Вы находитесь на странице: 1из 10

1

ESTUDIO DE LA RELACIÓN ENTRE LA APARICIACIÓN DE LESIONES


MUSCULOESQUELÉTICAS EN MÚSICOS INSTRUMENTISTAS Y HÁBITOS DE
ACTIVIDAD FÍSICA Y VIDA DIARIA.

Jorge Juan Viaño Santasmarinas

Universidad de A Coruña. Grupo de Investigación y Promoción de Actividad Física y


Salud del INEF de Galicia (GIPAFS)

RESUMEN
El trabajo que se presenta se corresponde con la fase inicial de una línea de
investigación abierta de actividad física y salud en poblaciones profesionales con
riesgo potencial de sufrir lesiones musculoesqueléticas por repetición. En
consecuencia, y ya que se trata de un tema innovador en el sector de la activad física,
se ha creído necesario presentar los resultados del análisis de la literatura sobre el
problema de estudio con el objetivo de establecer el estado inicial y justificar así la
pertinencia e importancia del mismo. De esta forma, se establecen las bases de una
interesante línea de investigación que esperamos se concrete en programas de
actividad física que prevengan las lesiones musculoesqueléticas en músicos
instrumentistas, tanto estudiantes como profesionales.

P.C.: actividad física, músicos, lesiones musculoesqueléticas, hábitos, prevención

INTRODUCCIÓN
Mineros, dentistas, pintores, jugadores de fútbol o empleados de banca, da lo mismo,
cualquier profesión desempeñada durante muchas horas, día tras día, durante años,
condiciona la forma de vida de la persona; la forma de sentarse, andar, respirar, ver, oír y
pensar. El trabajo diario va modelando al ser humano, le da satisfacciones pero también le
somete al riesgo de sufrir determinadas afecciones.1
Para el desconocedor del mundo de la música y de la vida del músico es difícil hacerse una
idea sobre qué tipo de lesiones, enfermedades o cualquier otro tipo de alteración sufren los
músicos en el desempeño de su labor. Esto no quiere decir, ni mucho menos que éstas
sean escasas, ni en diversidad ni, como en algunos casos, de gravedad.
Así es que, en este trabajo, incluimos aquellas alteraciones o enfermedades que pueden
padecer los músicos con motivo de su actividad: La interpretación musical, ya sea directa
o indirectamente.

CARACTERÍSTICAS DE LA POBLACIÓN: UNA PROFESIÓN SINGULAR


„ Carrera musical: Precocidad en el inicio, gran duración y retiro tardío. (ver Il. 1) Bajan
y col. (Bejjani et al, 1998: 1627) encontraron que un 39,4% empezaban a la edad de
6 años o antes, un 46,5% entre las edades de 7 y 13 años y sólo un 12,7% a la edad
de 13 años o posterior. De tal manera, podemos decir que una abrumadora mayoría
de músicos profesionales empiezan a tocar su primer instrumento mucho tiempo
antes de que haya finalizado el crecimiento de su sistema musculoesquelético.
„ Estrés continuo y competitividad (físico y psíquico).
– programa irregular de audiciones, competiciones e interpretaciones.
– incrementos bruscos en el tiempo o en la intensidad de práctica y cambios en
la técnica (cambio de profesor) o en el instrumento.
– ajuste a las necesidades de un trabajo en concreto o cambio de repertorio
para un recital o un concierto.
– la ansiedad interpretativa (temor a actuar) es la enfermedad más frecuente de
los músicos profesionales (Singer, 1932).
„ Profesionalidad.
– Una lesión supone riesgo de despido.
– Causas secundarias de depresión.
2

–Gastos económicos adicionales (inexistencia de seguros).


–Incluso una lesión leve puede ocasionar impedimentos muy grandes.
„ Exigencias físico-motrices
– Sedentarismo: no hay movilización de grandes grupos musculares, ni a intensidad
cardiorrespiratoria media-elevada
– Los miembros superiores son los más susceptibles de lesión por el mayor uso en la
interpretación de los instrumentos.
– Al mismo tiempo, estas acciones de miembros superiores, implican a la
musculatura tónico-postural del tronco, transmitiéndose a toda la espalda.
– Posturas asimétricas y acciones biomecánicamente incorrectas
– Adaptaciones musculoesqueléticas (acortamiento, debilitamiento, etc.)
– Evolución en el sector musical hacia una producción de volúmenes mayores de
sonido (adaptación de la estructura, volumen y tensión)
– Educación física totalmente desatendida en los conservatorios y planes de estudio
de los mismos.

