Вы находитесь на странице: 1из 12

ATOLOGÍAS.

ESCLERÓMETRO DE
SCHMIDT.
12 junio, 2014 · de rubenmv · en ADIF, Alta Velocidad, Auscultación, Construcción, Control de

calidad, Estructuras, Hormigón, Patologías. ·

El ensayo de las resistencias del hormigón mediante el uso del esclerómetro de Schmidt se engloba dentro de
los ensayos de tipo no destructivo en estructuras.
En el caso de patologías de estructuras, es preciso recabar lo que comúnmente se denominan ensayos
informativos, entendiéndose como tales a aquellos que nos permiten determinar ciertas características de los
materiales de la obra ya ejecutada.
La unión tanto de los procesos de ejecución como los cambios de los materiales con la edad causan la
necesidad de evaluar la resistencia real de dichos materiales.
Las propias normas UNE españolas definen abiertamente muchos de estos tipos de ensayos como “metodos
adicionales o complementarios“, dándole a los mismos la importancia que tienen dentro de un conjunto más
global de pruebas.
El ensayo trata de relacionar la dureza superficial del hormigón con su resistencia a compresión, a través de la
medición del rebote de una masa al chocar contra la superficie del hormigón a estudiar. El aparato consta de
una masa de acero la cual es impulsada por un muelle, que al ser liberado, golpea la superficie del hormigón.

Esquema de un esclerómetro

La medición se realiza a través de la distancia de rebote del martillo, a la cual, aplicándole unos factores de
corrección a través de unas tablas y una curva propia que posee el esclerómetro, permiten extrapolar datos.
Si bien no es muy conocido en España, a parte del método de Schmidt existen otros métodos similares y
también desarrollados, tales como el martillo Frank, el cual mide la dureza superficial a través del diámetro
que una bola de acero deja impresa en el hormigón al golpearlo, y la pistola Windsor, donde una pistola con
carga explosiva empotra un clavo en la superficie, determinándose la dureza a partir de la medición de la
profundidad de penetración.
El problema fundamental de este tipo de “ensayos” es que se intenta determinar una propiedad interna del
material (resistencia) a través de la medición de una propiedad superficial (dureza).

Por lo tanto, este tipo de “ensayos” se englobarían dentro de aquellos que intentan evaluar las propiedades
mecánicas del material. Otro tipo de ensayos que realizan esta función serían primordialmente la extracción
de testigos, determinación de la fuerza de arrancamiento, ultrasonidos, ensayos de tracción, etc.

Uso de esclerómetro en obra

Las aplicaciones de este método, siempre haciendo una lectura muy crítica con la metodología y error del
ensayo a realizar, permitiría:

o Estimar la uniformidad de la calidad del hormigón .

o Comparar la calidad de un hormigón determinado con otro de referencia.

o Obtener una estimación de valores de resistencia a la compresión a partir de correlaciones con un

ensayo directo (índice de rebote/rotura de probetas) . La precisión del método se estima en un 25 %

para un nivel de confianza de un 95 %.


Entre otros muchísimos factores que influyen en el ensayo, los principales autores que han escrito sobre el
tema mencionan:

o Posición del martillo (Dependiendo de la perpendicularidad, el rebote será menor).

o Experiencia del operador.

o Estado de la superficie (En el caso de carbonatación se aumenta la resistencia obtenida).

o Textura de la superficie.

o Humedad del hormigón (Disminuye la resistencia obtenida).

o Concentración de árido grueso en la superficie (Se aumenta la resistencia obtenida).

o Uso en hormigón armado (Se aumenta la resistencia obtenida si se realiza en las cercanías de una

barra).
La norma tecnológica de referencia en España para su uso es la UNE-EN 12504-2:2013 “Ensayos de hormigón
en estructuras. Parte 2: Ensayos no destructivos. Determinación del índice de rebote.”
Para la ejecución del ensayo, a parte de los factores de influencia anteriormente indicados, se establecen otra
serie de requisitos a cumplir tales como:

o La temperatura en el momento de la realización del ensayo debe estar entre los 10 y 35º centígrados.

o Se realizará como mínimo un total de 9 lecturas con una separación no inferior a los 25mm en una

cuadrícula de 300x300mm2.

o Se debe extremar el control de las superficies.


A pesar de la tendencia continua de usar este método para la evaluación de resistencias del hormigón, este tipo
de ensayo puede y pudo servir perfectamente para evaluar otras propiedades y patologías del hormigón, como
podrían ser la búsqueda de áreas de deficiente vibrado, vacíos, nidos de grava y evaluación de posición de las
armaduras.

En el caso de ejecución de obra de nueva construcción, la propuesta de la ejecución de este tipo de ensayo
suele surgir en el momento en el que las resistencia del hormigón a 28 o 90 días no cumplen con las
especificaciones del proyecto.

