los


actos inconstitucionales y personalmente irresponsables del Consejo de los
Quinientos y el de los Ancianos. Y digo siempre personalmente irrespon-
sables, porque todo lo que se salga de esa categoría, la traición, por ejemplo,
por parte de un representante, tiene ya su juez y su pena.16

Sieyès enfatiza la necesidad de controlar y limitar a los titulares del po-


der legislativo, ante una convención en la que, a pesar de la trágica experiencia

15
R. BLANCO VALDÉS, El valor de la Constitución, op. cit., p. 341.
16
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 424.
Javier Tajadura Tejada

del Terror, impera un fuerte prejuicio proparlamentario. Prejuicio que, en últi-


ma instancia y como veremos después, provocará el rotundo rechazo de los
planteamientos de Sieyès aquí expuestos:

Los inconvenientes, o aún mejor, los peligros en exceso reales de los actos
extra o contraconstitucionales por parte de los cuerpos que acabo de nom-
brar, no pueden, en modo alguno, ser rechazados por vosotros al reino de
las puras quimeras. Estas instituciones, al fin y al cabo, se hallarán compues-
tas por hombres, y dado el alto puesto que ocuparán, se puede aguardar en
general todo tipo de pasiones e intrigas.17

Por otro lado, y en relación con la posibilidad de que el legislativo obre


en contra de la Constitución, el abate distingue, con meridiana claridad, la in-
constitucionalidad material de la formal. Incurren en inconstitucionalidad
aquellos actos en los que sus autores «se exceden los límites del poder que les ha
sido confiado» o «faltan a las formas impuestas» por la Constitución18.

Finalmente, debemos señalar que, en relación con los actos de los jueces
y jurados el abate no considera necesaria una garantía adicional siendo sufi-
224 ciente el control que sobre unos y otros ejerce el Tribunal de Casación. El Tribu-
nal Constitucional únicamente es competente para conocer de posibles viola-
ciones de la Constitución imputables al máximo órgano de la magistratura or-
dinaria, esto es, al referido Tribunal de Casación19. Tras esta completa y detalla-
da exposición de los actos sujetos a control por parte del Tribunal, Sieyès abor-
da, con idéntico rigor, la cuestión de la legitimación activa para recurrir ante el
Tribunal20:

Ahora resulta preciso saber a quién concederemos el derecho de apelación o


reclamación ante este Tribunal. Considero que la facultad general de recla-

17
Ibid.
18
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., pp. 421-422.
19
En coherencia con todo lo anterior el artículo VI de su Proyecto disponía lo siguiente:
«El Tribunal Constitucional se pronunciará sobre las violaciones de la Constitución que sean
denunciadas contra actos de: el Consejo de los Ancianos, el Consejo de los Quinientos, las
Asambleas electorales, las Asambleas primarias, el Tribunal de Casación».
20
Lo que se plasma en el mismo artículo VI de su Proyecto, párrafos segundo y tercero:
«Cuando las denuncias, a su vez, sean interpuestas por el Consejo de los Ancianos, el Con-
sejo de los Quinientos, los ciudadanos a título individual. Asimismo se pronunciará sobre
similares denuncias planteadas por la minoría contra la mayoría de uno u otro de los ante-
dichos cuerpos constituidos».
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

mar debe otorgarse igualmente al Consejo de los Quinientos y al de los


Ancianos. Deben poseerlo particularmente, el uno frente al otro, con oca-
sión de asuntos recíprocos si los hubiere. También será necesario en el inte-
rior de cada Cámara, para problemas importantes a dirimir entre la mayoría
y la minoría. (…) así, dispondréis del recurso al Tribunal Constitucional
para prevenir choques perjudiciales para el orden social o bien evitar una
suerte de inercia mortal para los asuntos públicos.21

En el párrafo anterior se incluyen dos ideas fundamentales. En primer


lugar, la configuración del Tribunal Constitucional como un protector de las
minorías22; y, en segundo lugar, su comprensión como un órgano arbitral, a
quien atribuir la última palabra para la resolución de los conflictos: «Apresu-
raos pues a designar por anticipado en la Constitución la instancia de la que sal-
drá tan importante decisión si no queréis comprobar, con dolor, cómo el uso
antisocial de la fuerza se ampara en el calor de la discusión»23.

Sieyès excluye de la legitimación activa ante el Tribunal a los funciona-


rios, autoridades y miembros de las Asambleas primarias. Si cualquiera de ellos
tiene quejas que formular que se dirija a su representante natural, esto es, a cual-
quiera de los dos Consejos, quienes podrán ejercer ventajosamente ese derecho 225
y deber de reclamación. Ahora bien, los ciudadanos también tienen, en ciertos
casos, acceso directo al Tribunal. Por esta razón, Sieyès puede considerarse pre-
cursor de la concepción del Tribunal Constitucional como «tribunal de los ciu-
dadanos o como jurisdicción de la libertad», en la medida en que defiende que
se otorgue a estos el derecho de reclamación, y lo hace por considerar la libertad
individual el fundamento del orden político:

«En cuanto a los simples ciudadanos, idénticas razones y más plausibles


aún parecen en un primer acercamiento, conducir a negarles el derecho de re-
clamación directa. En efecto, poseen el derecho de petición ante ambos Conse-
jos, tienen libertad de prensa, etc. Ahora bien [...] cuando se trata de la libertad

21
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 425.
22
Este aspecto ha sido subrayado por BLANCO VALDÉS: «El gran publicista de Fréjus es-
taba planteando la cuestión que [...] resultó determinante en la concepción norteamericana
sobre el valor de la Constitución: la cuestión de la necesaria protección de los derechos de las
minorías». R. BLANCO VALDÉS, El valor de la Constitución, op. cit., p. 332.
23
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 425.
Javier Tajadura Tejada

individual no basta con que un derecho resulte innecesario para rehusarlo, sino
que además debe ser perjudicial. En cuestión de derechos, no otorguéis al fun-
cionario público más que lo que es de estricta necesidad; estoy de acuerdo con
ello, pero la libertad del ciudadano, lo repito, debe extenderse lo máximo po-
sible y ha de ser respetada por doquier, siempre que no resulte perjudicial. Así
pues, si el ciudadano se siente más libre disponiendo del derecho de reclama-
ción, no preciso nada más para exigirlo. Rindamos este homenaje solemne a la
libertad individual, que constituye la razón última del entero orden político»24.
Sobre este extremo volveremos después al examinar la tercera de las funciones
que el abate atribuye al Tribunal.

En definitiva, para Sieyès, el Tribunal Constitucional como protector


de la Constitución es un garante del orden político y de la paz social. Se trata,
por tanto, de una institución absolutamente imprescindible. Sieyès se percató
de esta necesidad política y la tradujo en términos institucionales y jurídicos:
«Los que no consideran la necesidad de introducir en todas las relaciones políti-
cas y constitucionales un medio de conciliación, desde hace tiempo en uso en
las relaciones civiles, no se aperciben de que obstaculizan los progresos natura-
226 les del Estado y que, ante el temor de confundirlo con el orden civil, lo retienen
de hecho en la bruta condición del estado de naturaleza»25.

Por otro lado y en relación con la función protectora de la Constitu-


ción, Sieyès subraya la importancia del Tribunal para garantizar la unidad de la
interpretación constitucional, y por ende, la unidad jurídica del Estado consti-
tucional. Por ello, a mayor abundamiento, y en defensa de la introducción en la
Constitución de un Tribunal Constitucional, formula esta advertencia: «Acor-
daos del triste abigarramiento que ofrecía poco tiempo ha, las más de trescien-
tas costumbres vigentes en el territorio francés y que habían pasado, sin razón a

24
Esto podría ciertamente conducir a un colapso del Tribunal, y para evitarlo, Sieyès
propone un sencillo expediente que podríamos aprovechar hoy en la jurisdicción de amparo.
«No exijo sino una condición para la utilización del derecho que acabamos de atribuir a todo
ciudadano francés, y esta no tiene más objeto que el de prevenir abusos. No se trata tanto de
aliviar la carga de los jueces cuanto impedir que la incontrolada utilización del mecanismo
por algunos reclamantes de profesión perjudique la cabal utilización de la libertad de los
otros. Tal condición, o más bien freno, consistiría en una multa impuesta por vía de policía,
si el pronunciamiento del Tribunal fuere que no existe motivo de reclamación». E. SIEYÈS,
«Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., pp. 426-27.
25
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 425.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

la jurisprudencia. ¿Desearíais acaso que los elementos primarios de la Gran Na-


ción, una e indivisible, originaran, cada una por su lado, su pequeña jurispru-
dencia constitucional, por habernos negado a ver que la certeza y uniformidad
de las leyes constitucionales afectan mucho más directamente a la estabilidad
del orden social que la uniformidad de las leyes ordinarias?»26 El abate atribuye
así al guardián de la Constitución la condición de garante último de los princi-
pios de unidad y centralización del Estado, que en última instancia no son sino
el reflejo de la unidad del poder constituyente, esto es de la Nación que consti-
tuye el establecimiento público unitario.

