Вы находитесь на странице: 1из 2

Sandoval Quijano Andrea Assahi

Historia y procesos de comunicación en México I/ Grupo 0008


27 de febrero del 2014
Los códices

Actualmente podemos darnos cuenta de la grandeza alcanzada por las culturas


mesoamericanas de distintas formas, ya sea que hagamos una visita a las pirámides
y/o a los templos, que acudamos a algún museo para apreciar las esculturas,
pinturas murales, las vasijas, piezas hechas de metales preciosos o demás objetos
elaborados por nuestros antepasados; o incluso recurrir a algún libro o documental
que trate estos temas. Pero sin duda la mejor forma de conocer y entender a estas
culturas es por medio de los códices.

Antes de entrar de lleno al tema de los códices, me gustaría mencionar que el uso
que le damos a este término no es del todo correcto. De acuerdo con Nelly Gutiérrez
Solana, “la palabra códice empezó a ser usada desde fines del siglo pasado (S.XIX)
para designar a los manuscritos elaborados dentro de la tradición indígena. Sin
embargo, códice significa un manuscrito cosido en un lado. Los del México no están
encuadernados de esta manera”1.

Dejando de esto a un lado, es momento de plantearnos una pregunta importante


¿De qué se nos habla en los códices? Miguel León Portilla menciona que estos
escritos hablaban de distintos temas, como los dioses, los seres humanos, la
naturaleza, la guerra, los sacrificios, las fiestas, etcétera.

En otras palabras podemos decir que los códices, a través de figuras pictográficas,
eran la manera que tenían los antiguos pobladores para representar la relación que
tenían con su entorno, así como los sentimientos y emociones que éste les
provocaba.

Cuando vemos un códice, solemos decir que son bastante simples, pero las
imágenes que ahí están plasmadas, en realidad están llenas de una gran

1
Gutiérrez Solana, Nelly. Códices de México: historia e interpretación de los grandes libros pintados
prehispánicos, p.8
complejidad debido a que las figuras códices tienen características muy específicas
que los llenan de significación. El hecho de que unas figuras sean más grandes
que otras o que los sujetos no nuestros rasgos de expresión, y que aún asi nos
transmitan una idea clara y precisa de algo en específico es claro ejemplo de esto.

De acuerdo con Pablo Escalante Gonzalbo, algunas de las características de las


figuras que aparecen en los códices son las siguientes: Son planas, están bien
delineadas, la forma en cómo se representan siempre será la misma en todas las
láminas, dado que no hay un fondo o un paisaje las figuras se encuentran “flotando”,
su tamaño y los detalles con los que se realice, dependerá en gran medida de su
importancia.

Respecto a la figura humana, podemos decir que se caracteriza principalmente por


estar representada a manera de caricatura, su falta de movilidad, es decir, la
posición que ocupa está muy limitada y ésta siempre tendrá un significado en
específico, así como la falta de rasgos de expresión. Escalante también nos dice
que para no alterar la figura humana e indicar cierta emoción o estado de ánimo, se
auxiliaban de la colocación de glifos o de la modificación del estado de reposo, es
decir, movían un brazo o giraban la cabeza.

Bibliografía

 Escalante Gonzalbo Pablo. La expresión humana y las emociones: el


lenguaje del códice, en Arte y vida cotidiana, Memoria del XVI Coloquio
Internacional de Historia del Arte, México, UNAM, 1995.
 León Portilla, Miguel. La riqueza semántica de los códices mesoamericanos.
Recuperado el 25 de febrero del 2014, a las 17:45 horas en:
http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/revistas/nahuatl/pdf/ecn43/894
.pdf
 Gutiérrez Solana, Nelly. Códices de México: historia e interpretación de los
grandes libros pintados prehispánicos, México, Panorama Editorial, 1992.

Похожие интересы