Debido a que este tipo de ensayo posee un coste bastante bajo, y debido a que fácilmente se pueden
“interpretar” resultados, suele ser reiterativa la propuesta de este tipo de actuaciones.

En estos casos particulares, surge la necesidad de volver a recordar que dentro de los métodos existentes para
evaluar las propiedades mecánicas de los materiales existen otras metodologías quizás más fiables como
pudieran ser la extracción de testigos, determinaciones de las fuerzas de arrancamiento, ultrasonidos, ensayos
de tracción, etc …

Por supuesto, tanto los nuevos resultados de resistencia obtenidos como los anteriores, así como la
metodología aceptada, deben ser tenidos en cuenta por el calculista de la estructura a la hora de acreditar la
validez estructural del elemento ejecutado.
La evaluación de las estructuras de concreto en sitio, además de los métodos de extracción
de testigos y pruebas de carga, se pueden realizar mediante ensayos no destructivos, que
tienen la ventaja de permitir el control de toda la estructura y sin afectarla en forma rápida.

Dentro de los métodos no destructivos, los de dureza superficial son los más generalizados,
por su economía y facilidad de ejecución, entre ellos el método del esclerómetro es
empleado por el mayor número de piases.

El esclerómetro fue diseñado por el Ing. Suizo Ernest Schmidth en 1948, constituyendo una
versión tecnológicamente más desarrollada que los iniciales métodos de dureza superficial
generados en la década del veinte.

Campo de Aplicación
Originalmente, fue propuesto como un método de ensayo para determinar la resistencia a
la comprensión del concreto, estableciendo curvas de correlación en laboratorio. Sin
embargo, por los diferentes factores que afectan los resultados y la dispersión que se
encuentra, en la actualidad se le emplea mayormente en los siguientes campos:

 Evaluar la uniformidad del concreto en una obra.


 Delimitar zonas de baja resistencia en las estructuras.
 Informar sobre la oportunidad para desencofrar elementos de concreto.
 Apreciar, cuando se cuenta con antecedentes, la evolución de la resistencia de
estructuras.
 Determinar niveles de calidad resistentes, cuando no se cuenta con información al
respecto.
 Contribuir, conjuntamente con otros métodos no destructivos a la evaluación de las
estructuras.

Descripción del aparato y del método


Un esquema del aparato está dado en la figura 1, según la información del fabricante, en el
que se singulariza los siguientes elementos:

1. Percutor, 2. Concreto, 3. Cuerpo exterior, 4. Aguja, 5. Escala, 6. Martillo, 7. Botón de


fijación de lectura, 8. Resorte, 9. Resorte, 10. Seguro.

El ensayo se efectúa apretando el percutor contra la superficie examinar, hasta que el


martillo, impulsado por un resorte, se descargue sobre el percutor. Después del golpe, el
martillo rebota un acierta distancia, la cual se indica por una aguja en una escala
graduada. La lectura de la posición de la aguja representa la medida del retroceso en
porcentaje del avance del martillo.

Básicamente el proceso está constituido por una masa móvil, con una cierta energía inicial,
que impacta la superficie de una masa de concreto, produciendo una redistribución de la
energía cinética inicial. Parte de la energía es absorbida como fricción mecánica en el
instrumento y otra parte como energía de formación plástica del concreto. La parte
restante es restituida a la masa móvil en proporción a la energía disponible. Para tal
distribución de energía es condición básica que la masa de concreto sea prácticamente
infinita con relación a la masa del percutor del aparto, lo que se da en la mayoría de las
estructuras. En consecuencias, el rebote del esclerómetro es un indicador de las
propiedades del concreto, con relación a su resistencia y grado de rigidez.

En la actualidad se encuentra en el mercado varios tipos de esclerómetro:

Modelo N

Energía de percusión = 2,207 Nm (0,225 kgm), sirve para el control del concreto en los
casos normales de construcción de edificios y puentes.

Modelo L

Energía de percusión 0,735 Nm (0,075 kgm) es una reducción del modelo N. Es más
apropiado para el examen de elementos en concreto de escasas dimensiones a los
golpes.

Modelo M

Energía de percusión = 29,43 Nm (3 kgm) sirve especialmente para la determinación de la


resistencia del concreto en obras de grandes dimensiones y para el examen de calidad de
carreteras y pistas de aeródromos de concreto. Sin embargo no es excluyente el uso del
modelo M

Todas estas variantes, vienen también provistas de un sistema que permite el registro
automático o impresión de cada uno de los resultados de ensayo, evitando que el operador
deba detenerse para tomar nota o requiera dictar los valores obtenidos, evitando errores y
documentando los registros.

