Вы находитесь на странице: 1из 151

LA IZQUIERDA LATINOAMERICANA , LA COLONIALIDAD DE PODER Y LA EMERGENCIA DE ACTORES SOCIALES DE 1989 AL 2006: EL EZLN, EL MOVIMIENTO BOLIVARIANO Y EL MAS-IPSP

OSCAR MAURICIO ESPEJO

20031155020

Director de proyecto:

VICTOR MANUEL AVILA PACHECO

UNIVERSIDAD DISTRITAL “FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS” FACULTAD DE CIENCIAS Y EDUCACIÓN PROYECTO CURRICULAR DE EDUCACIÓN BÁSICA CON ÉNFASIS EN CIENCIAS SOCIALES

SEPTIEMBRE 2009

1

TABLA DE CONTENIDO

Capitulo 0

Página

1. Introducción

 

4

2. Problema

9

3. Pregunta Problema

 

10

4. Objetivos

 

11

5. Justificación

12

6. Marco de Referencia

 

14

 

6.1.

La “izquierda” en América Latina: definiciones y presupuestos.

 

14

6.

2. Ego-política del conocimiento

 

19

6.3.

Dimensionar

lo

social

por

sobredeterminaciones:

articulaciones,

momentos,

21

elementos y antagonismos

 

6.4. La emergencia de sujetos y colectividades: posible formación de antagonismos

25

6.5. Colonialidad del poder

 

29

7.

Metodología

34

Capitulo I:

 

1.1. Un camino de exploración

 

38

1.2. Los albores de un nuevo ciclo histórico en el mundo y en Latinoamérica

 

43

1.3 Crisis de los noventa.

 

49

Capitulo II: MAS-IPSP

 

2.1. Formación de la izquierda en Bolivia

 

54

2.2. El Nacionalismo Revolucionario y la formación de la identidad obrera

 

56

2.3. El Katarismo

 

59

2.4. El nuevo ciclo la “democracia pactada”: el neoliberalismo en Bolivia

 

62

2.5. El instrumento político

 

67

2.6 La decisión de los movimientos sociales, el ciclo de luchas para el siglo XXI, la guerra del agua y la guerra del gas.

69

2.7. La construcción de pueblo y sus demandas

 

72

2.8. El MAS-IPSP: articulaciones y significantes

73

2.9. Lo abigarrado

 

75

2.10.

El Estado, la intervención hegemónica, programática y la fallida inclusión de todos

79

los sectores

2

2.11.

Sobre los presuntos horizontes desactivadores de lo político en Bolivia: Estado y

81

multiculturalismo

Capitulo III: Movimiento Bolivariano

3.1. La formación de la izquierda venezolana durante la dictadura gomecista

86

3.2. El puntofijismo, la instauración de la “partidocracia”

88

3.3. La peculiaridad el ejercito venezolano

89

3.4. Fin de la bonanza petrolera, la crisis social y el “caracazo”

91

3.5. El neoliberalismo, los partidos tradicionales: desgaste de la lógica representativa de

92

 

los partidos

3.6. El personalismo y el desmarque político de la “partidocracia”

94

3.7. Un nuevo rumbo en Venezuela

96

3.8. El proceso constituyente

97

3.9. La participación y la estructuración del Estado en la constitución de 1999

99

3.10.

La Ley habilitante y el golpe de Estado de Abril de 2002: la división irreversible

102

del campo social venezolano

3.11. La política social y el corporativismo

104

3.12. La articulación del movimiento

105

3.13. Las raíces del movimiento

107

3.14. El populismo

109

3.15. El personalismo, autoritarismo y posible perdida de los primeros logros

111

Capitulo IV: EZLN

4.1. La revolución de 1910 y las tres macro-regiones mexicanas

114

4.2. La institucionalización de la revolución, la hegemonía priísta y la formación de la

115

izquierda mexicana

4.3. El indigenismo, ideología nacional: la colonialidad del saber

117

4.4. 1968, la masacre de estudiantes en Tlatelolco y la colonización de la selva

118

chiapaneca. Fracturas del sistema político mexicano

4.5. La izquierda partidista: PRD

119

4.6. La “Otra” izquierda: la irrupción del EZLN en 1994

120

4.7. Los orígenes de la lucha zapatista, su conformación y el indianismo

123

4.8. Las relación de EZLN con las otras izquierdas

125

4.9. El quiebre la de la hegemonía del PRI

126

4.10.La organización autonómica zapatista

128

4.11. Los inconvenientes y discusiones alrededor de la autonomía

129

4.12. La ultima etapa, la sexta declaración de la selva Lacandona y la “Otra” campaña

132

4.13. La palabra: la construcción discursiva del zapatismo

134

 

Conclusiones

137

Bibliografía

146

3

1. INTRODUCCIÓN

En los últimos años ha tomado fuerza, tanto mediática como académicamente, una expresión para identificar una reciente tendencia política que atraviesa algunos países Latinoamericanos, conocida comúnmente como el “giro a la izquierda”. Las victorias electorales de diferentes corrientes políticas de “izquierda” de los últimos años en América Latina han provocado y reanimado toda una serie de reflexiones y debates sobre esta variedad de “fenómenos” de articulación política que, sin estar reducidos a un acontecimiento particular de un país latinoamericano, parecen, por el contrario, mostrar regularidades entre diversos procesos sociales singulares en la región, cuyas expresiones visibles, de manera parcial, se han visto traducidos a través de dichos éxitos electorales, todos ellos indistintamente relacionados con la “izquierda” política. La resonancia de este “giro” tiene como el más evidente antecedente inmediato el colapso de la Unión Soviética y de las democracias populares del Este de Europa, de lo cual la caída del Muro de Berlín es el principal referente o mojón histórico.

Los diferentes significados y connotaciones estratégicos-programáticos de la izquierda que operaron tras el muro de Berlín para la izquierda como categoría política y forma de identificación política, en marcos proyectivos, pasaron por un profundo periodo de crisis. Entre algunas de esas expiaciones se contempló (aún se contempla) inclusive la desaparición misma de dicha categoría política, con ello la posible desaparición de articulaciones políticas como de idearios que incluyen contenidos propositivos y programáticos defendidos históricamente por la izquierda de corte radical. En cierta medida, parte de esta argumentación puede encontrarse en los intelectuales del “fin de la historia”: con el fracaso de propuestas sociopolíticas de transformación radicales, fueron ellos quienes pregonaron enfáticamente que el horizonte teleológico social y político estaba abierto a los pueblos del mundo en la inserción dentro de la libertad del mercado y en la implantación o reforzamiento, según sea el caso, de sistemas políticos democráticos- liberales.

Ante el terremoto geopolítico tras la caída de la URSS, parte de las izquierdas Latinoamericanas fuertemente ligadas y en muchos puntos subsidiarias de los preceptos ideológicos, metodológicos y tácticos, gracias a la centralidad histórica del referente de “izquierda” en el sistema mundo moderno del siglo XX, como movimiento o modelo sociopolítico mundial que significó la Unión Soviética, sintieron como las réplicas de esta lejana caída producían en las imágenes flotantes de los proyectos de transformación radical, sucumbiendo con igual intensidad para la izquierda latinoamericana como propio lo que sucedía a principios de la década del noventa del siglo pasado, aunque el sistema político cubano, en Latinoamérica, no se hundió con el resto. Para los proyectos radicales de izquierda, especialmente los partidos comunistas, simpatizantes y divulgadores de la experiencia del “socialismo real”, la perdida del referente implicó también, en algunos

4

casos, la pérdida de horizontes a futuro de las experiencias de proyectos políticos radicales.

Las primeras reflexiones internas de la izquierda latinoamericana a nivel teórico y político apuntaron hacia una resignación, mas bien pasiva, ante el estado de cosas presente hasta la fecha. Visibles intelectuales de izquierda como el mexicano Jorge Castañeda en su obra La Utopía Desarmada (Castañeda, 1994), iniciaron una prolongada discusión sobre el nuevo papel de las izquierdas al interior del “nuevo orden internacional”, no limitándose a una aproximación analítica puramente local, intentó por tanto desplazar parte de su argumentación al plano regional latinoamericano. La ruta de las discusiones se encaminó hacia una tipificación de las izquierdas, estableciendo a través de especificidades dicotomizadas el carácter de las izquierdas y su viabilidad en el contexto abierto. Es así como se distingue dos posiciones de izquierda medidas por el grado de radicalidad política de su accionar y discurso frente a los modelos político económicos imperantes.

Teodoro Petkofff, reconocido intelectual de izquierda venezolano, realizó precisamente este ejercicio en el libro Dos Izquierdas (Petkoff, 2005), groso modo, identifica dos tipos de izquierdas en la región. Una que reconoce las reglas de juego de la política internacional, de carácter progresista, poseedora de una visión pragmática y flexible frente al papel del mercado en la regulaciones económicas, y con un discurso muy cercano a la socialdemocracia europea de la “tercera vía”. Otra, que es su opuesta, representa para él todos los rezagos de la izquierda de los 60's y 70's del siglo pasado, la cual es más ortodoxa políticamente hablando, que mira con desconfianza el abrumador poder regulador del mercado mundial, y que además, intuye como peligrosa dadas sus inclinaciones hacia el autoritarismo, el populismo y a la estatalización.

Habría que considerar detenidamente los términos de las discusiones que se hacen desde los contenidos clásicos sobre la izquierda, y no sólo sobre ésta, se sostienen por algunos sobreentendidos muy comunes en la teoría política latinoamericana. Primero, la identificación de actores políticos a partir de la diferencia en opuestos que dualiza el campo de comprensión de las tensiones políticas, reduce los espacios para la comprensión de articulaciones políticas que dan lugar a manifestaciones y procesos sociopolíticos en la larga duración: asimismo reduce a un “par” el tejido de identidades políticas de la izquierda, por tanto de sus actores. Segundo, este tipo de análisis se posiciona a partir de un supuesto que viene transitando desde la caída del Muro de Berlín, a saber, el consenso democrático-liberal como el único sistema político válido de mediación política, desestimando y descartando otras posibles construcciones democráticas que incluye, entre otros, muchos de los contenidos del liberalismo político. Y tercero, el enfoque de esta discusión no trasciende los marcos generales interpretativos intelectuales académicos de las formas epistémicas validadas desde los centros de poder, por ende del conocimiento, lo cual constituye un elemento más que justifica modos políticos de acción que encierran la particularidad de los procesos en mención.

Para las ciencias sociales la expresión “giro” es ya conocida, nos remite además a las discusiones del postestructuralismo con la introducción en los análisis sociales de los métodos y conceptos provenientes de la lingüística, lo que se denominó el “giro

5

lingüístico”. Por su parte, el grupo modernidad/colonialidad constituido por intelectuales latinoamericanos ha introducido conceptualmente la colonialidad como el proceso sociopolítico y matriz de poder de larga duración con alcances epistemológicos sobre el cual han gravitado los procesos de construcción del conocimiento en la región.

El argentino Walter Mignolo, en un pequeño artículo titulado precisamente ¿Giro a la izquierda o giro decolonial? concentra parte de las ideas iniciales que guían este trabajo de grado. La particularidad de este periodo político en América latina, para el autor, se encuentra en el hecho de las características de los sujetos y procesos sociales que impulsan estos modos de articulación política, los cuales envuelven los momentos de movilización social en unos procesos como el zapatismo, las movilizaciones políticas de las organizaciones indígenas en Bolivia, Ecuador e incluso, en la experiencia bolivariana venezolana tienden a la descolonizacón . La irrupción de los sujetos de enunciación a partir de la experiencia colonial en su específica diferencia provee especiales matices a la constitución y ejercicio de/en espacios políticos. La asociación entre los cambios políticos y los actores sociales hasta ahora se ha focalizado como un cambio de los mecanismos, estrategias y acciones dentro de la izquierda política. Mignolo por su parte identifica dichos cambios con una forma muy particular de articulación política que tiene como principal característica la decolonialidad en su formación.

“El giro descolonial es un desprenderse de las reglas del juego único de la derecha, de la izquierda y del centro, y es una apertura al diálogo y a la negociación pero desde una “perspectiva-otra”. Con esto quiero decir que no se trata de otra perspectiva dentro de las mismas reglas del juego, como está implícito en el artículo de Le Monde Diplomatique celebrando la integración de la izquierda indígena a la izquierda latina, cuando es exactamente lo contrario.” (Mignolo, 2006)

Existe en la argumentación de Mignolo dos elementos fundamentales que distinguen este “giro” sociopolítico en Latinoamérica. Uno, la constitución de los actores históricos de articulación política: los indígenas; y segundo, la ruptura con la categoría “izquierda” y las relaciones antitéticas de división del espacio político. Si bien, este tipo de ruptura ya ha sido planteada, incluso por intelectuales europeos como Giddens en su libro titulado de manera sugestiva Mas allá de la izquierda y la derecha: el futuro de las políticas radicales (Gidens, 1996), lo que diferencia a las dos propuestas es la profunda distancia entre los enfoques teóricos; introduciendo el “giro decolonial”, como la tentativa de ruptura con la colonialidad del poder que reviste la relación izquierda-derecha, colonialidad también implícita igualmente en una propuesta como la de Giddens, pues tiene en común unos mismos esquemas interpretativos de las realidades sociopolíticas que tratan de encubrir y reforzar los mecanismos de control y dominación revelados por la colonialidad del poder.

Es por esta vía como se trata de realizar asimismo un “giro” de los marcos interpretativos y analíticos de las relaciones de poder en las articulaciones sociopolíticas para comprender, desde un perspectiva propia, los procesos emprendidos desde lugares y por sujetos que, hasta no hace poco, tenían un lugar de enunciación yuxtapuesto dentro de los análisis sociopolíticos de las teorías sociopolíticas clásicas, tanto modernas-modernizantes, y de

6

similar forma, en las postmodernas.

La apuesta de este trabajo, como se ha dejado entrever, tiene en el análisis de las izquierdas políticas latinoamericanas a partir de 1989 como su principal punto de provocación; sin embargo, al adentrarse en su estudio, nos damos cuenta que, en realidad, lo que se pretende aquí es dar cuenta de los mecanismos de articulación política asociados con esta categoría política -izquierda-, dentro de lo se ha dado a llamar el “giro a la izquierda” latinoamericano, para ver sí dichas formas de articulación, de una u otra forma, han tendido relaciones de equivalencia en sus procesos, las cuales, como supone Mignolo, tienen como elemento constitutivo de articulación a la deconialidad, o, si la decolonialidad es sólo uno de los aspectos que componen el campo de articulación de este periodo de formaciones sociopolíticas, lo cual se mantendría dentro de los esquemas de estructuración clásicos y conocidos que componen las relaciones de izquierda y derecha, de la formación del campo político moderno.

Por ello, este trabajo tratará, entre la variada alternativa de izquierdas Latinoamericanas, con tres procesos o movimientos sociales específicos que se denominan o han sido denominados de izquierda: el EZLN del sur de México, el Movimiento Bolivariano en Venezuela y con el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Bolivia. La delimitación espacio- temporal que va de 1989 hasta el 2006, como parte de un momento de apertura de un ciclo del TiempoEspacio cíclico ideológico, dentro de la estructuración del sistema mundo

moderno/colonial. La elección de estos tres procesos se debe a ciertas regularidades: dos de los tres procesos se componen de una mayoritaria población y formación cultural indígena;

el origen de los procesos se remiten al final de la década de los ochenta; los tres procesos

han sido identificados o se identifican así mismos como de izquierda, entre otros.

Otro punto de apoyo conceptual de este trabajo se debe en gran parte a los aportes teóricos

y conceptuales de otra escuela del pensamiento, ésta es el posmarxismo, en cabeza de el

intelectual argentino Ernesto Laclau y de Chantal Mouffe. Aunque en apariencia, la distancia entre las dos propuestas parezca más una dificultad teórica que un apoyo, encuentro, no obstante, muy útil algunas categorías, conceptos y tesis, muy poco desarrollados en la teoría del grupo modernidad/colonialidad, sobre todo en materia de análisis políticos. Es así como la categoría de corte gramsciano de hegemonía hace aparición, en la variante que estos autores han propuesto en su libro ya clásico, Hegemonía y estrategia socialista, (Laclau, Mouffe, 2004) y asimismo en el reciente libro de Laclau, La razón populista (Laclau, 2005).

A partir de la discusión abierta por este último libro sobre el populismo como forma de

articulación de la lucha democrática en el campo político característica de formaciones sociales como la latinoamericana, se extienden nuevas dimensiones en análisis político de formaciones sociales a través de cadenas de equivalencia entre ellas. Con esto nuevamente se trae la noción, muchas veces difusa como sesgada de “pueblo”; para Laclau, es justamente la construcción de pueblo lo que debe guiar los intentos de formación hegemónica de la política radical y transformativa. De forma muy parecida, pero con un enfoque muy diferente, Enrique Dussel desde mucho antes ha insistido en la centralidad del

7

“pueblo”, a través del análisis del discurso del populismo en los desplazamientos textuales y discursivos de los líderes populistas. Por ello, el populismo como articulación política es noción central para la ciencias sociales y política, apunta aquí, como lo proponen los dos autores, hacia una concepción fuera de los sesgos y de a priori que como lastres ha venido llevando a cuestas esta noción.

Por último, no sobra decir que este trabajo se desprende como parte del proceso llevado durante año y medio en el ciclo de innovación del proyecto de investigación, propuesto en la estructura curricular del Proyecto de Licenciatura en Educación Básica con Énfasis en Ciencias Sociales, con la guía del profesor Víctor Manuel Ávila nombrado por él como “Bajo el quiebre de la lógica del péndulo”. Gran parte de la estructura teórica como metodológica resulta del trabajo de clase e investigación llevado a cabo durante este periodo. Asimismo la concepción de las ideas centrales surgen de las discusiones en clase y por motivaciones, cuestionamientos y dudas frente a la relación de las llamadas “nuevas” izquierdas en el contexto latinoamericano, en tiempos de grandes cambios históricos, conceptuales, teóricos y hasta epistemológicos, tanto en las ciencias sociales como en las humanas, e igualmente en la manera como se piensa y se han pensado desde allí las relaciones políticas y las relaciones internacionales, cuya principal característica es la incertidumbre y la indeterminación última sobre el rumbo de los mismos.

8

2. PROBLEMA

En el transcurso de la última década movimientos, organizaciones y partidos políticos de izquierda política han vuelto a tener resonancia internacional, no tanto ya por la lucha guerrillera, ni por sus vínculos con un “comunismo internacional”, sino, porque, frente la crisis de la izquierda radical de principios de los noventa -después de la caída del muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética, que a pesar de ello, en América Latina, Cuba se mantuvo afrontando los efectos de una prolongada crisis económica-, se ha asistido, uno tras otro, al triunfo electoral de corrientes de “izquierda” a los mas altos a los ejecutivos del Estado -después de los temores de la experiencia chilena del 1973, de la desaparición y derrota de ciertos movimientos sociales de izquierda, aún vivos en la memoria, como el extermino de la UP en Colombia-; por la puesta en marcha de iniciativas locales de repercusión internacional: la organización del Foro Social Mundial en Porto Alegre Brasil, la organización del Foro Social de las Américas en Ecuador; la emergencia de movimientos sociales y políticos desde sectores antes subvalorados como sujetos de transformación social, en especial, de la incidencia en la región andina de las organizaciones indígenas, afroandinas y afrocaribeñas en el acontecer social y político; del resurgir de la opción armada, muy distante de aquella impulsada en los sesenta y los setenta, con el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), también indígena. Todo ello como parte de las respuestas sociopolíticas ante la arremetida neoliberal que dominó la década de los noventa del siglo pasado, periodo donde se agudizaron problemáticas sociales con un aumento constante de la protesta social.

Las opciones de la izquierda política, en especial de los partidos políticos, se balanceaban entre la resignación en un mundo unipolar entrando de lleno a la lógica del mercado, donde el capitalismo celebraba la caída de la Unión Soviética a tal punto que algunos intelectuales como el estadounidense Francis Fukuyama anunció el “fin de la historia” con el “triunfo” del capitalismo y de la democracia liberal en el mundo. En el panorama internacional y local parecía no existir otra vía para la izquierda sino optar así por la llamada “tercera vía” propuesta por la socialdemocracia europea; o, por la desaparición definitiva de la “izquierda” como opción política radical de transformación para el “nuevo orden mundial” de comienzo de la década de los noventa del siglo pasado.

La colonialidad del poder permanece como la matriz del patrón de poder de la herida colonial, esta diferencial constitutiva de la modernidad y el capitalismo, de la configuración del mundo moderno/colonial, especialmente de las periferias de éste. Gran parte de las proyecciones programáticas y del accionar estratégico histórico de la izquierda en Latinoamérica resguarda y reproduce el esquema de dominación de los contenidos profundos de colonialidad del poder en los espacios políticos; sin embargo, parece que

9

entre los sujetos y colectividades en emergencia existen opciones tendientes a la decoloniazación de las relaciones de poder, críticos de los procesos históricos, de la propia narración histórica, dentro de la cual han sido asignadas, inscritas identidades para la delimitación de la validez del conocimiento. Con el nuevo resurgir de las opciones de izquierda, emergen opciones decoloniales a la par que otras perecen reintroducir la colonialidad del poder en sus prácticas y discurso sociopolítico.

3. PREGUNTA PROBLEMA

¿Bajo qué lógicas discursivas y organizativas en el largo, mediano y corto plazo se constituye y articula el tramado del campo político de la izquierda latinoamericana, las cuales dan lugar al protagonismo político de la izquierda durante el ciclo abierto en 1989 con el fin del proyecto político moderno de la izquierda comunista, teniendo en cuenta los factores integrantes de la colonialidad del poder, como relaciones sociales y políticas fundamentalmente racializadas?

10

4. OBJETIVOS

Objetivo principal

Analizar la articulación de las relaciones del campo de discursividad del poder de la izquierda latinoamericana, en relación con las instancias de constitución de la colonialidad del poder y hegemonía, durante el periodo comprendido entre el año 1989 al año 2006 como parte de una estructuración espacio-temporal del mundo modero colonial, contrastando los casos del EZLN, el MAS-IPSP y el Movimiento Bolivariano.

Objetivo específicos

- Ubicar los aspectos políticos relevantes que componen el campo de discursividad de

poder, cambios y tendencias de la izquierda latinoamericana tanto en el largo plazo como el

el ciclo comprendido desde 1989 al 2006.

- Establecer los factores históricos, sociales y políticos de emergencia de los discursos del EZLN, MAS-IPSP y el Movimiento Bolivariano, que posibilitan la intervención de éstos en la estructuración discursiva del campo político y formación social en el cual accionan.

11

5. JUSTIFICACIÓN

Las reflexiones sobre los acontecimientos que abren pasó a las realidades políticas latinoamericanas de comienzos del siglo XXI tienen una extensa literatura, ampliada a cada momento por las variantes, giros y nuevos hechos que a diario convulsionan la agitada vida política de nuestra región. La simple denominación “izquierda política” es ya por sí sola problemática, con lo cual emprender cualquier clase de estudio o investigación alrededor de ésta acarrea las múltiples posibilidades y variadas consecuencias, ya sea para su estudio o para sentar una posición sobre éstas. Es decir, cuando se aborda como escenario principal lo político y la política, entiéndase como se entienda, por sus propias lógicas y mecanismos se entra en un terreno incierto y una temporalidad caracterizada por la conflictividad y la simultaneidad de relaciones de poder, unas veces adversa y otras veces complementaria o agonista (Mouffe, 2003). Y como es obvio, este trabajo tendrá entre sus cometidos dar una definición, más bien nómada, de lo que representa lo político y la política, en el terreno de la configuración geopolítica y geocultural de la categoría espacio-temporal de lo que es Latinoamérica, expresado en palabras del subcomandante Marcos, “Lo que nosotros tenemos que contar es la paradoja que somos” (García. Pombo, 2001).

Las convulsiones, cambios políticos y sociales de finales de la década de los 80’s del siglo pasado marcaron el final de varios procesos, ya sea por desgaste o por que los límites de los proyectos de este TiempoEspacio cíclico ideológico mostraron la tendencia negativa de su curva, culminante con la caída -inesperada en su momento- del proyecto comunista; pero ya pasado algún tiempo, se puede dilucidar las fallas de los proyectos modernos/modernizantes de las vertientes de transformación política, expresadas en la bipolaridad geopolítica que surgió después de la segunda guerra mundial, dominante del panorama mundial por más de cuarenta años, cuyo punto culminante fue la caída progresiva, mediante manifestaciones sociales y de fracturas internas, de las llamadas “democracias populares” del Este de Europa. Este revés significó el desmoronamiento de la imagen de uno de los proyectos modernos, que en medio de la confrontación política mundial, representaba la culminación máxima de la imagen clásica de la dimensión política que supeditó los movimientos los espacios políticos, y por tanto, de las relaciones internacionales, en ellas, las relaciones políticas y sociales en Latinoamérica, y de las identidades políticas como hasta entonces se conocían, entre éstas entra en crisis aquella categoría/identidad política llamada “izquierda” en Latinoamérica.

Este intento de análisis de las articulaciones políticas inscritas como “izquierda” en la diversidad y multiplicidad de corrientes que ésta representa, tiene como una de sus principales motivaciones, el cuestionamiento sobre los mecanismos de operación estratégicos sobre los procesos que intentan abrir el campo de complejidad de las relaciones sociopolíticas de poder, en marcos proyectivos de transformación frente al actual estado de cosas. Para las ciencias sociales como para el ejercicio pedagógico, los debates que se empiezan a dimensionar el espacio político mediante el ejercicio de crítica interna de las

12

propias formas escolares de aprendizaje, diseño investigativos como posición o “topología” epistemológica, los cuales son afectados y afectan procesos de articulación política de las formaciones sociales, desde lo micro a a lo macro, de lo local a lo global, de lo nacional a entidades regionales.

Tales proyecciones e introyecciones investigativas son parte de las propias discusiones y debates internos de la sociedad como del campo académico; aquí por ejemplo, de manera latente, se encuentran entrecruzadas y articuladas varias de la nociones en tensión en el conocimiento social. Por nombrar algunas de la tensiones que aparecen, están en el contexto las relaciones entre la universalidad y la particularidad; entre los estudios académicos de corte clásico disciplinar frente a los estudios culturales interdisciplinares; entre el eurocentrismo académico y los proyectes de alteridad epistémica; discusiones que a final de cuentas entran en articulaciones amplias del espacio político.

Vemos como hoy estás discusiones alcanzan niveles extraordinarios de reflexión y diálogo, así, traigo a colación el muy ilustrativo libro de Judith Butler, Ernesto Laclau y Slavoj Žižek, Contingencia, hegemonía, universalidad: diálogos contemporáneos en la izquierda (Butler, Laclau, Ži ž ek, 2003) donde se ofrecen unos debates cuya calidad conceptual deslumbra por su perspicacia, así como por los análisis que se hacen de los componentes de la política radical de nuestros días. Empezar a explorar a estos niveles las discusiones sobre los elementos políticos que dan lugar a formaciones sociopolíticas debe estar al alcance de la academia latinoamericana, ir a un más allá que simultáneamente es un más acá, en los contenidos y análisis teóricos de los procesos políticos, lo cual conlleva replantear algunos de los sobreentendidos y lugares comunes sobre los cuales se construye teoría social y política

La temática de la izquierda latinoamericana es la escusa perfecta para empezar a elaborar proyectos con enfoques “Otros” que puedan dislocarse a sí mismos en los “giros”, para el análisis de las realidades políticas, no basta sólo con el empeño que se preste a esta empresa, sí no se empieza por reestructurar el campo del saber de las ciencias sociales, siendo como ha sido, por una parte de éstas, un elemento más en el patrón de dominio y control sobre las relaciones sociales a partir de los diseños geopolíticos de conocimiento.

13

6. MARCO DE REFERENCIA

6.1. La “izquierda” en América Latina: definiciones y presupuestos

La identificación de sujetos y colectividades con el término político “izquierda” es bastante confusa. En una investigación apoyada en metodologías cuantitativas por medio de encuestas a través de toda América Latina aplicada por el Latinobarómetro, durante el periodo que va de 1995 al 2002 (Colomer, Escatel, 2005), se mostraba cómo la distinción de la dimensión izquierda-derecha para la población objeto de la medición no remitía necesariamente dicha distinción para la mayoría a cuestiones ideológicas, sino más bien, a dinámicas de identificación propias de la cultura política y a los mecanismos de captación del voto por parte de los partidos políticos de cada país, cuyas prácticas clientelistas sobresalían en los análisis de los resultados por encima de otros de los aspectos a la hora de las elecciones.

Otra cuestión, aún mas importante, es que al momento de preguntar por la posición personal en dicha dimensión, en una escala de 0 (izquierda -por azar, expresaría Jean-Luc Godard) a 10 (derecha), donde los extremos pertenece a uno u otro lado de la división derecha-izquierda, siendo 5 el centro, la tendencia general se ubica en las proximidades del 5 (Colombia muestra la tercera tendencia más próxima a la derecha con un 7,4 en la media, después de Honduras y Costa Rica, y México es la “mas cercana” a la izquierda con un 4,9 en la media según los datos del documento).

Esta cercanía con el centro, pienso, no proviene de una distinción de criterio conceptual o de diferenciación ideológica o propositiva con el centro político de parte de la población encuestada, sino se debe, más bien, a que gran parte de la población no quiere posicionarse

e identificarse claramente una de las dos caras de la dimensión. Estando mas cercanos al

momento de preguntárseles por las filiaciones políticas con un partido o no, si esta filiación

o simpatía era positiva con concepciones de derecha o de izquierda; se presenta en las

respuestas una cercanía con las propuestas de un populismo nacional o se conducen por la

guía del carisma de un personalismo político.

No obstante, investigaciones como ésta retoman categorías y conceptos sin un análisis discursivo previo de la construcción de éstas, ni toman en cuenta relaciones TiempoEspaciales constitutivas de posibilidad de existencia de las mismas en el lenguaje cotidiano como el caso de la misma izquierda política, sino que sirven para demarcar momentos en el corto plazo como asuntos episódicos de las relaciones de poder en un estado de cosas dado, aunque no se descarta su valor en la visualización en el mediano plazo de tendencias del imaginario político, observando, obviamente, que éstos resultan inconmensurables.

Uno de los objetivos de este trabajo es analizar cómo la categoría “izquierda” ha venido

14

transformando sus enunciaciones discursivas, a partir de este periodo, identificando sí acuden como respuesta ante la situación política, o, si éstas vienen a ser parte integral de una formación enunciativa propia -en el caso que se ajuste a ello-. Además, bajo la colonialidad del poder, explorar el contenido antagónico o estructural de estas colectividades y sujetos sociales, cercanos a una propuesta decolonial y transformativa de las relaciones de poder en el sistema mundo moderno/colonial en nodos equivalentes, o por el contrario, se ajusta como momento mismo de una relación discursiva complementaria en un sistema de diferencias.

“La(s) vías del cambio social y la imaginación de lo social en un proyecto de recambio social diversificaron a la Izquierda en tendencias a veces irreconciliables. A nuestro juicio, cualquier intento de definir o de redefinir a la Izquierda de América Latina hoy en este tiempo de globalización no puede excluir del análisis de algunos los componentes claves de su definición clásica, es decir universal, al margen de la imbricación de la Izquierda en contextos históricos- culturales diversos” (Cancino, 2006: 39).

El origen de la categoría “izquierda” cumple ya un poco más de dos siglos de existencia en el lenguaje político a partir de la revolución francesa, es decir, es una categoría propia de espacios políticos modernos, que ha identificado de forma antitética una manera particular de entender el accionar sobre la realidad de las problemáticas sociales propias de formaciones sociales, políticas y culturales. Norberto Bobbio analizando la pertinencia de la izquierda en Italia, ha demostrado que la principal diferencia entre la derecha y la izquierda se encuentra en el tratamiento conceptual y epistémico de la izquierda sobre la igualdad. Este criterio de distinción conceptual sobre la igualdad genera las tensiones propias en un sistema dicotómico de relaciones de poder político, dando marcha a dinámicas y estrategias de accionar. En otras palabras, la izquierda como categoría política antitética ubica un lugar(es) -de enunciación- en el espacio político, supone una formación identitaria política, con cargas afectivas y valorativas, con definiciones espaciales y temporales. Sus usos pueden ser descriptivos, axiológicos o históricos (Bobbio, 1995).

La concepción de igualdad que sustenta Bobbio está mediada por la capacidad política y material que posee la humanidad para contrarrestar los efectos negativos de aquellas desigualdades sociales que terminan por establecer relaciones de dominación, subordinación, explotación e incluso de opresión. Esto, como bien puede entenderse, no supone una igualdad autoritaria que establecería un igualitarismo en todos y cada uno de los aspectos de la vida, por tanto, la concepción de igualdad para la izquierda está acompañada por la defensa de las libertades individuales bandera histórica del liberalismo 1 , siempre y cuando en nombre de ellas no se establezcan relaciones de desigualdad. El acercarse cada

1 Marta Matsushita dice al respecto que “Junto a la problemática del humanismo, la izquierda marxista latinoamericana actual se encuentra comprometida, en su renovación ideológica, con la preocupación por la defensa de la individualidad. La izquierda tiene que enfrentarse con la crítica, a partir de la experiencia soviética, de que el marxismo atenta contra la individualidad y disuelve en un corporativismo asfixiante las diferencias reales que existen entre los hombres. El colombiano Antonio García repudia el igualitarismo implantado por el socialismo real, reivindicando la preocupación que hay en la obra de Marx por la genuina realización de la individualidad (García,19). En la misma línea de pensamiento, otro colombiano, Gerardo Molina, defiende la idea de un socialismo democrático que rechace las falsas ideas igualitarias que se imponían en nombre del marxismo”.(MATSUSHITA, 2006: 268)

15

vez más a la igualdad social e individual, no únicamente jurídica, es el pivote discursivo y

político de accionar de la izquierda dentro de los espacios políticos, de la multiplicidad,

según Bobbio.

En contraste, la no-igualdad en los todos los aspectos de la vida es el hecho fundamental e inalterable de las relaciones sociales en los sistemas democráticos, por lo cual tratar de establecer mecanismos para la igualdad que no sea jurídica, es visto por parte de la derecha como un atentado a la libertad individual, lo que implicaría la formación de sistemas autoritarios y homogéneos. Así que es la pluralidad de un sistema de diferencias lo que posibilita los cambios sociales y la armonía social, tiende a equilibrar las desigualdades en las relaciones de poder bajo marcos institucionales que garanticen efectivamente el derecho al desarrollo de la libertad individual, donde la diferencia es el ámbito de las relaciones sociales por excelencia.

Decimos, para efectos conceptuales de este trabajo, que la izquierda es aquella categoría política propia de los espacios políticos modernos, formada de las tensiones en las

relaciones de poder de los sistemas políticos en la modernidad, cuyo criterio constitutivo de diferencia frente a otras categorías políticas del espectro político es su perspectiva de la igualdad. La izquierda se acerca a un criterio de igualdad como una asíntota, cuyo punto límite o cero (0) nunca es tocado, tratando de transformar las condiciones sociales y políticas a partir de la formación de las relaciones de poder. Esta categoría, cuando es adoptada como identidad por sujetos y colectividades, amplía sus usos en términos axiológicos, valorativos y descriptivos. La mayor operatividad de las categorías/identidades políticas y dicotómicas izquierda-derecha se dio después de la segunda guerra mundial, en lo que García Picazo caracteriza como la tercera ola de las relaciones internacionales, donde dicha dicotomía alcanzó su mayor expresión, a niveles geopolíticos, dominando el curso de las relaciones y los discursos internacionales durante la segunda mitad del siglo

XX

y cuya forma de relación se hizo complementaria, en su diferencia.

 

“La definición de una Izquierda para hoy en América Latina supone no perder de vista que la Izquierda, en sus discursos ideológicos, en sus modelos organizativos y visiones de una nueva sociedad surgió como un eslabón subordinado a la Izquierda internacional, cuyo discurso fundacional se insertó en el proyecto de la Modernidad, que la forma de proceso de desarrollo desigual se expandió globalmente por todos los confines del planeta. Karl Marx y F. Engels escribieron en 1847 que la reproducción de la mercancía y del modo de producción capitalista a escala universal era al mismo tiempo una universalización de las ideas, de los gustos y de los

productos culturales. Agregaron que la dinámica de la reproducción del capital y de las ideas se constituía en un proceso irreversible y que por consiguiente ninguna muralla china podría resistirlo. En esta comprensión aceptamos la tesis que la primera ola de globalización se inicia con Colón y los grandes viajes de descubrimiento y colonización del Nuevo Mundo en el siglo

XVI

y posteriormente una segunda ola con el proceso de colonización del Tercer Mundo en el

siglo

XIX y XX y la subordinación de éste a los grandes imperios coloniales.” (Cancino, 2006:

40)

La

extensión de la categoría/identidad izquierda a lo largo y ancho de sistema mundo

moderno/colonial implica para Latinoamérica una relación de colonialidad frente a la

16

concepción del espacio político en el establecimiento de las relaciones de poder. Las relaciones de colonialidad del poder se inscriben en la misma trama de las relaciones políticas, a su vez en tiempo-espacio, centro-periferia de los análisis del sistema mundo. Las definiciones históricas de la izquierda pasan por el discurso y el modo de inserción de las corrientes socialistas, anarquistas y comunistas, que acaparaban el espectro de la izquierda Europea. Obviamente, aunque no es el objetivo último de este trabajo, la definición de la izquierda latinoamericana contiene un núcleo histórico, ya definido por los componentes en la relación centro-periferia del sistema mundo moderno/colonial dentro de la estructura del sistema histórico moderno.

El paso de la ideas de izquierda de un continente a otro, casi no sufrió cambios en los contenidos los cuales pasaron en su gran mayoría inalterados. Esta característica serviría a manera de cordón umbilical en la preeminencia teórica de las discusiones europeas insertas en el espacio sociopolítico latinoamericano, a tal punto, que las periodizaciones generales de la izquierda a nivel mundial se demarcan con los ritmos de la discusiones europeas de la izquierda.

Las ideas de la izquierda política en Latinoamérica llegaron a través de los inmigrantes europeos a finales del siglo XIX, con la creación de los primeros partidos socialistas y la influencia de estas ideas en la naciente e insípida clase obrera latinoamericana. Cansino dice al respecto:

“El discurso anarco-sindicalista y las primeras expresiones de la ideología socialista marxista accedieron a los países mencionados, por la vía de libros y folletos que llegaron desde Europa, y que fueron rápidamente difundidos en círculos de estudios y clubes obreros. Pero también y de un modo decisivo fue la presencia de trabajadores emigrados y en algunos casos de exilados de países europeos ya mentalizadados en las doctrinas anarquistas y socialistas, los que influyeron con su prédica, activismo y difusión de sus experiencias en los primeros agrupamientos proletarios. El anarcosindicalismo signó profundamente en este período formativo el discurso de la izquierda que nacía articulada con el movimiento obrero naciente. El discurso de los anarquistas cuyos ejes identitarios eran claros y precisos. Ellos se formularon a través de consignas tales como: justicia social, tierra y libertad y solidaridad proletario”(Cancino: 42)

La inserción en el lenguaje político latinoamericano de los componentes discursivos y conceptuales de las discusiones de la izquierda es acompañado por la creación de los primeros partidos socialistas, de corrientes anarquistas con la creación de los primeros sindicatos, con los levantamientos populares anti-imperialistas y la creación de una clase obrera. El periodo formativo, como lo denomina Cansino, iría de finales del siglo XIX hasta 1917, año de la revolución rusa, que marcaría una nueva estrategia a nivel internacional direccionada desde el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) y de sus órganos de dirección y coordinación internacional, en este caso la Komitern.

El periodo de la tercera internacional subordinaría, desde las directrices de la izquierda dirigente, a todas las demás organizaciones internacionales que se unieron al PCUS. La famosa ruptura de la tercera internacional que partió al movimiento histórico de la izquierda en sus principios internacionalista, de discusión propiamente europea, terminó

17

repercutiendo de manera similar en las organizaciones y partidos latinoamericanos que habrían de optar por una de las opciones abiertas tras la ruptura. Es así como muchos partidos socialistas en Latinoamérica, o bien pasaron a denominarse comunistas o facciones de estos partidos se convertirían en partidos comunistas directamente subordinados de la tercera internacional, los cuales no alcanzaron a tener una repercusión más allá de los sectores de la escasa clase obrera. De manera bastante similar ocurrió con la crisis chino- soviética de 1958, esta vez dentro de los partidos comunistas, donde facciones pasaron a diferenciase por su denominación marxista-leninista, caracterizadas por la ideología maoísta.

“En su gran mayoría los partidos comunistas locales no asumieron en su discurso y en su praxis la necesidad de colocar en el centro de su estrategia la movilización de los campesinos e indígenas por el problema de la tierra y de su opresión étnica. El discurso ideológico canonizado bloqueó la visión de la realidad a los grupos dirigentes de los partidos comunistas. El Marxismo latinoamericano fue sólo una reproducción del marxismo de la III Internacional.” (Cancino: 46)

Gran parte de esta ceguera y subordinación arrinconó a los movimientos de izquierda hacia un dogmatismo excluyente, tal como sucedió con Mariátegui, quien al proponer un marxismo sin “calco ni copia” salido de las reflexiones de las condiciones propias de la realidad peruana, fue objeto de acusaciones de revisionismo y sus propuestas fueron desechadas. Asimismo la visión economicista, el empleo sobre-dimensionado -no sobredeterminado- de la lucha de clases, ligado a los componentes estratégicos de la política internacionalista del campo soviético, en lugar de activar dispositivos liberadores y transformadores, condujeron a que se invisibilizara sujetos y colectividades sociales de transformación social, sectores estos no previstos desde los cánones del marxismo clásico:

la revolución rusa se revela como una “revolución desactivante” (García Picazo, 1998), para la segunda mitad del siglo XX.

La combinación de 'la determinación en ultima instancia' de los procesos sociales a las dinámicas de producción con el panorama político posterior a la segunda guerra mundial: la adopción de una estrategia internacional para la periferia del sistema mundo o así llamado “tercer mundo”; un panorama mundial regido por las circunstancias de la “guerra fría” y la consecuente división del mundo en dos bloques, en el mundo “bipolar”. Todo ello generó que la estrategia adoptada por la izquierda internacional representada por la unidad alrededor de la Unión Soviética, se configura en gran medida por las condiciones de desarrollo de las fuerzas productivas en los países periféricos. Al no haber el desarrollo de fuerzas adecuadas para el paso al socialismo, entonces, las fuerzas sociales privilegiadas para la transformación social, deben empezar a emprender las tareas inconclusas, impulsando reformas democráticas que la burguesía nacional fue incapaz de cumplir. Igualmente, fragmentó aún mas la izquierda latinoamericana en divisiones a veces irreconciliables

Esta lógica sustentada por el desarrollo de las fuerzas y los medios de producción en el incesante proceso acumulativo del capitalismo, en la periferia, con un desarrollo desigual de dichos procesos y dinámicas, donde la clase obrera industrial es un sector bastante

18

minoritario en la formaciones sociales, en los cuales las burguesías nacionales no han llevado a cabo o no han sido capaces de cumplir con las tareas históricas de su clase, condiciones éstas se separaron de la teorización. Es evidente que la realidades socio- políticas y económicas de la periferia son abiertamente distintas e inaprensibles a partir de 'determinaciones en última instancia'.

determinación en última instancia por la economía. Consideremos las implicaciones de

este concepto. Si esta determinación última es una verdad válida para toda sociedad, esto significa que la relación entre la determinación y las condiciones que la posibilitan no procede a través de una articulación histórica y contingente, sino que es una necesidad apriorística. Adviértase que el problema que discutimos no es si la economía tiene sus condiciones de existencia -esto es una tautología: si algo existe es porque se dan las condiciones que posibilitan su existencia-; el problema es que si "la economía" es determinante en última instancia para todo tipo de sociedad, debe también definirse con independencia de todo tipo particular de sociedad; y las condiciones de existencia de la economía deben también definirse al margen de toda relación social concreta.” (Laclau, Mouffe, 2004: 135)

la “

Continuando con la discusión sobre la positividad de lo social como un entramado de relaciones de poder sobre una base económica, parte de un supuesto total donde lo

económico podría separarse de otras tantas determinaciones sociales, culturales, raciales, etc., con lo cual lo importante en las discusiones políticas, sociales y hasta culturales terminan en monocausalidad económica, cuyos demás aspectos son simplemente accidentes

o consecuencias de las dinámicas de las relaciones económicas. A esto hay que agregar que,

epistemológicamente, esta visión y entendimiento de lo social termina formando parte de lo

que Grosfoguel denomina la ego-política del conocimiento.

6.2 Ego-política del conocimiento

Partiendo de los universalismos eurocéntricos Grosfoguel tipifica dos tipos: uno abstracto

y el otro de sujetos de enunciación. En la concepción del EspacioTiempo de Descartes, el

conocimiento no tiene un espacio y tiempo, la razón es universal y abstracta en el sentido que no posee una determinación de lugar ni sujetos de enunciación, todo ello con una pretensión de verdad para un tiempo eterno. Por su parte Hegel sienta estos abstractos sobre la historia, pero aún persiste en el universalismo abstracto con la idea del “espíritu absoluto”, la cual contempla la linealidad y recorrido del conocimiento como privilegio de algunos pueblos ungidos que llevarán a cabo la realización hasta sus últimas consecuencias de la tarea que les ha sido confiada por sus propias condiciones. Este universalismo oculta los espacios de enunciación, deshacen el diálogo cambiándolo por un monologo europeo, ocultando a los otros sujetos y sociedades de conocimiento, o dándoles un lugar secundario, pasado o superado en un orden teleológico y evolutivo de la manifestación del espíritu de la historia.