Finalmente, el abate introduce en su esquema un importante límite a la


actuación del Tribunal, ya que en otro caso podría él mismo convertirse en una
amenaza para la Constitución y para la libertad. El Tribunal no puede actuar de
oficio: según advierte expresamente el abate, «no debe disponer en modo algu-
no del derecho a tomar decisiones de propia iniciativa». Y ello para evitar que
ocupase una posición de «supremacía excesiva» sobre el resto de las institucio-
nes del Estado27.

2.2. El Tribunal Constitucional y la reforma constitucional


227
Sieyès fue siempre consciente de la necesidad de garantizar la estabilidad
de la Constitución. Esta es la finalidad o propósito último de todo su pensa-
miento. Ahora bien, esta preocupación por la estabilidad no le impidió, al mis-
mo tiempo (y precisamente por ello), defender la conveniencia de permitir su
adaptación al cambio histórico, y sobre todo de corregir las deficiencias que
toda obra humana presenta:

No existe ley alguna más necesitada de una suerte de inmutabilidad que la


Constitución misma. Se le atribuiría, incluso, ese gran y terrible carácter de
necesidad, impreso en las normas que rigen el universo, si la industria hu-
mana pudiera mostrarse tan hábil y potente como la mano del mecánico
eterno que ha organizado la naturaleza. Sin embargo una obra de la mano
del hombre necesita permanecer abierta a los progresos de su razón y su ex-
periencia.28

26
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., pp. 425-426.
27
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 427. En este senti-
do, el artículo XVII de su Proyecto es claro y rotundo: «El Tribunal Constitucional no puede
emitir ninguna sentencia de propia iniciativa».
28
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 429. «Por otra parte
Javier Tajadura Tejada

El problema reside, obviamente, en cómo hacer compatibles la necesa-


ria apertura constitucional con la no menos indispensable estabilidad. Para el
abate, la apertura de la Constitución no debe conducir en modo alguno a atri-
buir carácter permanente al poder constituyente. Ello supondría la destruc-
ción del concepto de Constitución que siempre defendió:

Os espantaríais, con razón, de un proyecto que tendiera a establecer la per-


manencia del poder constituyente; ello equivaldría a carecer de Constitu-
ción. Esta perdería, al tiempo que todo principio de estabilidad, esos senti-
mientos de amor y veneración que solo los pueblos libres pueden consagrar,
toda vez que tales sentimientos son incompatibles con la versatilidad que de
ello necesariamente se derivaría.29

Con estas premisas, Sieyès concibe el poder de reforma constitucional


como un expediente que permite el cambio constitucional de forma institucio-
nalizada: «La Constitución de un pueblo sería una obra imperfecta si no pose-
yera, en sí misma, como todo ser organizado, su propio principio de conserva-
ción y vida»30. El abate utiliza una sugerente imagen de la Constitución como
un cuerpo vivo para explicar cómo el principio que le mantiene con vida es pre-
228 cisamente el procedimiento de reforma concebido, por tanto, como «un prin-
cipio de perfeccionamiento ilimitado capaz de adecuarla y acomodarla a las ne-
cesidades de cada época»31.

[añade a mayor abundamiento el abate en defensa de la necesidad de establecer un procedi-


miento de reforma constitucional] si imposibilitarais las correcciones, se nos privaría del
contingente de luces que el paso del tiempo nos aporta. Ello implicaría, en las circunstancias
de una Constitución nueva, la desgracia de no poder reparar un olvido y al peligro, si faltara
algo necesario, de no poder defender nuestra libertad contra las tramas de nuestros ene-
migos».
29
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 429. En esta frase, el
abate esta haciendo referencia a un concepto fundamental «el sentimiento constitucional».
Por todos, en nuestra doctrina, P. LUCAS VERDÚ, El sentimiento constitucional, Madrid, Edi-
torial Reus, 1985. Concepto que está en la base del «patriotismo constitucional» teorizado
por Habermas.
30
«Por ello [continua el abate], es necesario que toda Constitución, como todo cuerpo
organizado, disponga del arte de asimilar su justo desarrollo. Hemos de dotarla, en conse-
cuencia, de la facultad de extraer sin cesar de su entorno las luces y experiencias del siglo, a fin
de que se atenga siempre al nivel de necesidades contemporáneas. Es decir, frente al criterio
de una reproducción periódica y total, se trata de establecer una facultad de perfecciona-
miento indefinido». E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 427.
31
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 428.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

Por todo ello, el abate estableció el diseño básico del poder de reforma. Y
en este esquema, el Tribunal Constitucional ocupa un lugar importante en la
medida en que se le confiere el derecho de iniciativa, esto es, la facultad de acti-
var el ejercicio del poder de reforma.

El poder de reforma como tal no puede ser atribuido al Tribunal y en


esto, Sieyès es claro y contundente: «El Tribunal Constitucional no debe poseer
el derecho de reformar por sí mismo la Constitución; ello sería encomendarle,
de hecho, el poder constituyente»32. La intervención del Tribunal en el procedi-
miento de reforma debe limitarse a la iniciativa, esto es, a la proposición de las
modificaciones que se consideran necesarias y oportunas. Y esa intervención
debe restringirse, incluso, a determinadas ocasiones: «Limitado a la simple
proposición, debe carecer, incluso, de la facultad de ejercerlo cuando y como le
plazca33. En este orden de cosas, han de fijarse épocas distintas y formas ciertas,
y la acción constituyente debe compartirse entre las Asambleas primarias, el
Tribunal Constitucional y la legislatura»34.

Sieyès concibe así el poder de reforma como un poder constituyente


constituido, que ejercen tres órganos siguiendo un procedimiento que consta, 229
igualmente de tres fases:

a) Al Tribunal Constitucional corresponde la fase de iniciativa o de pro-


posición.

b) A las Asambleas primarias les corresponde tomar la decisión de auto-


rizar o no la activación del procedimiento sobre las bases de las propuestas de
reforma formuladas por el Tribunal, delegando en su caso los poderes necesa-
rios para ello.

c) Finalmente, el Consejo de los Ancianos es el órgano competente para


la aprobación de la reforma35.

32
Ibid.
33
«Otorgar carácter de permanencia [...] [añade el abate en otro lugar del mismo discur-
so] al simple poder de proposición (de reformas constitucionales) nos parece conduciría a
debilitar y liquidar todo el beneficio de una Constitución». E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès
sobre las atribuciones...», op. cit., p. 429.
34
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 428.
35
La proposición de reforma formulada por el Tribunal, una vez cada diez años, como
veremos a continuación, «Será presentada a las dos ramas del poder legislativo tres meses
Javier Tajadura Tejada

La atribución, en este ámbito, al Tribunal Constitucional de la facultad


de proposición se configura, en el esquema del abate, como un límite indispen-
sable al ejercicio de un poder constituyente, que a diferencia del originario, y
como poder constituido debe concebirse como limitado:

¿No existe, asimismo, un peligro al convocar a Asambleas Constituyentes


en épocas solemnes en una Nación inmensa, tan pronta, tan eléctrica, don-
de toda conmoción puede volverse contra ella misma? ¿No intentarán cam-
biar estas Convenciones, sea cual fuere el nombre que se les ponga, todo
aquello que el Tribunal Constitucional trata, a su vez, de conservar? [...]
¿No sería abocar a Francia a un periódico retorno de incalculables agitacio-
nes con todos sus desdichados efectos? [...] Comparad, sin embargo, estos
expedientes extremos con el modo de revisión constitucional cuya iniciati-
36
va se atribuye, en nuestro modelo, al Tribunal Constitucional .

Efectivamente, en el esquema de Sieyès, el poder de reforma al no poder


actuar de oficio, ve limitada cualquier tentación de obrar de forma imprudente
o precipitada. La atribución de la facultad de proposición al Tribunal Constitu-
cional, resulta plenamente coherente con la función de defensa de la Constitu-
230 ción que le es propia.

