Вы находитесь на странице: 1из 9

Formación Permanente.

Curso:

Neuropsicoanálisis.

Un posible campo de convergencia entre las neurociencias y el Psicoanálisis

Profesor Asist. Lic. Lisandro Vales, Mag PNIE.

Trabajo final:

Suceso traumático: abreacción, consolidación y reconsolidación de la memoria.


2

Joaquín Bou
C.I.: 1514.863-9

Montevideo, marzo de 2016.

Este breve trabajo pretende señalar la importancia del tiempo en la consolidación de una
representación traumática y los posibles abordajes para tratar experiencias recientes o lejanas en la
vida del sujeto. Memoria a corto y largo plazo vinculadas a las áreas cerebrales implicadas nos
muestran un mecanismo en el que se puede intervenir y operar para modificar positivamente la
memoria mórbida a largo plazo o interferirla en el corto plazo para modificar su consolidación.
Palabras claves: Abreacción , Sistema límbico, Sueño, Intervención.

Abreacción, consolidación y reconsolidación de huella mnémica.

La Abreacción es la descarga emocional, por medio de la cual un individuo se libera del


afecto ligado al recuerdo de un acontecimiento traumático, lo que evita que éste se convierta en
patógeno o siga siéndolo. La abreacción puede ser provocada en el curso de la psicoterapia,
especialmente bajo hipnosis, dando lugar a una catarsis; pero también puede producirse de forma
espontánea, separada del trauma inicial por un intervalo más o menos prolongado ( Laplanche,
J. & Pontalis, J.-B.,2004, p. 1. Itálica del estudiante).

La Abreacción es el mecanismo normal que permite al individuo reaccionar y operar frente


a un acontecimiento. Si se manifiesta con éxito puede evitar que éste conserve un quantum de
afecto que pulsará por retornar generando síntomas. Para posea un efecto catártico, es preciso que
sea “adecuada”. Puede seguir al acontecimiento con lapso lo bastante breve como para impedir
que su recuerdo se halle cargado de un afecto lo suficientemente intenso para convertirse en
patógeno.
Tal como la expuso en El mecanismo psíquico de los fenómenos histéricos (Freud, S.,
[1893] 1991, T III, p. 25), la ligadura a un recuerdo depende de varios factores: el más importante
3

de ellos es la forma como el sujeto reacciona frente a un determinado acontecimiento. Esta


reacción puede ser refleja, o va a estar mediada por la subjetividad, e ir desde la inmovilidad a la
agresión como respuesta. Si la reacción es lo suficientemente intensa, si la situación puede ser
tramitada con éxito, gran parte del afecto ligado al acontecimiento desaparece. Si esta reacción no
logra manifestarse, y es desalojada, contenida, el afecto persiste ligado a la memoria.
Freud señaló en 1895: “El hombre encuentra en el lenguaje un substitutivo de la acción,
mediante el cual el afecto puede ser derivado por abreacción casi en idéntica forma”. (Freud, S.,
[1895] 1942-1952, T I, p. 87)
El acento puesto en la eficacia de la palabra para la abreacción en la sesión analítica
caracteriza el método catártico.

Hoy las neurociencias dan evidencias de que la información una vez consolidada como
memoria puede cambiar a un estado de plasticidad al ser evocada y operar con ella. Esto habilita
que se pueda intervenir en los procesos de consolidación y reconsolidación en forma inhibitoria.
Así se busca debilitar las conexiones neuronales de la memoria relacionadas con la emoción y la
ansiedad en las cuales puede existir una sobreconsolidación (sobreinvestidura diría el Análisis) de
experiencias emocionales traumáticas. Es en este sentido que interesa al presente trabajo. La
reconsolidación de la memoria episódica a largo plazo, en especial de un trauma vivido, sería
entonces la replasmación de una representación, desalojada o no, actualizada y asociada a una
variación en las conexiones neuronales en el sentido de la cura.

Las áreas cerebrales y su relación con la memoria.

