You are on page 1of 2

Ciclos Biogeoquímicos

El término “Biogeoquímico” proviene del griego bios, que denota vida, y geo, qué significa
Tierra; se refiere a la interacción entre la vida y los elementos químicos de la Tierra.
La materia circula desde los seres vivos hacia el ambiente abiótico, y viceversa. Esa circulación
constituye los ciclos biogeoquímicos, que son los movimientos de agua, de carbono, oxígeno,
nitrógeno, fósforo, azufre y otros elementos que en forma permanente se conectan con los
componentes bióticos y abióticos de la Tierra.

Los diferentes ciclos biogeoquímicos funcionan a partir de la energía solar, permitiendo sostener
el ciclo de los nutrientes y lograr el equilibrio de los ecosistemas.

Ciclos gaseosos

Los principales elementos que ejemplifican a los ciclos gaseosos son el carbono, el nitrógeno y el
oxígeno, los cuales circulan de la atmosfera hacia los organismos vivos.

Durante el ciclo se observa una transformación del elemento principal, el cual cambia de espacio
geográfico a partir de una sustancia gaseosa

Oxigeno
1.El oxígeno está depositado principalmente en la atmósfera y no en la corteza
terrestre, y es utilizado directamente desde ella, sin estar combinado con algún otro
elemento. El oxígeno es un elemento químico (O) no metal que naturalmente se
encuentra libre en el aire y disuelto en el agua de los océanos. Constituye alrededor
del 20 por ciento de la atmósfera de la Tierra y las plantas son las únicas capaces de
producirla, como producto de su proceso de fotosíntesis.

Las plantas producen oxígeno durante la fotosíntesis, que se libera al aire.

-El oxígeno pasa entonces a la atmósfera.

-Los animales, los seres humanos y demás seres vivos autótrofos y heterótrofos que
respiran obtienen oxígeno y este pasa a su cuerpo donde es llevado a las células y
tejidos para que estos puedan funcionar.

-Una vez que ha sido utilizado, regresa al aire como desecho de la respiración en
forma de dióxido de carbono (CO2), la unión del carbono con el O.
-Las algas en los océanos y las plantas verdes de la tierra absorben el dióxido de
carbono y lo usan durante la fotosíntesis para sintetizar proteínas y conseguir la
glucosa que necesitan para vivir.

-De nuevo, como resultado de la fotosíntesis las plantas liberan el oxígeno al aire. Así
se completa el ciclo.

El oxígeno es necesario para que los seres vivos realicen una de sus principales
funciones: la respiración. Este elemento es imprescindible para los organismos; sin él,
mueren en un tiempo que varía de segundos a horas, según sus capacidades

2. El ciclo del oxígeno es la cadena de reacciones y procesos que describen la circulación


del oxígeno en la biosfera terrestre.
Al respirar los animales y los seres humanos tomamos del aire el dioxígeno, O2 que las
plantas producen y luego exhalamos gas carbónico. Las plantas, a su vez, toman el gas
carbónico que los animales y los seres humanos exhalamos, para utilizarlo en el proceso de la
fotosíntesis. Las plantas son las únicas capaces de convertir el dióxido de carbono (CO2) en
dioxígeno. Plantas, animales y seres humanos intercambian dioxígeno y gas carbónico todo el
tiempo, los vuelven a usar y los reciclan. A esto se le llama el ‘ciclo del oxígeno’.
El oxígeno molecular, O2, presente en la atmósfera y el disuelto en el agua interviene en
muchas reacciones de los seres vivos. En la respiración celular se reduce dioxígeno para la
producción de energía generándose dióxido de carbono, y en el proceso de fotosíntesis se
originan dioxígeno y glucosa a partir de agua, dióxido de carbono (CO2) y radiación solar