LA SALUD DEL MÚSICO: LAS ENFERMEDADES MUSCULOESQUELÉTICAS


Destacamos la importancia y relevancia de los problemas musculoesqueléticos ya que,
además de que suponen las lesiones de mayor prevalencia, desde el punto de vista de la
intervención mediante prescripción de ejercicio físico, son las que pueden prevenirse en
mayor medida con la actividad física planteada correcta y coherentemente.
Sin embargo, para no caer en visiones reduccionistas, puesto que el problema de salud de
los músicos no lo es en absoluto, citamos a continuación todos los grupos de enfermedades
identificados en la bibliografía:: musculoesqueléticas, sistema nervioso, columna vertebral,
conducta, nervios periféricos, boca y voz, dientes, piel, audición y órganos internos.
En la literatura actual podemos encontrar una terminología diversificada para referirse a este
tipo de problemas. Hemos intentado realizar una propuesta, basándonos en la definición de
términos específicos y no específicos de Hoppmann (1998) en referencia a ciertas
enfermedades y modificándola para la siguiente clasificación: 2

1) NO ESPECÍFICAS f) Artrosis, artritis


a) Enfermedades musculoesqueléticas g) Traumatismos
relacionadas con la interpretación (Playing- h) Síndromes de atrapamiento nervioso
related musculoskeletal disorders o PRMDs) i) Neuropatía Digital
b) Síndromes de sobreuso o de uso 3. ENFERMEDADES DE ORIGEN NO
excesivo (Overuse syndrom) PROFESIONAL QUE DIFICULTAN
c) Síndromes de mal uso (Misuse a) Artritis reumatoide
Syndrom) b) Desviaciones de columna vertebral
d) Lesión por esfuerzo repetitivo c) Entre otras
(Repetitive Strain Injury o RSI) 4) DISTONÍA O AUSENCIA DE
e) Enfermedad del miembro superior CONTROL SIN DOLOR
relacionada con el trabajo (Work related
Se trata de una contracción mantenida,
upper limb disorder)
indeseada, de un grupo muscular determinado,
2) ESPECÍFICAS en el momento que se le requiere para efectuar
a) Tendinitis, tenosinovitis, peritendinitis. una función específica; en nuestro caso, tocar
b) Roturas tendinosas y ligamentosas un determinado instrumento. Esto, como es
c) Patologías del hombro lógico, entorpece toda la interpretación y abate
i) Síndrome subacromial física y psíquicamente al músico. Por otro lado,
ii) Hombro inestable la fuerza permanece intacta, al igual que la
sensibilidad y los reflejos. (Orozco, L y Solé, J.
d) Patologías del codo
Op cit.: 124.)
i) Epicondilitis y epitrocleitis
e) Inestabilidad articular
3

¿Qué impacto tienen sobre los músicos?


Aunque con diferencia de clasificación en este tipo de lesiones, en lo que sí coinciden
plenamente los expertos es que, entre todos los problemas médicos que sufre esta
población, las enfermedades musculoesqueléticas son las más frecuentemente
manifestadas por los músicos.3 4 5 6 7
Algunos estudios han revelado que una proporción muy alta de músicos (aproximadamente
el 75%) tienen o han tenido problemas de salud de la suficiente importancia como para
afectar a su forma de interpretación, y que las principales patologías están relacionadas con
el síndrome de sobreuso dentro del sistema musculoesquelético.8
Enfermedades musculoesqueléticas vs. NO músculoesqueléticas en músicos
Son pocos los estudios en la literatura que han incluido en sus objetivos el estudiar
comparativamente la prevalencia de problemas no musculoesqueléticos con los
musculoesqueléticos. Sin embargo, en el siguiente estudio de Middlestadt & Fishbein
(1989), a pesar de no cumplir todos los criterios de calidad recomendados (índice de
respuesta baja y mayor proporción de músicos de cuerda), consideramos necesario incluirlo
en cuanto que la muestra es extensa, y así lo han reconocido otros estudios.
Entre músicos de cuerda “la prevalencia más alta de problemas médicos graves [...] está
confinado a las enfermedades musculoesqueléticas, ya que además, los no
musculoesqueléticos son los de menor prevalencia de todos los instrumentos (46%). En
instrumentos que no son de cuerda (teclado, percusión), los problemas de este tipo también
tienen una mayor prevalencia (60%) versus 46%.
Por lo tanto, el porcentaje entre músicos de cuerda y éstos últimos mencionados, es mucho
más alto (66%) que aquel entre músicos de viento (de madera 48%) y de metal (32%).
Al mismo tiempo, el género también es diferenciador, siendo las mujeres las que
demuestran una mayor prevalencia (estadísticamente significativa) de al menos un problema
musculoesquelético grave (70%) en relación a su rendimiento musical comparado con los no
musculoesqueléticos (54%).9
Por otra parte, el grupo de otros instrumentos (teclados, arpa, timbales y percusionistas) que
manifestaron al menos un problema grave fue del 60%. A pesar de la diferencia de
poblaciones con otro estudio, este dato es bastante coherente con otro encontrado10 que
manifiesta que un 59% de una muestra de instrumentistas no de viento manifestaron una
lesión musicalmente relacionada. Dada la diferencia en las poblaciones y en el índice de
respuesta, estas dos estimaciones de prevalencia son notablemente parecidas.
Segundo, el porcentaje más alto de problemas musculoesqueléticos graves entre mujeres
encuentra aquí replicados los resultados en un número de estudios11 como los de la
vulnerabilidad más grande de los músicos de cuerda a problemas musculoesqueléticos.
¿Enfermedades musculoesqueléticas relacionadas con el trabajo, qué son?
El término compuesto “Enfermedades musculoesqueléticas relacionadas con el trabajo,
abreviado en lengua anglosajona como WMSDs, se refiere a:
‰ Enfermedades musculoesqueléticas en las que el trabajo ambiental y la realización de
trabajo contribuye significativamente
‰ Enfermedades musculoesqueléticas que se han hecho peores o más duraderas por las
condiciones laborales
Estos factores de riesgo del lugar de trabajo, junto con las características personales (por
ejemplo, limitaciones físicas o problemas de salud existentes) y factores de la sociedad, se
piensa que contribuyen al desarrollo de WMSDs (Armstrong et al. 1993) También reducen la
productividad laboral o son causa de insatisfacción del trabajador.
Ejemplos comunes son trabajos que requieren esfuerzos repetitivos, vigorosos o esfuerzos
prolongados de las manos; levantamientos frecuentes o pesados, empujones, tirones o
transporte de objetos pesados y posturas incómodas prolongadas. Descripciones que
pueden coincidir muchas de ellas con tareas que realiza un músico, sobre todo profesional.
La vibración y el frío pueden añadir riesgo a estas condiciones de trabajo.
El nivel de riesgo depende de la intensidad, frecuencia y duración de la exposición a estas
condiciones.
4