El abate introduce además, un segundo límite al poder de reforma, un


límite de naturaleza temporal que se impone a la función de proposición que
estamos examinando. En virtud de ese límite temporal, la Constitución solo
podría ser revisada cada diez años:

antes de las Asambleas primarias y recibirá la mayor publicidad posible. El cuerpo legisla-
tivo, sin embargo, no deberá ocuparse de aquel, habida cuenta de que no posee el poder
constituyente. Las Asambleas primarias que se celebran anualmente para la elección de los
representantes del pueblo, examinarán el cuaderno (proposición de reforma) y decidirán si
delegar o no el poder constituyente a la actual legislatura. Si la mayoría se ha decidido negati-
vamente, todo habrá concluido hasta dentro de diez años; si, por lo contrario, la votación es
afirmativa, la legislatura, revestida del poder constituyente, se limitará a legislar sobre el cua-
derno de proposiciones, sin poder enmendarlas ni sustituirlas. Podrá, sin embargo, rechazar-
las, en todo o en parte, publicando los motivos de tal rechazo». E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès
sobre las atribuciones...», op. cit., p. 430. En la descripción del procedimiento de reforma
constitucional se reproduce el esquema del poder legislativo: representativo pero de base de-
mocrática. El poder de reforma lo ejerce finalmente el Consejo pero previa delegación de las
Asambleas primarias.
36
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 429.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

Cada diez años, a partir del fin de siglo, ya no muy lejano, el Tribunal Cons-
titucional hará imprimir su cuaderno o Proyecto de la Reforma del Acta
Constitucional. Cuaderno que será el resultado de la selección de las ideas
más útiles para la reforma de la Constitución recibidas los años prece-
dentes.37

Sieyès concluye su impecable razonamiento con estas palabras: «No co-


nozco nada más sencillo que este procedimiento de reforma constitucional;
nada más propio que recoger la voluntad del pueblo sin separarla de la luz de los
sabios»38. Los sabios que aportan luz son, por tanto, los miembros del Tribunal.
Esto confirma que en la concepción del abate, el Tribunal Constitucional es un
órgano dotado de una auctoritas.

Junto a la protección de la Constitución, y la titularidad del derecho de


iniciativa de reforma constitucional, Sieyès atribuye al Tribunal Constitucional
una tercera e importante función: la defensa de los derechos del hombre.

2.3. El Tribunal Constitucional como tribunal de derechos del hombre

La tercera y última de las atribuciones que Sieyès asigna al Tribunal


231
Constitucional es la relativa a su actuación como tribunal de «equidad natural»
o de derechos del hombre, en aquellos casos no previstos por el derecho posi-
tivo.

De lo que se trata es de «dotar a un juicio de equidad natural de toda la


fuerza obligatoria que tienen las sentencias ordinarias de nuestros tribunales»39.
Juicios necesarios cuando la ley positiva o bien carece de respuesta, o en un caso
concreto proporciona una manifiestamente contraria a los más elementales
principios de justicia. Para ello hace falta establecer una magistratura diferente
de la ordinaria, y el abate va a encontrar sus integrantes en el seno del Tribunal
Constitucional. En su esquema, esta jurisdicción de equidad natural se com-
pondría de una décima parte de los miembros del Tribunal Constitucional:

No confiamos a la masa entera del Tribunal Constitucional esta tercera atri-


bución. Postulamos, muy diferentemente, que se sortee anualmente una

37
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 430.
38
Ibid.
39
Ibid.
Javier Tajadura Tejada

sección de una décima parte, al menos, de sus miembros, que se hallará


40
exclusivamente encargada de las decisiones de justicia natural.

La función principal de esta jurisdicción de equidad consistirá en el


ejercicio del derecho de gracia. Se trata de una prerrogativa que en el Antiguo
Régimen era privativa del monarca, pero cuya necesidad se hacía sentir tam-
bién en el sistema jurídico-político surgido de la Revolución: «El derecho de
gracia es necesario cuando resulta un deber, y en cuanto es un deber, debe cam-
biar de denominación: ya no se trata de gracia, sino de estricta justicia»41.

Ahora bien, con esta jurisdicción no solo se pretende evitar condenas


injustas, sino también absoluciones contrarias a la justicia. Esta doble dimen-
sión de la jurisdicción de equidad que se atribuye a una sección del Tribunal
Constitucional resulta clara: «Resulta indispensable [advierte el abate] en una
sociedad política que se dice libre y se considera ilustrada, instituir en algún
lugar una instancia de jurisdicción puramente natural para delitos o crímenes
para los que no se encuentra recursos en la competencia de las leyes positivas»42.

Sieyès conecta así al Tribunal Constitucional con lo que considera es


232 función principal del entero sistema político o establecimiento público: la
libertad, esto es, los derechos del hombre. Con esta magistratura se pretende,
en última instancia, perfeccionar la jurisdicción civil, para que los individuos a
través de ella conozcan «la dicha de la libertad, gozando de sus derechos en
perfecta seguridad»43.

Se trata de una jurisdicción concebida como clave de bóveda del sistema


de garantía de los derechos. Para esta sección del Tribunal Constitucional dedi-

40
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 431.
41
Ibid. «¿Quién de vosotros, ciudadanos [se pregunta el abate ante la Convención para
persuadirles de la necesidad de prever esta jurisdicción de equidad] no se ha hallado en el
caso de ver jueces situados en la espantosa alternativa de salvar a un culpable o, lo que es aun
más grave, castigar a un inocente o defender la ley? Esta posición de un tribunal reducido a la
elección entre lo arbitrario o lo injusto, ¿no atestigua la insuficiencia de la legislación y la
existencia de ese vacío que yo propongo cubrir?»
42
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., pp. 431-432. La nece-
sidad de esta jurisdicción se da en todas partes: «En ninguna parte la universalidad de los de-
rechos ha sido puesta bajo una igual y entera protección de la ley».
43
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 432.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

cada a ejercer esta magistratura el abate propone el nombre de «Tribunal de los


Derechos del Hombre», «pues tal es el verdadero nombre del instrumento,
tanto moral como político, que os propongo establecer, ya que todo el edificio
constitucional se relaciona al cabo con los derechos del hombre»44.

Ahora bien, de la misma forma que en relación con las anteriores fun-
ciones, Sieyès advertía la necesidad de limitar los poderes del Tribunal, también
en esta última, y para evitar un riesgo de arbitrariedad, el abate cree necesario
restringir las facultades del Tribunal de Derechos del Hombre, de forma que no
pueda actuar de oficio, sino solo a instancia de otro órgano, que habrá de ser un
tribunal de la jurisdicción ordinaria. «Tales son, pues [concluye el abate su bri-
llante exposición] las tres funciones que integran la noción de Tribunal Consti-
tucional [...]. Desde los dos primeros puntos de vista, sirve a la Constitución;
desde el tercero, a los derechos del hombre»45.

3. El debate sobre la naturaleza representativa o judicial de la institución

La doctrina ha discutido ampliamente la cuestión de si el Tribunal


Constitucional diseñado por el abate es un órgano de naturaleza representativa
o judicial. Los defensores de la primera tesis, esto es, del carácter representativo 233
de la institución, alegan su composición, esto es, la forma de designación de sus
miembros. Todos ellos son elegidos en razón de su antigua condición de repre-
sentantes de la nación francesa, y en el desempeño de su nueva función, son
también representantes46. Los defensores de la naturaleza judicial del órgano,
justifican su tesis, en las funciones que ejerce y en la literalidad del Proyecto que
el abate redactó.

Probablemente esto es algo que al abate no le preocupó. Al fin y al cabo,


para él, toda institución es representativa, por lo cual la que ahora nos ocupa no
podría ser una excepción a ese principio general de su teoría política y consti-
tucional47. Sin embargo, considero que Sieyès, con independencia de la com-

44
Ibid.
45
E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...», op. cit., p. 433.
46
La propuesta de artículo que envía tras el discurso del 2 de termidor reza así: «Se cons-
tituirá, bajo el nombre de Tribunal Constitucional, un cuerpo de representantes en número
de los 2/20 de la legislatura, con la misión especial de juzgar y pronunciarse sobre las denun-
cias de violación de la Constitución, dirigidas contra los decretos de la legislatura».
47
Como es sabido, la representación es uno de los conceptos nucleares de la teoría polí-
Javier Tajadura Tejada

posición concreta del órgano, lo diseñó, básicamente, como un auténtico tri-


bunal de derecho, esto es como un órgano jurisdiccional supremo, competen-
te para actuar como «Tribunal de Casación en el orden constitucional». Esto es
evidente en la primera y tercera de las funciones analizadas. En relación con la
segunda, se impone la tesis contraria.

A favor de la naturaleza judicial del Tribunal Constitucional diseñado


por Sieyès cabe alegar los siguientes argumentos:

a) El principio rogatorio incluido en el artículo XVII del Proyecto y al


que ya hemos hecho referencia.
b) El hecho de que, según disponía el artículo VII del Proyecto, las de-
cisiones del Tribunal Constitucional llevarán el nombre de sentencias
c) El hecho de que la consecuencia o efecto jurídico de una sentencia
que declare la inconstitucionalidad de un acto o norma, sea la nulidad de pleno
derecho de esta, tal y como dispone el artículo VIII del Proyecto.