“Aquí se inaugura la ego-política del conocimiento, que no es otra cosa que una secularización de la cosmología cristiana de la teo-política del conocimiento. En la ego-política del conocimiento el sujeto de enunciación queda borrado, escondido, camuflado en lo que el filósofo colombiano Santiago Castro-Gomez ha llamado la “hybris del punto cero” (Castro- Gomez, 2005). Se trata, entonces, de una filosofía donde el sujeto epistémico no tiene

19

sexualidad, género, etnicidad, raza, clase, espiritualidad, lengua, ni localización epistémica en ninguna relación de poder, y produce la verdad desde un monólogo interior consigo mismo, sin relación con nadie fuera de sí. Es decir, se trata de una filosofía sorda, sin rostro y sin fuerza de gravedad. El sujeto sin rostro flota por los cielos sin ser determinado por nada ni por nadie.” (Grosfoguel, 2007: 64)

La ego-política del conocimiento ajusta los criterios de distinción social en un complejo operativo discursivo tendiente a la desaparición, bajo el velo racional, de un sujeto de poder de enunciación tras aquellas formaciones abstractas de las relaciones de poder y conocimiento. A niveles geopolíticos, manifiesta la clara intención de legitimar los proyectos imperiales de subordinación entre el centro y la periferia. Reiterando, este proceso aun se mantiene, pero también tiene límites que parecen agotarse en puntos por la irrupción de elementos que en exceso sobre pasan este discurso.

El segundo tipo de universalismo eurocéntrico y del cual la izquierda marxista es uno de sus principales animadores, es aquel que reconoce que las relaciones sociales y el conocimiento están determinadas por condiciones históricas y que las relaciones sociales dan cuenta de algunas de las características constitutivas de las relaciones de poder y del conocimiento; sin embargo, insiste en ocultar los sujetos y lugares de enunciación de los discursos de subordinación que en los ordenes sociales posiciona y ubica a formaciones sociales en un lugar en la escala jerárquica del conocimiento. En parte justifica la imposición de relaciones de dominación y explotación, de unos pueblos sobre otros, por una especie de determinación histórica -epistemológica- y teleológica de las relaciones sociales.

De manera que:

“En Marx, en el universalismo epistémico de segundo tipo, el sujeto de enunciación queda oculto, camuflado, escondido bajo un nuevo universal abstracto, que ya no es “el hombre”, “el sujeto trascendental”, “el yo”, sino “el proletariado” y su proyecto político universal: “el comunismo”. De ahí que el proyecto comunista en el siglo XX fuera desde la izquierda otro diseño global imperial/colonial, que bajo el imperio soviético intentó exportar al resto del mundo el universal abstracto del “comunismo” como “la solución” a los problemas planetarios. Marx reproduce un racismo epistémico muy parecido al de Hegel, que no le permite atribuir a los pueblos y sociedades no-europeas coetaneidad en el tiempo ni capacidad de producir pensamiento digno de ser considerado parte del legado filosófico de la humanidad o la historia mundial. Para Marx, los pueblos y sociedades no-europeas eran primitivos, atrasados; es decir, el pasado de Europa. No habían alcanzado el desarrollo de las fuerzas productivas ni los niveles de evolución social de la civilización europea. De ahí que, en el nombre de la civilización y con el propósito de sacarlos del estancamiento ahistórico de los modos de producción pre- capitalistas, Marx apoyara la invasión británica de la India en el siglo XVIII y la invasión estadounidense del norte de México en el siglo XIX.” (Grosfoguel: 70)

Estos mismos sesgos subsidiarios de la colonialidad del poder están presentes en las críticas al marxismo que, desde la misma Europa, se le han planteado y a sus diversas corrientes. Al no existir una “determinación ultima” de los procesos sociales, de igual manera, que la prelación de una clase social sobre otras para las transformaciones, debemos decir aquí que, por el contrario, las relaciones sociales se caracterizan por la sobredeterminación. Es decir, que las relaciones sociales tejen simbólicamente sus manifestaciones.

20

6.3 Dimensionar lo social por sobredeterminaciones: articulaciones, momentos, elementos y antagonismos

Las relaciones sociales de cualquier formación social adquieren su contenido y se expresan al ser entrelazados mediante símbolos; los símbolos no tienen un carácter de expresión único, sino que su contenido es la formación de una variada y diversa gama de vinculaciones espaciotemporales de los aspectos de la vida que median las relaciones sociales y son constitutivos del discurso. Las determinaciones son pues condicionantes de las relaciones sociales en medio de la multivocalidad.

“Las determinaciones no son, pues, no pueden ser, unilineales, ni unidireccionales. Y no sólo son recíprocas. Son heterogéneas, discontinuas, inconsistentes, conflictivas, como corresponde a las relaciones entre elementos que tienen, todos y cada uno, tales características. La articulación de heterogéneos, discontinuos y conflictivos elementos en una estructura común, en un determinado campo de relaciones, implica, pues, requiere, relaciones de recíprocas, múltiples y heterogéneas determinaciones.” (Quiijano, 2007: 101)

La sobredeterminación, concepto que tiene origen en el psicoanálisis, adoptado luego por Althusser, pero que no obtuvo su máximo potencial comprensivo dada la obstinación conceptual de resguardar la “determinación en última instancia” efectuada por este último, establece una cadena finita de condiciones que genera una infinita gama de posibilidades. Esta transición del carácter simbólico de las determinaciones sociales amplía enormemente las posibilidades de análisis, con lo cual, simultáneamente, se hace cada vez más difícil fijar puntos precisos de estudio.

“El carácter simbólico -es decir, sobredeterminado- de las relaciones sociales implica, por tanto, que éstas carecen de una literalidad última que las reduciría a momentos necesarios de una ley inmanente. No habría, pues, dos planos, uno de las esencias y otro de las apariencias, dado que no habría la posibilidad de fijar un sentido literal último, frente al cual lo simbólico se constituiría como plano de significación segunda y derivada. La sociedad y los agentes sociales carecerían de esencia, y sus regularidades consistirían tan sólo en las formas relativas y precarias de fijación que han acompañado a la instauración de un cierto orden. (Laclau, Mouffe, 2004: 134)

Además de establecer el carácter simbólico de las relaciones sociales, como el tejido abierto, precario e inconcluso de las determinaciones, de la sobredeterminación, impide también que lecturas del tipo de universalismo abstracto del primer tipo de eurocentrismo, del cual advierte Grosfoguel, se establezcan en el dominio epistemológico. Sin una ley inmanente y permanente del establecimiento de una formación social a través de la traba sobredeterminada de las relaciones sociales, el carácter dualista de la formación social pasa a ser una distinción irrelevante, por no decir ilegitima. La sobredeterminación ni es derivada como tampoco el origen de las formaciones sociales, es, por tanto, constitutiva y su principal característica, como también la suposición de un TiempoEspacio eterno y constante con fijaciones completamente precisas y aprensibles carece por tanto de sustento.

21

Continuando el hilo de estas disertaciones sobre la constitución de lo social desde Chantal Mouffe y Ernesto Laclau, la sobreterminación de las relaciones sociales comprende también y especialmente el pensar lo social como el tejido en espacios de articulaciones de relaciones determinadas en un una formación histórica. Lo social, desde aquí, nunca es una construcción totalmente completa, depende fundamentalmente de lógicas de relaciones que dentro de ellas ninguna determinación se establece una sobre otra de una vez y para siempre, y donde cualquier establecimiento de una determinante es apenas temporal, inconstante e incompleta, abriendo el campo para la articulación de dichas relaciones, fijando sentidos de manera inconclusa en el discurso.

“Toda práctica social es, por tanto, en una de sus dimensiones, articulatoria, ya que al no ser el momento interno de una totalidad autodefinida, no puede ser puramente la expresión de algo adquirido -no puede, en consecuencia, ser íntegramente subsumida bajo el principio de repetición- sino que consiste siempre en la construcción de nuevas diferencias. Lo social es articulación en la medida en que lo social no tiene esencia -es decir, en la medida en que la "sociedad" es imposible-.” (Ibid: 154)

La articulación relaciona un sistema de diferencias, debido a que lo se denomina sociedad es el conjunto de relaciones y practicas basada en la diferencia significada en el ejercicio discursivo. La diferencia entre los sujetos y colectividades dentro de un EspacioTiempo, encuentra las condiciones de posibilidad de la práctica de relaciones sociales, pues la práctica de las mismas establece la diferencia entre los distintos componente sociales, creando identidades que se ven afectadas por el mismo proceso de sobrederminación, que como ya dijimos es incompleto y permite la generación “nuevas” diferencias. La articulación es el proceso que permite el establecimiento de orden discusivo en una formación social entre diversas relaciones diferenciales de sujeto y colectividad.

Como ya se habrá podido entrever, si lo dicho anteriormente fuese del todo cierto -sin una externalidad- se estaría hablando de un sistema cerrado, endógeno y autoreferencial, donde el establecimiento de la diferencia dependería del orden discursivo y dominante establecido en la interioridad de las relaciones de las formaciones sociales. Del tal manera que el sistema de diferencias encontraría tarde o temprano un límite, y su agotamiento dependería de sí la capacidad articulatoria para producir “nuevas” diferencias, introduciéndolas en el orden discursivo, no fuese efectiva. Para entender un poco más qué es la articulación, hay que repasar lo que los autores dicen al respecto, sobre unas definiciones bastantes básicas de unas categorías que servirán para el análisis discursivo de la izquierda latinoamericana.

“En el contexto de esta discusión, llamaremos articulación a toda práctica que establece una relación tal entre elementos, que la identidad de éstos resulta modificada como resultado de esa práctica. A la totalidad estructurada resultante de la práctica articulatoria la llamaremos discurso. Llamaremos momentos a las posiciones diferenciales, en tanto aparecen articuladas en el interior de un discurso. Llamaremos, por el contrario, elemento a toda diferencia que no se articula discursivamente.” (Ibid: 143)

Como se ha visto, la lógica de la articulación de un sistema de diferencias hace parte del proceso que deriva en una formación hegemónica, en la constitución de una totalidad

22

discursiva. Así pues, que la distinción entre momentos y elementos es vital para el entendimiento de una exterioridad que no ha sido transformada discursivamente en un momento diferencial del discurso. Los elementos como diferencias no articuladas en momentos, abren espacios de tensión entre los momentos. Este espacio lo denominan los autores, como el campo de discursividad, donde se van produciendo o generando lógicas de articulación para la inserción en el discurso de los elementos. Entonces, tenemos que: “El discurso se constituye como intento por dominar el campo de la discursividad, por detener el flujo de las diferencias, por constituir un centro. Los puntos discursivos privilegiados de esta fijación parcial los denominaremos puntos nodales.” (Ibid: 152) No sobra decir que, este andamiaje categorial sirve de sustento al concepto de hegemonía construido por Chantal Mouffe y Ernesto Laclau.

Estos puntos nodales se establecen para “dar sentido” y fijar una posición de las diferencias en el discurso. El paso o transito de elementos a momentos, por la misma definición de la articulación, de sobredeterminación, nunca puede constituirse plenamente; las relaciones entre diferencias dan sentidos y crean identidades, resultan afectados mutuamente por efectos de este mismo proceso, de su carácter dinámico. En consecuencia, las posiciones y las identidades nunca alcanzan a estar plenamente fijadas, y el sentido es parcial, no agotado y finito.

Cabe preguntarse, llegados a este momento, sí la construcción de la formación de una hegemonía dentro de una formación social, cuyo tramado de relaciones articulatorias resulta en un discurso que trata de establecer momentos e intenta fijar los elementos a través de la totalización del campo discursivo abierto por la tensión de los elementos, al expandirse la práctica articulatoria; entonces, cuál es esa externalidad a este sistema cerrado de diferencias que impide que se suture el campo de lo social en una positividad completa. Esta externalidad que no es sino el límite de la constitución de una sociedad como total, no es dado sino por un entramado discursivo que excede al discurso mismo: el antagonismo.

“El antagonismo, por tanto, lejos de ser una relación objetiva, es una relación en la que se muestran -en el sentido en que Wittgenstein decía que lo que no se puede decir se puede mostrar- los límites de toda objetividad. Pero si, como hemos visto, lo social sólo existe como esfuerzo parcial por instituir la sociedad -esto es, un sistema objetivo y cerrado de diferencias-, el antagonismo, como testigo de la imposibilidad de una sutura última, es la "experiencia" del límite de lo social. Estrictamente hablando, los antagonismos no son interiores sino exteriores a la sociedad; o, mejor dicho, ellos establecen los límites de la sociedad, la imposibilidad de esta última de constituirse plenamente.”(Ibid: 169)

Frente a la constitución de una positividad emerge lo antagónico como la experiencia fuera de los terrenos del discurso de la realización de la sociedad. Esa negatividad que recrea la posibilidad del cambio social y del límite de los sistemas históricos y del discurso. Es aquello que no puede ser integrado en el discurso porque lo desborda, la negación de esa diferencia se transforma hasta llegar a constituirse en un antagonismo. No está de más decir que los antagonismos tampoco son transparentes a sí mismos, pues estaríamos hablando de particularismos endógenos. Estas negatividades impulsadas desde este trabajo a partir de la óptica de sobrederteminación, los sujetos y colectivos de negatividad expuesta desde la

23

colonialidad del poder en el sistema mundo moderno colonial.

Se ha dicho que el proceso de formación hegemónica tiende a expandirse. El sistema mundo moderno/colonial que se constituye como el sistema histórico actual, implica la ampliación de este proceso a escala planetaria, dentro del cual muchas de las expresiones de la izquierda radical que suponen una contradicción o la destrucción de éste, en miras a la consecución de un nuevo sistema histórico, pero que, la articulación del discurso las ha reconducido del lugar de los elementos diferenciales con propuestas antagónicas, es decir negadas, al lugar de un momento más en el sistema de diferencias, soportadas en el discurso.

Es así que la relación de una negatividad, al no poder traspasar los límites discursivos de un sistema histórico ingresa en el sistema de diferencias como un momento más de la discusividad hegemónica que captura los enunciados negados. Parecería que en el momento actual del sistema mundo las propuestas e ideales de ciertos sectores de la izquierda fueron incorporados a esta lógica. La división bipolar del mundo durante la segunda mitad del siglo XX, hace parte de esta incorporación, y, por lo tanto, la respuesta de un antagonismo político planteado por la izquierda revolucionaria ha encontrado sus límites. Hasta cierto punto se habla de que no existe una externalidad tal al sistema, como algunas corrientes del postmodernismo celebrante han ventilado a los cuatro vientos, con el “fin de la historia”.

Aun queda por por determinar cuáles son los mecanismos que permiten un tejido antagónico entre agentes sociales de transformación. Los antagonismos poseen características que al no estar inmersos en el discurso se entrelazan, se comunican mediante procesos de articulación diferentes entre sí, asimismo diferente al del discurso del sistema moderno mundo/colonial.

“Esto implica que una formación sólo logra significarse a sí misma -es decir, constituirse como tal- transformando los límites en fronteras, constituyendo una cadena de equivalencias que construye a lo que está más allá de los límites, como aquello que ella no es. Es sólo a través de la negatividad, de la división y del antagonismo, que una formación puede constituirse como horizonte totalizante.”(Ibid: 188)

Los límites de la discursividad de una formación social están dados por la lógica de un sistema de diferencias que se articula entre momentos, ampliándose por el campo de discursividad en tensión con los elementos, transformando dichos elementos en momentos en un diferencial más regulándolo y dotando de sentido a dichos elementos. Por ejemplo, las lucha de sujetos y colectividades por el reconocimiento a que sus diferencias sean efectivamente reconocidas y aceptadas en el seno de una formación social -reclamaciones de género, las cuales pueden pasar de un espacio puramente reivindicativo al terreno de una formalización jurídica.

Por el contrario, los antagonismos demarcan la frontera del discurso en una formación social, siendo las diferencias negadas, que establecen igualmente una tensión, cuya expresión está dada por las equivalencias con el discurso, deberían estar en contacto con

24

otros antagonismos a través de la configuración de una cadena de equivalencias. Sujetos y colectividades cuyos reconocimientos y aspiraciones están y van más allá de la inserción y aceptabilidad de sus reivindicaciones en marcos jurídicos o institucionales, o porque ponen en peligro el sistema articulaciones diferenciales, estableciendo entre sus aspiraciones y demandas ciertos enunciados equivalentes con el discurso establecido en una cierta formación social, en un “exceso” discursivo.

6.4 La emergencia de sujetos y colectividades: posible formación de antagonismos

El cruce de la discusión arriba planteada con la izquierda latinoamericana se encuentra concentrada en la cuestión de los sujetos y colectividades de transformación social emergentes en este proceso de articulaciones sociales. Puesto que este trabajo realiza un tratamiento especial desde la colonialidad del poder en la apertura de espacio políticos con la emergencia de sujetos y colectividades sociopolíticas como agentes sociohistóricos, políticos y culturales de transformación en su relación con la definición de la izquierda en Latinoamérica, al interior de un EspacioTiempo delimitado de la estructura de un sistema histórico en particular; es pertinente aquí analizar el lugar y las condiciones de posibilidad de existencia de dichos sujetos y colectividades, como una problemática recurrente en la discusión de la izquierda.

“También una cuestión que se le plantea a la izquierda es la relativa al sujeto del cambio radical, ya que los sujetos colectivos que manejaba tradicionalmente, como el proletariado, aparecen diluidos y no parece haber otra salida que incorporar como categorías conceptuales y operativas a los nuevos movimientos sociales, que trascienden las categorías de clase. Esto podría llevar una redefinición del socialismo, como una profundización del proceso democrático realizada por sujetos populares organizados(Montes, 80).” (Matsushita, 2006: 259)

Desde la tradición marxista -o del economicismo de los marxistas-, la lógica que sustenta al sujeto privilegiado de transformación, resultado de la determinación en “ultima instancia” de los procesos económicos, como bien se sabe, es el proletariado. A su vez, esta lógica anunciaba la división radical de los campos social y político en dos tendencias irreconciliables, en la cual la lucha de clases es el mecanismo epistémico de observación e intervención en esta confrontación, que por la incesante acumulación del capital, extendido e intensivo en todo el mundo, arrojaría como resultado un proletariado mundial y a una burguesía igualmente global como su contraparte.

Esta división dicotómica del campo social nunca se dio. La articulaciones económicas del capitalismo que el marxismo previó no generaron un proletariado consistente como identidad política y sujetos colectivos. Por el contrario, en la dinámica de los procesos sociales al interior del capitalismo se desarrollaron muchos más sujetos y colectividades distintos en una variedad distante formaciones sociales. También se cometió el error, en muchos casos, de despreciar el valor transformador de algunas formaciones sociales, incluyéndolas como derivaciones temporales o accidentales dentro del proceso económico. Esto ocurre en Latinoamérica, donde los procesos de formación de lo social, no pasan por una relación necesariamente económica, sino que ha sido mucho más cultural, política, y,

25

podría decirse, de alguna manera, epistemológica.

Siguiendo la disertación de Quijano y de acuerdo con ella:

, latinoamericana hoy es señalar que las relaciones entre capitalismo y trabajo son ahora, no sólo en América Latina, mucho más complejas que poco antes, que el mundo del trabajo es mucho más heterogéneo y además disperso y fragmentado. La crisis de identidad social que todo eso conlleva ha empujado a muchos a un proceso de reidentificación en términos no vinculados a la relación entre capital y trabajo, sino en otros muy distintos, entre los cuales los criterios de “pobreza”, de “etnicidad”, de oficios y de actividades “informales” y de comunidades primarias son, probablemente, los más frecuentes.” (Quijano, 2004: 88)

lo que importa para nuestros propósitos de indagación sobre la estructura de la sociedad

La crisis de identidad social en Latinoamérica, como lo evidencia Quijano, es tan compleja como lo es el campo económico en la relaciones de capital-trabajo, que igualmente tiene unas posibilidades de existencia y de determinaciones muy dispares. La constitución de sujetos y colectividades sociales es afectada por estos procesos, en los cuales la construcción de identidad en momentos tales, donde hay una pérdida de equivalencias, supone el campo de emergencia de muchas expresiones que no logran formarse como identidades de transformación nítidas, sino más bien se manifiestan una dispersión de expresiones que no logran establecer equivalencias y tienden a desaperacer y reaparecer constantemente.

Sin embargo, Atilio Boron identifica algunos aspectos recurrentes, en medio de esta dispersión, de la emergencia de sujetos y colectividades durante el periodo en un momento del EspacioTiempo en Latinoamérica que es objeto de análisis en este trabajo.

“Las razones de la irrupción de nuevos sujetos políticos son múltiples y complejas, pero existen algunas que se reiteran en todos los casos. (1) por el fracaso económico ya anotado que acentuó las contradicciones desencadenadas por la reestructuración económica y social precipitada por la crisis y agudizada después por las políticas de “ajuste y estabilización” implementadas como respuesta a la misma; (2) es preciso decir que el surgimiento de estas nuevas expresiones de la política de izquierda se relaciona íntimamente con el fracaso de los capitalismos democráticos en la región; (3) lugar habría que decir que este proceso ha sido también alimentado por la crisis que se ha abatido sobre los formatos tradicionales de representación política; y (4), en una lista que no intenta ser exhaustiva, es la globalización de las luchas en contra del neoliberalismo.” (Boron, 2005: 45-48)

Las condiciones históricas de emergencia de estas nuevas complejidades sociopolíticas en el panorama latinoamericano, como se ha visto, proviene de diferentes determinaciones, y para nada es mono-causal, como tampoco tiene su campo de conflictividad única y exclusivamente en los marcos del Estado y de la democracia liberal. En contraste, las dinámicas de reclamación y de accionar de muchos de este sujetos y colectividades, están al margen de los procedimientos y condicionantes estatales, o de representatividad a través de partidos políticos.

Esta muy claro que el surgimiento de los antagonismos durante la historia del sistema mundo moderno/colonial, permanece en las fronteras del discurso, negado para su

26

existencia como efectivamente antagónico. La negatividad frente a un establecimiento, en la modernidad, puede o no tener su campo de conflictividad en el Estado, con, o contra, pero no sin él. Lo interesante en esta cuestión, es que, a nivel general, se vivió en esta época un doble desencanto y decepción en torno a lo estatal, como terreno para la transformación de lo social: frente al estado capitalista con sistemas democrático-liberales en América Latina, y de igual manera, frente a los proyectos de transformación vividos en la experiencia del “socialismo real” de los Estados de Europa del Este.

La propia experiencia Latinoamericana de conflictividad en el campo político para la izquierda y otras colectividades políticas ha estado marcada por la violencia, el descrédito, la persecución, el señalamiento y el también el dogmatismo. El resguardo de algunas expresiones en la izquierda Latinoamérica, tanto de las que accionaban desde los procedimientos legales, como de aquellas que confrontaron de forma radical y hasta armada, especialmente, durante la época de las dictaduras militares, dejó tras de sí una estela de temor y frustración. Se viene de décadas anteriores marcadas por un accionar estratégico frontal y directo, cuya reacción fue poco mas que proporcional.

“El «holocausto latinoamericano» duró varias décadas, dejando su huella en el futuro de la región. Toda una generación de activistas políticos y laborales fue asesinada, torturada o desaparecida por la represión militar. Una vez los movimientos antisistémicos fueron destruidos, hubo una transición a la democracia formal controlada desde arriba. Cualquier discusión acerca del éxito de la imposición de políticas neoliberales en toda la región durante los años 80 tiene que partir de la derrota histórica de esos movimientos a manos de las dictaduras auspiciadas y financiadas por EEUU.”(Grosfoguel, 2007: 154)

La década de los noventa del siglo pasado comenzó con un panorama interno e internacional en contracorriente para la las expresiones de transformación social y de lucha por la ampliación de los derechos, que históricamente se habían mostrado como agentes de cambio social. La región en la reoganización de la economía mundo capitalista desde los centros de poder económico y financiero mediante los organismos “multilaterales” para el desarrollo económico, implementaron en la región varias medidas de ajuste estructural de las economías nacionales, encaminados a una apertura de dichas economías hacia una liberalización total de las restricciones estatales: la reducción del tamaño de los estados, sobretodo del desentendimiento económico sobre aspectos como la salud y los servicios públicos, que es garantizado, por lo visto, por oleada de legislaciones sobre el acceso del sector privado para el cubrimiento de éstos. Es decir, que aspectos que históricamente se habían reclamado como derechos, son convertidos en la lógica neoliberal en servicios, dejando atrás la muy pocas veces usada categoría 'ciudadanía', por la de cliente, como actualmente se extiende, incluso en el dominio político.

Dentro de las múltiples posibilidades de accionar, tres repuestas se han dado a la problemática abierta en la década de los noventa. Una el desarrollo de un capitalismo nacional fuerte, de nuevo en la palestra después de su derrota años atrás; la segunda, la intensificación del proceso neoliberal, desde la iniciativa transnacional, mediante el incentivo de inversión extranjera en los países de la región; y, por último, están aquellas,

27

agrupaciones y discursos procedentes del período anterior, que prolongan el debate

entre las tendencias del llamado socialismo científico, han vuelto a ganar alguna audiencia en el debate público. Pero también está en curso de constitución una nueva corriente, producida en la crisis actual y que, probablemente, tiende a crecer más que la anterior. Aunque su discurso no es aún sistemático, ni sus propuestas explícitas, se dirige no sólo contra la variante neoliberal del capitalismo, sino contra el poder capitalista como tal. Los colectivos que se forman en diversos países, con diversos nombres y opciones, agrupando especialmente a los jóvenes, principalmente estudiantes e intelectuales, pero también trabajadores, son la expresión de las primeras formas y etapas del debate, de la organización y de la actuación de esta vertiente. Probablemente el sello común a su heterogéneo universo es la desconfianza en la experiencia y en las propuestas del socialismo realmente existente, su virtual ruptura con la experiencia estaliniana y el estatismo de tales socialistas. Por eso comienzan a ser percibidos por muchos de sus críticos, y aun por sus propios actores, como una prolongación de un indeterminado y aún no discutido anarquismo.”(Quijano 2004: 84)

pequeñas “

Los sujetos y colectividades sociales de este periodo, reiteradamente catalogados en los “nuevos movimientos sociales” junto con otras muchas más expresiones sociales y culturales (en la cita faltan nombrar varios que son importantes en este trabajo como los indígenas, los movimientos de género, los ecologistas, entre otros, que se debe a la prelación que le da Quijano cuestión del trabajo en las relaciones de colonialidad en el sistema mundo moderno colonial), son algunos de los aspectos que con mayor intensidad afronta la izquierda latinoamericana. Particularmente, la emergencia de sujetos y colectividades en este periodo se ha asociado con una nueva ola renovada de la izquierda política en Latinoamérica, denominada la “nueva izquierda”; no obstante, esta asociación entre movimiento y política suele ser bastante difusa, aún más cuando mediante la adjetivación de “nuevo” se quiere demarcar una línea divisoria, a manera de ruptura con lo anterior.

Lo que atañe a este trabajo no se encuentra en la concepción entre lo “nuevo” y lo “viejo”, tanto en los agentes sociales como en las tendencias políticas, sino en lo que Chantal Mouffe y Ernestro Laclau retoman de la noción foucultiana de 'regularidad en la dispersión' como característica del discurso. En otras palabras, lo que se intenta establecer es la relación de sujetos y colectividades sociohistóricas y políticas, en un EspacioTiempo delimitado, dentro del sistema mundo moderno/colonial, de experiencias socioculturales tan diferentes como el EZLN del sur de México, el movimiento bolivariano en Venezuela y el Movimiento al Socialismo en Bolivia, frente a la construcción y definición parcial de la izquierda, desde una perspectiva como la colonialidad del poder, y, por último pero no menos importante con Latinoamérica.

La discusión entre lo “nuevo” y lo “viejo” se presenta a modo de ruptura en un continuo, entre lo pasado y lo presente, también sirve como adjetivo que indica una temporalidad, para distinguir y determinar lo reciente. En las décadas del sesenta y del setenta también se habló y se puso en el lenguaje político esta misma adjetivación, como medio para demarcar unas tendencias emergentes sobre otras. Ya de corte tradicional. A pesar de esto, no estamos discutiendo la “novedad”-porque esta acepción de lo nuevo como “novedoso” tiene su límite y desgaste espaciotempotal y discusivo-, sino el continuo histórico discursivo ya

28

implícito en el término izquierda. Es en los cambios, giros y definiciones implícitos en un proceso de construcción de una categoría que permanece inconclusa e inacabada en todo momento. Como ya se dijo, son unas condiciones específicas en las articulaciones sociales donde a cada momento se están tratando de fijar sentidos, siendo para TiemposEspacios particulares siempre parcialmente fijadas y referidas categorías que aparecen, desaparecen, se ocultan y revelan del lenguaje político. Por tanto, esta redifinición constante e incompleta no nos permitiría hablar de “nuevo”, como ruptura, lo cual sería una cosa distinta que remite a una otra nominación, sino a una constante incompleta que cambia. sino fuese así, cada cambio discursivo, directamente tendría que adjetivarse como nueva o desparecer.

El encuentro de unos agentes sociales que parecen tan distantes entre sí a través de la construcción histórica de la izquierda política, como aquella regularidad discursiva se encuentra presente en los cambios y reacomodamientos geopolíticos del sistema mundo en el transcurso de los dos últimos siglos, ampliada su complejidad en los procesos de articulación, tiene que ver también con la incidencia de estos procesos en la transformación de un sistema histórico y de la totalidad estructural sobre estos, como negación, elemento, y, dado el caso, como momentos de ésta misma. La formación de antagónicos, a partir de aquí, se enlaza con la propuesta y accionar transformador de estos agentes sociales y con concepción de la igualdad, impulsada al radical democrático, teniendo presente la colonialidad del poder, tendiente a la decolonización de las relaciones sociales.

“Ningún proyecto radical en América Latina tendrá éxito si no desmantela las jerarquías raciales/coloniales. Esto plantea la necesidad de poner como una de las prioridades de futuros movimientos revolucionarios el asunto de la descolonización y democratización social del poder. La reproducción de estas jerarquías afecta no solo el alcance del proceso revolucionario sino la democratización de las jerarquías sociales.”(Grosfoguel, 2007: 162)

Todavía quedan algunas cuestiones conceptuales mencionadas escuetamente pero no definidas dentro del diseño teórico del trabajo, entre éstas está la concepción y lugar central que tiene el EspacioTiempo. Para ello, se retoma las concepciones de TiempoEspacio que reiteradamente Wallerstein pone de relieve en las investigaciones de las ciencias sociales, como aspecto fundamental en muchas ocasiones “sobreentendidas” en las tendencias del cambio y transformación social en un estructura histórica

6.5 Colonialidad del poder

El concepto fundamental y guía de análisis de la izquierda Latinoamericana, con igual importancia del ámbito epistémico, es la colonialidad del poder. Este concepto se debe a los estudios e investigaciones del sociólogo peruano Aníbal Quijano, quien a través de sus análisis de la realidad peruana, de una exhaustiva labor académica sobre los legados del pasado colonial a nivel general como instancia constitutiva de los procesos sociales de larga duración en una región periférica como Latinoamérica, desarrolló en parte este concepto. La crítica que ejerce Quijano se enfoca en algunas de las concepciones básicas del pensamiento intelectual latinoamericano, frente a la idea del desarrollo y del progreso del

29

cepalismo, del marxismo heterodoxo, las teorías de la dependencia y la filosofía de la liberación de Enrique Duseel, y preponderantemente contra el eurocentrismo crónico de la intelectualidad latinoamericana.

En el transcurso de su vida intelectual Quijano se encontró con la interesante propuesta de los análisis de sistema-mundo que estaba realizando el investigador estadounidense de origen alemán Immanuel Wallerstein, quien a su vez proviene de toda una corriente de pensamiento de análisis históricos, económicos y sociales desde el cruce de los estudio de los procesos de cambio social del marxismo heterodoxo y de la concepción de la historia de la escuela de los anales. Es en el artículo de 1992 “Americanity as a Concept of the Americas and the Modern World-System”.(Quijano, Wallerstein, 1992: 549-557) donde se hace apertura de la discusión de la colonialidad del poder con los análisis de sistema mundo. La coincidencia de varios aspectos entre ambas perspectivas hizo posible que los dos autores se sentaran a escribir juntos y definir el concepto de Americanidad.

Sin embargo, lo que se destaca en este documento es la premisa fundamental que Quijano logra introducir en los análisis de sistema mundo, la cual define al “descubrimiento” de América como momento constitutivo en la formación de la modernidad, aspecto el cual no había sido tenido en cuenta por Wallerstein en su extensa obra El moderno sistema mundial (Wallerstein, 1979), en el cual da un papel marginal a este acontecimiento histórico, pues dice allí que con descubrimiento o no, la formación de la modernidad es un fenómeno histórico que se concentró en Europa, durante siglo XVII, por factores y condiciones que predominaron en Europa para la formación y expansión del capitalismo, donde el descubrimiento el “descubrimiento de América” fue algo incidental, mas no constitutivo .

El desplazamiento discursivo y epistémico del “descubrimiento” de América en los análisis históricos de la modernidad y de sus elementos constitutivos, implica, en términos de largo plazo, que la modernidad y el desarrollo del capitalismo tienen este acontecimiento como uno de sus momentos inaugurales para la estructuración del sistema mundo moderno/colonial, que ya cumple más de cinco siglos. Con lo cual la experiencia de la colonia hace parte del constructo epistémico y ontológico de la subjetividad moderna. Esto nos conduce a una primera caracterización de la colonialidad del poder.

“Desde la inserción de América en el capitalismo mundial moderno/colonial, las gentes se clasifican y son clasificadas según tres líneas diferentes, pero articuladas en una estructura

global común por la colonialidad del poder: trabajo, género y raza

el control de la fuerza de trabajo, de los recursos y productos del trabajo, lo que incluye los

recursos “naturales”, y se institucionaliza como “propiedad”. El segundo implica el control del

sexo y sus productos (placer y descendencia), en función de la propiedad. La “raza” fue incorporada en el capitalismo eurocentrado en función de ambos ejes. Y el control de la

autoridad se organiza para garantizar las relaciones de poder así configuradas

todos los elementos que concurren a la constitución de un patrón de poder son de origen, forma

y carácter discontinuos, heterogéneos, contradictorios y conflictivos en el espacio y en el

tiempo, es decir, cambian o pueden cambiar en cada una de esas instancias, en función de sus cambiantes relaciones con cada uno de los otros, las relaciones de poder no son, no pueden ser, una suerte de nichos estructurales preexistentes, en donde las gentes son distribuidas, y de los

En tanto que

especie. El primero implica

30

cuales asumen tales o cuales características y se comportan o deben comportarse acordemente.”(Quijano, 2007: 115)

La articulación de un patrón mundial de dominio y control tiene como base la clasificación social de los pobladores de otras regiónes, culturas y territorios distintos a las europeas. Es decir, el dar sentido a la existencia del otro a través de la identificación con el 'Otro', como negatividad pura, no como “alteridad” sino como Otredad, el 'Otro' como vacío y reflejo de sí mismo, en una identificación donde las partes quedan estructuralmente afectadas, y lo otro como objeto de dominio al ser un no-igual, casi como parte de la naturaleza, da inicio a la apertura del dualismo epistémico poco después con Descartes, y la creación del 'yo' sujeto de la racionalidad .

Por demás, la colonialidad inscribe el término raza dentro como concepto estructurante y de valor epistemológico de las relaciones sociales y de cimiento de las relaciones internacionales entre los centros y las periferias desde hace 500 años. “Raza se convirtió en el primer criterio fundamental para la distribución de la población mundial en los rangos, lugares y roles en la estructura de poder de la nueva sociedad. En otros términos, en el modo básico de clasificación social universal de la población mundial.” (Quijano, 2000)

La raza, como lo explica Quijano, es una invención que parte de la diferenciación que hace el hombre europeo occidental del hombre que se hallaba en América, por lo tanto, fue primero indio que europeo en la denominación racial, y por extensión se dieron diversos apelativos a otras culturas, las cuales desde allí pasaron a ser inferiores, anteriores y subvaloradas, cuya medida de civilización se da por el grado de desarrollo moderno (ciencia, pensamiento, modos de producción, estructuras sociales e institucionales), del cual Europa se supone es punto de referencia y el ejemplo a seguir.

Desde que América fue inserta en el circuito económico del mercado mundial como proveedor de los metales preciosos, haciendo transito en España y Portugal para el proceso acumulativo del sistema financiero noreuropeo, se comienzan a cimentar las bases de la configuración del sistema- mundo bajo el plano de trascendencia 2 . Sumado a esto, la obtención de capital en base a la mano de obra esclavizada originó que las estructuras de la división del trabajo internacional también estén atravesadas por la racialización. El hombre europeo occidental en este proceso es asalariado, mientras que los amerindios y negros se relegan a la esclavitud.

De este punto es importante resaltar que, “a partir de América un nuevo espacio/tiempo se constituye, material y subjetivamente: eso es lo que mienta el concepto de modernidad. Desde esa perspectiva, es necesario admitir que América y sus consecuencias inmediatas en el mercado mundial y en la formación de un nuevo patrón de poder mundial, son un cambio histórico verdaderamente enorme y que no afecta solamente a Europa sino al conjunto del mundo. No se trata de cambios dentro del mundo conocido, que no alteran sino algunos de

2 Para ver una discusión más amplia sobre el plano de trascendencia de la modernidad pueden se retemados los textos de Deleuze y Guattari en ¿Qué es la filosofía?, Negri y Hardt en Imperio y Santiago Castro Gómez en La hybris del punto cero.

31

sus rasgos. Se trata del cambio del mundo como tal. Este es, sin duda, el elemento fundante de la nueva subjetividad: la percepción del cambio histórico. Es ese elemento lo que desencadena el proceso de constitución de una nueva perspectiva sobre el tiempo y sobre la historia.”(Ibid)

La apertura del sistema histórico de la modernidad se mantiene gracias a las articulaciones específicas estructuradas en una totalidad discursiva, en un patrón de control y dominio, cuyos mecanismos y dispositivos han logrado dinamizarse extendiéndose por el planeta entero. La colonialidad es muy diferente del colonialismo, se refiere a los componentes epistemológicos y ontológicos de la creación de subjetividades y la construcción social del conocimiento en la modernidad, implantado como estructura orgánica diferenciadora y excluyente de reconocimiento entre diversas poblaciones, valoradas por la “legitimidad” objetiva de sus conocimientos y saberes, instituciones y los procesos históricos, bajo la óptica de la racionalidad (punto cero). El colonialismo, por su parte, es el dominio de un territorio y su población a través de mecanismos políticos- institucionales y jurídicos, donde la metrópoli colonial tiene una presencia física permanente, cuestión que también influye en la constitución de la colonialidad, pero que no es útil en proceso de larga duración.

Se habla aquí de las estructuras que permanecen durante un gran periodo de tiempo y determinan factores en la concepción del sujeto, los grupos sociales y las dinámicas de comprensión de la realidad. Este tipo de dominación es tan persistente que aunque se haya declarado una liberación de los centros de control, ha arraigado los esquemas interpretativos y comprensivos de la lógica de conquista, identificación y clasificación, aún después de la retirada física de los dominadores. El dominio de

noción de ‘colonialidad del poder’ es que el mundo no ha sido completamente

descolonizado. La primera descolonialización (iniciada en el siglo XIX por las colonias españolas y seguida en el XX por las colonias inglesas y francesas) fue incompleta, ya que se limitó a la independencia jurídico-política de las periferias. En cambio, la segunda descolonialización —a la cual nosotros aludimos con la categoría decolonialidad— tendrá que dirigirse a la heterarquía de las múltiples relaciones raciales, étnicas, sexuales, epistémicas, económicas y de género que la primera descolonialización dejó intactas. Como resultado, el mundo de comienzos del siglo XXI necesita una decolonialidad que complemente la descolonización llevada a cabo en los siglos XIX y XX. Al contrario de esa descolonialización, la decolonialidad es un proceso de resignificación a largo plazo, que no se puede reducir a un acontecimiento jurídico-político (Gros-foguel, 2005). (Castro Gomez, Grosfoguel, 2007: 17)

la

Ahora bien, como se habrá podido percibir la colonialidad se presenta con regularidad sobre instancias variadas, el grupo de investigadores modernidad/colonialidad ha hecho énfasis sobre tres aspectos en los que la colonialidad se ha asentado más firmemente, estos son: el poder, el ser y el saber; ninguno de ellos viene antes de otro, ni determina las instancias de uno sobre el otro: ni derivados ni determinantes; se dan simultáneamente en la relaciones sociales -existe un cuarto aspecto que está siendo trabajo por Arturo Escobar, que es la relación de la colonialidad y la naturaleza-. Aquí se se va prestar atención al primero, que por cuestiones de alcance de los objetivos y por limitaciones, -que daría uno

32

por uno para trabajos similares-. Entonces, ¿cuál es la perspectiva de poder que se maneja aquí?, Quijano proporciona algunas pistas de lo que entiende por poder y de los usos analíticos de éste.

“Tal como lo conocemos históricamente, el poder es un espacio y una malla de relaciones sociales de explotación/dominación/conflicto articuladas, básicamente, en función y en torno de la disputa por el control de los siguientes ámbitos de existencia social: (1) el trabajo y sus productos; (2) en dependencia del anterior, la “naturaleza” y sus recursos de producción; (3) el sexo, sus productos y la reproducción de la especie; (4) la subjetividad y sus productos materiales e intersubjetivos, incluido el conocimiento; (5) la autoridad y sus instrumentos, de coerción en particular, para asegurar la reproducción de ese patrón de relaciones sociales y regular sus cambios.” (Quijano, 2007: 96)

Los vínculos que se tienden entre el poder y la colonialidad como proceso de larga duración se ubican en una maya de relaciones de poder por el control y dominio de ciertos aspectos de la vida, donde se ponen de manifiesto las equivalencias con los demás tipos de colonialidad. Esta definición del poder como espacio de relaciones de control y dominio está conectada con las definiciones del espacio político y sus campos de conflictividad y, en ellos, los movimientos de reclamaciones de igualdad. Tenemos del trabajo, a los trabajadores y a los burgueses y toda la variedad de sujetos y grupos del ámbito: los movimiento obreros; de la naturaleza como recurso para explotación para la acumulación de capital: los movimientos ecologistas; el sexo, las diferencias de género y las implicaciones sobre la sexualidad: los movimientos gay y feministas, etc., estos por lo menos identificables en colectividades, más o menos claros. Los demás al ser instancias tan particulares son de difícil ubicación, o mejor, hacen parte de problemáticas tan amplias y complejas que necesariamente deben vincularse entre estos, y extensivamente con movimientos políticos y con corrientes académicas.

Hay que agregar a esto, que las relaciones entre los agentes y actores que entran o están inmersos en la articulación del poder están caracterizadas por las asimetrías de cada unos de estos ámbitos. Estas asimetrías en las relaciones que tejen el poder se circunscriben con un elemento fundamental de la crítica decolonial: la clasificación social, complejizando el campo de discursividad entre los elementos y antagonizando con otros. Tal y como se mencionó anteriormente, la categoría raza coadyuda a sobredeterminar las distancias asimétricas en los diferentes grupos y sujetos.

Al centro de la ‘colonialidad del poder’ está el patrón de poder colonial que constituye la complejidad de los procesos de acumulación capitalista articulados en una jerarquía racial/étnica global y sus clasificaciones derivativas de superior/inferior, desarrollo/subdesarrollo, y pueblos civilizados/bárbaros. De igual modo, la noción de ‘colonialidad’ vincula el proceso de colonización de las Américas y la constitución de la economía-mundo capitalista como parte de un mismo proceso histórico iniciado en el siglo XVI. La construcción de la jerarquía racial/étnica global fue simultánea y contemporánea espacio-temporalmente con la constitución de una división internacional del trabajo organizada en relaciones centro-periferia a escala mundial. (Castro Gomez, Grosfoguel, 2007: 18)

33

METODOLOGÍA

Para el cumplimiento de los objetivos de este trabajo, la apuesta metodológica está cimentada en el análisis documental de escritos académicos en torno a las izquierdas políticas latinoamericanas durante el periodo comprendido entre 1989 a 2006. Puesto que nos limitamos al análisis de tres casos (EZLN, MAS-IPSP, Movimiento Bolivariano), cada uno situado bajo los marcos contextuales históricos diferentes, unidos por el referente Latinoamérica y sus implicaciones, vemos necesario la introducción de microanálisis por cada caso. La elaboración de cada microanálisis, a su vez, está sustentada tanto en el trato documental como en la articulación de tres perspectivas teóricas, las cuales resultan en una elaboración analítica metodológica del cruce histórico-discursivo de los documentos para la reconstrucción histórica del campo discursivo elaborado por las izquierdas en cada contexto. A partir de los microanálisis se contrastaran, no del todo alejados de una comparación, pero distantes del esquema analítico puramente comparativo, los aspectos más relevantes según el esquema histórico-discursivo del microanálisis, tomado en cuenta diferencias, similitudes y esencialmente los desplazamientos discursivos, organizativos y políticos de los significantes más importantes para la elaboración de los propios campos discusivos de cada izquierda y los rasgos equivalentes que puedan haber entre ellas y las otras opciones de izquierda en en cada contexto.

