Вы находитесь на странице: 1из 7

PEDIDO DE FORMALIZACION

SRA. JUEZ LETRADO DE PRIMERA INSTANCIA DE RIVERA DE 7° TURNO

La Fiscal Letrado de Rivera de 1er turno, Dra. Bettina Ramos, con domicilio constituido
en Ituzaingó 443 de esta ciudad y constituyendo domicilio electrónico en fisdepriv1@n, a la
Sra Juez SOLICITO:

Se disponga la convocatoria a audiencia de formalización en cumplimiento de lo


dispuesto en el Art 266 y siguientes del CPP, por lo que se informa a continuación:

A) NUNC: 2018001813

B) INDIVIDUALIZACIÓN DEL IMPUTADO:

El imputado Sr. J E P O (C.I.xx, uruguayo, casado, 63 años, domiciliado en xx de esta ciudad)


designó a los Defensores de particular confianza Dres. María Paula Amaral y Washington
Fajardo.

C) HECHOS Y PARTICIPACIÓN ATRIBUIDA AL IMPUTADO:

I.- El 2 de enero de 2018 próximo a las 22 horas la familia compuesta por VMSS, su esposa
YVRDS y su hijo A de 6 años venían de regreso del Balneario Iporá en Tacuarembó, rumbo a la
ciudad de Rivera. El Sr. S conducía su vehículo, un Volkswagen Gol bordeaux matrícula MPX xx
por Ruta 5 mientras su pareja iba como acompañante y su pequeño hijo dormía en el asiento
trasero. El indagado JEPO venía atrás de S por la misma senda conduciendo un camión con
remolque marca Scannia 124 matrícula FTP xx propiedad de la empresa TVS.A. Pocos
kilómetros antes de llegar a Rivera, P realiza una maniobra para adelantarse, por lo que cambió
de senda y al rebasar al vehículo de S tomó nuevamente la senda en forma intempestiva, lo que
obligó al mismo a disminuir la velocidad y darle paso. Al adelantarse el camión, S -también
camionero de profesión-, pudo advertir que se trataba de un vehículo de la empresa de
transportes V, por lo que decidió ir a reclamarle al colega su riesgosa maniobra y así se lo
manifestó a su esposa. Poco después, al llegar al ingreso a la Ruta 27 tomó la misma tras el
camión, ya que la empresa de Transportes se encuentra a escasos xx metros de Ruta x. P al
llegar al portón de la empresa se detuvo mientras el sereno del predio, el testigo TBDR, salió a
tomar los datos del vehículo que ingresaría. En ese momento, S detiene su auto a pocos metros
del camión, pone el freno de mano, y desciende sin camisa -dejando el auto encendido y la
puerta abierta-, a reclamarle a P la maniobra realizada. Se produce un intercambio de palabras
entre ambos, que pudo ser percibida parcialmente por los testigos R y B dado que el camión de
gran porte se encontraba encendido, con S parado del lado de la puerta del conductor,
aproximadamente a un metro del camión, y P siempre sentado en el mismo, a una distancia de
casí dos metros del suelo. En determinado momento, y según sus dichos al sentirse amenazado,
P extrae un revólver Smith&Wesson calibre 38 mm N.º xx, que llevaba a su lado, lo toma con su
mano derecha, saca la mano por la ventanilla y realiza un disparo que impactó en el cuerpo de
S, quien reacciona cubriéndose el pecho con las manos, da pocos pasos y cae al suelo. P
emprende su marcha ingresando al depósito propiedad de V, dejando atrás a S y su esposa, que
ya había bajado del vehículo y se encontraba inclinada sobre su marido pidiendo socorro.
Ya en el interior del predio, el indagado estaciona el camión a casí 100 metros de la
puerta de ingreso y se dirige a buscar su vehículo marca Nissan Sentra color blanco matrícula
SBH xx que se encontraba estacionado a los fondos del predio, distante a 127 mts de donde
había dejado el camión. Retorna al mismo y trasiega sus efectos personales a su vehículo
particular, así como el arma de fuego utilizada y emprende la marcha hacía la puerta de ingreso,
pero al aproximarse nota la presencia de cuatro efectivos policiales, por lo que estaciona el
vehículo desciende del mismo y a solicitud del Subcomisarío Paz le hace entrega del arma
utilizada.
Por su parte, S quien fue atendido en el lugar por la emergencia de ASSE, que lo trasladó
al Hospital, llegó al nosocomio sin vida. El Prótocolo de Autopsia realizado por la perito forense
de ITF Dra. Micaela Álvarez establece “presenta orificio de entrada de herida de arma de fuego
en forma ovalada en región antero-superior de hemitorax izquierdo en línea clavicular media” y
consigna como causa de muerte “Exanguinación interna por laceración de aorta por herida de
arma de fuego”.
Si bien P tuvo instrucción en el manejo de armas de fuego por haber sido militar durante
dos años en su juventud, el mismo no posee porte ni tenencia autorizados ni el arma utilizada
se encuentra registrada en el SMA. La misma fue heredada por P de su padre al fallecimeinto
del mismo, y nunca realizó trámite alguno para su regularización. Asimismo, en la inspección
en el vehículo propiedad de P se incautaron 12 proyectiles vivos calibre 38 mm cuya
procedencia el imputado no supo justificar.
D)-NORMAS JURÍDICAS APLICABLES AL CASO:

