Вы находитесь на странице: 1из 1

EVOLUCIÓN JURÁSICO - CRETÁCICA DE LA CORDILLERA REAL Y EL BLOQUE

AMOTAPE.

Al norte de la Cordillera de los Andes entre las latitudes 1°N – 4°S, se ubica la Cordillera Real la cual
presenta grupos litológicos de edad Paleozoico – Cretácico; se proponen dos periodos de acreción, uno
durante el Triásico conocido como evento “Moromoro -Tres Lagunas” mientras el otro periodo de acreción
es conocido como evento “Peltetec” que se generó durante el cretácico inferior, posteriormente se plantea
durante el cretácico superior la acreción del terreno alóctono Piñón – Pallatanga siendo este el evento
tectono-metamorfico más importante de la formación de la Cordillera Occidental.

Un cinturón de rocas metamórficas forman la Cordillera Real, estas rocas corresponden a terrenos alóctonos
y autóctonos, separados por grandes sistemas de fallas regionales

En la parte occidental de la cordillera real se ubica el terreno Guamote de edad Jurásico inferior – Cretácico
inferior, que constituye una secuencia marina clástica con aportes de cuarzo azul provenientes del granitoide
Tres lagunas.

El terreno Alao del Jurásico se interpreta como un relicto de un arco de islas, está formado de rocas
desarrolladas en un ambiente de subducción, con un melange oolítico, la cuenca de ante arco Maguazo y
una cuenca tras arco conocida como unidad meta sedimentaria el Pan.

El terreno Loja formado por una faja metamórfica que se extiende por la cordillera real, se caracteriza por
la cerrada asociación entre los meta sedimentos de la unidad Chiguinda-Agoyan del Paleozoico y los
granitoides de la unidad tres lagunas del triásico.

La unidad Chiguinda aflora al sur de la cordillera real formada por rocas metamorfoseadas que incluyen
cuarcita y filias negras. La unidad Agoyan es considerada como el equivalente de alto grado metamórfico
de la unidad Chiguinda.

El terreno Salado contiene a la unidad Upano la cual es equivalente a la unidad Misahualli, al oeste del
terreno se localiza el granito de azafrán.

El batolito de Abitagua es un monzogranito que intruye en los volcánicos de Misahualli. El batolito de


Zamora está formado por dioritas-granodioritas.

El intrusivo Ulba representa una parte del magmatismo Jurásico – Cretácico de la cordillera real. Los
terrenos alóctonos y autóctonos de la cordillera real colisionaron con el borde noroccidental de Sudamérica,
este evento tectono- metamórfico se lo conoce como evento “Peltetec”.

Se proponen tres periodos de enfriamiento en la cordillera, durante, (65-55) M.a, (43-30) M.a, (15-9) M.a;
el primer y segundo periodo los atribuyen a la acreción de los terrenos Pallatanga y Macuchi.

El evento de acreción del terreno Piñón-Pallatanga podría tener una gran influencia en la evolución de las
rocas de la Cordillera Real como en la cinemática rotacional cretácica del bloque Amotape.

BIBLIOGRAFIA

Reyes,P. “DISCUSIÓN SOBRE LA EVOLUCIÓN JURÁSICO–CRETÁCICA DE LA CORDILLERA


REAL Y EL BLOQUE AMOTAPE”; Departamento de Geología, Escuela Politécnica Nacional.