El rastreo y elaboración del documento se registrará de forma cronológica, partiendo de la fundación misma de las primeras organizaciones o partidos políticos de izquierda como apartado temático e introductorio de los microanálisis. Cronológica, pues este tipo de registro nos permite, primero, acercarnos a las condiciones de posibilidad del origen de los discursos de izquierda en cada caso; segundo, nos permite identificar los desplazamientos discursivos de la izquierda, los énfasis, vacíos, tendencias y persistencia discursivas; y, tercero, es necesario para el análisis en larga duración, siendo básicamente éste el criterio primario para el análisis filogenético de deconstrución hegemónica de las izquierdas latinoamericanas y de los casos en particular, a partir de los registros documentales con diversos enfoques. No sobra decir que en la elaboración del análisis y del documento final no se desprenden por aparte, de forma separada, o aislada de las perspectivas sino que se cruzan bajo el análisis elaborado a partir de los documentos.

Esquema del Microanalisis

Hemos hecho referencia a tres perspectivas teóricas bajos las cuales se cimienta la elaboración del esquema microanálitico. Pues bien, la primera perspectiva (poco importa el orden de introducción), ya sugerida, se basa en el análisis de sistema mundo de Immanuel Wallerstein. Enfocados básicamente en la apreciación analítica del EspacioTiempo 3 en el

3 1. TiempoEspacio episódico es geopolítico: implica una respuesta de opinión política e histórica de un

34

mundo moderno/colonial y capitalista, por consiguiente tenemos que en el esquema microanalítico los TiemposEspacios (TE) se insertan en los límites periódicos de la formación del campo discursivo, al diferenciar por objeto de medición, los tiempos se acoplan de la siguiente manera:

1. El TE estructural es tomado aquí como el dominio de la diada izquierda derecha que domina las lógicas de constitución del campo de disputa político en la modernidad, nos basamos en la premisa de que está lógica aún domina el campo político, de acuerdo con Bobbio y con otros autores quienes apoyan y argumentan este presupuesto. Es decir, la perspectiva de largo plazo en la inscripción de las corrientes de izquierda en el campo político latinoamericano durante el siglo XX, y su inserción estructural como alternativa política, también inscrito dentro de los esquemas de dominio de la colonialidad del poder.

2. Los TE Cíclicos e ideológicos hacen referencia al surgimiento dentro del campo político de formas ideológicas, sociales, económicas e identitatarias que toman hegemónicamente parcialmente el campo político, sin destruirlo, bajo unas lógicas de justificación y práctica política propia. Por ejemplo, el Nacionalismo revolucionario, el neoliberalismo, la formaciones de identidades (obrero, vecino, indio, indígena, pueblo, etc.) En otras palabras, el desplazamiento, formación y declive de un discurso basado en un sistema de diferencias claras con la exclusión de otros.

3. El TE episódico o geopolítico, por el cual se apuntan algunos hechos de gran importancia, y que de alguna manera inciden en los demás TE: fundaciones y disoluciones de partidos, masacres, golpes de estado, toma de posesión y/o renuncia de presidentes, promulgación de leyes, etc.

La segunda perspectiva, es la que se desprende del contenido tanto metodológico como teórico del posmarxismo de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe en los libros Hegemonía y estrategía socialista y La razón populista de Laclau únicamente, de los cuales rescatamos la forma de elaboración del análisis discursivo político de la izquierda y los elementos para construcción de “pueblo”, a través del populismo como lógica política, y no simplemente

suceso o acontecimiento de las tendencias seculares que tienen explicaciones inmediatas, pero como los “acontecimientos son polvo” poco se puede determinar completamente de estos a nivel estructural de los patrones que no trascienden los eventos de lo local. 2. El TiempoEspacio Cíclico es Ideológico: vinculado con las divisiones y orientaciones ideológicas especialmente con categorías geográficas como oriente-occidente o norte y sur, que no obstante, demuestran lo que ocurre al interior de sistemas históricos particulares y de cómo son los mecanismos reguladores y racionales de dichos sistemas, revelando de alguna manera la anatomía del sistema; estos a su vez difieren entre sí en la duración y explican un TiempoEspacio Estructural, de lo que se puede y no cambiar en ellos. Estos pueden ser representados gráficamente como una onda. 3. El TiempoEspacio Estructural contenedor de los otros TiempoEspacio que se desenvuelven al interior de éste, y referido proceso orgánico del sistema histórico, pues los sistemas históricos no son eternos, y se comportan como organismos con un nacimiento, un proceso y un fin (colapso y transformación). Espacialmente manejan categorías de actividades económicas que se encuentran en la economía mundo capitalista como centro y periferia. Este se constituye como el concepto clave para las ciencias sociales. debido a que es la unidad significativa de análisis social y del cambio social en interacción y conflicto. (Wallerstein)

35

como demagogia de un líder y retórica nacionalista o étnica. El procedimiento de análisis discursivo se da en el punto de encuentro entre la decisión deconstrución, que descubre el papel de la indecidibilidad de la estructura y la decisión hegemónica, que da cuenta, como teoría, de la decisión adoptada en un terreno indecidible, y como categoría, el pensar que el carácter político de las relaciones sociales es un efecto necesario e inmanente de una estructura plenamente constituida. El campo de indecidibidad, deriva de las identidades complejas constituidas por una pluralidad de momentos que es la estructura, donde estas identidades, en este caso las formaciones políticas y sociales de izquierda latinoamericanas objeto de análisis, requieren conexiones contingentes.

La decisión de intervención hegemónica que toman en un momento dado, gracias a unas posibilidades de emergencia históricas unas “voluntades colectivas”, como agencias sociales, con límites imprecisos, redefinidas de continuo y constituidas merced a la articulación contingente de una pluralidad de identidades y relaciones sociales. Así, para el análisis discursivo tomamos en cuenta la decisión de estas voluntades colectivas por entrar en la disputa hegemónica a través de la toma o elaboración de significantes (nación, democracia, pueblo, participación, autonomía, coca, etc) -Primera unidad mínima de análisis-, para dotarlos de su propia significación. También se analizará mediante este esquema, las propias reapropiaciones de la narración histórica por parte de las organizaciones de izquierda, en cuanto ellas mismas constituyen contenidos presenciados como fallas de significación que deben ser en sí mismas significadas y otras recreadas a través de la exploración simbólico-discursiva.

Además, de la construcción de una red discursiva alterna a través de significantes que puede llegar a relacionar por equivalencias diversos discursos particulares en una cadena, mediante el impulso de unas demandas generales – Segunda unidad mínima de análisis- para entrar en proceso de articulación con otros sectores y discursos: alrededor de éstas, pudiendo o no llegar a desbordar y luego antagonizar con el discurso de sistema de diferencias (el nacional revolucionario, el neoliberalismo, el marxismo, el estado colonial, multiculturalismo, etc.)

Y, tercero, la colonialidad del poder, desde la cual se explora histórica-discursivamente, las relaciones de poder racializadas bajo la matriz colonial en el campo político moderno y cómo se ha mantenido a través de la larga historia y sus replicas en las formaciones discursivas al interior de los movimientos como frente al discurso hegemónico. Es decir, la construcción discursiva, política e histórica de la relación con el “otro” y sus lógicas de exclusión, subordinación, subalternización, abigarramiento y estigmación, como de integración bajo sistema de diferencias.

Así los microanálisis se sustentan en una mirada que contempla el análisis documental a través del tejido discursivo (significantes, demandas, y articulaciones) de la red discursiva surgida de los documentos académicos acerca de la izquierda política latinoamericana (EZLN, MAS-IPSP y Movimiento Bolivariano) tomando en cuenta el campo de emergencia histórico, a manera filogenética, de larga, mediana y corta duración en una reconstrucción cronológica de éstos, analizando así los aspectos de elaboración de esta red

36

y de clasificación social de la colonialidad del poder. Por ser una investigación eminentemente cualitativa, los resultados arrogados por los microanálisis serán puestos como conclusiones abiertas, interrogativas y parciales, debido fundamentalmente a que los procesos de construcción discursiva de estas izquierdas siguen vigentes, pues no podemos determinar de manera cierta y medible los alcances a futuro y los giros discursivos que puedan o estén tomando actualmente, siendo las tendencias actuales simplemente episódicas y contingentes.

37

CAPITULO I

1.1 Un camino de exploración: la izquierda

En un documento sobre la situación particular de la izquierda política latinoamericana, es narrado un peculiar hecho ocurrido durante un mitin en las instalaciones del campus universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) (López, Rivera,Gonzalez, 2003: 5); la Comandata Ramona del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) se aprestaba a dirigir un discurso ante un público conformado en su mayoría por estudiantes y profesores universitarios, quienes ansiosamente aguardaban escuchar sus palabras. Sin embargo, y para sorpresa de los asistentes, ella realizó su alocución en idioma tzotzil. Casi la totalidad de la audiencia no entendió el discurso de la comandanta del EZLN, por lo que parecería una obvia razón: el idioma 4 . Este suceso que, si bien, y desde de una desprevenida lectura, no pasaría de ser una acto de resistencia mediante una afirmación de identidad utilizando como herramienta el idioma, representa además, la distancia crítica que tenemos en Latinoamérica frente a la emergencia de conjuntos sociales que se mantienen en la “retaguardia” 5 del sistema mundo moderno/colonial. Esta “distancia crítica” frente a la emergencia de actores sociales se constituye, en las regiones periféricas y centrales del sistema mundo moderno/colonial, como el patrón de dominación y control de los recursos y productos de la raza, del género y del trabajo, en palabras de Anibal Quijano, de la colonialidad como factor constitutivo de la modernidad y del capitalismo (Quijano, 2007: 93).

Por sí solo el hecho de no poder entender otro idioma no nos dice mucho acerca de la configuración de un patrón de dominio y control, ni mucho menos de cómo a partir de éste se pueda hacer análisis de tipo sociopolítico, si se toma de manera aislada, atemporal, sin

4 Como nos recuerda Bourdieu (2001: 11) las “relaciones de comunicación por excelencia, que son los intercambios lingüísticos, son también relaciones de poder simbólico donde se actualizan las relaciones de fuerza entre los locutores y sus respectivos grupos”, a partir de la posesión de ciertos capitales lingüísticos valorizados en un “mercado de bienes simbólicos” (Bourdieu, 2001: 24). De forma tal que “los locutores desprovistos de la competencia legítima quedan excluidos de los universos sociales en que esta se exige o condenados al silencio” (Bourdieu, 2001: 29).(Stefanoni, 2004: 368)

5 Frente a la discusión en el seno de la izquierda sobre las “vanguardias”, cuya expresión última es el partido, desde el leninismo, Ramón Grosfoguel analiza la situación del movimiento zapatista a partir del partido de retaguardia “El ‘andar preguntando’ lleva a lo que los zapatistas llaman ‘movimiento de retaguardia’, frente al ‘andar predicando’ del leninismo, que lleva al ‘partido de vanguardia’.El partido de vanguardia parte de un programa a priori enlatado, que al ser caracterizado como ‘científico’ se autodefine como ‘verdadero’.” GROSFOGUEL, Ramón. (2007) Descolonizando los universalismos occidentales: el pluriversalismo transmoderno decolonial desde Aime Cesarie hasta loa zapatistas. En El giro decolonial:

reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global. Siglo del Hombre Editores. Bogotá. este tema será analizado más adelante, frente a la presunta determinación del sujeto y los grupos sociales que llevarían a cabo las tareas propias de la transformaciones sociales

38

lugares y sujetos de enunciación, sin territorios. No obstante, situaciones como la sucedida en la UNAM, llevada a otros niveles, muestra que los mecanismos de control y dominación alcanzan grados de opresión los cuales en algunos aspectos han sido ocultados, como son los procesos sociohistóricos y discursivos desde la colonialidad del poder. Es decir, en la emergencia de grupos y sectores sociales los procesos de comprensión y entendimiento quedan subsumidos bajo los momentos de discursividad de la colonialidad, sesgando las lecturas y el accionar del conjunto mayoritario de las formaciones sociales hacia estos conjuntos sociales emergentes. Por tanto, el núcleo duro de las propuestas radicales o transformativas incluye/excluyendo, bajo una óptica reducida, sujetos y procesos de transformación de otras formas de organización y de accionar sociopolítico, encerrando dentro de la red discursiva y política -moderna-, las más variadas alternativas del cambio social.

No hay que olvidar que los procesos de dominio y control -que en determinados momentos llegan a la opresión- pasan por una diversidad de campos de la vida, algunos de ellos llegan en ocasiones a la desaparición de expresiones culturales y de conjuntos sociales, cuyas prácticas han sido subvaloradas, rechazadas, ocultadas, incluyendo el exterminio físico y de sus cosmologías. Otras, por el contrario, pasan a ser hegemónicas. A pesar de que las problemáticas sociales puedan tender puentes de comunicación entre diversas formaciones sociales, con distintos idiomas y formas de entender el mundo 6 ¿Por qué, entonces, parece no existir una mutua traductibilidad entre dichas formaciones sociales?. Más inquietante aún, que en nombre de agudas desigualdades sociopolíticas, sectores y grupos quienes propenden por la transformación de las estructuras de opresión y por una mayor igualdad, pueden ejercen otros tipos de desigualdad y de dominio mediante el ocultamiento conceptual de las diferencias específicas y constitutivas de un dominio más amplio y menos problematizado de opresión sobre sectores en emergencia e incluso sobre los propios sujetos “privilegiados” de dicha transformación.

Me refiero, entonces, en conjunto al tipo de ceguera sobre procesos constitutivos y de los mecanismos de control, dominio y opresión que ha tenido en la modernidad esta categoría política, que a manera dicotómica ha dominado las lecturas de lo social, siendo parte de los espacios de tensión política propia de la modernidad, es decir, a la izquierda política.

“Los proyectos de izquierda en América Latina han reproducido, dentro de sus organizaciones y desde el Estado, la colonialidad del poder, es decir, la dominación europea sobre las poblaciones

6 Una interesante propuesta de discusión a la problemática del dominio y control, e implicaciones de la preeminencia de unos idiomas sobre otros como herramienta geopolítica y geocultural en la modernidad, es dada en la discusión del Informe de la Comisión Gulbenkial, en Abrir las ciencias sociales, donde se pone de relieve cómo en la modernidad la centralidad del conocimiento se da a la par con las formaciones imperiales y la expansión del capitalismo, con ello se va imponiendo algunos idiomas (inglés francés, alemán y el italiano) como referentes de validez del conocimiento. WALLERSTEIN, Immanuel. (1997) Abrir las ciencias sociales / Informe de la Comisión Gulbenkian para la reestructuración de las ciencias sociales. Siglo Veintiuno, Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, Universidad Nacional Autónoma de México. México. Una propuesta más cercana a nuestra lectura está contenida en el libro de Walter Mignolo La “idea” de América Latina. Sobre la discusión de la hegemonía idiomática en la constitución de la colonialidad del poder.

39

no europeas. La izquierda nunca problematizó de manera radical las jerarquías construidas durante la expansión colonial, todavía presentes en América Latina, al privilegiar los problemas de clase e ignorar los raciales. La colonialidad es una relación sociocultural entre poblaciones de origen europeo versus poblaciones de origen no europeo que resulta reproducida constantemente mientras las estructuras de poder sigan dominadas por las elites criollas blancas y mientras se siga construyendo a las poblaciones no europeas como racialmente «inferiores».” (Grosfoguel,

2003)

La colonialidad del poder indica que este proceso de control y dominio continua aún después de los procesos de descolonización emprendidos desde el siglo XIX al siglo XX en las colonias españolas y portuguesas de América, los cuales se limitaron a la independencia de ciertos aspectos jurídicos y políticos (Castro Gomez, Grosfoguel, 2007: 17), pues no se han podido desprender de la epistemología eurocéntrada, ni de la construcción ontológica de sujeto racista y de género. La izquierda política como categoría de las teorías políticas, implica una sujeción al componente europeo de construcción y dinámica de los espacios políticos propios de sistemas políticos engendrados en éste 7 ; aún así, el traslado de categorías políticas, como izquierda, comportan similitudes, pero especialmente diferencias a la hora de su difusión en territorios de cuyo origen y dinámica dista no sólo espacialmente sino culturalmente. Es así como irrumpe en la escena del lenguaje político y cotidiano una categoría como ésta: intentando ejercer nudos discursivos en la formación de identidades que asuman y agrupen un lugar en la estructura política dada, condicionando a los sujetos en su accionar político a las concepciones políticas y sociales propias de esta visión, por el convencimiento de la razón.

América Latina es también una de esas construcciones categoriales de identidad que actúa a

niveles geopolíticos, intentando integrar por un tipo particular de colonización, -la española

y portuguesa, especialmente- una variedad de formaciones sociales, a las que además,

congrega una posición terciaria en las dinámicas de acumulación y producción de capital en

el sistema-mundo moderno, por tanto, colonial 8 . Tenemos entonces, que el presente trabajo

gira en torno a la vasta problemática que encierra la discursividad de lo político que se ha

hecho desde la izquierda en Latinoamérica, transversalizado por la propuesta conceptual de

la colonialidad del poder frente a formaciones sociales emergentes, en el presente tiempo-

espacio cíclico ideológico.

La diversa y abundante literatura sobre las opciones de la izquierda después de la caída del “socialismo real”, -de los que fueron principales referentes globales de construcción de alternativas políticas frente al capitalismo, -la experiencia “socialista” de Europa del Este-,

7 En este trabajo se atenderá a la sugerencia de Anibal Quijano y recogida por el grupo de estudios modernidad/colonialidad frente al empleo de la palabra Europa, acogiéndola no como categoría espacial ni geográfica, ni de población, sino como metáfora: “Se refiere a todo lo que se estableció como una expresión racial/étnica/cultural de Europa, como una prolongación de ella, es decir como un carácter distintivo de la identidad no sometida a la colonialidad del poder.” Con el fin de no caer totalidades inaprensibles.

8 Teóricos como Walter Mignolo o Santiago castro Goméz rehúsan utilizar la palabra América Latina, por tratarse de una categoría imperial, así mismo describiendo como a partir de la constitución de la misma ha servido como mecanismo para mantener las estructuras de dominio y control sobre la amalgama de estos territorios y poblaciones.

40

ha llevado incluso a replantear la utilización, abandono o puesta en duda la existencia de la izquierda en el debate político. 9 A pesar de ello, no ha pasado de ser, en general, una propuesta teórica más que una experiencia real de las dinámicas de lo político. Muy al contrario, a partir de los acontecimientos de principios de la década de los 90 del siglo pasado hemos asistido a una fuerte discusión y redifinición de los proyectos y presupuestos transformativos de la izquierda a nivel general, en lo que se denominó el “nuevo orden mundial”. Hay que reconocer que en el seno mismo de las diferentes facciones que componen este conglomerado llamado izquierda, algunos de los componentes de estos debates llevaban, en algunos casos, décadas de discusión.

Los núcleos de discusión de la literatura sobre la izquierda política se cruzan frente a los grandes presupuestos teóricos que la izquierda radical poseía, actuando como guía práctica de ejercicio político. Entre dichos presupuestos en debate se encuentran: la idea de un sujeto privilegiado de la transformación social, es decir el proletariado; la “determinación en ultima instancia” de los procesos sociales supeditados a las dinámicas económicas, de la infraestructura/superestructura; el papel de los partidos políticos como la expresión representativa y avanzada del proletariado y de los movimientos sociales, en este mismo sentido de la crisis de representatividad en la democracia liberal; la lucha contra el neoliberalismo y de las nuevas dinámicas de la relación capital-trabajo; la emergencia de sujetos y movimientos sociales con reivindicaciones específicas, a veces contradictorios entre sí en la ruptura de sus particulalismos; la democracia y los sistemas políticos e institucionales; y el papel del estado en las transformaciones sociales con los gobiernos de izquierda en ellos; entre otros. Como bien se puede entrever, muchos de estos presupuestos y temáticas son en el fondo una discusión con el marxismo y con sus determinantes conceptuales, enmarcados a partir de la década del 90 en la gran crisis de la izquierda a nivel mundial. Igualmente, en medio de la preocupación generalizada frente a las alternativas de transformación en medio de la crisis, entre éstas, y contrariando a Sousa Santos, least but not at least, el socialismo 10 .

Todas estas cuestiones pertenecientes a la discusión propia de la izquierda latinoamericana están, de uno u otro modo, conectadas con los asuntos propios de la izquierda en otras regiones del sistema mundo moderno/colonial, dentro una temporalidad específica. Por el momento basta con mencionar que la unidad de análisis temporal para este trabajo es la apertura de tendencias y dinámicas a finales del siglo pasado de un tiempo-espacio cíclico- ideológico, dentro del tiempo-espacio estructural del sistema mundo moderno/colonial, que

9 Para ello basta referirse al libro de GIDDENS, Antoni. (1996) Más allá de la izquierda y la derecha: el futuro de las políticas radicales. Ediciones Cátedra. Madrid

10 Boaventura Sousa Santos en el texto Una Izquierda con Futuro, exponiendo su propuesta de pluralidades despolarizadas advierte que en la izquierda latinoamericana contemporánea existe cuestiones productivas e improductivas, dentro de las improductivas, que dan lugar a la polarización en la izquierda, se encuentras tres cuestiones que deben ser abandonadas para la generación de pluralidades, entre ellas la discusión acerca del socialismo, dados los acontecimientos desde la caída del muro de Berlín la discusión sobre el socialismo debe dejarse “indecisa”, y cambiarla por otras como el lema de Foro Social Mundial (FSM) de “otro mundo es posible”. SOUSA SANTOS, Boaventura. (2005) Una Izquierda con futuro. En La nueva izquierda en América Latina : sus orígenes y trayectoria futura. Grupo Editorial Norma. Bogotá. Pág. 442

41

por efectos de delimitación y también a manera de mojón histórico-temporal, tendrá al año de 1989 como límite, por los acontecimientos decisivos ocurridos en este año, -lo cual no significa que la indicación de este año sea exactamente el punto de inicio del tiempo- espacio cíclico e ideológico, el cual es indeterminable -desde un proceso-, pues su única determinación nos conduciría, por el contrario, a una cadena de multi-causalidad infinita. A partir de 1989, como el punto más alto de la debacle del “socialismo real”, la izquierda mundial entró en un periodo de crisis y de re-definiciones.

El panorama social y político en Latinoamérica se caracterizó por la apertura democrática después de años de dictaduras militares en varios países, y con ello de la profundización de los programas neoliberales, ya puestos en marcha durante dichas dictaduras, cuyos primeros síntomas de malestar social se vieron en el violento estallido vivido durante el “caracazo” en Venezuela, este mismo año -1989-. La generalización de los descontentos

sociales se fue extendiendo a través de los años en varios puntos de la región. El progresivo desgate de los instrumentos y partidos políticos para el tramite de las demandas se agudizó,

y los sistemas políticos en toda la región sufrieron importantes cambios. Mientras tanto, en estos primeros años, la izquierda política tuvo un papel marginal, muchas veces defensivo,

e incluso, para algunos teóricos como el mexicano Castañeda 11 , la opción realista de la

izquierda en la región debía ser la de adaptarse a las circunstancias, aceptando el triunfo del capitalismo e integrándose de manera definitiva a los mecanismos de participación de la democracia liberal, en algunos países aún esto último en plena constitución.

No obstante, en 1994, el desolador panorama que se planteaba para la izquierda latinoamericana se vio irrumpido por el surgimiento del EZLN al sur del México. Una guerrilla conformada mayoritariamente por indígenas, quienes apostaron por la construcción de un proyecto social, político y cultural, que, para impresión de muchos, no contempla la toma del poder político del Estado. Otra característica “inusual” es el lenguaje metafórico con el cual se dirigen y comunican al mundo las perspectivas acerca de sus posiciones y objetivos. El gran impacto que el EZLN tuvo para la izquierda, por un lado, está en la distancia de constitución de los sujetos colectivos emergentes de transformación alejados de los presupuestos teóricos anteriores, y por otro, de que aún en la adversidad planteada en este periodo para las propuestas de transformación social, el movimiento zapatista logró irrumpir con una propuesta desde el pensamiento propio, a través de la articulación con algunas de las más representativas concepciones de la izquierda política. No es de extrañar que los orígenes del movimiento tengan fuertes bases con el marxismo.

La propia fragilidad de los sistemas políticos democrático-liberales implantados en Latinoamérica, en gran parte proporcionados por razones de estructuración de la cultura política de cada país de la región y, otro tanto, al impulso neoliberal de principios de los noventa, provocaron las condiciones para la emergencia de propuestas de una izquierda renovada en casi la totalidad de Latinoamérica, motivadas por el incremento del descontento social de quienes sufrieron en rigor los recortes sociales del neoliberalismo; a

11 Me remito a la obra de CASTAÑEDA, Jorge.(1994) La utopía desarmada : intrigas, dilemas y promesa de la izquierda en América Latina. Tercer Mundo Editores. Santafé de Bogotá.

42

partir de allí, al corto plazo, redefinieron el mapa geopolítico por las estrategias adoptadas por estas izquierdas, no todas con los mismos objetivos ni con la misma profundidad.

Como bien se sabe la denominación “nuevos movimientos sociales” es bastante difusa y amplia, intenta poner bajo su cobijo toda una diversidad de movimientos y sujetos, que en muchas ocasiones no comportan características de similitud nítidas, por tanto, es aun más difícil posicionar a estos movimientos en el espectro político de la relación derecha- izquierda. Sin embargo, son los movimientos y sujetos colectivos que en sus demandas y luchas por el reconocimiento de sus propias reivindicaciones trascienden, de uno u otro modo, los aspectos particularistas de sus propias posiciones, logrando establecer o acercarse de manera momentánea y equivalente al punto diferenciador de la izquierda que, desde Bobbio, significa la igualdad para (Bobbio, 1995). Además, cuyas demandas no necesariamente tengan trámite a través del estado, ni partidos de “vanguardia”, en la representabilidad de su singularidad. (Este <<plus>> igualitario que diferencia en el espectro político clásico a las diferentes matices de la izquierda de los demás, haría parte también de la radicalización del régimen democrático, llevando hasta donde sea posible dentro de las relaciones de poder, los ideales democráticos, no exclusivamente liberales como plantean los debates de la izquierda europea, en lo que denomino la asíntota igualitaria democrática.)

Por ello, este trabajo trata, entre la variada alternativa de izquierdas Latinoamericanas, con tres procesos o movimientos sociales específicos que se denominan o han sido denominados de izquierda: el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) del sur de México, el Movimiento bolivariano en Venezuela y con el Movimiento Al Socialismo- Intrumento Político para la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) de Bolivia. La delimitación espacio-temporal que va de 1989 hasta el 2006, como parte de un momento de apertura de un ciclo del TiempoEspacio cíclico ideológico, dentro de la estructuración del sistema mundo moderno/colonial.

Lo que se propone aquí, reiterando, es analizar la formación discusiva de los movimientos de izquierda latinoamericanos mencionados, durante este TiempoEspacio cíclico ideológico (Wallerstein) a través de la propuesta y crítica de la colonialidad del poder del grupo de estudios modernidad/colonialidad. Las categorías de análisis discursivo, y asimismo algunas de discusiones sobre la izquierda, se recogen de la propuesta de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe en Hegemonía y Estrategia Socialista, aplicando algunas de las categorías que componen el concepto de Hegemonía, vitales para establecer los nodos de equivalencia entre las propuestas y del campo discursivo (Laclau, Mouffe, 2004) . Y, por último, la construcción del concepto de colonialidad del poder, desde Anibal Quijano, Ramón Grosfoguel y Santiago Castro Gómez.

1.2 Los albores de un nuevo ciclo histórico en el mundo y en latinoamérica

La simple denominación “izquierda política” es ya por sí sola problemática, con lo cual emprender cualquier clase de estudio o investigación alrededor de ésta acarrea las múltiples posibilidades y variadas consecuencias, ya sea para su estudio o para sentar una posición

43

sobre éstas. Es decir, cuando se aborda como escenario principal lo político y la política, entiéndase como se entienda, por sus propias lógicas y mecanismos se entra en el terreno incierto, una temporalidad caracterizada por la conflictividad y la simultaneidad de relaciones de poder, unas veces adversa y otras veces complementaria o agonista (Mouffe, 2003). Y como es obvio, este trabajo tendrá entre sus cometidos dar una definición, más bien nómada, de lo que representa lo político y la política, en el terreno de la configuración geopolítica y geocultural, de la categoría espacio-temporal que es Latinoamérica, expresado en palabras del subcomandante Marcos, “Lo que nosotros tenemos que contar es la paradoja que somos” (García Marquez. Pompo, 2001).

Las convulsiones y cambios políticos y sociales de finales de la década de los 80’s del siglo pasado marcaron el final de varios procesos, ya sea por desgaste o por que los límites de los proyectos de este TiempoEspacio cíclico ideológico mostraron la tendencia negativa de su curva, culminante con la caída -inesperada en su momento- del proyecto comunista. Pero ya pasado algún tiempo, puede dilucidarse las fallas de los proyectos modernos/modernizantes de las vertientes de transformación política, expresadas en la bipolaridad geopolítica que surgió después de la segunda guerra mundial y que dominó el panorama mundial por más de cuarenta años, cuyo punto culminante fue en la caída progresiva, mediante manifestaciones sociales y de fracturas internas, en las llamadas “democracias populares” del este de Europa. Este revés significó el desmoronamiento de la imagen de uno de los proyectos modernos, que en medio de la confrontación política mundial, representaba la máxima culminación de la imagen clásica de la dimensión política que supeditó los movimientos los espacios políticos, por tanto, de las relaciones internacionales, en ellas, las relaciones políticas y sociales en Latinoamérica, y de las identidades políticas como hasta entonces se conocían, entre ellas las crisis de esta categoría/identidad política llamada izquierda en Latinoamérica.

Los puntos a resaltar de todo ello son los referentes de lectura y de acción política que se cruzan con una visión sobre el TiempoEspacio político como un lugar donde se estructuran a partir de diferencias y antagonismos, susceptibles de ser cartografiados a escalas micro- mediano-macro, pues las localizaciones enunciativas son vitales para un proceso investigativo tendiente a un análisis de los componentes de la estructura en las relaciones que se traban en los espacios políticos. Los componentes preponderantes en los análisis están transversalizados por la misma forma epistemológica y metodológica en la cual se quiera emprender dicha tarea. El punto gravitacional de la lectura clásica de las relaciones políticas intra-inter-supra-nacionales en los diversos espacios fue la llave Estado-Nación. El estadocentrismo se convirtió en la clave óptica, analógicamente de Hybris de punto cero, para el análisis político; consecuentemente su accionar estaba focalizado en este punto panorámico hegemónico, casi todo accionar y acto discursivo que pretendiera la transformación o el estatismo, salvaguardaba un pedestal de privilegio para el Estado- Nación, por ello los demás componentes parecen tener una órbita estacionaria sobre este componente.

La tendencia universalista moderna extendida por el planeta somete la mirada o weltanschaung a todas la poblaciones presentes sobre la tierra, es más, su reconocimiento

44

se basa en la institución de un Estado y en la creación de procedimientos conformes a un establecimiento general de las condiciones para la viabilidades económicas, sociales, jurídicas, éticas, relaciones laborales y de producción, similares o por lo menos compatibles, basadas en la “soberanía popular”. La constitución de los Estados-Nación,

parecía ser el rumbo por el cual todo pueblo debería transitar como forma para poder llegar

a este espacio proyectivo ideal – el progreso- que plantea la modernidad. Las categorías

políticas que demarcan un TiempoEspacio, también intentan delimitar identidades protectoras de imágenes y sujetos políticos, dentro de los márgenes de dicho proyecto. No obstante, las mismas categorías de lo político y de la política parecen no ser nada más que elementos complementarios.

En efecto, tal como lo demuestra García Picazo, la lógica de las relaciones internacionales durante el siglo XX, estuvo dominada por lo que ella, a manera de analogía, caracteriza como lógica pendular galileica de las relaciones internacionales (García Picazo, 2008). El dominio del vaivén izquierda-derecha, mercado-estado, individuo-sociedad, marca lo que sería una relación de diferencias en complementariedad estructural, más que un antagonismo definitivo. Este sistema lógico posee un punto fijo, es decir, sobre el cual se focaliza todo el movimiento tendiente, en última instancia, al proceso moderno- modernizador.

En medio del actual panorama político latinoamericano, que sin dejar de circunscribirse a las dinámicas de las relaciones de poder mundiales, se destacan más las propias incertidumbres sobre el rumbo de los procesos que las certezas. Dentro de las incertidumbres que guían este trabajo está la posibilidad del encuentro de los límites de las categorías políticas como “derecha” e “izquierda” para poder comprender la constante apertura y nuevas marchas de las dinámicas de los espacios políticos en las realidades étnicas, sociales culturales, sexuales, laborales, económicas, e incluso ecológicas de la Latinoamérica de la última década del siglo XX y de los años transcurridos de este milenio. Dichas categorías, pienso, no dejan de ser operativas dentro del entramado discursivo político latinoamericano, sino que su operatividad está bastante condicionada, valga el axioma, a las propias realidades latinoamericanas, y en profundidad, a cada contexto local, que llama a ser analizada, o mejor, a ser enunciada de otra forma.

No habría que hacer un gran especialista para darse cuenta que la situación latinoamericana de principio de las década de los 90’s diverge del estado de cosas político y social de la actual situación. La irrupción de nuevos actores políticos y sociales en Latinoamérica con proyectos que vislumbran perspectivas de cambio y transformación. Que se entiendan, manifiesten o actúen como una identidad política definida es tarea de la investigación,

porque a través de ejercicios reflexivos como éste se trata de entender, manifestar y definir

o tipificar estos procesos. Latinoamérica está pasando por un momento definitivo en el largo plazo, de lo que se haga ahora depende el futuro de la región en los reacomodamientos regionales que se dan a escala mundial, donde justamente Latinoamérica puede llegar atener algún grado de incidencia o de lo que suceda aquí condicionará el futuro próximo de las transformaciones a largo plazo.

45

La apertura de un nuevo tiempo espacio político-económico que Wallerstein, desde los análisis de sistema-mundo, caracteriza como la tendencia o parte B negativa de la onda de un ciclo Kondratiev 12 , cuyo inicio data a mitad del siglo XX, 1945, cuya fase final culminaría a mitad del presente siglo. Se abren nuevas perspectivas de los estudios de long dureé, pasando a formar parte de intentos de abrir las tendencias investigativas en las ciencias sociales sobre la operatividad de los cambios no sólo económicos, sino que también sirve para entender procesos de cambios enunciativos de largo plazo, en las actuales tendencias políticas y sociales a partir del declive de una fase negativa de los ciclos económicos y sociales, en escalas que van de lo micro-local a lo macro-global.

Ahora bien, alrededor de estos cambios en las tendencias globales con repercusiones locales, ¿cuál sería el lugar de las “izquierdas” o sí hay algo que nos indique que éstas inciden en las tendencias estructurales dentro del sistema-mundo moderno o no? En otras palabras, como lo plantean los análisis de sistema-mundo, sí es que tales tendencias estructurales del sistema, como totalidad, ejercen una presión tal sobre espacios regionales, generando en conjunto una tendencia global hacia el reacomodamiento del sistema para su fortalecimiento o para su desaparición como sistema histórico, o por el contrario, sí son los procesos que se inician desde lo local y lo regional los que van realmente a incidir en los rumbos que van a tomar el actual sistema, tendiente a su fortalecimiento en momentos de crisis; o va a tener una influencia tal que de lo que suceda en estos espacios locales- regionales depende la formación histórica de otro u otros sistemas históricos, punto éste que nos introduce en la discusión entre la universalidad/particularidad de las bases del domino hegemónico.

La importancia del tiempo y del espacio va a ser vital para el desarrollo de este trabajo, de ello que se delimite temporalmente el estudio de las “izquierdas” a partir de 1989, como punto simplemente referente o a modo mojón histórico, de lo que llama García Picazo la cuarta ola de las relaciones internacionales. En 1989 se definen en gran parte las condiciones del accionar político de la Izquierda como identidad política a nivel planetario. Es bastante reconocido que el proyecto socialista de la URSS fue un hito histórico, imagen de los proyectos modernos emancipatorios hecho realidad, al menos en principio, por aquellos grupos políticos y sectores políticos que se identificaron con la izquierda política de corte radical, a partir de la revolución Bolchevique cuando en 1917 se logró que esta identidad se mundialice. La realización de un proyecto de la Izquierda sirvió de referente de lucha política para todo el mundo como alternativa a la economía de mercado, al modelo social y político.

El terremoto geopolítico de la caída del muro de Berlín y del desmoronamiento de la URSS tuvo réplicas a lo largo del sistema-mundo moderno/colonial. Algunos teóricos proclamaron a los cuatro vientos el fin de la historia, el final de todo proyecto político y

12 Los procesos económicos de larga duración por lo general están compuestos por ciclos de dos fases una positiva A y una negativa B, poseen la característica de ser periodos a largo plazo que tendrían una duración de 50 o 60 años respectivamente. Estos análisis de procesos económicos de larga duración son recogidos por escuelas del pensamiento como los análisis de sistema-mundo y por economistas como Joseph Alois Schumpeter en sus teorías cíclicas económicas.

46

social alternativo al capitalismo como modo de producción imperante, en un mundo unipolar dominado por la situación en la cual quedó uno de los contendientes -los Estados Unidos-, como potencia hegemónica visible -no única- de las contiendas internacionales y geopolíticas. Al igual, las réplicas del nuevo estado de cosas internacional geopolítico de comienzos de la década de los 90 del siglo XX, dentro de las ciencias sociales y humanas, significó la apertura de tentativas explorativas de análisis de la política y de las relaciones internacionales. La tendencia de estructuración resultante en este corto periodo de reacomodación de fuerzas en el poder mundial, cambió, incidió y hasta profundizó las presentes perspectivas analíticas, con lo cual los nuevos estudios tendrían necesariamente que reorientarse hacia la real situación del contenido de las relaciones de poder internacional.

La naturaleza de estas nuevas características para Latinoamérica estará transversalizada por efectos de los acontecimientos en el long dureé, por las condiciones determinadas de la misma forma-en formación de la estructura del sistema mundo moderno y de la economía mundo capitalista. La variante y variabilidad latinoamericana, obviamente multiplicada al infinito por las circunstancias locales, dentro del proceso de consolidación de la modernidad a escala planetaria ha sido ampliamente discutida política y académicamente, prácticamente desde los tiempos de la independencia española y portuguesa. Todo el planteamiento de “ser” de los habitantes de América Latina viene a darse con los procesos de independencia de las colonias, pero viene a concretarse hasta un poco después de la liberación del imperio español y portugués, efectivamente con esta “idea” de América Latina proveniente de los ajustes colonialistas de la metrópoli francesa (Mignolo)

Los nombres más representativos de esta época y por todos conocidos son los de: Simón Bolívar, Andrés Bello, Domingo Faustino Sarmiento, Juan bautista Alberdi, entre otros. Quienes dieron los primeros pasos en la construcción imaginaria de la idea de América Latina. No obstante, ellos no avanzaron demasiado en la construcción de idea de América Latina como identidad en construcción con conocimiento propio, como en la actualidad, debido a las propias características de su propio tiempo, además porque trataron de adoptar el proyecto europeo de sociedad a las condiciones latinoamericanas, y tampoco tuvieron acercamiento profundo con el pensamiento indígena, al cual algunos menospreciaban y hasta le veían con desprecio. Luego vendrían otros pensadores como Martí y José Enrique Rodó, quienes propendían, además, por la liberación cultural de América Latina, problematizando algunos de estos aspectos anteriormente subvalorados.

Los acontecimientos de este corto pero significativo periodo de finales del siglo XX proporcionan algunas de las pistas y detalles para la configuración de la izquierda en Latinoamérica de este periodo. Como vemos, el corto periodo que comenzó con las reformas al interior de la Unión Soviética, estuvieron acompañadas de un reacomodamiento constante de los sistemas políticos latinoamericanos, especialmente de aquellos que estuvieron hasta este periodo bajo dictaduras militares -el cono sur-, y de los tránsitos hacia sistemas políticos democráticos liberales de elecciones generales y periódicas. Algunos de los partidos y movimientos participantes de las luchas de resistencia y oposición contra las dictaduras militares en Latinoamérica fueron de izquierda, el ejemplo más visible es el de

47

los actuales partidos de gobierno en Chile y en Brasil, con el Partido Socialista de Chile y el Partido de los Trabajadores (PT) respectivamente. Habría que estudiar a fondo las implicaciones de las dictaduras militares en la formación de los movimientos de resistencia política y social comparada con la actual situación de estos ya en el gobierno, y del carácter conciliador de este tipo de partidos y organizaciones de izquierda estando en él. Los casos de paso de la oposición de izquierda en los regímenes militares o civiles, para pasar a formar parte de las características más comunes a las experiencias de gobierno de izquierda en la actualidad. Desde Evo Morales, el movimiento cocalero y el MAS-IPSP, en Bolivia, hasta Chávez y el movimiento Bolivariano en Venezuela.

Los movimientos políticos de izquierda en Latinoamérica permanecieron en la retaguardia durante un lustro desde 1989; negociaciones de paz, desmovilización de las organizaciones armadas, y conversión en partidos políticos que entrarían a participar de los mecanismos de elección democrática en casi todos los países latinoamericanos. Este giro hacia la representatividad dejó, especialmente, para el PT brasileño la experiencia de gobierno local con la alcaldía de Porto Alegre en 1990, una exitosa experiencia que significaría a futuro uno de los referentes de gobierno de la izquierda en Latinoamérica, demostrando la viabilidad de los proyectos de izquierda democrática en ejercicios de poder, en la gestión, participación y redistribución de los recursos a nivel local. Sin embargo, la experiencia del PT, en fase embrionaria aún, no tuvo mayores repercusiones a nivel general, por lo menos hasta ese momento. No fue sino hasta el 1° de enero de 1994, cuando un grupo de indígenas rebelados realizaron la toma militar de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas México, donde las perspectivas de una visión diferente de hacer y ejercer política, con un discurso que ejercía de alguna manera ruptura con lo que hasta ese momento se había entendido tradicionalmente la izquierda, tanto la que participa de manera legal en los procesos democráticos, como de aquella izquierda que persistía en la violencia como medio y arma política legítima para la consecución de sus propios objetivos, se van avivando y reanimando algunos componentes de las discusiones de la izquierda.

El Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) irrumpió en la escena política nacional mexicana e internacional en el preciso momento en la entrada en vigencia del Acuerdo de Libre Comercio para Norteamérica (TLCAN), mejor conocido por sus siglas en inglés como NAFTA. La emergencia en armas de un grupo conformado casi en su totalidad por indígenas, evidenció que la opción del uso de las armas para reclamar el reconocimiento social y político está muy lejos de desaparecer. No obstante, esta formación guerrillera que reconoce en su origen la influencia del marxismo, hijos de la revolución mexicana, el zapatismo y del legado ancestral indígena, a su vez también dista en su discurso y accionar de las demás experiencias guerrilleras vividas a lo largo del continente entre las décadas del 60 y del 70 en toda Latinoamérica, y en mayor distancia con las actuales guerrillas colombianas.

“En los años 60 empezó a manifestarse en América Latina una crisis integral, dominada por la idea de que las cosas no podían seguir como estaban, con una lucha triangular en lo sociopolítico entre los que pretendían conservar la estructura agroexportadora y su esquema de dominación, los que querían impulsar cambios estructurales con el apoyo del estado y los que exigían cambios dentro del

48

esquema del socialismo.”(Matsushita, 2006: 245)

En respuesta a las condiciones sociopolíticas de la década de los 60, se abre en Latinoamérica para la izquierda con el fuerte referente de la experiencia de la revolución cubana, y con ello el despliegue de la estrategia político-militar que dominaría el accionar político de las facciones más radicales de la izquierda latinoamericana. Para autores como José Rodríguez Elizondo, contrario a la común idea acerca de los orígenes de la gran crisis de la izquierda en los principios de los noventa, para él la verdadera década perdida la década fue la de los sesenta y no la de los ochenta, puesto que la adopción de la vía armada como estrategia exitosa en regiones periféricas como Latinoamérica para la toma del poder político y la consolidación del proyecto socialista, de la revolución cubana, cambiaría drásticamente las estrategias de control del centro imperial; esta misma experiencia, que tuvo unas condiciones muy particulares para su realización, afectó enormemente las mismas condiciones regionales y geopolíticas para que la adopción estratégica de la guerra de guerrillas culminara favorablemente en otras partes de la región; con la reacción armada de grupos en el Estado, la instrucción y conformación de la contrainsurgencia a las guerrillas en todo el continente, donde hasta entonces no se habían instalado muchas más dictaduras militares (Rodríguez Elizondo, 1995: 37-40).

A pesar de estas críticas a los componentes militaristas de las propuestas ideológicas, en 1994, se alza en armas el EZLN, distante de ese componente ideológico y ortodoxo que caracterizó a las izquierdas en armas de las décadas pasadas, especialmente porque no se contempla una toma del poder político, tal como es uno los objetivos principales para la formación de guerrillas. El uso de la violencia armada, muy al contrario, no deja de ser una de esas tácticas políticas que no ha cesado multiplicar los grados de complejidad de las formaciones sociales, pues pasa a ser uno de los componentes de problemática, que en momentos específicos que se aunan a las existentes, y que justificaron el accionar armado. En 1998 Hugo Chavez en Venezuela se alzaría victorioso en la contienda electoral y al año siguiente se promulgaría la nueva constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Y en Bolivia a partir de las ciclo de protestas del 2000 con la “guerra del agua” y la “guerra del gas”.

1.3 Crisis de los noventa.

La adaptación al sistema jurídico-político de los sistemas políticos democrático liberales, desechando de una vez y por todas las opciones violentas, fue la consigna propugnada por muchos sectores de izquierda moderados cada vez mas cercanos a concepción socialdemócratas de accionar político. No obstante, estas previsiones ideales, vieron como en este periodo el uso de la violencia para fines políticos, en algunos casos se agudizó como en Colombia. También fue el periodo en que Hugo Chavez hace su intento de golpe de estado, y se hace visible una propuesta social y política que se venía cultivando al interior de sectores sociales y militares en Venezuela.