 Para efectuar el ensayo se apoya firmemente el instrumento, con el émbolo


perpendicular a la superficie, incrementando gradualmente la presión hasta que el
martillo impacte y se tome la lectura.
 Los impactos deben efectuarse a por lo menos 2.5 de distancia
 Se tomaran 10 lecturas para obtener el promedio. En el caso que una o dos
lecturas difieran en más de 7 unidades del promedio, serán descartadas. Si fueran
más las que difieren se anulará la prueba.

Los ensayos son influenciados por la característica del concreto en la zona de impacto, los
vacíos o la presencia de agregado grueso, disminuyen o incrementan los valores.

Esto ocurre a menudo en concretos con agregado mayor de 2” o con menor a 140 kg/cm2
de resistencia, en los cuales el método no es apropiado.

El coeficiente de variación del número de rebote cecrece con el incremento de la


resistencia del concreto.

Información adicional al análisis de resultados


Los resultados de ensayo deberán ser registrados y ser sujetos a análisis estadístico,
cuando fuera el caso, incluyéndose en el informe lo siguiente:

1. Identificación de la estructura
2. Localización, ejemplo columna 2, nivel 3,2 m de altura, cara este.
3. Descripción del área de ensayo; ejemplo superficie seca, esmerilada, con textura
del encofrado de madera.
4. Descripción del concreto
5. Composición, si se conoce, agregados, contenido de cemento a/c, aditivo usado,
etc.
6. Resistencia del diseño
7. Edad
8. Condiciones de curado o condiciones inusuales relativas al área de ensayo.
9. Tipo de encofrado
10. Promedio de rebote de cada área de ensayo
11. Valores y localizaciones de rebotes descartados
12. Tipo y número de serie del martillo.

Factores que inciden en la prueba


Además de los factores intrínsecos, los resultados de los ensayos reciben la influencia de
los siguientes parámetros:

 Textura superficial del concreto


 Medida, forma y rigidez del elemento constructivo
 Edad del concreto
 Condiciones de humedad interna
 Tipo de agregado
 Tipo de cemento
 Tipo de encofrado
 Grado de carbonatación de la superficie
 Acabado
 Temperatura superficial del concreto y la temperatura del instrumento.

Procedimiento del ensayo


Para obtener resultados válidos y reproductibles conviene tener en cuenta las siguientes
disposiciones:

 El método concreto sometido a prueba está fijo en la estructura, teniendo mínima


dimensión 100mm, de espesor. Los especimenes más pequeños deberán ser
sujetados rígidamente. En el caso de probetas, se aconseja fijarlas entre los
cabezales de la máquina de comprensión.
 El área en la cual se podrá efectuar una determinación, por el promedio de una
serie de pruebas comprenderá aproximadamente una circunferencia de 150 mm de
diámetro.
 Deberá efectuarse el pulido superficial en la zona de prueba de los especimenes,
hasta una profundidad de 5mm, en los concretos de más de 6 meses de edad, en
texturas rugosas, en las húmedas y cuando se encuentran en proceso de
carbonatación.
 A efecto se utilizará una piedra abrasiva de carburos de silicio o material
equivalente, con textura de grano medio. Adititamento que forma parte del equipo
provisto por el fabricante.
 La posición del aparato, en casos de 4 ensayos comparativos, deberá tener la
misma dirección. La posición normal del aparato es horizontal.
 De actuar verticalmente incide la acción de la gravedad, dando resultados de
rebotes más altos actuando hacia abajo y más bajos hacia arriba.
 El accionar angular dará resultados intermedios.
Número de determinaciones

En primer lugar debemos establecer unas características de


la toma de valores de índice de rebote en número y forma.

Para ello nos basaremos en la


norma ASTM C805 (Standard Test Method for Rebound
Number of Hardened Concrete) y la UNE-EN-12504-
2 (Ensayos de hormigón en estructuras. Parte 2: Ensayos
no destructivos. Determinación del índice de rebote). Ambas
normas requieren de piezas con un espesor mayor a los 100
mm, de superficie lisa y seca, con el esclerómetro en
posición perpendicular a la superficie de ensayo y
distanciando los puntos de ensayo un mínimo de 25 mm.
Mientras que la ASTM C805 marca un número de lecturas de
10, la UNE señala un valor de 9 determinaciones.

Una vez hemos obtenido estos valores, solo se consideran


validos en el caso que:

ASTM C805: Se descartan todas las lecturas que difieran en


más de 6 unidades de la media. Si existen más de dos
lecturas que cumplan esta condición debe descartarse el
conjunto.

UNE-EN-12504-2: Si el número de lecturas que difieren de la


mediana es igual o superior al 20% se descarta el conjunto.

