You are on page 1of 154

Podemos Lograr Más

Una visión para el desarrollo


Página Legal
Índice

Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

Prólogo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

Capítulo 1.  Los años en la universidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21

Capítulo 2.  Recorrer el país y seguir creciendo. . . . . . . . . . . . 39

Capítulo 3  El regreso a Zacatecas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55

Capítulo 4.  Los días y los años. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69

Capítulo 5.  El breve ciclo en el prd. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85

Capítulo 6.  Abriendo caminos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99

Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas. . . . . . . . . . . . 119

Bibliografía. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141

5
Agradecimientos

A Margarita mi esposa. Por su amor, cariño


y apoyo incondicional.

A mis hijas Lucy, Fer, Sofía y Natalia.


Por su comprensión y cariño.

A mis hermanos, Benjamín, José y Lala.


Por su acompañamiento permanente.

A Santiago mi nieto. El que me robó el corazón.

A Quito, Liz, Gerardo y Said. Por su esfuerzo


y apoyo solidario.

A Fer, Beto, Paco, Juan Antonio y Noé. Por sus atinados


y críticos comentarios.

Y como diría Joaquín López Dóriga: a todos los que


voluntaria o involuntariamente hicieron posible este libro.

7
Prólogo

México ha cambiado de manera palpable en las últimas dé-


cadas. Su política, sus actores, sus reglas se han modificado
lenta y continuamente. Y los cambios son producto de personas
concretas en circunstancias específicas, a veces con una cierta
dosis de azar, pero siempre con buenas cantidades de voluntad.
Para quienes atestiguamos y fuimos parte de esos cambios,
siempre tiene un enorme interés y una fuerte carga evocativa
verlos a través de los ojos de otros. Conocer sus impresiones, su
contexto, sus lecturas sobre la realidad, sobre el pasado y sobre
el futuro, indefectiblemente ponen en perspectiva las propias.
Conozco a Pedro desde hace mucho tiempo y en muy di-
versos ámbitos: en la academia, en la política, en la adminis-
tración pública, en la vida partidaria. Siempre ha sido recto y
persistente en su actuar, impulsor de múltiples proyectos que
tienen como objetivo el beneficio de las personas, en espe-
cial de aquellas en pobreza.
El recuento de su vida que nos ofrece Pedro de León
Mojarro está plagado de las pulsiones propias de los entes
políticos: los orígenes, los maestros que marcan la ruta de
las ideas y de las convicciones, los problemas nacionales, la
adherencia a grupos polí ticos y a corrientes ideológicas, la
eterna tensión entre lo local y lo nacional, la vida partidaria,
las victorias matizadas por las derrotas, los momentos deciso-
rios en los que no hay punto de retorno.
Para quienes han vivido en la política nacional de las últi-
mas tres décadas, el recorrido les será familiar y encontrarán
cuestionamientos actuales: ¿Cómo devolver a la política la
esencia constructiva que parece haber perdido? ¿Cómo hacer
una política de desarrollo social desde abajo, auténticamente
participativa? ¿Cómo encauzar el combate a la pobreza hacia
mejores esquemas productivos, incluyentes y justos?
Este libro es el tercero de una trilogía que inició con Entre
el movimiento y lo diverso y siguió con Para ganar el debate.
En esta última entrega Pedro nos ofrece algo más que una

9
10 Podemos Lograr Más

retrospectiva: su apuesta es generar las bases de un debate


zacatecano que permita trazar líneas, metas y objetivos para
mejorar las condiciones de vida de la gente en la entidad.
Podemos Lograr Más. Una visión para el Desarrollo es el diag-
nóstico de un socialdemócrata convencido del papel transfor-
mador del Estado y de la necesidad de propiciar condiciones
para la redistribución de la riqueza, el fortalecimiento de las
instituciones, y la garantía efectiva de los derechos sociales.
No me cabe duda que el país que hoy tenemos ha sido
fruto del esfuerzo de miles de personas en las ciudades, en el
campo, en las universidades, en los partidos políticos, en las
dependencias de gobierno.
Quizá el argumento más profundo en este libro es la de-
nuncia abierta a la tesis de la futilidad, de la que hablara Albert
Hirschman en Retóricas de la intransigencia: no hay peor ac-
titud para un país y para una sociedad que suponer que los
esfuerzos humanos no rendirán frutos, no generarán cambios
que harán mejores las vidas de quienes vengan. Pedro de León
está convencido del sentido de la acción política. Él sabe –y
compartimos este principio– que los cambios en las socieda-
des se dan gracias a la acción de mujeres y hombres comunes
y corrientes, en sus trabajos de todos los días, en sus decisiones
cotidianas, en sus valores. Es ese el lugar –o los múltiples luga-
res– de donde surgen los cambios, las lentas y paulatinas trans-
formaciones que mejoran las vidas de millones de personas.
Y si bien la historia aflora llena de coyunturas que parecen
definir los grandes rumbos, la apuesta es por la suma de las
aportaciones de individuos y grupos al desarrollo nacional,
a nuestra vida política y pública, a la expresión de las ideas.

Rosario Robles Berlanga


Ciudad de México, octubre de 2014
Introducción

No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué


puerto se dirige.
Arthur Schopenhauer

Por regla, en la política nacional es poco común que una per-


sona de la vida pública difunda sus auténticas reflexiones acer-
ca de su perspectiva de la realidad que le rodea, del mundo
que le ha tocado vivir, de las circunstancias que atraviesa la
sociedad, o que tenga la mínima claridad para exponer sus
proyectos ideológicos e incluso su apreciación del arte, de la
cultura y su visión de Estado como hilo conductor de los pro-
cesos de construcción del andamiaje institucional y la confor-
mación de equipos de trabajo. Desafortunadamente, esto es
todavía menos frecuente en el ámbito local.
Es como si un velo de pudor se extendiera a través de
las regiones que conforman la patria; hablar con franqueza
se interpreta como un indicio de “protagonismo” y convierte
a cualquiera en sujeto censurable. Ya lo decía Daniel Cosío
Villegas, “La política no se hace en la plaza pública, el parla-
mento o la prensa, en debates o polémicas sonados, sino en
la conversación directa entre el aspirante y el detentador del
poder”.1
En los últimos tiempos se ha abandonado el debate, lo he-
mos cambiado por la sumisión pasiva, por el acuerdo personal
y, en el mejor de los casos, por el acuerdo entre grupos, inhi-
biendo así la participación política. Vivimos una crisis de repre-
sentación y junto con ella padecemos una sociedad ausente y a
la vez decepcionada de la política y los políticos.

1 Véase Escalante, G., p. 259.

11
12 Podemos Lograr Más

La escritura como extensión de uno mismo

Como dice el dicho, “lo que se escribe, vive”. A través del pe-
riodismo he querido dejar constancia de mi visión personal
para ofrecérsela a los que amablemente me leen. Sergio Pitol
afirmó:

Hemos, los humanos, recibido la palabra como una herencia má-


gica. Uno sabe quién es solamente por la palabra. Y nuestra actitud
ante el mundo se manifiesta también por la palabra. La palabra, tan-
to la oral como la escrita, es el conducto que nos comunica con los
demás. Le permite salir a uno de sí mismo y participar en el convivio
social.2

Guardo la intención de compartir esto desde que comen-


cé a escribir mi columna de los jueves en El Sol de Zacatecas,
que actualmente se publica en El Sol de México. Las entregas
de los primeros años fueron compiladas en el libro Bitácora
de la Libertad.3 Los párrafos siguientes contienen el puñado
de imágenes e ideas que más me han conmovido, y a su vez
han sido guía de mis acciones institucionales y políticas en
diferentes momentos.

Crítica del sosiego

Lo que nos diferencia de los animales es el lenguaje oral y es-


crito, y con este la capacidad para dialogar y debatir nuestras
ideas, los seres humanos nada somos sin ellas. Recuperemos
el sentido de la crítica constructiva, seamos capaces de ex-
presar y defender nuestra verdad. Un motivo más para escri-
bir este libro fue la necesidad de dar origen a una invitación
para abrir el diálogo ciudadano entre los zacatecanos.
La coyuntura actual exige que la gente aprenda a analizar
y decidir de manera responsable, sin recato ni temores. De
2 Pitol, S., en Joyce, J., 2012, p. 9.
3 De León, 2002.
Introducción 13

otra manera no será fácil trascender la etapa de abatimiento,


atraso y exclusión en la que nos encontramos como colecti-
vo social.
Observemos la incongruencia entre las proporciones de
la crisis por la que atravesamos y la timidez prevaleciente
en la ciudadanía, que le impide reflexionar, dar opiniones
y sobre todo participar. Primero nos lo impidió la televisión y
ahora no nos podemos separar del teléfono.
En el caso de Zacatecas, el cambio de una actitud pasiva
por un estado de alerta, reflexión y participación permanente
es el primer paso que debemos dar, si es que en verdad desea-
mos recuperar la paz, la tranquilidad y la sana convivencia.
Tenemos que contraponer a nuestros problemas la cultura de
la solidaridad, el respeto y el trabajo, para que en nuestra aspi-
ración de progresar nada nos arredre; como dicen los versos de
Salvador Sifuentes en la inmortal “Marcha de Zacatecas”, con
la famosa tonada de Genaro Codina “…y la victoria disputad;
marchemos ya con valor; no os detengáis, no haya temor.”

Lo que se puede esperar

Este libro intenta ser didáctico, descriptivo y sencillo. La co-


municación debe estar afirmada por deseos sinceros de trans-
mitir una idea a los demás mediante palabras de uso común:
mi deseo es despertar el interés por transformar Zacatecas.
Podemos Lograr Más. Es necesario comenzar por un cambio
de actitud, solo así podremos recuperar grandeza de otros
capítulos de nuestra historia.
Para mí, el valor de las cosas se mide por su utilidad para
el bien de la comunidad. Estoy convencido de que para vivir
intensamente no se requiere acumular bienes materiales u
objetos que no sirven para ser usados en la vida cultural, en
la experimentación científica o en el trajín político.
Coincido con el expresidente español Felipe González
cuando dice: “Mi posición es la de un reformista plenamen-
te convencido de que se pueden cambiar las cosas que van
14 Podemos Lograr Más

mal, fuera de toda falsa utopía. Que nuestra tarea es mejorar


la condiciones de vida de los seres humanos en el mundo al
que pertenecemos.”4
Por eso, en este libro deseo compartir algunas ideas acerca
del Desarrollo regional y los municipios, y ponerlas a discusión
con todos aquellos que estén interesados en un futuro mejor
para nuestra tierra.
Buena parte de lo que se relata es resultado de un largo
caminar, y del análisis de experiencias exitosas y fallidas en
varios estados de la República Mexicana. Me ha nutrido la
sabiduría de muchos amigos expertos, con quienes he soste-
nido diálogos y debates desde hace muchos años.

Recurriendo al pasado
para construir el futuro

Estoy seguro de que miles de compatriotas coinciden con la


posibilidad de llevar a la práctica muchas de estas ideas, enri-
quecidas con aportaciones extraídas de sus propias vivencias,
para colocar a Zacatecas al nivel de los estados vecinos o
mejor. La minería, la ganadería, la agricultura y el comer-
cio, junto con nuestra extraordinaria ubicación geográfica,
constituyen el potencial para dar el gran salto en el desarro-
llo de nuestra entidad.
La mía es una generación de activistas y militantes políti-
cos formados en la lucha social, primero como universitarios y
después como servidores públicos. Usamos los libros, las teo-
rías y las ideas como herramientas para la acción. Hagamos de
la memoria y las reflexiones, instrumentos fundamentales para
provocar un cambio estructural de largo aliento en el desarrollo
económico, político y cultural de Zacatecas.
Me identifico con lo dicho por Luis Donaldo Colosio en
el cierre de su memorable discurso del 6 de marzo de 1994,

4 González, F., 2013, p. 23.


Introducción 15

Me apasiona convivir, compartir, escuchar y comprender al pueblo


al que pertenezco […]. Reitero que provengo de una cultura del
esfuerzo y no del privilegio. Como mis padres, como mis abuelos,
soy un hombre de trabajo que confía más en los hechos que en las
palabras. Soy un hombre de palabra, un hombre de palabra que la
empeño ahora mismo para comprometerme al cambio que he pro-
puesto: un cambio con rumbo y con responsabilidad.5

Tres inspiraciones

Me inspiran, en la realización de este libro, hombres cuyas


acciones heroicas y ejemplares impactaron en mí desde niño;
son referentes que me han permitido definir los ejes esencia-
les de una propuesta política.
Admiro a Benito Juárez por la claridad de sus ideas, por
su capacidad para rodearse de hombres grandes, por su aplo-
mo para tomar decisiones y por su estatura moral. Cito, al
respecto, un pasaje de su correspondencia con Maximiliano
de Habsburgo, quien lo invitaba a dialogar sobre la paz y la
felicidad de la nación mexicana:

Es dado al hombre, algunas veces, atacar los derechos de los otros,


apoderarse de sus bienes, amenazar la vida de los que defienden su
nacionalidad, hacer que las más altas virtudes parezcan crímenes y a
sus propios vicios darles el lustre de la verdadera virtud. Pero existe una
cosa que no puede alcanzar ni la falsedad ni la perfidia y que es la tre-
menda sentencia de la historia. Ella nos juzgará.6

Otra de mis grandes inspiraciones ha sido Francisco


García Salinas, “Tata Pachito”, quien supo despertar el amor
de su pueblo por los innumerables beneficios recibidos.
Gobernante modelo y modelo de gobernante, federalista de
convicción, hombre visionario; su ideología, así como va-
rias de sus propuestas y obras dirigidas a los sectores más
5 Colosio, L., 2014, p. 153.
6 En Tamayo, J., 1993, p. 152.
16 Podemos Lograr Más

vulnerables, siguen vigentes en la actualidad. Retomo un


fragmento de las memorias sobre su administración, presen-
tadas al Congreso de Zacatecas:

Al descender por ministerio de la ley del alto puesto en que me colo-


caron mis conciudadanos, solo me resta tributarles las más cordiales
y fervientes gracias, por los favores inmensos de los que me han
colmado, en el largo y borrascoso periodo de mi administración. Ni
los peligros, ni las desgracias, ni la seducción, fueron nunca capaces
de hacerles perder la confianza que una vez depositaron en mí. Yo
nada habría hecho, nada habría sido, si me hubiera tocado gobernar
un pueblo menos virtuoso: solo a él soy deudor de separarme con
honor de la escena política.

Si Zacatecas es considerado, dentro y fuera de la República, si su


nombre se cita con decoro, si es feliz, viviendo tranquilo en medio
de las calamidades públicas, lo debe al comportamiento de todas las
clases del estado […]. Que el verdadero patriotismo dirija siempre
la conducta política de tales ciudadanos; que la unión se conserve
entre ellos, como hasta aquí; que la experiencia de lo pasado, sirva
de lección para lo venidero, y el Estado será respetado, cualesquiera
que sean los sacudimientos políticos que nos esperen.7

¿Cómo no mencionar al liberal Jesús González Ortega? Él


sintetizó la conciencia crítica de su época, formuló los ele-
mentos esenciales de la alternancia en el poder y asumió las
consecuencias de su postura frente a Juárez; jamás dejó de ser
leal a sus principios y a la República. La mejor muestra de la
congruencia de González Ortega es narrada por el Ministro
de México en Paso del Norte, Don Matías Romero, cuando
escribe y narra las pláticas con el General Zacatecano, mien-
tras este estuvo en Nueva York en 1865:

7 García, F., 1874, pp. 53-54. Se trasladaron detalles ortográficos a la época actual para hacerlos com-
prensibles.
Introducción 17

El general Ortega me dijo que se había ocupado muy detenidamente


en meditar lo que debiera hacer en este caso. Tiene la creencia de que
el presidente no puede prorrogar su periodo sin romper la constitu-
ción, y la casi seguridad de que, cuando se presente en esa (situación),
se le entregará la presidencia, pero previsto ya el caso de que no suce-
da así, y para entonces se propone publicar un manifiesto a la nación,
expresando que la determinación del gobierno se ha adoptado a pesar
de las observaciones que él hizo, que él la considera como una infrac-
ción de la carta fundamental, y que solamente por no aumentar los
males públicos y encender la guerra civil, no opone resistencia a esa
medida, y se ve obligado a salir del territorio nacional.8

Con estos y otros cimientos históricos e ideológicos, he


construido la base de mis ideas y convicciones.

Esquema del libro

El presente texto tiene una estructura cronológica. En la primera


sección relato los primeros años de vida en mi tierra, al lado
de mis padres y hermanos. En la segunda evoco la llegada a la
ciudad de Zacatecas y el ingreso a la Universidad; se registran
las primeras incursiones en la política, y el arribo a la Dirección
General de Extensión Universitaria de la uaz, mi alma mater.
En el tercer capítulo se abordan las vicisitudes labo-
rales y políticas, en un periodo de vida nómada junto con
mi familia. Con la compañía y comprensión siempre soli-
daria de mi querida esposa, Margarita Alonso Reyes, dejé
la cómoda plaza de maestro de tiempo completo en la
Universidad Autónoma de Zacatecas (uaz) y posteriormen-
te la Delegación Federal de la Procuraduría Agraria (pa),
siempre luchando por trascender en ideales y resultados.
En esta etapa pude conocer a personas esenciales para la
construcción de las instituciones nacionales, y en especial de

8 Matías Romero, en J. M. Andoval, 1869, pp. 17-18.


18 Podemos Lograr Más

los partidos políticos. Ellos me transmitieron su mística y su


alegría de vivir profundamente la política.
En el cuarto capítulo se narra una experiencia electoral de tras-
cendencia nacional, protagonizada por el Lic. Ricardo Monreal;
hago la crónica de mi vida política en las instituciones locales al
término de su administración, y describo mi participación como
candidato a Diputado por el Distrito II Electoral Federal.
En la quinta parte me refiero al camino desandado, involun-
tariamente, en la ruta del Partido de la Revolución Democrática
(prd), y el triunfo logrado con la llegada de Miguel Alonso a
la gubernatura de Zacatecas, gracias al apoyo del Partido
Revolucionario Institucional (pri), el Partido Verde Ecologista
de México (pvem), el Partido Nueva Alianza (panal), de varios
amigos y centenares de simpatizantes de todos los colores.
En el sexto capítulo hablo de mi etapa como funcionario
en la Ciudad de México y como cronista a distancia de la
realidad zacatecana. No es fácil hablar de lejos sobre los pro-
blemas locales; sin embargo, decidí correr el riesgo para no
perder la tradición de escritura iniciada cuando fui invitado
por El Sol de Zacatecas.
El séptimo capítulo es un diagnóstico sociopolítico nacio-
nal y estatal, que sirve de base indispensable para delinear
una serie de propuestas de política para Zacatecas, estado de
capital bizarra con “… un cielo cruel y tierra colorada […].
Una típica montaña/que, fingiendo un corcel que se enca-
brita/ al dorso lleva una capilla, alzada/ al Patrocinio de la
Virgen/Altas y bajas del terreno, que son siempre/ una broma
pesada”,9 tal como describiera Ramón López Velarde.

Conclusión que despierta


un anhelo

Soy enemigo de la improvisación, de la burocracia y de la


mediocridad. Un día me enseñaron que, en la política y en

9 López Velarde, R., 1987, p. 92.


Introducción 19

la administración pública, lo que cuenta son los resultados.


De poco sirve hablar mucho para no decir nada, igualmente de
poco sirve trabajar durante doce horas para que, como dicen
los comerciantes, “a la hora del recuento, el cajón esté vacío”.
La eficiencia, entendida como la disponibilidad de los in-
sumos necesarios para obtener resultados, y la eficacia como
capacidad para el logro de objetivos, son atributos mínimos
a los que debe aspirar cualquier funcionario. Además, como
bien lo dijo el inolvidable, íntegro e imprescindible Arturo
Warman, “la honestidad, más que una oferta, debe ser un
compromiso ético”.10
Creo firmemente en la importancia de cumplir y hacer
cumplir la palabra; basta con hacer un viaje al pasado para
recordar cuando la palabra valía más que cualquier docu-
mento o firma, porque el honor de nuestra palabra está por
encima de cualquier cosa, porque con nuestro lenguaje crea-
mos realidades.
Aspiro a ser uno de los imprescindibles de Bertolt Brecht.11
Me he preparado durante muchos años para servir a mi país
y, con él, a mi estado. Deseo formar parte de un gran equi-
po de zacatecanas y zacatecanos para contribuir juntos a la
construcción y consolidación del Zacatecas y del México que
Enrique Peña Nieto y Miguel Alonso están proponiendo para
dar otro rostro a la nación y a nuestra gente.
Siempre he sido partidario del debate y la discusión.
Comparto y soy resultado de la crítica constructiva, reflejada
en mis propuestas y su justificación. Por ello, este libro con-
cluye con el trazo de una propuesta que constituye la base
para el diseño de un proyecto que coloque a Zacatecas, me-
dido en sus indicadores, dentro de los mejores lugares del
desarrollo político y regional de México. Los zacatecanos

10 Warman, A., 1988.


11 “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay
quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay otros que luchan toda la vida, esos son
los imprescindibles”. Bertolt Becht, Los Imprescindibles.
20 Podemos Lograr Más

migrantes, “el otro Zacatecas”, nos han enseñado con creces


que cuando se quiere se puede, aun partiendo de cero.
Afortunadamente, no estamos partiendo de cero, hay
mucha infraestructura, experiencia, camino recorrido y ta-
lento humano para lograr el Sueño Zacatecano.
Deseo encender en ti, lectora y lector, queridos, el interés
y la pasión que corren por mis venas.

Pedro de León Mojarro


Capítulo 1

Los años en la universidad


El progreso no consiste en aniquilar hoy el ayer sino, al
revés, en conservar aquella esencia del ayer que tuvo la
virtud de crear ese hoy mejor.
José Ortega y Gasset

Orígenes

Provengo de una familia feliz. Mi padre era inmigrante en


Estados Unidos y un día decidió regresar a su tierra. Asiduo
lector de Selecciones de Reader´s Digest, muy temprano com-
prendió que, para poder triunfar allá, en el otro lado, tenía
que aprender a hablar inglés; todavía conservo algunos de los
libros con los que logró su objetivo.
El tono de su voz reproducía la música de los campesinos
del Cañón y de los altos de Jalisco, y su mirada sabía distin-
guir las cabriolas de las nubes en tiempos de lluvia: “Se va a
venir el agua”, anticipaba… y nunca falló.
Mi madre, maestra rural, siempre amorosa, era otro cantar.
Fue, es y será el modelo de mi vida. Recuerdo lo que me res-
pondía cuando le platicaba de algún amorío: “No las busques
bonitas hijo, eso pasa, asegúrate que sean de temor de Dios”.
La formación y superación de sus hijos representaba su
mayor tesoro. Durante varios años, fuimos la familia tepechit-
lense con el mayor nivel de escolaridad.
A mi mamá le satisfacía la docencia con jóvenes y ni-
ños. La felicidad con la que abrazó la carrera de maestra de-
muestra lo mucho que le importaba su país, y habla de su
pasión duradera, hasta la muerte, por la educación. Durante
la Guerra Cristera, ella fue de los pocos maestros que no de-
jaron de dar clases, a pesar de los riesgos que corrían.

21
22 Podemos Lograr Más

La patria chica

Nací en Tepechitlán en 1955. Tuve cinco hermanos: Vica, Lala,


Jesús, José y Benjamín. Los mayores, Vica y Jesús, ya fallecieron,
para ellos mi eterno agradecimiento por sus enseñanzas. Benjamín,
el inmediato mayor, ha sido mi hermano, amigo, confidente y
siempre solidario conmigo.

Con mis hermanos Benjamín, José, Jesús, Vica y Lala.

Mi pueblo es tranquilo, un espacio montado en el lento transcurrir


de las horas del reloj de la plaza, al pie de la Sierra de Morones. En
tiempos de lluvia, se viene el olor a tierra mojada después de cada
aguacero; el rocío de los cerros despierta un perfume de nostalgia,
de amigos cuidando los animales, chiquillos gritando detrás de las
bardas de adobe y vacas regresando de pastar.
Capítulo 1.  Los años en la universidad 23

En mi patria chica obtuve mis primeros aprendizajes sobre el lado


profundo de las necesidades humanas. Todo tepechitlense tiene va-
rios parientes o a su familia completa en los Estados Unidos; somos
un pueblo de migrantes. En mi tierra había y hay pobreza.
Llegar a esta conclusión me costó mucho trabajo, pero sobre
todo, lo digo con satisfacción, ya no volví a ser el de antes. Algo
extraño comenzó a recorrer mi pensamiento y empezó a cambiar
mi enfoque de la sociedad.
No quería ser un joven más. Estaba interesado en ayudar a los
míos e imaginaba nuevos inventos mecánicos y químicos para de-
sarrollar el campo; me preguntaba hasta el cansancio las causas de
la informalidad de la lluvia, que no sabía aparecer con regularidad.
Siempre he creído que muchas de nuestras adversidades no
solo tienen que ver con los caprichos de la naturaleza, sino con
nuestra idiosincrasia; solemos esperar que las soluciones vengan
de fuera, sin percatarnos del poder que tenemos en las manos
cuando nos ponemos a trabajar. Labor vincit omnia.12 El trabajo
todo lo vence, dice el lema de nuestro estado, que le fue otorgado
por Felipe II el 22 de junio de 1588.

Vivir con ideales

Esas tempranas reflexiones me hicieron salir muy pronto de mi pue-


blo. No era posible continuar encerrado en mis pensamientos. Me
sentía un hombre de acción, quería estudiar, deseaba cambiar el
mundo. Y así se fue haciendo más breve el último lapso que viví al
lado de mis padres y mis hermanos.
Mi papá no tenía los recursos económicos suficientes para
darnos educación media y superior a tres de mis hermanos, que
estaban estudiando fuera, y a mí. Eso lo entendí y asimilé, y no
me quedó más que emprender el proyecto de mi formación pro-
fesional de manera independiente. Yo no quería perder un año sin
estudiar.

12 Publio Virgilio Marón (poeta Romano, 70-19 a. C.), Geórgicas. Lema usado en el escudo de armas del estado
de Zacatecas, México.
24 Podemos Lograr Más

Fue así que consideré llegado mi momento y, sin el consen-


timiento de mis padres, con el único ideal de estudiar, me fui a
Guadalajara, donde encontré poca perspectiva laboral y de es-
tudio. En vista de ello, me regresé a la capital zacatecana, don-
de venturosamente, gracias al profesor Raúl Santana, Director de
Educación, me pude inscribir a la preparatoria nocturna de la
Secundaria Federal “Jesús González Ortega”.
El objetivo se había cumplido, ahora lo que se requería era te-
ner con qué sostenerme; entonces me contraté como ayudante de
albañil, en la industria de la construcción. Posteriormente me con-
vertí en un pintor de brocha gorda, para luego trabajar en la Junta
Estatal de Caminos, como auxiliar del tomador de tiempo y luego
como oficial de oficina; todo esto lo logré en tan solo seis meses.
En la prepa nocturna hice nuevos amigos, pero se platicaba
poco y se convivía menos, porque todos éramos trabajadores de
día y estudiantes de las 6 a las 10 de la noche.

Una escuela para abrirse al futuro

Al poco tiempo de ingresar a la preparatoria nocturna, me eligie-


ron secretario de la Sociedad de Alumnos. Por eso considero que
la voz de la política me llamó desde mis primeros años, lo cual era
motivo para reflexionar seriamente, porque me obligaba a abrir
los oídos a las voces de mi destino. Esta labor es titánica y a veces
rebasa las capacidades del hombre, porque saber escucharse a
uno mismo es parte de un proceso en el que se desarrolla pau-
latinamente la sensibilidad.
En la preparatoria, mi maestro, el Lic. Daniel Dávila García,
me enseñó a leer los periódicos con orden y sistema, me dio las
primeras lecciones acerca de lo que es el Estado y el gobierno,
me explicó los componentes esenciales del programa político y
la estructura del priísmo y, además, me orientó para participar en
el Frente Juvenil Revolucionario (fjr) del pri, donde milité al lado
de Jaime Santoyo, Jacinto Larraga, José Baruch y de mi entrañable
amigo Eduardo “Lalo” Correa, dirigente estatal, así como con Fidel
Herrera Beltrán, líder nacional.
Capítulo 1.  Los años en la universidad 25

Experiencias fundadoras

Entre la conclusión de la prepa y el inicio de la profesional, pro-


moví la fundación de la Casa del Estudiante Tepechitlense, lo que
facilitó que varios jóvenes, alrededor de 40, pudieran estudiar en
Zacatecas. La casa, ubicada en la calle Guerrero, era propiedad
de Doña Otilia Reyes, quien puntualmente, el último día de cada
mes, a las ocho de la mañana, comenzaba a gritar desde el tercer
piso donde vivía: “¡Ramiritooo, la rentaaa!”, y no cesaba hasta que
Ramiro aparecía con la renta.
Cuando llegué a la Escuela de Ciencias Químicas de la
Universidad Autónoma de Zacatecas (uaz), aún estaba situada en
la parte final de la Alameda. Su patio era escenario de frecuentes
encuentros y debates entre las tendencias políticas de la comuni-
dad que participaba en su interior.
Estando en el cuarto semestre comencé a dar clases de matemá-
ticas en la Preparatoria Número 3, ubicada en Fresnillo, Zacatecas.
Eran varios los alumnos mayores que yo, que lucían una cabellera
hasta la cintura y se sentían gente de “onda”. Su lenguaje corporal y
sus actitudes estaban marcados por las expresiones populares de los
jóvenes de la época.
Al segundo día de comenzar a dar mis clases, cuando ya tenía
el pizarrón lleno, alguien se levantó de su butaca, agarró el borra-
dor y borró lo que yo había escrito; luego me dijo con tono burlón:
“Ya no le hagas a la mamada, profe, vámonos”, y todo el grupo se
salió. Me quedé frío, no daba crédito. Esto me obligo a triplicar el
esfuerzo en la preparación de mis clases. Fue una experiencia que
templó mi carácter y me permitió ser profesor durante 13 años,
primero en la Escuela Preparatoria y después en la Facultad de
Agronomía.
Volviendo al tema de mi educación profesional, recuerdo la
consistencia con que nos formó la Academia de Matemáticas,
encabezada por Javier Enríquez, a mí, mi hermano Benjamín de
León, Arturo Burnes y otros. Fue fundamental en mi formación
como maestro. Reconozco que su método era exigente y riguroso,
aunque en su momento nos hayan hecho sufrir.
26 Podemos Lograr Más

De mi paso por la Universidad debo dejar constancia de mi


cariño por todos los de mi grupo y, muy particularmente, por mis
amigos de vagancias, complicidades y estudio: Eduardo Luna
Castañeda, Agustín Cabral Soto y Juan Francisco Álvarez.
Como resultado del Movimiento Estudiantil-Popular de 1968,
la Universidad tenía varios grupos de estudio de izquierda. Entre
ellos el Grupo “Julio Antonio Mella”, encabezado por Ricardo
Reyes Mata, el gran “Rusty”; con él se reunían amigos, como mi
compadre Octavio “El Cascarín” Escobar, Eduardo “Pato” Ramírez,
Carlos Ulises Girón, Javier Valadez, Arturo García Reyes y varios
más.
En la prepa el ambiente académico era todavía de bajo perfil
ideológico, de poca teoría en las filas juveniles, pero con los Mella
acepté la invitación para estudiar obras profundas e interesantes,
entre las que destaco, en metodología, la de Martha Harnecker; en
literatura, La madre de Máximo Gorki, del que retomo el siguiente
fragmento:

Lo sé; tiempos vendrán en que los hombres sientan admiración mutua, ¡en
que cada cual brille como una estrella ante los ojos de los demás! Habrá
en la tierra hombres libres, grandes por su libertad; todos avanzarán con
los corazones abiertos; el corazón de cada uno estará limpio de envidia y
nadie conocerá el rencor. Entonces la vida no será ya vida, sino culto ren-
dido al hombre; se exaltará su imagen. ¡Para los hombres serán accesibles
todas las alturas!13

En ciencia política tuve mis primeros encuentros con colosos


de la talla de Lenin, Trotsky y Mao. De este último rescaté, para un
estudio sobre el desarrollo, sus cinco tesis: Sobre la práctica, Sobre
la contradicción, Sobre el tratamiento correcto de las contradiccio-
nes en el seno del pueblo, Sobre el trabajo de propaganda y ¿De
dónde provienen las ideas correctas?
Volver a vivir estos momentos también me recuerda que en la
Escuela de Ciencias Químicas no todo era miel sobre hojuelas.

