Вы находитесь на странице: 1из 10

Metodología y técnicas cuantitativas.

Grupo # 7.
Integrantes:
 Melanie Torres, Edward Titusunta, Mayra Vera, Christian Villota, Jheferson
Yanchapanta.

HUELLA ECOLÓGICA

“Los ecosistemas de la Tierra han evolucionado a lo largo de millones de años. Este


proceso ha dado origen a comunidades biológicas diversas y complejas que viven en
equilibrio con su entorno. Estos ecosistemas diversos también suministran a las personas
alimentos, agua fresca, aire limpio, energía, medicina y ocio. Sin embargo, desde hace
más de cien años la naturaleza y los servicios que prestan a la humanidad afrontan un
riesgo creciente.” (Informe Planeta Vivo 2016. Página 10). Según estudios recientes, la
capacidad global que el planeta posee para suministrar de estos recursos está siendo sobre
explotada. Su comienzo de remonta a la mitad del siglo XX con el aceleramiento de la
producción industrial, la masiva globalización y explotación de recursos, generando un
excesivo crecimiento demográfico.
Para observar el alcance potencial que causan estos fenómenos basta ver el cambio
climático, el impacto en regiones con ecosistemas biodiversos que han perdido gran
cantidad de especies y el crecimiento de las infraestructuras urbanas sobre regiones
naturales, uno de los principales indicadores de este impacto es “La huella ecológica”.
“La huella ecológica” es un indicador ambiental que busca el impacto que ejerce una
cierta comunidad humana, país, región o ciudad sobre su entorno. Es el área de terreno
necesario para producir los recursos consumidos y para asimilar los residuos generados
por una población determinada con un modo de vida específico, donde quiera que se
encuentre esa área. Fue definida en 1996 porWilliam Rees y Mathis Wackernagel en la
School for Community & Regional Planning (Escuela para la Planificación Comunitaria
y Regional) de la Universidad de la Columbia Británica.Este indicador introduce una
metodología la cual permite transformar los consumos en territorio productivo, es decir,
la huella ecológica (consumos) puede compararse con la capacidad de carga o
biocapacidad (territorio productivo disponible) evaluando el balance ecológico resultante
(déficit o superávit).
Temporalidad y población.
 Está dirigido a cualquier población (individual, ciudad, país, región).
 El análisis de la huella ecológica puede ser aplicado a varios niveles, desde el
nivel de un hogar hasta un nivel global.
En el Ecuador desde el año 2011 el Ministerio del Medio Ambiente calcula la huella
ecológica enfocándose en los siguientes ejes estratégicos:
 Huella ecológica nacional.
 Huella ecológica sectorial.
 Huella ecológica institucional.
Su objetivo es medir el impacto de consumo de recursos y buscar alternativas para
reducirlos. Se ha trabajado desde el año 2008 para en el 2011 presentar el primer análisis
de la huella ecológica. A nivel nacional se necesitan medidas correctas para una óptima
administración de recursos, ya que el ecuador es un país bastante diverso y cuya economía
está basada principalmente en la producción y exportación de materias primas.
A nivel nacional, la composición de la Huella Ecológica no ha sido constante. En los
últimos años el componente dominante de la Huella Ecológica Nacional ha sido el
carbono emitido por la quema de combustibles fósiles, representando el 34% de la Huella
Ecológica total en el año 2011. La Biocapacidad per cápita del Ecuador se ha reducido en
68,1% desde 1961 a 2011, pasando de 7,50 a 2,39 hag por persona. Mientras que la Huella
Ecológica muestra una tendencia creciente a través de los años. Es así que, durante el
mismo periodo, el valor per cápita aumentó 57,7%, pasando de 1,23 hag a 1,94 hag. Tan
solo de 2010 a 2011, la Huella Ecológica per cápita se incrementó 13,6%. Huella
Ecológica del Ecuador 2008 - 2011 6 En 2011, la Huella Ecológica per cápita de un
ecuatoriano promedio fue aproximadamente 1,36 veces menor que la Huella Ecológica
per cápita mundial 1. Sin embargo, el Ecuador ya superó la Biocapacidad mundial, siendo
necesario 1,13 planetas para abastecer las necesidades de consumo de los ecuatorianos.
A nivel mundial.
Históricamente el carbono es el componente que más ha aportado a la Huella Ecológica.
Según la última estimación realizada por Global Footprint Network, en 2011 constituía
el 55% de la Huella Ecológica Mundial. La Biocapacidad mundial se ha incrementado
entre 1961 y 2011, pasando de 9736 a 12008 millones de hectáreas globales (hag).
Durante este mismo periodo la población mundial se incrementó de aproximadamente
3100 millones a 7000 millones, reduciendo de esta manera la Biocapacidad per cápita
disponible de 3,2 hag a 1,72 hag. Mientras que la Huella Ecológica per cápita se
incrementó de 2,4 a 2,65 hag per cápita (Global Footprint Network, 2015). A escala
global, la disponibilidad de recursos por persona se reducirá aún más debido al constante
incremento de la población. Según proyecciones, para el 2050 existirán 9600 millones de
personas y para el 2100, 11000 millones. (WWF, 2014).
Fuente: Ministerio del Ambiente.