Ahora bien, frente al optimismo de ciertos sectores de la izquierda de poder encontrar en el sistema político propio las condiciones ideales para la consecución de las demandas

49

históricas de la izquierda en cada país, se choca con la realidad estructural de los frágiles, corruptos y coptados sistemas políticos latinoamericanos y, de su lugar terceario en la economía mundo capitalista, generadas las bases de una amplificación de la desigualdad económica, y blindados los sistemas políticos para una mayor desigualdad política, asimismo jurídica.

“A finales de la década de los noventa, la crisis del sistema representativo alcanza también a aquellos partidos de izquierda que se subordinan a esas reglas del juego para la gobernabilidad. Esto ocurre con diferencias en los países en función de los arraigos sociales que tienen, que obligan a los partidos a una mayor independencia política. Pero ninguno pudo evitar contaminaciones con las prácticas sistémicas, que invariablemente fueron objeto de críticas. Esta es una de las principales razones del alejamiento de sectores de izquierda respecto de los partidos, llegando incluso a manifestarse como un rechazo genérico a ‘la política’ (Stolowicz, 2004: 10).

La crisis de la izquierda, para Latinoamérica en particular, se suma al comienzo de una crisis, prolongada hoy en día, de los sistemas políticos nacionales, y especialmente de una crisis de representatividad de los partidos políticos tradicionales, los cuales incidirán en la apertura de espacios políticos donde la izquierda adquiriría un mayor protagonismo. Pero es sobretodo una fuerte crisis de el ejercicio político como tal y del sistema democrático liberal implantado en la totalidad de los países latinoamericanos, a excepción de Cuba, frente al cual la izquierda escasamente tendría entre sus planes, por un clima de desconfianza propia de la misma visión particular sobre las relaciones sociales y sobre los instrumentos liberales como herramientas de dominio político, dentro de una perspectiva de lucha de clases.

“Esa ausencia de liberalismo político en América Latina es una de las principales razones de que no madurara una teorización de izquierda sobre la democracia política como un escenario específico de la luchas de clases –como medio de cambio-, que confrontara la visión dominante de la democracia como medio de conservación, como instrumento para administrar políticamente las relaciones de poder de modo de que no cambien”. (Ibid: 18)

Los modelos político-jurídicos implantados en Latinoamérica al estar superpuestos a las dinámicas sociales de conjuntos sociales muy distantes y disimiles de los lugares de origen, adquieren mecanismos y dinámicas, que de una u otras formas, establecen una muy particular y específica concepción del accionar político. Las instituciones y mecanismos democrático liberales en Latinoamérica se establecieron como parte del proceso de modernización. La división en estados nacionales que permanece hoy forma parte del pasado colonial. La terciarización de las economías latinoamericanas deriva de las relaciones internacionales de acumulación de capital, ya transnacional.

Los esquemas interpretativos proporcionados desde el positivismo en el desarrollo de una teoría comprensiva de las relaciones internacionales se mantienen en la misma línea Estadocéntrica, siendo el Estado la unidad principal y primordial del sistema internacional. Pero el pedestal en el cual se colocaba al Estado-nación ha venido cayendo poco a poco, advirtiendo que, sin embargo, continúa siendo uno de los principales protagonistas en el escenario, y su ubicación en el plano teórico es indispensable, pues, aunque algunos

50

sostengan que su desaparición es casi inminente, sigue estando ahí, no se le puede simplemente dar la espalda. Por ello a su vez, el enfoque que da prioridad al Estado fuera de los actores posee vacíos insalvables a la hora de querer elaborar teoría sobre las relaciones internacionales de la actualidad.

En estos momentos, al no haber un predominio de lo estatal en los marcos interpretativos de lo internacional, el lugar del Estado en las nuevas concepciones de lo internacional queda equilibrado o compensado frente a otros componentes de lo internacional, que han venido emergiendo en el curso de la segunda mitad del siglo XX. Asimismo, gracias al panorama abierto después de 1989. También hay que aclarar que la misma noción de Estado desde modelos desarrollistas-modernizantes implica, a su vez, una sola forma de Estado, aparte como ya consolidado, por lo menos en sus definiciones básicas. Sin embargo, y atendiendo

a la advertencia que hace Anibal Quijano, por lo menos en Latinoamérica, el Estado no ha

logrado a consolidarse por completo, debido a la colonialidad del poder y al proceso histórico propia de la puesta en marcha de los proyectos modernizadores iniciados por los criollos. En América Latina jamás las relaciones sociales entre los grupos racializados llegaron a democratizarse como condición del proceso, como se dio, de manera general, en Europa occidental y en Norte América para el establecimiento y desarrollo del Estado. Por tanto, la situación del Estado como órgano capital de intervención social, simplemente se relegó y se subordinó a los intereses de los criollos europeizados (Quijano, 2000: 246), adoptando todos los contenidos y consecuencias que acarrea éste.

“El moderno Estado-nación capitalista es la expresión de una sociedad capitalista donde la democracia posible de este patrón de poder ha podido ser conquistada . En otros términos, la condición histórica del desarrollo capitalista nacional, en los períodos en que eso llegó a ser posible, fue y es la democracia básica de la sociedad y su expresión política en el Estado. Y ésa es, precisamente, la condición ausente hoy en América Latina”(Quijano, 2004: 93)

La cuestión del Estado-nación es uno de los componentes de discusión de la izquierda latinoamericana, Santos Sousa dice que está es una de las cuestiones improductivas para la izquierda latinoamericana actual si se toma como el objetivo principal, o , por el contrario,

si es irrelevante; y es una cuestión productiva -despolarizante- a partir de la relación aliado

o enemigo. Por la configuración y los éxitos electores de la izquierda durante los últimos

años, el Estado como institución se revela importante y una de las cuestiones centrales en la discusión para la izquierda latinoamericana. Obviamente las visiones estadocéntricas en la ciencias sociales tienden a ser menos predominantes, llegando a ser uno más de los aspectos de discusión y accionar de la izquierda.

El mapa político latinoamericano en los años recientes ha tenido un cambio sustancial comparado con el mapa que se presentaba a comienzos de los años 90 del siglo pasado. Este último periodo se caracterizó en Latinoamérica por el ascenso a los cargos ejecutivos del Estado de vertientes políticas muy ligadas a la propuesta neoliberal y por la consecuente serie de reformas. El neoliberalismo en Latinoamérica lleva más de dos décadas, desde el golpe de estado en Chile, con las dictaduras militares se asistió en Latinoamérica a toda una serie de reformas económicas y laborales, que si bien anuncian un recorte de las funciones del Estado, sobre todo, en la intervención de éste sobre la regulación de la economía; no

51

obstante ha sido el principal instrumento de reforma del neoliberalismo. Sólo a través de la intervención en el Estado es como se ha podido ejercer el dominio de las instancias económicas y laborales, que condujeron en los años '90 a diferentes crisis sociales.

“El control del capital en América Latina es, predominantemente, internacional o global. Las burguesías locales no son solamente subordinadas en las transacciones financieras y comerciales, sino que, ante todo, tienen un lugar secundario en el control del capital en la región. De ese modo, agotada la crisis del Estado oligárquico, el iniciado proceso de hegemonía de los sectores industrial-urbanos dentro de la burguesía y en el Estado, no sólo no pudo ser consolidado, sino que al final de los 80 cedió el lugar a la hegemonía de los sectores “compradores”, especuladores y de servicios y el control del capital fue cedido a la burguesía internacional o global. Dada esa situación estructural de los grupos dominantes, la vieja distancia entre identidad nacional e interés social, rasgo central de las relaciones de colonialidad y de dependencia, ha terminado en un auténtico divorcio”(Ibid: 87).

La fragilidad de los sistema políticos latinoamericanos aunada a las reformas emprendidas por el neoliberalismo hacen parte, junto con otros elementos que se analizarán más adelante, del contexto político latinoamericano (mucho más extendido caso por caso), generando las condiciones para que propuestas que venían de una izquierda renovada pudiera alcanzar, en el periodo que va de mitad de la década del noventa hasta hoy, el éxito, por lo menos electoral, de sectores de la izquierda que optaron por esta vía para alcanzar el poder político. En este sentido y en este espacio, cabe plantear algunos aspectos que identifican la categoría izquierda, y su preeminencia operativa en los diversos sistemas políticos latinoamericanos, al menos cercanos teóricamente a otros aspectos antes no problematizados, o tocados vagamente.

52

CAPITULO II

MOVIMIENTO AL SOCIALISMO - INSTRUMENTO POLÍTICO PARA LA SOBERANIA DE LOS PUEBLOS

La frase “volveré y seré millones” que retumba en la tradición oral e histórica boliviana se le atribuye a la figura mítica de Túpak Katari, quien a finales siglo XVIII, más exactamente en 1781, protagonizó, junto a su esposa Bartolina Sisa y a otra legendaria figura india Tupak Amaru, el levantamiento indio más extenso y con mayor apoyo del que se tenga registro en Bolivia durante la colonia; organizando y encabezando al primer ejercito Aymara, manteniendo cercada a la ciudad de Chuquiago (actualmente La Paz), desde el territorio conocido como El Alto. Retumba precisamente porque dos siglos después un nuevo levantamiento indígena, esta vez en el marco de la denominada “Guerra del Gas” de 2003, se repite la táctica de cerco a la ciudad de La Paz, cortando su principal vía de acceso por carretera que une a La Paz con la peculiar formación urbana, arquitectónicamente “rizomática” (Zibechi, 2007); con este conglomerado interbarrial de población migrante que es en la actualidad la ciudad de El Alto 13 . En este espacio urbano parece que la larga memoria aguardada persiste en aparecer cada siglo en explosiones de rebeldía contra el poder del estado colonial, indiferentemente que sea español o criollo. Es así como en la rebelión durante la guerra federal de 1898 se reorganiza nuevamente el Ejercito Aymara, ahora en cabeza de Pablo Zarate Willka, quien instala un nuevo cerco sobre La Paz. Una vez derrotada esta sublevación se abre paso una ideología, el “indianismo de resistencia”, que pasa a formar parte fundamental, junto al nacionalismo revolucionalrio, el marxismo y el anarquismo, de las llamadas ideologías emancipatorias y contestatarias en Bolivia del siglo XX; constituyen todas ellas el núcleo discursivo y organizativo de la izquierda política en la Bolivia contemporánea, donde el “indianismo”, como se verá, es la que posee

13 La conformación, articulación y expresiones socio-políticas de la ciudad de El Alto merecen un análisis aparte que, por razones del objetivo y de espacio, no pueden desarrollarse aquí a mayor profundidad. El Alto es la ciudad con la mayor aceleración demográfica de Latinoamérica, resultado en parte de las migraciones de los mineros sin trabajo y de los desplazamientos indígenas desde las partes bajas de Bolivia. Al agotarse los recursos mineros y las escasas oportunidades de ingreso económico en el campo durante las dos últimas décadas del siglo XX. Hoy la ciudad cuenta con alrededor de 800.000 habitantes cuando en 1950 apenas con se contabilizaban escasos 11.000, de los cuales el 80% es indígena, 74% aymara y 6% quechua, y donde el 60% del total es menor de 25 años (González Pazos, 2007: 122-126). También es especial por las formas de articulación político, social y cultural que se han dado producto de una hábil e interesante mezcla de la experiencia comunitarias del Ayllu y de las formaciones sindicales que trajeron los mineros, desarrolladas actualmente en las Juntas de Vecinos, en los cuales Zibechi ve unas formas de articulación de poder no estatal, en peligro transformarse en Estado por la vía de su institucionalización a través la creación de un “Estado Aymara”, dentro de las propuestas de otras experiencias organizativas con vestigios de poder estatal, entre estas últimas, asume el autor, se encuentran el proyecto del MAS-IPSP. (Zibechi, 2007: 169-216). La discusión que se plantea aquí será abordada mas adelante.

53

el mayor peso protagónico dentro de la izquierda boliviana contemporánea (García Linera,

2008).

2.1 Formación de la izquierda en Bolivia

El periodo formativo de las primeras organizaciones y partidos políticos de izquierda en Bolivia abarca, en líneas generales, los mismos tiempos e influencias ideológicas anarquistas, socialistas y comunistas que se iban extendiendo por toda Latinoamérica a principios del siglo XX; mientras tanto, en 1914 se funda el primer partido socialista en Bolivia y a lo largo de esa década se empiezan a formar las primeras organizaciones anarcosindicalistas (Tapia, 2005: 342). Dentro del periodo formativo las bases ideológicas de esta insípida izquierda se sientan precisamente en el anarquismo, que tuvo su ciclo formativo de 1930 a 1940; al igual, el Marxismo cuyo periodo de mayor actividad e influencia en esta primera etapa va desde 1920 hasta 1940 (García Linera, 2008). Los primeros partidos marxistas de izquierda radical con una importante influencia sobre las bases obreras centraron su actividad en los trabajadores mineros. Así se funda, durante esta época, el Partido de Izquierda Revolucionaria (PIR), pro soviético, y en 1934 se funda el Partido Obrero Revolucionario (POR) de orientación trotskiska (González Pazos, 2007:

40). Este último partido resulta de especial importancia para la historia del movimiento obrero boliviano. La aparición de estos partidos no deja de hacer evidente que los conflictos y contradicciones propias del “calco y copia” de las estructuras organizativas e ideológicas de la izquierda europea y la división extraída entre stalinistas y trotskistas, dominaron las discusiones de la izquierda comunista durante este periodo, convirtiendo a estos partidos en meros núcleos de adoctrinamiento intelectual y teórico (Garcia Linera, 2008).

Las cuestiones indígenas en este periodo son superficialmente tocadas por la izquierda marxista, a excepción del fin del pongueaje 14 incluido programáticamente en ambos partidos, con fines de establecer un sistemas de alianzas entre clases, donde obviamente será el proletariado minero la “vanguardia” de los movimientos emancipadores (González Pazos, 2005: 40), más que por el reconocimiento de la especificidad problemática indígena dentro las relaciones racializadas de poder en el estado colonial/moderno, del cual este marxismo es cómplice. Esta lógica de visión marxista, despoja a la población indígena de los complejos problemas en la estructura de relaciones étnicas y culturales.

Para este marxismo no había ni indios ni comunidad, con lo que una de las más ricas vetas del pensamiento marxista clásico queda bloqueada y rechazada como herramienta interpretativa de la realidad boliviana; además, esta posición obligará al emergente indianismo político a afirmarse precisamente en combate ideológico, tanto contra las corrientes nacionalistas como contra las marxistas, que rechazaban y negaban la temática comunitaria agraria y étnico nacional como fuerzas productivas políticas capaces de servir de poderes regenerativos de la estructura social, tal como precisamente lo hará el indianismo. (Garcia Linera, 2008)

14 Sistema de servidumbre indígena colonial “que [supone] la obligación de prestar servicios personales al dueño de la hacienda, incluyendo la familia de éste y los capataces, en un innegable sistema colonial que regía desde los primeros tiempos de la conquista y que pervivía en esta época tardía de mediados del siglo xx” (González Pazos, 2005: 44) y que persiste aún en algunas haciendas de la parte baja de Bolivia.

54

Como la cuestión indígena -colonialidad- no encaja (desborda y sobredetermina el tipo de relaciones de producción y de clase) en las lógicas discursivas marxistas, se opta por ejercer una operación de reduccionismo económico, transformando al indígena y sus complejas relaciones sociales y productivas (como puede ver ser la forma comunal del Ayllu) en campesino. Este campesino, por obra y gracia de la lógica política eurocentrada, posee además todos los defectos detectados por la lectura marxista del campesinado europeo, (apego individualista por la tierra, súbita variabilidad en las luchas sociales dependiendo quien le garantice la propiedad privada sobre sus tierra para la producción, etc). “En Bolivia, se quiere integrar al indígena en la clase campesina para, de alguna forma, «bolivianizarle», como en México se pretendió su «mexicanización»”(González Pazos, 2005: 58). Este tipo de sesgo los podemos ver en la acciones y programas de la izquierda del periodo anterior de la Revolución de 1952 y posterior.

Gran parte de las bases ideológicas y programáticas del periodo hegemónico del “nacionalismo revolucionario” y de la izquierda a futuro fueron sentadas por un socialista, Gustavo Navarro, mejor conocido por su seudónimo “Tristan Medoff”, cofundador del POR, quien en 1926 escribió La Justicia del inca, y en 1934 La tragedia del altiplano, planteando lo que sería el programa político y los ejes clase-nación sobre los cuales actuara la izquierda por las siguientes décadas, dentro de los cuales se destacan positivamente únicamente las formas de organización y los principios de justicia de los incas (Tapia, 2005:

341).

Luis Tapia destaca un segundo momento de proyección de la izquierda boliviana con la publicación de la histórica, para el movimiento obrero, Tesis de Pulacayo de 1946, presentada por facciones trotskistas adeptas al POR ante la IV asamblea de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), fundada en 1938. Ésta es una tesis de carácter obrerista, socialista y antiimperialista (Tapia, 2005: 342), la cual propugna por una “unidad de acción clara entre el campesinado (entendido en todo momento como clase social y nunca como pueblos indígenas) y obreros y mineros.”(González Pazos, 2005: 41), escrita con el lenguaje directo y frontal de la jerga comunista, renunciando y denunciando cualquier tipo de intento de desviación reformista. Este documento reviste una gran importancia porque fue acogido como parte del programa general de la Central Obrera Boliviana (COB), fundada como uno de los logros de la revolución de 1952 en ese mismo año, y se mantuvo ésta como tal, hasta que tiempo después el Movimiento Nacional Revolucionario (MNR) sacara de los puestos de dirección de la COB a la mayoría de los cuadros políticos pertenecientes al POR.

No obstante, en el documento se asientan aún mas los sesgos de las lógicas discursivas de la izquierda radical marxista. Primero, bajo estos esquemas ideológicos se da por sentado que es a través del mundo laboral donde el “proletariado” boliviano debe perseguir las vías de la modernización, quedando enraizado profundamente en la subjetividad proletaria por las siguientes décadas. Segundo, este marxismo priorizó, en todo momento y bajo lógicas economicistas, la construcción y el valor de la identidad obrera sobre las identidades indígeno-campesina (claramente indeferenciadas), excluyéndolas y degradándolas como inferiores (García Linera, 2008). Todas estas cuestiones permanecen inalteradas bajo el

55

nuevo periodo que se abre con la revolución de 1952; mientras, el “indianismo” se va perdiendo, hasta ser prácticamente silenciado, retornando no obstante con gran fuerza en la década de los setenta.

Cabe destacar del periodo formativo de la izquierda en Bolivia la gran influencia que tuvo el trotskismo en los sindicatos mineros y en la constitución de la identidad y la subjetividad obrera en Bolivia. Salvo la experiencia en Argentina, el trotskismo como corriente escindida y en conflicto con corrientes y partidos adeptos a la tercera internacional, -los Partidos comunistas pro soviéticos-, esta corriente política de la izquierda tuvo mas bien poca acogida en el resto de la región para este periodo, lo cual atrajo de inmediato la atención de los dirigentes europeos de la IV internacional trotskista, al ver el impulso del POR como partido fundamentalmente trotskista, leído con las lógicas de “vanguardia” de los partidos políticos con estructuras leninistas, en un país sumido en el “atraso” y evidentemente rural.

Lo anterior contrasta con el escaso protagonismo de la izquierda comunista del PIR, de la cual se desprende, curiosamente de manera tardía, el Partido Comunista de Bolivia (PCB); digo de manera tardía, pues la mayoría de escisiones dentro de partidos de izquierda socialistas y comunistas, no sólo en Latinoamérica sino en el mundo, que dieron lugar a la larga lista de partidos que pasaron a denominarse Partidos Comunistas, teniendo como tiempo de fundación las décadas del 30 y el 40 del siglo XX (Retana, 1996). Éste, a mi parecer, constituye un hecho bastante curioso sí se compara con la formación del Partido Comunista de Venezuela (PCV) y del Partido Comunista Mexicano (PCM), ambos parte de este trabajo, fundados en 1931 y 1919 respectivamente; estando, para la fecha de fundación del PCB, la III internacional en franco e irreversible declive. Apenas un año antes de la revolución boliviana se funda formalmente en 1951 el PCB, cuya primera acción de trascendencia consistió, al año siguiente, en apoyar al MNR en el derrocamiento de la junta de gobierno instalada en 1951.

2.2 El Nacionalismo Revolucionario y la formación de la identidad obrera

El periodo del nacionalismo revolucionario que se abre con la revolución de 1952, tiene como antecedente significativo a la Guerra del Chaco (1932-1935) entre Bolivia y Paraguay por el control de los recursos petroleros y madereros de la zona natural del Gran Chaco. Esta guerra marcó a toda una generación de Bolivianos por las consecuencias nefastas que dejó, produciendo asimismo el debilitamiento de los partidos políticos tradicionales de entonces. Ante la inoperatividad del sistema político, estos partidos respondían a las demandas sociales con represión. El descontento cada vez mas general comenzó a generar una serie de reclamos que fueron tomados y articulados principalmente por el MNR; reclamos éstos que empezaron a tornarse en demandas extendiéndose, especialmente, sobre las cuestiones agrarias, reparto de tierras, la posibilidad de voto universal, el control estatal de los recursos y, con menos fuerza, la cuestión indígena (González Pazos, 2005: 36-40).

La guerra del Chaco alimentó un fuerte discurso nacionalista, dado que los bolivianos se habían sentidos utilizados por los intereses petroleros de las compañías transnacionales, la

56

Royal Shell Company inglesa y la Standard Oil estadounidense, que se disputaban el control, en aquel entonces, del territorio por las reservas de crudo que allí se encuentran, manipulando y disponiendo recursos económicos y logísticos, derivando en el enfrentamiento armado entre los dos países (Gonzales Pazos). Obviamente, el desarrollo de

la guerra marcó la constante situación de la población indígena, sirviendo como “carne de

cañón” para la oficialidad criolla-mestiza, que puso a combatir a la propia población indígena guaraní de uno y otro lado dividida de las fronteras, producto éstas de las arbitrarias reparticiones coloniales. Sumado a ello, después de la guerra Bolivia afronta una fuerte crisis económica.

A la par de los partidos de izquierda radical, en 1942 se funda el Movimiento Nacional

Revolucionario (MNR), éste nace con una clara tendencia nacionalsocialista que, sin embargo, al transcurso de la segunda guerra mundial, abandona rápidamente pasa instalarse en una posición próxima al nacional-populismo de izquierda. Este partido se conforma principalmente de la clase media y de obreros radicalizados, permaneció en la clandestinidad durante un breve periodo tras el linchamiento del presidente Villaroel en 1946. En 1951 el MNR gana las elecciones pero éstas son anuladas, lo cual llevó al partido a tomar las armas e iniciar los levantamiento que culminarían en Abril de 1952 con la institución del gobierno de facto de Hernán Siles Suazo, llevando su hegemonía hasta 1964, ganando seguidamente las elecciones hasta aquel año (Gonzales Pazos: 41).

La revolución de 1952 significó la toma hegemónica de las expresiones de inconformidad que se venían gestando desde la Guerra del Chaco, contra el sistema político y los partidos tradicionales en torno a un proyecto nacionalista, que incluye algunas de las reivindicaciones programáticas de la izquierda boliviana, como la presencia obrera parte del co-gobierno, durante este periodo, en la minera estatal compañía Minera de Bolivia (COMIBOL) creada al mismo tiempo que la COB . Junto a la revolución mexicana de 1910 y la revolución cubana de 1959, la revolución boliviana conforman las tres revoluciones sociales Latinoamericanas mas importantes del siglo pasado. Esta última se caracterizó por estar acompañada de grandes reformas y transformaciones en el campo social, político y económico: reforma agraria y reparto de tierra; nacionalización de la industria minera; acceso universal al voto; la disolución del ejercito y reorganización de uno nuevo. Éstos fueron tal vez sus aportes más reconocidos (Tapia, 2005: 42)

También se cuenta como trascendente dentro de los logros de la revolución la creación de Central Obrera Boliviana (COB), instancia suprema de los sindicatos bolivianos. La fuerte

presencia de los sindicatos mineros en la construcción de la identidad obrera fue potenciada para los periodos posteriores por la revolución de 1952; la forma de articulación sindical va

a arraigarse de forma profunda en las estructuras de asociación colectiva, viéndose

articulada con otras formas asociativas dentro de Bolivia para las luchas posteriores cuando esta identidad empieza a resquebrajarse, empezando a articularse con otras.

A través del sindicato, los obreros mineros no sólo accedieron a los derechos ciudadanos, sino que fueron capaces de convocar al resto de las clases y fragmentos sociales subalternos y crear hegemonía (García Linera, 2001a). Su “ímpetu por integrar discursiva y prácticamente los

57

reclamos de sectores subalternos con los suyos [construyó] una imagen de nación plebeya articulada al minero” (García Linera, 2001a: 204) que sobrevivió –en alguna medida– hasta 1985. (Stefenoni, 2003: 315)

La peculiaridad del caso boliviano respecto a las posiciones de izquierda del resto de Latinoamérica, se encuentra en las relaciones entre el sindicato y el partido. Tapia describe cuatro posiciones históricas de la izquierda boliviana, lo que parecen forman asociativas propiamente políticas: los partidos políticos, los sindicatos, los grupos políticos ideológicos y los movimientos sociales (Tapia, 2005: 341). Para este periodo los ejes programáticos de la izquierda están circunscritos a las relaciones entre sindicato y partido político de izquierda. En Bolivia, a contracorriente de lo que comúnmente sucede, son los partidos los que están subordinados a las directrices que tomen los sindicatos. “Los partidos comunistas y socialistas elaboraban sus programas y proyectos políticos para presentarlos en el seno de los sindicatos y la COB para buscar que fueran aprobados como la posición del movimiento obrero.” (Tapia: 345).

En Bolivia, la superioridad del sindicato sobre el partido, irradiada desde el movimiento obrero minero (y fortalecida por las políticas del Estado Nacionalista), ha marcado la lógica organizativa del movimiento campesino, especialmente desde los años cuarenta. Los sectores subalternos son, en primer lugar, clases “sindicalistas”, en la medida en que su acumulación en el seno de la clase se da primariamente a través de la forma sindicato; por ello este concepto reenvía –a lo largo de la historia boliviana– a organizaciones más complejas y extensas que el sentido corriente del término (Zavaleta, 1983: 232-233).

Esta “superioridad” o prioridad de las formas sindicales sobre las partidistas moldea a futuro las formas organizativas de la izquierda contemporánea. De este modo, reviste especial interés cómo las formas de articulación que provee la estructura sindical van a ser, en cierta medida, la base organizativa de la formas organizativas bajo las cuales se van a ir articulando los movimientos sociales de principios de siglo XXI. Además, de alguna manera, ayuda a entender la tesis de Instrumento Político bajo la cual se organiza el MAS- IPSP.

Durante la década de los sesenta el MNR intenta llevar a cabo una profundización de la institucionalización de la revolución, debido en parte a una ruptura de la alianza establecida con el sector sindical representado en la COB, mediante reformas implantadas en la constitución política de 1961. Este proceso se asemeja en algo o tiene como referente lo que hizo el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en México (Gonzales Pazos, 2005: 51). Sin embargo, este proceso se ve interrumpido en 1964 por el golpe de Estado que propinó el general René Barrientos, siendo éste vicepresidente de Victor Paz Estenssoro, presidente en ese año.

La posición de las izquierdas durante la etapa de las dictaduras militares no sufrió prácticamente alteración alguna frente a los reconocimientos étnicos, pero abrió nuevas perspectivas ante su situación. El estado defensivo adoptado gracias a la represión y la persecución por parte de los militares, las llevó a adoptar posiciones mas nacionalistas, estatistas, pero sobre todo, “la izquierda hizo hincapié en la reconquista de los derechos

58

políticos y las libertades para la clase obrera y la población boliviana en general. El papel protagónico de la izquierda en este movimiento simbolizaba un replanteamiento de su posición tradicional en relación con la democracia.” (Tapia, 2005: 344). La democracia se sumó finalmente a los componentes programáticos de la izquierda durante la caída del ciclo de las dictaduras y gobiernos transitorios vividos en Bolivia hasta 1982. Los demás componentes históricos de los que se nutre la izquierda boliviana, ya han sido esbozados en alguna mediada a lo largo del texto, estos son: la cuestión nacional, la reivindicación de las raíces étnicas y las ideas socialistas.

“Fueron momentos de una creciente desetnización del discurso e ideario campesinos, una apuesta por la inclusión imaginada en el proyecto de cohesión cultural mestiza irradiada desde el Estado, y de la conversión de los nacientes sindicatos campesinos en la base de apoyo del Estado nacionalista, tanto en su fase democrática de masas (1952-1964), como en la primera etapa de la fase dictatorial (1964-1974)(Garcia Linera, 2008).”

Entre tanto, el indianismo había permanecido ignorado por los programas políticos de la izquierda que antepusieron la cuestión nacional y las lógicas de las ideas socialistas. Esta corriente iba gestando y asentando un indianismo mucho más crítico y reivindicativo de las raíces étnicas dentro las organizaciones del sindicalismo campesino. Desde 1953 se implantó en Bolivia lo que se denominó el pacto campesino-militar. Durante la dictaduras de Barrientos y de Banzer, los militares mantuvieron acercamientos con los campesinos a lo largo de este periodo; sin embargo, en 1974 este pacto se rompió con la masacre que ejecutaron los militares a campesinos de Los Valles de Cochabamba. A partir de esta ruptura las posiciones radicales del indianismo cobraron una nueva dirección gracias al impulso de las organizaciones kataristas dentro del sindicalismo campesino (Stefanoni, 2003: 328).

2.3 El Katarismo

La desconfianza que se generó frente a las corrientes de izquierda revolucionaria como frente al nacionalismo revolucionario condujo a que sectores dentro de la población indígena empezaran a ver críticamente y a revalorar las posturas, demandas y posiciones étnicas dentro de las organizaciones sociales para hacerlas parte fundamental, visible y prioritaria dentro de los esquemas ideológicos de articulación indígena. Así lo que hace, en un primer momento, el katarismo es “[arrancar] la figura de Túpac Katari del discurso dominante, donde figuraba como inocente ‘precursor’ de la lucha por la independencia”, y lo resignificaron como un héroe de la causa indígena, capaz de retornar multiplicado en millones. Al tiempo que resignificaban a la forma sindicato, organismo del nuevo poder autónomo, pero a la vez producto del horizonte histórico del Estado del ‘52” (Rivera Cusicanqui, 1984: 164). Esta retoma simbólica de las figuras heroicas del indígena boliviano intenta dar un giro en favor de la reapropiación y reconstrucción de la narrativa histórica y popular indígena, descentrándola del discurso colonial del Estado y las élites bolivianas.

La crítica katarista al modelo colonial se traza sobre la práctica de la doble mirada, sobre el

59

pasado y la identidad, bajo la cual se ha subsumido al indígena como agente político social en el marco de una doble irrupción en su condición campesina y étnica. “El katarismo ha “reconstruido” una identidad indígena, allí donde los militares así como los gobiernos del MNR no querían ver sino “campesinos”. De ahí deriva una ideología que teoriza la doble opresión del campesino, por su condición económica, pero también por su condición de indígena víctima de discriminaciones en el seno de un estado colonial.” (Do Alto, 2006: 8). Con el katarismo empieza a formarse y desestigmatizarse la identidad “indio”, dotándola con herramientas articuladoras en su raíz étnica aymara como una identidad emancipadora.

Los aportes de la corriente katarista dieron a la indianidad los cimientos en la constitución

de un esfuerzo organizativo e ideológico para visibilizar al indio como sujeto político, de

poder y soberano (García Linera, 2008). “Dos elementos configurarán así el discurso katarista: la continuidad de una situación colonial que se impuso sobre una sociedad

originariamente libre y autónoma; y la idea del “despertar del gigante dormido”, en alusión

a la mayoría étnica nacional,” (Stefenoni, 2003: 329). El tema de los grados de

autodeterminación y la posibilidad articulatoria con otras identidades y organizaciones sociales, va a ser un punto de divergencia dentro de las corrientes kataristas mas radicales:

sobre la especificidad étnica que producirá una división posteriormente.

Y el katarismo va mas allá, pues no basta con la constitución de un discurso alternativo o

subalterno para logar el profundo impacto popular que esta corriente ha hecho circular en el

imaginario colectivo indígena, se da también sobre la puesta en movimiento de formas organizacionales; e impulsan el discurso extendiéndolo sobre unas prácticas políticas que mantienen fuertes pilares comunitarios para la puesta en ejercicio prácticas asociativas, gremiales y hasta partidistas, donde el indígena empieza a tener experiencia de empoderamiento, articulación política mas amplía, injerencia y voz en los asuntos nacionales, haciendo sentir su potencia como mayoría.

El katarismo ha tenido una profunda influencia en la cultura y la política del país, dentro y fuera de la izquierda. Su surgimiento evidenció no sólo la existencia de la diversidad étnica y cultural del país, sino el hecho de que dicha diversidad implica concepciones del mundo y de la historia diferentes, que podían organizarse políticamente de manera autónoma para disputar el poder político y promover una reforma del Estado boliviano. El katarismo produjo, a la vez, la autonomía política de clase con la reorganización del sindicalismo campesino y con la introducción de la autonomía politico-intelectual aymara, esto es, lo que los kataristas han llamado la doble mirada de la clase y la nación. (Tapia, 2005: 347)

El

sindicalismo campesino se convierte en el principal órgano de difusión y organización de

la

ideología katarista, con la creación de la Confederación Sindical Única de Trabajadores

Campesinos de Bolivia (CSUTCB) en 1979, en el marco del primer Congreso de Unidad

Campesina auspiciado por la COB, del cual entraría a formar parte. También es participe de

la rama sindical del katarismo, las organizaciones sindicales de mujeres como la Federacion

Nacional de Mujeres Campesinas de Bolivia “Bartolina Sisa” (FNMCB-BS), conocidas como “las bartolinas”(Gonzales, 2005: 62).

Por otra parte, tenemos el katarismo partidista con la fundación, prácticamente en la misma

60

época, de dos partidos políticos: Movimiento Indio Tupak Katari (MITKA) de orientación mas indianista liderado por el intelectual aymara Felipe Quispe, conocido como el “Mallku”, partido “[que] ya sobrepasa los postulados campesinos para hacer un replanteamiento del problema indígena en términos de liberación nacional y de descolonización.” (Gonzales Pazos: 60). La segunda corriente del kararismo partidista está representada por una posición más cercana a la apertura del indianismo hacia corrientes de izquierda, a la herencia de la revolución de 1952, y de acercamiento con los obreros mineros a través del Movimiento Revolucionario Tupak Katari (MRTK) (Stefanoni, 2003:

330). Esta corriente alcanzó puestos directivos dentro de la COB, e hizo parte de la coalición de corrientes de izquierda durante el gobierno de Hernan Siles Suazo (1982-1985) con la Unión Democrática Popular (UDP).

Es claro a esta altura la división de las posturas indianistas dentro del movimiento katarista,

vista en las posiciones de los partidos MITKA y el MRTK. Esta división marca la bifurcación del camino que toma el movimiento a partir de las posturas asumidas frente a la visión articulatoria e histórica del proceso colonial de la “memoria corta”. Es decir, en

términos de Wallerstein, del tiempo-espacio cíclico-ideológico que marca la periodización establecida en cuanto a los procesos vistos en la décadas anteriores (el nacionalismo

revolucionario; la ruptura total o parcial con las lógicas marxistas y socialistas, la visión de nación, la cuestión de las autonomías indígenas y la democracia en el subsiguiente ciclo de

la

“democracia pactada”). No obstante, su punto o raíz común está en la “larga memoria” o

el

proceso de larga duración: el tiempo-espacio estructural, por cuanto la incidencia

negativa para la emancipación de los pueblos indígenas, como de las formas que tomó la

colonialidad del poder en las relaciones racializadas de poder, que persisten en las lógicas de construcción identitaria y de articulación política en el sistema político moderno del estado colonial boliviano, entorno a las figuras y esquemas criollo-mestizos en detrimento

de las identidades y articulaciones indígenas.

A principios de la década de los ochenta del siglo pasado, la CSUTCB comienza a

fraccionarse debido principalmente a varias razones: Primero, las posturas contrarias dentro del katarismo, el sindicalista con una visión multiétnica y pluricultural más amplia y cercano, por no decir de izquierda, choca con el radicalismo de las posturas autodeterministas y etnocentradas del katarismo indianista, encasilladas en la idea de la opresión histórica del indio; segundo, la coptación de líderes sindicales por parte de los partidos políticos que vieron en la CSUTCB un espacio ideal para propósitos electorales; y, tercero, los casos de corrupción al interior del sindicalismo por parte de las cabezas visibles generaron que las bases sindicales se distanciaran. (Rea, 2003: 4).

A partir de este fraccionamiento empieza el segundo periodo de la CSUTCB, la

desentralización discursiva de los movimientos y organizaciones empieza a moverse y fugase en varias direcciones: el culturalismo, centrado en las formas de religiosisdad y en las expresiones musicales; el discurso político integracionista, que reivindica el ser indígena; el nacional indígena, que reclama un Estado indio, es decir, la constitución de un nuevo Estado dirigido por indígenas (García Linera, 2008). Con la convulsión de los primeros años de la década del ochenta, se gestan al interior de CSUTCB los sindicatos

61

cocaleros, entre estos al propio Evo Morales, dirigente máximo de estos sindicatos del trópico de Cochabamba, y futuro presidente de Bolivia.

2.4 El nuevo ciclo la “democracia pactada”: el neoliberalismo en Bolivia

Cabe notar que en la historia Boliviana la presidencia de la república ya había tenido a la izquierda en ella, fue la fallida experiencia de la UDP de 1982 a 1985, con ello se marca el final del periodo analizado anteriormente; aunque precisamente, porque la UDP ya había ganado las elecciones en 1977, fue que se dio el golpe de Estado de los militares dirigidos por Hugo Banzer (Tapia, 2005: 344). La UDP, que es un escisión del MNR al mando de Hernán Siles Suazo, se lanza a elecciones en 1981 mediante una alianza con varias organizaciones de izquierda dentro de las que se encuentra el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), el PCB y otras de menor importancia, contando también con el apoyo de el MRTK. El gobierno de la UDP marca el regreso de los procedimientos democráticos de elección a Bolivia, desde 1964, después de las dictaduras y de cortos periodos de gobierno constitucional.

Debido a la fuerte crisis económica y a una insostenible hiperinflación, el gobierno de la UDP declina y se llama a elecciones. Victor Paz Estensssoro por el MNR gana en 1985. Este año en particular pasa a la historia boliviana contemporánea por la confluencia de transiciones que se dan en el plano económico, social y político. El MNR realiza un diagnóstico de la situación en la cual había quedado el país, en los planos mencionados, y las acciones a seguir con la administración de Estenssoro:

• En lo económico, con la adopción del neoliberalismo, que permitía aliviar al Estado

boliviano de la carga de impulsar el desarrollo productivo del país a favor del sector

privado. Éste fue el papel de la Nueva Política Económica (NPE).

• En lo social, con la expulsión de los actores sindicales y militares de la esfera política, evolución posibilitada por sus debilitamientos en el período precedente.

• En lo político, con la puesta en marcha del modelo de democracia pactada. (Basset, 2004:

52)

La entrada avante del neolibrealismo se supone “justificada” por la situación inmanejable de la economía boliviana de los años ochenta. Ante la caída internacional de los precios del estaño y la escasa producción de la COMIBOL, es inminente que ésta vaya a sufrir drásticas transformaciones. Toda la reforma económica fue dictada por del decreto supremo 21060, famoso y bastante referenciado en la mayoría de lecturas, pues abrió paso al estado mínimo, las “capitalizaciones” o privatizaciones de las principales empresas estatales y, a la entrada de capitales extranjeros, lo cual, de una u otra manera, la cuestión de la estatalización de empresas había permanecido como uno de los grandes logros del periodo revolucionario y su Estado “intervencionista” para mantener a flote las representativas empresas estatales con ciertos margenes de cogobierno de los sindicatos.

El antiguo Estado “intervencionista” dio paso al capital extranjero como locomotora económica, con los capitalistas locales como socios menores en áreas subalternas de la actividad económica,

62

y el Estado en un papel de mendigo internacional y de policía local encargado de disciplinar a las clases peligrosas (García Linera, 2001b: 9); portador, a su vez, de un discurso capaz de enunciar más y mejor y más rápido lo que ya formaba parte de la nueva discursividad neoliberal:

modernización, eficiencia y racionalidad (Mayorga U., 1996; Anderson, 1999). (Stefanoni, 2004: 317)

El decreto 21060 de 1985 se constituyó en la estocada final, no mortal pero si agonizante, para el estandarte del sindicalismo boliviano: la COB. Sumida en casos de corrupción y en una gran desorganización, el ocaso de la COB viene después de un periodo de enfrentamiento con el gobierno de la UDP. Una vez promulgado el decreto 21060, la COB inició una campaña para la abrogación del decreto con el llamado a huelga, duramente reprimida por el gobierno. Al final se firma un pacto de acuerdo entre las partes donde se evidencia la derrota sindical minera, y así establecía su vertiginoso declive (Basset, 2004:

58). Mas grave aún es la arremetida al año siguiente del gobierno de Paz Estenssoro con la reorganización de la estatal COMIBOL y, con ello, el cierre de las minas estatales, generando el despido masivo de aproximadamente 24,000 mineros, e iniciando así grandes procesos de éxodo de los mineros con sus familias, desplazándose a los suburbios de las principales ciudades del país (Stefanoni, 2005: 317).

Obviamente, como era de esperarse, esto trae consecuencias directas sobre la estructura sindical que tenía como pilar fundamental al trabajo minero y dependía de la imagen que había proyectado sobre la identidad obrera boliviana. “La desaparición de la “vanguardia minera” supuso la desarticulación del sindicalismo boliviano. Además, el contexto neoliberal llevó al crecimiento de un importante sector informal que escapaba a la influencia sindical tradicional”. (Basset, 2004: 58). El peso del sindicalismo en las luchas sociales de antes es evidente. Con la COB la identidad obrera experimento el cómo era posible alcanzar grados de incidencia dentro de las estructuras políticas del país, al medir fuerzas de movilización con todo el núcleo minero, numeroso y siempre combativo. La etapa que se abre con la marcha neoliberal desgasta y deja en franca posición de debilitamiento, casi de supervivencia, a las estructuras sindicales obreras bolivianas, hasta ese momento prioritarias para la protesta social y las mediaciones políticas.

La posición del MNR gira radicalmente en los ochenta en contraste con las posiciones históricas de este partido, que poco a poco, sobretodo por las posiciones defensivas durante las dictaduras lo habían identificado parcialmente como un partido de centro-izquierda. El MNR iba recorriendo, no obstante, el espectro político hasta llegar aquí a la centro-derecha. Preocupado el MNR en esta época por la “gobernabilidad” y la viabilidad del estado boliviano, dándole una senda económica para la tan “anhelada modernización” de Bolivia, bajo la batuta neoliberal con su pilares discursivos de eficiencia, racionalidad y modernización (Stefanoni, 2004: 317). El golpe asestado a las bases sindicales obreras tras el asenso hegemónico del discurso neoliberal, deja a la izquierda, ya debilitada, en una posición de la cual su recuperación, años mas tarde, va a llegar de mano del antes despreciado e ignorado “indianismo” y sus estructuras sindicales-comunitarias.

En la década de los ochenta, sin embargo, se evidenciaron los límites del proyecto de la

63

izquierda sindical-partidaria, centrada en un proyecto de clase. Por una parte, la articulación entre sindicatos y partidos continuaba siendo insuficiente para promover triunfos electorales duraderos. Por otra, el movimiento obrero mostraba un notable poder de resistencia -capaz aun de generar crisis de gobierno y Estado-, pero todavía incapaz de reformar uno u otro. En síntesis, el movimiento obrero y la izquierda no había resuelto todavía el dilema clásico de la inclusión de los demás sectores del país en su programa político. Se trataba de una plataforma política de democracia de clase. En ella estaba a la vez la fortaleza y la debilidad de la izquierda

del siglo xx. (Tapia, 2005: 346)

Ante la ingobernabilidad y crisis del sistema político boliviano, el MNR en tiempos del gobierno Paz Estenssoro junto al partido del ex-dictador Hugo Banzer Acción Democrática nacional (ADN) deciden realizar un “pacto por la democracia” que “no fue formalmente una alianza –ADN quedó fuera del gobierno–, sino una especie de “código de buena conducta” para la oposición, que se comprometió a participar y apoyar las reformas necesarias para asegurar la “gobernabilidad” y estabilidad política del país. Este pacto inauguró una serie de acuerdos que, desde ya, se irían repitiendo bajo diversas formas a cada elección, y conformarán la llamada “democracia pactada” (Basset, 2004: 53). La democracia pactada supone lo que Yann Basset denomina sistemas de pactos dentro de la democracia representativa. Basset distingue dos tipos de pactos dentro de una dinámica estructural del sistema político boliviano que rigió por los siguientes 20 años: los pactos sistémicos y los pactos de gobierno. “Los primeros asentaron las reglas de juego institucional, es decir, la legitimidad del sistema, mientras los segundos sirvieron de estrategia privilegiada de los actores dentro del juego, permitieron lograr y renovar periódicamente la gobernabilidad” (Basset: 54).