¿Por qué las WMSDs son un problema?


Existen muchas razones para considerar las WMSDs un problema, entre ellas:
‰ Las WMSDs están entre las lesiones de mayor prevalencia de pérdida de tiempo y
enfermedad en casi toda la industria (Bureau of Labor Statistics, 1995, 1996; National
Safety Council, 1995; Tanaka et al., 1995)
12 13 14 15
‰ Son las enfermedades crónicas más prevalentes en los países desarrollados y
los estudios de población han sugerido que afectan al 20-40% de la población adulta16 17
18 19

‰ Las WMSDs, específicamente aquellas que implican la espalda, están entre los
problemas ocupacionales más costosos (National Safety Council, 1995; Guo et al, 1995)
‰ Las actividades laborales que pueden causar WMSDs abarcan diversos lugares de
trabajo y operaciones laborales.
‰ Las WMSDs pueden causar dolor y sufrimiento entre los trabajadores afligidos.
‰ Las WMSDs pueden disminuir la productividad y la calidad de los productos y servicios.
‰ Debido a que las enfermedades musculoesqueléticas han sido asociadas con las
actividades no laborales (p. ej. deportes) y enfermedades médicas (p. ej., artritis
reumatoide), es difícil determinar la proporción debida solamente a la profesión.
‰ Como dato relevante: La frecuencia de las enfermedades sintomáticas incrementa con la
edad, de tal forma que en una estimación conservadora, estas enfermedades afectan al
menos a un 45% de la población de 65 años o más vieja.
Las enfermedades crónicas fueron encontradas como la causa principal de morbosidad,
incapacidad y razón para recibir cuidados de salud. Su prevalencia fue alta y estuvo
significativamente asociada con dolor relacionado con limitación de actividad.20 En resumen,
el mayor impacto de las enfermedades musculoesqueléticas es atribuible a las
enfermedades crónicas en oposición a las agudas.
Zaza (1998), ya en el ámbito médico-musical, define estas enfermedades como Playing
Related Muskuloskeletal Disorders (PRMDs), defendiendo las percepciones subjetivas de
los músicos como la clave para entender en qué condiciones estamos hablando de una
enfermedad o lesión musculoesquelética que debería ser tratada.

PRMDs “PROBLEMAS NORMALES”


21
1) La interpretación está afectada 1) La interpretación no está afectada
2) Los síntomas son crónicos22 23 2) Los síntomas sólo surgen en un momento
3) Los síntomas son graves24 concreto
4) Los síntomas son atípicos, raros,... 3) Síntomas menores que sanan o
5) Determinados individualmente (personales) 25 desaparecen rápidamente
6) Los síntomas están más allá del control de los 4) Son normales
músicos26 5) Son generales
6) Son síntomas que están dentro del
control del músico

Graduación según la sintomatología


Fry (1986a, 1988) ha diseñado la siguiente escala, utilizada en múltiples investigaciones de
la literatura convirtiéndose en uno de los requisitos de calidad de los estudios relacionados
con las lesiones de sobreuso. Ha sido encontrada útil y fiable, correspondiéndose
adecuadamente con los cinco intervalos graduados que son utilizados por la Commonwealth
Departament for Health, Victorian División.
‰ Grado I: Dolor localizado que se produce al tocar y desaparece al dejar de tocar.
‰ Grado II: Dolor en múltiples localizaciones que se produce al tocar y se asocia con
debilidad y pérdida de control.
‰ Grado III: Dolor en múltiples localizaciones, que se produce al tocar y persiste después
de tocar. Es inducido por otras actividades normales. Se asocia con debilidad y pérdida
de control.
‰ Grado IV: Dolor en múltiples localizaciones inducido por el uso de la mano en todas las
actividades de la vida diaria. Se asocia con debilidad y pérdida de control.
5

‰ Grado V: Dolor severo y constante que impide el uso de la mano en cualquier


circunstancia.27

PERFIL DE RIESGO: FACTORES ETIOLÓGICOS.


