Вы находитесь на странице: 1из 24

íen una luz orientadora del juez yde ¡OS

e tengan que interpretar o apnear ¡as


"lÓN I n. . Id
2. DEFlle.
con claridad yexactitud el Significado de
Por definir en d mos el señalar
en relación con los principios del Derecho del trabajo
una palabra, sin embarten eo 9 ,vodemos
hablar con propiedad de unadeflnrcrón de
nos encontra.mos que no p
S puras en la doct r i n a encontramos diversas detflnICI ones, qmzás
1 autores V ’ existen. " por ello que pasaremos
ts a c"l ar a gun as de ¡as
tlïitasmismo como
más conocidas para luego presentar la nuestra.
PLÁ RODRÍGUEZ define los principios del Derecho del Traoajo, diciendo
que son “lineas directrices que informan algunas normas e inspiran directa o
indirectamente una serie de soluciones por lo que pueden servrr para'promover
yencauzar la aprobación de nuevas normas, orientar la interpretacron de las
existentes y resolver los casos no previstos”53.
DE DIEGO dando un concepto de lo que l ama los principios generales
del Derecho del Trabajo nos dice que “se denomina asi a las reglas o pautas
inmutables que rigen la materia yque tienen porfin salvaguardar la dignidad
del trabajador y protegerlo de los eventuales abusos del empleador, además
de preservar la unidad sistemática yorientar al intérprete como al legislador
dentro de una rama especif ca”54
VASQUEZVIALARD por su lado nos dice
. . ue “constituyen dire cctivas
inspiran el sent i do de las que
nor mas laborales, de acuerdo
los que se dan en a criterios distintos a
otras r amas jurídicas. Aquellas
fundamentales Operan a modo de líneas
e informadoras que i n spi r an
Sirven, ya no solo para. la sanción en forma directa soluciones
sino que
norma t a mbi é n para la interpretación
ypara la resolución de los casos”55. de la
CAPÓN FILAS, citando
, . . a ALONSO GARc'
aquellas lineas directrices lA, nos dice ue l ' n' '
o postulados n
que inspiran ecl sentq OS plos las normas
‘ _ a regulación ido pnnbl
de SO
criterios distintos de l ' V
de los (¡un as relac'ones Laborales COn arTGQIO a
ras ramas del derecho”56.
normas de carácter laboral, amén de servir de fuente de inspiración directa o
indirecta en la solucion de conflictos, sea mediante la interpretación, aplicación
ointegración normativa”57.
Por mi parte me atrevo a definir los principios del Derecho del Trabajo como
aquellos conceptos de naturaleza general que inspiran yorientan la creación,
lainter retac/ón yla ap/ic ción de las normas laborales,
En consecuencia, podemos concluir que los principios del Derecho del
Trabajo cumplen una triple misión:
a) Informativa: pues, sirven de fuente de inspiración al legislador al
momento de elaborar las normas jurídicas en materia de trabajo.
b) Normativa: ya que cumplen un papel de fuente supletoria ante los
vacíos o deficiencias de Ia legislación.
c) Interpretativa: actúan como un criterio orientador para quien pretenda
interpretar las normas laborales.
3. CLASIFCACIÓN
Al igual que en la manera de definir, la doctrina es amplia en la manera
eclasificar los principios del Derecho del Trabajo; sin embargo, de estas cla-
si caciones la que mayor aceptación mantiene hasta la actualidad es aquella
que distingue entre principios políticos yprincipios jurídicos.
Los principios políticos constituyen postulados de carácter programático
hacia cuyo alcance debe orientarse e esfuerzo normativo en un pais yen un
momento determinado. Por lo general, estos principios se encuentran consa-
grados en la Consti ución.
Los principios jurídicos constituyen criterios de carácter formal ysignifi-
cación general, aplicables en cualquier circunstancia de tiempo ylugar.
Estos principios no hacen referencia a beneficio alguno en concreto, sino
que tienen una significación muy general yamplia, que se extiende a todo el
Derecho Laboral.
4- RECEPCIÓN NORMATIVA DE LOS PRINCIPIOS
Sobre la conveniencia o no de la recepción normativa de los principios
del Derecho del Trabajo, la doctrina tampoco es uniforme, existiendo discusión
sobre la conveniencia o no de ella.
VÁSQUEZ VIALARD desde una posición contraria aconsiderar en las nor-
mas legales los principios, opina lo siguiente: “Los principios del Derecho del
57
GAfiClA TOMA, “Losflprincipios del derecho del trabajo en la doctrina del Tribunal Consti ucio-
nal en Derechos labora/es, derechos pensionarios yjusticia consti ucional, ll Segundo Congreso
Nacronal de la Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo yde la Seguridad Social, Lima. 2006. p. 982.
JAVItR AKLVHLV nui
por “norma” deberá entenderse tanto a la Consti ución como a los tratados
leyes, decretos legislativos, decretos leyes, decretos supremos, reglamentos,
ytoda otra disposición de naturaleza legal.
El inciso 3) del articulo 269 de nuestra Consti ución considera entre los
principios a respetar en toda relación laboral, la “interpretacrón favorable al
trabajador en caso de duda insalvable sobre el sentido de una norma”.
Se desprende con claridad del texto consti ucional, que esta regla se apli-
cará cuando existan dudas e caracter insalvable sobre los diversos sentidos de
una norma, pero nunca lo será cuando la duda esté referida a hechos, caso en
elcual se deberá absolver al demandado de la pretensión iniciada en su contra.
MA CENARO explica el concepto de duda insalvable diciendo que estas
dudas “no pueden ser resueltas por los sistemas propios de la hermeneutica
interpretativa. Por lo tanto no se trata de que ante la mínima duda se busque
una interpretación favorable al trabajador, sino como último mecanismo otam-
bien mecanismo de cier e”6‘.
6.2. Regla dela norma más favorable
A diferencia del in dubio pro oper rio, la regla de la norma más favorable
no se refiere a la interpretación de normas sino a su aplicación. Según esta
regla en caso de existir normas divergentes aplicables a una misma situación
jurídico-laboral, el juez debe aplicar la que
reconozca mayores beneficios o
derechos al trabajador.
NEVES, siguiendo a MARTÍN VALVERDE, entiende que esta regla engloba
dos supuestos distintos: la contradic ión yla divergencia, los que explica ma-
gistralmente en los terminos siguientes:
“Atendiendo al tipo de normas confrontadas, debemos diferenciar, a su vez,
el origen yámbito de ellas. De un lado, el origen puede ser internacional
(como el tratado), estatal (como la ley y el reglamento), profesional (como
el convenio colectivo yel reglamento interno de trabajo) o social (como la