El profesor Blanco Valdés defiende esta tesis. Según el Catedrático de


234 Santiago de Compostela, los tres artículos citados del Proyecto demuestran
«con absoluta claridad [...] que en su concepción [la de Sieyès], el Tribunal
Constitucional debía ser un órgano de naturaleza esencialmente jurisdiccional
destinado a garantizar la supremacía del poder constituyente sobre el poder
constituido: adelantándose en más de un siglo y medio en el proceso que
conducirá finalmente en Francia al establecimiento de un sistema de control de
constitucionalidad de la mano del vigente Consejo Constitucional»48.

tica del abate. En los discursos que ahora comentamos también se hizo eco de ella. Al expo-
ner su comprensión de la división de poderes dirá: «en modo alguno apunto a una posible
superación del sistema representativo: más allá de este no existe sino usurpación, supersti-
ción y locura [...]. Es preciso que todos aquellos que ejercen una función pública para el
pueblo, o bien sean sus representantes, si tienen esa misión, o bien usurpadores, si carecen de
ella. En el seno de la sociedad todo es representación [...]. La representación se confunde con
la esencia misma de la vida social». E. SIEYÈS, «Opinión de Sieyès sobre las atribuciones...»,
op. cit., pp. 400-401. De lo que se deduce que ninguna institución legítima puede dejar de
ser representativa. Tampoco puede dejar de serlo el Tribunal Constitucional. Pero ello no
quiere decir, en modo alguno, que la función que desempeña no pueda ser propiamente
jurisdiccional.
48
R. BLANCO VALDÉS, El valor de la Constitución, op. cit., p. 344.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

Por su parte, el profesor Máiz, uno de los más cualificados especialistas


en el pensamiento y en la obra del abate, aunque subraya el carácter representa-
tivo del órgano, entre otras cosas porque como hemos dicho en la teoría de
Sieyès todo es representación, insiste en su virtualidad para garantizar «la supe-
rioridad efectiva de la Constitución sobre las leyes ordinarias, esto es, su consi-
deración como un texto jurídico y no mero documento político declarativo»49.

Tal es pues el sentido y la función del Tribunal Constitucional, garanti-


zar el carácter normativo del texto constitucional. Y en esto, Sieyès se adelantó
más de un siglo a la genial construcción de Kelsen. Desde esta óptica, a nuestro
juicio, el debate sobre la naturaleza representativa o jurisdiccional del órgano
no tiene mayor relevancia50.

4. Las objeciones y el rechazo del Proyecto

El extenso, riguroso y bien fundamentado discurso que Sieyès pronun-


ció el 18 de termidor, para justificar la inclusión en el nuevo texto fundamental
de un Tribunal Constitucional determinó que su propuesta fuera remitida a la
Comisión de los Once –encargada de redactar el Proyecto constitucional–, 235
para su estudio y posterior presentación a la Convención.

Una semana después (24 y 25 de termidor, esto es, 11 y 12 de agosto),


Berlier –en nombre de la Comisión de los Once– abrió el debate en la Con-
vención. En su intervención, Berlier defendió la necesidad del establecimiento
del Tribunal, y rechazó expresamente las dos principales objeciones que se
habían planteado a la propuesta del abate: las referentes a la inutilidad y a la
peligrosidad de la institución.

Para Berlier, la necesidad de un órgano que velase porque cada uno de


los poderes se mantuviera dentro del ámbito de sus atribuciones era evidente,

49
R. MÁIZ, Nación y Revolución. La teoría...», op. cit., p. 203.
50
Aunque es un debate que dista mucho de estar resuelto. Así, por razones diversas, des-
tacados autores niegan a Sieyès el papel de creador del control de constitucionalidad de las
leyes, y la tesis que en este trabajo se defiende: L. JAUME, «Sieyès et le sens du Jury constitu-
tionnaire: une reinterpretation», en Revista Electrónica de Historia Constitucional, núm. 3,
2002; M. TROPER, «Sieyès et le Jury constitutionnaire», en La Republique, Mélanges Pierre
Avril, Paris, Montchrestien, 2002, pp. 264-282.
Javier Tajadura Tejada

pues, «si uno se desviase rompería el equilibrio y sin una institución que, situa-
da por encima de todas las demás, las volviese a colocar a todas en situación de
armonía, yo no veo que nuestro sistema político esté garantizado»51. La institu-
ción distaba mucho, pues, de ser inútil, tal y como sostenían algunos, puesto
que ni la división bicameral de la Asamblea ni ninguna otra de las medidas
incluidas en el Proyecto podrían cumplir la función asignada al Tribunal.

Por otro lado, Berlier subrayó en su intervención la decisiva importan-


cia del principio rogatorio, para rechazar que el Tribunal pudiera configurarse
como una amenaza para la libertad: «Tanto el plan de Sieyès, como el nuevo
Proyecto de la Comisión, tienen en común que prohíben, por igual, al Tribunal
cualquier decisión espontánea. Esta idea es primordial, y la institución del Tri-
bunal sería, quizá, sin esta condición, más funesta que inútil, porque se trans-
formaría, o podría transformarse, según los temores expresados por muchos es-
píritus bondadosos, en ese coloso que amenazaría con arrasar todas las otras
partes de la organización política».

Ahora bien, dicho esto, es preciso advertir que el Proyecto de Tribunal


elaborado por la Comisión de los Once era muy diferente del que había pre-
236
sentado, una semana antes, el abate. Las diferencias eran de tal calado que no es
exagerado afirmar que el Proyecto de Sieyès había quedado por completo des-
virtuado y desnaturalizado por la Comisión. Por un lado, Berlier rechazó dos
de las tres funciones que, como vimos, Sieyès asignó al Tribunal, la relativa a la
elaboración de propuestas de reforma constitucional y la jurisdicción de equi-
dad. Y, por otro, en relación con la única función que se mantenía en el Proyec-
to de la Comisión de los Once, la de actuar como tribunal de casación en el or-
den constitucional, Berlier rechazó expresamente que en el ejercicio de ella, el
Tribunal pudiera resolver una denuncia de la minoría contra la mayoría: «Me
parece, por lo demás, una abstracción la idea de hacer intervenir la autoridad
del tribunal en los casos en que se produzcan fuertes disensiones entre la mayo-
ría de uno de los Consejos y una facción minoritaria [...] No convirtamos al Tri-
bunal Constitucional en un prefecto incómodo, algunas veces ridículo, y que
más frecuentemente aun se convertiría en opresor».

A esta intervención inicial de Berlier, siguieron las de Eschassériaux y


Larevelliére-Lépeaux. Ambas reflejaron una disconformidad de fondo con la

51
Esta y el resto de las intervenciones aquí citadas en: Moniteur Universel, tomo XXV.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

propuesta de Sieyès. Eschassériaux rechazó la tercera de las funciones atribuidas


a la institución puesto que un tribunal de equidad es «inútil en nuestro sistema
de legislación civil y políticamente peligroso». Larevelliére-Lépeaux, por su
parte, rechazó con contundencia el Proyecto del abate, y aceptó con resigna-
ción el de la Comisión: «Si la Comisión cree que debe admitirse un Tribunal
Constitucional, me parece que el de la Comisión es mucho más propio para el
cumplimiento de su objeto». En todo caso, en su discurso no se explicitan las
razones de tal afirmación.

En su conjunto, el grupo de diputados que intervinieron en contra del


establecimiento de un Tribunal Constitucional, fue menor que el de los que se
manifestaron a favor. Ahora bien, como bien ha advertido Blanco Valdés, «la
falta de un auténtico interés por parte de estos últimos [...] contrastó con la
agresividad de los primeros, cuyas argumentaciones no solo superaron a las de
aquellos en dureza y radicalidad, sino que acabaron por conectar con la ideo-
logía mayoritariamente proparlamentaria que dominaba la Convención»52.

A pesar de las trágicas experiencias pasadas, esta ideología proparlamen-


taria cuyo principio fundamental era la defensa de la supremacía del Parla- 237
mento, y en definitiva, la soberanía parlamentaria, es la que determinó no solo
el rotundo rechazo del Proyecto de Tribunal Constitucional, sino el fracaso del
constitucionalismo francés. La opinión dominante fue incapaz de comprender
que la atribución de la soberanía a un poder constituido (aunque este fuera el
Parlamento) resulta incompatible con la lógica del Estado constitucional –tal y
como había sido formulada por el abate–, porque impide distinguir el poder
constituyente de los poderes constituidos.