En consecuencia, el pacto sistémico de la “democracia pactada” en Bolivia le otorgó todo el peso protagónico a las instituciones de la democracia representativa, basada en la economía de mercado y en un juego de reconocimientos parciales de la multiculturalidad, manteniendo así unas fronteras, mas o menos estables, para la viabilidad del sistema político boliviano. Los pactos de gobierno, por su parte, representan la lógica burocrática y procedimental para la toma de decisiones y control de puestos en las instancias de gobierno y de legislación. Es así como mediante los pactos se establecen las mayorías por sistemas de alianzas a través del “cuoteo” 15 de cargos administrativos del Estado (Basset: 55), procedimiento no institucionalizado por supuesto (tampoco muy ético), pero respetado como una regla implícita para el mantenimiento de los pactos.

La “democracia pactada” trajo cierta calma y estabilidad en la agitada vida político-social

15 En Bolivia, la aprobación de leyes tanto como la ratificación presidencial son validadas por una mayoría de 2/3 partes del congreso, por ejemplo a diferencia de Colombia que es una mayoría “simple”, la mitad mas uno. Por supuesto, el tener una mayoría simple no significa poder avanzar con mayor agilidad en el tramite de leyes, ni tener el control del congreso y, en Bolivia, prácticamente ningún partido llega a obtener las 2/3 partes del congreso que garantizarían un control absoluto, por tanto el sistema de “alianzas” es muy frecuente, por no decir la regla. Así, el partido de gobierno busca afanosamente cómo hacerse con esa mayoría, lo cual se logra o intenta generalmente a través de reparto de puestos o “cuotas” de cargos de Estado. Sin embargo, este sistema de mayorías también permite que las minorías tengan una especial importancia dentro de estos pactos y repartos burocráticos, como a la oposición sirve para bloquear iniciativas ejecutivas con mayor facilidad.

64

boliviana durante mas o menos una década. Los principales resultados de este periodo fueron: la perdida de fuerza articulación de los principales significantes socio-políticos de las décadas pasadas, es decir, el nacionalismo revolucionario y la identidad obrera. A partir de aquí, la emergencia del indianismo, la defensa por el cultivo y comercialización de la hoja de coca y los reclamos territoriales, esto a través de las estructuras organizativas sindicales, vecinales y comunitarias, serán los principales ejes de articulación de las demandas particulares, nacionales y étnicas que van gestando, tomando forma y extendiéndose a finales de los años ochenta y durante toda la década de los noventa.

En gran medida este clima de “estabilidad” posibilitó las vías y espacios para la emergencia articuladora de las expresiones políticas subalternas que se gestaban al interior de Bolivia. Desde 1990 se empiezan a ejercer formas de expresión y presión político-social como las marchas de indígenas amazónicos Por la Tierra y el Territorio, que junto a otras marchas incidieron en la promulgación de leyes. Tal es el caso de la ley 1715 conocida como ley INRA, en la cual se reconocieron algunos derechos a territorio (autonomía y trato especial) a las comunidades indígenas, en un marco que vacilaba entre el neoliberalismo y la protección estatal (Gonzales Pazos, 2005: 96-98). Recorrida la década de los noventa las movilizaciones de los indígenas por demandas de derechos territoriales y defensa del cultivo y consumo de la hoja de coca se van endureciendo y popularizando. La caída de la COB y de la intermediación sindical y partidista dejaron espacios para la articulación de los sectores cocaleros, quienes venían siendo atacados por la ejecución del “Plan Dignidad” para la erradicación de los cultivos de coca.

La situación económica ayudó a que se fuera asentando la primacía de los sectores agrícolas, comenzando a tener trascendencia en la situación sociopolítica por sus potenciales de movilización. El aumento significativo del sector informal en la última década -como tal este sector no cuenta con núcleos de agrupación o asociativos, sino es a través de otras formas que no tienen mucho que ver con su actividad económica-, junto con las migraciones de los mineros desempleados hacia ciudades y campos, produjo que el cultivo de coca fuera para algunos una opción bastante favorable de ocupación. Las regiones que sintieron el impacto de los desplazamiento internos para el cultivo de la hoja de coca fueron principalmente El Chapare en los valles de Cochabamba y la región de los Yungas al norte de La Paz, declaradas posteriormente como“zonas rojas” (Stefanoni, 2005:

335). En estas regiones gravitan las principales organizaciones y sindicatos cocaleros de Bolivia, nacidos en el seno de la CSUTCB.

Para el año de 1994 las cinco federaciones cocaleras del trópico de Cochabamba habían elegido como su máximo representante a Evo Morales, quien desde 1981 se había integrado en la región de El Chapare al sindicato local, ascendiendo hasta llegar a su máximo cargo. Al año siguiente y en la exploración de formas organizativas que les permitieran el acceso a otras instancias mas allá de las locales, se crea en Marzo de 1995 la Asamblea por la Soberanía de los Pueblos (ASP), producto de los acuerdos constituidos en el Primer Congreso Tierra y Territtorio, con participación de los más importantes sindicatos campesinos, dónde ya éstos se perfilan como los de mayor fuerza de movilización y acción. Así se constituye la tesis del Instrumento Político que “consistía en la fundación de un

65

movimiento organizado como extensión de las instancias sindicales campesinas que venían protagonizando grandes movilizaciones en defensa de la tierra, el territorio y contra la erradicación de los cultivos de coca.” (Stefanoni, 2003: 61).

Como se recordará, en la historia de los movimientos sociales en Bolivia la importancia de la forma sindical sobre la partidista es una particularidad distintiva de las lógicas organizativas. Pues bien, la tesis del instrumento político no es mas que la comprobación histórica que tiene una forma sobre otra, de la manera especial que se desenvuelve la articulación social en Bolivia. Pero esta prioridad o principio sindical, parece esconder formas ocultas o resguardadas de control y dinámicas de base sobre esta peculiaridad. Tras la forma sindicato se “ocultan”, en ocasiones, otras formas de organización como el Ayllu. (Stefanoni, 2003). En fin, lo que se persigue a través del instrumento político, en otras palabras:

“Esta constatación permitió que la acción colectiva de los cocaleros se expandiera al control de los espacios políticos institucionalizados y a la influencia hacia el conjunto de las organizaciones indígenas y campesina del país. La experiencia de acceder a los espacios políticos institucionalizados para, desde allí, abrir su campo de lucha frente a la política estatal de erradicación del cultivo de coca permitió a los cocaleros impulsar con diferentes sectores de la indianidad organizados en diferentes sistemas de representación.” (Rea, 2003: 6)

El impulso que supuso la ASP desató una disputa interna por el control de ésta, con el resultado de la división, aunque stricto sensus no estaba unificada, entre las dos corrientes clásicas del indianismo con sus respectivas concepciones. Por un lado, el indianismo de izquierda abierta a la articulación e interpelación con otras expresiones sociales, representada esta corriente por Evo Morales; y, por el otro, el indianismo radical nacional aymara, que no busca tener mayores y más estrechos contactos o alianzas con otros partidos políticos, sean de derecha o izquierda, porque estos reproducen los esquemas de dominación colonial, por lo cual se antepone la retoma de la autonomía del indio y su soberanía (Rea, 2003). Esta corriente está representada bajo la figura de Felipe Quispe el “Mallku”, la cual controla a la CSTUCB, siendo su mayor territorio de influencia el Valle de los Yungas y las federaciones que allí accionan, para finales de la década del noventa. Ambas corrientes toman caminos separados en su lucha por articular sus demandas. La corriente de izquierda finalmente adopta el nombre de Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos (IPSP), mientras que la corriente radical o nacional étnica formaría en el 2000 el Movimiento Indio Pachakuti (MIP).

Estos dos movimientos constituyen, en ultima instancia, los dos grandes núcleos de los movimientos sociales bolivianos (Tapia, 2005). Aunque Tapia los identifica de izquierda, pero por lo visto, la profunda desconfianza hacia las formas políticas occidentales que representan la díada izquierda-derecha, la corriente del MIP nunca se ha proclamado como tal, y además apelando al derecho de no pertenecer a ninguno de los matices del espectro, no debería nombrase propiamente de izquierda, aunque comparta algunos postulados con la izquierda histórica y la propia boliviana. Caso contrario el MAS-IPSP si se identifica y se asume como tal. Lo que aquí se evidencia, sin lugar a dudas, es la dirección autónoma de

66

los partidos y movimientos aymaras en torno a sus propios espacios culturales, lejos de los anteriores liderazgos obreros.

2.5 El instrumento político

Una vez que el rumbo de la ASP divide al movimiento, al IPSP se le niega su aceptación ante los organismos electorales como partido político, decide por tanto tomar el nombre de un pequeño partido que le cede sus siglas y su personería: Movimiento Al Socialismo, resultando así la conjunción MAS-IPSP en 1998 16 . No obstante, bajo las siglas IPSP se participa en las elecciones de 1997, obteniendo Evo Morales un puesto como diputado, mediante una alianza con el dirigente Alejo Veliz de Izquierda Unida (IU), con quien rompe al año siguiente a causa de la disputa del liderazgo del trópico de Cochabamba (Stefanoni:

2004).

Varios pueden ser los factores de largo plazo que construyen el tejido discursivo del plano de emergencia para la irrupción del MAS-IPSP y su proyecto étnico popular durante los últimos años del siglo pasado. Entre ellos contamos el plano organizativo y su composición, que es básicamente el mismo de los demás movimientos sociales bolivianos. Como los sindicatos cocaleros nacen bajo el auspicio de la CSUTCB, este sindicato, pese a sus divisiones, hace parte fundamental en la estructura organizativa. A ello se suman el trabajo de otros sindicatos como el Federación Nacional de Mujeres Campesinas de Bolivia “las bartolinas”, la Confederación Sindical de Colonos de Bolivia (CSCB) y la Confederación de los Indígenas del Este Boliviano (CIDOB)(Do Alto, 2006: 8). Buscar una relación diferencial entre sindicato-partido es prácticamente indistinguible, pues el MAS- IPSP stricto sensus no es un partido en el significado clásico de partido político 17 . Mas bien, es una instancia articuladora de ciertas expresiones campesino-sindicales-étnicas organizadas que actúan en lo regional con fines de articulación ampliada de incidencia en lo nacional.

16 La historia del origen de la sigla MAS es un poco peculiar, Stefanoni nos dice: “El MAS proviene originariamente de la Falange Socialista Boliviana (FSB), fundada por Unzaga de la Vega en 1937 emulando a la fascista Falange Española. Unzaga y el falangismo boliviano organizaban los cuadros de choque que atacaban sindicatos e izquierdistas, y durante la Revolución deguerra del gas 1952 fueron la oposición contrarrevolucionaria y expresaban a los terratenientes “blancoides” racistas que defendían sus propiedades contra los levantamientos indígenas. A fines de los años ochenta, el ala de la falange liderada por Añez Pedrasa se fue moviendo a la izquierda y formó el MAS Unzaguista, que se aliaría con grupos como el de Evo Morales para formar Izquierda Unida. Luego, Morales, buscando inscribirse en el sistema electoral, acabó apropiándose de la sigla del MAS, eliminando al unzaguismo como apellido e ideología, aunque manteniendo los mismos colores azules del falangismo (Bigio, 2002). (Stefanoni, 2004: 353). En el libro MAS-IPSP DE BOLIVIA INSTRUMENTO POLÍTICO QUE SURGE DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES de Matha Harnecker y Federico Fuentes, se ofrece in extenso la historia de las siglas y un análisis del corriente falangista en Bolivia y cómo esta termina cediendo su nombre a un partido de izquierda. 17 En el caso del MAS, no se trata ni de una organización de cuadros ni actúa en función de la dinámica del debate del aparato burocrático, intelectual y administrativo interno; su base organizativa son los sindicatos agrarios y organizaciones populares urbanas, y una buena parte de las decisiones políticas partidarias se resuelven preponderantemente en ampliados o congresos sindicales antes que en los niveles de la dirección administrativa del partido (García Linera, 2003).

67

El plano organizativo puede demarcarse como los cambios entre long duree y de tiempos cíclicos- ideleógicos como son: la ruptura con el neoliberalismo y su moral, el desgaste de las formas organizativas, las migraciones y colonización interna de Bolivia. Sumados estos factores que se dan dentro de los ciclos que llegan a ser episódicos, pero que en su conjunto caracterizan el ciclo de luchas que se abre a partir el año 2000 están: el clima antiimperialista, reforzado por el intervencionismo estadounidense a través de su embajada en el problema del narcotráfico y la erradicación del cultivo de la hoja de coca, con la puesta en marcha del “plan dignidad”; el rechazo a los partidos tradicionales, especialmente por el desborde de las demandas populares, delineando así los límites de la “democracia pactada”, desborde este acompañado y potenciado por las articulaciones democráticas de los movimientos sociales, demostradas adelante con la “guerra del agua” y la “guerra del gas”; la perdida de capacidad articulatoria de la narrativa discursiva del nacionalismo revolucionario, dejando vació el espacio que ocupaba el neo-populismo; y, una bastante episódica que causó gran impacto para la participación y apertura de espacios articulatorios de los movimientos sociales, bajo el cobijo institucional que significó la Ley de Participación Popular (LPP) de 1994. 18

“En efecto, al reconocer y alentar las OTB [Organizaciones Territoriales de Base], la LPP destapó en cierta medida la caja de Pándora, ya que esta dinámica de participación y apropiación de las instituciones democráticas “desde abajo” resultó a la larga ser contradictoria con el mantenimiento de los mecanismos de la democracia pactada, y su ampliación al nivel municipal.” (Basset, 2004: 59)

Aquellos factores que implican procesos de largo tiempo se sedimentan en las redes de relaciones sociales construidas sobre la cuestión étnica, es decir, de las cuestiones que aparecen insertas por la colonialidad de poder construidas, subrepticiamente, a través de las formas articulatorias que toman parcial y sincrónicamente los movimientos sociales en este periodo dentro del sindicato y el instrumento político. Estos factores son impulsados por la narrativa étnica del katarismo de resignificación del indio, “El indianismo deja de ser una ideología que solo se limita a resistir, y se va a expandir intentando disputar la capacidad de dirección cultural y política de la sociedad a la ideología neoliberal dominante durante los últimos veinte años.” (García Linera, 2008) y, no exclusivamente es una emancipación del discurso neoliberal del último ciclo, es también en la larga memoria, la “descolización” de siglos de colonialismo.

En Bolivia, a partir del 2000, el ciclo de luchas va a tomar el carácter de una lucha hegemónica, pues la división del campo social encontrará antagonismos sociales parcialmente encadenados por luchas entre identidades parciales, construyendo un nicho de

18 Acerca del la importancia como factor de la Ley de Participación Popular García Linera dice: “La aplicación de la Ley de Participación Popular, si bien ha contribuido en algunos casos a un notable fortalecimiento de las organizaciones sindicales locales que han logrado proyectarse electoralmente en el ámbito nacional, también puede ser vista como un mecanismo bastante sofisticado de cooptación de líderes y de activistas locales, que comienzan a girar y propugnar sus luchas y sus formas organizativas alrededor de los municipios y las instancias indigenistas expresamente creadas por el Estado”.(García Linera, 2008)

68

articulación dentro del campo político que la “democracia pactada” no puede absorber dentro de un sistema de diferencias, intentando cooptar al indianismo y a los movimientos sociales mediante políticas multiculturalistas y uno que otro paliativo. Es decir, los movimientos sociales desbordaron la lógica diferencial del sistema de identidades, tal es el caso de la identidad “campesino” con la cual tanto los gobiernos de derecha como las organizaciones de izquierda trataron de bloquear a un conjunto de identidades plurales que, por su parte, se fugaron de tales identificaciones y, así, pasaron a antagonizar con la estructura social.

Los límites de la “democracia pactada” se presentan porque la mediación del sistema de “alianzas” es bastante contradictorio, las coaliciones no se sostenían sobre lógicas ideológicas, sino típicamente clientelares y oportunistas, unas veces se estaba con uno y en el siguiente periodo con otro; este es el caso del MIR de izquierda, al que le daba prácticamente lo mismo establecer relaciones con el MNR de centro derecha o con el ADN de profundos criterios de derecha. Por lo visto, la lógica pragmática de los pactos de gobierno sopesaban sobre el pacto sistémico (Basset, 2004: 56). Dada tal situación, la mediación entre el partido y la sociedad es nula, porque la lógica del sistema no toma en cuenta a la sociedad mas que con fines puramente electorales. Según el esquema, los sectores sociales, más allá de los grandes empresarios, no son necesarios para el funcionamiento sistémico del pacto. Esta dinámica choca, mejor antagoniza con otra, esta ultima es la propia dinámica de los movimientos sociales y sus formas organizativas democrático-populares y su intervención en el campo ocupado por las dinámicas de la “democracia pactada”.

2.6 La decisión de los movimientos sociales el ciclo de luchas para el siglo XXI, la guerra del agua y la guerra del gas.

Esta intervención hegemónica se da gracias a la decisión dentro de un campo de indecidibilidad en la estructura social de un conjunto de “voluntades colectivas”, éstas son agencias sociales inestables, con límites imprecisos, redefinidas de continuo y construidas merced a la articulación contingente de una pluralidad de identidades y relaciones sociales (Laclau), además cuyo rumbo es incierto. García Linera en la anterior cita, de una u otra manera, deja claro que la decisión de estas voluntades fue la de intervenir en la lucha hegemónica, dentro de la cual la construcción de “pueblo” va a constituirse en la lógica de articulación política. La decisión de la lucha por la hegemonía es, en principio, una cuestión ética de los movimientos y que sólo ellos pueden juzgar.

Las políticas de apertura económica del Estado colonial boliviano, impulsaron toda una serie de privatizaciones en sectores económicamente estratégicos, especialmente, la extracción y producción sobre los recursos naturales no renovables (minas, gas y petróleo). Las privatizaciones se extendieron sobre la prestación de servicios básicos como el agua. Gracias a los condicionamientos para los préstamos por parte de Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), bajo la Ley 2029 de Servicios, Agua Potable y Alcantarillado Sanitario, se otorga la concesión a Aguas del Tunari, filial de la estadounidense Bechtel Enterprises (Stefanoni, 2004: 320). Lo primero

69

que hace esta empresa es subir desmesuradamente los precios del servicio, además los términos del contrato y la ejecución dejaban el manejo exclusivo de cualquier forma de recolección y distribución de agua en toda la zona de la ciudad de Cochabamba y sus áreas rurales exclusivamente a la concesión.

Las protestas no se hicieron esperar, la ciudad de Cochabamba se empezó a movilizar en torno a la consigna “el agua es nuestra”. Todo el núcleo de enlaces de redes y acompañamientos fue canalizado a través de la Coordinadora de Defensa del Agua y la Vida, dentro de la cual participaban los “regantes” de las áreas rurales de Cochabamba, estudiantes, obreros, amas de casa, etc,. Es decir, aquellos que no se incluían dentro de una forma organizacional extendida, vieron en la flexibilidad de la coordinadora un punto de apoyo. Así empezaron las formas de presión con bloqueos en la ciudad y la negativa de pago del servicio. Para reprimir las protestas fueron enviadas unidades del ejercito desde La Paz. El escalonamiento de los enfrentamiento ocurre desde el mes de Febrero del 2000 hasta Abril del mismo año, cuando Cochabamba estuvo sitiada por las protestas cuadra por cuadra y se negociaba una salida entre el gobierno y los representantes de la Coordinadora (Kruse, 2005: 150).

La experiencia de la “guerra del agua” se convirtió rápidamente en un referente de acción, organización y articulación social en torno a demandas populares tanto para los movimientos sociales como para la misma izquierda. Los ecos de la lucha Cochabambina se trasladaron rápidamente como uno de los procesos más ricos de articulación social, no sólo para Bolivia sino en conjunto para Latinoamérica. Esto se debe, en gran medida, porque fue exitosa en su objetivo básico: la modificación rápida y sin mayores trabas en el congreso, una vez pactado el fin de la guerra, de la ley 2029; pero sobre todo, porque fue en realidad el escenario de la participación de organizaciones de base “desde abajo” y gente del común, sin que ejerciera mayor injerencia de partidos u otras organizaciones de tipo jerárquico, trabajando en torno a demandas populares específicas.

En la Guerra del Agua se destilaron dos demandas claras, en torno a un problema agudo de necesidad básica, y contra la humillación cotidiana a manos de los políticos. La consigna "El agua es nuestra, carajo" captó bien el sentido común: por un lado insistía en el acceso al elemento vital, y por otro era un grito para poner fin a los atropellos a la dignidad. Este mensaje compacto y denso logró "politizar" el agua de un modo productivo, en los términos ya no de las élites locales, sino de demandas básicas y de una "tolerancia cero" a las negociaciones oscuras. En este sentido, era una combinación de enunciación y acción que democratizaba -abría a la luz, aprehensión y acción pública- el tema del agua (Kruse: 156)

La construcción de articulaciones a través de demandas constata la presencia de un nuevo tipo de formas organizativas con procedimientos y accionar democráticos, generando un campo antagónico que contradice el sistema de alianzas y procedimientos de construir y constituir lo político contra el sistema diferencial, implícito el Estado colonial y sus instituciones. Además, cuando un tipo de demanda particular rebasa sus propias limitantes locales y deja el espacio para la extensión concatenada de demandas básicas, no ya a cierto tipo de racionalidades políticas modernas como una totalidad social, sino a espacios para articulación con otros tipos de identidades y demandas también particulares y contingentes,

70

estamos ad portas de lo que Laclau denomina “pueblo”.

Así, la finalización de los bloqueos en la “guerra del agua” no terminó únicamente con el retiro de la concesión de Aguas del Tunari, sino que elevaron su particularidad con otras preocupaciones amplias: sobre el modelo de sociedad que estaba constituyendo, el discurso neoliberal y el modelo de sistema político del Estado colonial boliviano. A partir de los planteamientos abiertos y fugados de las demandas populares de la “guerra del agua” se comienza a cuestionar fuertemente asuntos como la soberanía nacional, la comercialización

y explotación incontenible de los recursos naturales, el control político y, precisamente, como una de las propuestas mas extendidas de la Coordinadora de Defensa del Agua y por

la Vida, fue la posibilidad, como demanda, de convocar a una Asamblea Constituyente, que

poco a poco empezó a tomar mayor fuerza.

El otro gran escenario en este ciclo de luchas sociales fue la “guerra del gas” de 2003, por el proyecto de venta, comercialización y explotación del gas dentro de los acuerdos de exportación del producto hacia México y Estados Unidos a través de puertos chilenos (Stefanoni, 2004: 372), en el cual los beneficios para la nación eran menos que marginales. El clima de tensión en este año fue bastante fuerte. Las formas de la protesta social iban desde la instancia parlamentaria de partidos, entre ellos el MAS-IPSP y el MIP, opuestos al proyecto del Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada -conocido como “Goni”-, pasando por

el bloqueo de carreteras, huelgas de hambre, enfrentamientos a piedra con la policía y el

ejercito, hasta el cerco de la ciudad de La Paz desde la ciudad de El Alto. El hecho que abre las protestas fue la masacre de 20 indígenas, bajo la excusa de un supuesto “rescate” por parte del ejercito a un grupo de turistas extranjeros, quienes habían quedados atrapados en medio de un bloqueo de las comunidades Warisata y Sorota (Gonzalez Pasos, 2005: 130- 133). Este hecho detonó todo el clima de hostilidades que se iban acumulando durante todo

el año.

La masacre activó de manera casi inmediata el repudio popular y fueron las organizaciones sociales de la ciudad de El Alto las primeras en reaccionar, convocando a un paro cívico para la siguiente semana, obteniendo un éxito abrumador. A partir de aquí son estas organizaciones, sus formas de acción y articulación las que concentraran todo el núcleo de demandas populares de la “guerra del gas”. La Federación de Juntas Vecinales (FUJEVE) creada en 1979 y la Central Obrera Regional-El Alto (COR-El Alto) de 1989, son organizaciones de tipo local con complejas estructuras, especialmente las juntas vecinales que componen la FUJEVE. Son complejas por los caracteres articulatorios de experiencias organizativas concentradas en la ciudad de El Alto; las migraciones de obreros, los desplazamiento de campesinos de las zonas tropicales de Bolivia, el encuentro entre formas ancestrales de organización comunal, como el Ayllu, con estructuras modernas asambleísticas como las sindicales y toda la experiencia de los sectores mineros migrados, confluyen en un espacio urbano, resultando en heterogéneas y bastante complicadas redes de organización para resumir aquí 19 . La articulación de estos tejidos sociales donde

19 La experiencia del las organizaciones de El Alto son de una complejidad bastante amplia. Raul Zibechi, desde una óptica deleuziana, dice que las expresiones sociales de El Alto son formas organizativas que se fugan al control vertical jerárquico, intentando dispersar el poder leviatánico de las formas Estado.

71

confluyen y dispersan “rizomáticamente” la memoria larga, la memoria corta, el Ayllu, el sindicato, la colonialidad del poder y las fugas descoloniales, proporcionan las características sui generis de estas formas de organización y de “poder no estatal” (Zibechi, 2007: 117-153).

Las movilizaciones de la ciudad de El Alto son acompañadas por otras ciudades, especialmente de la región que integran el collasuyu, La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí, ganando el respaldo de sectores la clase media de estas ciudades. Para el mes de Octubre Bolivia se encuentra paralizada por la ola de protestas, las cuales ya no solamente reclamaban el rescate de los recursos naturales, sino además la renuncia de “Goni”. Las semanas de Octubre marcaron también el fin definitivo de la “democracia pactada”, el sistema de alianzas y pactos se resquebraja, el gobierno pierde rápidamente el respaldo de sectores políticos, económicos y sociales que lo habían acompañado, incluso su vicepresidente Carlos Mesa se distancia de las posiciones adoptadas por Sánchez Lozada (Gonzalez Pazos, 2005). Finalmente, el 17 de Octubre el presidente dimite ante el congreso que acepta su renuncia, este último nombra a Carlos Mesa transitoriamente en el cargo y se frenan las intenciones de los proyectos de explotación y venta de gas.

2.7 La construcción de pueblo y sus demandas

La ampliación de la heterogénea base social alrededor de unas demandas, muestra que la capacidad articulatoria de las organizaciones e identidades sociales puede verse impulsada por la coordinación y carácter implícitamente abierto y contingente de las formas identitarias de los sujetos políticos que se insertan en una cadena equivalencial. Como no todos lo sujetos pueden articularse en torno las demandas especificas se establecen formas equivalenciales de interpelación a través de significantes amplios y, por ello, menos restrictivos. Emergen allí cadenas en las cuales las identidades sociales son afectadas por el mismo proceso de intervención y decisión. La recuperación de los recursos naturales o la exigencia de la renuncia de un gobierno son apenas el eslabón que une las diferentes aspiraciones políticas particulares; no obstante, las condiciones de emergencia y desarrollo filogenético son primordiales para que tales superficies de inscripción sean potencialmente antagónicas a un sistema diferencial de totalidades sociales.

El terreno de protestas del ciclo de 2000-2003 abrió y potenció el encuentro de las demandas particulares, por su carácter abierto; los respaldos y acompañamientos para la articulación son posibles dado al carácter también abierto y excluido de las otras experiencias e identidades. Desde los sindicatos cocaleros, los partidos políticos como el MAS-IPS, el MIP, las federaciones sindicales, hasta los núcleos locales, las juntas vecinales, las comunidades de regantes, los sindicatos regionales, los cuales tienen objetivos y formas organizativas particulares lograron, al menos de forma parcial ejercer poder a través de la convocatoria contingente y abierta de demandas extendidas y amplias, que pueden unir eventualmente a todo un conjunto disperso y particular de expresiones

Justamente su libro Dispersando el poder, hace un análisis a profundidad de estas formas antagónicas de organización.

72

sociales, pero que tiene en común el desborde del sistema diferencial social del Estado colonial moderno boliviano, del cual este “pueblo” fue excluido en su acto fundacional.

De esta manera va tomando fuerza la idea de una refundación del Estado boliviano a través de la convocatoria a una Asamblea constituyente, ya con una correlación de fuerzas favorable a estas expresiones. Y debido, fundamentalmente, a que las formas de expresión de la democracia representativa moderna no son capaces de articular fuerzas que la desbordan, ni de cumplir a través del sistema de diferencias y mediaciones siquiera los reclamos y demandas democráticas básicas que promulga el Estado moderno. Obviamente, cuando esto sucede al interior de una sociedad per se fragmentada, tanto por exclusiones raciales, de clase y regionales, el campo de disputa político queda dividido en articulaciones antagónicas. Llegados a aquí cabe preguntarse, entonces ¿Qué es lo que da le carácter especial al MAS-IPSP para que sea analizado?.

2.8 El MAS-IPSP: articulaciones y significantes

El MAS-IPSP, como ya se dijo, nace de la propuesta de la ASP, obtiene en lo electoral tras su fundación algunos puestos menores en las principales áreas de influencia de éste. Desde el comienzo ha sido identificado como un partido de los cocaleros y, en principio, ha defendido el cultivo y uso de la hoja de coca mediante la argumentación de su valor simbólico y ancestral, parte cultural de las comunidades originarias. En palabras de Stefanoni, el MAS-IPSP se constituye “De la nueva síntesis propuesta por la ASP, emerge la propuesta de una Bolivia Socialista, Multinacional y Comunitaria, resultante de la superposición de la “lucha nacional y lucha clasista”. Se define como el “nuevo sujeto de la Revolución” a “originarios, obreros y campo popular” y se propicia la articulación del Pachakuti andino, el marxismo y la idea de Tierra sin mal del Oriente boliviano, en una interpelación al conjunto de los explotados” (Stefanoni, 2004: 349). Este extraño eclecticismo como se muestra al MAS-IPSP no puede producir extrañeza a la luz de la historia de los movimientos sociales bolivianos. Sin embargo, dicha interpelación no siempre es posible, en ocasiones, es fallida dadas las posiciones particulares o la insistencia en el carácter cerrado o de prioridad ontológica de alguna identidad y sus demandas.

Tal vez el “exito” o la gran peculiaridad del MAS-IPSP ha sido precisamente la capacidad de interpelación con otros movimientos sociales, la extensión de sus demandas y a los significantes flotantes que han tomado como base para su propuesta y programa de partido. “Socialismo”, “plurinacionalismo”, “comunidad”, “coca”, incluso Asamblea Constituyente, “antiimperialismo”, “soberanía”, indio, “autonomía”, “igualdad” son, junto a otros más más, algunos de los significantes arrojados para la asociación, poder captar la simpatía y generar resistencia, en un campo discursivo abierto y contingente. Si bien, todos estos significantes pasan a mantener ciertas definiciones, no pueden poseer una unidad estable, el principio articulatorio impide que tal cierre se dé. Me arriesgo a plantear que, tal vez, el significado de cada palabra, en último término, no pude ser determinado de una vez y para siempre, no puede ser lo trascendental aunque así lo quiera; si, quizás necesario. Aquí lo importante es la decisión de intervención hegemónica en la lucha por el control o puesta en marcha de un campo propio y compartido de elección de los mecanismos mediante los

73

cuales puede darse nuevas intervenciones para disputar las significaciones de los mismos, esto por lo menos a nivel discursivo.

El movimiento cocalero fue logrando –mediante una eficaz batalla simbólica– inscribir sobre la superficie discursiva de un espacio político una serie de significados que le han permitido pasar de expresar los intereses sindicales económicos-corporativos de los cultivadores de coca a articular parcialmente una voluntad nacional-popular que interpela al modelo económico e institucional vigente en el país desde 1985; y –en virtud de una suerte de “memoria larga”– a la propia historia de dominación y exclusión heredada del período colonial. Uno de los éxitos de las organizaciones cocaleras consistió en enfatizar la dimensión identitaria y ritual de la hoja de coca para las culturas andinas; y –a través de la popular consigna “la coca no es cocaína”– combatir la estigmatización de su cultivo. (Stefanoni, 2004: 344)

La reapropiación del significante “coca” por parte de los movimientos cocaleros de los Yungas y de El Chapare 20 a través de la puesta en circulación de la defensa del cultivo de ésta con criterios de usos y costumbres, pero además, como sostén económico y única vía posible de supervivencia, hace parte de la ampliación de los margenes discursivos del movimiento cocalelero, incluso bajo una argumentación económica. Según algunos estudios citados por Stafanoni, la producción de la hoja de coca para algunos sectores sociales de bolivianos es prácticamente insustituible, debido a que los costos para la producción, el ciclo de cultivos y la gran productividad, no tienen comparación con otras actividades económicas viables para sectores que dependen del cultivo de la hoja de la coca en Bolivia (Stefanoni, 2004).

El cultivo de la hoja de coca no siempre es salvaguardado como una expresión de la identidad ancestral indígena, intelectuales del indianismo como Fausto Reinaga, ven en la coca uno mas de los medios de opresión al indígena, sumado a la cristianización y al abuso del alcohol por parte de la población indígena. No obstante, la toma hegemónica del significado “coca” está asociado y regulado en el mundo, debido a la ilegalidad que supone las manipulaciones químicas y subproductos narcóticos de la hoja de coca y a toda la cadena productiva resultante de un negocio transnacional, violento en muchas ocasiones, y perseguido fuertemente por los Estados. Desde la década de los ochenta la intervención o “cooperación” de Estados Unidos mediante la política antinarcóticos, tratada como un asunto de seguridad interna para este Estado, en toda la región andina, ha marcado en el movimiento cocalero un fuerte sentimiento de hostilidad ante las prácticas de presión militar que se ejercen en la lucha antidrogas.

Las dimensiones de la problemática del narcotráfico han puesto en primera plana de la realidad nacional boliviana las reclamaciones y justificaciones del cultivo de la hoja por parte de los cocaleros, mediante sus sindicatos y federaciones. En especial, de la región de El Chapare, el poder organizativo corporativo característico de la década de los noventa, intenta oponer sus propias significaciones sobre el significante “coca”, movilizando toda su capacidad operativa con altas dosis de simbolismo, no sólo como un reclamo sectorial sino transformando en una lucha por la soberanía de la política antinarcóticos, que amplía y

20 La Ley 1008 define una cuota de producción legal de hoja de coca para la región de los Yungas de La Paz, y prohíbe el cultivo en otras partes. (Basset, 2004: 59)

74

extiende la particularidad de su lucha, en una demanda de autonomía y autodeterminación.

Mediante una operación hegemónico-discursiva, el significante coca –asociado por los gobiernos boliviano y estadounidense con narcotráfico y cocaína– fue progresivamente resignificado como “hoja milenaria heredada de nuestros antepasados” y, fundamentalmente, “defensa de la dignidad nacional”; convirtiendo al discurso en defensa de la coca en una superficie de inscripción para el creciente cuestionamiento a la subordinación nacional a los mandatos de la embajada estadounidense, cuya abierta intervención en los asuntos internos de Bolivia asume características imperiales. (Stefanoni: 344)

La subordinación de las élites políticas a los dictámenes de las políticas antidrogras alentó también la desconfianza, ya presente, de los movimientos sociales favorecidos en su imagen, en gran medida por el desgaste de los sistemas de alianzas partidistas y los pactos de gobierno que se ocupaban principalmente de los asuntos clientelares. Por ello, la decisión del MAS-IPSP de intervenir directamente en el Estado, postulando candidaturas para la presidencia en 2002 y en el 2006. Otro Hecho, que parece mas bien anecdótico, se dio en en 2002, cuando debido al fuerte tono de las discusiones que mantenía Evo Morales en el Parlamento, en medio del clima de tensión de las protestas cocaleras contra militares en Sacaba (Stefanoni, 2003: 68), Evo fue acusado de alentar la desestabilización institucional, acusado de incitar el uso de la violencia por parte de los manifestantes; también fue acusado de “narcotraficante”, siendo finalmente expulsado del congreso en Enero de 2002. Lo anterior generó que su imagen y reconocimiento se elevaran a límites no previstos por los opositores del movimiento, lo cual en su momento fue entendido como una exclusión de tipo racista.

La irrupción en el congreso de las identidades indígenas en los espacios políticos como éste, prácticamente vedados -en este caso el parlamentario-, causó todo tipo de reacciones e inconvenientes tanto para élite criollo-mestiza y los políticos de los partidos tradicionales, como para los propios indígenas que accedían por primera vez a espacios de discusión y legislación como el parlamento. El lenguaje, el manejo precario del castellano, las intevenciones en las discusiones, las faldas de pollera de las indígenas diputadas, dieron lugar a todo tipo de burlas y discriminaciones. Las primeras etapas de la experiencia parlamentaria del MAS-IPSP, fue bastante difícil, mientras los diputados se adaptaban a las formas parlamentarias. “El poder colonial –difuso en los distintos espacios de la vida social– sumado a los propios “complejos de inferioridad” promovidos por siglos de estigmatización y opresión, conspiraron contra el protagonismo indígena, contra la transformación del factor indígena en fuerza hegemónica: en sus discursos, en su capacidad interpelatoria en castellano, e incluso en la forma de ocupación física del espacio parlamentario”(Stefanoni: 370).

2.9 Lo abigarrado

Muchos pueden ser los detalles anectodóticos, especialmente, los que tienen que ver con ese complejo de inferioridad del indígena, en la ocupación espacial del parlamento boliviano, mas aún cuando sus experiencias políticas se habían limitado a los espacios comunal y el sindical. Examinemos en detalle este complejo asentado sobre la corporeidad

75

indígena proveniente de los tiempos coloniales y republicanos atravesados durante el siglo XX, por el tipo especial de “sociedad” que se ha constituido en Bolivia. Para este análisis se ha hecho uso de una categoría, desde la academia boliviana, que intenta explicar el tipo muy especial de conformación social dentro de formaciones sociales bastante particulares y de cómo se superponen unas sobre otras, vista en la apropiación tanto espacial como discursiva de las identidades en la disputa hegemónica: el abigarramiento.

El abigarramiento social fue la categoría utilizada por Zavaleta, y retomada y actualizada por Tapia, para avanzar en el análisis de las características de la sociedad boliviana. Dicha categoría de análisis hace referencia a una “condición de sobreposición de diversos tipos de sociedad, que coexisten de manera desarticulada, estableciendo relaciones de dominación y distorsión de una sobre las otras” (Tapia, 2002a: 10). El abigarramiento es el resultado de la superposición de “diferentes tiempos históricos, es decir, diferentes civilizaciones, en un mismo territorio y presente político y social” (Tapia, 2002a: 10), dando lugar a un país multisocietal con un Estado monocultural y monosocietal (Tapia, 2002a: 11), resultado del intento de querer unificar nacionalmente –a través de una superposición colonial– algo que pertenece a diferentes tipos de civilización y diferentes culturas a la vez (Tapia, 2002a: 17). (Stefanoni, 2003: 322)

La discusión que sigue exige la explicación de un conjunto de ordenes discursivos dentro de los cuales el abigarramiento se inscribe como una superficie de inscripción del tipo de sistema de diferencias, que intenta integrar en un estado monocivilizatorio y monoétnico al conjunto heteregéneo de practicas sociales -simbólicas-, bajo órdenes discursivos hegemónicos como pueden ser el multiculturalismo o el indigenismo. Empero, habría que intentar reconocer primero cuáles son los tipos de orden civilizatorio que intervienen en la superposición de la conformación social boliviana. Según García Linera, en Bolivia intervienen cuatro grandes tipos de regímenes civilizatorios, esto entendido como un conjunto coherente de estructuras generativas de orden material, político y simbólico que organizan de manera diferenciada las funciones productivas, los procesos técnicos, los sistemas de autoridad y organización política, además, de los esquemas simbólicos mediante los cuales las colectividades extensas dan coherencia y sentido al mundo (García Linera, 2007). Siendo para García Linera:

1. Moderna industrial: de la racionalidad práctica, mercantil y acumulativa, donde se

separa lo económico de lo político.

2. Economía y cultura de actividad mercantil mas simple, con una racionalidad

gremial o corporativa como son los artesanos, pequeños propietarios rurales y campesinos.

3. Amazónica: de carácter itinerante, -nómada-, cuya técnica está anclada en el

conocimiento individual, y que carece de Estado.

4. Comunal: con procedimientos fundados sobre la fuerza de gestión familiar y

comunal, de autoridades e instituciones políticas propias sin una separación de lo económico y lo político (Garcia Linera, 2007).

El carácter multicivilizatorio de la conformación social boliviana no posee relaciones simétricas entre los mismos, muy por el contrario, la toma hegemónica del régimen civilizatorio moderno industrial evidentemente se superpone a las demás, articulando para los demás un sistema diferencial que los excluye como momento e intenta agregarlos como

76

elemento. Las relaciones asimétricas del campo social repelen a las demás, de manera antagónica, las identificaciones que se logran parcialmente entre los diversos regímenes se concatenan exclusivamente por un principio de rechazo. Este proceso de rechazo también está presente al interior del propio MAS-IPSP, y en general de la izquierda boliviana. La exclusión y rechazo de cierto tipo de regímenes hace parte de las discusiones y disputas internas de la organización.

Así tenemos varios tipos de rechazos y exclusiones dentro de los sectores pertenecientes al MAS-IPSP. Por un lado la aceptación o no de postulados de las corrientes marxistas, identificadas con lo occidental, dentro del tipo de régimen que se superpone sobre los demás -del abigarramiento que puede oponer el marxismo-(Stefanoni, 2003:363); y, por el otro, está la corriente del indianismo radical que pretende la superposición del régimen civilizatorio comunal, en la creación de un tipo de estado puramente indio, que excluye igualmente a los demás. Aquí se debe hacer mención oportunamente del principio de articulación, pues de una u otra manera, tal como lo entiende García Linera, lo que pretende el MAS-IPSP no es propiamente iniciar a etnizar el Estado a través del discurso indianista radical, porque como supone la colonialidad del poder, toda la estructura del Estado ya está per se racializada: moderna colonial (García Linera, 2007).

Lo anterior ha traído como consecuencia cierta ambigüedad en la posición del discurso del MAS-IPSP, mediado entre un radicalismo indianista y una lectura del tipo marxista de la realidad boliviana. Esto deriva en que sectores con ideologías emancipadoras externas del MAS-IPSP, critiquen esa ambigüedad no sólo discursiva sino también programáticamente, lo cual se evidencia en la distancia que se ha dado entre, por ejemplo, el MIP de Felipe Quispe, desde el indianismo, y de igual manera, con el histórico POR que, desde un radicalismo marxista, critica actualmente las posturas plurinacionales, de negociación con los empresarios bolivianos que ha adoptado el gobierno del MAS-IPSP 21 , por no mencionar la obvia incompatibilidad de este discurso con el neoliberalismo.

Como se ve la coexistencia de una diversidad de modos de producción -simbólica, de significantes o económicas- con sus respectivas lecturas de tiempos históricos y sistemas políticos, no siempre logran extender equivalencias frente a lógicas y técnicas ya sean políticas u organizativas que las atraviesen a todas por igual (García Linera, 2007). La coincidencia de demandas particulares, en la interpelación con otros sectores, tiene a estos factores como su principal obstáculo para la articulación en cadenas extensivas, fuera del propio potencial poder articulatorio de los significantes. El fraccionamiento organizativo y la ambigüedad discursiva frente a estos aspectos no significa que sea imposible la articulación, por el contrario, puede tal vez constituirse en uno de los factores fundamentales para que puedan ser inscritas en la superficie discursiva del campo contra- hegemónico con otros particulares.

Lo que se intenta decir es que, muy seguramente, si el MAS-IPSP cerrara o bloqueara alrededor de una identidad sus bases programáticas y discursivas, muy poco habría podido

21 Para leer la posición actual del POR se puede consultar su página de Internet.

77

alcanzar a nivel general, no podría ser un núcleo parcial de articulación popular, mucho menos sobre una conformación social con varios regímenes civilizatorios, aunque no necesariamente los integre a todos. Así el MAS-IPSP de pasar de ser un partido de origen rural, cuyas bases se encuentran en el sindicalismo cocalero, no se resguardo en la identidad que esta formación social podía darle. Por el contrario, tanto el MIP como el POR, resguardos en proyectos con presuntas identidades fijas, ya sea indio ya sea proletario, ven ellos como sus programas se ven limitados a la defensa y lectura particularista, sin posibilidad de articulación más allá de sus propios límites cognitivos e identitarios.

Aunque la imagen inicial del MAS era la de un partido de los cocaleros, desde un inicio se planteó como un partido nacional comprehensivo. Hoy en día, es de los trabajadores en general. Así se debe interpretar la votación de 2002: trabajadores que votaron por trabajadores; un voto de clase a la vez que un voto por el principio de la soberanía nacional. (Tapia, 2004: 356)

La ampliación de la base heterogénea que ha ido construyendo el discurso programático del MAS-IPSP hace posible la integración parcial con otros tipos de demandas, pues al interior del MAS-IPSP están negociando e interviniendo varios tipos de reclamos, ideologías, y grupos. Como ya se dijo el MAS-IPSP no es un partido en el sentido estricto 22 , no posee altos grados de institucionalización, las discusiones que se llevan al interior se realizan teniendo como objetivo el apoyo de los líderes del partido quienes sirven mas como mediadores que como guías en las confrontaciones internas 23 . Entre el panorama de grupos de presión al interior del MAS-IPSP están presentes por supuesto, indianistas, ex- izquierdistas, militantes de partidos como el PCB, guevaristas, trotskistas, el Partido Comunista de Bolivia Marxista-Leninista (maoísta), independientes, intelectuales, sindicatos cocaleros, la clase media urbana, etc (Stefenoni, 2004: 359).

No obstante, la principal forma de articulación que posee el MAS-IPSP es la movilización social. Tras la fuerza de movilización del MAS-IPSP es como se van estableciendo los vínculos que permiten la articulación, esto a su vez, también establece que estas mediaciones sean más de carácter coyuntural y específico alrededor de una demanda o asunto particular que, en cierta medida, identifica y logra “aglutinar” a los sectores que simpatizan con el MAS-IPSP, mas por el carácter de la movilización misma que por que la posición que establezca el MAS-IPSP. Así la posición de apoyo y confrontación del MAS- IPSP en la intervención de las protestas populares como la “guerra del agua” y en la “guerra del gas”, constituye un punto nodal de la propuesta programática. “Frente a las polarizadas visiones actuales acerca de cómo “cambiar el mundo”, el MAS-IPSP plantea sin fisuras la necesidad de transformar el poder conquistado por las organizaciones sociales en poder estatal; en el contexto del nuevo ciclo de luchas y transformación de la estructura de oportunidades políticas en beneficio de la acción colectiva de los sectores subalternos.” (Stefanoni, 2003: 66).