Las etiologías de la mayoría de los problemas médicos de los músicos son múltiples
factores de riesgo operando sinérgicamente, no podemos decir que un único factor sea el
responsable de una lesión concreta.28
Clasificación según diferentes factores29 30
Intrínsecos
o Prácticas y hábitos corporales (relacionados con la música)
ƒ Contracciones musculares sostenidas (posturas) 31 32 33
ƒ Movimientos de las manos repetitivos, rápidos y habilidosos
o
Hipermovilidad o laxitud articular 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49
o Antropometría del músico
o Personalidad, estado psicológico50 51 52
o Nivel de condición física 53 54 55
o Nivel de actividad Física (Sedentarismo) 56
o Genética y Género 57
o Dieta
o Edad 58
Extrínsecos
o Técnica (tipo, modificaciones, nuevo profesor, intentar cambiar el sonido
producido). 59
o Hábitos de práctica.
o Duración e intensidad.
o Alteraciones del horario normal.
o Inicio brusco después de un período de inactividad más o menos largo. 60
o Incrementos bruscos en algún parámetro (re-inicio postvacacional) 61 62 63 64
o El instrumento de interpretación en sí 65 66
ƒ La postura adoptada y mantenida en la interpretación, que es condicionada
por el instrumento (aunque en ocasiones se puede adaptar)
ƒ El peso del instrumento, si éste es sostenido sin ningún punto de apoyo
exterior al cuerpo.
ƒ La presión del instrumento en los puntos de contacto con el cuerpo del
músico
ƒ La naturaleza de las repeticiones en la actividad musculoesquelética exigida
para interpretar el instrumento
ƒ Las demandas psicológicas individuales del instrumento (conrol respiratorio)
ƒ El instrumento en sí (exigencias).
• Cambio de instrumento (aumento de peso, tamaño…).
• Alteraciones del mismo (ángulo, descanso del mentón, altura de las
teclas, tensión de las teclas-cuerdas, apoyo de los dedos).
• Número de instrumentos interpretados por el músico. 67
• Repertorio musical (cambio, ensayo para competiciones,...).
• Profesor (cambio, ...). 68
• Programa de ensayos, lecciones.
• Otras actividades (hobbies, otro trabajo, deporte...). 69
El que un músico desarrolle este tipo de lesiones y otro no, depende de la interacción entre
estos dos factores (intrínsecos y extrínsecos). Sin embargo, la literatura está
mayoritariamente de acuerdo en que el factor más frecuente que antecede a una lesión
relacionada con la interpretación es un incremento en el tiempo y en la intensidad de
interpretación70.
6

RESULTADOS
Se presentan a continuación los resultados epidemiológicos que se han encontrado tras el
análisis de la bibliografía. Se presentan resultados generales por cuestiones de espacio.
La incidencia de las lesiones ha sido la siguiente

Tabla 1. Resumen de la incidencia de PRMDs en músicos en términos absolutos


Tipo de lesión Población Dur.-Años Incidencia anual
PRMDs Adultos 3 Media: 8,5 episodios por cada 100
Manchester, 198871 Universitarios (> de 18 años) Rango: 5,5 a 11,5
Manchester, 199172 Ídem 4 Media: 8,75 episodios por cada 100
Rango: 8 a 9,5

Tabla 2. Prevalencia de PRMDs en términos absolutos por edad


TIPO DE EDAD RANGO OTROS ASPECTOS
PREVALENCIA (%)
39 –
Adultos
87,7
Cualquier La exclusión de gravedad leve, o quejas transitorias
gravedad Estudiantes de
anchea el rango de prevalencia y proporciona una más
música de 34 – 62
exacta estimación Sin embargo, sólo 3 de todos los
secundaria
estudios elegidos, excluyeron los síntomas leves.
Adultos73 74 39 – 47
Excluyendo la
gravedad leve Estudiantes
17
secundaria75