…la consolidación de la memoria no va a ser tomada en el sentido estricto de la


teoría standard de Squire et al de 1984 en la cual se establece que la memoria después de haberse
consolidado pasa a prescindir de la formación hipocampal para el almacenamiento y recuperación
de la información para hacer parte de la corteza prefrontal, sino como un proceso de bioquímico y
molecular en el cual por medio del refuerzo de las conexiones neuronales se consolida la
información para su perduración en el tiempo (Rudy, 2008). La reconsolidación de la memoria por
su parte va a entenderse como el proceso neurológico en el cual la memoria al ser recuperada
requiere de un proceso posterior de síntesis proteica en la medida en la que se puede llegar a perder
el trazo de la memoria y por consiguiente olvidar la información almacenada previamente (Nadel
et al, 2008). (Cote L, 2014, p.4)
4

El Sistema Límbico es un sistema formado por zonas cerebrales que gestionan respuestas
fisiológicas primitivas ante estímulos emocionales. Está relacionado con la memoria, atención,
conducta sexual, emociones. Lo integran el Tálamo, Hipotálamo, Hipocampo, Amígdala, Cuerpo
calloso, Septo y Mesencéfalo. Estas áreas funcionales pertenecen a las capas profundas del
cerebro, el llamado cerebro primitivo, alrededor del cual fueron añadiéndose con la evolución
estructuras neuronales más complejas conformando las zonas corticales. Interacciona muy
velozmente ante una situación de alarma (al parecer sin mediar estructuras cerebrales superiores)
con el sistema endocrino y el sistema nervioso periférico.

El Hipocampo ejerce funciones fundamentales relacionadas con la memoria y la


percepción espacial. Interviene en la formación de recuerdos nuevos a partir de las experiencias.
Cuando se producen lesiones en el Hipocampo, aparecen dificultades serias para formar recuerdos
nuevos. Los recuerdos antiguos permanecen o tardan más tiempo en desaparecer, sugiriendo que
el Hipocampo funciona transfiriendo recuerdos temporales a otras regiones del cerebro para su
almacenamiento como memoria a largo plazo.

La consolidación de la memoria señala Laura Cote, comienza cuando una huella mnémica
de datos dispara un proceso de integración en áreas corticales, proceso en el cual estructuras
arcaicas como el Hipocampo empiezan a perder su rol integrador de información de modo que el
recuerdo de esos eventos no necesariamente activa las redes neuronales hipocampales, sino
directamente proceden desde el sistema sensorial hacia la corteza prefrontal. Larry Squire y su
equipo en 1984 fueron quienes primero teorizaron sobre lo que denominaron “standard model of
systems consolitation”. Propusieron que en la experiencia inicial se establece una interconexión
neuronal que depende tanto en su almacenamiento como en su recuperación de la interconexión
entre áreas neocorticales y el sistema Hipocampal Medial Temporal (HMT). La interacción entre
el sistema HMT y la neocorteza se requiere por un tiempo limitado de tiempo. Al principio el
sistema HMT mantiene todos los elementos que componen la información recibida y la distribuye
a diferentes regiones de la corteza, donde se almacena y propiamente se consolida. Entonces no es
necesaria la utilización del sistema HMT para recuperar la información. (Cote, Laura, 2014)

Relación entre consolidación y tiempo.

En una primera fase la consolidación de la memoria empieza cuando la información


registrada recibida desde el Hipocampo por el Neocortex es reintegrada en una única huella de
5

memoria en el Hipocampo y estructuras relacionadas (región temporal medial). Es decir, el


Hipocampo almacena una huella coherente.

Informacion -» Hipocampo -» Cortex -» Hipocampo

Esto sería una consolidación a corto plazo (segundos o minutos). Durante todo el proceso
de consolidación, la región temporal medial (en especial el Hipocampo) mantiene la consistencia
de la memoria y permite su recuperación. Cuando la consolidación se completa, esta región deja
de intervenir en el mantenimiento y recuperación.