13 Gorki, M., 1990, p. 78.


Capítulo 1.  Los años en la universidad 27

Acepté participar en el Consejo Técnico, conviví con Raymundo


Cárdenas, con quien tenía coincidencias, pero también divergen-
cias. Aun así, nuestra alianza era necesaria, porque estaba cerca
la disputa por la dirección de la escuela y, además, porque decidi-
mos luchar juntos para lograr la construcción de un nuevo edificio.
Casi durante toda la carrera fui Consejero Técnico y Universitario.
Logré intervenciones importantes y amplié mis recursos para hacer
política con otros compañeros Consejeros.

En la Escuela Ciencias Químicas con mi amigo Agustín Cabral.

En este tiempo, como líder estudiantil en la Escuela de Ciencias


Químicas, me tocó estar en las entrañas del conflicto universita-
rio ocurrido en enero de 1977, a raíz de la reelección de Jesús
28 Podemos Lograr Más

Manuel Díaz Casas en la Rectoría. Nuestra escuela, junto con la


de Ingeniería, cuyo líder era Martín Ornelas, fue vanguardia en la
recuperación de la autonomía. Por cierto, me pareció muy lamen-
table la deserción del insustituible maestro Rubén Prezza, hom-
bre de ciencia, docente innovador que, lamentablemente, siendo
Director de la Escuela de Ingeniería, decidió participar en las filas
de la alianza universitaria, contraria a la autonomía.
En el periodo de arreglo del conflicto formé parte de la comisión
universitaria que fue recibida por el Secretario de Gobernación,
Don Jesús Reyes Heroles, uno de los grandes hombres del siglo
pasado, intelectual y político progresista de grandes ideas; en una
entrevista que le hizo Enrique González Pedrero afirmó que, “para
progresar en un México ideológicamente plural, debemos recurrir
a la negociación, al entendimiento, al compromiso, sabiendo que
estos no suponen ambigüedad”.14
Estando la oficina del Secretario de Gobernación en la Ciudad de
México, Jorge Hiriart Estrada, el rector interino, replicó un tanto so-
brado a Reyes Heroles: “Yo no estoy casado con el poder”. Don Jesús
volteó y, sin dudar, le espetó señalando enérgicamente con su dedo
índice al suelo: “¿De qué poder me habla?, ¡El poder está aquí!”
No obstante mi participación en la política, no me desvié
en mi intención de convertirme en un buen ingeniero químico.
Lamentablemente, la enseñanza no era como yo deseaba debi-
do al mal equipamiento de los laboratorios, lo que nos impedía
llevar a cabo experimentos prácticos, que constituyen la base de
la ingeniería química. Esas limitaciones me hicieron pensar en la
necesidad de una nueva escuela de ciencias químicas.

La política en la Universidad

Por más que se diga lo contrario, la política sindical en las uni-


versidades públicas exudaba gran movimiento y estaba llena de
buenas ideas.

14 Reyes, J., 1996, p. 231.


Capítulo 1.  Los años en la universidad 29

Para mí, la política sindical de la uaz era una herramienta para


coronar y defender los logros académicos de los universitarios.
Con esta consideración por delante, me dispuse a participar en
el Sindicato de Personal Académico de la uaz (spauaz), al lado de
compañeros como Javier Valadez, Gustavo de la Rosa Muruato, el
físico Humberto Rodríguez, el Dr. Carlos Montes de Oca y otros.
Javier Valadez, Arturo García, yo y algunos más, funda-
mos, junto con Gustavo Gordillo, el efímero mrt (Movimiento
Revolucionario de los Trabajadores); y casi simultáneamente, con
el Consejo Sindical y la Corriente Democrática de Don Rafael
Galván, fundamos el map (Movimiento de Acción Popular), que
nos permitió vincularnos con destacados intelectuales de origen
universitario, impulsores de un proyecto político nacional, lleno
de planteamientos, teorías y amor a la patria.
Ahí tuvimos relación con el grupo más prolífico de la inte-
lectualidad mexicana: Rolando Cordera, Arturo Whaley, Antonio
Gershenson, Hugo Andrés Araujo, Carlos Pereyra, Adolfo Sánchez
Rebolledo, José Woldenberg, Eliezer Morales, Arnaldo Córdova,
Gustavo Gordillo, Arturo Warman, Carlos Juárez y Pablo Pascual,
entre otros. Orgullosamente, fui y soy miembro del grupo inte-
lectual de los “Mapaches”, nombre que nada tiene de sentido
peyorativo.
Decidimos participar en ese grupo porque vimos en él la
oportunidad de continuar con nuestra formación política y, ade-
más, porque se había acordado emprender la lucha para ganar la
Dirección General del Sindicato Único Nacional de Trabajadores
Universitarios (suntu), objetivo que logramos con la elección de
Eliezer Morales Aragón como dirigente nacional.
En esta misma época, a la par de mi participación en la promo-
ción de la nueva Escuela de Ciencias Químicas, mejor equipada
y con buenos laboratorios, junto con Martín Ornelas y Rogelio
Ríos elaboramos el proyecto para la fundación de la Escuela de
Agronomía de la uaz, estando a cargo de la Rectoría el Lic. Manuel
Díaz Casas.
30 Podemos Lograr Más

La piedra en el zapato apareció con la llegada del grupo “Los


Bolcheviques”, provenientes de la Universidad Autónoma de
Chapingo, cuya visión política impidió la consolidación del pro-
yecto de una escuela que estaría vinculada permanentemente con
la producción rural del campo.
Por suerte, la historia cambió gracias al arribo a la rectoría de
Paco Flores. Con él pudimos apresurar el incremento presupues-
tal para la nueva escuela y elegir como director al Ing. José Luis
España Téllez.

Una prueba de fuego

La función más importante que desempeñé en la uaz fue la de


Director General de Extensión Universitaria. Desde ahí, según la
legislación de la uaz, me tocaba proyectar hacia afuera a la insti-
tución, para vincular la enseñanza y la investigación con los pro-
blemas del entorno social. Era necesario establecer un vínculo
directo y frecuente con las máximas personalidades académicas
de la universidad y, sobre todo, con nuestros pintores, poetas, mú-
sicos y narradores.
A la hora de mi nombramiento, un compañero objetó con ex-
trañeza en asamblea plenaria que yo arribara para cubrir las activi-
dades de extensión. Afirmó que yo no era apto para cubrir ese espacio,
porque no me veía pasta para establecer relación con los artistas e
intelectuales. Lo confieso: este comentario, en vez de ofenderme,
se constituyó en otro reto a conquistar.
Se trataba no solo de acercarse con artistas e intelectuales, sino
también con el gobierno en sus distintos niveles, organizaciones
sociales, sindicales y otros actores, si queríamos dejar huella y ha-
cer trascender a la Dirección General recientemente creada, de la
que fui el primer titular.
Capítulo 1.  Los años en la universidad 31

Fue así que, con el acompañamiento y la asesoría de Gustavo


Gordillo, a quien le debo una buena parte de mis logros, con Javier
Enríquez y José de Jesús Sampedro, hicimos posible la máxima
producción editorial que haya tenido la Universidad.

Margarita Alonso Reyes

Por ese tiempo, para ser preciso el 13 de abril de 1984, me casé


con Margarita Alonso Reyes, mujer cariñosa, amorosa y respon-
sable, que me ha acompañado desde los inicios de la Escuela de
Agronomía, donde dichosamente la conocí. Juntos hemos compar-
tido retos en la política y en la formación y consolidación de nues-
tra familia. Tenemos cuatro hijas, Lucía Paulina, María Fernanda, y
las cuatas: Sofía y Natalia.
Reconozco en mi esposa una gran solidaridad, firmeza y de-
cisión en las buenas y en las malas. También le aprecio que ha
sabido cuidar ordenada y amorosamente nuestro patrimonio; su
sentido de organización hace que nuestra casa esté siempre abier-
ta, ventilada, limpia y lista para recibir y atender a nuestros fami-
liares y amigos.
Gracias a Margarita pude salir de Zacatecas e irme a trabajar
con Gustavo Gordillo, en 1988, a la campaña de Carlos Salinas de
Gortari. Fueron años difíciles, pero nos permitieron crecer en el
amor y la familia, porque al político muchas veces lo único que le
queda al final es su familia. Venturosamente, conservo la mía a
mi lado, ahora aumentada con dos yernos, Salvador y Alejandro,
y el que nos robó el corazón: Santiago, mi nieto y “mejor ami-
go”, como él lo ha expresado.
32 Podemos Lograr Más

Sofía, Lucía, Paulina, Margarita mi esposa, María Fernanda,


Natalia y Santiago, mi nieto, el que nos robó el corazón.

Un proyecto incomprendido

Durante mi gestión como Director General de Extensión


Universitaria se aprobó el manual para la prestación del Servicio
Social Universitario. Con la colaboración de los directores del
Servicio Social de las escuelas de la uaz, se crearon los Centros
Universitarios de Vinculación Municipal (cuvim) y participamos
en la asesoría a las primeras uniones de ejidos productores de fri-
jol. También propusimos al Consejo Universitario los proyectos
de Licenciatura en Desarrollo Municipal y Maestría en Desarrollo
Regional, elaborado conjuntamente con Gustavo Gordillo.
Capítulo 1.  Los años en la universidad 33

Nos vinculamos con las principales universidades del país en


la promoción del Movimiento Municipalista en favor de la descen-
tralización, el Desarrollo Regional y el Fortalecimiento Municipal.
Para nosotros, la visión del Desarrollo Regional expresada en la
licenciatura y la maestría propuestas, significaba la posibilidad
de formar cuadros profesionales en el nivel técnico y superior,
para hacerse cargo del nuevo impulso que estaban tomando los
municipios ya desde entonctes.
Con la Maestría en Desarrollo Regional llegaron a Zacatecas
maestros y doctores con el mejor nivel académico del país, cuyo
trabajo es reconocido internacionalmente. Cómo olvidar la pre-
sencia y colaboración de Gustavo Gordillo, el fundador, Arnaldo
Córdova, Rolando Cordera, Carlos Tello, Julio Boltvinick, Clemente
Ruiz Durán y Enrique Provencio, entre otros.

En la maestría en Desarrollo Regional con Julio Boltvinick.


34 Podemos Lograr Más

Este proyecto no se pudo consolidar. Primero, por la incompren-


sión de las autoridades universitarias y, segundo, porque Gustavo
se fue a La Jolla, California, y yo dejé la Universidad para buscar
nuevos horizontes en la Ciudad de México. Lamentablemente no
pudimos encontrar un grupo académico que defendiera este pro-
grama con la pasión necesaria para hacerlo prevalecer.

Con el gobernador Genaro Borrego y el Rector Paco Flores,


en un evento de la maestría en Desarrollo Regional.

Por cierto, el tema del municipalismo sonaba muy fuerte en


el ámbito académico de aquel entonces debido a las teorizacio-
nes de Raúl Olmedo, Director del Centro Nacional de Estudios
Municipales (cnem) y Gustavo Martínez Cabañas, director del
Instituto Nacional de Administración Pública (inap), quienes ha-
cían conciencia del valor del municipio como tejido básico para
constituir una gran nación.
Capítulo 1.  Los años en la universidad 35

Como prueba de la relevancia de sus argumentos, cito lo que


Raúl Olmedo comenta en uno de sus libros:

Una desigual distribución de la riqueza y de los medios de producción


entre las diversas regiones de nuestro territorio y entre las diversas capas
de la sociedad puede convertirse –y de hecho se está convirtiendo– en el
principal freno al desarrollo y en fuente de mayor desigualdad.

[…] Es hora de que el Estado aborde la esfera de la producción, asumiendo


su responsabilidad de regular el proceso de innovación tecnológica y de
distribución de los niveles de productividad, a fin de revivir la actividad en
los sectores sociales y territoriales marginados del desarrollo. Es hora de
que ataque las causas de las tendencias centralizadoras, además de seguir
atacando los efectos.15

Desarrollo Regional opción de futuro

Confío que en el futuro logremos, conjuntamente, retomar los ele-


mentos positivos de la propuesta académica planteada en aquel
momento, enriqueciéndola con los nuevos aportes que han surgi-
do a través de los años.
Es una tarea pendiente, cuyo resurgimiento se vislumbraba po-
sible, a raíz de un acuerdo en el que participé y que establecie-
ron los rectores Francisco Javier Domínguez Garay de la uaz y el
Dr. José Narro Robles de la unam, para la creación del Instituto
Nacional de Desarrollo Regional en Zacatecas. El estado y la uni-
versidad lo merecen y el país lo necesita.
Con los años se ha vigorizado la planta docente y de investi-
gación de la uaz, porque muchos de sus mejores académicos han
concluido sus estudios de maestría y doctorado en otras universi-
dades del mundo; crecieron las opciones académicas de la univer-
sidad y con ello, estoy seguro, aumentarán las posibilidades para
insistir en la implantación de un proyecto con visión Municipalista
y Regional.

15 Olmedo, R., 1993, pp. 11-14.


36 Podemos Lograr Más

La coyuntura actual exige rescatar la visión Regional del


Desarrollo, no hay otro camino. Desde el centro, sea este el na-
cional o el estatal, jamás resolveremos los retos y rezagos que,
paradójicamente, esa centralización perniciosa ha ocasionado
como bien lo dijo Raúl Olmedo.
Al calor de la teoría y política municipal, una vez que se reformó
el Art. 11516 Constitucional, en 1987, para dar más fuerza y auto-
nomía al municipio, varios compañeros, universitarios en su mayo-
ría, decidimos junto con académicos y representantes de la unam,
la Universidad Autónoma Metropolitana (uam), la Universidad
Autónoma de Puebla (uap), la Universidad Veracruzana (uv), la
Universidad Autónoma de San Luis Potosí (uaslp), y muchas otras,
constituir la Asociación Nacional de Investigadores del Municipio
(animun).
Por medio de esta asociación me vinculé con Sergio Salinas
de Gortari, Samuel Aguilar, Fernando Arruti, primer presidente, y
Arturo Pérez, segundo presidente del agrupamiento. Tuve el pri-
vilegio de intercambiar con ellos ideas y propuestas acerca del
municipalismo.
Después de Arturo Pérez, tuve el honor de ser nombrado
Presidente Nacional de la animun.

Hasta luego, querida escuela

Haciendo un balance retrospectivo, considero que trabajé a pleni-


tud en la Dirección General de Extensión Universitaria. Ahí pude
involucrarme con otros saberes, conocer a mucha gente y, lo me-
jor, aprendí a enrolarme con felicidad en actividades culturales y
académicas de gran importancia. Crecí y aprendí a desarrollar mi
liderazgo en nuevas esferas.
Además, pude encontrar la amistad del rector Francisco Flores,
quien me envolvió con su afecto y comprensión, y me dio las

16 Art. 115 Fracciones I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos comenta-
da.1994. “Los estados adoptarán, para su régimen interior, la forma de gobierno republicano, representativo,
democrático, laico y popular, teniendo como base de su división territorial y de su organización política y
administrativa, el municipio libre”.
Capítulo 1.  Los años en la universidad 37

facilidades para continuar con los proyectos que, como titular de


Extensión Universitaria, me había propuesto.
Estoy convencido de que en este periodo laboral aprendí mu-
cho acerca de las relaciones de fuerza entre los diversos grupos po-
líticos que actuaban en el ámbito universitario, que no está distan-
te de la política social porque, en palabras de Francisco Gutiérrez
Pérez:

sociólogos y educadores de diferentes tendencias están de acuerdo en que


ya no hay motivo para pretender ocultar un hecho tan evidente y tan esen-
cial para la justa comprensión del hecho educativo. Educar es socializar,
preparar individuos para una sociedad concreta e ideológicamente defi-
nida […]. El mismo Ortega y Gasset definía la pedagogía como la ciencia
para transformar la sociedad.17

Comencé a desarrollar una visión más clara en estos temas, basa-


do en el análisis de las relaciones entre los diversos sectores sociales.
Por supuesto, esta tarea no siempre culminaba con esas manifesta-
ciones de felicidad que sellan con fuerza los acuerdos perdurables,
pero aprendí a escuchar con mayor profundidad y a entender la na-
turaleza de los grupos académico-políticos conformados en la uaz.
Con esos resultados pude vislumbrar que estaba cerca el fin de
un ciclo, donde la universidad no solo me había dado una carrera,
sino varios amigos y posibilidades de desenvolverme en diversas
posiciones de la organización académica.
Sigo considerando que mi trabajo en Extensión Universitaria
fue acertado. Mi satisfacción más grande proviene de haber impul-
sado actividades y programas sin precedentes en la Universidad
Autónoma de Zacatecas. Era momento de ceder el paso, propiciar
el relevo generacional e iniciar un nuevo proyecto; como lo dice
el expresidente español Felipe González, “no se puede llegar a ser
un auténtico líder si entre sus preocupaciones no está en todo mo-
mento la de preparar y facilitar el relevo”.18 Había llegado la hora
de emprender el vuelo.
17 Gutiérrez, F., 1984, p. 20.
18 González, F., op. cit., p. 42.
Capítulo 2

Recorrer el país y seguir creciendo


La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se
aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá.
¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para
caminar.
Eduardo Galeano

La inspiración de un amigo

Con el “destape” como candidato a la Presidencia de la


República del Lic. Carlos Salinas de Gortari, en 1987, se
aproximaron varios sucesos que dieron un giro decisivo a mi
vida. Alguien dijo, “Llegó el viento y te levantó”.
Mi amigo Gustavo Gordillo, reconocido intelectual e ins-
pirador de grandes proyectos de desarrollo, junto con Manuel
Camacho y Hugo Andrés Araujo, había mantenido una larga
amistad desde la plenitud del movimiento estudiantil-popular
del 68 con el candidato del pri, por lo que se abrió la opor-
tunidad de participar en su campaña. Así me lo dijo Gustavo,
que ya imaginaba cómo influirme para no posponer mi tras-
lado a la Ciudad de México.
La decisión de incorporarme a la campaña implicó pedir
con premura una licencia en la uaz y, pese a mi inapelable
determinación, esta situación se acompañaba de una profun-
da nostalgia. Pero la tristeza tenía que ser superada ante
los augurios del nuevo horizonte. Claro que la parte más
fuerte, emocionalmente hablando, consistía en tener que
dejar temporalmente a mi esposa y a mis hijas de uno y dos
años. Debo reconocer a mi esposa Margarita su valentía y
temple para quedarse sola con mis dos niñas y apoyarme
para buscar nuevos horizontes.

39
40 Podemos Lograr Más

Con mis cuatitas Sofía y Natalia.

Propuestas para el campo

El Lic. Carlos Salinas de Gortari ya había demostrado, desde


muchos años atrás, una gran sensibilidad hacia los problemas
del campo. Varios documentos registran las frecuentes visitas
del ex Presidente a la Comarca Lagunera, donde departía con
los campesinos y conocía de primera mano sus problemas.
Cuando el Presidente Salinas llegó a la Presidencia, el dos
de diciembre de 1988, una de sus primeras acciones como
mandatario fue anunciar la creación del Programa Nacional
de Solidaridad (Pronasol), política social que tuvo sus orígenes
Capítulo 2.  Recorrer el país y seguir creciendo 41

en la tesis doctoral que presentó en la Universidad de Harvard,


y que surgió de un vasto estudio de campo efectuado en va-
rias comunidades rurales de los estados de Puebla y Tlaxcala.
A través de encuestas, trató en ella de entender cómo
la participación y organización de las comunidades podría
maximizar la producción agropecuaria y lograr el mayor be-
neficio de los campesinos y, a partir del resultado del estudio,
analizó el impacto político de esta organización; como dice
Manuel Camacho Solís en la introducción al libro Producción
y Participación Política en el Campo:

La perspectiva teórica y metodológica que se utiliza es especialmen-


te rica para descubrir las características de la participación política
cotidiana; aquella que ocurre en las elecciones, en las solicitudes de
obras públicas, en la organización inmediata de la colectividad, en
las ideas de mayor influencia de los líderes. Este tipo de participa-
ción, cuya existencia queda ampliamente demostrada en la investi-
gación, desde luego que no es la misma que la movilización revolu-
cionaria que llama la atención de quienes se oponen a los cambios
radicales o promueven la destrucción del estado.19

Las opiniones y teorías de Gustavo Gordillo no podían


pasar desapercibidas para el candidato, que integró a su pro-
grama la ideología rural que aquel desarrollaba en los medios
académicos y en distintas organizaciones a las que asesoraba
en Sonora, Nayarit, Chihuahua, Guerrero, Veracruz, Hidalgo
y Zacatecas, entre otros.
Gordillo me invitó, generosamente, en el momento pre-
ciso a laborar con él; acepté sin duda alguna. Mi próxima
residencia se ubicaría en la Ciudad de México, como parte
de su equipo, en virtud de que en años anteriores habíamos
recorrido gran parte de la República en un Volkswagen, para
promover la organización de campesinos independientes en
varias regiones del país.

19 Camacho, M., 1987, p. 12.


42 Podemos Lograr Más

Había que trabajar en la campaña de Carlos Salinas.


Para ese fin, Gordillo fue nombrado Secretario Técnico de la
Comisión de Desarrollo Rural, cuyo Presidente era el Profesor
Héctor Hugo Olivares Ventura, Secretario General de la
Confederación Nacional Campesina (cnc). Esta Comisión for-
maba parte del Instituto de Estudios Políticos, Económicos y
Sociales (iepes) del Partido Revolucionario Institucional (pri),
presidido por Enrique González Pedrero. En ese contexto me
convertí, de facto, en el Subsecretario Técnico de la Comisión.
El espacio que ofrecía el iepes para la actividad intelectual
era muy placentero. Ahí encontré a personas de alto nivel
académico que tenían años, o quizá décadas, trabajando en
el análisis de la problemática multisectorial del país; elabo-
raban teoría, redactaban sus hallazgos y publicaban artículos
acerca distintos temas. Recibieron con afecto y curiosidad
mis aportaciones, provenientes de mi diálogo frecuente con
Gustavo Gordillo y Arturo Warman en la preparación de la
nueva Ley Agraria.
Unos meses antes, como asesor de la uaz, Gustavo tuvo
una estancia académica en la Universidad de San Diego, en
La Jolla, California. Ahí, lejos de las distracciones y el estruen-
do de la política, comenzó a redactar el proyecto de lo que
intentó ser “la nueva Ley Agraria”.
Obviamente, me tocó conocer de primera mano este docu-
mento, porque él me enviaba los capítulos que producía y me
daba libertad para discutirlos con un hombre íntegro, de cono-
cimiento profundo y trato excepcional: el Dr. Arturo Warman
Gryj, quien a la postre sería mi jefe en la Procuraduría Agraria.
Sigo pensando que aquella era una propuesta de avan-
zada. En su momento se cocinaba con prudencia y discre-
ción, porque debía proponerse el 6 de enero de 1989, día del
aniversario de la Ley Agraria promulgada por el Presidente
Venustiano Carranza en 1917, y que buscaba dar solución a
la carencia de tierras a través de los ejidos:
Capítulo 2.  Recorrer el país y seguir creciendo 43

la Reforma Agraria determinó una transformación radical en la es-


tructura económica y social, pero no se limitó a conservar el ejido
colectivo, sino que buscó hacer llegar al ejidatario, como comple-
mento de la posesión de la tierra, los elementos técnicos y financie-
ros necesarios para que tenga acceso a una etapa superior de vida
en todos los órdenes.20

Luego de los resultados de la elección, este proyecto se


quedó en el tintero. Celosamente guardo los originales del
documento general en mis archivos, como constancia de una
propuesta de ley de avanzada, en la que esencialmente se
planteaba pasar del agrarismo, entendido como el reparto de
la tierra, a la “organización para la producción”.
Tiempo después hubo una Reforma Constitucional orienta-
da, básicamente, a la regularización del ejido y los bienes co-
munales; esta no fue lo que hubiéramos querido, sin embargo,
el tiempo ha demostrado que le dio seguridad y certeza a la
propiedad ejidal y comunal de las tierras.
Las tesis esenciales de Gordillo incorporaban los plan-
teamientos que ya habíamos experimentado junto con Hugo
Andrés Araujo y varios compañeros más en la Unión Nacional
de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (unor-
ca), donde se impulsaba un modelo novedoso de movimiento
campesino nacional, en el que la lucha por la tierra ya no era
lo esencial, sino la organización y la movilización para la pro-
ducción. Así, en la unorca se vincularon los productores del
Valle Yaqui y Mayo, los cafetaleros de la montaña de Guerrero,
los maiceros de Chihuahua, los frijoleros de Zacatecas, los ca-
ñeros de Nayarit y otros más.
El programa general de la unorca era asunto central de
las teorizaciones de avanzada que Gustavo Gordillo dio a
conocer en su libro Campesinos al asalto del cielo, que a mí
me correspondió compilar y editar. El libro era la explicación

20 Silva, J., 1980, p. 533.


44 Podemos Lograr Más

y justificación ideológica para vincularnos a la campaña del


pri por la Presidencia de la República.
Arnaldo Córdova escribió alguna vez que la historia es
una recreación colectiva, sirve para explicar y dar respuesta
a los porqués del presente, “es el hogar de la conciencia de
un pueblo, el contexto objetivo de su modo de pensar, de sus
creencias, de su visión de la realidad, de su ideología, incluso
cuando es expresión individual”;21 por eso, la retrospectiva
del camino andado es la mejor guía para no cometer los mis-
mos errores y desmentir a José Alfredo Jiménez, demostrando
que “algo me han enseñado los años”.

Hagamos política, más política,


mucha política

El título de este apartado fue una frase que se acuñó en la


campaña presidencial de 1988. Me da la impresión que la
confusión ideológica y, sobre todo, la falta de objetivos, ali-
menta los sectarismos de toda especie. El sectarismo, al ne-
garse a observar la realidad y enfrascarse en una supuesta
“interpretación de acuerdo con las herramientas de las cien-
cias sociales”, se convierte en obscuridad. Y esta, a su vez, se
transforma en inmovilidad.
Norberto Bobbio asocia al sectarismo con el fanatismo, y
dice en el Diccionario de política que:

El fanatismo está relacionado generalmente con el dogmatismo, o


sea con la creencia en una verdad o en un sistema de verdades que
una vez aceptadas ya no deben ponerse en discusión y no aceptan
ser discutidas por los demás, y en el terreno práctico le correspon-
de el sectarismo, o sea la parcialidad con los seguidores y el odio
para los no creyentes.22

21 Córdova, A., 2005, p. 131.


22 Bobbio, N., y otros, 2000, p. 614.
Capítulo 2.  Recorrer el país y seguir creciendo 45

El sectarismo nada tiene que ver con una visión propositi-


va y sana, pero el problema es que siempre aparece en el mo-
mento menos oportuno, con sus posturas egoístas, repelente
a las ideas distintas.
Observé con llaneza este fenómeno a la hora en que el Lic.
Carlos Salinas de Gortari incorporó en su gobierno a Gustavo
Gordillo como Subsecretario de Política y Concertación de la
Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos (sarh). Los “ra-
dicales” de izquierda hasta la fecha no terminan de aceptar tal
decisión: Gustavo y el equipo que lo acompañamos asumimos
la responsabilidad de hacer política institucional dentro del go-
bierno, y no en la marginalidad, bajo el entendido de que el
trabajo político debe ser “lo más incluyente posible para alcan-
zar los intereses del conjunto de la ciudadanía”.23 También en
palabras de Felipe González, los proyectos deben ser comu-
nes, “asumiendo la diversidad de identidades o sentimientos
de pertenencia. No vale la simplificación, siempre excluyente,
a la que tienden los nacionalismos de cualquier signo, aunque
algunos sean más moderados y tolerantes que otros.”24
Como se ve, es necesario emprender una lucha contra el
sectarismo y el aislamiento, para dar paso a la más amplia y
plural participación de grupos y ciudadanos con ideologías
distintas.