CONCLUSIONES
Las conclusiones en cuanto a la incidencia y la prevalencia están limitadas por el
pequeño número de estudios rigurosos disponibles. Aún así podemos concluir que:
‰ Aunque las definiciones variaron en los estudios revisados, todos intentaron medir
problemas de salud musculoesqueléticos atribuidas a la interpretación de un
instrumento.
‰ La prevalencia de PRMDs en músicos es coherente con enfermedades
musculoesqueléticas relacionadas con el trabajo (WRMDs) en otros grupos
ocupacionales.
‰ Es evidente que la prevalencia de enfermedades musculoesqueléticas es alta entre
los trabajadores con tareas repetitivas
‰ Aunque es difícil hacer comparaciones directas entre diferentes poblaciones de
músicos, lo que sí es cierto es que interpretar un instrumento musical tanto de joven
como de adulto, como profesional a tiempo completo, amateur, estudiante o profesor,
puede producir enfermedades musculoesqueléticas debilitantes y dolorosas,
variando en una incidencia entre un 32% y un 78%.76
‰ Las estimaciones de prevalencia sí que parecen ser estadísticamente significativas
en la diferencia entre hombres y mujeres, siendo mayor para éstas últimas en la
mayoría de estudios revisados, tanto en jóvenes estudiantes como en adultos.
‰ Por otra parte, los problemas musculoesqueléticos también está claro que tienen una
mayor prevalencia sobre los miembros superiores y zonas del tronco.
‰ Aunque los números de prevalencia por instrumento han sido útiles, estos datos no
están generalmente expuestos o tratados de una forma conveniente para la
comparación o la síntesis.
‰ Las estimaciones de prevalencia de enfermedades musculoesqueléticas fueron
significativamente más altas en estudios en donde la metodología o la definición de
los resultados fue débil.
‰ Incluir dolores leves y de corta duración resulta en estimaciones infladas de
prevalencia y conclusiones engañosas.
‰ Las estimaciones de prevalencia más exactas y significativas son las derivadas de
rigurosos estudios que excluyen los dolores de carácter leve.
7

‰ La distinción entre quejas leves y quejas transitorias de las enfermedades


musculoesqueléticas es constante en la investigación epidemiológica en medicina
ocupacional. Los músicos distinguen claramente entre PRMDs y dolores leves o
quejas transitorias; lo cual indica que incluso si los investigadores consideran los
síntomas leves como enfermedades musculoesqueléticas, los músicos no lo hacen
así.
‰ Dada la ausencia de criterios estándar para el diagnóstico de enfermedades
musculoesqueléticas y las extensas suposiciones sobre sus síntomas, el uso de
diagnósticos médicos específicos no debería ser necesariamente más seguro o
fiable que el uso de un término complejo (Síndrome de Sobreuso, PRMDs u otro
mencionado anteriormente)
En resumen:
‰ Desde el punto de vista epidemiológico existen claras evidencias de un problema
de salud que afecta a un porcentaje variable de la población estudiada tanto en
incidencia como en prevalencia de lesiones musculoesqueléticas que afectan a la
interpretación musical. Se encuentran diferencias entre género: siendo las mujeres
en relación a los hombres las que demuestran mayor tendencia hacia la lesión; y
entre instrumentos. Este hecho por sí sólo justifica la intervención mediante un
programa de ejercicio físico, que se ha demostrado es beneficioso de cara a mejorar
factores de riesgo que predisponen a dicha población hacia la lesión.
‰ Desde el punto de vista del perfil de riesgo, se han descrito factores de riesgo
entre esta población: el sedentarismo, la composición corporal, el bajo nivel de
condición física, hábitos de práctica y estilos de vida, etcétera. sobre los que se ha
demostrado que el ejercicio físico ejerce un efecto tanto de prevención como de
creador de bienestar.77
‰ Desde el punto de vista profesional, dentro de esta profesión también existen un
conjunto de creencias, prácticas sociales, valores, actitudes que conducen tanto a
una práctica incorrecta como a una visión distorsionada de la actividad musical que
deriva en problemas de salud de los músicos. Por ejemplo, algunos profesores
defendían y defienden el tocar con dolor, casi siempre se centra la actividad
profesional en el resultado y no en el proceso, no existe una cultura de la salud entre
estos profesionales que les eduque sobre temas de condición física, riesgos de
sobreuso, etcétera.
Esta revstemática hubiera sido más consistente si los principales estudios

REFERENCIAS
CARACTERÍSTICAS DE LA POBLACIÓN
Bejjani, F.J.; Kaye, G.M.; Cheu, J.W. (1998) “Performing artists’s occupational disorders and related therapies”.
En Delisa, J.A. (Ed) (1998) Rehabilitation medicine, 3ª Ed. J.B. Lippincott: Philadelphia: 1627.
Smith, D.W. (1989) “Aging and the careers of symphony orchestra musicians” Medical Problems of Performing
Artists, June: 84.
Bejjani, F.J.; Cothier, PH.; Schwartz, M.; Snow, B. (1986) “Hand temperature changes and effect of mood profile
in musicians during performance” En Karwowski (Ed) (1986) Trends in Ergonomics – Human factors
III. Ed. Elsevier Science Publishers B.V. North-Holland.
Charness, M.E. (1992) “Unique upper extremity disorders of musicians”,. En Millender, L.H; Louis, D.S.;
Simmonds, B.P. (1992) Occupational Disorders Of The Upper Extremity. Churchill Livingstone, New
York: 228, 234
Orozco, L. y Solé, J. (1996) Tecnopatías del músico. Ed. Aritza Comunicación: Barcelona: 122, 134.
Mosca, U. (1999) Stretching. Técnicas de estiramiento muscular para aplicaciones clínicas y deportivas. Ed.
Océano Ibis, Barcelona: 35.
RESTO DEL ARTÍCULO