costumbre). De otro lado, el ámbito puede ser general o especial (uno de
alcance mayor que el otro, por ejemplo, internacional respecto de nacional,
nacional res ecto de regional, o de rama de actividad respecto de empresa).
Pues bien, solo si el origen y el ámbito son iguales hay una contradic ión
entre las normas. Por ejemplo, si la colisión se produce entre dos leyes
especiales (que regulan hipotéticamente la edad de jubilación de los traba-
jadores de la actividad minera). En el caso de que haya coincidencia en uno
de los elementos pero discordancia en el otro (origen igual yámbito distinto.
por ejemplo) o de que ambos sean distintos (origen yámbito a la vez). se
61 MARCENARO FRERS, Ricardo. El trabajo enla nueva Consti ución, Cultural Cuzco, Lima, 1995, p. 157.
CAPÍTULO
n». v. . qu-WM .- ,W. «rw-"fi
88
“'ï los PR'l ‘il ’lfli llfil nrnrni lnlll rn Illl in
TRATADO DE DERE'Í HC) LABl ,ikAl ,I'¡JEREC llO "¿UP/il r/«i, ¿‘E
WMV.. .-_ _.— -_—. w — v
produce divergencia. Por ejemplo, una concur encia entre una ley general
yuna especial, en el primer caso. o una ley general yun convenio colectivo
de empresa, en el segundo.
Esto nos l eva al segundo factor mencionado al inicio: los efectos de la
concur encia. En el supuesto de la contradic ión, la discrepancia entre las
normas conduce ala eliminación de una de ellas y, por tanto. a la supresión
del propio conflicto. En el de la divergencia, en cambio, l eva solo a la inapli-
cación de una de las normas para el caso concreto, pero la deja subsistente
en el ordenamiento. Por esto el autor citado al comienzo, considera que el
conflicto en sentido estricto equivale a la divergencia y con esta acepción
lo vamos a trabajar en este punto.
La contradic ión es, mas bien una vía de derogación o modif cación de una
norma por otra (...). El conflicto se produce, pues, cuando dos o más normas
regulan simultáneamente el mismo hecho, de modo incompatible entre si. En
tal hipótesis, el problema central es el de selección de la norma aplicable:
cuál se escoge y por quem.
Una inter ogante que surge en la aplicación de esta regla es la referente
al respeto al principio de jerarquía de normas, THAYER ARTEAGA y NOVOA
FUENZALIDA, la responden en los términos siguientes: “en el caso de haber
más de una norma aplicable, debe optarse por aquella que sea más favorable,
aunque no sea la que hubiese cor espondido de acuerdo a los criterios clasicos
sobre jerarquía de las normas”63.
MARTÍNEZ VIVOT admitiendo que no se respete el principio de jerarquía en
el Derecho del Trabajo como sí ocurre en el derecho común, nos dice: “En este,
el valor de una norma viene determinado solo por su rango formal ysu escala
respectiva. En cambio, en el derecho del trabajo desaparece dicho axioma,
para aplicar la norma más favorable, sin que necesariamente esta sea la que
tenga el rango formal más alto precisamente, sino la que contenga mayores
beneficios para los trabajadores. Desde luego que debe agregarse siempre que
resulte, además, compatible con la naturaleza y mod a l i d a d e s de la actividad,
o no contradiga una disposición de orden público general, contenida en una
norma que responda a una fuente de grado superior, generalmente sancionada
en interés de la comunidad”64.
Por mi parte, discrepo de los autores citados, pues, partiendo del principio
de supremacía consti ucional, consagrado en el artículo 519 de la Consti ución
de 1993, yde la opinión que una norma invalida por su forma de producción
62 NEVES MUJICA, Javier, “El princrpio de la norma mas favorable", en Los pn‘ncipios del derecho del
trabajo en el derecho peruano. Libro Homenaje al Profesor Américo Plá Rodriguez, Sociedad Peruana
de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Lima, 2004, pp. 63-64.
63 THAYER ARTEAGA, Wil iam y Patricio NOVOA FUENZALIDA, Manual de derecho del trabajo, Editorial
Juridica de Chile, Santiago. 1980, T. ll (Derecho indiwdual del trabajo), p. 25.
64 MARTÍNEZ VIVOT, Elementos del derecho del trabajo yde la seguridad social, cit., p. 73.
lNSTlTUTO PACiFiCO
Í
JAVIER AREVALO VE LA
o que no respete el principio de jerarquía, no debe ser aplicada, aun ,u
pueda reconocer mayores derechos a los trabajadores. “ ando
6.3. Regla dela condición más beneficiosa
La condición más beneficiosa establece que la aplicación de nue‘,as
normas debe hacerse sin disminuir los derechos del trabajador preexistentes
pues, todo cambio debe ser en beneficio de la parte laboral yno en su perjum'
Al respecto, BOZA PRO nos dice lo siguiente: “el principio dela condicion
más beneficiosa supone la conservación de las mejores ventajas o derechos
alcanzados por un evento anterior frente a otro posterior que pretende su eli.
minación o sustitución peyorativa”65.
La aplicación de esta regla puede contemplar varios supuestos: conser.
vación e condiciones de origen unilateral, contractual, convencional ylegal.
Tratándose e condiciones cuyo origen sea la decisión unilateral del em-
pleador o el contrato individual de trabajo, resulta procedente su modif cación
mediante acuerdo directo entre e empleador y el trabajador, pudiendo esta
modif cación tener incluso carácter peyorativo, siempre que la misma sea pro-
ducto del acuerdo de las partes tomado libremente.
Tratándose de condiciones que se originan en una convención colectiva
considero que una posterior convención puede mcdif carlas e incluso dejarlas
sin efecto aun en desmedro de la parte laboral.
Finalmente, tratándose de derechos nacidos de una norma legal, resulta
de plena aplicación la teoria de los hechos cumplidos, recogida en elarticulo
1039 de la Consti ución, por lo que las nuevas condiciones que establezca la
norma legal serán de aplicación inmediata, debiendo en el futuro regularse las
relaciones jurídicas antiguas por la nueva normatividad.
6.4. El principio protector en lajurisprudencia consti ucional
Respecto a la regla del ¡n dub/o pro operario la jurisprudencia más impot-
tante del Tribunal Consti ucional, ha sostenido lo siguiente:
a) Expediente N.9 013-20 2-AI/TC, seguido en acción de inconsti ucio-
nalidad por el Colegio de Abogados del Callao contra los articulos
39, 49 y69 de la Ley N.‘-’ 27433, resuelto con fecha 13 de marzo de
2003, en su fundamento 4 el Tribunal Consti ucional ha sostenido lo
siguiente:
65 BOZA PRO, Fundamentosdel derecho del trabajo, cit.. p. 111_
-., M_,- -mrwñ__mw
l
n- ¿Mi-MM.
TRATADO DE DERECHO LABORAL / DERECHO INDIVIDUAL DEL TRABAJC
....-mw-.._.w_._..——....-.. ...._. Mu ......__., -,___

