Вы находитесь на странице: 1из 7

ETAPA PRECONCEPCIONAL

Es el periodo comprendido entre los 15 hasta los 44 años considerados la etapa fértil de la
mujer, en este periodo la capacidad de concebir y la planificación familiar va de la mano, tanto
en la prevención de enfermedades y la capacidad de elegir el número de hijos o la capacidad
de mantener una vida sexual saludable así como el derecho de su libertad reproductiva.

Atención preconcepcional es un grupo de intervenciones y acciones dirigidas a identificar y


modificar los factores de riesgo biológico, hábitos, comportamientos o condiciones sociales
que puedan convertirse en riesgos para la salud de la mujer, para obtener el mejor resultado
posible, se requiere que estos riesgos sean tratados antes del embarazo evitando así aumentar
la morbimortalidad de la mujer, permitiéndola desarrollarse y llevar una vida de calidad.

En Ecuador a partir del año 2013 la principal causa de mortalidad en mujeres a recaído sobre
las patologías gíneco obstétricas debido a varios factores tales como un mal estilo de vida, la
falta de conocimiento de algunas mujeres ya que no reconocen signos y síntomas de alarma
para acercarse al centro de salud más cercano, otro factor puede ser el demográfico debido a
que ciertas mujeres viven en lugares muy lejanos lo cual les impide llevar un control en su
etapa preconcepcional así como en la etapa gestacional, también se puede pensar que en el
Ecuador aún no existe una completa equidad de género por lo cual en ciertos casos las mujeres
no conocen sus derechos y no tienen acceso a la información y a desarrollarse como seres
humanas.

HÁBITOS Y ESTILOS DE VIDA

Actividad física: La realización de ejercicio físico es adecuada y no está contraindicada. Por


regla general, el ejercicio y los deportes son saludables, ya que producen bienestar físico y
psicológico. El ejercicio aeróbico es conveniente durante la gestación para fortalecer los
músculos y activar la circulación venosa.

Nutrición: La futura madre debería conocer su peso habitual y llegar al embarazo con un peso
adecuado a su contextura. La desnutrición durante el embarazo se asocia al nacimiento
prematuro, restricción del crecimiento intrauterino (RCIU), mortalidad perinatal y defectos del
tubo neural. Por otro lado, la obesidad se asocia con diabetes, hipertensión y macrosomía fetal,
la cual también aumenta el riesgo perinatal. Hay evidencia de que el tubo neural ha cerrado, si
bien la recomendación de ingesta de Ácido Fólico se extiende con un margen de seguridad
hasta las 12 semanas para prevención de este grupo de patologías neurológicas. A nivel
individual, se recomienda el uso preconcepcional de: 0,4 mg/día de Ácido Fólico, para prevenir
la ocurrencia de defectos de tubo neural.

Tabaco: El consumo de tabaco materno así como también la exposición al humo de tabaco
ambiental, afectan tanto al feto como a la madre. Las mujeres fumadoras tienen mayor riesgo
de complicaciones obstétricas (placenta previa, aborto, espontáneo, parto prematuro) y
complicaciones del feto y recién nacido (bajo peso al nacer, aumento de la mortalidad
perinatal).

Consumo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol antes del embarazo es desaconsejable.


Durante la gestación, el alcohol debe evitarse en forma absoluta. Se asocia con muerte
intrauterina, restricción en el crecimiento pre y postnatal, bajo peso al nacer, alteraciones del
sistema nervioso central y de la conducta.

Consumo de drogas: Cocaína, heroína, metadona, anfetaminas, marihuana, etc. son drogas
que se asocian con retardo de crecimiento intrauterino y muerte perinatal. Las mujeres que
consumen drogas ilegales deben ser informadas sobre los daños que éstas producen en su
descendencia y su propio organismo.