Los convencionales, que eran reacios a asumir que el Parlamento pudie-


ra llegar a ser una amenaza para la Constitución, y por ende, para la libertad,
destacaron inmediatamente la potencial amenaza y los peligros que se deriva-
rían de la existencia de un órgano de defensa como el diseñado por el abate.
Desde esta óptica, las intervenciones de Louvet y de Thibaudeau fueron decisi-
vas para el resultado de la votación.

El abogado Pierre-Flore Louvet, diputado de la Somme, advirtió el peli-


gro que suponía instaurar «un Tribunal Constitucional compuesto de 108

52
R. BLANCO VALDÉS, El valor de la Constitución, op. cit., p. 347.
Javier Tajadura Tejada

miembros irresponsables, sin vigilancia y sin contrapeso de ninguna clase».


«No debéis dudar [advertía Louvet a los miembros de la Convención] que el
cuerpo que se os propone instituir, muy pronto se considerará el primero de la
República [...]. La ambición puede deslizarse en ese cuerpo y a buen seguro que
se deslizará allí infaliblemente, y quién podrá entonces calcular dónde se deten-
drán los intentos de un poder dotado del derecho de paralizar todas las leyes,
todos los actos de ejecución, todas las partes de la administración pública [...]
de un poder irresponsable que no tendrá sobre él a nadie para reprimirlo, a
nadie a su lado para detenerlo».

Tras exponer de forma tan cruda y contundente los peligros que a su


juicio se derivarían de instaurar el Tribunal Constitucional, Louvet rechaza
también las razones que según sus partidarios justifican su creación. Para el di-
putado de la Somme, el Proyecto constitucional de la Comisión contiene ya
elementos suficientes para garantizar el equilibrio de los poderes sin que sea
necesario recurrir a un órgano como el diseñado por el abate. De forma un
tanto hiperbólica, Louvet llega a identificar la instauración de un Tribunal
Constitucional con la ruina del Estado: «Yo no sé si estoy exagerando, pero me
238 parece que esta institución que se propone como la clave de bóveda de todo el
edificio social puede acabar por convertirse en el más útil instrumento para su
destrucción total».

Finalmente, Louvet añadió una objeción más, que luego retomaría y


desarrollaría Thibaudeau. La objeción con la que el diputado de la Somme con-
cluyó su discurso era la siguiente: «Si se me objetase que es necesario un poder
para vigilar de algún modo a los demás, y al que los ciudadanos lesionados pu-
diesen recurrir, yo preguntaría, por mi parte, quién ha de vigilar a ese poder y a
quién podrán dirigirse las denuncias contra sus propios actos».

En todo caso, debemos al joven abogado Antoine Claire Thibaudeau, la


más completa y mejor elaborada de cuantas intervenciones conformaron el
frente antitribunal. En su discurso realizó una serie de afirmaciones y argumen-
taciones tendentes a evitar cualquier posible apoyo no solo al Proyecto presen-
tado el 18 de termidor por el abate, sino incluso a la muy modesta y limitada
propuesta defendida por Berlier el 24 del mismo mes.

El diputado que había sido testigo «de los innumerables males que trajo
a Francia la confusión de todos los poderes» comenzó su intervención con una
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

encendida defensa del principio de división de poderes, como garantía de la


libertad: «Solo la separación de poderes y su independencia constituyen la
libertad. Es esta una verdad tan aceptada que no es necesario proceder a de-
mostrarla aquí». Ahora bien, para garantizar la división y contención de los
poderes existen dos tipos de instrumentos: «Unos exteriores a los propios po-
deres, otros inherentes a los mismos. Entre los primeros pueden incluirse la
apelación al pueblo y los censores, o cualquier otro cuerpo establecido para
juzgar sobre las infracciones de la Constitución». Para Thibaudeau, el Tribunal
Constitucional propuesto es un medio de defensa externo, situado fuera de la
estructura orgánica que ejerce el poder legislativo del Estado, y respecto al cual
el Proyecto constitucional ya establece un equilibrio interno. Para el diputado
los instrumentos que desde dentro de la estructura del poder legislativo garan-
tizan el adecuado equilibrio de los poderes son útiles y necesarios. Y estos están
ya previstos en el texto constitucional. Los instrumentos externos, por el con-
trario son peligrosos. Ese carácter externo del Tribunal propuesto por Sieyès es
–según Thibaudeau– el que lo convierte en peligroso puesto que lo sitúa al
margen de cualquier posible control: «Si el Tribunal Constitucional, cuyas
funciones serán determinadas en su momento por la Constitución, sobrepasa
239
sus límites, ¿quién reprimirá su usurpación? Yo os confieso que he intentado
buscar una respuesta y que no he encontrado ninguna que me satisfaga».

Llegados a este punto, Thibaudeau admite que el Tribunal –como órga-


no irresponsable y no sujeto a control alguno– solo podría ser admisible si estu-
viera integrado por personas «sin pasiones, sin prejuicios, y extraños a todos los
partidos». Ahora bien, si tales personas existen –subraya el joven abogado con
un escepticismo hasta cierto punto comprensible– ¿por qué no encomendarles
también el ejercicio de los demás poderes del Estado? Si, por lo contrario, los
miembros del Tribunal habrán de ser «hombres tan susceptibles de todas las
pasiones como los miembros de los dos Consejos y del Directorio» ¿quién los
controlará? Y, en su caso, si alguien lo hiciera, ¿quién vigilaría a estos controla-
dores? Y es que, como agudamente observó el brillante abogado que era Thi-
baudeau, la necesidad de «esta vigilancia gradual se extendería hasta el infini-
to». Desde esta perspectiva, concluyó su argumentación con una metáfora
cuyo destinatario último no era otro que el abate: «Se dice que entre un pueblo
de las Indias, la creencia popular consiste en pensar que el mundo está sosteni-
do por un elefante, y este elefante por una tortuga; pero cuando uno pasa a pre-
guntar sobre quién reposa la tortuga, la erudición desaparece».
Javier Tajadura Tejada

A mayor abundamiento, Thibaudeau insistió en una de las cuestiones


apuntadas ya en la intervención del diputado Louvet, la posibilidad de que el
Tribunal acabara convertido en un instrumento de dominio de la minoría
sobre la mayoría, o según su propia terminología, de las facciones sobre la Na-
ción representada en el Parlamento: «Es la primera vez que se propone estable-
cer una institución tan contraria a los principios, tan favorable a las facciones,
tan destructiva del orden social; ella no podría convenir sino a un pueblo en el
que se hubiera acordado que es la minoría quien tiene siempre razón y quien
debe hacer la ley».

Con estas afirmaciones, Thibaudeau se hacía eco también de otra opi-


nión dominante, según la cual el riesgo de que la mayoría oprimiera a la mino-
ría era inexistente. Este peligro real y cierto estaba, como hemos visto, en la base
de la propuesta del abate y en su concepción del Tribunal como una institución
defensora de la minoría, y por ello mismo, contramayoritaria.

Los anteriores razonamientos condujeron a Thibaudeau a formular un


rechazo radical y rotundo a cualquier propuesta de instaurar un Tribunal Cons-
240 titucional. Su discurso revistió tintes apocalípticos al referirse a esta institución
como un poder monstruoso y como un amo que encadenaría a los poderes para
vigilarlos con mayor facilidad. Ahora bien, la contundencia de su crítica con-
trastó con la superficialidad de las soluciones que propuso como alternativas.
En este sentido, se limitó a repetir los lugares comunes del discurso dominante
durante todo el proceso constituyente de 1793, y sostuvo que «es correr detrás
de una perfección quimérica querer darle guardianes a una Constitución y vigi-
lantes a los poderes constituidos superiores». En línea con ello, defendió que
«los más seguros y naturales guardianes de cualquier constitución son los cuer-
pos depositarios del poder y después la totalidad de los ciudadanos».

No hace falta insistir que ese discurso obviaba la problemática de la nor-


matividad de la Constitución –que en última instancia estaba en la base de la
propuesta del abate– y atribuía su defensa precisamente a aquellos que con sus
actos podían violentarla: el Parlamento.

Sea de ello lo que fuere, lo cierto es que todas las anteriores considera-
ciones, y sobre todo la apelación a una de las cuestiones centrales de la teoría
política moderna y que puede sintetizarse en el interrogante «¿quis custodiet et
ipsos custodes?» que podría proyectarse hasta el infinito sin obtener respuesta,
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

determinó que la Convención en su sesión del 25 de termidor rechazara –y lo


hiciera por unanimidad– la propuesta de instaurar un Tribunal Constitucional.