“4. (...) el referido inciso 3) del articulo 26Q de Ia Constitución, (...) no


reconoce directamente derecho constitucional alguno. Se trata, ma‘s
bien, de un criterio de interpretación utilizable en materia laboral, cuya
aplicación se encuentra supeditada a que, en una norma legal. exista
i;
una ‘duda insalvable’ sobre su sentido. En pocas palabras, de un criterio
I
de interpretación cuya aplicación corresponde al operador jurídico”.

b) El Expediente N.°- 008-2005-PI/TC, Lima, seguido por Juan Jose’ Go-


rriti y otros en el proceso de inconstitucionalidad contra la Ley Marco
del Empleo Público, resuelto el 12 de agosto de 2005, el Tribunal
Constitucional ha sostenido Io siguiente: 2‘31
“c.3.1 . Indubio pro operario
21. Hace referencia a la traslación de la vieja regla del derecho
romano ¡ndubio pro reo. Nuestra Constitución exige la interpre-
tación favorable al trabajador en caso de duda insalvable sobre
el sentido de una norma, vale decir que se acredite que a pesar
de los aportes de las fuentes de interpretación, la norma deviene
indubitablemente en un contenido incierto e indeterminado.

La noción de duda insalvable debe ser entendida como aquella


que no puede ser resuelta por medio de la técnica hermene'utica.

El principio ¡ndubio pro operario sera’ aplicable cuando exista un


problema de asignación de significado de los alcances y conte-
nido de una norma. Ergo, nace de un conflicto de interpretación,
mas no de integración normativa. La noción de “norma” abarca
a la misma Constitución, los tratados, leyes, los reglamentos, los
convenios colectivos de trabajo, los contratos de trabajo, etc.

Pasco Cosmo’polis precisa que la aplicación de este principio


debe ajustarse a los siguientes dos requisitos:

Existencia de una duda insalvable o inexpugnable.


Respeto a la ratio jUfÍS de la norma objeto de interpretación
(para tal efecto, el aplicador del derecho debera asignarle
un sentido concordante y compatible con la razón de esta).

El Tribunal Constitucional considera que la aplicación del referido


principio está sujeta a las cuatro consideraciones siguientes:

Existencia de una norma ¡uridica que, como consecuencia


del proceso de interpretación, ofrece varios sentidos.

lmposibilidad lógico-axiológica de dirimir esta “duda mediante


la utilización de cualquier método de interpretación admitido
como va'lido por el ordenamiento nacional

Obligación de adoptar como sentido normativo a aquél que


ofrece mayores beneficios al trabajador.

PACÍFICOMW
lNSl’lTUTO
> —>«-
4

Y
JAVIER AREVALO VELA

.
- imposibilidad del operador de integrar. la norma, ya
principio no se refiere a suplir la voluntad de éste guest
v ¡noa
adjudicarle el sentido más favorable al trabajado“

7. EL PRINCIPIO DE IGUALDAD

Este principio, introducido por el maestro AMÉRICO PLA' en la tercera edu


ción de su obra Los principios del derecho del trabajo, considera que no sen"
admisibles diferencias que coloquen a un trabajador en situación de inferioridad
o menos favorable que el conjunto de los demás.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos prescribe que no
pueden establecerse tratos desiguales entre trabajadores que se encuentren
en idénticas condiciones laborales, por razones de sexo, religión, raza, nado.
nalidad, edad, estado civil o por cualquier otro motivo de carácter reprochable.
Sobre este principio, PLÁ nos dice lo siguiente:

“El principio de igualdad encierra la idea de la equiparación, que es una


fuente de conflictos y problemas; desnaturaliza el carácter mínimo de las
normas laborales y lleva a impedir el otorgamiento de mejoras y beneficios
que podrian existir.
Por otra parte, el principio de la igualdad ha sido recogido en normas, que
condicionan la aplicación del criterio a ciertos limites y requisitos.

De esa manera, el legislador puede establecer el alcance preciso que quiso


dar a la norma. Donde existen normas expresas no se necesita recurrira
los principios“?

En el Peru’, el principio de igualdad ha sido consagrado por nuestra


Constitución, tanto de una manera general en el inciso 2) del artículo 2°-, que
reconoce el derecho de toda persona “A la igualdad ante la ley"; como de
una manera especial, en el inciso 1) del artículo 26-°, el cual dispone que en
la relación laboral se respetará el principio de “igualdad de oportunidades
sin discriminación”.
Comentando la concepción de PLÁ sobre el principio de no discriminación.
MORGADO nos hace las precisiones siguientes:

“De este concepto inicial se concluye que no toda diferenciación es dis—


criminatoria: solo tienen tal carácter las que ‘colocan a un trabajador 9“
una situación inferior o más desfavorable que el conjunto’, siempre que
ellas no tengan una razón válida o legitima. En consecuencia hay dife'
renciaciones no discriminatorias, sea porque no colocan al trabajadora”

55 PLA RODRÍGUEZ, Los principios del derecho del traba/o, CIL, p. 415
TRATADO DE DERECHO LABORAL I DERL'kHO INDNIDUAL DEL TRABAJO

una posición inferior o ma’s desfavorable, como es el caso de las llama-


das discriminaciones o acciones positivas, o tienen una razón va’lida o
legitima, como es el caso de las que se basan en criterios de idoneidad
profesional, por ejemplo.

Teniendo presente estos criterios creo conveniente destacar que discriminar


comprende dos conceptos cercanos pero no sinónimos: de una parte significa
reconocer la existencia de diferencias, y de otra parte equivale a constituir
diferencias. En el primer caso, se reconoce algo existente que permite ser
distinguido como separado de Io general; en el segundo caso, se crea una
diferenciación que no existe, dividiendo Io que inicialmente es u’nico. En
otros te'rminos, al discriminar se discierne reconociendo como separado o
diferente lo que ya tiene esa naturaleza. o se separa y diferencia lo que en
esencia no tiene tal carácter.
En ambos casos se presenta un trato diferenciado de las situaciones pre-
existentes o creadas. Tal trato puede conducir al establecimiento de ventajas
o desventajas que favorecen o perjudican a los sujetos de esas situaciones.
En ocasiones ese trato puede obedecer a prejuicios en Ia constatación de
los elementos que caracterizan a cada situación diferente.

La discriminación, entonces, envuelve tanto el reconocimiento o constatación


de diferencias como la creación de ellas. De tal reconocimiento o creación
pueden surgir concepciones, tratamientos y políticas que revelan la existencia
de parcialidades o prejuicios que, tratándose de grupos minoritarios, suelen
alcanzar niveles preocupantes.

En ese contexto, discriminar se interrelaciona con distinguir y diferenciar.


Esos tres conceptos traducen percepciones de situaciones objetivamente
existentes, o revelan intenciones diferenciadoras que favorecen o perjudican
a sus destinatarios. En el primer caso, ellas se fundamentan en el reconoci-
miento delo diverso, de Io que resulta de la calidad de ser diferente, distinto.
En el segundo caso, esas diferenciaciones conducen a dividir Io que conforma
un todo unido, separándolo en partes distintas que. incluso, pueden ser o
llegar a ser divergentes. contradictorias.

Al aplicar estos conceptos al mundo de lo laboral, la voz discriminación se


asocia a dar arbitrariamente a una o ma's personas o colectivo humano,
un trato no solo distinto sino que desfavorable en relación con el conjunto
de referencia. Tal connotación se refuerza en el tránsito de la expresión
‘discriminacio’n positiva’ a las de ‘accio'n positiva’ y ‘accio’n afirmativa‘, que
reservan el uso de la palabra discriminación a las situaciones de tratamientos
desmejorados a uno o más miembros del grupo.
Adicionalmente cabe evocar que la discriminación asume dos categorias:
directa e indirecta. Es directa la encaminada derechamente al objetivo
de provocar situaciones desventajosas e inferiores a las posibilitadas a
los dema’s. Es indirecta original o principalmente dirigida a provocar esas
situaciones, conduce a ellas, les da cabida o, sin pretenderlo, las origina.
También se discrimina indirectamente cuando una disposición o práctica
válidamente aplicada a todos los miembros de un colectivo, de hecho cons-

msriruro PACÍFICO
JAVIER ARÉVALO VELA
M——m« — 7, .

tituye un tratamiento desigual y perjudicial Para Persona? <tue Se encuemran


en situaciones —o tienen características- que en la practica las tornan en
sujetos de discriminaciones.
Lo anteriormente expuesto permite confirmar plenamente lo postulado por
Pla’ al atribuir una connotación discriminatoria a las diferenciaciones qUe
crean situaciones de inferioridad o desventaja, srn basamentos válidos m-
Iegítimos”67.