Arts. 1 a 3, 18, 46, 47, 54, 60 nal. 1, 293, 310 y 312 Nral. 1 del Código Penal, el art. 141 de la Ley
17.296 y art. 10 de la Ley 19.247.

E)- EVIDENCIAS:
La Fiscalía cuenta con la siguiente evidencia que sustenta los hechos referidos:
1) Certificado médico primario de ASSE de VS constatando el fallecimiento;
2) Certificado médico primario de ASSE del indagado J P donde surge consignado sin lesiones
externas recientes;
3) Test Espirométrico realizado a J P que arrojó resultado negativo;
4) Acta de inspección ocular del vehículo particular del indagado;
5) Actas de incautación de los vehículos;
6) CD conteniendo filmación de la cámara de seguridad ubicada en el portón de la empresa
Viana que captó los hechos referidos, y Oficio N.º 01/18 de la Oficina de Enlace con la Unidad
de Apoyo Tecnológico de la Jefatura de Policía de Rivera conteniendo secuencia fotográfica de
la referida filmación;
7) Protocolo de Autopsia de quien en vida fuera VS, realizado por la perito de ITF Dra. Micaela
Álvarez;
8) Carpeta N° 01/2018 elaborada por Policía Científica de la JPR, de la que surge el relevamiento
planimétrico y fotográfico de la escena del hecho, del lugar donde cayó el cuerpo de la víctima,
del camión, del arma y proyéctiles incautados, así como la extracción de muestra de restos de
pólvora en las manos del indagado, para su análisis;
9) Carpeta N° 02/2018 elaborada por la misma división conteniendo relevamiento fotográfico
de la autopsia y del proyectil extraído del cuerpo de la víctima en dicha oportunidad;
10) Fax N.º 0010/RNA-E/17 del Servicio de Materiales y Armamento del Ejército Nacional
donde informa que el arma no tiene denuncia de hurto ni extravío ni se encuentra registrada;
11) Declaración de la testigo YR, pareja de quien en vida fuera VMS, quien presenció la discusión
entre éste y el indagado y el momento en que P dispara al primero;
12) Declaración del testigo TBDR, sereno del depósito de la empresa Va cuyas puertas se
desarrollaron los sucesos,
13) Declaración de S N L, enfermera que atendió a la víctima en el lugar y lo trasladó al Hospital;
14) Declaración de LGM y MS S funcionarios policiales que fueron los primeros en llegar a la
escena y presenciaron la detención de P;
15) Declaración del testigo MP, funcionario policial aprehensor quien recibió del indagado el
arma utilizada;
16) Declaraciones de los testigos FAC y su madre SCD, vecinos del lugar de los hechos quienes
escucharon el disparo y presenciaron lo sucedido con posterioridad a que S fuera herido;
17) Declaración del indagado JPO debidamente asistido por los Dres. Amaral y Fajardo.
18) Diligencia de reconstrucción de los hechos practicada el 3 de enero de 2018 consignando
las versiones del indagado y los testigos YR, TB, Subcomisarío P y Oficial Principal GM, la que
fuera dispuesta como prueba anticipada de acuerdo a lo establecido en el art. 213 y ss del CPP.
Se deja constancia que la carpeta de investigación fue previamente puesta en
conocimiento de la defensa.