Mi paso por la sarh

En 1989, siendo Subsecretario Gustavo Gordillo y su


Secretario Técnico Noé Beltrán Bahena, otro amigo de pro-
bados y profundos principios ideológicos, pasé una corta es-
tancia como responsable en la Dirección de Delegaciones
de la sarh. El propósito era esperar el nombramiento del Lic.
Guadalupe Cervantes Corona, exgobernador de Zacatecas a
esa Dirección.

23 González, F, op. cit., p.36.


24 Ibíd., p. 37.
46 Podemos Lograr Más

Ahí recibí del Lic. Cervantes una idea más precisa de mi


entidad. Él conocía los rincones conflictivos más agudos y,
sobre todo, me recomendó que me preparara científicamente
para ofrecerle a la gente verdaderas alternativas. Consideraba
que la improvisación era una pésima compañera, sobre todo
a la hora de “acometer los problemas sociales”; me alentó
para que aprendiera a informarme de manera sistemática y
escuchara a la gente atentamente, de primera mano, si quería
trascender en la política y en las instituciones de gobierno.

Por los rumbos del Caudillo del Sur

Concluida la tarea anterior, fui comisionado en el estado de


Morelos. Debo comentar que, a finales de la década de los
ochenta, en esa región sureña había un ambiente de fuerte
inconformidad, debido a la amenaza permanente de cierre
de los ingenios azucareros.
Destacaba el ingenio de Oacalco, en Yautepec, por su irri-
tabilidad y por el espíritu combativo que habían mostrado los
productores cañeros. Llegué a ese lugar con el nombramiento
de subdelegado de Política y Concertación, y observé, por el
análisis socioeconómico de la región y después de dialogar
con varios funcionarios y líderes, que era imprudente el cie-
rre de esa fuente de trabajo.
Cabe recordar que en Morelos el pri perdió la elección
del 88. Si se consideraba desde un punto de vista social, el
conflicto era gratuito y peligroso para un sexenio presidencial
que apenas gateaba en la realidad de la República
El tiempo nos dio la razón. Esta posición me agenció la
confianza de los líderes cañeros y sobre todo me abrió las
puertas del movimiento campesino morelense, que entre va-
rios compañeros, y con la voluntad política del Gobernador
Antonio Riva Palacio, rescatamos y fortalecimos.
Hablar del Morelos agrario, la tierra de Emiliano Zapata
“El Caudillo del Sur”, no es cualquier cosa. Ahí las tradicio-
nes de lucha han logrado vencer a los caprichos del tiempo;
Capítulo 2.  Recorrer el país y seguir creciendo 47

por eso, un acuerdo político bien logrado con los campesinos


de Morelos equivalía, en aquellos años, a varios obtenidos en
otras partes del país.
Las decisiones que se tomaron después de observar la gra-
vedad de la crisis cañera estaban pensadas con la mejor dis-
posición y soportadas con la mejor información técnica.
Fue una lástima que no todos lo entendieran así. Ejemplo
de esto fue el delegado de la sarh en Morelos, quien le pidió
al gobernador Antonio Riva Palacio mi salida del estado y mi
separación de la Delegación de la Procuraduría Agraria, “por
mi interés de apoyar a los izquierdistas”.
Esta petición me resultó al final favorable, porque el go-
bernador, una vez que le expuse mis razones, simpatizó con
mi postura y de ahí en adelante me convertí en un delegado
muy cercano y aliado de su gobierno.
En Morelos hice una maestría y un doctorado de facto en
la “forma y fondo”25 de la política, a través de la experiencia
y práctica transmitida por Don Antonio Riva Palacio, gracias
a la cercanía y aprecio que me gané. A continuación registro
un resumen de mi carta de despedida:

Respetable señor Gobernador:

Estando próximo a concluir su periodo al frente del Gobierno del


Estado, de la manera más atenta me permito distraer su atención,
para expresarle mi mayor agradecimiento por haberme dado la
oportunidad de servir a su gobierno, en la Subdelegación de Política
y Concertación de la sarh y, posteriormente, de la Delegación de la
Procuraduría Agraria.
El haber colaborado con usted y su equipo de trabajo me deja
el grato sabor y la enseñanza de una conducción gubernamental
fincada en la pluralidad, la tolerancia, el respeto, la comprensión y

25 En un fragmento del discurso de toma de posesión como Presidente del Consejo Ejecutivo Nacional
del PRI (1972), Jesús Reyes Heroles dijo: “La urbanidad en las relaciones políticas es requisito para la
convivencia pacífica. Seremos inflexibles en la defensa de las ideas, pero respetuosos en las formas,
pues en política, frecuentemente, la forma es fondo”.
48 Podemos Lograr Más

la sensibilidad, virtudes que en su práctica de gobierno aplicó per-


manentemente […]. Asimismo, aprovecho para expresarle mi con-
vicción personal sobre la importancia que tiene para el país, más en
estos momentos de grandes y profundas transformaciones en las que
se está perfilando el México del próximo milenio, de que hombres
como usted, con la experiencia, sensibilidad y honorabilidad, conti-
núen sirviendo a la República y su Gobierno.26

Había que mantener los oídos y los ojos atentos a la hora


en que él tomaba la palabra, porque aun en los reclamos
se cosechaban enseñanzas de un hombre afable y siempre
escrupuloso en el trato. Para él, el cuidado y respeto a los
Derechos Humanos era un asunto de la mayor importancia.
En esa época se amplió mi perspectiva a la hora de pon-
derar a los grandes políticos formados en el fragor de la bata-
lla. Estoy consciente de que Don Antonio, como Guadalupe
Cervantes y Enrique González Pedrero, pertenecieron a una
pasta de políticos irrepetible; ellos dieron contenido a la es-
cuela genuina de política mexicana.
Dentro de mis tareas en el estado de Morelos, junto con
varios compañeros buscamos rescatar la visión de la unorca,
enfocándonos todos en las uniones de ejidos, para obtener
con ellas un alto nivel de organización. Aspirábamos a una
mejor producción en el campo y a lograr una relación de par-
ticipación y corresponsabilidad con el gobierno.
En estos vericuetos, conté con el apoyo del Lic. Roberto
Juárez, Secretario de Desarrollo Rural, funcionario que, de
manera callada pero efectiva, abría espacio de expresión a
los distintos sectores del medio rural; sabía bien cómo resol-
ver problemas y su método no dejaba lugar a dudas: era un
teórico para concebir el calado de los problemas y un experto
a la hora de resolverlos.
La buena estrella nos acompañó en Morelos y pudimos
impulsar la profesionalización de la organización campesina

26 Carta enviada al gobernador, Lic. Antonio Riva Palacio López, en mayo 16 de 1994.
Capítulo 2.  Recorrer el país y seguir creciendo 49

para evitar el desorden y la improvisación. En efecto, con


la ayuda y experiencia de Julio Gómez, Héctor Popoca y
Leoncio Martínez, los presidentes de las uniones de ejidos,
los líderes cañeros y otros más, pudimos crear el programa
“Escuelas Campesinas Revolución del Sur”, en las que se for-
maron unos 150 cuadros, entre técnicos y líderes campesinos.
Durante esta tarea expresamos nuestro convencimiento
de que el campesino mexicano, dotado de nuevos saberes
y de técnicas, podría destacar, en materia de productividad,
en un periodo relativamente corto. Pensábamos con Gustavo
Gordillo que:

El ejemplo de los avances que han logrado los campesinos de


Morelos para construir una alternativa lo debemos rescatar para con-
juntarlo con el de otros muchos grupos campesinos e indígenas del
país y así, por medio de la participación y el debate racional cons-
truir la alianza social que impulse la reforma campesina.27

Este programa académico sin precedentes, realizado solo


con la voluntad y el entusiasmo de técnicos institucionales
y campesinos morelenses, nos dejó claro que: las iniciativas
creadoras de los trabajadores del campo, cuando son sos-
tenidas por sus demandas más sentidas como la educación
y la preparación técnica, pueden más que la intervención
de una burocracia que irrumpe en el medio con la imposi-
ción de programas que son ajenos, en forma y contenido,
a una comunidad que aprende a autoorganizarse contando
con el apoyo respetuoso de sus usos y costumbres.

Una estimulante invitación

El trabajo profesional en el gobierno federal fortaleció mi vi-


sión del Municipalismo y el Desarrollo Regional. El trabajo

27 Gordillo, G., 1994, p. 29.


50 Podemos Lograr Más

y la experiencia abonan en el almacén mental de cualquier


estudioso a la hora de tomar decisiones.
En esa época la Dra. Alejandra Moreno Toscano me in-
vitó a participar en una investigación cuyo eje temático era
el desarrollo municipal, fundamental para el progreso de
México. Se llevaría a cabo en algunos municipios indígenas
de Tabasco y Chiapas.
El proyecto consistía en estudiar diez municipios y algu-
nos pueblos concentrados en los Altos de Chiapas, para tener
una visión clara acerca del trabajo de los gobiernos munici-
pales y sus diversos programas. Se trataba, ni más ni menos,
que de bajar a los escenarios descritos por Guillermo Bonfil
Batalla en su célebre libro, México Profundo. Este era cierta-
mente un reto, y lo acepté.
En mi recorrido, varias veces pude ver chozas habitadas
por familias tzotziles, rodeadas de lodo seco, con piso de
tierra y techo de varas, humo encerrado, vasijas vacías, am-
biente sombrío, donde una madre indígena acompañada de
cuatro o cinco hijos deambulaba anhelante, en torno de un
bote de cuatro hojas en el que se cocía, con una lentitud
exasperante, un puñado de chayotes.
¡A las diez de la mañana, una familia numerosa de la et-
nia tzotzil aún no desayunaba y concentraba su destino ali-
menticio inmediato en la ingesta de chayote cocido, único
alimento del día!
Más allá de la retórica, quien no se conmueva con una
imagen como esta, debe cuestionarse si su sensibilidad hu-
mana no ha sido dañada de forma irremediable. Creo que
Francisco Goitia hubiera retratado magistralmente, con su
vena artística y su penetración humana, este cuadro desespe-
ranzador y lúgubre.
Ahí observé que el México Profundo no es una muletilla
para conmover almas piadosas, está ahí, frente a nosotros,
esperando la centenariamente pospuesta justicia social:
Capítulo 2.  Recorrer el país y seguir creciendo 51

La crisis, evidentemente, produce pobreza; pero no una pobreza


pareja. Aun en el México profundo los efectos no son iguales aun-
que, a fin de cuentas, sea esa población mayoritaria la que paga las
consecuencias, en tanto que una minoría se beneficia y se enriquece
hasta el hastío.28

En los Altos de Chiapas confirmé que mi destino no era


otro que el de ser un luchador social, un combatiente por
la igualdad y la justicia. No encuentro otro motivo para ser
útil en la fugacidad de esta vida.

El aciago 1994

Si alguien insiste en afirmar que en los años ochenta, con


los temblores en la Ciudad de México, la inflación desbor-
dada, las devaluaciones y la crisis económica, se presenta-
ron los acontecimientos más graves que amenazaron la es-
tabilidad del país, otros podrían contestar que el año negro
para México, fue el de 1994: el asesinato de Luis Donaldo
Colosio, las pugnas internas dentro del pri, la ejecución de
José Francisco Ruiz Massieu y el “error de diciembre”, fueron
eventos que hicieron pasar al país por un periodo de obstácu-
los que parecía imposible remontar.
Aun así, visto en retrospectiva, nada tiene que ver aque-
lla época con la herencia del sexenio de Calderón, cuando
evolucionamos en infraestructura, pero involucionamos en
prácticamente todo lo demás, comenzando por el terrible de-
terioro de la familia y, con ella, del tejido social.
En 1995, año en que la traumática devaluación significó
la pérdida del patrimonio y fuente de ingreso para muchos
miles de familias mexicanas, fui trasladado a la Delegación
de la Procuraduría Agraria en el estado de Hidalgo, en un
contexto en que los problemas hipotecarios corrían por el
país y, más tarde, darían nacimiento al agrupamiento de

28 Bonfil, G., 1990, pp. 219-220.


52 Podemos Lograr Más

deudores “El Barzón”, organización dirigida por dos zacate-


canos: Alfonso Ramirez Cuellar y Juan José Quirino.
En Hidalgo mis funciones no iban a ser diferentes de las
que cubrí en Morelos. Me haría cargo de enfrentar los múlti-
ples conflictos agrarios de las distintas regiones de la entidad,
destacando los de la Huasteca y el Valle del Mezquital, zonas
mayoritariamente indígenas.
Mi paso por el estado de Hidalgo también se convirtió
en una excepcional experiencia; ahí conocí e impulsé con
vehemencia, además de las tareas propias de la Procuraduría
Agraria, un extraordinario proyecto del entonces goberna-
dor Jesús Murillo Karam, que era el aeropuerto alterno en
Tizayuca.
A mí me correspondió estar al pendiente de cerca de ocho
ejidos asentados en esa región, dialogando y orientando a los
ejidatarios para que no se cayera en la tentación de la especu-
lación con las tierras, en el supuesto de que la obra se hiciese
realidad. El proyecto, lamentablemente, no se concretó, pero
la tierra y los derechos de los ejidatarios quedaron a salvo.
Con satisfacción puedo decir que disfruté de la amistad y
de la comprensión del Lic. Murillo Karam, hombre de pocas
palabras y mucha acción, de una gran capacidad, audacia e
inteligencia sobresaliente.
En Hidalgo conocí a mucha gente. Pude convivir largo
rato con Manuel Ángel Núñez Soto, Miguel Ángel Osorio
Chong, Omar Fayad, Arturo Nahle y Eugenio Ímaz, entre
otros; “los cuarentañeros”, les decían, alistándose para el re-
emplazo, pero aprendiendo antes de la experiencia y capaci-
dad de Chucho Murillo para hacer política.
En Hidalgo también encontré, en la amistad con el profe-
sor Joel Guerrero, Secretario de Desarrollo Rural, a un com-
pañero prudente y hábil para intervenir exitosamente en los
conflictos sociales de mayor gravedad.
Tengo la satisfacción de haber contribuido, en coordina-
ción con el equipo estatal, a la solución de una gran cantidad
de conflictos agrarios en Hidalgo, que iban desde lo familiar
Capítulo 2.  Recorrer el país y seguir creciendo 53

hasta lo comunitario y ejidal; evidentemente, los más com-


plejos eran y siguen siendo los de las zonas indígenas del
Mezquital y la Huasteca.
Igual que en Morelos, donde hicimos el estudio y la pu-
blicación del libro Morelos Agrario, la construcción de una
alternativa, en Hidalgo elaboramos el estudio denominado La
Huasteca Hidalguense 500 años después, que inicia con el
siguiente párrafo:

Hace más de 500 años los habitantes de la Huasteca basaban su


agricultura en el cultivo de maíz, chile, calabaza y frijol, principal-
mente; hoy, al inicio del siglo XXI, los campesinos descendientes de
aquellos, de identidad indígena, continúan cultivando maíz, chile,
calabaza y frijol con la misma técnica, los mismos instrumentos de
trabajo y en las mismas condiciones de precariedad.29

En este estado, igual que en Morelos, le pidieron mi salida


al gobernador Murillo por las mismas razones que allá y, para
mi fortuna, terminó convirtiéndose en fortaleza a mi favor.
Estando en Hidalgo estreché la relación con mi paisano
zacatecano Arturo Nahle y con el entonces Senador Ricardo
Monreal Ávila, quien nos visitaba con frecuencia y a quien
visitábamos en la Ciudad de México, siempre analizando y
madurando la posibilidad del regreso a Zacatecas.
Vale hacer un comentario al margen: cuando dejé Hidalgo,
era Secretario de Gobierno el Lic. Manuel Ángel Núñez Soto.
Al despedirme de él, le sugerí que se apoyara en Miguel Ángel
Osorio Chong, quien fungía como Subsecretario, pues había-
mos trabajado armónicamente en el tratamiento de múltiples
problemas, sobre todo los agrarios. Le dije: “…apóyate en
Osorio Chong; es un funcionario eficiente y capaz, siento que
está muy desaprovechado”. No sé si me hizo caso, lo cierto
es que, al paso del tiempo, fue su sucesor en el gobierno es-
tatal y ahora es un prominente Secretario de Gobernación.

29 Martínez García, 2013.


54 Podemos Lograr Más

De Hidalgo guardo muy gratos recuerdos, uno de ellos es


que el pulque cuatero no falla; de ahí surgieron mis cuatas
Sofía y Natalia.
Otro hecho que me causa admiración y, por qué no,
envidia de la buena, es que ese estado con Murillo Karam,
Manuel Ángel Núñez y Osorio Chong como gobernadores,
en tan solo 18 años se ha transformado radicalmente para
bien de los hidalguenses.
Capítulo 3

El regreso a Zacatecas
La democracia, en su expresión más simple, es ese espacio
libre donde se despliega la crítica. Pero la crítica de los otros
exige la autocrítica. Para hablar con los demás, debemos
primero aprender a hablar con nosotros mismos.
Octavio Paz

Antesala electoral en Zacatecas

Uno de los periodos más activos de mi vida política y con


mayor abundancia de experiencias, fue el que inició a la hora
en que Ricardo Monreal decidió aspirar a la candidatura por
el gobierno de Zacatecas.
Ciertamente, esta visión se mantenía, desde muchos años
antes, entre los anhelos más hondos de Monreal y el equi-
po que lo acompañaba, entre ellos Yasmín Llevra, José María
Pino Méndez, Pedro Goytia, Jesús Alba Rodríguez, Rodolfo
González, Roy Barragán Ocampo, Miguel Rivera, Volga
Del Riego, Fabiola Torres, Miguel Alonso, Felipe Sandoval,
Humberto Chavarría, Humberto Godoy y César Deras.
Para muchos Monreal era el mejor candidato. Otros po-
nían el dedo en su conducta, un tanto fuera de la ortodoxia
priísta; los que lo apoyábamos pasamos esto por alto; lo más
importante eran la visión del estado y el programa de traba-
jo que deseábamos impulsar: nuestra propuesta era favorable
para poner en movimiento al estado de Zacatecas. Ricardo
era una alternativa genuina para trascender de la política re-
gional hacia la esfera nacional.
Su trabajo como Senador le dio el empaque necesario para
ser aspirante a la gubernatura, tanto así, que se le permitió,
sin mayor problema, negociar la candidatura a la diputación

55
56 Podemos Lograr Más

federal por el Distrito III de la capital. Una vez que se hizo


Diputado federal, inmediatamente formó parte de la burbuja
en la fracción del pri que por primera vez dejaba de ser ma-
yoría parlamentaria.
Desde entonces algunos insistíamos en que había que cons-
truir el Grupo Zacatecas, para dar presencia y permanencia a
nuestra entidad en el concierto político nacional, pues argu-
mentábamos que los estados más desarrollados del siglo pasa-
do fueron los que lograron conformar grupos políticos locales,
como el Grupo Atlacomulco del Estado de México, el grupo
de los Rojo Lugo en Hidalgo, y para no ir tan lejos, el Grupo
Aguascalientes, con el profesor Enrique Olivares Santana.
Creo firmemente que el territorio, como espacio del trans-
currir cotidiano de la vida, es punto de origen y consolida-
ción del poder popular en el proceso de reconstrucción de
un Estado fuerte. Coincido con el discurso pronunciado por
Martin Luther King cuando recibió el Premio Nobel: “Me nie-
go a aceptar la idea de que el hombre no es más que un
fardo de restos y desechos en el río de la vida y que no es
capaz de intervenir en los acontecimientos que se produ-
cen a su alrededor.”30

Error convertido en acierto

En noviembre del 98, la luna de miel anunciaba su fin.


Comenzaban a verse indicios de que Monreal no sería el
candidato del PRI a la gubernatura. Lo que la historia registra
es que fue su participación en la presentación del libro La
Guerra de los Espejos, de Isabel Arvide, en el que se hacía
una crítica muy fuerte al entonces Presidente Ernesto Zedillo,
lo que motivó “el error convertido en acierto”.
Desde la capital de la República y al son marcado por
varias fuentes de la prensa nacional, se confirmaba la no ele-
gibilidad de Ricardo Monreal para el pri, sustituyéndolo el

Luther, M., 2010, p. 155.


30
Capítulo 3.  El regreso a Zacatecas 57

entonces diputado José Olvera. Ante esta situación, se preci-


pitó la decisión de abandonar el pri y buscar otros horizontes;
decía Monreal, “si no te dejan participar y te cierran las puer-
tas, qué otro camino te dejan”.
No obstante los distintos ofrecimientos, fui portador de al-
gunos, la decisión fue seguir adelante y participar bajo las siglas
de otro partido. En esta perspectiva, Raymundo Cárdenas, Juan
José Quirino, Amalia García y Armando Cruz Palomino, entre
otros, comenzaron a impulsar con fuerza la idea de Monreal
como candidato del Partido de la Revolución Democrática.
El asunto no era sencillo; previamente había que convencer
acerca de las bondades de esta candidatura al Presidente del
prd, Andrés Manuel López Obrador, quien manifestaba sus du-
das debido a la imputación de presuntos vínculos de Ricardo
con el narcotráfico. No obstante, al final aceptó la propuesta.
Recuerdo la mañana en que se acordó la candidatura de
Monreal. Se le propuso a López Obrador apoyar el inicio de
la movilización, previo al arranque de campaña. “¿Cuánto
necesitan?”, preguntó. El planteamiento fue un millón de pe-
sos para recorrer, en el mes de febrero, los 58 municipios del
estado. El acuerdo se cerró a las 10 de la mañana y, para las
12 del día, ya estaba depositado el recurso en la cuenta que
se abrió para la precampaña.
Inmediatamente, creamos la Alianza Ciudadana por la
Dignidad y la Democracia (acdd), integrada por el prd, el
Partido Verde, el Sindicato de Trabajadores de la Universidad
Autónoma de Zacatecas y, dicho sea con respeto, un puñado
más de membretes de organizaciones con relativamente poca
representatividad.
Previamente, el 5 de febrero de 1998, en la marcha histó-
rica que realizábamos del edificio del pri a la Plaza de Armas,
se había anunciado la renuncia de Monreal y un grupo de
militantes al pri. A continuación cito de manera textual el
documento leído ese día, el que me tocó redactar de las tres
a las cinco de la mañana; después de hacer el último corte
sobre los ofrecimientos, así como los pros y contras:
58 Podemos Lograr Más

Nadie podrá reclamarnos que no hayamos dado la lucha interna por


lograr cambios sustanciales en las formas y los procedimientos: lo
hicimos por el partido que, durante años, nos ha brindado la oportu-
nidad de participar y crecer políticamente, hoy quisimos hacer algo
a favor del proceso de renovación y modernización del pri, pero el
pri no lo ha aceptado.
Se nos acusa de no disciplinarnos a un mandato antidemocrá-
tico; no podemos disciplinarnos a una disposición así, porque con
ello estaríamos traicionando aquello en lo que hemos creído siem-
pre: que el pri debe transitar hacia nuevas formas de hacer política y
hacer a un lado viejas prácticas que hoy en el umbral del siglo XXI
ya han perdido vigencia.
Por eso es tan importante y trascendental no solo para los hom-
bres y mujeres de Zacatecas la decisión que hemos tomado; nos
vamos de pri porque este partido se obstina en marchar en sentido
contrario de la historia y de los cambios de México y del mundo.
Nos vamos porque queremos y somos partidarios de la partici-
pación democrática y el cambio.
Nos vamos porque fuimos víctimas de traiciones y calumnias en
lugar de dar la cara y debatir de frente al electorado y a la sociedad
zacatecana, que está deseosa de que se le tome en cuenta y partici-
par en las decisiones que se tomen.
Nos vamos porque somos congruentes en nuestra manera de
pensar y actuar, porque para nosotros valen más los principios que
los intereses creados.
Nos vamos porque nuestro proyecto es de nación, porque aspi-
ramos a dejar un futuro mejor a nuestros hijos.
Nos vamos porque nuestra política es de principios, es para lo-
grar el bienestar general y no la satisfacción y el beneficio personal.
Nos vamos porque creemos en los niños y en los jóvenes zaca-
tecanos, porque queremos un futuro mejor para ellos.
Nos vamos porque los campesinos de Zacatecas creen en noso-
tros, como nosotros creemos en ellos.
Nos vamos porque luchamos por la libertad, porque de buena
fe creemos en la democracia, porque no estamos dispuestos a ser
sojuzgados.
Capítulo 3.  El regreso a Zacatecas 59

Nos vamos porque tenemos dignidad y queremos seguir viendo


de frente a nuestros hijos y a los zacatecanos que creen en nosotros.
En fin, nos vamos porque contrario a lo que creíamos, por lo que
dimos la lucha durante varios años, el pri no quiere cambiar.

Henry D. Thoreau, uno de los autores más relevantes so-


bre la desobediencia civil, escribió en algún momento que
“La acción que surge de los principios, de la percepción y la
realización de lo justo, cambia las cosas y las relaciones, es
esencialmente revolucionaria y no está del todo de acuerdo
con el pasado.”31
Los días posteriores a la salida del pri fueron muy duros.
Nos sentíamos prácticamente en la orfandad. Varios compa-
ñeros desertaron, otros, literalmente se volvieron en contra.
Fue cuando decidí abandonar mi cómoda posición como
delegado federal de la Procuraduría Agraria en el estado de
Hidalgo para acompañar a Monreal. Para mí era un acto de
congruencia moral y política.
Así que hablé con mi esposa Margarita y luego con mis
hermanos José y Benjamín, para tomar la decisión de irme a
una aventura al final de la cual podría quedarme sin empleo.
Mi hermano José me dijo: “Vete, nomás trabajen duro, si es
posible día y noche. Estoy seguro que van a ganar, les asiste
la razón, y no te preocupes, cuentas con nosotros”.
Mi esposa y yo acordamos que había que apretarnos el
cinturón y restringir los gastos familiares. A pesar de tener
cuatro niñas, dos de un año, una de 10 y otra de 11, decidi-
mos jugárnosla por un ideal.
Arturo Nahle, quien era secretario del despacho del gober-
nador Murillo Karam en Hidalgo, fue muy solidario con noso-
tros. A mi esposa le dio una plaza de Jefa de Departamento,
que fue lo que nos permitió subsistir después de que yo dejé
la Procuraduría, sin indemnización alguna debido a que,
como me dijeron, “me insubordinaba al sistema”.

31 Thoreau, H., 2007, p.98.


60 Podemos Lograr Más

Algo imposible de olvidar es la frase del gobernador


Murillo Karam cuando fui a despedirme y a informarle que
renunciaba a la Delegación de la Procuraduría Agraria, para
irme a Zacatecas a la campaña de Monreal. “¡Y, a qué te vas?
Van a perder”, me dijo. Yo le contesté que tenía que hacerlo,
porque no podía estar con Monreal en las buenas y dejarlo
solo en las malas. “Vete a tu aventura democrática y según te
vaya, te vienes a la Secretaría de Desarrollo Rural”, concluyó.
Debo dejar constancia que nombró titular de esa depen-
dencia hasta después de conocer los resultados de las elec-
ciones en Zacatecas; para él mi eterno agradecimiento.

Mi familia. Convencido de que la familia es la célula básica


de la sociedad, de ella depende todo.
Capítulo 3.  El regreso a Zacatecas 61

Al que madruga Dios le ayuda

Hay que reconocerle a Monreal su firme convicción de ganar


la gubernatura. El trabajo y la movilización sin descanso nos
permitieron muy pronto posicionarnos como una opción ga-
nadora. A mí me tocó cubrir un lugar estratégico en la campa-
ña, las tareas nos obligaban a tener que acordar diariamente
a las doce de la noche, en el mejor de los casos, para iniciar
la tarea al siguiente día a las seis de la mañana.
Recuerdo que el Grupo Jobito, en el que participaban
Rodolfo García Zamora, Juan Enríquez Rivera, Francisco García
González, entre otros, organizó un debate donde Ricardo de-
mostró sus recursos políticos para la argumentación, adqui-
ridos en el Senado gracias a las enseñanzas del Senador José
Luis Lamadrid, “El maestro Lama”, y a sus escarceos en tribu-
na, ni más ni menos, que con Porfirio Muñoz Ledo, uno de
los mejores polemistas de nuestro país y de una inteligencia
exuberante. Ese debate lo preparamos en el tramo de Pánfilo
Natera a Zacatecas.
Antes del arranque de la campaña, nosotros ya le ha-
bíamos dado una vuelta al estado estableciendo vínculos
y alianzas con los líderes regionales más destacados, sobre
todo los del sector rural y ganadero, con quienes había mayor
relación en ese entonces.
Esta gira sirvió para medir nuestras fuerzas y para esta-
blecer los tiempos de cada una de las etapas que cubriría el
recorrido del candidato en la campaña formal. Al respecto
dice Sun Tzu: “El que conoce al otro y se conoce a sí mismo,
no pondrá la victoria en peligro. El que conoce la tierra y
conoce el cielo, tendrá la victoria completa.”32
Recuerdo vivamente que, en la agenda de campaña, muy
bien pensada y planeada, se estableció, entre otros acuerdos,
una velocidad máxima de los vehículos de 120km/h, pero el
promedio al final resultó de 160km/h.