7.1. El principio de no discriminación en la jurisprudencia constitu-


cional

a) La Primera Sala del Tribunal Constitucional al resolver con fecha 31


de marzo de 2004 el Expediente N.—0 2510-2002-AA/TC, Lambaye-
que, seguido por Jose’ Andrés Ruiz Vásquez y otros, ha señalado lo
siguiente:

“2. Si bien es cierto que los demandantes alegan que se ha violado


el derecho constitucional a Ia igualdad, es necesario señalar, como
ya Io ha sostenido este Tribunal en reiterada jurisprudencia, que la
igualdad se encuentra resguardada cuando se acredita la existencia
de los dos requisitos siguientes: a) paridad, uniformidad y exactitud de
otorgamiento o reconocimiento de derechos ante hechos, supuestos
o acontecimientos semejantes, y b) paridad, uniformidad y exactitud
de trato o relación intersubjetiva para las personas sujetas a idénticas
circunstancias y condiciones. En buena cuenta, la igualdad se configura
como un derecho fundamental de la persona a no sufrir discriminacion
jurídica alguna; esto es, a no ser tratada de manera dispar respecto a
quienes se encuentren en una misma situación, salvo que exista una
justificación objetiva y razonable para esa diferencia de trato.

3. La primera condición para que un trato desigual sea admisible, es la


desigualdad de los supuestos de hecho. Es decir, implica la existencia
de sucesos espacial y temporalmente localizados que poseen rasgos
especificos e intransferibles que hacen que una relación jurídica sea
de un determinado tipo, y no de otro”.

b) El pleno del Tribunal Constitucional al resolver con fecha 12 de agosto


de 2005, el Expediente N.-o 008-2005-Pl/TC, Lima, seguido por Juan
José Gorriti y otros al respecto ha señalado lo siguiente:

67 MORGADO VALENZUELA, Emilio, “Reflexiones iniciales acerca de la recepción del principio de no


discn'minacio’n en el Convenio N.° 111 sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958", 9", ws
princrp'ios del derecho del trabajo en el derecho peruano. Libro Homenaje al Profesor Américo Pla
drig’uez, Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo y de la Segundad Som-8|, Uma 2004, pp. 525'52

. M_._MH—______V-M 'í/Ílr‘.

r CAPÍTI llñ lll ln» .._, - -. ¡A ñCi ¡“(ABNV


TRATADO DE DERECHO LABORAL DE“! liO NDl‘v'lDUAl DEL TRABAJO

“c.3.2.) La igualdad de oportunidades

22. Hace referencia a la regla de no discriminación en materia labo-


ral. En puridad, plantea la plasmacio’n de la isonomia en el trato
previsto implícitamente en el inciso 2) del articulo 29 de la Cons-
titucio’n; el cual especificamente hace referencia a la igualdad
ante la ley.

c.3.3.) Referencia a la regla de no discriminación en materia laboral

23. Esta regla de igualdad asegura, en lo relativo a los derechos


laborales, la igualdad de oportunidades de acceso al empleo.

Tal como se ha precisado anteriormente, Ia isonomia entre las


personas se manifiesta en dos planos: La igualdad ante la ley
y la igualdad de trato (en este caso aplicable al ámbito de las
actividades laborales).
La igualdad ante la ley obliga a que el Estado asuma una deter-
minada conducta al momento de legislar o de impartir justicia.
Al respecto, el artículo 103g de la Constitución compromete al
Estado a no dictar leyes por razón de las personas, sino por la
naturaleza de las cosas. El artículo 22°— de Ia Ley Organica del
Poder Judicial exige a dicho ente no apartarse de sus precedentes
judiciales, salvo que existan razones justificadas para ello; y el
artículo VII del Titulo Preliminar del Código Procesal Constitucio-
nal, prescribe que el Tribunal Constitucional solo podrá apartarse
de sus precedentes vinculantes cuando exprese los fundamentos
de hecho y derecho que sustenten la sentencia y las razones del
apartamiento del precedente jurisprudencial.
La igualdad de oportunidades —en estricto, igualdad de trato-
obliga a que la conducta ya sea del Estado o los particulares, en
relación a las actividades laborales, no genere una diferenciación
no razonable y, por ende, arbitraria.
En ese sentido, Ia discriminación en materia laboral aparece
cuando se afecta al trabajador en sus caracteristicas innatas
como ser humano (lo propio y privativo de la especie), o cuando
se vulnera la cláusula de no discriminación prevista por la Cons-
titucio’n.

Miguel Rodriguez Piñeiro y Mejía Fernandez López [Igualdad y


discriminación. Madrid, Tecnos, 1986, p. 47) exponen que para
establecer si una conducta en una empresa es discriminatoria o
una diferenciación es razonable, es necesario precisar cuándo
dos situaciones reales son equiparables y cuando sus similitudes
predominan sobre sus diferencias.

La discriminación en materia laboral, strictu sensu, se acredita


por los dos tipos de acciones siguientes:

lNSTlTUTO PAcinco 9:"


JAVIER AREVALO VELA

Poraccio'n directa: la conducta del empleador forja Una d.

l
basada en una razón inconstitucional. En esta hlpo'tesl's '
vención y el efecto perseguibles se fundamentan en un, .amg Ier.
una decisión carente de razonabilidad y proporcionandadJu'Clr)y
Tal el caso de la negación de acceso al empleo derivad
a de ¡a
opción politica o sexual del postulante, por la concesm-n
yores beneficios a unos trabajadores sobre otros_ po, s de illa.
condición de no afiliados a una organización sindical, el u mera
dBSpid
por el solo hecho del ejercicio de las actividades sindicales o
i Etc,
Por acción indirecta: la conducta del empleador forja un
a dis,
tinción basada en una discrecionalidad antojadiza y VehamSa
revestida con la apariencia de “lo constitucional”, cuya intencion,»
efecto perseguible, empero, son intrínsecamente discriminatorio;
para uno o ma’s trabajadores.

Tal el caso, por ejemplo, de las reglas de evaluación Iab0lal


sobre la base de exigencia de conocimientos no vinculados con
la actividad laboral del o los trabajadores.

Dichas acciones, proscritas por la Constitución, pueden darse


en las condiciones o circunstancias siguientes:
Acto de diferenciación arbitraria al momento de postulara aceptacion a futuri
un empleo. En materia i
Acto de diferenciación arbitraria durante la relación laboral
(formación y capacitación laboral, promociones, otorgamiento
de beneficios, etc).
Mediante la Ley N.-° 26772, modificada por la Ley NP 27270. se
regulan los actos de discriminación, tanto en el acceso al empleo
como en el trato dentro de una relación laboral.
En ese contexto, se proscribe la utilización de criterios de se-
lección que carezcan de una justificación objetiva y razonable;
la adhesión a criterios de selección simultáneamente distintos.
cuando las situaciones de postulación son idénticas; amén de
tratos diferenciados basado en motivos de raza, sexo, religión.
opinión, origen social, etc."