F)- PETITORIO:
1. Me tenga por presentada, por constituído domicilio electrónico y por solicitada en tiempo y
forma la formalización de la investigación contra JEPO por la presunta comisión de UN DELITO
DE HOMICIDIO MUY ESPECIALMENTE AGRAVADO POR LA BRUTAL FEROCIDAD EN
REITERACIÓN REAL CON UN DELITO DE TENENCIA NO AUTORIZADA DE ARMA DE FUEGO,
en calidad de autor, teniéndose presentes como alteratorias de la responsabilidad penal la
primariedad legal, la confesión por vía analógica y como agravante genérica la alevosía, el uso
de arma de fuego y la nocturnidad; conforme lo establecido en los art. 1 a 3, 18, 46, 47, 54, 60
nral. 1, 293, 310 y 312 Nral.1 del Código Penal; el art. 141 de la Ley 17.296 y el art. 10 de la Ley
19.247.

G) MEDIDAS CAUTELARES:
La fiscalía solicita la imposición de la medida cautelar de prisión preventiva respecto del
Sr. JPO, en virtud de lo dispuesto en los Arts. 221.1 literal m), 223, 224 a 226 del CPP.
Esta representante fiscal entiende probado el supuesto material de la medida cautelar
solicitada. Esto es, se ha acreditado con razonable certeza la semiplena prueba de la ocurrencia
del ilícito y que el imputado participó en el mismo en calidad de autor.
En efecto, la testigo y esposa del occiso, que se encontraba en el lugar del hecho, observó
a S parado frente al camión del imputado y minutos más tarde mientras ambos hablaban vió un
fogonazo salir del camión donde estaba sentado P, oyó un ruido a disparo y vió caer a su esposo
tomándose con las dos manos el pecho.
También el testigo TB -quien trabaja como guardía de seguridad- declaró ante esta
fiscalía que vió a P llegar al portón de la empresa V y como era de rutina salió a abrir el portón
y tomarle los datos de kilometraje del camión con zorra que P manejaba; cuando en ese
momento presenció un intercambio de palabras entre el fallecido y el imputado, sin escuchar el
tenor de la misma, debido al ruido del motor del camión. Posteriormente ve a S retroceder, abrir
los brazos y caer en el piso, momentos en que J P pone en marcha el camión, ingresa al terreno
de la empresa y se aleja de la entrada donde ocurrió el insuceso.
Asimismo, JP, declaró ante la fiscalía debidamente asistido, que fue él quien efectuó el
disparo de arma de fuego, con un revólver calibre 38 y aunque alega que no era su intención
matarlo, el disparo en el tórax y a menos de metro y medio de distancia según los relatos de
testigos y del propio imputado, indefectiblemente terminó con la vida de Silvera en forma casi
instantánea.
Por lo expuesto, esta Fiscalía entiende acreditado el extremo requerido en el Art. 224 del
CPP, en cuanto a la ocurrencia del hecho y la participación del imputado P en calidad de autor.
Asimismo, se configura en el caso investigado el supuesto procesal requerido para la
imposición de la medida cautelar solicitada, esto es: la existencia de un peligro procesal.
Existen elementos de convicción suficientes de la existencia de un riesgo procesal, que
consiste en el peligro de fuga.
Se entiende que en el caso se configura la hipótesis de conformidad con lo dispuesto en
el literal c) del artículo 226, es decir por la naturaleza del hecho, por la gravedad del mismo y
por ende por la pena en expectativa a recaer en el presente caso.
No debe dejarse de tener presente que el hecho cometido, de gran conmoción social en
la Ciudad de Rivera, atenta contra el principal bien jurídico del que es titular una persona: la
vida, por lo que en concordancia con la gravedad del hecho, la legislación prevé un rango
punitivo elevado, siendo los parámetros del caso concreto entre 15 y 30 años de penitenciaría,
incentivo suficiente para intentar escapar al proceso.
Es de hacer notar a la Sede que el encausado tiene 63 años de edad, lo que determina
que la aplicación de una pena de un guarismo elevado como el delito imputado, funciona
también como incentivo para pretender escapar al proceso penal.
Se agrega la disponibilidad económica y de uso de transporte del encausado que trabaja
de camionero, y cuenta con ingresos y vehículo para salir del país, ya que como lo declaró ante
la fiscalía ha viajado por casi todo Brasil, conoce muchos lugares y muchas personas, lo que
