Вы находитесь на странице: 1из 4

LA PAZ

“Que la paz te guíe cuando el momento rompa su silencio y tengas que SER”
(Anónimo)

“No podrás llegar a la paz si no descubres antes los obstáculos que te


impiden llegar a ella. Tú llevas la paz dentro. Descúbrela."
(Tony de Mello)

“Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la


búsqueda de la paz.”
(Confucio)

La paz interior y la salud son los mayores bienes que podemos tener.

“Si quieres la paz, no hablas con tus amigos. Hablas con tus enemigos.”
(Moshe Dayan)

El motivo de todo el trabajo de Descubrirse quizás no


sea otro más que el de llegar a la paz.
Desde que comencé el proceso, lo que más valoro es que
estoy aproximándome a un estado de no violencia para
conmigo, un estado de no recriminación constante, de no
exigencia continua, de no lucha siempre… un estado en
que acepto sin rendición, en que comprendo sin analizar,
en que siento sin pensar.
La paz no es simplemente la armonía, porque sin conflicto
es más lento el Descubrimiento, y la armonía es
tranquilidad, pero no paz.
La paz no es aguantar lo que me echen sin protestar,
porque eso es indiferencia, pero no paz. La paz no es

Francisco de Sales
LA PAZ

agachar la cabeza y recibir con resignación, porque eso


es sumisión, pero no paz.
La paz no es estar quieto, impávido, insensible, muerto,
porque eso es no vivir, pero no paz. La paz no es callar,
arrancarse los sentimientos, eliminar los sufrimientos e
interiorizar todo lo que pase, para que quede a la vista
una imagen de persona inalterable e inalterada, porque
eso es anularse, pero no paz.
La paz es saber que tras cada respiración hay un motivo
y que se sigue respirando aún a pesar de no estar
pendiente de ello; La paz es confiar en un Dios que se
preocupa de un modo muy especial por cada uno de sus
hijos, y que es sabio, muy sabio; la paz es saber que tras
cada noche llega un nuevo día, y que eso pasa siempre; la
paz es una sensación plácida pero indefinida en que uno
se siente en un punto de espera y esperanza, confiando
en que la vida va llegando y va pasando, y que la prisa no
acelera las horas, ni adelanta las cosas que han de llegar
en otro momento; la paz es poder mirar al infinito sin
preocupación, sin dudas, sin urgencias, sin temor, sin
enemigos interiores, sin resentimientos.
La paz es un hilo que me une a todo y hace que todo y
Uno sea lo mismo; La paz es una calma en el alma, una
confidencia del espíritu, una tranquilidad profunda, una
sensación íntima que va creciendo a diario.
Pero la paz no se conquista por la fuerza, ni con lucha, ni
con urgencia, ni con la cabeza… la paz necesita paz para
expresarse, y un terreno abonado de silencios, y una
comprensión sincera, y una renuncia a la guerra, y un
corazón claro…

Francisco de Sales
LA PAZ

Quizás la paz nazca en la conciencia y su padre sea el


amor, porque no hay paz sin amor, ni amor sin conciencia.
Lo que sí es cierto es que la paz es un premio al que
pueden acceder todos los que están en el Camino; que la
paz es como una cima desde la que se puede ver todo
desde otra comprensión y otra clemencia; que la paz no
sucumbe a los estados de ánimo variables, ni a los
conflictos diarios, ni a las dudas externas.
Aunque durante un tiempo no se sienta su presencia, está
allí, al fondo, riéndose de la confusión momentánea sin
sentirse molesta por haber sido desplazada; la paz, y
término ya con tanta metáfora, es la reconciliación y la
vuelta a la amistad, y la concordia con el ser que desde
dentro nos reclama.

ATENCIÓN
“Si quieres la paz, no hablas con tus amigos. Hablas con tus enemigos”,
dijo, con razón, Moshe Dayan. Si quieres la paz tienes que hablar con
quien se opone a ella, con quien te la está quitando, con quien no deja
que se instale con tranquilidad. De nada te sirve quedarte en ti, y
pasarte a ti mismo la queja de que no estás en paz. No busques
consuelo y busca soluciones. Averigua qué es lo que te impide estar en
paz y deshazte de ello. Averigua dónde nace y por qué se perpetúa tu
estado de no paz, y haz todo lo que sea necesario para allanar el
camino y que la paz se reinstale de nuevo en ti.

DESDE UN PUNTO DE VISTA MÁS ESPIRITUAL


La paz es, además de todo lo expuesto, la ausencia de deseos.

Francisco de Sales
LA PAZ

En el mundo del alma no existe ningún interés. Si acaso, una aspiración a que el poseedor
tenga un contacto habitual con ella, pero la palabra interés no existe en su vocabulario.
Los deseos son terrenales, y cualquier deseo que se satisfaga quedará aquí el día que toque
dejar de vivir, por eso no es capaz de entender la cantidad de preocupaciones, trabajos y
sufrimientos que provoca conseguir cosas que no tienen ningún valor más allá de la satisfacción
del ego o de los sueños que no son reales sino especulativos.
El alma busca sentirse en paz, porque es su estado natural, y cualquier otro estado es de
alteración, de confusión, de ruido, de descentramiento.
Si el ser humano fuera capaz de ser comedido y atinado en sus aspiraciones, viviría más
tiempo en la paz que es un estado divino.
La paz os dejo, mi paz os doy, dijo Él.

RESUMIENDO
Lo llames como lo llames, lo único que buscarás a lo largo
de tu Ccamino espiritual es la paz: estar en paz contigo
mismo, con el resto de la humanidad, y con tu conciencia;
cuando llegues a la cama, cuando hagas balance de tu
vida, cuando mires al pasado o al futuro, cuando estés a
solas con tus pensamientos... Sólo cuando te sientas en
paz te darás cuenta de que eso es lo que buscabas.

Francisco de Sales

Похожие интересы