No creo que sea exagerado afirmar que ese día se decidió la suerte –o
mejor dicho el fracaso– del constitucionalismo francés y europeo. El rechazo de
la meritoria y sugerente propuesta del abate supuso el triunfo definitivo del
principio básico del liberalismo revolucionario francés: la omnipotencia del
poder legislativo. Como acertadamente destacó Carré de Malberg, es este con-
cepto del poder absoluto del cuerpo legislativo («el Parlamento adquiere el ran-
go de soberano: es el soberano real»53) en tanto que representante de la voluntad
general, el que, durante el periodo revolucionario, supuso el fracaso del Proyec-
to de Tribunal Constitucional de Sieyès».

Algunos autores, como Baczko han apuntado que el fracaso no fue com-
pleto, y que aunque la Constitución del año III no recogiese la propuesta del
abate, sí que se hizo eco de su preocupación fundamental por la necesidad de
conservar las instituciones54.

En nuestra opinión, el fracaso de Sieyès fue total en la medida en que 241


durante todo el siglo XIX y buena parte del XX, la Constitución quedó inde-
fensa, por la sencilla razón de que como el abate había advertido: «una ley cuya
ejecución no está fundada más que sobre la buena voluntad, es como una casa
cuyos suelos reposaran sobre las espaldas de aquellos que la habitan. Es inútil
decir lo que sucederá con ella más tarde o más temprano». Efectivamente, el
rechazo de la propuesta del abate por su incompatibilidad con el principio de
soberanía parlamentaria hizo inviable en Francia la configuración de la Consti-
tución como norma suprema. No es exagerado afirmar que no fue hasta el esta-
blecimiento del Consejo Constitucional por la Constitución de la V República
(1958) cuando se sentaron las bases de la supremacía normativa del texto fun-
damental. Y hubo que esperar hasta 1971 para que el Consejo se erigiese en ver-
dadero garante de la Constitución (y no solo del respeto a la división de poderes
entre el Gobierno y el Parlamento) y de la libertad.

53
R. CARRÉ DE MALBERG, La ley, expresión de la voluntad general. Estudio sobre el concepto
de la ley en la Constitución de 1875, Madrid, Marcial Pons, 1931, p. 41.
54
B. BACZKO, Comment sortir de la Terreur. Thermidor et la Révolution, Paris, Gallimard,
1989, p. 347.
Javier Tajadura Tejada

En todo caso, Sieyès no se dio por rendido y, pocos años después de su


fracaso, reformuló su propuesta en su Proyecto constitucional del año VIII. La
posición y las funciones básicas de defensa de la Constitución las desempeña en
ese Proyecto una institución que presenta diferencias notables con el Tribunal
defendido en 1795. Se trata del denominado «Colegio de Conservadores». En
este caso sería Napoleón, el titular de la espada al que ingenuamente apeló el
abate para poner fin a la Revolución el que pondría fin al último intento del
abate de Fréjus de elaborar una Constitución para Francia.

5. El Colegio de Conservadores

Efectivamente, cuatro años después de haber pronunciado el decisivo


discurso que hemos analizado –decisivo, insistimos, porque a pesar del rotun-
do rechazo de sus propuestas, se configura como el primer precedente teórico
de los tribunales constitucionales–, el abate concibe un nuevo órgano: el Cole-
gio de Conservadores. Su razón de ser es la misma que la del Tribunal Constitu-
cional, defender el depósito constitucional, esto es, ser guardián de la voluntad
del poder constituyente. La institución se concibe como la clave de bóveda de
242 un complejo edificio institucional diseñado por el abate y cuyos detalles exac-
tos conocemos gracias a Boulay de la Meurthe55.

El Colegio de Conservadores se concibe como una «magistratura cons-


titucional» cuya principal misión es «la defensa de la Constitución en toda su
pureza, ora decidiendo sobre las dificultades de aplicación y los conflictos de
competencia, ora reprimiendo los atentados que aquella pudiera sufrir». Junto
a esta función de defensa estricta, Sieyès atribuía al Colegio –de la misma forma
que antes hizo en relación con el Tribunal– la intervención en la reforma de la
Constitución56.

El Colegio se compondría de cien plazas, de las cuales ochenta deberían


estar siempre cubiertas57. El Tribunal se componía de 108, número muy simi-

55
A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», en E. SIEYÈS, Escritos
y discursos de la Revolución, op. cit., pp. 439-463.
56
Ibid., p. 457.
57
Las veinte restantes permanecerían vacantes en un primer momento, con el fin de que
los honorarios que les estuvieran destinados sirvieran para cubrir los gastos del estableci-
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

lar. Ahora bien, las diferencias entre ambos órganos son notables en lo que se
refiere al estatuto de sus miembros y, por ende, al procedimiento de renovación
de la institución. En el frustrado Proyecto del abate, el Tribunal Constitucional
se renovaba anualmente por tercios, pero tras un más detenido examen de la
cuestión, aquel llega a la conclusión de que ello lo exponía «a la movilidad de las
opiniones y a su sometimiento a las pasiones y movimientos de los partidos»58.

Para evitar esos peligros, Sieyès defendió el carácter vitalicio de los


miembros del Colegio de Conservadores, quienes se cooptarían ellos mismos
entre «los notables de la lista nacional de elegibilidad»59. El abate garantizaba así
la independencia de sus miembros a través del carácter vitalicio de su mandato
y de un estricto sistema de incompatibilidades. Los miembros del Colegio no
podrían ni mantener, ni solicitar, ni obtener ningún otro puesto, incluso pre-
sentado su dimisión. Además de inamovibles, deberían ser asimismo invio-
lables60.

Desde esta óptica y para convertir al Colegio en «centro de estabilidad


política» reforzó sus funciones en relación con las anteriormente previstas para
243
el Tribunal. La estabilidad era necesaria –a la vista de la dramática experiencia
revolucionaria– para la efectividad de la libertad. Así, a las funciones de defensa
constitucional, se añadieron otras funciones políticas de notable envergadura:
a) el derecho de censura en la lista nacional de elegibles; b) la elección de los
representantes del Cuerpo Legislativo; c) el nombramiento y cese del Gran
Elector; d) la facultad de «absorción» de cualquier funcionario público; e) la je-
fatura de la Guardia Nacional.

miento inicial y, sobre todo, se posibilitaran al Colegio las nominaciones extraordinarias. A.


BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», op. cit., p. 457.
58
A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», op. cit. p. 458.
59
Ibid. Lista nacional de elegibilidad, que como vamos a ver, era confeccionada por el
propio Colegio.
60
A ello se añadía una muy elevada retribución por sus servicios (cien mil francos men-
suales). De lo que se trataba era de que el puesto de Conservador resultara tan gratificante e
independiente para su titular que este renunciara a cualquier otra ambición. A. BOULAY DE
LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», op. cit., p. 460. Por otro lado, y por lo que
se refiere a la elección del primer Colegio, Sieyès se limitó a señalar que ello requeriría «una
elección extraordinaria que sería realizada por un solo hombre, considerado como legislador
constituyente, bien por un conjunto de electores con la misión especial de proceder a ello».
A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», op. cit., p. 463.
Javier Tajadura Tejada

La primera función atribuida al Colegio era la depuración de la lista na-


cional de notables, compuesta por un número que oscilaría entre los 5400 y los
6000 ciudadanos, únicos elegibles para el desempeño de funciones nacionales.

La lista era confeccionada de la siguiente manera. De los 30 millones de


individuos que habitaban entonces en Francia, descontando a mujeres, meno-
res, y otros excluidos, el número de ciudadanos activos eran seis millones que se
repartían en distritos municipales. En cada distrito los ciudadanos activos de-
bían elegir a una décima parte de estos, los que gozaran de mayor confianza de
todos, para conformar las listas municipales o de confianza en primer grado: así
tenemos a los 600 000 ciudadanos más notables. A esta operación seguía una
segunda en el ámbito de los departamentos para elaborar las listas departamen-
tales o de confianza en segundo grado. Los inscritos en las listas municipales
debían elegir a la décima parte de ellos para integrar las listas departamentales,
en las que figuraban así unos 60 000 notables. Las listas municipales servían
para elegir de entre ellos a todos los funcionarios locales y las listas departamen-
tales para el mismo fin en ese otro ámbito territorial. Finalmente, y para pro-
veer a cargos de nivel nacional era preciso configurar una tercera lista de elegi-
244 bles. Para ello los notables departamentales elegirían a una décima parte de
ellos, elaborando así una lista nacional de 6 000 elegibles.

Para que esta última lista «alcanzara tal naturaleza y fuera publicada
como nacional debería recibir tal carácter y publicación por parte del Colegio
de Conservadores»61. En este sentido el Colegio dispone de un «derecho de cen-
sura» destinado a depurar las lista, y eliminar de ella «los efectos de la intriga, la
corrupción o el descuido», pudiendo así borrar de la lista hasta a un décimo de
los en ella inscritos62.