Fármacos: El uso habitual de fármacos debe ser evaluado, ya que existen sustancias que deben
desaconsejarse por completo en este periodo. Ante la duda sobre el uso o riesgo potencial de
un medicamento

Hábitos laborales y ambientales: La realización de trabajos pesados, la utilización de


productos químicos y solventes orgánicos, y el contacto con material radioactivo deben ser
prohibidos evaluados y bien manejados durante la etapa preconcepcional.

ANTECEDENTES RELEVANTES

Familiares: Enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o hipotiroidismo,


enfermedades hereditarias, cáncer, enfermedades congénitas, retardo mental, recién nacidos
muertos (con malformaciones o no), ceguera, sordera, entre otras.

Obstétricos: Número de embarazos, duración de los embarazos, vía del parto, cesáreas previas,
cirugías ginecológicas o generales previas, abortos, muertes fetales o neonatales, enfermedades
congénitas, peso de los recién nacidos.

Violencia: Se deben pesquisar situaciones de violencia familiar, como factor de riesgo en esta
etapa.

PREVENCIÓN DE INFECCIONES

VIH/SIDA: Es importante conocer el estado serológico de ambos miembros de la pareja,


detectar conductas de riesgo e informar sobre el riesgo de la transmisión vertical. Las mujeres
portadoras de VIH tienen necesidades específicas que deben ser tenidas en cuenta.

Hepatitis B (HB): Los factores de riesgo para Hepatitis B son similares a los de VIH/SIDA.
El riesgo de transmisión perinatal es alto, principalmente en el momento del parto.
Aproximadamente entre el 70% al 80% de los neonatos infectados son portadores crónicos de
antígenos HB.

Toxoplasmosis: La importancia de conocer el estado serológico de la mujer frente a la


Toxoplasmosis antes del embarazo es fundamental, y constituye una de las principales acciones
en esta patología. Se debe solicitar dosaje de IgG por técnica de Inmunofluorescencia o ELISA.

Sífilis: Como toda enfermedad de transmisión sexual, debe solicitársele la prueba de tamizaje
(VDRL) a ella y al compañero sexual. Otras ETS: Se debe investigar al compañero sexual,
igual que en caso de la Sífilis.
Enfermedad de Chagas-Mazza: La prevención es la batalla más importante en la lucha contra
el mal de Chagas. Las principales medidas deben estar orientadas a la vivienda humana y
también la de animales domésticos, como gallineros, palomares, conejeras, cuevas, nidos,
dormideros protegidos de otros animales, etc

Citomegalovirus: Se encuentra en todo el mundo, se relaciona con los virus que causan la
varicela y la mononucleosis infecciosa, se transmite por contacto directo con líquidos
corporales, se transmite al bebe durante el parto frecuentemente provoca pérdida de audición
durante los primeros años de vida

Zika: Causado por la picadura de un mosquito y se cataloga como un arbovirus, el Zika es una
enfermedad viral que puede causar defectos de nacimiento, como la microcefalia, en bebés de
mujeres que contrajeron la enfermedad durante el embarazo.

Infecciones Bucodentales: Debe recomendarse realizar un control bucodental previo al


embarazo. Si existieran caries u otros procesos infecciosos, debe aconsejarse resolverlos
preferentemente antes del embarazo, aunque su resolución durante el mismo no está
contraindicada.

ANÁLISIS BIOQUÍMICOS

Conocer algunos parámetros de laboratorio resulta de suma importancia para diagnosticar o


prevenir patologías: la evaluación del metabolismo del Hierro, de los Hidratos de Carbono, el
funcionamiento renal y hepático, el grupo y factor sanguíneos.

Rutina de laboratorio:

Hemograma, Glucemia, Uremia, Creatininemia, Uricemia, Hepatograma, Orina completa.

Vacunación: Refuerzo de Tétanos y Difteria (Doble Adultos): cada 10 años.

Se deben vacunar todas las personas, pues la enfermedad afecta a los que tienen contacto con
una bacteria a través de una herida, esta vacuna se la administra por vía intramuscular en el
muslo o en el brazo, se la aplica siempre como una dosis de refuerzo cada 10 años. Posterior a
la vacuna puede haber dolor, enrojecimiento, hinchazón en el lugar donde se la aplico, cefalea,
aumento de la temperatura corporal, cansancio.