Metodología
La metodología de cálculo se basa en la determinación de la superficie necesaria para
satisfacer los consumos asociados generalmente a la alimentación, movilidad, bienes de
consumo, vivienda, infraestructuras y servicios, aunque esto depende del nivel de
profundidad y amplitud que tenga el estudio.
Los autores lo definieron como "el área de territorio productivo o ecosistema acuático
necesario para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos
por una población definida con un nivel de vida específico, donde sea que se encuentre
esta área" y desarrollaron, a su vez, una metodología estándar, que permite la
comparación. No obstante, los cálculos han debido ser adaptados, en muchos casos, a las
realidades de cada área de estudio.
En el cálculo de la Huella Ecológica se interrelacionan las superficies o territorios
productivos de los ecosistemas con las categorías necesarias para satisfacer los
"metabolismos humanos" (ende y exometabolismos).

Los territorios productivos (que no deben confundirse con los usos a los que se
dedican, aunque en la mayor parte de los casos tienen una relación única) son:

· Territorio para la absorción de CO2: aunque existe un aumento de la asimilación


fotosintética a nivel global, las emisiones de CO2 continúan aumentando por la acción
humana. Por ello, esta variable trata de introducir la necesidad de mantener territorios
asimiladores de CO2, fundamentalmente los bosques, puesto que se plantean como la
alternativa más viable para absorber las emisiones.
· Territorio de cultivos: el 11% de los 13,4 billones de Ha. de la superficie terrestre (1,47
bill. Ha.), según algunas estimaciones, pertenece a superficie cultivada en el planeta.
Wackernagel la cifra en 1,35 bill. De Ha. Resulta la superficie más productiva
ecológicamente hablando.
· Territorio de pastos: la dedicada al pastoreo del ganado. Se encuentra en expansión en
detrimento de los bosques.
· Territorio forestal: superficie ocupada por bosques que se encuentren en explotación
para la obtención de productos forestales, ya sean repoblados o naturales.
· Territorio con uso directo: Áreas construidas u ocupadas por infraestructuras humanas,
así como superficies degradadas por el uso humano (minas, embalses, etc.)
· Territorio marítimo productivo: principalmente zonas de afloramiento o plataformas
continentales, en las que se detecta la mayor parte de la superficie con producción
biológica en el mar y cerca del 100% de la pesca a nivel global.
· Territorio para la conservación de la biodiversidad: es el territorio que se mantiene
intacto para conseguir mantener la biodiversidad.

Cada una de las categorías de uso se sitúa en una matriz y se asocia con las necesidades
de superficie productiva para obtener Huellas Ecológicas Parciales, a través de cuyo
sumatorio se obtiene el dato global. El consumo y la productividad de estas superficies
sirven para calcular el número de hectáreas per cápita de cada uno de estos terrenos
(Huella Ecológica per cápita)
La metodología de cálculo
Se basa en la estimación de la superficie productiva necesaria para satisfacer los
consumos asociados a la alimentación, a los productos forestales, al consumo energético
y a la ocupación directa del suelo.
Para calcular estas superficies, se realizan dos pasos:
1. Contabilizar el consumo de las diferentes categorías en unidades físicas
En el caso de que no existan datos directos de consumo, se estiman los consumos
aparentes para cada producto con la siguiente expresión:
CONSUMO APARENTE = PRODUCCION – EXPORTACION + IMPORTACION
2. Transformar estos consumos en superficie biológica productiva apropiada a través
de índices de productividad
Ello equivale a calcular la superficie necesaria para satisfacer el consumo medio por
habitante de un determinado producto. Para ello se utilizan valores de productividad:
HUELLA ECOLOGICA = CONSUMO / PRODUCTIVIDAD
Los valores de productividad pueden estar referidos a escala global, o bien se pueden
calcular específicamente para un determinado territorio, considerando de esta manera la
tecnología aplicada y en rendimiento del terreno. En la metodología estándar se opta por
la utilización de factores de productividad globales porque así se hace posible la
comparación de valores de huella ecológica a escala local y se contribuye a la
normalización total del indicador.
En lo relativo al consumo energético, la huella ecológica se obtiene de manera diferente
dependiendo de la fuente de energía considerada. Para los combustibles fósiles, que
constituyen la fuente principal de la energía consumida, la huella ecológica mide el área
de absorción de CO2. Esta se obtiene a partir del consumo total de energía, tanto el directo
como el asociado a la producción y distribución de los bienes y servicios consumidos,
dividido por la capacidad de fijación de CO2 de la superficie forestal.

