You are on page 1of 2

RESUMEN Elías - La sociedad de los individuos

En primer lugar, Elías plantea el problema que significa plantear qué es la sociedad. Aclara que
la formamos todos los hombres, que no se planifica ni se elige, y que permanece porque
muchas personas quieren y hacen algo. También dice que los seres humanos no están atados a
la sociedad por el simple hecho de estarlo, sino porque está en la naturaleza del mismo.

Divide en dos grandes grupos a las teorías sobre cómo estudiar a la sociedad.

La primera posee formaciones histórico - sociales como si estas hubiesen sido bosquejadas,
proyectadas y creadas por una serie de individuos o de entidades. Cuando tiene ante sí
determinada institución social, busca explicarla recurriendo a personalidades que crearon
originalmente dicha institución.

La otra teoría presenta la sociedad como una entidad orgánica supraindividual, que
inevitablemente atraviesa una juventud, una madurez y una vejez, para luego morir. En este
caso, las acciones individuales ocupan el centro de interés y los fenómenos que no pueden ser
explicados según el modelo, desaparecen en cierta medida de su horizonte visual.

También, Elías menciona que existen teorías que tratan al individuo particular como algo
completamente aislado, que busca dilucidar la estructura de sus funciones psíquicas
prescindiendo por completo de sus relaciones con otras personas. De esta forma, la sociedad
aparece simplemente como un amontonamiento de muchos individuos particulares. Esto
genera un problema, porque pareciera que la psicología del individuo y la psicología social
fueran dos disciplinas completamente independientes. Como si hubiese un abismo entre ellas.

Elías no concuerda con esta teoría, diciendo que es innegable que los individuos dan forma a la
sociedad.

Entonces, Elías menciona que el problema con el que nos encontramos cuando intentamos
estudiar la sociedad es que faltan modelos mentales y una visión global mediante la cual se
pueda reflexionar y comprender lo que realmente tenemos ante nosotros día tras día.

Menciona también que en la actualidad, la teoría de la Gestalt sostiene que el un todo es


distinto a la suma de sus partes y que el todo posee regularidades de índole propia que nunca
podrán ser comprendidas partiendo únicamente de la observación de sus partes individuales.

También menciona a una disputa entre dos corrientes que piensan la sociedad. Una considera
que es un medio cuyo fin es el bienestar de los seres humanos particulares. Y la otra, considera
que el ser humano es lo menos importante y que el único fin de la vida individual es el
conjunto social al que el individuo pertenece.

Elías refuta a ambas teorías diciendo que el ser humano individual no es ni menos ni más
importante que la sociedad, ni que tampoco es un fin o un medio. Sino que la relación entre
parte (individuo) y todo (sociedad) no es más que una forma determinada de relación.
Elías también menciona que cada persona particular tiene una función en la sociedad, y que,
de acuerdo con su función, cada persona tiene o tenía unos ingresos y que cada vez que esa
persona sale a la calle lleva con él a su función y a sus ingresos. Explica que la persona no
puede escaparles ni cambiarlos por capricho, ya que desde el momento del nacimiento de la
persona, queda inmersa en un contexto funcional estructurado, al cual debe acomodarse para
poder luego desarrollarse y posteriormente abrirse paso en él.

Explica también que todas las personas están ligadas entre si por un cúmulo de cadenas
invisibles que forman una red de interdependencias, del cual el individuo no puede escapar o
romper.

En resumen, Elías explica que la relación entre individuo y sociedad es singular. No tiene
paralelo en ninguna otra esfera de lo existente. Sin embargo, al observar otras relaciones de
parte-todo podemos ayudarnos considerablemente. Aquí Elías menciona el ejemplo de la casa
y de la melodía. Explica que no es posible comprender una melodía observando cada una de
sus notas en sí misma, sin considerar sus relaciones con las otras notas. Y tampoco la
estructura de la melodía es más que las relaciones entre diferentes notas. Al igual que en el
ejemplo de la casa. Lo que llamamos estructura no es la estructura de cada piedra en
particular, sino la estructura de las relaciones entre cada una de las piedras que forman la
casa. Para entender los fenómenos sociales, es necesario dejar de pensar en sustancias
individuales aislables y empezar a pensar en relaciones y funciones.