22 Al respecto Rea dice que: “El MAS ha logrado articular su dirección política bajo al estructura del sindicalismo, de ello que autores como Toranzo (2002) lo categorizan como una instancia corporativa más que un partido político” (Rea, 2003: 20). 23 Para Tapia la experiencia del MAS-IPSP se parece mucho a los inicios de la socialdemocracia europea “en la medida en que representa una iniciativa de sindicatos que organizan partidos para buscar el poder en el Parlamento y el Ejecutivo por vía electoral.” (Tapia, 2004: 348)

78

2.10 El Estado, la intervención hegemónica, programática y la fallida inclusión de todos los sectores

La intervención del MAS-IPSP en asumir el poder estatal impulsando desde allí una transformación del sistema político, esta vez teniendo en cuenta a los sectores subalternizados y excluidos de las fundaciones políticas del estado moderno colonial, sin necesidad de entrar en una confrontación exclusivamente violenta, ni de destruir las bases de la democracia representativa se convirtió para el MAS-IPSP en la estrategia de lucha hegemónica. Tal vez por ello, durante el ciclo de protestas abierto desde el 2000, nunca abandonó la vía parlamentaria, resguardando, en ocasiones defendiendo los mecanismos de la democracia participativa, como ocurrió durante el momento más álgido de protesta en el 2003. Y, por el contrario, intentó establecer alianzas mas amplias con los demás sectores radicales con miras hacia la contienda electoral del 2006, en lo que constituyó la experiencia del Estado Mayor del Pueblo:

… es la unidad de los movimientos sociales a través de la firma de un pacto de unidad revolucionaria que reagrupa al MAS, al Movimiento Indígena Pachakuti (MIP), la COB, los dos CSUTCB /8 y las organizaciones de El Alto, en marzo de 2005, la que ha estado en el origen de la caída del gobierno de Carlos Mesa. Una unidad que ha saltado inmediatamente en pedazos, en razón de las disensiones relativas a la nacionalización del gas (el MAS ha permanecido favorable mucho tiempo a una solución “50/50” antes de sumarse al objetivo de la nacionalización tardíamente), y de la tradicional competencia de direcciones, tan características de los movimientos sociales bolivianos. (Do Alto, 2006:9 )

Además de ello, el otro tipo de ampliación o de extensión que ha llevado a cabo el MAS- IPSP está en el acercamiento con las clases media urbanas. Como ya se mencionó, dentro de los grupos de presión al interior del MAS-IPSP se encuentra una pequeña capa de intelectuales provenientes de la izquierda, quienes representan y ejercen cierta influencia sobre la clase media urbana, medios universitarios y en organizaciones que también se cuentan como parte de este ciclo de luchas. Para la primera postulación presidencial del MAS-IPSP, en el 2002, alcanzó el segundo lugar con un pequeño margen porcentual detrás del depuesto Sanchez Lozada. El MAS-IPSP se convirtió así en la segunda fuerza electoral en Bolivia. En aquella ocasión la fórmula vice-presidencial de Evo Morales fue un antiguo militante guevarista y periodista del PCB, Antonio Peredo, con el firme objetivo de atraer el voto de la clase media. De manera similar se “repite” la fórmula o táctica electoral vicepresidencial en el 2006, con el ya vicepresidente Álvaro García Linera 24 , cuyos escritos hacen parte fundamental de este trabajo.

24 Alvaro García Linera, actual vicepresidente de Bolivia, es un historiador mestizo, (valga aquí la alusión racial), con un agitada vida política. Fue compañero de Felipe Quispe y junto a él formaron en 1990 el Ejercito Guerrillero Tupak Katari (EGTK), una guerrilla basada en los presupuestos del indianismo radical y los Allyus Rojos que constituía su brazo armado, sin embargo, la guerrilla fue rápidamente desmantelada ya para 1992, García Linera y Felipe Quispe fueron puestos bajo arresto del cual salieron poco años después, a partir de allí Álvaro García se dedicó de lleno a la vida académica hasta cuando aceptó ser la fórmula vicepresidencial de Evo Morales y el MAS-IPSP.

79

Aun así, los esfuerzos del MAS-IPSP por alcanzar ciertos tipos de alianzas con la mayoría de sectores que participaron tanto en la “guerra del agua” como en la “guerra del gas”, no surtieron los efectos esperados, pues el MAS-IPSP no obtuvo el respaldo de los sectores históricos con mayor movilización: el MIP, la COB, la FUJUVE, y la COR. Las tensiones entre estos sectores y el MAS-IPSP se centraron, especialmente, en la postura programática que, en cierta medida, ataba los reclamos de las organizaciones a la conservación temporal de la institucionalidad hasta ese punto presente. No obstante, esto sirvió para que sectores de la clase media pudieran ver en el proyecto del MAS-IPSP una salida a la crisis institucional, que no representara la disolución de algunos espacios democráticos dentro del sistema estatal y, con ello, de la viabilidad de una transformación del Estado a través de procedimientos democráticos, como el electoral, que sirvieran de garantía para la participación de estos mismos sectores.

Al ser el MAS-IPSP un encuentro de identidades, en vez de ser el mismo ser una identidad fija, los esquemas de interpelación con otros sectores se mantienen por los límites de presencia de un movimiento este tipo. Para ser mas claros, el MAS-IPSP, no posee por así decirlo un “programa”, aunque actúa programáticamente, el nivel de discusión se somete a cada momento a los espacios de construcción de confianza e intermediación discursivo- simbólica; son en las asambleas, en las juntas comunales, e incluso sobre la marcha de la movilizaciones donde se dan a conocer los puntos, los objetivos del MAS-IPSP, es decir, con el encuentro directo con el pueblo, el ciudadano o el elector (incluso cliente), como se ha ido construyendo una idea general de los puntos programáticos del MAS-IPSP en la carrera presidencial. De esta manera, y por otras razones, el MAS-IPSP tiene una escasa producción escrita, por así decirlo su corpus ideológico no ha sido decantado concretamente en algún documento, y en esto los autores utilizados han coincidido, no porque constituya una falencia, sino porque es una característica comprensible 25 , sobre todo del MAS-IPSP, cuyos contados escritos, como menciona Stefanoni, son altamente repetitivos, consignatarios y muy poco analíticos.

Así los documentos más claros al respecto son, sin lugar a dudas, los programas electorales presidenciales, además de una que otra acta de congreso, los cuales presentan de una forma ordenada y coherente los postulados del MAS-IPSP; si bien estos no son escritos propiamente de los dirigentes del MAS-IPSP, sino que “Alrededor de Álvaro García se ha dibujado, en efecto, un equipo de economistas y de sociólogos (Carlos Villegas, Juan

encargados de elaborar lo esencial del programa

del MAS, bajo la dirección del candidato a la vicepresidencia. No han sido pues los

Ramón Quintana, Elisabeth Salguero

)

25 Al respecto hay una anécdota bastante ilustrativa en el documental Cocalero (2007) del ecuatoriano Alejandro Landes, donde se muestra, en medio de la campaña electoral del MAS-IPSP, como el partido enseñaba, bajo simulacro, la forma y por quién debían votar los indígenas, muchos de ellos quienes con avanzada edad y analfabetos, se les daba las instrucciones en aymara o quechua, mientras que una de las líderes regionales del MAS-IPSP enseñaba a su propia madre, de más de ochenta años quien votaba por primera vez al igual que muchos de los presentes, como hacer el procedimiento; ella hablando en aymara, decía “menos mal que por aquí nunca hubo educación porque a estas alturas habría desaparecido el idioma originario”.

80

principales dirigentes del partido los que han llevado a cabo esta tarea, aunque han estado integrados en las comisiones de trabajo relativas al programa” (Do Alto, 2006: 12). Esto se debe, en gran medida, a que los movimientos indígenas y campesinos que integran y son la base MAS-IPSP no cuenta con intelectuales, por así llamarlos “orgánicos”.

La propuesta del programa del MAS-IPSP recoge, a grandes rasgos, la mayor parte de aspiraciones de diversos movimientos sociales, especialmente, las demandas mas urgentes

y extendidas durante el ciclo de luchas del 2000: nacionalización de los hidrocarburos, de

los recursos naturales (madera, explotación minera, etc.), la defensa y reconocimiento institucional extendido del cultivo de la hoja de coca, definiciones frente a la política internacional, independencia de los dictámenes de la embajada estadounidense. En general, autodeternimación del destino y constitución del Estado, democratizar y nacionalizar el Gobierno (Do Alto, 2006: 12). Tal y como se puede apreciar, los principales puntos o temáticas alrededor de los cuales gravita el programa del MAS-IPSP no podrían calificarse de “revolucionarios”, y ahí aquí un cambio o desplazamiento, pues este tipo de propuesta es parecido al programa nacional revolucionario. Estos contornos o rasgos de nacionalismo revolucionario están aun latentes en las raíces de los movimientos y de las fuerzas políticas que conjuntamente elaboraron el programa -en un nacionalismo plebeyo dirá Stefanoni-.

Ahora bien, el programa del MAS-IPSP nos conduce a la discusión sobre las vías para llevar a cabo los objetivos propuestos y proyectados en él. Obviamente, la opción adoptada por el MAS-IPSP, es la lucha por la hegemonía “a través de la rehabilitación del Estado, cuyo papel sería coordinar las diversas plataformas que constituyen la economía boliviana (grandes empresas, comunidades y micro-empresas artesanales), lo que Álvaro García llama el “capitalismo andino-amazoniano”, con el objetivo de lograr un “choque productivo” creador de empleos y de riquezas” (Do Alto: 13). Es decir, transformar de alguna manera el poder popular de los movimientos sociales y partidos de izquierda cercanos al MAS-IPSP en poder estatal institucional y sus procedimientos (de hecho ya lo

está haciendo); la idea de quebrar desde el interior las estructuras estatal-coloniales, perece ser un principio muy asentado en la base del movimiento social, o por lo menos no se descarta tajantemente; el mismo MIP de Quispe ha participado en las elecciones a congreso

y a las presidenciales. Y las discusiones sobre una presunta “naturaleza” represiva del Estado pertenece mas a un plano interpretativo y académico de abordar una realidad.

2.11 Sobre los presuntos horizontes desactivadores de lo político en Bolivia: Estado y multiculturalismo

Lo anterior entra en cierta contradicción con una imagen del indígena y sus estructuras de participación comunal política ancestrales como el Ayllu, frente al poder avasallador y corrupto de las formas Estado, sin embargo y siguiendo una lógica bastante simple, no podemos dar por sentado que un ambiente democrático garantice totalmente la formación de subjetividades democráticas, como que, en medio de esquemas represivos y autoritarios no puedan formarse tales subjetividades; simplemente, porque las identidades son formaciones de sentido parciales y temporales de una posición de sujeto, aunque bajo ellas se intente centrar el sentido bajo el control hegemónico de los significantes, en este caso los

81

identitarios. Es tal vez Raul Zibechi, quién mayores reservas ve en este proceso de “estatalización” e institucionalización de las formas que adoptan los movimientos de resistencia cuando entran en el juego del poder Estado.

Por supuesto, las preocupaciones apuntadas Zibechi en la institucionalización de poderes no estatales, es un factor fundamental para revisar en un proceso de transformación (y en cierta medida, se da, recuérdese los escándalos a mediados del 2008 por actos de corrupción de dirigentes de origen humilde del MAS-IPSP), obviamente cuando se asume e interviene en la lucha por el poder estatal se corren los riesgos, bastante previsibles, de los que habla Zibechi. Sin embargo, la total dispersión del poder pertenece más una tipo propuesta del lejano Deleuze, que a una lógica o práctica política extendida, que tropieza por la misma lógica, mencionada también por Zibechi, siempre latente de un Estado en potencia que existe en todas partes y en cualquier tipo de formación social, es decir lo que se intenta es conjurar la posible aparición de un Estado inherente a la propia humanidad. Es la imagen dicotómica de lógicas dualistas entre “movimiento-comunidad” y el “Estado-partido” como inmanente, latente y estático.

Por razones que aquí parecen obvias, Zibechi ve en la formación del MAS-IPSP, sobre todo

la propuesta multicultural de los intelectuales de este partido, la puerta para la estatalización

del poder no estatal de comunidades que dispersan el poder. Es decir la entrada de propuestas o significantes exteriores a los movimientos, así como a los espacios comunales,

y el peligro de la creación potencial de un “Estado Aymara”. Sin embargo, evade de cierto

modo una pregunta esencial: mientras tanto ¿qué se hace con el Estado Moderno y sus estructuras?. Intentar dispersar el poder estatal o intervenir en él, o acaso reconstruir un Estado: es la cuestión que a nivel general se plantea a largo plazo en Bolivia con el MAS- IPSP en el gobierno. Y la discusión que continúa precisamente aborda la cuestión de la refundación, democratización o desetnización Estatal a través de la propuesta hasta ese momento de la Asamblea Constituyente, demanda mediante la cual el MAS-IPSP logró por esta vía, en cierta medida, ganar las elecciones y llevar al puesto presidencial al MAS-IPSP con Evo Morales en el 2006.

A través de los los escritos de García Linera se puede visualizar los alcances y dificultades

político-ideológicas que tiene por delante el proyecto del MAS-IPSP al frente del Estado boliviano. Según García Linera la tarea principal del gobierno del MAS-IPSP no trata, en efecto, de etnizar el Estado sino de “la desmonopolización de la etnicidad del Estado o, si se prefiere, la igualdad de derechos políticos y culturales a todas las etnias y culturas que hay en el país. A esto le hemos llamado un Estado multinacional o multicultural.” (García, 2007: 72). Se haya, no obstante, que el multiculturalismo y la multinacionalidad son categorías académicas sobre cuestiones prácticas aun irresolubles bajo conflictos de carácter étnico y nacional. Y pueden conllevar en la práctica connotaciones de un racismo velado.

En otras palabras, el multiculturalismo es un racismo que vacía su posición de todo contenido positivo. El multiculturalismo no es directamente racista, no opone al Otro los valores particulares de su propia cultura, pero igualmente mantiene esa posición como un privilegiado

82

punto vacío de universalidad, desde el cual uno puede apreciar (y despreciar) adecuadamente las otras culturas particulares: el respeto multiculturalista por la especificidad del Otro es precisamente la forma de reafirmar su propia superioridad (Žižek, 1998) (Stefanoni, 2003: 332).

El multicultaralismo no es un significante nuevo en Bolivia, ya la Ley de Participación Popular que promulgó el MNR en la década del noventa contiene algunas puntadas de la entrada de la propuesta multicultural, impulsada desde la institucionalidad estatal. A esto se suma la dura crítica que realiza Zibechi sobre un presunto Estado multicultural, cuando afirma que: 1. No es una propuesta que nace del interior de los movimientos sociales; 2. El ejercicio de las autonomías indígenas precede y crea las condiciones para la construcción de una unidad mayor, sea un Estado multiétnico o multinacional, porque la nueva articulación no puede ser continuidad del Estado actual sino algo nuevo -o sea diferente- construido desde abajo; 3. El Estado no puede contener la pluralidad y la multiplicidad; 4. Levantar el objetivo de Estado multicultural, asumiendo por tanto una lógica de poder estatal, va de la mano de la unificación y centralización del movimiento social anulando así su capacidad dispersadora; 5. La participación en el Estado -aunque sea para construir un Estado multinacional, a partir necesariamente del Estado colonial- engendra un sector de funcionarios indios separados de sus comunidades que forman una nueva élite funcional al sistema de dominación: y, 6. El sujeto comunitario aymara (en el mundo aymara no existe sujeto social fuera del marco comunitario) se constituye de modo autónomo, lo que lo diferencia de otros sujetos. Mientras la clase obrera no es comprensible sin la burguesía, el campesinado sin los terratenientes, las mujeres sin el patriarcado, los desocupados sin el trabajo, el movimiento aymara presenta otra genealogía: no se referencia necesariamente en el opresor sino en su historia y en sus memorias larga y corta (Zibechi, 2006: 187-214).

La aplicación del multiculturalismo bajo el gobierno del MAS-IPSP, según la delineación expuesta por García Linera, estaría sustentada sobre la propuesta del proceso de asamblea constituyente, que abarca el periodo posterior a la delimitación de este trabajo. En esta propuesta se recogen algunas de las demandas “multiculturales”, intentando la desmonopolización del estado monoorganizativo lo cual se asienta sobre una institucionalidad monocivilizadora, cuyos principales puntos de propuesta son: 1. el reconocimiento constitucional de sistemas políticos y sistemas de formación de autoridad practicados por las comunidades campesinas, barrios, gremios y ayllus; 2. elección de representantes a través de sistemas de deliberación; 3. obligatoriedad del reconocimiento del derecho a veto en la gestión estatal de los recursos naturales; 4. reconocimiento de los sistemas de rotación de cargos y de la consecuente rendición de cuentas a entes colectivos, no solo a los determinados por entidades estatales(García Linera, 2007). Los anteriores puntos están presentes en la discusión sobre los tipos de democracia y sus límites prácticos. García Linera mediante esta propuesta intenta construir un puente entre las formas de la democracia liberal y las formas de democracia comunitaria, que a su vez se convierte también en una mediación entre los diferentes regímenes civilizatorios presentes en Bolivia.

Una igualación política sustancial entre culturas e identidades requiere de una igualación de modos de producir política en todos los niveles de la gestión gubernamental (general "nacional", regional y local); esto es, igualación de prácticas políticas, de instituciones políticas, de modos de ejercer la democracia y sistemas de autoridad política diferentes, pertenecientes a las distintas

83

comunidades culturales y regímenes civilizatorios que coexisten en el territorio boliviano. (Garcia Linera, 2007 : 79)

Los efectos que pueda traer el multiculturalismo en Bolivia, quedan por fuera del alcance de este trabajo. La discusión continúa abierta a discusión y no se pueden dar conclusiones porque hasta aquí el proceso abierto, en esta materia, por el MAS-IPSP apenas está esbozado. Lo que si podemos decir es que el campo de conflictividad epistemológica interior y en la relación de los movimientos sociales, los partidos políticos, los grupos políticos, en el plano académico y del pensamiento social, persiste una tensión que aún no ha sido del todo resuelta; esto en gran medida, se constituye así porque la base heterogénea del las formaciones sociales en Bolivia y sus diversas demandas han impedido un cierre de lo social. Tal y como se ha visto, la práctica político-discursiva del campo antagónico de los movimientos sociales, por lo menos para el MAS-IPSP, se sustenta en que ninguno de los sectores posee un privilegio ontológico, pues como se defiende aquí y se ha mostrado, la construcción de identidades es apenas un intento por dar sentido desde las posiciones de sujeto frente al cambio o transformación social, y estos intentos son apenas parciales y se “fijan” temporalmente dependiendo de los espacios que puedan abrirse o entran en conflicto con un discurso hegemónico.

Se ha visto también, que la lucha por los referentes es potenciada por las formas organizativas sociales, tanto de largo aliento, o las que persisten en la larga memoria, como de los cambios sustantivos dentro de ciclos, de menor duración, conformando la corta memoria. En Bolivia, sin lugar a dudas, se asiste desde el periodo el ciclo de luchas del 2000, a una reactivación de la política en el sentido amplio del término, a una lucha por el control político del lenguaje, a la construcción de formas de construir lo político que tal vez no tengan parangón en las demás experiencias de la izquierda en Latinoamerica, Quizás por la complejidad de redes organizativas, ideológicas, a esa articulación entre la experiencia sindical obrera y la comunitaria, cruzadas con las consignas e idearios igualitarios de la izquierda política, producen un tipo especial de subjetividad popular, en un país que, según Alain Touraine, de lo que suceda allí definirá la viabilidad de los proyectos políticos de la izquierda Latinoaméricana, en la cercanía como la distancia que los separa de los demás proyectos de izquierda en gobierno de este “giro a la izquierda” latinoamericano, o de aquellos proyectos que por distintas razones, no quieren entrar en la lucha por la hegemonía.

La decisión y persistencia de los movimientos sociales, los partidos, grupos, organizaciones, ha mostrado cómo la construcción de poder “desde abajo” pueden decidir el rumbo político de una sociedad. Es claro que el destino político del Estado boliviano ha dado un giro, no podemos decir si en la dirección correcta o incorrecta, el MAS-IPSP simplemente no podría repetir la experiencia fallida de otros gobiernos de izquierda en el pasado, y si el Estado puede utilizarse para la protección y potenciación de los muy ricos y diversos procesos de experiencia de articulación política desde Otras formas democráticas de constituir las relaciones sociales locales, sindicales, vecinales, comunitaria, gremiales corporativa, etc., sin llegar a centralizarlos de facto. Pues bien, no se puede predecir las posible rutas que pueda tomar el proceso. Sin embargo, el primer gran reto que se le plantea

84

al MAS-IPSP se encuentra en cómo pueden incluirse la mayoría de los reclamos y demandas de los sectores sociales en una nueva carta constitucional, de cuya posibilidad y favorabilidad política se da gracias a la movilización social, a los esquemas de memoria larga y corta indígenas y las bases del pensamiento emancipador.

85

CAPITULO III

MOVIMIENTO BOLIVARIANO

La relación más directa del llamado “giro a la izquierda” en Latinoamérica se debe en gran medida al acontecer político y social de Venezuela durante la última década. Entre las opciones que puede adoptar la izquierda como proyecto político social viable, con las características del tipo que impulsa el proyecto Bolivariano y su socialismo del siglo XXI, con la controversial figura de Hugo Chávez, y otros tipos de izquierda como la experiencia del Partido de los Trabajarores de Brasil (PT) con el ex-sindicalista Ignacio Lulla da Silva, con los zapatistas en México, o el MAS-IPSP en Bolivia. La radicalidad discursiva, el cambio significativo del sistema político, la puesta en circulación de significantes contra- hegemónicos, la movilización social, la polarización de la sociedad, los intentos regionales de integración, y la conducción de las relaciones internacionales destacan, independientemente de sus efectos, en el proceso de cambio y transformaciones de la sociedad venezolana a través de una experiencia sui generis.

Tal vez, como en ningún otro caso, la exposición del significante “izquierda” sea más ambiguo e inestable como lo está en Venezuela, tanto en sus alcances mediáticos como conceptuales, pues alrededor del movimiento bolivariano venezolano, no tanto como en los otros, existen tan altos grados de resistencia y repulsión a un proyecto, tras cuyo origen se esconde una manera muy peculiar de lógica política que ha impregnado la manera de articular las expresiones de inconformidad sociales que se estaban gestando desde la década del ochenta, y que a estas alturas no incumbe exclusivamente al ámbito social venezolano sino también al latinoamericano, lo cual lleva a retomar de nuevo la experiencia del populismo tal y como generalmente se ha entendido.

3.1 La formación de la izquierda venezolana durante la dictadura gomecista

La historia formativa de la izquierda venezolana no se desmarca de forma particular de como se dio en prácticamente toda Latinoamérica, y en general, las temáticas y objetivos programáticos no marcan grandes abismos frente a las experiencias de las izquierdas Latinoamericanas en su periodo formativo. A principios del siglo XX, fueron pocas las organizaciones de izquierda en Venezuela. Las ideologías de izquierda se reducían a pequeños círculos de estudiantes universitarios que se alimentaron de las ideas socialistas, comunistas y anarquistas a través del contacto con otros partidos políticos en el continente. Las organizaciones estudiantiles fueron las mas duras contradictoras del régimen dictatorial vivido durante el primer cuarto de siglo, especialmente la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV). Las opciones se dividían para la década de los años veinte entre las tendencias presentes, el comunismo y el nacional revolucionario, ambos nutridas desde su

86

particular interpretación del marxismo.

Venezuela vivió desde 1908 hasta 1935 un largo y prácticamente inalterable periodo de dictadura, que sólo terminó con la muerte por causa natural de Juan Vicente Gómez, es decir, la fundación de los primeros partidos y movimientos de izquierda venezolana nacieron bajo el periodo dictatorial de Gómez. Como ya se dijo, las ideas socialistas, anarquistas y comunistas circulaban en ámbitos académicos, y gran parte de intelectuales y estudiantes que se enfrentaron desde estas ideas a la dictadura, terminaron presos o exiliados en México, Cuba y Colombia. Precisamente en el exilio se fundaron los principales partidos políticos de izquierda en Venezuela durante este periodo. En 1927 se funda el Partido Revolucionario Venezolano (PRV) por exiliados venezolanos, donde curiosamente no sólo participan venezolanos, este es un partido, por así decirlo “multinacional”; entre otros participan en él el reconocido artista mexicano Diego Rivera, Farabundo Martí de El Salvador y el cubano Juan Antonio Mella. Este partido no era como tal comunista sino una agrupación revolucionaria amplia (Retana, 1996: 40-42).

El Partido Comunista de Venezuela (PCV) se funda formalmente el 5 de Marzo de 1931, contando con el apoyo y la asesoría del Partido Comunista Francés, el Partido Comunista de Estados Unidos, el Partido Comunista de Cuba y el PC mexicano, no obstante, el partido como tal no existió sino hasta varios años después. Tan sólo meses después de la fundación del PCV las células que había podido formar fueron cayendo en prisión. La vía insurreccional es el camino que se plantea en la lucha política el PCV para la toma del poder político, acompañado por la creación de soviets en la insípida industria nacional de aquellos años; más que un partido de masas el PCV es, en esencia, un partido de cuadros (Retana). La política anti-comunista en la dictadura de Gómez, obviamente hace que el PCV sea un partido clandestino, de presos políticos y de exiliados.

En 1941 el joven Rómulo Betancourt funda en el exilio, en Barranquilla, la Agrupación Revolucionaria de Izquierda (ARDI), con un programa mínimo básicamente con la misma orientación del PCV bajo los criterios que manejaba la III internacional, pero con una marcada tendencia hacia el nacionalismo. El PCV atacó punto por punto la base programática del ARDI, pues consideraba de socialdemócrata y reformista la propuesta, y veía peligrosa aquella mezcla heterodoxa del marxismo y nacionalismo. Poco a poco, los postulados del ARDI se fueron distanciado del comunismo de la III internacional. Este mismo año se traza el “Plan Barranquilla” siendo la primera propuesta de Frente Popular para Venezuela, como estrategia extendida de la III internacional, pero que no cuenta con el respaldo de grandes partidos, ni masas obreras organizadas. Era un programa ambicioso tan sólo para ser un grupo compuesto de individualidades, distante de los frentes populares europeos (Retana: 70).

Los principales reclamos y vías estratégicas del programas fueron: 1. derrocar la dictadura de Gómez; 2. Mejoramiento de las condiciones económicas a obreros y campesinos; 3. Autonomía universitaria; 4. Mejora de las condiciones de salud; 5. Establecimiento de una república democrática, no de soviets como los comunistas; 6. reconocimiento de libertades democráticas; 7. el Nacionalismo Revolucionario. (Retana: 71). La práctica de los frentes

87

populares se impulsaron tras la muerte de Gómez en 1935. Lo destacable de este periodo formativo es el peso de las organizaciones estudiantiles universitarias de la FEV y de Union Nacional de Estudiantes (UNE) , escisión de la FEV , ya que al interior de ellas se formaron los principales cuadros políticos de los partidos hegemónicos de la segunda mitad del siglo

XX bajo el “puntofijismo”, figuras como el ya mencionado Rómulo Betancourt y Rafael

Caldera, crearan en la década siguiente los partidos Acción Democrática (AD) socialdemocrata y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI)

democristiano.

Para culminar esta primera etapa formativa, en 1936, ya en plena etapa de “transición democrática” tras la muerte de Gómez, se crea el Partido Republicano Progresista (PRP), abierto a las más variadas opciones de izquierda, aunque estuvo formado por una mayoría comunista, sus reclamos estuvieron mas dentro del marco socialdemócrata y nacionalista. Este partido es tal vez el primero en Venezuela que incluye en su programa a las comunidades indígenas (Retana: 73). La apertura democrática a partir de 1936 alivianó un poco el clima político en Venezuela; se funda al AD en 1941, el COPEI en 1946, y la Unión Democrática Republicana (UDR), partido de centro izquierda, en 1945.

Esta cierta apertura se ve interrumpida por el golpe de Estado producido por el AD y un grupo de militares, quienes instalan una junta de gobierno, la cual preside Rómulo Gallego y Rómulo Betancourt; entre los militares que dieron el golpe, se encontraba el posterior dictador Marcos Pérez Jiménez. En 1948, las mismas facciones militares que habían acompañado el golpe en 1945, propinaron el golpe de Estado al AD este año, instalando

una nueva junta militar. El AD es ilegalizado y posteriormente el PCV, no obstante se deja

actuar limitadamente al COPEI y al UDR. La dictadura de Pérez Jiménez estuvo caracterizada por las posiciones anticomunistas, el personalismo político, y la integración

en un sistema de alianza con los Estados Unidos para llevar a cabo la modernización de Venezuela.

3.2 El puntofijismo, la instauración de la “partidocracia”

La dictadura de Pérez Jiménez llega a su fin el 23 de Enero de 1958 mediante movilización cívico militar. Los partidos políticos salen de la clandestinidad y, en octubre, en la finca “punto fijo” de Rafael Caldera los partidos AD, COPEI y UDR, firman un pacto, que podríamos llamar sistémico, siguiendo a Yann Basset, el cual estableció el respeto a la institucionalidad a partir de allí fundada y plasmada en la Constitución Política de 1961. De este pacto quedaría excluido el PCV. Al año siguiente Rómulo Betancourt gana las elecciones, y con ello se abre una etapa de persecución a las opciones radicales de izquierda en Venezuela. Con el triunfo de la revolución cubana en 1959, en casi toda Latinoamérica la opción de una revolución por la vía armada con prácticas foquitas, alentaron toda una andanada de creación de grupos guerrilleros de diversas corrientes políticas radicales de izquierda, tanto nacionalistas como comunistas. Para el caso de Venezuela, la convulsión política de la revolución cubana llegó a preocupar especialmente al gobierno de Betancourt, pues se hablaba de Venezuela como el próximo país en lograr una revolución del tipo cubano (Fabregas, 2003). Para contener los avances de una posible expansión del

88

socialismo el gobierno de Venezuela fue uno de los mas fervorosos opositores a la Cuba socialista, solicitando y apoyando la expulsión de este país de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La constitución de 1961 impidió la participación activa de la sociedad, de las asociaciones u organizaciones civiles, populares, a menos que estuvieran ligadas o fueran cooptadas por los partidos políticos dominantes, a partir de la década de los setenta diferentes y diversas asociaciones u organizaciones sociales empezaron a reclamar espacios y mecanismos de participación, para “democratizar la democracia”. Durante las siguientes décadas estas organizaciones y asociaciones sociales, fuera de los partidos, paulatinamente empezaron a ganar terreno y sus reclamaciones iban tomando un carácter más extenso. (García Guardilla, 2005)

La lucha guerrillera de los años sesenta en Venezuela estuvo protagonizada por el PCV y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), este último es una escisión radicalizada del AD. En 1960 se suspenden las garantías electorales y se clausuran numerosos periódicos de izquierda. Proscriptos el PCV y el MIR, comienzan la lucha guerrillera en 1961 con el asalto a un cuartel militar, conocida esta acción como “el Carapunazo”. No obstante, el apoyo popular que buscaban las guerrillas con el combate armado contra el Estado tuvo mas bien poca acogida. Las condiciones de vida de los venezolanos durante la presidencia de Betancourt se incrementó, las rentas petroleras iban generando otras expectativas de vida entre los venezolanos de clase media y en los sectores populares, quienes precisamente no se orientaban por una revolución socialista como horizonte político cercano para Venezuela (Lander, 2005). Ya para 1968, la lucha armada guerrillera estaba prácticamente extinta en Venezuela. El PCV declinó las opciones armadas y ese mismo año participó en las contiendas electorales para el congreso.

El fracaso de la lucha armada, facciones opuestas a los dictámenes del PCUS, distanciamiento del marxismo y el acercamiento de otros sectores a las ideas del eurocomunismo, fueron algunos de los factores que produjeron algunas escisiones del PCV. De este fraccionamiento los más importantes son: el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Teodoro Petkoff y La Causa Radical (LCR) de Alfredo Maneiro, ambos fundados en 1971. En las décadas de los setenta y principios de los ochenta, las izquierdas pasaron prácticamente inadvertidas, con votaciones marginales. La bonanza petrolera definitivamente ahogó las voces críticas por el delirio petrolero (Lander, 2005).

3.3 La peculiaridad el ejercito venezolano

No obstante, para finales de la década de los setenta se venía gestando al interior de las Fuerzas Militares (FF.MM.) un movimiento de oficiales y suboficiales nacionalistas bastante inconformes con el manejo político del Estado venezolano, bajo las lógicas del puntofijismo. La peculiaridad que hace distinta a las FF.MM venezolanas de las del resto del continente viene del legado del ejercito independentista bolivariano. La oficialidad en las FF.MM. proviene de sectores de clase baja y media, con muy baja participación de las clases altas. En ellas la inscripción en los círculos de la oficialidad no depende del poder

89

adquisitivo, tanto para el ingreso como el ascenso en grados de oficialidad. Por lo tanto, entrar a formar parte del ejercito se presenta como una oportunidad de ascenso social e incremento del nivel de vida, y es tan así, que entre la oficalidad a veces es “mal visto” que sectores de clases altas lleguen a ocupar puestos de oficialidad militar, es decir, en palabras Dick Parker las FF.MM. Venezolanas son un ejercito plebeyo (Parker, 2001).

…, conviene examinar más de cerca la situación de las fuerzas armadas en Venezuela. Empezamos por resaltar dos factores que Chávez mismo ha subrayado una y otra vez: primero, el hecho de que los oficiales de las fuerzas armadas venezolanas tienen un origen social más popular que la gran mayoría de sus homólogos del continente; y, segundo, que la promoción de oficiales de donde surgió este nuevo liderazgo tuvo características que la distinguían de promociones anteriores. (Parker: 24)

Según este mismo autor, las FF.MM. no aceptaron de muy buena gana el plan de la Escuela de las Américas que implantó el departamento de defensa de los Estados Unidos para contrarrestar a las guerrillas y movimientos insurreccionales en Latinoamérica. Debido en parte a que el problema de las guerrillas en Venezuela no representó realmente un riesgo importante; y, segundo, porque avizoraron el riesgo de la subordinación militar frente a los Estados Unidos y sus políticas, que dejaban a las FF.MM. como meros guardianes policiales en luchas como la del narcotráfico. Entre 1971-1975 se pone en marcha el Plan Andrés Bello, que buscaba capacitar, no sólo militarmente sino académicamente, a parte de la oficialidad venezolana. Dentro de los oficiales que accedieron a la oportunidad de capacitación se encontraba Hugo Chávez (Parker, 2001).

La generación de oficiales que hicieron parte del Plan Andrés Bello se distanció de las generaciones anteriores de oficiales; la posibilidad de una ampliación conceptual, a partir de semanarios de política y filosofía que los oficiales podían tomar en universidades, generó que parte de esta oficialidad empezará a entender de manera distinta la realidad del país. La proximidad de la celebración de los 200 años del natalicio de Simón Bolívar dio pie para que un sector del ejercito diera fundación al Ejercito Bolivariano Revolucionario 200 (EBR-200) en 1977, el cual en sus primeros años se dedicó a reclutar a oficiales y suboficiales dentro del ejercito.

Cabe anotar que el EBR-200 reclamaba un rescate de los valores bolivarianos, pues, para ellos, estos se habían perdido, dando paso una transculturalización y elitización de los valores nacionales que no se habían podido decantar en un proyecto nacional. Estos matices se encuentran consignados en escritos como el del Frente Bolivariano Revolucionario. La perdida de los valores del ideario bolivariano y la falta de horizonte nacional son percibidos como un proyecto inconcluso que sólo puede verse recuperado en la proyección de una identidad nacional bolivariana.

“A la nación venezolana” del Frente Nacional Bolivariano, se expresa de la siguiente manera: A

partir del [colapso de la Primera República Bolivariana de comienzos del siglo XIX] (

cultura nacional ha sido diluida dentro de un constante y continuo proceso de transculturación dejando de lado nuestras expresiones y costumbres, para absorber una cultura importada, con la que se formaron grupos elitescos y privilegiados; y, así, sucumbió nuestra identidad Bolivariana

la

)

90

perdiéndose también la sensibilidad y la solidaridad nacionales. Esa sociedad Venezolana no logró constituir una homogeneidad nacional, no se integraron sus valores y aquel proyecto de nación quedó frustrado. El concepto de Voluntad General dejo de existir y con ella su cualidad moral de búsqueda del bien común que perseguía y la obligación que se tenía de anteponer éste al interés particular, grupal o partidista (p. 1). (Parker: 28)

Los alcances de un proyecto de democratización previsto por los sectores políticos y sociales para la derrota de las dictaduras se había quedado concentrado en las mediaciones partidos-Estado que abrió el puntofijismo, dejándolo todo a la “democracia de partidos”. De una u otra forma, la abundancia de recursos económicos gracias al petróleo, proyectó en Venezuela un futuro de modernización y de recursos ilimitados, confiando en los altos precios del crudo, por tanto otros sectores productivos fueron descuidados. Venezuela se convirtió en un país importador por excelencia de alimentos, con escaso desarrollo de una industria estatal y/o privada fuera de la producción de hidrocarburos. No obstante, este panorama cambió drásticamente a partir de 1983 con la caída drástica de los precios internacionales del petróleo, la devaluación -aún constante- del precio del Bolívar frente al dólar, los inconvenientes para el pago de deuda externa y la consecuente perdida de reservas internacionales, lo cual trastocó sustancialmente el panorama económico y luego social de Venezuela para el resto de la década.

3.4 Fin de la bonanza petrolera, la crisis social y el “caracazo”

El fin de la Bonanza petrolera se marca en Venezuela con el histórico “viernes negro” -18 de febrero de 1983-, cuando se impuso el control de cambio del dólar y se intentó evitar la fuga de divisas. Aunque el impacto de la crisis llegó, de manera general, tardíamente. Las expectativas que se habían generado con los años de bonanza petrolera fueron decayendo hasta transformarse en decepciones y luego en reclamos y protestas frente a la situación económica en la que cayó el país. Los sectores obreros y populares fueron quienes sufrieron las mas graves consecuencias con la perdida considerable de poder adquisitivo y una inflación desmesurada (Lander, 2005). Obviamente el sistema de exclusiones mediante los cuales se forman las sociedades se agudiza en tiempos de crisis.

Ante la gravedad de la situación en 1984 se conforma la Comisión Presidencial Para la Reforma del Estado (COPRE), la cual se encargará de hacer una serie de diagnósticos, para que por medio de ellos se inicie un conjunto de reformas en el Estado; pero todo queda apenas en diagnóstico. La situación económica, empero, continúo su racha negativa en el transcurso de los siguientes años, y esto agravó la situación social. En 1989, tras la elección, por segunda ocasión, de Carlos Andrés Pérez, quien estuvo precedido por la imagen que dejó en su anterior administración (gracias a la inigualable situación económica de los años setenta), inmediatamente adoptó las medidas económicas a las que se comprometió con el FMI, conocidas como “el paquete económico”, impulsando la liberalización de la economía venezolana, la privatización de las principales empresas estatales y la implementación de un estricto régimen fiscal.

La situación social venezolana para 1989 era insostenible, la más leve chispa encendería el

91

descontento popular en acciones violentas sin coordinación. Mientras tanto, el presidente Pérez rompe con su partido AD. Y, en efecto, entre las medidas del “paquete” económico, se anunció el incremento de los costos de la gasolina y alza de los precios en el transporte público. Las protestas contra las medidas comenzaron el 27 de febrero en la ciudad de Guarenas, cerca de Caracas. Los transportistas de Guarenas iniciaron las protestas, llegando prontamente a Caracas, donde se iniciaron saqueos y ataques a la fuerza policial. El llamado “caracazo”, en una clara alusión y comparación con los acontecimientos del “Bogotazo”, durante los dos días que duró, dejó un saldo de muertos que aún hoy en día no ha sido esclarecido, negocios destrozados y uso descontrolado de las fuerzas militares y policiales; marca estos sucesos el comienzo del fin del puntofijismo y el fracaso de la mediación política de los partidos y sindicatos, conocida como la “partidocracia”.

El descontento popular frente a la situación desbordó cualquier predicción y sobrepasó a las organizaciones sociales y partidos políticos de izquierda, las cuales no hubieran podido canalizar tal imprevisible estallido. “El “Caracazo” de febrero 1989 tomó a los conspiradores [el EBR-200] por sorpresa y sin capacidad de reacción, entre otras cosas, porque todavía no contaban con el imprescindible comando de tropas. Al mismo tiempo, sirvió para radicalizar su determinación de levantarse contra el presidente Carlos Andrés Pérez.” (Parker, 2001: 26). En 1989 el EBR-200 pasa a denominarse Movimiento Bolivariano Revolucionario-200 (MBR-200), buscando a futuro poder articularse con otros sectores de la sociedad fuera del ejercito, viendo sus escasas oportunidades tras los sucesos del “caracazo”.

El proyecto bolivariano gestado desde sectores de jóvenes militares inconformes con el rumbo tomado por el sistema político venezolano y con las élites que se apoderaron de él, en detrimento de la gran mayoría de la población; aunado esto, el fuerte periodo de crisis económica a finales de los años ochenta, dieron pasó para la irrupción, en primera instancia violenta, de la ejecución de los ideales en los que se afincaban el proyecto promulgado por el MBR-200. Éste se dio a conocer públicamente con los intentos de golpe de estado en 1992, el primero el 4 de febrero y de nuevo el 27 de noviembre. Los principales artífices del golpe fueron apresados, entrando así el MBR-200 en una fase de cambios a partir de allí. No obstante, la caída de Carlos Andrés Pérez llegó vía institucional en febrero de 1993 al ser acusado de corrupción.

3.5 El neoliberalismo, los partidos tradicionales: desgaste de la lógica representativa de los partidos.

Desde finales de los años ochenta venía ganando terreno un discurso neoconservador y neoliberal, donde se hace exaltación del supremo esfuerzo individual, transparente, pujante, eficiente, productivo, creativo, honesto, etc, frente a los antivalores de la política colectiva de partido o expresiones distributivas. En esta lógica, el significante “democracia” va siendo apropiado por la clase media y media alta, asociado a la defensa de la propiedad privada, de las posesiones y valores ante la “amenaza” que representaban las “clases peligrosas”. Así, cualquier iniciativa en términos sociales y distributivos era vista por esta “sociedad civil” -donde se incluye a los medios de comunicación-, y su discurso como un

92

mal para sociedad, creando así una imagen paradigmática del vecino de clase media y media alta como modelo de ciudadanía (Lander, 2005).

La imagen de los partidos desde 1958 se había ido deteriorando progresivamante, lo que la mantenía parcialmente a flote se debía, en parte, a los precios elevados del petróleo durante los años setenta, lo cual sostenía una cierta imagen de prosperidad. Esta dinámica estructural que no daba espacio para la articulación fuera del sistema de partidos erosionó la propia estructura sistémica fijada desde el puntofijismo, pues nada más allá de los partidos era trascendente en los márgenes del Estado. Las demandas debían ser tramitadas por los partidos o en su defecto por los sindicatos. Estos grandes o únicos mediadores, desde un punto de vista marcadamente estadocéntrico, en sus lógicas internas habían acumulado grandes cantidades poder a través del clientelismo. Por tanto una demanda que pudiera ser tramitada de forma, mas o menos efectiva, debía primero ser filtrada en los partidos, y está filtración respondía, obviamente, como un mecanismo clientelar. Poca efectividad podía esperarse para atender a una demanda por parte del Estado sin que fuera permitida en los cerrados círculos partidistas.

La crisis las mediaciones sociedad-partido y/o sindicato-Estado se quiebra. La ineficiencia Estatal es totalmente achacada a la mediaciones partidistas y su imposibilidad articulatoria de demandas. Este espacio vaciado de mediación dejado por los partidos va siendo ocupado por el espíritu individual del personaje, quien se aparta del partido, “libera” a la sociedad de la carga mediadora partidista por una relación más directa con esta sociedad y sus demandas. El personalismo asociado como antítesis de la “partidocracia” venezolana va emergiendo como un discurso válido de opción política en Venezuela por distintas razones.

“1.- Los partidos han dejado de ser la comunidad de comunidades donde la solidaridad ha sido desplazada por los intereses; es decir, los partidos dejaron de ser portadores de solidaridad para convertirse en portadores de intereses. 2.- Los partidos han sido desplazados del lugar que habían ocupado en cuanto a la formación de la opinión, junto a la creciente desideologización de la política, lo cual incide en el debate y la discusión. 3.- Se observa igualmente una baja pronunciada en las tasas de afiliación y de adhesión partidista. Observamos así un debilitamiento de los vínculos entre los ciudadanos electores y las organizaciones partidistas, producto del descenso en la variable “identificación partidista”. 4.- Los partidos políticos han sido afectados por las transformaciones sociales y económicas que han producido un cambio por lo menos en cuanto a la composición de los diversos sectores sociales” (Rivas, 2002)

Asimismo, uno de los personajes insignia de los acuerdos del puntofijismo como lo era Rafael Caldera rompe con su partido COPEI, del cual fue fundador e ideólogo, lanzándose como candidato independiente a través de una coalición de pequeños partidos llamado Convergencia Nacional, dentro de los cuales estaba el MAS. En 1994 gana las elecciones y asume Rafael Caldera como el primer presidente fuera de la hegemonía bipartidistas AD- COPEI, después de poco más de tres décadas. Estos acontecimientos marcan el fin del puntofijismo y de algunas de sus dinámicas políticas como la “partidocracia”. Es bastante curioso que las figuras políticas que empiezan a desmarcarse del puntofijismo sean Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera, importantes dentro de los partidos tradicionales, denunciando la inoperatividad y corrupción del pacto, cuando ellos mismos ya habían

93

participado en el mismo durante sus respectivos anteriores periodos presidenciales. Este “reencuache” bajo el tono contradictor del sistema de pactos del puntofijismo dejó de funcionar, no sin dejar de parecer bastante oportunista. No obstante, la desidentifación de los personajes de los partidos no es completa aún aquí. No es sino hasta que irrumpe la propuesta bolivariana, entre las cenizas del bipartidismo en declive, con la controversial figura de Hugo Chávez, cuando realmente se marca una ruptura con el estado anterior.