Rubéola y Paperas (Doble Viral): única dosis, previo estudio serológico negativo. Esperar 30
días antes de buscar un embarazo.

Hepatitis B: Deberá administrarse a los 11 años de edad, o si presenta factores de riesgo.

Antigripal: si presenta factores de riesgo.

ENFERMEDADES CRÓNICAS

Aproximadamente entre el 15% y el 20% de las madres tienen problemas médicos antes del
embarazo que deben ser corregidos o controlados.

Hipertensión crónica: Es una de las complicaciones más frecuentes. Cuando se planea el


embarazo, es el momento de modificar el tratamiento para evitar los efectos teratogénicos de
algunas drogas (ejemplo Enalapril, Losartan). Durante el embarazo se la asocia a preclamsia,
hemorragia cerebral, descompensación cardiaca y falla renal. Se presentan además nacimientos
pre término, restricción del crecimiento intrauterino, alteraciones placentarias y muerte fetal.

Diabetes mellitus: La prevalencia estimada es entre 0,5% a 1,5%. Una forma de reducir la
incidencia de los defectos congénitos es con un control de los niveles de glucosa antes de la
concepción y durante el primer trimestre del embarazo. Para conocer el nivel metabólico es útil
determinar el nivel de Hemoglobina glicosilada, ya que si éste es elevado, indica pobre control
metabólico y alto riesgo de malformaciones congénitas.

Anemia: La prevalencia de anemia (Hb < 12 g/dl) en mujeres en edad fértil, para el área del
Gran Buenos Aires es de 26% y para Tierra del Fuego es de 10%. Se recomienda realizar el
tratamiento acorde al diagnóstico etiológico tanto por deficiencia de hierro como por falta de
Ácido fólico, la Anemia se asocia con bajo peso al nacer y restricción del crecimiento
intrauterino.

Patología uterina: La pesquisa sistemática del carcinoma cervical se hará por el método de
Papanicolau. Las miomatosis importantes, malformaciones uterinas y tumores de ovario deben
ser evaluados y eventualmente tratados.

Carcinoma de mama: Se debe realizar un examen clínico de las mamas y enseñar el auto
examen mamario, el cual es más difícil de aprender durante el embarazo por las modificaciones
que se producen en la glándula. La mamografía como tamizaje no es recomendada antes de los
50 años.

Epilepsia: La medicación anticonvulsivante presenta riesgo teratógeno. Por este motivo, lo


conveniente es la evaluación por un médico neurólogo a fin de evaluar la necesidad y tipo de
medicamento que la paciente requiera. Los medicamentos utilizados para tatar la epilepsia
como el fenobarbital y ácido valproico, estos se asocian con paladar hendido y labio leporino.

Enfermedades tiroideas: Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo deben ser


adecuadamente controlados antes del embarazo, dado que pueden afectar su evolución
(descompensación de la enfermedad materna, afectación fetal).

Enfermedad Renal: En la madre se incrementa la probabilidad de preclamsia, anemia,


hipertensión crónica y de finalización del embarazo por cesárea. En el feto, existe mayor
incidencia de aborto, restricción del crecimiento intrauterino, nacimiento prematuro y muerte

Obesidad: La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible que se


caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el
cuerpo Esta patología aumenta el riesgo de diabetes gestacional, preclamsia y parto obstruido.

Otras enfermedades crónicas: Patologías tales como el Lupus eritematoso sistémico, la


Dermatomiositis o la Miastenia gravis pueden también modificar su evolución durante el
embarazo, así como comprometer gravemente la salud fetal. En estas situaciones es necesario
el trabajo interdisciplinario e informar a la futura gestante sobre los cuidados y posibles riesgos
asociados. Examen físico Debe realizarse una evaluación clínica completa que incluye:
Examen clínico, tensión arterial, peso, talla y examen genito-mamario.