En una segunda fase se inicia el proceso de consolidación a largo plazo: la huella inicial
se transfiere progresivamente desde el Hipocampo a zonas especializadas del Neocortex para un
almacenamiento definitivo. El proceso de consolidación termina cuando la información inicial
queda almacenada en circuitos establecidos del neocortex. A partir de entonces tanto el
almacenamiento como la recuperación dependerán del neocortex.

Este proceso de consolidación a largo plazo comienza con el primer sueño postraumático y
sufrirá la reconsolidación a lo largo de muchos eventos existenciales, por ejemplo de actualización
en transferencia (evocación, repetición, reconstrucción). Esto puede darse a lo largo de toda una
vida.

El sueño.

Hay una etapa profunda del sueño, una etapa regida por una lógica en la que la
temporalidad es la de un escenario paradójico, y que se muestra en una actividad EEG que
recuerda al estado de vigilia debido a una activación cortical por parte de estructuras encefálicas
como la Formación Reticular Ascendente. Hay una desincronización del EEG, que se asemeja a
una situación de vigilia, de alerta. Velayos señala que fue descubierto por Kleitman y Aserinsky,
junto con Dement , en los años cincuenta del siglo pasado. Se observan movimientos oculares
rápidos (Rapid Eye Movements), dependientes de la actividad de estructuras como la formación
reticular pontina. La fase REM constituye un 25 % del sueño total. En el recién nacido constituye
el 50% del tiempo total de sueño. El tiempo de vigilia va aumentando con la edad, cada vez se
duerme menos, y cada vez se llega menos a la fase REM.

Podría ser que el sueño paradójico sea un emergente filogenético, cuando la corteza
cerebral va desarrollándose. De la instauración del sueño REM es responsable el tronco del
encéfalo, concretamente un grupo de neuronas que también descargan en la vigilia (el eje es el
6

núcleo reticular pontino oral, cuyas porciones ventral y paramediana reciben conexiones de
múltiples estructuras relacionadas con el control del ciclo vigilia-sueño), produciendo una
activación de los sistemas colinérgicos (La acetilcolina es un neurotrasmisor ampliamente
distribuido en el sistema nervioso central y particularmente implicado en los circuitos de la
memoria).

En el sueño REM hay entonces una activación del Sistema Reticular Ascendente
(Activador) del tronco del encéfalo y del prosencéfalo basal, estructuras que también están activas
en la vigilia. Estructuras como los núcleos talámicos, que reciben la estimulación sensorial,
quedarían activados, lo que contribuiría a la aparición de las diversas modalidades psicológicas
que aparecen en los sueños. Las estructuras límbicas, tales como la amígdala y la corteza cingular,
también estarían activadas, lo que explicaría los fenómenos afectivos durante esa fase del sueño
Los Ganglios Basales y el Cerebelo, que regulan la motricidad, también activados, explicarían los
movimientos ficticios de los sueños en la fase REM. Están activas cortezas asociativas tales como
las del lobulo parietal inferior y de la corteza occipito temporal, todo lo cual explica las imágenes
visuales de esta fase del sueño. La corteza prefrontal, importante en los procesos mentales, está
inhibida, lo cual puede explicar la falta de lógica en los razonamientos que se experimentan en el
sueño. Las mismas estructuras que son necesarias para la consolidación de la memoria, tales como
el tálamo medial, la amígdala, el hipocampo, las estructuras parahipocampales, la corteza
orbitofrontal y cortezas asociativas monomodales están activas en el sueño REM. (Velayos, J. L. y
col. 2007)

La fase de sueño REM es importante para los procesos de memoria; parece ser que la
consolidación de la memoria y la eliminación cierta información se hace durante la fase REM.

Estos datos nos señalan la importancia del sueño, en especial de su fase REM, por sus
características de vigilia virtual y paradógica vinculado al circuito de consolidación de memoria.

