Вы находитесь на странице: 1из 4

SUBSECRETARIA DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR, SUPERIOR Y

FORMACIÓN DOCENTE Y EVALUACIÓN DIRECCIÓN DE FORMACIÓN Y


ACTUALIZACIÓN DOCENTE ESCUELA NORMAL DEL VALLE DE MEXICALI
EJIDO CAMPECHE
CLAVE: 02DNL0001B

MATERIA:
Herramientas Básicas para la investigación educativa.
MAESTRA:
Profra. Angélica Ponce
ALUMNA:
Amairany Monjardin Morales
Aketzalli Quiroz Vélez
Kristina Ruiz Hurtado
Daniel R. Flores

V SEMESTRE

Pob. Lic. Benito Juárez, B. C. Septiembre 2017


Investigación Educativa en México

Formalmente, definiríamos investigación educativa como “un proceso sistemático e


intencional que consiste en la recogida de información fiable y válida y el análisis e
interpretación de la misma, con el fin de ampliar el conocimiento sobre los
fenómenos educativos, buscar una explicación y comprensión de los mismos, así
como solucionar los problemas planteados en el ámbito de la educación”. Como
ideas principales destacamos en esta definición la intencionalidad del proceso, la
importancia de obtener informaciones útiles, y la necesidad de tratar de solucionar
los diferentes problemas que surgen en el aula desde un punto de vista riguroso.

La investigación educativa nos permite no solo generar un camino con el cual


podamos analizar las necesidades que como docentes tenemos, tanto en nuestro
quehacer dentro del lugar de trabajo como en nuestro progreso profesional, con el
fin de mejorar la calidad educativa; si no también es una herramienta para buscar y
evaluar las nuevas pedagogías, metodologías y didácticas que se forman a través
de la interacción de todos los sujetos (internos y externos) que participan en el
proceso de enseñanza aprendizaje.

En los últimos años, en nuestro país se han llevado a cabo investigaciones que
tienen como objeto de estudio las representaciones sociales de los agentes
educativos: estudiantes, profesores, autoridades y padres de familia. Las
representaciones sociales las expresa un sujeto y se refieren a algo o a alguien: una
institución, un contenido, una metodología, un acontecimiento, un reglamento, etc.
El propósito de este trabajo consiste en hacer un esbozo de la teoría de las
representaciones sociales a partir de las propuestas de sus principales exponentes
y analizar las modalidades metodológicas que esta propuesta teórica ha tenido en
la investigación educativa en México. Se considera que en la presente década se
incrementará el número de trabajos basados en esta teoría.

“Antecedentes de la Investigación Educativa”

El Instituto Nacional de Psicopedagogía (INP), fundado por la Secretaría de


Educación Pública (SEP) en 1936 y convertido en 1970 en el Instituto Nacional de
Investigación Educativa (INIE), es para muchos normalistas el origen histórico de la
investigación educativa en México. En el desarrollo de la IE en México destacan,
además, los siguientes acontecimientos: la creación del Programa Nacional
Indicativo de Investigación Educativa del CONACyT, la creación del Sistema
Nacional de Investigadores en 1984, el primer Congreso Nacional de Investigación
Educativa (1981) impulsado por Pablo Latapí, bajo los auspicios del CONACyT y la
SEP y, a partir de éste, la conformación del Consejo Mexicano de Investigación
Educativa (COMIE) y los Congresos Nacionales de Investigación Educativa que a
partir de 1993 se realizan cada dos años.

LAS REPRESENTACIONES SOCIALES EN LA INVESTIGACIÓN EDUCATIVA


EN MÉXICO

En el rastreo de la producción escrita entre 1991 y 20012 se encontraron 30


documentos vinculados con la línea de representaciones sociales. Este número se
incrementó después del Primer Coloquio Nacional de Representaciones e
Imaginarios Sociales en los Procesos Educativos, celebrado en la ciudad de México
en el otoño del año 2002; sin embargo, éstos no fueron incluidos en este artículo.

PORCENTAJES DE INVESTIGADORES EN MEXICO:

De 9,199 investigadores nacionales reconocidos por el SNI, hay 154 (1.7%,


incluyendo candidatos) con disciplina en educación del área de Humanidades y
ciencias de la conducta, 87 se ubican en el Distrito Federal y 8 en la zona
metropolitana, es decir el 62%. Esta alta concentración se modifica a ritmos muy
lentos dado que su solución implica atender factores de distinto orden tanto al
interior de las instituciones como al exterior de ellas.

El número de investigadores nacionales en la subárea de educación ha aumentado


constantemente de 73 en 1993, a 98 en 1998 y a 154 en 2003. De 1998 a 2003
creció apreciablemente, en 64%, sin embargo, el número total de miembros del SNI
aumentó más en el mismo lapso, 74 por ciento.

Referencias:

http://ocw.um.es/transversales/utilizacion-del-podcast-como-recurso-educativo-
en/material-de-clase-1/i-02-concepto-de-investigacion-educativa.pdf

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-
26982011000200002

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0185-
26982004000100005&script=sci_arttext

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=14001912