32 Tzu, S., 2003, p. 79.


62 Podemos Lograr Más

La campaña cuesta arriba

Había que arrancar la campaña y decidimos abrir con una


gran concentración en Plateros. La enorme cantidad de per-
sonas nos dio mucha fortaleza y nos hizo ver que teníamos
la posibilidad de triunfo en nuestras manos; esto era lo único
que deseábamos todos intensamente. Por fortuna, muy pron-
to se comenzó a ver que estábamos arriba en las encuestas.
La estrategia más importante de la campaña consistió en
concentrar la actividad del candidato en las zonas más po-
bladas del corredor Río Grande-Fresnillo-Calera-Zacatecas-
Guadalupe-Ojocaliente. En este corredor no hubo colonia ni
comunidad sin ser visitada por el candidato; era fundamental
escuchar a la gente y tomar nota de sus deseos y aspiraciones.
Como decía Maquiavelo: “…además no se puede honesta-
mente y sin ofender a otros, satisfacer a los grandes, pero
sí se puede satisfacer al pueblo: porque el del pueblo es un
fin más honesto que el de los grandes…”33
A la hora de definir candidatos a las diputaciones loca-
les, por parte de la acdd nos propusieron a Pedro Goytia y a
mí como plurinominales. Yo consideraba que desde esa posi-
ción podría trabajar a favor del nuevo proyecto de gobierno y
acepté. Además, ese puesto significaba un resguardo laboral
que me ofrecería tiempo para reflexionar sobre la organiza-
ción del nuevo gobierno que encabezaría Monreal.

¡Ganamos! La responsabilidad de ser gobierno

El 5 de julio por fin llegó y con él, el día de la elección.


La verdad estábamos exhaustos; yo, en lo personal, no veía
cómo habríamos de hacer frente a un posible conflicto post
electoral.
Afortunadamente no fue así; el gobierno de Arturo Romo
y el pri, como es su característica y a la vez su fortaleza,

33 Maquiavelo, N., 2008, p. 107.


Capítulo 3.  El regreso a Zacatecas 63

mostraron una gran institucionalidad, y sin más reconocieron


el triunfo de la acdd, representada legalmente por el prd y
el pvem. Ahora vendría lo más importante, cumplir con la ex-
pectativa que la campaña había generado ante un electorado
que, por primera vez en Zacatecas, votaba por el cambio y la
transición.
Recuerdo que en un viaje de México a Zacatecas, el go-
bernador electo me dijo: “Tú no vas al gabinete”. “Está bien,
me quedo como diputado”, me adelanté. Me dijo “No, quie-
ro que te vayas a la dirigencia del prd, tú reúnes la caracte-
rística de tener buena relación con los perredistas y con los
monrealistas. Tendrás la tarea de integrar un solo equipo,
una sola visión y un nuevo prd”.
Antes de dejar la diputación a mi suplente, Gerardo
Romo Fonseca, tuve la oportunidad de proponer al
Congreso, en la aprobación del primer presupuesto, que
se le hiciera un descuento en el pago del predial y del agua
a los adultos mayores, jubilados y madres solteras; medida
que, afortunadamente, hasta la fecha subsiste.
Ya en la presidencia del prd, bajo el slogan “Un nuevo
partido para un nuevo gobierno”, mi primer propósito, discu-
tido con el grupo de compañeros que integraban el Comité
Ejecutivo Estatal, era: si bien no le vamos a ayudar al gober-
nador, por lo menos no le estorbemos en la “frágil gobernabi-
lidad” con la que inicia.
Por eso le comenté al presidente nacional sobre las di-
ficultades que generaban, entre otros, José Guerrero, Luis
Contreras, Pancho Pinto y Edith Ortega, un sector de los
clásicos “opositores a todo y con propuestas a nada”. Él me
preguntó: “¿Tú crees que le afecte al gobierno de Ricardo?”,
“Indiscutiblemente sí”, le contesté, “porque si bien no hay
mucho en qué ayudarle desde el partido, lo menos es no es-
torbarle”. “Está bien, te va a visitar Asa Cristina Laurell, a ella
le informas y ya tomaremos una decisión” me dijo. La nueva
delegada, en una semana hizo sus auscultaciones, integró ex-
pedientes, y en diez días estaban expulsados del partido.
64 Podemos Lograr Más

En el año 2000, con mucha satisfacción entregué un parti-


do institucionalizado y ordenado a José Luis Medina Lizalde.
Estoy convencido que en ese periodo, gracias al esfuerzo co-
lectivo, se acuñaron muchas de las fortalezas que mostró el
prd en los años sucesivos, y de que sus procedimientos inter-
nos quedaron para ser reproducidos permanentemente por-
que fueron implementados en aras de ganar eficiencia para
esta organización política.
Una decisión importante fue destinar el 70% del presu-
puesto global del partido para los Comités Municipales y el
30% se quedaría en la estructura central; la decisión obede-
cía a la convicción de regionalizar y fortalecer el trabajo mu-
nicipal del partido. El argumento para una disposición como
esta es que estoy plenamente convencido que se hace más
desde lo local comunitario y regional hacia el centro que a
la inversa.
La mayoría de los compañeros que formaron parte de aquel
Comité Ejecutivo trascendieron a la política estatal y nacional.
De ahí salieron Humberto Cruz, quien fue Diputado local;
Carlos Pinto, Diputado local y Secretario General de Gobierno
y Javier Calzada, Diputado federal; entre otros.

Rosario Robles

En mi paso por el prd tuve la oportunidad de conocer más


sobre la capacidad política de Rosario Robles. De ella me
llamaban la atención su habilidad y audacia para convertir
los problemas más filosos y ásperos en acuerdos amigables.
Rosario era y es una mujer de olfato y sensibilidad políti-
ca, con mucha energía y versatilidad. Le di seguimiento, en
primer lugar, a su actividad como Secretaria de Gobierno del
Distrito Federal, después como jefa de Gobierno y, finalmen-
te, como Presidenta del prd. Pude advertir que en todas las
posiciones actuó de manera eficaz, tanto en lo político como
en lo administrativo.
Capítulo 3.  El regreso a Zacatecas 65

Habría que recordar que Rosario llegó a la jefatura de go-


bierno del Distrito Federal en sustitución del Ing. Cuauhtémoc
Cárdenas, cuando este participó como candidato a la
Presidencia de la República, después de un terrible desgaste
mediático que el “sistema” le asestó desde que llegó a Jefe de
Gobierno.
Rosario Robles, en tan solo un año de gestión, a fuerza de
trabajo político, de aplicación de su experiencia, capacidad
de organización y liderazgo, logró reposicionar al Gobierno
del Distrito Federal.
Y así, con todo lo que se diga, y lo que se ha olvida-
do, Rosario, en condiciones muy adversas, logró transferir-
le a Andrés Manuel López Obrador el Gobierno del Distrito
Federal.

Mi paso por el gobierno

Después de dejar la dirigencia del partido fui designado


Secretario de Planeación y Desarrollo Regional del gobier-
no de Zacatecas; dependencia que me correspondió pensar,
idear, proponer y armar.
Con esta nueva posición se cerraba el ciclo anterior y se
abría uno nuevo. Confieso que llegar ahí era uno de mis sue-
ños, porque iba a ser posible cristalizar algunas de mis tesis
acerca del Desarrollo Regional, y también me daría espacio
para desplegar varias acciones en torno al fortalecimiento de
los municipios en el estado.
Efectivamente, a mí me correspondió proponer, reglamen-
tar y generar los procedimientos para dar coherencia a las
tareas de la Secretaría de Planeación y Desarrollo Regional
(seplader), una institución necesaria para la planeación, pro-
gramación, el ejercicio ordenado y eficaz de los recursos
públicos.
La seplader se conformó con 84 personas y 40 becarios;
el poco personal, junto con la visión federalista y la atención
a los 58 ayuntamientos, sin distingo de ideologías ni partido,
66 Podemos Lograr Más

fue el secreto que permitió a la seplader ser una institución


eficiente y eficaz. Mediante su trabajo a través de ocho coor-
dinaciones regionales compuestas de seis elementos en pro-
medio, se convirtió indiscutiblemente en la secretaría líder
del gobierno estatal en la segunda mitad del gobierno.
El sustento de nuestro ejercicio en esta dependencia
fue la convicción municipalista con la que nos conducía-
mos. Lo dijimos desde entonces: daban mucho más re-
sultado 58 buenos programas municipales que un buen
programa estatal.
Coincidía con Enrique González Pedrero en lo siguiente:

La descentralización está ligada a la democracia y tiene que hacerse


con toda profundidad […]. Es casi innecesario subrayar, en este pun-
to, la importancia que debe cobrar la vida municipal […]. La razón
es muy simple: en los municipios reside la primera y más directa
forma de representación popular.34

Todavía recuerdo la frase de Juan Carlos Lozano, presi-


dente municipal de Tabasco, Zacatecas, en el periodo 2001-
2004: “Yo fui muy pendejo, solo lo que no le pedí a Monreal
no me lo autorizó”. Efectivamente, esa fue la constante con
la totalidad de los Presidentes Municipales. Invariablemente,
desde la seplader, hicimos el esfuerzo por que todos los
proyectos que significaran desarrollo para el estado y los
municipios fueran apoyados; nunca se regresó un peso a
la federación e igualmente, siempre hubo recursos federales
para bajar al estado, invirtiendo en distintos proyectos de los
llamados “peso a peso”.
Por lo general traíamos un promedio de 60  millones de
pesos mensuales preaprobados a los municipios, sin el con-
sentimiento del gobernador, pero con la seguridad de que al
proponérselo nos los daría por buenos, porque de lo que se

34 González, E., 1990, p.199.


Capítulo 3.  El regreso a Zacatecas 67

trataba era de ser promotores del trabajo y desarrollo en los


municipios.
En la seplader, sin menoscabo de la normatividad, lo
principal era apoyar a los presidentes municipales en sus
propuestas, el único requisito era el proyecto con su justi-
ficación técnica y social, con prioridad en la infraestructura
social básica. En el trienio 2001-2004, mil 500 comunidades
de alta y muy alta marginación, que representaban el 65%
del total, bajaron a marginación media, lo que significó que
los municipios avanzaron considerablemente en su infraes-
tructura social básica.
Además, se dio un ejercicio brillante por parte de los
presidentes municipales zacatecanos, que los hizo mere-
cedores del primer lugar nacional en el manejo exitoso del
Fondo 4 del Ramo 33;35 con ellos la caja grande de los mu-
nicipios se fue, casi en un cien por ciento, a la obra pública.
Desde la seplader iniciamos la mezcla de recursos con
los municipios y comenzó a aplicarse regionalmente el pre-
supuesto. Esa fue, para todos, una novedad sin preceden-
tes, un secreto innovador impulsado por nuestra secretaría:
desarrollar, como principio, la visión regionalista en el ma-
nejo de los recursos. La totalidad de municipios lograron
duplicar y hasta triplicar su Ramo 33 durante esos tres años.

La necesaria autocrítica

A Ricardo Monreal le reconocen su buen gobierno. Me sien-


to orgulloso de esa percepción zacatecana, porque fui par-
te importante de dicha experiencia de gobierno en la alter-
nancia: como organizador de la campaña, Diputado Local,
Presidente del Partido, Secretario de seplader, Secretario

35 El Ramo 33, mecanismo presupuestario de Aportaciones Federales para Entidades Federativas y


Municipios, está compuesto por ocho fondos, de los cuales los más importantes son el III (Fondo de
Aportaciones para la Infraestructura Social, FAIS) y el IV (Fondo de Aportaciones para el Fortaleci-
miento de los Municipios y las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal, FORTAMUNDF).
68 Podemos Lograr Más

Técnico del Comité de Planeación para el Desarrollo del


Estado de Zacatecas y Secretario General de Gobierno.
Lamentablemente no logramos algo que ha sido y es
uno de mis sueños: la conformación del Grupo Político
Zacatecas. Monreal, en lugar de consolidar la unidad de su
equipo, se dejó influir por voces de visión corta y el equipo
se dispersó.
Haber logrado el triunfo de las cinco diputaciones fede-
rales en 2001 lo indujo a tomar decisiones que, a la postre,
tuvieron consecuencias negativas.
Es pertinente recordar que no obstante conocer mi aspi-
ración, se decidió por Tomás Torres, Diputado Federal muy
exitoso en la gestión de recursos para el estado, como su
sucesor. En una reunión con aproximadamente 43 Presidentes
Municipales de distintos partidos expresé mi declinación,
después de argumentar, tanto él como yo, las razones a favor
de Tomás; en contra de mi voluntad se hizo una votación
donde salí mayoritariamente apoyado. Monreal persistió en
Tomás, y finalmente ni Tomás ni Pedro: fue Amalia. La mo-
raleja que nos dejaron Ricardo y Amalia es que el saliente
debe cuidar la sucesión y no al sucesor.
Debo reconocer, autocríticamente, que no fuimos capa-
ces de conformar un proyecto ideológicamente sustentado,
hicimos un gobierno eficaz, pero de coyuntura, y sin visión
de mediano y largo plazo. El pragmatismo suplantó a lo pro-
gramático-ideológico, y como lo dijo Mao Tse, “Ningún par-
tido político puede conducir un gran movimiento revolucio-
nario a la victoria si no posee una teoría revolucionaria, un
conocimiento de la historia y una comprensión profunda del
movimiento práctico.”36

36 Mao Tse Tung, 1976, p. 201.


Capítulo 4

Los días y los años


Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen
nada sus ideas, o no vale nada como hombre.
Platón

La necesidad de los principios


en la política

El tiempo que se comparte en las organizaciones políticas,


los grupos universitarios, las encomiendas de un partido y
el trabajo institucional contribuye a la formación de un gran
bagaje de conocimientos y vivencias que exige orden y es-
tructura para poder ser aprovechado.
En el trabajo diario surgen acontecimientos impredecibles
que no se pueden quedar flotando en el aire; para entender-
los hay que prepararse, estudiar, leer mucho, acumular datos
y cifras estadísticas para contar con el equipamiento teórico-
ideológico que permita conducirnos en el trabajo y la política
bajo principios que sean la norma en el actuar cotidiano.

Si un líder quiere aumentar su poder centrado en principios, debe


adoptar un compromiso a largo plazo. La confianza en las relacio-
nes, que es el fundamento de este tipo de poder, no puede ser fabri-
cada ad hoc. No se puede fingir sinceridad por demasiado tiempo. A
la larga los líderes quedan al descubierto, y más allá de lo que pue-
den hacer por sus seguidores o por ellos, la profundidad del poder
que ostentaban está determinada, en definitiva, por lo que ellos son
[…]. Cuanto más honrado, respetado y genuinamente considerado
sea un líder, más poder legítimo tendrá respecto de los demás.37

37 Covey, S., 1999, p.137.

69
70 Podemos Lograr Más

En estos años de intensa participación política he platica-


do con los que saben, y he aprendido mucho de su experien-
cia. Establecí amistad con varios intelectuales, gobernantes,
maestros, campesinos, amas de casa, diputados, senadores
y muchos más, que han contribuido a la formación de una
ideología y una visión que invariablemente he puesto al ser-
vicio de mi país y de mi estado.
Desde hace tiempo adopté la filosofía y los principios de
la socialdemocracia, entendida como un enfoque que busca
“los medios necesarios para alcanzar las mayores cuotas de
libertad, igualdad y bienestar entre los miembros de una
sociedad”,38 y reconoce en el Estado un papel importante
para ello. Anthony Giddens dice:

Una socialdemocracia renovada ha de estar a la izquierda del cen-


tro, porque la justicia social y la política emancipadora siguen cons-
tituyendo su esencia. Pero no debería considerarse que el ‘centro’
no tiene sustancia. Hablamos más bien de las alianzas que los so-
cialdemócratas pueden tejer a partir de la diversidad de estilos de
vida […]. Un estado de bienestar reformado, por ejemplo, ha de
satisfacer criterios de justicia social, pero también tiene que recono-
cer e incorporar una elección activa de estilo de vida, integrarse en
estrategias ecológicas y responder a nuevos escenarios de riesgo.39

Me considero un socialdemócrata cuyo fin último es lo-


grar la felicidad del ser humano; felicidad entendida como la
lucha permanente por los ideales de la justicia y la libertad.
Como lo planteó en 1899 el alemán Eduard Bernstein, funda-
dor de la socialdemocracia, se tiene que “impulsar el mayor
número de reformas sociales posible a favor de los más dé-
biles dentro del mismo Estado. Ello con miras a construir un
Estado social y democrático que garantice los derechos y el
bienestar de la mayoría sin necesidad de abolirlo”.40

38 Bernstein, E., 1982, p. 96.


39 Giddens, A., 2000, p. 59.
40 Bernstein, E., op.cit., p. 96
Capítulo 4.  Los días y los años 71

Estoy convencido de que la característica más importan-


te del político actual debe ser la sensibilidad social, entendi-
da como la comprensión del sufrimiento humano, para po-
der actuar en consecuencia cuando se arribe a algún puesto
público de representación; sostengo que es legítimo, y más
aún obligado, tener aspiraciones y sueños de trascender, no
obstante estos jamás podrán estar por encima del interés
general de la sociedad.
Lo anterior me hace recordar la permanente y sabia frase
de mi madre, cuando insistentemente me decía, evocando a
la Madre Teresa de Calcuta, que hay que estar siempre dis-
puesto a servir a los demás, porque “el que no vive para ser-
vir, no sirve para vivir”.

La hora de las aspiraciones

En la elección federal del 2000, año en el que vivimos la alter-


nancia, siendo Presidente Estatal del prd, me tocó conducir el
proceso local en condiciones muy adversas; no obstante, lo-
gramos conservar la votación de 1998 hasta los comicios del
2003, en los que se ganaron las cinco diputaciones federales.
En este lapso me dediqué a asegurar que el prd, como par-
tido en el gobierno, entregara buenas cuentas a la población,
que fuera una institución bien vista y respetada por sus pro-
puestas y su práctica política; me conduje permanentemente
preocupado y ocupado en armonizar el trabajo del partido
con el del gobierno, para dar resultados a una sociedad cada
vez más politizada y exigente. En ese sentido, los cargos que
ocupé de 1998 a 2004 obedecieron más a la necesidad de la
función, ya fuera política o administrativa, que al interés de
alguna promoción.
En el 2006, siendo Diputado Local en la LVIII Legislatura,
me propuse ser candidato a Senador y, como lo marcan las
reglas en la política, primero lo platiqué con Felipe Álvarez
quien entonces era Presidente del partido. Los dos coincidi-
mos en que había que platicarlo con Amalia García, a quien
72 Podemos Lograr Más

le expuse mis razones, le expresé el compromiso de luchar en


la más alta tribuna, entre otros temas, por el reconocimien-
to de los aproximadamente 650 mil zacatecanos migrantes
temporales que no han sido contabilizados en los censos del
inegi, pero que cuentan con credencial de elector, domicilio,
casa propia, pagan impuestos y demandan servicios.
Esto es una injusticia para Zacatecas, un estado tradicio-
nalmente atrasado, porque no reconocer nuestra población
migrante significa dejar de percibir participaciones federa-
les aproximadamente por 2 500 millones de pesos al año.
Recordemos que el número de habitantes es el factor más
importante para el cálculo de las participaciones federales,
y nuestra entidad, con un millón y medio de habitantes en
2013, recibió 5 500 millones, mientras, con una población de
poco más de dos millones de personas, a Yucatán se le asig-
naron casi 7 500 millones del Fondo General Participable
estimado.
Seguramente Amalia, como popularmente se dice, “no
me vio patas para gallo” y me propuso participar para candi-
dato a Diputado federal en el Distrito II, propuesta que acepté
porque ser Legislador Federal, ya sea Diputado o Senador, era
y es una de mis metas. Me siento con la formación, expe-
riencia y capacidad suficientes para representar a mi estado
en cualquiera de estas dos honrosas posiciones, y además
entiendo claramente cómo llevar a cabo la gestión de re-
cursos, factor determinante para el desarrollo del estado.

El enorme recorrido

El Distrito federal electoral II, con cabecera en el municipio


de Jerez, se compone de 27 municipios, 336 mil 716 habitan-
tes; 266 mil 178 electores registrados en la lista nominal y mil
771 secciones electorales. Va desde Santa Lucía de la Sierra,
municipio de Valparaíso y colindante con Durango y Nayarit,
hasta la comunidad de Palmarejo, municipio de Moyahua,
a media hora de Guadalajara, Jalisco. Incluye, además, la
Capítulo 4.  Los días y los años 73

totalidad de los municipios de los dos cañones, a los que


se agregan Nochistlán, Apulco, Luis Moya, Cuauhtémoc y
Genaro Codina. En este distrito se encuentran ubicadas las
dos sierras más importantes y extensas del estado: Valparaíso
y Morones.
En este amplio y accidentado territorio, se concentra el
mayor porcentaje de familias migrantes; en la región de los
cañones (Jalpa y Juchipila), la totalidad de las familias tienen
cinco, diez, o todos sus parientes en los Estados Unidos. Hay
una enorme cantidad de casas solas, propiedad de los mi-
grantes, algunas incluso sin estrenar, que se han construido
con las divisas que mandan a los pocos familiares que aún
residen en el terruño.
Es de destacar el nacionalismo y el amor de nuestros pai-
sanos a su patria chica. El otro Zacatecas, los que se fueron
por falta de una oportunidad en su estado y en su país, con-
serva sus valores y más aún, el orgullo de ser mexicanos y
zacatecanos; como dice Roger Bartra, “Los trasterrados vi-
ven su condición como una paradoja que aúna las esperan-
zas de infiltrarse en una nueva vida con las amarguras del
destierro.”41
En esta región se concentra el mayor número de mujeres
jefas de familia que no tienen al esposo en casa porque emi-
gró a Estados Unidos. Es frecuente que los hijos no recuer-
den el rostro de su padre y se conviertan en rebeldes, ene-
migos del estudio, consumidores de drogas o en soñadores
que piensan también burlar las trampas y alarmas del muro
norteamericano.
Insistí mucho en que, para que una gestión se transforme
en realidad, se necesita la organización de la gente que hace
las peticiones. Aconsejé y sigo aconsejando, que cuanto más
apremiante sea la necesidad, mayor debe ser la organización,
pues como dice el proverbio chino, “cuanto más grande sea
la amenaza externa, mayor debe ser la fortaleza interna”.

41 Bartra, R., 2013, p. 40.


74 Podemos Lograr Más

Sin que suene a verdad de perogrullo, las mayores for-


talezas de cualquier grupo social son la organización, la dis-
ciplina y el trabajo; así lo demuestran las distintas civiliza-
ciones que a través de los siglos han sido exitosas; sin ir más
lejos, los mayas y los aztecas en nuestro país son el mejor
ejemplo de esta afirmación.
Recorriendo el Distrito II me encontré y conviví con los
multifacéticos y emprendedores maestros, que además de dar
clases, llevan a cabo diversas actividades como editar perió-
dicos, administrar o atender talleres de serigrafía, restauran-
tes, invernaderos, tiendas de abarrotes, zapaterías, entre otras
actividades.
Ante la crisis generalizada de la educación, sería desea-
ble, conociendo la calidad moral de los maestros, rescatar la
mística y el compromiso que tuvo este sector en el periodo
cardenista. Al de aquellos maestros, como mi madre, que en
su momento contribuyeron a la creación del nuevo proyecto
de nación nacido con Lázaro Cárdenas del Río.
Me queda claro que la gente sigue sin creer las prome-
sas de sus candidatos. Me comentaron con mucha frecuencia
decenas de ciudadanos: “Los elegimos y jamás se vuelven a
parar en el distrito” y agregaban: “Cuando andan en cam-
paña, no es una sino varias las vueltas que dan y luego no
vuelven”.
Pero esta situación tiene dos actores: el que solicita y solo
se queda en eso, en una solicitud a la que jamás da segui-
miento, y el que se compromete, sin tener la seguridad de
poder cumplir. Pasa sobre todo en el caso de los Diputados,
que no administran ningún tipo de recursos y solo tienen po-
sibilidad de gestionar.
Ante la queja generalizada de la ciudadanía por “incum-
plimiento” de los políticos, insisto, las únicas fuerzas segu-
ras para hacer valer las demandas de los ciudadanos son la
organización y la movilización; quedarse sentados esperan-
do a que la demanda se cumpla por sí misma no es ninguna
garantía de éxito en una gestión.
Capítulo 4.  Los días y los años 75

Adiós Congreso local

Una vez que se oficializó la candidatura, mucho se especuló


acerca de mi solicitud de licencia en el Congreso Estatal en
abril de 2006, en una coyuntura en la que, como legislador
local y junto con otros diputados, impulsaba, entre otras, tres
propuestas de ley para ser analizadas, discutidas y eventual-
mente aprobadas.

Toma de protesta como Presidente del Congreso


en el inicio de la LVIII Legislatura

En realidad, mi solicitud de licencia a la Legislatura Local obe-


decía a la responsabilidad en el cumplimiento de mi deber;
76 Podemos Lograr Más

se trataba de una obligación política sujeta a la estrategia,


ritmos y tiempos del trabajo como legislador. En aras de de-
mostrar lo anterior, a continuación registro un breve resumen
de las partes medulares de las propuestas de ley que impulsé
en la LVIII Legislatura Local:

Reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo. Esta propuesta te-


nía como objetivo fundamental fortalecer el trabajo en Comisiones,
organizar la administración interna para un uso mejor y más transpa-
rente de los recursos de la Legislatura, y sometimiento a una audito-
ría externa anual para los diputados, destinada a demostrar que “el
buen juez por su casa empieza”. Buscaba una verdadera rendición
de cuentas, proponía que todo el gasto fuera comprobable.

En aquellos años yo insistía y lo sigo haciendo, en que es


un verdadero despropósito y una enorme falta ética que el
que pide cuentas no las rinda.

Ley Estatal de Aguas. La propuesta tenía como objetivo regular el


óptimo uso y aprovechamiento eficiente y racional del agua en
cualquiera de sus modalidades, potable, agrícola, industrial y otros,
y asegurar su tratamiento, evitando la contaminación del medio
ambiente.

Hasta la fecha, sigo sin dar crédito a tanta indolencia y


oposición para dar curso a una estructura normativa que pre-
tendía asegurar el consumo racional de un recurso tan es-
caso, en una región desértica y semiárida como la nuestra.
En aquellos años lo decía, y ahora lo reitero: actualmente
estamos desperdiciando el agua que a nuestros nietos les
va a hacer falta.

Ley Orgánica del Municipio. Esta propuesta consistía en hacer las


reformas necesarias con el fin de consolidar la autonomía y la li-
bertad del municipio, a la vez que se proponía reducir al 50% el
cabildo, darle más fuerza al Contralor Municipal, bajar los sueldos
Capítulo 4.  Los días y los años 77

de los regidores, asegurar el servicio civil de carrera y fortalecer la


participación ciudadana, entre otros. La finalidad era lograr un ejer-
cicio racional y honesto del gasto, reduciendo la elevada carga bu-
rocrática que se ha generado en los ayuntamientos.

Adicionalmente a las tres propuestas de reforma prio-


ritarias, a continuación se registran algunas otras en las
que participé en calidad de Presidente de la Comisión de
Hacienda:

• Ley de Coordinación Hacendaria: su objetivo esencial


era hacer pagar más a quien más tiene, y beneficiar más a
quien más lo necesita.
• Ley de Fiscalización: se proponía sustituir la presenta-
ción de la cuenta pública a destiempo, por un seguimien-
to mensual, trimestral y semestral del gasto en los nive-
les estatal y municipal, para evitar hacer cargos al “toro
pasado”.
• Ley de Hacienda Estatal: tenía como fin regular la apli-
cación de impuestos, productos y aprovechamientos, con
racionalidad y apego a la equidad.
• Ley de Hacienda Municipal: perseguía el mismo fin que
su correspondiente estatal, pero se hacía hincapié en un
control más estricto de los negocios expendedores de be-
bidas alcohólicas, así como de los centros nocturnos.

Sin menoscabo de la facultad del poder Ejecutivo, siempre


luché, y lo seguiré haciendo, para que los Diputados parti-
cipen con propuestas a la hora de formular el presupuesto
anual. Igualmente, soy partidario de privilegiar la programa-
ción de abajo hacia arriba, para apoyar a quienes más lo ne-
cesitan y procurar dar prioridad a la infraestructura con visión
regional, factor necesario para un desarrollo estatal y nacional
más equilibrado y justo.
78 Podemos Lograr Más

Propuestas para la Diputación Federal

Como parte de mis propuestas con los electores, entre otras


cosas, asumí la responsabilidad de dar seguimiento puntual a
los recursos que el presidente Fox comprometió para terminar
en 2006 la autopista a Saltillo-Coahuila, así como otros recur-
sos señalados en el Presupuesto de Egresos de la Federación,
que en aquella fecha no habían llegado a Zacatecas.
A continuación cito algunas de las propuestas que desea-
ba impulsar y defender en la Cámara de Diputados, muchas
de las cuales, previo ajuste por el tiempo que media con la
época actual, continúan vigentes:

• Propuesta de Modificación a la Ley del Transporte Público


Federal.
• Propuesta de Modificación a la Ley de Coordinación
Fiscal, para una mejor y más equitativa distribución del
presupuesto nacional.
• Impulsar en el presupuesto de egresos, Presupuestos
compensatorios para equilibrar las desigualdades regio-
nales, tanto en lo social-humano, como en lo geográfico
y micro regional, para asignar el presupuesto con base en
indicadores y que estos se conviertan en el referente para
medir resultados.
• Propuesta de reforma a la Ley de Planeación, para forta-
lecer la participación ciudadana en la aprobación y apli-
cación de los programas y proyectos para el Desarrollo, a
fin de darle vigencia a la Planeación Regional.
• Propuesta de Ley para crear Organismos Autónomos de
Auditoría y Fiscalización del Gasto Público, en los tres
niveles de gobierno.
• Propuesta de Ley para simplificar el pago de las contri-
buciones y para descentralizar a los estados y municipios
varias funciones relacionadas con la captación impositiva.
• Propuesta de Reformas a la Ley de Desarrollo Social, para
descentralizar los programas de combate a la pobreza a
Capítulo 4.  Los días y los años 79

los municipios, y medir el desempeño con base en indica-


dores de marginación y desigualdad regional.
• Propuesta de Ley para crear un Programa Nacional de
Atención y Apoyo a las Madres Solteras, dando prioridad
a los estados de mayor migración como Michoacán, Jalisco,
Guanajuato y Zacatecas.
• Tabulador Nacional de Sueldos, que contemple los
tres niveles de gobierno y los tres poderes: Ejecutivo,
Legislativo y Judicial en sus ámbitos federales y locales,
para reducir los salarios de la alta burocracia y mejorar los
del personal de base.