3.6 El personalismo y el desmarque político de la “partidocracia”

La crisis de los partidos y de sus lógicas políticas de articulación no significa una presunta desideologización. Los resultados del estudio de García Chourio, muy por el contrario, marcan que la autoubicación de los venezolanos en el espectro derecha-izquierda, ya para 1996 era alta, con un 74%, para el año 2000 había alcanzado un 81%. Sin embargo, aspectos como la coherencia, la dinámica, la interdependencia y la predictibilidad, de vital importancia para este tipo de estudio, muestran que, si bien, existe esta auto identificación en el espectro, se mantiene y crece, no se hace bajo un tipo de coherencia ideológica, sino que se asienta sobre consentimientos valorativos, los cuales varían según la dinámica política y social. Es decir, sobre cambios compensadores o modificaciones en el tiempo de la visión sobre el objeto o el asunto público. Esto incide en la predictibilidad frente a las posiciones que puedan tomar los sujetos sobre un fenómeno político.

Según datos de Pereira (2000), para el año 1998, el 35% de las personas que se declararon de derecha en la Encuesta Redpol, presentaba una preferencia partidista hacia el partido de izquierda MVR [Movimiento Quinta República], del entonces candidato Chávez. (Garcia Chourio, 2003: 144).

La inconherencia entre los aspectos ideológicos y las elecciones políticas parecen decir cosas contrarias. Por un lado, que los aspectos ideológicos, matizados obviamente, tienden a no ser tomados en cuenta para una autoubicación política entre derecha-centro-izquierda; por otro, se ajusta al momento y visión del asunto u objeto como a la propuesta que se acerca axiológicamente y no tanto ideológicamente, los cuales tienden a disociarse de las posiciones del espectro. Sin embargo, “Entre los valores que escasamente mantienen cierta congruencia está la actitud hacia el cambio social, donde se observa que los venezolanos que apuestan por un cambio radical del ordenamiento social tienden a considerarse de izquierda.” (García Chourio:148). Estos cambios radicales de las mediaciones y articulaciones de la sociedad venezolana será un proceso que más tardíamente se identifica claramente como de izquierda en el MVR, quien llevará a cabo esta serie de cambios.

Los giros de posición de la experiencia del movimiento bolivariano no atienden a una lógica ideológica precisa. Esto lo podemos ver en los primeros puntos de auto- identificación del rumbo ideológico que tomó el MBR-200 a partir de 1994. Una vez Chavez y los demás militares golpistas de 1992 son indultados por el gobierno Caldera, el MBR-200 se fractura, debido a la posición adoptada por algunos de estos militares, al aceptar por completo el acuerdo que reducía los intentos de Golpe de 1992 a la aceptación de cargos administrativos menores para salir de prisión. Hugo Chávez, contrario a sus

94

compañeros golpistas, no quiso aceptar tales cargos, radicalizando su posición. Lo anterior precipita la ruptura de la cúpula del MBR-200, y Chávez asume el liderazgo de esta logia para convertirla en un movimiento (Parker, 2001).

La relación del MBR-200, o mejor de Chavés, con la izquierda fue en principio distante y ambigua. Según la exposición de Edgardo Lander sobre ésto, el discurso de Chávez giraba en torno a la no identificación partidista tradicional, e incluso algunos autores como Rivas lo consideran un anti-partido y “anti-político” -obviamente esta última expresión no es muy útil-; empero, es claro que mediante este discurso Chávez trataba de tomar distancia frente al modo de hacer política tradicionalmente en Venezuela, identificada como partido=corrupción, continuismo, etc. Este distanciamiento también se ejercía frente a una cierta desconfianza a la lógica política del espectro derecha-izquierda. Se denunció abiertamente el fracaso de las doctrinas históricas tanto de derecha como de izquierda, desde la socialdemocracia, el neoliberalismo hasta el comunismo soviético, considerando que la diada izquierda-derecha no era pertinente para el desenvolvimiento político de su proyecto, pues en gran medida esta dicotomía está determinada arbitrariamente, cuyas lógicas terminan generalmente igual. La distancia con los proyectos y partidos de izquierda también se soporta en gran medida, en aquel tiempo, por una concepción distinta del término revolución, dentro del cual podía incluirse a la izquierda mas que a la derecha.

Se trata, sin embargo, de un concepto de lo revolucionario que se distancia claramente de un proyecto socialista, de las formas en que la izquierda latinoamericana ha entendido la idea de revolución. Según Chávez, las categorizaciones de izquierda y derecha ya no son adecuadas para definir la naturaleza del cambio requerido. Considera que han fracasado tanto la democracia liberal capitalista como el paradigma de la sociedad comunista sin clases (Lander, 2005: 109)

En 1997 la concepción del MBR-200 sobre las instituciones democráticas del Estado cambia, y se vislumbra la oportunidad de impulso del proyecto bolivariano a través del Estado. El MBR-200 renueva su nombre a Movimiento Quinta República (MVR) y se decide entrar en la contienda electoral de ese año. Mientras tanto, el gobierno de Caldera aunque en principio se mostraba contradictor de las políticas de ajuste neoliberal, termina éste firmando un acuerdo con el FMI llamado “Agenda Venezuela”, generando drásticos ajustes en las prestaciones laborales y agudizando las problemáticas sociales venidas de tiempos anteriores.

El clima de favorabilidad para este periodo de la propuesta y las identificaciones con las que se presentó el MVR, catapultó a la figura de Chávez como símbolo refrescante de la renovación política venezolana, lo cual le valió para que fuese elegido como presidente de la república de Venezuela en 1998. La coalición que lidera el MVR que se llamó el Polo Patriótico estuvo compuesta por un puñado de pequeñas agrupaciones y partidos como Patria Para Todos (PPT), el MAS, el PCV y otras agrupaciones de izquierda; en cambio, otras agrupaciones de izquierda, como Bandera Roja (maoista) y Causa R, toman el camino de oposición. De igual manera dentro del MAS surge una ruptura a causa del apoyo que se le dio al MVR y, por ello, dos figuras importantes e históricas, Teodoro Petkoff y Pompeyo

95

Marquez, salen de este partido. El polo patriótico no alcanza las mayorías en el congreso, donde alinean partidos de oposición AD, COPEI, Causa R, Bandera Roja.

3.7 Un nuevo rumbo en Venezuela

El sistema político venezolano ha estado sufriendo grandes cambios a partir de la segunda mitad del siglo XX, los cuales, de una u otra forma y por diversas causas y características propias de Venezuela, han transformado la cultura política nacional; asimismo como a los mecanismos y actores preponderantes en el problemático y conflictivo espacio político y también de la democracia. La Venezuela de hoy en día dista mucho de la que promulgó la apertura hacia la democracia en los años 50 de una u otra forma, es protagonista a nivel mundial y regional, especialmente en Latinoamérica. El proceso de democratización del sistema venezolano, como también de democratización de los procesos y procedimientos depende en gran medida de la democratización de la propia cultura política en Venezuela y de las condiciones políticas que puedan ser ejercidas para la viabilización de este proceso.

La reiterada coincidencia sobre la situación entre crisis y cambios del sistema político venezolano durante la última década del siglo XX y la primera del siglo XXI, es tema de

controversia y análisis en una cada vez más amplia literatura política, sociológica, jurídica

y económica, como también es extensa la cobertura periodística. No sin razón, la propuesta

a la crisis de la “partidocracia” dominante en Venezuela desde mitad del pasado siglo hasta

finales de la década de 1980, como pacto estructural de sistema político, ha sido por su parte igualmente polémica hasta llegar a grados de polarización, en ocasiones violenta, política e ideológica al interior de la sociedad venezolana (Molina, 2003: 175), por ello acapara una gran atención y tensión, debido a las fuertes confrontaciones y reacciones surgidas de la relación de fuerzas políticas y sociales que acarrea la puesta en acción de una de las propuestas a la crisis de representatividad política del sistema venezolano, visto ello en la progresiva radicalidad discursiva del movimiento bolivariano.

El escenario de desarrollo de tales tensiones se ha plasmado en términos del clásico y particular análisis político, el cual se caracteriza por la metáfora pendular (Garcia Picazo, 1998) de análisis del proceso de crisis y cambio. De un lado, el proyecto Bolivariano, los chavistas o bolivarianos, que de una u otra manera representa lo “popular” o el campo de producción simbólica y política de articulación populista, para la construcción de “pueblo” (Laclau, 2005), se identifican como una propuesta desde la izquierda política, y tiene como principal motor y aparato para las transformaciones al Estado, receptor de la renta petrolera, empleador y propietario de tierras. Por el otro lado, tenemos a la oposición, representa a las capas medias y altas de la sociedad venezolana, que se profesa democrática, y cuyo respaldo está en el sector empresarial del país, su propuesta económica estaría más del lado del neoliberalismo económico con Estado mínimo.

De la misma manera las lecturas académicas han virado entre la demostración de los caracteres progresivos y regresivos, democráticos y autoritarios del curso del sistema venezolano, después de la elección de Hugo Chávez en 1998 y la promulgación de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela en 1999. De un lado se muestra el

96

avance democrático del inicio del proyecto bolivariano, por lo menos hasta el proceso que culminó con la constituyente en 1999 (García Guadilla, 2004); se ha mostrado la mayor cantidad y variedad de protestas, contrapesada con menores grados de represión hacia éstas, tendencia que se ha mantenido estable en los últimos tiempos (López Maya, 2003); asimismo del carácter difuso y ambivalente de la propuesta económica en la transformación del sistema político; entre el ideal de economía socialista, enmarcado en la economía social (Vila, 2003); como de la misma toma de posición del proyecto en la relación entre estado y mercado (Camejo, 2002).

La contraparte define este tipo de proceso con visos de autoritarismo, de una constante y cada vez más aguda tendencia antidemocrática del proceso iniciado por los bolivarianos (Molina, 2003), en especial frente a la persona del presidente Hugo Chávez y de sus seguidores, “leales” al proceso (López Frank, 2006); se ha argumentado también la inviabilidad de la propuesta del socialismo del siglo XXI, por medio del descrédito de los proyectos socialistas del siglo pasado, y que para el caso latinoamericano colocan como referente el caso cubano. (Fasciani, 2006). Se denuncia por parte y parte, en medio de sesgos, de prejuicios, consecuencia en parte de la estructura política venezolana antecedente, como también de los rumbos que ha tomado la tensión ideológica mayormente polarizada de la cultura política venezolana.

A partir de aquí se detallaran algunos puntos sobre los cuales se ha ejercido mayor atención académica sobre el movimiento bolivariano. El primer punto a abordar es la constituyente de 1999 y sus perspectivas, sin llegar a realizar análisis jurídicos que no corresponden al caso, sino mejor, sobre las intenciones de apertura a la democracia participativa y protagónica que quedan allí plasmadas; a punto seguido se verá la profundización del proceso con las políticas sociales y económicas impulsadas tras la polémica Ley Habilitante de 2001, con la cual se dio, entre otros, paso al clima de agudización de la polarización y el golpe de Estado en Abril de 2002; todo ello no sin pasar por alto una perspectiva del marco ideológico sobre el cual se sustenta el MVR, a manera de introducción sobre las lógicas articulatorias desde allí impulsadas.

3.8 El proceso constituyente

Sin duda, a partir de 1997 con la candidatura y elección como presidente de Hugo Chávez se configura una nueva relación de fuerzas alrededor del campo social venezolano, abriendo una disputa hegemónica que aún hoy en día continúa. El campo social surcado por manifestaciones de inconformidad y movilización, en un primer momento electoral y contestataria, presentó los rasgos de una ruptura radical al dividirse, como en efecto sucedió, la sociedad y sus distintas proyecciones en discursos antagónicos o por lo menos contrarios. “El proceso iniciado con la candidatura de Hugo Chávez en 1997, propendió al establecimiento de una democracia significativamente diferente a la existente en Venezuela entre 1958-1997, es así porque se parte de un escenario de acción inter-elites que no está basado en el consenso, sino en el desarrollo de una acción de lucha continua, producto de la modificación de las condicionantes históricas y políticas que le daban sentido al sistema político de conciliación (SPC).” (Romero, 2002: 85). Con esto se indica que los actores

97

tradicionales son desplazados de su lugar de privilegio con un discurso que pretende antagonizar con ellos.

Esto es la lucha, a partir de allí, por el control político del sistema político venezolano, la recreación simbólica y el apoderamiento de los significantes tiene como medio de expresión la movilización de los sectores que componen el campo político de los discursos en disputa. Además, estas movilizaciones sociales van a tener como escenario de primera confrontación la instancia parlamentaria, constitucional y jurídica una vez Chávez, el MVR y los partidos de coalición impulsan el proyecto de referendo por una nueva constitución para abrir paso a la “Quinta República”. Tal y como ya se había mencionado, la efectividad del Polo Patriótico para hacerse con la mayoría del congreso chocó con las maniobras de los partidos tradicionales y sus ventajas comparativas en el medio. No obstante, tras la decisión de Chávez, ante la inminente reprobación del congreso de una convocatoria a referendo de consulta sobre una nueva constitución, decide decretar dicha convocatoria; obviamente, tal decisión rebasa en mucho las prerrogativas presidenciales, por lo cual, en la disputa entre un congreso en contra y, un ejecutivo que reclama la convocatoria a referendo como co-extensiva al mandato popular por el cual Chávez había llegado al cargo apenas unos cuantos meses atrás, quien entró a mediar en este dilema jurídico fue la Corte Suprema de Justicia, presionada tanto por el gobierno como por la oposición y con “miedo” hacia la protesta de calle y a un instinto de autoconservación, para dar un concepto definitivo sobre el asunto, el cual es institucionalmente asunto suyo (Parker, 2001). Como ya se sabe, por sus consecuencias, el concepto de la Corte dio vía libre para la convocatoria a referendo a través de decreto presidencial.

El llamado a referendo para decidir el destino constitucional del país fue apenas el primer gran choque entre las fuerzas instaladas en el gobierno y las que en, oposición, por una mayoría contradictora estaban en el congreso. Ya con el dulce sabor de un primer triunfo, el referendo llamando a una Asamblea Constituyente que se encargara de elaborar una nueva carta constitucional, se convertiría en el segundo asalto y medición de fuerzas en capacidad de movilización y convocatoria, entre Febrero y Marzo de 1999. Como bien se sabe el referendo obviamente fue favorable a los intereses del gobierno, puesto este último allí gracias, en parte, a la campaña presidencial basada en esta propuesta. Ahora bien, “No estuvo claro en el debate político previo a la convocatoria de la Asamblea Constituyente cuáles eran los principales problemas del país que tenían su origen en la Constitución de 1961, o que requerían una nueva constitución para ser resueltos.” (Lander, 2004: 4)

La ambigüedad presente en la propuesta de constituyente fue manifiesta, en principio, pues no se se entendía, a ciencia cierta, que debería contener esta nueva carta constitucional fuera del punto de oposición y cierta transformación del sistema político venezolano. Este punto, sin embargo, no podía preverse con exactitud. En un proceso constituyente, en especial uno como éste, los actores políticos ponen en juego sus aspiraciones futuras y presentes, ademas, y tal vez lo mas importante, son las condiciones que dan lugar a la estructuración de las reglas de juego del sistema político (Romero, 2002). y sobre todo porque a partir de la puesta en marcha del proceso constituyente se van a sentar las bases jurídicas del proyecto bolivariano. Ya con ello, todo el proceso de la constituyente se

98

convierte, tal vez, en la experiencia más rica en debate político, ya que puso a pensar y a discutir a muy variados sectores sociales y políticos sobre los contornos y delineamientos de un proceso de recambio y transformaciones, no sólo jurídicas, sino de articulación política, dinámicas organizativas y de movilización en torno a los alcances de expresiones, de entender y accionar sobre lo político, por tanto de las formas democráticas que podrían ser potenciadas desde allí.

Mediante una campaña muy álgida y competida, y gracias a ciertos ajustes jurídicos que aplicó el gobierno, la conformación de la Asamblea Constituyente quedó dominada por los sectores del Polo Patriótico que se hicieron con la mayoría. Las discusiones de la carta constitucional estuvieron rodeadas de un clima de tensiones, entre un congreso con mayorías opositoras y una Asamblea Constituyente de mayorías favorables al gobierno, no sin mayores tropiezos, para finales de 1999 Venezuela contaba con una nueva Constitución.

Los cambios sustantivos de la Constitución de la ahora República Bolivariana de Venezuela, se centran a grandes rasgos en: 1. en las prerogativas presidenciales y 2. en la institucionalización de algunos mecanismos de participación popular en la gestión y control político del estado venezolano. Estos puntos centrales parecen contradecirse como puede llegar a complementarase (Parker, 2001), dependiendo de las dinámicas articulatorias sobre la naturaleza del proyecto político, los cuales terminaran generando una lógica corporativista que nuclean estos dos puntos. También se incluyeron dos poderes adicionales a los clásicos: El poder ciudadano y el Poder electoral. El poder ejecutivo es reforzado en otros aspectos. Finalmente, se hace una nueva elección presidencial en el 2000, donde Hugo Chávez es reelecto, quedando las mayorías del congreso en manos del chavismo.

3.9 La participación y la estructuración del Estado en la constitución de 1999

En lineas generales, los aspectos trascendentes sobre el curso del Estado bajo la hegemonía bolivariana quedan, de una u otra forma, plasmados en el articulado de la constitución y en las consecuencias que tiene el mismo en la publicación de las leyes que dan sustento a este articulado. Edgardo Lander realiza el ejercicio de análisis temático del articulado constitucional, clasificando los aspectos económicos, de educación, salud y seguridad social, derechos de los pueblos y comunidades indígenas, y las formas de democracia directa en la participación política. En materia económica, básicamente, la propiedad privada no se toca, se garantiza el derecho a ella (art.115), así como la libertad económica, de libre empresa y protección a la industria nacional (art. 112 y 301) y aboga por la práctica de una economía sobre la sustentabilidad agrícola, ambiental y seguridad alimentaria (art. 305). La salud, la educación y la seguridad social son derechos que debe garantizar el Estado y prácticamente dependen exclusivamente de él (artículos 76, 83, 84 y 85). Las comunidades indígenas gozan de un régimen especial que las protege, les garantiza autonomía y les da derecho inalienable a sus saberes y conocimientos. (artículos 119,120, 122, 124, 125, 9) (Lander, 2004).

El énfasis en la participación es quizá lo mas destacable de todo el articulado de la constitución de 1999, el cual está reunido en el Titulo III Capítulo IV cuyos articulados

99

versan sobre la participación y sus formas de trámite, especialmente los artículos 70, 71, 72, 73, 74 y 168, que establecen a los referendos populares como principales mecanismos para el control sobre la gestión, revocatoria de cargos de elección popular, aprobación o abrogación de leyes. Este énfasis plebiscitario en las relaciones de poder y fuerza entre los sectores en disputa va a ser un recurso bastante utilizado a futuro para dirimir, sin resolver, los grandes conflictos del sistema político venezolano a través de la movilización electoral. En otras palabras puede decirse que:

La Constitución Bolivariana constituye una expresión, si se quiere, de ‘avanzada’’, de una institucionalidad democrática de corte presidencialista, con un articulado sumamente actualizado de defensa de los derechos humanos y civiles y con amplias previsiones diseñadas para estimular la participación popular más allá del simple acto electoral. (Parker, 2001: 35)

De la constitución se desprenden, a lo largo de los próximos años, una serie de leyes que intentarán hacer posible la ejecución de todos los postulados participativos escritos en la constitución. Sin embargo, toda la voluntad de una mayor participación de la sociedad en los aspectos neurálgicos de la gestión no tenía una experiencia previa, las complicaciones para el cumplimiento de las leyes fue bastante desigual, a excepción de las mesas técnicas de agua y los consejos comunitarios de agua, posibles a través de la Ley de consejos locales de participación pública de 2002 (Lander, 2005). En conclusión, aunque la novedad política de la constitución pudo causar un gran revuelo por las confrontaciones congreso-asamblea constituyente, significativamente no contiene los elementos “revolucionarios” que profesa el movimiento bolivariano, siendo en últimas, esencialmente asentada sobre la democracia representativa con algunos importantes complementos de la democracia participativa.

Como se ha visto la discusión acerca de la constitución venezolana ha dado pie para que los sectores, de uno u otro lado, justifiquen ciertas acciones que en cierta medida contradicen los propósitos primeros y el espíritu que convocó a la redacción de la constitución del 1999. “Por una parte, las fuerzas políticas que se oponen al proyecto chavista, después de haber intentado primero evitar y después desprestigiar y restarle legitimidad a la labor de la Asamblea Constituyente, ahora se han transformado en defensores de la nueva Constitución, precisamente porque la conciben como un dique potencial en contra de los avances del movimiento. Por la otra, el MVR, sobre la base de los artículos que sancionan una “democracia participativa”, busca construir una institucionalidad corporativista implícita en su proyecto, pero no sancionada explícitamente en la Constitución.” (Parker, 2001: 40). Estos hechos marcan el carácter abierto e imprevisible de la constitución, al no haber sido una constitución redactada en sus apartados centrales como parte de la recolección de experiencias de ejercicio de democracia participativa, sino que a partir de allí se empezará a generalizar al nivel estatal e institucional formas organizativas que la sociedad venezolana recibió de desigual forma, más como propuesta que como experiencia, obviamente sus posibles causes no pueden ser contenidos ni predichos.

La desviación de la propuesta participativa hacia una relación corporativista entre Estado- sociedad o sectores populares, es algo que inquieta profundamente a los autores aquí utilizados (Parker). Esta discusión se recoge de la relación capital-trabajo, ya vista en

100

Europa occidental con el estado bienestar, la cual provee o dispone unas nuevas institucionalidades, pactos sociales, formas a asociación, etc. Como se sabe cada cuerpo social con visiones de transformación que traduce su hegemonía en la toma del Estado empieza a crear nuevas organizaciones o institucionalidad paralelas, o eliminando las existentes; en este caso se han creado cuerpos de respaldo como movimientos de base: los círculos bolivarianos, y una central obrera paralela a la Central de Trabajadores de Venezuela (CTV), nuevos instrumentos jurídicos, etc.

Al chavismo, por el contrario, le interesaba no la presencia de las asociaciones vecinales ya consolidadas y que representaban sobre todo a urbanizaciones de clase media, ni las organizaciones sindicales del “puntofijismo” que pudieran conformar una punta de lanza para la oposición. Le interesaba más bien convocar a aquellas organizaciones ‘bolivarianas’ que venían naciendo o consolidándose al calor del auge chavista. De allí, la fundación de un movimiento sindical bolivariano y de otras organizaciones que la oposición califica de “oficialistas” y descalifica como simples parapetos promovidos por el gobierno para desvirtuar la participación de la “auténtica” sociedad civil. (Parker: 36)

Las lógicas que se imponen en la relación movimiento social, sectores sociales, partidos

políticos y Estado-gobierno en Venezuela trastocó las lógicas de reclamo y movilización del proyecto social. Aunque el corporativismo no está de manifiesto en la constitución, si posee unas mecánicas que conllevan implícitamente al establecimiento de relaciones de este tipo.

Y así, este tipo de relación se ve reforzada ya más claramente en las políticas social y

económica que no dejan de tener como fuente de irradiación de la ayuda al Estado a través

de la legislación gubernamental. Parte de las esperanzas estuvieron concentradas en poder

poner a marchar el desarrollo económico endógeno, basado en la economía social, muy

cercana al cepalismo de los setenta (Parker, 2001).

El

Estado venezolano en la letra y en ciertos aspectos es administrativamente federal, pero

la

centralización del Estado es una característica bastante fuerte, esto puede tener una

explicación económica simple. Venezuela se caracteriza por la dependencia monoproductora del petróleo, por tanto las rentas de la actividad en torno a la extracción y venta son en esencia distribuidas por el Estado a través de lo que la constitución y las leyes así lo disponen. El mayor poseedor de tierras en Venezuela es también el Estado. Esta centralización de recursos del Estado venezolano y sin actividades productivas que puedan equipararse a la renta petrolera, convierte al Estado en un instrumento con un incomparable poder en Venezuela en detrimento de la relativa autonomía estatal financiera, no tanto política. En estas circunstancias el tramado económico e infraestructural están atados a la variabilidad internacional de los precios del petróleo, siendo voluble y en ciertos momentos incierta. Y previsiblemente los primeros pasos en política económica apuntan hacia la reorientación de los recursos petroleros y reorganización de la empresa estatal de petróleos PDVSA.

La política económica está circunscrita y es inseparable de una política petrolera, en un primer momento, si se quiere desprender de ésta hacia la viabilidad de proyectos sociales. Por tanto, los primeros pasos del gobierno en materia económica se dan precisamente en materia petrolera, principal medio de captación de recursos, para que por medio de ellos

101

pueda darse la tan esperada diversificación productiva en Venezuela. Esta política se puede resumir puntuando algunos aspectos: 1. revisión de la política del aumento de la producción de crudo; 2. Fortalecimiento internacional del sistema de alianzas estratégicas para subir los precios del petroleo por intermedio de la Organización de Países Exportadores de Petroleo (OPEP); 3. se suspende el proceso de privatización de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA); 4. prioridad a los equilibrios macroeconómicos y control de la inflación; 5. se continúa con el pago puntual de la deuda externa contraída, y la suspensión de nuevos préstamos con el FMI; 6. promulgación de la ley sobre promoción y protección de inversiones y la ley orgánica de telecomunicaciones. (Lander, 2004).

Las consecuencias de estos ajustes económicos no fueron muy favorables: subió el riesgo de inversión del país; cayó la formación de capital fijo privado y aún más la formación de capital fijo público; hubo fuga masiva de capitales, la mas grande en la historia venezolana; crece el desempleo y la desocupación. El control económico del Estado sobre las diversas áreas productivas de la sociedad venezolana se va haciendo mas fuerte a medida que se va avanzando a través de leyes. La ambigüedad del discurso oficial frente al tipo de “revolución” que se debía llevar adelante en el plano económico, persistía en el impulso de una economía mixta pretendiendo ser, no muy claramente hasta la fecha, un modelo alternativo al neoliberalismo; no obstante, el camino de las estatalizaciones llevadas a cabo en los últimos años, ciertamente no ha llegado a consolidar propiamente una alternativa visiblemente antagónica, si contraria, al neoliberalismo, en una visión estatalista clásica. En materia económica durante los primeros años mayores cambios no existieron, fuera de la política petrolera. No es sino hasta las leyes que promulgó el ejecutivo a través de las facultades de la Ley habilitante de 2001, que realmente se agitó el campo económico, con una fuerte polarización y demarcación de los discursos en disputa.

3.10 La Ley habilitante y el golpe de Estado de Abril de 2002: la división irreversible del campo social venezolano

La muy controversial Ley Habilitante de Noviembre de 2001 daba la facultad al ejecutivo y su consejo de ministros, durante los próximos seis meses, de dictar leyes en materia económica (financiera, tributaria y sectorial) y de organizar administrativamente el Estado. Mediante esta ley, aprobada por el congreso, se buscaba agilizar algunos de los siguientes objetivos y reformas previstos: democratizar la propiedad y la producción; el financiamiento o promoción de modalidades de economía alternativa; desarrollo económico social; fomento de la pequeña y mediana industria; fomento igualmente de la cooperativas y formas alternativas de asociación industrial (Lander, 2004). De las leyes dictadas por el ejecutivo, ya de por si algo que causó bastante molestia, hay en especial tres leyes que causaron mayor reacción por parte de la oposición y los sectores económicos mas fuertes en Venezuela: la Ley de Pesca, restringiendo las áreas pesqueras para dar prioridad a la pesca artesanal; la Ley de Tierras, que se ocupa de la eliminación de latifundio, le otorga el derecho a los campesinos a tierras expropiando a los grandes propietarios de tierra inoficiosas e improductivas, además para asegurar la seguridad alimentaria, creando para ello el Instituto Nacional de Tierra (INTI); y, la ley orgánica de hidrocarburos, para contrarrestar la autonomía que PDVSA había adquirido en los últimos tiempos, y dar lugar

102

a un sistema completo de reparto de regalías (Lander, 2004).

Las leyes aprobadas bajo la Ley Habilitante, y en particular las leyes de pesca, tierra, e hidrocarburos fueron catalogadas por el empresariado y por la oposición política como un atentado a la propiedad privada, argumentando muchos que con ello se confirmaba el carácter estatista o comunista del proyecto político del gobierno. (Lander: 18)

A partir de allí, la división del campo social se quiebra completamente, en la medida que

una vez sancionadas dichas leyes, los empresarios del gran capital agremiados en la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (FEDECAMARAS) como de los trabajadores nucleados en la CTV, sobre todo a los trabajadores de PDVSA, realizan el mayor -y hasta donde sé el único- paro patronal de la historia venezolana, en el mes de diciembre de ese año, con participación igualmente de los partidos de oposición aglutinados en la “Coordinadora Democrática”. Este paro mantuvo paralizado a Venezuela durante un mes, los suministros de alimentos escasearon, se detuvo considerablemente la extracción de crudo y la producción de gasolina, en medio de movilizaciones y protestas de un lado y del otro.

El paro de diciembre, apenas es el abrebocas de los acontecimientos que tienen lugar en Abril de 2002, cuando en una maniobra impulsada por los mismos sectores que propiciaron el paro, sumada esta vez una parte de la alta oficialidad de las Fuerzas Armadas de Venezuela, con apoyo de los medios de comunicación opositores, y probablemente la intervención de servicios secretos estadounidense, se da el efímero golpe de estado el 11 de Abril; aprovechando los confusos hechos, en el choque provocado de dos multitudinarias marchas de los chavistas y opositores, donde caen muertos de uno y otro lado. Se traslada al Presidente Chavez de la casa de Miraflores a una base militar en una isla en el caribe venezolano. Se nombra a Pedro Carmona Estanga, quien preside FEDECAMARAS, como presidente de facto, derogando la constitución de 1999 e iniciando la persecución y arresto de militantes chavistas. Los acontecimientos de los dos días posteriores no tienen antecedentes ni comparación alguna dentro de la movilizaciones populares en Venezuela y tal vez en el mundo recientemente.

La ciudad de Caracas, en estado de sitio, comienza a movilizarse reclamando la vuelta del presidente constitucional, desde los cerros que bordean a Caracas donde se ubican los

barrios marginales y populares, se reacciona. Estas masas populares bloquean con protestas

y van marchando desde allí hacia la zona centro de la ciudad. Para Anibal Quijano “la

decidida acción de las masas populares que logró la alianza de determinadas fracciones militares para derrotar a la quizás más feroz reacción burguesa de hoy en toda América Latina. Es necesario no perderlo de vista: es la primera victoria de las masas populares en América y en el mundo en muchos años. Eso es sin duda mucho más importante que todo lo demás en la escena venezolana, incluido el propio Chávez” (Quijano, 2002). Las acciones que derrotaron la intentona golpista son de tal magnitud que para el 13 de Abril, quienes incitaron el golpe y festejaban el “exito” de tal acción huyeron de Miraflores, entre ellos el presidente de facto Carmona, conocido popularmente desde allí como el “breve”, quien se asiló en Colombia. Chávez finalmente retomó su cargo dos días después del golpe.

103

A partir de los acontecimientos de Abril de 2002, el panorama venezolano no es el mismo y se producen deserciones en el movimiento bolivariano y se inició una “purga” de los sectores en la Fuerzas Militares que participaron del golpe. El impulso que supuso el apoyo de las masas populares al proyecto, que hasta allí no había producido mayores avances materiales, pero si de identificación política, reconocimiento como actores sociales y políticos, se ve en la promulgación y profundización de la política social en Venezuela hacia un no muy claro socialismo de nuevo tipo. A su vez los sectores opositores terminaron por cerrarse, quedando aún mas clara la división de la sociedad venezolana y el choque violento de los discursos los cuales marcan la disputa hegemónica abiertamente antagónica.

… lo con seguridad constituye el cambio más importante que se ha dado en Venezuela a lo largo de los últimos cinco años: las transformaciones en la cultura política y los procesos de inclusión, la incorporación como sujetos de la acción política y organizativa de las mayorías pobres del país que se encontraban no sólo históricamente, sino -en tiempos recientes- crecientemente excluidas. Ha sido ésta la más importante conquista en dirección de una sociedad más democrática. El significado de estas transformaciones se expresó con contundencia en la respuesta de los sectores populares al golpe de Estado. (Lander, 2004: 29)

3.11 La política social y el corporativismo

De aquí en adelante, el gobierno bolivariano de Chávez empieza a dar prioridad a la política social y se impulsa una serie de medidas para mejorar las condiciones de vida de los venezolanos mas pobres y sin acceso a servicios básicos, a través de programas de asistencia social y económica. En lo económico se hace énfasis en la actividad económica cooperativa, pues éstas ayudan a la organización de base, fomentan el empleo, eliminando la intermediación entre productor y comercio. El primer gran programa social del gobierno Chávez es el “Plan Bolívar” del 2000, un plan de emergencia cívico-militar, cuyos objetivos fueron: a. un mayor gasto público y social; b. lograr la cobertura universal en salud y educación. Con la ley orgánica de seguridad social se crean otros programas que ayudarían a complementar los objetivos de emergencia del Plan Bolívar, como el Banco de la Mujer. Con ello se buscaba la participación y control público sobre la gestión estatal. Además, desde las leyes de la Ley habilitante se van abriendo las mesas técnicas de agua y los Consejos Comunitarios del Agua y los Comités de Tierra Urbana, entre otros.

Quizá los mas sonados programas de asistencia social son las denominadas misiones. Las misiones se encargan, especialmente, de la vinculación y el acceso directo a salud y educación, con la política social, de las comunidades mas pobres del país. Respecto a lo educativo se destacan la Misión Robinson que emprende una campaña de alfabetización de adultos en todo el país en las mismas comunidades; la Misión Sucre, sobre la incorporación de adultos y jóvenes a la educación superior; la Misión Rivas intenta incorporar a adultos a que cursen y terminen estudios primarios y secundarios; y la creación de la Universidad Bolivariana, con miras a la proyección de una universidad nacional de acceso universal. En salud, el cual es el componente de la política social que presenta mayor rezago, se crea con

104

la ayuda del gobierno y médicos cubanos el Plan Barrio Adentro, que consiste en llevar los servicios médicos a los barrios periféricos de las ciudades (Lander, 2004).

En lo tocante a lo económico también se experimenta con las misiones: la Misión Zamora, a través de lo estipulado en la Ley de Tierras: esta misión se encargará de la gestión en la entrega de tierra a los campesinos proporcionando asistencia técnica, mercado, infraestructura, servicios y financiamiento para la producción agrícola y/o ganadera de las mismas; la Misión Mercal, con el propósito de comercializar alimentos y otros productos de primera necesidad; y, la misión Vuelvan Caras, para la generación de empleo y la capacitación laboral (Lander, 2005). Aquí, empero, se detectan algunas falencias ya esbozadas anteriormente: la dependencia económica venezolana, pero sobre todo del Estado venezolano, hace que por extensión los recursos de los programas sociales, educativos y económicos estén circunscritos a la disponibilidad financiera producto de la renta petrolera (Lander: 133), por tanto en el tiempo esta agenda social, puede como no, disponer de los recursos más que suficientes, lo cual pude tentar a la corrupción, o que los programas se acaben si los recursos escasean.

Las acciones de la política social se han orientado más a la supresión de limitaciones políticas (falta de poder y de contextos para participar) y culturales (ausencia de reconocimiento y desvalorización de los estilos de vida), que a la remoción de obstáculos de naturaleza económica (pobreza e inequidad). Desde ese punto de vista, no parece enrumbarse la política social a subsanar las privaciones de libertad o limitaciones que ocasionan las injusticias socioeconómicas. Esto es debido a que la pobreza, desde la perspectiva del actual gobierno, es producto no de las condiciones de productividad, sino de las relaciones sociales de dominación y explotación.” Matilde Parra y Tito Lacruz, Seguimiento activo a los programas sociales en Venezuela, Caso de los Multihogares de Cuidado Diario, Informe final, CISOR Centro de Investigaciones en Ciencias Sociales, Proyecto Observatorio Social, Caracas, abril de 2003.

[http://www.apalancar.org/archivos/1006/Seguimiento%20Programas%20Sociales

%20GSCESAP.pdf] (Lander, 2004: 20).

Todo el repaso histórico y programático de lo hecho por el gobierno de Hugo Chavez, el MVR y el conjunto partidos unidos alrededor de un proyecto social y político, e incluso militar con tintes populares, únicamente nos muestra hasta aquí, de forma mas o menos resumida, los acontecimientos que han ejercido mayor impacto sobre la lógica de enfrentamiento y acción de los actores, sobre todo políticos, en la disputa por la transformación del sistema político venezolano. Llegados aquí cabe preguntarse: ¿cuáles son los factores discursivos o superficies de inscripción que hacen que el Movimiento Bolivariano sea un proyecto contrahegemónico de izquierda? Y si lo es ¿bajo qué dinámica articulatoria se inscribe este proyecto y bajo cuáles significantes y estrategias discursivas se disputa el campo social?

3.12 La articulación del movimiento

Como se sabe, el movimiento bolivariano tiene su origen al interior ejercito venezolano, con el EBR-200 de 1977 a 1989, luego el MBR-200 de 1989 a 1994, tras los frustrados golpes de Estado de 1992. En 1994 Hugo Chávez rompe con los demás miembros de la

105

cúpula del MBR-200 y en 1997 el MBR-200 cambia al MVR, participando de las elecciones y ganándolas. El movimiento construye una agenda programática llamada Agenda Alternativa Bolivariana donde se llegan a puntos de diagnostico mejor elaborados sobre la verdadera situación venezolana, puntos estos que llegan a coincidir con los que ya se habían planteado años atrás en la COPRE. Mediante este diagnostico se decanta una propuesta que intenta ser más integral y articulada a la realidad. Con estos reajustes a la propuesta del proyecto bolivariano, se decide la participación en las elecciones presidenciales de 1998, teniendo lugar por ello una serie de discusiones internas sobre las formas de intervención, violenta o procedimental vía elecciones, lo cual provocó serias reacciones por parte de los sectores más beligerantes y violentos.

Hay que decir que en medio de este proceso de rupturas y recambios, el proyecto pasa de ser de una logia militar, clandestina y cerrada, a un movimiento donde se integran muchos mas sectores y consigue el apoyo de ciertos sectores de la izquierda venezolana, entre ellos el PCV - a la postre es el partido político mas antiguo de Venezuela aún vigente- y el MAS en la primera etapa de gobierno, los cuales vieron en el proyecto los delineamientos de un movimiento progresivo. “En términos de las clásicas distinciones entre izquierda y derecha, el proyecto en sus fases iniciales fue heterogéneo y tuvo en su seno incluso posturas que podían ser catalogadas como de un tradicional nacionalismo militar conservador.” (Lander, 2004: 2) Es misma línea, la propia izquierda venezolana se divide entre la propuesta, el PCV y el PPT se unen al proyecto, mientras que los partidos con posiciones socialdemócratas, el MAS y LCR, claramente se alinearon en oposición al proyecto, junto con Bandera Roja. También dentro de la misma izquierda existe un principio de desconfianza frente a proyectos con fuerte componente y origen militar, especialmente después del periodo de dictaduras militares que vivió Latinoamérica en los setenta, a excepción del peronismo en la Argentina, que tuvo tanto apoyos como disensos de la izquierda.

Los temores y dudas recorrían a las dos perspectivas. A pesar de que en primera instancia el proyecto bolivariano no se decía abiertamente de izquierda y se apartaba de cualquier comparación, el giro del discurso a medida que avanzaba fue reivindicando un lugar histórico e afinidad de identidades con esta identidad política (Camejo, 2002); hasta el punto de representar lo que se denomina el socialismo del siglo XXI. Después de la experiencia de Allende en Chile el temor de la izquierda era manifiesto, dada la variedad de personajes y agrupaciones de todas las vertientes políticas y sociales, que en un primer momento simpatizaron con la propuesta bolivariana. También en la izquierda se dudaba del carácter revolucionario de la propuesta debido al carácter reaccionario que han mostrado las fuerzas militares en Latinoamérica; igualmente desde sectores más radicales, se sustentaba que cualquier propuesta venida al poder mediante elecciones, no pasaría de ser reformista.

La desconfianza de los sectores de izquierda no sólo corría en una vía. Al interior del MVR se trató en un primer momento de aislar a los que proponían una política de masas, tal y como lo plantean los marxistas-leninistas, quienes crearon las organizaciones de base “el huracán bolivariano”, los cuales denunciaron también, en un momento dado, cierta derechización del movimiento. De igual manera William Izarra quedó excluido del

106

movimiento por el temprano acompañamiento de los círculos bolivarianos, pasando él finalmente en 2000 a la oposición (Parker, 2001). Retomando lo dicho, el proyecto bolivariano no poseía en su comienzo una posición clara respecto a la izquierda política, en especial la radical. En declaraciones Hugo Chávez destacaba el fracaso tanto de la socialdemocracia como el fracaso del comunismo soviético (Lander, 2005), y en contraste se opone a éstos el proyecto bolivariano. Entonces, ¿qué es el proyecto bolivariano?, ¿cuáles son sus raíces ideológicas, acaso las tiene y cómo construyen un discurso articulador de un campo antagónico social?.

3.13 Las raíces del movimiento

El bolivarianismo como tal no es una doctrina, mucho menos un cuerpo teórico, sino que ha venido construyendo una serie de referentes a través de figuras históricas y heroicas buscando un reapropiación o una reconstrucción de un pasado histórico perdidos o atrapados en medio de la corrupción, deshonestidad de los partidos tradiciones y la oligarquía dirigente del país. En fin, lo que busca el discurso es contraponerse ante al estado de cosas que dieron lugar a la agudización de la situación social y política venezolana después del “caracazo”. La disponibilidad social para aceptar el discurso bolivariano marca una ruptura del cuerpo social frente a los interlocutores directos hacia los que se dirige éste, quienes acumularon durante años susceptibilidades que estallan de manera no organizada. Los sectores que se interpelan son las clases bajas, populares, pequeños empresarios y comerciantes, incluso trabajadores no privilegiados como si lo son los petroleros, es decir, a todo aquel que el proyecto de nación del periodo anterior no había llegado o fue de tajo excluido, pese a la abundancia de recursos económicos del petróleo.

Este discurso era la culminación de una campaña diseñada para polarizar las opciones. Con toda razón, Arenas y Gómez comentan que una de las fuerzas del discurso 'bolivariano' es su capacidad de articulación entre elementos dispersos de crítica y descontento, para reunirlos en una visión dicotómica de la realidad: el antagonismo dibujado entre corruptos y honestos, partidos y pueblo, políticos y ciudadanos, Congreso y Constituyente, puntofijismo y quinta república" (ibíd., 32) (Parker, 2001: 28).

Exacto, es la apertura y división del campo social lo que busca el discurso bolivariano, creando una cierta identidad nacional, apelando a la construcción de las “bases” que dieron lugar a la independencia nacional, buscando una refundación de la patria. La búsqueda de esta identidad se reconstruye en el discurso bolivariano del árbol de las tres raíces: Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora. Los personajes aquí presentados metafóricamente en un espacio intentan dar una imagen del espíritu tripartito del movimiento (casi religioso). Tanto la imagen de Rodríguez como de Zamora viene a servir de complemento y equilibrio a la imagen principal, la del Libertador Simón Bolívar. La figura del “libertador” Simón Bolivar en el imaginario popular, y extendido en Venezuela, no provoca mayores divergencias, mejor, es una imagen que se podría decir es bastante respetada, admirada como en los demás países andinos, por lo cual es un referente integrador. “Así Ezequiel Zamora le da sentido estratégico al discurso bolivariano por el liderazgo que ejerció en los pardos, negros e indios, población segregada social y

107

políticamente del Estado en su lucha igualitaria contra los blancos criollos; y el educador Simón Rodríguez, maestro del Libertador le otorga el carácter revolucionario porque es el símbolo de la investigación científica, de la educación y de los problemas de la producción económica, de la idea de república y ciudadanía y de la importancia de ajustar estos valores universales en proyectos políticos que respondan a especificidades nacionales.” (Lander, 2004: 3)

La retoma simbólica de las figuras de la independencia para el reforzamiento de una imagen de proyecto nacional, con un discurso efectivamente bastante directo y claro, no por ello necesariamente profundo, intentando articular diversos sectores sociales, para hacer historia con el proyecto inconcluso: el de Bolívar en el siglo XIX. Esta concepción de la historia y la proyección de una identidad nacional se contraponen a la imagen casi oficial de la historia independentista narrada generalmente, no vista como una proyección de nación. Anibal Quijano, por ejemplo, a este respecto dice: “Si algo en verdad quiere decir lo bolivariano en la historia de América Latina, hoy no puede ser sino un nuevo momento del proceso de liberación social de nuestros pueblos.” (Quijano, 2002).