8. EL PRINCIPIO DE IRRENUNCIABILIDAD

El principio de irrenunciabilidad niega validez juridica a todo acto del "3'


parador que implique una renuncia a sus derechos laborales, constituyendo
una limitación a la autonomia de la voluntad. Este principio busca evitar que
el trabajador urgido por la necesidad de conseguir o continuar con un empleo!
acepte la Imposición por parte del empleador de determinadas condicion"5
lesrvas a sus derechos laborales, haciendo ilusoria la protección que la Ieg'sla
TRATADO DE DERECHO LABORAL /' DERECHO lNDlVlDUAL DEL TRABAJO

ción laboral le concede. Esta protección también se extiende a los trabajadores


cuyo vinculo se ha extinguido.
La doctrina acepta casi unánimemente que el principio de irrenunciabilidad
solo protege al trabajador no pudiendo favorecer también al empleador.
Nuestra legislación reconoce el principio de irrenunciabilidad a nivel cons-
titucional, cuando el inciso 2) del artículo 269 de nuestra Carta Magna establece
que en la relación laboral se respeta, entre otros principios, el “Carácter irre-
nunciable de los derechos reconocidos por la Constitución y la ley”.
Es necesan'o destacar que el principio de irrenunciabilidad, opera siempre que
exista una decisión expresa del trabajador de abandonar un derecho através una
decisión unilateral, sea por desconocimiento o por falta de capacidad negociadora.
En cuanto a que’ derechos pueden ser renunciados por los trabajadores, algu-
nos autores consideran que ningu’n derecho laboral puede ser objeto de renuncia,
sin embargo, creo que esta posición es inaceptable, pues, si bien es evidente
que los derechos derivados de normas legales o convencionales no pueden ser
renunciados, sí cabe que el trabajador formule renuncia a derechos cuya fuente
es el acuerdo privado con el empleador, un ejemplo de ello seria el caso de la
de pÜSÍUlara aceptación a futuro de la reducción de remuneraciones admitida por la Ley N.°— 9463.
En materia de Derecho Colectivo del Trabajo, el tema de la irrenunciabi-
ación labora; lidad de derechos adquiere otro cariz de discusión. Al respecto, FERRO nos
otorgarm'enr... dice lo siguiente:

“La irrenunciabilidad opera respecto de los derechos de los cuales el traba—


q .9 27270. se jador es titular. Esos derechos pueden tener por fuente a la ley o al convenio
¿so al empiec- colectivo. En ambos casos operará el principio, pero solo respecto de aquellos
derechos de naturaleza indisponible por el trabajador. A su vez, el convenio
colectivo no podra’ contener renuncia a beneficios de carácter legal, pero
podrá renunciar a derechos provenientes de convenios colectivos previos. No
obstante, cabe evaluar si el sindicato solo podrá renunciar a derechos cuya
fuente es el convenio colectivo y no así a aquellos que tienen por origen el
contrato individual de trabajo o la costumbre, lo que ciertamente corresponde
a un tema controversial.

La cuestión nos conduce al debate sobre la teoria de la modernidad o la


teoria de la incorporación respecto a los efectos del convenio colectivo. Por
la primera, el convenio colectivo rige desde fuera a los contratos individua-
les de trabajo y en tal virtud, una vez que el convenio pierde vigencia, deja
de incidir en el contrato de trabajo, de la misma forma en que las normas
jurídicas dejan de aplicarse cuando por su derogación dejan de tener re-
levancia juridica, la teoría de la incorporación propone que las cláusulas
normativas del convenio colectivo se incorporan al contrato individual de
trabajo, de manera que la posterior derogación del convenio no afecta el
contrato de trabajo en razón que los beneficios establecidos han pasado a
integrar el patrimonio del trabajador. Asi, de operar una sucesion peyorativa

W“ “wtmrmw-._—-—_»W _. ———__._.. m“ . _m ..
iNsrnuto PACÍFICO
JAVIER AREVALO VELA
Md >Ï" ‘ "‘*—»»‘\

de convenios colectivos resultará de aplicación el principio de condición más


beneficiosa, conforme al cual subsistira’ el benehCIo respecto del trabajado,
que ya venia gozando de los mismos.
La opción preferentemente adoptada por la doctrina es Ia de la teoría de ia
modernidad, reconociendo asi un amplio margen al ejercicio de la autono.
mia colectiva. Si el principio de la irrenunciabilidad opera en salvaguarda
del trabajador en razón de su distinta capacidad de negociación frente al
empleador, este desequilibrio no se reproduce en la relación entre esteyej
sindicato. De ahi de la confrontación entre la teoria de la incorporación con
el principio de autonomia colectiva se prefiera al segundo, privilegia’ndose
con ello el derecho dela organización sindical a gozar de plena libertad para
establecer las estipulaciones que las circunstancias hagan aconsejable en
un determinado contexto, entre las que se incluye la de extinguir un convenio
colectivo, reemplazar al anterior o disponer de los beneficios preexistentes.
amplia’ndolos, reducie’ndolos o suprimie’ndolos.

De ello resulta que la negociación colectiva pueda válidamente acordar


convenios ¡n peíus, habida cuenta que es consustancial a la libertad sindical
que el sindicato cuente con capacidad para influir en la superación de las
situaciones económicas adversas que puedan estar afectando al centro de
trabajo o poniendo en riesgo su continuidad. Es claro que dicha capacidad
quedaria mediatizada si solo incidiera respecto de los contratos de trabajo
del nuevo personal que ingrese a prestar servicios a la empresa luego de
celebrado el convenio, dejando inco’lumes los beneficios aplicables al resto de
trabajadores, lo que operaria de optarse por la teoria de la incorporación”?

8.1. Jurisprudencia constitucional

El principio de irrenunciabilidad ha sido recogido por la jurisprudencia


del Tribunal Constitucional en diversos fallos, entre los que cabe resaltar los
siguientes:
a) El Pleno del Tribunal Constitucional al resolver con fecha 17 de abril
de 2006 el Expediente N.°- 4635-2004-AA/TC, Tacna. seguido por el
Sindicato de Trabajadores de Toquepala y Anexos, consideró que:

“23. EI articulo 269, inciso 2Q de la Constitución dispone que en la


relación laboral se debe respetar el cara’cter irrenunciable de los dele'
chos reconocidos por la Constitución y la ley. Al respecto, este mismo
Colegiado ha establecido que el principio en cuestión:

Hace referencia a la regla de no revocabilidad e irrenunciabilidad de


los derechos reconocidos al trabajador por la Constitución y la leY- A,
respecto, es preciso considerar que también tienen la condición de

68 FERRO DELGADO, Victor, “El principio de irrenunciabilidad en la interpretación constitucional", en LÏ


principios del derecho del trabajo en el derecho peruano. Libro Homenaje al Profesor Ame’n'CO P
dng’uez, Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad socj'aj Uma! 2004, pp. 113'“ 4.