¿Y qué nos trae candidato?

No fue fácil, nadie dijo que lo sería. El hecho de que en una


campaña imperaran el diálogo y las propuestas permitió que
en el distrito estas se vieran naturales y posibles. Con toda
responsabilidad hice acuerdos y compromisos, siempre te-
niendo la seguridad de poder alcanzarlos y, por supuesto,
cumplirlos.
Nada nos impidió llegar a las localidades más recónditas
del distrito, ni ríos, ni agrestes caminos, ni las brechas más
lejanas de la sierra hicieron mella en el ánimo del equipo,
para poder estrechar la mano de más de 50 mil zacatecanos.
Escuché, de viva voz de la gente, sus sueños y aspiracio-
nes y también resistí los embates de sus reclamos, porque han
convivido muchos años con la simulación. Fui a su encuentro
y, ciertamente, encontré animosidades, pero también volun-
tades optimistas, poseedoras de gran altura de miras.
Con la generosidad de esos encuentros fortalecí mi plata-
forma, para encarar el reto de subir a la tribuna más alta de
la nación y reclamar para Zacatecas lo que nos corresponde.
Encontré campesinos, ancianos, ¡muchos ancianos!, ma-
dres solteras, niños y, lamentablemente, muy pocos jóve-
nes, que anhelan y pugnan por un país mejor.
80 Podemos Lograr Más

El listado de sus demandas era, y es natural, propio de


cualquier campaña: pensión alimenticia para adultos mayo-
res y discapacitados; bajar el precio de la luz, el gas y la gaso-
lina; servicio médico y medicamentos gratuitos; créditos para
la reactivación productiva del campo, apoyos en la comercia-
lización, becas para sus hijos, médicos y maestros que hacían
falta en las comunidades, entre otros muchos.
Recuerdo que cuando me preguntaban: “¿Y qué nos trae,
candidato?” Yo les contestaba: “Les traigo un programa de
transformación para toda la vida, porque no es justo ni dig-
no que nos condenemos a vivir de limosnas, de dádivas.
Una despensa dura tres días… ¿y luego?”
En el intenso recorrido, busqué y encontré, porque de eso
se trataba. Soy enemigo de la simulación y el engaño, me
gustan los retos, tanto como establecer compromisos; estoy
convencido de que la verdad es la mejor compañera de los
políticos. Por ello, el avance de mi campaña fue notable y
logré una gran ventaja sobre mis oponentes; como testimonio
guardo la última encuesta que me daba 16 puntos de ventaja
sobre mi más cercano competidor.

SI EL DÍA DE HOY FUERAN LAS ELECCIONES, ¿POR CUAL DE ESTOS CANDIDATOS A DIPUTADOS VOTARÍA USTED?
45.00
41.01%
40.00
35.00
30.00
24.97%
25.00
20.64%
20.00
15.00
10.00 7.43%
4.5%
5.00
1.45%
00.00
ANDRÉS BERMÉDEZ JESÚS DEL REAL SIMÓN PEDRO DE JORGE LUIS GARCÍA SOCORRO RODRÍGUEZ NS/NC
MIRAMONTES SÁNCHEZ LEÓN MOJARRO VERA CARRILLO

Fuente: Grupo Técnico de Encuestas en Zacatecas.


Capítulo 4.  Los días y los años 81

Se hace camino al andar

Expresé mi compromiso de hacer causa común desde la di-


putación federal con la gobernadora y los presidentes muni-
cipales, para lograr carreteras, para impulsar la reactivación
productiva del campo y asignar recursos a la comercializa-
ción de estos productos.
Hablamos de conjuntar fuerzas y esfuerzos para conse-
guir los recursos que se requerían en el Distrito II; hicimos el
compromiso de impulsar la descentralización hacia los mu-
nicipios del Programa Oportunidades, de la Alianza para el
Campo y del Procampo.
Conversé con los exbraceros acerca de aumentar los re-
cursos para su liquidación y de reducir los trámites y requisi-
tos que les exigen; hablé con agaveros, ganaderos y usuarios
de las presas del Chique y de Excamé; con los habitantes
de las sierras de Morones y Valparaíso, con los taxistas del
Distrito II y con muchos más.
Me doy cuenta que hoy podría agregar muy poco a lo que
en aquel momento externé a la gente en mi discurso de cierre
de campaña, donde estaba incluida mi voluntad, decisión y
convicción de representar dignamente al Distrito II y al estado.

Las urnas

Llegó el día de la elección en un ambiente de encono que


se venía gestando desde el planteamiento de desafuero de
López Obrador, en 2004. Los resultados de la elección fue-
ron muy cerrados: 35.89% de votos para Felipe Calderón y
35.33% para Andrés Manuel López Obrador, lo que agudizó
la suspicacia en buena parte del electorado, incluyéndome,
con respecto a la limpieza de las elecciones. Los ciudada-
nos inconformes exigieron un recuento “voto por voto, casilla
por casilla”, y expresaron su descontento en las calles, pero
la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la
Federación fue abrir solo parte de las urnas.
82 Podemos Lograr Más

También en el distrito donde yo competí hubo comenta-


rios de la población que reflejaban duda sobre los resultados,
porque en varios municipios el voto, que históricamente ha-
bía dado ventajas holgadas al prd, en 2006 se volcó masi-
vamente al pan, incluso a pesar de que, como lo mostré en
la gráfica de la última encuesta elaborada días antes de la
elección, mi ventaja en la intención de voto era considerable.
Esto me recordó la frase de Daniel Cossío Villegas, cuan-
do escribió que “La mayor calamidad es la forma peculiar de
hacer política en México.”42

Arrieros somos…

Ese mismo día agradecí infinitamente su esfuerzo al equipo


que me acompañó, y además les dije que había que darle
para adelante. Expresé también enorme gratitud a mi suplen-
te, Don Sergio Díaz Salazar, jerezano migrante exitoso, quien
me apoyó a pesar de los intentos de algunos compañeros de
casa por persuadirlo para apoyar a otros candidatos.
Mi solidaria y querida esposa Margarita, esa misma no-
che, ya que estuvimos solos, después de que se durmieron
mis cuatitas, quienes no paraban de llorar, fue contundente
en sus palabras: “M’ijo, no pasó nada, es solo una batalla
que tú no perdiste, mañana sube al cerro de la Bufa, allá
grita, llora y desahógate, tranquiliza tu mente y tu corazón,
y vamos para adelante”.
No hice lo que ella me dijo, pero sí una profunda ora-
ción y meditación en un grupo denominado “Despertares”,
quienes a través del cuarto y quinto paso,43 me enseñaron
a ponerme en paz conmigo, con mis semejantes y con el
ser superior. Ese día comencé mi trabajo en favor de Miguel

42 Cossío Villegas, D., 1974, p. 35.


43 El paso 4 dice “Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos”, y el paso 5
dice “Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de
nuestros defectos”.
Capítulo 4.  Los días y los años 83

Alonso Reyes, quien actualmente es gobernador del estado


de Zacatecas.
Tal Ben-Shahar en La búsqueda de la felicidad, relata que
Michael Jordan recordaba, frente a sus admiradores, que an-
tes del tiro ganador había intentado más de nueve mil ca-
nastas, y cuenta que Abraham Lincoln, antes de ser el deci-
mosexto presidente de los Estados Unidos y marcar un antes
y un después en la historia de ese país, se postuló en tres
ocasiones como candidato a diputado, dos al Senado y una
para vicepresidente; después de esos seis intentos, finalmen-
te, consiguió la presidencia.
Las anécdotas anteriores, son solo algunos ejemplos den-
tro de los millones de historias que sirven como lección para
no desfallecer en la lucha por los ideales
Estoy convencido de que al final yo gané. Gané en expe-
riencia, templanza, decisión y, sobre todo, en mi visión del
estado de Zacatecas. El suceso de aquel 2 de julio del 2006
me inspiró a redactar, en el párrafo final de mi texto de agra-
decimiento en El Sol de Zacatecas del 31 de agosto de 2006,
una apostilla que, analizada desde el tiempo actual, pudo ser
deliciosa profecía: “A todos gracias, muchas gracias. Arrieros
somos y en el camino andamos…”.
Capítulo 5

El breve ciclo en el prd


Tenemos el deber de ser responsables ante el pueblo. Ser
responsables ante el pueblo significa que cada palabra,
cada acto y cada medida política nuestros deben concordar
con los intereses del pueblo, y si cometemos errores, debemos
corregirlos.
Mao Zedong

Los desencantos

El prd de Zacatecas, con la llegada de Monreal como candi-


dato, recibió una bocanada de oxígeno puro que le permitió
salir de su letargo. En la práctica, la alianza prd-Monreal jun-
to con el Partido Verde, generó la alternancia en Zacatecas,
misma que sin este hecho era impensable, considerando que
un año antes el pri ganó “carro completo” en la elección in-
termedia federal.
Lo que vino después del crepúsculo fue la medianía del
prd como partido principal en el estado y la falta del dina-
mismo que se vio durante los años anteriores. La conducción
estatal del gobierno, con la cual se esperaba el crecimiento y
fortalecimiento de las fuerzas progresistas, con el tiempo dejó
mucho que desear.
La primera mitad del gobierno que Amalia García enca-
bezó estuvo marcado por grandes dificultades al interior del
prd. Coincido con Gilberto López y Rivas:

Las viejas disputas y purgas en el interior de las organizaciones de la


izquierda, la cooptación de algunas de sus fracciones e individuos
por los grupos de poder […], las traiciones a los idearios izquier-
distas y libertarios emanados del siglo XX, el surgimiento de nuevas

85
86 Podemos Lograr Más

demandas políticas y sociales, la llegada al poder político en esta-


dos, municipios y espacios legislativos […] son algunos elementos
que han hecho de la izquierda un ente vasto, multiforme y algunas
veces con rumbos y acciones opuestos a los objetivos de la transfor-
mación social.44

Varios compañeros decidimos dejar el partido después de


haber insistido y persistido en la necesidad de un debate serio
e institucional, que permitiera una convivencia interna en la
que los distintos actores tuvieran las mismas oportunidades
de crecimiento y desarrollo, fundadas en su capacidad, expe-
riencia, trabajo y resultados.

El que excluye se autoexcluye

Desde mi punto de vista, no se logró integrar en esta adminis-


tración a lo mejor y más experimentado de los actores zacate-
canos, quienes tenían disposición de sobra para trabajar en el
gobierno. Siempre es importante contar con un equipo de
actores de origen local, que suelen conocer la idiosincrasia
y la heterogeneidad de las regiones del estado. Experiencia
y capacidad hay de sobra en Zacatecas.
El nuevo gobierno rompió muy temprano con el exgober-
nador y, a partir de ahí, fue paulatina la separación de varios
actores políticos. Cuando se presentaron las discrepancias
entre la gobernadora y el exgobernador, personalmente in-
sistí, y hay constancia por escrito, en que “Amalia y Monreal
eran liderazgos complementarios”; decía que a Amalia le co-
rrespondía la responsabilidad de la conducción del estado sin
cuestionamiento ni condicionamiento alguno, y que Monreal
debería desempeñarse en el concierto nacional, apoyando y
gestionando recursos para Zacatecas.

44 Gilberto López y Rivas en Moguel, J., 2004, pp. 108 y 109.


Capítulo 5.  El breve ciclo con el prd 87

Cuando hemos hablado de cerrar filas con la Gobernadora


Amalia García, no estamos proponiendo hacer a un lado las
diferencias y las críticas hacia el gobierno; más bien, lo que
proponemos es ubicar con precisión lo que debe unirnos y re-
visar por separado lo que entorpece la relación en la militancia
y su forma de organización.
Igualmente, es necesario precisar que en esta elección, el
exgobernador Ricardo Monreal nada tiene que ver con algún
candidato; por lo tanto, el querer reivindicarnos con ‘amalis-
tas’ o ‘monrealistas’ es un planteamiento incorrecto que nos
lleva a socavar los espacios de liderazgo perfectamente delimi-
tados de ambos perredistas.
A Amalia le corresponde la conducción política de
Zacatecas, sin ningún condicionamiento que ponga en duda
la necesaria fortaleza del Ejecutivo estatal en las decisiones
que deba tomar. A Ricardo Monreal, por su parte, debemos
apoyarlo en el ejercicio de su liderazgo nacional, para que de
esta manera gane Zacatecas, el prd y ganemos todos.45

Lamentablemente, en lugar de esto, se profundizaron las


diferencias y el rompimiento fue inevitable. La principal ca-
racterística del gobierno de Amalia fue la exclusión, con la
que finalmente terminó también excluida en la elección de
2010. Por eso es tan vigente y tan cierta la frase de que en
política “el que excluye, se autoexcluye”.

La elección intermedia de 2009

Ya para 2009, eran varios los exmilitantes que habían dejado


las filas del prd: Monreal, Huizar, Nahle, Laviada, Magdalena
Núñez, Aquiles González Navarro y muchos otros.
A la hora de definir las candidaturas a diputaciones fede-
rales, ya había un grupo de simpatizantes con Miguel Alonso,
quien entonces era Diputado local y tenía una muy buena

45 De León, P., 2012, p. 44.


88 Podemos Lograr Más

aceptación en el Distrito III, con cabecera en Zacatecas. Ante


la negativa del equipo local para que fuera candidato, eleva-
mos la queja, encuesta en mano, a la dirigencia nacional del
prd, encabezada por Jesús Ortega, a quien Miguel Alonso
y el grupo que lo apoyábamos habíamos respaldado previa-
mente para la presidencia nacional del partido.
Jesús Ortega se concretó a responder: “Yo no me voy a
pelear con Amalia”. La cerrazón en Zacatecas y la respuesta
del dirigente nacional nos dejaron muy claro que en el prd
las puertas estaban cerradas para Miguel, una opción fresca
e incuestionable, que contaba con resultados probados en la
presidencia municipal y en el servicio público.
Y como sucede en el deporte, si no te dejan jugar en
una cancha o en un equipo, lógica y naturalmente buscas el
espacio en el que te incluyan y te permitan participar.
Miguel Alonso, Arnoldo Rodríguez, Chema González,
Artemio Ultreras y Jorge Rincón, todos ellos diputados loca-
les a quienes les decían “Los 5 Fantásticos”, junto con va-
rios compañeros, entre ellos el que esto escribe, anunciamos
nuestra salida del prd y la conformación de Zacatecas en mo-
vimiento; para decirlo en palabras de Fito Sánchez Rebolledo:

Como suele suceder en todos los procesos políticos, lo que ocurrió


fue que el debate político prácticamente desapareció y en su lugar
se impuso la lógica de los grupos que ponen por delante sus inte-
reses a los intereses generales del conjunto [...]; es el tema número
uno de los problemas organizativos de la izquierda desde Lenin,
pues como él decía, lo más difícil es romper ‘el espíritu de circulo’
en el que muchos grupos hallan su verdadera razón de ser.46

Miguel Alonso y sus seguidores dejamos el pavimento para


transitar durante un buen rato por un sinuoso camino de terra-
cería. La decisión de abandonar el prd para irnos a una aven-
tura sin más destino que la lucha por un proyecto progresista e

46 Sánchez, A., 2014, entrevistado por Hernán Gómez, p. 202.


Capítulo 5.  El breve ciclo con el prd 89

incluyente, como algunos lo caracterizaron: “fue como tirarse


un clavado del trampolín más alto a una alberca sin agua”.
La movilización y el recorrido por el estado tuvieron muy
buena aceptación por parte de una ciudadanía que simpati-
zaba profundamente con la propuesta y argumentos. Por fin,
ya cerca de la elección de 2009, se logró un acuerdo con la
dirigente nacional del pri, Beatriz Paredes, para ver la posibi-
lidad de ir con ese partido a la candidatura por el gobierno
estatal en 2010.
En 2009 el prd ganó con carro completo; sin embargo,
la población zacatecana no refrendó su apoyo a esta opción
de gobierno en las siguientes elecciones. La historia nos de-
muestra, fehacientemente, que una elección no determina a
otra, pues un año después el prd perdió estrepitosamente:
Miguel Alonso obtuvo casi 285 mil votos y Toño Mejía casi
153 mil. ¡Esa lección no debemos olvidarla!

Las nuevas alianzas

Ya constituido Zacatecas en movimiento, varios partidos se


acercaron a ofrecernos cobijo para “Los 5 Fantásticos” y sus
seguidores, particularmente dos: el Partido del Trabajo, que
para entonces ya era dirigido por los hermanos Monreal, y el
pan, a través del Diputado Manuel García Lara, mejor conoci-
do como “El papas”. Este último, por lo que pude enterarme,
ofrecía la candidatura a Diputado federal para Miguel Alonso,
10 millones para su campaña y la candidatura para goberna-
dor en el 2010, oferta nada despreciable.
Esto lo supe de oídas, porque en las pláticas con el pan
yo nunca participé. Sí, en cambio, impulsé intensamente la
negociación y el acuerdo con el pri, partido con el que yo va-
ticinaba un acuerdo favorable, y que además, al igual que el
prd, hasta la fecha forma parte de la Internacional Socialista.
Los desaciertos y las divisiones al interior del prd a nivel
estatal, así como los malos resultados del gobierno panista
90 Podemos Lograr Más

a nivel nacional, colocaron al pri como la mejor opción ante


el electorado de Zacatecas y en todo el país.
En Zacatecas, teniendo partido, lo único que les faltaba a
los priístas era candidato. Y a Miguel Alonso, siendo un buen
candidato, lo único que le faltaba era el partido.
Gracias a la intervención, capacidad y olfato político
de Jesús Murillo Karam, que fue quien le abrió la puerta a
Miguel Alonso en el pri, y a la intensa negociación de mi ami-
go entrañable Joel Guerrero, quien fue designado delegado
del partido en Zacatecas, se logró finalmente la candidatura
de Miguel por el pri, en coalición con el Verde Ecologista y
Nueva Alianza. Aquí fue donde ya “la alberca tuvo el agua
suficiente y el clavado resultó exitoso”.
En paralelo, la negociación avanzó al interior del pri con
varios respetables precandidatos, y con el Partido Verde, Nueva
Alianza y el mismo pt con el que, anticipadamente, se había
concluido el acuerdo, después de que David Monreal declinó
en favor de Miguel Alonso. Lamentablemente, días después,
el pt decidió reivindicar la candidatura de David Monreal.
El Partido Nueva Alianza en Zacatecas, encabezado por
el profesor Martín Carrillo, siempre estuvo –y hasta la fecha
está– en una excelente actitud y disposición para construir
coaliciones; no así la dirigencia nacional, encabezada por la
maestra Elba Esther Gordillo, quien evidentemente no era un
“hueso fácil de roer”.
Las cosas tampoco fueron sencillas con el Partido Verde,
pero finalmente, previa firma del “Decálogo ecologista”, se
logró el acuerdo gracias al cual se pudo resolver el conflicto
estatutario que impedía a Miguel Alonso acceder directamen-
te a la candidatura por el pri:

Compromiso Zacatecas Verde

Como candidato del Partido Verde a Gobernador por el Estado de


Zacatecas, me comprometo con los zacatecanos a:
Capítulo 5.  El breve ciclo con el prd 91

1. Impulsar el libro de texto Gratuito “Mi primer libro sobre medio


ambiente” de 3er grado en todas las escuelas del estado y esta-
blecer el “Premio al mérito ambiental anual”.
2. Otorgar vales de medicinas canjeables para todos los zacateca-
nos en caso de que el sector salud no pueda proporcionarlas.
3. Otorgar, por parte del Gobierno del estado, becas para los jóve-
nes zacatecanos y así tengan la oportunidad de complementar
sus estudios […].
4. Impulsar penas más severas a delincuentes, homicidas, secues-
tradores y violadores.
5. Fortalecer al Instituto de Ecología y Medio Ambiente en el ámbi-
to normativo, técnico, administrativo y financiero con el fin de
lograr acciones eficientes en materia de protección, conserva-
ción y regulación ambiental.
6. Legislar en materia de responsabilidad ambiental, elaborando
normas técnicas y reglamentos para resarcir daños ambientales.
7. Máximo en tres años lograr reciclar y/o confinar el 100% de la
basura generada en el estado.
8. Hacer reforestación de calidad con árboles de una altura míni-
ma de un metro, logrando así en el sexenio, por lo menos, 100
mil árboles de dicho tamaño más los que se logren sembrar de
tamaño inferior.
9. Impulsar una cruzada de “cultura verde” donde se promueva el
cuidado y respeto por los animales y los ecosistemas vegetales,
con especial énfasis en las de peligro de extensión y/o endémi-
cas en Zacatecas, como por ejemplo el águila real.
10. Con la participación de la sociedad, duplicar el número de
áreas naturales protegidas y hacer efectivo su plan de manejo,
así como duplicar los metros cuadrados de áreas verdes existen-
tes en las zonas urbanas del estado.

De estos diez compromisos, algunos ya se han cumplido.


Ojalá pronto nos enteremos de que la agenda verde se cum-
pla en su totalidad.
92 Podemos Lograr Más

El proyecto progresista

Las cuarteaduras políticas en el aparato estatal, puestas de


manifiesto en las elecciones de julio de 2009, dejaron en cla-
ro que algo andaba mal. En este ambiente de incertidumbre,
mucha gente comenzaba a dar por hecho que Miguel Alonso
se presentaría como candidato para ser el próximo goberna-
dor, siempre y cuando lograra brincar los estatutos del pri.
La definición del candidato a gobernador en el prd oca-
sionó la “enésima” ruptura, como resultado de la persisten-
te práctica de excluir e imponer a rajatabla. Así, Raymundo
Cárdenas, Tomás Torres, Juan José Quirino, Camerino Eleazar
Márquez, Felipe Álvarez Calderón y otros más, tomaron la
decisión de apoyar a Miguel Alonso.
En el fondo, la decisión de este grupo demostró que
Miguel tenía razón al haber dejado su militancia en el prd.
Lo único que pidieron fue que su ideario político-programá-
tico fuera recogido en la plataforma de la Alianza Primero
Zacatecas. Ideológicamente, el grupo escindido del prd re-
presentaba una postura que superaba por mucho a lo poco
que quedaba en el viejo partido; los siguientes diez puntos,
que fueron la base del acuerdo, respaldan esta afirmación:

1) impulso a la participación, organización y movilización ciuda-


dana; 2) transparencia en la administración y gestión pública; 3)
combate a la corrupción; 4) aprobación del servicio civil de carrera;
5) transparencia en licitaciones y otorgamiento de concesiones; 6)
aprobación de la Ley de Salarios Mínimos; 7) actualización del mar-
co jurídico relacionado con la seguridad y la impartición de justicia;
8) abatir la pobreza en las comunidades y municipios de alta y muy
alta marginalidad; 9) impulso a nuevo federalismo solidario, y 10)
Impulso a un Acuerdo Nacional para el Crecimiento Económico y la
disminución de las desigualdades regionales.

La anterior no es una enumeración exhaustiva, pero los


elementos presentados evidencian que se estaba en camino
Capítulo 5.  El breve ciclo con el prd 93

de la constitución de una gran alianza basada en compromi-


sos, principios y un programa que, seguramente, convencería
a la sociedad de que este gran polo de centro-izquierda que
se estaba conformando, con Miguel Alonso a la cabeza, era
garantía para lograr el cambio que la sociedad reclamaba y
demandaba con urgencia.
Con el tiempo, en el círculo del actual gobernador poco
se ha valorado y entendido la importancia de la decisión de
este grupo de notables compañeros, que más allá de su mag-
nitud cuantitativa, por su significado ratificó que el proyecto
progresista para Zacatecas estaba en la opción que aglutinó
Miguel Alonso.

Un candidato de centro-izquierda

El 8 de marzo de 2010, con la asunción de Miguel Alonso


como precandidato a gobernador del Estado de Zacatecas,
fue posible observar la diferenciación ideológico-programáti-
ca de las opciones que participaron en la contienda preelec-
toral. Se notó con claridad que la disputa se centró en dos
propuestas y dos candidatos: por un lado, los que impulsaron
el cambio con rumbo y responsabilidad, y por el otro, los
que proponían la continuidad. Desde hace ya buen tiempo,
sobre todo desde que las campañas se volvieron mediáticas,
se perdió la discusión sobre programas y propuestas; de he-
cho, la motivación principal de este libro, como lo dijimos
al principio, es precisamente rescatar el debate construc-
tivo y la confrontación de proyectos de cara a la sociedad.
De los cuatro candidatos a la gubernatura, lo reconoció
el electorado mayoritariamente, Miguel Alonso fue el que
presentó la mejor propuesta programática sobre las acciones
que había que emprender, en caso de llegar a la titularidad
del gobierno estatal. A continuación se transcriben los cinco
acuerdos y los 16 principales compromisos expresados en su
discurso de toma de protesta del 8 de marzo de 2010:
94 Podemos Lograr Más

ACUERDOS

ZACATECAS SEGURO. Preservar la Seguridad Pública en el marco


del Estado de Derecho, para el mejoramiento de la calidad de vida
de las y los zacatecanos, protegiendo la integridad física y el patri-
monio de las familias y asegurar la defensa de los derechos humanos.
ZACATECAS UNIDO. Fortalecer la gobernabilidad democrática y la
unidad en el estado, haciendo realidad la participación de toda la
ciudadanía en el quehacer gubernamental.
ZACATECAS PRODUCTIVO. Consolidar una planta productiva di-
námica, eficiente y competitiva, respetuosa del medio ambiente, in-
tegrada eficazmente en la economía mundial y regional, capaz de
generar los empleos dignos que demanda la sociedad zacatecana.
ZACATECAS MODERNO. Construir una sociedad zacatecana con la
capacidad de incorporar y aprovechar los cambios y las transforma-
ciones que vive la sociedad global, garantizando a su vez la sosteni-
bilidad económica y social para las futuras generaciones.
ZACATECAS JUSTO. Disminuir la pobreza y marginación social
existente en el estado y proporcionar a todas y todos los zacateca-
nos las oportunidades sociales, educativas, de salud, culturales y de
deporte necesarias para alcanzar su pleno desarrollo humano.

Los cinco acuerdos fueron desplegados en 25 compromi-


sos, entre los que destaco 16:

COMPROMISOS

1. Impulsar y respetar una auténtica división de poderes entre el


Ejecutivo, Legislativo y Judicial.
2. Gobernar con austeridad y pulcritud republicanas, dentro de la
honrada medianía como lo proponía el Presidente Juárez.
3. Proponer al Congreso la autonomía y el fortalecimiento de la
Auditoria Superior del Estado para que fiscalice a los tres pode-
res y a los organismos autónomos.
Capítulo 5.  El breve ciclo con el prd 95

4. Proponer al Congreso del Estado la autonomía de la Procuraduría


de Justicia, así como asegurar la eficiencia y confiabilidad de los
Ministerios Públicos.
5. Impulsar desde ahora la aprobación de un tabulador único de
sueldos, para todas las dependencias públicas estatales y muni-
cipales, incluyendo a los órganos autónomos.
6. Actualizar los reglamentos y la aplicación de las distintas leyes
que no cuentan con ese ordenamiento; así como impulsar la
actualización de los distintos códigos del estado.
7. Abatir la alta y muy alta marginalidad en los diez municipios y
las 1 500 comunidades que todavía la padecen.
8. Asegurar el ingreso a la educación básica y media superior de
la totalidad de niños y jóvenes, desde el preescolar hasta la
preparatoria.
9. Duplicar el sistema de becas para la educación básica y supe-
rior, protegiendo, además de los mejores alumnos, a todos los
que no cuenten con recursos para continuar sus estudios.
10. Propondré al Congreso un reglamento de ley para normar la
mezcla de recursos entre el gobierno estatal y los municipios,
evitando así la coerción política que actualmente se vive y adi-
cionalmente aumentar los recursos para la infraestructura básica.
11. Las madres solteras y sus hijos tendrán prioridad en la totalidad
de los programas de la administración pública estatal, tanto en
el empleo como en la educación.
12. Con apego a la ley estatal de Seguridad Pública, vamos a propo-
ner a los municipios y la federación un cuerpo único de policías
calificados y certificados en el estado.
13. La inseguridad la combatiremos aplicando la ley con rigor a los
infractores, y apoyando a nuestros cuerpos de seguridad; pero
sobre todo la combatiremos atendiendo con educación y em-
pleo a nuestros jóvenes.
14. Ni nepotismo ni corrupción. Vamos a elevar a rango de ley la
asignación de contratos y permisos para evitar la discrecionali-
dad del gobierno y con ello la corrupción que se da en la obra
pública, permisos y licencias.
96 Podemos Lograr Más

15. Nunca más un voto por hambre. El sistema de partidos, su au-


tonomía y la independencia de los órganos electorales, son mi
compromiso y le pido a los propios Partidos y a la sociedad
convertirse en garantes.
16. Vamos a recuperar la discusión civilizada de las ideas, entende-
mos y asumimos la pluralidad como el ejercicio libre de partici-
pación, sin amenazas y sobre todo sin la intervención pernicio-
sa del gobierno en la política.

Los cinco acuerdos y 25 compromisos representaron la


propuesta preliminar del Plan Estatal de Desarrollo (ped). El
Plan 2011-2016 se construyó tomando en cuenta las pro-
puestas de la ciudadanía y los grupos organizados.
Una asignatura pendiente son los indicadores en cada
uno de los apartados del Plan, que nos permitan evaluar lo
cumplido y lo pendiente.

