Вы находитесь на странице: 1из 2

TEMA: CLASIFICACIÓN DE LOS MINERALES

MARCO TEÓRICO:
Los minerales se distinguen por diversas propiedades químicas y físicas. Diferencias en la
composición química y en la estructura cristalina distinguen varias especies, y estas propiedades,
a su vez, están influidas por el entorno geológico de la formación del mineral. Cambios en la
temperatura, la presión, o en la composición del núcleo de una masa de roca causan cambios
en sus minerales.
Los minerales pueden ser descritos por varias propiedades físicas que se relacionan con su
estructura química y composición. Las características más comunes que los identifican son la
estructura cristalina y el hábito, la dureza, el lustre, la diafanidad, el color, el rayado,
la tenacidad, la exfoliación, la fractura, la partición y la densidad relativa. Otras pruebas más
específicas para la caracterización de ciertos minerales son el magnetismo, el sabor o el olor,
la radioactividad y la reacción a los ácidos fuertes.
La clasificación mineral se basa en la composición química y en la estructura interna, las cuales
en conjunto representan la esencia de un mineral y determinan sus propiedades físicas. De
acuerdo con la composición química, los minerales se dividen en clases según el anión o grupo
aniónico dominante, por ejemplo, los óxidos, los haluros, los sulfuros y los silicatos, entre otros.
Los minerales poseen el mismo anión o grupo aniónico dominante en su composición, por eso
tienen semejanzas familiares y características más clara y fuertemente marcadas que aquellas
que comparten los minerales que poseen el mismo catión dominante. Ejemplo de ello son los
carbonatos, ya que estos se parecen más entre sí que los minerales de cobre.

Los minerales relacionados por el dominio del mismo anión tienden a presentarse juntos en el
mismo lugar o en yacimientos geológicos semejantes; por ejemplo, los sulfuros generalmente
se presentan en asociaciones próximas a depósitos del tipo de vetas o reemplazamiento,
mientras que los silicatos forman la mayor parte de las rocas de la corteza terrestre.
Es importante destacar que la química sola no es suficiente para caracterizar adecuadamente
un mineral. Para una apreciación compleja de la naturaleza de los minerales y para la
determinación de las estructuras internas se necesita el uso de los Rayos X. Los
llamados principios cristaloquímicos fueron utilizados por W.L. Bragg y V. M. Goldschmidt para
los minerales silicatados, a los cuales se les dividió parcialmente en subclases sobre la base de
la composición química y principalmente en función de la estructura interna.

Dentro de la clase de los silicatos, por lo tanto, existen silicatos a láminas y en cadenas que son
subclases, basadas en la disposición estructural de los tetraedros de SiO2. Estos principios
estructurales, en combinación con la composición química, proporcionan una clasificación
lógica.

En base a este esquema se tiene la siguiente clasificación:


o Elementos nativos
o Sulfuros
o Sulfosales
o Óxidos e hidróxidos
o Haluros
o Carbonatos, nitratos y boratos
o Sulfatos y cromatos
o Volframatos y molibdatos
o Fosfatos, arseniatos y vanadatos
o Silicatos