“Www M

CAPÍTULO lll: LOS PRINClPlOS DEL DERECHO DE


/l.\

Ü RN: 5‘
TRAÏADO DE DERECHO LABOR/RL / DFQtïCHO ll."l)i".'ll)UAl DEL l\.9'ït'."i‘a_"»

i
irrenunciables los derechos reconocidos por los tratados de Derechos
Humanos, toda vez que estos constituyen el estándar minimo de dere-
chos que los Estados se obligan a garantizar a sus ciudadanos (...)".

b) El pleno del Tribunal Constitucional al resolver con fecha 12 de agosto


de 2005, el Expediente N.°— 008-2005-PI/TC, Lima, seguido por Juan
José Gorriti y otros estableció:

“c. 3. 4) La irrenunciabilidad de derechos

24. Hace referencia a la regla de no revocabilidad e irrenunciabilidad


de los derechos reconocidos al trabajador por la Constitución y
la ley. Al respecto, es preciso considerar que también tienen la
condición de irrenunciables los derechos reconocidos por los
tratados de Derechos Humanos, toda vez que estos constituyen
el esta’ndar minimo de derechos que los Estados se obligan a
garantizar a sus ciudadanos [Remotti Carbonell, José Carlos:
La Corte Interamericana de Derechos Humanos, Estructura,
funcionamiento y jurisprudencia, Barcelona, instituto Europeo
de Derecho, 2003, p. 18].

En ese sentido, de conformidad con lo establecido en el artículo


V del Título Preliminar del Código Civil, la renuncia a dichos
derechos seria nula y sin efecto legal alguno.
Así, conforme se desprende de lo previsto en el inciso 2) del ar-
tículo 26.9 de Ia Constitución, la irrenunciabilidad solo alcanza a
aquellos “(...) derechos reconocidos por la Constitución y la ley".

No cubre, pues, a aquellos provenientes de la convención colec-


tiva de trabajo o la costumbre.

Por otro lado, debe precisarse que un derecho de naturaleza


laboral puede provenir de una norma dispositiva o taxativa. En
ese contexto, la irrenunciabilidad es solo operativa en el caso de
la segunda.

La norma dispositiva es aquella que opera solo cuando no existe


manifestación de voluntad o cuando esta se expresa con ausencia
de claridad. El Estado las hace valer únicamente por defecto u
omisión en la expresión de voluntad de los sujetos de la relación
laboral.

Las normas dispositivas se caracterizan por suplir o interpretar


una voluntad no declarada o precisar y aclararla por defecto de
manifestación; y por otorgar a los sujetos de una relación laboral
la atribución de regulación con pleno albedrío dentro del marco
de la Constitución y la ley.

Ante este tipo de modalidad normativa, el trabajador puede


libremente decidir sobre la conveniencia, o no, de ejercitar total
o parcialmente un derecho de naturaleza individual.

lNSTflUTO mcinco CJ
JH
JAVlER ARÉVALO VELA
‘ ‘\..*

Al respecto, puede citarse el caso del derecho a Va


contemplado en el Decreto Legislativo N.—° 713, en donde S
tablece que el trabajador tiene derecho a treinta dias nan" .
de descanso remunerado al año y, dentro de ese contextoales
la prerrogativa de la voluntad establecida en dicha nOrma Por
puede disponer hasta de quince dias para continuar prest'andsle
servicios a su empleador, a cambio de una compensación exo
traordinaria. Por ende, tiene la capacidad autodeterminativade.
decidir un “canje” sobre aquello.

En cambio, la norma taxativa es aquella que ordena y disponesin


tomar en cuenta la voluntad de los sujetos de la relación laboral
En ese a'mbito, el trabajador no puede “despojarse”, permujar
o renunciar a los beneficios, facultades o atribuciones que le
concede la norma.

Javier Neves Mujica [Introducción al derecho laboral. Lima: Fondo


Editorial de la PUCP, 2003, p. 103] manifiesta que el principio
de irrenunciabilidad de derechos es justamente el que prohibe
que los actos de disposición del trabajador, como titular de un
derecho, recaigan sobre normas taxativas, y sanciona con la
invalidez la transgresión de esta pauta basilar.

La irrenunciabilidad de los derechos laborales provieneyse


sujeta al ámbito de las normas taxativas que, por tales, son
de orden público y con vocación tuitiva a la parte más débil de
la relación laboral. Es conveniente consignar que una norma
juridica puede contener dentro de su texto, partes taxativasy
dispositivas.

El Tribunal Constitucional ha tenido ocasión de pronunciarse


sobre la materia en el caso Sindicato de Trabajadores de To-
quepala vs. Southern Peru' Copper Corporation (Expediente NF"
1396-2001-AA/TC), en donde estableció que si “(...) las partes
acordaron no solo la duración de la jornada ordinaria de trabajo.
sera’ también las jornadas atipicas, situación que. de por si. no
violenta derecho fundamental de los afiliados al Sindicato, sino
solo cuando dicha estipulacio’n sea indebidamente aplicada; de
otro lado, lo expuesto no solo no contradice el principio conte-
nido en el inciso 2) del articulo 26.9 de la Constitución, relativo
al carácter irrenunciable de los derechos reconocidos PC”la
Constitución y la ley, por encontrarse previsto en la misma, como
se ha observado, sino también, porque el derecho protegido e"
la Carta Magna es el relativo a una jornada de trabajo que “0
excede de las cuarenta y ocho horas semanales (...)".

Ci El Pleno del Tribunal Constitucional al resolver con fecha 20 de enero


de '2004, el Expediente N.—° 2906-2002-AA/TC, Arequipa. seguid" p“
Mano Filiberto Figueroa Ayala, estableció;

M.“ “W
WWW!" .,/Rjew I’ /"fi

CAPÍTULO lll LOS PRINCIPlOS DEL DERECHO DEL


'
TRATADO DE DE RECHO LABOK'KL L‘Ek‘ECW’tO il'áCHV'lMJAL DEL TRABAJO

“4. La Constitución protege, pues, al trabajador, aun respecto de sus


actos propios, cuando pretenda renuncrar a los derechos y beneficios
que por mandato constitucional y legal le corresponden. evitando
que, por desconocimiento o ignorancia —y sobre todo, en los casos de
amenaza, coacción o violencia—, se perjudique".

9. EL PRINCIPIO DE PRIMACÍA DE LA REALIDAD

Según este principio de presentarse discrepancias entre lo que ocurre en


los hechos y lo consignado en los documentos o acuerdos, debe preferirse a
los primeros.
Por aplicación de este principio los instrumentos donde consta la cele-
bración de contratos civiles, mercantiles o de cualquier otra naturaleza, no
tienen ma’s que un valor probatorio de presunción el que pueden perderlo,
si al verificarse lo ocurrido en la pra’ctica se demuestra que la suscripción de
dichos documentos ha servido para un fraude o simulación orientados a eludir
el cumplimiento de las obligaciones establecidas por la legislación laboral. En
este caso se deberá declarar la existencia de un contrato de trabajo y reconocer
3“es proviene” al trabajador los derechos que le corresponden con arreglo a ley.
Iue‘ por tales, 3;!
Una consecuencia necesaria de la aplicación del Principio de Primacía de
parte más
la Realidad, es la presunción de existencia de relación laboral, la misma que
af que una mm
ha sido recogida en el primer párrafo del artículo 4°— de la LPCL, cuando esta
partes taxatrr‘as
norma establece que: “En toda prestación personal de servicios remunerados
y subordinados, se presume la existencia de un contrato de trabajo a plazo
“1 de pronuncm‘ indeterminado".
abaiadores La Ley N.°- 28806, Ley General de Inspección del Trabajo (en adelante
3o (ExpedlemI LGIT), en el inciso 2) de su articulo 2°—, reconoce al principio de primacía de la
i sr “(n-Has?“ realidad, como un principio ordenador del Sistema de inspección del Trabajo,
describie’ndolo en los términos siguientes:

“Primacr’a de la realidad, en caso de discordancia, entre los hechos cons-


tatados y los hechos reflejados en los documentos formales debe siempre
privilegiarse los hechos constatados”.