Su cálculo se basa en;

Siendo:
aai = Área de tierra apropiada por cada categoría de consumo
ci = Consumo total de la categoría i, medido en kg para bienes de consumo o Gj para
energía.
pi = Productividad media o rendimiento medio de dicha categoría (kg/ha ó Gj/ha).
El consumo total(o consumo aparente) de cada categoría se obtiene mediante la fórmula:
Consumo = Producción + Importaciones – Exportaciones.
Por último, la huella ecológica total resultará la suma de los resultados alcanzados por
categoría, es decir:

Una vez contabilizados los consumos y aplicados los índices de productividad


disponemos ya de las diferentes superficies productivas consideradas (cultivos, pastos,
bosques, mar o superficies artificiales). Cada categoría dispone de productividades
biológicas diferentes (por ejemplo: una hectárea de cultivos es más productiva que una
de mar), y antes de sumarlas es necesario proceder a lo que se define como normalización.
Para ello, cada superficie se pondera mediante factores de equivalencia que expresan la
relación entre la productividad biológica de cada categoría de superficie respecto al
promedio de productividad de la superficie del planeta. En este sentido, el hecho de que
el factor de equivalencia de los bosques sea de 1,37 quiere decir que la productividad de
una hectárea de bosque posee, de media, un 37% más de productividad que la media de
productividad de toda la superficie de espacio productivo global.

Una vez aplicados los factores de equivalencia a cada categoría de superficie calculada
disponemos ya de la huella ecológica expresada en lo que se conoce como hectáreas
globales (hag). Ahora si, se puede proceder a sumar todas ellas, y así obtener la huella
ecológica total.

Instrumentos
La huella ecológica es un número y un concepto estadístico que nos permite medir el
impacto de nuestro consumo y estilo de vida sobre el planeta, estimando el gasto y
agotamiento de "energía y recursos naturales" que el consumo y la absorción de nuestros
residuos genera. De este modo, se puede estimar cuántos planetas iguales al nuestro se
requerirían si todos tuviéramos la misma huella ecológica en esto se utiliza cuestionarios
en su mayoría para cuantificar los datos.
Encuestas:
 Nivel personal
Esta se utiliza para saber cuánto es la contaminación que producimos personalmente.
 Nivel de hogar
Esta se utiliza para saber el impacto que tiene un hogar promedio en el ambiente.
 Nivel industrial
Se las utiliza para saber cuánto impacta una empresa.

Medios de verificación
Biocapacidad, en donde una determinada región tiene el potencial de generar recursos
para proveer a sus habitantes, de alimentación, vestimenta, vivienda, etc. (las distintas
situaciones geográficas influyen en esta capacidad, lugares cálidos no podrían producir
los mismos productos que regiones frías).
Medida de verificación: hectáreas globales que se requieren para poder vivir un año en el
planeta tierra (hag), en los estudios realizados en el 2010 se verifico que el límite de los
recursos que la naturaleza global puede genera excede en su capacidad. En el 210

La huella ecológica 18.100 millones de hag, quiere decir 2.7hag per cápita, mientras que
la biocapacidad de la tierra fue de 12.000 millones de hag, es decir 1.7 hag per cápita.
IMCO.ORG (centro de investigación que estudia fenómenos económicos y sociales que
afectan la competitividad en el contexto de una economía abierta y globalizada).
Es decir que actualmente el mundo no puede sustentar el total de productos que se extraen
de él, y se prevé que para el año 2050 se necesitara de cerca de tres planetas para cubrir
la demanda interna, según estudios del Global Footprint Network, los principales focos
de huella ecológica se encuentran:
- Emiratos Arabes Unidos
- Estados Unidos
- Kuwait
Si bien hay focos de consumo y explotación, también hay focos mundiales que absorben
la contaminación, los cuales se encuentran en Sud América y África, los cuales no
sostienen el nivel de impacto generado por la producción global de CO2.
En el Ecuador según estudios realizados por el ministerio del medio ambiente indican que
A nivel nacional, la composición de la huella ecológica no ha sido constante. En los
últimos 15 años, el componente dominante de la Huella Ecológica Nacional es el carbono
emitido por la quema de combustibles fósiles, representando el 42% de la Huella
Ecológica total en el año 2013, siendo la Huella Ecológica per cápita de un ecuatoriano
promedio aproximadamente 1,8 veces menor que el promedio mundial, manteniéndose
por debajo de la Biocapacidad promedio mundial (1,73 hag per cápita).
Los sectores que se toman para el estudio ecológico que mayor impacto tienen son:

- Las tierras de cultivo.


- Pastizales.
- Bosques de absorción de Carbono.
- Tierras urbanizadas.
- Bosques.

Fuente: Ministerio del Ambiente – Dirección de Información


Lo que quiere decir que el Ecuador comparado a nivel mundial, su consumo y generación
de contaminantes está aún por debajo de su biocapacidad total, manteniéndose constante
hasta el 2013.
Bases de datos