En el escenario de los hechos

Como lo hice anteriormente con Ricardo Monreal, pacien-


temente asumí el reto de la candidatura de Miguel Alonso
con pasión y entrega, padeciendo tres años de desempleo en
los que, generosa y tenazmente, mi esposa Margarita se hizo
cargo, a través de su empresa Depilaser, del sustento familiar.
Durante esos tres años preparé religiosamente el desayu-
no y el lunch para mis hijas, las llevé y fui por ellas a la escue-
la, y también le ponía el almuerzo a mi esposa para que se
fuera a trabajar. Hasta la fecha tengo el gusto de ser el mejor
chef en la elaboración del desayuno, según la opinión de mis
queridas hijas Lucy y Fer.
Al día siguiente de las elecciones del 2006, como ya lo
dije antes, me fijé el objetivo de dejar un precedente en
nuestro estado, en el sentido de que ya no era posible impo-
ner partidos y candidatos a la gente, ni hacer campañas sin
planteamientos ni programas, pero sobre todo para poner
Capítulo 5.  El breve ciclo con el prd 97

un alto a la práctica de la exclusión y el capricho personal


de quienes gobiernan.
Personalmente coordiné la discusión y redacción de los
apartados programáticos y los compromisos de Miguel Alonso
y, además, comencé a desplegar una tarea de organización y
propaganda, que fue creciendo en intensidad.
Soy un convencido de la cada vez mayor madurez y res-
ponsabilidad de los electores; hoy en día, la sociedad ya no
da cheques en blanco. Ahora los gobernantes están obligados
a ser congruentes y respetuosos de lo que dicen como candi-
datos y lo que hacen como gobernantes; la prueba más clara
es el ahora presidente Enrique Peña Nieto, quien como go-
bernador se comprometió y cumplió sus compromisos, que
fueron el cimiento en el que fincó la construcción de su can-
didatura a la Presidencia de la República.
Como en todas las campañas político-electorales, los ac-
tores son muy variados y responden a motivaciones e intere-
ses específicos, según de quien se trate. Por fortuna, el elec-
torado zacatecano, como el nacional, cada vez administra
mejor su voto; el fantasma de la manipulación va desapare-
ciendo, así me lo han expresado muchos: “nosotros vamos
a todos los mítines y eventos de los candidatos, aceptamos
lo que nos dan, pero la decisión y el voto son nuestros”.
Tradicionalmente, aquí y en China, los polos más mani-
pulables y menos comprometidos con la ideología, los prin-
cipios y la transformación progresista son los más pobres y los
más ricos; los primeros por su necesidad y los segundos por
sus intereses. Las clases medias son las que históricamente
definen los cambios con mayor apego a la ideología y los
principios de transformación positiva de la sociedad.
Adolfo Sánchez Rebolledo comenta en un análisis sobre
la transición mexicana, que lo que la sociedad se plantea a
partir de 1988 es construir una nueva manera de transmitir
el poder: “el sistema político tiene que cambiar en una pers-
pectiva de efectiva pluralidad, de efectiva competencia en-
98 Podemos Lograr Más

tre nuevas fuerzas políticas; en otras palabras, en un sentido


democrático.”47

Los tiempos de cambio

En resumen, la elección en Zacatecas arrojó varias conclusio-


nes que, analizadas desde una perspectiva autocrítica, pue-
den contribuir a la construcción de la incipiente democracia
que existe en nuestro país y el estado. Se demostró que el
dinero no define las elecciones; influye mucho, sí, pero no es
determinante.
Más allá de lo que sucedía al interior de los partidos po-
líticos, Miguel Alonso se vio favorecido por un despertar de
la conciencia ciudadana. En las elecciones de julio de 2010,
los zacatecanos demostraron que la dignidad no tiene pre-
cio, que los agravios se pagan, y que no hay mejor día para
cobrar la factura que el día de la elección.

47 Sánchez, A., op. cit., 473.


Capítulo 6

Abriendo caminos
Si quieres comer un año, siembra semillas; si quieres comer
cinco años, siembra árboles; si quieres comer toda la vida,
educa al pueblo.

Proverbio Chino

El difícil arranque

Instalado Miguel Alonso Reyes (mar) en el gobierno de Zacatecas,


inaugurando así la segunda alternancia en el estado, lo que obli-
gadamente venía eran los resultados y cumplir con la expectati-
va de una sociedad agraviada por la inseguridad y el desempleo,
las dos demandas más sentidas de los zacatecanos.
Uno de los primeros temas que traté con Miguel fue pre-
guntarle su decisión sobre mi estancia o no en el estado, por-
que me quedaba claro que, al permanecer en Zacatecas, in-
dudablemente la sociedad y los actores políticos me ubicarían
de manera natural como el segundo de a bordo.
Ante la imposibilidad de formar parte del gobierno por el pa-
rentesco (Margarita, mi esposa, es hermana de Miguel), fui desig-
nado Coordinador Operativo del pri en la entidad por el entonces
Presidente del partido, el profesor Humberto Moreira, a quien
le guardo un gran afecto, respeto y agradecimiento por su trato
y deferencia hacia los zacatecanos, y principalmente hacia mí.
A partir de ese nombramiento, que fue ratificado por mi
tocayo Pedro Joaquín Coldwell, inicié junto con el profesor
Juan Carlos Lozano, entonces Presidente del Comité Directivo
Estatal, los preparativos para la reorganización y restructura-
ción del partido rumbo a la elección federal del 1° de julio
del 2012. En lo personal, me quedaba claro que los alonsistas

99
100 Podemos Lograr Más

estábamos obligados a entregarle buenas cuentas al partido


que nos recibió para construir y ganar la gubernatura.
Junto con Araceli Guerrero, Javier Valadez, Cuauhtémoc
de la Torre y varios compañeros más, nos dimos a la tarea de
conformar el nuevo Consejo Político con los mejores cuadros
alonsistas y priístas. Insistimos en que a partir de ahora, como
dice la canción “tú y yo somos uno mismo”, había que trabajar
en armonía para apoyar desde el partido al nuevo gobierno y
prepararnos para recuperar la Presidencia de la República el 1°
de diciembre de 2012.
El arranque del gobierno de Miguel Alonso fue particu-
larmente complicado: la inseguridad desbordada, la crisis
económica nacional, el cierre de la frontera del vecino país
del norte, una deuda financiera difícil de manejar, y por si
fuera poco, un gobierno federal insensible hacia las pro-
puestas del gobierno de Zacatecas.

Colaborar y apoyar en lo que se pueda

Durante el periodo en que fui Coordinador Operativo del pri


estatal, a la vez que trabajaba en la construcción y fortaleci-
miento del partido, me dediqué a apoyar desde afuera la con-
solidación del gobierno, hablando permanentemente con los
distintos actores, aportando ideas y propuestas para apresurar
los resultados y, sobre todo, intentando que lo que se ofertó en
campaña, formara parte del programa de gobierno.
En esa etapa me buscaron mensajeros de los grupos delic-
tivos incrustados en el estado. Debo confesar que fue de los
temas más espinosos y complicados que me tocó enfrentar,
porque la respuesta fácil hubiera sido decirles “el gobernador
no quiere hablar con ustedes” pero, evidentemente, ni por
la mente me pasó esa idea. Lo que hice después de informar
a Miguel fue hablar con el Ing. Esaú Hernández, Secretario
General de Gobierno y con el General Álvarez, asesor en
materia de seguridad quienes, inteligentemente, me dijeron:
“lo mejor de los dados es no jugarlos, ingeniero”; correr los
Capítulo 6.  Abriendo caminos 101

riesgos de no responder fue un gran acierto, porque en el


corto plazo el gobierno de mar adquirió confiabilidad ante
el gobierno federal para conseguir su apoyo en materia de
seguridad.
No puedo dejar de expresar mi reconocimiento al equipo
de Esaú Hernández, el General Álvarez y el General Jesús
Pinto, Secretario de Seguridad, al haber conformado un pro-
grama estatal de seguridad que, a la fecha, ha dado extraordi-
narios resultados, después de haber iniciado con 200 policías
estatales de los que solamente diez o doce estaban certifica-
dos. Literalmente partieron de cero, y ni hablar de los policías
municipales, pésimamente pagados y equipados, sujetos a la
disyuntiva de “plata o plomo” frente a la superioridad de los
grupos delictivos.
Debo dejar constancia de que aporté el mayor de mis
esfuerzos en los dos primeros años del gobierno Miguel
Alonso, siempre tratando de apoyar; jamás, como algunos
pensaron, intentando suplantar la autoridad del Gobernador:
mi formación institucional, la ética personal y la relación fa-
miliar son razones sobradas para que eso nunca me hubiera
pasado por la mente; fue exactamente lo contrario, los éxi-
tos, triunfos y fracasos de Miguel Alonso, por su investidura,
son de los zacatecanos y por consiguiente míos.
Siempre he afirmado que el Gobernador tiene todo para
trascender a la vida política nacional en los más altos niveles
del gobierno federal; lo único que requiere son los mejores
resultados en su responsabilidad al frente del poder Ejecutivo
del estado.

Dejar el trabajo partidario

Entre finales de 2011 y principios de 2012 se procesaron las


candidaturas a Diputados y Senadores. Fue necesario consi-
derar varios factores a la hora de barajar nombres para definir
a los postulantes. Al respecto vale citar el artículo Los candi-
datos que escribí en la víspera del proceso electoral:
102 Podemos Lograr Más

Hay que ubicar a los que se inscriben solo para “negociar”, a los
“amigos” del dirigente partidario o del gobernante en turno; o a los
del “bisne”, también llamados aspirantes “por interés”, para dejar el
espacio limpio a los aspirantes genuinos, que tienen visión y misión,
y un objetivo de lo que desarrollarán al llegar a ese puesto.
Para mí, un buen candidato es el que tiene una idea clara del
entorno regional y social en el que va a desempeñarse; conoce e
interpreta fielmente las necesidades y aspiraciones de las personas
a las que pretende representar. Es el que cuenta con un equipo de
trabajo eficaz (no de aduladores o de interesados en el puesto o las
ventajas que pueden sacar), un equipo comprometido con su líder y
con las aspiraciones de este […].
La práctica y los resultados de los últimos años de campañas
y gobierno en nuestro país nos dejan claro que una primera etapa
consiste en ganar la candidatura, aunque no siempre el que gana la
candidatura resulta el mejor candidato; el segundo paso es ganar
la elección, no siempre el mejor candidato es el mejor gobernante,
y en la tercera etapa, la más importante, consiste en el desempeño
eficaz del puesto para el que quiere ser elegido. [Un ejemplo es
Vicente Fox, que solo se preparó para ser buen candidato].48

En esta elección aspiré a una candidatura al Senado, no


tanto por el afán de ser Senador, sino con el propósito de con-
tribuir, desde esa tribuna, con mi país y mi estado; estoy con-
vencido de que, además de cumplir y cumplir bien con el tra-
bajo parlamentario, puedo apoyar a mi entidad en la gestión
de recursos, que lamentablemente todavía se distribuyen al
cien por ciento desde la capital del país.
Las circunstancias no lo permitieron, y como dije, “no se
me va la vida por la candidatura al Senado”. Lo importante
era y es participar en la construcción de un mejor país y de
un mejor Zacatecas. Es así que acepté, con mucho gusto, la
invitación para coordinar la campaña de Enrique Peña Nieto
en el estado de Zacatecas.

48 Columna del autor en El Sol de Zacatecas, 18 de octubre de 2012.


Capítulo 6.  Abriendo caminos 103

Fue una etapa muy aleccionadora, conducida por el Dr.


Luis Videgaray Caso como coordinador nacional de la cam-
paña, en la que pude tratar y conocer a la mayor parte del
equipo del Presidente, pero particularmente a Videgaray,
hombre amable, sensible y de una gran inteligencia; preciso
y claro en las instrucciones que permanentemente nos trans-
mitía en el transcurrir de la campaña.
En esta responsabilidad me fijé un objetivo y dos estrate-
gias, el objetivo era refrendar la votación que logramos con
Miguel Alonso en favor del candidato a la Presidencia y de
los aspirantes a Senadores y Diputados. Las dos estrategias
fueron cuidar escrupulosamente los recursos de campaña y
evitar la simulación en las estructuras del partido y las redes
ciudadanas. Debo dejar constancia de que comprobé religio-
samente los gastos de mis traslados a la Ciudad de México;
asimismo, logramos hacer más eficiente el uso de los recur-
sos para promoción, movilización y difusión, a través de
una estrecha coordinación con los candidatos a Diputados y
Senadores.
La coordinación y el diálogo permanente con el partido
fueron elementos que nos permitieron enterarnos con gusto,
el día 2 de julio del 2012 a las 8:30 de la mañana y con el 95%
de las casillas computadas, que Zacatecas tenía el primer lu-
gar nacional en la proporción de votos para Enrique Peña
Nieto, con el 52%. Una campaña austera, planificada, orde-
nada y con estrategia fue lo que nos dio esta satisfacción.
El resultado de la elección fue la crónica de un triunfo
anunciado, no obstante que, contra lo que se esperaba, amlo
remontó de manera considerable su porcentaje de votación
y el partido en el gobierno se fue a un lejano tercer lugar.
Josefina Eugenia Vázquez Mota obtuvo 12 786 647 votos,
en porcentaje 25.41%; Enrique Peña Nieto 19 226 784 vo-
tos, en porcentaje 38.21%; Andrés Manuel López Obrador
15 896 999 votos, en porcentaje 31.59% y Gabriel Ricardo
Quadri de la Torre 1 150 662 votos, en porcentaje 2.29%.
104 Podemos Lograr Más

En mi calidad de coordinador de la campaña en Zacatecas


del ahora Presidente Peña, expresé el reconocimiento y agra-
decimiento al cúmulo de votos recibidos por los candidatos
a Presidente de la República, Senadores y Diputados de la
coalición “Compromiso por México”.
La extraordinaria votación nos puso muy orgullosos, pero
sobre todo nos comprometía doblemente con la generosidad
de los electores. Por eso afirmé:

Simplemente no podemos, no debemos, y no les vamos a fallar. La


apuesta por la paz, la tranquilidad, el bienestar familiar y un mejor
desempeño de la economía nacional, deberán pasar de ser sueños
y esperanzas a concretarse en realidades tangibles en el último tra-
mo del Gobernador Miguel Alonso y en el gobierno del Presidente
Peña.49

El gobierno que inicia

A continuación me permito transcribir textualmente dos ideas


que Enrique Peña Nieto expresó en alguna de las etapas de
su campaña: “Creo, como la mayoría de los mexicanos de
mi generación, que se debe gobernar en estricto apego a la
Constitución, a las leyes, y con respeto a los derechos políti-
cos y las libertades de todos los mexicanos.” 50

Los mexicanos están indignados de la pobreza y desigualdad; del


atraso y marginación en la que viven millones de familias. Se sien-
ten lastimados y agraviados por el clima de inseguridad, violencia y
muertes que sufren amplias zonas de nuestro territorio nacional. 51

Estas palabras, indudablemente, resumen la esencia del


ideario del ahora Presidente. El respeto a la ley, la libertad de
los individuos, el combate a la marginación y la inseguridad,

49 Columna del autor en El Sol de Zacatecas, 5 de julio de 2012.


50 Peña, E., 2012a.
51 Peña, E., 2012b.
Capítulo 6.  Abriendo caminos 105

entre otros, fueron los elementos que motivaron el discurso


de su toma de posesión, del que me permito transcribir el
siguiente extracto:

[…] Hoy, somos un país donde pocos lo tienen todo, y la mayoría


carece de condiciones para el goce efectivo de sus derechos.
Somos una Nación que crece en dos velocidades. Hay un
México de progreso y desarrollo, pero hay otro, también, que vive
en el atraso y la pobreza.
[…] el primer eje de mi Gobierno es lograr un México en paz.
Pondremos al ciudadano y a su familia en el centro de las políticas
de seguridad […]. Debemos cambiar de paradigma, entender que
no habrá seguridad mientras no haya justicia. En el México que vis-
lumbro hay justicia e inclusión, que serán las bases del pacto social.
[…] el segundo eje de mi Gobierno será lograr un México inclu-
yente. Debemos combatir la pobreza y cerrar la brecha de la des-
igualdad, que aún, lamentablemente, divide a los mexicanos […].
Vamos a impulsar nuestra fuente de riqueza, que es el talento, la
capacidad y creatividad de nuestra gente.
[…] el tercer eje de mi Gobierno será lograr un México con
educación de calidad para todos. Ese país que podemos ser, hará
frente a los rezagos educativos, para estar al nivel de las naciones
desarrolladas.
[…] Creo en un México con crecimiento económico sólido y
sostenido, que se refleje en toda la geografía nacional […]. Lograr
un México próspero es el cuarto eje de mi Gobierno.
[…] el quinto eje de mi Gobierno, es lograr que México sea un
actor con responsabilidad global. Un país con participación propo-
sitiva en el mundo, dispuesto a fomentar la cooperación entre las
naciones, con una diplomacia moderna e innovadora.
[…] Estos son los cinco ejes del nuevo Gobierno. Es la visión de
un México que está a nuestro alcance, que podemos lograr si deste-
rramos el encono y la discordia. Por eso, celebro los acercamientos
106 Podemos Lograr Más

y pláticas que han sostenido los partidos políticos nacionales a fin


de impulsar un gran pacto por México […].52

En mi opinión, el planteamiento es irrefutable; lo siguien-


te era definir el qué y el cómo. Las Reformas y la Cruzada
Nacional contra el Hambre (cnch) ya nos dieron la primera
prueba de que el Presidente Peña tiene perspectiva de cum-
plir lo expresado. A continuación abordo el Pacto por México
y la cnch, temas centrales para el futuro de nuestro país, el
primero porque desde su origen me pareció fundamental y
publiqué mi opinión en diversos artículos en su momento, y
el segundo porque también tiene una gran relevancia y ade-
más lo he vivido de cerca.

El Pacto por México

El proceso de democratización ocurrido en la última década


del siglo pasado era indispensable para recuperar la legitimi-
dad de las instituciones. Estoy convencido de que un gobier-
no que no está dispuesto a dialogar y a considerar seriamente
las propuestas de todos los sectores de su sociedad es un go-
bierno autoritario; por eso he adoptado la concordia como
uno de los principios de mi actuar como político.
La alternancia que tuvo lugar con la llegada del pan a la
Presidencia de la República creó grandes expectativas; des-
afortunadamente, durante esos dos sexenios, el partido en el
gobierno no estuvo a la altura de las necesidades de nuestro
país. Varios intelectuales han coincidido en que ese periodo
estuvo caracterizado por la inmovilidad, cuya causa fue la
permanente incapacidad del Ejecutivo para promover acuer-
dos en el Congreso de la Unión y otros espacios. Esto provocó
que los poderes fácticos aprovecharan la desarticulación de
las fuerzas del Estado para imponer sus propios intereses.

52 Peña, E., 2012c.


Capítulo 6.  Abriendo caminos 107

Por eso pienso, como muchos, que fue acertado que la


izquierda se sentara con el nuevo gobierno a discutir los cam-
bios que México necesitaba. La coincidencia pri y prd tiene su
origen en que ambos partidos forman parte de la Internacional
Socialista, expresión centro-izquierda de la socialdemocracia
mundial, por eso concordaban en gran medida las propuestas
del candidato Enrique Peña Nieto con las de amlo.
En 2012 fue gratamente sorprendente enterarnos que los
partidos pri, pan y prd se habían sentado a discutir temas prio-
ritarios para lograr un Gran Acuerdo Nacional por México.
Algunos analistas e informadores calificamos el inicio del
Pacto por México como algo parecido al de la Moncloa, que
tuvo lugar en octubre de 1977 en España, y consistió en la
firma de dos documentos históricos donde los representantes
de los principales partidos políticos, sindicatos y otros actores
sociales, se comprometieron con el liderazgo del Presidente
Adolfo Suárez para seguir un programa político y económico,
con medidas para estabilizar la administración de España. A
continuación se retoma un fragmento de dicho documento:

Un primer aspecto en el que se ha alcanzado una base de entendi-


miento ha sido en el diagnóstico de la situación económica del país,
calificada como grave debido a la confluencia de diversas crisis. La
coincidencia en este diagnóstico debe servir, a juicio de los reuni-
dos, de base para adoptar las medidas que, dentro del marco de una
economía de mercado, resultan imprescindibles para sanear y refor-
mar la actividad económica y que puedan permitir su superación y
consiguiente relanzamiento.53

Y es que hacía buen rato que los mexicanos andábamos


buscando el paradigma del presente siglo, al que denomi-
né “Cuarta Transición”.54 El Pacto por México constituía la

53 Pacto de Moncloa, Acuerdo sobre el Programa de Saneamiento y la Reforma a la Economía, 9 de octu-


bre de 1977.
54 La primera, desde mi punto de vista, tuvo lugar en la época de la Reforma, la segunda con la Indepen-
dencia de 1910, y la tercera con la Revolución Mexicana en 1910.
108 Podemos Lograr Más

seguridad, así con mayúsculas, para sentar las bases del


México moderno, acorde con el siglo XXI. No se requería
descubrir el hilo negro.
A continuación se registra un breve resumen del Pacto por
México:

México tiene una sociedad plural. Sus fuerzas políticas representan


a millones de mexicanos que les han otorgado con su voto el man-
dato de representarlos […].
Hoy, ninguna fuerza política puede, por sí sola, imponer su pro-
pia visión ni un programa único. Las reformas que el país necesita no
pueden salir adelante sin un acuerdo ampliamente mayoritario […].
La creciente influencia de poderes fácticos frecuentemente
reta la vida institucional del país y se constituye en un obstáculo
para el cumplimiento de las funciones del Estado mexicano […].
La tarea del Estado y de sus instituciones en esta circunstancia de la
vida nacional debe ser someter, con los instrumentos de la ley y en
un ambiente de libertad, los intereses particulares que obstruyan el
interés nacional […].
Por ello, los que suscribimos el Pacto por México, hemos acor-
dado profundizar el proceso de democratización del país con base
en tres ejes rectores:

• El Fortalecimiento del Estado Mexicano.


• La democratización de la economía y la política, así como la
ampliación y aplicación eficaz de los derechos sociales.
• La participación de los ciudadanos como actores fundamentales
en el diseño, la ejecución y la evaluación de las políticas públi-
cas […].55

Como lo dijo Don Mariano Otero ante el Congreso mexica-


no en 1842, cuando se vivían momentos difíciles marcados por
la inminente Guerra contra los Estados Unidos y el país era dis-

55 Pacto por México, firmado el 2 de diciembre de 2012.


Capítulo 6.  Abriendo caminos 109

putado por liberales y federalistas: “el acuerdo en lo fundamen-


tal es la base de la unidad nacional.”56
En la introducción del artículo El Pacto: ¿Qué sigue?,
el Senador Manuel Camacho Solís consideraba: “El Pacto
por México es un documento programático de alta calidad.
Hay en él compromisos por los que ha luchado la oposi-
ción y que servirán en el futuro para exigirle al gobierno su
cumplimiento.”57
Comenté con Manuel Camacho y muchos otros analistas
políticos que el Pacto era un documento de un gran conteni-
do, cuyo cumplimiento incuestionablemente le daría un ros-
tro totalmente diferente, de mayor modernidad y competen-
cia mundial a nuestra nación en el corto plazo.

Los alcances del Pacto

El combate a la inseguridad, el abatimiento de la desigualdad,


el crecimiento económico y el nuevo modelo de educación
son, entre otros, temas en los que había amplio consenso, lo
único que se requería era ponerse de acuerdo en cómo y bajo
qué principios básicos se conduciría corresponsablemente el
nuevo andamiaje institucional, en el marco de un Estado de
Derecho que diera certidumbre a todos.
Después de la firma del Pacto por México se logró la apro-
bación del Presupuesto para el ejercicio 2013 con absolu-
ta mayoría de los legisladores. El gasto social se incrementó
en aproximadamente un 13% y casi en la misma proporción
bajó el presupuesto para seguridad. Obviamente, con esto
quedó en evidencia la orientación de este gobierno y sus
prioridades: más acciones proactivas y menos reactivas,
más prevención y menos improvisación.
Con la firma del Pacto por México fue posible concre-
tar 11 reformas que México necesitaba desde hace décadas,
en total fueron 58 las modificaciones a la Constitución; 81
56 Otero, M., 2012, p.9.
57 Camacho, M., 2012b.
110 Podemos Lograr Más

cambios a las Leyes Secundarias; se crearon 21 ordenamien-


tos jurídicos y se abrogaron 15.
La Reforma Educativa permitió, en principio, realizar el
censo de escuelas, maestros y alumnos de educación básica
y especial con el respaldo de inegi. La Reforma, además, fa-
cilitará la profesionalización de los maestros con el Servicio
Profesional Docente y el Instituto Nacional de Evaluación
Educativa.
Para el año 2013 se creó el Seguro de Vida para las Madres
Jefas de Familia, y la pensión para adultos mayores de 65
años, ambas medidas son el preámbulo a la Seguridad Social
Universal.
Una vez que las reformas logradas surtan sus efectos,
México, incuestionablemente, va a ser otro. Lo importante
es asegurarnos de que ese cambio tan necesario pase, antes
que nada, por abatir el estado de corrupción en que vivi-
mos y por atemperar los terribles desequilibrios sociales y
regionales del país.
En su momento, escribí que me parecía importante, por
un lado, reforzar la representatividad del Pacto integrando a
otros actores políticos y a la sociedad civil. También comenté
que el Pacto tenía que ser una medida de fondo y no utili-
taria o coyuntural; es decir, la concertación debería ser un
mecanismo permanente de gobierno, orientado hacia la in-
tegración de las diversas fuerzas sociales en la construcción
conjunta de soluciones a los grandes problemas de México.
Como lo dije en capítulos anteriores, me considero un
socialdemócrata, y estoy convencido de que el Estado tiene
la responsabilidad de retomar su papel rector en varios ámbi-
tos de la vida nacional, siempre con miras a alcanzar mayor
bienestar para la población. El Pacto, esencialmente, signi-
fica un cambio estructural en el que, con el acuerdo de los
actores políticos, adquieren preponderancia los poderes
constitucionales por sobre los poderes fácticos.
Capítulo 6.  Abriendo caminos 111

Llegar con propuesta

Entre más se acercaba el 1° de diciembre, fecha de la toma


de posesión de Enrique Peña Nieto como Presidente de la
República, más se agolpaban las urgencias y las graves nece-
sidades de la nación y su gente.
El Presidente electo había declarado su interés en tres ver-
tientes de carácter estructural: seguridad, combate a la pobre-
za y crecimiento económico.
Después del extraordinario resultado electoral de Zacatecas,
el paso siguiente era no quedarnos solo con su buen sabor;
había que pasar a hacer una propuesta desde el estado, para
contribuir al programa del nuevo gobierno. Fue así que, con el
apoyo y asesoría de distintos amigos, incluido un grupo de nu-
triólogos, preparamos el documento denominado: Programa
para eliminar la pobreza alimentaria (proepal), que me pa-
rece pertinente transcribir, porque deja constancia de que los
zacatecanos, representados por un servidor, pusimos nuestro
granito de arena en la construcción de la extraordinaria inicia-
tiva de la creación de la Cruzada Nacional contra el Hambre:

proepal

• Diagnóstico: La pobreza alimentaria se define como la condi-


ción infrahumana en la que la persona no tiene la seguridad
de contar con el alimento del día. En esta condición viven ac-
tualmente, según el coneval, 28 millones de mexicanos, cifra
equivalente a la totalidad de los habitantes del Distrito Federal,
Estado de México e Hidalgo.
• Objetivo: 1) Implementar una cruzada nacional desde el primer
día de gobierno del Lic. Enrique Peña Nieto para erradicar, en
el menor tiempo posible, la pobreza alimentaria. 2) El objetivo-
meta será concluir este programa en un máximo de cinco años,
una vez que las familias hayan pasado del decil más bajo al de
pobreza de capacidades.
112 Podemos Lograr Más

• Estrategia: 1) Se sugiere que el primer acto de gobierno del


Presidente Enrique Peña Nieto sea la firma del acuerdo para la
cruzada nacional contra la pobreza alimentaria. 2) Declarar
de inicio el proepal como el programa eje de la política social.
3) Llevar a cabo el diagnóstico micro-regional para seleccionar
las comunidades y regiones más atrasadas del país y empezar
por estas. 4) Convocar a un gran acuerdo con los gobernadores,
los presidentes municipales, empresarios y el sector social para
impulsar conjuntamente el compromiso de las instituciones y
los actores sociales. 5) Compactar (actualmente existen más de
treinta programas) y realinear todos los programas de atención
a la pobreza […]. 6) Una vez regionalizado y zonificado el pro-
grama, implementarlo de abajo hacia arriba, previa definición
de las acciones a emprender por cada zona y región mediante
la metodología de la Planeación Participativa. 7) La herramienta
básica será la Integración Regional, de acuerdo con la vocación
y las potencialidades de cada zona o región. Definiendo lo que
las comunidades requieren para lograr el empoderamiento de
las familias y con ello salir de la condición de atraso en la que
se encuentran. 8) Se conformará una contraloría social por cada
una de las zonas y/o regiones que se vayan definiendo.58

Esta propuesta se la entregué a Rosario Robles cuando


todavía era coordinadora del equipo de transición de Enrique
Peña en la vertiente social. A ella le agradezco infinitamente
el haberme dado la oportunidad de colaborar en su equi-
po como titular de la Coordinación de Delegaciones de la
Secretaría de Desarrollo Social (sedesol), y desde ahí parti-
cipar el diseño de la Cruzada Nacional contra el Hambre y
en la creación de la tarjeta “Sin Hambre”. Trabajar al lado de
Rosario ha sido un privilegio.
Desde mucho tiempo atrás se ha criticado la enorme dis-
persión e ineficacia en la aplicación de los programas socia-
les y el burocratismo excesivo; está perfectamente demostrado
58 Pedro de León, Programa para Eliminar la Pobreza Alimentaria, propuesta presentada en noviembre
de 2012.
Capítulo 6.  Abriendo caminos 113

que, antes del gobierno del Presidente Peña, de cada peso que
se asignaba a la política social, solo veinte centavos llegaban
a los beneficiarios. mientras sigamos pensando y decidiendo
desde el centro, por y no con los excluidos, las cosas no
van a cambiar.
Una verdadera política social debe estar acompañada de
la revisión, depuración, restructuración y actualización de
los múltiples programas destinados a combatir la pobreza, así
como de una real reorientación de los subsidios, que solo be-
nefician más a quienes menos los necesitan. Dejo constancia
que el actual gobierno está empeñado, precisamente, en el
esfuerzo de modificar este enfoque.
Estoy convencido de que todo programa de gobierno,
además de recursos, requiere orden, estructura, descentra-
lización y, fundamentalmente, participación de los sujetos.

