Вы находитесь на странице: 1из 3

CRECIENDO COMO UN CRISTIANO MADURO

EF 4:10-16
“10
Y el que bajó es el mismo que después subió a lo más alto del cielo, para llenar todo el universo. 11 Él fue
quien les dio a unos la capacidad de ser *apóstoles; a otros, la de ser evangelistas; y a otros, la de ser pastores y
maestros. 12 Hizo esto para que todos los que formamos la iglesia, que es su cuerpo, estemos capacitados para
servir y dar instrucción a los creyentes. 13 Así seremos un grupo muy unido y llegaremos a tener todo lo que nos
falta; seremos perfectos, como lo es Cristo, porque conocemos al Hijo de Dios y hemos confiado en él. 14 Ya no
seremos como niños, que ahora piensan una cosa y más tarde piensan otra, y que son fácilmente engañados por
las falsas enseñanzas de gente astuta que recurre a toda clase de trampas. 15 Al contrario, el amor debe hacernos
decir siempre la verdad, para que en todo lo que hagamos nos parezcamos cada vez más a Cristo, quien
gobierna sobre la iglesia. 16 Cristo es quien va uniendo a cada miembro de la iglesia, según sus funciones, y
hace que cada uno trabaje en armonía, para que la iglesia vaya creciendo y cobrando más fuerza por causa del
amor. Biblia en Lenguaje Sencillo.
“10
El que descendió es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. 11Y él
mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12a fin
de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13hasta que
todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la
estatura de la plenitud de Cristo.
14
Así ya no seremos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de
hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error; 15sino que, siguiendo la verdad en amor,
crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido
entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe
su crecimiento para ir edificándose en amor.” Reina-Valera 1995

Propósito: estimular al cristiano en su crecimiento espiritual.

Introducción: La palabra madurez significa, preparado para un determinado fin.


Madurez Es Sensatez, buen juicio, prudencia, buen carácter. El N.T. nos enseña que como cristianos
debemos crecer en madurez, esforzándonos para estar completamente desarrollados en nuestras
vidas espirituales.
Solo porque uno ha sido cristiano por muchos años no significa que ya sea perfectamente
maduro.
Ejemplo: puede ser como la persona que había sido maestro durante 25 años. Cuando oyó hablar
de un trabajo por convocatoria, solicitó dicha plaza. Sin embargo, alguien que había estado
enseñando por solo un año fue contratado. Fue y pidió una explicación de porqué el con sus 25 años
de experiencia no fue contratado. A lo que le respondieron: usted no ha tenido 25 años de
experiencia como dice, usted ha tenido solo un año de experiencia en 25 oportunidades.

Esto mismo puede estar sucediendo hoy en ti, no has crecido nada durante estos años, simplemente
has repetido tu primer año de vida espiritual muchas veces.

I. ¿Por qué tenemos que crecer Y madurar?


Esta es una pregunta importante que todo cristiano debería conocer.

Es importante que yo crezca como cristiano porque tengo muchas responsabilidades que cumplir.

1. Debo crecer porque me ayuda a Animar a los Demás (incitar, excitar, estimular, impulsar,
persuadir, inducir, convencer, alentar, animar y exhortar) Rom. 15:14 “Estoy seguro de vosotros,
hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad y rebosantes de todo
conocimiento, de tal manera que podéis aconsejaros unos a otros.”.

2. Debo madurar para no ser presa fácil del error. Ef. 4:14 “Así ya no seremos niños fluctuantes,
llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar
emplean con astucia las artimañas del error;”

3. Debo crecer para poder explicar a la gente por qué confío en Cristo y en sus promesas.
1 Pedro 3:15 “Al contrario, santificad a Dios el Señor en vuestros corazones,, y estad siempre
preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande
razón de la esperanza que hay en vosotros.” Biblia en lenguaje Sencillo “Honren a Cristo como
Señor, y estén siempre listos para explicarle a la gente por qué ustedes confían en Cristo y en
sus promesas.”
4. Debo crecer para ser maestro y enseñar a otros. Heb. 5:12. “Debiendo ser ya maestros
después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los
primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales, que tenéis necesidad
de leche y no de alimento sólido.”

5. Debo crecer para no ser carnal. 1 Cor.3:3. “porque aún sois carnales. En efecto, habiendo
entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales y andáis como hombres?”

1 Juan 2:15-17 No quieran ustedes ser como los pecadores del mundo, ni tampoco hacer lo que
ellos hacen. Quienes lo hacen, no aman a Dios el Padre. Las cosas que ofrece la gente del mundo
no vienen de Dios, sino de los pecadores de este mundo. Y estas son las cosas que el mundo nos
ofrece: los malos deseos, la ambición de tener todo lo que vemos, y el orgullo de poseer muchas
riquezas. Pero lo malo de este mundo y de todo lo que ofrece, está por acabarse. En cambio, el que
hace lo que Dios manda vive para siempre. Biblia en Lenguaje Sencillo.

“No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre
no está en él, porque nada de lo que hay en el mundo—los deseos de la carne, los deseos de los
ojos y la vanagloria de la vida— proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos,
pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” Reina-Valera

6. Debo crecer porque cuanto más crezco más segura está mi salvación. 1 Pedro 2:2
“ y desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella
crezcáis para salvación,”

7. Debo crecer para poder llegar a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Ef. 4:13
“Así ya no seremos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por
estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error;”

II. La falta de crecimiento espiritual (es decir, la inmadurez espiritual) es peligroso porque:
1. Las bendiciones pueden ser disfrutadas en Cristo solamente por el cristiano maduro. El que
entiende y se apropia de ellas.
2. Si permanecemos inmaduros espiritualmente, no apreciamos nuestro estado y las bendiciones
que ello implica en Cristo.
3. Si somos privados de la madurez y del crecimiento, somos más susceptibles a las seducciones
de la vida y del diablo.

¿Estamos creciendo como cristianos? O ¿estamos una y otra vez Repitiendo nuestro primer año?
¿Sabes determinar si en verdad eres espiritualmente maduro?

III. La actitud correcta para crecer.

Para poder crecer, es obvio, tenemos que tener una buena actitud (disposición, preparación,
arreglo).

1. La primera actitud es querer aprender. (Mt.13:36).


2. Debemos desear la palabra de Dios. (1 Pedro 2:2).
3. Debe de haber buena disponibilidad para aprender. (Hechos 13:15).
4. Tenemos que tener oídos atentos, ligeros para la palabra de Dios. (Nehemías 8:3).
CONCLUSIÓN:

El crecimiento y la madurez espiritual no es algo opcional (que podamos coger o dejar a nuestro
antojo), no, es un mandamiento de Dios.

Tenemos que crecer porque es provechoso para nuestra salvación. Tenemos que crecer porque
necesitamos saber de Dios, de Cristo, y para poder enseñar a otros. Rom. 10:14.

El crecimiento es el “antídoto” para no caer. 2 Pedro 3:17-18.

¿Qué tanto he estado creciendo y madurando espiritualmente durante mi tiempo de cristiano?, o por
el contrario, ¿estoy repitiendo mi primer año, permaneciendo inmaduro, una y otra vez?

Pida a Dios y ponga de su parte para cambiar hoy su vida.