Asimismo, en el ámbito procesal, el principio de primacia de la realidad se


manifiesta a través del principio de veracidad recogido en el artículo l del Titulo
Preliminar de la Nueva Ley Procesal del Trabajo, Ley N.-° 29497, por aplicación
de este principio, el juez de trabajo no debe conformarse con la verdad aparente,
contenida muchas veces en los documentos suscritos por las partes, sino que
debe buscar el conocimiento que ma’s se acerque a la verdad real, teniendo
en cuenta que los hechos priman sobre las apariencias.

rrrsriruro PACIFICO
JAVlER AREVALO VELA

9.1. Jurisprudencia constitucional


a) La Segunda Sala del Tribunal Constitucional al resolver con le Cha
de junio de 2004 el Expediente N.—° 0666-2004-AA/TC, Ica, S
egUI‘dc
por Leyda Mirella Rojas lnjante expresa lo siguiente:

“2. La recurrente ha venido Iaborando para Ia emplazada prestandg


servicios en forma personal, remunerada y subordinada, conform
acredita con los contratos de trabajo de fojas 21 a 38, con los informe
y memora’ndums de fojas 7 a 20 de autos, y 39 a 83 del cuadernillo q:
este Tribunal, y de las papeletas de salida de fojas 13 a 20 del mismo.
cuadernillo, por lo que, en aplicación del principio de primacía det;
realidad, se concluye en que la prestación de servicios de la recurrem6
era de carácter laboral”.

b) La Primera Sala del Tribunal Constitucional al resolver con fecha‘ ¿ E


31 de enero de 2006 eI Expediente N.—° 04814-2005-PA/TC, Loreto, ¿10'
seguido por Carlos Dionisio Carrasco Rodríguez, consideró que: “¿:1 EI pII'nClP'O
“4. Con relación al principio de primacía de la realidad que, es un ele-
mento implI'cito en nuestro ordenamiento jurídico y, concretamente,
impuesto por la propia naturaleza tuitiva de nuestra Constitución. este
Colegiado ha precisado que en me’rito de este principio “(...) en caso_
de discordancia entre Io que ocurre en la práctica y lo que fluye de
los documentos, debe darse preferencia a lo primero, es decir, alo
que sucede en el terreno de los hechos (Fundamento 3 de la STC N.°-
1944-2002-AA/TC)".

c) La Primera Sala del Tribunal Constitucional al resolver con fecha


28 de febrero de 2006 el Expediente N.°- 04877-2005-PA/TC, Lima,
seguido por René Ancaya Mora’n, sostuvo que:

“6. Por lo tanto, habiéndose determinado que el demandante, al maigen


de lo consignado en el texto de los contratos de locación de servicios
no personales suscritos por las partes, ha realizado labores en forma
subordinada y permanente, es de aplicación el principio de primadade
Ia realidad, en virtud del cual queda establecido que entre las Panes.
ha habido una relación de naturaleza laboral, y no civil; por |0 Qu”I
demandado, al haber despedido arbitrariamente al demandante, Sl”
haberle expresado la existencia de una causa justa relacionada 0°”.
su capacidad o conducta laboral, que justifique dicha decision, ha.
vulnerado su derecho constitucional al trabajo”.
'

d) La Segunda Sala del Tribunal Constitucional al resolver CO” te cha.


30 de noviembre de 2006, el Exp. N.—° 00457-2006-PA/TC. “GayalI.
-

segUIdo por Óscar Alejandro Reyna Garrido y otros sostuvo que“

*——>————-——‘Ws._..--_á
. _._...—v r' juli?“
102 CAPÍTULO lll: LOS PRINClPlOS DEL DERECHO DM
-

*
TRATADO DE MREKLH‘C ue‘oln- I i)ERLr.Hr‘.., 'F-ille‘llÍVJw‘L. DE; WAS/c“

“5. De la evaluación conjunta del acta de inspección y de los abundantes


medios probatorios reseñados, que obran en el expediente, se com-
prueba que, si bien durante el tiempo que los recurrentes trabajaron en
la empresa demandada celebraron contratos de locación de servicios,
en realidad llevaban a cabo sus labores bajo un horario establecido y
estaban sujetos a una relación de subordinación y dependencia. Con-
secuentemente, conforme al principio de primacía de la realidad, los
contratos de locación de servicios de los recurrentes se desnaturaliza-
ron, convirtiéndose en contratos de trabajo de duración indeterminada;
estando a ello, este Tribunal considera que los recurrentes tenian un
vínculo laboral vigente al momento en que supuestamente vencieron
sus contratos de locación de servicios. Por tanto, no podian ser des-
pedidos sino por el procedimiento previamente establecido en la ley,
de modo que han sido objeto de despido arbitrario".

10. EL PRINCIPIO DE CONTINUIDAD

El principio de continuidad parte de la base de que el contrato de trabajo


i, es un ele. es un contrato de tracto sucesivo que no se agota con una sola prestación,
:retamente, sino que tiene vocación de continuidad en el tiempo. Este principio busca la
tucio’n, este conservación del vinculo laboral en beneficio del trabajador hasta que surja
...) en caso una causal prevista en la ley que origine su extinción.
Je fluye de
VÁSQUEZ VIALARD, comentando las bondades del principio en comentario,
decir, a lo
ia STC NF nos dice: “Produce beneficios no solo al trabajador, los ya indicados, sino tam-
bie’n para la comunidad empresarial que tiene interés en evitar un alto grado de
rotación de sus integrantes, dado el costo (no solo económico) que significan
las tareas de reclutamiento, aprendizaje, experimentación de las personas que
on fecha
se incorporan a las misma. Ello lleva por parte a que esa continuidad, que se
’C, Lima,
traduce por lo general en una mayor experiencia, se concrete en un premio a la
antigüedad (los llamados plus que se establecen en general en los convenios
colecti‘vos)”69.
¡margen
servicios CRISTALDO, citando a PLÁ RODRÍGUEZ, nos dice que el principio de con-
en forma tinuidad se manifiesta de la manera siguiente:
nacía de
s partes “1. Preferencia por los contratos de duración indefinida.
> que el
2. Amplitud para la admisión de las transformaciones del contrato.
nte, sin
(ia con Facilidad para mantener el contrato a pesar de los incumplimientos o
ión, ha nulidades en que se haya incurrido.