1
Orozco, L. y Solé, J. (1996) Tecnopatías del músico. Ed. Aritza Comunicación: Barcelona: 19.
2
Hoppmann, R.A. (1998) Capítulo 9. Musculoskeletal problems in instumental musicians. En Sataloff, R.T.;
Brandfonbrener, A.G.; Lederman R.J. (Eds.) (1998) Performing Arts Medicine, 2º Ed. Ed. Singular
Publishing Group: San Diergo (London): 213.
3
Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 206
4
Orozco, L. y Solé, J. Op cit.: 16.
8

5
Zaza, C. (1998) “Playing-related musculoskeletal disorders in musicians: a systematic review of incidence and
prevalence” Canadian Medical Association. April 21, 158 (8): 1021-1022.
6
Lockwood, A.H. (1988) “Medical problems in secondary school-aged musicians” Medical Problems of
Performing Artists, Dec 3 (4): 129.
7
Grieco, A. et al. (1989) “Muscular effort and musculo-skeletal disorders in piano students: electromyogra-phic,
clinical and preventive aspects” Ergonomics, 32 (7): 697-716.
8
Roset-Llobet, J; Rosinés-Cubells D.; Saló-Orfila J.M. (2000) “Identification of risk factors for musicians in
Catalonia (Spain)” Medical Problems of Performing Artists, nº 15: 167.
9
Middlestadt, S.E.; Fishbein, M. (1989) Op cit.: 47.
10
Caldron, P.H. et al (1986) “A survey of musculoskeletal problemas encoutered in high-level musicians” Medical
Problems of Performing Artists, 1: 136-139. Citado por Middlestadt, S.E.; Fishbein, M. (1989) “The
prevalence of severe musculoskeletal problems among male and female symphony orchestra string
players”. Medical Problems of Performing Artists, Mar 4 (1): 47
11
Manchester, R.A. (1988) “The incidence of hand problems in music students”. Medical Problems of Performing
Artists, nº 3: pp. 15-18
12
Badley, E.M; Rasooly, I.; Webster, G.K. (1994) “Relative importance of musculoskeletal disorders as a cause of
chronic health problems, disability and health care utilization: findings from the 1990 Ontario Health
Survey” J Rheumatol, 21: 505-514. Citado por Badley, E.M; Webster, G.K.; Rasooly, I. (1995)
“Population impact of musculoskeletal disorders” Journal of Rheumatology, 22: 733.
13
Adams, P.F.; Benson, V. (1992) “Current estimates from the National Health Interview Survey, 1991. Vital
Health Stat (10), 184: 1-232. Citado por Badley, E.M; Webster, G.K.; Rasooly, I. (1995) “Population
impact of musculoskeletal disorders” Journal of Rheumatology, 22: 733..
14
Badley, E.M; Thompson, R.P.; Wood, P.H.N. (1978) “The prevalence and severity of major disabling conditions
a a reappraisal of the government social survey on the handicapped and impaired in Great Britain” Int J
Epidemiol, 7: 145.151. Citado por Badley, E.M; Webster, G.K.; Rasooly, I. (1995) “Population impact of
musculoskeletal disorders” Journal of Rheumatology, 22: 733.
15
Health and Welfare Canada, ed: The Health of Canadians: Report of the Canada Health Survey Report.
Ottawa: Minister of Supply and Services Canada, 1981. Citado por Badley, E.M; Webster, G.K.;
Rasooly, I. (1995) “Population impact of musculoskeletal disorders” Journal of Rheumatology, 22: 733.
16
Badley, E.M.; Tennant, A. (1992) “Changing profile of joint disorders with age: Findings from a postal survey of
the population of Calderdale, West Yorkshire, United Kingdom” Ann Rheum Dis, 51: 366-371. Citado
por Badley, E.M; Webster, G.K.; Rasooly, I. (1995) “Population impact of musculoskeletal disorders”
Journal of Rheumatology, 22: 733.
17
Castles, I. (1991) 1989-90 National Health Survey: Summary of Results, Australia. Canberra: Australian Bureau
of Statistics.
18
Lee, P.; Helewa, A.; Smythe, H.A.; Bombardier, C. Goldsmith, C.H. (1985) “Epidemiology of musculoskeletal
disorders (complaints) and related disability in Canada” J Rheumatol, 12: 1169-1173. Citado por
Badley, E.M; Webster, G.K.; Rasooly, I. (1995) “Population impact of musculoskeletal disorders”
Journal of Rheumatology, 22: 733.
19
Cunningham, L.S.; Kelsey, J.L. (1984) “Epidemiology of musculoskeletal impairments and associated disability”
Am J Public Health, 74: 574-579. Citado por Badley, E.M. et al. (1995) Op cit.: 733.
20
Badley, E.M; Webster, G.K.; Rasooly, I. (1995) “Population impact of musculoskeletal disorders” Journal of
Rheumatology, 22: 733.
21
Zaza, C.; Charles, C; Muszynski, A. (1998) The meaning of playing-related musculoeskeltal disorders to
classical musicians. Analysis Working Paper. McMaster University Centre for Health Economics and
Policy: Hamilton (Ontario): 13
22
Knishkowy, B; Lederman, R.J. (1983) “Instrumental musicians with upper extremity disorders: A follow-up
study” Med Prob Performing Artists, 1: 85-89. Citado por Hoppmann, R.A.; Patrone, N.A. Op cit. 118.
23
Hochberg, F.H. et al (1983) “Hand difficulties among musicians” JAMA, 249: 1869-1972. Citado por Hoppmann,
R.A.; Patrone, N.A. Op cit. 118.
24
Zaza, C.; Charles, C; Muszynski, A. (1998) Op cit.: 14
25
Zaza, C.; Charles, C; Muszynski, A. (1998) Op cit.: 14
26
Sen, J. (1991) Op cit.: Internet
27
Fry, H.J.H.; Ross, P.; Rutherford, M. (1988) “Music related overuse in secondary schools” Medical Problems of
Performing Artists, Dec 3 (4): 133.
28
Brandfonbrener, A.L. (1998) The etiologies of medical problems in performing artists. Chapter 2. En Sataloff,
R.T.; Brandfonbrener, A.G.; Lederman R.J. (Eds.) (1998) Performing Arts Medicine, 2º Ed. Ed.
Singular Publishing Group: San Diergo (London): 23.
29
Hochberg F.J.; Lederman, R.J. (1990) Op Cit.: 1800. Modificado.
30
Charness, M.E. (1992) Op Cit.: 236
31
Colombini et al. (1985) Buscar
32
Kroemer et al. (1985) Buscar
33
Peyron, J.G. (1984) “Epidemiology of osteoartritis” En Moskowitz, R.W. et al (1984) Osteoarthritis: Diagnosis
and management. Philadelphia, Ed. Saunders. 9-27. Sataloff, R.T.; Brandfonbrener, A.G.; Lederman
R.J. (Eds.) (1998) Performing Arts Medicine, 2º Ed. Ed. Singular Publishing Group: San Diergo
(London): 23.
9