La Cruzada Nacional Contra el Hambre (cnch)

Ya desde 1991, Luis Ignacio Lula Da Silva, expresidente de


Brasil, advertía que:

Garantizar la seguridad alimentaria es promover una verdadera re-


volución que, más allá de los aspectos económicos y sociales, tam-
bién implica profundos cambios en la estructura de dominación po-
lítica. En muchas regiones del Brasil se mantienen las condiciones
de pobreza, porque facilitan la perpetuación en el poder de élites
conservadoras que desde hace siglos dirigen el país.59

Uno de los aciertos más importantes de Hambre Cero fue


plantear el problema del hambre desde la perspectiva de la
seguridad alimentaria, y en este sentido, destacar los retos
existentes en la dimensión de acceso a la alimentación, los
cuales son consecuencia, en gran medida, de la insuficiencia
del ingreso de las familias para adquirir los alimentos necesa-
rios para una dieta suficiente y nutritiva.
59 Lula Da Silva, L., en Graziano da Silva y otros, 2012, p. 14.
114 Podemos Lograr Más

Hambre Cero, compuesto de más de 30 programas comple-


mentarios, cuya implementación corrió a cargo del Gobierno
Federal brasileño, es un referente indispensable para el diseño
de acciones gubernamentales con objetivos similares.
Entre los logros mencionados por Guilherme Cassel,
Ministro de Estado de Desarrollo Agrario en la época de la
implementación de Hambre Cero, están el haber permitido
que Brasil redujera la pobreza extrema a la mitad, cumplien-
do así con uno de los Objetivos del Desarrollo del Milenio
diez años antes de lo previsto.60 Es claro, pues, que una so-
lución eficaz y permanente al problema del hambre requiere
de un enfoque integral.
Retomando el caso brasileño, pero bajo un diseño acorde
con la realidad de nuestro país, el 21 de enero de 2013, en la
población de Las Margaritas, durante el lanzamiento de la nue-
va estrategia, el Presidente Enrique Peña Nieto dijo lo siguiente:

Hay que decirlo con todas las letras, el hambre para muchos es qui-
zá una verdad ignorada. Hay quienes no la conocen, otros quizá no
la aceptan y algunos ni se atreven a mencionarla […].
Por eso fue que una de mis primeras decisiones presidenciales
fue instruir la puesta en marcha de la Cruzada Nacional contra el
Hambre, para sumar esfuerzos a favor de quienes viven en esta con-
dición […].
Se trata de dirigir hacia un mismo objetivo los esfuerzos de los
sectores público, privado y social, para hacer un frente común con-
tra el hambre […].
Esta Cruzada, y hay que decirlo de manera subrayada, no es una
medida asistencialista, no se trata solo de repartir alimentos entre quie-
nes carecen de él. Es una estrategia integral de inclusión y bienestar so-
cial. Es un cambio estructural en materia de combate a la pobreza […].
La Cruzada es una estrategia social de nueva generación, porque
va a incrementar la inclusión productiva de sus beneficiarios […].61

60 Guilherme Cassel, ibíd., p.9.


61 Peña, E., 2013.
Capítulo 6.  Abriendo caminos 115

Al principio se escribió bastante a favor y en contra del


programa, la propuesta generaba duda para muchos. Es na-
tural en un país donde se ha prometido varias veces sin re-
sultados tangibles para los más necesitados; sin embargo,
seguramente los programas que se han realineando gracias a
la decisión del gobierno de la República para poner en prác-
tica la Cruzada, permitirán dar los resultados que todos de-
seamos. Por lo pronto tres millones de mexicanos ya comen
mejor.
Cuatro de los objetivos de la cnch coinciden con los del
reto del Hambre Cero, iniciativa de las Naciones Unidas sus-
crita por México; un gran acierto es que se adicionó el de la
participación comunitaria y movilización popular. La pobla-
ción objetivo de la estrategia son los siete millones de mexi-
canos que están en condición de pobreza extrema y caren-
cia por acceso a la alimentación; es decir, “pobreza extrema
alimentaria”.
Otro acierto de esta estrategia es haber planteado una
respuesta a dos de los principales problemas que han esta-
do presentes históricamente en la política social de nuestro
país: por un lado, la ausencia de articulación entre las dis-
tintas dependencias federales, que provocaba la duplicidad
y pérdida de eficacia de los programas; por otro lado, la
falta de concurrencia de los distintos niveles de gobierno.
Las modificaciones hechas a los lineamientos del Fondo de
Aportaciones para la Infraestructura Social responden a este
ánimo por fomentar los mecanismos de coordinación.
Ubiquémonos: el hambre es un problema de Estado en
el que gobierno y sociedad somos igualmente correspon-
sables. De la alimentación de calidad para todos, depende
que nuestro país camine vigorosamente hacia el desarrollo
social y económico al que aspiramos. Por ello es necesario
insistir en el convencimiento social de los mexicanos me-
diante la organización y la movilización ciudadana.
116 Podemos Lograr Más

Con Rosario Robles, Miguel Alonso


y Benjamín Medrano en gira por Zacatecas.

Propuestas para vivir Sin Hambre

El transcurso del 2013 fue un punto de quiebre en el trata-


miento del hambre en el país, porque de ahí en adelante,
como aludió Rosario Robles Berlanga en su intervención du-
rante el lanzamiento de la Cruzada:

La Cruzada contra el hambre considera dos aspectos centrales: la


producción y el acceso a los alimentos. No es tan solo una entrega
de despensas, sino una estrategia que aspira a cambios estructurales,
a transformaciones de fondo, entre ellas, la de aumentar la produc-
ción de alimentos por parte de campesinos y pequeños productores,
Capítulo 6.  Abriendo caminos 117

así como el cambio en el entorno de comunidades que hoy padecen


hambre, pero también otro tipo de rezago de carencias sociales.62

Toda propuesta es perfectible, y la Cruzada no es la ex-


cepción. El coneval señaló algunos de los retos que enfren-
ta la estrategia en su Diagnóstico del diseño de la Cruzada
Nacional contra el Hambre, elaborado en 2013. Destaco los
siguientes: 1) Necesidad de mejorar la definición del objeti-
vo para evitar confusiones en el diseño, ya que mientras los
objetivos en el Decreto están asociados con el concepto de
seguridad alimentaria, la metodología para definir los muni-
cipios usó criterios centrados en las carencias. 2) Mejorar las
herramientas para integrar la participación social a los proce-
sos de planeación e implementación. 3) Creación de herra-
mientas para la aplicación de la estrategia en zonas urbanas.
En respuesta a lo anterior, el 30 de abril de 2014, el
Presidente Enrique Peña emitió el Decreto de creación del
Programa Nacional México Sin Hambre, que:

es la formalización, dentro del Sistema Nacional de Planeación


Democrática, de la Cruzada Nacional contra el Hambre, y estable-
ce la ampliación a todo el territorio nacional de la estrategia que
ha probado su eficacia en la lucha contra la pobreza extrema de
alimentación.63

El programa México Sin Hambre retoma los cinco ob-


jetivos planteados inicialmente por la Cruzada, y agrega el
de “Promover el desarrollo económico y el empleo de las
zonas de mayor concentración de pobreza extrema de ali-
mentación”; además, define con precisión estrategias y líneas
de acción para cada uno de ellos, considerando indicado-
res y metas claras. En este sentido, el cambio del programa
Oportunidades a Prospera es un ejemplo de las decisiones

62 Robles, R., 2014.


63 Estados Unidos Mexicanos, Presidencia de la República, 2014.
118 Podemos Lograr Más

tomadas para fortalecer la orientación a lo productivo de la


Política Social de Nueva Generación.
Es satisfactorio saber que las líneas trazadas en el proepal
fueron tomadas en cuenta para la creación de una estrategia
de tanta relevancia como la Cruzada. Su implementación a
nivel territorial ha planteado grandes desafíos que podrían
ser tema de otro libro. Sin embargo, hay indicios de que las
decisiones tomadas van en la dirección correcta.
Para el desempeño del trabajo que he llevado a cabo
como Coordinador de Delegaciones en la sedesol, me ha ser-
vido la experiencia adquirida desde que me propuse y logré
salir de Tepechitlán para buscar nuevos horizontes, las viven-
cias en la Universidad, la amistad con luchadores sociales
en el ámbito intelectual, político y social, mi recorrido por el
campo en varios estados, el trabajo con los campesinos, y el
profundo amor a mi familia. De todo esto concluyo que, en
una realidad tan adversa, para lograr justicia social, no queda
más que abrirse camino; conservo el impulso de seguirlo ha-
ciendo por México.
Capítulo 7

Podemos Lograr Más en Zacatecas


Debemos usar el tiempo sabiamente y darnos cuenta de que
siempre es el momento oportuno para hacer las cosas bien.
Nelson Mandela

Panorama Nacional

Para comprender la realidad zacatecana es indispensable te-


ner una visión clara del marco nacional en que se inscribe. Y
para entender la realidad nacional es necesario traer a cuenta
el contexto internacional. A continuación se describen algu-
nos de los temas más relevantes, para aterrizar después en la
promisoria realidad zacatecana.

La recuperación en marcha

La recuperación de México no ha sido sencilla; aunque las


condiciones estructurales en materia económica lo han he-
cho relativamente estable ante la crisis, la orientación de la
política económica en las últimas décadas ha tenido efectos
nada favorables en el mejoramiento de la calidad de vida de
millones de mexicanos.
Al respecto Rolando Cordera afirma:

Con las convulsiones del fin del siglo XX, resumidas en la implosión
del comunismo soviético, la globalización de las finanzas y, en me-
nor medida, de la producción y el comercio, sobrevino un radical
cambio paradigmático. En lugar de pleno empleo y protección so-
cial, se impuso la lucha contra la inflación, la estabilidad financiera

119
120 Podemos Lograr Más

y la reducción de los compromisos del Estado con el bienestar y la


justicia social.64

Es hasta el arranque del presente sexenio, después de 18


años, que se apuesta a una reestructuración de fondo a través
de una serie de reformas orientadas a retomar la senda del
crecimiento extraviada hace varias décadas.
Como lo menciona el Plan Nacional de Desarrollo (pnd)
2013‑2018, el periodo de 1954 a 1970 fue el de mayor creci-
miento económico en la historia reciente, llegando el pib a un
aumento promedio anual de 6.7%; sin embargo, el modelo
se agotó, dando paso a políticas monetarias que propiciaron
altos niveles de endeudamiento e inflación.
A partir de 1986 se impulsó la apertura de la economía
mexicana a través del gatt y el tlcan. El saldo de las deci-
siones tomadas entre 1970 y 1995 fue una tasa de crecimien-
to promedio anual del pib de 3.9%; en diciembre de 1994
estalló una crisis económica sin precedentes, que provocó
que el pib tuviera, en 1995, una contracción de 5.7%, situa-
ción a la que se sumó en 1999 la crisis del sistema financiero
internacional.
Las crisis del 95 y 99 provocaron una ola de reformas
dentro del sistema bancario, cambiario y económico; se pri-
vatizó la banca, se flexibilizó el tipo de cambio y se modificó
la normatividad de la inversión extranjera; el resultado fue
una tasa de crecimiento económico promedio, entre 1995
y 2004 de tan solo 2.5%, cifra insuficiente para que se aten-
dieran las necesidades de empleo y reducción de la pobreza
prevalecientes en aquel momento.
En 2008 México fue afectado nuevamente por la crisis
estadounidense; y lo fue mucho más que otros países lati-
noamericanos debido a la dependencia del ciclo económi-
co norteamericano, país con el que, según la Secretaría de
Economía (se), México tiene casi el 80% de sus exportaciones

64 Cordera, R., 2013, p. 90.


Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 121

y 50% de sus importaciones; 47% de la inversión extranjera


proviene de allá.65
Según el pnd, “la productividad total de los factores en
la economía ha decrecido en los últimos 30 años a una tasa
promedio anual de 0.7%”.66 Actualmente el ciclo económi-
co mundial aún es endeble; las más grandes economías de
Europa y la de Estados Unidos siguen presentando desequili-
brios que tienen efectos inmediatos en las economías perifé-
ricas como la nuestra.
Durante el primer trimestre de 2014, el crecimiento de
nuestro país sigue afectado por la dinámica internacional y
las limitaciones internas, llegando apenas a reportar un pro-
medio de 1.3%, situación que se agudiza en algunas enti-
dades derivado de los desequilibrios regionales, “la produc-
tividad del trabajo en las diez entidades federativas menos
productivas del país es menor al 40% de la que observamos
en las diez entidades federativas más productivas”.67 El sur
está marcado por una menor productividad y esto, a su vez,
está vinculado con la informalidad, ya que mientras en el
norte la mitad de los trabajadores son formales, en Oaxaca,
Guerrero o Chiapas, solo dos de cada diez lo son.
El desempleo desde hace muchos años es el mal endé-
mico del país y se ha agudizado, provocando la descompo-
sición social que actualmente padecemos. Los 553 mil nue-
vos empleos formales registrados en el imss en 2013, no son
suficientes para atender a la población que se incorpora a la
vida productiva y a los que ya se encontraban en desempleo.
Particularmente se requiere atención a sectores como el de
los jóvenes, ya que “el 53% de los desocupados tiene entre
14 y 29 años, siendo su tasa de desocupación de 7.9%.”68
“Lo primero que tienen que hacer los países para ser prós-
peros es proponérselo.”69 Bajo esta idea, el Presidente Peña ha
65 Datos tomados de Castañeda, J. y Aguilar, C., 2010, p. 13.
66 Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, p. 15.
67 Ibíd., p. 83.
68 Ibíd., p. 76.
69 Castañeda, J. y Aguilar, H., op. cit., p. 39.
122 Podemos Lograr Más

impulsado una transformación de fondo que intenta retomar


el camino de la productividad y el crecimiento económico,
a través de reformas sin precedente en la historia del México
moderno, como la Energética, la de Telecomunicaciones y
Radiodifusión, en Materia de Competencia Económica, la
Financiera, Hacendaria, y Laboral.

Mal recaudamos, mal distribuimos

La desigualdad en nuestro país está estrechamente vinculada


con la baja recaudación fiscal, que apenas alcanza “el 12%
de la riqueza”70 sin contar los ingresos petroleros. Muchos,
estando en la formalidad, eluden el pago de impuestos, me
refiero a los beneficiarios de las exenciones fiscales que se
dan a las grandes empresas. Están también quienes se em-
plean en la economía informal porque no les ha quedado
otro camino después de no haber conseguido alguna opción
distinta para obtener ingresos.
Coincidiendo con Jorge Castañeda y Héctor Aguilar, es-
toy convencido de que:

Hay que regresar a lo básico, al pacto fundamental de ciudadanía,


de responsabilidad compartida y derechos comunes que suponen
los impuestos. Todos los gobiernos –el municipal, el estatal y el fe-
deral– deben cobrar impuestos y rendir cuentas de su empleo; todos
los ciudadanos deben pagar impuestos, imponer a la autoridad cri-
terios sobre cómo gastarlos y exigir cuentas sobre cómo los gastó.71

El pnd revela que en la última década, México ocupó el


segundo lugar en términos de desigualdad entre los países de
la ocde. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingreso y
Gasto de los Hogares, 2012, la relación de ingresos entre el
10% de la población más rica y el 10% más pobre fue de 19
a uno.
70 Ibíd., p. 15.
71 Ibíd., p.16.
Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 123

Carlos Tello afirma en su libro Sobre la Desigualdad en


México, con mucha razón, que “No tiene sentido, ni solidez
plantear que primero hay que crecer y después distribuir. Por
el contrario, se debe crecer distribuyendo. O lo que viene a
ser lo mismo: distribuir para crecer.”72

Diálogo y fortaleza institucional

A propósito de una sociedad democrática, dice Alexis de


Tocqueville:

Concibo una sociedad en la que todos, contemplando la ley como


obra suya, la amen y se sometan a ella sin esfuerzo; en la que la
autoridad del gobierno, sea respetada como necesaria y no como
divina; mientras el respeto que se tributa el jefe del Estado no es hijo
de la pasión, sino de un sentimiento razonado y tranquilo.73

La gobernabilidad implica concertación entre personas


con intereses dispares, para lograr acuerdos que orienten la
acción al logro de objetivos. En México requerimos apren-
der a dialogar, a negociar y cumplir lo prometido. Este es el
mejor camino para construir la confianza entre gobierno y
gobernados.
Retomando datos de la Encuesta Nacional de Cultura
Política (encup) 2012, 44% de los entrevistados veía difícil o
muy difícil organizarse con otros ciudadanos; de acuerdo con
la Encuesta Nacional de Capital Social (encas) 2011, 80% de
la población mayor de edad opinaba que no se puede confiar
en los demás.
Por otro lado, el federalismo es todavía débil en nues-
tro país. La realidad es que aún prevalece el centralismo
que debilita y hace vulnerables a las instituciones locales.
De acuerdo con un estudio conjunto del Instituto Mexicano

72 Tello, C., 2010, p.361.


73 Tocqueville, 1957, p.36.
124 Podemos Lograr Más

para la Competitividad A. C. y la asociación Causa en Común


elaborado en 2013,

se calcula que, mientras el gobierno federal recauda 96.4% de los


ingresos, las entidades federativas ejercen aproximadamente 46.7%
del gasto total nacional. Un problema común bajo este diseño es que
los gobiernos locales no usan los recursos de manera eficiente y la
federación no puede monitorear el destino de cada peso asignado.74

La actual administración ha implementado acciones


que constituyen pasos muy importantes para lograr que las
Aportaciones Federales a las entidades sean ejercidas eficien-
temente por los gobiernos locales; un ejemplo son las mo-
dificaciones que se hicieron a las Reglas de Operación fais,
para que con estos recursos se combata la pobreza extrema.
Pero esto apenas es una muestra, falta mucho por hacer des-
de el gobierno central y también por los gobiernos estatales
y municipales, varios de los cuales ya han mostrado voluntad
política para fortalecer sus instituciones y avanzar en una di-
námica de mayor coordinación y apoyo en distintos ámbitos
del quehacer institucional.
Dos grandes acciones marcan el signo de los tiempos de
Enrique Peña como el constructor de una nueva ola moderni-
zadora: por un lado el Pacto por México, que reunió a los tres
principales partidos para impulsar un gran acuerdo que per-
mitiera transformar de fondo el país y, por otro, resultado en
parte del Pacto, el impulso a reformas que tienen un impacto
directo en la democratización y el desarrollo institucional,
me refiero a las Reformas Político Electoral, de Transparencia,
la Educativa, del Código Nacional de Procedimientos Penales
yla Nueva Ley de Amparo.

74 Instituto Mexicano para la Competitividad, A. C. y Causa en Común, 2013.


Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 125

¿Y la pobreza?

En un país con enorme pobreza y desigualdad, las garan-


tías para el ejercicio de la ciudadanía no son suficientes y
la democracia no es tal. Solo para registrar lo conocido, de
acuerdo con la medición elaborada por el coneval en 2012,
el 45.5% de la población vivía en condiciones de pobreza y
el 9.8% en pobreza extrema.
Esto significa que casi la mitad de los mexicanos carece
de un ingreso suficiente para cubrir sus necesidades básicas
y presenta por lo menos una de las seis carencias medidas
por el coneval: Acceso a la alimentación, acceso a servicios
de salud, acceso a la seguridad social, educación, calidad y
espacios de la vivienda, y servicios básicos de la vivienda.
Y traemos a cuenta nuevamente al territorio, para mostrar
que la pobreza es un fenómeno estructural traducido en enor-
mes desequilibrios regionales: en 40% de los municipios del
país (la mayoría pequeños, rurales y con población de habla
indígena), más del 75% de los habitantes son pobres. Por otro
lado, la mitad de los pobres extremos de México se concen-
tran en 190 de sus 2 mil 440 municipios, es decir en el 8%
que están entre los más poblados, lo que nos indica que la
pobreza rural del siglo pasado se trasladó a la ciudad. Hoy la
mayoría de pobres extremos son urbanos.
Un país cuya población no se alimenta, no tiene po-
sibilidades de desarrollo. La alimentación es un derecho
humano, está contemplada en el artículo 4 de nuestra
Constitución; sin embargo, aún no está garantizada para
toda la población mexicana. La medición 2012 de coneval
arrojó que existen 27.4 millones de personas en inseguridad
alimentaria severa o moderada, y de ellos 7.01 millones adi-
cionalmente se encuentran en situación de pobreza extrema.
Para hacer frente al importante reto de la pobreza se ins-
trumentó la Cruzada Nacional contra el Hambre, y el progra-
ma Oportunidades se transformó en Prospera, acciones que
comenté con mayor amplitud en el capítulo anterior.
126 Podemos Lograr Más

Hay que señalar algunos de los principales retos que en-


frenta la política social actualmente: 1) Necesidad de un
Padrón Único de Beneficiarios para evitar la duplicidad de
programas federales, estatales y municipales. 2) Articulación
institucional entre dependencias y niveles de gobierno, tema
en el que se ha avanzado durante la actual administración. 3)
Lograr un mejor direccionamiento de recursos para la pobla-
ción que más lo requiere. 4) Diseño de mecanismos eficaces
para la atención de la pobreza urbana. 5) Descentralización
de la política social, y 6) Salidas productivas a los programas
de transferencias, como ya lo plantea Prospera.
La coyuntura actual es propicia para enfrentar estos de-
safíos uniendo fuerzas desde el territorio. México es un país
heterogéneo, cada región y estado están marcados por cir-
cunstancias particulares; por eso es indispensable partir de lo
local para proyectar el desarrollo del país.
Es necesario iniciar un proceso de fortalecimiento des-
de abajo, desde las estructuras elementales que conforman
cada entidad federativa: comunidades, barrios, localidades,
municipios y regiones; esto en el marco de gobiernos esta-
tales eficientes que faciliten, apoyen y refuercen las iniciati-
vas construidas desde la sociedad.

Zacatecas

En nuestra entidad se reproducen los problemas estructura-


les abordados en el apartado anterior, pero se manifiestan de
manera distinta, de acuerdo con su característica regional.
Revisemos brevemente algunos datos.

La economía zacatecana

En materia económica, el Producto Interno Bruto (pib) zaca-


tecano registró un crecimiento promedio anual en términos
reales de 4.47%, durante el periodo 2003-2012. En 2012,
Zacatecas generó el 1% del pib nacional (123 430 millones
Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 127

de pesos constantes en ese año), ocupando así el quinto lugar


con menor participación, de acuerdo con el inegi.
En el mismo periodo, las actividades secundarias, en las
que se incluyen la minería y la industria manufacturera, fue-
ron las que presentaron mayor dinamismo al reportar un cre-
cimiento anual promedio de 9%, seguidas del sector terciario
con 3%, mientras que el sector primario tuvo 2%. En 2012, el
sector servicios aportó 50% del pib estatal, seguido de la in-
dustria (42%) y el sector agropecuario (9%). Indudablemente
el campo zacatecano puede y debe ser más rentable, hay su-
ficiente infraestructura para lograrlo.
En Zacatecas las actividades agropecuarias siguen siendo
de vital importancia para la economía del estado. Datos arro-
jados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo
Rural, Pesca y Alimentación (sagarpa), indican que la activi-
dad se desarrolla en 1.2 millones de hectáreas, lo que repre-
senta el 8% de la superficie sembrada nacional. El 53% de
la superficie sembrada se concentra en seis municipios, pre-
domina la agricultura de temporal en el 90% de la superficie
sembrada, y el 10% restante (126 mil hectáreas) es de riego.
La Inversión Extranjera Directa (ied) en Zacatecas ha ido
en ascenso en los últimos años. Desde 2007, las empresas con
participación extranjera han invertido capital por más de 3 mil
700 millones de dólares, lo que representa el 97% de todo
lo que ha recibido el estado desde 1993. Tan solo en 2013,
ingresaron a la entidad 659 millones de dólares por concepto
de inversión extranjera, de los cuales el 93% (618 millones
de dólares) se han destinado fundamentalmente a la actividad
minera, de acuerdo con datos de la se.
La debilidad estructural del aparato productivo en nuestra
entidad ha tenido como consecuencia la insuficiente capa-
cidad de la economía zacatecana para generar empleos for-
males y bien remunerados. Según el inegi, al primer trimestre
de 2014 la población ocupada zacatecana ascendió a 561
mil 428 personas. El 60% de la población ocupada son asa-
lariados, 24% son trabajadores por cuenta propia y el 4%
128 Podemos Lograr Más

empleadores. El 24% de los zacatecanos reciben entre uno


y dos salarios mínimos, el 15% menos de un salario mínimo
y el 12% no recibe ingresos. Estos datos nos hablan del ba-
jísimo ingreso de los que trabajan, ¿qué será de quienes no
tienen empleo?
De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y
Previsión Social (stps), en 2014 son 153 mil 569 los empleos
con derechohabiencia en el imss, representando el 27% de la
población ocupada.
La se registra un total de 13 mil 800 empresas en Zacatecas,
de ellas solo nueve tienen más de 250 empleados, 62 tienen
de 51 a 250, 259 tienen de 11 a 50 y el resto tienen diez o
menos, es decir, casi el 98%.
Las cifras anteriores ponen en evidencia la fragilidad de la
economía zacatecana; no obstante, hay posibilidades en un
corto plazo de contar otra historia. Lo único que se requiere
es una alianza entre los pequeños y medianos productores
(ese 98%) para encontrar formas de apoyo recíproco con los
tres niveles de gobierno.
Las mipymes constituyen la fortaleza del estado para crear
una gran cantidad de empleos, pero se necesita aportar a su
modernización y crecimiento. Imaginemos la creación de
un solo empleo en cada una de las 13 mil 470.

Seguridad

Una de las funciones básicas de todo gobierno es la de pro-


veer seguridad a su población. Sin embargo, el uso de la
fuerza nunca será un mecanismo suficiente para garantizar-
la; hay que llegar a las raíces de la inseguridad y combatirla
desde ahí. Siempre he afirmado que no hay mayor seguri-
dad que una población con empleo y bienestar.
De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del
Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2013 la tasa de
homicidios dolosos en Zacatecas fue de 10.77 por cada 100
mil habitantes, mientras a nivel nacional fue de 15.53; la de
Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 129

secuestros fue de 1.23 frente a 1.43 nacional; la de extor-


siones de 4.19 en el estado y 6.93 en el país. Sin duda hay
avances, aunque todavía falta tramo por recorrer.
Según el Plan Estatal de Desarrollo de Zacatecas (pedz)
2011-2016, los municipios con mayor incidencia delictiva
son Fresnillo, Guadalupe, Zacatecas, Jerez y Sombrerete. En
esta vertiente, en la actual administración se pueden registrar
esfuerzos y resultados muy considerables.

Participación social

Por otro lado, es importante preguntarnos ¿qué tanto estamos


participando los zacatecanos en los procesos electorales? De
acuerdo con el Instituto Nacional Electoral,75 en las eleccio-
nes de 2007 hubo un 52.82% de votación del total del padrón
electoral, lo cual colocó al estado en la posición 27 a nivel
nacional en el índice de participación electoral; en 2009 votó
el 44.64% de la población; en 2010 el 59%; para las eleccio-
nes de 2012 Zacatecas tuvo un nivel de participación similar
al promedio nacional, con un índice muy cercano al 60%76
y en 2013 votó el 58%, según el Instituto Estatal Electoral de
Zacatecas.
De acuerdo con un estudio del Colegio de la Frontera
Norte citado por el Programa Estatal de Desarrollo de
Zacatecas 2011-2016, 36% de los entrevistados considera-
ron que la política es importante. No obstante la ascendente
participación en los procesos electorales, la realidad es que
la sociedad zacatecana no se caracteriza por su nivel de orga-
nización: el 80% de los encuestados dijeron no pertenecer a
ninguna organización y solo había 120 agrupaciones zacate-
canas inscritas en el Registro Federal de Organizaciones de la
Sociedad Civil, lo cual representaba el 1% a nivel nacional.
Según la Consulta Nacional Juvenil realizada por el
Instituto Mexicano de la Juventud en 2013, al 32% de los
75 Véase INE, http://www.ine.mx/documentos/RESELEC/SICEEF/principal.html
76 IFE, 2012.
130 Podemos Lograr Más

jóvenes zacatecanos les gustaría participar en proyectos que


ayuden a los que tienen menos, y al 27% en proyectos para
personas con alguna discapacidad. Hay que aprovechar y dar
curso a esta energía y voluntad de la juventud.

Marginación social

Datos del coneval muestran que la pobreza extrema presen-


tó una disminución de 2010 a 2012, ya que de 164 mil 062
personas (11%) en 2010, pasó a 115 mil 296 (7.5%) en 2012,
esto representa una reducción de 21% en la proporción de
población en esta condición.
Para 2012, el 30% de la población zacatecana tenía un in-
greso por debajo de la línea de bienestar mínimo; 63% tenía
carencia por acceso a la seguridad social; 22% por acceso
a la alimentación; 21% carencia por rezago educativo; 16%
por acceso a los servicios de salud; 11% por servicios básicos
de la vivienda y 5%por calidad y espacios de la vivienda.
El Zacatecas al que aspiramos debe ser aquel donde
cada zacatecano pueda realizar su proyecto de vida, y para
ello nuestra suave patria chica requiere, de entrada, un gra-
do de prosperidad que permita el ejercicio de los derechos
básicos a todo ciudadano. Esto no es una quimera. Se pue-
de y se debe lograr.