Resistencia a admitir la rescisión unilateral del contrato, por voluntad


patronal.
decha

le: 59 VA'SAOUEZ VIAWLARDÏEflstud/os derecho del trabajo y dela seguridad social, cit., T. l, p. 81

W:
lNSTlTUTO PACÍHCO
AWWNW‘I
JAVIER AREVALO VELA
\

5. Interpretación de las interrupciones de los contratos como Slmples


suspensiones.
6. Prolongación del contrato en caso de sustitución del empieadOr

Resistencia a admitir la rescisión unilateral del contrato. por voluntad patronal

Para PLA', quizá la principal expresión del principio de continuidad sea esta,
la resistencia a que el empleador pueda interrumpir el contrato por su Solá
voluntad. La tendencia predominante es que el contrato de trabajo dure
mientras se conserve el trabajo, porque cada vez es ma’s firme y extendida
la convicción de que la relación de trabajo solo debe poderse disolver vá“:
demente, cuando exista algún motivo justificado”?

En nuestra legislación, el principio de continuidad se manifiesta en las


siguientes disposiciones:
a) Presunción que el contrato de trabajo ha sido celebrado a plazo in-
determinado, admitie’ndose su extinción solo por causal prevista en
la ley (LPCL, arts. 4 y 16);
b) Establecimiento de una indemnización tarifada para sancionar la
resolución arbitraria del contrato de trabajo por parte del empleador
(LPCL, art. 38);
c) Interpretación de que ciertas interrupciones del contrato de trabajo
constituyen suspensiones del mismo (LPCL, arts. 11 y 12);
d) Conversión de los contratos sujetos a modalidad en contratos de
duración indeterminada en el caso que fueran objeto de desnatura-
lizacio'n (LPCL, art. 77);
e) Subsistencia de la relación laboral en los casos que la titularidad del
centro de trabajo fuera asumida por un nuevo empleador, pues, nues-
tra legislación no ha previsto como causa de extinción del contrato
de trabajo el cambio de propietario o conductor del centro de treball0
(LPCL, art. 16).

11. PRINCIPIO DE RAZONABILIDAD

Este principio nos enseña que las actitudes humanas siempre tendrán un
limite frente a actitudes arbitrarias durante el desarrollo de la relación labora"

Según PLA', “el principio de razonabilidad consiste en la afirmación esenC'a’


de que el ser humano, en sus relaciones laborales, procede y debe proceder
conforme a la razón”7‘.

70 CRISTALDO MONTANER, Jorge Dario, Tratado de la estabilidad laboral Fides, Asunmón’ 200°
pp. 232-233. '
71 PLÁ RODRÍGUEZ, Los pn'ncrp'r‘os del derecho del trabajo. cit., p. 364.

[buscaran Mi/—"' oi
CAPÍTULO lll; LOS PRINCIPIOS DEL DERECHO DEL tw
.M
TRATADO DE DERLCHO LABORAL. / DERECHO lNDlVlDUAL DEL TRABAJO
M.

Entre las normas de nuestro Derecho laboral positivo en que se hace


mención al princrplo de razonabilidad, tenemos las siguientes:
a) Aplicación de medidas disciplinarias dentro de los límites de razona-
bilidad (LPCL, art. 9 primer parrafo).
b) Ejercicio del ¡us variandi dentro de criterios de razonabilidad (LPCL,
art. 9 segundo párrafo).
c) Otorgamiento de plazo razonable para presentar descargos por la
imputación de falta grave (LPCL, art. 31).
d) Verificación de la razonabilidad del periodo de suspensión temporal
de labores (D. S. N.°— 001-96-TR, art. 22).
e) Determinación del valor del transporte para no ser considerado como
remuneración computable para el cálculo de la Compensación por
Tiempo de Servicios (TUOLCTS, art. 19 inc. e).
f) Determinación del valor de las condiciones de trabajo para no ser
consideradas como remuneración computable para el cálculo de la
Compensación por Tiempo de Servicios (TUOLCTS, art. 19 inc. f).

12. PRINCIPIO DE BUENA FE

Según este principio, las partes de la relación laboral, entie'ndase trabajador


y empleador, deberán actuar de una manera leal, respetando determinados
valores como la honradez, lealtad, confidencialidad, es decir, respetando la
buena le uno del otro.
En el caso del contrato de trabajo, resulta de plena aplicación el artículo 1 362°-
del Código Civil, el cual establece que los “contratos deben negociarse, celebrarse
y ejecutarse según las reglas de la buena fe y común intención de las partes”.
En el contrato de trabajo la buena fe resulta ser un elemento que relaciona a las
partes, para que dentro de un clima de confianza mutua cumplan sus obligaciones.
Sobre el principio de buena fe GAMARRA opina lo siguiente: “la buena fe
actúa como criterio de ponderación de los intereses enfrentados de las partes de
la relación. En este caso, se trataría de un criterio de ponderación que resuelve
el conflicto planteado a la luz de una determinada orientación valorativa. Y no
es posible creer que la Buena Fe sea un principio ajeno a gran parte de un
ordenamiento jurídico, sin dejar de señalar su particularidad para el Derecho
Laboral. Esta’ presente regulando materias como matrimonio, obligaciones,
posesión, transmisión de creditos, mandatos, depósitos, prescripciones, etc., y
además, precisando que los derechos se ejercerán conforme a la buena fe”"2.

72 GAMARRWAw ¡VI-iLCHEZ, Leopoldo, “El deber de buena le del trabajador: faltas graves derivadas de su
trasgresión”, en Los prinapios del derecho del trabajo en el derecho peruano. Libro Homenaje al
Profesor Américo Plá Rodriguez, Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social,
Lima, 2004. p, 483

WSTITUTO PACIFICO
JAVIER ARÉVALO vam y. ‘..-__ . u. es.
Ww'w-

El principio de buena fe esta’ presente a lo largo de toda la relación lab Gral


desde su inicio hasta su extinción.

13. PRINCIPIO DE NO DISCRIMINACIÓN

Este principio se basa en la supresión de las diferencias que Lim-can a


un trabajador por debajo o en una situación menos favorable que el resto de
trabajadores, sin mediar motivo que justifique dicho proceder.
Sobre este principio PLÁ expresa lo siguiente: “El principio de no dis.
criminacio’n lleva a excluir todas aquellas diferenciaciones que colocan a un
trabajador en una situación inferior o más desfavorable que el conjunto. sm
ninguna razón válida o legitima”.73

En nuestro derecho positivo la discriminación ha sido prohibida en diversas


normas, entre las que cabe mencionar:
a) Se considera acto de hostilidad la discriminación por razón de sexo,
raza, religión, opinión o idioma (LPCL, art. 30 inc. t).
b) Se define la discriminación como la anulación o alteración de la igual-
dad de oportunidades o de trato, en los requerimientos de personaia
los requisitos para acceder a centros de educación, formación técnica
y profesional, que impliquen un trato diferenciado basado en motivos

y
de raza, sexo, religión, opinión, origen social, condición económica.
estado civil, edad o de cualquier índole (Ley N.—o 27270 del 25 de junio

y
de 2000 modificatoria de la Ley N.-o 26772).

10 Dr A’ nnnm’m ¡(:7 Inn n..¡,..c:_v..Í .