34
Biro, F.; Gewanter, H.L.; Baum, J. (1983) “The hipermobility síndrome” Pediatrics, 72: 701-706. Citado por
Larsson, L., et al. (1993) “Benefits and disadvantages of joint hypermobility among musicians” The
New England Journal of Medicine, Vol 329 (15): 1079.
35
Larsson, L., et al. (1993) “Benefits and disadvantages of joint hypermobility among musicians” The New
England Journal of Medicine, Vol 329 (15): 1079.
36
Buscar esta referencia en el capítulo 9 de Performing Artists Medicine. Referencia 53 del capítulo.
37
Grahame, R. (1993) “Joint hypermobility and the performing musicians” The New England Journal of Medicine,
329 (15): 1120
38
Hoppman, R.A. (1998) Capítulo 9. Musculoskeletal problems in instumental musicians. En Sataloff, R.T.;
Brandfonbrener, A.G.; Lederman R.J. (Eds.) (1998) Performing Arts Medicine, 2º Ed. Ed. Singular
Publishing Group: San Diergo (London): 221.
39
Bird, H.A.; Barton, L. (1993) “Joint hyperlaxity and its long-term effects on joints” J R Soc Health, 113: 327-329.
Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 221.
40
Beighton, P.; Solomon, L. Soskoine, C. (1973) “Articular mobility in an African population” Ann Rheum Dis, 32:
413-418. Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 221.
41
Biro, F.; Gewanter, H.; Baum, J. (1983) “The hypermobility syndrome” Pediatrics, 72: 701. Citado por
Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 222.
42
Gedalia, A.; Press, J. (1991) “Articular symptoms in hypermobile schooldchildren: a prospective study” J
Pediatr.119: 944-946. Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 222.
43
Gedalia, A.; Brewer, E.J. (1993) “Joint hypermobility in pediatric practice – a review” J Rheumatol, 20: 371-
374. Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 222.
44
Westling, L.; Mattiasson, A. (1992) “General joint hypermobility and temporomandibular joint derangement in
adolescents” Ann Rheum Dis, 51: 87-90” Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 223.
45
Bejjani, F.J.; Stuchin, S.; Winchester, R. (1984) “ Effect of joint laxity on musician’s occupational disorders
[abstract]” Clin Res, 32: 660A. Citado por Bejjani, F.J. Kaye, F.M.; Benham, M. (1996)
“Musculoskeletal and neuromuscular conditions of instrumental musicians” Arch Phys Med Rehabil, 77:
409.
46
Larsson, L-G.; et al (1993) Op cit. Baum, J.; Mudholkar, G.S. (1987) “Hypermobility: features and differential
incidence between the sexes” Arthritis Rheum, 30: 1426-1430. Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op
cit.: 223.
47
Brandfonbrener, A.G. (1990) “Joint laxity in instrumental musicians” Med Probl Perform Art, 5: 117-119. Citado
por Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 223.
48
Patrone, N.A.; Hoppmann, R.A.; Whaley, J.; et al (1988) “Benign hypermobility in a flutist” Med Probl Perform
Art, 3: 158-161. Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 223.
49
Larsson, L-G; Mudholkar, G.S.; Baum, J.; Srivastava, D.K. (1995) “Benefits and liabilities of hypermobility in the
back pain disorders of industrial workers” J Intern Med, 238: 461-467. Citado por Hoppman, R.A.
(1998) Op cit.: 224.
50
Brandfonbrener, A.L. (1998) Op cit: 22
51
Middlestadt, S.E.; Fishbein, M. (1988) “Health and occupational correlates of perceived stress in symphony
orchestra musicians” J Occup Med, 30: 687-692. Citado por Brandfonbrener, A.L. (1998) Op cit.: 25.
52
Brandfonbrener, A.L. (1998) Op cit: 25
53
Orozco, L. y Solé, J. (1996) Op cit.: 137.
54
Winspur, I.; Parry, W. (1997) Op cit.: 436.
55
?? (1980) “Mortality of symphony conductors” Stat Bull, Oct-Dec. Citado por Brandfonbrener, A.L. (1998) Op
Cit.: 23. En Sataloff, R.T.; Brandfonbrener, A.G.; Lederman R.J. (Eds.) (1998) Performing Arts
Medicine, 2º Ed. Ed. Singular Publishing Group: San Diergo (London)
56
Orozco, L. y Solé, J. (1996) Op cit.: 134.
57
Fry, H.J.H. (1987) “Prevalence of overuse (injury) syndrome in Australian music schools” British Journal of
Industrial Medicine, 44: 39.
58
Brandfonbrener, A.L. (1998) Op cit: 23
59
Sen, J. (1991) Op cit.: Internet.
60
Brandfonbrener, A.L. (1998) Op cit: 22
61
Fry, H.J.H. (1987) “Prevalence of overuse (injury) syndrome in Australian music schools” British Journal of
Industrial Medicine, 44: 35-40. Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 208.
62
Fry, H.J.H. (1986b) “Overuse syndrome of the upper limb in musicians”, Medical Journal of Australia, 144 (7):
182-185. Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 208.
63
Newmark, J.; Lederman, R. (1987) “Practice doesn’t necessarily make perfect: incidence of overuse syndromes
in amateur instrumentalists” Med Probl Perform Art, 2: 142-144. Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op
cit.: 208.
64
Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 208.
65
Brandfonbrener, A.L. (1998) Op cit: 26
66
Ibid: 21
67
Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 208.
68
Brandfonbrener, A.L. (1998) Op cit: 22
69
Dawson, W.J. (1995) “experience with hand and upper-extremity problems in 1.000 instrumental musicians”
Med Probl Perform Art, 10: 128-133. Citado por Hoppman, R.A. (1998) Op cit.: 208.
10