De ahí la importancia de los sueños para el Análisis de memoria consolidada de largo


plazo y, en una perspectiva Cognitiva Conductual, la potencial importancia de intervenir en el
trauma reciente postergando e interfiriendo con estímulos en el sentido de la cura, de tal forma
que el sujeto el trauma logre debilitar la consolidación de una representación puramente patógena.

Intervención. Resumen y conclusiones.


7

La consolidación implica que el Hipocampo y las estructuras relacionadas son necesarios


temporalmente para el almacenamiento, la recuperación y el mantenimiento de la coherencia de la
huella de memoria, pero su contribución va disminuyendo a medida que la consolidación avanza y
dejan de ser necesarias hasta que llega un momento en el que el neocortex puede hacerse cargo
del mantenimiento y la recuperación de la huella de memoria.

En los estados iniciales de su formación la memoria es muy vulnerable a multitud de


variables que la modula y alteran. Hay un lapso en el que la memoria es susceptible al cambio,
pero no se puede establecer exactamente porque es mediado por la subjetividad. Parece claro que
cuanto más antigua es una huella, más consolidada está.

Dos corolarios de implicación clínica.

1) Son de gran importancia los momentos posteriores al registro inicial para la


consolidación, además son los más propicios para los cambios: alteración, en lo posible, de las
huellas traumáticas nuevas. Aquí la intervención debe ser rápida frente a un trauma (psíquico)
reciente, y con el uso de herramientas no propias de Psicoanálisis. Por ejemplo a una víctima de
violación, sin necesidad de revivir el hecho (luego del necesario protocolo forense y profiláctico)
mantenerla en un ambiente de contención, despierta e integrando información que inhiba la
sobreinvestidura de la imagen traumática por interferencia con información que se integre a la
memoria y diluya lo mórbido en la consolidación que se da durante el sueño.

2) Siempre está la posibilidad, y esto confirma lo que el Análisis sabe bien de la


Transferencia y lectura de los sueños, que la evocación actualizada de representaciones mórbidas
pueden ser resignificadas en lo subjetivo y asentadas, reconsolidadas en nuevos circuitos
neuronales.

De tal forma que el anterior esquema se vería así:

Informacion -» Hipocampo (intervención inhibitoria en corto plazo)-» Cortex -»


Hipocampo -»Cortex (evocación, actualización y reconsolidación de memoria) -»Hipocampo

Este esquema pretende mostrar la pertinencia de la intervención inhibitoria de la memoria


a corto plazo para afectar su consolidación en casos traumáticos, y que la evocación de
representaciones mórbidas de memoria de largo plazo abren una instancia en la que dichas
formaciones pueden reconsolidarse en el sentido de la cura.
8
9

Bibliografía.

Cote Laura (2014) Trabajo de grado para optar por el Máster en Psicobiología y
Neurociencias Cognitivas,Universidad Autónoma de Barcelona, Viguera Editores.

Recuperado en Google Académico en Junio de 2016 de:


https://www.researchgate.net/publication/272679384_Consolidacion_y_Reconsolidacion_de_
la_memoria_en_el_proceso_de_aprendizaje_Aportes_clave_para_el_tratamiento_de_psicop
atologias_y_su_aplicacion_en_la_educacion

Freud, S., [1893] 1991, El mecanismo psíquico de los fenómenos histéricos O.C. T III,
Buenos Aires, Amorrortu.

Laplanche, J. & Pontalis, J.-B., 2004, Diccionario de Psicoanalisis, Buenos Aires,Paidós.

Labos, E. y col. (2008). Tratado de Neuropsicología Clínica. Akadia Editorial: B.Aires.

(Cap. 22, Cap. 23, Cap. 24)

Velayos, J. L. y col. (2007)Bases anatómicas del sueño. Departamento de Anatomía.


Facultad de Medicina. Universidad de Navarra. Pamplona.
Recuperado en Google Académico en junio de 2016 de
http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1137-66272007000200002&script=sci_arttext