Si como dice Quijano, lo bolivariano, sin ser un cuerpo o doctrina ideológica, sirve como mediación simbólica y los efectos del “árbol de la tres raíces” de movimiento bolivariano, al no contar propiamente con ningún contenido en el plano económico o político. Ademas de los efectos integradores, lo bolivariano, en efecto, reactivó las aspiraciones de participación de los sectores populares e inconformes con la institucionalidad presente. Dentro de esta línea, se reactiva también la interpelación y directa relación con ese significante, no sin sesgos y prevenciones, que se nombra como “pueblo”. Lo que logró el contra-discurso bolivariano fue trastocar y dinamizar la cultura política venezolana, al activar la participación y presencias populares en el campo político, movilizando y tratando de formar identidades políticas.

Esta presencia activa de las" clases peligrosas" en el escenario político, crecientemente informadas, movilizadas y organizadas, y su poca disposición a regresar a su pasividad anterior, explica en una importante medida el rechazo al chavismo por parte de quienes ven en esta presencia de los 'otros' -caracterizados racistamente como las turbas y las hordas chavistas una amenaza para sus privilegios y por parte de quienes consideran que las profundas divisiones actuales de la sociedad venezolana son el producto del discurso de Chávez. (Lander, 2005:122)

La activación de la cultura política venezolana tras el quiebre propuesto en el discurso bolivariano encontró respuesta en una vuelta a la centralidad de lo político por parte de sectores populares, entrando de lleno en el campo político; no obstante, también manifestó lógicas de construir lo político a través de identificaciones que tienen como punto focal el trato discursivo sobre lo que puede llegar a significar ese “otro” como contrincante, como adversario y como enemigo. Recordando la instalación del discurso neoliberal del Vecino de clase media y media alta de los ochenta, que identifican y apropian el significante democracia, la entrada de una lógica de articulación social en disputa bajo unas diferenciaciones marcadas de clase y raza en Venezuela. La identificación sobre el “otro” como sujeto político genera la polarización con tonos violentos en las identificaciones

108

parciales que se van construyendo. Desde una óptica dicotómica se van estructurando los planos discursivos sociales en Venezuela.

Ahora bien, la inclusión de sectores pobres y excluidos del país en el debate político, es quizá el mayor logro democrático de una sociedad constituida a través de los sistemas de diferencias y exclusiones, pero esto no significa que la aceptación de su inclusión consiga integrar a la sociedad venezolana en un cuerpo social cerrado. Dos discursos antagónicos de construcción de nación, visión sobre lo social y asociaciones de todo tipo, van a entrar en choque creando un campo de lucha donde las lógicas de articulacion de estos sectores van a definir, en ultimas, cualquier posible formación social y política. Así lo bolivariano interpela a los sectores que logró integrar, siendo desde allí el discurso irradiador -o universal, como diría Laclau-, a través de las diversas identificaciones parciales, apelando a la construcción de pueblo, tanto en sus formas de articulación como en la referencia directa.

Entre todos los posibles discursos que podrían haberse alzado como nucleador del descontento social y de los reclamos bastantes sectorizados y dispersos de los movimientos sociales en Venezuela, el énfasis anti-partido, anti-tradicional del bolivarianismo, fue el que surgió como una opción contra-hegemónica. Como la capacidad del sistema político y su dinámica estructural con el sistema de pactos se vio desbordada ante la incapacidad articulatoria de los partidos, donde los llamados movimientos sociales, por si solos no alcanzaban a ejercer un discurso extensivo, ni apropiado significantes flotantes que dieran lugar a una articulación mayor fuera de sus propias particularidades. El discurso bolivariano sirvió en un primer momento para enlazar dichos descontentos contra los partidos y sus pactos, ya desbordados. El discurso de Chávez y el MVR surgió, tal vez como el único que identificaba estos reclamos, y al no haber mejores propuestas, copó el espacio vaciado de la crisis de representatividad de los partidos políticos venezolanos, alzándose como un universal equivalente de la cadena de demandas.

3.14 El populismo

La identificación del proceso bolivariano con el populismo es muy recurrente académica como mediáticamente. Sin embargo, los mismos partícipes de éste intentan desprenderse de esta marca, por la asociación que generalmente se hace como práctica demagógica “Además, los populistas nunca se autoidentifican como tales, sino como revolucionarios, nacionalistas o con el nombre del prócer de sus respectivas” (Parker, 2001: 14). Tal y como lo resalta Laclau en La razón populista, los significados mediante los cuales se ha tratado de estudiar el fenómeno están basados en grandes sesgos sobre lo que se entiende como pueblo. Aquí se coincide con la posición que toma Laclau frente al populismo, como una lógica articulatoria política y social, mecanismo de interpelación de formas que pueden, como no, ser de carácter democrático, cuya concepción puede ser aplicable a casos que generalmente no se han conocido como populistas. El populismo como lógica de articulación política no se asienta particularmente sobre una alternativa política definida, el populismo puede ser tanto de derecha o de izquierda, neoliberal, o estar presente en regímenes autoritarios. No es exclusivamente una cuestión discursiva o ideológica que, y de acuerdo a Dick Parker retomando a Nicos Mouzelis, “la práctica discursiva no podría

109

desligarse de las características y conformación de clases de una sociedad determinada, insistiendo, además, en que las características político organizativas de los movimientos eran por lo menos tan importantes como su discurso.” (Parker: 15).

Desde esta perspectiva, lo que se denomina “pueblo” pasa de un estado pasivo, como receptor de un conjunto de discursos acerca de lo social, con un líder u organización proveedora del mensaje; para pasar a ser activo participe de su misma constitución y desenvolvimiento, donde los desplazamientos discursivos constantes, carencia fundamental de homogeneidad, circulación de significantes articuladores, hetereogeneidad conformativa, son sus características principales.

imaginario populista no se construye como una arquitectura de significaciones más o menos

unívocas, más o menos coherentes, articuladas por nexos semánticos más o menos previsibles, sino como una nebulosa ambigua y polinucleada de significaciones, en la que sus varios núcleos -la nación, el partido, la democracia, el voto- se hallan jerárquicamente referidos a un único sol semántico, polisémico, que es el pueblo. (Madriz: 2002: 81)

el

Lo que logra construir a un pueblo, no está tanto las significaciones -aunque son importantes porque no están estrictamente significadas como tal, pues si no hubiese espacio para que los sectores articularan su propias significaciones en un conjunto mas amplió o cierta apertura del significado sería menos viable la construcción de un pueblo- sino en los significantes. Nación, partido, democracia, anti-imperialismo y otros, no pueden ser significantes de un sistema cerrado de significación; la polisemia, las variaciones contextuales, el carácter abierto e inestable, son condicionantes de la construcción de pueblo en una cadena de demandas. La articulación de un campo social contra-hegemónico se basa en el control del significanante, en otras palabras, de la dinámica social y política que establece las bases para lucha lucha por el significante, obviamente, está disputa se constituye en condiciones asimétricas. También habría que decir que esta misma inestabilidad en la formación de significados, lo es también en la construcción de identidades, y sus resultados no son previsibles porque sus lógicas de construcción no tiene carácteres predictivos ni teleológicos.

La posibilidad de existencia de la propuesta bolivariana se da, porque depende de los caracteres articulatorios antagónicos de los sectores excluidos del sistema de diferencias social. Los caracteres ambiguos de las primeras etapas del proceso, no hacen sino confirmar que el carácter del proyecto bolivariano se demarcaba abiertamente del sistema de referencia anterior, aprovechando la crisis de hegemonía de los partidos tradicionales y la ruptura de las élites, desbordados por las demandas de participación. Se da también por la ruptura radical del sistema de diferencias de la “partidocracia” y su sistema de mediaciones, y la predisponibilidad para decisión de cambiar el rumbo de la nación y constituir una hegemonía.

Lo anterior puede sonar claro si se entiende la primera parte del proceso desde 1997 a 2002, los debates en torno a la constituyente, los avances participativos de la constitución, la creación y participación en nuevas organizaciones políticas, el cambio y reactivación de lo

110

político como eje central en lucha de la sociedad, etc. Sin embargo, y en contraste, el personalismo y carisma de Hugo Chávez, las identificaciones violentas del “Otro” bajo las cuales se confronta en el espacio público y mediático, tanto de un lado como del otro, el constante clima de tensión, señalamiento y mutuas acusaciones, la vuelta de un sistema clientelar y corrupto de gestión estatal, la centralización excesiva; el en ocasiones injustificado peso decisorio de la figura presidencial, el corpotativismo como mediación estado-sociedad, parecen dar pistas contrarias al espíritu abierto a la participación y clima de centralidad de lo político de los primeros años.

3.15 El personalismo, autoritarismo y posible perdida de los primeros logros

Gran parte de las divergencias frente al proceso bolivariano se deben a la figura visible y al liderazgo de Hugo Chávez. Sin lugar a dudas, el ascenso al poder de un militar golpista vía electoral, es uno de esos pocos casos curiosos que se dan en la historia (ni tan curioso o propio de Latinoamérica, recordemos también a Hugo Banzer en Bolivia, aunque este tuvo éxito en su golpe de Estado, no así Chávez), pero que en una mirada histórica de la estructura social, política y militar de Venezuela, su carácter curioso es explicable. Este liderazgo se ha caracterizado por su beligerancia en temas nacionales e internacionales, por haber reanimado a la O.P.E.P. en un momento de capa caída, por apoyar a candidatos en toda Latinoamérica cercanos a la izquierda, además por tener una pelea casada con el gobierno de los Estados Unidos, el imperio como a él se refiere, también, al impulso y apoyo económico de estrategias contra-hegemónicas como la Agenda Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) bajo el ideario integrador de Bolívar; además de sus acercamientos con líderes controversiales e ideológicamente distantes como Irán, entre otros.

Por esta y muchas más razones, que no cabrían en este escrito, la persona de Hugo Chávez es fundamental en el carácter que ha tomado las discusiones alrededor de la transformación del sistema político venezolano. El personalismo, el populismo y hasta el mesianismo son algunos de los calificativos tras los cuales se le describe. Gran parte de la crítica del proceso se realiza en torno a su figura, más que al proceso mismo. Este es el momento en Colombia que conocemos más de él que de la propia situación venezolana. Este matiz y particularidad es la que se explota más por los medios de comunicación y la visión que se emite de Venezuela. En otras palabras, Venezuela no es más que un espacio vacío donde se parece instalarse la figura autoritaria y dictatorial de Hugo Chávez.

El peso protagónico del pueblo que prometió la constitución y que defendió en las calles en Abril de 2002, se ha ido esfumando a medida que es la figura del Presidente la que se apodera de ese protagonismo. En lo esencial, poco es lo que se ha avanzado hasta la fecha en los marcos participativos, los mecanismos de participación han sido cooptados por redes clientelares, existe poca socialización de los aspectos programáticos del MVR, por tanto las decisiones mayores son impulsadas desde las cúpulas y sus mecanismos de debate (Parker, 2001). En cuanto a lo económico, el desprendimiento de la dependencia monoproductora petrolera no se ha podido realizar, la devaluación constante del bolivar no ha sido detenida; no se ha decantado una industria ni sector agrícola fuerte, el Estado sigue teniendo la

111

misma inoperatividad e ineficacia de gestión. Es decir, no se ha consolidado como un modelo antagónico al neoliberalismo -si contrario-; la estatalización y la fuerte intervención en la economía por parte del estado así lo prueban. Todo ello ha dado al traste con parte de los aspectos de populares del proyecto.

Tanto es así, que la identificación misma en los documentos examinados cambia el registro del fenómeno en el significante del proyecto sufriendo sutiles desplazamientos enunciativos, variando entre “chavismo” cuando se analizan los rasgos regresivos que se han enunciado, y de “bolivariano” cuando se hace mención de los marcos participativos, de apertura popular y democrática.

Si el proyecto chavista avanza o no en la dirección de cambios en las relaciones de poder y hacia una sociedad más democrática y participativa, ya no depende principalmente de su contenido doctrinario originario. Son más determinantes las luchas sociales y políticas que se están desarrollando, las correlaciones que se den entre las fuerzas del cambio y las de la oposición, el aprendizaje colectivo de los sectores populares y su capacidad para generar instrumentos organizativos propios, la medida en que se supere la severa ineficiencia de la gestión pública, las características que asuma hacia el futuro el liderazgo de Chávez, los deslindes político- organizativos de las llamadas fuerzas del cambio y la constitución de organizaciones políticas más sólidas, así como el contexto latinoamericano e internacional. (Lander, 2005: 117)

Todo lo anterior es la manifestación del antagonismo de los espacios políticos que no han encontrado una vía adecuada para la resolución del espacio conflictivo de la realidad política y social de las problemáticas de la sociedad venezolana. Lo cual quiere decir que las contradicciones parecen expresarse de manera más intensa y radical, cada vez que el espacio político de la realidad venezolana se ve más diversificado, y que de cierta forma, los actores sociales ven la posibilidad de viabilización de sus demandas a través de espacios políticos sin mediación de los canales clásicos, para que sus problemáticas y aspiraciones sean resueltas, deben ellos mismos expresarse en espacios políticos y abrir otros, y hacer de ellos espacios para la trasformación. La tensión generada por las perspectivas de los proyectos es, creo, algo positivo, pues estos antagonismos y tensiones son el motor de la dinámica política y social de cualquier sociedad democrática o en vía a ello. El problema está centrado en la naturaleza de los mecanismos y procedimientos para el trámite de los conflictos, y especialmente del grado de democratización de la cultura política de la sociedad.

La crisis en transformación del sistema político venezolano, para Latinoamérica, significó la reapertura del debate que parecía empolvado por el triunfo electoral del neoliberalismo, solamente sostenido por las tenues voces de crítica desde las izquierdas revolucionarias. La pregunta que abre el proceso venezolano es ¿Qué pueden hacer los proyectos de transformación de izquierda en medio del panorama neoliberal, en los sistemas democráticos de elecciones, cuando ellos han ganado el espacio abierto, dado el desgaste al que en algunos países ha tenido este tipo de modelo social, económico y político?

En medio del escenario de crisis en transformación que podemos ver como se están reconfigurando y acomodando fuerzas políticas, sociales, económicas y de formación de

112

colectividades y subjetividades, que no son simplemente expresión de una sociedad en el marco del tradicional Estado-Nación, entendida la complejidad a la que se ajusta este tipo de análisis. Creo, complementariamente, que se están a poniendo en la mesa nuevos aspectos particulares y característicos de la configuración de un momento decisivo en la historia de los sistemas políticos en general, en el marco de la economía mundo capitalista. Es decir, del transito a largo plazo de un sistema histórico a otro. La transformación del sistema político venezolano es quizá la manifestación de un momento de bifurcación, en palabras de Wallerstein, del sistema histórico moderno, y de la dinámica que puede contener las posibilidades de dicha transformación.

En definitiva, no creo que la consolidación o que la caída del proyecto bolivariano sea definitivo o decisorio de la posibilidad de proyectos de transformación política y social, para nuestra región, principalmente porque la transformación del sistema político venezolano no depende tanto de la reconfiguración del aparato estatal o del ideal integracionista bolivariano, que son cambios de corto plazo. En perspectiva, lo fundamental se juega en las transformaciones cotidianas del espacio político, de la concepción de lo político y de la práctica política. Historiográficamente los acontecimientos de las últimas dos décadas, son el registro de un proceso de larga duración, que depende de una infinidad de factores, pero que marcan ciertas tendencias que vislumbran la gran inestabilidad interpretativa de estos procesos que se marcan por los hechos en el corto plazo. Las posibilidades de la transformación de un sistema histórico se generan desde hoy.

113

CAPITULO IV

EJERCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL (EZLN)

4.1 La revolución de 1910 y las tres macro-regiones mexicanas

El siglo XX se abre con la Revolución Mexicana, la primera gran revolución social de Latinoamérica. Las consecuencias, dinámicas y alcances de esta revolución van a traer para México efectos y tiempos desiguales, los cuales condicionarán el destino de las grandes regiones o macro regiones, norte, centro y sur. Las imágenes de las figuras heroicas de Francisco Villa (norte) y Emiliano Zapata (sur) debido al enfoque sobre los aspectos sociales de la revolución de 1910, se han arraigado en el imaginario popular mexicano, afianzando los lazos de comunidad imaginada de la nación, orgullosa de su revolución, de sus orígenes y de su historia. No obstante, los logros sociales y económicos de la revolución de 1910 tardaron, si es que nunca llegaron o se materializaron por completo al sur del país. Según recuerda Carlos Aguirre, la Revolución Mexicana, en una perspectiva de larga duración, fue un movimiento organizado, promovido y conducido por las gentes del norte del país, donde se alcanzó a producir una agricultura más capitalista y tecnificada, se desarrolló la minería y las industria de los metales, se formaron las principales élites políticas y económicas de México, teniendo un mayor grado de alfabetización a la media del país. Es decir, la Revolución Mexicana significó para el norte el gran paso en la “modernización”. La región centro, donde se encuentra la capital del país, concentra el poder político de la nación, allí los efectos de la Revolución desencadenaron profundas transformaciones sociales, por el impulso de la región norte. Mientras tanto, en el sur dicha ola de transformaciones modernizadoras, poco o nada, afectó las estructuras de poder y las sociales (Aguirre, 2001).

Entre los estados de la federación Mexicana encontramos a Chiapas, epicentro del movimiento zapatista, asumiendo parte del destino de la macro región sur mexicana. El estado de Chiapas durante la colonia hizo parte de la Capitanía General de Guatemala, y en 1824 mediante plebiscito se integró a México. Esta región selvática del sureste fue considerada como una zona de refugio indígena, donde también se resguardaban algunos políticos, quienes sin mayor oportunidad o desterrados de otras regiones experimentaban con sistemas anticlericales y semisocialistas. El centro consideró siempre a Chiapas como una zona de reserva para futuros proyectos para propio beneficio del centro. La base económico y social giraba en torno a los grandes latifundios y haciendas, los cuales constituyen el modo de asociación básica. “El sur permanecía como ese espacio que, una vez más, volvía sólo a cumplir esa difícil tarea de larga duración que la historia parece haberle encomendado, desde los tiempos de la remota conquista española: el rol de zona de refugio de los actores que son expulsados, por múltiples y muy diversas razones, de las

114

contiendas del centro del país”. (Aguirre, 2001: 14).

En lo fundamental, tanto los procesos independentistas como la integración a México para las comunidades indígenas presentes en Chiapas, no representaron mayores cambios ni transformaciones (Fábregas, 2001), por tanto las instituciones y formas organizativas básicas de los tiempos coloniales se mantuvieron parcialmente intactas, incluso después de la revolución, tal y como ya se ha advertido. El motor de tres tiempos como califica Aguirre a México en la formación y con divisiones tan marcadas, apenas en los tiempos presentes, el EZLN y los pueblos indígenas chiapanecos están demandando algunos de los principales logros de la Revolución de 1910 y precisamente a la institucionalidad que se presenta así misma como heredera de esta revolución.

4.2 La institucionalización de la revolución, la hegemonía priísta y la formación de la izquierda mexicana

En México, la institucionalización de los logros de la revolución dio pasó a la formación de un partido hegemónico, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) 26 , el cual desde su fundación en 1929 hasta el 2000, mantuvo el control del congreso y la presidencia. A partir de allí esta hegemonía se ejerció bajo los signos de la Revolución Mexicana, la cual fue marcadamente nacionalista revolucionaria en sus primeras épocas, pero luego del largo periodo en el poder fue asumiendo métodos menos democráticos y simbólicos para mantener su hegemonía, entre represión, cooptación, corpotativismo y corrupción sostuvo su poder en los últimos tiempos (Fábregas, 2001).

Desde aquellos tiempos la irradiación de los logros de la revolución acapararon el espectro político mexicano radical gracias al mote revolucionario que tomó el partido de los veteranos de la revolución, esto último en detrimento de la izquierda radical. Para 1919 se funda el Partido Comunistas Mexicano (PCM), entre 1929 y 1935 opera clandestinamente adoptando las directrices de la tercera internacional y llegó a formar una central obrera comunista. Con la llegada de Lázaro Cárdenas a la presidencia y la doctrina de conformación de frentes populares en la lucha contra el fascismo, el PCM se prepara a formar dicho frente con el PRM, con lo cual acaba perdiendo una oportunidad como alternativa política (Bartra, 2005). La insistencia de la tercera internacional en la creación de los frentes únicos durante la década del veinte por tanto, durante y después del Maximato de Plutarco Elías Calles y con la llegada de Cárdenas, el PCM mantuvo su política de formación alrededor de una clase; luego, con el VII congreso de la Internacional Comunista y su cambio estratégico a los frentes populares de “unidad a toda costa”, el PCM obedeciendo los dictámenes de la IC, gira su posición respecto de Cárdenas y a su proceso de apertura política (Retana, 1996).

26 Fundado en 1929 por el entonces presidente Plutarco Elías Calles bajo el nombre Partido Nacional Revolucionario, con el propósito de dar acceso al poder a los veteranos de la Revolucion. Luego en 1939, cuando Lázaro Cárdenas presidía el gobierno, el partido cambió de nombre a Partido de la Revolución Mexicana (PRM) e incluyó a las principales centrales obreras. Finalmente, en 1946 toma el nombre con el cual actualmente se conoce, como medio para denotar que las instituciones y no los veteranos son los continuadores de la revolución

115

Entre los militantes del PCM se destacan las figuras de Diego Rivera Y Frida Khalo, quienes dieron acogida a Leon Trotsky. Las luchas internas entre el Stalinismo del PCM

con facciones trotskistas, resultó en la Expulsión de los artistas del PCM. Mas allá de eso,

el PCM se fue perdiendo, nunca en la historia mexicana tuvo mayor trascendencia social ni

electoral y la poca que obtuvo fue disminuyendo al paso de los años, aunado al afincamiento del PRI (Bartra, 2005). Entre los años de su fundación y disolución, el PCM fue asumiendo posiciones cada vez mas moderadas, se acercó de manera especial al eurocomunismo y al reformismo socialdemócrata. Finalmente, el PCM, uno de los primeros partidos comunistas y más antiguos de Latinoamérica se disuelve en 1981, y muchos de sus miembros pasaron al año siguiente del Partido Socialista Unificado de México (PSUM), que tuvo una corta existencia al integrarse al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1989.

La escasa oportunidad de la izquierda radical, se debe en gran media a la toma hegémonica de la estructura partidista del PRI sobre los principales significantes y símbolos de la Revolución Mexicana, entre estos significantes e identidades “izquierda” fue uno de ellos. En efecto, el PRI es el partido heredero de los postulados revolucionarios, después del Maximato, se afianzó como el partido más importante del país. A través del nacionalismo revolucionario los avances en los temas sociales, reforma agraria, identidad obrera, democracia, nación, etc., fueron tomados e identificados por la población mexicana como los más importantes y principales avances, siendo asociados con el PRI.

En un país así, ser de derecha era sencillo: bastaba colocarse en la oposición al régimen. En cambio, en el reino de la revolución institucionalizada, la izquierda siempre tuvo problemas de ubicación y de identidad, sobre todo aquella que no alineaba con el nacionalismo revolucionario, la corriente política usufructuaria del proyecto reformista derivado de la insurrección de 1910. (Bartra: 289)

En la disputa por los significantes, por convertirse en un núcleo de las demandas populares, la izquierda partidaria como el PCM, poco tenía por hacer, y esto lo confirma los setenta años de hegemonía priísta; no sin que se hayan producido intentos por desidentificar al PRI como partido de izquierda. Pero no fue sino hasta la década del treinta con el Gobierno de Lázaro Cárdenas cuando quedó asentada y asociada la izquierda al PRI. Entre 1934 a 1940, el gobierno de Cárdenas fue el que más avanzó, después de la revolución, en temas de proyección social en México, y es aun reconocido como tal. El proyecto cardenista incluyó

a sectores dispares de la sociedad mexicana desde los obreros, pasando por campesinos

sectores populares hasta los militares, se caracterizó por su progresismo en temas infraestructurales, la nacionalización del petróleo, y creación de la estatal petrolera

PEMEX. También es recordado por el apoyo a la república española durante la guerra civil

y por acoger a una gran cantidad de exiliados políticos españoles como al propio Trotsky.

En fin, a partir de los legados del cardenismo se estructuró completamente el PRI, su hegemonía y parte de la dinámica estructural del sistema político mexicano. Posteriormente el gran partido de izquierda actual en México el PRD, recoge como una de sus figuras centrales y de planteamientos programáticos la popular obra de Cárdenas.

116

4.3 El indigenismo, ideología nacional: la colonialidad del saber como política de poder

Es también parte del legado cardenista la creación de numerosos centros de educación e investigación, entre ellos el Instituto Nacional Indígena (INI), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Ya en el capitulo sobre el MAS-IPSP se había hecho mención del trato que se había ejercido sobre la cuestión indígena desde al nacionalismo revolucionario, y se contaba en una cita cómo, en Bolivia al igual que en México, se intentó mediante la aplicación de medidas estatales la “bolivianización” del indígena, en comparación con el caso mexicano. Pues bien, las políticas de Estado alrededor de la cuestión indígena en México tuvieron toda una estructura académica de justificación de esa mexicanización del indígena. Estos institutos y escuelas, antes mencionados, eran los encargados del diseño estatal de las políticas indígenas desde la década del cuarenta. El enfoque indigenista mexicano tenía, en efecto, como propósito implícito la desindianización del país, todo vestigio colonial era vergonzoso para la proyección de la nueva identidad nacional, tratando de integrar al indígena en ella. “Esta política buscaba la modificación de las formas de sociedad y de cultura de los pueblos indios, de sus hábitos económicos, para hacerlos congruentes con los patrones del desarrollo puestos en marcha por el Estado Nacional.” (Fábregas, 2001: 11).

El proyecto nacional mexicano de la Revolución Mexicana demanda la construcción de identidades sobre una proyección de nación como comunidad de cultura. Claramente la formación de identidades cuando no las incluye en colectivos sociales, las excluye y, en el mejor de los casos, se articula en un proyecto donde las comunidades participen de la experiencia por una voluntad colectiva. En México el indigenismo se enfrentó desde el principio a este dilema: integrar o preservar. De allí surgen las preguntas, sí se integra, ¿Qué se integra?, O sí hay que preservar, entonces, ¿Qué se preserva? Lo que suponía que para el proyecto de nación lo indígena no podría desaparecer pero tampoco aislarse (Fábregas, 2001). La mejor manera de llevar a cabo ello era justificar la integración indígena al ideario de la comunidad política que es la nación. El INI se encargaba de los diseños políticos desde la academia, por su parte la ENAH formaba a los antropólogos e historiados que aplicarían los diseños ya en las comunidades. Mientras, las bases epistemológicas, conceptuales, metodológicas y teóricas tienen su asiento en los enfoque de “La etnohistoria y la arqueología [que] estarían dedicadas al conocimiento del pasado prehispánico y a demostrar e mestizaje como hilo conductor de la historia mexicana.” (Fabregas: 12).

Para el caso mexicano tanto la etnohistoria como la arqueología, además de ciencias, son ideologías que ayudan en la formación de la nación y el asentamiento “racional” de las bases estatales y la implementación de políticas -colonialidad del saber-, dentro de las relaciones racializadas de poder. Este ejemplo del indigenismo como política integradora de las comunidades indígenas bajo los designios de la nación logró ampliarse y extenderse, a tal punto, que el indigenismo pasó a formar parte del nacionalismo revolucionario, y su experiencia tan difundida en Latinoamérica, incluso formando el Instituto Indigenista

117

Intermaericano cuya sede principal se instaló en Ciudad de México (Fábregas: 14).

4.4 1968, la masacre de estudiantes en Tlatelolco y la colonización de la selva chiapaneca. Fracturas del sistema político mexicano

Las mediaciones políticas con el Estado en México estaban subordinadas a relación hegemónica del PRI y las instituciones de partido-Estado. Por tal motivo, los escasos margenes de protesta y demanda se cierran a las alternativas de intermediación partidista. En la década de los sesenta, las demandas de diversos sectores de la población mexicana buscaban la apertura de nuevos espacios de mediación, entre ellos las protestas y demandas del sector estudiantil universitario comienzan a tener capacidad de movilización. El movimiento estudiantil mexicano es trágicamente recordado por los sucesos que dieron lugar a la masacre de estudiantes, aun sin cifras certeras sobre el número de muertos ese día, en la plaza de las tres culturas de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968. Este movimiento inserto en la revolución cultural planetaria de 1968, empieza a marcar el declive de las estructuras partidistas del sistema político mexicano, al cual se sumó la crisis económica de 1968 a 1972, situándose este tiempo como un periodo de transición, y agotándose asimismo los efectos progresivos de largo plazo de la Revolución mexicana (Aguirre, 2001).

Más o Menos por este mismo periodo, al sur de México, se iniciaba un nuevo proceso de colonización de la selva chiapaneca, con estas colonizaciones de indígenas y mestizos a partir de la década del setenta, el Estado mexicano buscaba ampliar la frontera agrícola. Este proceso de colonización estuvo acompañado por la iglesia católica, organizando desde la diócesis de San Cristóbal de Las Casas, teniendo a las comunidades como bases eclesiales. El auge de la teología de la liberación fue uno de los elementos centrales para la intervención de la iglesia católica en la formación de las comunidades de colonos en Chiapas. También en este proceso intervinieron y prestaron apoyo ONG, grupos de izquierda, organizaciones campesinas y obreras e incluso las agencias locales del INI. (Barabas, 1996).

La teología de la liberación jugó un papel importante en la justificación de la colonización de la selva chiapaneca. En 1968 llegaron los primeros catequistas y estudiantes a San Cristóbal de Las Casas, desde su particular concepción de la religión y la política, vieron en los indígenas de Chiapas, en comparación con el pueblo judío durante el éxodo, a ese pueblo que buscaba una nueva tierra prometida (Fabregas, 2001). Como se sabe la religiosidad de las comunidades indígenas mexicanas tiene un fuerte arraigo, no se olvide que la virgen de Guadalupe, principal icono religioso mexicano, se le apareció a un indígena. Pues bien, el factor religioso tiene un peso en la formación de la bases organizativas de las actuales comunidades zapatistas en la selva Lacandona. Además de la organización religiosa en torno a la diócesis de San Cristobal, en estos tiempos también se formaron las primeras organizaciones con fines gremiales y políticos en Chiapas.

A la par de la creación de las organizaciones, se van reintroduciendo las figuras históricas de la revolución mexicana, mas o menos desconocidas para las comunidades chiapanecas. Este proceso de introducción puede verse en los nombres que poseen dichas

118

organizaciones, entre ellas contamos a la Organización Campesina Emiliano Zapata (OCEZ), a la Asociación Campesina Emiliano Zapata (ANCIEZ), la Central Campesina Independiente (CIOAC), y la más importante de ellas es la Unión de Uniones-ARIC, alcanzando a integrar a más de 150 comunidades en su lucha por el acceso a tierras (Fábregas). A la postre, sobre las estructuras de esta última organización crecería lo que sería el EZLN. Asimismo, para la década de los ochenta se introduce en Chipas un grupo de estudiantes provenientes del estado Nuevo León, de formación marxista y radical, rezagos de una formación guerrillera de los años sesenta: las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN), establecerían en Chiapas una pequeña unidad integrada en las organizaciones indígenas, en especial, en la ARIC, de la cual surgirían las principales figuras de la guerrilla zapatista, entre ellos el Subcomandante Marcos (Bartra, 2005).

A mediados de la década es ya evidente que al país le urge un cambio de rumbo y también queda claro que no será el planteado por la izquierda política y social en las jornadas de 1983, sino las recetas de ajuste macro económico, desregulación, privatización y apertura comercial, que preconiza el Fondo Monetario Internacional (FMI). Éste es un viraje histórico hacia una economía extrovertida y excluyente, que desmantela el Estado social mexicano y deja sin sustento redistributivo al mecanismo clientelar que por más de medio siglo le había dado estabilidad al sistema de partido único. (Bartra, 2005: 297)

Según la periodización propuesta por Aguirre, la década de los ochenta se constituye en la bisagra del declive del sistema autoritario sobre el cual se había sentado la democracia del PRI durante cincuenta años. El ciclo de protestas que empezó en 1968 condujo a la desconfianza política de sectores mexicanos que reclamaban la apertura de espacios democráticos del sistema político. En parte, tales demandas y reclamos surtieron efectos jurídicos y constitucionales, consignados en la reforma constitucional de 1977, cuando se lograron pequeños ajustes para la oportunidad de participación política de sectores que no habían podido ser incluidos. Entre estos ajustes se cuentan: apertura de puestos en el congreso; se logró la adición de presupuesto para los partidos de oposición: y, finalmente, se legalizó el PCM (Aguirre, 2001). Sin embargo, estos paliativos no significaron el desplazamiento del PRI, pues fueron muy cuidadosos en reguardar su papel hegemónico.

4.5 La izquierda partidista: PRD

A pesar de ello, el PRI ya sufría serias fracturas internas cristalizadas a mediados de los ochenta. En 1988, el Frente Democrático Nacional (FND) se presenta a elecciones a la cabeza de Cuauhtemoc Cárdenas, nieto del recordado Lázaro Cárdenas, como una fracción de izquierda escindida del PRI. Esta organización fue base para la formación del PRD en mayo de 1989, junto con el Partido Mexicano Socialista, el Partido Socialista Unificado de México y otras pequeñas organizaciones de izquierda, incluidos comunistas. Presumiblemente, el FND habría ganado las elecciones de 1988, pero bajo unas cifras manipuladas por el PRI, finalmente este último partido continúo en el poder.

Sin estructura organizativa ni programa claro, sin dinero y con los medios de comunicación de espaldas, Cárdenas recorre el país entre movilizaciones espontáneas de cientos de miles de simpatizantes y sorpresivamente el 6 de julio gana las elecciones. Y digo gana, porque una

119

semana después -cuando se habían contado el 54% de las casillas y el mismo porcentaje de los votos- el FDN tenía el 39% de los sufragios, mientras que el PRI sumaba 35% y el Partido Acción Nacional (PAN) 21%, lo que presuntamente definía una tendencia irreversible. Certeza estadística que, sin embargo, se revirtió cuando en el resto de las casillas el porcentaje de votos por el PAN se mantuvo en 21%, pero misteriosamente el FDN cayó al 12% y el PRI subió al 67%, lo suficiente para que el candidato del sistema se alzara con el triunfo. Sobra decir que los paquetes electorales de las últimas 25 mil casillas nunca se pudieron revisar, pues por acuerdo del PRI Y PAN fueron quemados (Barberán, Cárdenas, López Monjardín y Zavala, 1988). (Bartra, 2005: 300)

El PRD se funda a partir de la coaliación e integración de fracciones de izquierda bastante disímil, desde reivindicaciones antisistémicas, del nacionalismo revolucionario, como de sectores institucionalizados, pero teniendo en común la profundización y realización de los logros de la revolución de 1910, y del rescate del legado cardenista de la década de los cuarenta. A lo largo de los años, el PRD se ha constituido como el partido de oposición del sistema político mexicano, sus principales logros electorales y políticos han consistido en las seguidas alcaldías de la Ciudad de México, desde la cual se ha asentado su política en contra tanto del PRI como del Partido Acción Nacional (PAN) de derecha, disputando la presidencia, y convirtiéndose, en las últimas elecciones presidenciales, en el segundo partido político de México.

… no llama la atención que en la conformación del PRD se haya visto la influencia sobre el pensamiento de gran parte de la izquierda mexicana de la teoría social europea a favor de los movimientos sociales. Desde esta visión, el partido surgió como articulador de diversas organizaciones sociales, privilegiándose la movilización sobre la institucionalización y dando a Cárdenas grandes márgenes de maniobras por sobre el partido. De esta manera, la estructura del PRD fue desde sus inicios bastante laxa, siendo más un conjunto de corrientes y organizaciones aglutinadas en tomo al liderazgo de Cárdenas que un partido claramente institucionalizado. (Diez, 2006: 57)

Además, el PRD entró a disputar, como efecto simbólico, no sólo el poder, sino además la propia narración histórica y el pasado revolucionario como legitimidad ante la corrupción y desviación de los valores revolucionarios del PRI. (Diez, 2006). La izquierda partidista como el PRD, entra también en cierta disputa por llenar el contenido del significante izquierda en México; esta disputa simbólica y política, más que en articulación en aglutinación con los otros sectores de izquierda presentes en México. Las identidades que toma la izquierda méxicana pueden dividirse en tres: “En México tenemos una izquierda parlamentaria y posibilista encarnada en el PRD, que cogobierna y legisla; una izquierda antisistémica y utópica animada por el neozapatismo, que sostiene inspiradoras experiencias autogestionarias, y una izquierda social materializada en gremios y organismos civiles, que promueve frentes populares, convergencias, redes, campañas ”

Pero mientras cada quien vea para su santo no hay nada que hacer

(Bartra, 2006: 331)

4.6 La “Otra” izquierda: la irrupción del EZLN en 1994

Esta izquierda, la “otra” izquierda, la zapatista, irrumpe el 1º de enero de 1994, en Chiapas, cuando era impensable que una nueva confrontación armada se iniciara en Latinoamérica,

120

después del fracaso de los movimientos armados de izquierda de los sesenta; mucho menos en México, al entrar en vigencia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) precisamente ese día, con lo cual las élites y el Estado mexicano entrarían presumiblemente en la era de la modernización rápida, a través de la vía del libre mercado y la circulación sin restricciones de mercancías, no así de personas. Cuando se suponía que ese día histórico sería para la celebración del pasó al primer mundo de México, no obstante se estrellaría con lo real de su situación como país periférico. Las tomas guerrilleras de los cascos urbanos de Chiapas por parte esta pequeña y mal armada formación guerrillera, no estuvo en los cálculos de los mas pesimistas, siquiera de la más optimista izquierda radical. Para entonces, nadie suponía que la irrupción de los indígenas de Chiapas acapararía los diarios de los próximos meses, ni que con su incursión simbólica en el escenario político mexicano e internacional, se abría un ciclo político para la izquierda que, aún hoy en día, tras mas de quince de lucha mas político-simbólica que de confrontación armada, pero sobre todo política contrahegemónica, continúa.

El muy recordado encabezamiento de la Primera declaración de la Selva Lacandona:

“Somos Producto de 500 años de Lucha”, marcó de manera especial la retórica discursiva con la cual el EZLN se distinguiría abismalmente de otras formaciones guerrilleras. La primera declaración deja ya claro algunos de los principales aspectos discursivos y estratégicos que adoptará el EZLN a lo largo de estos años. Aunque este primer documento, dista mucho de lo que conocemos hoy en día de sus principales documentos, no deja de tener cierto impacto metafórico, con el cual intentan interpelar a la sociedad civil mexicana. Se presentan como una guerrillera producto de la historia de largo plazo, con unos problemas de corto y mediano plazo dentro de una narrativa de la México desde el porfiriato, la revolución mexicana, la presentación de las figuras heroicas de Villa y Zapata, las luchas estudiantiles del 68, la explotación de los recursos naturales, de como ellos denominan dictadura priísta; hasta aspectos del corto plazo coyuntural, como las próximas elecciones, la situación social de las comunidades indígenas chiapanecas. Este primer documento con el cual se dieron a conocer tiene un tono más a llamado y de planteamiento de las condiciones de combate (Vanden, 2005), mas que de ser programático e interpelativo, donde aún no se muestran las principales demandas populares, si las democráticas a las que aspira el movimiento.

La lucha y el enfrentamiento armado duraron poco mas de 2 meses, siendo rápidamente desplazados por un accionar evidentemente más político, conscientes de que una guerra contra el ejercito era una tarea más que imposible, dados los recursos y fuerzas disponibles, utilizando así el poder simbólico de los orígenes de sus luchas. La estrategia del EZLN fue planteada desde un principio como una lucha ampliada a nivel nacional para que no fuera asociada exclusivamente a una lucha local y netamente étnica, con lo cual se buscaba encontrar sintonía y posibilidades de articulación con otros sectores de la sociedad. Empero, lo que mas atrae curiosidad del impactó causado, mas allá de la irrupción como formación guerrillera, fue el planteamiento fundamental e inamovible de no toma del poder político (Diez, 2006). Este planteamiento que va en contravía de la mayoría de los movimientos armados de izquierda en Latinoamérica, los cuales habían ejercido como su bandera de lucha y horizonte estratégico la toma violenta del poder político del Estado.

121

La declinación de la toma del poder político del Estado, teniendo una estructura armada guerrillera, junto a la construcción del discurso antagónico que le da cierta identidad al movimiento, y a los asuntos de las autonomías, son tal vez los tres puntos que diferencian al EZLN del resto de movimientos antisistemícos y antagónicos de izquierda en Latinoamérica. Desde una perspectiva de deconstrucción hegemónica, el planeamiento del EZLN y del Subcomandante Marcos parece contradictoria, si es que una formación social desea construirse como un discurso contrahegemónico o tiene intenciones de ser antisistémica, sin que por ello sea o deje de construir un campo discursivo antagónico, a partir de una óptica que se puede entender como decolonial. Es decir, la explicita consigna decantada durante años por el EZLN, de convertirse en el discurso crítico de los movimientos antisistémicos, puede llegar a chocar o confrontar, con las aspiraciones de construcción de un discurso contrahegemónico para la toma del poder estatal activando los potenciales o destructivos potenciales del Estado.

Uno de los presupuestos del EZLN, expresado en palabras de Marcos, es que la desigualdad aparece y es constitutiva a partir de la disputa por la hegemonía, por tanto el EZLN no intentaría entrar en la lucha por la hegemonía. Se puede ver en parte que el EZLN no ha expandido sus áreas de intervención y control territorial en los municipios de Chiapas, mas allá de los que en los primeros momentos de lucha fueron establecidos y algunos mas, unidos al transcurso de los años. En parte, estos presupuestos tienen una validez evidente, las relaciones de poder se trenzan en la disputa por la toma hegemónica de los significantes activadores de demandas y reclamaciones populares, lo cual aparta y excluye a los sectores que no pueden ser cobijados como momentos de una diferencia del discurso, por ello son tratados como tal. Ahora bien, habría que ver sí el EZLN efectivamente no interviene como una voluntad en la disputa por significantes, al transmutar en un discurso liberador, o desplazar el papel de guerrilla, transformandose como espacio de una formación política radical para la desactivación de fuerzas y voluntades en la contienda hegemónica.

Por eso, sus primeras demandas presentadas públicamente reivindicaban puntos como "techo, trabajo, educación, tierra, o salud" a la vez que reclamaban "democracia, libertad o justicia", entre otras exigencias esenciales. Sin embargo, si desde una mirada puramente exterior y ajena a las realidades que ha vivido México en el último siglo, estas demandas podrían parecer como poco radicales o como muy limitadas, vistas en cambio desde una óptica más profunda se revelan claramente como demandas cuyo cabal cumplimiento es absolutamente imposible dentro de los marcos hoy vigentes de las políticas neoliberales, tanto económicas, como políticas, sociales y culturales (Aguirre, 2001: 17)

El desborde de estas demandas democráticas básicas, puede entenderse también como la incapacidad de un discurso como el nacional revolucionario, el neoliberal, o el de la propia izquierda partidista co-gobiernista, de incorporar demandas, que por básicas que sean, pueden en su radical cumplimiento desestabilizar el sistema de diferencias que supone sostiene a la sociedad. Éste, más que ningún otro elemento o factor es el que ha limitado un avance práctico de un lado y de otro, lo que si ha provocado es que las diferentes posiciones y organizaciones se reserven entrar en articulaciones extendidas bajo estas demandas,

122

previendo cada una de ellas una perdida de frágil la identidad que las constituye y las diferencia como tales, y esto también ha ocurrido, en cierta medida, con el EZLN.

En este caso, puede convertirse en un discurso opositor dentro de la red (o marginal, o subversivo, o patológico, etc.), con lo que legitima al discurso dominante como tal, o intentar convertirse en opositor a la red. Esta última parece ser la apuesta zapatista ya que, como venimos mostrando, no tratan de calificar al discurso dominante dentro de la red sino de cambiar totalmente su sistema de referencia, y a esto concurren no sólo los cambios de valor de los signos ideológicos, sino también las estrategias discursivas, la diversidad de géneros y las variaciones de registro. (Raiter, Muñoz, 1995: 12)

La demandas del EZLN pueden ser calificadas de un puro desborde de la superficie de inscripción discursiva del sistema político democrático liberal, la excede no exclusivamente por lo profundo que ello pueda significar, sino además por la extensión que potencialmente puede surgir de ellas; de allí su carácter radical. Las comunidades zapatistas a partir de reclamos básicos y esenciales al sistema político han logrado avanzar hacia la articulación de demandas más allá de los límites que establece el sistema político mexicano, lo que pone en entredicho los propios alcances y visualiza los límites de las estructuras políticas de un estado colonial, de su legitimidad. Aquí a nivel general no está en juego la profundidad de los significantes, tierra, libertad, justicia, sino la extensión de las fronteras del discurso que estos mismos significantes representan en su radicalidad democrática. Se desplaza la idea democrática liberal de la libertad del individuo hacia las libertades como cimiento de la base social, hacia como las libertades colectivas pueden llegar a garantizar la dinámica política de la comunidad.

4.7 Los orígenes de la lucha zapatista, su conformación y el indianismo

Desde un principio, como ya se había sugerido, el EZLN intentó desidentificar la lucha de las comunidades indígenas como demandas y reclamos puramente particularistas, basadas exclusivamente en lo étnico. Muy por el contrario, el EZLN ya es per se una formación transmutada y articulada desde su inicio y base. La sola elaboración del nombre bajo el cual se identifican