61
A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», op. cit., p. 445.
62
Boulay de la Meurthe subraya el carácter democrático de la elección: «¿Quién tiene
derecho a elegir a estos hombres? El pueblo y solo el pueblo [...] corresponde al pueblo desig-
nar los hombres que poseen su más alta confianza para gestionar el interés común que los
constituye en comunidad [...]. Y apercibíos de la libertad de que goza el otorgamiento de la
antedicha confianza: esta no se encuentra restringida por ningún impedimento, ninguna
condición de elegibilidad [...]. Cuando en la discusión en el seno de las comisiones algunos
exigieron listas de notabilidad reguladas sobre un listado de fortunas, Sieyès se opuso a ello
frontalmente, afirmando que esta idea era aristocrática y que, por lo contrario, la suya era la
única auténticamente republicana, consiguiendo finalmente el asentimiento de la gran ma-
yoría». A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», op. cit., p. 446.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

Tres grados de elegibilidad y tres listas que permiten cumplir uno de los
principios políticos fundamentales en la teoría política del abate, que nadie sea
revestido de una función pública sin contar con la confianza declarada, mani-
fiesta y constante de aquellos sobre los que ejerce tal función. Las funciones
municipales solo pueden ser desarrolladas por notables del ámbito municipal,
las departamentales por notables del departamento, y finalmente, las funciones
nacionales por notables nacionales.

Ahora bien, el segundo principio político del abate establecía que nadie
debía ser nombrado funcionario por aquellos sobre los que va a ejercer autori-
63
dad . Para cumplir esto, los funcionarios municipales serían designados por los
funcionarios departamentales, y estos, a su vez, por funcionarios nacionales.
Ahora bien, ¿quién designaría a los funcionarios nacionales? Para dar respuesta
a esta pregunta y cumplimiento al principio mencionado, el abate configura en
la cúspide del sistema político dos potencias electorales: una para la designa-
ción de los representantes del poder legislativo y otra para los funcionarios del
poder ejecutivo. La primera es justamente el Colegio de Conservadores, cuya
segunda función, es, por tanto, elegir en el seno de la lista nacional, a los repre-
sentantes del cuerpo legislativo. 245

Para la designación de los funcionarios nacionales del poder ejecutivo


establece un sistema en cuya cúspide sitúa la figura del Gran Elector, magistra-
do de carácter vitalicio, cuyo estatuto precisa con detalle para evitar suspica-
64
cias . El Gran Elector solo puede nombrar a dos altos cargos: los dos Jefes del
Gobierno, denominados Cónsules, uno para asuntos exteriores y otro para
política interior. Cada Cónsul nombraba como medios de gobierno a su Con-

Fácilmente se comprende la injusticia de atribuir al abate la defensa de un sufragio censitario


al que siempre se opuso con firmeza. Cuestión distinta es que los efectos del sufragio univer-
sal inicial se vieran limitados por esta elección en triple grado, y por las facultades censoras
atribuidas al Colegio de Conservadores.
63
La confiaza viene de abajo y la autoridad de arriba.
64
A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», op. cit., p. 453: «No
es un déspota, pues déspota es quien reúne en sus manos todos los poderes públicos, y el
Gran Elector [...] no posee sino atribuciones regladas y limitadas». Establecido esto, sus fun-
ciones son decisivas para el buen funcionamiento del Estado: «El vértice, el magistrado su-
premo, o Gran Elector, ubicado en el lugar más alto del sistema a fin de observar en toda su
extensión el horizonte político, disipar las brumas, y restablecer la necesaria serenidad. En
efecto, sin ser por ello un rey, este magistrado vitalicio poseería, en su prerrogativa, la facul-
Javier Tajadura Tejada

sejo de Estado y a sus ministros. Estos elegirían en las listas departamentales los
funcionarios que requiriesen.

Ahora bien, la configuración del Gran Elector como un cargo vitalicio


pero no hereditario obliga a plantearse como cuestión fundamental el procedi-
miento para su designación. Y para responder a la pregunta de quién habría de
elegir al Gran Elector, Sieyès recurre, una vez más, al Colegio de Conserva-
dores.

De esta forma, el Colegio asume la titularidad de una doble función


electoral: la elección del Cuerpo Legislativo y la designación del Gran Elector.
El abate justifica esta función del Colegio en la composición, ya explicada, de la
institución: «En cuanto este Colegio está compuesto [...] por los ciudadanos
más puros e ilustrados de la lista nacional de elegibles, la cual no constituía, a su
vez, sino el resultado último de tres depuraciones sucesivas, debía ser considera-
do como un cuerpo verdaderamente representativo de toda Francia y el más ca-
paz, por añadidura, de mantener su unidad y expresar una voluntad que no po-
65
dría dejar de adecuarse al interés general» .
246
Sieyès rechaza –como ya hiciera anteriormente en su defensa del Tribu-
nal Constitucional– que los amplios poderes conferidos al Colegio puedan
convertirlo en un peligro para la propia Constitución. Y ello porque aunque es
cierto que su autoridad se extiende a todo, «en todo encontraba, asimismo, un
66
freno» : en el ámbito ejecutivo, su función se limita a la designación del Gran
Elector; en el orden legislativo, el Colegio no puede tomar parte sino en el
nombramiento de los diputados encargados de su ejercicio; en lo que se refiere
a la represión de los atentados a la Constitución, tampoco puede actuar de
oficio sino que se requiere una denuncia o queja del Gobierno o del tribunado.

Finalmente, el abate va a atribuir dos funciones más al Colegio. Funcio-


nes necesarias para que pueda garantizar la defensa de la Constitución contra

tad de lograr todo el bien que se aguardaba de la monarquía. Su sola existencia aseguraría la
unidad del Estado e impediría el nacimiento y peligrosidad de las ambiciones turbulentas,
acallándolas con una sola palabra». A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de
Sieyès», op. cit., p. 456.
65
A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», op. cit., pp. 459-460.
66
Ibid., p. 461.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

todos sus potenciales enemigos, y para que esa defensa sea efectiva. El diseño
político establecido por el abate permitía responder al peligro causado por «el
ascendiente que pudiera ejercer sobre una multitud un ciudadano eminente
67
por sus talentos y servicios a la nación» . Si el peligro reside en un general vic-
torioso, el ministro que lo nombró puede cesarlo; si el peligro procediera del
ministro, el cónsul del que depende puede destituirlo; si el peligro viniera del
cónsul, el Gran Elector que lo designó puede en cualquier momento revocar-
lo; y, finalmente, si el peligro para la Constitución residiera en el propio Gran
Elector, el Colegio de Conservadores tenía la facultad de «absorción», esto es de
cesarlo.

Esta «facultad de absorción» que el abate atribuía al Colegio de Conser-


vadores podía utilizarse «en todos aquellos casos cuyo ejercicio le pareciera
necesario para la defensa de la Constitución y no solamente frente al Gran Elec-
tor, sino contra todo funcionario público que, por sus talentos o servicios, su
68
popularidad o su ambición, resultare inquietante para el orden establecido» .

En la posibilidad de sancionar con el ostracismo a cualquier ciudadano


247
residía el principal poder del Colegio. Y en este ámbito, además, se trata de un
poder ilimitado habida cuenta que el Colegio puede ejercerlo por su propia
iniciativa. Cualquier persona que rehusara obedecer al instante una orden de
cese en la función pública correspondiente –sea esta la que fuere–, emitida por
el Colegio, y cuantos se opusieran a ella, sería reo de alta traición.

Finalmente, y para que esta facultad fuese efectiva, el abate reserva para
el Colegio la jefatura de la Guardia Nacional.

Este es el resumen de las ideas de Sieyès que nos transmitió Boulay de la


Meurthe: «La garantía del orden social reside en el establecimiento público; la
garantía de la libertad civil radica en la verdadera división de poderes; y la ga-

67
«La historia le había enseñado [escribe Boulay de la Meurthe] que tales ciudadanos,
devenidos en objeto de veneración generalizada y ciega, podrían abusar de ella en beneficio
de su particular ambición, muy especialmente cuando ocupan un rango elevado en el Estado
o bien desempeñan un mando militar importante». A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría
constitucional de Sieyès», op. cit., p. 462.
68
Ibid.
Javier Tajadura Tejada

rantía de estos poderes, unos frente a otros, hállase en el Colegio de los Con-
servadores, magistratura suprema y necesaria para la defensa de la Constitu-
69
ción» .

De esta exposición se deduce con claridad que el Colegio de Conserva-


dores es mucho más que un Tribunal Constitucional. Está concebido como un
órgano de defensa jurídica y política –e incluso armada– del orden constitu-
cional.

