Вы находитесь на странице: 1из 3

Me he dado cuenta que amo a las personas y ahora veo que todo es acerca de las

personas.
Amo ayudar a la gente a encontrar su pasión, que los emociona, que enciende en su
corazón.

Dios nos ha puesto para hacer algo que amamos.

Efesios 4:11-12 (NTV)


Ahora bien, Cristo dio los siguientes dones a la iglesia: los apóstoles, los profetas, los
evangelistas, y los pastores y maestros.
Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para que lleve a cabo la obra
de Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo.

-Este versículo es importante cuando equipemos a nuestros voluntarios.


-Nos da 4 cosas que debemos hacer para equipar a nuestros voluntarios:

1) Reclutar: estamos aquí no solo para ser pastores, líderes, sino para hacer que otras
personas hagan la obra del ministerio (Efesios 4:11-12).

No importa que tan creativo sea tu servicio o que tan chevere, si no tienes a personas que
esten contigo, no significa nada.
Por ello es muy importante construir un equipo de voluntarios.
Esto es lo que nos dice el versìculo: Somos llamados para equipar a los santos, ellos son
los escogidos de Dios. Entonces estamos aquì no solo para ser pastores, no solo para ser
gente que trabaja en el ministerio, estamos aquì para capacitar a otras personas para que
hagan la obra del ministerio.
Estamos aquí para capacitar a otras personas.
Ahora, reclutar o buscar a otras personas, para algunos suena terrorífico, muchos piensan:
“debo ser como un vendedor”, que obviamente tiene una connotación negativa.
Mateo 4 dice que Jesús en persona reclutaba.
Cuando Jesús caminaba sobre las aguas, vió a Simón, Pedro y Andrés, y dijo “Hey vengan
y siganme (Hey follow me!)”, es lo único que tienes que decirle a alguien (2 palabras) “Hey
sigueme”.
Jesús reclutaba, no se iba al fondo del templo esperando a las personas que vengan a Él,
Él era Jesús, Él iba tras la gente.
Él reclutó a estas personas para ayudarlo, y eso es lo que tú y yo debemos hacer
Debemos ir por la gente para que nos ayuden a hacer la obra del ministerio
Pero, entonces: ¿qué les digo a estas personas? No quiero parecer un vendedor
Bueno Jesús vió a estos futuros discípulos pescando y les dijo “Hey siganme y los haré
pescadores de personas”. Con una oración, Jesús cambió sus vidas para siempre.
Jesús les dijo: “Vamos! cambiemos el mundo juntos”
Entonces cuando vayas y reclutes personas no les ruegues para que sean parte de tu
equipo. Ten respeto por lo que haces.
Chicos lo que hacemos semana tras semana, es increíble, tenemos que influenciar las vidas
de los niños, no te lo tomes tan a la ligera. No ruegues a nadie para estar en tu equipo.
Persigue una visión, muestrales lo que haces: “Hey brother estamos haciendo algo
fantástico, y quiero que seas parte de esto”.
“Tu puedes ser el mentor en la vida de un niño”
Eso es algo mostro si es que lo sabes
Persigue una visión, muestrale a estas personas de lo que pueden ser parte, no ruegues a
nadie por ser parte de tu equipo, porque cuando haces eso se terminará todo: Cuanto
tiempo duran esas personas?, no mucho.
Ahora entonces, por donde empiezo a reclutar?. No hay una solución mágica, pero si una
estrategia: Empieza por donde estas, por lo que tienes.
Yo empecé por mi esposa, fue mi primera voluntaria.
La Biblia nos da una estrategia para hacer esto:
Hechos 1:8
Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos
tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.
Si lo ves en un mapa, Jerusalén sería el anillo concéntrico más próximo, el próximo sería
Judea, luego Samaria y luego el resto de la tierra.
-Esta es una estrategia con la cual trabajar.
Cuando empieces a reclutar personas, empiezas por las personas más cercanas a ti.
Empieza por las personas en tu mundo, por eso es que recluté a mi esposa.
Pero luego con las personas en mi grupo pequeño más cercano, donde terminé reclutando
a 4 personas, lo cual sumaba 5 personas para empezar esto.
Ahora siguen allí, la rompen, pero si te das cuenta, empecé con las personas más cercanas
a mi, empecé con Jerusalén. Pregunta a tus amigos, si te dicen NO, está bien, pero eso no
debe desanimarte, cuantas personas rechazaron a Jesús. Sabes para lo que Dios te ha
puesto, y encontraré otras personas que quieran formar parte de esto que Dios ha puesto
en mi corazón para hacer, bajo la visión de mi Pastor claro está.
Así que empieza con las personas que conoces.
-Si tienes un SI, ten bien pensado cuales son las expectativas apropiadas que quieres
lograr. No hay nada peor que frente a este acuerdo/compromiso no sepas que expectativas
buscar lograr en esa persona.
a. Constancia en tu compromiso: Hay una razón para eso. No es que trate de
controlar tu vida. Sabemos que estos chicos vienen de hogares algunas veces locos,
sus vidas no son más que constantes, y algunas veces la única constancia que
tienen es aquí en la iglesia. Y si es que están en un grupo pequeño, y están en
conexión contigo, y no estás allí cuando ellos lo necesiten, generarás una marca, y
eso es difícil.
Es por eso mantente asistiendo.
b. Código de ética No negociable. Tenemos un formato que deben firmar: no tabaco,
no alcohol, no drogas, no inmoralidad sexual. Si no pueden hacer esto, lo siento no
puedes estar en mi equipo. Y no es por mi, no es porque sea perfecto, es porque
Dios es perfecto y sus niños merecen lo mejor. Ellos merecen personas que sean
sus modelos, y sean capaces de hablar a sus vidas y los ayuden. Por eso es que
hacemos eso.
c. Manera apropiada de actuar con niños: Cuando vengas a este servicio, chicos
con chicos, chicas con chicas, nunca solos con un niño. Y tenemos el límite de no
contactar a un niño fuera de la iglesia por ninguna razón. Y no es que no busquemos
crear una relación con los niños, pero la cultura de la sociedad ha cambiado tanto,
no puedes ceder paso a algo que podría ocurrir. Debemos guardar cuidado por la
seguridad de nuestros niños.

2) Prepara: Somos llamados a preparar al pueblo de Dios (Efesios 4:11-12).


Alentemos a adoptar la actitud.
Quitamos las mesas para forzarlos a que esten parados, con esto ni bien alguien se acerca
a través de la puerta, vamos a esa personas. No esperes que ellos vengan a ti, anda a
ellos, le damos la bienvenida y le damos un 5!: “Estoy tan feliz de que estes acá”
Pregúntale que tal estuvo su semana, muestrales que estas super emocionado que este allí.
Inicia una conversación, vocaliza bien, ellos se sentirán bienvenidos.
Nuestro servicio no empieza cuando se enciende la luz y empieza el servicio, empieza
cuando un niño cruza la puerta.
Tenemos que alentar esas ganas, que los chicos se sientan tan cómodos, tan bienvenidos.
Que sientan que si algo ocurre en sus vidas, lo van a poder compartir con nosotros.
Los grupos pequeños: lo bueno de ello es que todos los niños pueden hablar, de cualquier
cosa. Empiezas así a crear relación con los niños, y con el tiempo cuando algo ocurra, se
sentirán animados a hablar contigo.
18:50

Похожие интересы