Educación

Necesariamente, un Zacatecas moderno exige educación


de calidad. Los resultados globales de la prueba Enlace 2013
para Zacatecas muestran que los problemas más agudos se
encuentran en el nivel secundaria para español y matemá-
ticas, deficiencias que persisten en el nivel medio superior,
donde 65% de los evaluados se colocaron en un dominio
insuficiente o elemental de las matemáticas.
La entidad se colocó en 2013 por encima del promedio
nacional en niveles de logro bueno y excelente, según la
Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 131

prueba Enlace, en educación primaria, con un 54% frente al


49% nacional en matemáticas y 44% contra 43% nacional
en español.
No obstante, en la prueba pisa, Zacatecas se ha colocado
por debajo del nivel nacional para los tres tipos de habilida-
des que se miden. Nuestra entidad ocupa, en matemáticas, el
lugar 23 de 29 estados participantes a nivel nacional; el lugar
25 en ciencias y el 25 en competencia lectora. Estos datos
nos dicen que hay mucho qué hacer para garantizar una edu-
cación de calidad para los zacatecanos, desde el preescolar
hasta la formación profesional. La reforma educativa recien-
temente aprobada debe ser el punto de arranque para me-
jorar nuestros procesos educativos y abatir los rezagos.

Ciencia y Tecnología

La Ciencia y la Tecnología son dos de las actividades que de-


ben ser consideradas como prioritarias para nuestro estado.
En Zacatecas, el impulso a esta vertiente ha sido limitado.
Los centros educativos deben orientarse a desarrollar ciencia
acorde con la vocación productiva de la entidad. En 2013
el conacyt registraba 168 zacatecanos adscritos al Sistema
Nacional de Investigadores (sni), lo que nos coloca en la po-
sición 22 a nivel nacional. En 2010 solo se solicitaron dos
patentes en Zacatecas, representando el 0.13% del total a
nivel nacional, lo cual posicionó a la entidad en lugar 29.77
Por otra parte, en la entidad solo el 24% de la población
cuenta con acceso a una computadora con Internet, colocán-
donos en el lugar 21 a nivel nacional. El nivel adquisitivo es
la principal razón para carecer de una computadora o acce-
so a Internet. La Reforma de Telecomunicaciones debe ser
aprovechada para hacer llegar las nuevas tecnologías a las
zonas de mayor marginación, para que accedan al Internet
y la banda ancha.

77 La Clette, J., 2010.


132 Podemos Lograr Más

Migración

De acuerdo con un estudio elaborado en 2010 por el Consejo


Nacional de Población, Zacatecas ocupaba el primer lugar a
nivel nacional en intensidad migratoria: su índice de intensi-
dad migratoria era de 4.42, mientras Guanajuato, que ocupa-
ba el segundo lugar, tenía una intensidad de 3.89.78
En 2010, el 12% de las viviendas zacatecanas recibían
remesas de algún familiar, dato que refleja, por un lado, la
relevancia de la migración para la economía de la entidad,
y por otro la insuficiencia de Oportunidades de empleo para
mantener a la población económicamente activa en sus ho-
gares. La migración es una tradición histórica en Zacatecas
y un mal necesario; no obstante, implica la fuga de un po-
tencial, sobre todo de jóvenes, que podría ser aprovechado
en el estado. La entidad debe avanzar en generar cada vez
más oportunidades de empleo y desarrollo para los miles de
jóvenes que se van, y a la vez aprovechar la experiencia, ca-
pacidad y economía de nuestros hermanos migrantes.

¿Y los municipios?

Con excepción de Zacatecas, Guadalupe y Fresnillo, la eco-


nomía de los municipios sigue estando prácticamente a la
deriva en la del estado; ni el turismo, ni la industria, ni la mi-
nería (con excepción de Mazapil) representan una actividad
importante para la economía de los 55 municipios restantes.
Esta depende básicamente del comercio y la actividad agrope-
cuaria y forestal. Si esta es la historia de los municipios, ya ni
mencionar la de sus comunidades.
Por si fuera poco, dadas las pocas fuentes de trabajo, los
ayuntamientos se han convertido prácticamente en las úni-
cas para los que “apoyaron al Presidente municipal en su

78 CONAPO, 2010.
Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 133

candidatura”, generando el círculo perverso de gastar la ma-


yor parte del presupuesto en salarios con muy poca eficiencia
en resultados de desarrollo y servicios para el municipio.
Las dos principales formas de supervivencia en la mayoría
de los municipios son la migración, enormemente frenada
por la crisis norteamericana, y la cercanía con los estados
vecinos. Así por ejemplo, Concepción del Oro se beneficia
de la vecindad con Saltillo, Villa García Loreto con la de
Aguascalientes y Pinos con San Luis Potosí.
Mucho esfuerzo tenemos que hacer desde lo local y es-
tatal para dar otro rostro a nuestros municipios y comuni-
dades; e igualmente es mucho el esfuerzo se debe hacer
desde la federación para descentralizar y reconocer en la
comunidad, el municipio y la región, el potencial que estos
representan en el marco de la federación.

Agenda “Podemos Lograr Más en Zacatecas”

El análisis del diagnóstico nacional y del estado, la expe-


riencia profesional y mi formación universitaria me obligan
a plantear algunas reflexiones y propuestas. La intención es
contribuir a la construcción de un mejor Zacatecas aprove-
chando las vivencias y la experiencia adquirida.
Nada sería mejor que motivar y ser parte de un proce-
so de discusión y consulta que permita que lo expresado en
este libro sea una provocación para que estas propuestas se
enriquezcan, perfeccionen y/o modifiquen, siempre bajo la
convicción de que la mejor discusión es aquella que se lleva
a cabo en un ambiente de pluralidad e inclusión, alejada de
todo prejuicio.
Podemos Lograr Más en Zacatecas; debemos partir de tres
principios básicos (las raíces):

• Trabajo
• Experiencia
• Resultados
134 Podemos Lograr Más

Para garantizar que estos tres principios se cumplan y evi-


tar caer en inercias, parálisis e ineficiencia, cada acción pú-
blica deberá acompañarse con la obligada Organización y
Participación Social (el tronco).
En este orden, lo que sigue es reflexionar qué hacer si
Podemos Lograr Más. A manera de sugerencia, se podría pen-
sar en cinco líneas estratégicas (las ramas) para lo cual se
pone a la consideración del lector una propuesta básica de
cinco líneas:

1. Más Seguridad y Justicia.


2. Más Alimentación, Salud, Educación y Vivienda.
3. Más Inversión y Empleo.
4. Más Desarrollo Regional Sustentable.
5. Más Eficacia en la Administración.

Podemos lograr más seguridad y justicia

Algunas propuestas en seguridad serían avanzar en dos ru-


bros de manera paralela; por un lado, la prevención del delito
a partir del vínculo con lo social (educación, salud, deporte,
creación de los “Guardianes de Barrio y/o Comunidad”, re-
creación y empleo), y por otro el combate frontal a la delin-
cuencia, pero a partir de inteligencia, coordinación y forta-
lecimiento de los cuerpos policiacos, certificación incluida,
aprovechando la capacidad instalada en la que mucho se ha
avanzado.
Para lograr una Justicia pronta, expedita, y recuperar
la confianza de la sociedad; se necesita, entre otras cosas,
la creación del Consejo de la Judicatura Estatal y el forta-
lecimiento del servicio profesional de carrera para Jueces y
Magistrados, así como el fortalecimiento a las funciones del
Juez Municipal. En la misma línea, se debe impulsar la auto-
nomía de la procuración de justicia, la profesionalización de
Ministerios Públicos y la Policía Investigadora.
Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 135

Podemos lograr más alimentación,


salud, educación y vivienda

La alimentación debe ser entendida, tal como lo establece la


Constitución, como un derecho humano que la sociedad y el
gobierno estamos obligados a hacer respetar. Esto implica tra-
bajar en dos vertientes: la alimentaria, para que ningún zaca-
tecano tenga amenazada una ingesta diaria que le garantice
sus 3 mil 200 calorías; y la segunda es la nutricional y los há-
bitos alimenticios, para comer mejor, evitando el sobrepeso y
sus terribles consecuencias.
Un sistema eficaz de salud debe tener una composición
que canalice 70% de sus recursos en prevención y 30% en
curación, y llegue a ser tan eficiente como para tener las
camas hospitalarias máximo al 50% de su ocupación.
Lo anterior exige una fuerte promoción de la medicina
preventiva e incluso, la creación de un Centro Estatal de
Medicina Tradicional que apoye la prevención y medidas me-
nos invasivas o tóxicas para atender enfermedades.
Se debe transformar el Hospital General en Hospital de
Especialidades y fortalecer los hospitales periféricos y regio-
nales (Fresnillo, Jerez, Ojocaliente, etcétera).
La Educación es un tema central en cualquier agenda
que busque lograr más por Zacatecas, ya es hora de abatir
el 100% del rezago educativo.
Debemos impulsar y fortalecer la educación bilingüe des-
de la primaria hasta el bachillerato, y hacer de la Comisión
para la Planeación de la educación media y superior un ver-
dadero órgano rector en la materia. Todo este proceso, en
acuerdo con el Magisterio, deberá incluir dar plena vigencia
y autoridad al Instituto de Evaluación Educativa, vinculado a
la participación de los Comités de Padres de Familia.
Es imperativo hacer de Zacatecas una verdadera Ciudad
del Conocimiento para garantizar el acceso a tecnologías de
136 Podemos Lograr Más

la información y la conexión de todas las escuelas del Estado


a Internet, así se encuentren en la comunidad más alejada.
Generar las condiciones para que los jóvenes se apro-
pien del impulso a la creación, la cultura y el deporte. En
el mismo sentido, instituir el Festival de la Juventud con un
enfoque que promueva la creatividad, la sana convivencia y
el arraigo de los valores zacatecanos. En la misma lógica, el
Deporte debe estar estrechamente vinculado a la salud física
y social (con programas como “camina, trota, corre”).
Zacatecas tiene una inmensa riqueza cultural, con la que
se debe impulsar la economía y la creación de empleos, a
través de lo que se conoce como Empresas Culturales, que en
México y en el Mundo han demostrado ser altamente exitosas
y generadoras de valor.
Así como se debe poner especial atención en los jóvenes,
debemos retomar el fortalecimiento de la Familia. El Sistema
para el Desarrollo Integral de la Familia (dif), debe ser enten-
dido como organizador y promotor de esta: valores, convi-
vencia, solidaridad vecinal, prevención de la violencia, nu-
trición de los niños de 0 a 5 años, sobrepeso y enfermedades
crónico-degenerativas.
Los municipios deben tener un papel protagónico en ma-
teria de atención a grupos prioritarios, por lo que es necesaria
la integración de un Programa Municipalizado de Atención
a Discapacitados.
Resolver la carencia de vivienda en un estado donde el
crecimiento poblacional prácticamente se ha estabilizado –en
buena medida por la condición migratoria– es relativamente
sencillo, a condición de que sepamos promover y aprove-
char las facilidades que dentro de la política de vivienda fe-
deral se están implantando; tal vez lo más difícil será contar
con las reservas territoriales y promover la organización de
los factibles beneficiarios.

Podemos lograr más inversión y empleo


Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 137

La creación de empleo y la atracción de inversiones ha sido


el talón de Aquiles de muchos gobernantes, en buena me-
dida porque ninguna economía, y menos la zacatecana, se
salva de los vaivenes globales. Es aquí cuando se vuelve más
importante voltear a lo local sin dejar de pensar en lo global.
Es urgente que en Zacatecas apostemos a las pymes y a
su productividad, a través de la capacitación, el impulso a
los canales de comercialización y el crédito accesible, todo
ello bajo un enfoque de promoción integral de la Economía
Social.
Paralelamente debemos apostar a la atracción de inversio-
nes, pero no a través de mano de obra barata, sino ofreciendo
recursos humanos altamente capacitados y especializados.
Todos los parques industriales deben ser utilizados al 100%,
y aprovechar la vecindad con Aguascalientes, crear el par-
que de Luis Moya, para conectarnos al corredor Automotriz
Aguascalientes-Guanajuato, con mayores ventajas en la pres-
tación de bienes y servicios complementarios.
La promoción de Zacatecas en el Mundo debe comenzar
en los Estados Unidos, aprovechando los múltiples y estre-
chos vínculos que tenemos con ese país a través de nuestros
migrantes. Para ello se propone la creación de un Grupo de
Jóvenes Cabilderos que sean apoyados para tener estancias
de uno o dos años en aquel país con la condición de estudiar,
promover a Zacatecas para atraer inversiones, e impulsar re-
laciones comerciales. ¡Imaginemos surtir al otro Zacatecas
de queso, chile y frijol Flor de Mayo!
El Campo debe tener un papel protagónico en el impulso
económico de Zacatecas, para lo cual es urgente una agresi-
va estrategia integral de impulso a la tecnificación-creación
de valor agregado-comercialización-cadenas productivas. Se
deben aprovechar aún más nuestras ventajas competitivas,
sobre todo en mano de obra, para alcanzar un incremento
de al menos 30% en la industrialización de la producción
primaria.
138 Podemos Lograr Más

Debemos entrar a la producción de la agricultura por


contrato, entre otros, de los invernaderos de frijol y cebada
maltera asociada a la industria cervecera del estado. La ex-
portación de becerros, aunque algunos la critican, según va-
rios ganaderos es un excelente negocio porque permite en
muy corto plazo obtener ingresos.

Podemos lograr más desarrollo


regional sustentable

La propuesta de origen es pensar al estado en su mosaico re-


gional, en lugar de la perspectiva sectorial, y a partir de esta
visión, planear y programar de acuerdo con la vocación y el
potencial con que cuenta cada región.
El Desarrollo regional debe ser una estrategia transversal
en todas las acciones de gobierno, debe construirse a par-
tir de las comunidades y los municipios. Se propone traba-
jar en un programa regional para cada una de las siguientes
cinco regiones: el Corredor Metropolitano (Fresnillo, Calera,
Zacatecas y Guadalupe), el Semidesierto Norte, la Región
del Sureste, las Sierras de Morones, Valparaíso, Piedra Gorda,
Villanueva, y la Región de los Cañones. Estos cinco progra-
mas se constituirían en el eje articulador de los 58 municipa-
les y el estatal.

Podemos lograr más eficacia


en la administración

Lograr una administración eficiente implica empezar desde


abajo. La suerte de los municipios es la del estado, por ello,
ninguna administración estatal puede ser exitosa si las ad-
ministraciones municipales no lo son.
Con respeto a la autonomía y en el marco de un nuevo
federalismo, se debe impulsar en los municipios el presu-
puesto participativo y la organización de comités de par-
Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 139

ticipación, que deben convertirse en la estrategia obligada


del gobierno municipal.
Bajo esta lógica se hace necesario apoyar a los municipios
fortaleciendo la capacitación y creando las áreas de proyectos
y expedientes, de tal forma que las propuestas comunitarias y
los proyectos con visión regional sean la base para la mezcla
de recursos con los otros niveles de gobierno, haciendo én-
fasis en la atención de indicadores de nivel local y regional.
La modernización administrativa de los municipios se
vuelve condición obligada para mejores resultados en su
ejercicio, pensando en ampliar el plazo de tres a cuatro años
en la duración del gobierno municipal.
Ahora, con la alternancia generalizada en los 58 muni-
cipios y el propio gobierno estatal, se vuelve obligado el
Servicio Civil de Carrera para contar con una base de ser-
vidores públicos profesionalmente capacitados que sirvan
al estado y los municipios más allá del color partidario del
gobernante que llegue.
Paralelamente, es necesario apoyar a los municipios en la
modernización administrativa, en la revisión y actualización
de cuotas de agua y predial, y en la profesionalización de su
personal.
A nivel estatal también es necesario transitar hacia un mo-
delo de eficiencia. Como quedó registrado en capítulos an-
teriores, la transparencia debe ser un elemento central en la
práctica de los tres niveles y los distintos órdenes de gobier-
no. Esta práctica debe reforzarse con acciones que eliminen
cualquier incentivo a la corrupción o la ineficiencia, como la
instauración del Tabulador Único de Sueldos, un Tribunal de
Cuentas y la creación de un Comité Ciudadano de Vigilancia
y Fiscalización para los tres poderes. Particularmente, es ne-
cesario regular la asignación de la obra pública y las com-
pras gubernamentales, para lo cual debe establecerse un re-
glamento y medidas eficientes de vigilancia y monitoreo por
parte de la ciudadanía, lo que significa quitar discrecionali-
dad al gobierno para estas acciones.
140 Podemos Lograr Más

La Administración eficaz exige instituir el “Nuevo


Trato”, lo cual significa que todos los funcionarios públi-
cos, desde el que tiene el puesto jerárquico más bajo hasta
el mismo Gobernador, practiquen una filosofía de servicio,
donde el ciudadano tiene derecho a ser atendido de mane-
ra amable, eficiente, digna respetuosa y, por qué no, cálida
y amistosa.
Además, que los trámites gubernamentales sean rápidos
y resuelvan. El Nuevo Trato incluye también Cero Tolerancia
a la Corrupción y un fuerte impulso a la simplificación
administrativa.
Es importante construir también un Sistema de Evaluación
y Seguimiento que tenga como eje central un Esquema Único
de Indicadores y Programas Integrales e Integrados por eje
estratégico.
La Nueva Política Social para Zacatecas debe ir de la
mano con la política del Gobierno Federal. Lo primero es que
la lógica de los programas debe pasar de ser asistencialista a
ser focalizada, integral, participativa, coordinada y basada en
indicadores. El fin de la política social debe ser la superación
sostenida de la pobreza en que viven las familias objetivo de
dicha política. Es decir, se debe evaluar el éxito del programa
social en función de cuántas familias deja de atender porque
ya superaron la condición de pobreza.
Para ello, dado que los recursos disponibles para atender
estos aspectos siempre son insuficientes, ningún peso asigna-
do a la política social se debe gastar sin el acompañamiento
de un comité comunitario y de la mezcla de recursos con la
federación y los municipios. Esto, necesariamente, nos lleva
a la creación de un Padrón Único donde se encuentren todos
los potenciales beneficiarios identificados y desde donde se
asigne a cada Dependencia relacionada la responsabilidad
de atención del indicador que le corresponda.
Lo anterior es solamente un bosquejo perfectible de lo
que podemos y debemos discutir para dar a Zacatecas la
Capítulo 7.  Podemos Lograr Más en Zacatecas 141

competitividad y el lugar que le corresponde en el Pacto


Federal, haciendo conciencia de que nadie hará por noso-
tros y nuestras familias lo que nosotros no estemos dispues-
tos a hacer.
142 Podemos Lograr Más

Bibliografía

Bartra, R. (2013). Territorios del terror y la otredad. México:


fce.
Ben-Shahar, T. (2011). La búsqueda de la felicidad, España:
Alienta.
Bernstein, E. (1982) Las premisas del socialismo y las tareas
de la socialdemocracia. Problemas del socialismo. El
revisionismo a la socialdemocracia. México: Siglo XXI.
Bobbio, N. y otros (Eds.) (2000). Diccionario de Política. V.I.
12ª Ed. México: Siglo XXI.
Bonfil, G. (1990). México Profundo. México: Grijalbo.
Borja, C. y Arroyo, A. (2012, 14 de Junio) La socialdemocracia
en crisis, El País: http://elpais.com/tag/c/e529f1714d6
9f71cf6074211dcbf4b87
Camacho, M. (1987). “Introducción”. En Salinas de Gortari,
C. (Ed.) Producción y participación política en el cam-
po. México: unam.
Camacho, M. (2012a, 06 de Agosto) Bloque Progresista,
http://www.eluniversalmas.com.mx/editoria-
les/2012/08/59851.php
Camacho, Solís Manuel (2012b, 10 de diciembre) El Pacto:
¿Qué sigue? http://www.eluniversalmas.com.mx/edito-
riales/2012/12/61954.php
Cassel, G. (2012). Presentación. En José Graziano da Silva,
Mauro Eduardo Del Grossi y Caio Galvão de França
(Coords.). Programa Hambre cero. La experiencia
Brasileña. Brasilia: Organización de las Naciones Unidas
para la Alimentación y la Agricultura (fao). Ministerio de
Desarrollo Agrario del Brasil.
Castañeda, J. y Aguilar, H. (2009, noviembre) Un futuro para
México. México: Revista Nexos.
Colosio, L. (2014) Colosio por Colosio, Colosio vive en la trans-
formación de México. México: Fundación Colosio.
Consejo Nacional de Población (2010). Anexo A. El esta-
do de la migración. Índices de Intensidad Migratoria
Bibliografía 143

México-Estados Unidos a nivel nacional. http://www.


conapo.gob.mx/swb/conapo/Indices_de_intensidad_
migratoria_Mexico-Estados_Unidos_2010
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (1994).
México: unam.
Cordera, R. (2013). La idea del desarrollo ayer y hoy: El de-
sarrollo como derecho México. En Estudios críticos
del desarrollo, vol. III, 2do. Semestre de 2013, núm.
5. México: uaz, pp. 83-97 http://estudiosdeldesarrollo.
net/critical/rev5/4.pdf
Córdova, A. (2005). “La Historia, maestra de la política”, pp.
129-143. En Pereyra, Carlos (Ed.) ¿Historia para qué?
México: S. XXI.
Cossío Villegas. D. (1974). El sistema Político. México:
Cuadernos de Joaquín Mortiz.
Covey, S. (1999). El liderazgo centrado en principios. México:
Paidós.
De León, P. (2012a, 9 de Agosto) Acuerdo Nacional (Por ahí hay
que darle), http://www.oem.com.mx/elsoldezacatecas/
notas/n2649993.htm
De León, P. (2012b). Bitácora de la Libertad. México: Plaza y
Valdez.
De León, P. (2012c, 18 de Octubre) Los Candidatos, El Sol de
Zacatecas http://www.oem.com.mx/ elsoldezacatecas/
notas/n2736413.htm#
El Pacto de Moncloa (1977, 9 de octubre), Acuerdo sobre el
Programa de Saneamiento y la Reforma a la Economía:
http://vespito.net/historia/transi/pactos.html#1
Presidencia de la República, prd, pri, pan. (2012, 2 de di-
ciembre) El Pacto por México http://pactopormexico.
org/pacto-por-mexico-25.pdf
Escalante, F. (2002). Ciudadanos Imaginarios. Memorial de los
afanes y desventuras de la virtud y la apología del vicio
triunfante en la República Mexicana: tratado de mo-
ral pública. México: El Colegio de México/ Centro de
Estudios Sociológicos.
144 Podemos Lograr Más

Estados Unidos Mexicanos, Presidencia de la República. (2014, 30


de abril) Programa Nacional México Sin Hambre, 2014-
2018. México: Diario Oficial de la Federación.
Estados Unidos Mexicanos. Gobierno de la República. (2013,
20 de mayo). Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.
México: Diario Oficial de la Federación.
Estados Unidos Mexicanos. Secretaría de Desarrollo Social.
(2013, 22 de enero). Decreto por el que se establece
el Sistema Nacional de la Cruzada Nacional contra
el Hambre, México: Diario Oficial de la Federación
http://www.sedesol.gob.mx/work/models/sedesol /
Cruzada/1_decreto_por_el_que_se_establece_el_sis-
tema_nacional_para_la_cruzada_contra_el_ham-
bre.pdf
García, G. (Ed.) (1874). Memorias presentadas por el go-
bernador del Estado de Zacatecas Francisco Salinas
García al Congreso sobre los actos de su administra-
ción en los años 1829 a 1834. México: Fondo Antiguo
y Colecciones Especiales, Dirección General de
Bibliotecas de la unam.
Giddens, A. y (2000). La tercera vía. La renovación de la so-
cialdemocracia. México: Taurus.
González Pedrero, E. (1990). Riqueza de la pobreza. México:
Cal y Arena.
González, F. (2013). En busca de respuestas, el liderazgo en
tiempos de crisis, México: Debate.
Gordillo, G. (1994). “Introducción”. En Morales Ibarra Marcel
(Ed.), Morelos agrario, la construcción de una alternati-
va. México: Plaza y Valdés, pp. 13-29.
Gorki, M. (1990). La madre. México: Porrúa.
Gutiérrez, F. (1984). Educación como praxis política. México:
Editorial Siglo XXI.
IFE. (2012). Estudio censal de la participación ciudada-
na en las elecciones de 2012. Dirección Ejecutiva
de Capacitación Electoral y Educación Cívica.
México: ife. http://www.ine.mx/docs/IFE-v2/deceyec/
Bibliografía 145

deceyec -EstudiosInvestigaciones/InvestigacionIFE/
Estudio_Censal_Participacion_Ciudada-na_2012.pdf
Instituto Mexicano para la Competitividad A. C. y Causa en
Común (2013). ¿A dónde se va el dinero? Rendición
de cuentas en el uso de los Fondos Federales para
la Seguridad Pública de los estados y del Distrito
Federal, con información de la Auditoría Superior de
la Federación de 2009 a 2011. México: imco. http://
imco.org.mx/wp-content/uploads/2013/08/Informe-
Rendici%C3%B3n-Cuentas-FASP-060813_final.pdf
Laclette, J. P. (Coord.) (2010). Diagnóstico en ciencia, tecnolo-
gía e innovación, 2004-2010. Zacatecas. México: Foro
Consultivo Científico y Tecnológico, A. C.
López R. (1987). La Suave Patria y otros poemas. México:
FCE.
López, G. (2004). “La izquierda en México: problemas y pers-
pectivas”. En Por los Caminos de la Izquierda. Julio
Moguel (Ed.), México: Casa Juan Pablos.
Lula da Silva, L. I. (2012). En José Graziano da Silva, Mauro
Eduardo Del Grossi y Caio Galvão de França (Coords.).
Programa Hambre cero. La experiencia Brasileña.
Brasilia: Organización de las Naciones Unidas para
la Alimentación y la Agricultura (fao). Ministerio de
Desarrollo Agrario del Brasil.
Luther, M. (2010). “Discurso pronunciado en la entrega del
Premio Nobel” En Gomis, J. (Ed.) Un sueño de igual-
dad. Madrid: Público.
Mao Tse-tung (1976). El papel del Partido Comunista de
China en la guerra nacional. Pekín: Ediciones en len-
guas extranjeras.
Maquiavelo, N. (2008). El Príncipe. La Mandrágora. Madrid:
Cátedra.
Martínez García, L. (2013). Lucha Campesina en la huas-
teca Hidalguense. Un estudio regional. México:
Procuraduría Agraria, Estudios Agrarios.
146 Podemos Lograr Más

Moguel, J. (2004). Los Caminos de la Izquierda, México: Casa


Juan Pablos.
Olmedo, R. (1983). México: economía de la ficción, México:
Grijalbo.
Otero, Mariano (2012). Lecturas Políticas, cuadernos de di-
vulgación del Instituto de Administración Pública del
Estado de Hidalgo; México: iaph.
Peña Nieto, E. (2012a, 21 de Mayo) Manifiesto por una presi-
dencia democrática; adn Político http://www.adnpo-
litico.com/2012/2012/05/21/por-una-presidencia-de-
mocratica-manifiesto-de-pena-nieto
Peña Nieto, E. (2012b, 25 de Mayo) Discurso pronunciado du-
rante la XXX Sesión Extraordinaria del Consejo Político
Nacional, http://pri.org.mx/ TransformandoaMexico/
Saladeprensa/Nota.aspx?y=6838
Peña Nieto, E. (2012c, 1 de Diciembre) Discurso de toma de
posesión, http: // www. excelsior. com.mx/2012/12/01/
nacional/872692
Peña Nieto, E. (2013, 21 de enero) Discurso de lanzamiento de la
Cruzada Nacional Contra el Hambre, http://www.pre-
sidencia.gob.mx/articulos-prensa/cruzada-nacional
-contra-el-hambre/
Peña Nieto, E. (2014, 2 de Septiembre) Mensaje del Segundo
Informe de Gobierno,http://www.presidencia.gob.mx/
articulos-prensa/mensaje-del-presidente-de-los-esta-
dos-unidos-mexicanos-licenciado-enrique-pena-nie-
to-con-motivo-de-su-segundo-informe-de-gobierno/
Peña Nieto, E. (2014). 2do Informe de Gobierno, 2013-2014,
México: Presidencia de la República
Pitol, S. (2012). Presentación para la Biblioteca del
Universitario, en J. Joyce. Dublineses. Xalapa: uav.
Reyes, J. (1996). Obras Completas. T. III. México: Asociación
de Estudios Históricos y Políticos Jesús Reyes Heroles
A.C.-sep-fce.
Robles, R. (2014, 24 de enero) versión estenográfica en el inicio
de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, http://www.
sedesol.gob.mx/es/sedesol/Versiones_Estenograficas
Romero, M. (1869). Correspondencia Oficial de la Legación
Mexicana en Washington con el ministerio de relacio-
nes exteriores de la República y el Departamento de
Estado de Washington sobre la conducta de D. Jesús
G. Ortega, 1865-1866 (Impr. del gobierno, a car-
go de J. M. Andoval, 1869). México: Fondo Antiguo
y Colecciones Especiales, Dirección General de
Bibliotecas de la unam.
Sánchez, A. (2014). La Izquierda que viví. México:
Configuraciones.
Silva, J. (1980). El agrarismo mexicano y la Reforma Agraria,
exposición y crítica. México: fce.
Tamayo, J. (Ed.) (1993). Antología de Benito Juárez, México:
unam Biblioteca del Estudiante. Benito Juárez en Jorge
L. Tamayo, Antología. p.152.
Tello, C. (2010). Sobre la desigualdad en México. México:
unam.
Thoreau, H. (2007). Desobediencia civil y otros escritos.
Madrid: Alianza Editorial.
Tocqueville, A. (1957). La democracia en América. México:
fce.
Tzu, S. (2003). El arte de la guerra. México: Editores Mexicanos
Unidos.
Warman, A. (1988). Y venimos a contradecir. Los campesinos
de Morelos y el Estado Nacional, México: sep.
Colofón