Por otro lado, en este nuevo y último diseño del edificio constitucional
que el abate formuló, la figura del Gran Elector reviste una gran importancia.
Se trata de un órgano unipersonal designado por el Colegio de Conservadores
–que conserva en todo momento la potestad de cesarlo– y que puede ser consi-
derado un precedente de las jefaturas de Estado republicanas. El Gran Elector
no es un Rey, sino una suerte de Presidente de la República, dotado de un poder
neutro o moderador. En este, como en otros casos, corresponderá al más aven-
tajado discípulo del abate, Benjamin Constant, el mérito de teorizar de forma
magistral sobre este nuevo concepto: el poder neutro o moderador. Ahora bien,
248 con independencia de que la construcción de Constant sirviera históricamente
para legitimar la Restauración y atribuir dicho poder al monarca, e integrarlo
así en la arquitectura constitucional –lo que nunca hubiera aceptado el abate–,
debemos reconocer que se trata del desarrollo de una fecunda idea alumbrada
70
por Sieyès .

Esta comprensión del Gran Elector como un poder constituido y some-


tido al control del Colegio de Conservadores fue, en definitiva, la causa que de-
terminó el fracaso de este último Proyecto constitucional del abate. Este mode-
lo político fue objeto de un contundente rechazo por parte de Napoleón Bona-

69
A. BOULAY DE LA MEURTHE, «La teoría constitucional de Sieyès», op. cit., p. 463. Junto
a esta obra de Boulay de la Meurthe que hemos seguido en la exposición, otro amigo de
Sieyès, P. L. Roederer también recogió sus principales ideas y propuestas constitucionales de
esta época. P. L. ROEDERER, «Le gouvernement représentatif», en Œuvres du Comte P. L.
Roederer, vol. IV, Paris, 1853-1859, pp. 235 y ss.
70
Basta recordar que otra de las grandes contribuciones de B. Constant a la historia del
pensamiento político, su celebérrima conferencia sobre «La libertad de los antiguos y la li-
bertad de los modernos», no contiene ninguna idea que no hubiera sido formulada y desa-
rrollada ya por E. Sieyès.
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

parte. El general no estaba dispuesto, en modo alguno, a que su permanencia


en la suprema magistratura unipersonal del Estado, se hiciera depender, en
todo caso, de la voluntad del Colegio de Conservadores. Napoleón se oponía a
cualquier diseño político en el que él no tuviera la última palabra, en el que su
voluntad estuviera limitada materialmente (por el texto constitucional) y sus
poderes controlados por otro órgano.

En este sentido, la ingenuidad del abate fue total. Mientras que él opera-
ba con la lógica del constitucionalismo, que es la del control del poder y la de la
garantía de la libertad, el General ansiaba el poder absoluto. De esta forma, el
propósito de Sieyès de poner fin a la Revolución con una Constitución se vio
frustrado. La Revolución concluyó con el establecimiento de un régimen auto-
crático que supuso la negación de todos los principios y valores que Sieyès de-
fendió. No deja de ser paradójico que fuera precisamente Sieyès quien en su
búsqueda de una espada para poner fin a la Revolución, abriera la puerta al
régimen bonapartista.

El abate tardó en comprender la magnitud de su error. Y cuando lo hizo,


tras exponer al general Bonaparte las líneas maestras de su modelo político y 249
recibir una respuesta desdeñosa por las limitaciones impuestas al Gran Elector
(«será una sombra, pero la sombra descarnada de un Rey inoperante»), formuló
estas premonitorias palabras a quien habría de convertirse en primer empera-
dor de los franceses: «Entonces ¿queréis ser Rey?»

De esta forma, y como había ocurrido en 1791 y en 1795, también en


1799 las propuestas del abate fueron rechazadas y pronto cayeron en el olvido.

6. Consideraciones finales

El Tribunal Constitucional defendido por Sieyès nos confirma los ele-


mentos esenciales de su teoría política.

a) En primer lugar, la distinción esencial entre poder constituyente y


poderes constituidos de la que deriva su concepción de la Constitución como
norma jurídica –y no como un mero documento político– y como norma su-
perior a la ley.

b) En segundo lugar, su concepción de la Constitución como un límite


a los poderes constituidos, y de manera singular, al Parlamento.
Javier Tajadura Tejada

c) En tercer lugar, la distinción entre el poder constituyente originario,


titular de la soberanía y autor de la Constitución, que precede al Estado cons-
titucional y no forma parte de él, y el poder constituyente instituido, como po-
der de interpretación y revisión de la Constitución.

Esto nos permite afirmar que Sieyès no fue solo el creador del concepto
de poder constituyente, al que consideró titular de la soberanía (nacional o po-
71
pular ) y asignó la función de elaborar y aprobar la Constitución, sino el pre-
cursor del Estado constitucional como síntesis de los principios de libertad y
democracia. En este sentido, no resulta exagerado concluir, con Pasquino, que
Sieyès fue el inventor de la Constitución en cuanto se planteó el problema de su
normatividad y la necesidad de garantizar su supralegalidad, a través del con-
trol de constitucionalidad de las leyes mediante un órgano específico: el Tribu-
72
nal Constitucional .

El propósito último del abate fue siempre juridificar la Revolución, esto


es, concluirla, y la única forma de hacerlo era institucionalizando el poder cons-
tituyente y evitando su conversión en un estado de insurrección permanente.
250 Para lograr esto, el establecimiento de un órgano de defensa era imprescindible.
Ahora bien, la lógica constitucional defendida por el abate era incompatible
con el principio de soberanía parlamentaria.

La aceptación de un Tribunal Constitucional como el propuesto por


Sieyès exigía, en definitiva, admitir que dentro del Estado constitucional, no
hay soberano alguno, ni el Rey, ni el Parlamento, ni tampoco el pueblo. Que en
el Estado constitucional, todos los poderes están regulados y limitados por la
Constitución. «Los poderes ilimitados [advertía el abate] son un monstruo en
política y un inmenso error por parte del pueblo francés que no debe volver a
cometer en lo sucesivo»73.

71
Me he ocupado de esta cuestión en el marco también de este proyecto de investigación
en J. TAJADURA, «Soberanía nacional y soberanía popular en el lenguaje político de la Revo-
lución Francesa», en Constitución y democracia: ayer y hoy. Libro homenaje a Antonio Torres del
Moral, vol. I, Madrid, Universitas, 2012.
72
P. PASQUINO, Sieyès et l'invention de la Constitution en France, Paris, Odile Jacob,
1998, p. 12.
73
«La soberanía del pueblo no es en absoluto ilimitada, y muchos sistemas predicados y
magnificados no resultan a la postre sino concepciones monacales, funestos planes de re-
El guardián de la Constitución en la obra de E. Sieyès...

El Tribunal Constitucional de Sieyès fue concebido por ello como una


institución contramayoritaria, y defensora de las minorías. El gran publicista
de Fréjus planteó así lo que resultó determinante en la concepción norteameri-
cana sobre el valor de la Constitución: la cuestión de la necesaria protección de
los derechos de las minorías

Ahora bien, como hemos visto, en 1795, la Convención rechazó por


unanimidad estos planteamientos. Thibaudeau –en uno de los debates más
trascendentales de todo el período revolucionario, por sus consecuencias sobre
el constitucionalismo francés y europeo– se opuso a Sieyès. Y la derrota de este
fue absoluta. Se impuso así el principio de soberanía parlamentaria.

El abate de Fréjus fue plenamente consciente de que sin el estableci-


miento de un órgano de defensa de la Constitución, resultaba, y resulta, de
todo punto imposible, garantizar jurídicamente la libertad. Sin embargo, la
Revolución concluyó sin Constitución. Las ideas de Sieyès tardaron más de un
74
siglo en germinar . Hubo que esperar a 1920 a que por obra del insigne jurista
vienés, Hans Kelsen, se establecieran en Europa los primeros tribunales consti-
tucionales (Austria y Checoslovaquia). Y en Francia, hubo que esperar a la 251
Constitución de la V República (1958) para que, aunque fuera tímidamente,
las ideas del abate sobre el guardián de la Constitución encontraran reflejo en el
establecimiento de un Consejo Constitucional.

total más que de república, igualmente nefastos para la libertad». E. SIEYÈS, «Opinión de
Sieyès sobre varios artículos de los Títulos IV...», op. cit., p. 403. El concepto de Re-total es
otro neologismo genial con el que se advierte de los peligros de un régimen democrático no
liberal.
74
En España, Ramón Salas, en sus Lecciones de derecho público constitucional, publicadas
en 1821, al exponer la teoría de la división de poderes, incluye entre ellos un «poder conser-
vador» indudablemente inspirado en los proyectos de Sieyès. R. SALAS, Lecciones de derecho
público constitucional, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales,1982.