sumado a la existencia de frontera en la Ciudad de Rivera, facilitan en gran medida la posibilidad
de sustracción al proceso.
No es menos importante relevar en el caso que una vez efectuado el disparo de arma de
fuego al fallecido, viendo como su esposa lloraba ante el cuerpo tendido, arrodillada sobre él y
gritando por ayuda, el imputado emprendió la marcha del camión, no solicitó ayuda, no llamó a
la emergencia o a la policía, condujo por casi cien metros y estacionó el camión en un lugar
donde no se tenía visual desde la entrada, detrás de otros camiones. Se bajó del mismo, se dirigió
hacia su vehículo estacionado a 127 mts de distancia -según mediciones de DNPC-, se tomó unos
minutos para llamar a su sobrino y a su hija y decirles que fueran al lugar porque “se había
mandado una cagada” y ni siquiera ahí llamó a una ambulancia o al 911. Posteriormente
estacionó el vehículo frente al camión, se tomó el trabajo de pasar sus efectos personales al baúl
de su auto particular y bajar el arma del camión al auto para así emprender la marcha. Luego
de circular casi cien metros, es interceptado por la policía, quien por precaución a que se fugara
cerró previamente el portón de ingreso. Así, P rodeado por al menos cuatro funcionarios
policiales, decidió bajarse y entregar el arma al Sub Crio P, lo que denota que desistió de una
actitud de fuga únicamente por no avizorar otra salida. La idea de entregarse no surge de sus
propias acciones, por el contrario, realizar todas esas maniobras, con un cambio de vehículo,
con las distancias manejadas, hacen presumir que la intención de P no era la de colaborar con
el procedimiento sino por el contrario a evadirse a la acción de la justicia.
En definitiva, el evitar la fuga u ocultación del imputado, en el marco de un proceso penal
respetuoso del Estado de Derecho, implica evitar la frustración en la adopción de otras
medidas procesales: si el imputado no está presente, no será posible seguir el proceso en su
rebeldía (CR. Art. 21), no se podrán practicar ciertas medidas durante el proceso como pericias
o careo y finalmente no podrá ejecutarse una eventual sentencia de condena privativa de
libertad.
Teniendo en cuenta todo lo anteriormente señalado, y teniendo presente lo dispuesto en
el literal c) del artículo 226 del CPP, que determina como pauta para analizar la existencia de
peligro de fuga, las circunstancias, naturaleza del hecho y gravedad del delito; entiende esta
fiscalía que las circunstancias en las que ocurrió el hecho y especialmente la gravedad de éste,
determinan por sí mismas un peligro de fuga.
Análisis de los principios aplicables a la prisión preventiva en el sistema acusatorio
Esta fiscalía funda la solicitud impetrada en cuanto le son aplicables a la medida cautelar de
prisión preventiva los principios de excepcionalidad, proporcionalidad y provisionalidad.
A. EXCEPCIONALIDAD: Realizado un detallado análisis del elenco de medidas cautelares
reguladas en el art. 221 del CPP, entiende esta fiscalía que no existe otra medida que pueda
conculcar el peligro procesal acreditado.
B. PROPORCIONALIDAD: La fiscalía entiende que existe una adecuada proporcionalidad entre
la medida cautelar solicitada y el peligro procesal acreditado.
C. PROVISIONALIDAD: Esta fiscalía solicita la medida cautelar de prisión preventiva por el plazo
de 90 días, término en el cual considera podrá tener finalizado la presente investigación y
presentada la acusación correspondiente.
Debe tenerse presente que estamos en período de feria judicial mayor, lo que puede
resultar en una dilación de realización de las pericias pendientes, entre ellas las derivadas a ITF,
por lo cual se encuentra fundado el plazo solicitado. Sin perjuicio de una eventual solicitud de
prórroga del plazo en el caso que vencido el mismo, resten diligencias de investigación
(especialmente realización de pericias) por cumplir.
PETITORIO
Por todo lo expuesto, esta fiscalía solicita se imponga al encausado JEPO la medida
cautelar de prisión preventiva, de conformidad con lo previsto en el art. 221 literal m) del CPP,
por el plazo de 90 días.

Dra. Bettina Ramos


Fiscal Ltda. de Rivera de 1er turno