Observe la diferencia entre media y mediana. Recordamos


que mientas la media aritmética la hallaremos dividendo la
suma de los valores entre el número de valores, la mediana
la obtenemos del valor central si ordenamos los datos de
mayor a menor o viceversa (en el caso de valores pares, la
media de los valores centrales)
Elementos a ensayar

Cuando estamos ensayando muestras confeccionadas en


laboratorio o extraídas por medios mecánicos de elementos
de obra la relación entre muestra y pieza es unitaria, si bien
Bungey indica la necesidad de que las lecturas sean
tomadas al menos en las dos caras verticales de piezas
cilíndricas o cúbicas.

En obra no debemos utilizar esta misma relación. Elementos


verticales como los pilares deben ensayarse en sus tres
tercios de altura (inferior, medio y alto) incluso dividiendo
en mayor número de sectores en el caso de pilas o pilares
de gran altura. Otros elementos como las vigas planas,
quedan más limitados por sus caras encofradas (una o dos)
y en el caso de las vigas de cuelgue deben ensayarse
vertical y horizontalmente. Esto se justifica por los cambios
de las características finales del hormigón o concreto
endurecido por causa de la disgregación, diferencias de
vibrado, curado o entramado de armaduras
Conversión de unidades

Los valores obtenidos de índice de rebote son


adimensionales. Para traducir este valor a la resistencia a
compresión cada esclerómetro tiene una curva
dimensionada de acuerdo con sus características, y en
algunos casos, con los hormigones típicos de la zona.

Un valor general lo determinan las siguientes ecuaciones


que configuran lo que se denomina curva básica:

Para un índice de rebote entre 20 y 24: Fc = 1,73 x IR – 34,5

Para un índice de rebote entre 25 y 50: Fc = 1,25 x IR – 23,0

Debemos tener en cuenta las indicaciones


del esclerómetro en cuanto a la variación entre lecturas
tomadas en vertical u horizontal

En posteriores entradas, cuando relacionemos los distintos


métodos de determinación de la resistencia en el hormigón
endurecido (testigos, esclerometría y ultrasonidos) veremos
que, para ajustar los resultados, se desplaza esta curva en
función de los valores obtenidos con otros métodos.

Diversos autores proponen distintas curvas de


interpretación incluyendo otros valores como las
características dimensionales de la probeta, el tipo de árido,
el valor de resistencia esperado o la edad del hormigón o
concreto. También se proponen distintas curvas que
representan los límites de confianza del ensayo. Bungey
indica que incluso en los ensayos de laboratorio se aprecia
una variación de un ± 15% en el valor de la resistencia en
mezclas iguales, por lo que podemos esperar una precisión
en el índice de rebote medio de ± 15 / √n% con una
confianza del 95 %.
Factores de corrección

Múltiples son las propuestas de factores de corrección para


los resultados de resistencia a compresión obtenidos por
índice de rebote; tantos como los factores de influencia y
los autores que han investigado sobre su influencia. Nos
quedamos con dos de los más importantes a nuestro
criterio.

Factor de forma en piezas confeccionadas en laboratorio o


extraídas in situ

-Estándares: Pieza cúbica de 150 mm de lado o cilíndrica de


diámetro 100 mm por 100 mm de altura: Factor de
corrección 1.

-Pieza cúbica de 200 mm de lado o cilíndrica de diámetro


200 mm por 200 mm de altura: Factor de corrección 0,95.

-Pieza cúbica de 300 mm de lado o cilíndrica de diámetro


100 mm por 200 mm de altura: Factor de corrección 0,86.

-Pieza cilíndrica de diámetro 100 mm por 100 mm de altura:


Factor de corrección 1,02.

-Pieza cilíndrica de diámetro 100 mm por 200 mm de altura:


Factor de corrección 0,86.

-Pieza cilíndrica de diámetro 150 mm por 300 mm de altura:


Factor de corrección 0,81.

Factor de influencia de la profundidad de carbonatación

En la anterior entrada de este monográfico vimos cómo la


carbonatación superficial ofrece unos valores de resistencia
superficiales sobreestimados. A continuación se muestran
los factores de corrección aplicables en función de la
profundidad de carbonatación que presente la pieza a
ensayar.
Otros ensayos de dureza en el hormigón

Martillo Frank: Dureza superficial por medición del diámetro


de huella impresa de una bola de acero.

Esclerómetro Windsor: Medición de la profundidad de


penetración de un clavo de acero disparado por una pistola
sobre la superficie del hormigón.

Referencias bibliográficas (29) (34) (45) y (48)

Damos las gracias a Antonio Balonga (Arquitecto Técnico) por cedernos las fotografías de
su esclerómetro y la documentación correspondiente. El mismo data de 1961 y según nos
comenta Antonio está en perfecto estado de uso.

Похожие интересы