70
Charness, M.E. Op Cit.: 235.
71
Manchester, R.A. Op cit.: 17.
72
Manchester, R.A.; Flieder, D. (1991) “Further observations on the epidemiology of hand injuries in music
students”. Medical Problems of Performing Artists, Mar; 6 (1): 11-14.
73
Zaza, C.; Farewell, V.T. (1997) “Musician’s playing-related musculoskletal disorders: an examination of risk
factors” Am J Ind Med, 32: 292-300. Citado por Zaza, C. (1998) Op cit. 1022.
74
Pratt, R.R.; Jessop, S.G.; Niemann, B.K. (1992) “Performance-related disorders among music majors at
Brigham Young University” International Journal of Arts Medicine, Spring 1 (2): 7-20. Citado por Zaza,
C. (1998) Op cit.: 1022.
75
Lockwood, A.H. (1988) “Medical problems in secondary school-aged musicians” Medical Problems of
Performing Artists, Dec 3 (4): 129-132. Citado por Zaza, C. (1998) Op cit. 1022.
76
Brandfonbrener, A.L. (1998) The etiologies of medical problems in performing artists. Chapter 2. En Sataloff,
R.T.; Brandfonbrener, A.G.; Lederman R.J. (Eds.) (1998) Performing Arts Medicine, 2º Ed. Ed.
Singular Publishing Group: San Diergo (London): 19.
77
Apuntes de II Curso de Postgrado en Actividad Física y Salud. Profesor José Devís Devís. 2001-2002